Lágrimas negras – 26 de agosto 2013

 

La secretaria privadísima de Néstor Kirchner confirmó las peores denuncias del programa de Lanata sobre la matriz corrupta del modelo K.

Miriam Quiroga sabe de lo que habla. Todo el mundo de la política conocía la relación íntima que ella tenía con Néstor y la cantidad de horas que pasaban juntos. La revista “Noticias”, view incluso se atrevió a llamarla como “la otra viuda de Néstor” y consignó la versión de que eran amantes. Eso difícilmente se sepa y aunque tiene que ver con el ámbito de la vida privada donde el periodismo no debe ingresar, seek la forma en la que fue perseguida y las graves acusaciones que hizo, viagra transforman su testimonio en un clarísimo caso de interés público.

¿Cuáles son las peores denuncias que Miriam confirmó a cámara abierta, con una valentía y una seguridad notable y sin que nadie la obligara?

Aseguró que Lázaro y Néstor eran socios y que el mecanismo habitual era el de hostilizar empresas para bajarles el precio o fundirlas y luego comprarlas.

Denunció que fue perseguida por los servicios de inteligencia, y que por orden expresa de Cristina todos los funcionarios dejaron de atenderle el teléfono. De un día para el otro, la presidenta tiró por la ventana a quien había compartido muchas horas durante casi una década con su marido fallecido. Actuó con una velocidad y un despecho por lo menos llamativo. Miriam fue  amenazada de muerte: “Es una traidora, hay que cepillarla”, le decían. Y la dejaron en la calle con 4 hijos y sin un peso.

Aseguró que Daniel Muñoz, la mano derecha de Néstor, le mostraba los bolsos repletos de dinero en efectivo y la instaba a que lo pesara para calcular cual era el monto. Hasta dijo que bromearon con que ella se quedara con algún fajo de billetes. “No se puede porque Néstor los tiene bien contados”, le contestó Muñoz el funcionario para el que un peso vale dos. También dijo que Daniel Muñoz en persona y muchas veces por avión era el encargado de llevar las fortunas a Santa Cruz. Dio por sentado que ese dinero provenía de coimas por las obras públicas y mencionó a Julio de Vido y a su lugarteniente, José María Olazagasti. Contó otra información grotesca, insólita. Dijo que Armando “Bombón” Mercado, el ex esposo de Alicia Kirchner, hacía llegar los aportes de algunas empresas mineras de Catamarca pero que directamente los pagaban en especies, es decir en relucientes lingotes de oro.

¿La justicia no debería citar a estas personas para que digan lo que saben? Muñoz, De Vido y Olazagasti son partícipes necesarios del manejo de ese dinero oscuro. Y “casualmente” se enriquecieron durante el ejercicio del poder.

Lo más grave es que Miriam dijo que varias veces había escuchado versiones que son las más insólitas e increíbles porque de confirmarse estaríamos hablando de verdaderos fanáticos y adictos al dinero. Me refiero al tema de la construcción de una bóveda en la casa de la familia Kirchner para guardar fortunas en efectivo. Son varios los que aseguraron que esto es cierto. ¿La presidenta no debería convocar a los medios y a la justicia y abrir las puertas de sus mansiones para que todo el mundo compruebe que eso es un invento o un delirio? Es verdad que parece que la secretaria privadísima de Néstor, sangra por la herida y tiene bronca por el maltrato que le dio la presidenta y sus ministros. Pero también abonó la teoría de que una vez que falleció el ex presidente hubo una reunión con varios empresarios que eran socios de Néstor en los negocios con el estado y que por lo tanto, Cristina estaba al tanto de todo esto.

Tal como dijo Eduardo Duhalde, en cualquier país del mundo semejante nivel de evidencias abriría las puertas de un juicio político como indica la Constitución Nacional para certificar o descartar que estamos frente a una “cleptocracia”, el gobierno de los ladrones.

La propia presidenta de la Nación debería alentar y acelerar una investigación a fondo sobre todo su patrimonio para que nadie la pueda injuriar ni afectarla políticamente. Todos los encuestadores dicen que desde que Jorge Lanata inició sus denuncias sobre lavado de dinero, coimas, la imagen de Cristina bajó notablemente y que la preocupación de los argentinos por el tema “corrupción” trepó a los primeros lugares.

Miriam sabe de lo que habla. Conoció a Néstor Kirchner como pocas personas. Convivió casi diez años con él y eso la convierte en una testigo privilegiada que confirmó las peores denuncias sobre los secretos del poder y el dinero negro. Cristina sigue sin decir una sola palabra. Es un silencio que grita.

 
Hay olor a podrido. El ocultamiento de estado de su propia matriz corrupta y mafiosa ya parece parte de una novela de terror. Estamos asistiendo indignados a un espectáculo vergonzoso. Es que todo parece mentira pero es cierto. Personas muy cercanas al ex presidente Néstor Kirchner como su secretaria privadísima y quien lo acompañó durante ocho años como vicegobernador, pilule denuncian un nivel de megacorrupción que debe inscribirse como parte de una adicción, viagra de una bulimia de poder y de dinero. Muchas fuentes e indicios aseguran que el matrimonio presidencial construyó una bóveda en su propio domicilio para atesorar tantos billetes. Un miembro del Consejo de la Magistratura exige que se allane la mansión de Cristina para confirmar o descartar semejante cosa. ¿Se dan cuenta de la magnitud del escándalo del que estamos hablando? ¿En que país del mundo un alto miembro de la justicia pide que se allane la casa de la presidenta de la Nación para certificar la existencia de una gigantesca caja fuerte repleta de dinero negro en efectivo producido por la corrupción? ¿En donde está ocurriendo todo esto? ¿Es producto de nuestras mentes afiebradas o de un desayuno con ginebra? ¿O está ocurriendo en realidad?

Hay olor a podrido. No menos de 5 fuentes absolutamente independientes entre si hablan de la marroquinería kirchnerista. De los bolsos y las valijas que van y que vienen de Santa Cruz, clinic de la Quinta de Olivos, de la Rosada a la Rosadita, de puerta a puerta y a Puerto Madero, de Uruguay a las sociedades fantasmas de Panamá y después a las cuentas secretas de Suiza. ¿Se dan cuenta de la magnitud del escándalo del que estamos hablando? No es un funcionario que recibió una coima. Estamos hablando de un sistema, de una ingeniería repugnante al servicio de la estafa al pueblo argentino. Es la explicación de la década ganada. ¿En que país las mas altas autoridades pesan el dinero que se llevan en pala? ¿Quién tiene la balanza? ¿Quién sabe en el mundo cuanto pesa un millón de dólares o de euros? Solo los argentinos, los únicos privilegiados podemos decir que el palo verde pesa 10 kilos y que el palo de euros pesa 2 kilos y 200 gramos. ¿Qué tal? Solo aquí hay que darle una protección especial a la secretaria de un ex presidente que dice que su secretario personal, Daniel Muñoz, era el que llevaba los bolsos en avión o que Julio de Vido, su ministro histórico, el cajero que nunca se fue de su lado era el que firmaba todas las obras públicas para que ganen los de siempre, los del palo, los socios de negocios y negociados, los cómplices de lesa complicidad.

Hay olor a podrido. ¿En que país el vicepresidente de la Nación está acusado de apropiarse con sus amigotes de una fábrica de billetes? ¿En donde se amenaza de muerte al fiscal que investiga una causa semejante? ¿Cómo es que Federico Elaskar al que le robaron su cueva financiera, tiene un Porche lujosísimo y lo guarda en el hangar de Lázaro Báez donde además se arregla el avión Tango de presidencia de la Nación? Discepolo se quedó corto. Es un escritor costumbrista. El que no llora no mama y el que no afana es un gil. Dale que va. Un ex cajero de un banco provincial en 10 años se compra entre otras cientos de cosas, 200 mil hectáreas de estancias y paga todo al contado y en dólares. Milagro argentino. ¿Enloquecimos todos o esto en realidad no está pasando? ¿Todos mienten o estamos en una pesadilla?

Hay olor a podrido. Alberto Fernández, el dirigente político mas cercano a Néstor y Cristina durante diez años dice que el peronismo perdió el coraje y es un cuartel inerte que solo reúne la tropa para desfilar ante quien gobierna. No lo dice un anarquista que rompe todo ni un fascista pro dictadura. Lo dice Alberto Fernández, la persona que junto a Carlos Zannini mas tiempo convivió con el matrimonio. Dice que vivimos en el “verticalismo del disparate”. Es cierto. Vivimos en el medio de lo insólito y disparatado. Hay un verticalismo que les mete pánico a los funcionarios. Por eso digo que algo huele a podrido y no estamos en Dinamarca. Algo huele a podrido y no se trata del relato de Shakespeare. Todo ocurre en Argentina. Aquí donde vivimos y soñamos construir un país más justo y más libre para nuestros hijos. Pero no hay que desesperar: un día vamos a despertar de esta pesadilla.

 
 

Hay olor a podrido. El ocultamiento de estado de su propia matriz corrupta y mafiosa ya parece parte de una novela de terror. Estamos asistiendo indignados a un espectáculo vergonzoso. Es que todo parece mentira pero es cierto. Personas muy cercanas al ex presidente Néstor Kirchner como su secretaria privadísima y quien lo acompañó durante ocho años como vicegobernador, help denuncian un nivel de megacorrupción que debe inscribirse como parte de una adicción, cheap de una bulimia de poder y de dinero. Muchas fuentes e indicios aseguran que el matrimonio presidencial construyó una bóveda en su propio domicilio para atesorar tantos billetes. Un miembro del Consejo de la Magistratura exige que se allane la mansión de Cristina para confirmar o descartar semejante cosa. ¿Se dan cuenta de la magnitud del escándalo del que estamos hablando? ¿En que país del mundo un alto miembro de la justicia pide que se allane la casa de la presidenta de la Nación para certificar la existencia de una gigantesca caja fuerte repleta de dinero negro en efectivo producido por la corrupción? ¿En donde está ocurriendo todo esto? ¿Es producto de nuestras mentes afiebradas o de un desayuno con ginebra? ¿O está ocurriendo en realidad?

Hay olor a podrido. No menos de 5 fuentes absolutamente independientes entre si hablan de la marroquinería kirchnerista. De los bolsos y las valijas que van y que vienen de Santa Cruz, de la Quinta de Olivos, de la Rosada a la Rosadita, de puerta a puerta y a Puerto Madero, de Uruguay a las sociedades fantasmas de Panamá y después a las cuentas secretas de Suiza. ¿Se dan cuenta de la magnitud del escándalo del que estamos hablando? No es un funcionario que recibió una coima. Estamos hablando de un sistema, de una ingeniería repugnante al servicio de la estafa al pueblo argentino. Es la explicación de la década ganada. ¿En que país las mas altas autoridades pesan el dinero que se llevan en pala? ¿Quién tiene la balanza? ¿Quién sabe en el mundo cuanto pesa un millón de dólares o de euros? Solo los argentinos, los únicos privilegiados podemos decir que el palo verde pesa 10 kilos y que el palo de euros pesa 2 kilos y 200 gramos. ¿Qué tal? Solo aquí hay que darle una protección especial a la secretaria de un ex presidente que dice que su secretario personal, Daniel Muñoz, era el que llevaba los bolsos en avión o que Julio de Vido, su ministro histórico, el cajero que nunca se fue de su lado era el que firmaba todas las obras públicas para que ganen los de siempre, los del palo, los socios de negocios y negociados, los cómplices de lesa complicidad.

Hay olor a podrido. ¿En que país el vicepresidente de la Nación está acusado de apropiarse con sus amigotes de una fábrica de billetes? ¿En donde se amenaza de muerte al fiscal que investiga una causa semejante? ¿Cómo es que Federico Elaskar al que le robaron su cueva financiera, tiene un Porche lujosísimo y lo guarda en el hangar de Lázaro Báez donde además se arregla el avión Tango de presidencia de la Nación? Discepolo se quedó corto. Es un escritor costumbrista. El que no llora no mama y el que no afana es un gil. Dale que va. Un ex cajero de un banco provincial en 10 años se compra entre otras cientos de cosas, 200 mil hectáreas de estancias y paga todo al contado y en dólares. Milagro argentino. ¿Enloquecimos todos o esto en realidad no está pasando? ¿Todos mienten o estamos en una pesadilla?

Hay olor a podrido. Alberto Fernández, el dirigente político mas cercano a Néstor y Cristina durante diez años dice que el peronismo perdió el coraje y es un cuartel inerte que solo reúne la tropa para desfilar ante quien gobierna. No lo dice un anarquista que rompe todo ni un fascista pro dictadura. Lo dice Alberto Fernández, la persona que junto a Carlos Zannini mas tiempo convivió con el matrimonio. Dice que vivimos en el “verticalismo del disparate”. Es cierto. Vivimos en el medio de lo insólito y disparatado. Hay un verticalismo que les mete pánico a los funcionarios. Por eso digo que algo huele a podrido y no estamos en Dinamarca. Algo huele a podrido y no se trata del relato de Shakespeare. Todo ocurre en Argentina. Aquí donde vivimos y soñamos construir un país más justo y más libre para nuestros hijos. Pero no hay que desesperar: un día vamos a despertar de esta pesadilla.

 
Hay olor a podrido. El ocultamiento de estado de su propia matriz corrupta y mafiosa ya parece parte de una novela de terror. Estamos asistiendo indignados a un espectáculo vergonzoso. Es que todo parece mentira pero es cierto. Personas muy cercanas al ex presidente Néstor Kirchner como su secretaria privadísima y quien lo acompañó durante ocho años como vicegobernador, generic denuncian un nivel de megacorrupción que debe inscribirse como parte de una adicción, de una bulimia de poder y de dinero. Muchas fuentes e indicios aseguran que el matrimonio presidencial construyó una bóveda en su propio domicilio para atesorar tantos billetes. Un miembro del Consejo de la Magistratura exige que se allane la mansión de Cristina para confirmar o descartar semejante cosa. ¿Se dan cuenta de la magnitud del escándalo del que estamos hablando? ¿En que país del mundo un alto miembro de la justicia pide que se allane la casa de la presidenta de la Nación para certificar la existencia de una gigantesca caja fuerte repleta de dinero negro en efectivo producido por la corrupción? ¿En donde está ocurriendo todo esto? ¿Es producto de nuestras mentes afiebradas o de un desayuno con ginebra? ¿O está ocurriendo en realidad?

Hay olor a podrido. No menos de 5 fuentes absolutamente independientes entre si hablan de la marroquinería kirchnerista. De los bolsos y las valijas que van y que vienen de Santa Cruz, de la Quinta de Olivos, de la Rosada a la Rosadita, de puerta a puerta y a Puerto Madero, de Uruguay a las sociedades fantasmas de Panamá y después a las cuentas secretas de Suiza. ¿Se dan cuenta de la magnitud del escándalo del que estamos hablando? No es un funcionario que recibió una coima. Estamos hablando de un sistema, de una ingeniería repugnante al servicio de la estafa al pueblo argentino. Es la explicación de la década ganada. ¿En que país las mas altas autoridades pesan el dinero que se llevan en pala? ¿Quién tiene la balanza? ¿Quién sabe en el mundo cuanto pesa un millón de dólares o de euros? Solo los argentinos, los únicos privilegiados podemos decir que el palo verde pesa 10 kilos y que el palo de euros pesa 2 kilos y 200 gramos. ¿Qué tal? Solo aquí hay que darle una protección especial a la secretaria de un ex presidente que dice que su secretario personal, Daniel Muñoz, era el que llevaba los bolsos en avión o que Julio de Vido, su ministro histórico, el cajero que nunca se fue de su lado era el que firmaba todas las obras públicas para que ganen los de siempre, los del palo, los socios de negocios y negociados, los cómplices de lesa complicidad.

Hay olor a podrido. ¿En que país el vicepresidente de la Nación está acusado de apropiarse con sus amigotes de una fábrica de billetes? ¿En donde se amenaza de muerte al fiscal que investiga una causa semejante? ¿Cómo es que Federico Elaskar al que le robaron su cueva financiera, tiene un Porche lujosísimo y lo guarda en el hangar de Lázaro Báez donde además se arregla el avión Tango de presidencia de la Nación? Discepolo se quedó corto. Es un escritor costumbrista. El que no llora no mama y el que no afana es un gil. Dale que va. Un ex cajero de un banco provincial en 10 años se compra entre otras cientos de cosas, 200 mil hectáreas de estancias y paga todo al contado y en dólares. Milagro argentino. ¿Enloquecimos todos o esto en realidad no está pasando? ¿Todos mienten o estamos en una pesadilla?

Hay olor a podrido. Alberto Fernández, el dirigente político mas cercano a Néstor y Cristina durante diez años dice que el peronismo perdió el coraje y es un cuartel inerte que solo reúne la tropa para desfilar ante quien gobierna. No lo dice un anarquista que rompe todo ni un fascista pro dictadura. Lo dice Alberto Fernández, la persona que junto a Carlos Zannini mas tiempo convivió con el matrimonio. Dice que vivimos en el “verticalismo del disparate”. Es cierto. Vivimos en el medio de lo insólito y disparatado. Hay un verticalismo que les mete pánico a los funcionarios. Por eso digo que algo huele a podrido y no estamos en Dinamarca. Algo huele a podrido y no se trata del relato de Shakespeare. Todo ocurre en Argentina. Aquí donde vivimos y soñamos construir un país más justo y más libre para nuestros hijos. Pero no hay que desesperar: un día vamos a despertar de esta pesadilla.

 
Ellos son cada vez más marxistas. Y nosotros cada vez más boludos. Ellos, purchase los del gobierno, healing se aferran cada vez mas a los dogmas de Marx y nosotros, ask los ciudadanos, seguimos tragando sapos. Ayer los cinco salieris de Cristina anunciaron un nuevo volantazo. Un cambio de frente a lo Bochini. Vienen amagando a la izquierda, amagan, amagan y de golpe, paff, un pelotazo a la derecha. Pasan con una gran velocidad de Karl a Groucho. Del Marx filósofo prusiano al genial actor cómico norteamericano. Uno dijo:” El motor de la historia es la lucha de clases” y el otro, “Estos son mis principios. Si no les gustan, tengo otros”. Es la ideología del espasmo. Del pragmatismo y la desorientación disfrazada de progresismo. Pasaron de un saque del traje a rayas para los evasores que había recitado Néstor Kirchner a premiar con un blanqueo a la medida de los delincuentes que evaden y lavan dinero sucio. Grouchomarxismo puro. Si no le gustan mis principios, tengo otros. Resulta que el dólar blue era un mercado ilegal y pequeño y a los que compraron esos dólares ahora los felicitan y les hacen ganar más plata más fácil. Venían proclamando a los cuatro vientos que el objetivo de este gobierno era pesificar la economía. La propia presidenta pesificó sus plazos fijos y perdió una montaña de dinero. Pero no se hace problemas porque su fortuna no se ve afectada por un pequeño tropiezo. El tema es que hizo el ridículo por cadena nacional y como dijo Perón, del ridículo no se vuelve. ¿Se acuerda cuando Cristina contó burlonamente como un empresario amigo le había dicho a Máximo que comprara dólares que iban a estar a diez pesos? Estaban a 4,80 en ese momento. ¿Se acuerda que Cristina se mofó del dinero que iba a perder ese amigo de la casa? Bueno, el que ríe último ríe mejor, podría contestarle ahora. Porque el dólar superó los diez pesos. ¿Se entiende? El presunto tonto que le recomendó a Máximo que apostara al dólar ganó y la presidenta, que se presume, maneja la economía, perdió. Es que muchas veces la realidad no encaja en el relato. La verdad de la inflación por ejemplo hace estallar el falso termómetro del INDEC. La aritmética no es destituyente o revolucionaria, es una ciencia dura. A los números no se los puede engañar.

Hay una sequía terrible que está afectando al gobierno nacional. La sequía de dólares y de inversiones es grave. Pero peor es la sequía de ideas, de iniciativa y de coherencia. La economía está crujiendo cuesta abajo repleta de problemas. Y como gran solución los 5 subministros de Economía anuncian un jubileo para los delincuentes. Parece joda. Justo en el momento en que la sociedad está pidiendo a gritos que dejen de robar, cuando el Lazarogate puso en la mesa cotidiana de las discusiones a la megacorrucpión del estado mafioso, en ese momento se abren las puertas para que los testaferros de los Lazaros Baez puedan traer el dinero negro y a cambio recibirán aplausos, medallas y besos. Y digo subministros porque fue la presidenta la que ayer recordó que el ministro de economía de Néstor fue el mismo. Como diciendo que hoy, ella es la ministra. Así nos va. Con medidas insólitas que solo multiplican las torpezas que ellos mismos cometieron. Ponen parches y en algunos casos echan nafta para apagar los incendios. ¿O la virtual paralización de la construcción y la actividad inmobiliaria no es consecuencia del cepo? ¿O la nula posibilidad de conseguir financiamiento de YPF no es fiel reflejo de la prepotencia y de la inseguridad jurídica que generaron? ¿O la inflación que no baja no es porque es un tema que se oculta y se malversan sus mediciones? Ayer Guillermo Moreno mostró su cara de piedra cuando dijo que la del INDEC es la verdadera inflación. Y después mostró su cara de culo cuando el joven intelectual Axel Kiciloff daba cátedra. El mismo Axel que le perdonó la vida a Techint cuando dijo que podía fundirla pero no lo iban a hacer. ¿Cómo van a hacer para que vengan dólares a la Argentina si no pudieron parar la fuga de 80 mil millones de dólares desde el 2007? ¿Cómo van a generar confianza si todos los días tapan un hueco con otro? ¿Cómo van a hablar de revolución y de ética con dos blanqueos destinados a favorecer a los estafadores? Tienen suerte los gobiernos corruptos en la Argentina. Tienen suerte porque la mayoría de los habitantes somos trabajadores honestos que pagamos todos nuestros impuestos, que creemos que el progreso debe ser producto del esfuerzo y la innovación, que no cobramos ni pagamos coimas, que no tenemos dinero en negro, en síntesis, que somos, unos verdaderos boludos atómicos. A lo mejor hay un bono para nosotros. El BOLUDIN (Bonos para Lunáticos sin Dinero), los BOLUDIN de cancelación inmediata cotizan en bolsa. Pobre Argentina: decentes abajo y corruptos arriba. Boludos abajo y marxistas arriba. Lo único que falta que canten: “Groucho, Groucho corazón/ Acá están los pibes/ para la liberación”.
Sean eternos los laureles

que supimos conseguir:

coronados de gloria vivamos, check

o juremos con gloria morir.

Le confieso que a mi me sigue emocionando el himno nacional. Lo canto cada vez que lo escucho. Mañana se cumplen 200 años de su creación. Fue aquí cerquita de la radio en el 533 de la calle Perú donde la Asamblea General Constituyente del año XIII la designó:”única canción de las provincias unidas”. El bicentenario de nuestra canción nacional ocurre en un momento muy particular de la patria. Esa marcha que nos unifica a todos se canta hoy en una Argentina dividida, troche fracturada como pocas veces en su historia. Sin embargo, esta identidad, estas raíces transformadas en estrofas y melodías es un poncho que nos abriga a todos. Lo rescato por eso. Son pocas los símbolos que nos ubican a todos en el mismo territorio. Se canta por igual en los actos del gobierno y en los cacerolazos de la oposición. Se canta con fervor, subrayando como consignas, por ejemplo, el “o juremos con gloria a morir”. La negra Merceces Sosa, en su último disco, modificó esa parte y la cantó como “o juremos con gloria vivir”. Ojalá se cumpla esa expresión de deseos colectivos. Que los laureles sean eternos. En ese himno que pasó por tantas manos y hasta fue manoseado por varias dictaduras que, por momentos, lograron hacerlo propio. Mi generación tuvo esa relación conflictiva con el himno que había pasado a ser una bandera de los militares. La recuperación de la democracia también rescató al himno. Fue un grito de paz y no de guerra. Fue perdiendo almidón y borceguíes. Y se metió definitivamente en el corazón de los jóvenes cuando aparecieron las versiones de los artistas populares, sobre todo la de Charly García, que primero fue tan polémica y luego tan aceptada. Hoy hay himnos para cada gusto. Hasta con música de cumbia. Parece irrespetuoso pero creo que es una forma que tienen las distintas tribus que conformamos este país de abrazarse al himno y de ponerle el cuerpo. Yo lo cantaba en mi colegio primario atravesado por el frío, las medias tres cuarto y la gomina cruel. En la facultad, mezclada con las consignas libertarias de los 70 y el mas doloroso recuerdo de mi colimba. En plena dictadura, con soldados y compañeros que desaparecían. Yo pensaba en ellos mientras entonada eso de coronados de gloria. Era mi deseo, mi homenaje y me callada rebeldía de lágrimas y pánico.

Yo también les decía a los mortales que escucharan el grito sagrado de la libertad. Y el ruido de las rotas cadenas y soñaba con la noble igualdad con la que todavía sueño y por la que todavía peleo. En 1900, el presidente Julio Argentino Roca con el objetivo de no ofender, ordenó que se cantaran solo la primera y la última cuarteta del largo himno original escrito por el abogado y diputado Alejandro Vicente López y Planes. Quedaron afuera frases marciales y potentes. A sus plantas rendido un león. O las que se referían a los fieros opresores que doblaron su cerviz orgullosa pese a que eran tigres sedientos de sangre. El pobre catalán Blas Parera que cobró 200 pesos por la música debió regresar a España como una suerte de nuevo exilio. Dicen que siempre extrañó tocar el órgano en la Catedral de Buenos Aires donde había forjado sus amistades.

La seño y el Billiken nos enseñaron que unos días después se cantó por primera vez en la casa de Mariquita Sanchez de Thomposon y fue realmente cierto. Era el himno completo que duraba 20 minutos. El que cantamos ahora nos define como Nación. Es un canto a nuestro amor por la patria. Así lo siento yo, que soy nacionalista en el mejor sentido de la palabra, en el que manifiesta el amor por lo nuestro, por la tierra en la que mueren nuestros padres y nacen nuestros hijos. El himno siempre se cantará en voz alta. Porque sale del pecho, expresa lo más profundo que tenemos: el suelo por el que caminamos. Sin ese suelo, caeríamos al vacío de la historia. La tierra es nuestro soporte, nuestra plataforma de lanzamiento. El grito sagrado por los siglos de los siglos. A 200 años, al gran pueblo argentino, salud. El himno es el anuncio de que estamos y que seguimos peleando. Por más justicia, por mas independencia, y sobre todo, por los tiempos de cólera que atravesamos, por mas libertad, libertad, libertad.
Ellos son cada vez más marxistas. Y nosotros, drugstore cada vez más boludos. Así comenzó mi columna de radio Continental que mas revuelo generó. Provoqué la discusión por el inédito y colosal blanqueo que se transformó en un golpe letal para la mística militante emancipadora.

Aclaré que, ellos, los del gobierno, se aferran cada vez mas a los dogmas de Marx y nosotros, los ciudadanos, seguimos tragando sapos.

El volantazo que anunciaron los cinco salieris de Cristina fue un cambio de frente a lo Bochini. La traen, la pisan, amagan a la izquierda, va, va y, de golpe, piff, pelotazo a la derecha. Cambio de frente y de convicciones.

Pasan con una gran velocidad de Karl a Groucho. Del Marx filósofo, nacido en Tréveris, al genial actor cómico norteamericano. Uno dijo:” El motor de la historia es la lucha de clases” y el otro, “Estos son mis principios. Si no les gustan, tengo otros”. Es la ideología del espasmo, de la desorientación disfrazada de progresismo. Viraje K: del “traje a rayas para los evasores” que había recitado Néstor a premiar a los delincuentes que lavan dinero sucio. Grouchomarxismo puro. Si no le gustan mis principios, tengo otros.

Hasta hace 15 minutos, el dólar blue era un mercado ilegal y ahora, a los que compraron esos dólares los felicitan y les hacen ganar más plata, más fácil. Venían proclamando a los cuatro vientos que el objetivo de este gobierno era pesificar la economía. La propia presidenta lo hizo con sus plazos fijos y perdió una montaña de dinero con su apuesta a una soberanía monetaria que en dos minutos tiraron a la basura. Pero nada erosiona su fortuna. Esta noche, Lanata mostrará la mítica bóveda casera donde descansan en paz los billetes que, como Evita, volverán y serán millones.

Lo políticamente más grave es el ridículo que hizo por cadena nacional en su momento. Como dijo Perón, del ridículo no se vuelve. ¿Se acuerda cuando Cristina contó burlonamente como un empresario amigo le había dicho a Máximo que comprara dólares que iban a estar a diez pesos? Estaban a 4,80 en ese momento. ¿Se acuerda que Cristina se mofó del dinero que iba a perder ese amigo de la casa? Bueno, el que ríe último ríe mejor, podría contestarle ahora. Porque el dólar superó los diez pesos. Es que muchas veces la realidad no encaja en el relato. La aritmética no es destituyente o revolucionaria, es una ciencia dura. A los números no se los puede engañar.

Hay que ser justos: no se puede responsabilizar de esta debacle solamente a Cristina. El cambio climático que se nos vino encima (como el mundo) generó una sequía terrible que está afectando al gobierno. La sequía de dólares y de inversiones es grave. Pero peor es la sequía de ideas, de iniciativa y de coherencia. La economía está crujiendo cuesta abajo repleta de problemas. Y como gran solución los 5 subministros de Economía anuncian un jubileo para los ladriprogresistas. Parece joda. Justo en el momento en que la sociedad está pidiendo a gritos que dejen de robar, cuando el Lazarogate puso en la mesa cotidiana de las discusiones a la megacorrucpión del estado mafioso, en ese momento se abren las puertas para que los testaferros de los Lazaros Baez puedan traer el dinero negro y a cambio reciban aplausos, medallas y besos. No pagarán ni una multa ni un impuesto tardío. Pero cobrarán intereses. Y digo subministros porque hoy, Cristina es la ministra de Economía, emulando a Néstor. Así nos va. Con medidas insólitas que solo multiplican las torpezas que ellos mismos cometieron. Inventan remedios peores que la enfermedad. ¿O la virtual paralización de la construcción y la actividad inmobiliaria no es consecuencia del cepo? ¿O la nula posibilidad de conseguir financiamiento de YPF no es fiel reflejo de la prepotencia y de la inseguridad jurídica que generaron? ¿O la alta inflación no es la que hizo estallar el termómetro malversado del INDEC?

Preguntas de sentido común: ¿Cómo van a hacer para que vengan los dólares si no pudieron parar la fuga de 80 mil millones desde el 2007, cuando asumió Cristina? ¿Cómo van a generar confianza si todos los días tapan un hueco con otro mas grande? ¿Cómo van a hablar de revolución y de ética con dos blanqueos destinados a favorecer a los estafadores?

El sabor amargo que tiene la mayoría del pueblo (incluso muchos honestos votantes del oficialismo) puede resumirse en un cuentito de ficción de dos hermanos: Lázaro y Juan.

Tomaron dos caminos morales distintos. Lázaro sobrefacturó, cobró y dió coimas, no pagó un peso de impuestos, pesó los euros sucios y los lavó, los mandó en avión a Panamá y luego los dejó a buen resguardo en cuentas secretas en Suiza. Se atrevió a tanto porque se asoció con su amigo Néstor. Pero un día todo salió a la luz. Y el 70% de los argentinos creyó que era absolutamente cierto lo que iluminó el programa de Lanata. ¿Qué fue de la vida de Lázaro? Le pidió a un amigo no imputado que depositara en el Banco Central, una parte de su fortuna. Toda no, porque es kirchnerista pero no come vidrio. Por suerte no le preguntaron nada y le llenaron otra vez los bolsos, pero con CEDIN (Certificados de Depósitos para Inversión).

Juan hizo todo lo contrario. Nunca pasó un semáforo en rojo. Se rompió el lomo para estar al día con la AFIP. Tiene las uñas cortas y las manos limpias. Siempre creyó que el progreso personal debía ser producto del esfuerzo y la innovación. Cuando le dejan exportar los granos que produce recibe 5,20 pesos por cada dólar, menos las retenciones. Y a Lázaro le van a dar 10 pesos mas 4% de interés por cada dólar que evadió.Hizo los números y sacó la conclusión de que si hubieran tenido los mismos ingresos, Lázaro hubiese ganado un 70% mas que él. Ser honrado le costó perder 7 de cada 10 pesos.

¿Qué fue de la vida de Juan? Por ahora está triste y desilusionado. Pero tiene una esperanza. Escuchó que el gobierno está preparando un certificado de cancelación inmediata para él y tantos Juanes como él, llamado BOLUDIN (Bonos para Lunáticos sin Dinero). Pobre Argentina: muchos decentes abajo y muchos corruptos arriba. Boludos abajo y marxistas arriba. Lo único que falta es que canten: “Groucho, Groucho corazón/ Acá están los pibes/ para la liberación”.
Ellos son cada vez más marxistas. Y nosotros, view cada vez más boludos. Así comenzó mi columna de radio Continental que mas revuelo generó. Provoqué la discusión por el inédito y colosal blanqueo que se transformó en un golpe letal para la mística militante emancipadora.

Aclaré que, cialis ellos, los del gobierno, se aferran cada vez mas a los dogmas de Marx y nosotros, los ciudadanos, seguimos tragando sapos.

El volantazo que anunciaron los cinco salieris de Cristina fue un cambio de frente a lo Bochini. La traen, la pisan, amagan a la izquierda, va, va y, de golpe, piff, pelotazo a la derecha. Cambio de frente y de convicciones.

Pasan con una gran velocidad de Karl a Groucho. Del Marx filósofo, nacido en Tréveris, al genial actor cómico norteamericano. Uno dijo:” El motor de la historia es la lucha de clases” y el otro, “Estos son mis principios. Si no les gustan, tengo otros”. Es la ideología del espasmo, de la desorientación disfrazada de progresismo. Viraje K: del “traje a rayas para los evasores” que había recitado Néstor a premiar a los delincuentes que lavan dinero sucio. Grouchomarxismo puro. Si no le gustan mis principios, tengo otros.

Hasta hace 15 minutos, el dólar blue era un mercado ilegal y ahora, a los que compraron esos dólares los felicitan y les hacen ganar más plata, más fácil. Venían proclamando a los cuatro vientos que el objetivo de este gobierno era pesificar la economía. La propia presidenta lo hizo con sus plazos fijos y perdió una montaña de dinero con su apuesta a una soberanía monetaria que en dos minutos tiraron a la basura. Pero nada erosiona su fortuna. Esta noche, Lanata mostrará la mítica bóveda casera donde descansan en paz los billetes que, como Evita, volverán y serán millones.

Lo políticamente más grave es el ridículo que hizo por cadena nacional en su momento. Como dijo Perón, del ridículo no se vuelve. ¿Se acuerda cuando Cristina contó burlonamente como un empresario amigo le había dicho a Máximo que comprara dólares que iban a estar a diez pesos? Estaban a 4,80 en ese momento. ¿Se acuerda que Cristina se mofó del dinero que iba a perder ese amigo de la casa? Bueno, el que ríe último ríe mejor, podría contestarle ahora. Porque el dólar superó los diez pesos. Es que muchas veces la realidad no encaja en el relato. La aritmética no es destituyente o revolucionaria, es una ciencia dura. A los números no se los puede engañar.

Hay que ser justos: no se puede responsabilizar de esta debacle solamente a Cristina. El cambio climático que se nos vino encima (como el mundo) generó una sequía terrible que está afectando al gobierno. La sequía de dólares y de inversiones es grave. Pero peor es la sequía de ideas, de iniciativa y de coherencia. La economía está crujiendo cuesta abajo repleta de problemas. Y como gran solución los 5 subministros de Economía anuncian un jubileo para los ladriprogresistas. Parece joda. Justo en el momento en que la sociedad está pidiendo a gritos que dejen de robar, cuando el Lazarogate puso en la mesa cotidiana de las discusiones a la megacorrucpión del estado mafioso, en ese momento se abren las puertas para que los testaferros de los Lazaros Baez puedan traer el dinero negro y a cambio reciban aplausos, medallas y besos. No pagarán ni una multa ni un impuesto tardío. Pero cobrarán intereses. Y digo subministros porque hoy, Cristina es la ministra de Economía, emulando a Néstor. Así nos va. Con medidas insólitas que solo multiplican las torpezas que ellos mismos cometieron. Inventan remedios peores que la enfermedad. ¿O la virtual paralización de la construcción y la actividad inmobiliaria no es consecuencia del cepo? ¿O la nula posibilidad de conseguir financiamiento de YPF no es fiel reflejo de la prepotencia y de la inseguridad jurídica que generaron? ¿O la alta inflación no es la que hizo estallar el termómetro malversado del INDEC?

Preguntas de sentido común: ¿Cómo van a hacer para que vengan los dólares si no pudieron parar la fuga de 80 mil millones desde el 2007, cuando asumió Cristina? ¿Cómo van a generar confianza si todos los días tapan un hueco con otro mas grande? ¿Cómo van a hablar de revolución y de ética con dos blanqueos destinados a favorecer a los estafadores?

El sabor amargo que tiene la mayoría del pueblo (incluso muchos honestos votantes del oficialismo) puede resumirse en un cuentito de ficción de dos hermanos: Lázaro y Juan.

Tomaron dos caminos morales distintos. Lázaro sobrefacturó, cobró y dió coimas, no pagó un peso de impuestos, pesó los euros sucios y los lavó, los mandó en avión a Panamá y luego los dejó a buen resguardo en cuentas secretas en Suiza. Se atrevió a tanto porque se asoció con su amigo Néstor. Pero un día todo salió a la luz. Y el 70% de los argentinos creyó que era absolutamente cierto lo que iluminó el programa de Lanata. ¿Qué fue de la vida de Lázaro? Le pidió a un amigo no imputado que depositara en el Banco Central, una parte de su fortuna. Toda no, porque es kirchnerista pero no come vidrio. Por suerte no le preguntaron nada y le llenaron otra vez los bolsos, pero con CEDIN (Certificados de Depósitos para Inversión).

Juan hizo todo lo contrario. Nunca pasó un semáforo en rojo. Se rompió el lomo para estar al día con la AFIP. Tiene las uñas cortas y las manos limpias. Siempre creyó que el progreso personal debía ser producto del esfuerzo y la innovación. Cuando le dejan exportar los granos que produce recibe 5,20 pesos por cada dólar, menos las retenciones. Y a Lázaro le van a dar 10 pesos mas 4% de interés por cada dólar que evadió.Hizo los números y sacó la conclusión de que si hubieran tenido los mismos ingresos, Lázaro hubiese ganado un 70% mas que él. Ser honrado le costó perder 7 de cada 10 pesos.

¿Qué fue de la vida de Juan? Por ahora está triste y desilusionado. Pero tiene una esperanza. Escuchó que el gobierno está preparando un certificado de cancelación inmediata para él y tantos Juanes como él, llamado BOLUDIN (Bonos para Lunáticos sin Dinero). Pobre Argentina: muchos decentes abajo y muchos corruptos arriba. Boludos abajo y marxistas arriba. Lo único que falta es que canten: “Groucho, Groucho corazón/ Acá están los pibes/ para la liberación”.
Hasta el 29 de julio del año 2010, there Carolina Píparo e Ignacio tenían un matrimonio común, help como la inmensa mayoría. Se rompían la espalda trabajando, click se amaban, visitaban a sus padres, comían un asadito, veían el partido en la tele y soñaban dos de los sueños que todo el mundo sueña: tener un hijo para convertirse en una familia y comprarse su primera casita. Insisto, nada del otro mundo. No planeaban llegar al poder ni se presidentes ni tener mansiones con bóvedas o cajas fuertes. Solo querían vivir en paz y con amor de su trabajo y construir su descendencia. ¿Quién puede oponerse a eso? ¿Quién es capaz de destruir esa utopía vecinal y cotidiana?

Sin embargo aquel maldito día todo explotó por los aires. Carolina salió del banco con Ema, su madre y su panza de nueve meses. En 72 horas iba a nacer Isidro, su primer hijo. Habían retirado todo lo que tenían en su cuenta para comprar la primera casa de su vida. Eran 10 mil dólares y 13 mil pesos. El esfuerzo de tantos años. El resultado de ahorrar en cada compra, de cuidar los gastos y de vivir con lo justo para poder tener su lugar en el mundo y darle su lugar en el mundo al ser mas amado que estaba a punto de nacer.

Pero cuando bajaron en la puerta de su casa un delincuente la agarró del pelo a Carolina y le gritó: “Dame toda la plata que sacaste del banco, hija de puta”. No le dieron tiempo ni a reaccionar. Carolina alcanzó a decirle que se llevaran todo, que no le hicieran nada, que estaba embarazada. Era una mujer, indefensa, menudita, entregada. Pero el salvaje asesino le metió un balazo a quemarropa sin ningún motivo. De puro criminal nomás. El disparo le ingresó por el mentón y se incrustó en los pulmones de Carolina. Era un proyectil de punta hueca, de los que hacen mas daño. En ese instante, todo cambió. Su vida de amor se transformó en un calvario de horror. Estuvo 45 días en terapia intensiva peleando por su vida y finalmente pudo salir. El que no salió fue Isidro. ¿Se acuerda la conmoción que se generó en la Argentina? Todos hicimos fuerza para que Isidro se salvara. Hubo que hacer una cesárea de emergencia y el bebito quedó en atención permanente. Todos nos convertimos en padres de Isidro y rezamos para que pudiera vivir. Pero el chiquito solo aguantó una semana. ¿Cómo decirle a Carolina que esos asesinos le habían quitado todo? Que le habían arrebatado todos sus sueños a los tiros. Que su vida ya no sería la misma. Los muy criminales condenaron a Isidro a la pena de muerte, a su madre, Carolina a la cadena de horror perpetuo y dinamitaron la vida de su familia que soñaba nada más y nada menos que ser eso, una familia.

Carolina hoy es una madre coraje que nunca dejó de mirar a los ojos a los responsables de su drama en cada audiencia en tribunales. Es la que puso el cuerpo siempre. Primero durante el ataque y después, durante el juicio. Hoy es una madre del dolor, como tantas. Se hizo justicia y cinco de los que participaron fueron condenados a prisión perpetua. De todos modos, Carolina fue sabia para resumir sus sentimientos: “Ninguna sentencia cierra la herida ni soluciona la ausencia de Isidro. “Esas bestias no tienen perdón de Dios”, dijo una vecina en su lenguaje nada técnico. ¿Quién repara el agujero negro que dejaron en el alma de Carolina? ¿Quién se hace cargo de una inseguridad galopante que los funcionarios niegan o tratan de ocultar? ¿Hasta cuando van a mantener esa inacción cómplice frente a la droga que se metió en el delito y lo hizo mas cruel y feroz? ¿Quién se atreve a repetir esa infamia de que se trata de una sensación? Tal vez por eso, su marido dijo que les hubiera gustado recibir un llamado de la presidenta de la Nación y que la provincia, por lo menos dio la cara. La lucidez valiente de Carolina la llevó a una conclusión que nos estremece y golpea nuestros corazones:“ Siento que esto puede volver a pasar”. Eso dijo. ¿Alguien duda de que esto, puede volver a pasar? Y agregó que “delinquir es muy barato en Argentina”. Eso dijo. Y que la falta de garantías es para las víctimas. ¿Alguien duda de que los gobernantes tienen que hacerse cargo de una vez por todas y para siempre de garantizar la vida en paz y en familia? Diana Cohen Agrest, a la que también le mataron un hijo, en el epílogo de su libro titulado “Ausencia perpetua” lo dice con claridad: “Esta historia no es sólo mía. Porque en nuestro territorio arrasado, convivimos cientos de miles de enlutados que lloramos a los miles de nombres silenciados, condenados a una ausencia perpetua. Mancillados por manos asesinas y por sentencias impunes que, valiéndose de las trampas de la (in)Justicia, desconocen el valor de la dignidad humana.”

Lo dice Diana, lo dice Carolina, lo decimos todos. Basta de condenar al pueblo al horror perpetuo.
Esta columna está dedicada a la memoria de Susana Viau, discount recipe una periodista coraje.

No pasarán. No deben pasar. Los argentinos no podemos permitir que el gobierno se lleve puesta la libertad de prensa. Hoy existe ese peligro concreto para las instituciones republicanas. El plan sistemático para que Cristina controle todo y que nadie controle a Cristina está funcionando a toda marcha. Los aprietes, generic las amenazas y las patoteadas son cosas de todos los días. Es un gobierno autoritario con vocación hegemónica que odia al que piensa distinto y que hace todo lo posible para evitar que se pueda expresar. Con la excusa de ir contra presuntas corporaciones destituyentes, abortion el cristinismo avanza contra la independencia de la justicia y del periodismo. Es que no soporta otra cosa que el discurso único. Cristina lidera un unicato que se escucha a si misma y que no quiere escuchar a ninguna voz disidente. Solo acepta la obsecuencia, el verticalismo, el sicristinismo. Estamos frente a un cristinato que no se frena ante ningún límite constitucional. Confunden voluntad con fanatismo. Confunden pasión con agresividad. Confunden vehemencia con insultos. Están convencidos que son los dueños de la verdad y la encarnación de la patria. Y que todo el que exprese una opinión distinta es un enemigo al que hay que aniquilar. Son palabras duras pero estamos en un momento en que el gobierno pretende exterminar todas las voces todas.

No pasarán. No deben pasar. Los argentinos no podemos permitir que esta democracia legal se convierta en democradura. Hoy hay redacciones cercadas por rejas por temor a ser invadidas por el gobierno. Periodistas que sufren todo tipo de persecución por el aparato de propaganda del estado que es utilizado para dinamitar este oficio que es el más maravilloso del mundo. Cuentan con la complicidad del periodismo de estado. De los colaboracionistas que todo régimen agresivo necesita. Hoy están muy nerviosos porque se rompió el miedo y las investigaciones del programa de Jorge Lanata, entre otros, está desnudando la matriz corrupta del estado mafioso. Porque no pueden explicar como un gobierno nacional y popular está plagado de millonarios que peregrinan a la meca de La Rosadita de Puerto Madero. Cristina se cree dueña de la Casa Rosada y todos sabemos que es una inquilina cuyo contrato de alquiler tiene fecha de vencimiento en el 2015.

Nunca antes en democracia se avanzó tanto contra la libertad de prensa. Desde 1983 jamás hubo esta libertad de tan bajas caloría y permanentemente amenazada con todo tipo de represalias. El periodismo que no es crítico se transforma en propaganda. Y propaganda que pagamos todos le sobra a este gobierno que gasta fortunas de todos los argentinos para ocultar la realidad.

No pasarán. No deben pasar. Los argentinos no debemos permitir que nadie nos diga que tenemos que decir, ni que tenemos que pensar. Hay que defender la democracia que es defender la libertad de expresión. No es un derecho de los periodistas. Es un derecho de todos los ciudadanos. El derecho a informarse de la manera más plural y diversa posible. Basta de amigopolios chupamedias. “Compren medios”, fue la orden de Néstor Kirchner. Compraron todo tipo de diarios, radios y canales pero no lograron tener audiencia. Eso es otra cosa. Los lectores son electores. Los oyentes son auditores. Los televidentes son testigos inteligentes. El que consume noticias no es tonto. No se le puede lavar el cerebro como creen desde el poder. Por eso tienen el 80% de los medios y el 0% de credibilidad. A los medios K, les sobra publicidad oficial y privada que prohiben al resto del periodismo, pero les falta consumidores. Solo se escuchan y se leen entre ellos. Masturbación mediática, que le dicen. Tomala vos, dámela a mi.

Es que a nadie le gusta que le vendan gato por liebre ni propaganda disfrazada de periodismo. Basta de hostigar al periodismo independiente. Los argentinos tenemos que ponernos de pié y resistir. Por el país que soñamos. No debemos permitir ningún tipo de censura. Nadie tiene el derecho a censurar el pensamiento. Tenemos que abrir grandes los ojos y quedarnos en estado de asamblea y alerta permanente. No permitir que destruyan la libertad. Es en defensa propia.
Nunca antes la presidenta de la Nación tuvo que enfrentar simultáneamente dos rebeliones de tanta magnitud. Son los desafíos de la Corte Suprema que va a guillotinar toda posibilidad de “cristinizar” la justicia y de los intendentes de Buenos Aires que, clinic con Sergio Massa a la cabeza, recipe están redactando el certificado de defunción de la reelección indefinida.

Son batallas titánicas que todavía no terminaron. El estilo de Cristina es atacar de sorpresa aunque ya trascendió el tipo de munición gruesa que está dispuesta a descargar sobre los supremos conducidos por Ricardo Lorenzetti y los barones bonaerenses que lidera el intendente de Tigre.

Lo más peligroso institucionalmente, es el choque brutal de poderes que se viene y el intento de instalar, una vez más, que quienes se oponen a los deseos de Cristina, impulsan un golpe de estado. Utilizan con tanta frecuencia y frivolidad semejante acusación que han banalizado las palabras que remiten al infierno del terrorismo de estado. Vacían de contenido el genocidio que padecimos. Cualquier disidente es descalificado como parte de una conspiración destituyente.

Sienten que son la encarnación de la patria y el pueblo y que toda mirada crítica debe confinarse a la Siberia. Alejandra Gils Carbó, como una cruzada, apeló a lo inapelable de Víctor Hugo: “No se puede detener una idea cuando su tiempo ha llegado”. Autoritario serial, Luis D’Elía llegó a decir que si los gorilas fueron capaces de bombardear la Plaza de Mayo, tanto Pino Solanas como el Pollo Sobrero pueden haber ordenado a los maquinistas del Sarmiento que chocaran a propósito los trenes para erosionar la precandidatura de Florencio Randazzo. Los fundamentalistas creen que todos son de su condición. Varios voceros K hablaron de “dictadura de los jueces”. Julio Alak caracterizó a la justicia como “corporativa, aristocrática y predemocrática”. Desmesuras fanáticas. El senador Marcelo Fuentes también comparó la actualidad con el odio del 55 que antes se expresaba con el golpe de estado y ahora con las sentencias.

La presidenta ordenó aumentar el fuego cruzado sobre la Corte, intensificar las operaciones de desprestigio que ella misma inició discriminando al “centenario” Carlos Fayt y enviar al Congreso una ley para aumentar la cantidad de miembros del máximo tribunal. Pretenden una mayoría kirchnerista, que quiebre la resistencia del cuerpo. Y si es necesario utilizarán jueces subrogantes. Escrúpulos, cero. Menemismo básico. O kirchnerismo fundacional.

El objetivo siempre es el mismo: que Cristina sea la conductora de la próxima década por ganar. Igual que en la Formosa de Insfrán o la Venezuela chavista. La jueza Servini de Cubría no casualmente citó en su fallo a Zaffaroni. Con perdón por la autoreferencia, copio y pego un fragmento de mi columna del 23 del octubre de 2011: “Los Kirchner ya lo hicieron en Santa Cruz en 1998. Carlos Zannini fue el ideólogo que forzó un argumento para utilizar el mecanismo de la consulta popular. Hubo apelaciones de varios opositores pero ya tenían casi colonizada a la justicia provincial. En aquel momento, dos legisladores nacionales del Frepaso viajaron a repudiar la reforma y rechazar la posibilidad de la reelección indefinida del gobernador Néstor Kirchner: Nilda Garré y Eugenio Raúl Zaffaroni. Néstor nunca olvidó aquellas acusaciones de cuasi nazismo que hizo Zaffaroni y el día que le ofreció integrar la Corte Suprema de Justicia sacó de un cajón la tapa del diario La Opinión Austral en donde Zaffaroni fustigaba a Néstor y hablaba de la República de Weimar y el advenimiento de Hitler.

A estas hora, Cristina enfrenta el paro de un campo unido, el costo político de haber completado el ferrocidio de Carlos Menem y el de proteger en el senado al ex presidente condenado a 7 años por contrabando de armas y la posibilidad de perder la elección en Santa Cruz por primera vez. Se nota la ausencia del pragmatismo de Néstor. Las reacciones espasmódicas la llevan a Cristina del día a la noche. Pelea a muerte por expulsar a Cristóbal Colón para reemplazarlo por Juan Azurduy sin ni siquiera estudiar la posibilidad de la convivencia pacífica y al mismo tiempo, ningunea a los pueblos originarios que le están pidiendo audiencia. Horas de cadenas nacionales para hablar de la soberanía gloriosa de la pesificación y el traje a raya para los evasores y, de pronto, da una vuelta de campana en el aire con un blanqueo derechista e inmoral y con la insólita aventura de un sueño que puede ser pesadilla: la emisión de cuasi dólares.

Estos comicios son clave para lograr la “eternización” de Cristina. El obstáculo mas novedoso es la silenciosa insurgencia de un grupo de intendentes bonaerenses que son muchos mas de los que aparecen. Más que el amor, los une el espanto a perder el poder en sus distritos. Entendieron que si los consejos deliberantes se les llenan de camporistas, serán destituidos de inmediato. Hay hartazgo frente al verticalismo implacable que decide si les manda obras públicas con coimas incorporadas o tormentas perfectas, de acuerdo al nivel de sumisión de cada uno. Creen haber encontrado en Sergio Massa la figura taquillera que los defienda de las patoteadas del poder central. Todavía falta comprobar la real envergadura del fenómeno político porque depende casi exclusivamente del protagonismo de Massa, pero algo inédito se está gestando en el subsuelo sublevado de la patria bonaerense que explica el 40% del padrón nacional. Massa duda en ser un opositor rabioso. Ya se encargará Cristina de convencerlo con sus ataques. Por ahora, Randazzo sirvió el aperitivo al decir que nadie sabe lo que piensa. Massa aspira a nuclear alcaldes con votos y gestión de matriz peronista, vecinalista, radical y macrista. No es sectario ni excluyente. Ni Darío Giustozzi (el intendente más votado) ni Jesús Cariglino (está invicto ante el kirchnerismo) son nenes de pecho ni suicidas. Son peronistas de libro, de estilos y generaciones distintas que acaban de sumarse al mayor proyecto presidencial del post kirchnerismo que existe hasta ahora: Massa 2015.
Se puede certificar en www.continental.com.ar. El 26 de agosto del 2011, ed a esta misma hora y en esta misma radio dije lo siguiente:

Juro decir la verdad, buy cialis toda la verdad y nada más que la verdad. Y separar claramente la información dura y pura de la opinión. En cinco departamentos del doctor Eugenio Raúl Zaffaroni se ejercía la prostitución. Su apoderado, Ricardo Serafín Montivero, quien también comparte domicilio fiscal con el miembro de la Corte, los había alquilado a través de una inmobiliaria que no tenía sus papeles legales en regla y que había sido advertida por la cámara que las agrupa. Marcia González, una mujer que está siendo investigada por la Justicia acusada de proxeneta alquiló esos departamentos diciendo que eran para vivienda personal. En tres casos lo hizo como inquilina y en los dos restantes como garante. Dos de esos lugares fueron allanados por la Gendarmería un mes antes de que esta situación fuera informada por el periodismo. Allí se comprobó que se ejercía la prostitución y que había una regenta que recaudaba lo producido diariamente. La justicia clausuró esas dos propiedades de Zaffaroni y se llevó las llaves que hoy son parte del expediente judicial. Una estrella del cine porno local contó que pagaba 6.000 pesos mensuales de alquiler y los contratos fueron firmados por unos 1.500 pesos de promedio.

Marcia González se reunió con Ricardo Montivero y dueño de la inmobiliaria, Juan Calvo, y planificaron el desalojo de esos departamentos.

Hasta ahí los hechos que no son flexibles. Tienen cero subjetividad. Ni el propio Zaffaroni desmintió alguna de estas informaciones que acabo de repasar.

Ahora vienen algunas reflexiones al respecto: No hay un solo país del mundo en donde esto no sea una noticia. Cualquier diario, desde los más sensacionalistas a los más formales hubiera publicado esta información si los departamentos pertenecían a un juez, un diputado o un periodista o cualquier persona pública. Mucho mas tratándose de uno de los integrantes de la Corte Suprema de Justicia que, según un consenso importante es uno de los de mayor prestigio académico e intelectual dentro de un cuerpo colegiado valorado como un activo democrático, académico y ético de este tiempo y uno de los principales logros del gobierno de Néstor Kirchner.

No hubo un solo periodista que acusara de algún delito a Zaffaroni y la inmensa mayoría fue muy respetuosa en el tratamiento informativo.

El doctor Zaffaroni hubiera podido cerrar rápidamente esa pequeña herida que se abrió en su imagen impoluta emitiendo un simple comunicado donde dijera mas o menos lo siguiente: “Me siento absolutamente engañado y defraudado en mi buena fe. Voy a tomar las medidas correspondientes y pedirle explicaciones a mi apoderado y suspenderlo en sus funciones hasta que me aclare porque apeló a una inmobiliaria que no tenía los papeles en regla que además alquiló los departamentos para que se ejerciera la prostitución. Voy a accionar legalmente contra la inmobiliaria y me voy a poner al servicio de la justicia para lo que necesite con el fin de ubicar a Marcia González y pedirle todas las explicaciones del caso. Agradezco al periodismo que permitió que yo me enterara de esta situación escandalosa que yo ignoraba absolutamente. Y creo que una persona que tiene las responsabilidades que yo tengo debería tener el máximo de los cuidados en la administración de sus bienes, cosa que voy a hacer de ahora en mas.” Con estas 141 palabras, Zaffaroni cicatrizaba esa pequeña lastimadura y a otra cosa. Se terminaba la historia. El único problema es que no dijo nada de eso. Entre otras cosas dijo que había sido víctima de una “lapidación mediática” por un “problema de consorcio” y agradeció la ovación de apoyo que le brindaron en el Aula Magna de la Facultad de Derecho de la UBA por sus extraordinarias capacidades como jurista algo que nadie, absolutamente nadie, cuestionó. Solo se trataba de dar todas las explicaciones como corresponde a una sociedad donde todos somos iguales ante la ley. También cosechó el respaldo de funcionarios y periodistas que privilegiaron sus simpatías ideológicas por encima de los hechos y acusaron a Héctor Magnetto y los medios hegemónicos de atacar a Zaffaroni. Nada de eso fue cierto. Yo diría que todo lo contrario. Tanto el diario Clarín como La Nación fueron especialmente escuetos con la información y la editaron de manera poco relevante y tardía. Solo los medios de Editorial Perfil y otros periodistas independientes siguieron el tema con el interés que una noticia semejante despierta. Ni el propio Zaffaroni acusó a Clarín y dio tres entrevistas a periodistas que trabajan en ese grupo.

Zaffaroni es conocido por sus distracciones y por estar lejos del mundo material del dinero y los alquileres. Una especie de genio que solo se concentra para producir libros y teorías valoradas en todo el mundo. No creo que merezca ninguna sanción por sus olvidos. Sí creo que la actitud que tomó una vez conocida la información es más preocupante que los hechos mismos. Colocarse en el lugar de víctima de los medios no lo ayudó a mostrarse preciso ni responsable.

Oscureció toda la situación con su falta de claridad. Por eso la pequeña herida que se abrió todavía sangra. No va a cicatrizar con el silencio acerca de como ocurrieron los hechos. Asi Zaffaroni no zafa.

Hasta ahí lo dicho en agosto del 2011.

Ahora finalizo con una noticia de estas últimas horas que los medios no industrializaron demasiado: “ Ricardo Montivero reconoció su responsabilidad como administrador de unos inmuebles en donde se ejercía la explotación sexual y pagó una multa de 12.500 pesos ante la justicia. Montivero era investigado por la fiscalía a cargo de Edgardo Orfila por violación a la ley de profilaxis, la 12.331 en cuyo artículo 17 preve que los que “sostengan, administren o regenteen, ostensible o encubiertamente casas de tolerancia, serán castigados con una multa de doce mil quinientos pesos como mínimo y ciento veinticinco mil pesos como máximo”.

Montivero se presentó ante el juez en lo correccional Carlos Bruniard y pagó la multa, extinguiendo así la acción penal.

Conclusión: a confesión de partes, relevo de pruebas. Zaffaroni no zafó.
Esta columna está dedicada a esa inmensa periodista llamada Susana Viau. Murió ayer, ask un 24 de marzo y fue su último gesto contra la dictadura que la empujó al exilio.

……………

Eran los tiempos en que, try según Eduardo Galeano, los argentinos nos dividíamos en cuatro especies: los aterrados, los desterrados, los encerrados y los enterrados.

Ayer se cumplieron 37 años y sin embargo aún hoy digo 24 de marzo y me estremezco. Veo la noche de la noche. El 24 de marzo es el día más nefasto de nuestra historia. Mire que nos pasó de todo como país, pero no hay nada comparable con el 24 de marzo de 1976. Fue el comienzo del reinado de la muerte. El desembarco del nazismo criollo. La coronación de los sueños de los peores hombres de este país. Querían muertes, torturas, desapariciones, campos de concentración, robos, violaciones, humillaciones, mutilaciones, censuras, extorsiones, querían todo eso y mucho más y lo lograron. Seguramente todas las sociedades en algún momento de su historia tocan fondo, descienden a los infiernos. Bueno, a nosotros nos tocó el 24 de marzo de 1976.

Es nuestra responsabilidad recordar aquella hecatombe social que vivimos para que aquél veneno que inocularon en las venas abiertas de la sociedad no nos envenene más. Que nadie olvide que no dejaron delito por cometer. Que el terrorismo de estado no es una tormenta de la naturaleza y que por el contrario es un producto malparido por la sociedad en la que vivimos. Que un genocidio tiene mil explicaciones y no tiene ninguna.

Esta claro que no adhiero a la teoría de los dos demonios. Nunca lo hice. No se puede ni comparar la responsabilidad de un estado que utiliza una maquinaria industrial para aniquilar a sus enemigos con la culpa de las organizaciones civiles que apelaron a la lucha armada para llegar al poder y establecer el socialismo. Si condeno por igual cada uno de los crímenes. Cada muerte es despreciable y repudiable no importa quien sea la víctima ni el victimario. Las atrocidades de lesa humanidad cometidas por las Fuerzas Armadas fueron castigadas como corresponde por la historia y por la justicia de la democracia. Hay 404 represores condenados, 190 murieron antes de afrontar el juicio y hay 698 mas que esperan sentarse en el banquillo de los acusados. Pero falta un debate profundo y valiente sobre la utilización del fusil en la política. Es cierto que los vientos guevaristas de la época diseminaron la guerrilla entre los jóvenes del continente. Es verdad que en aquellos tiempos la democracia tenía apenas un valor formal. Era burguesa o escenario de la partidocracia. Eso decían los combatientes del ERP o Montoneros. Pero cada vez se hace más necesario reconocer desde los protagonistas que fue una verdadera locura suicida apelar al foquismo, a las bombas y a los tiros. No solamente fue un error táctico como reconocen algunos. Fusilar a un policía en la calle o tomar un cuartel por la fuerza en plena democracia también fueron violaciones a los derechos humanos que finalmente aceleraron el golpe de estado para beneplácito de los sectores económicos más poderosos encarnados en la figura del recientemente fallecido José Alfredo Martínez de Hoz.

Hasta el propio Rodolfo Walsh dijo que sus armas también eran violatorias de las convenciones internacionales y no lo escucharon cuando llamó a sus compañeros a reconocer la “derrota militar antes de que se convierta en exterminio”. Hoy se cumplen 36 años del asesinato de quien escribió su célebre y valiente “Carta abierta a la Junta” pero que también fustigó duramente el militarismo que “los llevó a profundizar sus acuerdos ideológicos con la ultraizquierda”.

Pero si seguimos profundizando el análisis y apelando a la autocritica, debemos decir que una parte importante de la sociedad civil respiró aliviada cuando los militares asaltaron el gobierno. No había conciencia profunda del verdadero significado de la palabra democracia ni del concepto de derechos humanos. También es justo decir que era muy difícil saber que los golpistas de Videla, Massera y su banda criminal iban a utilizar todas las formas de la muerte. Por shock eléctrico, por inmersión, por fusilamiento, por incineración, por sofocación, arrojando gente desde los aviones, sepultado seres humanos vivos en fosas comunes. No hay imaginación tan siniestra que pueda comprender los asesinatos y secuestros de niños, las torturas a embarazadas, a discapacitados, los tormentos a abuelos delante de sus hijos o nietos y las venganzas sobre familias enteras.

Por eso es una fecha para no olvidar jamás. El ejercicio de la memoria es sinónimo de salud mental para una sociedad. Para que el golpe no nos siga golpeando. Para que todos sepamos lo que nos pasó. Para que no nos vuelva a pasar. Nunca más.
En cualquier país serio del mundo, cialis después de las denuncias del programa de Lanata, pills el gobierno se hubiera conmovido hasta sus cimientos. Sería un escándalo nacional y antipopular. Legisladores oficialistas y opositores deberían exigir la presencia de Cristina en el Congreso para que de explicaciones. Es que la impunidad fue pornográfica. Ocultaron kilos y kilos de carpetas de pruebas de La Rosadita, look la cueva de lavado del poder, gracias a la lentitud cómplice del juez de la causa. ¿No son motivos suficientes para el juicio político? Pregunto: ¿También pesaban las pruebas que destruyeron?

Cada día que pasa aparecen mas indicios y certezas. Cada día que pasa se confirman todas las denuncias. Solo los fanáticos de Cristina no quieren ver la megacorrupción a cielo abierto. La mafia de negociados con el estado que convertía coimas y retornos millonarios en propiedades y en millones de euros que luego de pesarlos, se ocultaban en bóvedas, los sacaban del país para blanquearlos en guaridas fiscales y en cuentas secretas en Suiza. Todo gira alrededor de dos ejes geográficos: la provincia de Santa Cruz, cuna del matrimonio Kirchner y su cómplice Lázaro Báez y la financiera y cueva llamada no casualmente La Rosadita que está ubicada en el edificio donde la presidenta tiene dos departamentos y 8 cocheras y vive el vicepresidente Amado Boudou. Por si no queda claro, estamos hablando de las dos mas altas autoridades del gobierno. Las cámaras de seguridad del edificio mostraron a los empleados de Báez, como hormiguitas, sacando todo tipo de bibliotatos y archivos en changuitos de supermercados. Es la confirmación de la magnitud de los delitos.

La participación de Daniel Perez Gadín, contador de Lázaro, en la expropiación de La Rosadita y en la compra de campos en Uruguay y Mendoza por casi 20 millones de dólares en billetes contantes y sonantes es innegable. Los viajes a Suiza con Martín Báez, los cientos de mensajes intercambiados entre Elaskar y Nicolás Wiñasky durante 40 días son demoledores. Elaskar y Fariña temen ser asesinados y está claro que fueron amenazados en varias oportunidades. El valijero dijo ayer que a Elaskar, le habían baleado el auto dos veces. Estamos hablando de una asociación ilícita dedicada al lavado de euros que venían del caso mas grave de corrupción de estado registrado desde 1983 . Insólitamente, es una de las truchadas en donde mas pruebas hay. En un momento, Elaskar le dice a Lanata que lo banca como “todos los que estamos podridos de tanta mierda”. Pero, después de ser amenazado, ante la justicia acusó al periodista de golpista y de querer derrocar al gobierno. Las mismas acusaciones falsas que hacen algunos chupamedias del cristinismo. Es increíble como el gobierno utiliza a sus voceros de cuarta pero simultáneamente, no dice una palabra en forma oficial. El silencio de Cristina es impactante. Actúa como si hablaran de otra familia y no del hombre que fue socio de Néstor, que compartió la última cena íntima antes de morir, que solía jugar el fútbol en su chacra y que edificó y custiodia el faraónico mausoleo en el que descansan sus restos. La gravedad y la profundidad del agujero negro corrupto del kichnerismo no debe hacernos perder el buen humor. Por eso pregunto con ironía y parodiando a la presidenta: ¿Quién fue el cómplice de Lázaro Báez? Multiple choise: San Martín, Belgrano o Néstor Kirchner. La respuesta es de los oyentes. El que acierta se gana una botella del mejor Malbec de la flamante vinoteca de Lazaro. O un viaje a Suiza con escala en Panamá. O un vale para una visita al museo del modelo y la decada ganada en Madero Center. Ya se sabe: Calafate cumple, Puerto Madero dignifica.
El doctor Alfredo Lorenzo Palacios se hizo primer diputado socialista de América recorriendo los conventillos del barrio de La Boca. Dicen que era apasionante su actuación en aquellos patios de inmigrantes hambrientos y anarquistas en 1904. Y que cada consigna inflamada contra las injusticias era traducida inmediatamente al genovés por sus amigos. Así entró Palacios en la historia grande de la Argentina. Así llegó para instalar la rebeldía permanente quien, hospital entre otras cosas, diagnosis fue el autor de gran parte de nuestra mejor legislación laboral. Por eso solo, case Alfredo Palacios merecía el monumento que ayer se inauguró frente a ese Congreso de la Nación que lo tuvo siempre como diputado o senador como un defensor de los más débiles. A él le debemos el descanso dominical, el sábado inglés, la ley contra la trata de personas, la protección de los sectores mas vulnerables de la sociedad y, lo digo para patear el tablero, la ley del voto femenino. Es cierto que llegó para implementarse de la mano huracanada de Eva Perón en 1947. Pero Alfredo Palacios ya había presentado el proyecto nueve años antes. Los argentinos le debemos muchas cosas a Palacios. Una mirada nacional del socialismo. La intención permanente de mezclar las banderas argentinas con las rojas de su ideología. Y la defensa permanente de la libertad. Por eso peleó contra todos los regímenes autoritarios aunque tuviera un ropaje de izquierda. A Perón lo caracterizó como un fascista y Perón le contestó que era un payaso pero por las dudas lo metió preso. Peleas históricas que continúan hoy por otras vías entre quienes creen ( creemos) que la libertad es un grito sagrado y un valor supremo y los que sostienen que se pueden cercenar ciertos derechos individuales en función de una justicia social que promueva a los de abajo. Esta tal vez sea la principal característica de Alfredo Palacios. Socialismo, si. Pero en libertad. La placa que tenía colgada en la puerta de su histórica, humilde y única casa de la calle Charcas decía textualmente: “Dr Alfredo Lorenzo Palacios. Atiende gratis a los pobres”. Palacios nunca se dejó domesticar por nadie, ni siquiera por su partido. Fue indomable para todos menos para las bellas mujeres que se diseminaron por su vida, enamoradas de ese romántico luchador de los bigotazos hacia arriba, el poncho sobre los hombros y el chambergo ladeado. Don Alfredo también era un Don Juan. El Partido Socialista lo expulsó porque quiso batirse a duelo, algo que estaba prohibido por ser considerado un gesto burgués. Palacios nunca tuvo un peso y la mitad de sus ingresos como legislador iban a parar sistemáticamente a las arcas de su partido. No le remataron su casa por milagro y por la ayuda que recibió de algunos amigos. El prefería escribir libros y levantar barricadas en lugar de hacer dinero. Era un socialista cabal. Lejos de los lujos y cerca del proletariado. Una vez entró a punta de pistola a una comisaría de San Martín para llevarse una picana eléctrica que certificaba su denuncia sobre las torturas policiales. En un acto en Bragado lo tirotearon, fue perseguido por la tristemente célebre Alianza Libertadora Nacionalista y tuvo que exiliarse en Uruguay, la patria de sus padres.

Alfredo Palacios comprendió enseguida que nuestro destino estaba ligado al continente. Saludó la victoria de Augusto César Sandino en Nicaragua y en alguna de sus denuncias recibió el apoyo de varios profesores y científicos, un tal Albert Einstein, entre ellos. Su parábola con la religión es muy interesante. Se subió a la política a los 11 años por el lado de la fe. Ana, su madre que era muy creyente le daba a leer los textos bíblicos. Alfredo quedó impactado con el Sermón de la Montaña y se acercó al Círculo de Obreros Católicos. Pero cuando cumplió sus 16 años, Juan B Justo fundó el Partido Socialista y esa agrupación se convirtió en el amor de la vida de Palacios. Ingresó en el cielo de los ateos que luego potenció con un fuerte anticlericalismo. Decía que quería la redención de los mas humildes pero primero en la tierra y después en el cielo. Hay cientos de frases que nos dejó como herencia intelectual. Una de ellas tiene gran vigencia. Dijo sobre los gobiernos que atropellan la opinión de los demas:

“Estan dominados por la obsesión de los totalitarios: que no haya adversarios”. Cualquier semejanza con la actualidad y la realidad no es pura casualidad.

Alfredo Palacios hoy es una bandera del socialismo con libertad. Un símbolo de la protección a los mas pobres. Un palacio popular.
En solo cien días el Papa Francisco se convirtió en un gigante de la fe que movió montañas para revolucionar la iglesia. En solo cien días el argentino Jorge Mario Bergoglio construyó un liderazgo mundial asombroso. El Papa Francisco mostró tantas virtudes que cuesta definirlo. Se lo llamó el Papa nacional y popular, sale el Papa de la esperanza, remedy el Papa de los pobres. En realidad, es el autor del milagro refundacional que significa volver a las fuentes. A una iglesia franciscana. Por eso eligió vivir en la austeridad de la Casa de Santa Marta y no en los lujosos aposentos del Vaticano. Convirtió la palabra santa en acción pastoral. El Papa es una bandera ética porque dice lo que piensa y vive como dice. No tiene doble discurso. Desde el primer día satanizó la corrupción y ya nombró alguien de su plena confianza para que limpie la basura y abra las ventanas de la transparencia en esas cuentas bancarias mas terrenales que celestiales. Su ideología es una mixtura de peronismo en estado puro y las enseñanzas profundas de los jesuitas. Dicen los estudiosos de la religión que el Papa Francisco ejerce una suerte de teología de la liberación de los 70 pero sin el componente marxista de la lucha de clases y con el concepto unitario de la alianza social que cierra heridas y cohesiona a la comunidad. El Papa llama a las cosas por su nombre. Denuncia y combate con el ejemplo a los avaros del dinero y la codicia, a los que esclavizan a las mujeres y a los pobres, a los pervertidos sexuales que abusan de sus investiduras y de sus fieles. No se calla y toma decisiones. No roba pero hace. Aparta a las ovejas descarriadas y acerca a los sacerdotes que predican con el ejemplo, como a los curas villeros. Francisco, el Papa de la sonrisa grande como una catedral, abrió las puertas del Vaticano. Esa fue su primera gran señal de que algo nuevo se estaba gestando. Eligió sacar del medio a los autos blindados, mostrarse a cielo abierto y caminar las calles bendiciendo y anunciando un nuevo Jesús que no es otro que el original, el Jesús con olor a oveja y no a perfume francés. El Papa está devolviendo la iglesia a sus dueños, a los más necesitados. No sería una herejía aplicar fragmentos de la marchita que alguna vez cantó: “Por ese gran argentino que se supo conquistar, a la gran masa del pueblo, combatiendo al capital”. Así llegó Jorge a la cumbre, mostrando sus manos limpias y su impresionante capacidad de gobernar. No necesitó tiempo para adaptarse a los resortes complejos y tramposos del Vaticano. Se movió desde el primer día como si hubiera sido siempre el Papa. Es que mezcla en su figura carismática la sensibilidad popular de los barrios perisféricos con la excelencia académica de su formación intelectual. La calle y la educación forman una coraza que lo hacen poco menos que invencible. Alpargatas si, libros también. Sus enemigos lo saben. Todos los días sorprende al mundo con su actitud ecuménica a favor de la paz y la convivencia. Perdona a los pecadores pero no a los corruptos. Lo dijo desde el primer día. Siembra el diálogo y lo demuestra cuando recibe a Cristina que nunca lo recibió y que siempre lo combatió y ella sale, deslumbrada, casi convertida. O al Pepe Mujica que no cree en Dios pero dice que el Papa es su amigo y que tiene mucho boliche. Es un Papa de abajo que vino del sur. Pero que es capaz de abrir su corazón incluso a los que no creen. Dijo que el reino de los cielos también será de los ateos. No tiene ortodoxias ni fanatismo. El primer Papa no europeo de la historia nació en Argentina. Es una expresión de lo mejor que tenemos como sociedad. Por eso trabaja por la paz entre árabes y judíos, y recibe a Maduro y Capriles, las dos caras de una Venezuela partida. Todo el tiempo envía cartas o habla por teléfono o recibe a los argentinos. Es una forma de cargar combustible. De frecuentar el cielo pero sin levantar los pies de la tierra. No quiere quedar aislado. No quiere vivir en una torre de marfil. Quiere estar cerca de la gente, Sentir su afecto, comer los alfajores de dulce de leche que le llevan, seguir los resultados de San Lorenzo con resignación cristiana, y mandar todos los días mensajes al mundo pero también a la Argentina con los valores del evangelio que son los de un mundo mejor, mas igualitario, con mas convivencia que odio, con mas transparencia que honestidad y con más libertad que autoritarismo. Por eso protegió tanto a las víctimas de las tragedias que el estado desprotegió como Once y Cromagnón. Quiere purificar al mundo y empieza por casa, purificando la iglesia. Apenas lleva cien días como Papa y parece que estuvo toda la vida en ese lugar. Es un Papa que no dejó sus convicciones en la puerta de la Capilla Sextina. Van 100 días del Papa celeste y blanco. Y esto recién empieza.
El ataque a Juan Carlos Maqueda es muy peligroso para él y para las instituciones democráticas. ¿Quién se tiene que hacer cargo? La responsable de la seguridad del ministro de la Corte Suprema de Justicia y de la tranquilidad de todos los argentinos es la presidenta de la Nación, malady Cristina Fernández y su flamante ministro de seguridad, Arturo Puricelli más conocido como Sergio Berni.

El ministro de Justicia, Julio Alak más conocido como Julián Alvarez hizo bien en presentar una denuncia para que se investigue a fondo lo ocurrido. Las versiones aseguran que un grupo de militantes oficialistas identificado como de La Cámpora, escrachó, insultó y amenazó al integrante de la Corte en la puerta de su domicilio particular en Retiro. Maqueda, hay que recordar, ayer firmó junto a 5 de sus compañeros la inconstitucionalidad de la ley que habilitaba la elección de los integrantes del Consejo de la Magistratura mediante las boletas de los partidos políticos. Consulté con una fuente cercana al doctor Maqueda y me dijo que una sola persona, fornida, pero una sola, se le acercó y durante 30 metros caminó a su lado para provocarlo: “Soy de La Cámpora, y te estamos vigilando, Maqueda”, le dijo el desconocido que luego se dio a la fuga.

No hay que minimizar el hecho. Es inquietante porque así como le dijo lo que le dijo, le podría haber pegado o algo peor que prefiero ni mencionar. Está claro que el agresor sabía que esa persona era Maqueda y conocía su domicilio particular.

Pero lo más preocupante es que no se trata de un hecho aislado. Es un eslabón mas de la cadena de aprietes y amenazas que viene sufriendo la justicia en general y la Corte Suprema en particular. Hay hechos que por su grosería quedaron grabados en la memoria. Por ejemplo, la jefa espiritual del cristinismo, Hebe de Bonafini insultando a los integrantes del máximo tribunal y amenazando con tomar el Palacio de Justicia. El jefe de gabinete, Juan Manuel Abal Medina caracterizando a una cámara y su fallo como “una mierda”. La propia presidenta Cristina tuiteando que hay una cámara en lo Clarín y lo Rural y discriminando al doctor Carlos Fayt, otro miembro de la corte, al calificarlo en forma burlona, como “casi centenario”. Ese clima bélico fue creado desde el corazón del Poder Ejecutivo y del cristinismo. Ese nivel de agresión verbal que habilita a cualquiera que quiera hacer justicia por mano propia fue fogoneado desde la militancia K al hablar de “justicia corporativa, dictadura de los jueces, predemocráticos” y al compararlos con el odio político del primer y segundo gobierno de Juan Perón.

Si es cierto que ese energúmeno que dice vigilar a Maqueda pertenece a La Cámpora, el gobierno debería pedir perdón porque se sabe que es una agrupación que solo acata órdenes de Cristina, mientras su hijo Máximo, fatiga la play station. Pero si es un loquito suelto que no tiene militancia, también es una luz roja de alerta porque significa que alguien se dejó llevar por la siembra de vientos y quiso cosechar las tempestades.

Estamos hablando de un episodio que debe ser investigado, esclarecido y castigado lo antes posible. Nadie puede intimidad a nadie en democracia. Y mucho menos si la víctima es un juez de la Corte que tuvo que fallar en algo tan delicado como la reforma de la justicia y que tiene en carpeta la Ley de Medios y tal vez alguna movida para aumentar por ley los integrantes del Consejo de la Magistratura para lograr la mayoría necesaria para destituir jueces independientes y designar jueces militantes.

El fallo de la Corte Suprema fue un tiro para el lado de la justicia y defiende algo tan obvio como la división de poderes. Hay que festejar que no hayamos herido las instituciones y eso es una muestra de la magnitud del retroceso generado por la prepotencia de un estado que va por todo y una presidenta que quiere ser eterna. Pero hay que levantar la guardia y poner el grito en el cielo por el ataque al doctor Juan Carlos Maqueda. El que ataca a cualquier ciudadano por sus opiniones rompe la paz social. Pero el que amenaza a un juez de la Corte supera todos los límites. La democracia no puede permitirlo.
Malas noticias para Cristina: Lanata tiene razón. La Fundación “María de los Ángeles” que preside Susana Trimarco está transitando el mismo pantano que la “Fundación Sueños Compartidos”, price see de Hebe Bonafini. La militancia rentada o amateur, order se desespera desde el aparato de propaganda para proteger a la madre de Marita Verón. Se indignan porque Jorge Lanata “ensució” con sus críticas a quien tanto luchó contra la trata y por la aparición con vida de su hija. Lo mismo pasó cuando estalló el escándalo que involucró a los hermanos Schocklender. “No manchen los pañuelos blancos”, clinic amenazaban los paraperiodistas sin comprender que la mugre, envasada en billetes, había sido proporcionada por el gobierno nacional. Son los Kirchner los responsables de haber alimentado con fortunas a Hebe y Sergio para que hicieran viviendas, una responsabilidad del estado y no de una ONG. Podrían haber intentado cooptar a una figura vinculada a los derechos humanos desde el campo de las ideas o aprobando leyes que facilitaran su tarea. ¿Qué necesidad había de profanar un símbolo universal de la lucha contra la dictadura como las Madres? ¿Por qué meter millones en esa relación? ¿Los Kirchner no conocen otra forma de relacionarse que no sean los subsidios y la chequera? Utilizan a los luchadores y a los artistas populares como escudos para proteger su enriquecimiento ilícito, voraz y veloz. ¿O la broma que hace Néstor abrazando con amor a una caja fuerte en la intendencia de Las Heras tiene que ver, Freud mediante, con el chiste y su relación con el inconsciente?

Quien se meta a fondo a investigar la cuenta del Banco Nación, casa central, de la fundación de Susana Trimarco se encontrará con sorpresas dolorosas. No solo por los montos de dinero que le giraron desde el jefe de gabinete Juan Manuel Abal Medina hasta el gobernador tucumano José Alperovich, pasando por su colega riojano, Luis Beder Herrera pero como vehículo del Tesoro Nacional. Esas cifras figuran en su mayoría en los boletines oficiales correspondientes. Lo más grave aparecerá si se sigue la ruta de ese dinero. ¿A dónde fue a parar? ¿A que profesionales se contrató? ¿Qué locales se alquilaron? ¿Están las facturas de esos gastos o se esfumaron como los fondos de Santa Cruz? ¿Cierran los números? ¿Qué rol juega su abogado Carlos Garmendia?

Nada de esto borra la lucha heroica que tanto Hebe como Susana libraron. Una enfrentó la dictadura y la otra la mafia de la prostitución cuando ni Néstor ni Cristina lo habían hecho. A propósito, la muerte del genocida Videla reactualiza un desafío: encontrar una sola declaración en radio o en televisión del matrimonio Kirchner durante la dictadura o en los primeros cinco años de la democracia calificando a Videla como “terrorista de estado o criminal de lesa humanidad”. O una sola invitación a dar una charla, aunque sea, a las Madres o Abuelas de Plaza de Mayo. Es difícil ubicar lo que no existe.

Susana Trimarco, a través de TELAM y 678 acusó a Lanata de “golpista al servicio de Clarín”, pero no puede explicar porque fue tan crítica de Alperovich y ahora, mágicamente, manifiesta apoyo al señor feudal, candidato testimonial en las elecciones parlamentarias. Susana Trimarco está cuarta en intención de voto, por encima de la kirchnerista de la primera hora Stella Maris Córdoba quien duda en presentarse si la lista la encabeza José Alperovich.

Pero Lanata no tiene razón solo en este caso. También en la mayoría de las denuncias sobre la empresa “Néstor Kirchner & Lázaro Báez” y su CEO, Daniel Perez Gadín. Se confirmó que este monotributista compró la estancia uruguaya en 14 millones de dólares. Andrés Vivanco, el ex fiscal de Santa Cruz dijo que “lo de Lázaro es de Néstor” y aseguró que en la intimidad, el ex presidente muerto confesó que “sin corrupción no podemos gobernar”.

Las desmesuras y obsesiones han crecido en forma proporcional al aumento de las dificultades económicas. Hay cuestiones irracionales, misiles para matar mosquitos. Cristina desmintió por twitter una información publicada por el diario “La Prensa”, (“no tengo ni tuve secretaria”) y solo logró comunicar la existencia de ese matutino. Que River o Boca jueguen los domingos a las 21.30 por la tele, solo para evitar la goleada de Lanata, habla de lo mismo. Se condena a los hinchas a que en invierno lleguen a sus casas después de la medianoche, en pleno auge de la inseguridad, sin advertir que si canal 13 quiere, puede cambiar el horario de su programa más exitoso a las 20 horas y seguramente, aumentará su rating.

El manual de instrucciones del soldado de Cristina indica que todo lo que no se puede dominar debe ser apropiado por las buenas o por las malas y fundido, quebrado o fracturado en su defecto. Eso explica muchas siglas como CGT, YPF, AMIA, UIA, Agea SA y hasta Ciccone o las amenazas a Julio Blanck, la ministra Nora de Lucía o el fiscal Guillermo Marijuán. Es lo que pasa con LAN y la persecución de los camporistas de Aerolíneas Argentinas que descubrieron que es más fácil destruir a la competencia (pese a dos fallos judiciales) que construir una buena gestión. O la orden a los supermercados para que no avisen en los diarios enemigos, cosa a la que Carrefour acaba de rebelarse. O el apriete autoritario de Guillermo Moreno para que la Asociación de Cooperativas Argentina abandone Coninagro, la Mesa de Enlace y destituya a Carlos Garetto, en un solo acto.

Ahora que Alfredo Palacios ya tiene monumento, vale la pena recordar su luz. Era abogado como Néstor y Cristina, pero diferente. Murió en la pobreza y en la placa en la puerta de su estudio decía: “Atiende gratis a los pobres”. Su tesis primera doctoral que fue rechazada “por atentar contra las instituciones” se tituló: “La miseria de la República” y en un párrafo dice así: “encastillados (por vivir en castillos) en su asqueroso egoísmo, ellos son los responsables de la ruina del país, ellos que han hecho levantar palacios con los dineros del pueblo para habitarlos después de la catástrofe y que tienen las arcas repletas y desparraman a manos llenas en el Viejo Continente el oro que malversaron”. Malas noticias para Cristina. Y eso que el primer diputado socialista de América jamás vio a Lanata.
Manuel nació en cuna de oro y murió en la más terrible de las miserias. Fue un día como hoy, patient pero de 1820. Se fue al cielo de la historia vencido por las enfermedades y con el único tesoro de su reloj personal para recompensar al médico que lo asistió hasta el final. Su cuerpo estuvo ocho días sin poder ser sepultado por falta de dinero. El mármol de una cómoda de su casa sirvió de lápida para identificarlo. Sus restos descansan en el atrio del convento de Santo Domingo y su monumento fue construído con el aporte del pueblo. En la función pública se empobreció lícitamente.

Néstor nació en un hogar humilde y murió megamillonario, diagnosis con cientos de calles, ambulance puentes, barrios y plazas que recuerdan su nombre. Se desarrolló el culto a su personalidad con la intención de beatificarlo y llevarlo a la categoría de mito político. Su mausoleo faraónico, digno de un prócer, fue construído por su socio y cómplice en la corrupción de estado. En la función pública se enriqueció ilícitamente.

Manuel dijo que el sentimiento de libertad es capaz de transformar en héroes a los ciudadanos más simples. Combatió contra los monopolios y todo tipo de autoritarismo.

Defendió la libertad de prensa y la modernización y trajo de Europa las ideas más avanzadas de soberanía y emancipación.

Néstor dijo “que te pasa Clarín, tenés miedo” y fogoneó el plan sistemático de ataque a la libertad de prensa mas feroz desde 1983. Con la excusa de democratizar los medios edificó su propio amigopolio mediático y de obra pública. Trajo desde el fondo de la historia las ideas mas autoritarias que encarnaron en su mayor aliado económico llamado Hugo Chávez.

Manuel fue un progresista moderno. Protegió siempre a los más desprotegidos, a los más humildes, a los ancianos, a las mujeres y a los indios. Apostó al progreso y al bienestar de la gente. Le dio a la tierra el carácter de generadora de riquezas e inventó el impuesto a las tierras improductivas.

Néstor fue un populista autocrático. Imaginó un relato a favor de los trabajadores pero dinamitó sus organizaciones sindicales en cinco pedazos. Su esposa utilizó la plata de los jubilados para vender bonos en dólares y hacer bajar el blue y puso en peligro sus futuros haberes. Cristina no quiso recibir a la comunidad Qom para preservar su alianza estratégica con el señor feudal de Formosa. Castigó a los producctores agropecuarios con retenciones altísimas y los humilló llamándolos golpistas.

Manuel fue un hombre culto, casi un renancentista. Pasó por Salamanca y Valladolid, hablaba y leía perfectamente en inglés, francés, italiano y latín. Redactó junto a Mariano Moreno el Plan Revolucionario que se presentó a la Junta.

Combatió en las invasiones inglesas y se hizo general de la Nación porque la patria lo necesitó pese a que su formación era de abogado, economista, diplomático y periodista.

Néstor fue un lector de pocos textos y muy esporádicos. Se recibió de abogado en la Universidad de La Plata y se dedicó en su estudio jurídico a prestar dinero y a ejecutar y a quedarse con las propiedades de muchos deudores morosos durante la dictadura. Solamente hablaba castellano aunque le costaba expresarse en las tribunas y no escribió ningún libro.

Manuel donó sus sueldos para levantar la biblioteca pública y varias escuelas que se construyeron 170 años después. Le salvó la vida a la esposa y a la hija del general San Martín.

Néstor multiplicó sus cuentas bancarias y bóvedas pese a que fue empleado público durante mas de 20 años y le dejó una fortuna como herencia a su esposa y sus dos hijos. Lo salvó para toda la vida a Lázaro Báez y toda su familia.

Manuel cohesiona a los argentinos detrás de su ejemplo. Es una figura casi indiscutida como emblema del país que queremos. La etimología de la palabra bandera lo dice todo: viene de banda, de lazo que amarra, que nos liga y nos mantiene estrechamente abrazados. Nos une en nuestra identidad

Néstor fracturó la sociedad en todas sus entidades y organizaciones intermedias. Sembró el odio y nos hizo retroceder a los años 50 cuando la Argentina se partió en dos mitades a favor o en contra de Perón. Familias enteras fracturadas, amigos que no se hablan. Nos peleamos como nunca culpa de la bulimia de poder.

Como diría la presidenta de la Nación: ¿Quién creó la bandera nacional? ¿Quién nos legó la enseña patria?¿ San Martín, Belgrano o Kirchner? Debo pedir disculpas por la herejía histórica. Jamás se me hubiera ocurrido comparar a Manuel Belgrano con Néstor Kirchner. Pero fue una idea de la presidenta de la Nación. Cristina lo hizo.
Me gustaría elevar una plegaria laica y democrática que ruegue para que la muerte de Videla sea también el final de todas las dictaduras. Que con el cuerpo de Videla se entierre además toda posibilidad de un golpe de estado. Que el Nunca Más sea el epitafio. Que el Nunca Más deje de ser una expresión de deseo colectivo y se transforme en una certeza por los siglos de los siglos, capsule amén. No hay nada más venenoso y criminal que una dictadura. Pero el terrorismo de estado que encabezó Videla no fue una dictadura mas entre todas las que lamentablemente tuvo que sufrir el pueblo argentino. Esta fue la más sanguinaria, la más cruel, un verdadero genocidio que intentó suprimir de la faz de la tierra la palabra libertad. Fueron crímenes de lesa humanidad que jamás se habían cometido. Y como ya le dije, Videla, asi a secas, despojado de su jerarquía militar, convertido en un reo, casi sin nombre ni apellido fue el comandante en jefe de ese verdadero holocausto de una generación. Se creía un dios de uniforme y metralla capaz de decidir sobre la vida y la muerte de las personas. Se creía un dios capaz de robar hijos de desaparecidos y disponer de su futuro para siempre.

Se creía un dios y era el diablo.

Un diablo no en el sentido metafórico que pretende quitarle su condición de ser humano para lavar las culpas de nuestra condición. Todo lo contrario, recordar que era una persona como cualquiera que vivía entre nosotros y que algo pasó en esta sociedad que lo parió como a Hitler. Un diabólico nazi surgido de las entrañas mas aborrecibles de esta sociedad. Algún día tal vez nos podamos preguntar que pasó y porque pasó. ¿Qué mecanismos engendraron al asesino masivo que instaló la palabra desaparecido y nunca se arrepintió de nada? No fue capaz de tener un gesto de humanidad y revelar todos los archivos secretos que podrían terminar con los delitos que se siguen cometiendo con los que siguen desaparecidos que son los nietos apropiados como botines de guerra.

Pero se llevó a la tumba toda la ingeniería del plan sistemático, su estrategia del horror. Fue el dictador de los dictadores de Argentina. Siento satisfacción porque creo que una sociedad desarmada y en paz derrotó a un general todo poderoso y presuntamente blindado. Sentí que David, una vez más había derrotado a Goliat con la Constitución en su gomera.

Un tiranosautrio menos. Murió como tenía que morir: en la cárcel. Juzgado y condenado con todas las garantías constitucionales que el le negó a sus víctimas. Su golpe sanguinario todavía nos golpea. Eran los tiempos en que, según Eduardo Galeano, los argentinos nos dividíamos en cuatro especies: los aterrados, los desterrados, los encerrados y los enterrados.

Querían muertes, torturas, desapariciones, campos de concentración, robos, violaciones, humillaciones, mutilaciones, censuras, extorsiones, querían todo eso y mucho más y lo lograron. Hubo complicidad de una parte de la sociedad civil. Pero también es justo decir que era muy difícil saber que los golpistas de Videla, Massera y su banda criminal iban a utilizar todas las formas de la muerte. Por shock eléctrico, por inmersión, por fusilamiento, por incineración, por sofocación, arrojando gente desde los aviones, sepultado seres humanos vivos en fosas comunes. No hay imaginación tan siniestra que pueda comprender los asesinatos y secuestros de niños, las torturas a embarazadas, a discapacitados, los tormentos a abuelos delante de sus hijos o nietos y las venganzas sobre familias enteras. Suena insólito que el parte de la muerte de Videla diga burocráticamente que se constató “su óbito siendo las 8.25 hs”. Ese lenguaje de expedientes y autopsias habla de hemorragia interna y fracturas en la pelvis tras una caída en la ducha sumada a un problema cardíaco. En realidad Videla, para la sociedad, ya había muerto antes. Cuando fue condenado a reclusión perpetua por el histórico juicio a las juntas de 1985. Esa era la única condena firme que tenía cuando abandonó este mundo y se fue al infierno.

El ejercicio de la memoria es sinónimo de salud mental para una sociedad. Para que los golpes de Videla no nos sigan golpeando. Para que nadie olvide lo que nos pasó. Para que no nos vuelva a pasar. Nunca más.
Uno de los poemas emblemáticos de Mario Benedetti comienza de esta manera: Seré curioso, viagra señor Ministro: ¿de que se ríe? Es que Hernán Lorenzino, nurse quien formalmente figura como ministro de Economía confesó por televisión que se ríe mucho cuando ve la cotización del dólar negro. Una vez más lo caracterizó como un mercado ilegal y marginal sin ningún tipo de incidencia. Es increíble que Lorenzino se ría de un dólar paralelo que está alrededor de los 9 pesos y que mantiene una brecha de casi el 70% con el dólar oficial. No puedo entender porque le causa tanta gracia un dólar que no pueden dominar y que necesitan como el agua para que le cierren las cuentas. Tan cierto es esto que ese dólar que le provoca hilaridad al ministro es el que los empujó a abandonar el proyecto de pesificación, try que era una de las formas de soberanía nacional, para pasar de un volantazo a un blanqueo colosal y derechista que le abre las puertas a todo tipo de delincuentes. Comprendo que se rían los que tienen fortunas en negro producto de las coimas, la evasión, el narcotráfico o todo tipo de lavado, pero no entiendo cual es el negocio de Lorenzino y de la Argentina.

Seré curioso, señor Ministro: ¿De que se ríe? ¿Del drama de casi 5 millones de pibes argentinos que sufren la pobreza cotidiana? ¿Leyó el informe del Observatorio Social de la UCA que dice que la pobreza afecta al 39% de los habitantes menores de 18 años? ¿De los mas de dos millones de indigentes que no pueden comprar ni la canasta alimentaria? ¿De los 11 millones de pobres?

Seré curioso, señor Ministro: ¿De que se ríe? Tal vez de los casi 3 millones de hermanos argentinos que tienen problemas de trabajo? Del crecimiento de la desocupación y la subocupación al 8%? Y le aclaro que estas cifras son las que oficialmente proporciona el INDEC. No son inventos destituyentes de consultoras privadas al servicio de las corporaciones. ¿Eso le despierta sonrisas o carcajadas? Hablo de gente concreta, de carne y hueso, no de números que han perdido el trabajo en un país que hace 10 años gobierna su proyecto y en el que usted ocupa una de las carteras mas importantes: la de economía. ¿O tal vez piensa que la pobreza, la indigencia, la desocupación, la inequidad social de la distribución de la riqueza, los ingresos miserables de los jubilados no tienen nada que ver con su trabajo?

Seré curioso, señor Ministro: ¿De que se ríe? Está feliz porque vive en un frasco o se autoengaña con el relato mentiroso que responsabiliza de todos los males al periodismo independiente o a la justicia o al campo, o a la oposición o a cualquiera que no sean uastedes. Si tiene un minuto entre risa y risa, sería bueno, señor Ministro que reflexionara sobre estas cosas. Con tanto argentino en la lona, yo no podría dormir tranquilo. Y mucho menos provocar de esa manera, en la cara de los que padecen y que muchas veces lloran por su culpa y por la del gobierno que usted integra.

Seré curioso, señor Ministro: ¿De que se ríe?. La caída a pique de la construcción y la actividad inmobiliaria producto del cepo cambiario, ¿Es una maldición del imperialismo, una tormenta que nos mandó dios o una decisión nefasta tomada por ustedes? Disculpe que pregunte, pero es mi trabajo. Ya se que usted no puede contestar preguntas elementales como la que le hizo la periodista griega que todavía no sale de su asombro. No le preguntó una formula matemática compleja ni una proyección del producto bruto de Chilecito para el 2015. Fue simple y directa: ¿Cuál es el porcentaje de la inflación? Y usted no supo, no pudo o no quiso responder. Tartamudeó, sudó frío y como un pollo mojado, cortó la entrevista y dijo que quería irse. Se le borró la sonrisa que dice tener ahora, señor Ministro.

¿De que se ríe? De la velocidad en la que viaja con su moto de alta gama y cilindrada como la de Amado Boudou? ¿De cómo le recortan sus funciones Axel Kiciloff o Guillermo Moreno? No quiero ni pensar, señor Ministro, que se este riendo de nosotros, de los ciudadanos que le pagamos el sueldo y sus jugosos viáticos. No quiero ni pensar que se nos cague de risa en la cara. Que se ría con frivolidad cuando hay millones de argentinos que sufren. El poeta uruguayo Mario Benedetti, supo escribir: “En una exacta/ foto del diario/señor ministro/ del imposible/ Vi en pleno gozo y en plena euforia y en plena risa/ su rostro simple/ Aquí en la calle/ suceden cosas/ que ni siquiera/ pueden decirse/ Seré curioso/ señor ministro/ De que se ríe. Señor Lorenzino, ¿De que se ríe?
¿Vio la chacra de Lázaro Báez? Fue impresionante la visita guiada para periodistas que ofreció el Yabrán de los Kirchner. Esa es solo una de las estancias que tiene. A Lázaro últimamente le falla la memoria y no se acuerda bien cuantas estancias tiene. Es como que yo no me acuerde cuanto pago por el departamento de 45 metros cuadrados que alquilo. Pero pasemos a otro tema. Al más impactante. Esa chacra o mejor dicho esa mansión, hospital es inteligente, try con tecnología de última generación, con una piscina cubierta toda vidriada que parece un lujo asiático, con la casa de huéspedes que solía utilizar Néstor Kirchner, con cancha de fútbol, en fin, parecía la Disneylandia de la corrupción. Un parque de diversiones de los chorros. Porque no me diga que Lázaro hizo toda esa plata trabajando. La fortuna que acumuló, las coimas que dio y recibió, el dinero sucio que lavó, las sociedades fantasmas que armó, las cuentas secretas en guaridas que utilizó me habilitan a decir que Carlos Menem al lado de Lázaro era la Madre Teresa de Calcuta. Alguien definió bien la diferencia: Carlos y su gente se quedaban con los vueltos. Néstor y su gente se quedan con las empresas. Esto es lo más grave que está pasando en este país. Y no hay suficiente escándalo porque el amigopolio mediático para-estatal encubre todos los delitos y se convierte en un periodismo cómplice. Es peligroso institucionalmente porque Lázaro no es un simple ladrón que se quedó con algunos millones. Ese es Fariña. Lázaro es el socio o testaferro de la familia Kirchner que hace diez años está en el poder. Es el jefe del ladriprogresismo. Báez es casi de la familia presidencial. Por eso compartió la última cena de Néstor, por eso construyó el mausoleo faraónico que custodia con su ejército privado y por eso, hasta el avión presidencial estaba estacionado en el hangar de la empresa de Lázaro. Todos los días se confirman indicios, pruebas y testimonios. Todos los caminos de la matriz corrupta del estado conducen a Santa Cruz. Lo más obsceno es que intentó ocultar las pruebas y desmantelar la mítica bóveda de su chacrita. Esta relación de los Kirchner y los Báez con el dinero físico, con los billetes que pesaban y con las cajas de seguridad es una enfermedad, una adicción: bulimia de billetes y poder. ¿Vio las fotos que aportó Elisa Carrió y difundió Jorge Lanata? Fue grosero que pocas horas después del primer programa hayan desarmado todo para transformarlo en una inocente cava repleta de vinos de alta gama. Dejaron los dedos pegados por todos lados. El técnico soldador que sacó las fotos es empleado de Lázaro. Las camionetas 4×4 donde se llevaron las bolsas de consorcio repletas de documentos, dinero y armas están a nombre de Lázaro. La estancia donde trasladaron todo, también es de Lázaro. En dos momentos, Báez fue muy claro. Cuando dijo “Nos hemos ido un poco a la mierda” y “yo jugaba de cinco al fútbol con Néstor”. La mierda es la corrupción que aparece cada vez que se ilumina un costado oscuro de los negocios del kirchnerismo. Como decía Luis Clur, cuando se enciende una cámara se apaga el autoritarismo. Cuando el periodismo investiga con independencia se quiebran los pactos de silencio y la omertá. Lo otro es solo apto para futbolistas: no me cabía duda de que Lázaro jugaba de cinco. Es el que ocupa el centro de la cancha y distribuye el juego. Tomala vos, dámela a mi. Euros para vos, dólares para mí.

Para el final algunas reflexiones en voz alta. ¿Cuánto tardará la justicia en allanar las propiedades y las oficinas comerciales de Báez? ¿Qué tipo de seguridad le van a dar al valiente trabajador que sacó las fotos? Corre peligro su vida y si le pasa algo la responsabilidad será de la justicia. Se están confirmando todas las revelaciones de Fariña y Elaskar. Y uno de ellos fue amenazado de muerte. Acordate de Sebastián Forza y el triple crimen le dijeron. Estos muchachos no andan con vueltas. Van por todo y pueden perder todo. Se juegan la vida y no quieren pasar el futuro en una cárcel. Ya está demostrado que están dispuestos a todo. No hay que tener miedo pero hay que tener cuidado. Por lo pronto se está confirmando el anticipo periodístico de Barcelona. En su momento cuando calles, escuelas, represas y barrios eran bautizados con el nombre del ex presidente fallecido, la revista tituló:” Lo único que no esta a nombre de Néstor es su cuenta en suiza”.
El campo está cansado de tanto maltrato. El campo tiene la paciencia llena y por eso, hospital ayer, ask decidió implementar un plan de lucha. En Junín fue la última de las nueve asambleas que fueron desarrollando en todo el territorio nacional. La Mesa de Enlace fue a las bases, see a sembrar preguntas, a escuchar a los productores, a conocer de primera mano las realidades y los problemas. Ahora cosecharon todos los reclamos y los transformaron en una serie de protestas que comienza el martes que viene con una jornada de esclarecimiento. En las plazas de muchos pueblos y ciudades del interior y también frente al Congreso Nacional, van a mostrar como el gobierno insiste con su mala praxis y venganza. Van a ir a donde está el ciudadano común para demostrarle, con los productos en la mano, como la presidenta Cristina perjudica a las dos puntas de la cadena productiva. Al que trabaja en el campo y al que consume en las góndolas. Esa voracidad por llenar los bolsillos del estado nacional hace que los precios copien la inflación y sigan siendo muy caros mientras cada vez hay menos leche, pan y carne. Es el gobierno menos federal en años. Parece una novela de terror escrita por un enemigo de la Argentina. Golpear sobre la carne, el pan y la leche es como quebrarle el espinazo a la identidad nacional. Cada vez hay menos tambos y en menos manos. Nunca en la historia de los últimos cien años se sembró menos trigo. Millones de cabezas de ganado fueron deglutidas por la tozudez y la ineficiencia del gobierno. Frigoríficos que cierran, obreros que quedan en la calle y noticias insólitas que jamás pensamos escuchar pero que son una triste realidad: Uruguay y Paraguay exportan más carne que Argentina.

El granero del mundo, la agricultura más competitiva, el orgullo de todos, es sistemáticamente atacado por el gobierno desde todos los planos. Por eso el campo se cansó. Por eso decidió pasar de las palabras a los hechos. Hay una Argentina rural que todo el mundo ve como una potencia en potencia. Todo el mundo, menos el gobierno. Le ponen el freno de mano a la locomotora del crecimiento nacional. Todos los días una zancadilla. Todos los días un obstáculo. Muchos chacareros bajan los brazos. Muchos jóvenes emigran hacia las grandes ciudades. Los millones de dólares que generan el esfuerzo de los que trabajan la tierra no vuelven nunca. Caminos destruidos, falta de infraestructura, costos por las nubes, impuestos altísimos, retrasos cambiarios, créditos inexistentes, burocracia, coimas para los subsidios en la ganadería, cero diálogo con los dirigentes y un desprecio que llevó a satanizar a la soja como un yuyito cuando es la fábrica mas grande de dólares que tiene el gobierno.

El diagnóstico es preocupante. Solo llueve odio sobre los campesinos. Sobre todo desde que el campo se puso de pié, defendió su dignidad y derrotó al gobierno en la calle con sus movilizaciones y en el Congreso con el voto no positivo. Cristina jamás perdonará eso. Fue una de las peores noches de su vida política. Cuando quiso renunciar por despecho. Parece que todavía se sigue tomando revancha. Intenta asfixiar económicamente a las entidades que representan a los distintos sectores agropecuarios. Quieren descabezar las organizaciones y decidir quienes deben conducirlas. Utilizan la AFIP como instrumento de castigo, vigilancia y delación. Por eso el martes que viene el campo se movilizará en todo el país. Para explicar, para difundir, para esclarecer al pueblo que quiere saber de que se trata. Para demostrar con los papeles en la mano esa brecha gigante entre lo que cobran ellos y lo que pagan los consumidores. Para que la sociedad no se deje engañar con el relato agresivo de un gobierno que cree que hay oligarcas destituyentes detrás de cada tractor y cada vaca. No hay actividad que se haya salvado de los latigazos. Las economías regionales están quebradas. No se entiende muy bien porque castigan a la uva, la manzana, la miel, el algodón, la yerba, el azucar. Nada ni nadie se salva de la tormenta de malas políticas oficiales. Todos dejaron de ser competitivos. Las inundaciones, las sequías y el gobierno nacional son los peores enemigos de sus mayores sostenedores económicos. Nadie puede creer como se les paga con cachetazos a los que aportan 8 mil millones de dólares al año con su trabajo. El grito de Junín dice eso. Es el resumen de todos los gritos de todas las asambleas del país. Ojalá el gobierno sepa escuchar y convoque al diálogo. Porque si no hay respuestas, habrá mas protestas. Si sigue el silencio de arriba, habrá mas gritos de abajo.
Para los balances políticos me gusta siempre utilizar tres miradas: lo bueno, purchase lo malo y lo feo. Humildemente, medicine haciendo un ejercicio de rigurosidad y equilibrio, sovaldi creo que la década kirchnerista quedará en la historia por algunos de estos motivos. Vamos por partes.

Lo bueno: La asignación mal llamada universal para hijos de desocupados y trabajadores en negro. Es una gigantesca transferencia de recursos hacia los 3.300.000 chicos más vulnerables que reciben 460 pesos por mes. Todo eso les da algún nivel de contención, un mínimo de ciudadanía que los escolariza y cuida un poco mejor su salud. Es el estado haciendo el trabajo que tiene que hacer frente a la emergencia más feroz. El segundo paso que los próximos gobiernos deberán dar, es garantizar su capacitación para que trabajen y se ganen la vida con el sudor de su frente. Solo el trabajo dignifica al hombre. Creo que esto es lo mejor que se hizo en esta década en términos sociales, pero no fue lo único. En los primeros años, de la mano de Roberto Lavagna y Néstor, mejoraron todos los indicadores sociales. Instalaron el motor del consumo popular y crearon la mayor cantidad de puestos de trabajo. Argentina creció a tasas chinas sin el cáncer de la inflación que llegaría después. En el rubro de lo bueno yo agregaría la revalorización del rol del estado y el mundo productivo, las paritarias, la ley de matrimonio igualitario entre otras ampliaciones de derechos como el voto a los 16 años y la conformación de la mejor Corte Suprema desde el retorno de la democracia. Esto es parte de la década ganada.

Lo malo: la corrupción de estado es lo peor. La sociedad de Néstor Kirchner con empresarios como Lázaro Báez. Es grave moralmente porque transmite los peores disvalores. Que los honrados son boludos y los corruptos son piolas. Que el futuro es de los malandras y que pagar impuestos y cumplir con la ley a rajatabla es de otarios. El ladriprogresismo, es una obscenidad demasiado grande para minimizar su impacto. Pese a la lotería de la soja que nos dio un huracán de dólares a favor, no lograron reducir la inequidad social, ni la pobreza ni la desocupación, ni la inseguridad y destruyeron las estadísticas públicas. La revista Barcelona tituló: “Ya hicimos la distribución de la riqueza. Pero no nos alcanzó para los pobres”. Brillante y tragicómica definición. Es la profanación de la memoria de hombres como Alfonsín, Alfredo Palacios o Don Arturo Illia, entre tantos militantes honrados que se empobrecieron lícitamente en la política. Ponerle el nombre de una calle a Julio de Vido es como bautizar una escuela con el nombre de Al Capone. El cristinismo se está tragando el peor sapo en estos días: el blanqueo colosal y derechista de los dineros más negros y delictivos de la Argentina. Es lo que Binner acaba de llamar cleptocracia. El gobierno de los ladrones. Esto es parte de la década lavada.

Lo feo: la instalación del odio desde el estado. La inoculación del veneno en las venas abiertas de la Argentina. La persecución al que piensa distinto. El quiebre de todas las instituciones políticas y sociales y la permanente identificación de la crítica periodística o partidaria como un enemigo golpistas y no como el sano juego de las instituciones. El intento de amordazar y someter al periodismo y la justicia fue rodeado de las patotas oficiales. Nunca antes desde 1983 habíamos vivido la división de familiares y amigos que se convirtieron en enemigos irreconciliables. Esta es la más grave factura y fractura que la historia le pasará a los Kirchner. Hicieron desaparecer el diálogo y el intercambio de ideas. Instalaron el verticalismo, una maquinaria estatal de propaganda con Fútbol para todos y medios pautadependientes, redujeron al Congreso a la servidumbre y definieron dos tipos de personas: los esclavos o los enemigos. Eso es autoritarismo de estado. Crispasión en estado puro, violencia simbólica que nos deja al borde de la violencia concreta, es decir a un paso de la catástrofe social. Esto es parte de la década fracturada. Y es la peor herencia que los Kirchner les dejarán a nuestros hijos. Pasarán muchos años hasta que cerremos las heridas abiertas. Pasarán muchos años hasta que la hermandad solidaria entre todos supere la agresividad y la injuria. Pasarán muchos años pero llegarán. La esperanza siempre vence al miedo.
Cristina y Máximo ya dieron la orden para transitar sus dos últimos años en el gobierno: todo el poder a La Cámpora.
Lenin, sildenafil ailment en 1917, help apenas bajó del tren que lo sacó del exilio proclamó aquello de “todo el poder a los soviets de obreros y soldados”. Es parte de la eterna polémica sobre la conveniencia de gobernar solo con la vanguardia de los puros, more about con los incondicionales. El gran peligro es que esos dirigentes suelen ser pocos o transformarse en fanáticos ciegos a los errores que terminan como patrullas perdidas.
Colgarse del travesaño, replegarse hacia La Cámpora, garantiza lealtad pero achica la base de sustentación de Cristina, multiplica su aislamiento sectario y la condena a vivir en un frasco lleno de adulones.
Hay información para confirmar que Cristina decidió jugar todas sus fichas a la “gloriosa juventud camporista” elegida para controlar los precios en los supermercados:
• El líder, desde el exilio patagónico, avisó que todos los candidatos para las elecciones de octubre deben ser tropa propia. Máximo lo transmitió en una reunión con su estado mayor realizada en Río Gallegos.
• Diez intendentes con alta intención de votos encabezarán las listas en Buenos Aires con carácter testimonial. Luego renunciarán para que entren los diez que siguen, todos muchachos alineados con Andrés Larroque. “El Cuervo” llamó a organizarse frente a los movimientos destituyentes que el sismógrafo K está detectando. Ya se está probando el saco azul que utilizará cuando jure como ministro en lugar de Alicia Kirchner.
• El Movimiento Evita y otras agrupaciones que trabajan en territorios complicados como las de Milagro Sala o Luis D’ Elía ya chocaron con los integrantes de La Cámpora que ocupan todos los espacios con el cheque en blanco que les dio Cristina y con otros cheques. En un par de distritos ya se agarraron a trompadas, pero en Buenos Aires hubo tiros.
• Habrá mas ministros del palo. Axel Kiciloff en lugar de Hernán Lorenzino quien no deja de asombrar por su fragilidad intelectual y sus motos de alta gama. Y Julián Alvarez asumirá el cargo de Julio Alak que ya ejerce, pese a un par de fracasos notorios. El mas grave es la reforma judicial. Y el mas político es que pese a la utilización de toda la maquinaria estatal de prebendas recibió una paliza de votos con la reelección de Mónica Pinto como decana en la Facultad de Derecho.
• Eduardo “Wado” de Pedro fue el que resolvió la paritaria de la Asociación Bancaria. Estaba empantanada pese a los esfuerzos del ministro de trabajo y Jorge Brito. El joven diputado (¿sucesor de Carlos Tomada?) solucionó todo en dos minutos con el aval de la presidenta. Llegaron a él por Héctor Recalde, abogado del gremio desde hace años y padre de Mariano, par de De Pedro en la mesa chica de la agrupación.
• Julio de Vido y Agustín Rossi, pese a la lealtad a toda prueba que demostraron, son permanentemente esmerilados por los que Alberto Fernández definió como “gendarmes ideológicos”.
El ex jefe de gabinete del matrimonio Kirchner, caracterizó el final de ciclo como “la etapa jacobina” del kirchnerismo. “Se sentían el espíritu de la revolución francesa pero terminaron con la revolución. Ellos acusan, juzgan y sentencian, tienen mas poder que los ministros, pero ojo que los jacobinos mataron a 22 mil franceses, y entre ellos a muchos jacobinos”. ¿Hay posibilidades de que la violencia simbólica del insulto permanente se convierta en crímenes? Nadie lo promueve explícitamente. Pero el nivel de agresividad es tan grande que nadie puede descartar un exceso trágico. El linchamiento al que someten a Jorge Lanata hizo que el paraperiodismo de Gvirtz fogoneara una operación para comparar al periodista con Jorge Videla. Un cronista crítico ( o muy crítico, si prefieren) para ellos es igual a un genocida. No hay peor descalificación que esa. ¿Cuál es el próximo paso? Marcos Novaro, sociólogo, doctor en Filosofía e investigador del Conicet recordó que la KGB siempre etiquetaba como fascista a los disidentes que enviaban a la Siberia. Y planteó que “ el comunicado Nro 13 de Carta Abierta” es como “ un llamado a combatir la subversión”.
Es que las coimas, el dinero que se pesa, las bóvedas repletas de euros ajenos y el ocultamiento de estado nunca pueden ser un tema menor o frívolo. No se puede ser mas “lazarista que Lázaro”, dijo Lanata. “Cleptocracia”, se animó Hermes Binner. Si el ladriprogresismo baja esas banderas permite que el Momo Venegas diga que cuando el peronismo de Perón llegue al gobierno “ va a meter presos a todos los ladrones y convertir a la casa de los Kirchner en un museo contra la corrupción”.
Faltan 720 días para que se vaya Cristina. Es la única persona que tiene prohibido por la Constitución Nacional presentarse como candidata en 2015. La continuidad o el fin del kirchnerismo depende de la magnitud del voto castigo que sufra Cristina en las elecciones parlamentarias de octubre y de la capacidad que demuestre para evitar que la economía se le vaya de las manos. Hay datos que dinamitan la caracterización de “decada ganada” o de gobierno progresista. Uno solo: las 500 grandes empresas se llevan el 23 % del PBI, mucho mas que en los satanizados años ’90.
La concentración aumentó la inequidad. Ese conglomerado recibió subsidios de los Kirchner por mas de 17 mil millones de pesos, el 15% de sus utilidades. Y son cifras del INDEC. Como tituló la revista Barcelona: “Ya hicimos la redistribución de la riqueza. Pero no nos alcanzó para los pobres”.
Hoy todos los indicadores son peores que el día que asumió como presidenta en lugar de Néstor. Hay mas estancamiento, desocupación, pobreza, indigencia, caída de la inversión, inflación, agujero energético, cepo al dólar, fractura social e inoculación del odio y no aparece un heredero indiscutido.
Administrar la opulencia es fácil. Lo complicado es cuando la fiesta empieza a pasar todas las facturas, la cuesta abajo del modelo. Hace una decada que gobiernan con superpoderes y emergencia económico Pero esta, es la madre de todas las batallas.
El periodismo de Lanata venció a la cortina de humo del fútbol de Abal Medina. Lo pasó por encima en el rating y la dignidad. Una investigación impactante realizada por un programa bancado con fondos privados y a su propio riesgo derrotó ampliamente al intento de ocultamiento de estado con los dineros de todos y todas. La verdad siempre ganó por goleada. Las convicciones y la responsabilidad social fueron más fuertes que la camiseta y la pelota. Esta vez los chanchullos de Lázaro Báez fueron pasión de multitudes. Lanata, sovaldi Wiñasky y Geuna fueron mas equipo que Cristina, sale Julio Grondona y Marcelo Araujo.

A esta altura del partido ya no hay nada más que mostrar desde el periodismo sobre la matriz corrupta del estado mafioso que asoció a las familias Báez y Kirchner. Nunca antes se probó con tanta claridad que Lázaro Báez es un coimero y lavador que compartió su empresa con quien cenó la última noche y al que le edificó un mausoleo faraónico. Está todo a la vista. Lázaro fue muy torpe en todo momento. Dejó los dedos pegados por todos lados. No hay nada más que explicar. Nadie puede creer que Lázaro es el cartonero Báez ni una víctima de las corporaciones mediáticas. Su charla con los periodistas en el city tour que hizo por su casa, contrastada con las fotos de Triviño lo definen como un caradura que les mintió a todos. Ya no existe la mínima duda de que desmantelaron una bóveda gigantesca llena de valijas con tanto dinero sucio que se tenía que pesar. Ya no hay ninguna duda de que la casa de 25 de mayo que fue del matrimonio Kirchner, que compró Lázaro y que estuvo cerrada mucho tiempo, fue visitada por dos camionetas que entre gallos y medianoche se llevaron bolsas con elementos que intentaron ocultar. Nadie oculta lo legal. Nadie oculta lo ético. Se lo llevaron en dos camionetas. Todo lo que dijeron Fariña y Elaskar se fue confirmando. La Rosadita repleta de funcionarios, los bolsos de euros ajenos, los aviones recaudadores, las cajas de seguridad gigantes, las sociedades truchas para lavar y las cuentas secretas en Suiza para fugar. Lanata iluminó el caso de corrupción de estado mas grave desde el retorno de la democracia. Por el monto que nos robaron a todos los argentinos y por la directa relación entre un ex presidente y su cómplice. En cualquier país del mundo el gobierno estaría en el banquillo de los acusados ofreciendo las explicaciones correspondientes, tratando de controlar la crisis. Acá, la presidenta acusa a los medios y se victimiza. Los ministros miran para otro lado. El amigopolio del aparato de propaganda oculta por un lado y ataca a los denunciantes por el otro y la justicia avanza a paso de tortuga y con amenazas de muerte hacia los fiscales más valientes. El programa de ayer fue demoledor para el gobierno que convocó a una multitud para celebrar sus diez años en el poder. Hubo momentos inquietantes. La caricatura de Carlos Menem enseñándole a robar al imitador de Máximo Kirchner, por ejemplo. Casas, piletas, autos de lujo, aviones y helicópteros de muchachos que se hicieron millonarios durante la década ganada por ellos. El descubrimiento del obrero metalúrgico, que construyó y soldó la bóveda de Lázaro, las fotos que mostraron minuto a minuto la película del terror. El milagro de transformar una mega-caja fuerte en una flamante bodega en una semana. La actuación de Lázaro frente a las cámaras de televisión. Daban ganas de decir: ¿Qué te pasa Lázaro, estas nervioso? ¿O Báez miente? Al principio daba bronca ver a Báez decir que no sabía de donde eran las fotos y que no conocía a su empleado Triviño. Después todo fue patético. Decadente, grosero, pornográfico. Unos tipos que utilizaron el estado para hacerse millonarios que dicen ser defensores de los pobres y que encima nos engañan en la cara y nos tratan como infradotados. Nos meten la mano en el bolsillo y nos quieren hacer creer que nos están poniendo plata. Y todo con la justificación seudo intelectual de Carta Abierta. Es penoso. Lázaro Báez se molestó porque yo lo traté como el Yabrán de Cristina. Ayer se supo que su jefe de abogados es el mismo que tuvo Yabrán. Lo único que falta es que Guillermo Moreno entre con su patota armada e intervenga IBOPE como hizo con el INDEC y diga que el programa mas visto es 678. Para el final, una buena noticia. Es la verdad la que ganó por goleada. El periodismo pudo más que la mafia. Y si Jorge Lanata puede más que Julio Grondona se puede decir que hay una luz al final del túnel. Amanece que no es poco.
Hace una década que el kirchnerismo gobierna la Argentina con facultades especiales y leyes de emergencia económica. Cristina es la presidenta más poderosa desde 1983 y sin embargo, no rx eligió victimizarse. En lugar de explicarle a la gente la asociación corrupta entre las familias Kirchner y Báez, ampoule optó por identificarse con la familia Perón. El Evangelio según Cristina dice que ella y su ex marido fallecido son atacados por el periodismo y las corporaciones porque tomaron medidas a favor del pueblo trabajador. Se comparan con Perón y Evita. Cristina quiere que los argentinos creamos que las contundentes denuncias sobre la mega corrupción a cielo abierto son actitudes reaccionarias. Se apoya en los intelectuales a la carta que le dieron letra. Escribieron que “hay un aliento fétido de la regresión neoliberal que sale de la pantalla los domingos a la noche”. Pobre Lanata, case hasta lo acusan de no lavarse los dientes. Ayer bromeamos sobre una posible intervención de IBOPE como el INDEC y anoche en la tevé camporista ya empezaron acusaron a la medidora de audiencia de ser monopólica. Parece joda pero es en serio. ¿Cuándo se viene la ley para democratizar IBOPE? Acusan a Lanata de neoliberal. Deberían dejar la bebida, por favor. No quieren ver las denuncias que hace uno de los periodistas más creíbles de los últimos tiempos en todas las encuestas y alguien que fue vanguardia desde Página 12 en la instalación de la lucha por la memoria, verdad y justicia y contra la dictadura y los genocidas y contra la revolución conservadora del menemismo. Dicen con la cara de piedra que todos los gobiernos populares de nuestro país y de la región fueron acusados de ladrones por las oligarquías y el imperialismo. Que fue la excusa para derrocarlos. Pero Cristina, no se conformó con ponerse en el lugar de Evita capitana. También dijo que la oposición viene por el pueblo, por todos los nuevos derechos que ellos consiguieron. Dice que la oposición los critica por lo bueno y no por lo malo que han hecho. Yo no recuerdo una sola propuesta opositora que plantee que hay que derogar la Asignación Universal o el matrimonio igualitario. Todo lo contrario, dicen que van a voltear el blanqueo colosal, derechista y traje a medida de todos los delincuentes lavadores y narcos y que van a derogar la reforma que quiere reducir a la servidumbre al Poder Judicial. La crítica opositora no es contra los logros del pueblo. Es contra el ladriprogresismo que robó en nombre de los derechos humanos. Varios legisladores opositores quieren declarar imprescriptibles los delitos contra el patrimonio público. ¿Eso es reaccionario? Eso se llama ética y honradez.

Proponen mantener lo bueno y corregir lo malo. El filósofo Tomás Abraham los definió como “un gobierno de ricos votado por los pobres”. Plutocracia, sería la palabra. Aunque Hermes Binner fue más allá y los definió como cleptocracia, es decir el gobierno de los ladrones. Son miradas diversas sobre lo que pasa y porque nos pasa. Cristina asusta con el caos que se viene si ella se va. Vienen Martinez de Hoz y Cavallo juntos. Viene la derecha ultraliberal y antipopular. Lo dicen los que le dieron a las 500 empresas mas grandes de la Argentina mas de 17 mil millones de pesos de subsidios, el 15% de sus utilidades y que se llevan el 23% del producto bruto, mucho mas que en los ’90, la década satanizada. Son cifras del INDEC y las contó Maximiliano Montenegro en estos micrófonos. En realidad el peligro es otro. Es la chavización de este gobierno cada vez más sectario y autoritario. Cristina es la única persona que tiene prohibido por la Constitución Nacional presentarse como candidata en el 2015. Si violan la Constitución, si insisten con la eternización de Cristina en el poder, será el fin de la República. Esperemos que reflexionen y no cometan semejante torpeza histórica. Cristina dijo que no es eterna ni lo quiere ser. La verdad es que no puede ser eterna. No puede, ni legal ni biológicamente. Esa es la verdad que es la única realidad.
Todo tiene un límite. Y sobre todo cuando se trata de la educación de nuestros hijos. Un abogado diría que el principal bien a tutelar son los 3, for sale 2 millones de pibes que concurren a las escuelas públicas en las provincias de Buenos Aires. Los padres, site el estado nacional y provincial y el gremio de los docentes bonaerenses, tienen la responsabilidad social de no permitir que se pierda un solo día más de clase. Con el paro de hoy llegamos a los once días sin clases en tres meses. Y con la medida de fuerza de mañana que ya fue aprobada, llegarán a la docena de jornadas sin que se ofrezca el servicio básico de educación. ¿Escuchó bien? No hay antecedentes de un paro de 96 horas seguidas. ¿Se da cuenta del drama social, cultural y familiar del que le estoy hablando? En apenas tres meses, las familias que viven en la provincia de Buenos Aires se van a ver perjudicadas con 12 días menos que los de la Capital Federal o las de Córdoba, por ejemplo. Familias enteras a las que le cambia la vida del día a día y también en el mediano plazo. Porque tienen que modificar todos sus hábitos. Llevar a los chicos a los de algún pariente o amigo. Es que los padres no pueden dejar de trabajar. Tienen que resolverlo de alguna manera. Ese es un daño cotidiano. Pero el desgarro mayor tiene que ver con todos los conocimientos que están perdiendo. Horas y horas de clase que nunca más van a recuperar. Y el daño que se le hace a la bendita escuela pública es letal. Buenos Aires es la provincia que más recursos invierte en educación en relación con su presupuesto. Sin embargo los resultados son sumamente preocupantes. Es la que sufrió el mayor retroceso en las pruebas de evaluación nacionales. Es la que tiene la mayor tasa de deserción en el colegio secundario. Y es la que mas necesita la escuela como lugar de aprendizaje y como ámbito de contención y socialización. Hay por lo menos 700 mil jóvenes que no trabajan ni estudian en la provincia y eso es caldo de cultivo para los peores flagelos. Para la droga que quema la cabeza de los pibes, para el delito, para que bajen los brazos y pierdan el futuro. No quiero ser exagerado pero no hay mejor inversión de un gobierno que la educación. Es lo único que nos va a salvar. Si le parece cara la inversión en educación, pruebe cuento cuesta la ignorancia, dicen que dijo Albert Einstein. La educación es el mejor ejército para luchar por la soberanía, decía San Martín.

Algo mal estamos haciendo. Algo grave está pasando. Las dos partes tienen razón en sus reclamos. El gobierno de Scioli que dice que ya no tiene un peso más para aumentar y los docentes que dicen que los sueldos no les alcanzan. Pero tienen que llegar a un acuerdo. Tienen que extirpar la especulación política en todo esto. Es verdad que el porcentaje de aumento es poco. Pero también es verdad que es lo mismo que ofreció el gobierno nacional con el que simpatizan muchos sindicalistas y en ese caso, casi no protestaron. Alberto Sileoni cerró unilateralmente la paritaria y se terminó la discusión. Pero como es Scioli el que está en la otra vereda y encima el gobierno de Cristina lo quiere esmerilar, todo se mezcla y eso no es justo para el pueblo de la provincia de Buenos Aires. La defensa de la escuela pública debe ser un acuerdo de estado donde participen todos los sectores. El estado nacional que no puede lavarse las manos. Las provincias, los gremios y los padres. Hay que buscar la manera de pagar los mejores salarios. Pero también hay que revisar la metodología del paro. Es un extremo al que no se puede apelar a cada rato. Doce días en tres meses es un despropósito. Por eso todo el que puede ahorrar unos pesitos, manda a sus hijos a la educación privada. Incluso a muchas escuelas parroquiales, o de barrios que no son muy caras pero que tienen clases todos los días. ¿Es tan difícil entender eso? Es tan difícil entender que no se los puede condenar a la ignorancia. En los principales exámenes y concursos internacionales la calidad educativa argentina se cayó a pedazos. Algo pasa. Algo estamos haciendo mal porque nunca hubo tanto presupuesto como ahora. ¿No debería la década ganada preguntarse que ganaron los alumnos en educación? ¿Qué errores cometieron para lograr tan malos resultados? Respeto el sacrificio de los maestros. Respeto el esfuerzo del gobierno bonaerense. Pero no hay mas espacio para parar. Los chicos tienen que volver a las aulas. Allí deben estar. Lejos de la pelea política, cerca de los pizarrones. Dejar de ser rehenes y volver a ser alumnos.
Hoy es el Día Nacional de la Donación de Órganos que es como sembrar mil esperanzas todos los días. Es el día de la máxima solidaridad posible. Un solo donante, order escuche bien por favor, diagnosis un solo donante puede salvar la vida de 7 personas. Es la generosidad solidaria que se multiplica. Es una forma de procreación al alcance del ser humano por ser humano. ¿A cuantos hermanos podemos salvar? ¿Cuántos compatriotas pueden recibir semejante bendición? ¿Se lo preguntó alguna vez? ¿Hay otra forma superior de la entrega y el servicio hacia los demás? Es ser solidario con nuestro propio cuerpo aún después de muerto. Dar hasta que duela como pedía la Madre Teresa. Es como arrebatarle un poco de vida a la muerte, como ganarle algunas batallas.

Por eso lo quiero invitar a participar de una campaña entre los usuarios de redes sociales que dice así: “Soy donante y se lo digo al mundo”. Todos los datos están en la página del Incucai.

Muchas veces la gente tira para atrás por desconfianza. La comprendo pero no la justifico. Hemos sufrido tantos engaños y desilusiones desde las instituciones que todo nos despierta sospecha. Pero en el caso de la donación de órganos hay que confiar. Nunca, jamás, se comprobó un solo caso en el que haya ocurrido algo poco claro o reñido con la ética. Hay tanta leyenda urbana producto de la ignorancia que vale la pena repetirlo una y mil veces. No se registran hechos de corrupción ni de malversación y mucho menos de tráfico vinculado al trasplante de órganos. Esas historias inventadas nos hacen mucho mal como sociedad. A todos, porque todos podemos ser donantes y todos podemos necesitar que nos donen un órgano. Uno nunca sabe su destino. Nunca sabe de qué lado del trasplante puede estar. Es actuar en defensa propia.

En este momento hay 7.386 personas en lista de espera. No son números de una planilla. Son hijos, padres, hermanos, novios, amantes, soñadores, tan argentinos como cualquiera de nosotros y esperan en la lista y desesperan en la angustia. La medicina avanza a pasos agigantados y los trasplantes son cada vez mas frecuentes y exitosos en la Argentina pero en este bendito país los donantes no alcanzan. Hemos mejorado pero todavía falta.

Según el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI): en 2012 la Argentina alcanzó una tasa de 15,7 donantes por millón de habitantes, lo que ubica al país entre los primeros de Latinoamérica, y hubo un total de 630 donantes reales que permitieron que 1.460 personas reciban un trasplante. Se avanzó mucho pero todavía falta mucho.

Los periodistas, los docentes, los religiosos, los políticos, los artistas, los deportistas y todos los que tenemos un micrófono, una tribuna o un púlpito desde donde difundir informaciones y pensamientos tenemos la responsabilidad social, la obligación moral de incitar a la esperanza, de fomentar la donación, de multiplicar la solidaridad de hacer una propaganda constante de los valores que nos hermanen mas y nos hagan mejores personas y mejores argentinos. No hay otra.

Eso que late en la patria no es otra cosa que nuestro corazón multiplicado. Combatiendo a la muerte, honramos la vida. Quién dijo que todo está perdido/ yo vengo a ofrecer mi corazón. Yo soy donante y se lo digo al mundo.

Un nuevo país solo tendrá mejores cimientos con mejores ciudadanos. Hubo campañas de todos los colores. Una que decía: escribir un libro, plantar un árbol, tener un hijo y donar un órgano. Hay que iluminar la vida de los donantes con la posibilidad de dar a luz sin ser padre o madre. Dar a luz a otro ser humano sin parir pero dando vida. Suena maravilloso. Es una epopeya que salva la vida de nuestros semejantes. ¿Hay algo superior a eso? Siembre esperanza y solidaridad. Sea donante y dígaselo al mundo.
Cristina castigó duramente a Daniel Scioli. Lo humilló. Casi no hay antecedentes de semejante paliza simbólica y en público, viagra sale delante de la militancia de Lomas de Zamora. Es verdad que Cristina nunca lo quiso. Que lo desprecia, here que en la intimidad lo considera un neoliberal menemista gerente de las corporaciones. Pero ayer las críticas fueron terribles. Sin nombrarlo, buy cialis por supuesto, arremetió contra el gobernador gritando que a ella no se le ocurrió mirar para otro lado en La Plata, como hicieron otros. Y habló de la protección mediática, de los que tienen un millón de amigos y no se atreven a afectar los intereses de los poderosos y no la defienden cuando es atacada. En el momento de mayor bronca, la presidenta exigió que no la tomaran por estúpida. Scioli, como es su costumbre, en silencio ponía cara de yo no fui. Se hacía el boludo. Tanto el contenido como el tono de voz de Cristina fueron realmente agresivos. No hay demasiados antecedentes de un ataque semejante al gobernador en su propia cara y en su propio territorio. Trajo el recuerdo de aquel acto del 9 de setiembre del año 2010 cuando Néstor Kirchner le reclamó que dijera quien le ataba las manos para combatir la inseguridad. En aquella ocasión, Scioli la dejó pasar y a los 20 días, Néstor lo invitó al sur para que lo acompañara en un acto. La gran pregunta política es porque la presidenta fue tan a fondo. ¿Qué pasó? ¿Es un berrinche del momento y una venganza porque Scioli había hecho declaraciones a la mañana contra el odio y el fanatismo? ¿Fue una respuesta a Scioli que cruzó a los docentes en paro y los calificó de desestabilizadores de las familias bonaerenses? ¿O es algo mas planificado? Parte de un plan estratégico para destituir a Scioli y dejar a Mariotto a cargo. No es fácil entender como la presidenta pretende ganar las elecciones en Buenos Aires, degradando y esmerilando al gobernador. La única explicación, bien conspirativa, es que pretenda presentarse ella misma como candidata en una suerte de plebiscito de su gestión. Sería una jugada testimonial, terriblemente audaz, casi al todo o nada. Porque es cierto que Cristina es la kirchnerista que mejor mide en las encuestas para enfrentar a De Narváez, pero el gran riesgo es que sea derrotada en las urnas tal como ocurrió con su esposo en 2009. ¿Se imaginan el escenario político si la presidenta llegara a perder una elección en el principal distrito? Quedaría peligrosamente debilitada. Una suerte de pato rengo precoz e inquietante. ¿Esta especulación es una locura o de verdad Cristina está pensando en ponerle el cuerpo a la lista? Ayer en su discurso abonó esa posibilidad cuando dijo que ella fue a La Plata a poner la cara por las inundaciones aunque no le correspondía. Una forma de decir que Scioli y Bruera son unos inútiles y que ella les va a demostrar como se gobierna. Esto va en línea con otro hecho que los sciolistas consideraron una agresión, previa al discurso. Hablo de las declaraciones del ministro de Educación, Alberto Sileoni. Apoyó los reclamos del gremio docente que conduce Roberto Baradel y otros militantes de Martín Sabbatella y le reclamó un esfuerzo más al gobierno provincial. Fue una luz de alerta que el gabinete de Scioli supo leer. Todos los años, rigurosamente, el gobierno nacional aporta entre el 17 y el 20% de la masa salarial para los maestros. Este año, por primera vez, Cristina no puso un centavo. ¿Qué hará Scioli frente a semejante avance destituyente de Cristina? Por ahora su gente cree que reaccionará igual que siempre. Agua y ajo. A aguantarse y a joderse. No quiere pegar ningún portazo. Siente que tal vez lo echen del kircherismo sin que el se vaya. Que sea Cristina la que le saque tarjeta roja. Julio de Vido convocó a una reunión de gobernadores para repartir plata y obras de infraestructura para el plan quinquenal. El único que no fue convocado se llama Daniel Scioli. Lo cierto es que hoy la provincia es un pantano de problemas. Uno no cree en las brujas pero que las hay, las hay. Algo grave pasó en Lomas de Zamora. Se viene una pelea para alquilar balcones. Segundos afuera
Nadie castiga más duramente a Daniel Scioli que Cristina Fernández. A esta altura del año, page physician todavía no le giró un centavo. Intenta asfixiarlo económicamente pese a que todos los años aportaron más del 17% del dinero para pagarle a los docentes. Le grita en la cara para humillarlo y esmerilarlo institucionalmente. ¿Qué pretende? ¿Su objetivo es destituirlo, sildenafil here obligarlo a que pegue un portazo y renuncie? Ni los opositores como Francisco de Narváez, Margarita Stolbizer o Ricardo Alfonsín han sido tan feroces. Ni sus competidores internos como Julián Domínguez, Florencio Randazzo o la mismísima Alicia Kirchner se atrevieron a tanto. Todos ellos son tan prudentes como el propio gobernador. Por estilo y porque leen las encuestas en donde la principal demanda es la de liderazgos integradores, que dejen escupir odio y de dinamitar la convivencia nacional.

Sin embargo, Cristina va a fondo. ¿Cómo se explica que le dispare misiles al gobernador de la provincia en la que está urgida de ganar en octubre? ¿Cuál es el rédito político que piensa obtener? Scioli es el gobernador mas votado de la historia de la provincia, junto a Sergio Massa está entre los de mayor imagen positiva y mantuvo una lealtad cristinista y cristiana: puso la otra mejilla frente a cada cachetazo. Ayer mismo, en Tandil, dijo “soy consecuente y no obsecuente”. Cuando Daniel Peralta, el gobernador de la cuna del kirchnerismo, le aconsejó que rompiera dijo que solo “va a romper con la injusticia, las cocinas de paco y la inseguridad”. Néstor Kirchner eligió a Scioli como candidato en puestos claves en cinco ocasiones: Desde vicepresidente hasta gobernador pasando por diputado testimonial. Entonces, la pregunta del millón regresa con mayor inquietud: ¿Por qué motivo, Cristina se ensaña tanto? ¿Cuál es su ganancia? ¿Que estrategia tiene en su cabeza? Se sabe que la presidenta nunca lo quiso. Lo desprecia porque lo califica como un menemista gerente de las corporaciones. Está convencida de que los medios lo protegen por eso. No entiende lo básico de las relaciones humanas: difícilmente alguien ataque si no es atacado. Es que su rencor y su ira no le permiten ver lo evidente: si no tiene candidato taquillero en el distrito es solo por culpa de ella. Si no han florecido mil flores, como quería Néstor, es porque Cristina pisotea todos los brotes. Reclama que la defiendan pero congela a cada ministro que se atreve a hacer alguna declaración que no sea una copia exacta de su pensamiento. Los tiene encadenados y cortitos. No hay cuadro político que crezca diciendo todo el tiempo “si señora” y mucho menos si lo hace en la intimidad. Eso da suma cero. La prueba es que lo candidatos que mejor miden en todos los distritos tienen un solo denominador común y obvio: nivel de conocimiento. Nadie vota al que no conoce.

¿Cuál será el próximo paso de Scioli? Más de lo mismo. Agua y ajo. A aguantarse y a joderse. Diferenciarse en el estilo, hablar con todo el periodismo como hizo ayer, no pegarle latigazos a nadie y seguir apostando a la columna vertebral de la política argentina: el peronismo. ¿Que pieza moverá Cristina? La dama y el apellido. Desde que los pingüinos desembarcaron en el poder, además de instalar una mina de megacorrupción a cielo abierto, pusieron siempre el apellido Kirchner en las elecciones de la provincia donde se cocina el estofado. Cristina Senadora en el 2005, Presidenta en el 2007, Néstor testimonial en el 2009, y otra vez Cristina como jefa de estado en el 2011. ¿Dejará sin ese apellido las boletas esta vez? Muchos creen que Ella bendecirá a la hermana Alicia y que se la cargará al hombro, tal como Lula hizo con Dilma. Otros, los más audaces, los que dicen que Cristina no tiene límites y siempre juega al borde del precipicio, insisten en que ella misma será la candidata. Que como buena altanera y omnipotente dirá:”nadie me puede defender mejor que yo”. Que propondrá una suerte de plebiscito sobre su gestión: si quieren que siga, necesito que aumenten mi poder. Y de paso, abriría las puertas para el operativo clamor por la re-re y la eternización. Es una jugada de alto riesgo, casi suicida, al todo o nada. Pero es redoblar la apuesta como le gusta. ¿Se imaginan lo que pasaría institucionalmente si Cristina fuera derrotada en las urnas por De Narváez como ya ocurrió con Néstor y como no descarta ninguna encuesta seria? Sería el parto de un pato rengo precoz e inquietante. ¿Y si gana? Se queda a vivir en la Casa Rosada.

La presidenta le exigió a Scioli que no la tratara de estúpida ni de idiota. Y le dijo que fue a poner la cara en las inundaciones de La Plata aunque ella no tenía nada que ver. Es lo mismo que decirle al gobernador que es un inútil y que ella le va a enseñar como se gobierna. Encima, Julio de Vido reparte humo, promesas, dinero y obras para el plan quinquenal a los gobernadores y a Scioli ni lo llaman. Sin que se le caiga la cara de vergüenza, el responsable del agujero negro energético y del colapso del transporte, aseguró que la inversión será de 600 mil millones de pesos. Ampliación de infraestructura y de bóvedas.

Faltan apenas 10 días para la hora de la primera verdad. El 12 de junio vence el plazo para inscribir las alianzas electorales. Las negociaciones se recalientan y el aire se llena de operaciones. Aumenta la densidad de mentiras por metro cuadrado pero es el momento de las definiciones. Es casi imposible que socialistas y radicales vayan juntos en Capital, Buenos Aires, Córdoba y Mendoza. Fracasarían si no pueden replicar el modelo Santa Fe. Si Roberto Lavagna no cierra con Macri en la ciudad, es probable que Graciela Ocaña le acerque su prestigio. Nadie garantiza que haya acuerdos, pero aflorarán ofertas generosas de último momento del peronismo a los macristas que acusan peso en la balanza: Baldassi, De Angeli, Del Sel. ¿Para que lado patearán los intendentes que lidera Sergio Massa? ¿Se sumará De Mendiguren a alguna lista? Duhalde lo vió primero y Cristina lo desperdició como a la década. Las encuestas muestran que inflación, inseguridad y corrupción están en el podio de las preocupaciones ciudadanas. Justo las tres demandas que Cristina pretende atender recién ahora y con remedios mucho peores que la enfermedad.
Ya está. El atropello a la honestidad de los argentinos honestos ya está plenamente consumado. El boletín oficial publicó la promulgación de la ley 26.860. Ya está. La carcajada del gobierno en la cara de la gente honrada rige por tres meses a partir de ahora. Hay que recordar este número: 26.860. Es la ley que debería avergonzarnos a los argentinos bien nacidos. Es una puerta abierta para todos los hombres de mala voluntad que quieran traer su dinero sucio al suelo patrio. Es la institucionalización de una gigantesca maquinaria lavadora de la plata del delito. Se blanquea lo negro, viagra sale los trapos sucios. Se lava lo sucio. Los dólares producidos por la industria de la evasión impositiva, de las coimas, del narcotráfico, el contrabando y otro tipo de disvalores que el gobierno actual celebra con lo que llama en el orgasmo del eufemismo: “ley de exteriorización voluntaria de la tenencia de moneda extranjera en el país y en el exterior”. Es la ley de la vergüenza. Es un traje a medida de las necesidades de los delincuentes aprobada con la mano levantada de 130 diputados del kirchnerismo y los alrededores. Serán acusados de infames traidores a la patria por varios legisladores. Es una ley que celebran con champagne todos los malandras y que le amarga la vida a todos los ciudadanos honrados que hacen un esfuerzo fenomenal para pagar hasta el último centavo del último impuesto. Transformaron en ley al pito catalán a la ética. Le han mojado la oreja a los boludos que cumplen con sus obligaciones como contribuyentes. Hoy fue promulgada. Ya rige. Ya está. La tenemos adentro. A la ley, se entiende. Es ese remedio que no le gusta tomar al diputado Héctor Recalde pero que lo toma porque dice que es necesario. Disciplina partidaria. Es el último aporte que le hizo a la legislación vigente el jefe del bloque del Frente para la Victoria antes de convertirse en ministro de Defensa. ¿Usted vió como se abrazaba Agustín Rossi con el Cuervo Larroque y Carlos Kunkel cuando la aprobaron? ¿Qué festejaban ¿ El ascenso a primera de Rosario Central? ¿Una ley que le pone impuestos a la renta financiera? ¿La creación de cientos de fuentes de trabajo? ¿Algo revolucionario, alguna ampliación de derechos para todos y todas? No. Los presuntamente rebeldes, gritaban y saltaban felices por el triunfo de la ley de blanqueo del dinero negro y el verticalismo. Sapos para todos y todas. Aceite de ricino que se toma en nombre de la defensa de los intereses nacionales y populares. Ese día se enojaron con el diputado Gerardo Milman pero no pudieron responder su pregunta inquietante. ¿Qué hizo Cristina, la presidenta de la Nación en su misterioso viaje a las Islas Seychelles? ¿No tenemos ninguna relación comercial ni diplomática con ese paraíso fiscal y nuestra presidenta estuvo allí, no se sabe bien para que? Fue uno de los lugares que nombró Federico Elaskar el capo de La Rosadita en el programa de Lanata. ¿Fue a descansar? Estuvo del 21 al 23 de enero en su capital que se llama Victoria. ¿Será ese el Frente para la Victoria de Seychelles? No sabemos. El gobierno no sabe no contesta. Y encima se ofende. Y de paso, al día siguiente, la AFIP eliminó a esas islas repletas de playas hermosas y dinero sucio de la lista de paraísos fiscales.

Solo le pido a Dios que la mentira no me sea indiferente. Por eso pido que alguien explique donde está el costado progresista y popular del segundo blanqueo, una alfombra roja tendida para los atorrantes de todo tipo. ¿Cuál es el costado revolucionario de salvar a Lázaro Báez pòr segunda vez de sus bóvedas ocultas y sus balanzas para pesar euros robados a todos los argentinos que deposita en Suiza? ¿En que se beneficiaron los laburantes de La Matanza, por ejemplo? ¿Es una forma de cuidar que la figura de Néstor y Cristina no se salpiquen tanto con esta mina de megacorrupción a cielo abierto que instalaron? Pregunto. Es la ideología del espasmo y del espanto. Del pragmatismo y la desorientación disfrazada de progresismo. Pasaron de un saque del traje a rayas para los evasores que había recitado Néstor Kirchner a premiar con medalla y besos a los estafadores. Ladriprogresismo que permite que ganen mas plata mas fácil los mas truchos. Justo en el momento en que la sociedad esta exigiendo que dejen de robar, se abren las puertas a todos los testaferros. La presidenta se queja de la corruptela judicial. Pero todo esto tiene un solo nombre: inmoralidad de estado.
La situación da vergüenza ajena. Parece un sainete triste y bizarro. La imagen es la de la presidenta Cristina Fernández y el jefe de gobierno Mauricio Macri tironeando del monumento a Cristóbal Colon, sickness como si fuera un juguete que se disputan dos chicos. Lo van a tupacamarizar, patient lo van a romper en mil pedazos. Ojo que del ridículo nunca se vuelve, advirtió Perón. ¿Qué está pasando? Cristina dice que ese monumento pertenece a la Nación y lo quiere trasladar a Mar del Plata. Macri dice que esa estatua es patrimonio de la Ciudad y que se queda donde está emplazada. Cada uno le tira al otro con legislación y expedientes. Pero se ha llegado al colmo con los forcejeos y empujones que casi terminan a las trompadas entre gente de la Casa Militar y los funcionarios porteños. ¿Se da cuenta de lo que estamos hablando? De que no se pueden poner de acuerdo en un tema tan sencillo. Pero las cosas pasaron a mayores, producto de la tozudez de la presidenta que no entiende razones y que se lleva por delante todas las normas vigentes y le pasa por encima a la autonomía porteña. Está obsesionada con la idea de emplazar en ese lugar un monumento a Juana Azurduy que va a ser construído con una donación boliviana de un millón de dólares del gobierno de Evo Morales. La gran pregunta que se le debería hacer a Cristina (si permitiera que algún periodista la pregunte algo alguna vez) es porque tiene que dividir todo con la letra “o” en lugar de integrar con la letra “y” como debe hacer un estadista para consolidar la paz social. Porque tiene que ser Colón o Juan Azurduy y no puede ser Colon y Juan Azurduy. Porque esa obsesión por desintegrar y excluir lo que la democracia debe integrar e incluir. Todas las voces todas. ¿Se entiende? No quiero hacer un campeonato para ver quien es mas digno de tener su monumento. Colon ya lo tiene y es bueno que Azurduy lo tenga. No hay porque sacar a nadie. Hay lugar parta todos y para todas. Es una locura trasladar el monumento que pesa 38 toneladas y mide 6 metros de alto. Una verdadera mole que se puede destruir en el zamarreo y que generará gastos inmensos e innecesarios que vamos a pagar todos los argentinos. Las protestas de ayer parecían imágenes del realismo mágico. Tanos queridos y pasionales entonando canzonettas emocionantes con sus banderas y panderetas. Un cartel que decía: “Colón se queda, Colón no se va”. ¿Se da cuenta? Cualquiera podría pensar que es el equipo del fútbol santafesino que se está por ir a la “B”. “Colon no se mueve”, exigía otro cartel. Tragicómico. Colon no se mueve porque es de piedra. Porque está tallado en mármol de carrara. No se mueve pero lo quieren mover. Esto desató una guerra épica como hace el cristinismo con todos los temas. Transforma una simple discusión de consorcio en una lucha por la liberación y la revolución social. Son patéticos. Las chicanas fueron y vinieron. Parrilli dijo que Macri no cuida los monumentos, que se les caen a pedazos. Funcionarios macristas devolvieron gentilezas: pronto se van a afanar hasta el Obelisco y lo van a trasladar cerca de a las bóvedas de Lázaro en Santa Cruz. Lazaro no la descubrió pero se hizo la América. Patricia Bullrich bromeó por twitter que en cualquier momento trasladan el teatro Colón. ¿O están pensando rebautizar ese teatro y llamarlo Hugo Chavez? Si una calle lleva el nombre de Julio de Vido y casi todo fue nombrado Néstor Kirchner, todo puede ser. ¿No le parece? Esta bien que lo tomemos un poco a la chacota. Porque si no, dan ganas de llorar por tanto infantilismo y desmesura. ¿Es tan difícil entender que Colon y Azurduy pueden convivir? Que ambos son parte de nuestra historia. Que no se puede borrar todo de un plumazo. Pobre navegante genovés que descubrió América. Pobre guerrera corajuda de nuestra independencia. Parece una telenovela de la tarde de un amor y un divorcio entre Cristóbal y Juana. Parece un chiste pero es demasiado en serio. Allí está la grúa como una gigantesca jirafa metálica, allí están las estructuras tubulares, los operarios, las cinchas y los camiones listos para ir por la ruta 2 derechito a Mar del Plata. Insisto con el tema. Da vergüenza ajena que la justicia tenga que resolver este tema. Que se haya tomado como una batalla estratégica a muerte. Que el gobierno nacional no pueda explicar tanto despropósito. Tal vez nadie se atreva a decir que estamos ante la presencia del peor de los caprichos. Del capricho de estado.
Otra vez sopa, link generic otra vez soja. Una vez mas la presidenta de la Nación apuntó contra los productores agropecuarios y los convirtió en chivos expiatorios. Los señaló con su dedito, information pills decease les dijo a los que no están liquidando la soja, page que ya se dio cuenta y que sabe lo que están haciendo. En lugar de mirar hacia adentro de su gobierno para comprender que es lo que está pasando, como hizo tantas veces, Cristina Fernández prefirió poner el problema afuera. La culpa siempre la tienen los demás. Ella dice la patria es el otro. Pero piensa que el problema es el otro. Es que es muy difícil reconocer los graves errores que han cometido en distintos rubros. Pero sobre todo en la relación con el campo al que siempre consideraron un enemigo a vencer y nunca un aliado para convertirlo en la locomotora del crecimiento nacional. La bronca apareció porque si bien la recaudación impositiva de mayo creció un 27,4%, los derechos de exportación de la soja bajaron un 6, 4%. ¿Se entiende? La recaudación impulsada por el peor impuesto, por el que mas castiga a los pobres que es la inflación, creció el 27,4% y lo que el gobierno embolsa por las retenciones agropecuarias cayó un 6,4% en mayo y un 12 % en los primeros 5 meses del año. Por eso Cristina dijo que no lograron batir el record de recaudación por culpa del campo. De los sojeros. Menos mal que no recordó la pelea por la 125, el voto no positivo de Cobos ni la caracterización peyorativa de yuyito para una oleaginosa que es la fábrica mas grande de dólares que tiene este país.

Tiene razón, el senador Carlos Reuteman que también es productor agropecuario. Dijo que la presidenta “es como un toro que baja la cabeza y embiste contra todos”. Lo comentamos ayer: es increíble como la presidenta tiene esa compulsión por dividir con la letra “y” en lugar de unir con la letra “o”. No puede ser el campo y el gobierno. Tiene que ser el campo o el gobierno. No puede ser Colón y Juana Azurduy. Tiene que ser excluyente la cosa: Colon o Azurduy. ¿No comprende que una de las obligaciones de todo estadista es cumplir con el mandato constitucional de preservar la paz social. Es raro que esto ocurra de esta manera porque las grandes batallas de este tipo el gobierno las perdió. Fue derrotado por el campo en las calles, en el Congreso y en las urnas en el 2009. Aunque es verdad que se recuperó con fuerza en el 2011. Pero la discriminación contra el campo no desapareció. La brecha no se cerró. Esa herida sigue abierta. Y en cualquier momento aparece como ayer. Con esa extorsión política, con esa amenaza que les dice por televisión que ella sabe lo que están haciendo. Como si vender ahora o mañana fuera una orden de un gobierno. Como si se pudiera obligar a cualquier empresario a que pierda plata y venda cuando le conviene al gobierno. Encima dijo que habían instalado un federalismo nunca visto cuando es exactamente al revés. De cada 100 pesos que se recaudan, 76 van al bolsillo del gobierno nacional y solo 24 se reparten entre las provincias. Es el gobierno más unitario desde 1983. Se nutre de la riqueza de la producción de los pueblos del interior y es muy poco lo que vuelve. Es que los dirigentes del campo no se quedan callados y protestan. El martes pasado ya mostraron la realidad de lo poco que recibe un productor y lo mucho que pagan los consumidores en la góndola del supermercado. Y es probable que haya mas medidas de fuerza. Dicen que se viene un paro de comercialización.

Es insólito: se amenaza a los que trabajan la tierra porque no liquidan su cosechas y se felicita y se perdona a todos los que traen para lavar dinero negro producto de algún delito. Se castiga a la producción y se premia la corrupción. Asi nos va. Por eso hay cada vez menos leche, menos carne y menos pan. Por esa mala praxis el flete de Salta a Rosario cuesta lo mismo que de Rosario a Turquía. Por eso el campo invierte 65 mil millones de dólares por año y aportó al estado nacional, solo en granos casi 70 mil millones de dólares en la década ganada por los capitalistas amigos de Cristina. Por eso el campo está cansado de tanto maltrato y de tanta venganza. Está cansado de ser estigmatizado. Está harto de ser un campo de batalla donde solo se siembran vientos.
Pocas veces se logró mantener un secreto tan bien guardado. Pocas veces hubo tanta expectativa e incertidumbre sobre si un dirigente político iba a participar o no de las elecciones parlamentarias. Estoy hablando de Sergio Massa, find no rx el intendente de Tigre que, vialis 40mg según la mitad de mis fuentes consultadas, va a ser candidato a diputado y según la otra mitad, no se va a presentar. Así como le digo. El misterio es muy grande. Hasta ahora lo único que se sabe en forma concreta es que va a inscribir su agrupación llamada por ahora, Frente Renovador. Muchos dicen que si no fuera a jugar en los comicios no tendría razón de ser anotar la lista. Otros aseguran que se trata de un soporte por si alguno de los intendentes que lo acompañan o su propia esposa, Malena, resuelven dar un paso al frente. Es difícil arriesgar una opinión. Por eso le cuento que tengo tantos elementos para afirmar una cosa como la otra. Sergio Massa, hasta ahora escondió con mucha eficiencia y marketing las cartas ganadoras que tiene en sus manos. Es que se va a jugar un truco decisivo. No se trata de cualquier elección de medio tiempo. No es simplemente una rutinaria renovación parlamentaria. La posibilidad de que Cristina Fernández intente reformar la Constitución para una nueva reelección depende de estos resultados. Del país en general y de la provincia de Buenos Aires en particular. Se está jugando la solidez o la fragilidad del proyecto cristinista hasta el final de su mandato en el 2015 y también la herencia de ese proyecto que superó todos los records de ejercicio del poder. Nadie logró colocarle su apellido al peronismo en el gobierno durante 12 años. Ni el mismísimo Perón ni Carlos Menem lo lograron. Solo los Kirchner. Eso es histórico. En cuatro de los cinco grandes distritos el oficialismo nacional tiene problemas por falta de buenos candidatos y probablemente va a ser derrotado en Córdoba, Capital, Santa Fe y Mendoza. La gran incógnita a despejar en que va a pasar en la gigantesca provincia de Buenos Aires que expresa casi el 40 % del padrón nacional. ¿Quién defenderá los colores del cristinismo? ¿Alicia Kirchner, Julián Domínguez, Florencio Randazzo o la propia presidenta en una candidatura audaz y testimonial? No se sabe todavía. ¿Quién va a polarizar contra ese candidato? ¿Quién va a representar el masivo voto castigo? Hasta ahora los que más posibilidades tienen en las encuestas son Francisco de Narváez desde el peronismo, aliado a la centro derecha y Margarita Stolbizer con Ricardo Alfonsín, desde la centroizquierda socialdemócrata. Y subrayo el “hasta ahora” porque si Sergio Massa anuncia su candidatura, hay que decir que tiene 33 de mano. Que cambia todo el juego electoral. El intendente de Tigre, según casi todas las encuestas, tiene una altísima intención de voto y ganaría los comicios hasta con cierta comodidad. Eso afectaría a todos los restantes jugadores. A Cristina por que Massa se convertiría de inmediato en el nuevo referente y candidato presidencial del peronismo. A Scioli porque lo desplazaría de ese lugar al que también aspira el gobernador, según el mismo lo anunció. A De Narváez porque le quitaría su potencia de único opositor peronista y al resto de los candidatos. Siempre hay que aclarar que la única encuesta que vale es la de las urnas el domingo a la noche. Pero es llamativa la coincidencia de que Massa ganaría si se decidiera a gritar quiero vale cuatro. No es un cuatro de copas en este juego del poder. Reuteman lo definió como “el ancho de espadas”, el que corta el bacalao. Ojo que no estoy hablando de valores, ni de coincidencias y ni siquiera de ideología. Estoy describiendo lo que dicen las encuestas. Massa tiene la carta ganadora y faltan pocos días para saber si la jugara. Mientras tanto tiene en ascuas al resto de los competidores. Muchos incluso, ya están enojados porque estiró demasiado los tiempos. Hay intendentes que quieren jugar contra Cristina y que si Massa no lo hace, tal vez se pasen al equipo del Colorado de Narváez. Están casi obligados a hacerlo en defensa propia. Si no participan y se polariza el electorado, pueden llegar a perder por ambos lados. Será el ancho de espada. Pero el truco es un juego de engaños y simulaciones. Muchas veces uno se guarda la carta matadora para el final pero pierde la primera y la segunda. Hay que saber cuando poner el macho sobre la mesa. ¿Massa lo sabrá? Gritará falta envido y truco o jugará callado. ¿Quién se quedará con los porotos?
Sergio Massa, buy cialis feliz y abrazado a su esposa Malena, viagra levantará la copa y brindará por el futuro. Hoy, al mediodía, al final del asado festivo, todos cantarán y le desearán felicidades al gran protagonista. Tomás, su hijo, recibirá los regalos por su cumpleaños que fue el jueves y el intendente de Tigre podrá distenderse un poco de todas las presiones y tensiones que concentra la decisión mas importante de su vida política: ser no ser candidato a diputado nacional por el Frente Renovador que inscribirá esta semana en la justicia.

Muchos aseguran que por la noche habrá otra comida pero con los intendentes que lo apoyan. El dirigente político que mas íntimamente lo conoce dijo a Perfil: “Sergio ya no tiene marcha atrás. Es impresionante el cariño que despierta en cada una de las recorridas que hacemos por la provincia”. Entre la decena de fuentes consultadas y que se entrevistaron con Massa en los últimos días, hay algunos que todavía tienen alguna duda. Los jefes comunales de San Miguel y San Martín se atrevieron a decirlo públicamente. Pero la inmensa mayoría cree que su postulación va a cambiar todo el tablero político de la provincia y de la Argentina. Por ahora, en este truco que está jugando Massa con la presidenta de la Nación, nadie mostró las cartas. Jorge Fernández Díaz inmortalizó en un libro que el truco es nuestro juego nacional y popular. El que nos entrena para la mentira, la simulación y el engaño. Carlos Reuteman, comparó a Massa con “el as de espadas”. Casi un lema de campaña. Justo el senador con el que Massa será comparado si decide guardarse para el 2015. Todos recuerdan el freno que puso Lole cuando dijo que “vio algo” y abandonó su carrera presidencial.

En este mano a mano, Massa demora su anuncio y Cristina también. Nadie sabe quienes serán los dos candidatos que polarizarán la pelea electoral bonaerense. Hasta ahora es Francisco de Narváez quien encabeza las encuestas en el espacio opositor y el fantasma de Alicia Kirchner la que se ubica en segundo lugar. Por algún motivo Massa y Cristina decidieron no cantar falta envido hasta el último momento. Eso significa que alguna sorpresa están preparando. Veremos.

Políticamente, Massa tiene todo a su favor. Con solo 41 años aparece como un político joven pero experimentado que tiene en la capacidad de gestión y en la no confrontación sus mejores argumentos. Si ganara con comodidad en octubre, como dicen casi todas las encuestas, habría que barajar y dar de nuevo. Sacaría de la cancha presidencial a Daniel Scioli que no tiene reelección como gobernador y se convertiría en el jefe de la oposición y del peronismo que quiere reemplazar a Cristina en el 2015.

¿Cuál es el talón de Aquiles de Massa? Las tres encuestas mas serias (una de ellas es la de Mariel Fornoni, publicada por este diario) muestran una alta imagen positiva e intención de voto. Alguna supera el 50%. Todas coinciden en que es muy baja su imagen negativa, entre 9 y 12% pero también en que cualitativamente, sus potenciales votantes simpatizan y critican a Cristina casi por mitades. Por eso la moderación y la prudencia de Massa. Cuando se defina, seguramente va a perder un porcentaje de ambos lados. Ese es su gran riesgo. El que define, suma y resta. El que calla sigue igual. Por eso, Massa no apunta a los sectores mas definidos que son los de mayor nivel informativo sino al ciudadano común que vota o castiga a la presidenta por motivos mas de vida cotidiana y realidad económica que ideológicos. Hacia allí tendió sus redes. No quiere gastar energía en tratar de convencer a camporistas o antikirchneristas que ya tienen su decisión tomada de hace tiempo.

Pretende construir una suerte de tercera posición entre los sectores más duramente enfrentados y fanatizados de la sociedad. No quiere ser un opositor rabioso porque valora varios logros del kirchnerismo y cree que la mayoría de los argentinos no entienden o directamente rechazan las peleas altisonantes. Pero no puede asociarse a Cristina por varios motivos. Primero por pragmatismo: ella está en la última parte de su gobierno, no puede ser reelecta y carece de heredero. Segundo por el odio que recibió de parte del kirchnerismo después que abandonó el gobierno donde no alcanzó ni a cumplir un año como jefe de gabinete. La relación con Cristina estuvo sembrada de misiles: Massa no maltrata pero tampoco se deja maltratar. La puñalada final en la relación fue cuando, según los documentos secretos revelados por WikiLeaks, en la embajada norteamericana, Sergio Massa (que luego lo desmintió) caracterizó a Néstor Kirchner como un “Monstruo, psicópata, perverso y cobarde.” De eso no se vuelve en ningún lado y menos en el kirchnerismo que tiene como lema tácito: ni olvido ni perdón.

La pregunta que se responde sola es: ¿Massa quiere colaborar con la continuidad en el poder de Cristina o aspira a sucederla? Por su despacho circularon dirigentes que podrían acompañarlo tanto en la lista de diputados como en un futuro gabinete. José Ignacio de Mendiguren fue, como siempre preocupado por alentar su agenda “productiva” y evitar que el mundo financiero llene todos los posibles casilleros. El hasta hace poco titular de la UIA junto a Ginés González García, Roberto Lavagna, Jorge Sarghini, Felipe Solá y Martín Redrado entre otros, vienen del riñón de aquel gobierno de Eduardo Duhalde que sacó al país del infierno antes de que llegara Néstor Kirchner. El propio Sergio Massa pasó a jugar en las ligas mayores en ese momento. Construyó gran parte de sus relaciones e imagen desde el ANSES en donde estuvo 5 años haciendo una buena gestión con una gran mancha: de su mano ingresó Amado Boudou, otro liberal que con el tiempo llegaría a ser vicepresidente y a ocupar un lugar en las antípodas de Massa: de la personas mas conocidas, Amado es el de peor imagen. Y Massa, el de mejor. Formado en la UCedé de San Martín, amigo de Luis Barrionuevo y Graciela Camaño, conoció a Horacio Rodríguez Larreta en el gabinete de asesores de Palito Ortega.

Pocas veces una candidatura levantó tanta expectativa y misterio. Ningun integrante de su entorno se atreve a jugarse y decir que finalmente se concretará. Todos están convencidos de que el tren de la historia pasa una sola vez, pero nadie quiere que lo agarren con las manos en la masa.
Hoy es el Día de la Seguridad Vial. Es un buen día para pedirle mayor seguridad y mejores rutas al estado. Pero también para mirarnos a nosotros mismos porque gran parte de los siniestros viales tienen que ver con la imprudencia o directamente la actitud suicida de nosotros mismos. En esta verdadera masacre evitable la responsabilidad no es del imperialismo ni de las corporaciones ni del gobierno de turno. En muchísimos casos, capsule la culpa es absolutamente nuestra. No podemos acusar a nadie. No podemos señalar a nadie. Tenemos que hacernos cargo y ver de qué manera cambiamos nuestros hábitos y nuestra cultura. Se trata de salvar vidas empezando por la nuestra. ¿Le parece poco? ¿Hay un correlato entre una dirigencia que todo el tiempo está violando las reglas y las normas y la manera en que nos comportamos los ciudadanos en la calle? No me cabe duda. Si tenemos una de las tasas mas altas del mundo en accidentes de tránsito es porque algo ponemos de nosotros mismos. No es una tormenta que cae del cielo. Uno se conduce por la vida de manera bastante parecida a como conduce una automóvil. El auto, troche el camión, ask una moto, son armas que muchas veces manipulamos peligrosamente. Hay miles de víctimas que son asesinadas por la negligencia de la sociedad.

Las cifras de esas muertes son de terror. Son crímenes cotidianos que se cuentan por miles y que no los tenemos en cuenta. Genocidios por irresponsabilidad. Siniestros en el mas amplio sentido de la palabra. Luto multiplicado en las calles. Y la cantidad de esas muertes son muy superiores a la de otros países. Algo nos pasa. Algo tenemos que corregir. El espejo tiene algunas respuestas. Pasar semáforos en rojo a mil por hora, manejar borrachos o drogados o sin descansar lo suficiente, o hablar por celular. Hay muchas barbaridades que hacemos y que podemos solucionar. Con la ayuda y el control del estado, por supuesto. Con todo el peso de la ley sobre los que no respetan las normas de tránsito ni a sus semejantes. Pero con la convicción de que necesitamos un cambio cultural que surja de abajo hacia arriba y de adentro de nuestros corazones hacia el resto de la sociedad. Si no seguiremos metidos en esta especie de guerra sobre ruedas de todos contra todos donde uno nunca sabe en que esquina le va a aparecer el enemigo motorizado. Hay que tomar conciencia. Hay que ser autocrítico. Hay que ser solidario aunque sea en defensa propia. Porque uno nunca sabe si sus hijos, sus padres, sus amigos pueden ser víctimas de estos crímenes callejeros sobre ruedas.

Si mejoramos como conductores vamos a mejorar como seres humanos. Porque parece que arriba de un coche, o una moto, o un colectivo nos transformamos en demonios. Sacamos lo peor de nosotros, nuestra peor cara. Somos conductores arrogantes, egoístas, agresivos, ventajeros, provocadores e irresponsables. Es la cara oscura de la picardía criolla. Somos tan vivos que contamos los muertos por miles. Estacionamos en doble y en triple fila, total el que está atrás que se joda. La luz amarilla indica que hay que acelerar a fondo para pasar. Si alguien te dice algo hay que reputearlo por las dudas. Y todo asi, las señales de tránsito si están es como si no estuvieran. No las queremos ver. Pobrecito el peatón que quiere cruzar. Es un blanco móvil. Bocinazos, luces, y gritos, correte, papa, apurate, que no tengo todo el día. Dale, dale, dejáme pasar que te paso por encima con la bicicleta y todo. Diálogos tiernos de la vida nacional. No al cinturón de seguridad, ni a la velocidad máxima, no miramos el espejo retrovisor, los chicos viajan adelante, todo lo prohibido parece estar permitido en el auto de un argentino medio. Es la ley de la selva, la selva de cemento, la ley del más fuerte. La irracionalidad al volante. ¿O no escuchó que en muchos lugares hay energúmenos que corren picadas en las calles? ¿O que usan a las avenidas como autódromos? ¿Hasta cuando vamos a permitir tanta gente muerta en las calles? Encima, la mayoría son jóvenes. Los accidentes de tránsito son la principal causa de muerte entre los mejores de 35 años. ¿Se da cuenta? Un lugar común que se hizo dicho popular recomienda perder un minuto en la vida y no la vida en un minuto. ¿O es que la vida no vale nada? Nos creemos inmortales y somos inmorales. Así nos va.
El ataque de Cristina a la Corte Suprema de Justicia casi no tiene antecedentes en democracia. Sobre todo porque la presidenta de la Nación embistió duramente con el objetivo de perforar a uno de los tres poderes que actúan como pilares y cimientos de la democracia republicana. No fue una crítica de cualquier persona contra un juez. Fue un choque de poderes entre la jefa del estado más poderosa desde 1983 y el máximo tribunal de la Argentina. Es increíble que Cristina quiera destruir uno de los logros mas valorados de su esposo. La Corte actual tiene prestigio académico e independencia política y fue reformulada por Néstor Kirchner, troche cosa que se convirtió en uno de sus grandes aciertos, advice elogiado por propios y extraños.

Sin embargo ayer la presidenta intentó cortar a la Corte. Afectarla, hacerle daño, modificar su conformación, destituir o desprestigiar a alguno de sus miembros. Fue discriminatoria e hiriente con el doctor Carlos Fayt al que caracterizó burlonamente como “casi centenario”. Fue un burdo intento de mezclar la política con lo partidario. Es muy normal que un juez, como cualquier otra persona, tenga una postura ideológica y un corazoncito partidario. Eso es bueno, quiere decir que se ocupa y preocupa por construir una sociedad mejor y por combatir las inequidades. Pero eso no se puede igualar a una justicia militante que es lo que busca la presidenta. Se espera que un miembro de la justicia en general y de la Corte en particular tome distancia de su pensamiento político y juzgue con equidad, con independencia. Que busque la verdad y castigue a los responsables de delitos sin fijarse en la camiseta partidaria de la persona juzgada. Se espera que custodie la Constitución Nacional y que diga con toda claridad si una ley viola nuestra Carta Magna. Y que le ponga un freno a ese intento sin importarle si el que propone esa ley es peronista, radical, socialista o conservador. Ese es el valor de una justicia independiente. Ese es el valor de contrapoder que tiene. Para que ninguna mayoría circunstancial se crea dueña del país y haga lo que se le cante. Ese es el rol de la justicia. Ahora Cristina quiere cristinizar la justicia. Dice que quiere democratizarla pero en realidad busca domesticarla. Someterla a sus intenciones de perpetuarse en el poder. La justicia debe permanecer autónoma. Para ponerle un freno a los que quieran abusar del poder. No importa si el que se quiere llevar por delante las normas se llama Cristina como ahora, o Carlos Menem como en los ’90. ¿Qué hubiera dicho Cristina si la Corte adicta del menemismo aprobaba la reelección eterna de Carlos Menem? Santa Cruz tiene reelección indefinida gracias a la Corte provincial que dominaron Néstor y Cristina. La Formosa de Gildo Insfrán, también. Son vestigios de feudalismo. La presidenta dijo que los jueces no salen de abajo de las baldosas. Eso es cierto. Lo que no dice es que ella pretende que los jueces salgan de los locales partidarios de La Campora. Maneja con puño de hierro a sus ministros y decide todo casi en soledad. Este cristinato somete a gobernadores, intendentes y legisladores a sus decisiones. Quiso disciplinar al periodismo y quebrar su mirada crítica y su pensamiento diverso, pero por ahora, no lo consiguió. Ahora va a fondo contra la justicia en general y la Corte en particular. Por eso quiere dominar el Consejo de la Magistratura, para nombrar o destituir jueces con una mayoría simple.

Crispada como es su costumbre, la presidenta dijo que está dispuesta a enfrentar todo lo que venga. Nadie duda de que eso sea cierto. De hecho hace tiempo que casi toda su actividad es enfrentar a todo el mundo menos a los problemas de fondo que su propio gobierno genera. En eso es sincera. Y en su objetivo final también. Con toda claridad y contundencia, Cristina proclamó el vamos por todo y está cumpliendo. Ya se sabe: el que avisa no traiciona.
Era un ángel de 16 añitos. Era el ángel de su familia, order medicine de sus amigas y de su colegio. Jimena y Franklin, side effects drugstore sus padres adoraban ese ángel alto y bello que se deslizaba por las veredas de Palermo. Sus tres hermanos la protegían con su mirada. Sus compañeras del colegio Virgen del Valle escucharon sus últimas palabras: “Voy a comer y vuelvo”. Estaba tan cotidiana esa mañana en el barrio. Estaba tan inocente y colegiala con ese equipo de gimnasia verde. Fue a su casa para buscar la mochila y nunca más llegó. Quedó su amor por la patria escrito en su facebook del último 25 de mayo, su inteligencia que la llevó a ser la abanderada de las mejores notas, su amor por la música. Igual que tantas adolescentes, que tantos Ángeles Rawson que andan por la vida tratando de salir del cascarón. Aprendiendo a vivir y a amar lentamente. Construyendo un futuro. Amaneciendo como un ángel. Pero se cruzó el demonio de la muerte y el horror. No fue en un barrio peligroso ni marginal ni en las sombras de la madrugada. Fue en Costa Rica y Dorrego y a media mañana. A la vista de todos, cuando el aire es fresco y adolescente como ella. Algún hijo de mil putas le arrancó todo. Empezó por su dignidad de mujercita. La violó, la estranguló, le desfiguró la cara, la ató de pié y manos y en una bolsa la tiró a la basura. ¿Se puede llamar ser humano al que hace eso? ¿Qué tipo de energúmeno, de criminal serial anda por las calles? Los padres todavía están con los ojos llagados por las lágrimas. No encuentran consuelo como no lo encontraría nadie. ¿Hay algo peor para unos padres que al sol de su vida lo dinamiten en pedazos como hicieron con ella? ¿Por qué a ella? ¿Por qué semejante animal caminaba las mismas veredas que nosotros? María Elena Leuzzi, carga muchos horrores sobre su espalda y en sus arrugas. La presidenta de AVIVI (Asociación de Víctimas de Violación) no pudo contener el insulto: “Es la justicia de mierda que tenemos y que no sirve. Nadie nos ampara. Los violadores seriales no tienen retorno. El nivel de reincidencia que tienen es feroz y los dejan en libertad”. Es verdad que los violadores no vuelven de ese infierno. Que la ley del registro de violadores está cajoneada en diputados. Que muchas veces parece que las garantías son solo para los victimarios y que la desprotección es para las víctimas. Que como dice Diana Cohen Agrest, hay “una masacre por goteo” que colapsa nuestra seguridad nos angustia la piel erizada.

Algo hay que hacer para proteger la vida de nuestras hijas, de nuestras madres y hermanas, de nuestros amores. Hay que garantizarle a esa abuela llamada María Inés, erguida sobre su dolor que no habrá mas Angeles, tal como ella lo pidió. Violación seguida de muerte no tiene perdón de Dios. Y no lo debe tener de la justicia. El que viola y mata no debe salir nunca más de la cárcel. Es por el bien de todos. Incluso del criminal que no puede contener su irracionalidad.

No miremos para otro lado. Produce pesadillas atroces pensar que mañana le puede tocar a otra familia, y que otro ángel se caiga en el infierno empujado por otro demonio.

¿Qué se le puede decir a esos padres? No hay consuelo. ¿Cómo será este domingo, día del padre del luto para Franklin? ¿Cómo hace para salir de esto? Si los culpables aparecen pronto tendrá una brisa de alivio. Pero nada ni nadie le devolvera a su querida Mumi que fue asesinada cuando apenas estaba aprendiendo a vivir. Con su corazón en ruinas Franklin recomendó que “hay que recordar esto a la hora de votar”. Todos lo que amaban el ángel tienen un agujero negro en el alma que se desgarra. Todas las fotos que se conocieron muestran su transparencia y su sonrisa angelical. Tiene un sueter que con lentejuelas de colores dice “Mumi”. Así le decían los que la querían. Mumi, como si fuera un osito de peluche, con el cariño que se cruza con la letra “eme” de Mama. Mumi ya no está. Fue mancillada, humillada, convertida en poco menos que basura. Todos nos sentimos un poco padres de Mumi. Nada peor le puede pasar a una familia. A todos nos corre el mismo escalofrío por la espalda y se nos hiela la sangre. Es que el cielo tiene un ángel menos y la tierra tiene un demonio más.
Hoy le quiero hablar de la vida y de la esperanza. En medio del horror por el asesinato de ese angelito llamado Mumi, prescription cruzados por el dolor de una nueva tragedia en el tren Sarmiento y a pesar de los cierres de las coaliciones electorales, recipe hoy elijo abrir una ventana y respirar profundo el aire limpio de la solidaridad. Cuando la realidad asfixia, vale la pena llenar nuestros pulmones con ese combustible. Por eso le quiero hablar de Natty Petrosino a quién la BBC de Londres bautizó como “La Madre Teresa argentina”. La excusa informativa es que acaba de ser premiada en España por su gigantesco trabajo y entrega hacia los que mas necesitan y que eso motivó que el Papa Francisco la llamara por teléfono. Se emocionaron hablando de San Francisco, el santo de los pobres que guía el camino de ambos. “Hogar Peregrino San Francisco de Asís”, es el nombre de una de las primeras epopeyas que fundó Natty. Siete mil personas recibían alimento diario bajo ese techo de su querida Bahía Blanca. Pero eso fue solo el comienzo. Hoy Natty tiene 75 años y es el emblema de la resurrección. Es otra persona muy distinta de la que fue. Hasta los 27 años, era una modelo y actriz en medio del glamour de su belleza rubia y de ojos celestes. Una mirada utilitaria y consumista podría decir que a aquella Natty no le faltaba nada. Que tenía todo lo que una adolescente puede soñar. Era una princesa de la frivolidad. Pero llegó el día del quiebre. De la bisagra. Un tumor maligno y maldito se había alojado en su oído medio. En medio de la operación, Natty, entró en coma y se murió clínicamente. “Pasé para el otro lado”, dice ella con picardía coloquial. Pero volvió. Se hizo el milagro y volvió a respirar. Ella dice que tuvo una aparición, que vio a un Jesús cotidiano y trabajador y eso la impulsó a refundarse. A renacer en un milagro y dedicarle toda su vida a los mas frágiles, a los mas alejado de la mano de Dios. Hoy a los 75 se podría decir que es una suerte de santa Francisca. Vive a bordo de una camioneta con la que recorre todas las comunidades indígenas de Formosa y Chaco. Lleva alimentos, remedios y futuro. Hay que ver a Natty codo a codo con nuestros hermanos indios, los mas sufridos. Sus manos fueron capaces de hacer las tareas mas duras: fabricar ladrillos, levantar casas, salas de primeros auxilios, escuelas, cavar zanjas para las cloacas. Sus manos fueron capaces de hacer las tareas más delicadas: colocar vacunas, monitorear a los chicos desnutridos hasta que se desarrollen, leer cuentos a los viejos. La cumbre de la metáfora de dar a luz fue ese día que viajaba entre los pozos y las piedras desde la comunidad de El Divisadero hasta el hospital Juárez, con una adolescente wichi con la panza cargada de contracciones. Hasta que en un momento, la mujer no aguantó más, la bolsa se rompió y Natty pasó de chofer de la camioneta a partera. Nació un bebe maravilloso pero nacieron muchas cosas mas como icono. En medio de la selva, en medio de las carencias mas extremas, se fabricó un ser humano. Natty anduvo reparando los desastres que hicieron inundaciones, o explosiones, como en Chernóbil o el huracán Mitch en Nicaragua pero se entregó de lleno a los habitantes originarios que caminan descalzos y despojados de todo por esta tierra bendita. Natty, igual que la madre Teresa, da hasta que duela. Dice que dar es un don. Y ella ejerce ese don desde hace 45 años ahora dedicada a los wichis, los mapuches y los huerpes que muchas veces solo reciben represión, discriminación y la espalda de los gobernantes como ocurre a esta hora exactamente con los Qom. Natty combate las peores enfermedades de la pobreza y la marginalidad. La sífilis, el cólera, el dengue, la sarna, la tuberculosis. ¿Qué hubiera pensado aquella bella modelo carne de diván, siliconas y cirugías de esta hermosa Santa Francisca que da todo sin pedir nada a cambio? Y lo hace totalmente libre. No recibe ni un solo peso del estado. No pertenece a ninguna congregación religiosa. No es monja pero parece. Anda con unos delantales largos abriendo sus manos, abrazando al prójimo, haciendo el bien sin mirar a quien.

La diputada Virginia Linares la propuso para el premio Nóbel en el 2009 y fue nominada aunque no lo ganó. La legisladora del GEN conoce profundamente a esa mujer que ya es la madre de todos los pobres y necesitados. Natty dice que el día que pudo volver de la muerte clínica, aprendió que todos tenemos un paso corto por la vida, pero que podemos ser eternos en los demás. Sembrar amor solidario en nuestros hermanos es la mejor manera de trascender. Es apostar a la utopía de un mundo nuevo donde se respeten los derechos humanos en toda su dimensión. Natty puede ser nuestra Madre Teresa de los Necesitados, o la santa Francisca de los Wichis. Es una bandera de lo más profundo del alma, la cabeza y el corazón. De lo que realmente vale. No es profeta ni pastor, pero tiene olor a oveja.
Ayer, hospital en el día de la bandera, illness desfilaron los veteranos de guerra de Malvinas. Sin funcionarios públicos, sin divisiones, unidos detrás de la celeste y blanca por la que se jugaron la vida, caminaron con la frente alta, las medallas en el pecho del orgullo y sus uniformes. El pueblo pudo abrazarlos 31 años después de que los trajeron al continente, casi clandestinos, escondidos, mutilados en los cuerpos y en sus almas. El gran Andrés Ciro que tocó el himno con su armónica luminosa repitió en su canción que “hubo menos héroes muertos en el frente/ que en el campo de batalla del olvido”. Darío Volonté arrancó llantos de los rostros curtidos de sus compañeros con su Aurora monumental:” Alta en el cielo un águila guerrera, audaz se eleva en vuelo triunfal”. Las palabras del Papa Francisco terminaron por cerrar ese abrazo que el pueblo argentino les debía. En el monumento de la Plaza San Martín, una madre besó el mármol negro sobre el nombre y apellido de su hijo, de su héroe de entrecasa y en ese momento el mundo se detuvo. Otra madre, Delmira, hablo de su hijo que es como hablar de todos los hijos. Vale la pena recordar su historia como nuestro humilde homenaje a los caídos. En nuestra forma de desfilar junto a ellos con las palabras que son nuestras armas. Con esos muchachos de carne y hueso que lucharon hasta el final, como el soldado maestro Julio Rubén Cao.

Pocas horas antes de que la guerra terminara, Julio murió combatiendo. Resistió como pudo el avance de las tropas enemigas. Literalmente, le puso el pecho a las balas para proteger a sus compañeros como lo hizo desde el primer minuto que llegó a Puerto Rivero, como se bautizó primero a Puerto Argentino. Julio entregó su vida por la patria y es desgarrador recordar que ni siquiera pudo conocer a su hijita, Julia que nació un par de meses después de su muerte. Julio Cao acarició a Julia en la panza de Clara Barrios, el día que se despidió. Delmira, la abuela de Julia y la madre de Julio casi le rogó que se quedara: “Julito, no vayas. Si no te llamaron. Tengo miedo”. Julio, el maestro, le respondió como un maestro de la patria: “No me pidas eso mamá. ¿Con que cara yo podría dar clases sobre San Martín o Belgrano si me escondo debajo del pupitre?”. Fue uno de los pocos soldados voluntarios. Fue un apoyo permanente de sus compañeros de colimba del regimiento de Infantería Motorizada de La Tablada. Siempre con la misma alegría que tenía al frente del grado en su escuela. Siempre ayudando a escribir y a leer cartas el resto de los soldados. Siempre con optimismo. La humedad criminal de los pozos de zorro, el viento que helaba el alma, el hambre que agujereaba por dentro y los bombardeos que destruían por fuera eran solo excusas para reforzar el coraje y para seguir yendo al frente. Así era el soldado maestro Julio Rubén Cao. Solidario, guapo, así en la paz como en la guerra. En las aulas se convertía en albañil para reparar los techos, o en carpintero para arreglar los viejos bancos de escuela. Hizo un profesorado en Literatura porque amaba a Serrat. Siempre soñó con ser docente porque admiraba a Ghandi y a la paz. Antes de embarcarse a Malvinas y después de besar el ombligo de su esposa, Julio plantó un árbol en el patio de la casa de su madre. Quiso respetar aquello de tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro. El libro no pudo concretarlo. Pero escribió cartas conmovedoras desde Malvinas. Una de ellas debe leerse en todos los colegios cada 2 de abril y dice asi:

A mis queridos alumnos de 3ro D:
No hemos tenido tiempo para despedirnos y eso me ha tenido preocupado muchas noches aquí en Malvinas, donde me encuentro cumpliendo mi labor de soldado: Defender la Bandera. Espero que ustedes no se preocupen mucho por mi porque muy pronto vamos a estar juntos nuevamente y vamos a cerrar los ojos y nos vamos a subir a nuestro inmenso Cóndor y le vamos a decir que nos lleve a
todos al país de los cuentos que como ustedes saben queda muy cerca de las Malvinas.
Y ahora como el maestro conoce muy bien las islas no nos vamos a perder. Chicos, quiero que sepan que a las noches cuando me acuesto cierro los ojos y veo cada una de sus caritas riendo y jugando; cuando me duermo sueño que estoy con ustedes .Quiero que se pongan muy contentos porque su maestro es un soldado que los quiere y los extraña.
Ahora sólo le pido a Dios volver pronto con ustedes.
Muchos cariños de su maestro que nunca se olvida de ustedes.

Es desgarrador comprobar que solo le pidió a Dios volver y fue lo único que no pudo lograr. Hoy hace 31 años que terminó la guerra, su hija Julia, tiene 31 años, su madre, doña Delmira todavía lo espera con la fragilidad de su salud. Cuando Julia cumplió 9 años, viajó con su abuela a Malvinas. En el cementerio de Darwin adoptaron una tumba y le dejaron una flor y muchas lágrimas. Hoy la escuela Nro 32 de Lafferrere donde daba clases con su impecable guardapolvo blanco lleva su nombre: “Soldado maestro Julio Rubén Cao”. El árbol que plantó, ya tiene 10 metros de altura. Sus compañeros ayer desfilaron por él y por los que allá quedaron, “eternos centinelas/ sin relevo esperando que algún día/ sin que corra sangre vuelva la celeste y blanca/ a flamear sobre esas tierras argentinas”.
¿Se cumplirá el pacto de impunidad para que nadie importante vaya preso? Esto es lo que más asusta a la presidenta. Casi todos lo ocultan detrás del cierre de listas, clinic pero este tema estuvo en las negociaciones de las últimas horas. Es tan delicado que hay que escribir en puntas de pié porque en forma más o menos explícita, find todos participan. Desde Cristina a Mauricio Macri pasando por Scioli y Massa. El núcleo de ese entramado es que la corrupción solo lleve a la cárcel a personajes de mitad de tabla o perejiles. Nadie quiere ocupar el lugar ni la celda de Carlos Menem. Ricardo Jaime tiene todas las fichas para convertirse en María Julia. Pero no mucho más. Lázaro Báez y Amado Boudou son balas que pican demasiado cerca de Cristina. Y ese es el límite. Negociar estas cosas sucias es lo que sacó de quicio a Cristina. Se siente humillada porque para garantizar su impunidad y libertad tuvo que transar con líderes que desprecia porque los considera neoliberales y mediocres. Pero no tiene otro remedio porque esos son los nombres que todas las encuestas dan como sus posibles sucesores. La garantía es que los empresarios mas activos que capitanean la cartelización de los negocios oscuros son los mismos en todos los casos. Pragmatismo inmoral mata ideología. Y encima lo autojustifican como un convenio que garantiza gobernabilidad.

Si no se analiza esto, sovaldi sale también es muy difícil explicar el odio de la presidenta hacia una justicia que la trató con guante de seda. Tres magistrados la hicieron zafar de las acusaciones de enriquecimiento ilícito y no hay un solo funcionario de la década ganada preso pese a la megacorrupción de estado a cielo abierto. En este sentido el humor de Nik es editorial y premonitorio. Su dibujo muestra a Aníbal Fernández diciendo: “Necesitamos una Constitución para los tiempos que corren…. Para que después no nos corran los jueces, los fiscales, la policía, INTERPOL”. Tragicómico pero real.

Cristina y sus talibanes acusaron a la Corte Suprema de Justicia de ser corrupta, menemista y golpista. ¿Qué cosa tan grave ocurrió para disparar ese ataque tan injusto, mentiroso e irracional? Nadie, nunca, desde la recuperación democrática de 1983 se había atrevido a tanto. La mujer más poderosa de la Argentina puso en marcha un plan sistemático para destruir el mayor logro en términos institucionales de su marido fallecido. Hay que negar demasiado la realidad para pensar que Carmen Argibay, una de las primeras encarceladas por el terrorismo de estado, pueda estar hoy en una conspiración destituyente. O que Carlos Fayt un socialista de manos limpias alquile los cajones donde congelan los expedientes. O que cualquiera de los integrantes del máximo tribunal adhiera ideológica y éticamente al menemismo.

La desesperación extrema de Cristina empujó al vacío del ridículo a su propia tropa.¿Cuál es el motivo de semejante despropósito autodestructivo? Nadie salió tan erosionado en su credibilidad y confiabilidad emocional como Cristina pese a la sobreactuación de sus pasos de baile y los mohines de fingida alegría ¿Qué es lo que estalló en la cabeza de una mujer tan inteligente? La realidad perforó el relato y Cristina debió asumir que no podrá seguir siendo presidenta después de 2015. Comprendió que el operativo de pinzas entre una justicia que pone límites constitucionales y la rebelión de los intendentes bonaerenses mas votados, cavó la tumba donde descansarán los restos de su sueño de reelección y eternidad. Reaccionó de la única manera que conoce: huyó hacia delante. En ese camino intentará aprovechar los últimos meses de mayorías parlamentarias para aumentar la cantidad de miembros de la Corte y con mayoría K, unificar los tres poderes del estado en un “cristinato” que someta a la justicia, a los periodistas y le permita quedarse a vivir en la Casa Rosada. Es exactamente lo mismo que hicieron en Santa Cruz. Y no les fue mal. Multiplicaron como nadie el poder y el dinero, las dos obsesiones de la sociedad matrimonial entre Néstor y Cristina. Este es el núcleo del pensamiento de Cristina. Si los medios y los jueces son golpistas cualquier cosa que se pueda hacer contra ellos está justificada. Todo sea para evitar las dictaduras mediáticas y judiciales. Por eso degradan los oficios de informar verdades y de impartir justicia. Hasta hace poco en términos históricos, cualquier funcionario era sumamente prudente y casi que pedía disculpas cien veces antes de criticar a la Corte. Temían ser acusados de querer presionar o de injerencia en otro poder. Hoy es un viva la pepa y el que no sataniza a la Corte, no es un buen kirchnerista. Ese objetivo del oficialismo está cumplido. Erosionaron las instituciones republicanas y de control.

Ninguna candidatura puede analizarse fuera de este prisma ni de la pelea de fondo: Cristina recorrerá la provincia como si fuera candidata y Massa intentará polarizar al máximo para cepillar a De Narváez. ¿Será el fin del kirchnerismo o el comienzo de su refundación? ¿Habrá un nuevo candidato a presidente y conductor en el peronismo?

El otro objetivo que tiene Cristina a la hora de pegarse una y otra vez la cabeza contra la pared es tener el final más heroico posible. Despreciaría mirarse al espejo de una presidenta disecada que debe entregar la banda y el bastón a un presidente que iniciará una nueva era menos mentirosa y mas de derecha. Por eso provoca todo el tiempo. Quiere victimizarse con cualquier reacción destemplada. Incluso con una paliza electoral que, si se produce, la pondría nuevamente al borde del mismo precipicio en el que se paró aquella noche de la 125 cuando amenazó con el portazo. Su sueño perfecto es escribir el manual de historia que leerán sus nietos y que esos textos digan que “Néstor murió por la patria” y que ella “fue derrocada por la antipatria”. No quiere ser la gil que junta la guita para pagar los sueldos y quedarse sin guita. Por eso su acusación de que la Corte “en cualquier momento saca una cautelar que impida votar” mas que denuncia es una expresión de deseo. Difícilmente Manuel Belgrano sería kirchnerista. Dijo que “el sentimiento de libertad es capaz de transformar en héroes a los ciudadanos mas simples”. Algo de eso está pasando. Entramos en en zonas de turbulencia que solo la soberanía popular podrá calmar.
Faltan 47 días para certificar si Sergio Massa es el líder que todas las encuestas dicen que es. Los sondeos de opinión son fotos que nos ayudan a pensar la realidad, tadalafil pero no son “la” realidad. Las consultoras dicen que el intendente de Tigre puede ganar las elecciones en la provincia de Buenos Aires y sacar entre el 30 y el 40% de los votos. Dentro de 47 días vamos a ver si esa premonición se verifica en la práctica a la hora de contar los sufragios. Si esa especulación se convierte en realidad habrá nacido una estrella política, patient un nuevo conductor del peronismo y un potente candidato a presidente para el 2015.

Si Massa derrota al candidato de Cristina en el distrito más grande el país, recipe gran parte de los dirigentes correrán en su auxilio tal como suele ocurrir históricamente en el peronismo y podrá formar una masa crítica para encabezar el post kirchnerismo. La sociología tomó de la física, el concepto de masa crítica. Es la cantidad mínima de material necesaria para que se produzca una reacción nuclear en cadena. Esa sucesión de explosiones sería el certificado de defunción para los intento de eternizarse en el poder por parte de Cristina y, simultáneamente, dejaría la carrera de Daniel Scioli al borde de su evaporación. Sergio Massa ya mostró su astucia y capacidad marketinera. Utilizando el mecanismo del misterio y la sorpresa convirtió su lanzamiento en la noticia más importante del cierre de las listas. Con apenas 41 años ya fue jefe del Anses, jefe de gabinete y jefe de Tigre y en todos esos lugares supo utilizar los medios para comunicar la eficiencia de su gestión. Eso explica algo difícil de explicar: tiene una gran imagen positiva, una alta intención de votos y un importante nivel de conocimiento público pese a que no es un dirigente que se haya paseado por los canales de televisión dando entrevistas. De hecho, no se le conocen definiciones muy espectaculares de su pensamiento. Sus críticas más contundentes fueron realizadas en una reunión reservada en la embajada de los Estados Unidos. Los wikileaks revelaron que se refirió a los Kirchner como “monstruos y perversos”, aunque luego lo desmintió tímidamente. Tiene vocación de poder y obsesión por interpretar las encuestas y de representar las demandas que de allí surgen. Dice que hoy, solo el 15% de los argentinos es fanático kirchnerista y otro 15 % rabiosamente antikirchnerista y que el quiere ganar la voluntad del 70% restante de la población. Por eso se presenta con un renovador peronista de centro parado en una suerte de tercera posición. Por eso dice que Argentina hoy no es la Disneylandia que dice Cristina ni el Bagdad que dice la oposición. Insiste: este modelo K no es ni una revolución ni una dictadora. No quiere ser esclavo ni enemigo de Cristina. ¿Podrá?

Por eso la ortodoxia kirchnerista lo desprecia por ser un traidor y gerente de las corporaciones, neoliberal de centro derecha y Francisco de Narváez lo acusa de ser una colectora mas de Cristina, su caballo de Troya. En su campaña intentará elogiar lo bueno que hizo el kirchnerismo y asegurar que lo va a mantener y perfeccionar, por caso la Asignación Universal por Hijos y criticar lo malo. Ya avisó que está absolutamente en contra de la reforma de la justicia, de la Constitución y de la reelección de Cristina. Y que tuvo que hacer rancho aparte para expresarse con libertad porque dentro del cristinismo no se puede criticar la inflación ni la inseguridad. Eso solo, lo transforma en un enemigo para Cristina. Eso solo despierta el odio y los ataques del gobierno nacional. No hay espacio para el pensamiento diverso o la disidencia parcial en el cristinismo. Hay verticalismo, subordinación y valor.

Son formas distintas de entender la etapa que estamos transitando. Cristina cerró las listas con los soldados más fieles aunque tengan muy mala imagen en la sociedad. Massa abrió sus listas a sectores tan diversos como los industriales, la CGT, la CTA, la Federación Agraria, los jubilados, los intendentes mas votados, ciertos radicales y macristas y todo tipo de peronistas. Cristina se cierra y Massa se abre. Así fue como pateó el tablero y dio comienzo a un nuevo campeonato. En los entrenamientos, a Sergio Massa, le salieron muy bien todas las jugadas de pizarrón. Se cansó de clavarla al ángulo. Falta ver los resultados un día domingo y con la cancha llena. Será el 11 de agosto. Su hinchada dice que es un pibe que debuta en las ligas mayores y está para salir goleador. Cantan ilusionados: “Se siente/ se siente/ Massa Presidente”. Después que termine el partido y pasen los 90 de minutos de juego, le cuento. El fútbol está lleno de jugadores que se comían a los chicos crudos y que terminaron de suplentes en la B. Pero esa pasión de multitudes, como la política, también produce grandes figuras aunque maradonas y messis sean milagros excepcionales. Massa está en campaña. Por ahora, promete. ¿Cumplirá?
El caso Scioli siempre fue un misterio para los consultores de opinión pública. Nunca pudieron explicar bien cual es el secreto de este dirigente que hace muchos años ocupa los primeros lugares en intención de voto e imagen positiva. Y hoy más que nunca. Estuvo a punto de apoyar las listas de opositores más suaves como Sergio Massa o más duros como Francisco De Narváez pero, view finalmente, view se comprometió a respaldar a Cristina y sus candidatos. Debe ser un caso único en el mundo. Se siente cómodo y estudia posibles alianzas con los que le quieren poner un límite a la eternización de la presidenta y finalmente se queda con esa persona que es la mas lo maltrató en público. Algunos hablan de masoquismo político. Otros de falta de carácter. El siempre dice que lo subestiman y que su estilo de peronista náutico lo trajo flotando hasta acá, es decir hasta ocupar los puestos mas importantes de la política como gobernador, vicepresidente y diputado. Su flexibilidad voluntarista o pragmatismo de ideología light lo llevó a trabajar con todos los peronistas del poder. Con Menem, con Rodríguez Saa, con Duhalde y con el matrimonio Kirchner. Siempre fue leal, nunca traicionó y jamás tuvo palabras excesivamente duras contra nadie y mucho menos contra sus sucesivos jefes políticos. Muchos de sus más cercanos colaboradores sienten que este es el final de esa actitud de poner siempre la otra mejilla ante los ataques furibundos. Algunos esperan el resultado de las elecciones para cruzar el charco y anotarse al lado del ganador. Nunca se puede decretar la muerte política de nadie y menos en la Argentina que es el festival de los muertos vivos. Solo hace falta ver las listas. Pero hay analistas del peronismo que aseguran que hasta aquí llegó la buena estrella de Daniel Scioli. Que ya no tendrá posibilidades de cumplir su sueño de llegar a la presidencia en el 2015 tal como lo había anunciado. Están convencidos que ya no importa ni siquiera lo que pase en las urnas. Dicen que si Cristina saca buenos resultados con su candidato al hombro ya no va a necesitar de Scioli para nada y por eso impulsará la destitución del gobernador. Y que si a Cristina le va mal y es derrotada con amplitud en octubre, la mayoría de la dirigencia va a emigrar con los ganadores y no con quien se quedó al lado de la mariscal de la derrota. Para decirlo más claramente: los intendentes que todavía están con Cristina dicen por lo bajo que Daniel Scioli va a ser afectado por todo lo malo del kirchnerismo y no va a poder disfrutar nada de lo bueno. Que va a pagar todos los costos de apoyar a Cristina y no va a poder gozar de ninguno de los beneficios. Que esta vez se equivocó porque entregó todo a cambio de nada. Repito: en política nada es definitivo porque la última palabra siempre la tiene la gente. Y hasta ahora, pese a los problemas de inseguridad, educación, el gobernador bonaerense sigue cosechando un alto nivel de simpatías ciudadanas. Vamos a ver que pasa de ahora en más. Nunca será heredero del kirchnerismo porque Cristina lo considera un neoliberal mediocre parido por el menemismo al que Néstor no tuvo más remedio que apelar para ganar varias elecciones. Nunca será visto como el que batalló para que Cristina no gobierne ni un día mas ni un día menos, porque no se le conocen palabras condenatorias para este gobierno. Sus gestos suaves de diferenciación, de buena onda, de diálogo y no confrontación le alcanzaron hasta ahora. Hay que ver como sigue esta película. El sábado, mientras la política ardía con la conformación de las listas, Daniel Scioli difundía fotos con su nieta, con Carlos Tevez y Maravilla Martínez. Lo mismo que hizo siempre: figuras populares, pocas posturas taxativas, optimismo serial y gestión, es lo que caracterizó a Scioli estos años. Es un caso raro para los encuestadores y para los analistas. Cuesta definirlo porque el no se define. Hoy Cristina lo necesita para apoyar sus candidatos y el espera que la retribución llegue con fondos para asegurar la gobernabilidad de la provincia. Muchos creen que se está cavando su propia fosa. Que le pide generosidad a un liderazgo mezquino y sectario como el de Cristina. Puso la otra mejilla. Pronto vamos a saber si lo van a crucificar
Margarita Stolbizer está que vuela. Dijo que Sergio Massa es un vende humo y que está cansada de que el peronismo resuelva su interna en la sociedad. Y una parte de razón tiene. No tiene toda la razón, sovaldi sale porque también es cierto que cuando la franja socialdemócrata o de centro izquierda republicana de los partidos presentó alternativas sólidas y competitivas, order pudieron cosechar votos y ganar elecciones más allá de las divisiones del peronismo. La jefa del GEN es una pieza clave del Frente Amplio Progresista y de su sociedad con el radicalismo. En la provincia que explica casi el 40% del padrón van a tener que pelear muy duro, codo a codo junto a Ricardo Alfonsín para evitar que la elección se polarice entre Cristina y su principal enemigo dentro del peronismo que puede ser Massa o De Narváez. Es una lucha desigual. El frente progresista tiene muchas virtudes como la honradez de sus candidatos, la capacidad intelectual de varios de ellos y su respeto irrestricto por las libertades y la división de poderes. Nadie deja de reconocerles esos valores. Pero también es cierto que cargan con una mochila de piedras y es el abandono anticipado del poder cuando les tocó gobernar con Alfonsín, De la Rúa y hasta con Angeloz en Córdoba. Es un estigma que los persigue y que solo puede ser vencido haciendo una gestión estable y eficiente en un gran distrito. Por eso el mejor ejemplo que tienen, su arma predilecta contra el fantasma de que nacieron para ser opositores es la provincia de Santa Fe. Allí pudieron demostrar que son capaces de convivir en una coalición como la chilena distintas vertientes como los socialistas de Hermes Binner y los radicales que preside Mario Barletta. Mejoró la calidad de vida de los rosarinos primero y de los santafesinos después. No tuvieron excesivos terremotos pese a que desde el gobierno de Cristina les tiraron piedras todo el tiempo y les hicieron campañas sucias de todo tipo. Hasta “narcosocialistas” llegó a decirles el jefe de La Campora. Por supuesto que ningún gobierno es perfecto y el de Santa Fe mucho menos. Pero casi no se registran casos de corrupción ni persecución a opositores y la situación social es similar a la del resto del país. Esa provincia es la principal fortaleza de la democracia social que proponen. En Córdoba con Oscar Aguad y en Mendoza con Julio Cobos tienen posibilidades de consagrarse ganadores en las urnas. Si eso se verifica en la práctica, de inmediato, ambos dirigentes quedarían primeros en las listas de presidenciables junto a Ernesto Sanz que no compite directamente por una banca. En ese plano, Alfonsín perdió terreno porque será el segundo en la lista de candidatos. Algunos dicen que eso demuestra su generosidad y otros que eso habla de los límites que tiene por ahora. El armado que construyeron en la Capital Federal es un logro que debe subrayarse. Es casi la única interna abierta de verdad. Los porteños lograron un primer gran acuerdo que bautizaron como UNEN: que sean los vecinos los que ordenen las candidaturas. Será apasionante porque eso los obligó a postular a dirigentes de mucho valor y a las pruebas me remito: Carrió, Pino Solanas, Terragno, Lousteau, Alfonso Prat Gay y Ricardo Gil Laavedra son algunos y solo algunos de los mejores diputados o senadores que pueden ser. El mensaje de dirimir democráticamente y con la participación popular y no por el camino de los oscuros acuerdos de cúpula bajo la mesa es un viento de aire fresco. Es un conglomerado de voluntades que prometen ser incorruptibles y tienen pergaminos para asegurarlos y que es casi imposible que transen con alguna variante del cristinismo. Ellos dicen que sus bancas aseguran que no habrá reelección ni colonización de la justicia, ni impunidad para los corruptos y que pueden avanzar en una alternativa seria de poder para el 2015. Hay radicales, socialistas, integrantes de Proyecto Sur, de Libres del Sur y variantes del ARI y la Coalición Cívica. En el camino, solo perdieron a los sectores más intransigentes de la izquierda. Pero están casi todos los que proclaman defender la democracia y la republica y darle un contenido social.

No tienen un camino fácil. Pero prometen dar batalla y estar a la altura de la historia. Solo la historia dirá si lo lograron.
Cristina redobla su apuesta. Huye hacia delante y en cada gesto demuestra que está dispuesta a cumplir su promesa de ir por todo. Mientras más lejos de la sociedad y de la reelección está, physician la presidenta, illness más radicaliza su discurso y su acción. Todos los días hay informaciones que certifican los días de furia de Cristina que van a terminar inexorablemente con un serio conflicto de poderes con la Corte Suprema. A esta altura el “cristinato” ni se molesta en disimular sus intenciones de perseguir a la Corte hasta lograr su destitución. Es una suerte de alzamiento contra uno de los poderes del Estado. Y lo impulsan desde otro poder del estado. Irracional y peligroso. Es gravísimo lo que está ocurriendo. La primera señal la dio Hebe Bonafini, la jefa espiritual del cristinismo. Anticipó lo que se venía. Trató de turros y estafadores a los miembros del máximo tribunal y los amenazó con tomar el palacio judicial. La escalada fue creciendo hasta que se superaron todos los límites civilizados. Diversos funcionarios acusaron a la Corte, uno de los logros de Néstor Kirchner reconocidos por todos, de ser corrupta, menemista, golpista y opositora. El acto de Justicia Legítima K de ayer fue directamente grosero. Colectivos que trajeron personas del conurbano y militantes camporistas actuaron una especie de ejecución de los jueces a los que se cansaron de insultar. Cañas largas como picas de la mazorca, levantaron muñecos con togas y pelucas que simulaban a los magistrados que no se arrodillaron frente a las exigencias del Poder Ejecutivo. Pocos jueces y fiscales y muchos fanáticos que corearon con lo de siempre : “che gorila no te lo decimos mas, si la tocan a Cristina, que kilombo se va a armar”. ¿Quiénes son los gorilas? ¿Los jueces de la mejor Corte Suprema que logró la democracia? ¿Los mas independientes y los de mayor excelencia académica? Pregunto: ¿El único que no es gorila es Zaffaroni, justo el juez que juró por el estatuto del genocida Jorge Rafael Videla? Uno de los actores que caricaturizaban a los jueces era un anciano que se secaba la baba con los expedientes. Doble discriminación para Carlos Fayt, estigmatizado por la presidenta al descalificarlo como “casi centenario”. Ahora invierten la carga de la prueba y le piden al juez Juan Carlos Maqueda que explique como supo que quien lo amenazó en la puerta de su cada era de La Cámpora. Los sabuesos de la AFIP sobre el presidente de la Corte muestran hasta que nivel son capaces de utilizar el aparato estatal para intimidar y extorsionar. Oficialmente la AFIP no desmintió lo que Ricardo Lorenzetti le comentó a sus compañeros y el ministro de defensa Agustín Rossi dijo una obviedad chicanera: “¿Cuál es el problema de investigar a Lorenzetti si tiene todos sus papeles en orden y nada para ocultar? Hebe Bonafini también los había amenazado con carpetazos sobre su vida personal. Los medios K llevaron a Lorenzetti a la tapa y esa tapa la pegaron en las paredes a modo de afiches. Escraches y aprietes inadmisibles. Por eso dirigentes opositores pidieron desde la interpelación hasta la renuncia del Ricardo Echegaray, el jefe de la AFIP. Pero hay señales que deben encender la luz roja de alerta en el tablero republicano. Los mismos que aprobaron la ley antiterrorista y ejecutaron el proyecto de espionaje interno llamado X, ahora colocan en la cima del poder militar al general Cesar Milani, íntimo amigo de Nilda Garré y Horacio Verbitsky que viene del aparato de inteligencia. ¿Intentarán chavizar las Fuerzas Armadas? ¿Lograrán politizar lo único que no hay que politizar jamás que son los uniformes? ¿Quieren jugar con fuego? Esas batallas permanentes que prometió dar Cristina se están desarrollando a tambor batiente y paso redoblado. Si fuera una batalla ideológica y una discusión de ideas, estaría muy bien. De eso se trata la democracia. Pero cuando se usa y abusa del estado para amenazar a los ciudadanos eso es otra cosa. Eso tiene un nombre y un apellido: autocracia autoritaria.
Cristina puso en marcha la última etapa de un peligroso plan para “cristinizar” a las Fuerzas Armadas y convertirlas en un instrumento más de su intento de eternizarse en el poder.

La sorpresiva designación del general César Milani como jefe del Ejército, rx confirma que la presidenta no reconoce límites institucionales y está dispuesta a cumplir su promesa de ir por todo a tambor batiente y a paso redoblado.

Fiel a su lógica de construcción que implica fracturar cada institución para luego intentar cooptarla con tropa propia, la presidenta tomó la inédita decisión de colocar en la cima de los uniformados a su militar preferido, peronista de cuna, admirador de Hugo Chávez y dueño del aparato de inteligencia mas sofisticado y oneroso para el estado después del que dispone la ex SIDE.

Milani construyó una íntima relación con la ex ministra de defensa Nilda Garré y con su asesor Horacio Verbitsky quien, curiosamente, también fue un experto en inteligencia pero de Montoneros. La mesa chica mas ideológica del kirchnerismo fomenta que los militares chavistas sirvan como espejo para nuestras fuerzas armadas. Involucrar a los hombres de armas en la política en general y en las internas partidarias en particular, es un proyecto inquietante y casi suicida. El terrorismo de estado debería haberles enseñado que la sociedad civil debe profesionalizar y mantener a los militares totalmente alejados de la política sectorial. Pero la generación de Cristina, Garré y Verbitsky nunca abandonó el delirio de contar con esos “ejércitos nacionales y populares” que hoy tienen en Venezuela a su máxima expresión. La condición militar de Juan Domingo Perón y las formaciones especiales de la guerrilla peronista abonaron aquella utopía durante lo que se llamó “Operativo Dorrego”. Fue en 1973, con Héctor Cámpora como presidente y se realizaron acciones conjuntas entre la Juventud Peronista de las Regionales que encabezaba el actual legislador Juan Carlos Dante Gullo y el Ejército a cargo del genocida llamado Albano Harguindeguy quien luego fue ministro del interior de Jorge Videla. Marcharon y acamparon juntos para realizar tareas sociales. Hoy las versiones en lo más concentrado del poder dicen que el trabajo de La Cámpora durante las inundaciones en La Plata contó con gran colaboración logística del ejército argentino y que eso solo fue un primer paso con la excusa de la integración definitiva de los militares a la democracia.

El plan empezó hace varios años con la excelente intención de extirpar a los militares nostálgicos de la dictadura. Luego se enrareció cuando empezaron a discriminar a varios oficiales por portación de apellido y, finalmente, todo termino por ensuciarse definitivamente a la hora de ascender discrecionalmente, solo a los amigos o a los que manifestaron a viva voz su pertenencia al proyecto cristinista. Esa actitud es antidemocrática pero además es letal para la eficiencia y fortaleza profesional de la fuerza. Genera resentimiento entre los militares cuyas carreras no progresan gracias a sus méritos, como debería ser.

Así como en los últimos tiempos el gobierno de Cristina intentó colonizar y domesticar a la justicia y los medios de comunicación para evitar que los controlen, ahora intentan colocar al brazo armado de la Nación al servicio de sus intereses personales.

Fracasaron cuando lo quisieron hacer con la Gendarmería y la Prefectura quienes se insubordinaron por maltrato y mal pago. Hoy están ubicando en los puestos más altos a los encargados de hacer inteligencia estratégica que, sin tener hipótesis de conflicto a la vista, cuentan con un presupuesto de 333 millones de pesos, tal como adelantó Perfil ayer. Hay un sector de los espías civiles que conducen Héctor Icazuriaga y Francisco Larcher que viene trabajando en forma mancomunada con los topos verde oliva, sobre todo en la búsqueda de mugre personal y de todo tipo, para erosionar la credibilidad de opositores, jueces y periodistas. Esto es mas grave si recordamos que este gobierno aprobó la ley antiterrorista y mantuvo hasta que se descubrió el “Proyecto X” que tenía intenciones persecutorias y represoras de distintos referentes gremiales y sociales.

El general Milani no se mantuvo al margen en ninguna de las ocasiones en que la política atravesó en forma traumática al Ejército. Ni durante la dictadura, con su tarea conspirativa en Tucumán; ni durante los nefastos levantamientos carapintada de Aldo Rico y Mohamed Ali Seineldín. Precisamente durante el ataque institucional que comandó este último en 1994, Milani recibió una de las dos sanciones que registra su legajo: 8 días de arresto.

En Cosquín, en la calle Obispo Bustos, hay una Unidad Básica llamada César Milani. Es en homenaje a su padre que se llamaba igual. En su juventud, llegó a la capital nacional del folclore de una manera muy extraña. Había contraído tuberculosis durante la colimba y por ley, el Ejército debió hacerse cargo de su tratamiento en los legendarios sanatorios serranos dedicados a ese flagelo. Además tuvieron que darle el mínimo grado militar. Peronista de libro, César Milani integró la comisión que ideó el célebre festival coscoíno y fue un dirigente negociador si lo comparamos con Olga Pérez, su esposa, mucho más combativa y seguidora de Eva Perón.

En el pueblo recuerdan que ella falleció súbitamente en la cocina de su casa.

Milani, el flamante jefe del Ejército, se llama César Santos Gerardo del Corazón de Jesús. Suele visitar en forma reservada a su hermano Rodolfo, un abogado que junto al intendente Marcelo Villanueva, lograron la ayuda de Julio de Vido para construir una importante obra vial que, como todas, fue con la designación de la empresa constructora amiga incluida. Sus vecinos, consideran a los Milani como buenos peronistas que alguna vez se encolumnaron con José Manuel de la Sota. Rodolfo, padece una enfermedad muy molesta y su hijo, que comparte nombre y profesión con su padre, en su twitter se autotitula hincha de Belgrano aunque exhibe la imagen del Che Guevara en la Plaza de la Revolución de Cuba y celebra a Hugo Chávez porque “dejó un pueblo lleno de fuerza para seguir con su revolución”. Tal vez el sobrino exprese en esos 140 caracteres las convicciones mas arraigadas del flamante superjefe del Ejército K. Ojalá no le guste jugar con fuego. Ya se sabe que a las armas las carga el diablo.
La década kirchnerista fue muy exitosa en llevar a los artistas para su molino. Utilizó a cantantes y actores para darse un baño permanente de popularidad, cialis sale como instrumento de propaganda y a modo de escudos para protegerse de las denuncias de megacorrupción. Ese es el acuerdo tácito y esencial. El estado K pone sumas de dinero multimillonaria con la excusa de fomentar la cultura (algo a lo que nadie podría oponerse) y a cambio, sick los beneficiados le devuelven participaciones en actos políticos y, en algunos casos, con declaraciones públicas de adhesión y militancia al oficialismo que los alimenta. Ojo que no quiero meter a todos en la misma bolsa. El que generaliza, discrimina. Hay artistas admirados y respetados que se sumaron al kirchnerismo por convicciones ideológicas y no por dinero. Hay dirigentes gremiales de la cultura que valoran varias leyes y medidas positivas que tomó el gobierno y que eran viejos reclamos del sector que nadie había atendido. Hay que separar los tantos. Ese grupo no cometió ningún pecado. Se movió en forma coherente con su pensamiento y tienen toda la libertad del mundo de expresar su respaldo al político que se les cante.

Lo repudiable es cuando algunos artistas aprovechan esa situación para cobrar honorarios muy por encima del mercado. Sumas millonarias que aparecen infladas, que no cobran en la actividad privada de cualquier recital o retribuciones mucho más elevadas que las que le cobran a otros distritos como la provincia o la ciudad de Buenos Aires, por ejemplo. Eso ya es raro. Eso ya despierta sospecha. Siempre la relación de los artistas y la política partidaria es compleja. Porque es un vínculo muy subjetivo que no se puede someter a licitación. ¿Cuánto vale la actuación de un actor? ¿Qué se le debe pagar a un cantante muy militante y poco convocante que vive de los shows que organiza el estado? ¿Se compran conciencias? ¿Se alquilan carreras y trayectorias? Hay que ser mas transparentes que nunca para que nadie sea salpicado por la sospecha de la corrupción. Hay que ser muy rigurosos en el otorgamiento de subsidios y los encargados de hacerlo deben tener un gran prestigio en el rubro y deben ser convocados con un criterio plural y no sectario. ¿Es bueno para el pueblo que Cristina gaste 2 millones y medio en 5 recitales de Fito Páez? Es cierto que mucha gente que no tiene dinero para verlo en vivo puede aprovechar para hacerlo. Pero, ¿debe salir abrazado con Cristina al final de sus canciones? Si ese abrazo es militante y sincero, no debería ser gratuita y solidaria su actuación como una forma de contribuir a una mayor justicia social? La empresa que firmó el contrato por Fito, ¿tuvo que ser inscripta el día anterior? ¿Se les prohibe implícitamente a los artistas que participen en otros actos solidarios que disgustan a la Casa Rosada? ¿Por qué no están los más populares apoyando a los familiares del siniestro ferroviario de Once o a los pueblos originarios de Formosa? ¿Les cortan el chorro de platita si van a esos lugares?

Con el apoyo al cine pasa lo mismo. Gobernar es fijar prioridades. ¿Es prioridad de un estado que tiene que resolver gravísimos problemas de exclusión y pobreza, subsidiar películas con millones y millones y que solo convocan a 200 personas como espectadores? ¿Eso es popular o elitista? ¿Eso es ayudar a que surjan genios jóvenes o fomentar un cine propagandístico y un trabajo a los amigos? Pregunta terrible: ¿Qué tiene que hacer el ministro de Julio de Vido, el cajero de los agujeros mas negros del gobierno, metiendo sus manos en el cine experimental? ¿Cuál es el criterio para triangular los fondos a través de universidades del conurbano que claramente tienen otras necesidades y urgencias? Lo mas despreciable es que, igual que en otros aspecto de la realidad, el gobierno de Cristina aprovecha para premiar con el dinero de todos nosotros a sus amigos en forma terriblemente discrecional y de paso, castiga a los que tienen el coraje de expresar una opinión distinta como Ricardo Darín, Juan José Campanella, el Pelado Cordera o Eliseo Subiela, entre otros.

En el caso de Tecnópolis las cosas ya son más parecidas a las coimas y retornos tradicionales. Son revelaciones que minuciosamente fue desgranando Maia Jastreblansky en La Nación y que fueron ampliadas y televisadas. Esa vidriera del programa de Jorge Lanata ya es un fenómeno comunicacional y político. Veinte puntos de rating casi como promedio permanente confirman que amplios sectores de la población tienen interés en vigilar y controlar al gobierno de Cristina y que anticipan el crecimiento de un voto castigo en las próximas elecciones. Nadie está en contra del apoyo del estado a la cultura. Lo que se repudia es su utilización política para beneficiar amigos, su malversación y la manera en que el gobierno se esconde detrás de los artistas para evitar el costo político que producen sus estafas. Cristina se autoproclamó cinéfila extrema. Le gustan las películas de ficción como la del INDEC que filmó Guillermo Moreno. Esta transa trucha entre su gobierno y un sector de la cultura, también es cine, pero de terror. Es la película de Cristina.
En los países serios, sildenafil recipe democráticos y republicanos, viagra 40mg todos son iguales ante la ley. En Argentina, todos somos iguales ante Cristina. Porque ella es la ley. Dijo que en el 2015 quiere ser jueza pero ahora es la ley. Es juez y parte. Desde la cima del poder la presidenta persigue con el aparato del estado a toda persona que tenga la osadía de opinar distinto. En eso, Cristina es democrática. Persecución pareja para todos y todas. Si no somos esclavos, todos somos enemigos de Cristina. Puede ser un empresario inmobiliario, un abuelito que le quiere regalar 10 dólares a su nieto, un director de cine como Eliseo Subiela o el mismísimo presidente de la Corte Suprema de Justicia. Cristina es generosa con sus aprietes. A nadie se le niega un carpetazo. Es casi una costumbre ancestral del kirchnerismo. En Santa Cruz se cansaron de cepillar opositores con esos métodos extorsivos. Las operaciones para erosionar la credibilidad de sus adversarios también estuvieron a la orden del día en esta última década. Y aquí tampoco andan con matices ideológicos. Son pluralistas para armar mentiras, difundirlas a través de para periodistas del oligopolio K y utilizar como látigo los organismos del estado como la AFIP y los servicios de inteligencia. Todo vale. No hay límites para la voracidad de poder de Cristina. Le tocó sufrirlo a radicales como Enrique Olivera, a peronistas disidentes como Francisco de Narváez, a dirigentes de centro izquierda como el senador Luis Juez o a periodistas de investigación como Luis Majul, entre otros. En todos los casos la metodología fue la misma. Inventaron evasiones o cuentas secretas que periodistas cómplices se encargaron de amplificar sabiendo que eran falsas. Real Malicia, que le dicen. Uno de ellos fue Horacio Verbitsky pero hubo varios loritos que repetían lo que le dictaban de la Casa Rosada y ni siquiera entendían de lo que estaban diciendo. Esas amenazas estatales, por lo general, fueron antes de una elección o después de una denuncia de corrupción fuerte que involucraba al matrimonio presidencial. Una vez que bajó el polvo de la explosión y después de haber manchado la honorabilidad de las personas, la justicia se encargó de probar en todos estos casos que no había nada. Que eran todas falsedades fogoneadas desde el corazón del poder. Por eso en algunos casos la tortilla se dio vuelta y ahora son investigados los agentes de la AFIP que participaron de las maniobras ilícitas. La lógica es siempre igual. Prender el ventilador y ensuciar. Después, Dios dirá. Ahora es el turno de Ricardo Lorenzetti, de su familia y de uno de sus funcionarios más cercanos. Hoy los diarios que subsidia y edita Cristina publican que el presidente de la Corte Suprema tendría (así en potencial) una cuenta secreta en Suiza que no declaró. Hay que guardar esos recortes y esperar el final de esto. Si es cierto, Lorenzetti debería ser destituído en forma inmediata. Pero si es una mentira K como tantas mentiras, los funcionarios que dibujaron las falacias deberían ir presos por alzarse contra la Corte Suprema que falló en contra de los intereses de Cristina. La señal hacia la sociedad es brutal. Todos se preguntan que podría pasar con ciudadanos comunes si esto le pasa al presidente de la Corte. Son señales que meten miedo, que paralizan. Gerardo Milman, el diputado del GEN, dijo que han convertido la AFIP en una Gestapo al servicio de los jerarcas del kirchnerismo. Porque además de conspirar contra opositores aprovechan para encubrir a su gente tal como hace la mafia. Majul contó de qué manera un grupo de especialistas impositivos de la AFIP se pasaron días dibujando la declaración de Nestor junto a su contador para emprolijarla un poco y ocultar lo inocultable. Lázaro Báez, Amado Boudou, Ricardo Jaime, jamás fueron molestados por la AFIP.

Se están superando todos los límites. Cristina huye hacia adelante porque teme que el futuro la encuentre recorriendo los tribunales. Ella lidera el ataque contra el jefe de otro poder del estado. Ya estamos cansados de escuchar que el gobierno no se va a animar a tanto y finalmente se anima. Y redobla la apuesta. Desafía al estado de derecho. Lo pone bajo la suela de su zapato. Vivimos bajo coacción agravada que es un delito que tiene penas de 5 a 10 años de prisión.

Es muy grave y peligroso que la presidenta no respete la división de poderes y pisotee las instituciones republicanas. Vivimos un “Cristinato”, donde la presidenta va por todo y quiere ejercer la suma del poder público. Es el reino del autoritarismo, el reino de la arbitrariedad y los aprietes. Es el reino de la reina.
Mañana se cumple un año de la muerte del Beto Badía y todavía no lo podemos creer. Es que su voz todavía nos rebota en el cerebro y en el corazón. Era la imagen de la radio. Era la imaginación de los Beatles en el eter. Uno más de ellos que salió de Ramos Mejía y aterrizó en Liverpool.

Imagina que no hay paraíso, stuff
Es fácil si lo intentas, stuff
Ningún infierno debajo de nosotros, ailment
Arriba de nosotros, solamente cielo,
Imagina a toda la gente
Viviendo al día…

Imaginate Beto que hay mucho dolor aquí abajo. Que los músicos argentinos todavía se sienten huérfanos. Que todas las radios están de luto por tu ausencia. Que los oyentes esperan que termine la tanda para volver a escucharte. Que Fernando Bravo, tu amigo del alma no puede con su alma.

Todavía recuerdo tu cálida voz en el teléfono en febrero del año pasado, el día que recé una columna que decía que Badía tiene compañía. Una vez mas me contaste cuando fuiste a Colombia con Bravito y juntos hicieron los comentarios del aquel partido en donde River se jugaba la vida. Por suerte pude confesarte toda mi admiración. Yo te miraba en silencio mientras hacíamos el pase en radio del Plata y vos me trataste como si fuéramos compinches. Hasta fuimos a jugar al básquet al club Palermo. ¿Te acordás de las picadas que comíamos en el buffet? Después supe que hacías eso con todos. Que no hay a nadie en el mundo de la radio que no te quiera. Que no tenes enemigos. Que te la pasaste acercando posiciones, cerrando brechas, reconciliando gente, valorando la diversidad en el más amplio sentido de la palabra.

Para mi, vos, Bravito, Carrizo y Cacho Fontana estaban en el olimpo de los próceres de la radio. De los que reinventaron la magia de la comunicación. Primero me atravesó tu Flecha Juventud mientras yo celebraba la rebeldía del pelo largo, los vaqueros gastados y los dedos en ve. Con la música de los Beatles., por supuesto. Y el asombro por la filosofía pacifista cargada de humanismo de John Lennon que modeló nuestra ética de la solidaridad. Con todo eso crecimos juntos. Con tu extraordinaria capacidad para crear climas, para establecer una atmósfera de buena onda con el entrevistado. A veces pienso que con Juan Ramón, con semejante viejo, con ese maestro de locutores, no tenías otro destino que aferrarte a los micrófonos y vivir entre auriculares. Hijo de tigre. Hijo del ISER.

Seguimos de cerca esa batalla desigual que diste

contra ese maldito cáncer que seguramente debe odiar la música, los medios y la alegría. ¿Quién lo hubiera dicho? Meterse con Juan Alberto Badía, que hijoputez. Con ese locutor gigantesco que formó generaciones y que jamás apeló al escándalo ni al trazo grueso. ¿Te acordás del día que empezaste en la radio? ¿De tu primer aviso? ¿Del furcio que mas te avergonzó? De tus grandes éxitos. Escuché que dijiste que era increíble la cantidad de gente que defendía tu vida como si fuera propia. Es cosecha merecida de tu siembra. Todo lo bueno que hiciste hoy te vuelve multiplicado.

Me consuela saber que nunca estarás solo. Que millones te estarán sintonizando porque igual que Bravito, tu domicilio es el aire. Que te esperan John Lennon y el flaco Spinetta. Ahí va el capitan Beto, flaco. Cuidalo. Me imagino que ya te abra contado con lujo de detalles como fue que volvieron a primera. Hace un año ya.¿Dieron la vuelta olímpica en el cielo? Yo se que hay una banda roja que los envuelve. Un estadio de fiesta. Celebrando la vida de Badía y sus sesenta y cuatro años de ejemplo. Tal vez eso sea lo que mas duele. Fue demasiado pronto, Juan Alberto. Cuando tenga sesenta y cuatro años, aun me seguirás necesitando, todavía me seguirás alimentando. Cuando sea más viejo y se me caiga el pelo. A los sesenta y cuatro lloramos tu despedida que es bien arriba, con la luz roja encendida eterna en tu homenaje:

Imagina

Tu puedes decir que soy un soñador,
Pero no soy el único,
Espero que algún día te nos unas,
Y el mundo vivirá como uno solo, Beto querido.
La década kirchnerista fue muy exitosa en llevar a los artistas para su molino. Utilizó a cantantes y actores para darse un baño permanente de popularidad, malady treat como instrumento de propaganda y a modo de escudos para protegerse de las denuncias de megacorrupción. Ese es el acuerdo tácito y esencial. El estado K pone sumas de dinero multimillonaria con la excusa de fomentar la cultura (algo a lo que nadie podría oponerse) y a cambio, tadalafil los beneficiados le devuelven participaciones en actos políticos y, en algunos casos, con declaraciones públicas de adhesión y militancia al oficialismo que los alimenta. Ojo que no quiero meter a todos en la misma bolsa. El que generaliza, discrimina. Hay artistas admirados y respetados que se sumaron al kirchnerismo por convicciones ideológicas y no por dinero. Hay dirigentes gremiales de la cultura que valoran varias leyes y medidas positivas que tomó el gobierno y que eran viejos reclamos del sector que nadie había atendido. Hay que separar los tantos. Ese grupo no cometió ningún pecado. Se movió en forma coherente con su pensamiento y tienen toda la libertad del mundo de expresar su respaldo al político que se les cante.

Lo repudiable es cuando algunos artistas aprovechan esa situación para cobrar honorarios muy por encima del mercado. Sumas millonarias que aparecen infladas, que no cobran en la actividad privada de cualquier recital o retribuciones mucho más elevadas que las que le cobran a otros distritos como la provincia o la ciudad de Buenos Aires, por ejemplo. Eso ya es raro. Eso ya despierta sospecha. Siempre la relación de los artistas y la política partidaria es compleja. Porque es un vínculo muy subjetivo que no se puede someter a licitación. ¿Cuánto vale la actuación de un actor? ¿Qué se le debe pagar a un cantante muy militante y poco convocante que vive de los shows que organiza el estado? ¿Se compran conciencias? ¿Se alquilan carreras y trayectorias? Hay que ser mas transparentes que nunca para que nadie sea salpicado por la sospecha de la corrupción. Hay que ser muy rigurosos en el otorgamiento de subsidios y los encargados de hacerlo deben tener un gran prestigio en el rubro y deben ser convocados con un criterio plural y no sectario. ¿Es bueno para el pueblo que Cristina gaste 2 millones y medio en 5 recitales de Fito Páez? Es cierto que mucha gente que no tiene dinero para verlo en vivo puede aprovechar para hacerlo. Pero, ¿debe salir abrazado con Cristina al final de sus canciones? Si ese abrazo es militante y sincero, no debería ser gratuita y solidaria su actuación como una forma de contribuir a una mayor justicia social? La empresa que firmó el contrato por Fito, ¿tuvo que ser inscripta el día anterior? ¿Se les prohibe implícitamente a los artistas que participen en otros actos solidarios que disgustan a la Casa Rosada? ¿Por qué no están los más populares apoyando a los familiares del siniestro ferroviario de Once o a los pueblos originarios de Formosa? ¿Les cortan el chorro de platita si van a esos lugares?

Con el apoyo al cine pasa lo mismo. Gobernar es fijar prioridades. ¿Es prioridad de un estado que tiene que resolver gravísimos problemas de exclusión y pobreza, subsidiar películas con millones y millones y que solo convocan a 200 personas como espectadores? ¿Eso es popular o elitista? ¿Eso es ayudar a que surjan genios jóvenes o fomentar un cine propagandístico y un trabajo a los amigos? Pregunta terrible: ¿Qué tiene que hacer el ministro de Julio de Vido, el cajero de los agujeros mas negros del gobierno, metiendo sus manos en el cine experimental? ¿Cuál es el criterio para triangular los fondos a través de universidades del conurbano que claramente tienen otras necesidades y urgencias? Lo mas despreciable es que, igual que en otros aspecto de la realidad, el gobierno de Cristina aprovecha para premiar con el dinero de todos nosotros a sus amigos en forma terriblemente discrecional y de paso, castiga a los que tienen el coraje de expresar una opinión distinta como Ricardo Darín, Juan José Campanella, el Pelado Cordera o Eliseo Subiela, entre otros.

En el caso de Tecnópolis las cosas ya son más parecidas a las coimas y retornos tradicionales. Son revelaciones que minuciosamente fue desgranando Maia Jastreblansky en La Nación y que fueron ampliadas y televisadas. Esa vidriera del programa de Jorge Lanata ya es un fenómeno comunicacional y político. Veinte puntos de rating casi como promedio permanente confirman que amplios sectores de la población tienen interés en vigilar y controlar al gobierno de Cristina y que anticipan el crecimiento de un voto castigo en las próximas elecciones. Nadie está en contra del apoyo del estado a la cultura. Lo que se repudia es su utilización política para beneficiar amigos, su malversación y la manera en que el gobierno se esconde detrás de los artistas para evitar el costo político que producen sus estafas. Cristina se autoproclamó cinéfila extrema. Le gustan las películas de ficción como la del INDEC que filmó Guillermo Moreno. Esta transa trucha entre su gobierno y un sector de la cultura, también es cine, pero de terror. Es la película de Cristina.
En los países serios, help democráticos y republicanos, viagra sale todos son iguales ante la ley. En Argentina, todos somos iguales ante Cristina. Porque ella es la ley. Dijo que en el 2015 quiere ser jueza pero ahora es la ley. Es juez y parte. Desde la cima del poder la presidenta persigue con el aparato del estado a toda persona que tenga la osadía de opinar distinto. En eso, Cristina es democrática. Persecución pareja para todos y todas. Si no somos esclavos, todos somos enemigos de Cristina. Puede ser un empresario inmobiliario, un abuelito que le quiere regalar 10 dólares a su nieto, un director de cine como Eliseo Subiela o el mismísimo presidente de la Corte Suprema de Justicia. Cristina es generosa con sus aprietes. A nadie se le niega un carpetazo. Es casi una costumbre ancestral del kirchnerismo. En Santa Cruz se cansaron de cepillar opositores con esos métodos extorsivos. Las operaciones para erosionar la credibilidad de sus adversarios también estuvieron a la orden del día en esta última década. Y aquí tampoco andan con matices ideológicos. Son pluralistas para armar mentiras, difundirlas a través de para periodistas del oligopolio K y utilizar como látigo los organismos del estado como la AFIP y los servicios de inteligencia. Todo vale. No hay límites para la voracidad de poder de Cristina. Le tocó sufrirlo a radicales como Enrique Olivera, a peronistas disidentes como Francisco de Narváez, a dirigentes de centro izquierda como el senador Luis Juez o a periodistas de investigación como Luis Majul, entre otros. En todos los casos la metodología fue la misma. Inventaron evasiones o cuentas secretas que periodistas cómplices se encargaron de amplificar sabiendo que eran falsas. Real Malicia, que le dicen. Uno de ellos fue Horacio Verbitsky pero hubo varios loritos que repetían lo que le dictaban de la Casa Rosada y ni siquiera entendían de lo que estaban diciendo. Esas amenazas estatales, por lo general, fueron antes de una elección o después de una denuncia de corrupción fuerte que involucraba al matrimonio presidencial. Una vez que bajó el polvo de la explosión y después de haber manchado la honorabilidad de las personas, la justicia se encargó de probar en todos estos casos que no había nada. Que eran todas falsedades fogoneadas desde el corazón del poder. Por eso en algunos casos la tortilla se dio vuelta y ahora son investigados los agentes de la AFIP que participaron de las maniobras ilícitas. La lógica es siempre igual. Prender el ventilador y ensuciar. Después, Dios dirá. Ahora es el turno de Ricardo Lorenzetti, de su familia y de uno de sus funcionarios más cercanos. Hoy los diarios que subsidia y edita Cristina publican que el presidente de la Corte Suprema tendría (así en potencial) una cuenta secreta en Suiza que no declaró. Hay que guardar esos recortes y esperar el final de esto. Si es cierto, Lorenzetti debería ser destituído en forma inmediata. Pero si es una mentira K como tantas mentiras, los funcionarios que dibujaron las falacias deberían ir presos por alzarse contra la Corte Suprema que falló en contra de los intereses de Cristina. La señal hacia la sociedad es brutal. Todos se preguntan que podría pasar con ciudadanos comunes si esto le pasa al presidente de la Corte. Son señales que meten miedo, que paralizan. Gerardo Milman, el diputado del GEN, dijo que han convertido la AFIP en una Gestapo al servicio de los jerarcas del kirchnerismo. Porque además de conspirar contra opositores aprovechan para encubrir a su gente tal como hace la mafia. Majul contó de qué manera un grupo de especialistas impositivos de la AFIP se pasaron días dibujando la declaración de Nestor junto a su contador para emprolijarla un poco y ocultar lo inocultable. Lázaro Báez, Amado Boudou, Ricardo Jaime, jamás fueron molestados por la AFIP.

Se están superando todos los límites. Cristina huye hacia adelante porque teme que el futuro la encuentre recorriendo los tribunales. Ella lidera el ataque contra el jefe de otro poder del estado. Ya estamos cansados de escuchar que el gobierno no se va a animar a tanto y finalmente se anima. Y redobla la apuesta. Desafía al estado de derecho. Lo pone bajo la suela de su zapato. Vivimos bajo coacción agravada que es un delito que tiene penas de 5 a 10 años de prisión.

Es muy grave y peligroso que la presidenta no respete la división de poderes y pisotee las instituciones republicanas. Vivimos un “Cristinato”, donde la presidenta va por todo y quiere ejercer la suma del poder público. Es el reino del autoritarismo, el reino de la arbitrariedad y los aprietes. Es el reino de la reina.
En los países serios, store democráticos y republicanos, store todos son iguales ante la ley. En Argentina, todos somos iguales ante Cristina. Porque ella es la ley. Dijo que en el 2015 quiere ser jueza pero ahora es la ley. Es juez y parte. Desde la cima del poder la presidenta persigue con el aparato del estado a toda persona que tenga la osadía de opinar distinto. En eso, Cristina es democrática. Persecución pareja para todos y todas. Si no somos esclavos, todos somos enemigos de Cristina. Puede ser un empresario inmobiliario, un abuelito que le quiere regalar 10 dólares a su nieto, un director de cine como Eliseo Subiela o el mismísimo presidente de la Corte Suprema de Justicia. Cristina es generosa con sus aprietes. A nadie se le niega un carpetazo. Es casi una costumbre ancestral del kirchnerismo. En Santa Cruz se cansaron de cepillar opositores con esos métodos extorsivos. Las operaciones para erosionar la credibilidad de sus adversarios también estuvieron a la orden del día en esta última década. Y aquí tampoco andan con matices ideológicos. Son pluralistas para armar mentiras, difundirlas a través de para periodistas del oligopolio K y utilizar como látigo los organismos del estado como la AFIP y los servicios de inteligencia. Todo vale. No hay límites para la voracidad de poder de Cristina. Le tocó sufrirlo a radicales como Enrique Olivera, a peronistas disidentes como Francisco de Narváez, a dirigentes de centro izquierda como el senador Luis Juez o a periodistas de investigación como Luis Majul, entre otros. En todos los casos la metodología fue la misma. Inventaron evasiones o cuentas secretas que periodistas cómplices se encargaron de amplificar sabiendo que eran falsas. Real Malicia, que le dicen. Uno de ellos fue Horacio Verbitsky pero hubo varios loritos que repetían lo que le dictaban de la Casa Rosada y ni siquiera entendían de lo que estaban diciendo. Esas amenazas estatales, por lo general, fueron antes de una elección o después de una denuncia de corrupción fuerte que involucraba al matrimonio presidencial. Una vez que bajó el polvo de la explosión y después de haber manchado la honorabilidad de las personas, la justicia se encargó de probar en todos estos casos que no había nada. Que eran todas falsedades fogoneadas desde el corazón del poder. Por eso en algunos casos la tortilla se dio vuelta y ahora son investigados los agentes de la AFIP que participaron de las maniobras ilícitas. La lógica es siempre igual. Prender el ventilador y ensuciar. Después, Dios dirá. Ahora es el turno de Ricardo Lorenzetti, de su familia y de uno de sus funcionarios más cercanos. Hoy los diarios que subsidia y edita Cristina publican que el presidente de la Corte Suprema tendría (así en potencial) una cuenta secreta en Suiza que no declaró. Hay que guardar esos recortes y esperar el final de esto. Si es cierto, Lorenzetti debería ser destituído en forma inmediata. Pero si es una mentira K como tantas mentiras, los funcionarios que dibujaron las falacias deberían ir presos por alzarse contra la Corte Suprema que falló en contra de los intereses de Cristina. La señal hacia la sociedad es brutal. Todos se preguntan que podría pasar con ciudadanos comunes si esto le pasa al presidente de la Corte. Son señales que meten miedo, que paralizan. Gerardo Milman, el diputado del GEN, dijo que han convertido la AFIP en una Gestapo al servicio de los jerarcas del kirchnerismo. Porque además de conspirar contra opositores aprovechan para encubrir a su gente tal como hace la mafia. Majul contó de qué manera un grupo de especialistas impositivos de la AFIP se pasaron días dibujando la declaración de Nestor junto a su contador para emprolijarla un poco y ocultar lo inocultable. Lázaro Báez, Amado Boudou, Ricardo Jaime, jamás fueron molestados por la AFIP.

Se están superando todos los límites. Cristina huye hacia adelante porque teme que el futuro la encuentre recorriendo los tribunales. Ella lidera el ataque contra el jefe de otro poder del estado. Ya estamos cansados de escuchar que el gobierno no se va a animar a tanto y finalmente se anima. Y redobla la apuesta. Desafía al estado de derecho. Lo pone bajo la suela de su zapato. Vivimos bajo coacción agravada que es un delito que tiene penas de 5 a 10 años de prisión.

Es muy grave y peligroso que la presidenta no respete la división de poderes y pisotee las instituciones republicanas. Vivimos un “Cristinato”, donde la presidenta va por todo y quiere ejercer la suma del poder público. Es el reino del autoritarismo, el reino de la arbitrariedad y los aprietes. Es el reino de la reina.
En los países serios, for sale democráticos y republicanos, todos son iguales ante la ley. En Argentina, todos somos iguales ante Cristina. Porque ella es la ley. Dijo que en el 2015 quiere ser jueza pero ahora es la ley. Es juez y parte. Desde la cima del poder la presidenta persigue con el aparato del estado a toda persona que tenga la osadía de opinar distinto. En eso, Cristina es democrática. Persecución pareja para todos y todas. Si no somos esclavos, todos somos enemigos de Cristina. Puede ser un empresario inmobiliario, un abuelito que le quiere regalar 10 dólares a su nieto, un director de cine como Eliseo Subiela o el mismísimo presidente de la Corte Suprema de Justicia. Cristina es generosa con sus aprietes. A nadie se le niega un carpetazo. Es casi una costumbre ancestral del kirchnerismo. En Santa Cruz se cansaron de cepillar opositores con esos métodos extorsivos. Las operaciones para erosionar la credibilidad de sus adversarios también estuvieron a la orden del día en esta última década. Y aquí tampoco andan con matices ideológicos. Son pluralistas para armar mentiras, difundirlas a través de para periodistas del oligopolio K y utilizar como látigo los organismos del estado como la AFIP y los servicios de inteligencia. Todo vale. No hay límites para la voracidad de poder de Cristina. Le tocó sufrirlo a radicales como Enrique Olivera, a peronistas disidentes como Francisco de Narváez, a dirigentes de centro izquierda como el senador Luis Juez o a periodistas de investigación como Luis Majul, entre otros. En todos los casos la metodología fue la misma. Inventaron evasiones o cuentas secretas que periodistas cómplices se encargaron de amplificar sabiendo que eran falsas. Real Malicia, que le dicen. Uno de ellos fue Horacio Verbitsky pero hubo varios loritos que repetían lo que le dictaban de la Casa Rosada y ni siquiera entendían de lo que estaban diciendo. Esas amenazas estatales, por lo general, fueron antes de una elección o después de una denuncia de corrupción fuerte que involucraba al matrimonio presidencial. Una vez que bajó el polvo de la explosión y después de haber manchado la honorabilidad de las personas, la justicia se encargó de probar en todos estos casos que no había nada. Que eran todas falsedades fogoneadas desde el corazón del poder. Por eso en algunos casos la tortilla se dio vuelta y ahora son investigados los agentes de la AFIP que participaron de las maniobras ilícitas. La lógica es siempre igual. Prender el ventilador y ensuciar. Después, Dios dirá. Ahora es el turno de Ricardo Lorenzetti, de su familia y de uno de sus funcionarios más cercanos. Hoy los diarios que subsidia y edita Cristina publican que el presidente de la Corte Suprema tendría (así en potencial) una cuenta secreta en Suiza que no declaró. Hay que guardar esos recortes y esperar el final de esto. Si es cierto, Lorenzetti debería ser destituído en forma inmediata. Pero si es una mentira K como tantas mentiras, los funcionarios que dibujaron las falacias deberían ir presos por alzarse contra la Corte Suprema que falló en contra de los intereses de Cristina. La señal hacia la sociedad es brutal. Todos se preguntan que podría pasar con ciudadanos comunes si esto le pasa al presidente de la Corte. Son señales que meten miedo, que paralizan. Gerardo Milman, el diputado del GEN, dijo que han convertido la AFIP en una Gestapo al servicio de los jerarcas del kirchnerismo. Porque además de conspirar contra opositores aprovechan para encubrir a su gente tal como hace la mafia. Majul contó de qué manera un grupo de especialistas impositivos de la AFIP se pasaron días dibujando la declaración de Nestor junto a su contador para emprolijarla un poco y ocultar lo inocultable. Lázaro Báez, Amado Boudou, Ricardo Jaime, jamás fueron molestados por la AFIP.

Se están superando todos los límites. Cristina huye hacia adelante porque teme que el futuro la encuentre recorriendo los tribunales. Ella lidera el ataque contra el jefe de otro poder del estado. Ya estamos cansados de escuchar que el gobierno no se va a animar a tanto y finalmente se anima. Y redobla la apuesta. Desafía al estado de derecho. Lo pone bajo la suela de su zapato. Vivimos bajo coacción agravada que es un delito que tiene penas de 5 a 10 años de prisión.

Es muy grave y peligroso que la presidenta no respete la división de poderes y pisotee las instituciones republicanas. Vivimos un “Cristinato”, donde la presidenta va por todo y quiere ejercer la suma del poder público. Es el reino del autoritarismo, el reino de la arbitrariedad y los aprietes. Es el reino de la reina.
No conozco a nadie que no quiera a Andrea. Aunque el mundo se caiga a pedazos, viagra sale pharmacy ella llega todos los días con una sonrisa. Todos los días ilumina esta radio que compartimos con su buena onda y actitud solidaria. Y eso que nuestro ambiente está lleno de soberbias y vanidades. Andrea está pendiente de todo lo que le pasa al programa y a todo lo que le pasa a los demás. ¿Cómo esta tu madre, viagra buy Silvina? Te felicito por Diego, Alfredo. Que Estelita que se mejore, Angelito. Que lindo está tu nieto, Fernando. Andrea Estévez Mirson, como toda buena locutora es el alma del programa. El conductor suele ser la cabeza y en nuestro caso no hay dudas. Bravito lo es en el más amplio sentido de la palabra. Y esa risa. Esa risa que contagia hasta las piedras y que no tiene maldad. Eso no tiene precio porque le sale del corazón. Vale oro. Andrea es la que sucedió en la dinastía a otra genia y maravillosa persona como la Cuni, Alicia Cuniverti. Tuvimos suerte o Fernando sabe elegir primero el ser humano y después la excelencia profesional. Andrea se ocupa de todo. De los chivos llamados PNT, de recordar que hay tanda atrasada, que ahora va el micro vendido de Román, de regar el jardincito maravilloso de los oyentes, en el muro, en los mail, en los mensajitos. Es la que se emociona con cada historia como la de Almita y nos emociona a todos. Es la que nos dice: “ojo, ojo”, cuando se enciende la luz roja y nosotros estamos hablando cualquier verdura. Cuida el aire y nos cuida. Es el alma del programa porque es locutora de alma. Se conmovió aquel día cuando su profesor del ISER, Juan Ramón, el legendario padre de Badía le dijo que tenía la voz demasiado añinada. Pero Andrea no se rindió. Con un coraje extraordinario, apretó los dientes, siguió practicando con más polenta y se dijo a si misma: yo voy a llegar. Y llegó. Tan alto que en poco tiempo trabajó con el mismísimo Beto Badía. Y con Fernando Bravo, bienvaventurada en la prehistoria de la FM y hasta con otro sanpedrino ilustre como Lalo Mir en Mitre. Y con Santo Biassatti. Inauguró las transmiciones de FM Tango. Andrea siempre soñó con ser locutora. Tal vez por sentirse tan acompañada de chica por la radio. Tal vez porque Jorge Manuel, su viejo, voceaba las noticias como buen canillita que era. “Cronica la sexta diarios/ con el triunfo de River”, decía y ella se hizo de River y siguió ese mandato hasta leer las noticias y las tandas por radio. Secundario en el comercial 22 de San Cristóbal y un hogar humilde donde se hizo de buena madera. Con Laly, su madre aprendió a ser la gran mujer que es. Compartió grandes momentos con Liliana, su hermana. Nació en Palermo sensible. Empezó a ganarse sus primeros manguitos en FM Sur de Quilmes. Ahí se puso la camiseta como siempre. Peleó y peleó y la vida le dio un premio. Conoció a un periodista deportivo llamado Jorge Marinelli que fue el amor de su vida. Dicen los muchachos que a Marinelli le costó mucho conquistar a la locutora de la sonrisa cristalina. Que le hubiera sido más fácil subir el Aconcagua o lograr imaginar al gallito de Morón campeón de la Libertadores. La televisión por buchona y frívola se pierde a una de las mejores locutoras de la Argentina. Tal vez ahora que la reconocieron con la nominación al Martín Fierro se aviven y la contraten. Porque le sobra paño para la tele, para hacer voces y personajes y grabar publicidades. Es capaz de locutar que Coquito su perro tiene mas apetito y confesar que el secreto de su buen descanso que es un, obvio, un colchón, Cannon por supuesto. Está muy agradecida a Silvina Chediek. Juntas trabajaron en el programa de la AMIA que se llamó “Mosaico” y que curiosamente yo conduje mas adelante. Es creyente hasta la esperanza máxima. Confía en Dios y en los hombres y mujeres que crecen a su imagen y semejanza. Es la que empuja para que toda la familia Marinelli vaya a misa. Cuando estuvo embarazada de la luz de sus ojos dejó de ir todos los días a la radio y se puso a grabar tandas para estar más tiempo con sus hijos. Constanza, la que la puede, también quiere seguir el camino de la radio aunque en la producción. Por ahora del micrófono para afuera. Pero a Coni, le gusta el ambiente donde trabajan sus padres. Los micrófonos y los auriculares fueron su cuna. Lucas, la otra luz de sus ojos, es un fenómeno. Se ganó con esfuerzo un viaje de estudios a Londres y allí está ahora. Jorge y Andrea son un matrimonio de radio que se sacrifica y hace muy bien lo que hace. Todos los días cuando ella toma el subte B en la estación Tronador sale a construir su destino con honradez y capacidad. Ellos no son potentados. No son estrellas que ganan fortunas. Son laburantes, artesanos del eter que pintan el aire de colores. Pero son de fierro. Como Andrea Estevez Mirson, una candidata a ganar el Martin Fierro aunque, para nosotros, lo que la conocemos, ya lo ganó. Todavía se pone colorada cuando alguien dice una mala palabra. Andrea no conoce la maldad. Es el alma de la radio. La radio se ríe con ella.
Ojalá me equivoque. Ojalá me equivoque pero todos los indicios que dispongo y la metodología de Cristina me llevan a encender una luz de alerta por el intento de chavizar a las Fuerzas Armadas. ¿Qué significa esto? Que todas las decisiones de los últimos tiempos en el área de Defensa apuntaron a fortalecer, cheap multiplicar y colocar en la conducción al grupo de militares que tienen puesta la camiseta de los Kirchner. ¿Se entiende? Cristina quiere lograr que las Fuerzas Armadas jueguen el mismo rol cuasi partidario que les dio Hugo Chávez en Venezuela. El primer paso muy positivo fue extirpar de las filas a los nostálgicos del terrorismo de estado. Correcto, esa es una forma de sembrar democracia. Pero después la cosa se fue manchando cuando empezó la discriminación por portación de apellido a la hora de los ascensos. Y finalmente, todo el mecanismo que debe privilegiar los méritos profesionales, se dejó de lado para dar paso al amiguismo que colocó en los lugares de poder y privilegio a los jefes que manifestaron su adhesión al proyecto kirchnerista. Eso es grave. Responde a la misma concepción de hostigar primero, dividir después y finalmente intentar cooptar a la justicia, a los medios, al movimiento obrero, a los empresarios, a todo. En este caso es mucho mas peligroso porque estamos hablando del brazo armado de la Nación y porque cada vez que los militares cruzaron ese límite el país lo pagó con dictaduras sanguinarias y la democracia fue la primera víctima. Uno de los logros de estos 30 años de recuperación institucional es que ni el periodismo ni los ciudadanos nos acordamos de los apellidos de los jefes militares. Quedaron reducidos a cumplir con sus tareas específicas, bien lejos del poder político. Ahora, últimamente, y gracias a esta década, en los debates aparece con fuerza el nombre del general César Milani. Su militancia peronista y la de toda su familia, su admiración por Chávez, su tarea secreta en el campo de la inteligencia en colaboración con los espías civiles y su relación estrecha tanto con la ex ministra Nilda Garré como con su asesor, Horacio Verbitsky potencian la sospecha de quienes están preocupados. Ayer en su discurso, el general Milani dijo que quiere “una fuerza que acompañe el proyecto nacional”.

Las Fuerzas Armadas en general y el Ejército en particular deben integrarse definitivamente a la democracia republicana. Para que se cumpla el deseo ciudadano y patriótico de no tener nunca mas a militares fuera de los cuarteles. Y para que cumplan su rol en la defensa estratégica y territorial, en la investigación tecnológica y en la producción. También es positivo que coparticipen de las tareas solidarias y logísticas en casos de emergencia tal como ocurrió con las terribles inundaciones en La Plata. Pero hay que ser sumamente cuidadosos y custodiar al máximo su independencia partidaria. Que marchen codo a codo en sus actividades con jóvenes identificados con pecheras de La Cámpora enrarece el clima. Meter banderas y pancartas partidarias traslada a las Fuerzas Armadas las mismas divisiones y los mismos odios que hoy sembró el gobierno en la sociedad civil. Partido, su mismo nombre lo indica, es una parte, una facción por mas numerosa que sea. No es el todo. Por eso es tan peligroso cristinizar o chavizar a los militares. Hay que denunciar tempranamente esto para evitarlo. Hay que controlar que todos los movimientos tengan un respaldo de autoridades capacitadas en la excelencia de la gestión y con un criterio pluralista en su mirada ideológica.

Ayer la presidenta puso en funciones a los nuevos jefes y les pidió, como corresponde, subordinación y valor para defender a la patria. La patria somos todos, un país, una bandera, un pueblo. La patria somos todos los herederos de San Martín y Belgrano y no solamente lo que ven a Hugo Chávez como el nuevo Bolívar. O al general César Milani como el Chávez argentino. Hay que evitar que la política partidaria entre por la puerta de los cuartes porque la libertad suele escaparse por la ventana. Subordinación y valor para defender esta patria justa, libre y soberana. Una patria que esté tan lejos de los autoritarismos como de la injusticia social. Una patria de todos.
Moreno y su patota armada tomaron por asalto el INDEC y destruyeron las prestigiosas estadísticas públicas. No pudo controlar la fiebre inflacionaria pero pisoteó el termómetro.

Morena le dio un cheque en blanco y se convenció a si misma de que la inflación es por culpa de los empresarios que son los que aumentan los precios. Vaya novedad. Siempre son los empresarios los que remarcan los precios. Pero es el gobierno nacional el responsable de la inflación. De sus causas y de no atacar sus consecuencias. Es el poder ejecutivo el que debe tomar las medidas económicas que hagan bajar el costo de vida.

Moreno se cree más vivo que todos e intervino todos los mercados en nombre de la mesa de los argentinos. En poco tiempo liquidó un stock ganadero de mas de 12 millones de vacas y hoy tenemos que pasar la vergüenza de que Uruguay y Paraguay exporten mas que nosotros. O que en el país del trigo no tengamos trigo o sea carísimo para hacer el pan y los fideos. Es el que jamás pudo controlar los precios y nos llevó a estar en el podio de los países del mundo con mas infación.

Morena lo alentó para que siguiera con su cruzada anti campo y proclamó a los cuatro vientos que la culpa es de los agrogarcas destituyentes que ganan fortunas, case sick cialis no pagan impuestos y tienen trabajadores en negro.

Moreno puso el cepo cambiario que hizo desplomar la actividad inmobiliaria y la construcción y que terminó en un inmoral blanqueo derechista de dineros sucios.

Morena mira para otro lado y recita consignas en contra de los fondos buitres y el capitalismo salvaje de los que apuestan a las finanzas.

Moreno está nervioso como nunca porque tiene que ir a declarar a los tribunales. Lo acusan de lo que es: un abusador del poder. Censuró en forma autoritaria a las consultoras que querían contar su verdad y ahora tendrá que rendir cuentas ante el juez Bonadío.

Morena lo deja hacer y deshacer y le tiene una confianza ciega pese a sus fracasos seriales. Parece mentira pero ató su suerte a la suerte de este personaje maltratador de políticas económicas cavernícolas.

Moreno ayer, fiel a su cobardía permanente, agredió verbalmente a una señora periodista con mayúsculas. A los gritos le dijo que tenía las manos manchadas de sangre por trabajar en Clarín.

Morena pese a su retórica preocupación por las cuestiones de género no dijo esta boca es mía. Ni un tuit de apenas 140 caracteres le mereció semejante patoteada hacia Silvia Naishtat. Menos mal que Walter Curia puso las cosas en su lugar calificando la actuación de Moreno como fascista. Y que Osvaldo Pepe precisó que se trata de un energúmeno que se hace el guapo cuando tiene una mujer adelante y un guardaespaldas detrás. Lo dice porque ya tuvo por lo menos otros tres cruces agresivos con dos especialistas en los derechos del consumidor y con la despachante de aduana, Paula De Conto. Hasta en la cárcel, los presos castigan a los que se propasan con las mujeres.

Moreno es el autor material de varias de las peores medidas de mala praxis del gobierno nacional. Insultador profesional, matón de pistola sobre la mesa, la gran bestia pop como lo bautizó Marina Aizen.

Morena el la autora intelectual de estas desmesuras que solo sirven para generar un clima de miedo y expulsar todo tipo de inversiones.

Moreno es Guillermo Moreno, el nombre y apellido que simboliza lo peor del actual gobierno.

Morena es Cristina, la morocha argentina, la que le da de comer al chancho. Aguante Morocha, aguante Moreno.
Los candidatos que son intendentes van a pedir licencia en las próximas horas para intensificar la campaña. Harán punta, salve como corresponde, store Sergio Massa y Darío Giustozzi, los dos mas votados, que encabezan la lista. Mañana, en el museo del Tigre, se presentarán los 300 socios fundadores de la apuesta política más audaz y original de los últimos tiempos. Si las urnas confirman el éxito que les auguran la mayoría de las encuestas, veremos actuar a 21 intendentes (con otros 20 en las gateras o negociando por abajo) que resolvieron ocupar el vacío de conducción política que hay en el peronismo desde la muerte de Néstor Kirchner. Intentarán una renovación generacional que sepulte en orden y en paz el liderazgo tóxico e irracional de Cristina para reinstalar un modelo económico muy similar a los tiempos de Néstor. La mesa que preside Ricardo Delgado (una suerte de continuador de las ideas de Roberto Lavagna) tiene todas las señales con el ex ministro Miguel Peirano y otros ex funcionarios como Martín Redrado y Jorge Sarghini (candidato a diputado en La Plata).

Jose Ignacio de Mendiguren, Héctor Daer, y los candidatos a diputados que militan en la CTA y la Federación Agraria serán los encargados de parir el Consejo Económico Social que el gobierno boicoteó durante tanto tiempo.

El desafío mas grande que tienen es aprovechar la alta intención de votos de Massa sin destruir el sistema de consulta colectivo que los sostiene. Por eso en sus materiales escritos hablan de subrayar que son “un conjunto de dirigentes y no simples soldados”. Se cansaron del verticalismo autoritario. Están revelando su principal fortaleza que a su vez, es el motivo más importante por el que abandonaron el cristinismo. Son jefes territoriales exitosos, con gestiones reconocidas que deciden romper desde el poder y no luego de haber perdido una interna. “La rebelión de los coroneles”, como les gusta autodenominar su aventura, se produjo como respuesta al maltrato de la presidenta y al renunciamiento de Daniel Scioli a ponerse al frente de estos reclamos. Ya lo dijo Perón, “con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes”.

Néstor Kirchner entendió rápidamente que el eje para ganar elecciones y para luego poder gobernar pasaba por la provincia en general y por el Conurbano en particular. Decir que se trata del 40 % del padrón, es un dato. Otro: Darío Giustozzi, por ejemplo, sacó 198 mil votos en Almirante Brown (casi el 75%) y esa cifra es superior a la que consiguieron 11 gobernadores. Por eso Kirchner pasó a retiro a Eduardo Duhalde y manejó personalmente la relación con esos caciques bonaerenses a los que les ofreció caja y obras públicas a cambio de apoyo político. Cristina abandonó esa metodología y esa avenida de doble mano del toma y daca se transformó en una calle que solo llevaba agua para el molino presidencial.

Los muchachos lo explican porque Cristina entró en las turbulencias de sus caprichos, porque siempre despreció ética y estéticamente a los intendentes y porque se fue quedando sin plata para fortalecer esas transas. De la descentralización de Néstor que actuaba como un emperador de los señores feudales de los distritos se pasó a una fuerte concentración, en una suerte de monarquía donde reinó Cristina.

Las 2.800 casas que están abandonadas, sin terminar desde hace 3 años, sobre la avenida Calchaquí en Florencio Varela son un monumento a la ineficiencia y una invitación a los intrusos. Gran parte de sus puertas y ventanas ya fueron saqueadas. Un peronista que conduce su distrito hace años confesó ante Perfil: “si un ministro no nos atendía el teléfono, lo llamábamos directamente a Néstor y el nos solucionaba el tema”. Hoy muchos de los intendentes que hicieron rancho aparte, cuentan que tuvieron que terminar obras nacionales con dinero del municipio. Y encima se tenían que bancar que las listas las dibujara la presidenta con su hijo y alguno más. Por eso Sergio Massa dejó que cada uno de sus pares pusiera sus candidatos. Ninguno de ellos olvidará el día que Cristina sacó el 54% de los votos y José Ottavis, les dijo: “ahora vamos por ustedes”.

Por eso el ministro Julio de Vido aceleró, por orden de Cristina, el plan “Más cerca: mas municipio, mejor país, mas patria”. ¿Y la provincia?, se preguntaban en Buenos Aires. No figura ni en el nombre. En la propaganda, Planificación Federal, dice que se firmaron convenios de ejecución de 659 obras de infraestructura con intendentes bonaerenses por casi 3.400 millones de pesos. No dice lo que ocurre en la realidad: que con suerte, le adelantan un 5 % de la obra y después, si te he visto, no me acuerdo.

Las fuertes demandas de un sector de la sociedad de más República y honradez y menos peronismo, ayudan a subir la cuesta de Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín. Su posicionamiento claro como opositor de la primera hora es la fortaleza de Francisco de Narváez.

Con lo bueno y malo que eso implica, los massistas gobiernan con las encuestas en la mano, y los cristinistas con los dogmas y la intención de encerrar a la justicia antes de que la justicia los encierre a ellos. Unos conformaron una lista plural y multisectorial y otros la de los fanáticos de pésima imagen. En las filas de Sergio Massa difunden que Martín Insaurralde es mas candidato de Amado Boudou que de Cristina. Son viejos compañeros de militancia, parranda y negocios. El vice no abandonó del todo su sueño presidencial. En la vereda kirchnerista multiplican por lo medios la confesión de Mauricio Macri (“yo votaría a Massa”) en la convicción de que ese apoyo le resta al ex jefe de gabinete de Cristina. Todos saben que si Massa se impone con comodidad en el principal distrito, de inmediato se transformará en el jefe de la oposición y en el conductor presidenciable del peronismo. Esas son muy malas noticias para Cristina y su gente, para Scioli y, también, para Macri aunque diga que está dispuesto a una gran interna abierta para el 2015.

Todo esto se produce en el momento de mayor “morenización” del gobierno de Cristina. Creciente mala praxis con remedios peores que la enfermedad envueltos en un clima de altanería y patoterismo. El gobernador Maurice Closs ya lo vivió en carne propia cuando perdió la mitad de su caudal electoral y le pasó al gabinete nacional las mismas facturas que pasan los intendentes que se fueron con Massa. Algo nuevo está pasando.De Buenos Aires a Misiones. De Ushuaia a la Quiaca.
Una de los textos más bellos y profundos que leí sobre la patria le pertenece a Julia Prilutzky Farny, look una poetisa ucraniana, naturalizada argentina. Dice así: “Allí donde partir es imposible/ donde permanecer es necesario/Donde nunca se está del todo solo / donde cualquier umbral es la morada/ Allí donde se quiere arar y dar un hijo/ Allí donde se quiere morir… allí esta la patria”.

¿Qué significa ser independiente hoy? ¿Cuál es el contenido patriótico y ciudadano del día de la independencia nacional? Si nos miramos en el espejo de aquellos hombres hay que decir que el apellido de la independencia es la libertad. Y que hoy mas que nunca deben ser los pilares de una sociedad mejor para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos.

Un país mejor, más justo, más igualitario, con menos pobres y desocupados y con más honradez y diálogo. Un país en el que solo queden afuera los corruptos y los golpistas. ¿Es tan difícil comprender lo simple? Millones de argentinos de buena voluntad quieren construir ese país. Con el respeto sagrado a la división de poderes para no pisotear la Constitución que es nuestra Biblia laica. Eso es independencia. No depender de nadie, no ser cliente de nadie y no dejarse extorsionar por nadie. Salir a la calle a trabajar, a estudiar o a pasear con nuestras familias y que no tengamos miedo de ser asaltados en pleno día o a que desvalijen nuestra casa mientras no estamos. Eso también es independencia. Opinar con respeto absolutamente de todo, con independencia de criterios, sin tutelajes ni censuras y sin que te manden la AFIP o los servicios de inteligencia para castigarte.

Así de simple y de complejo.

A las dos de la tarde de un día como hoy pero de hace 197 años, empezaba a funcionar el Congreso de Tucumán que sancionaría nuestra gloriosa y ansiada independencia. Por eso hoy es el día más importante de la patria. El día del parto. El alumbramiento de esto que somos. Hoy recordamos el día más feliz de la historia de los argentinos. Nacimos como Nación. Dimos a luz.

Ojalá la patria tenga todos los días felices que le deseamos, cada vez que decimos con orgullo: Feliz día de la patria.

De una vez por todas tenemos que tomar conciencia de la patria que tenemos y ponernos a edificar la patria que queremos. Uno piensa en tantas fracturas sociales que estamos padeciendo y se preocupa. ¿Podremos sintetizar todas esas diferencias para pensar como una Nación? ¿Seremos capaces de respetar la diversidad de las miradas y las verdades sin perder la unidad como patria? ¿Podremos abrazarnos en cada logro colectivo y social como lo hacemos con los triunfos deportivos? Si queremos esa patria, se me ocurren tres compromisos básicos que debemos asumir.

1) Extirpar el cáncer de la intolerancia de nuestro cuerpo social antes que haga metástasis y se convierta en odio eterno. Comprender que la diversidad de miradas es un activo, que el pensamiento del otro nos hace mejores y que no es un enemigo el que piensa distinto. Debemos disfrutar de ese aprendizaje permanente que es la convivencia pacífica entre nosotros y con otros pueblos del mundo.

2) Ser solidarios hasta que duela, como decía la madre Teresa. Comprender que nuestro vecino es nuestro hermano, nuestro compañero de ruta, la persona con la que debemos edificar, codo a codo, un mejor barrio, una mejor ciudad y un mejor país que lata con orgullo en nuestro pecho. Ojo que no hablo de caridad, hablo de justicia social. De igualar las oportunidades educativas para lograr esa famosa movilidad social ascendente que nos hizo reconocidos en el mundo.

3) Pensar la patria no solo como padre. Como pertenencia. Una patria que no sirva como escudo de los fanáticos y mentirosos. A esos que dicen que hacer patria es matar a alguien. A esos que Dios y la Patria se lo demanden. Que sean expatriados y nunca repatriados. Yo no quiero la patria dividida en adjetivos ni en corporaciones. Que sea la patria de nuestros padres y la de nuestros hijos. Que los patriarcas nos ayuden. Que nos sostengan como lo vienen haciendo desde el origen de la patria en aquella Plaza de Mayo o en la casa tucumana de doña Francisca Bazán.

Por eso declaramos solemnemente “a la faz de la tierra” nuestra voluntad de ser “una nación independiente” del rey, de sus sucesores, de la Metrópoli y “de toda dominación extranjera”. Hacía tiempo que lo venían reclamando nuestros padres fundadores. Hoy también deberíamos sembrar más ciudadanos patriotas para cosechar gobernantes más ciudadanos. Para lograr la patria que soñamos. Sin déspotas ni cadenas.
¿Qué se esconde detrás de la relación tan conflictiva entre el dinero y Cristina Fernández? No quiero caer en la psicología barata pero, ed para hacer cualquier análisis político ayuda conocer lo que hace y lo que dice la presidenta acerca del capital. Y lo que hace y lo que dice son dos cosas muy distintas. Es un doble discurso permanente. Dispara misiles contra los millonarios parada en el lugar de millonaria. Como si sintiera culpa de su fortuna personal. O de cómo fueron conseguidos los billetes de todos los colores que atesora en sus cuentas bancarias o transformados en propiedades o en hoteles de lujo. ¿Los Kirchner también habrán pesado la plata igual que su socio, sildenafil cómplice y amigo Lázaro Báez? ¿Los unió el amor por los negocios o la pasión por las bóvedas y cajas de seguridad? Ayer en su discurso en Tucumán volvió a la carga. Dijo que los empresarios antes se la llevaban en pala y ahora van a tener que llevarse la guita en cuchara sopera. ¿A quien se lo dijo? ¿A Lázaro, unhealthy a los empresarios del capitalismo de amigos que se enriquecieron con el kirchnerismo o al espejo? Después sentenció que la plata no te hace más inteligente. Una obviedad que, otra vez, pareció una confesión personal. Pregunta que hay que hacer a esta altura: ¿Cristina está contenta con ser millonaria? ¿Siente culpa por haberse enriquecido a la velocidad de la luz y desde el estado? Porque tanto Néstor como Cristina fueron empleados públicos durante mas de dos décadas ganadas por ellos. Sin embargo se la llevaron en pala, en cuchara sopera y en bolsos y bolsas. Cristina habla como si fuera una líder obrera salida de la pobreza como Lula o un canto a la austeridad republicana como el Pepe Mujica o Raúl Alfonsín. Cristina está muy lejos de esos hombres. Si tanto odia el dinero haría muy bien en repartirlo, en despojarse de todos los objetos de la frivolidad mundana y burguesa. Si el dinero no te hace más inteligente o más feliz, ¿Para que quiere sus carteras Luis Vuitton o sus zapatos carísimos de marcas top, o sus mansiones dignas de Beverly Hills? La presidenta ejerce una extrañas lucha de clases. Habla como Lenin pero vive como Putin. Y son dos cosas incompatibles. Es un mensaje confuso que baja desde el poder. ¿Es bueno o malo progresar y aumentar el patrimonio personal? ¿Es bueno para ella y malo para los demás? Nadie olvida aquel día en que la presidenta apeló a la ironía para presentar a Amado Boudou como “un concheto de Puerto Madero”, como si Cristina viviera en la Villa 31. Ella también tiene dos departamentos y ocho cocheras en el mismo edificio de la financiera trucha experta en lavado de dinero conocida, no casualmente, como “La Rosadita”.

Néstor y Cristina son los presidentes mas acaudalados desde el retorno de la democracia y tal vez de la historia. Ella mintió con impunidad frente a los estudiantes de Harvard cuando dijo que todo lo había logrado siendo una exitosa abogada, como si fuera Hillary Clinton. Un estudiante, “seguramente” golpista o agente de la CIA encubierto, le había preguntado su secreto para lograr en solo 8 años multiplicar su patrimonio de 2 a 79 millones. La verdad es que Cristina nunca litigó en ningún caso importante. No se conoce que haya cobrado honorarios abultados. Es famosa la situación que contó el ex diputado Rafael Flores. Fue a propósito de un juicio en el que el estudio de abogado de los Kirchner había intentado embargar la casa de una señora humilde que no pudo pagar unas cuotas. Flores, que también militaba en el peronismo pero defendía presos políticos y presentaba habeas corpus, en confianza, le preguntó a Cristina:
- ¿Por qué hacen esto, no los entiendo. Cual es la necesidad?

Y la actual presidenta le contestó, sincericida y muy campante: “Para hacer política en serio necesitas platita”.

Para defender a los pobres, los Kirchner tomaron el camino de la usura en Río Gallegos, de comprar terrenos a precio vil en Calafate, de recibir el pago de alquileres astronómicos por sus hoteles y departamentos o de cobrar intereses monumentales por sus plazos fijos. Para ellos el poder y el dinero son dos caras de la misma obsesiva moneda. Como decía mi abuela: el que guarda, siempre tiene. Como escribió Francisco de Quevedo “Poderoso caballero es Don Dinero”.
Le voy a dar una información que es brutal, sovaldi sale demoledora del relato progresista de Cristina. En la década ganada aumentaron en un 800% los homicidios en los barrios más humildes del Conurbano. Eso es para los que dicen, sovaldi cargados de prejuicios e ideologitis, que la demanda social por una mayor seguridad es una bandera de la derecha y de los ricos. El hilo siempre se corta por lo más delgado. Siempre los mas pobres y los mas débiles son los que mas sufren las calamidades producidas por la naturaleza o por los hombres. Y la inseguridad es una de las mayores calamidades que estamos padeciendo. Estos datos terribles no son míos. Pertenecen a un prestigioso sociólogo de apellido más prestigioso todavía llamado Javier Auyero. Es el hijo de Carlos, quien fuera uno de los mejores dirigentes que tuvo la democracia cristiana en la Argentina. Pero el muchacho tiene sus propios méritos y hoy ejerce como profesor en la Universidad de Texas. En su imperdible libro titulado “La violencia en los márgenes”, un estudio riguroso de campo de tres años, que hizo con la docente María Fernanda Berti se prueba y se comprueba, se verifica y se certifica lo que el sentido común había anticipado: la droga es el gran enemigo a vencer si queremos derrotar a los delincuentes. La droga multiplicó la cantidad de robos y asesinatos y la crueldad de esos crímenes. No solo por su impacto farmacológico, es decir no solo porque a los pibes marginales les quema la cabeza y no saben lo que hacen. No solo por eso creen que la vida de los demás no vale nada porque la de ellos no vale nada. El carácter destructor de los lazos sociales de la droga es por la pelea entre los “transas”, los que comercian ese veneno llamado paco, cocaína o marihuana. En medio de esas batallas por quien se queda con la comisión de las ventas o en que lugar distribuye cada uno, es que se producen la mayor cantidad de tiroteos y muertes con armas de fuego. El transa se juega la vida y se siente con derecho a hacer justicia por mano propia si un cliente no le paga lo que le debe o si su proveedor cree que se quedó con parte de su ganancia. Esa droga dinamita toda convivencia entre vecinos. Despierta odios, envidias, sospechas. Por eso se sienten con derecho a todo. A ejecutar de un balazo en la cabeza a un presunto buchón o a incendiar la casa de un presunto violador. El ajuste de cuentas es algo cotidiano. Lo saben los curas villeros que todas las noches escuchan tiros y todas las mañanas tienen que llevar al cementerio a algún habitante de la villa. La policía, en muchos casos complica las cosas. Porque interviene para reclutar mano de obra para sus propias acciones corruptas. Extorsiona con el uniforme, organiza sus propias redes de traficantes, mira para otro lado cuando la cosa deriva en violencia sexual intrafamiliar. Y todo eso produce un desborde criminal. Es la ley de la selva y el ojo por ojo. Toda la comunidad recibe el impacto de ese clima. El libro asegura que la cárcel es un tema de conversación cotidiana entre los alumnos del colegio primario. Todos tienen un padre, un hermano o un amigo preso. La tasa de encarcelamiento aumentó en un 300% y la inmensa mayoría son pibes excluidos que no tienen otro futuro. Los pibes chorros, como dicen en las cumbias que reflejan esa violencia sistémica. Otro dato: la mayoría de los crímenes se produce en las inmediaciones de La Salada. Son asesinatos de oportunidad. Saben que la gente entra o sale con plata de esas gigantescas ferias informales a cielo abierto. Después cuando se reparten el botín, hay otro espacio de conflicto que puede terminar a lo cuetazos o a los corchazos, como dicen ellos por quedarse con una alta llanta, como llaman a una zapatilla de alta gama y precio inaccesible. No hay estado en esos territorios abandonados de la patria. El lugar del estado es la violencia. La violencia es la que fija las reglas y establece lo que esta bien y lo que esta mal. Imparte justicia a tiros. El mas violento es el que manda. El que resuelve los conflictos en un lugar donde la democracia republicana no entra. Esta inseguridad muchas veces negada suele unir a los extremos ideológicos. Tanto el discurso de cierta derecha y de cierta izquierda suelen negar esta llaga abierta. Ambos niegan la inseguridad por distintos caminos. El gobierno dice que no existe, que es una sensación que instalan las corporaciones y los medios hegemónicos y destituyentes y la derecha solo identifica como inseguridad a la que ocurre en los barrios de clase media para arriba. Solo basta comparar dos municipios del Conurbano para comprobar que mientras mas pobres son, mas inseguridad hay. Más muertos, más heridos, más robos a mano armada. Hay mucho que hacer para solucionar este drama. Con las entidades barriales, repensando el rol de la escuela, con asistencia social permanente y hospitales de día y la lucha implacable contra la droga. Hay mucho que hacer. Pero lo único que no se puede hacer es negar la realidad. El que mira para otro lado se convierte en cómplice de este verdadero genocidio silencioso y cotidiano. Más inseguridad significa más muerte de argentinos.
Las balas de Ricardo Jaime pican tan cerca del mausoleo de Néstor Kirchner que Elisa Carrió rogó para “que Dios quiera que terminen todos presos, sickness incluso Cristina”. Puso en palabras el recinto que hace entrar en pánico a la presidenta: la cárcel. La imagen inminente del primer funcionario kirchnerista entre rejas es un misil para el relato épico del intelectual que todo lo justifica. Porque Jaime es indefendible, purchase infumable como dicen los muchachos de “La Cámpora”. Y porque después de la feria judicial, habrá dos noticias igualmente demoledoras: la posibilidad de que el fiscal Carlos Rívolo, también le decrete la prisión preventiva a Jaime y la certeza de que el juez Claudio Bonadío procesará por abuso de autoridad a Guillermo Moreno. Esa noticia, a días de las elecciones afectará directamente al primer funcionario en actividad que además es una suerte de fetiche de la presidenta de la Nación que cada día le da mas poder y responsabilidades. Colaboradores de Moreno hicieron correr la versión de que mas temprano que tarde va a ser premiado con el cargo formal de ministro de Economía que ya ejerce de facto. Al parecer no fueron espontáneos los cantitos en su honor que le dispensó la militancia y el apoyo explícito de Cristina en el acto de Tucuman. ¿Aún procesado, Guillermo Moreno será ascendido a Ministro?

Lo mas grave para Carta Abierta o el neofrepasismo K es que Ricardo Jaime no es solamente un Secretario de Estado que pesaba la plata y se la llevaba en pala y en cuchara sopera. Es el principal eslabón de una cadena entre empresarios y sindicalistas corruptos que terminaba en Néstor Kirchner. ¿O no era Jaime el que le llevaba por las noches los bolsos y las bolsas para todos y todas? Jaime transó en el Belgrano Cargas con Jose Pedraza que no va preso porque ya está preso. Y nada menos que por el asesinato de Mariano Ferreyra. Máximo Kirchner se encargó de decir que su padre había muerto, entre otras amarguras, por las que le produjo el crimen del dirigente del Partido Obrero. Pero, seguramente le subió rápidamente el nivel de veneno en sangre porque el burócrata ferroviario era también socio de los negocios turbios como lo prueba la resolución de Bonadío. ¿O Jaime hizo la estafa millonaria con Pedraza sin preguntarle a Néstor? Todavía se puede ver en youtube a la presidenta con el gorrito verde de la lista de Pedraza bailando al ritmo de los bombos en pleno festejo sindical.

En la matriz mafiosa de la mega corrupción de estado a cielo abierto, Jaime es solamente un cara. Tal vez ética y estéticamente, la mas menemista. Por la frívolidad de cama solar o los colores chillones de sus corbatas y su placer por el exhibicionismo de las motos, los yates y los aviones. La comparación con María Julia, sus 20 causas en la justicia, no es caprichosa. La única duda que carcome al cristinismo es si Jaime se animará a prender el ventilador para arrastrar a varios mientras se hunde.

Jaime hacía desde el estado lo que Lázaro Baéz hizo desde el otro lado del mostrador. Fueron dos mecanismos muy utilizados para llenar las bóvedas en esta década ganada por ellos.

Pero no solo Jaime y Pedraza están muy lejos del recitado progresismo de los derechos humanos. ¿Quién es el abogado defensor del cordobés karateca? Andres Marutián, fiscal durante la dictadura, abogado del genocida Roberto Viola y luego funcionario penitenciario del menemismo. Y como si esto fuera poco para erosionar el ánimo de los aplaudidores K, Jaime también está procesado en la causa del siniestro de la estación Once. Allí figura casi como la línea fundadora de ese sistema de estafas con subsidios que terminó con “la corrupción seguida de muerte”, como la llama Omar Lavieri quien anticipó todo lo que está ocurriendo en su libro “El Rekaudador”.

Demasiadas porquerías representa Ricardo Jaime para que haya estado 6 años en la mesa chica del gobierno tanto con Néstor como con Cristina y para que haya sido uno de los revolucionarios kirchneristas de la primera hora desde Rio Gallegos.

La palabra corrupción ensucia todo lo que toca. Pero la palabra “prófugo” entra en otro terreno: el del posible desbande. El que anticipa las turbulencias que se vienen cuesta abajo en la rodada con la tropa sin poder retoceder en forma ordenada. No se puede generalizar, pero un sector de jueces y fiscales, como un grupo de intendentes en Buenos Aires tomaron la decisión de no dejarse mojar mas la oreja por los operadores de Cristina. Fueron tan prepotentes avanzando con su maltrato que son cada vez mas lo que no se conforman solamente con ponerles límites. Van por la revancha y se arma una suerte de rebelión porque se hartaron de la humillación. Aunque Cristina no lo crea, son seres humanos cansados de hablar en voz baja y ocultar por temor sus verdaderos pensamientos. Muchos funcionarios del kirchnerismo creyeron que la cobardía de algunos era generalizada y eterna. Eso es lo que se quebró. Ese es el valor agregado a lo electoral que producen los que se atreven a enfrentar a los que persiguen y no aceptan poner la otra mejilla. Por eso es tan complicado el futuro político de Scioli. Porque actúa como si el kirchnerismo no fuera perverso. Está atrapado sin salida. Si gana Insaurralde, ganará Cristina. Y si pierde Insaurralde, perderá Scioli que será el mariscal de la derrota. ¿Alguien duda? ¿O el optimismo de Scioli es tan ciego que no le permite ver eso? Jamás un proceso que se ve a si mismo como emancipador y antiimperialista va a permitir que lo herede alguien al que, en el mejor de los casos, definen como un buen muchacho neoliberal amigo de las corporaciones.

Hay síntomas de nuevos vientos. Nadie puede asegurar que soplen en el lugar correcto que es en las urnas. Pero hay armados originales que sorprendieron a Cristina y sus servicios de inteligencia. Es la resistencia de una franja del peronismo bonaerense y en una parte de la justicia. Olfatean que habrá voto castigo para la presidenta. Solo falta saber de que magnitud será. ¿Cuántos votos perderá de los 12 millones que supo sacar en el 2011? Del tamaño de esa rebeldía dependerá la próxima década. Recién allí sabremos cuales serán los grandes pescados que navegarán en las aguas presidiarias de Ricardo Jaime.
Si estaban escuchando este programa ya saben que hay más informaciones para este boletín. Un nuevo pedido de captura de Ricardo Jaime y ya fue declarado en rebeldía. Y no es un cuento de Jaimito. La inminente foto de Ricardo Jaime en la cárcel es una sorpresa demoledora para aquellos que quieren ocultar la matriz corrupta de este gobierno. El ex vicepresidente Julio Cobos confirmó una verdad que todos comprobaron: Jaime reportaba directamente a Néstor Kirchner. Por eso la incorruptible Elisa Carrió le rogó a Dios que “vayan todos presos, find incluida Cristina”. Porque no se trata de un caso suelto de corrupción que en todos los gobiernos aparecen. No es un solitario secretario de estado que cobró un par de coimas y chau. Jaime es un emblema del sistema delictivo instalado desde el estado para enriquecer a sus funcionarios. Para llenar bóvedas de dinero que se pesa y se levanta en pala y en cuchara sopera. Jaime es un eslabón clave en la cadena mafiosa que vinculaba a empresarios y gremialistas coimeros con Néstor Kirchner. Hay muchos testigos de la aparición de Jaime en el despacho de Néstor, ampoule a la nochecita con los bolsos y las bolsas de la presunta recaudación. Hasta Miriam Quiroga, seek la secretaria personal de Kirchner declaró eso ante la justicia. Pero el terremoto de inmoralidad no solamente sacude a la cima del proyecto nacional. Muchos militantes que defienden los derechos humanos no pueden soportar que el primer preso del ladrikirchnerismo sea Jaime que transó en el Belgrano Cargas con José Pedraza. Y esto es imposible de bancar. Pedraza está preso por el asesinato del dirigente del Partido Obrero, Mariano Ferreyra y es la demostración de que los negocios turbios muchas veces necesitan de los crímenes. La pregunta tiene una respuesta obvia y terrible pero hay que hacerla: ¿Jaime hizo su maniobra sucia con Pedraza sin decirle nada a Néstor? Por eso se degrada la credibilidad de lo que dijo Máximo Kirchner sobre que a su padre lo había matado, entre otras amarguras, la que tuvo que sufrir por el asesinato del joven trotskista. En esa época todos eran socios. Todavía puede verse en youtube el video de Cristina bailando al compás de los bombos con un gorrito verde de la lista de Pedraza en una celebración del sindicato ferroviario. Insisto, Jaime no es cualquier kirchnerista. Vino con Néstor desde Río Gallegos y estuvo en su gobierno y en el de Cristina durante 6 años. No fue un funcionario fugaz. Es alguien del riñón del poder. Por eso hay pánico en la Casa Rosada. Temen que Jaime, enojado porque cree que le soltaron la mano, se disponga a prender el ventilador y ensuciar a medio mundo. La clásica frase: si voy preso, hablo.

Jaime es tal vez, la cara mas menemista de tantas truchadas. Su colorcito tostado de cama solar, las corbatas colorinches de Versace y su exhibicionismo de relojes, autos, aviones y yates caros lo pusieron en el centro de la escena. Tiene 20 causas y no solamente la ética y la estética sirve para compararlo con María Julia Alsogaray.

Como si esto fuera poco, está prófugo. Y la presidenta no dijo una sola palabra. Repito: un funcionario de su esposo y de ella misma se escapó de la acción de la justicia y para la jefa del estado esa actitud no merece ni un comentario. Hay que recordar que Jaime, también está procesado por el siniestro ferroviario de estación Once. Como dice Omar Lavieri, se trata de la más horrorosa de las estafas, de “la corrupción seguida de muerte”. Hasta el abogado de Jaime es lo que cualquier integrante de Carta Abierta o de La Campora definiría como un ex fiscal de la dictadura y defensor del genocida Roberto Viola. Jaime es un sapo demasiado grande, no se puede digerir.

Algo nuevo está ocurriendo en un sector de la justicia. Hay jueces y fiscales que decidieron no permitir mas presiones ni amenazas. Hay jueces y fiscales que no soportan que Cristina se quiera llevar puesta la justicia a los empujones. Y para eso están dispuestos a investigar al poder con profesionalidad y hasta las últimas consecuencias. Cueste lo que cueste y caiga quien caiga. Aunque el que caiga sea Ricardo Jaime, un soldado de la primera hora de los Kirchner. Por eso el jefe del radicalismo le pidió a Cristina que lo entregue y deje de encubrirlo.Y esto no es ningún chiste de Jaimito. Esto no le hace gracia a nadie. Solo produce indignación y bronca.
La designación del general César Milani como jefe del Ejército hace agua por todos lados. El nombramiento de un cargo tan importante realizado entre gallos y medianoche ya recibió cuestionamientos de todos los colores. Hablo de su actuación durante la dictadura, nurse de su enriquecimiento veloz y, también, de sus intenciones de alienar a los militares al servicio de una facción política. Esto obliga políticamente a Cristina a revisar su decisión tal como se lo pidió el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, entre otros respetables dirigentes políticos y de organismos de derechos humanos.

Con respecto a su rol durante la represión ilegal, el general Milani debe responder por lo menos por tres acontecimientos graves.

1) El conscripto Alberto Ledo que era su asistente personal y militaba en grupos de apoyo a la guerrilla, un día desapareció de la faz de la tierra. Oficialmente el ejército dijo que el conscripto desertó. Nunca mas se supo de él. Su madre, Marcela, se volcó a la lucha por la aparición con vida de su hijo y se convirtió en una madre de plaza de mayo de La Rioja. Hoy pide que se reabra la causa y que Milani declare todo lo que sabe. Trágicamente, un par de compañeros de militancia de Ledo desaparecieron una semana después. Esto es grave, altamente sospechoso y debe investigarse a fondo.

2) Ramón Olivera, que fue secuestrado, declaró ante el libro del Nunca Mas riojano que el teniente de inteligencia Cesar Milani lo amenazó y lo acompañó todo el tiempo mientras el denunciaba torturas que la justicia no quería tomar y que además estuvo presente el día que detuvieron a su padre.

3) Su actuación en las cuevas de la inteligencia militar durante los peores años del terrorismo de estado hacen sospechar que no fue un militar que no vió nada y que no tiene nada que rendir ante la justicia.

En el tema de su patrimonio hay muchas cuestiones que no cierran por ningún lado. Con su sueldo de las Fuerzas Armadas y sin que su esposa tenga ingresos declarados es muy difícil demostrar como pudo comprar una mansión en La Horqueta que cuesta más de 2 millones de pesos y un Alfa Romeo, un automóvil de alta gama. La Oficina Anticorrupción lo intimó en dos ocasiones y le pidió explicaciones sobre un estado patrimonial y un nivel de vida que no corresponde con su salario de general.

Como si esto fuera poco, el general Milani que fue ganando la confianza de Cristina por su íntima relación con la ex ministra Nilda Garré y su asesor, Horacio Verbitsky, a la hora del discurso mas importante de su carrera dijo que hará todos los esfuerzos para poner a los uniformados, al servicio del “proyecto nacional que hoy se encuentra vivo en el corazón de todos los argentinos”. Hizo bien Lanata en bautizarlo como “El general de Cristina”. El problema es que Milani es un general de la Nación. Se le exige subordinación y valor para defender a la Patria y no a un partido o a una facción política. La tarea de ascender a los amigos dentro de las Fuerzas Armadas que viene realizando este gobierno durante una década fue instalando la idea de que es mejor hacerse kirchnerista que ser un profesional de excelencia. Eso es muy peligroso. Abre las puertas del infierno, como dijo el ex canciller Dante Caputo. Poner al brazo armado de la Nación en la lucha política es lo único que le faltaba a este gobierno para aumentar su identificación cn Hugo Chávez. Una cosa es integrar definitivamente a los hombres de armas a la democracia, a la república y a la defensa nacional. Eso es bienvenido. Pero deben hacerlo sin la obligación de convertirse en militantes del kirchnerismo. Igual que la Constitución, que la Justicia o la Plaza de Mayo, las Fuerzas Armadas deben ser algo compartido por todos los argentinos sin distinción de banderías. Siempre que los militares se metieron en política las cosas terminó con dictadura, sangre y lágrimas para todos. La profesionalidad y la prescindencia es un requisito fundamental y un activo que la democracia logró en estos 30 años. Este gobierno que ya dividió casi a todos las entidades representativas de la sociedad no debería hacer lo mismo con los militares. Eso es jugar con fuego. Jugar con armas de fuego.
¿El gobierno de Cristina es de derecha o de izquierda? ¿Su política energética es progresista o reaccionaria? ¿Busca la soberanía hidrocarburífera cuando expropia a la española Repsol o se baja los pantalones cuando le entrega todo lo que pide a la norteamericana Chevrón? El viraje ideológico del gobierno es pavoroso. Ojo que yo no estoy en contra de la inversión extranjera. Todo lo contrario, hospital creo que hay que promoverla con reglas claras pero defendiendo la dignidad y los intereses nacionales. Pero este gobierno se envolvió en la bandera, physician cantó el himno, estatizó YPF y acusó de vende patrias y cipayos a los que se oponían. Y ahora hace todo lo contrario a lo que dijo. ¿Chevrón es progresista y Repsol es reaccionaria? ¿Chevrón está con el proletariado y Repsol con la burguesía? Eso es lo que indigna a los que miramos de afuera y lo que preocupa a los militantes kirchneristas que se tragaron la píldora del relato emancipador. No hay forma de explicar los motivos por los que le dieron a Chevron, una corporación de Estados Unidos, todos los privilegios que no le dieron a ningún ciudadano y a ninguna empresa argentina. La única explicación es la desesperación que tiene el gobierno frente al agujero negro energético que generó y que hoy es una bomba de tiempo que nos puede costar este año mas de 13 mil millones de dólares a todos los argentinos. En la década ganada por ellos, cada año, nuestro país fue produciendo menos petróleo y menos gas. ¿Se endiente? Desde 2003 hasta el 2013, todos los años nos fuimos cayendo pese a que en 1983, durante el gobierno de Raúl Alfonsín, teníamos autoabastecimiento. Incluso en aquella época nos sobraba algo y podíamos exportar. Es cierto que la demanda fue cada vez mayor gracias al crecimiento de la actividad productiva. Pero también es cierto que la producción fue cada vez menor. Y esta es la parte de la película que el gobierno no menciona. Estamos hablando de 120 meses consecutivos de caía. En esta década ganada hemos perdido el 39% de nuestro petróleo y el 27% de nuestro gas. El gobierno oculta uno de los peores desastres que fueron responsabilidad del matrimonio Kirchner y de Julio de Vido. Hoy estamos en el peor de los mundos. A Bolivia, le pagamos 4 veces mas por el gas que el que producimos en Neuquén. Los barcos que se traen cuestan 7 veces mas que el gas local. ¿Eso es racional? ¿Eso es soberanía o mala praxis y megacorrupción? Por eso con el acuerdo con Chevrón el estado argentino se puso de rodillas. Les dio todo lo que los norteamericanos pidieron. Hizo un decreto y no una ley porque les hizo un traje a medida mejor que el que les hizo Carlos Menem. Si cualquier gobierno hubiera hecho este acuerdo, Cristina lo estaría acusando de entregar el patrimonio nacional y Kunkel de ser unos cipayos irremediables. Pero ya se sabe que el cristinismo es la encarnación de la patria y por lo tanto jamás va admitir que entregamos el rosquete a una multinacional norteamericana que hasta ahora era la que peor trabajo estaba haciendo en las áreas petroleras que ya tenía. Hoy no quiero analizar el tema desde el punto de vista de la contaminación y de los reclamos de los mapuches porque eso amerita una columna aparte. Hoy quiero poner en evidencia el viraje derechista y antinacional que el gobierno hizo según su propio verso ideológico. Y lo hace mirando para otro lado. Se hacen los tontos. Era irracional la inflamación ideológica anterior y es irracional el volantazo para el otro lado. Son política espasmódicas que no tienen una lógica. Son manotazos de ahogados que ensucian las banderas del progresismo. Regalarle Vaca Muerta a Chevrón para que pueda sacar dólares y dejarlos en el exterior sin retenciones y casi con alfombra roja, podría titularse:”soberanía las pelotas” Es una vergüenza que desperdiciemos así el tercer yacimiento de gas no convencional del mundo. Una vergüenza que tiene una sola explicación. Tapar en forma urgente los brutales agujeros negros que generaron con su incapacidad y capricho. El gobierno hace esto solo por desesperación y necesidad. Y la necesidad, ya se sabe, tiene cara de hereje.
La impunidad es una palabra asesina que sigue asesinando a 85 argentinos. Esa impunidad hoy cumplió 19 años. Estamos hablando del asesinato masivo más grande cometido por el terrorismo en toda la historia de nuestro país. Nunca habían muerto tantos argentinos en un atentado. Trescientos kilogramos de amonal hicieron explotar el edificio de la AMIA por los aires y dejaron en nuestro corazón un agujero negro imposible de llenar. La muerte, viagra ampoule el luto, el desgarro y la absoluta falta de justicia para que 85 argentinos sigan muriendo con sus tumbas abiertas y no puedan descansar en paz.

El mundo se vino abajo. El edificio estalló en mil pedazos, la muerte se apoderó de todo y en un abrir y cerrar de ojos, todo se terminó. Detrás del humo, las cenizas y los escombros apareció la nada. El vacío del alma y de los expedientes que en tribunales tienen miles de folios y ni una sola verdad. No hay monumento más terrible a la intolerancia y el fanatismo que ese agujero negro que se abrió en Pasteur 633. Es la máxima obra de los que odian a sus semejantes. Por eso no hay otra salida que seguir el camino bíblico que dice justicia, justicia perseguirás. Luchar cada minuto para conseguir justicia para los vivos y paz para los muertos. Paz y Justicia. Castigo y condena. Hay que mantener activa la memoria porque sin memoria hay olvido y el olvido es el primer paso hacia la impunidad que acaba de cumplir 19 años, exactamente a las 9 horas y 53 minutos. Y ya se sabe que la impunidad es una tragedia que vuelve. No se olviden de la AMIA es una buena consigna pero es casi un ruego. Para que todos recuperemos la respiración y dejemos de vivir en peligro. Para que nunca más el terrorismo mate 85 argentinos. Hoy causó mucha indignación la ausencia de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Y flotó por el aire la bronca por ese pacto nefasto, tenebroso e incomprensible que el canciller Héctor Timerman firmó con Irán. Hoy el reclamo fue también que Irán deje de burlarse de la justicia y que Venezuela y Bolivia dejen de ser pistas de aterrizaje del fundamentalismo terrorista en América Latina. Para que Luis D’Elía deje de ser una suerte vocero iraní y canciller paralelo.

Irán es un país que se enorgullece del uso bélico de la energía nuclear y que quiere borrar al estado de Israel de la faz de la tierra porque niega la existencia del holocausto, la Shoa, la degradación mas grande que tuvo la humanidad que fue el nazismo y el genocidio de 6 millones de personas en los campos de concentración y las cámaras de gas.

En su momento, Laura Ginsberg, una luchadora incansable e insobornable contra la impunidad y por la verdad y la justicia, definió el pacto con Irán como una vergüenza, como el punto final para la causa que fue un acto de terrorismo de estado en plena democracia.

Héctor Timerman quedará grabado en la historia como el responsable de haber sido el ejecutor, el autor material de este crimen de lesa impunidad. De esta “alta traición al pueblo hebreo y al pueblo argentino”, según las palabras de su ex amiga y ex jefa política, Elisa Carrió. Esta mañana, Sofía Guterman, mama de Andrea que murió en el atentado fue especialmente crítica de Timerman. El presidente de la Amia aseguró que el memorando es “inconstitucional y contraproducente”. Lo dije en otra ocasión: un canciller no judío no se hubiera atrevido a tanto.

Hoy todos rogaron y algunos rezaron para que pague hasta el último culpable.

Para que llorar no se vuelve una costumbre. Para que las velas alumbren la oscuridad del crimen de lesa humanidad, de los países que fomentan el terrorismo, de la conexión local, del encubrimiento de estado. Para que nunca más.

Para que solo pidamos la muerte de la muerte para toda la vida. Hasta que cierren las heridas que todavía están abiertas. Hasta que se cierren las tumbas. Hasta que se abra la verdad.
La mayor responsabilidad que tiene el estado argentino, cheap este gobierno y todos los gobiernos anteriores, advice es pagar la deuda social. Es la asignatura pendiente más urgente que la democracia tiene con el pueblo. Es “un escándalo ético”, como dice los estudiosos del tema.

Argentina produce alimentos para más de 400 millones de personas. Y se calcula que dentro de 8 años vamos a poder alimentar a 650 millones de personas, es decir al 10% de la población mundial. Sin embargo, todavía tenemos el flagelo del hambre y la desnutrición en nuestra patria. En estos momentos podemos fabricar comida para 10 veces nuestra población y todavía hay chicos que se mueren de hambre. Semejante nivel de inequidad social es intolerable.

La última medición del Barómetro de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina dice que en el 2012, la pobreza llegó al 24,5%. Es decir que uno de cada cuatro compatriotas es pobre. Estamos hablando no de números ni de cifras de una planilla. Se trata de 10 millones de hermanos de nuestro país que son pobres. Para el INDEC los que sufren esa ausencia del estado son apenas 2 millones de personas y tal vez esa sea la peor y más repudiable de las estrategias: esconder a 8 millones de personas. Hacerlos desaparecer de las estadísticas, negarlos. El riguroso informe destaca la potencia de la Asignación Universal por Hijo que llega a 3 millones y medios de hijos de desocupados o trabajadores en negro. Sin esa ayuda, la indigencia sería el doble y afectaría a uno de cada diez argentinos. Por eso irrita indigna tanto que el INDEC que malversó Guillermo Moreno diga que una persona puede comer con 6 pesos por día. Es una burla, una humillación más a los humillados de siempre. Yo no digo que este gobierno sea el único responsable de la inequidad social. Digo que es el principal responsable de resolverla después de una década de crecimiento y en el poder. Y que si es el único responsable de mentir con las cifras. Coincido con monseñor Víctor Manuel Fernández, el rector de la UCA, en que “la deuda social es una espada en el corazón de la democracia” y que debe ser un “aguijón que interpele a toda la sociedad” y, sobre todo, al igual que lo propone el Papa Francisco, es el estado el que debe intervenir para resolver los dramas que el mercado jamás resolvería y que, en algunos casos, produce. Tampoco niego los avances como la asignación universal o el presupuesto educativo, la ampliación de la seguridad social o la defensa de los derechos laborales.

Pero digo que el combate contra la pobreza, la marginalidad y la exclusión debería ser un tema de agenda de estado. Un tema de todos. Una epopeya que convoque a todos los argentinos sin distinción de banderías. Cada uno de nosotros debe aportar su granito de arena desde su lugar. Los argentinos que solemos ponernos la camiseta celeste y blanca y que agitamos las banderas nacionales durante los acontecimientos deportivos deberíamos pelear para lograr este piso mínimo de convivencia y civilización. Para que nunca más ningún argentino sufra hambre o desnutrición. Es la tarea de las tareas. Son los cimientos de una sociedad de nuevo tipo. De ahí en adelante podemos discutir muchas cosas. Pero esto es indiscutible, ¿No le parece? Es un compromiso de honor, patriótico, de bien nacido y solidario.

Hay que sembrar ciudadanía en la tierra que mas lo necesita. Plantar humanismo y fortaleza de los lazos familiares para recoger jóvenes que estén más cerca de la cultura del esfuerzo en el estudio y el trabajo y mucho más lejos de la droga y la delincuencia. Es construir una sociedad mejor desde el pie. Volar bajo porque abajo está la verdad, como propuso Facundo Cabral. Con esos cimientos vamos a edificar una mejor comunidad para todos. El estado no puede estar ausente en ese desarrollo que soñamos. Debe asegurar lo mínimo, el acceso al agua potable, las cloacas, buenos hospitales y mejores colegios. Estamos hablando de un sueño colectivo que funciona como utopía porque motoriza la esperanza pero que es claramente realizable. No es una quimera inalcanzable. Pagar la deuda social con pobreza cero es un desafío para todos. Para los gobiernos, los ciudadanos de a pié, las empresas, los sindicatos, las organizaciones no gubernamentales, los estudiantes. ¿Hay alguna convocatoria más emocionante? ¿Conoce usted alguna prioridad superior a construir una patria de hermanos, cohesionada, con igualdad e inclusión? Hay mucho por hacer. Pero por algún lado hay que comenzar. Y ese lugar es la batalla colectiva contra el hambre y la desnutrición. Hambre cero es un desarrollo social con ética. Una responsabilidad que nadie debe eludir. Una pelea de todos y para todos. La ONG Pelota de Trapo tiene una consigna que no deja lugar a dudas: “El hambre es un crimen. Ni un pibe menos”. De eso se trata. Ni un pibe menos. Hambre cero. Pobreza cero. Hasta que eso no ocurra se nos debería caer la cara de vergüenza.
El Papa Francisco parece más peronista y, tadalafil por lo tanto, look menos sectario que Cristina.

El jefe de la Iglesia de 1.200 millones de fieles, predica con el ejemplo, no tiene doble discurso, hace un dogma del despojo de todo lo material, dice que se puede perdonar pecadores pero no corruptos, le habla, incluso a los ateos y jamás pierde de vista a los mas débiles, a los cabecitas negras del mundo como los que “sobremueren” en el mar huyendo de la isla de Lampedusa o las mujeres pobres esclavizadas por la trata en la Argentina.

La jefa de Estado de 40 millones de argentinos, encubre a los más encumbrados ladrikirchneristas, como Ricardo Jaime y Lázaro Báez que se enriquecieron en complicidad con Néstor; gobierna solo con los más fieles que son cada vez menos y divide todo lo que puede para reinar.

Lo que mas le preocupa al Papa es que haya cinco centrales sindicales en la Argentina y, aunque jamás lo confesaría, impulsa la unidad para después de las elecciones de octubre.

En muchos aspectos, Francisco y Cristina son el día y la noche. Gracias a la invitación de Dilma Rouseff estarán por segunda vez cara a cara desde que el cardenal Jorge Bergoglio, enemigo íntimo del kirchnerismo, se transformó en el Sumo Pontífice celebrado, de la boca para afuera, por los oficialistas.

La versión mas repetida entre los ministros es que fue necesaria la intervención de Rafael Correa para que Cristina depusiera su actitud de ira frente a la designación de Bergoglio en el Vaticano. Católico practicante, el presidente de Ecuador, que después llevó a su madre para que el Papa la bendijera, le hizo comprender a Cristina que no podía enfrentarse a semejante liderazgo planetario y, mucho menos, analizar la situación con las categorías dogmáticas y chiquitas del internismo partidario.

El Papa mas venerado por las multitudes y los humildes, el más revolucionario hacia afuera y hacia adentro de Roma, entre otros milagros logró revivir el entusiasmo de los jóvenes por una fe que se parece a ellos y a sus utopías. Eso instaló nuevamente a la Iglesia como un ámbito de acumulación política. Y aquí se expresa cada vez con mayor contundencia. Hasta la propia Hebe Bonafini que supo maldecir a Bergoglio cuando estaba en la lista negra del matrimonio Kirchner, ahora le envía abrazos esperanzados aunque cargados de sus propias expresiones de deseo. Dice Hebe: “En lugar de luchar contra la pobreza hay que luchar contra la riqueza”, y ese pensamiento ligado a la lucha de clases está lejos de una Doctrina Social de la Iglesia que, igual que el peronismo, apuesta a la conciliación de clases, a la justicia y cohesión social y a la convivencia. Nunca el Papa fomentó el odio y la venganza. De hecho, hasta recibió con afecto a la presidenta que tanto lo había combatido. Chicana al margen: combatir a la riqueza según Hebe, ¿pone en la mira a Cristina y Lázaro?

El papa eligió olvidar cuando Néstor Kirchner sin nombrarlo, casi sacrílego, dijo que el diablo podía lucir sotanas o cuando a partir del 2004 sacaron el Tedeum de la Catedral Metropolitana para no escuchar mas sus homilías cargadas de ataques a la corrupción y la soberbia y de reclamos para que se combata con mas urgencia y eficiencia a la pobreza.

Una legisladora cristinista lo caracterizó de “genocida”. La propia Estela Carlotto, antes de que Francisco la recibiera con Juan Cabandié, lo fustigó como si se tratara de Astiz y le reclamó declaraciones públicas de compromiso con las Abuelas que ni el matrimonio Kirchner hizo durante la dictadura. Diego Gvirtz ya no utiliza fotos falsificadas para instalar que el papa tiene las manos manchadas en sangre.

Pero ese doble discurso es genético en el kirchnerismo. En su decadencia, como ocurre siempre, se potencian sus peores disvalores. Chevrón y Milani son dos casos de libro. El gobierno se bajó los pantalones y entregó a Chevrón privilegios solo justificados por su desesperación por conseguir dólares. Axel Kiciloff festejó el carnaval de inversiones que se vienen. Si esa medida la hubiera tomado cualquier otro dirigente, el cristinismo neofrepasista los hubiera calificado de “cipayos vendepatrias”.

Se consolida la idea del fundamentalismo K de que todo lo que ellos hacen es bueno y de izquierda, aunque entreguen el rosquete y la bandera de la soberanía hidrocarburífera. En el mismo sentido, para deglutir al sapo Jaime, suelen decir que la lucha contra la corrupción no es algo central en estos tiempos emancipadores. La mas grave claudicación y retroceso a tambor batiente y paso redoblado, es el escándalo del general César Milani. Un ex preso político, Ramón Olivera, simpatizante del kirchnerismo para más datos, ratificó ante la justicia sus denuncias por violación a los derechos humanos por parte del militar cordobés. No fue una declaración oportunista ni de circunstancia porque ya lo había dicho por escrito ante el Nunca Más riojano en 1984. Nadie sabe que pasó con el soldado Alberto Ledo y su madre, con pañuelo blanco en la cabeza, exige que se investigue porque muchos dicen que su hijo fue el asistente de Milani durante el combate contrainsurgente en el monte tucumano. El genocida Antonio Domingo Bussi, ante su hijo Ricardo, elogió el “compromiso” de Milani en esos grupos de tareas. Sin embargo para Horacio Verbitsky, que embarcó en esto al CELS, no hay nada que revisar. Por muchísimo menos, por versiones de que había señalado a unos sacerdotes jesuitas, Verbitsky desató una guerra santa contra Jorge Bergoglio. La razón es que Milani pertenece al ejército militante y el sacerdote jesuita, era un enemigo. Otra diferencia clave: Bergoglio fue apoyado por numerosos testimonios que aseguran que ayudó a muchos perseguidos por la dictadura, entre otros, de Alicia Oliveira, irreprochable defensora del juicio y castigo a los culpables. De Milani solo se sabe que estuvo adentro del monstruo terrorista de estado en el que se convirtieron las Fuerzas Armadas en 1976.

Aunque ambos en su juventud, se forjaron en la matriz del peronismo, todas las recientes definiciones y acciones del Papa Francisco lo fueron elevando en la consideración de la humanidad. En cambio, Cristina fue descendiendo en su imagen debido a decisiones equivocadas más producto de sus rencores personales que de la racionalidad. Así en el cielo como en la tierra. En otras palabras: este país, tiene Papa. Falta saber si tiene cura.
Son hijos de tigre. Facundo y Juan Manuel de Vido no andan con chiquitas a la hora de pesar la plata, site levantarla con pala y con cuchara sopera. Ellos si que se enriquecieron a la velocidad de la luz en la década ganada por ellos. Don Julio podría decir con orgullo: “Hijos de tigre”. Porque los negocios inmobiliarios en Rosario son faraónicos. Y han tenido la suerte de hacerlos desde una empresa que no está ni siquiera registrada. Hay que tener fortuna para ganar fortunas que luego guardarán en bóvedas y cajas de seguridad. Edificios recontra vip del estilo de Miami, medicine guarderías náuticas fastuosas que los muchachos pueden hacer por la transa política del eterno ministro y cajero del matrimonio Kirchner. Es tanta la contribución a la justicia social de la región que el secretario de Transporte, Alejandro Ramos bautizó una calle de Granadero Baigorria con el nombre de Arquitecto Julio de Vido. Y lo tiene muy merecido, De Vido fue el arquitecto de su propio destino de millonario pese a que tuvo que vivir de un sueldo del estado hace 25 y sin embargo vive como un excéntrico magnate berlusconiano.

De Vido es una gigantesca olla que cada vez que se destapa despide el olor nauseabundo de la corrupción. Conarpesa en la prehistoria con un crimen extraño incluído, Skanska, la embajada paralela de Venezuela y la valija de Antonini, el agujero negro energético que este años nos va a costar mas de 12 mil millones de dólares a todos y a todas, los siniestros ferroviarios que asesinan trabajadores como en Once, colapsos viales e hídricos que multiplican accidentes mortales en las rutas e inundaciones cruentas en las ciudades. La inmensa mayoría de las obras públicas tienen su firma. El puso el gancho.

Anoche Jorge Lanata reveló que además de todos los curros, el súper ministro tiene una relación extraña con tres agrimensores compinches y cómplices de Santa Cruz que formaron la empresa Consular. Tuvieron un crecimiento exponencial que es la envidia de los grandes potentados del mundo. Participaron en proyectos gigantescos como Yacireta, las represas ahora llamadas Kirchner/Cepernic y entre otras cosas, lograron hacer un negocio con Hugo Chávez para construir 10 mil viviendas en Venezuela. De Vido también fue la llave que abrió la puerta de los negocios con el chavismo. Pero el de las viviendas, diría Cristina, fue “too much”. Después de firmar el convenio entre los gobiernos para que Consular construyera 10 mil viviendas, recién diez días mas tarde, fundaron la empresa que llevaría adelante la obra. Curiosidades caribeñas, realismo mágico, los pájaros tirándole a la escopeta, dicen los cubanos, primero embolsamos la montaña de dólares bolivarianos y después dibujamos todo.

Una vergüenza cargada de impunidad. Hace 80 días en una columna como esta le dije que todo lo que tiene que ver con Lázaro Báez y Ricardo Jaime involucra también al ministro de Planificación. Estamos hablando del estado mayor de la corrupción kirchnerista. De los coroneles de las coimas y los retornos que reportaban al general Néstor. Todos los caminos conducen a Néstor. En Río Gallegos deberían bautizar tres calles con los nombres de Lázaro, Ricardo y don Julio y que todas desemboquen en la avenida Néstor Kirchner. Para que el mapa catastral sea coherente con la realidad. El barrio podría llamarse: “Corrupción de estado”. Así se construyó el choreo liso y llano de los señores feudales con un discurso progresista. Asi se parió el ladrikirchnerismo.

De Vido a esta altura es un exitoso arquitecto que fue cómplice de la construcción de la fortuna de dos exitosos abogados. Todo lo hizo con la ayuda de José María Olazagasti, su mano derecha y dura. Ahora cuenta con Facundo y Juan Manuel como sus herederos. Hijos de Tigre. Que le hace una mancha más a ese tigre llamado De Vido.
Hizo bien la presidenta en dar marcha atrás con el intento de ascender al general César Milani. Hizo bien en congelar su pliego para evitar el papelón. Pero no alcanza. El general Milani debe dejar de pertenecer al Ejército. Debe ser pasado a retiro por la comandante en jefe, cure Cristina Fernández de Kirchner o el mismo militar debe renunciar en forma indeclinable, si es que no le quiere generar mayor costo político todavía al gobierno con el que simpatiza ideológicamente. La carrera militar de Cesar Milani está políticamente herida de muerte. Por lo que hizo en el pasado y por lo que ocultó en el presente. Y porque mintió públicamente. El general Milani dijo que no conocía al soldado Alberto Ledo. Y está probado que el fue el oficial instructor del sumario de mentirosa deserción. ¿Se entiende? Se lo acusaba porque se decía que Ledo, que está desaparecido desde aquel momento en pleno operativo Independencia en Tucuman, era el asistente de Milani. El general lo negó pero no dijo una palabra sobre su responsabilidad en la confección del legajo por la ausencia súbita del conscripto. Ocultó un tema clave porque le podía traer problemas y finalmente, le trajo problemas. Muchos soldados como Alberto Ledo, fueron desaparecidos durante el servicio militar y la excusa que dieron los militares a sus familias fue que habían desertado. De hecho ayer le contaba que uno de los fundadores del CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales), Augusto Conte tuvo ese drama: su hijo fue secuestrado y desaparecido mientras estaba en la colimba. Pero Cesar Milani le ocultó esa información a la opinión pública y eso es imperdonable sobre todo para un oficial de inteligencia. Por eso jugando con las palabras yo le decía que nombrar al jefe de inteligencia como jefe del Ejército fue la medida menos inteligente de la presidenta. Pero esto no es todo. Esto es mucho mas grave y merece una mayor investigación que responda varias preguntas inquietantes.¿Como fue que dos amigos de Ledo desaparecieron casualmente una semana después? ¿Milani también mintió sobre Ramon Olivera y su padre? El luchador por los derechos humanos y simpatizante kirchnerista para mas datos, dijo que su padre fue detenido por una patota integrada por el subteniente Milani y que producto de las torturas sufrió un Accidente Cerebro Vascular que le produjo hemiplejia. El también detenido en aquel entonces, médico cardiólogo, Carlos Santander lo atendió en esa situación y hoy certifica todo lo que Olivera hijo declaró. Y Olivera hizo esa declaración que inlcluyó el hostigamiento de Milani en sede judicial, en 1984 ante el documento del Nunca Más riojano. Ergo: no puede ser sospechado de oportunismo.

Pero hay mas inquietudes sobre todo con la actuación del CELS que es uno de los organismos mas prestigiosos y mas rigurosos. El problema es que desde que su presidente Horacio Verbitsky se convirtió en una suerte de ministro o jefe de inteligencia informal del gobierno se levantan todo tipo de sospechas. Recién ayer, el CELS cambió su postura original y recomendó al Senado que se rechace el pliego de Milani. El domingo Verbitsky reclamó la renuncia del general para que le sirva a Cristina de fusible y el jefe militar, deje de usarla como paraguas. Reitero, es lo que Milani debe hacer: abandonar el uniforme y olvidarse de su sueño de construir un ejercito militante a imagen y semejanza del chavismo. Pero tuvo que pasar una semana desde que Jorge Lanata dio la información para que el CELS reaccionara. ¿Qué pasó? ¿Fueron ineficientes en chequear los datos o los estuvieron ocultando para ver si el ascenso de Milani pasaba sin problemas? ¿Hubo negligencia, lentitud o especulación política? Algunos profesionales de excelencia académica y valentía que integran el CELS se lo están preguntando puertas adentro. Milani no puede ser mas el jefe del Ejército. ¿Verbitsky puede seguir siendo el jefe del CELS? Hasta la propia Estela Carlotto se dedicó a fustigar a Lanata en lugar de averiguar si lo que decía el Nunca Más era cierto. Castigó al mensajero por no querer escuchar el mensaje. Es triste que la presidenta de las Abuelas, defienda mas a Cristina aún en sus errores y torpezas, que a los periodistas que denuncian con pruebas a los militares que estuvieron vinculados a violaciones a los derechos humanos. Milani, ademas de los casos Olivera y Ledo, dijo que no había estado nunca en un centro clandestino de detención y que no había participado de ningun operativo ilegal. Estuvo siete años adentro del monstruo del terrorismo de estado en que se convirtieron las Fuerzas Armadas. El regimiento de Ingenieros al que reportaba en su momento fue un centro neurálgico de la represión ilegal en el norte argentino. ¿Milani que hizo durante ese tiempo? ¿Solo construyó puentes ¿ ¿Ordenó bibliotecas? Que hoy saque su carnet de peronista bolivariano no borra todo lo que hizo en el pasado. Este debe ser el final de la carrera militar de Milani. Game over, tuitearía Cristina. O very grosso. Un general de la Nación que miente descaradamente sobre un tema tan delicado no puede seguir un minuto mas en las filas del Ejército. Debe salir. Milani debe salir con fritas.
Investigación exclusiva: El plan del gobierno para perder las elecciones. Autoatentados en twitter, purchase nombramiento de un jefe militar sospechado de delitos de lesa humanidad, nurse regreso de un director del servicio penitenciario experto en mano dura, sovaldi festejos por triunfos electorales en la Antártida y la comunidad Qom, conferencias de prensas falsas, llantos en cámara y candidatos opas. Como es la estrategia del oficialismo para dilapidar en dos meses lo “ganado” en una década.

La tapa de la revista Barcelona editorializó así, por el absurdo, como una manera de reír para no llorar. Tal vez sea la única forma de comprender lo incomprensible de un gobierno que no deja de atentar contra si mismo. Se podría sumar al plan de Cristina como jefa de campaña del Frente para la Derrota la comparación que hizo con Australia, Canadá y el aporte obsecuente de Deborah Giorgi que sumó Estados Unidos a ese insólito torneo donde ganamos en algunos rubros y nos golean en los mas importantes.

Si Cristina necesita medir su gestión no es necesario que vaya a otras latitudes. Puede poner sobre la mesa de análisis los números actuales y colocar al lado los que recibieron de Eduardo Duhalde/ Roberto Lavagna, aunque no soporte a “El Padrino” como ella bautizó al ex presidente para vincularlo a la mafia de Don Corleone pero que dio en la tecla porque fue Duhalde el que “apadrinó” la candidatura de Néstor Kirchner.

En esas planillas podría ver que recibieron un país que ya no estaba en llamas.

Cuando asumió Néstor encontró 16.500 millones de superávit comercial y crecíamos al 7% con apenas el 4% de inflación.

Este año y gracias a la incapacidad de Cristina, con suerte, vamos a llegar a los 8.500 millones de superávit comercial, al 2% del PBI y con una inflación que los más prudentes ubican en el 25%. Duhalde se hizo cargo con los bancos cerrados y tapiados y de 18 cuasimonedas, después del default mas importante de la historia de la humanidad (triplicó al de Rusia) y en medio de una anarquía social que sembró de muertos la Plaza de mayo y que reclamaba “que se vayan todos”, con 5 presidentes y después de 42 meses consecutivos de caída del Producto Bruto y antes de que explotara la convertibilidad y huyera Fernando de la Rúa.

Ese gobierno de transición de 15 meses se retiró sin una sola denuncia de corrupción y le transfirió a Kirchner cuatro ministros (Lavagna, Pampuro, Aníbal Fernández y Ginés) y alrededor de 30 secretarios de estado.

La mayor parte de lo que la década ganó, fue hasta el 2007. Desde que se hizo cargo Cristina “cambió el modelo sin avisar”, como definió Jorge Remes Lenicov, otro de los padres del esquema productivo y virtuoso. Ese equipo que apagó el incendio, en su mayoría, hoy está con Sergio Massa que en aquellos tiempos manejó el Anses: Lavagna, José Ignacio de Mendiguren, Jorge Sarghini, Miguel Peirano, Martín Redrado, entre otros y hasta Alberto Fernández que era jefe de gabinete y un lado del triángulo del poder político.

Por eso es contraproducente para los K que, en la desesperación por satanizar a quien puede firmar el certificado de defunción del ciclo, lo acusen de neoliberal y de querer volver a los 90. Los colaboradores que eligió, parecen querer volver al modelo de Néstor que a Cristina se le fue entre los dedos.

Tal como dice Roberto Gargarella, la segunda mitad del proceso kirchnerista se parece mas a la máxima derecha posible que a la izquierda. ¿Cómo se pueden caracterizar la ley antiterrorista, el Proyecto X, la designación de Milani, el pacto con Irán, el abandono del estado antes, durante y después de las víctimas del masacre de Once cuya responsabilidad fue de funcionarios, empresarios y sindicalistas kirchneristas, el acuerdo secreto con Chevrón, la alianza con empresarios de medios menemistas de tiempo completo y de dudosa moral, la sociedad con gremialistas burócratas o espías de la dictadura, su obsesión discriminatoria con los pueblos originarios como los Qom solo para mantener su transa con señores feudales como Gildo Insfran, los intentos de voltear las medidas cautelares que son un verdadero escudo para los mas desprotegidos, las trabas a los juicios jubilatorios o cobrarle impuestos al salario de los trabajadores, solo para hacer una lista provisoria.

Juan José Campanella, conmovido en el acto por la tragedia del tren Sarmiento donde la corrupción de estado asesinó a 52 personas, fue en el mismo sentido. En su discurso dijo: “Si esta mal indignarse cuando alguien dice que la corrupción es abstracta, entonces soy culpable. Si eso es ilegal, soy más que culpable, soy reo confeso. Es mas, me ofendería si me absolvieran”.

Esta Argentina bajo emoción violenta emite señales cruzadas. Daniel Scioli que hasta hace un par de meses era “la gran esperanza blanca de la derecha y las corporaciones” hoy es la última tabla de salvación a la que se aferran hasta los que se cansaron de fustigarlo como Martín Sabbatella. Alberto Pérez, siempre tan prudente, acusó a Sergio Massa de “tener un pacto con Magnetto para socavar la gobernabilidad”. ¿No será mucho acuerdo para dos personas que no se conocen? Hasta hace 15 minutos, el niño mimado del grupo Clarín era Scioli quien no faltaba a ninguno de sus eventos institucionales.

El gobierno nacional no sale de su confusión porque no entiende o no quiere entender lo que pasó. Cristina dice que no van a cambiar nada y Daniel Scioli que se van a hacer todas las correcciones necesarias. ¿A quien hay que creerle? ¿En nombre de que proyecto habla Scioli, cuando dice que hay que cuidar que este gobierno termine lo mejor posible? ¿Está hablando de Cristina o de su propia provincia? La tozudez y aislamiento de la presidenta es la que llevó su gobierno a esta situación de debilidad que puede potenciarse en octubre. Ni la oposición ni los medios la obligaron a cometer torpezas seriales. El kirchnerismo llegó al poder sin el apoyo del periodismo y ahora sufre fuertes turbulencias pese al respaldo de un amigopolio tan ineficiente como subsidiado por todos. Como dice Julio Bárbaro: “nunca tantos fondos públicos se transformaron en ganancias privadas”. Es la confirmación de que la historia la construyen los pueblos y no las operaciones de prensa.

Ella fue y sigue siendo la responsable principal de cuidar las instituciones, la paz social y la República. Todos debemos ayudar. Ojalá se deje ayudar.
Martin tenía un grave problema: era negro. Se dio cuenta enseguida, troche more about order apenas comenzó a caminar las hostiles calles de Atlanta en Georgia.

Martin era hijo y nieto de predicadores bautistas y eso, mind check decease tal vez, cialis sale lo ayudó a encontrar su camino para anunciarle al mundo que la discriminación y el odio racial eran de los pecados mas grandes y mas mortales. Porque muchos de sus hermanos negros eran asesinados cruelmente. Habían llegado como esclavos, y seguían siendo esclavos en los algodonales del sur.

Un día Martin en su seminario leyó un texto que fue como una iluminación. Se reveló ante sus ojos el pensamiento revolucionario y no violento del Mahatma Ghandi y enseguida salió al mundo a predicar a favor de la igualdad racial y social con un arma que creía imbatible: la palabra. Siguió la tradición de predicador de su padre y su abuelo pero salió de las iglesias y se desparramó por los barrios y los guetos de la marginalidad. Se convirtió en una suerte de Ghandi negro.

En poco tiempo Martin pasó a ser Martin Luther King, el rey de la resistencia activa y pacífica. Su figura imponente marchaba por las calles con pancartas de protesta. Se sentaba en las avenidas.

Un día, una costurera lo marcó para siempre. Era negra pero se llamaba Rosa, Rosa Park. Volvía de su trabajo con la espalda quebrada de tanto coser horas y horas y se quedó sentada en el colectivo. No le dio el asiento a un blanco como era obligación en Alabama y muchos otros estados hasta ese momento. Aunque usted no lo crea los negros no podían ir a las mismas escuelas o los mismos baños que los blancos. La idea de que los blancos eran superiores no solamente pudrió la cabeza podrida de Hitler. La Rosa negra, la costurera que dio el buen paso, Rosa Park se negó y por lo general cuando uno se niega a lo establecido desata una pequeña revolución. Porque le dice que no a la injusticia. Su cuerpo se quedó sentado pero su dignidad se puso de pié, erguida y desafiante. Cuestionó una orden, una reglamentación del tiempo de las cavernas.

La Rosa negra fue encarcelada por semejante desafío a la autoridad blanca. Y Martin Luther King y sus muchachos iniciaron un boicot feroz contra el transporte público hasta que un año después los soberbios fascistas se dieron por vencidos.

El histórico capo autoritario del FBI, Edgard Hoovert persiguió a Martin por cielo y tierra. Lo acosó con fotos y pinchaduras de teléfonos. Los nazis del Ku Klux Klan pusieron una bomba en la casa de Martin. ¿Y el como reaccionó? Salió a poner la otra mejilla. Como un Jesucristo negro. Pero se recibió de mito en aquel agosto de 1963, hace exactamente 50 años, una marea humana de mas de 250 mil personas marcharon sobre Washington y el mundo se conmovió.

Aquel discurso es una pieza literaria memorable cargada del mejor de los combustibles llamado esperanza. Esa bandera hecha de palabras anunciadoras de los nuevos vientos dijo: “ Yo aún tengo un sueño de raíces profundas. Todos los hombres han nacido iguales. Y sueño que un día, los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos dueños de esclavos, puedan sentarse juntos en la mesa de la fraternidad”. Aquel día, hace medio siglo, un tal Barack Obama comenzaba a ser el primer presidente negro de los Estados Unidos. Martin mostró su sabiduría cuando dijo: “ Nadie se nos puede subir encima si no encorvamos la espalda”. Otra: “ Tendremos que arrepentirnos en esta generación, no tanto de la gente perversa, sino de los pasmosos silencios de la gente buena”. De hecho el racismo no terminó. La ultraderecha sigue acusando a Obama de no ser norteamericano y utiliza caretas de mono para burlarse del presidente. La desocupación entre los afroamericanos es el doble que la de los blancos y Obama hablará de eso en su próximo discurso. De todo lo que falta.

Luther King recibió el premio nobel de la paz. Pero Martin se recibió de martir en Memphis, Tenesse, en 1968. Iba a sumarse a una protesta de los basureros. Salió del hotel a las seis de la tarde y una maldita bala de fusil se le clavó en la yugular.

Martin Luther King pasó a ser una leyenda con solo 39 años.

Su vida dejó de ser pero sus ideas se quedaron a vivir para siempre y se derramaron por el planeta.

El predicador predicó con el ejemplo. Paz, resistencia y palabras contra el odio, la discriminación y las armas.

Martin se había dado cuenta al poco tiempo de nacer que tenía un grave problema: era negro. Aquella tarde negra fue asesinado por ser negro. Y el cielo se puso negro y las lágrimas también.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.