Garantía de impunidad – 28 de noviembre 2013

 

La secretaria privadísima de Néstor Kirchner confirmó las peores denuncias del programa de Lanata sobre la matriz corrupta del modelo K.

Miriam Quiroga sabe de lo que habla. Todo el mundo de la política conocía la relación íntima que ella tenía con Néstor y la cantidad de horas que pasaban juntos. La revista “Noticias”, view incluso se atrevió a llamarla como “la otra viuda de Néstor” y consignó la versión de que eran amantes. Eso difícilmente se sepa y aunque tiene que ver con el ámbito de la vida privada donde el periodismo no debe ingresar, seek la forma en la que fue perseguida y las graves acusaciones que hizo, viagra transforman su testimonio en un clarísimo caso de interés público.

¿Cuáles son las peores denuncias que Miriam confirmó a cámara abierta, con una valentía y una seguridad notable y sin que nadie la obligara?

Aseguró que Lázaro y Néstor eran socios y que el mecanismo habitual era el de hostilizar empresas para bajarles el precio o fundirlas y luego comprarlas.

Denunció que fue perseguida por los servicios de inteligencia, y que por orden expresa de Cristina todos los funcionarios dejaron de atenderle el teléfono. De un día para el otro, la presidenta tiró por la ventana a quien había compartido muchas horas durante casi una década con su marido fallecido. Actuó con una velocidad y un despecho por lo menos llamativo. Miriam fue  amenazada de muerte: “Es una traidora, hay que cepillarla”, le decían. Y la dejaron en la calle con 4 hijos y sin un peso.

Aseguró que Daniel Muñoz, la mano derecha de Néstor, le mostraba los bolsos repletos de dinero en efectivo y la instaba a que lo pesara para calcular cual era el monto. Hasta dijo que bromearon con que ella se quedara con algún fajo de billetes. “No se puede porque Néstor los tiene bien contados”, le contestó Muñoz el funcionario para el que un peso vale dos. También dijo que Daniel Muñoz en persona y muchas veces por avión era el encargado de llevar las fortunas a Santa Cruz. Dio por sentado que ese dinero provenía de coimas por las obras públicas y mencionó a Julio de Vido y a su lugarteniente, José María Olazagasti. Contó otra información grotesca, insólita. Dijo que Armando “Bombón” Mercado, el ex esposo de Alicia Kirchner, hacía llegar los aportes de algunas empresas mineras de Catamarca pero que directamente los pagaban en especies, es decir en relucientes lingotes de oro.

¿La justicia no debería citar a estas personas para que digan lo que saben? Muñoz, De Vido y Olazagasti son partícipes necesarios del manejo de ese dinero oscuro. Y “casualmente” se enriquecieron durante el ejercicio del poder.

Lo más grave es que Miriam dijo que varias veces había escuchado versiones que son las más insólitas e increíbles porque de confirmarse estaríamos hablando de verdaderos fanáticos y adictos al dinero. Me refiero al tema de la construcción de una bóveda en la casa de la familia Kirchner para guardar fortunas en efectivo. Son varios los que aseguraron que esto es cierto. ¿La presidenta no debería convocar a los medios y a la justicia y abrir las puertas de sus mansiones para que todo el mundo compruebe que eso es un invento o un delirio? Es verdad que parece que la secretaria privadísima de Néstor, sangra por la herida y tiene bronca por el maltrato que le dio la presidenta y sus ministros. Pero también abonó la teoría de que una vez que falleció el ex presidente hubo una reunión con varios empresarios que eran socios de Néstor en los negocios con el estado y que por lo tanto, Cristina estaba al tanto de todo esto.

Tal como dijo Eduardo Duhalde, en cualquier país del mundo semejante nivel de evidencias abriría las puertas de un juicio político como indica la Constitución Nacional para certificar o descartar que estamos frente a una “cleptocracia”, el gobierno de los ladrones.

La propia presidenta de la Nación debería alentar y acelerar una investigación a fondo sobre todo su patrimonio para que nadie la pueda injuriar ni afectarla políticamente. Todos los encuestadores dicen que desde que Jorge Lanata inició sus denuncias sobre lavado de dinero, coimas, la imagen de Cristina bajó notablemente y que la preocupación de los argentinos por el tema “corrupción” trepó a los primeros lugares.

Miriam sabe de lo que habla. Conoció a Néstor Kirchner como pocas personas. Convivió casi diez años con él y eso la convierte en una testigo privilegiada que confirmó las peores denuncias sobre los secretos del poder y el dinero negro. Cristina sigue sin decir una sola palabra. Es un silencio que grita.

 
Hay olor a podrido. El ocultamiento de estado de su propia matriz corrupta y mafiosa ya parece parte de una novela de terror. Estamos asistiendo indignados a un espectáculo vergonzoso. Es que todo parece mentira pero es cierto. Personas muy cercanas al ex presidente Néstor Kirchner como su secretaria privadísima y quien lo acompañó durante ocho años como vicegobernador, pilule denuncian un nivel de megacorrupción que debe inscribirse como parte de una adicción, viagra de una bulimia de poder y de dinero. Muchas fuentes e indicios aseguran que el matrimonio presidencial construyó una bóveda en su propio domicilio para atesorar tantos billetes. Un miembro del Consejo de la Magistratura exige que se allane la mansión de Cristina para confirmar o descartar semejante cosa. ¿Se dan cuenta de la magnitud del escándalo del que estamos hablando? ¿En que país del mundo un alto miembro de la justicia pide que se allane la casa de la presidenta de la Nación para certificar la existencia de una gigantesca caja fuerte repleta de dinero negro en efectivo producido por la corrupción? ¿En donde está ocurriendo todo esto? ¿Es producto de nuestras mentes afiebradas o de un desayuno con ginebra? ¿O está ocurriendo en realidad?

Hay olor a podrido. No menos de 5 fuentes absolutamente independientes entre si hablan de la marroquinería kirchnerista. De los bolsos y las valijas que van y que vienen de Santa Cruz, clinic de la Quinta de Olivos, de la Rosada a la Rosadita, de puerta a puerta y a Puerto Madero, de Uruguay a las sociedades fantasmas de Panamá y después a las cuentas secretas de Suiza. ¿Se dan cuenta de la magnitud del escándalo del que estamos hablando? No es un funcionario que recibió una coima. Estamos hablando de un sistema, de una ingeniería repugnante al servicio de la estafa al pueblo argentino. Es la explicación de la década ganada. ¿En que país las mas altas autoridades pesan el dinero que se llevan en pala? ¿Quién tiene la balanza? ¿Quién sabe en el mundo cuanto pesa un millón de dólares o de euros? Solo los argentinos, los únicos privilegiados podemos decir que el palo verde pesa 10 kilos y que el palo de euros pesa 2 kilos y 200 gramos. ¿Qué tal? Solo aquí hay que darle una protección especial a la secretaria de un ex presidente que dice que su secretario personal, Daniel Muñoz, era el que llevaba los bolsos en avión o que Julio de Vido, su ministro histórico, el cajero que nunca se fue de su lado era el que firmaba todas las obras públicas para que ganen los de siempre, los del palo, los socios de negocios y negociados, los cómplices de lesa complicidad.

Hay olor a podrido. ¿En que país el vicepresidente de la Nación está acusado de apropiarse con sus amigotes de una fábrica de billetes? ¿En donde se amenaza de muerte al fiscal que investiga una causa semejante? ¿Cómo es que Federico Elaskar al que le robaron su cueva financiera, tiene un Porche lujosísimo y lo guarda en el hangar de Lázaro Báez donde además se arregla el avión Tango de presidencia de la Nación? Discepolo se quedó corto. Es un escritor costumbrista. El que no llora no mama y el que no afana es un gil. Dale que va. Un ex cajero de un banco provincial en 10 años se compra entre otras cientos de cosas, 200 mil hectáreas de estancias y paga todo al contado y en dólares. Milagro argentino. ¿Enloquecimos todos o esto en realidad no está pasando? ¿Todos mienten o estamos en una pesadilla?

Hay olor a podrido. Alberto Fernández, el dirigente político mas cercano a Néstor y Cristina durante diez años dice que el peronismo perdió el coraje y es un cuartel inerte que solo reúne la tropa para desfilar ante quien gobierna. No lo dice un anarquista que rompe todo ni un fascista pro dictadura. Lo dice Alberto Fernández, la persona que junto a Carlos Zannini mas tiempo convivió con el matrimonio. Dice que vivimos en el “verticalismo del disparate”. Es cierto. Vivimos en el medio de lo insólito y disparatado. Hay un verticalismo que les mete pánico a los funcionarios. Por eso digo que algo huele a podrido y no estamos en Dinamarca. Algo huele a podrido y no se trata del relato de Shakespeare. Todo ocurre en Argentina. Aquí donde vivimos y soñamos construir un país más justo y más libre para nuestros hijos. Pero no hay que desesperar: un día vamos a despertar de esta pesadilla.

 
 

Hay olor a podrido. El ocultamiento de estado de su propia matriz corrupta y mafiosa ya parece parte de una novela de terror. Estamos asistiendo indignados a un espectáculo vergonzoso. Es que todo parece mentira pero es cierto. Personas muy cercanas al ex presidente Néstor Kirchner como su secretaria privadísima y quien lo acompañó durante ocho años como vicegobernador, help denuncian un nivel de megacorrupción que debe inscribirse como parte de una adicción, cheap de una bulimia de poder y de dinero. Muchas fuentes e indicios aseguran que el matrimonio presidencial construyó una bóveda en su propio domicilio para atesorar tantos billetes. Un miembro del Consejo de la Magistratura exige que se allane la mansión de Cristina para confirmar o descartar semejante cosa. ¿Se dan cuenta de la magnitud del escándalo del que estamos hablando? ¿En que país del mundo un alto miembro de la justicia pide que se allane la casa de la presidenta de la Nación para certificar la existencia de una gigantesca caja fuerte repleta de dinero negro en efectivo producido por la corrupción? ¿En donde está ocurriendo todo esto? ¿Es producto de nuestras mentes afiebradas o de un desayuno con ginebra? ¿O está ocurriendo en realidad?

Hay olor a podrido. No menos de 5 fuentes absolutamente independientes entre si hablan de la marroquinería kirchnerista. De los bolsos y las valijas que van y que vienen de Santa Cruz, de la Quinta de Olivos, de la Rosada a la Rosadita, de puerta a puerta y a Puerto Madero, de Uruguay a las sociedades fantasmas de Panamá y después a las cuentas secretas de Suiza. ¿Se dan cuenta de la magnitud del escándalo del que estamos hablando? No es un funcionario que recibió una coima. Estamos hablando de un sistema, de una ingeniería repugnante al servicio de la estafa al pueblo argentino. Es la explicación de la década ganada. ¿En que país las mas altas autoridades pesan el dinero que se llevan en pala? ¿Quién tiene la balanza? ¿Quién sabe en el mundo cuanto pesa un millón de dólares o de euros? Solo los argentinos, los únicos privilegiados podemos decir que el palo verde pesa 10 kilos y que el palo de euros pesa 2 kilos y 200 gramos. ¿Qué tal? Solo aquí hay que darle una protección especial a la secretaria de un ex presidente que dice que su secretario personal, Daniel Muñoz, era el que llevaba los bolsos en avión o que Julio de Vido, su ministro histórico, el cajero que nunca se fue de su lado era el que firmaba todas las obras públicas para que ganen los de siempre, los del palo, los socios de negocios y negociados, los cómplices de lesa complicidad.

Hay olor a podrido. ¿En que país el vicepresidente de la Nación está acusado de apropiarse con sus amigotes de una fábrica de billetes? ¿En donde se amenaza de muerte al fiscal que investiga una causa semejante? ¿Cómo es que Federico Elaskar al que le robaron su cueva financiera, tiene un Porche lujosísimo y lo guarda en el hangar de Lázaro Báez donde además se arregla el avión Tango de presidencia de la Nación? Discepolo se quedó corto. Es un escritor costumbrista. El que no llora no mama y el que no afana es un gil. Dale que va. Un ex cajero de un banco provincial en 10 años se compra entre otras cientos de cosas, 200 mil hectáreas de estancias y paga todo al contado y en dólares. Milagro argentino. ¿Enloquecimos todos o esto en realidad no está pasando? ¿Todos mienten o estamos en una pesadilla?

Hay olor a podrido. Alberto Fernández, el dirigente político mas cercano a Néstor y Cristina durante diez años dice que el peronismo perdió el coraje y es un cuartel inerte que solo reúne la tropa para desfilar ante quien gobierna. No lo dice un anarquista que rompe todo ni un fascista pro dictadura. Lo dice Alberto Fernández, la persona que junto a Carlos Zannini mas tiempo convivió con el matrimonio. Dice que vivimos en el “verticalismo del disparate”. Es cierto. Vivimos en el medio de lo insólito y disparatado. Hay un verticalismo que les mete pánico a los funcionarios. Por eso digo que algo huele a podrido y no estamos en Dinamarca. Algo huele a podrido y no se trata del relato de Shakespeare. Todo ocurre en Argentina. Aquí donde vivimos y soñamos construir un país más justo y más libre para nuestros hijos. Pero no hay que desesperar: un día vamos a despertar de esta pesadilla.

 
Hay olor a podrido. El ocultamiento de estado de su propia matriz corrupta y mafiosa ya parece parte de una novela de terror. Estamos asistiendo indignados a un espectáculo vergonzoso. Es que todo parece mentira pero es cierto. Personas muy cercanas al ex presidente Néstor Kirchner como su secretaria privadísima y quien lo acompañó durante ocho años como vicegobernador, generic denuncian un nivel de megacorrupción que debe inscribirse como parte de una adicción, de una bulimia de poder y de dinero. Muchas fuentes e indicios aseguran que el matrimonio presidencial construyó una bóveda en su propio domicilio para atesorar tantos billetes. Un miembro del Consejo de la Magistratura exige que se allane la mansión de Cristina para confirmar o descartar semejante cosa. ¿Se dan cuenta de la magnitud del escándalo del que estamos hablando? ¿En que país del mundo un alto miembro de la justicia pide que se allane la casa de la presidenta de la Nación para certificar la existencia de una gigantesca caja fuerte repleta de dinero negro en efectivo producido por la corrupción? ¿En donde está ocurriendo todo esto? ¿Es producto de nuestras mentes afiebradas o de un desayuno con ginebra? ¿O está ocurriendo en realidad?

Hay olor a podrido. No menos de 5 fuentes absolutamente independientes entre si hablan de la marroquinería kirchnerista. De los bolsos y las valijas que van y que vienen de Santa Cruz, de la Quinta de Olivos, de la Rosada a la Rosadita, de puerta a puerta y a Puerto Madero, de Uruguay a las sociedades fantasmas de Panamá y después a las cuentas secretas de Suiza. ¿Se dan cuenta de la magnitud del escándalo del que estamos hablando? No es un funcionario que recibió una coima. Estamos hablando de un sistema, de una ingeniería repugnante al servicio de la estafa al pueblo argentino. Es la explicación de la década ganada. ¿En que país las mas altas autoridades pesan el dinero que se llevan en pala? ¿Quién tiene la balanza? ¿Quién sabe en el mundo cuanto pesa un millón de dólares o de euros? Solo los argentinos, los únicos privilegiados podemos decir que el palo verde pesa 10 kilos y que el palo de euros pesa 2 kilos y 200 gramos. ¿Qué tal? Solo aquí hay que darle una protección especial a la secretaria de un ex presidente que dice que su secretario personal, Daniel Muñoz, era el que llevaba los bolsos en avión o que Julio de Vido, su ministro histórico, el cajero que nunca se fue de su lado era el que firmaba todas las obras públicas para que ganen los de siempre, los del palo, los socios de negocios y negociados, los cómplices de lesa complicidad.

Hay olor a podrido. ¿En que país el vicepresidente de la Nación está acusado de apropiarse con sus amigotes de una fábrica de billetes? ¿En donde se amenaza de muerte al fiscal que investiga una causa semejante? ¿Cómo es que Federico Elaskar al que le robaron su cueva financiera, tiene un Porche lujosísimo y lo guarda en el hangar de Lázaro Báez donde además se arregla el avión Tango de presidencia de la Nación? Discepolo se quedó corto. Es un escritor costumbrista. El que no llora no mama y el que no afana es un gil. Dale que va. Un ex cajero de un banco provincial en 10 años se compra entre otras cientos de cosas, 200 mil hectáreas de estancias y paga todo al contado y en dólares. Milagro argentino. ¿Enloquecimos todos o esto en realidad no está pasando? ¿Todos mienten o estamos en una pesadilla?

Hay olor a podrido. Alberto Fernández, el dirigente político mas cercano a Néstor y Cristina durante diez años dice que el peronismo perdió el coraje y es un cuartel inerte que solo reúne la tropa para desfilar ante quien gobierna. No lo dice un anarquista que rompe todo ni un fascista pro dictadura. Lo dice Alberto Fernández, la persona que junto a Carlos Zannini mas tiempo convivió con el matrimonio. Dice que vivimos en el “verticalismo del disparate”. Es cierto. Vivimos en el medio de lo insólito y disparatado. Hay un verticalismo que les mete pánico a los funcionarios. Por eso digo que algo huele a podrido y no estamos en Dinamarca. Algo huele a podrido y no se trata del relato de Shakespeare. Todo ocurre en Argentina. Aquí donde vivimos y soñamos construir un país más justo y más libre para nuestros hijos. Pero no hay que desesperar: un día vamos a despertar de esta pesadilla.

 
Ellos son cada vez más marxistas. Y nosotros cada vez más boludos. Ellos, purchase los del gobierno, healing se aferran cada vez mas a los dogmas de Marx y nosotros, ask los ciudadanos, seguimos tragando sapos. Ayer los cinco salieris de Cristina anunciaron un nuevo volantazo. Un cambio de frente a lo Bochini. Vienen amagando a la izquierda, amagan, amagan y de golpe, paff, un pelotazo a la derecha. Pasan con una gran velocidad de Karl a Groucho. Del Marx filósofo prusiano al genial actor cómico norteamericano. Uno dijo:” El motor de la historia es la lucha de clases” y el otro, “Estos son mis principios. Si no les gustan, tengo otros”. Es la ideología del espasmo. Del pragmatismo y la desorientación disfrazada de progresismo. Pasaron de un saque del traje a rayas para los evasores que había recitado Néstor Kirchner a premiar con un blanqueo a la medida de los delincuentes que evaden y lavan dinero sucio. Grouchomarxismo puro. Si no le gustan mis principios, tengo otros. Resulta que el dólar blue era un mercado ilegal y pequeño y a los que compraron esos dólares ahora los felicitan y les hacen ganar más plata más fácil. Venían proclamando a los cuatro vientos que el objetivo de este gobierno era pesificar la economía. La propia presidenta pesificó sus plazos fijos y perdió una montaña de dinero. Pero no se hace problemas porque su fortuna no se ve afectada por un pequeño tropiezo. El tema es que hizo el ridículo por cadena nacional y como dijo Perón, del ridículo no se vuelve. ¿Se acuerda cuando Cristina contó burlonamente como un empresario amigo le había dicho a Máximo que comprara dólares que iban a estar a diez pesos? Estaban a 4,80 en ese momento. ¿Se acuerda que Cristina se mofó del dinero que iba a perder ese amigo de la casa? Bueno, el que ríe último ríe mejor, podría contestarle ahora. Porque el dólar superó los diez pesos. ¿Se entiende? El presunto tonto que le recomendó a Máximo que apostara al dólar ganó y la presidenta, que se presume, maneja la economía, perdió. Es que muchas veces la realidad no encaja en el relato. La verdad de la inflación por ejemplo hace estallar el falso termómetro del INDEC. La aritmética no es destituyente o revolucionaria, es una ciencia dura. A los números no se los puede engañar.

Hay una sequía terrible que está afectando al gobierno nacional. La sequía de dólares y de inversiones es grave. Pero peor es la sequía de ideas, de iniciativa y de coherencia. La economía está crujiendo cuesta abajo repleta de problemas. Y como gran solución los 5 subministros de Economía anuncian un jubileo para los delincuentes. Parece joda. Justo en el momento en que la sociedad está pidiendo a gritos que dejen de robar, cuando el Lazarogate puso en la mesa cotidiana de las discusiones a la megacorrucpión del estado mafioso, en ese momento se abren las puertas para que los testaferros de los Lazaros Baez puedan traer el dinero negro y a cambio recibirán aplausos, medallas y besos. Y digo subministros porque fue la presidenta la que ayer recordó que el ministro de economía de Néstor fue el mismo. Como diciendo que hoy, ella es la ministra. Así nos va. Con medidas insólitas que solo multiplican las torpezas que ellos mismos cometieron. Ponen parches y en algunos casos echan nafta para apagar los incendios. ¿O la virtual paralización de la construcción y la actividad inmobiliaria no es consecuencia del cepo? ¿O la nula posibilidad de conseguir financiamiento de YPF no es fiel reflejo de la prepotencia y de la inseguridad jurídica que generaron? ¿O la inflación que no baja no es porque es un tema que se oculta y se malversan sus mediciones? Ayer Guillermo Moreno mostró su cara de piedra cuando dijo que la del INDEC es la verdadera inflación. Y después mostró su cara de culo cuando el joven intelectual Axel Kiciloff daba cátedra. El mismo Axel que le perdonó la vida a Techint cuando dijo que podía fundirla pero no lo iban a hacer. ¿Cómo van a hacer para que vengan dólares a la Argentina si no pudieron parar la fuga de 80 mil millones de dólares desde el 2007? ¿Cómo van a generar confianza si todos los días tapan un hueco con otro? ¿Cómo van a hablar de revolución y de ética con dos blanqueos destinados a favorecer a los estafadores? Tienen suerte los gobiernos corruptos en la Argentina. Tienen suerte porque la mayoría de los habitantes somos trabajadores honestos que pagamos todos nuestros impuestos, que creemos que el progreso debe ser producto del esfuerzo y la innovación, que no cobramos ni pagamos coimas, que no tenemos dinero en negro, en síntesis, que somos, unos verdaderos boludos atómicos. A lo mejor hay un bono para nosotros. El BOLUDIN (Bonos para Lunáticos sin Dinero), los BOLUDIN de cancelación inmediata cotizan en bolsa. Pobre Argentina: decentes abajo y corruptos arriba. Boludos abajo y marxistas arriba. Lo único que falta que canten: “Groucho, Groucho corazón/ Acá están los pibes/ para la liberación”.
Sean eternos los laureles

que supimos conseguir:

coronados de gloria vivamos, check

o juremos con gloria morir.

Le confieso que a mi me sigue emocionando el himno nacional. Lo canto cada vez que lo escucho. Mañana se cumplen 200 años de su creación. Fue aquí cerquita de la radio en el 533 de la calle Perú donde la Asamblea General Constituyente del año XIII la designó:”única canción de las provincias unidas”. El bicentenario de nuestra canción nacional ocurre en un momento muy particular de la patria. Esa marcha que nos unifica a todos se canta hoy en una Argentina dividida, troche fracturada como pocas veces en su historia. Sin embargo, esta identidad, estas raíces transformadas en estrofas y melodías es un poncho que nos abriga a todos. Lo rescato por eso. Son pocas los símbolos que nos ubican a todos en el mismo territorio. Se canta por igual en los actos del gobierno y en los cacerolazos de la oposición. Se canta con fervor, subrayando como consignas, por ejemplo, el “o juremos con gloria a morir”. La negra Merceces Sosa, en su último disco, modificó esa parte y la cantó como “o juremos con gloria vivir”. Ojalá se cumpla esa expresión de deseos colectivos. Que los laureles sean eternos. En ese himno que pasó por tantas manos y hasta fue manoseado por varias dictaduras que, por momentos, lograron hacerlo propio. Mi generación tuvo esa relación conflictiva con el himno que había pasado a ser una bandera de los militares. La recuperación de la democracia también rescató al himno. Fue un grito de paz y no de guerra. Fue perdiendo almidón y borceguíes. Y se metió definitivamente en el corazón de los jóvenes cuando aparecieron las versiones de los artistas populares, sobre todo la de Charly García, que primero fue tan polémica y luego tan aceptada. Hoy hay himnos para cada gusto. Hasta con música de cumbia. Parece irrespetuoso pero creo que es una forma que tienen las distintas tribus que conformamos este país de abrazarse al himno y de ponerle el cuerpo. Yo lo cantaba en mi colegio primario atravesado por el frío, las medias tres cuarto y la gomina cruel. En la facultad, mezclada con las consignas libertarias de los 70 y el mas doloroso recuerdo de mi colimba. En plena dictadura, con soldados y compañeros que desaparecían. Yo pensaba en ellos mientras entonada eso de coronados de gloria. Era mi deseo, mi homenaje y me callada rebeldía de lágrimas y pánico.

Yo también les decía a los mortales que escucharan el grito sagrado de la libertad. Y el ruido de las rotas cadenas y soñaba con la noble igualdad con la que todavía sueño y por la que todavía peleo. En 1900, el presidente Julio Argentino Roca con el objetivo de no ofender, ordenó que se cantaran solo la primera y la última cuarteta del largo himno original escrito por el abogado y diputado Alejandro Vicente López y Planes. Quedaron afuera frases marciales y potentes. A sus plantas rendido un león. O las que se referían a los fieros opresores que doblaron su cerviz orgullosa pese a que eran tigres sedientos de sangre. El pobre catalán Blas Parera que cobró 200 pesos por la música debió regresar a España como una suerte de nuevo exilio. Dicen que siempre extrañó tocar el órgano en la Catedral de Buenos Aires donde había forjado sus amistades.

La seño y el Billiken nos enseñaron que unos días después se cantó por primera vez en la casa de Mariquita Sanchez de Thomposon y fue realmente cierto. Era el himno completo que duraba 20 minutos. El que cantamos ahora nos define como Nación. Es un canto a nuestro amor por la patria. Así lo siento yo, que soy nacionalista en el mejor sentido de la palabra, en el que manifiesta el amor por lo nuestro, por la tierra en la que mueren nuestros padres y nacen nuestros hijos. El himno siempre se cantará en voz alta. Porque sale del pecho, expresa lo más profundo que tenemos: el suelo por el que caminamos. Sin ese suelo, caeríamos al vacío de la historia. La tierra es nuestro soporte, nuestra plataforma de lanzamiento. El grito sagrado por los siglos de los siglos. A 200 años, al gran pueblo argentino, salud. El himno es el anuncio de que estamos y que seguimos peleando. Por más justicia, por mas independencia, y sobre todo, por los tiempos de cólera que atravesamos, por mas libertad, libertad, libertad.
Ellos son cada vez más marxistas. Y nosotros, drugstore cada vez más boludos. Así comenzó mi columna de radio Continental que mas revuelo generó. Provoqué la discusión por el inédito y colosal blanqueo que se transformó en un golpe letal para la mística militante emancipadora.

Aclaré que, ellos, los del gobierno, se aferran cada vez mas a los dogmas de Marx y nosotros, los ciudadanos, seguimos tragando sapos.

El volantazo que anunciaron los cinco salieris de Cristina fue un cambio de frente a lo Bochini. La traen, la pisan, amagan a la izquierda, va, va y, de golpe, piff, pelotazo a la derecha. Cambio de frente y de convicciones.

Pasan con una gran velocidad de Karl a Groucho. Del Marx filósofo, nacido en Tréveris, al genial actor cómico norteamericano. Uno dijo:” El motor de la historia es la lucha de clases” y el otro, “Estos son mis principios. Si no les gustan, tengo otros”. Es la ideología del espasmo, de la desorientación disfrazada de progresismo. Viraje K: del “traje a rayas para los evasores” que había recitado Néstor a premiar a los delincuentes que lavan dinero sucio. Grouchomarxismo puro. Si no le gustan mis principios, tengo otros.

Hasta hace 15 minutos, el dólar blue era un mercado ilegal y ahora, a los que compraron esos dólares los felicitan y les hacen ganar más plata, más fácil. Venían proclamando a los cuatro vientos que el objetivo de este gobierno era pesificar la economía. La propia presidenta lo hizo con sus plazos fijos y perdió una montaña de dinero con su apuesta a una soberanía monetaria que en dos minutos tiraron a la basura. Pero nada erosiona su fortuna. Esta noche, Lanata mostrará la mítica bóveda casera donde descansan en paz los billetes que, como Evita, volverán y serán millones.

Lo políticamente más grave es el ridículo que hizo por cadena nacional en su momento. Como dijo Perón, del ridículo no se vuelve. ¿Se acuerda cuando Cristina contó burlonamente como un empresario amigo le había dicho a Máximo que comprara dólares que iban a estar a diez pesos? Estaban a 4,80 en ese momento. ¿Se acuerda que Cristina se mofó del dinero que iba a perder ese amigo de la casa? Bueno, el que ríe último ríe mejor, podría contestarle ahora. Porque el dólar superó los diez pesos. Es que muchas veces la realidad no encaja en el relato. La aritmética no es destituyente o revolucionaria, es una ciencia dura. A los números no se los puede engañar.

Hay que ser justos: no se puede responsabilizar de esta debacle solamente a Cristina. El cambio climático que se nos vino encima (como el mundo) generó una sequía terrible que está afectando al gobierno. La sequía de dólares y de inversiones es grave. Pero peor es la sequía de ideas, de iniciativa y de coherencia. La economía está crujiendo cuesta abajo repleta de problemas. Y como gran solución los 5 subministros de Economía anuncian un jubileo para los ladriprogresistas. Parece joda. Justo en el momento en que la sociedad está pidiendo a gritos que dejen de robar, cuando el Lazarogate puso en la mesa cotidiana de las discusiones a la megacorrucpión del estado mafioso, en ese momento se abren las puertas para que los testaferros de los Lazaros Baez puedan traer el dinero negro y a cambio reciban aplausos, medallas y besos. No pagarán ni una multa ni un impuesto tardío. Pero cobrarán intereses. Y digo subministros porque hoy, Cristina es la ministra de Economía, emulando a Néstor. Así nos va. Con medidas insólitas que solo multiplican las torpezas que ellos mismos cometieron. Inventan remedios peores que la enfermedad. ¿O la virtual paralización de la construcción y la actividad inmobiliaria no es consecuencia del cepo? ¿O la nula posibilidad de conseguir financiamiento de YPF no es fiel reflejo de la prepotencia y de la inseguridad jurídica que generaron? ¿O la alta inflación no es la que hizo estallar el termómetro malversado del INDEC?

Preguntas de sentido común: ¿Cómo van a hacer para que vengan los dólares si no pudieron parar la fuga de 80 mil millones desde el 2007, cuando asumió Cristina? ¿Cómo van a generar confianza si todos los días tapan un hueco con otro mas grande? ¿Cómo van a hablar de revolución y de ética con dos blanqueos destinados a favorecer a los estafadores?

El sabor amargo que tiene la mayoría del pueblo (incluso muchos honestos votantes del oficialismo) puede resumirse en un cuentito de ficción de dos hermanos: Lázaro y Juan.

Tomaron dos caminos morales distintos. Lázaro sobrefacturó, cobró y dió coimas, no pagó un peso de impuestos, pesó los euros sucios y los lavó, los mandó en avión a Panamá y luego los dejó a buen resguardo en cuentas secretas en Suiza. Se atrevió a tanto porque se asoció con su amigo Néstor. Pero un día todo salió a la luz. Y el 70% de los argentinos creyó que era absolutamente cierto lo que iluminó el programa de Lanata. ¿Qué fue de la vida de Lázaro? Le pidió a un amigo no imputado que depositara en el Banco Central, una parte de su fortuna. Toda no, porque es kirchnerista pero no come vidrio. Por suerte no le preguntaron nada y le llenaron otra vez los bolsos, pero con CEDIN (Certificados de Depósitos para Inversión).

Juan hizo todo lo contrario. Nunca pasó un semáforo en rojo. Se rompió el lomo para estar al día con la AFIP. Tiene las uñas cortas y las manos limpias. Siempre creyó que el progreso personal debía ser producto del esfuerzo y la innovación. Cuando le dejan exportar los granos que produce recibe 5,20 pesos por cada dólar, menos las retenciones. Y a Lázaro le van a dar 10 pesos mas 4% de interés por cada dólar que evadió.Hizo los números y sacó la conclusión de que si hubieran tenido los mismos ingresos, Lázaro hubiese ganado un 70% mas que él. Ser honrado le costó perder 7 de cada 10 pesos.

¿Qué fue de la vida de Juan? Por ahora está triste y desilusionado. Pero tiene una esperanza. Escuchó que el gobierno está preparando un certificado de cancelación inmediata para él y tantos Juanes como él, llamado BOLUDIN (Bonos para Lunáticos sin Dinero). Pobre Argentina: muchos decentes abajo y muchos corruptos arriba. Boludos abajo y marxistas arriba. Lo único que falta es que canten: “Groucho, Groucho corazón/ Acá están los pibes/ para la liberación”.
Ellos son cada vez más marxistas. Y nosotros, view cada vez más boludos. Así comenzó mi columna de radio Continental que mas revuelo generó. Provoqué la discusión por el inédito y colosal blanqueo que se transformó en un golpe letal para la mística militante emancipadora.

Aclaré que, cialis ellos, los del gobierno, se aferran cada vez mas a los dogmas de Marx y nosotros, los ciudadanos, seguimos tragando sapos.

El volantazo que anunciaron los cinco salieris de Cristina fue un cambio de frente a lo Bochini. La traen, la pisan, amagan a la izquierda, va, va y, de golpe, piff, pelotazo a la derecha. Cambio de frente y de convicciones.

Pasan con una gran velocidad de Karl a Groucho. Del Marx filósofo, nacido en Tréveris, al genial actor cómico norteamericano. Uno dijo:” El motor de la historia es la lucha de clases” y el otro, “Estos son mis principios. Si no les gustan, tengo otros”. Es la ideología del espasmo, de la desorientación disfrazada de progresismo. Viraje K: del “traje a rayas para los evasores” que había recitado Néstor a premiar a los delincuentes que lavan dinero sucio. Grouchomarxismo puro. Si no le gustan mis principios, tengo otros.

Hasta hace 15 minutos, el dólar blue era un mercado ilegal y ahora, a los que compraron esos dólares los felicitan y les hacen ganar más plata, más fácil. Venían proclamando a los cuatro vientos que el objetivo de este gobierno era pesificar la economía. La propia presidenta lo hizo con sus plazos fijos y perdió una montaña de dinero con su apuesta a una soberanía monetaria que en dos minutos tiraron a la basura. Pero nada erosiona su fortuna. Esta noche, Lanata mostrará la mítica bóveda casera donde descansan en paz los billetes que, como Evita, volverán y serán millones.

Lo políticamente más grave es el ridículo que hizo por cadena nacional en su momento. Como dijo Perón, del ridículo no se vuelve. ¿Se acuerda cuando Cristina contó burlonamente como un empresario amigo le había dicho a Máximo que comprara dólares que iban a estar a diez pesos? Estaban a 4,80 en ese momento. ¿Se acuerda que Cristina se mofó del dinero que iba a perder ese amigo de la casa? Bueno, el que ríe último ríe mejor, podría contestarle ahora. Porque el dólar superó los diez pesos. Es que muchas veces la realidad no encaja en el relato. La aritmética no es destituyente o revolucionaria, es una ciencia dura. A los números no se los puede engañar.

Hay que ser justos: no se puede responsabilizar de esta debacle solamente a Cristina. El cambio climático que se nos vino encima (como el mundo) generó una sequía terrible que está afectando al gobierno. La sequía de dólares y de inversiones es grave. Pero peor es la sequía de ideas, de iniciativa y de coherencia. La economía está crujiendo cuesta abajo repleta de problemas. Y como gran solución los 5 subministros de Economía anuncian un jubileo para los ladriprogresistas. Parece joda. Justo en el momento en que la sociedad está pidiendo a gritos que dejen de robar, cuando el Lazarogate puso en la mesa cotidiana de las discusiones a la megacorrucpión del estado mafioso, en ese momento se abren las puertas para que los testaferros de los Lazaros Baez puedan traer el dinero negro y a cambio reciban aplausos, medallas y besos. No pagarán ni una multa ni un impuesto tardío. Pero cobrarán intereses. Y digo subministros porque hoy, Cristina es la ministra de Economía, emulando a Néstor. Así nos va. Con medidas insólitas que solo multiplican las torpezas que ellos mismos cometieron. Inventan remedios peores que la enfermedad. ¿O la virtual paralización de la construcción y la actividad inmobiliaria no es consecuencia del cepo? ¿O la nula posibilidad de conseguir financiamiento de YPF no es fiel reflejo de la prepotencia y de la inseguridad jurídica que generaron? ¿O la alta inflación no es la que hizo estallar el termómetro malversado del INDEC?

Preguntas de sentido común: ¿Cómo van a hacer para que vengan los dólares si no pudieron parar la fuga de 80 mil millones desde el 2007, cuando asumió Cristina? ¿Cómo van a generar confianza si todos los días tapan un hueco con otro mas grande? ¿Cómo van a hablar de revolución y de ética con dos blanqueos destinados a favorecer a los estafadores?

El sabor amargo que tiene la mayoría del pueblo (incluso muchos honestos votantes del oficialismo) puede resumirse en un cuentito de ficción de dos hermanos: Lázaro y Juan.

Tomaron dos caminos morales distintos. Lázaro sobrefacturó, cobró y dió coimas, no pagó un peso de impuestos, pesó los euros sucios y los lavó, los mandó en avión a Panamá y luego los dejó a buen resguardo en cuentas secretas en Suiza. Se atrevió a tanto porque se asoció con su amigo Néstor. Pero un día todo salió a la luz. Y el 70% de los argentinos creyó que era absolutamente cierto lo que iluminó el programa de Lanata. ¿Qué fue de la vida de Lázaro? Le pidió a un amigo no imputado que depositara en el Banco Central, una parte de su fortuna. Toda no, porque es kirchnerista pero no come vidrio. Por suerte no le preguntaron nada y le llenaron otra vez los bolsos, pero con CEDIN (Certificados de Depósitos para Inversión).

Juan hizo todo lo contrario. Nunca pasó un semáforo en rojo. Se rompió el lomo para estar al día con la AFIP. Tiene las uñas cortas y las manos limpias. Siempre creyó que el progreso personal debía ser producto del esfuerzo y la innovación. Cuando le dejan exportar los granos que produce recibe 5,20 pesos por cada dólar, menos las retenciones. Y a Lázaro le van a dar 10 pesos mas 4% de interés por cada dólar que evadió.Hizo los números y sacó la conclusión de que si hubieran tenido los mismos ingresos, Lázaro hubiese ganado un 70% mas que él. Ser honrado le costó perder 7 de cada 10 pesos.

¿Qué fue de la vida de Juan? Por ahora está triste y desilusionado. Pero tiene una esperanza. Escuchó que el gobierno está preparando un certificado de cancelación inmediata para él y tantos Juanes como él, llamado BOLUDIN (Bonos para Lunáticos sin Dinero). Pobre Argentina: muchos decentes abajo y muchos corruptos arriba. Boludos abajo y marxistas arriba. Lo único que falta es que canten: “Groucho, Groucho corazón/ Acá están los pibes/ para la liberación”.
Hasta el 29 de julio del año 2010, there Carolina Píparo e Ignacio tenían un matrimonio común, help como la inmensa mayoría. Se rompían la espalda trabajando, click se amaban, visitaban a sus padres, comían un asadito, veían el partido en la tele y soñaban dos de los sueños que todo el mundo sueña: tener un hijo para convertirse en una familia y comprarse su primera casita. Insisto, nada del otro mundo. No planeaban llegar al poder ni se presidentes ni tener mansiones con bóvedas o cajas fuertes. Solo querían vivir en paz y con amor de su trabajo y construir su descendencia. ¿Quién puede oponerse a eso? ¿Quién es capaz de destruir esa utopía vecinal y cotidiana?

Sin embargo aquel maldito día todo explotó por los aires. Carolina salió del banco con Ema, su madre y su panza de nueve meses. En 72 horas iba a nacer Isidro, su primer hijo. Habían retirado todo lo que tenían en su cuenta para comprar la primera casa de su vida. Eran 10 mil dólares y 13 mil pesos. El esfuerzo de tantos años. El resultado de ahorrar en cada compra, de cuidar los gastos y de vivir con lo justo para poder tener su lugar en el mundo y darle su lugar en el mundo al ser mas amado que estaba a punto de nacer.

Pero cuando bajaron en la puerta de su casa un delincuente la agarró del pelo a Carolina y le gritó: “Dame toda la plata que sacaste del banco, hija de puta”. No le dieron tiempo ni a reaccionar. Carolina alcanzó a decirle que se llevaran todo, que no le hicieran nada, que estaba embarazada. Era una mujer, indefensa, menudita, entregada. Pero el salvaje asesino le metió un balazo a quemarropa sin ningún motivo. De puro criminal nomás. El disparo le ingresó por el mentón y se incrustó en los pulmones de Carolina. Era un proyectil de punta hueca, de los que hacen mas daño. En ese instante, todo cambió. Su vida de amor se transformó en un calvario de horror. Estuvo 45 días en terapia intensiva peleando por su vida y finalmente pudo salir. El que no salió fue Isidro. ¿Se acuerda la conmoción que se generó en la Argentina? Todos hicimos fuerza para que Isidro se salvara. Hubo que hacer una cesárea de emergencia y el bebito quedó en atención permanente. Todos nos convertimos en padres de Isidro y rezamos para que pudiera vivir. Pero el chiquito solo aguantó una semana. ¿Cómo decirle a Carolina que esos asesinos le habían quitado todo? Que le habían arrebatado todos sus sueños a los tiros. Que su vida ya no sería la misma. Los muy criminales condenaron a Isidro a la pena de muerte, a su madre, Carolina a la cadena de horror perpetuo y dinamitaron la vida de su familia que soñaba nada más y nada menos que ser eso, una familia.

Carolina hoy es una madre coraje que nunca dejó de mirar a los ojos a los responsables de su drama en cada audiencia en tribunales. Es la que puso el cuerpo siempre. Primero durante el ataque y después, durante el juicio. Hoy es una madre del dolor, como tantas. Se hizo justicia y cinco de los que participaron fueron condenados a prisión perpetua. De todos modos, Carolina fue sabia para resumir sus sentimientos: “Ninguna sentencia cierra la herida ni soluciona la ausencia de Isidro. “Esas bestias no tienen perdón de Dios”, dijo una vecina en su lenguaje nada técnico. ¿Quién repara el agujero negro que dejaron en el alma de Carolina? ¿Quién se hace cargo de una inseguridad galopante que los funcionarios niegan o tratan de ocultar? ¿Hasta cuando van a mantener esa inacción cómplice frente a la droga que se metió en el delito y lo hizo mas cruel y feroz? ¿Quién se atreve a repetir esa infamia de que se trata de una sensación? Tal vez por eso, su marido dijo que les hubiera gustado recibir un llamado de la presidenta de la Nación y que la provincia, por lo menos dio la cara. La lucidez valiente de Carolina la llevó a una conclusión que nos estremece y golpea nuestros corazones:“ Siento que esto puede volver a pasar”. Eso dijo. ¿Alguien duda de que esto, puede volver a pasar? Y agregó que “delinquir es muy barato en Argentina”. Eso dijo. Y que la falta de garantías es para las víctimas. ¿Alguien duda de que los gobernantes tienen que hacerse cargo de una vez por todas y para siempre de garantizar la vida en paz y en familia? Diana Cohen Agrest, a la que también le mataron un hijo, en el epílogo de su libro titulado “Ausencia perpetua” lo dice con claridad: “Esta historia no es sólo mía. Porque en nuestro territorio arrasado, convivimos cientos de miles de enlutados que lloramos a los miles de nombres silenciados, condenados a una ausencia perpetua. Mancillados por manos asesinas y por sentencias impunes que, valiéndose de las trampas de la (in)Justicia, desconocen el valor de la dignidad humana.”

Lo dice Diana, lo dice Carolina, lo decimos todos. Basta de condenar al pueblo al horror perpetuo.
Esta columna está dedicada a la memoria de Susana Viau, discount recipe una periodista coraje.

No pasarán. No deben pasar. Los argentinos no podemos permitir que el gobierno se lleve puesta la libertad de prensa. Hoy existe ese peligro concreto para las instituciones republicanas. El plan sistemático para que Cristina controle todo y que nadie controle a Cristina está funcionando a toda marcha. Los aprietes, generic las amenazas y las patoteadas son cosas de todos los días. Es un gobierno autoritario con vocación hegemónica que odia al que piensa distinto y que hace todo lo posible para evitar que se pueda expresar. Con la excusa de ir contra presuntas corporaciones destituyentes, abortion el cristinismo avanza contra la independencia de la justicia y del periodismo. Es que no soporta otra cosa que el discurso único. Cristina lidera un unicato que se escucha a si misma y que no quiere escuchar a ninguna voz disidente. Solo acepta la obsecuencia, el verticalismo, el sicristinismo. Estamos frente a un cristinato que no se frena ante ningún límite constitucional. Confunden voluntad con fanatismo. Confunden pasión con agresividad. Confunden vehemencia con insultos. Están convencidos que son los dueños de la verdad y la encarnación de la patria. Y que todo el que exprese una opinión distinta es un enemigo al que hay que aniquilar. Son palabras duras pero estamos en un momento en que el gobierno pretende exterminar todas las voces todas.

No pasarán. No deben pasar. Los argentinos no podemos permitir que esta democracia legal se convierta en democradura. Hoy hay redacciones cercadas por rejas por temor a ser invadidas por el gobierno. Periodistas que sufren todo tipo de persecución por el aparato de propaganda del estado que es utilizado para dinamitar este oficio que es el más maravilloso del mundo. Cuentan con la complicidad del periodismo de estado. De los colaboracionistas que todo régimen agresivo necesita. Hoy están muy nerviosos porque se rompió el miedo y las investigaciones del programa de Jorge Lanata, entre otros, está desnudando la matriz corrupta del estado mafioso. Porque no pueden explicar como un gobierno nacional y popular está plagado de millonarios que peregrinan a la meca de La Rosadita de Puerto Madero. Cristina se cree dueña de la Casa Rosada y todos sabemos que es una inquilina cuyo contrato de alquiler tiene fecha de vencimiento en el 2015.

Nunca antes en democracia se avanzó tanto contra la libertad de prensa. Desde 1983 jamás hubo esta libertad de tan bajas caloría y permanentemente amenazada con todo tipo de represalias. El periodismo que no es crítico se transforma en propaganda. Y propaganda que pagamos todos le sobra a este gobierno que gasta fortunas de todos los argentinos para ocultar la realidad.

No pasarán. No deben pasar. Los argentinos no debemos permitir que nadie nos diga que tenemos que decir, ni que tenemos que pensar. Hay que defender la democracia que es defender la libertad de expresión. No es un derecho de los periodistas. Es un derecho de todos los ciudadanos. El derecho a informarse de la manera más plural y diversa posible. Basta de amigopolios chupamedias. “Compren medios”, fue la orden de Néstor Kirchner. Compraron todo tipo de diarios, radios y canales pero no lograron tener audiencia. Eso es otra cosa. Los lectores son electores. Los oyentes son auditores. Los televidentes son testigos inteligentes. El que consume noticias no es tonto. No se le puede lavar el cerebro como creen desde el poder. Por eso tienen el 80% de los medios y el 0% de credibilidad. A los medios K, les sobra publicidad oficial y privada que prohiben al resto del periodismo, pero les falta consumidores. Solo se escuchan y se leen entre ellos. Masturbación mediática, que le dicen. Tomala vos, dámela a mi.

Es que a nadie le gusta que le vendan gato por liebre ni propaganda disfrazada de periodismo. Basta de hostigar al periodismo independiente. Los argentinos tenemos que ponernos de pié y resistir. Por el país que soñamos. No debemos permitir ningún tipo de censura. Nadie tiene el derecho a censurar el pensamiento. Tenemos que abrir grandes los ojos y quedarnos en estado de asamblea y alerta permanente. No permitir que destruyan la libertad. Es en defensa propia.
Nunca antes la presidenta de la Nación tuvo que enfrentar simultáneamente dos rebeliones de tanta magnitud. Son los desafíos de la Corte Suprema que va a guillotinar toda posibilidad de “cristinizar” la justicia y de los intendentes de Buenos Aires que, clinic con Sergio Massa a la cabeza, recipe están redactando el certificado de defunción de la reelección indefinida.

Son batallas titánicas que todavía no terminaron. El estilo de Cristina es atacar de sorpresa aunque ya trascendió el tipo de munición gruesa que está dispuesta a descargar sobre los supremos conducidos por Ricardo Lorenzetti y los barones bonaerenses que lidera el intendente de Tigre.

Lo más peligroso institucionalmente, es el choque brutal de poderes que se viene y el intento de instalar, una vez más, que quienes se oponen a los deseos de Cristina, impulsan un golpe de estado. Utilizan con tanta frecuencia y frivolidad semejante acusación que han banalizado las palabras que remiten al infierno del terrorismo de estado. Vacían de contenido el genocidio que padecimos. Cualquier disidente es descalificado como parte de una conspiración destituyente.

Sienten que son la encarnación de la patria y el pueblo y que toda mirada crítica debe confinarse a la Siberia. Alejandra Gils Carbó, como una cruzada, apeló a lo inapelable de Víctor Hugo: “No se puede detener una idea cuando su tiempo ha llegado”. Autoritario serial, Luis D’Elía llegó a decir que si los gorilas fueron capaces de bombardear la Plaza de Mayo, tanto Pino Solanas como el Pollo Sobrero pueden haber ordenado a los maquinistas del Sarmiento que chocaran a propósito los trenes para erosionar la precandidatura de Florencio Randazzo. Los fundamentalistas creen que todos son de su condición. Varios voceros K hablaron de “dictadura de los jueces”. Julio Alak caracterizó a la justicia como “corporativa, aristocrática y predemocrática”. Desmesuras fanáticas. El senador Marcelo Fuentes también comparó la actualidad con el odio del 55 que antes se expresaba con el golpe de estado y ahora con las sentencias.

La presidenta ordenó aumentar el fuego cruzado sobre la Corte, intensificar las operaciones de desprestigio que ella misma inició discriminando al “centenario” Carlos Fayt y enviar al Congreso una ley para aumentar la cantidad de miembros del máximo tribunal. Pretenden una mayoría kirchnerista, que quiebre la resistencia del cuerpo. Y si es necesario utilizarán jueces subrogantes. Escrúpulos, cero. Menemismo básico. O kirchnerismo fundacional.

El objetivo siempre es el mismo: que Cristina sea la conductora de la próxima década por ganar. Igual que en la Formosa de Insfrán o la Venezuela chavista. La jueza Servini de Cubría no casualmente citó en su fallo a Zaffaroni. Con perdón por la autoreferencia, copio y pego un fragmento de mi columna del 23 del octubre de 2011: “Los Kirchner ya lo hicieron en Santa Cruz en 1998. Carlos Zannini fue el ideólogo que forzó un argumento para utilizar el mecanismo de la consulta popular. Hubo apelaciones de varios opositores pero ya tenían casi colonizada a la justicia provincial. En aquel momento, dos legisladores nacionales del Frepaso viajaron a repudiar la reforma y rechazar la posibilidad de la reelección indefinida del gobernador Néstor Kirchner: Nilda Garré y Eugenio Raúl Zaffaroni. Néstor nunca olvidó aquellas acusaciones de cuasi nazismo que hizo Zaffaroni y el día que le ofreció integrar la Corte Suprema de Justicia sacó de un cajón la tapa del diario La Opinión Austral en donde Zaffaroni fustigaba a Néstor y hablaba de la República de Weimar y el advenimiento de Hitler.

A estas hora, Cristina enfrenta el paro de un campo unido, el costo político de haber completado el ferrocidio de Carlos Menem y el de proteger en el senado al ex presidente condenado a 7 años por contrabando de armas y la posibilidad de perder la elección en Santa Cruz por primera vez. Se nota la ausencia del pragmatismo de Néstor. Las reacciones espasmódicas la llevan a Cristina del día a la noche. Pelea a muerte por expulsar a Cristóbal Colón para reemplazarlo por Juan Azurduy sin ni siquiera estudiar la posibilidad de la convivencia pacífica y al mismo tiempo, ningunea a los pueblos originarios que le están pidiendo audiencia. Horas de cadenas nacionales para hablar de la soberanía gloriosa de la pesificación y el traje a raya para los evasores y, de pronto, da una vuelta de campana en el aire con un blanqueo derechista e inmoral y con la insólita aventura de un sueño que puede ser pesadilla: la emisión de cuasi dólares.

Estos comicios son clave para lograr la “eternización” de Cristina. El obstáculo mas novedoso es la silenciosa insurgencia de un grupo de intendentes bonaerenses que son muchos mas de los que aparecen. Más que el amor, los une el espanto a perder el poder en sus distritos. Entendieron que si los consejos deliberantes se les llenan de camporistas, serán destituidos de inmediato. Hay hartazgo frente al verticalismo implacable que decide si les manda obras públicas con coimas incorporadas o tormentas perfectas, de acuerdo al nivel de sumisión de cada uno. Creen haber encontrado en Sergio Massa la figura taquillera que los defienda de las patoteadas del poder central. Todavía falta comprobar la real envergadura del fenómeno político porque depende casi exclusivamente del protagonismo de Massa, pero algo inédito se está gestando en el subsuelo sublevado de la patria bonaerense que explica el 40% del padrón nacional. Massa duda en ser un opositor rabioso. Ya se encargará Cristina de convencerlo con sus ataques. Por ahora, Randazzo sirvió el aperitivo al decir que nadie sabe lo que piensa. Massa aspira a nuclear alcaldes con votos y gestión de matriz peronista, vecinalista, radical y macrista. No es sectario ni excluyente. Ni Darío Giustozzi (el intendente más votado) ni Jesús Cariglino (está invicto ante el kirchnerismo) son nenes de pecho ni suicidas. Son peronistas de libro, de estilos y generaciones distintas que acaban de sumarse al mayor proyecto presidencial del post kirchnerismo que existe hasta ahora: Massa 2015.
Se puede certificar en www.continental.com.ar. El 26 de agosto del 2011, ed a esta misma hora y en esta misma radio dije lo siguiente:

Juro decir la verdad, buy cialis toda la verdad y nada más que la verdad. Y separar claramente la información dura y pura de la opinión. En cinco departamentos del doctor Eugenio Raúl Zaffaroni se ejercía la prostitución. Su apoderado, Ricardo Serafín Montivero, quien también comparte domicilio fiscal con el miembro de la Corte, los había alquilado a través de una inmobiliaria que no tenía sus papeles legales en regla y que había sido advertida por la cámara que las agrupa. Marcia González, una mujer que está siendo investigada por la Justicia acusada de proxeneta alquiló esos departamentos diciendo que eran para vivienda personal. En tres casos lo hizo como inquilina y en los dos restantes como garante. Dos de esos lugares fueron allanados por la Gendarmería un mes antes de que esta situación fuera informada por el periodismo. Allí se comprobó que se ejercía la prostitución y que había una regenta que recaudaba lo producido diariamente. La justicia clausuró esas dos propiedades de Zaffaroni y se llevó las llaves que hoy son parte del expediente judicial. Una estrella del cine porno local contó que pagaba 6.000 pesos mensuales de alquiler y los contratos fueron firmados por unos 1.500 pesos de promedio.

Marcia González se reunió con Ricardo Montivero y dueño de la inmobiliaria, Juan Calvo, y planificaron el desalojo de esos departamentos.

Hasta ahí los hechos que no son flexibles. Tienen cero subjetividad. Ni el propio Zaffaroni desmintió alguna de estas informaciones que acabo de repasar.

Ahora vienen algunas reflexiones al respecto: No hay un solo país del mundo en donde esto no sea una noticia. Cualquier diario, desde los más sensacionalistas a los más formales hubiera publicado esta información si los departamentos pertenecían a un juez, un diputado o un periodista o cualquier persona pública. Mucho mas tratándose de uno de los integrantes de la Corte Suprema de Justicia que, según un consenso importante es uno de los de mayor prestigio académico e intelectual dentro de un cuerpo colegiado valorado como un activo democrático, académico y ético de este tiempo y uno de los principales logros del gobierno de Néstor Kirchner.

No hubo un solo periodista que acusara de algún delito a Zaffaroni y la inmensa mayoría fue muy respetuosa en el tratamiento informativo.

El doctor Zaffaroni hubiera podido cerrar rápidamente esa pequeña herida que se abrió en su imagen impoluta emitiendo un simple comunicado donde dijera mas o menos lo siguiente: “Me siento absolutamente engañado y defraudado en mi buena fe. Voy a tomar las medidas correspondientes y pedirle explicaciones a mi apoderado y suspenderlo en sus funciones hasta que me aclare porque apeló a una inmobiliaria que no tenía los papeles en regla que además alquiló los departamentos para que se ejerciera la prostitución. Voy a accionar legalmente contra la inmobiliaria y me voy a poner al servicio de la justicia para lo que necesite con el fin de ubicar a Marcia González y pedirle todas las explicaciones del caso. Agradezco al periodismo que permitió que yo me enterara de esta situación escandalosa que yo ignoraba absolutamente. Y creo que una persona que tiene las responsabilidades que yo tengo debería tener el máximo de los cuidados en la administración de sus bienes, cosa que voy a hacer de ahora en mas.” Con estas 141 palabras, Zaffaroni cicatrizaba esa pequeña lastimadura y a otra cosa. Se terminaba la historia. El único problema es que no dijo nada de eso. Entre otras cosas dijo que había sido víctima de una “lapidación mediática” por un “problema de consorcio” y agradeció la ovación de apoyo que le brindaron en el Aula Magna de la Facultad de Derecho de la UBA por sus extraordinarias capacidades como jurista algo que nadie, absolutamente nadie, cuestionó. Solo se trataba de dar todas las explicaciones como corresponde a una sociedad donde todos somos iguales ante la ley. También cosechó el respaldo de funcionarios y periodistas que privilegiaron sus simpatías ideológicas por encima de los hechos y acusaron a Héctor Magnetto y los medios hegemónicos de atacar a Zaffaroni. Nada de eso fue cierto. Yo diría que todo lo contrario. Tanto el diario Clarín como La Nación fueron especialmente escuetos con la información y la editaron de manera poco relevante y tardía. Solo los medios de Editorial Perfil y otros periodistas independientes siguieron el tema con el interés que una noticia semejante despierta. Ni el propio Zaffaroni acusó a Clarín y dio tres entrevistas a periodistas que trabajan en ese grupo.

Zaffaroni es conocido por sus distracciones y por estar lejos del mundo material del dinero y los alquileres. Una especie de genio que solo se concentra para producir libros y teorías valoradas en todo el mundo. No creo que merezca ninguna sanción por sus olvidos. Sí creo que la actitud que tomó una vez conocida la información es más preocupante que los hechos mismos. Colocarse en el lugar de víctima de los medios no lo ayudó a mostrarse preciso ni responsable.

Oscureció toda la situación con su falta de claridad. Por eso la pequeña herida que se abrió todavía sangra. No va a cicatrizar con el silencio acerca de como ocurrieron los hechos. Asi Zaffaroni no zafa.

Hasta ahí lo dicho en agosto del 2011.

Ahora finalizo con una noticia de estas últimas horas que los medios no industrializaron demasiado: “ Ricardo Montivero reconoció su responsabilidad como administrador de unos inmuebles en donde se ejercía la explotación sexual y pagó una multa de 12.500 pesos ante la justicia. Montivero era investigado por la fiscalía a cargo de Edgardo Orfila por violación a la ley de profilaxis, la 12.331 en cuyo artículo 17 preve que los que “sostengan, administren o regenteen, ostensible o encubiertamente casas de tolerancia, serán castigados con una multa de doce mil quinientos pesos como mínimo y ciento veinticinco mil pesos como máximo”.

Montivero se presentó ante el juez en lo correccional Carlos Bruniard y pagó la multa, extinguiendo así la acción penal.

Conclusión: a confesión de partes, relevo de pruebas. Zaffaroni no zafó.
Esta columna está dedicada a esa inmensa periodista llamada Susana Viau. Murió ayer, ask un 24 de marzo y fue su último gesto contra la dictadura que la empujó al exilio.

……………

Eran los tiempos en que, try según Eduardo Galeano, los argentinos nos dividíamos en cuatro especies: los aterrados, los desterrados, los encerrados y los enterrados.

Ayer se cumplieron 37 años y sin embargo aún hoy digo 24 de marzo y me estremezco. Veo la noche de la noche. El 24 de marzo es el día más nefasto de nuestra historia. Mire que nos pasó de todo como país, pero no hay nada comparable con el 24 de marzo de 1976. Fue el comienzo del reinado de la muerte. El desembarco del nazismo criollo. La coronación de los sueños de los peores hombres de este país. Querían muertes, torturas, desapariciones, campos de concentración, robos, violaciones, humillaciones, mutilaciones, censuras, extorsiones, querían todo eso y mucho más y lo lograron. Seguramente todas las sociedades en algún momento de su historia tocan fondo, descienden a los infiernos. Bueno, a nosotros nos tocó el 24 de marzo de 1976.

Es nuestra responsabilidad recordar aquella hecatombe social que vivimos para que aquél veneno que inocularon en las venas abiertas de la sociedad no nos envenene más. Que nadie olvide que no dejaron delito por cometer. Que el terrorismo de estado no es una tormenta de la naturaleza y que por el contrario es un producto malparido por la sociedad en la que vivimos. Que un genocidio tiene mil explicaciones y no tiene ninguna.

Esta claro que no adhiero a la teoría de los dos demonios. Nunca lo hice. No se puede ni comparar la responsabilidad de un estado que utiliza una maquinaria industrial para aniquilar a sus enemigos con la culpa de las organizaciones civiles que apelaron a la lucha armada para llegar al poder y establecer el socialismo. Si condeno por igual cada uno de los crímenes. Cada muerte es despreciable y repudiable no importa quien sea la víctima ni el victimario. Las atrocidades de lesa humanidad cometidas por las Fuerzas Armadas fueron castigadas como corresponde por la historia y por la justicia de la democracia. Hay 404 represores condenados, 190 murieron antes de afrontar el juicio y hay 698 mas que esperan sentarse en el banquillo de los acusados. Pero falta un debate profundo y valiente sobre la utilización del fusil en la política. Es cierto que los vientos guevaristas de la época diseminaron la guerrilla entre los jóvenes del continente. Es verdad que en aquellos tiempos la democracia tenía apenas un valor formal. Era burguesa o escenario de la partidocracia. Eso decían los combatientes del ERP o Montoneros. Pero cada vez se hace más necesario reconocer desde los protagonistas que fue una verdadera locura suicida apelar al foquismo, a las bombas y a los tiros. No solamente fue un error táctico como reconocen algunos. Fusilar a un policía en la calle o tomar un cuartel por la fuerza en plena democracia también fueron violaciones a los derechos humanos que finalmente aceleraron el golpe de estado para beneplácito de los sectores económicos más poderosos encarnados en la figura del recientemente fallecido José Alfredo Martínez de Hoz.

Hasta el propio Rodolfo Walsh dijo que sus armas también eran violatorias de las convenciones internacionales y no lo escucharon cuando llamó a sus compañeros a reconocer la “derrota militar antes de que se convierta en exterminio”. Hoy se cumplen 36 años del asesinato de quien escribió su célebre y valiente “Carta abierta a la Junta” pero que también fustigó duramente el militarismo que “los llevó a profundizar sus acuerdos ideológicos con la ultraizquierda”.

Pero si seguimos profundizando el análisis y apelando a la autocritica, debemos decir que una parte importante de la sociedad civil respiró aliviada cuando los militares asaltaron el gobierno. No había conciencia profunda del verdadero significado de la palabra democracia ni del concepto de derechos humanos. También es justo decir que era muy difícil saber que los golpistas de Videla, Massera y su banda criminal iban a utilizar todas las formas de la muerte. Por shock eléctrico, por inmersión, por fusilamiento, por incineración, por sofocación, arrojando gente desde los aviones, sepultado seres humanos vivos en fosas comunes. No hay imaginación tan siniestra que pueda comprender los asesinatos y secuestros de niños, las torturas a embarazadas, a discapacitados, los tormentos a abuelos delante de sus hijos o nietos y las venganzas sobre familias enteras.

Por eso es una fecha para no olvidar jamás. El ejercicio de la memoria es sinónimo de salud mental para una sociedad. Para que el golpe no nos siga golpeando. Para que todos sepamos lo que nos pasó. Para que no nos vuelva a pasar. Nunca más.
En cualquier país serio del mundo, cialis después de las denuncias del programa de Lanata, pills el gobierno se hubiera conmovido hasta sus cimientos. Sería un escándalo nacional y antipopular. Legisladores oficialistas y opositores deberían exigir la presencia de Cristina en el Congreso para que de explicaciones. Es que la impunidad fue pornográfica. Ocultaron kilos y kilos de carpetas de pruebas de La Rosadita, look la cueva de lavado del poder, gracias a la lentitud cómplice del juez de la causa. ¿No son motivos suficientes para el juicio político? Pregunto: ¿También pesaban las pruebas que destruyeron?

Cada día que pasa aparecen mas indicios y certezas. Cada día que pasa se confirman todas las denuncias. Solo los fanáticos de Cristina no quieren ver la megacorrupción a cielo abierto. La mafia de negociados con el estado que convertía coimas y retornos millonarios en propiedades y en millones de euros que luego de pesarlos, se ocultaban en bóvedas, los sacaban del país para blanquearlos en guaridas fiscales y en cuentas secretas en Suiza. Todo gira alrededor de dos ejes geográficos: la provincia de Santa Cruz, cuna del matrimonio Kirchner y su cómplice Lázaro Báez y la financiera y cueva llamada no casualmente La Rosadita que está ubicada en el edificio donde la presidenta tiene dos departamentos y 8 cocheras y vive el vicepresidente Amado Boudou. Por si no queda claro, estamos hablando de las dos mas altas autoridades del gobierno. Las cámaras de seguridad del edificio mostraron a los empleados de Báez, como hormiguitas, sacando todo tipo de bibliotatos y archivos en changuitos de supermercados. Es la confirmación de la magnitud de los delitos.

La participación de Daniel Perez Gadín, contador de Lázaro, en la expropiación de La Rosadita y en la compra de campos en Uruguay y Mendoza por casi 20 millones de dólares en billetes contantes y sonantes es innegable. Los viajes a Suiza con Martín Báez, los cientos de mensajes intercambiados entre Elaskar y Nicolás Wiñasky durante 40 días son demoledores. Elaskar y Fariña temen ser asesinados y está claro que fueron amenazados en varias oportunidades. El valijero dijo ayer que a Elaskar, le habían baleado el auto dos veces. Estamos hablando de una asociación ilícita dedicada al lavado de euros que venían del caso mas grave de corrupción de estado registrado desde 1983 . Insólitamente, es una de las truchadas en donde mas pruebas hay. En un momento, Elaskar le dice a Lanata que lo banca como “todos los que estamos podridos de tanta mierda”. Pero, después de ser amenazado, ante la justicia acusó al periodista de golpista y de querer derrocar al gobierno. Las mismas acusaciones falsas que hacen algunos chupamedias del cristinismo. Es increíble como el gobierno utiliza a sus voceros de cuarta pero simultáneamente, no dice una palabra en forma oficial. El silencio de Cristina es impactante. Actúa como si hablaran de otra familia y no del hombre que fue socio de Néstor, que compartió la última cena íntima antes de morir, que solía jugar el fútbol en su chacra y que edificó y custiodia el faraónico mausoleo en el que descansan sus restos. La gravedad y la profundidad del agujero negro corrupto del kichnerismo no debe hacernos perder el buen humor. Por eso pregunto con ironía y parodiando a la presidenta: ¿Quién fue el cómplice de Lázaro Báez? Multiple choise: San Martín, Belgrano o Néstor Kirchner. La respuesta es de los oyentes. El que acierta se gana una botella del mejor Malbec de la flamante vinoteca de Lazaro. O un viaje a Suiza con escala en Panamá. O un vale para una visita al museo del modelo y la decada ganada en Madero Center. Ya se sabe: Calafate cumple, Puerto Madero dignifica.
El doctor Alfredo Lorenzo Palacios se hizo primer diputado socialista de América recorriendo los conventillos del barrio de La Boca. Dicen que era apasionante su actuación en aquellos patios de inmigrantes hambrientos y anarquistas en 1904. Y que cada consigna inflamada contra las injusticias era traducida inmediatamente al genovés por sus amigos. Así entró Palacios en la historia grande de la Argentina. Así llegó para instalar la rebeldía permanente quien, hospital entre otras cosas, diagnosis fue el autor de gran parte de nuestra mejor legislación laboral. Por eso solo, case Alfredo Palacios merecía el monumento que ayer se inauguró frente a ese Congreso de la Nación que lo tuvo siempre como diputado o senador como un defensor de los más débiles. A él le debemos el descanso dominical, el sábado inglés, la ley contra la trata de personas, la protección de los sectores mas vulnerables de la sociedad y, lo digo para patear el tablero, la ley del voto femenino. Es cierto que llegó para implementarse de la mano huracanada de Eva Perón en 1947. Pero Alfredo Palacios ya había presentado el proyecto nueve años antes. Los argentinos le debemos muchas cosas a Palacios. Una mirada nacional del socialismo. La intención permanente de mezclar las banderas argentinas con las rojas de su ideología. Y la defensa permanente de la libertad. Por eso peleó contra todos los regímenes autoritarios aunque tuviera un ropaje de izquierda. A Perón lo caracterizó como un fascista y Perón le contestó que era un payaso pero por las dudas lo metió preso. Peleas históricas que continúan hoy por otras vías entre quienes creen ( creemos) que la libertad es un grito sagrado y un valor supremo y los que sostienen que se pueden cercenar ciertos derechos individuales en función de una justicia social que promueva a los de abajo. Esta tal vez sea la principal característica de Alfredo Palacios. Socialismo, si. Pero en libertad. La placa que tenía colgada en la puerta de su histórica, humilde y única casa de la calle Charcas decía textualmente: “Dr Alfredo Lorenzo Palacios. Atiende gratis a los pobres”. Palacios nunca se dejó domesticar por nadie, ni siquiera por su partido. Fue indomable para todos menos para las bellas mujeres que se diseminaron por su vida, enamoradas de ese romántico luchador de los bigotazos hacia arriba, el poncho sobre los hombros y el chambergo ladeado. Don Alfredo también era un Don Juan. El Partido Socialista lo expulsó porque quiso batirse a duelo, algo que estaba prohibido por ser considerado un gesto burgués. Palacios nunca tuvo un peso y la mitad de sus ingresos como legislador iban a parar sistemáticamente a las arcas de su partido. No le remataron su casa por milagro y por la ayuda que recibió de algunos amigos. El prefería escribir libros y levantar barricadas en lugar de hacer dinero. Era un socialista cabal. Lejos de los lujos y cerca del proletariado. Una vez entró a punta de pistola a una comisaría de San Martín para llevarse una picana eléctrica que certificaba su denuncia sobre las torturas policiales. En un acto en Bragado lo tirotearon, fue perseguido por la tristemente célebre Alianza Libertadora Nacionalista y tuvo que exiliarse en Uruguay, la patria de sus padres.

Alfredo Palacios comprendió enseguida que nuestro destino estaba ligado al continente. Saludó la victoria de Augusto César Sandino en Nicaragua y en alguna de sus denuncias recibió el apoyo de varios profesores y científicos, un tal Albert Einstein, entre ellos. Su parábola con la religión es muy interesante. Se subió a la política a los 11 años por el lado de la fe. Ana, su madre que era muy creyente le daba a leer los textos bíblicos. Alfredo quedó impactado con el Sermón de la Montaña y se acercó al Círculo de Obreros Católicos. Pero cuando cumplió sus 16 años, Juan B Justo fundó el Partido Socialista y esa agrupación se convirtió en el amor de la vida de Palacios. Ingresó en el cielo de los ateos que luego potenció con un fuerte anticlericalismo. Decía que quería la redención de los mas humildes pero primero en la tierra y después en el cielo. Hay cientos de frases que nos dejó como herencia intelectual. Una de ellas tiene gran vigencia. Dijo sobre los gobiernos que atropellan la opinión de los demas:

“Estan dominados por la obsesión de los totalitarios: que no haya adversarios”. Cualquier semejanza con la actualidad y la realidad no es pura casualidad.

Alfredo Palacios hoy es una bandera del socialismo con libertad. Un símbolo de la protección a los mas pobres. Un palacio popular.
En solo cien días el Papa Francisco se convirtió en un gigante de la fe que movió montañas para revolucionar la iglesia. En solo cien días el argentino Jorge Mario Bergoglio construyó un liderazgo mundial asombroso. El Papa Francisco mostró tantas virtudes que cuesta definirlo. Se lo llamó el Papa nacional y popular, sale el Papa de la esperanza, remedy el Papa de los pobres. En realidad, es el autor del milagro refundacional que significa volver a las fuentes. A una iglesia franciscana. Por eso eligió vivir en la austeridad de la Casa de Santa Marta y no en los lujosos aposentos del Vaticano. Convirtió la palabra santa en acción pastoral. El Papa es una bandera ética porque dice lo que piensa y vive como dice. No tiene doble discurso. Desde el primer día satanizó la corrupción y ya nombró alguien de su plena confianza para que limpie la basura y abra las ventanas de la transparencia en esas cuentas bancarias mas terrenales que celestiales. Su ideología es una mixtura de peronismo en estado puro y las enseñanzas profundas de los jesuitas. Dicen los estudiosos de la religión que el Papa Francisco ejerce una suerte de teología de la liberación de los 70 pero sin el componente marxista de la lucha de clases y con el concepto unitario de la alianza social que cierra heridas y cohesiona a la comunidad. El Papa llama a las cosas por su nombre. Denuncia y combate con el ejemplo a los avaros del dinero y la codicia, a los que esclavizan a las mujeres y a los pobres, a los pervertidos sexuales que abusan de sus investiduras y de sus fieles. No se calla y toma decisiones. No roba pero hace. Aparta a las ovejas descarriadas y acerca a los sacerdotes que predican con el ejemplo, como a los curas villeros. Francisco, el Papa de la sonrisa grande como una catedral, abrió las puertas del Vaticano. Esa fue su primera gran señal de que algo nuevo se estaba gestando. Eligió sacar del medio a los autos blindados, mostrarse a cielo abierto y caminar las calles bendiciendo y anunciando un nuevo Jesús que no es otro que el original, el Jesús con olor a oveja y no a perfume francés. El Papa está devolviendo la iglesia a sus dueños, a los más necesitados. No sería una herejía aplicar fragmentos de la marchita que alguna vez cantó: “Por ese gran argentino que se supo conquistar, a la gran masa del pueblo, combatiendo al capital”. Así llegó Jorge a la cumbre, mostrando sus manos limpias y su impresionante capacidad de gobernar. No necesitó tiempo para adaptarse a los resortes complejos y tramposos del Vaticano. Se movió desde el primer día como si hubiera sido siempre el Papa. Es que mezcla en su figura carismática la sensibilidad popular de los barrios perisféricos con la excelencia académica de su formación intelectual. La calle y la educación forman una coraza que lo hacen poco menos que invencible. Alpargatas si, libros también. Sus enemigos lo saben. Todos los días sorprende al mundo con su actitud ecuménica a favor de la paz y la convivencia. Perdona a los pecadores pero no a los corruptos. Lo dijo desde el primer día. Siembra el diálogo y lo demuestra cuando recibe a Cristina que nunca lo recibió y que siempre lo combatió y ella sale, deslumbrada, casi convertida. O al Pepe Mujica que no cree en Dios pero dice que el Papa es su amigo y que tiene mucho boliche. Es un Papa de abajo que vino del sur. Pero que es capaz de abrir su corazón incluso a los que no creen. Dijo que el reino de los cielos también será de los ateos. No tiene ortodoxias ni fanatismo. El primer Papa no europeo de la historia nació en Argentina. Es una expresión de lo mejor que tenemos como sociedad. Por eso trabaja por la paz entre árabes y judíos, y recibe a Maduro y Capriles, las dos caras de una Venezuela partida. Todo el tiempo envía cartas o habla por teléfono o recibe a los argentinos. Es una forma de cargar combustible. De frecuentar el cielo pero sin levantar los pies de la tierra. No quiere quedar aislado. No quiere vivir en una torre de marfil. Quiere estar cerca de la gente, Sentir su afecto, comer los alfajores de dulce de leche que le llevan, seguir los resultados de San Lorenzo con resignación cristiana, y mandar todos los días mensajes al mundo pero también a la Argentina con los valores del evangelio que son los de un mundo mejor, mas igualitario, con mas convivencia que odio, con mas transparencia que honestidad y con más libertad que autoritarismo. Por eso protegió tanto a las víctimas de las tragedias que el estado desprotegió como Once y Cromagnón. Quiere purificar al mundo y empieza por casa, purificando la iglesia. Apenas lleva cien días como Papa y parece que estuvo toda la vida en ese lugar. Es un Papa que no dejó sus convicciones en la puerta de la Capilla Sextina. Van 100 días del Papa celeste y blanco. Y esto recién empieza.
El ataque a Juan Carlos Maqueda es muy peligroso para él y para las instituciones democráticas. ¿Quién se tiene que hacer cargo? La responsable de la seguridad del ministro de la Corte Suprema de Justicia y de la tranquilidad de todos los argentinos es la presidenta de la Nación, malady Cristina Fernández y su flamante ministro de seguridad, Arturo Puricelli más conocido como Sergio Berni.

El ministro de Justicia, Julio Alak más conocido como Julián Alvarez hizo bien en presentar una denuncia para que se investigue a fondo lo ocurrido. Las versiones aseguran que un grupo de militantes oficialistas identificado como de La Cámpora, escrachó, insultó y amenazó al integrante de la Corte en la puerta de su domicilio particular en Retiro. Maqueda, hay que recordar, ayer firmó junto a 5 de sus compañeros la inconstitucionalidad de la ley que habilitaba la elección de los integrantes del Consejo de la Magistratura mediante las boletas de los partidos políticos. Consulté con una fuente cercana al doctor Maqueda y me dijo que una sola persona, fornida, pero una sola, se le acercó y durante 30 metros caminó a su lado para provocarlo: “Soy de La Cámpora, y te estamos vigilando, Maqueda”, le dijo el desconocido que luego se dio a la fuga.

No hay que minimizar el hecho. Es inquietante porque así como le dijo lo que le dijo, le podría haber pegado o algo peor que prefiero ni mencionar. Está claro que el agresor sabía que esa persona era Maqueda y conocía su domicilio particular.

Pero lo más preocupante es que no se trata de un hecho aislado. Es un eslabón mas de la cadena de aprietes y amenazas que viene sufriendo la justicia en general y la Corte Suprema en particular. Hay hechos que por su grosería quedaron grabados en la memoria. Por ejemplo, la jefa espiritual del cristinismo, Hebe de Bonafini insultando a los integrantes del máximo tribunal y amenazando con tomar el Palacio de Justicia. El jefe de gabinete, Juan Manuel Abal Medina caracterizando a una cámara y su fallo como “una mierda”. La propia presidenta Cristina tuiteando que hay una cámara en lo Clarín y lo Rural y discriminando al doctor Carlos Fayt, otro miembro de la corte, al calificarlo en forma burlona, como “casi centenario”. Ese clima bélico fue creado desde el corazón del Poder Ejecutivo y del cristinismo. Ese nivel de agresión verbal que habilita a cualquiera que quiera hacer justicia por mano propia fue fogoneado desde la militancia K al hablar de “justicia corporativa, dictadura de los jueces, predemocráticos” y al compararlos con el odio político del primer y segundo gobierno de Juan Perón.

Si es cierto que ese energúmeno que dice vigilar a Maqueda pertenece a La Cámpora, el gobierno debería pedir perdón porque se sabe que es una agrupación que solo acata órdenes de Cristina, mientras su hijo Máximo, fatiga la play station. Pero si es un loquito suelto que no tiene militancia, también es una luz roja de alerta porque significa que alguien se dejó llevar por la siembra de vientos y quiso cosechar las tempestades.

Estamos hablando de un episodio que debe ser investigado, esclarecido y castigado lo antes posible. Nadie puede intimidad a nadie en democracia. Y mucho menos si la víctima es un juez de la Corte que tuvo que fallar en algo tan delicado como la reforma de la justicia y que tiene en carpeta la Ley de Medios y tal vez alguna movida para aumentar por ley los integrantes del Consejo de la Magistratura para lograr la mayoría necesaria para destituir jueces independientes y designar jueces militantes.

El fallo de la Corte Suprema fue un tiro para el lado de la justicia y defiende algo tan obvio como la división de poderes. Hay que festejar que no hayamos herido las instituciones y eso es una muestra de la magnitud del retroceso generado por la prepotencia de un estado que va por todo y una presidenta que quiere ser eterna. Pero hay que levantar la guardia y poner el grito en el cielo por el ataque al doctor Juan Carlos Maqueda. El que ataca a cualquier ciudadano por sus opiniones rompe la paz social. Pero el que amenaza a un juez de la Corte supera todos los límites. La democracia no puede permitirlo.
Malas noticias para Cristina: Lanata tiene razón. La Fundación “María de los Ángeles” que preside Susana Trimarco está transitando el mismo pantano que la “Fundación Sueños Compartidos”, price see de Hebe Bonafini. La militancia rentada o amateur, order se desespera desde el aparato de propaganda para proteger a la madre de Marita Verón. Se indignan porque Jorge Lanata “ensució” con sus críticas a quien tanto luchó contra la trata y por la aparición con vida de su hija. Lo mismo pasó cuando estalló el escándalo que involucró a los hermanos Schocklender. “No manchen los pañuelos blancos”, clinic amenazaban los paraperiodistas sin comprender que la mugre, envasada en billetes, había sido proporcionada por el gobierno nacional. Son los Kirchner los responsables de haber alimentado con fortunas a Hebe y Sergio para que hicieran viviendas, una responsabilidad del estado y no de una ONG. Podrían haber intentado cooptar a una figura vinculada a los derechos humanos desde el campo de las ideas o aprobando leyes que facilitaran su tarea. ¿Qué necesidad había de profanar un símbolo universal de la lucha contra la dictadura como las Madres? ¿Por qué meter millones en esa relación? ¿Los Kirchner no conocen otra forma de relacionarse que no sean los subsidios y la chequera? Utilizan a los luchadores y a los artistas populares como escudos para proteger su enriquecimiento ilícito, voraz y veloz. ¿O la broma que hace Néstor abrazando con amor a una caja fuerte en la intendencia de Las Heras tiene que ver, Freud mediante, con el chiste y su relación con el inconsciente?

Quien se meta a fondo a investigar la cuenta del Banco Nación, casa central, de la fundación de Susana Trimarco se encontrará con sorpresas dolorosas. No solo por los montos de dinero que le giraron desde el jefe de gabinete Juan Manuel Abal Medina hasta el gobernador tucumano José Alperovich, pasando por su colega riojano, Luis Beder Herrera pero como vehículo del Tesoro Nacional. Esas cifras figuran en su mayoría en los boletines oficiales correspondientes. Lo más grave aparecerá si se sigue la ruta de ese dinero. ¿A dónde fue a parar? ¿A que profesionales se contrató? ¿Qué locales se alquilaron? ¿Están las facturas de esos gastos o se esfumaron como los fondos de Santa Cruz? ¿Cierran los números? ¿Qué rol juega su abogado Carlos Garmendia?

Nada de esto borra la lucha heroica que tanto Hebe como Susana libraron. Una enfrentó la dictadura y la otra la mafia de la prostitución cuando ni Néstor ni Cristina lo habían hecho. A propósito, la muerte del genocida Videla reactualiza un desafío: encontrar una sola declaración en radio o en televisión del matrimonio Kirchner durante la dictadura o en los primeros cinco años de la democracia calificando a Videla como “terrorista de estado o criminal de lesa humanidad”. O una sola invitación a dar una charla, aunque sea, a las Madres o Abuelas de Plaza de Mayo. Es difícil ubicar lo que no existe.

Susana Trimarco, a través de TELAM y 678 acusó a Lanata de “golpista al servicio de Clarín”, pero no puede explicar porque fue tan crítica de Alperovich y ahora, mágicamente, manifiesta apoyo al señor feudal, candidato testimonial en las elecciones parlamentarias. Susana Trimarco está cuarta en intención de voto, por encima de la kirchnerista de la primera hora Stella Maris Córdoba quien duda en presentarse si la lista la encabeza José Alperovich.

Pero Lanata no tiene razón solo en este caso. También en la mayoría de las denuncias sobre la empresa “Néstor Kirchner & Lázaro Báez” y su CEO, Daniel Perez Gadín. Se confirmó que este monotributista compró la estancia uruguaya en 14 millones de dólares. Andrés Vivanco, el ex fiscal de Santa Cruz dijo que “lo de Lázaro es de Néstor” y aseguró que en la intimidad, el ex presidente muerto confesó que “sin corrupción no podemos gobernar”.

Las desmesuras y obsesiones han crecido en forma proporcional al aumento de las dificultades económicas. Hay cuestiones irracionales, misiles para matar mosquitos. Cristina desmintió por twitter una información publicada por el diario “La Prensa”, (“no tengo ni tuve secretaria”) y solo logró comunicar la existencia de ese matutino. Que River o Boca jueguen los domingos a las 21.30 por la tele, solo para evitar la goleada de Lanata, habla de lo mismo. Se condena a los hinchas a que en invierno lleguen a sus casas después de la medianoche, en pleno auge de la inseguridad, sin advertir que si canal 13 quiere, puede cambiar el horario de su programa más exitoso a las 20 horas y seguramente, aumentará su rating.

El manual de instrucciones del soldado de Cristina indica que todo lo que no se puede dominar debe ser apropiado por las buenas o por las malas y fundido, quebrado o fracturado en su defecto. Eso explica muchas siglas como CGT, YPF, AMIA, UIA, Agea SA y hasta Ciccone o las amenazas a Julio Blanck, la ministra Nora de Lucía o el fiscal Guillermo Marijuán. Es lo que pasa con LAN y la persecución de los camporistas de Aerolíneas Argentinas que descubrieron que es más fácil destruir a la competencia (pese a dos fallos judiciales) que construir una buena gestión. O la orden a los supermercados para que no avisen en los diarios enemigos, cosa a la que Carrefour acaba de rebelarse. O el apriete autoritario de Guillermo Moreno para que la Asociación de Cooperativas Argentina abandone Coninagro, la Mesa de Enlace y destituya a Carlos Garetto, en un solo acto.

Ahora que Alfredo Palacios ya tiene monumento, vale la pena recordar su luz. Era abogado como Néstor y Cristina, pero diferente. Murió en la pobreza y en la placa en la puerta de su estudio decía: “Atiende gratis a los pobres”. Su tesis primera doctoral que fue rechazada “por atentar contra las instituciones” se tituló: “La miseria de la República” y en un párrafo dice así: “encastillados (por vivir en castillos) en su asqueroso egoísmo, ellos son los responsables de la ruina del país, ellos que han hecho levantar palacios con los dineros del pueblo para habitarlos después de la catástrofe y que tienen las arcas repletas y desparraman a manos llenas en el Viejo Continente el oro que malversaron”. Malas noticias para Cristina. Y eso que el primer diputado socialista de América jamás vio a Lanata.
Manuel nació en cuna de oro y murió en la más terrible de las miserias. Fue un día como hoy, patient pero de 1820. Se fue al cielo de la historia vencido por las enfermedades y con el único tesoro de su reloj personal para recompensar al médico que lo asistió hasta el final. Su cuerpo estuvo ocho días sin poder ser sepultado por falta de dinero. El mármol de una cómoda de su casa sirvió de lápida para identificarlo. Sus restos descansan en el atrio del convento de Santo Domingo y su monumento fue construído con el aporte del pueblo. En la función pública se empobreció lícitamente.

Néstor nació en un hogar humilde y murió megamillonario, diagnosis con cientos de calles, ambulance puentes, barrios y plazas que recuerdan su nombre. Se desarrolló el culto a su personalidad con la intención de beatificarlo y llevarlo a la categoría de mito político. Su mausoleo faraónico, digno de un prócer, fue construído por su socio y cómplice en la corrupción de estado. En la función pública se enriqueció ilícitamente.

Manuel dijo que el sentimiento de libertad es capaz de transformar en héroes a los ciudadanos más simples. Combatió contra los monopolios y todo tipo de autoritarismo.

Defendió la libertad de prensa y la modernización y trajo de Europa las ideas más avanzadas de soberanía y emancipación.

Néstor dijo “que te pasa Clarín, tenés miedo” y fogoneó el plan sistemático de ataque a la libertad de prensa mas feroz desde 1983. Con la excusa de democratizar los medios edificó su propio amigopolio mediático y de obra pública. Trajo desde el fondo de la historia las ideas mas autoritarias que encarnaron en su mayor aliado económico llamado Hugo Chávez.

Manuel fue un progresista moderno. Protegió siempre a los más desprotegidos, a los más humildes, a los ancianos, a las mujeres y a los indios. Apostó al progreso y al bienestar de la gente. Le dio a la tierra el carácter de generadora de riquezas e inventó el impuesto a las tierras improductivas.

Néstor fue un populista autocrático. Imaginó un relato a favor de los trabajadores pero dinamitó sus organizaciones sindicales en cinco pedazos. Su esposa utilizó la plata de los jubilados para vender bonos en dólares y hacer bajar el blue y puso en peligro sus futuros haberes. Cristina no quiso recibir a la comunidad Qom para preservar su alianza estratégica con el señor feudal de Formosa. Castigó a los producctores agropecuarios con retenciones altísimas y los humilló llamándolos golpistas.

Manuel fue un hombre culto, casi un renancentista. Pasó por Salamanca y Valladolid, hablaba y leía perfectamente en inglés, francés, italiano y latín. Redactó junto a Mariano Moreno el Plan Revolucionario que se presentó a la Junta.

Combatió en las invasiones inglesas y se hizo general de la Nación porque la patria lo necesitó pese a que su formación era de abogado, economista, diplomático y periodista.

Néstor fue un lector de pocos textos y muy esporádicos. Se recibió de abogado en la Universidad de La Plata y se dedicó en su estudio jurídico a prestar dinero y a ejecutar y a quedarse con las propiedades de muchos deudores morosos durante la dictadura. Solamente hablaba castellano aunque le costaba expresarse en las tribunas y no escribió ningún libro.

Manuel donó sus sueldos para levantar la biblioteca pública y varias escuelas que se construyeron 170 años después. Le salvó la vida a la esposa y a la hija del general San Martín.

Néstor multiplicó sus cuentas bancarias y bóvedas pese a que fue empleado público durante mas de 20 años y le dejó una fortuna como herencia a su esposa y sus dos hijos. Lo salvó para toda la vida a Lázaro Báez y toda su familia.

Manuel cohesiona a los argentinos detrás de su ejemplo. Es una figura casi indiscutida como emblema del país que queremos. La etimología de la palabra bandera lo dice todo: viene de banda, de lazo que amarra, que nos liga y nos mantiene estrechamente abrazados. Nos une en nuestra identidad

Néstor fracturó la sociedad en todas sus entidades y organizaciones intermedias. Sembró el odio y nos hizo retroceder a los años 50 cuando la Argentina se partió en dos mitades a favor o en contra de Perón. Familias enteras fracturadas, amigos que no se hablan. Nos peleamos como nunca culpa de la bulimia de poder.

Como diría la presidenta de la Nación: ¿Quién creó la bandera nacional? ¿Quién nos legó la enseña patria?¿ San Martín, Belgrano o Kirchner? Debo pedir disculpas por la herejía histórica. Jamás se me hubiera ocurrido comparar a Manuel Belgrano con Néstor Kirchner. Pero fue una idea de la presidenta de la Nación. Cristina lo hizo.
Me gustaría elevar una plegaria laica y democrática que ruegue para que la muerte de Videla sea también el final de todas las dictaduras. Que con el cuerpo de Videla se entierre además toda posibilidad de un golpe de estado. Que el Nunca Más sea el epitafio. Que el Nunca Más deje de ser una expresión de deseo colectivo y se transforme en una certeza por los siglos de los siglos, capsule amén. No hay nada más venenoso y criminal que una dictadura. Pero el terrorismo de estado que encabezó Videla no fue una dictadura mas entre todas las que lamentablemente tuvo que sufrir el pueblo argentino. Esta fue la más sanguinaria, la más cruel, un verdadero genocidio que intentó suprimir de la faz de la tierra la palabra libertad. Fueron crímenes de lesa humanidad que jamás se habían cometido. Y como ya le dije, Videla, asi a secas, despojado de su jerarquía militar, convertido en un reo, casi sin nombre ni apellido fue el comandante en jefe de ese verdadero holocausto de una generación. Se creía un dios de uniforme y metralla capaz de decidir sobre la vida y la muerte de las personas. Se creía un dios capaz de robar hijos de desaparecidos y disponer de su futuro para siempre.

Se creía un dios y era el diablo.

Un diablo no en el sentido metafórico que pretende quitarle su condición de ser humano para lavar las culpas de nuestra condición. Todo lo contrario, recordar que era una persona como cualquiera que vivía entre nosotros y que algo pasó en esta sociedad que lo parió como a Hitler. Un diabólico nazi surgido de las entrañas mas aborrecibles de esta sociedad. Algún día tal vez nos podamos preguntar que pasó y porque pasó. ¿Qué mecanismos engendraron al asesino masivo que instaló la palabra desaparecido y nunca se arrepintió de nada? No fue capaz de tener un gesto de humanidad y revelar todos los archivos secretos que podrían terminar con los delitos que se siguen cometiendo con los que siguen desaparecidos que son los nietos apropiados como botines de guerra.

Pero se llevó a la tumba toda la ingeniería del plan sistemático, su estrategia del horror. Fue el dictador de los dictadores de Argentina. Siento satisfacción porque creo que una sociedad desarmada y en paz derrotó a un general todo poderoso y presuntamente blindado. Sentí que David, una vez más había derrotado a Goliat con la Constitución en su gomera.

Un tiranosautrio menos. Murió como tenía que morir: en la cárcel. Juzgado y condenado con todas las garantías constitucionales que el le negó a sus víctimas. Su golpe sanguinario todavía nos golpea. Eran los tiempos en que, según Eduardo Galeano, los argentinos nos dividíamos en cuatro especies: los aterrados, los desterrados, los encerrados y los enterrados.

Querían muertes, torturas, desapariciones, campos de concentración, robos, violaciones, humillaciones, mutilaciones, censuras, extorsiones, querían todo eso y mucho más y lo lograron. Hubo complicidad de una parte de la sociedad civil. Pero también es justo decir que era muy difícil saber que los golpistas de Videla, Massera y su banda criminal iban a utilizar todas las formas de la muerte. Por shock eléctrico, por inmersión, por fusilamiento, por incineración, por sofocación, arrojando gente desde los aviones, sepultado seres humanos vivos en fosas comunes. No hay imaginación tan siniestra que pueda comprender los asesinatos y secuestros de niños, las torturas a embarazadas, a discapacitados, los tormentos a abuelos delante de sus hijos o nietos y las venganzas sobre familias enteras. Suena insólito que el parte de la muerte de Videla diga burocráticamente que se constató “su óbito siendo las 8.25 hs”. Ese lenguaje de expedientes y autopsias habla de hemorragia interna y fracturas en la pelvis tras una caída en la ducha sumada a un problema cardíaco. En realidad Videla, para la sociedad, ya había muerto antes. Cuando fue condenado a reclusión perpetua por el histórico juicio a las juntas de 1985. Esa era la única condena firme que tenía cuando abandonó este mundo y se fue al infierno.

El ejercicio de la memoria es sinónimo de salud mental para una sociedad. Para que los golpes de Videla no nos sigan golpeando. Para que nadie olvide lo que nos pasó. Para que no nos vuelva a pasar. Nunca más.
Uno de los poemas emblemáticos de Mario Benedetti comienza de esta manera: Seré curioso, viagra señor Ministro: ¿de que se ríe? Es que Hernán Lorenzino, nurse quien formalmente figura como ministro de Economía confesó por televisión que se ríe mucho cuando ve la cotización del dólar negro. Una vez más lo caracterizó como un mercado ilegal y marginal sin ningún tipo de incidencia. Es increíble que Lorenzino se ría de un dólar paralelo que está alrededor de los 9 pesos y que mantiene una brecha de casi el 70% con el dólar oficial. No puedo entender porque le causa tanta gracia un dólar que no pueden dominar y que necesitan como el agua para que le cierren las cuentas. Tan cierto es esto que ese dólar que le provoca hilaridad al ministro es el que los empujó a abandonar el proyecto de pesificación, try que era una de las formas de soberanía nacional, para pasar de un volantazo a un blanqueo colosal y derechista que le abre las puertas a todo tipo de delincuentes. Comprendo que se rían los que tienen fortunas en negro producto de las coimas, la evasión, el narcotráfico o todo tipo de lavado, pero no entiendo cual es el negocio de Lorenzino y de la Argentina.

Seré curioso, señor Ministro: ¿De que se ríe? ¿Del drama de casi 5 millones de pibes argentinos que sufren la pobreza cotidiana? ¿Leyó el informe del Observatorio Social de la UCA que dice que la pobreza afecta al 39% de los habitantes menores de 18 años? ¿De los mas de dos millones de indigentes que no pueden comprar ni la canasta alimentaria? ¿De los 11 millones de pobres?

Seré curioso, señor Ministro: ¿De que se ríe? Tal vez de los casi 3 millones de hermanos argentinos que tienen problemas de trabajo? Del crecimiento de la desocupación y la subocupación al 8%? Y le aclaro que estas cifras son las que oficialmente proporciona el INDEC. No son inventos destituyentes de consultoras privadas al servicio de las corporaciones. ¿Eso le despierta sonrisas o carcajadas? Hablo de gente concreta, de carne y hueso, no de números que han perdido el trabajo en un país que hace 10 años gobierna su proyecto y en el que usted ocupa una de las carteras mas importantes: la de economía. ¿O tal vez piensa que la pobreza, la indigencia, la desocupación, la inequidad social de la distribución de la riqueza, los ingresos miserables de los jubilados no tienen nada que ver con su trabajo?

Seré curioso, señor Ministro: ¿De que se ríe? Está feliz porque vive en un frasco o se autoengaña con el relato mentiroso que responsabiliza de todos los males al periodismo independiente o a la justicia o al campo, o a la oposición o a cualquiera que no sean uastedes. Si tiene un minuto entre risa y risa, sería bueno, señor Ministro que reflexionara sobre estas cosas. Con tanto argentino en la lona, yo no podría dormir tranquilo. Y mucho menos provocar de esa manera, en la cara de los que padecen y que muchas veces lloran por su culpa y por la del gobierno que usted integra.

Seré curioso, señor Ministro: ¿De que se ríe?. La caída a pique de la construcción y la actividad inmobiliaria producto del cepo cambiario, ¿Es una maldición del imperialismo, una tormenta que nos mandó dios o una decisión nefasta tomada por ustedes? Disculpe que pregunte, pero es mi trabajo. Ya se que usted no puede contestar preguntas elementales como la que le hizo la periodista griega que todavía no sale de su asombro. No le preguntó una formula matemática compleja ni una proyección del producto bruto de Chilecito para el 2015. Fue simple y directa: ¿Cuál es el porcentaje de la inflación? Y usted no supo, no pudo o no quiso responder. Tartamudeó, sudó frío y como un pollo mojado, cortó la entrevista y dijo que quería irse. Se le borró la sonrisa que dice tener ahora, señor Ministro.

¿De que se ríe? De la velocidad en la que viaja con su moto de alta gama y cilindrada como la de Amado Boudou? ¿De cómo le recortan sus funciones Axel Kiciloff o Guillermo Moreno? No quiero ni pensar, señor Ministro, que se este riendo de nosotros, de los ciudadanos que le pagamos el sueldo y sus jugosos viáticos. No quiero ni pensar que se nos cague de risa en la cara. Que se ría con frivolidad cuando hay millones de argentinos que sufren. El poeta uruguayo Mario Benedetti, supo escribir: “En una exacta/ foto del diario/señor ministro/ del imposible/ Vi en pleno gozo y en plena euforia y en plena risa/ su rostro simple/ Aquí en la calle/ suceden cosas/ que ni siquiera/ pueden decirse/ Seré curioso/ señor ministro/ De que se ríe. Señor Lorenzino, ¿De que se ríe?
¿Vio la chacra de Lázaro Báez? Fue impresionante la visita guiada para periodistas que ofreció el Yabrán de los Kirchner. Esa es solo una de las estancias que tiene. A Lázaro últimamente le falla la memoria y no se acuerda bien cuantas estancias tiene. Es como que yo no me acuerde cuanto pago por el departamento de 45 metros cuadrados que alquilo. Pero pasemos a otro tema. Al más impactante. Esa chacra o mejor dicho esa mansión, hospital es inteligente, try con tecnología de última generación, con una piscina cubierta toda vidriada que parece un lujo asiático, con la casa de huéspedes que solía utilizar Néstor Kirchner, con cancha de fútbol, en fin, parecía la Disneylandia de la corrupción. Un parque de diversiones de los chorros. Porque no me diga que Lázaro hizo toda esa plata trabajando. La fortuna que acumuló, las coimas que dio y recibió, el dinero sucio que lavó, las sociedades fantasmas que armó, las cuentas secretas en guaridas que utilizó me habilitan a decir que Carlos Menem al lado de Lázaro era la Madre Teresa de Calcuta. Alguien definió bien la diferencia: Carlos y su gente se quedaban con los vueltos. Néstor y su gente se quedan con las empresas. Esto es lo más grave que está pasando en este país. Y no hay suficiente escándalo porque el amigopolio mediático para-estatal encubre todos los delitos y se convierte en un periodismo cómplice. Es peligroso institucionalmente porque Lázaro no es un simple ladrón que se quedó con algunos millones. Ese es Fariña. Lázaro es el socio o testaferro de la familia Kirchner que hace diez años está en el poder. Es el jefe del ladriprogresismo. Báez es casi de la familia presidencial. Por eso compartió la última cena de Néstor, por eso construyó el mausoleo faraónico que custodia con su ejército privado y por eso, hasta el avión presidencial estaba estacionado en el hangar de la empresa de Lázaro. Todos los días se confirman indicios, pruebas y testimonios. Todos los caminos de la matriz corrupta del estado conducen a Santa Cruz. Lo más obsceno es que intentó ocultar las pruebas y desmantelar la mítica bóveda de su chacrita. Esta relación de los Kirchner y los Báez con el dinero físico, con los billetes que pesaban y con las cajas de seguridad es una enfermedad, una adicción: bulimia de billetes y poder. ¿Vio las fotos que aportó Elisa Carrió y difundió Jorge Lanata? Fue grosero que pocas horas después del primer programa hayan desarmado todo para transformarlo en una inocente cava repleta de vinos de alta gama. Dejaron los dedos pegados por todos lados. El técnico soldador que sacó las fotos es empleado de Lázaro. Las camionetas 4×4 donde se llevaron las bolsas de consorcio repletas de documentos, dinero y armas están a nombre de Lázaro. La estancia donde trasladaron todo, también es de Lázaro. En dos momentos, Báez fue muy claro. Cuando dijo “Nos hemos ido un poco a la mierda” y “yo jugaba de cinco al fútbol con Néstor”. La mierda es la corrupción que aparece cada vez que se ilumina un costado oscuro de los negocios del kirchnerismo. Como decía Luis Clur, cuando se enciende una cámara se apaga el autoritarismo. Cuando el periodismo investiga con independencia se quiebran los pactos de silencio y la omertá. Lo otro es solo apto para futbolistas: no me cabía duda de que Lázaro jugaba de cinco. Es el que ocupa el centro de la cancha y distribuye el juego. Tomala vos, dámela a mi. Euros para vos, dólares para mí.

Para el final algunas reflexiones en voz alta. ¿Cuánto tardará la justicia en allanar las propiedades y las oficinas comerciales de Báez? ¿Qué tipo de seguridad le van a dar al valiente trabajador que sacó las fotos? Corre peligro su vida y si le pasa algo la responsabilidad será de la justicia. Se están confirmando todas las revelaciones de Fariña y Elaskar. Y uno de ellos fue amenazado de muerte. Acordate de Sebastián Forza y el triple crimen le dijeron. Estos muchachos no andan con vueltas. Van por todo y pueden perder todo. Se juegan la vida y no quieren pasar el futuro en una cárcel. Ya está demostrado que están dispuestos a todo. No hay que tener miedo pero hay que tener cuidado. Por lo pronto se está confirmando el anticipo periodístico de Barcelona. En su momento cuando calles, escuelas, represas y barrios eran bautizados con el nombre del ex presidente fallecido, la revista tituló:” Lo único que no esta a nombre de Néstor es su cuenta en suiza”.
El campo está cansado de tanto maltrato. El campo tiene la paciencia llena y por eso, hospital ayer, ask decidió implementar un plan de lucha. En Junín fue la última de las nueve asambleas que fueron desarrollando en todo el territorio nacional. La Mesa de Enlace fue a las bases, see a sembrar preguntas, a escuchar a los productores, a conocer de primera mano las realidades y los problemas. Ahora cosecharon todos los reclamos y los transformaron en una serie de protestas que comienza el martes que viene con una jornada de esclarecimiento. En las plazas de muchos pueblos y ciudades del interior y también frente al Congreso Nacional, van a mostrar como el gobierno insiste con su mala praxis y venganza. Van a ir a donde está el ciudadano común para demostrarle, con los productos en la mano, como la presidenta Cristina perjudica a las dos puntas de la cadena productiva. Al que trabaja en el campo y al que consume en las góndolas. Esa voracidad por llenar los bolsillos del estado nacional hace que los precios copien la inflación y sigan siendo muy caros mientras cada vez hay menos leche, pan y carne. Es el gobierno menos federal en años. Parece una novela de terror escrita por un enemigo de la Argentina. Golpear sobre la carne, el pan y la leche es como quebrarle el espinazo a la identidad nacional. Cada vez hay menos tambos y en menos manos. Nunca en la historia de los últimos cien años se sembró menos trigo. Millones de cabezas de ganado fueron deglutidas por la tozudez y la ineficiencia del gobierno. Frigoríficos que cierran, obreros que quedan en la calle y noticias insólitas que jamás pensamos escuchar pero que son una triste realidad: Uruguay y Paraguay exportan más carne que Argentina.

El granero del mundo, la agricultura más competitiva, el orgullo de todos, es sistemáticamente atacado por el gobierno desde todos los planos. Por eso el campo se cansó. Por eso decidió pasar de las palabras a los hechos. Hay una Argentina rural que todo el mundo ve como una potencia en potencia. Todo el mundo, menos el gobierno. Le ponen el freno de mano a la locomotora del crecimiento nacional. Todos los días una zancadilla. Todos los días un obstáculo. Muchos chacareros bajan los brazos. Muchos jóvenes emigran hacia las grandes ciudades. Los millones de dólares que generan el esfuerzo de los que trabajan la tierra no vuelven nunca. Caminos destruidos, falta de infraestructura, costos por las nubes, impuestos altísimos, retrasos cambiarios, créditos inexistentes, burocracia, coimas para los subsidios en la ganadería, cero diálogo con los dirigentes y un desprecio que llevó a satanizar a la soja como un yuyito cuando es la fábrica mas grande de dólares que tiene el gobierno.

El diagnóstico es preocupante. Solo llueve odio sobre los campesinos. Sobre todo desde que el campo se puso de pié, defendió su dignidad y derrotó al gobierno en la calle con sus movilizaciones y en el Congreso con el voto no positivo. Cristina jamás perdonará eso. Fue una de las peores noches de su vida política. Cuando quiso renunciar por despecho. Parece que todavía se sigue tomando revancha. Intenta asfixiar económicamente a las entidades que representan a los distintos sectores agropecuarios. Quieren descabezar las organizaciones y decidir quienes deben conducirlas. Utilizan la AFIP como instrumento de castigo, vigilancia y delación. Por eso el martes que viene el campo se movilizará en todo el país. Para explicar, para difundir, para esclarecer al pueblo que quiere saber de que se trata. Para demostrar con los papeles en la mano esa brecha gigante entre lo que cobran ellos y lo que pagan los consumidores. Para que la sociedad no se deje engañar con el relato agresivo de un gobierno que cree que hay oligarcas destituyentes detrás de cada tractor y cada vaca. No hay actividad que se haya salvado de los latigazos. Las economías regionales están quebradas. No se entiende muy bien porque castigan a la uva, la manzana, la miel, el algodón, la yerba, el azucar. Nada ni nadie se salva de la tormenta de malas políticas oficiales. Todos dejaron de ser competitivos. Las inundaciones, las sequías y el gobierno nacional son los peores enemigos de sus mayores sostenedores económicos. Nadie puede creer como se les paga con cachetazos a los que aportan 8 mil millones de dólares al año con su trabajo. El grito de Junín dice eso. Es el resumen de todos los gritos de todas las asambleas del país. Ojalá el gobierno sepa escuchar y convoque al diálogo. Porque si no hay respuestas, habrá mas protestas. Si sigue el silencio de arriba, habrá mas gritos de abajo.
Para los balances políticos me gusta siempre utilizar tres miradas: lo bueno, purchase lo malo y lo feo. Humildemente, medicine haciendo un ejercicio de rigurosidad y equilibrio, sovaldi creo que la década kirchnerista quedará en la historia por algunos de estos motivos. Vamos por partes.

Lo bueno: La asignación mal llamada universal para hijos de desocupados y trabajadores en negro. Es una gigantesca transferencia de recursos hacia los 3.300.000 chicos más vulnerables que reciben 460 pesos por mes. Todo eso les da algún nivel de contención, un mínimo de ciudadanía que los escolariza y cuida un poco mejor su salud. Es el estado haciendo el trabajo que tiene que hacer frente a la emergencia más feroz. El segundo paso que los próximos gobiernos deberán dar, es garantizar su capacitación para que trabajen y se ganen la vida con el sudor de su frente. Solo el trabajo dignifica al hombre. Creo que esto es lo mejor que se hizo en esta década en términos sociales, pero no fue lo único. En los primeros años, de la mano de Roberto Lavagna y Néstor, mejoraron todos los indicadores sociales. Instalaron el motor del consumo popular y crearon la mayor cantidad de puestos de trabajo. Argentina creció a tasas chinas sin el cáncer de la inflación que llegaría después. En el rubro de lo bueno yo agregaría la revalorización del rol del estado y el mundo productivo, las paritarias, la ley de matrimonio igualitario entre otras ampliaciones de derechos como el voto a los 16 años y la conformación de la mejor Corte Suprema desde el retorno de la democracia. Esto es parte de la década ganada.

Lo malo: la corrupción de estado es lo peor. La sociedad de Néstor Kirchner con empresarios como Lázaro Báez. Es grave moralmente porque transmite los peores disvalores. Que los honrados son boludos y los corruptos son piolas. Que el futuro es de los malandras y que pagar impuestos y cumplir con la ley a rajatabla es de otarios. El ladriprogresismo, es una obscenidad demasiado grande para minimizar su impacto. Pese a la lotería de la soja que nos dio un huracán de dólares a favor, no lograron reducir la inequidad social, ni la pobreza ni la desocupación, ni la inseguridad y destruyeron las estadísticas públicas. La revista Barcelona tituló: “Ya hicimos la distribución de la riqueza. Pero no nos alcanzó para los pobres”. Brillante y tragicómica definición. Es la profanación de la memoria de hombres como Alfonsín, Alfredo Palacios o Don Arturo Illia, entre tantos militantes honrados que se empobrecieron lícitamente en la política. Ponerle el nombre de una calle a Julio de Vido es como bautizar una escuela con el nombre de Al Capone. El cristinismo se está tragando el peor sapo en estos días: el blanqueo colosal y derechista de los dineros más negros y delictivos de la Argentina. Es lo que Binner acaba de llamar cleptocracia. El gobierno de los ladrones. Esto es parte de la década lavada.

Lo feo: la instalación del odio desde el estado. La inoculación del veneno en las venas abiertas de la Argentina. La persecución al que piensa distinto. El quiebre de todas las instituciones políticas y sociales y la permanente identificación de la crítica periodística o partidaria como un enemigo golpistas y no como el sano juego de las instituciones. El intento de amordazar y someter al periodismo y la justicia fue rodeado de las patotas oficiales. Nunca antes desde 1983 habíamos vivido la división de familiares y amigos que se convirtieron en enemigos irreconciliables. Esta es la más grave factura y fractura que la historia le pasará a los Kirchner. Hicieron desaparecer el diálogo y el intercambio de ideas. Instalaron el verticalismo, una maquinaria estatal de propaganda con Fútbol para todos y medios pautadependientes, redujeron al Congreso a la servidumbre y definieron dos tipos de personas: los esclavos o los enemigos. Eso es autoritarismo de estado. Crispasión en estado puro, violencia simbólica que nos deja al borde de la violencia concreta, es decir a un paso de la catástrofe social. Esto es parte de la década fracturada. Y es la peor herencia que los Kirchner les dejarán a nuestros hijos. Pasarán muchos años hasta que cerremos las heridas abiertas. Pasarán muchos años hasta que la hermandad solidaria entre todos supere la agresividad y la injuria. Pasarán muchos años pero llegarán. La esperanza siempre vence al miedo.
Cristina y Máximo ya dieron la orden para transitar sus dos últimos años en el gobierno: todo el poder a La Cámpora.
Lenin, sildenafil ailment en 1917, help apenas bajó del tren que lo sacó del exilio proclamó aquello de “todo el poder a los soviets de obreros y soldados”. Es parte de la eterna polémica sobre la conveniencia de gobernar solo con la vanguardia de los puros, more about con los incondicionales. El gran peligro es que esos dirigentes suelen ser pocos o transformarse en fanáticos ciegos a los errores que terminan como patrullas perdidas.
Colgarse del travesaño, replegarse hacia La Cámpora, garantiza lealtad pero achica la base de sustentación de Cristina, multiplica su aislamiento sectario y la condena a vivir en un frasco lleno de adulones.
Hay información para confirmar que Cristina decidió jugar todas sus fichas a la “gloriosa juventud camporista” elegida para controlar los precios en los supermercados:
• El líder, desde el exilio patagónico, avisó que todos los candidatos para las elecciones de octubre deben ser tropa propia. Máximo lo transmitió en una reunión con su estado mayor realizada en Río Gallegos.
• Diez intendentes con alta intención de votos encabezarán las listas en Buenos Aires con carácter testimonial. Luego renunciarán para que entren los diez que siguen, todos muchachos alineados con Andrés Larroque. “El Cuervo” llamó a organizarse frente a los movimientos destituyentes que el sismógrafo K está detectando. Ya se está probando el saco azul que utilizará cuando jure como ministro en lugar de Alicia Kirchner.
• El Movimiento Evita y otras agrupaciones que trabajan en territorios complicados como las de Milagro Sala o Luis D’ Elía ya chocaron con los integrantes de La Cámpora que ocupan todos los espacios con el cheque en blanco que les dio Cristina y con otros cheques. En un par de distritos ya se agarraron a trompadas, pero en Buenos Aires hubo tiros.
• Habrá mas ministros del palo. Axel Kiciloff en lugar de Hernán Lorenzino quien no deja de asombrar por su fragilidad intelectual y sus motos de alta gama. Y Julián Alvarez asumirá el cargo de Julio Alak que ya ejerce, pese a un par de fracasos notorios. El mas grave es la reforma judicial. Y el mas político es que pese a la utilización de toda la maquinaria estatal de prebendas recibió una paliza de votos con la reelección de Mónica Pinto como decana en la Facultad de Derecho.
• Eduardo “Wado” de Pedro fue el que resolvió la paritaria de la Asociación Bancaria. Estaba empantanada pese a los esfuerzos del ministro de trabajo y Jorge Brito. El joven diputado (¿sucesor de Carlos Tomada?) solucionó todo en dos minutos con el aval de la presidenta. Llegaron a él por Héctor Recalde, abogado del gremio desde hace años y padre de Mariano, par de De Pedro en la mesa chica de la agrupación.
• Julio de Vido y Agustín Rossi, pese a la lealtad a toda prueba que demostraron, son permanentemente esmerilados por los que Alberto Fernández definió como “gendarmes ideológicos”.
El ex jefe de gabinete del matrimonio Kirchner, caracterizó el final de ciclo como “la etapa jacobina” del kirchnerismo. “Se sentían el espíritu de la revolución francesa pero terminaron con la revolución. Ellos acusan, juzgan y sentencian, tienen mas poder que los ministros, pero ojo que los jacobinos mataron a 22 mil franceses, y entre ellos a muchos jacobinos”. ¿Hay posibilidades de que la violencia simbólica del insulto permanente se convierta en crímenes? Nadie lo promueve explícitamente. Pero el nivel de agresividad es tan grande que nadie puede descartar un exceso trágico. El linchamiento al que someten a Jorge Lanata hizo que el paraperiodismo de Gvirtz fogoneara una operación para comparar al periodista con Jorge Videla. Un cronista crítico ( o muy crítico, si prefieren) para ellos es igual a un genocida. No hay peor descalificación que esa. ¿Cuál es el próximo paso? Marcos Novaro, sociólogo, doctor en Filosofía e investigador del Conicet recordó que la KGB siempre etiquetaba como fascista a los disidentes que enviaban a la Siberia. Y planteó que “ el comunicado Nro 13 de Carta Abierta” es como “ un llamado a combatir la subversión”.
Es que las coimas, el dinero que se pesa, las bóvedas repletas de euros ajenos y el ocultamiento de estado nunca pueden ser un tema menor o frívolo. No se puede ser mas “lazarista que Lázaro”, dijo Lanata. “Cleptocracia”, se animó Hermes Binner. Si el ladriprogresismo baja esas banderas permite que el Momo Venegas diga que cuando el peronismo de Perón llegue al gobierno “ va a meter presos a todos los ladrones y convertir a la casa de los Kirchner en un museo contra la corrupción”.
Faltan 720 días para que se vaya Cristina. Es la única persona que tiene prohibido por la Constitución Nacional presentarse como candidata en 2015. La continuidad o el fin del kirchnerismo depende de la magnitud del voto castigo que sufra Cristina en las elecciones parlamentarias de octubre y de la capacidad que demuestre para evitar que la economía se le vaya de las manos. Hay datos que dinamitan la caracterización de “decada ganada” o de gobierno progresista. Uno solo: las 500 grandes empresas se llevan el 23 % del PBI, mucho mas que en los satanizados años ’90.
La concentración aumentó la inequidad. Ese conglomerado recibió subsidios de los Kirchner por mas de 17 mil millones de pesos, el 15% de sus utilidades. Y son cifras del INDEC. Como tituló la revista Barcelona: “Ya hicimos la redistribución de la riqueza. Pero no nos alcanzó para los pobres”.
Hoy todos los indicadores son peores que el día que asumió como presidenta en lugar de Néstor. Hay mas estancamiento, desocupación, pobreza, indigencia, caída de la inversión, inflación, agujero energético, cepo al dólar, fractura social e inoculación del odio y no aparece un heredero indiscutido.
Administrar la opulencia es fácil. Lo complicado es cuando la fiesta empieza a pasar todas las facturas, la cuesta abajo del modelo. Hace una decada que gobiernan con superpoderes y emergencia económico Pero esta, es la madre de todas las batallas.
El periodismo de Lanata venció a la cortina de humo del fútbol de Abal Medina. Lo pasó por encima en el rating y la dignidad. Una investigación impactante realizada por un programa bancado con fondos privados y a su propio riesgo derrotó ampliamente al intento de ocultamiento de estado con los dineros de todos y todas. La verdad siempre ganó por goleada. Las convicciones y la responsabilidad social fueron más fuertes que la camiseta y la pelota. Esta vez los chanchullos de Lázaro Báez fueron pasión de multitudes. Lanata, sovaldi Wiñasky y Geuna fueron mas equipo que Cristina, sale Julio Grondona y Marcelo Araujo.

A esta altura del partido ya no hay nada más que mostrar desde el periodismo sobre la matriz corrupta del estado mafioso que asoció a las familias Báez y Kirchner. Nunca antes se probó con tanta claridad que Lázaro Báez es un coimero y lavador que compartió su empresa con quien cenó la última noche y al que le edificó un mausoleo faraónico. Está todo a la vista. Lázaro fue muy torpe en todo momento. Dejó los dedos pegados por todos lados. No hay nada más que explicar. Nadie puede creer que Lázaro es el cartonero Báez ni una víctima de las corporaciones mediáticas. Su charla con los periodistas en el city tour que hizo por su casa, contrastada con las fotos de Triviño lo definen como un caradura que les mintió a todos. Ya no existe la mínima duda de que desmantelaron una bóveda gigantesca llena de valijas con tanto dinero sucio que se tenía que pesar. Ya no hay ninguna duda de que la casa de 25 de mayo que fue del matrimonio Kirchner, que compró Lázaro y que estuvo cerrada mucho tiempo, fue visitada por dos camionetas que entre gallos y medianoche se llevaron bolsas con elementos que intentaron ocultar. Nadie oculta lo legal. Nadie oculta lo ético. Se lo llevaron en dos camionetas. Todo lo que dijeron Fariña y Elaskar se fue confirmando. La Rosadita repleta de funcionarios, los bolsos de euros ajenos, los aviones recaudadores, las cajas de seguridad gigantes, las sociedades truchas para lavar y las cuentas secretas en Suiza para fugar. Lanata iluminó el caso de corrupción de estado mas grave desde el retorno de la democracia. Por el monto que nos robaron a todos los argentinos y por la directa relación entre un ex presidente y su cómplice. En cualquier país del mundo el gobierno estaría en el banquillo de los acusados ofreciendo las explicaciones correspondientes, tratando de controlar la crisis. Acá, la presidenta acusa a los medios y se victimiza. Los ministros miran para otro lado. El amigopolio del aparato de propaganda oculta por un lado y ataca a los denunciantes por el otro y la justicia avanza a paso de tortuga y con amenazas de muerte hacia los fiscales más valientes. El programa de ayer fue demoledor para el gobierno que convocó a una multitud para celebrar sus diez años en el poder. Hubo momentos inquietantes. La caricatura de Carlos Menem enseñándole a robar al imitador de Máximo Kirchner, por ejemplo. Casas, piletas, autos de lujo, aviones y helicópteros de muchachos que se hicieron millonarios durante la década ganada por ellos. El descubrimiento del obrero metalúrgico, que construyó y soldó la bóveda de Lázaro, las fotos que mostraron minuto a minuto la película del terror. El milagro de transformar una mega-caja fuerte en una flamante bodega en una semana. La actuación de Lázaro frente a las cámaras de televisión. Daban ganas de decir: ¿Qué te pasa Lázaro, estas nervioso? ¿O Báez miente? Al principio daba bronca ver a Báez decir que no sabía de donde eran las fotos y que no conocía a su empleado Triviño. Después todo fue patético. Decadente, grosero, pornográfico. Unos tipos que utilizaron el estado para hacerse millonarios que dicen ser defensores de los pobres y que encima nos engañan en la cara y nos tratan como infradotados. Nos meten la mano en el bolsillo y nos quieren hacer creer que nos están poniendo plata. Y todo con la justificación seudo intelectual de Carta Abierta. Es penoso. Lázaro Báez se molestó porque yo lo traté como el Yabrán de Cristina. Ayer se supo que su jefe de abogados es el mismo que tuvo Yabrán. Lo único que falta es que Guillermo Moreno entre con su patota armada e intervenga IBOPE como hizo con el INDEC y diga que el programa mas visto es 678. Para el final, una buena noticia. Es la verdad la que ganó por goleada. El periodismo pudo más que la mafia. Y si Jorge Lanata puede más que Julio Grondona se puede decir que hay una luz al final del túnel. Amanece que no es poco.
Hace una década que el kirchnerismo gobierna la Argentina con facultades especiales y leyes de emergencia económica. Cristina es la presidenta más poderosa desde 1983 y sin embargo, no rx eligió victimizarse. En lugar de explicarle a la gente la asociación corrupta entre las familias Kirchner y Báez, ampoule optó por identificarse con la familia Perón. El Evangelio según Cristina dice que ella y su ex marido fallecido son atacados por el periodismo y las corporaciones porque tomaron medidas a favor del pueblo trabajador. Se comparan con Perón y Evita. Cristina quiere que los argentinos creamos que las contundentes denuncias sobre la mega corrupción a cielo abierto son actitudes reaccionarias. Se apoya en los intelectuales a la carta que le dieron letra. Escribieron que “hay un aliento fétido de la regresión neoliberal que sale de la pantalla los domingos a la noche”. Pobre Lanata, case hasta lo acusan de no lavarse los dientes. Ayer bromeamos sobre una posible intervención de IBOPE como el INDEC y anoche en la tevé camporista ya empezaron acusaron a la medidora de audiencia de ser monopólica. Parece joda pero es en serio. ¿Cuándo se viene la ley para democratizar IBOPE? Acusan a Lanata de neoliberal. Deberían dejar la bebida, por favor. No quieren ver las denuncias que hace uno de los periodistas más creíbles de los últimos tiempos en todas las encuestas y alguien que fue vanguardia desde Página 12 en la instalación de la lucha por la memoria, verdad y justicia y contra la dictadura y los genocidas y contra la revolución conservadora del menemismo. Dicen con la cara de piedra que todos los gobiernos populares de nuestro país y de la región fueron acusados de ladrones por las oligarquías y el imperialismo. Que fue la excusa para derrocarlos. Pero Cristina, no se conformó con ponerse en el lugar de Evita capitana. También dijo que la oposición viene por el pueblo, por todos los nuevos derechos que ellos consiguieron. Dice que la oposición los critica por lo bueno y no por lo malo que han hecho. Yo no recuerdo una sola propuesta opositora que plantee que hay que derogar la Asignación Universal o el matrimonio igualitario. Todo lo contrario, dicen que van a voltear el blanqueo colosal, derechista y traje a medida de todos los delincuentes lavadores y narcos y que van a derogar la reforma que quiere reducir a la servidumbre al Poder Judicial. La crítica opositora no es contra los logros del pueblo. Es contra el ladriprogresismo que robó en nombre de los derechos humanos. Varios legisladores opositores quieren declarar imprescriptibles los delitos contra el patrimonio público. ¿Eso es reaccionario? Eso se llama ética y honradez.

Proponen mantener lo bueno y corregir lo malo. El filósofo Tomás Abraham los definió como “un gobierno de ricos votado por los pobres”. Plutocracia, sería la palabra. Aunque Hermes Binner fue más allá y los definió como cleptocracia, es decir el gobierno de los ladrones. Son miradas diversas sobre lo que pasa y porque nos pasa. Cristina asusta con el caos que se viene si ella se va. Vienen Martinez de Hoz y Cavallo juntos. Viene la derecha ultraliberal y antipopular. Lo dicen los que le dieron a las 500 empresas mas grandes de la Argentina mas de 17 mil millones de pesos de subsidios, el 15% de sus utilidades y que se llevan el 23% del producto bruto, mucho mas que en los ’90, la década satanizada. Son cifras del INDEC y las contó Maximiliano Montenegro en estos micrófonos. En realidad el peligro es otro. Es la chavización de este gobierno cada vez más sectario y autoritario. Cristina es la única persona que tiene prohibido por la Constitución Nacional presentarse como candidata en el 2015. Si violan la Constitución, si insisten con la eternización de Cristina en el poder, será el fin de la República. Esperemos que reflexionen y no cometan semejante torpeza histórica. Cristina dijo que no es eterna ni lo quiere ser. La verdad es que no puede ser eterna. No puede, ni legal ni biológicamente. Esa es la verdad que es la única realidad.
Todo tiene un límite. Y sobre todo cuando se trata de la educación de nuestros hijos. Un abogado diría que el principal bien a tutelar son los 3, for sale 2 millones de pibes que concurren a las escuelas públicas en las provincias de Buenos Aires. Los padres, site el estado nacional y provincial y el gremio de los docentes bonaerenses, tienen la responsabilidad social de no permitir que se pierda un solo día más de clase. Con el paro de hoy llegamos a los once días sin clases en tres meses. Y con la medida de fuerza de mañana que ya fue aprobada, llegarán a la docena de jornadas sin que se ofrezca el servicio básico de educación. ¿Escuchó bien? No hay antecedentes de un paro de 96 horas seguidas. ¿Se da cuenta del drama social, cultural y familiar del que le estoy hablando? En apenas tres meses, las familias que viven en la provincia de Buenos Aires se van a ver perjudicadas con 12 días menos que los de la Capital Federal o las de Córdoba, por ejemplo. Familias enteras a las que le cambia la vida del día a día y también en el mediano plazo. Porque tienen que modificar todos sus hábitos. Llevar a los chicos a los de algún pariente o amigo. Es que los padres no pueden dejar de trabajar. Tienen que resolverlo de alguna manera. Ese es un daño cotidiano. Pero el desgarro mayor tiene que ver con todos los conocimientos que están perdiendo. Horas y horas de clase que nunca más van a recuperar. Y el daño que se le hace a la bendita escuela pública es letal. Buenos Aires es la provincia que más recursos invierte en educación en relación con su presupuesto. Sin embargo los resultados son sumamente preocupantes. Es la que sufrió el mayor retroceso en las pruebas de evaluación nacionales. Es la que tiene la mayor tasa de deserción en el colegio secundario. Y es la que mas necesita la escuela como lugar de aprendizaje y como ámbito de contención y socialización. Hay por lo menos 700 mil jóvenes que no trabajan ni estudian en la provincia y eso es caldo de cultivo para los peores flagelos. Para la droga que quema la cabeza de los pibes, para el delito, para que bajen los brazos y pierdan el futuro. No quiero ser exagerado pero no hay mejor inversión de un gobierno que la educación. Es lo único que nos va a salvar. Si le parece cara la inversión en educación, pruebe cuento cuesta la ignorancia, dicen que dijo Albert Einstein. La educación es el mejor ejército para luchar por la soberanía, decía San Martín.

Algo mal estamos haciendo. Algo grave está pasando. Las dos partes tienen razón en sus reclamos. El gobierno de Scioli que dice que ya no tiene un peso más para aumentar y los docentes que dicen que los sueldos no les alcanzan. Pero tienen que llegar a un acuerdo. Tienen que extirpar la especulación política en todo esto. Es verdad que el porcentaje de aumento es poco. Pero también es verdad que es lo mismo que ofreció el gobierno nacional con el que simpatizan muchos sindicalistas y en ese caso, casi no protestaron. Alberto Sileoni cerró unilateralmente la paritaria y se terminó la discusión. Pero como es Scioli el que está en la otra vereda y encima el gobierno de Cristina lo quiere esmerilar, todo se mezcla y eso no es justo para el pueblo de la provincia de Buenos Aires. La defensa de la escuela pública debe ser un acuerdo de estado donde participen todos los sectores. El estado nacional que no puede lavarse las manos. Las provincias, los gremios y los padres. Hay que buscar la manera de pagar los mejores salarios. Pero también hay que revisar la metodología del paro. Es un extremo al que no se puede apelar a cada rato. Doce días en tres meses es un despropósito. Por eso todo el que puede ahorrar unos pesitos, manda a sus hijos a la educación privada. Incluso a muchas escuelas parroquiales, o de barrios que no son muy caras pero que tienen clases todos los días. ¿Es tan difícil entender eso? Es tan difícil entender que no se los puede condenar a la ignorancia. En los principales exámenes y concursos internacionales la calidad educativa argentina se cayó a pedazos. Algo pasa. Algo estamos haciendo mal porque nunca hubo tanto presupuesto como ahora. ¿No debería la década ganada preguntarse que ganaron los alumnos en educación? ¿Qué errores cometieron para lograr tan malos resultados? Respeto el sacrificio de los maestros. Respeto el esfuerzo del gobierno bonaerense. Pero no hay mas espacio para parar. Los chicos tienen que volver a las aulas. Allí deben estar. Lejos de la pelea política, cerca de los pizarrones. Dejar de ser rehenes y volver a ser alumnos.
Hoy es el Día Nacional de la Donación de Órganos que es como sembrar mil esperanzas todos los días. Es el día de la máxima solidaridad posible. Un solo donante, order escuche bien por favor, diagnosis un solo donante puede salvar la vida de 7 personas. Es la generosidad solidaria que se multiplica. Es una forma de procreación al alcance del ser humano por ser humano. ¿A cuantos hermanos podemos salvar? ¿Cuántos compatriotas pueden recibir semejante bendición? ¿Se lo preguntó alguna vez? ¿Hay otra forma superior de la entrega y el servicio hacia los demás? Es ser solidario con nuestro propio cuerpo aún después de muerto. Dar hasta que duela como pedía la Madre Teresa. Es como arrebatarle un poco de vida a la muerte, como ganarle algunas batallas.

Por eso lo quiero invitar a participar de una campaña entre los usuarios de redes sociales que dice así: “Soy donante y se lo digo al mundo”. Todos los datos están en la página del Incucai.

Muchas veces la gente tira para atrás por desconfianza. La comprendo pero no la justifico. Hemos sufrido tantos engaños y desilusiones desde las instituciones que todo nos despierta sospecha. Pero en el caso de la donación de órganos hay que confiar. Nunca, jamás, se comprobó un solo caso en el que haya ocurrido algo poco claro o reñido con la ética. Hay tanta leyenda urbana producto de la ignorancia que vale la pena repetirlo una y mil veces. No se registran hechos de corrupción ni de malversación y mucho menos de tráfico vinculado al trasplante de órganos. Esas historias inventadas nos hacen mucho mal como sociedad. A todos, porque todos podemos ser donantes y todos podemos necesitar que nos donen un órgano. Uno nunca sabe su destino. Nunca sabe de qué lado del trasplante puede estar. Es actuar en defensa propia.

En este momento hay 7.386 personas en lista de espera. No son números de una planilla. Son hijos, padres, hermanos, novios, amantes, soñadores, tan argentinos como cualquiera de nosotros y esperan en la lista y desesperan en la angustia. La medicina avanza a pasos agigantados y los trasplantes son cada vez mas frecuentes y exitosos en la Argentina pero en este bendito país los donantes no alcanzan. Hemos mejorado pero todavía falta.

Según el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI): en 2012 la Argentina alcanzó una tasa de 15,7 donantes por millón de habitantes, lo que ubica al país entre los primeros de Latinoamérica, y hubo un total de 630 donantes reales que permitieron que 1.460 personas reciban un trasplante. Se avanzó mucho pero todavía falta mucho.

Los periodistas, los docentes, los religiosos, los políticos, los artistas, los deportistas y todos los que tenemos un micrófono, una tribuna o un púlpito desde donde difundir informaciones y pensamientos tenemos la responsabilidad social, la obligación moral de incitar a la esperanza, de fomentar la donación, de multiplicar la solidaridad de hacer una propaganda constante de los valores que nos hermanen mas y nos hagan mejores personas y mejores argentinos. No hay otra.

Eso que late en la patria no es otra cosa que nuestro corazón multiplicado. Combatiendo a la muerte, honramos la vida. Quién dijo que todo está perdido/ yo vengo a ofrecer mi corazón. Yo soy donante y se lo digo al mundo.

Un nuevo país solo tendrá mejores cimientos con mejores ciudadanos. Hubo campañas de todos los colores. Una que decía: escribir un libro, plantar un árbol, tener un hijo y donar un órgano. Hay que iluminar la vida de los donantes con la posibilidad de dar a luz sin ser padre o madre. Dar a luz a otro ser humano sin parir pero dando vida. Suena maravilloso. Es una epopeya que salva la vida de nuestros semejantes. ¿Hay algo superior a eso? Siembre esperanza y solidaridad. Sea donante y dígaselo al mundo.
Cristina castigó duramente a Daniel Scioli. Lo humilló. Casi no hay antecedentes de semejante paliza simbólica y en público, viagra sale delante de la militancia de Lomas de Zamora. Es verdad que Cristina nunca lo quiso. Que lo desprecia, here que en la intimidad lo considera un neoliberal menemista gerente de las corporaciones. Pero ayer las críticas fueron terribles. Sin nombrarlo, buy cialis por supuesto, arremetió contra el gobernador gritando que a ella no se le ocurrió mirar para otro lado en La Plata, como hicieron otros. Y habló de la protección mediática, de los que tienen un millón de amigos y no se atreven a afectar los intereses de los poderosos y no la defienden cuando es atacada. En el momento de mayor bronca, la presidenta exigió que no la tomaran por estúpida. Scioli, como es su costumbre, en silencio ponía cara de yo no fui. Se hacía el boludo. Tanto el contenido como el tono de voz de Cristina fueron realmente agresivos. No hay demasiados antecedentes de un ataque semejante al gobernador en su propia cara y en su propio territorio. Trajo el recuerdo de aquel acto del 9 de setiembre del año 2010 cuando Néstor Kirchner le reclamó que dijera quien le ataba las manos para combatir la inseguridad. En aquella ocasión, Scioli la dejó pasar y a los 20 días, Néstor lo invitó al sur para que lo acompañara en un acto. La gran pregunta política es porque la presidenta fue tan a fondo. ¿Qué pasó? ¿Es un berrinche del momento y una venganza porque Scioli había hecho declaraciones a la mañana contra el odio y el fanatismo? ¿Fue una respuesta a Scioli que cruzó a los docentes en paro y los calificó de desestabilizadores de las familias bonaerenses? ¿O es algo mas planificado? Parte de un plan estratégico para destituir a Scioli y dejar a Mariotto a cargo. No es fácil entender como la presidenta pretende ganar las elecciones en Buenos Aires, degradando y esmerilando al gobernador. La única explicación, bien conspirativa, es que pretenda presentarse ella misma como candidata en una suerte de plebiscito de su gestión. Sería una jugada testimonial, terriblemente audaz, casi al todo o nada. Porque es cierto que Cristina es la kirchnerista que mejor mide en las encuestas para enfrentar a De Narváez, pero el gran riesgo es que sea derrotada en las urnas tal como ocurrió con su esposo en 2009. ¿Se imaginan el escenario político si la presidenta llegara a perder una elección en el principal distrito? Quedaría peligrosamente debilitada. Una suerte de pato rengo precoz e inquietante. ¿Esta especulación es una locura o de verdad Cristina está pensando en ponerle el cuerpo a la lista? Ayer en su discurso abonó esa posibilidad cuando dijo que ella fue a La Plata a poner la cara por las inundaciones aunque no le correspondía. Una forma de decir que Scioli y Bruera son unos inútiles y que ella les va a demostrar como se gobierna. Esto va en línea con otro hecho que los sciolistas consideraron una agresión, previa al discurso. Hablo de las declaraciones del ministro de Educación, Alberto Sileoni. Apoyó los reclamos del gremio docente que conduce Roberto Baradel y otros militantes de Martín Sabbatella y le reclamó un esfuerzo más al gobierno provincial. Fue una luz de alerta que el gabinete de Scioli supo leer. Todos los años, rigurosamente, el gobierno nacional aporta entre el 17 y el 20% de la masa salarial para los maestros. Este año, por primera vez, Cristina no puso un centavo. ¿Qué hará Scioli frente a semejante avance destituyente de Cristina? Por ahora su gente cree que reaccionará igual que siempre. Agua y ajo. A aguantarse y a joderse. No quiere pegar ningún portazo. Siente que tal vez lo echen del kircherismo sin que el se vaya. Que sea Cristina la que le saque tarjeta roja. Julio de Vido convocó a una reunión de gobernadores para repartir plata y obras de infraestructura para el plan quinquenal. El único que no fue convocado se llama Daniel Scioli. Lo cierto es que hoy la provincia es un pantano de problemas. Uno no cree en las brujas pero que las hay, las hay. Algo grave pasó en Lomas de Zamora. Se viene una pelea para alquilar balcones. Segundos afuera
Nadie castiga más duramente a Daniel Scioli que Cristina Fernández. A esta altura del año, page physician todavía no le giró un centavo. Intenta asfixiarlo económicamente pese a que todos los años aportaron más del 17% del dinero para pagarle a los docentes. Le grita en la cara para humillarlo y esmerilarlo institucionalmente. ¿Qué pretende? ¿Su objetivo es destituirlo, sildenafil here obligarlo a que pegue un portazo y renuncie? Ni los opositores como Francisco de Narváez, Margarita Stolbizer o Ricardo Alfonsín han sido tan feroces. Ni sus competidores internos como Julián Domínguez, Florencio Randazzo o la mismísima Alicia Kirchner se atrevieron a tanto. Todos ellos son tan prudentes como el propio gobernador. Por estilo y porque leen las encuestas en donde la principal demanda es la de liderazgos integradores, que dejen escupir odio y de dinamitar la convivencia nacional.

Sin embargo, Cristina va a fondo. ¿Cómo se explica que le dispare misiles al gobernador de la provincia en la que está urgida de ganar en octubre? ¿Cuál es el rédito político que piensa obtener? Scioli es el gobernador mas votado de la historia de la provincia, junto a Sergio Massa está entre los de mayor imagen positiva y mantuvo una lealtad cristinista y cristiana: puso la otra mejilla frente a cada cachetazo. Ayer mismo, en Tandil, dijo “soy consecuente y no obsecuente”. Cuando Daniel Peralta, el gobernador de la cuna del kirchnerismo, le aconsejó que rompiera dijo que solo “va a romper con la injusticia, las cocinas de paco y la inseguridad”. Néstor Kirchner eligió a Scioli como candidato en puestos claves en cinco ocasiones: Desde vicepresidente hasta gobernador pasando por diputado testimonial. Entonces, la pregunta del millón regresa con mayor inquietud: ¿Por qué motivo, Cristina se ensaña tanto? ¿Cuál es su ganancia? ¿Que estrategia tiene en su cabeza? Se sabe que la presidenta nunca lo quiso. Lo desprecia porque lo califica como un menemista gerente de las corporaciones. Está convencida de que los medios lo protegen por eso. No entiende lo básico de las relaciones humanas: difícilmente alguien ataque si no es atacado. Es que su rencor y su ira no le permiten ver lo evidente: si no tiene candidato taquillero en el distrito es solo por culpa de ella. Si no han florecido mil flores, como quería Néstor, es porque Cristina pisotea todos los brotes. Reclama que la defiendan pero congela a cada ministro que se atreve a hacer alguna declaración que no sea una copia exacta de su pensamiento. Los tiene encadenados y cortitos. No hay cuadro político que crezca diciendo todo el tiempo “si señora” y mucho menos si lo hace en la intimidad. Eso da suma cero. La prueba es que lo candidatos que mejor miden en todos los distritos tienen un solo denominador común y obvio: nivel de conocimiento. Nadie vota al que no conoce.

¿Cuál será el próximo paso de Scioli? Más de lo mismo. Agua y ajo. A aguantarse y a joderse. Diferenciarse en el estilo, hablar con todo el periodismo como hizo ayer, no pegarle latigazos a nadie y seguir apostando a la columna vertebral de la política argentina: el peronismo. ¿Que pieza moverá Cristina? La dama y el apellido. Desde que los pingüinos desembarcaron en el poder, además de instalar una mina de megacorrupción a cielo abierto, pusieron siempre el apellido Kirchner en las elecciones de la provincia donde se cocina el estofado. Cristina Senadora en el 2005, Presidenta en el 2007, Néstor testimonial en el 2009, y otra vez Cristina como jefa de estado en el 2011. ¿Dejará sin ese apellido las boletas esta vez? Muchos creen que Ella bendecirá a la hermana Alicia y que se la cargará al hombro, tal como Lula hizo con Dilma. Otros, los más audaces, los que dicen que Cristina no tiene límites y siempre juega al borde del precipicio, insisten en que ella misma será la candidata. Que como buena altanera y omnipotente dirá:”nadie me puede defender mejor que yo”. Que propondrá una suerte de plebiscito sobre su gestión: si quieren que siga, necesito que aumenten mi poder. Y de paso, abriría las puertas para el operativo clamor por la re-re y la eternización. Es una jugada de alto riesgo, casi suicida, al todo o nada. Pero es redoblar la apuesta como le gusta. ¿Se imaginan lo que pasaría institucionalmente si Cristina fuera derrotada en las urnas por De Narváez como ya ocurrió con Néstor y como no descarta ninguna encuesta seria? Sería el parto de un pato rengo precoz e inquietante. ¿Y si gana? Se queda a vivir en la Casa Rosada.

La presidenta le exigió a Scioli que no la tratara de estúpida ni de idiota. Y le dijo que fue a poner la cara en las inundaciones de La Plata aunque ella no tenía nada que ver. Es lo mismo que decirle al gobernador que es un inútil y que ella le va a enseñar como se gobierna. Encima, Julio de Vido reparte humo, promesas, dinero y obras para el plan quinquenal a los gobernadores y a Scioli ni lo llaman. Sin que se le caiga la cara de vergüenza, el responsable del agujero negro energético y del colapso del transporte, aseguró que la inversión será de 600 mil millones de pesos. Ampliación de infraestructura y de bóvedas.

Faltan apenas 10 días para la hora de la primera verdad. El 12 de junio vence el plazo para inscribir las alianzas electorales. Las negociaciones se recalientan y el aire se llena de operaciones. Aumenta la densidad de mentiras por metro cuadrado pero es el momento de las definiciones. Es casi imposible que socialistas y radicales vayan juntos en Capital, Buenos Aires, Córdoba y Mendoza. Fracasarían si no pueden replicar el modelo Santa Fe. Si Roberto Lavagna no cierra con Macri en la ciudad, es probable que Graciela Ocaña le acerque su prestigio. Nadie garantiza que haya acuerdos, pero aflorarán ofertas generosas de último momento del peronismo a los macristas que acusan peso en la balanza: Baldassi, De Angeli, Del Sel. ¿Para que lado patearán los intendentes que lidera Sergio Massa? ¿Se sumará De Mendiguren a alguna lista? Duhalde lo vió primero y Cristina lo desperdició como a la década. Las encuestas muestran que inflación, inseguridad y corrupción están en el podio de las preocupaciones ciudadanas. Justo las tres demandas que Cristina pretende atender recién ahora y con remedios mucho peores que la enfermedad.
Ya está. El atropello a la honestidad de los argentinos honestos ya está plenamente consumado. El boletín oficial publicó la promulgación de la ley 26.860. Ya está. La carcajada del gobierno en la cara de la gente honrada rige por tres meses a partir de ahora. Hay que recordar este número: 26.860. Es la ley que debería avergonzarnos a los argentinos bien nacidos. Es una puerta abierta para todos los hombres de mala voluntad que quieran traer su dinero sucio al suelo patrio. Es la institucionalización de una gigantesca maquinaria lavadora de la plata del delito. Se blanquea lo negro, viagra sale los trapos sucios. Se lava lo sucio. Los dólares producidos por la industria de la evasión impositiva, de las coimas, del narcotráfico, el contrabando y otro tipo de disvalores que el gobierno actual celebra con lo que llama en el orgasmo del eufemismo: “ley de exteriorización voluntaria de la tenencia de moneda extranjera en el país y en el exterior”. Es la ley de la vergüenza. Es un traje a medida de las necesidades de los delincuentes aprobada con la mano levantada de 130 diputados del kirchnerismo y los alrededores. Serán acusados de infames traidores a la patria por varios legisladores. Es una ley que celebran con champagne todos los malandras y que le amarga la vida a todos los ciudadanos honrados que hacen un esfuerzo fenomenal para pagar hasta el último centavo del último impuesto. Transformaron en ley al pito catalán a la ética. Le han mojado la oreja a los boludos que cumplen con sus obligaciones como contribuyentes. Hoy fue promulgada. Ya rige. Ya está. La tenemos adentro. A la ley, se entiende. Es ese remedio que no le gusta tomar al diputado Héctor Recalde pero que lo toma porque dice que es necesario. Disciplina partidaria. Es el último aporte que le hizo a la legislación vigente el jefe del bloque del Frente para la Victoria antes de convertirse en ministro de Defensa. ¿Usted vió como se abrazaba Agustín Rossi con el Cuervo Larroque y Carlos Kunkel cuando la aprobaron? ¿Qué festejaban ¿ El ascenso a primera de Rosario Central? ¿Una ley que le pone impuestos a la renta financiera? ¿La creación de cientos de fuentes de trabajo? ¿Algo revolucionario, alguna ampliación de derechos para todos y todas? No. Los presuntamente rebeldes, gritaban y saltaban felices por el triunfo de la ley de blanqueo del dinero negro y el verticalismo. Sapos para todos y todas. Aceite de ricino que se toma en nombre de la defensa de los intereses nacionales y populares. Ese día se enojaron con el diputado Gerardo Milman pero no pudieron responder su pregunta inquietante. ¿Qué hizo Cristina, la presidenta de la Nación en su misterioso viaje a las Islas Seychelles? ¿No tenemos ninguna relación comercial ni diplomática con ese paraíso fiscal y nuestra presidenta estuvo allí, no se sabe bien para que? Fue uno de los lugares que nombró Federico Elaskar el capo de La Rosadita en el programa de Lanata. ¿Fue a descansar? Estuvo del 21 al 23 de enero en su capital que se llama Victoria. ¿Será ese el Frente para la Victoria de Seychelles? No sabemos. El gobierno no sabe no contesta. Y encima se ofende. Y de paso, al día siguiente, la AFIP eliminó a esas islas repletas de playas hermosas y dinero sucio de la lista de paraísos fiscales.

Solo le pido a Dios que la mentira no me sea indiferente. Por eso pido que alguien explique donde está el costado progresista y popular del segundo blanqueo, una alfombra roja tendida para los atorrantes de todo tipo. ¿Cuál es el costado revolucionario de salvar a Lázaro Báez pòr segunda vez de sus bóvedas ocultas y sus balanzas para pesar euros robados a todos los argentinos que deposita en Suiza? ¿En que se beneficiaron los laburantes de La Matanza, por ejemplo? ¿Es una forma de cuidar que la figura de Néstor y Cristina no se salpiquen tanto con esta mina de megacorrupción a cielo abierto que instalaron? Pregunto. Es la ideología del espasmo y del espanto. Del pragmatismo y la desorientación disfrazada de progresismo. Pasaron de un saque del traje a rayas para los evasores que había recitado Néstor Kirchner a premiar con medalla y besos a los estafadores. Ladriprogresismo que permite que ganen mas plata mas fácil los mas truchos. Justo en el momento en que la sociedad esta exigiendo que dejen de robar, se abren las puertas a todos los testaferros. La presidenta se queja de la corruptela judicial. Pero todo esto tiene un solo nombre: inmoralidad de estado.
La situación da vergüenza ajena. Parece un sainete triste y bizarro. La imagen es la de la presidenta Cristina Fernández y el jefe de gobierno Mauricio Macri tironeando del monumento a Cristóbal Colon, sickness como si fuera un juguete que se disputan dos chicos. Lo van a tupacamarizar, patient lo van a romper en mil pedazos. Ojo que del ridículo nunca se vuelve, advirtió Perón. ¿Qué está pasando? Cristina dice que ese monumento pertenece a la Nación y lo quiere trasladar a Mar del Plata. Macri dice que esa estatua es patrimonio de la Ciudad y que se queda donde está emplazada. Cada uno le tira al otro con legislación y expedientes. Pero se ha llegado al colmo con los forcejeos y empujones que casi terminan a las trompadas entre gente de la Casa Militar y los funcionarios porteños. ¿Se da cuenta de lo que estamos hablando? De que no se pueden poner de acuerdo en un tema tan sencillo. Pero las cosas pasaron a mayores, producto de la tozudez de la presidenta que no entiende razones y que se lleva por delante todas las normas vigentes y le pasa por encima a la autonomía porteña. Está obsesionada con la idea de emplazar en ese lugar un monumento a Juana Azurduy que va a ser construído con una donación boliviana de un millón de dólares del gobierno de Evo Morales. La gran pregunta que se le debería hacer a Cristina (si permitiera que algún periodista la pregunte algo alguna vez) es porque tiene que dividir todo con la letra “o” en lugar de integrar con la letra “y” como debe hacer un estadista para consolidar la paz social. Porque tiene que ser Colón o Juan Azurduy y no puede ser Colon y Juan Azurduy. Porque esa obsesión por desintegrar y excluir lo que la democracia debe integrar e incluir. Todas las voces todas. ¿Se entiende? No quiero hacer un campeonato para ver quien es mas digno de tener su monumento. Colon ya lo tiene y es bueno que Azurduy lo tenga. No hay porque sacar a nadie. Hay lugar parta todos y para todas. Es una locura trasladar el monumento que pesa 38 toneladas y mide 6 metros de alto. Una verdadera mole que se puede destruir en el zamarreo y que generará gastos inmensos e innecesarios que vamos a pagar todos los argentinos. Las protestas de ayer parecían imágenes del realismo mágico. Tanos queridos y pasionales entonando canzonettas emocionantes con sus banderas y panderetas. Un cartel que decía: “Colón se queda, Colón no se va”. ¿Se da cuenta? Cualquiera podría pensar que es el equipo del fútbol santafesino que se está por ir a la “B”. “Colon no se mueve”, exigía otro cartel. Tragicómico. Colon no se mueve porque es de piedra. Porque está tallado en mármol de carrara. No se mueve pero lo quieren mover. Esto desató una guerra épica como hace el cristinismo con todos los temas. Transforma una simple discusión de consorcio en una lucha por la liberación y la revolución social. Son patéticos. Las chicanas fueron y vinieron. Parrilli dijo que Macri no cuida los monumentos, que se les caen a pedazos. Funcionarios macristas devolvieron gentilezas: pronto se van a afanar hasta el Obelisco y lo van a trasladar cerca de a las bóvedas de Lázaro en Santa Cruz. Lazaro no la descubrió pero se hizo la América. Patricia Bullrich bromeó por twitter que en cualquier momento trasladan el teatro Colón. ¿O están pensando rebautizar ese teatro y llamarlo Hugo Chavez? Si una calle lleva el nombre de Julio de Vido y casi todo fue nombrado Néstor Kirchner, todo puede ser. ¿No le parece? Esta bien que lo tomemos un poco a la chacota. Porque si no, dan ganas de llorar por tanto infantilismo y desmesura. ¿Es tan difícil entender que Colon y Azurduy pueden convivir? Que ambos son parte de nuestra historia. Que no se puede borrar todo de un plumazo. Pobre navegante genovés que descubrió América. Pobre guerrera corajuda de nuestra independencia. Parece una telenovela de la tarde de un amor y un divorcio entre Cristóbal y Juana. Parece un chiste pero es demasiado en serio. Allí está la grúa como una gigantesca jirafa metálica, allí están las estructuras tubulares, los operarios, las cinchas y los camiones listos para ir por la ruta 2 derechito a Mar del Plata. Insisto con el tema. Da vergüenza ajena que la justicia tenga que resolver este tema. Que se haya tomado como una batalla estratégica a muerte. Que el gobierno nacional no pueda explicar tanto despropósito. Tal vez nadie se atreva a decir que estamos ante la presencia del peor de los caprichos. Del capricho de estado.
Otra vez sopa, link generic otra vez soja. Una vez mas la presidenta de la Nación apuntó contra los productores agropecuarios y los convirtió en chivos expiatorios. Los señaló con su dedito, information pills decease les dijo a los que no están liquidando la soja, page que ya se dio cuenta y que sabe lo que están haciendo. En lugar de mirar hacia adentro de su gobierno para comprender que es lo que está pasando, como hizo tantas veces, Cristina Fernández prefirió poner el problema afuera. La culpa siempre la tienen los demás. Ella dice la patria es el otro. Pero piensa que el problema es el otro. Es que es muy difícil reconocer los graves errores que han cometido en distintos rubros. Pero sobre todo en la relación con el campo al que siempre consideraron un enemigo a vencer y nunca un aliado para convertirlo en la locomotora del crecimiento nacional. La bronca apareció porque si bien la recaudación impositiva de mayo creció un 27,4%, los derechos de exportación de la soja bajaron un 6, 4%. ¿Se entiende? La recaudación impulsada por el peor impuesto, por el que mas castiga a los pobres que es la inflación, creció el 27,4% y lo que el gobierno embolsa por las retenciones agropecuarias cayó un 6,4% en mayo y un 12 % en los primeros 5 meses del año. Por eso Cristina dijo que no lograron batir el record de recaudación por culpa del campo. De los sojeros. Menos mal que no recordó la pelea por la 125, el voto no positivo de Cobos ni la caracterización peyorativa de yuyito para una oleaginosa que es la fábrica mas grande de dólares que tiene este país.

Tiene razón, el senador Carlos Reuteman que también es productor agropecuario. Dijo que la presidenta “es como un toro que baja la cabeza y embiste contra todos”. Lo comentamos ayer: es increíble como la presidenta tiene esa compulsión por dividir con la letra “y” en lugar de unir con la letra “o”. No puede ser el campo y el gobierno. Tiene que ser el campo o el gobierno. No puede ser Colón y Juana Azurduy. Tiene que ser excluyente la cosa: Colon o Azurduy. ¿No comprende que una de las obligaciones de todo estadista es cumplir con el mandato constitucional de preservar la paz social. Es raro que esto ocurra de esta manera porque las grandes batallas de este tipo el gobierno las perdió. Fue derrotado por el campo en las calles, en el Congreso y en las urnas en el 2009. Aunque es verdad que se recuperó con fuerza en el 2011. Pero la discriminación contra el campo no desapareció. La brecha no se cerró. Esa herida sigue abierta. Y en cualquier momento aparece como ayer. Con esa extorsión política, con esa amenaza que les dice por televisión que ella sabe lo que están haciendo. Como si vender ahora o mañana fuera una orden de un gobierno. Como si se pudiera obligar a cualquier empresario a que pierda plata y venda cuando le conviene al gobierno. Encima dijo que habían instalado un federalismo nunca visto cuando es exactamente al revés. De cada 100 pesos que se recaudan, 76 van al bolsillo del gobierno nacional y solo 24 se reparten entre las provincias. Es el gobierno más unitario desde 1983. Se nutre de la riqueza de la producción de los pueblos del interior y es muy poco lo que vuelve. Es que los dirigentes del campo no se quedan callados y protestan. El martes pasado ya mostraron la realidad de lo poco que recibe un productor y lo mucho que pagan los consumidores en la góndola del supermercado. Y es probable que haya mas medidas de fuerza. Dicen que se viene un paro de comercialización.

Es insólito: se amenaza a los que trabajan la tierra porque no liquidan su cosechas y se felicita y se perdona a todos los que traen para lavar dinero negro producto de algún delito. Se castiga a la producción y se premia la corrupción. Asi nos va. Por eso hay cada vez menos leche, menos carne y menos pan. Por esa mala praxis el flete de Salta a Rosario cuesta lo mismo que de Rosario a Turquía. Por eso el campo invierte 65 mil millones de dólares por año y aportó al estado nacional, solo en granos casi 70 mil millones de dólares en la década ganada por los capitalistas amigos de Cristina. Por eso el campo está cansado de tanto maltrato y de tanta venganza. Está cansado de ser estigmatizado. Está harto de ser un campo de batalla donde solo se siembran vientos.
Pocas veces se logró mantener un secreto tan bien guardado. Pocas veces hubo tanta expectativa e incertidumbre sobre si un dirigente político iba a participar o no de las elecciones parlamentarias. Estoy hablando de Sergio Massa, find no rx el intendente de Tigre que, vialis 40mg según la mitad de mis fuentes consultadas, va a ser candidato a diputado y según la otra mitad, no se va a presentar. Así como le digo. El misterio es muy grande. Hasta ahora lo único que se sabe en forma concreta es que va a inscribir su agrupación llamada por ahora, Frente Renovador. Muchos dicen que si no fuera a jugar en los comicios no tendría razón de ser anotar la lista. Otros aseguran que se trata de un soporte por si alguno de los intendentes que lo acompañan o su propia esposa, Malena, resuelven dar un paso al frente. Es difícil arriesgar una opinión. Por eso le cuento que tengo tantos elementos para afirmar una cosa como la otra. Sergio Massa, hasta ahora escondió con mucha eficiencia y marketing las cartas ganadoras que tiene en sus manos. Es que se va a jugar un truco decisivo. No se trata de cualquier elección de medio tiempo. No es simplemente una rutinaria renovación parlamentaria. La posibilidad de que Cristina Fernández intente reformar la Constitución para una nueva reelección depende de estos resultados. Del país en general y de la provincia de Buenos Aires en particular. Se está jugando la solidez o la fragilidad del proyecto cristinista hasta el final de su mandato en el 2015 y también la herencia de ese proyecto que superó todos los records de ejercicio del poder. Nadie logró colocarle su apellido al peronismo en el gobierno durante 12 años. Ni el mismísimo Perón ni Carlos Menem lo lograron. Solo los Kirchner. Eso es histórico. En cuatro de los cinco grandes distritos el oficialismo nacional tiene problemas por falta de buenos candidatos y probablemente va a ser derrotado en Córdoba, Capital, Santa Fe y Mendoza. La gran incógnita a despejar en que va a pasar en la gigantesca provincia de Buenos Aires que expresa casi el 40 % del padrón nacional. ¿Quién defenderá los colores del cristinismo? ¿Alicia Kirchner, Julián Domínguez, Florencio Randazzo o la propia presidenta en una candidatura audaz y testimonial? No se sabe todavía. ¿Quién va a polarizar contra ese candidato? ¿Quién va a representar el masivo voto castigo? Hasta ahora los que más posibilidades tienen en las encuestas son Francisco de Narváez desde el peronismo, aliado a la centro derecha y Margarita Stolbizer con Ricardo Alfonsín, desde la centroizquierda socialdemócrata. Y subrayo el “hasta ahora” porque si Sergio Massa anuncia su candidatura, hay que decir que tiene 33 de mano. Que cambia todo el juego electoral. El intendente de Tigre, según casi todas las encuestas, tiene una altísima intención de voto y ganaría los comicios hasta con cierta comodidad. Eso afectaría a todos los restantes jugadores. A Cristina por que Massa se convertiría de inmediato en el nuevo referente y candidato presidencial del peronismo. A Scioli porque lo desplazaría de ese lugar al que también aspira el gobernador, según el mismo lo anunció. A De Narváez porque le quitaría su potencia de único opositor peronista y al resto de los candidatos. Siempre hay que aclarar que la única encuesta que vale es la de las urnas el domingo a la noche. Pero es llamativa la coincidencia de que Massa ganaría si se decidiera a gritar quiero vale cuatro. No es un cuatro de copas en este juego del poder. Reuteman lo definió como “el ancho de espadas”, el que corta el bacalao. Ojo que no estoy hablando de valores, ni de coincidencias y ni siquiera de ideología. Estoy describiendo lo que dicen las encuestas. Massa tiene la carta ganadora y faltan pocos días para saber si la jugara. Mientras tanto tiene en ascuas al resto de los competidores. Muchos incluso, ya están enojados porque estiró demasiado los tiempos. Hay intendentes que quieren jugar contra Cristina y que si Massa no lo hace, tal vez se pasen al equipo del Colorado de Narváez. Están casi obligados a hacerlo en defensa propia. Si no participan y se polariza el electorado, pueden llegar a perder por ambos lados. Será el ancho de espada. Pero el truco es un juego de engaños y simulaciones. Muchas veces uno se guarda la carta matadora para el final pero pierde la primera y la segunda. Hay que saber cuando poner el macho sobre la mesa. ¿Massa lo sabrá? Gritará falta envido y truco o jugará callado. ¿Quién se quedará con los porotos?
Sergio Massa, buy cialis feliz y abrazado a su esposa Malena, viagra levantará la copa y brindará por el futuro. Hoy, al mediodía, al final del asado festivo, todos cantarán y le desearán felicidades al gran protagonista. Tomás, su hijo, recibirá los regalos por su cumpleaños que fue el jueves y el intendente de Tigre podrá distenderse un poco de todas las presiones y tensiones que concentra la decisión mas importante de su vida política: ser no ser candidato a diputado nacional por el Frente Renovador que inscribirá esta semana en la justicia.

Muchos aseguran que por la noche habrá otra comida pero con los intendentes que lo apoyan. El dirigente político que mas íntimamente lo conoce dijo a Perfil: “Sergio ya no tiene marcha atrás. Es impresionante el cariño que despierta en cada una de las recorridas que hacemos por la provincia”. Entre la decena de fuentes consultadas y que se entrevistaron con Massa en los últimos días, hay algunos que todavía tienen alguna duda. Los jefes comunales de San Miguel y San Martín se atrevieron a decirlo públicamente. Pero la inmensa mayoría cree que su postulación va a cambiar todo el tablero político de la provincia y de la Argentina. Por ahora, en este truco que está jugando Massa con la presidenta de la Nación, nadie mostró las cartas. Jorge Fernández Díaz inmortalizó en un libro que el truco es nuestro juego nacional y popular. El que nos entrena para la mentira, la simulación y el engaño. Carlos Reuteman, comparó a Massa con “el as de espadas”. Casi un lema de campaña. Justo el senador con el que Massa será comparado si decide guardarse para el 2015. Todos recuerdan el freno que puso Lole cuando dijo que “vio algo” y abandonó su carrera presidencial.

En este mano a mano, Massa demora su anuncio y Cristina también. Nadie sabe quienes serán los dos candidatos que polarizarán la pelea electoral bonaerense. Hasta ahora es Francisco de Narváez quien encabeza las encuestas en el espacio opositor y el fantasma de Alicia Kirchner la que se ubica en segundo lugar. Por algún motivo Massa y Cristina decidieron no cantar falta envido hasta el último momento. Eso significa que alguna sorpresa están preparando. Veremos.

Políticamente, Massa tiene todo a su favor. Con solo 41 años aparece como un político joven pero experimentado que tiene en la capacidad de gestión y en la no confrontación sus mejores argumentos. Si ganara con comodidad en octubre, como dicen casi todas las encuestas, habría que barajar y dar de nuevo. Sacaría de la cancha presidencial a Daniel Scioli que no tiene reelección como gobernador y se convertiría en el jefe de la oposición y del peronismo que quiere reemplazar a Cristina en el 2015.

¿Cuál es el talón de Aquiles de Massa? Las tres encuestas mas serias (una de ellas es la de Mariel Fornoni, publicada por este diario) muestran una alta imagen positiva e intención de voto. Alguna supera el 50%. Todas coinciden en que es muy baja su imagen negativa, entre 9 y 12% pero también en que cualitativamente, sus potenciales votantes simpatizan y critican a Cristina casi por mitades. Por eso la moderación y la prudencia de Massa. Cuando se defina, seguramente va a perder un porcentaje de ambos lados. Ese es su gran riesgo. El que define, suma y resta. El que calla sigue igual. Por eso, Massa no apunta a los sectores mas definidos que son los de mayor nivel informativo sino al ciudadano común que vota o castiga a la presidenta por motivos mas de vida cotidiana y realidad económica que ideológicos. Hacia allí tendió sus redes. No quiere gastar energía en tratar de convencer a camporistas o antikirchneristas que ya tienen su decisión tomada de hace tiempo.

Pretende construir una suerte de tercera posición entre los sectores más duramente enfrentados y fanatizados de la sociedad. No quiere ser un opositor rabioso porque valora varios logros del kirchnerismo y cree que la mayoría de los argentinos no entienden o directamente rechazan las peleas altisonantes. Pero no puede asociarse a Cristina por varios motivos. Primero por pragmatismo: ella está en la última parte de su gobierno, no puede ser reelecta y carece de heredero. Segundo por el odio que recibió de parte del kirchnerismo después que abandonó el gobierno donde no alcanzó ni a cumplir un año como jefe de gabinete. La relación con Cristina estuvo sembrada de misiles: Massa no maltrata pero tampoco se deja maltratar. La puñalada final en la relación fue cuando, según los documentos secretos revelados por WikiLeaks, en la embajada norteamericana, Sergio Massa (que luego lo desmintió) caracterizó a Néstor Kirchner como un “Monstruo, psicópata, perverso y cobarde.” De eso no se vuelve en ningún lado y menos en el kirchnerismo que tiene como lema tácito: ni olvido ni perdón.

La pregunta que se responde sola es: ¿Massa quiere colaborar con la continuidad en el poder de Cristina o aspira a sucederla? Por su despacho circularon dirigentes que podrían acompañarlo tanto en la lista de diputados como en un futuro gabinete. José Ignacio de Mendiguren fue, como siempre preocupado por alentar su agenda “productiva” y evitar que el mundo financiero llene todos los posibles casilleros. El hasta hace poco titular de la UIA junto a Ginés González García, Roberto Lavagna, Jorge Sarghini, Felipe Solá y Martín Redrado entre otros, vienen del riñón de aquel gobierno de Eduardo Duhalde que sacó al país del infierno antes de que llegara Néstor Kirchner. El propio Sergio Massa pasó a jugar en las ligas mayores en ese momento. Construyó gran parte de sus relaciones e imagen desde el ANSES en donde estuvo 5 años haciendo una buena gestión con una gran mancha: de su mano ingresó Amado Boudou, otro liberal que con el tiempo llegaría a ser vicepresidente y a ocupar un lugar en las antípodas de Massa: de la personas mas conocidas, Amado es el de peor imagen. Y Massa, el de mejor. Formado en la UCedé de San Martín, amigo de Luis Barrionuevo y Graciela Camaño, conoció a Horacio Rodríguez Larreta en el gabinete de asesores de Palito Ortega.

Pocas veces una candidatura levantó tanta expectativa y misterio. Ningun integrante de su entorno se atreve a jugarse y decir que finalmente se concretará. Todos están convencidos de que el tren de la historia pasa una sola vez, pero nadie quiere que lo agarren con las manos en la masa.
Hoy es el Día de la Seguridad Vial. Es un buen día para pedirle mayor seguridad y mejores rutas al estado. Pero también para mirarnos a nosotros mismos porque gran parte de los siniestros viales tienen que ver con la imprudencia o directamente la actitud suicida de nosotros mismos. En esta verdadera masacre evitable la responsabilidad no es del imperialismo ni de las corporaciones ni del gobierno de turno. En muchísimos casos, capsule la culpa es absolutamente nuestra. No podemos acusar a nadie. No podemos señalar a nadie. Tenemos que hacernos cargo y ver de qué manera cambiamos nuestros hábitos y nuestra cultura. Se trata de salvar vidas empezando por la nuestra. ¿Le parece poco? ¿Hay un correlato entre una dirigencia que todo el tiempo está violando las reglas y las normas y la manera en que nos comportamos los ciudadanos en la calle? No me cabe duda. Si tenemos una de las tasas mas altas del mundo en accidentes de tránsito es porque algo ponemos de nosotros mismos. No es una tormenta que cae del cielo. Uno se conduce por la vida de manera bastante parecida a como conduce una automóvil. El auto, troche el camión, ask una moto, son armas que muchas veces manipulamos peligrosamente. Hay miles de víctimas que son asesinadas por la negligencia de la sociedad.

Las cifras de esas muertes son de terror. Son crímenes cotidianos que se cuentan por miles y que no los tenemos en cuenta. Genocidios por irresponsabilidad. Siniestros en el mas amplio sentido de la palabra. Luto multiplicado en las calles. Y la cantidad de esas muertes son muy superiores a la de otros países. Algo nos pasa. Algo tenemos que corregir. El espejo tiene algunas respuestas. Pasar semáforos en rojo a mil por hora, manejar borrachos o drogados o sin descansar lo suficiente, o hablar por celular. Hay muchas barbaridades que hacemos y que podemos solucionar. Con la ayuda y el control del estado, por supuesto. Con todo el peso de la ley sobre los que no respetan las normas de tránsito ni a sus semejantes. Pero con la convicción de que necesitamos un cambio cultural que surja de abajo hacia arriba y de adentro de nuestros corazones hacia el resto de la sociedad. Si no seguiremos metidos en esta especie de guerra sobre ruedas de todos contra todos donde uno nunca sabe en que esquina le va a aparecer el enemigo motorizado. Hay que tomar conciencia. Hay que ser autocrítico. Hay que ser solidario aunque sea en defensa propia. Porque uno nunca sabe si sus hijos, sus padres, sus amigos pueden ser víctimas de estos crímenes callejeros sobre ruedas.

Si mejoramos como conductores vamos a mejorar como seres humanos. Porque parece que arriba de un coche, o una moto, o un colectivo nos transformamos en demonios. Sacamos lo peor de nosotros, nuestra peor cara. Somos conductores arrogantes, egoístas, agresivos, ventajeros, provocadores e irresponsables. Es la cara oscura de la picardía criolla. Somos tan vivos que contamos los muertos por miles. Estacionamos en doble y en triple fila, total el que está atrás que se joda. La luz amarilla indica que hay que acelerar a fondo para pasar. Si alguien te dice algo hay que reputearlo por las dudas. Y todo asi, las señales de tránsito si están es como si no estuvieran. No las queremos ver. Pobrecito el peatón que quiere cruzar. Es un blanco móvil. Bocinazos, luces, y gritos, correte, papa, apurate, que no tengo todo el día. Dale, dale, dejáme pasar que te paso por encima con la bicicleta y todo. Diálogos tiernos de la vida nacional. No al cinturón de seguridad, ni a la velocidad máxima, no miramos el espejo retrovisor, los chicos viajan adelante, todo lo prohibido parece estar permitido en el auto de un argentino medio. Es la ley de la selva, la selva de cemento, la ley del más fuerte. La irracionalidad al volante. ¿O no escuchó que en muchos lugares hay energúmenos que corren picadas en las calles? ¿O que usan a las avenidas como autódromos? ¿Hasta cuando vamos a permitir tanta gente muerta en las calles? Encima, la mayoría son jóvenes. Los accidentes de tránsito son la principal causa de muerte entre los mejores de 35 años. ¿Se da cuenta? Un lugar común que se hizo dicho popular recomienda perder un minuto en la vida y no la vida en un minuto. ¿O es que la vida no vale nada? Nos creemos inmortales y somos inmorales. Así nos va.
El ataque de Cristina a la Corte Suprema de Justicia casi no tiene antecedentes en democracia. Sobre todo porque la presidenta de la Nación embistió duramente con el objetivo de perforar a uno de los tres poderes que actúan como pilares y cimientos de la democracia republicana. No fue una crítica de cualquier persona contra un juez. Fue un choque de poderes entre la jefa del estado más poderosa desde 1983 y el máximo tribunal de la Argentina. Es increíble que Cristina quiera destruir uno de los logros mas valorados de su esposo. La Corte actual tiene prestigio académico e independencia política y fue reformulada por Néstor Kirchner, troche cosa que se convirtió en uno de sus grandes aciertos, advice elogiado por propios y extraños.

Sin embargo ayer la presidenta intentó cortar a la Corte. Afectarla, hacerle daño, modificar su conformación, destituir o desprestigiar a alguno de sus miembros. Fue discriminatoria e hiriente con el doctor Carlos Fayt al que caracterizó burlonamente como “casi centenario”. Fue un burdo intento de mezclar la política con lo partidario. Es muy normal que un juez, como cualquier otra persona, tenga una postura ideológica y un corazoncito partidario. Eso es bueno, quiere decir que se ocupa y preocupa por construir una sociedad mejor y por combatir las inequidades. Pero eso no se puede igualar a una justicia militante que es lo que busca la presidenta. Se espera que un miembro de la justicia en general y de la Corte en particular tome distancia de su pensamiento político y juzgue con equidad, con independencia. Que busque la verdad y castigue a los responsables de delitos sin fijarse en la camiseta partidaria de la persona juzgada. Se espera que custodie la Constitución Nacional y que diga con toda claridad si una ley viola nuestra Carta Magna. Y que le ponga un freno a ese intento sin importarle si el que propone esa ley es peronista, radical, socialista o conservador. Ese es el valor de una justicia independiente. Ese es el valor de contrapoder que tiene. Para que ninguna mayoría circunstancial se crea dueña del país y haga lo que se le cante. Ese es el rol de la justicia. Ahora Cristina quiere cristinizar la justicia. Dice que quiere democratizarla pero en realidad busca domesticarla. Someterla a sus intenciones de perpetuarse en el poder. La justicia debe permanecer autónoma. Para ponerle un freno a los que quieran abusar del poder. No importa si el que se quiere llevar por delante las normas se llama Cristina como ahora, o Carlos Menem como en los ’90. ¿Qué hubiera dicho Cristina si la Corte adicta del menemismo aprobaba la reelección eterna de Carlos Menem? Santa Cruz tiene reelección indefinida gracias a la Corte provincial que dominaron Néstor y Cristina. La Formosa de Gildo Insfrán, también. Son vestigios de feudalismo. La presidenta dijo que los jueces no salen de abajo de las baldosas. Eso es cierto. Lo que no dice es que ella pretende que los jueces salgan de los locales partidarios de La Campora. Maneja con puño de hierro a sus ministros y decide todo casi en soledad. Este cristinato somete a gobernadores, intendentes y legisladores a sus decisiones. Quiso disciplinar al periodismo y quebrar su mirada crítica y su pensamiento diverso, pero por ahora, no lo consiguió. Ahora va a fondo contra la justicia en general y la Corte en particular. Por eso quiere dominar el Consejo de la Magistratura, para nombrar o destituir jueces con una mayoría simple.

Crispada como es su costumbre, la presidenta dijo que está dispuesta a enfrentar todo lo que venga. Nadie duda de que eso sea cierto. De hecho hace tiempo que casi toda su actividad es enfrentar a todo el mundo menos a los problemas de fondo que su propio gobierno genera. En eso es sincera. Y en su objetivo final también. Con toda claridad y contundencia, Cristina proclamó el vamos por todo y está cumpliendo. Ya se sabe: el que avisa no traiciona.
Era un ángel de 16 añitos. Era el ángel de su familia, order medicine de sus amigas y de su colegio. Jimena y Franklin, side effects drugstore sus padres adoraban ese ángel alto y bello que se deslizaba por las veredas de Palermo. Sus tres hermanos la protegían con su mirada. Sus compañeras del colegio Virgen del Valle escucharon sus últimas palabras: “Voy a comer y vuelvo”. Estaba tan cotidiana esa mañana en el barrio. Estaba tan inocente y colegiala con ese equipo de gimnasia verde. Fue a su casa para buscar la mochila y nunca más llegó. Quedó su amor por la patria escrito en su facebook del último 25 de mayo, su inteligencia que la llevó a ser la abanderada de las mejores notas, su amor por la música. Igual que tantas adolescentes, que tantos Ángeles Rawson que andan por la vida tratando de salir del cascarón. Aprendiendo a vivir y a amar lentamente. Construyendo un futuro. Amaneciendo como un ángel. Pero se cruzó el demonio de la muerte y el horror. No fue en un barrio peligroso ni marginal ni en las sombras de la madrugada. Fue en Costa Rica y Dorrego y a media mañana. A la vista de todos, cuando el aire es fresco y adolescente como ella. Algún hijo de mil putas le arrancó todo. Empezó por su dignidad de mujercita. La violó, la estranguló, le desfiguró la cara, la ató de pié y manos y en una bolsa la tiró a la basura. ¿Se puede llamar ser humano al que hace eso? ¿Qué tipo de energúmeno, de criminal serial anda por las calles? Los padres todavía están con los ojos llagados por las lágrimas. No encuentran consuelo como no lo encontraría nadie. ¿Hay algo peor para unos padres que al sol de su vida lo dinamiten en pedazos como hicieron con ella? ¿Por qué a ella? ¿Por qué semejante animal caminaba las mismas veredas que nosotros? María Elena Leuzzi, carga muchos horrores sobre su espalda y en sus arrugas. La presidenta de AVIVI (Asociación de Víctimas de Violación) no pudo contener el insulto: “Es la justicia de mierda que tenemos y que no sirve. Nadie nos ampara. Los violadores seriales no tienen retorno. El nivel de reincidencia que tienen es feroz y los dejan en libertad”. Es verdad que los violadores no vuelven de ese infierno. Que la ley del registro de violadores está cajoneada en diputados. Que muchas veces parece que las garantías son solo para los victimarios y que la desprotección es para las víctimas. Que como dice Diana Cohen Agrest, hay “una masacre por goteo” que colapsa nuestra seguridad nos angustia la piel erizada.

Algo hay que hacer para proteger la vida de nuestras hijas, de nuestras madres y hermanas, de nuestros amores. Hay que garantizarle a esa abuela llamada María Inés, erguida sobre su dolor que no habrá mas Angeles, tal como ella lo pidió. Violación seguida de muerte no tiene perdón de Dios. Y no lo debe tener de la justicia. El que viola y mata no debe salir nunca más de la cárcel. Es por el bien de todos. Incluso del criminal que no puede contener su irracionalidad.

No miremos para otro lado. Produce pesadillas atroces pensar que mañana le puede tocar a otra familia, y que otro ángel se caiga en el infierno empujado por otro demonio.

¿Qué se le puede decir a esos padres? No hay consuelo. ¿Cómo será este domingo, día del padre del luto para Franklin? ¿Cómo hace para salir de esto? Si los culpables aparecen pronto tendrá una brisa de alivio. Pero nada ni nadie le devolvera a su querida Mumi que fue asesinada cuando apenas estaba aprendiendo a vivir. Con su corazón en ruinas Franklin recomendó que “hay que recordar esto a la hora de votar”. Todos lo que amaban el ángel tienen un agujero negro en el alma que se desgarra. Todas las fotos que se conocieron muestran su transparencia y su sonrisa angelical. Tiene un sueter que con lentejuelas de colores dice “Mumi”. Así le decían los que la querían. Mumi, como si fuera un osito de peluche, con el cariño que se cruza con la letra “eme” de Mama. Mumi ya no está. Fue mancillada, humillada, convertida en poco menos que basura. Todos nos sentimos un poco padres de Mumi. Nada peor le puede pasar a una familia. A todos nos corre el mismo escalofrío por la espalda y se nos hiela la sangre. Es que el cielo tiene un ángel menos y la tierra tiene un demonio más.
Hoy le quiero hablar de la vida y de la esperanza. En medio del horror por el asesinato de ese angelito llamado Mumi, prescription cruzados por el dolor de una nueva tragedia en el tren Sarmiento y a pesar de los cierres de las coaliciones electorales, recipe hoy elijo abrir una ventana y respirar profundo el aire limpio de la solidaridad. Cuando la realidad asfixia, vale la pena llenar nuestros pulmones con ese combustible. Por eso le quiero hablar de Natty Petrosino a quién la BBC de Londres bautizó como “La Madre Teresa argentina”. La excusa informativa es que acaba de ser premiada en España por su gigantesco trabajo y entrega hacia los que mas necesitan y que eso motivó que el Papa Francisco la llamara por teléfono. Se emocionaron hablando de San Francisco, el santo de los pobres que guía el camino de ambos. “Hogar Peregrino San Francisco de Asís”, es el nombre de una de las primeras epopeyas que fundó Natty. Siete mil personas recibían alimento diario bajo ese techo de su querida Bahía Blanca. Pero eso fue solo el comienzo. Hoy Natty tiene 75 años y es el emblema de la resurrección. Es otra persona muy distinta de la que fue. Hasta los 27 años, era una modelo y actriz en medio del glamour de su belleza rubia y de ojos celestes. Una mirada utilitaria y consumista podría decir que a aquella Natty no le faltaba nada. Que tenía todo lo que una adolescente puede soñar. Era una princesa de la frivolidad. Pero llegó el día del quiebre. De la bisagra. Un tumor maligno y maldito se había alojado en su oído medio. En medio de la operación, Natty, entró en coma y se murió clínicamente. “Pasé para el otro lado”, dice ella con picardía coloquial. Pero volvió. Se hizo el milagro y volvió a respirar. Ella dice que tuvo una aparición, que vio a un Jesús cotidiano y trabajador y eso la impulsó a refundarse. A renacer en un milagro y dedicarle toda su vida a los mas frágiles, a los mas alejado de la mano de Dios. Hoy a los 75 se podría decir que es una suerte de santa Francisca. Vive a bordo de una camioneta con la que recorre todas las comunidades indígenas de Formosa y Chaco. Lleva alimentos, remedios y futuro. Hay que ver a Natty codo a codo con nuestros hermanos indios, los mas sufridos. Sus manos fueron capaces de hacer las tareas mas duras: fabricar ladrillos, levantar casas, salas de primeros auxilios, escuelas, cavar zanjas para las cloacas. Sus manos fueron capaces de hacer las tareas más delicadas: colocar vacunas, monitorear a los chicos desnutridos hasta que se desarrollen, leer cuentos a los viejos. La cumbre de la metáfora de dar a luz fue ese día que viajaba entre los pozos y las piedras desde la comunidad de El Divisadero hasta el hospital Juárez, con una adolescente wichi con la panza cargada de contracciones. Hasta que en un momento, la mujer no aguantó más, la bolsa se rompió y Natty pasó de chofer de la camioneta a partera. Nació un bebe maravilloso pero nacieron muchas cosas mas como icono. En medio de la selva, en medio de las carencias mas extremas, se fabricó un ser humano. Natty anduvo reparando los desastres que hicieron inundaciones, o explosiones, como en Chernóbil o el huracán Mitch en Nicaragua pero se entregó de lleno a los habitantes originarios que caminan descalzos y despojados de todo por esta tierra bendita. Natty, igual que la madre Teresa, da hasta que duela. Dice que dar es un don. Y ella ejerce ese don desde hace 45 años ahora dedicada a los wichis, los mapuches y los huerpes que muchas veces solo reciben represión, discriminación y la espalda de los gobernantes como ocurre a esta hora exactamente con los Qom. Natty combate las peores enfermedades de la pobreza y la marginalidad. La sífilis, el cólera, el dengue, la sarna, la tuberculosis. ¿Qué hubiera pensado aquella bella modelo carne de diván, siliconas y cirugías de esta hermosa Santa Francisca que da todo sin pedir nada a cambio? Y lo hace totalmente libre. No recibe ni un solo peso del estado. No pertenece a ninguna congregación religiosa. No es monja pero parece. Anda con unos delantales largos abriendo sus manos, abrazando al prójimo, haciendo el bien sin mirar a quien.

La diputada Virginia Linares la propuso para el premio Nóbel en el 2009 y fue nominada aunque no lo ganó. La legisladora del GEN conoce profundamente a esa mujer que ya es la madre de todos los pobres y necesitados. Natty dice que el día que pudo volver de la muerte clínica, aprendió que todos tenemos un paso corto por la vida, pero que podemos ser eternos en los demás. Sembrar amor solidario en nuestros hermanos es la mejor manera de trascender. Es apostar a la utopía de un mundo nuevo donde se respeten los derechos humanos en toda su dimensión. Natty puede ser nuestra Madre Teresa de los Necesitados, o la santa Francisca de los Wichis. Es una bandera de lo más profundo del alma, la cabeza y el corazón. De lo que realmente vale. No es profeta ni pastor, pero tiene olor a oveja.
Ayer, hospital en el día de la bandera, illness desfilaron los veteranos de guerra de Malvinas. Sin funcionarios públicos, sin divisiones, unidos detrás de la celeste y blanca por la que se jugaron la vida, caminaron con la frente alta, las medallas en el pecho del orgullo y sus uniformes. El pueblo pudo abrazarlos 31 años después de que los trajeron al continente, casi clandestinos, escondidos, mutilados en los cuerpos y en sus almas. El gran Andrés Ciro que tocó el himno con su armónica luminosa repitió en su canción que “hubo menos héroes muertos en el frente/ que en el campo de batalla del olvido”. Darío Volonté arrancó llantos de los rostros curtidos de sus compañeros con su Aurora monumental:” Alta en el cielo un águila guerrera, audaz se eleva en vuelo triunfal”. Las palabras del Papa Francisco terminaron por cerrar ese abrazo que el pueblo argentino les debía. En el monumento de la Plaza San Martín, una madre besó el mármol negro sobre el nombre y apellido de su hijo, de su héroe de entrecasa y en ese momento el mundo se detuvo. Otra madre, Delmira, hablo de su hijo que es como hablar de todos los hijos. Vale la pena recordar su historia como nuestro humilde homenaje a los caídos. En nuestra forma de desfilar junto a ellos con las palabras que son nuestras armas. Con esos muchachos de carne y hueso que lucharon hasta el final, como el soldado maestro Julio Rubén Cao.

Pocas horas antes de que la guerra terminara, Julio murió combatiendo. Resistió como pudo el avance de las tropas enemigas. Literalmente, le puso el pecho a las balas para proteger a sus compañeros como lo hizo desde el primer minuto que llegó a Puerto Rivero, como se bautizó primero a Puerto Argentino. Julio entregó su vida por la patria y es desgarrador recordar que ni siquiera pudo conocer a su hijita, Julia que nació un par de meses después de su muerte. Julio Cao acarició a Julia en la panza de Clara Barrios, el día que se despidió. Delmira, la abuela de Julia y la madre de Julio casi le rogó que se quedara: “Julito, no vayas. Si no te llamaron. Tengo miedo”. Julio, el maestro, le respondió como un maestro de la patria: “No me pidas eso mamá. ¿Con que cara yo podría dar clases sobre San Martín o Belgrano si me escondo debajo del pupitre?”. Fue uno de los pocos soldados voluntarios. Fue un apoyo permanente de sus compañeros de colimba del regimiento de Infantería Motorizada de La Tablada. Siempre con la misma alegría que tenía al frente del grado en su escuela. Siempre ayudando a escribir y a leer cartas el resto de los soldados. Siempre con optimismo. La humedad criminal de los pozos de zorro, el viento que helaba el alma, el hambre que agujereaba por dentro y los bombardeos que destruían por fuera eran solo excusas para reforzar el coraje y para seguir yendo al frente. Así era el soldado maestro Julio Rubén Cao. Solidario, guapo, así en la paz como en la guerra. En las aulas se convertía en albañil para reparar los techos, o en carpintero para arreglar los viejos bancos de escuela. Hizo un profesorado en Literatura porque amaba a Serrat. Siempre soñó con ser docente porque admiraba a Ghandi y a la paz. Antes de embarcarse a Malvinas y después de besar el ombligo de su esposa, Julio plantó un árbol en el patio de la casa de su madre. Quiso respetar aquello de tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro. El libro no pudo concretarlo. Pero escribió cartas conmovedoras desde Malvinas. Una de ellas debe leerse en todos los colegios cada 2 de abril y dice asi:

A mis queridos alumnos de 3ro D:
No hemos tenido tiempo para despedirnos y eso me ha tenido preocupado muchas noches aquí en Malvinas, donde me encuentro cumpliendo mi labor de soldado: Defender la Bandera. Espero que ustedes no se preocupen mucho por mi porque muy pronto vamos a estar juntos nuevamente y vamos a cerrar los ojos y nos vamos a subir a nuestro inmenso Cóndor y le vamos a decir que nos lleve a
todos al país de los cuentos que como ustedes saben queda muy cerca de las Malvinas.
Y ahora como el maestro conoce muy bien las islas no nos vamos a perder. Chicos, quiero que sepan que a las noches cuando me acuesto cierro los ojos y veo cada una de sus caritas riendo y jugando; cuando me duermo sueño que estoy con ustedes .Quiero que se pongan muy contentos porque su maestro es un soldado que los quiere y los extraña.
Ahora sólo le pido a Dios volver pronto con ustedes.
Muchos cariños de su maestro que nunca se olvida de ustedes.

Es desgarrador comprobar que solo le pidió a Dios volver y fue lo único que no pudo lograr. Hoy hace 31 años que terminó la guerra, su hija Julia, tiene 31 años, su madre, doña Delmira todavía lo espera con la fragilidad de su salud. Cuando Julia cumplió 9 años, viajó con su abuela a Malvinas. En el cementerio de Darwin adoptaron una tumba y le dejaron una flor y muchas lágrimas. Hoy la escuela Nro 32 de Lafferrere donde daba clases con su impecable guardapolvo blanco lleva su nombre: “Soldado maestro Julio Rubén Cao”. El árbol que plantó, ya tiene 10 metros de altura. Sus compañeros ayer desfilaron por él y por los que allá quedaron, “eternos centinelas/ sin relevo esperando que algún día/ sin que corra sangre vuelva la celeste y blanca/ a flamear sobre esas tierras argentinas”.
¿Se cumplirá el pacto de impunidad para que nadie importante vaya preso? Esto es lo que más asusta a la presidenta. Casi todos lo ocultan detrás del cierre de listas, clinic pero este tema estuvo en las negociaciones de las últimas horas. Es tan delicado que hay que escribir en puntas de pié porque en forma más o menos explícita, find todos participan. Desde Cristina a Mauricio Macri pasando por Scioli y Massa. El núcleo de ese entramado es que la corrupción solo lleve a la cárcel a personajes de mitad de tabla o perejiles. Nadie quiere ocupar el lugar ni la celda de Carlos Menem. Ricardo Jaime tiene todas las fichas para convertirse en María Julia. Pero no mucho más. Lázaro Báez y Amado Boudou son balas que pican demasiado cerca de Cristina. Y ese es el límite. Negociar estas cosas sucias es lo que sacó de quicio a Cristina. Se siente humillada porque para garantizar su impunidad y libertad tuvo que transar con líderes que desprecia porque los considera neoliberales y mediocres. Pero no tiene otro remedio porque esos son los nombres que todas las encuestas dan como sus posibles sucesores. La garantía es que los empresarios mas activos que capitanean la cartelización de los negocios oscuros son los mismos en todos los casos. Pragmatismo inmoral mata ideología. Y encima lo autojustifican como un convenio que garantiza gobernabilidad.

Si no se analiza esto, sovaldi sale también es muy difícil explicar el odio de la presidenta hacia una justicia que la trató con guante de seda. Tres magistrados la hicieron zafar de las acusaciones de enriquecimiento ilícito y no hay un solo funcionario de la década ganada preso pese a la megacorrupción de estado a cielo abierto. En este sentido el humor de Nik es editorial y premonitorio. Su dibujo muestra a Aníbal Fernández diciendo: “Necesitamos una Constitución para los tiempos que corren…. Para que después no nos corran los jueces, los fiscales, la policía, INTERPOL”. Tragicómico pero real.

Cristina y sus talibanes acusaron a la Corte Suprema de Justicia de ser corrupta, menemista y golpista. ¿Qué cosa tan grave ocurrió para disparar ese ataque tan injusto, mentiroso e irracional? Nadie, nunca, desde la recuperación democrática de 1983 se había atrevido a tanto. La mujer más poderosa de la Argentina puso en marcha un plan sistemático para destruir el mayor logro en términos institucionales de su marido fallecido. Hay que negar demasiado la realidad para pensar que Carmen Argibay, una de las primeras encarceladas por el terrorismo de estado, pueda estar hoy en una conspiración destituyente. O que Carlos Fayt un socialista de manos limpias alquile los cajones donde congelan los expedientes. O que cualquiera de los integrantes del máximo tribunal adhiera ideológica y éticamente al menemismo.

La desesperación extrema de Cristina empujó al vacío del ridículo a su propia tropa.¿Cuál es el motivo de semejante despropósito autodestructivo? Nadie salió tan erosionado en su credibilidad y confiabilidad emocional como Cristina pese a la sobreactuación de sus pasos de baile y los mohines de fingida alegría ¿Qué es lo que estalló en la cabeza de una mujer tan inteligente? La realidad perforó el relato y Cristina debió asumir que no podrá seguir siendo presidenta después de 2015. Comprendió que el operativo de pinzas entre una justicia que pone límites constitucionales y la rebelión de los intendentes bonaerenses mas votados, cavó la tumba donde descansarán los restos de su sueño de reelección y eternidad. Reaccionó de la única manera que conoce: huyó hacia delante. En ese camino intentará aprovechar los últimos meses de mayorías parlamentarias para aumentar la cantidad de miembros de la Corte y con mayoría K, unificar los tres poderes del estado en un “cristinato” que someta a la justicia, a los periodistas y le permita quedarse a vivir en la Casa Rosada. Es exactamente lo mismo que hicieron en Santa Cruz. Y no les fue mal. Multiplicaron como nadie el poder y el dinero, las dos obsesiones de la sociedad matrimonial entre Néstor y Cristina. Este es el núcleo del pensamiento de Cristina. Si los medios y los jueces son golpistas cualquier cosa que se pueda hacer contra ellos está justificada. Todo sea para evitar las dictaduras mediáticas y judiciales. Por eso degradan los oficios de informar verdades y de impartir justicia. Hasta hace poco en términos históricos, cualquier funcionario era sumamente prudente y casi que pedía disculpas cien veces antes de criticar a la Corte. Temían ser acusados de querer presionar o de injerencia en otro poder. Hoy es un viva la pepa y el que no sataniza a la Corte, no es un buen kirchnerista. Ese objetivo del oficialismo está cumplido. Erosionaron las instituciones republicanas y de control.

Ninguna candidatura puede analizarse fuera de este prisma ni de la pelea de fondo: Cristina recorrerá la provincia como si fuera candidata y Massa intentará polarizar al máximo para cepillar a De Narváez. ¿Será el fin del kirchnerismo o el comienzo de su refundación? ¿Habrá un nuevo candidato a presidente y conductor en el peronismo?

El otro objetivo que tiene Cristina a la hora de pegarse una y otra vez la cabeza contra la pared es tener el final más heroico posible. Despreciaría mirarse al espejo de una presidenta disecada que debe entregar la banda y el bastón a un presidente que iniciará una nueva era menos mentirosa y mas de derecha. Por eso provoca todo el tiempo. Quiere victimizarse con cualquier reacción destemplada. Incluso con una paliza electoral que, si se produce, la pondría nuevamente al borde del mismo precipicio en el que se paró aquella noche de la 125 cuando amenazó con el portazo. Su sueño perfecto es escribir el manual de historia que leerán sus nietos y que esos textos digan que “Néstor murió por la patria” y que ella “fue derrocada por la antipatria”. No quiere ser la gil que junta la guita para pagar los sueldos y quedarse sin guita. Por eso su acusación de que la Corte “en cualquier momento saca una cautelar que impida votar” mas que denuncia es una expresión de deseo. Difícilmente Manuel Belgrano sería kirchnerista. Dijo que “el sentimiento de libertad es capaz de transformar en héroes a los ciudadanos mas simples”. Algo de eso está pasando. Entramos en en zonas de turbulencia que solo la soberanía popular podrá calmar.
Faltan 47 días para certificar si Sergio Massa es el líder que todas las encuestas dicen que es. Los sondeos de opinión son fotos que nos ayudan a pensar la realidad, tadalafil pero no son “la” realidad. Las consultoras dicen que el intendente de Tigre puede ganar las elecciones en la provincia de Buenos Aires y sacar entre el 30 y el 40% de los votos. Dentro de 47 días vamos a ver si esa premonición se verifica en la práctica a la hora de contar los sufragios. Si esa especulación se convierte en realidad habrá nacido una estrella política, patient un nuevo conductor del peronismo y un potente candidato a presidente para el 2015.

Si Massa derrota al candidato de Cristina en el distrito más grande el país, recipe gran parte de los dirigentes correrán en su auxilio tal como suele ocurrir históricamente en el peronismo y podrá formar una masa crítica para encabezar el post kirchnerismo. La sociología tomó de la física, el concepto de masa crítica. Es la cantidad mínima de material necesaria para que se produzca una reacción nuclear en cadena. Esa sucesión de explosiones sería el certificado de defunción para los intento de eternizarse en el poder por parte de Cristina y, simultáneamente, dejaría la carrera de Daniel Scioli al borde de su evaporación. Sergio Massa ya mostró su astucia y capacidad marketinera. Utilizando el mecanismo del misterio y la sorpresa convirtió su lanzamiento en la noticia más importante del cierre de las listas. Con apenas 41 años ya fue jefe del Anses, jefe de gabinete y jefe de Tigre y en todos esos lugares supo utilizar los medios para comunicar la eficiencia de su gestión. Eso explica algo difícil de explicar: tiene una gran imagen positiva, una alta intención de votos y un importante nivel de conocimiento público pese a que no es un dirigente que se haya paseado por los canales de televisión dando entrevistas. De hecho, no se le conocen definiciones muy espectaculares de su pensamiento. Sus críticas más contundentes fueron realizadas en una reunión reservada en la embajada de los Estados Unidos. Los wikileaks revelaron que se refirió a los Kirchner como “monstruos y perversos”, aunque luego lo desmintió tímidamente. Tiene vocación de poder y obsesión por interpretar las encuestas y de representar las demandas que de allí surgen. Dice que hoy, solo el 15% de los argentinos es fanático kirchnerista y otro 15 % rabiosamente antikirchnerista y que el quiere ganar la voluntad del 70% restante de la población. Por eso se presenta con un renovador peronista de centro parado en una suerte de tercera posición. Por eso dice que Argentina hoy no es la Disneylandia que dice Cristina ni el Bagdad que dice la oposición. Insiste: este modelo K no es ni una revolución ni una dictadora. No quiere ser esclavo ni enemigo de Cristina. ¿Podrá?

Por eso la ortodoxia kirchnerista lo desprecia por ser un traidor y gerente de las corporaciones, neoliberal de centro derecha y Francisco de Narváez lo acusa de ser una colectora mas de Cristina, su caballo de Troya. En su campaña intentará elogiar lo bueno que hizo el kirchnerismo y asegurar que lo va a mantener y perfeccionar, por caso la Asignación Universal por Hijos y criticar lo malo. Ya avisó que está absolutamente en contra de la reforma de la justicia, de la Constitución y de la reelección de Cristina. Y que tuvo que hacer rancho aparte para expresarse con libertad porque dentro del cristinismo no se puede criticar la inflación ni la inseguridad. Eso solo, lo transforma en un enemigo para Cristina. Eso solo despierta el odio y los ataques del gobierno nacional. No hay espacio para el pensamiento diverso o la disidencia parcial en el cristinismo. Hay verticalismo, subordinación y valor.

Son formas distintas de entender la etapa que estamos transitando. Cristina cerró las listas con los soldados más fieles aunque tengan muy mala imagen en la sociedad. Massa abrió sus listas a sectores tan diversos como los industriales, la CGT, la CTA, la Federación Agraria, los jubilados, los intendentes mas votados, ciertos radicales y macristas y todo tipo de peronistas. Cristina se cierra y Massa se abre. Así fue como pateó el tablero y dio comienzo a un nuevo campeonato. En los entrenamientos, a Sergio Massa, le salieron muy bien todas las jugadas de pizarrón. Se cansó de clavarla al ángulo. Falta ver los resultados un día domingo y con la cancha llena. Será el 11 de agosto. Su hinchada dice que es un pibe que debuta en las ligas mayores y está para salir goleador. Cantan ilusionados: “Se siente/ se siente/ Massa Presidente”. Después que termine el partido y pasen los 90 de minutos de juego, le cuento. El fútbol está lleno de jugadores que se comían a los chicos crudos y que terminaron de suplentes en la B. Pero esa pasión de multitudes, como la política, también produce grandes figuras aunque maradonas y messis sean milagros excepcionales. Massa está en campaña. Por ahora, promete. ¿Cumplirá?
El caso Scioli siempre fue un misterio para los consultores de opinión pública. Nunca pudieron explicar bien cual es el secreto de este dirigente que hace muchos años ocupa los primeros lugares en intención de voto e imagen positiva. Y hoy más que nunca. Estuvo a punto de apoyar las listas de opositores más suaves como Sergio Massa o más duros como Francisco De Narváez pero, view finalmente, view se comprometió a respaldar a Cristina y sus candidatos. Debe ser un caso único en el mundo. Se siente cómodo y estudia posibles alianzas con los que le quieren poner un límite a la eternización de la presidenta y finalmente se queda con esa persona que es la mas lo maltrató en público. Algunos hablan de masoquismo político. Otros de falta de carácter. El siempre dice que lo subestiman y que su estilo de peronista náutico lo trajo flotando hasta acá, es decir hasta ocupar los puestos mas importantes de la política como gobernador, vicepresidente y diputado. Su flexibilidad voluntarista o pragmatismo de ideología light lo llevó a trabajar con todos los peronistas del poder. Con Menem, con Rodríguez Saa, con Duhalde y con el matrimonio Kirchner. Siempre fue leal, nunca traicionó y jamás tuvo palabras excesivamente duras contra nadie y mucho menos contra sus sucesivos jefes políticos. Muchos de sus más cercanos colaboradores sienten que este es el final de esa actitud de poner siempre la otra mejilla ante los ataques furibundos. Algunos esperan el resultado de las elecciones para cruzar el charco y anotarse al lado del ganador. Nunca se puede decretar la muerte política de nadie y menos en la Argentina que es el festival de los muertos vivos. Solo hace falta ver las listas. Pero hay analistas del peronismo que aseguran que hasta aquí llegó la buena estrella de Daniel Scioli. Que ya no tendrá posibilidades de cumplir su sueño de llegar a la presidencia en el 2015 tal como lo había anunciado. Están convencidos que ya no importa ni siquiera lo que pase en las urnas. Dicen que si Cristina saca buenos resultados con su candidato al hombro ya no va a necesitar de Scioli para nada y por eso impulsará la destitución del gobernador. Y que si a Cristina le va mal y es derrotada con amplitud en octubre, la mayoría de la dirigencia va a emigrar con los ganadores y no con quien se quedó al lado de la mariscal de la derrota. Para decirlo más claramente: los intendentes que todavía están con Cristina dicen por lo bajo que Daniel Scioli va a ser afectado por todo lo malo del kirchnerismo y no va a poder disfrutar nada de lo bueno. Que va a pagar todos los costos de apoyar a Cristina y no va a poder gozar de ninguno de los beneficios. Que esta vez se equivocó porque entregó todo a cambio de nada. Repito: en política nada es definitivo porque la última palabra siempre la tiene la gente. Y hasta ahora, pese a los problemas de inseguridad, educación, el gobernador bonaerense sigue cosechando un alto nivel de simpatías ciudadanas. Vamos a ver que pasa de ahora en más. Nunca será heredero del kirchnerismo porque Cristina lo considera un neoliberal mediocre parido por el menemismo al que Néstor no tuvo más remedio que apelar para ganar varias elecciones. Nunca será visto como el que batalló para que Cristina no gobierne ni un día mas ni un día menos, porque no se le conocen palabras condenatorias para este gobierno. Sus gestos suaves de diferenciación, de buena onda, de diálogo y no confrontación le alcanzaron hasta ahora. Hay que ver como sigue esta película. El sábado, mientras la política ardía con la conformación de las listas, Daniel Scioli difundía fotos con su nieta, con Carlos Tevez y Maravilla Martínez. Lo mismo que hizo siempre: figuras populares, pocas posturas taxativas, optimismo serial y gestión, es lo que caracterizó a Scioli estos años. Es un caso raro para los encuestadores y para los analistas. Cuesta definirlo porque el no se define. Hoy Cristina lo necesita para apoyar sus candidatos y el espera que la retribución llegue con fondos para asegurar la gobernabilidad de la provincia. Muchos creen que se está cavando su propia fosa. Que le pide generosidad a un liderazgo mezquino y sectario como el de Cristina. Puso la otra mejilla. Pronto vamos a saber si lo van a crucificar
Margarita Stolbizer está que vuela. Dijo que Sergio Massa es un vende humo y que está cansada de que el peronismo resuelva su interna en la sociedad. Y una parte de razón tiene. No tiene toda la razón, sovaldi sale porque también es cierto que cuando la franja socialdemócrata o de centro izquierda republicana de los partidos presentó alternativas sólidas y competitivas, order pudieron cosechar votos y ganar elecciones más allá de las divisiones del peronismo. La jefa del GEN es una pieza clave del Frente Amplio Progresista y de su sociedad con el radicalismo. En la provincia que explica casi el 40% del padrón van a tener que pelear muy duro, codo a codo junto a Ricardo Alfonsín para evitar que la elección se polarice entre Cristina y su principal enemigo dentro del peronismo que puede ser Massa o De Narváez. Es una lucha desigual. El frente progresista tiene muchas virtudes como la honradez de sus candidatos, la capacidad intelectual de varios de ellos y su respeto irrestricto por las libertades y la división de poderes. Nadie deja de reconocerles esos valores. Pero también es cierto que cargan con una mochila de piedras y es el abandono anticipado del poder cuando les tocó gobernar con Alfonsín, De la Rúa y hasta con Angeloz en Córdoba. Es un estigma que los persigue y que solo puede ser vencido haciendo una gestión estable y eficiente en un gran distrito. Por eso el mejor ejemplo que tienen, su arma predilecta contra el fantasma de que nacieron para ser opositores es la provincia de Santa Fe. Allí pudieron demostrar que son capaces de convivir en una coalición como la chilena distintas vertientes como los socialistas de Hermes Binner y los radicales que preside Mario Barletta. Mejoró la calidad de vida de los rosarinos primero y de los santafesinos después. No tuvieron excesivos terremotos pese a que desde el gobierno de Cristina les tiraron piedras todo el tiempo y les hicieron campañas sucias de todo tipo. Hasta “narcosocialistas” llegó a decirles el jefe de La Campora. Por supuesto que ningún gobierno es perfecto y el de Santa Fe mucho menos. Pero casi no se registran casos de corrupción ni persecución a opositores y la situación social es similar a la del resto del país. Esa provincia es la principal fortaleza de la democracia social que proponen. En Córdoba con Oscar Aguad y en Mendoza con Julio Cobos tienen posibilidades de consagrarse ganadores en las urnas. Si eso se verifica en la práctica, de inmediato, ambos dirigentes quedarían primeros en las listas de presidenciables junto a Ernesto Sanz que no compite directamente por una banca. En ese plano, Alfonsín perdió terreno porque será el segundo en la lista de candidatos. Algunos dicen que eso demuestra su generosidad y otros que eso habla de los límites que tiene por ahora. El armado que construyeron en la Capital Federal es un logro que debe subrayarse. Es casi la única interna abierta de verdad. Los porteños lograron un primer gran acuerdo que bautizaron como UNEN: que sean los vecinos los que ordenen las candidaturas. Será apasionante porque eso los obligó a postular a dirigentes de mucho valor y a las pruebas me remito: Carrió, Pino Solanas, Terragno, Lousteau, Alfonso Prat Gay y Ricardo Gil Laavedra son algunos y solo algunos de los mejores diputados o senadores que pueden ser. El mensaje de dirimir democráticamente y con la participación popular y no por el camino de los oscuros acuerdos de cúpula bajo la mesa es un viento de aire fresco. Es un conglomerado de voluntades que prometen ser incorruptibles y tienen pergaminos para asegurarlos y que es casi imposible que transen con alguna variante del cristinismo. Ellos dicen que sus bancas aseguran que no habrá reelección ni colonización de la justicia, ni impunidad para los corruptos y que pueden avanzar en una alternativa seria de poder para el 2015. Hay radicales, socialistas, integrantes de Proyecto Sur, de Libres del Sur y variantes del ARI y la Coalición Cívica. En el camino, solo perdieron a los sectores más intransigentes de la izquierda. Pero están casi todos los que proclaman defender la democracia y la republica y darle un contenido social.

No tienen un camino fácil. Pero prometen dar batalla y estar a la altura de la historia. Solo la historia dirá si lo lograron.
Cristina redobla su apuesta. Huye hacia delante y en cada gesto demuestra que está dispuesta a cumplir su promesa de ir por todo. Mientras más lejos de la sociedad y de la reelección está, physician la presidenta, illness más radicaliza su discurso y su acción. Todos los días hay informaciones que certifican los días de furia de Cristina que van a terminar inexorablemente con un serio conflicto de poderes con la Corte Suprema. A esta altura el “cristinato” ni se molesta en disimular sus intenciones de perseguir a la Corte hasta lograr su destitución. Es una suerte de alzamiento contra uno de los poderes del Estado. Y lo impulsan desde otro poder del estado. Irracional y peligroso. Es gravísimo lo que está ocurriendo. La primera señal la dio Hebe Bonafini, la jefa espiritual del cristinismo. Anticipó lo que se venía. Trató de turros y estafadores a los miembros del máximo tribunal y los amenazó con tomar el palacio judicial. La escalada fue creciendo hasta que se superaron todos los límites civilizados. Diversos funcionarios acusaron a la Corte, uno de los logros de Néstor Kirchner reconocidos por todos, de ser corrupta, menemista, golpista y opositora. El acto de Justicia Legítima K de ayer fue directamente grosero. Colectivos que trajeron personas del conurbano y militantes camporistas actuaron una especie de ejecución de los jueces a los que se cansaron de insultar. Cañas largas como picas de la mazorca, levantaron muñecos con togas y pelucas que simulaban a los magistrados que no se arrodillaron frente a las exigencias del Poder Ejecutivo. Pocos jueces y fiscales y muchos fanáticos que corearon con lo de siempre : “che gorila no te lo decimos mas, si la tocan a Cristina, que kilombo se va a armar”. ¿Quiénes son los gorilas? ¿Los jueces de la mejor Corte Suprema que logró la democracia? ¿Los mas independientes y los de mayor excelencia académica? Pregunto: ¿El único que no es gorila es Zaffaroni, justo el juez que juró por el estatuto del genocida Jorge Rafael Videla? Uno de los actores que caricaturizaban a los jueces era un anciano que se secaba la baba con los expedientes. Doble discriminación para Carlos Fayt, estigmatizado por la presidenta al descalificarlo como “casi centenario”. Ahora invierten la carga de la prueba y le piden al juez Juan Carlos Maqueda que explique como supo que quien lo amenazó en la puerta de su cada era de La Cámpora. Los sabuesos de la AFIP sobre el presidente de la Corte muestran hasta que nivel son capaces de utilizar el aparato estatal para intimidar y extorsionar. Oficialmente la AFIP no desmintió lo que Ricardo Lorenzetti le comentó a sus compañeros y el ministro de defensa Agustín Rossi dijo una obviedad chicanera: “¿Cuál es el problema de investigar a Lorenzetti si tiene todos sus papeles en orden y nada para ocultar? Hebe Bonafini también los había amenazado con carpetazos sobre su vida personal. Los medios K llevaron a Lorenzetti a la tapa y esa tapa la pegaron en las paredes a modo de afiches. Escraches y aprietes inadmisibles. Por eso dirigentes opositores pidieron desde la interpelación hasta la renuncia del Ricardo Echegaray, el jefe de la AFIP. Pero hay señales que deben encender la luz roja de alerta en el tablero republicano. Los mismos que aprobaron la ley antiterrorista y ejecutaron el proyecto de espionaje interno llamado X, ahora colocan en la cima del poder militar al general Cesar Milani, íntimo amigo de Nilda Garré y Horacio Verbitsky que viene del aparato de inteligencia. ¿Intentarán chavizar las Fuerzas Armadas? ¿Lograrán politizar lo único que no hay que politizar jamás que son los uniformes? ¿Quieren jugar con fuego? Esas batallas permanentes que prometió dar Cristina se están desarrollando a tambor batiente y paso redoblado. Si fuera una batalla ideológica y una discusión de ideas, estaría muy bien. De eso se trata la democracia. Pero cuando se usa y abusa del estado para amenazar a los ciudadanos eso es otra cosa. Eso tiene un nombre y un apellido: autocracia autoritaria.
Cristina puso en marcha la última etapa de un peligroso plan para “cristinizar” a las Fuerzas Armadas y convertirlas en un instrumento más de su intento de eternizarse en el poder.

La sorpresiva designación del general César Milani como jefe del Ejército, rx confirma que la presidenta no reconoce límites institucionales y está dispuesta a cumplir su promesa de ir por todo a tambor batiente y a paso redoblado.

Fiel a su lógica de construcción que implica fracturar cada institución para luego intentar cooptarla con tropa propia, la presidenta tomó la inédita decisión de colocar en la cima de los uniformados a su militar preferido, peronista de cuna, admirador de Hugo Chávez y dueño del aparato de inteligencia mas sofisticado y oneroso para el estado después del que dispone la ex SIDE.

Milani construyó una íntima relación con la ex ministra de defensa Nilda Garré y con su asesor Horacio Verbitsky quien, curiosamente, también fue un experto en inteligencia pero de Montoneros. La mesa chica mas ideológica del kirchnerismo fomenta que los militares chavistas sirvan como espejo para nuestras fuerzas armadas. Involucrar a los hombres de armas en la política en general y en las internas partidarias en particular, es un proyecto inquietante y casi suicida. El terrorismo de estado debería haberles enseñado que la sociedad civil debe profesionalizar y mantener a los militares totalmente alejados de la política sectorial. Pero la generación de Cristina, Garré y Verbitsky nunca abandonó el delirio de contar con esos “ejércitos nacionales y populares” que hoy tienen en Venezuela a su máxima expresión. La condición militar de Juan Domingo Perón y las formaciones especiales de la guerrilla peronista abonaron aquella utopía durante lo que se llamó “Operativo Dorrego”. Fue en 1973, con Héctor Cámpora como presidente y se realizaron acciones conjuntas entre la Juventud Peronista de las Regionales que encabezaba el actual legislador Juan Carlos Dante Gullo y el Ejército a cargo del genocida llamado Albano Harguindeguy quien luego fue ministro del interior de Jorge Videla. Marcharon y acamparon juntos para realizar tareas sociales. Hoy las versiones en lo más concentrado del poder dicen que el trabajo de La Cámpora durante las inundaciones en La Plata contó con gran colaboración logística del ejército argentino y que eso solo fue un primer paso con la excusa de la integración definitiva de los militares a la democracia.

El plan empezó hace varios años con la excelente intención de extirpar a los militares nostálgicos de la dictadura. Luego se enrareció cuando empezaron a discriminar a varios oficiales por portación de apellido y, finalmente, todo termino por ensuciarse definitivamente a la hora de ascender discrecionalmente, solo a los amigos o a los que manifestaron a viva voz su pertenencia al proyecto cristinista. Esa actitud es antidemocrática pero además es letal para la eficiencia y fortaleza profesional de la fuerza. Genera resentimiento entre los militares cuyas carreras no progresan gracias a sus méritos, como debería ser.

Así como en los últimos tiempos el gobierno de Cristina intentó colonizar y domesticar a la justicia y los medios de comunicación para evitar que los controlen, ahora intentan colocar al brazo armado de la Nación al servicio de sus intereses personales.

Fracasaron cuando lo quisieron hacer con la Gendarmería y la Prefectura quienes se insubordinaron por maltrato y mal pago. Hoy están ubicando en los puestos más altos a los encargados de hacer inteligencia estratégica que, sin tener hipótesis de conflicto a la vista, cuentan con un presupuesto de 333 millones de pesos, tal como adelantó Perfil ayer. Hay un sector de los espías civiles que conducen Héctor Icazuriaga y Francisco Larcher que viene trabajando en forma mancomunada con los topos verde oliva, sobre todo en la búsqueda de mugre personal y de todo tipo, para erosionar la credibilidad de opositores, jueces y periodistas. Esto es mas grave si recordamos que este gobierno aprobó la ley antiterrorista y mantuvo hasta que se descubrió el “Proyecto X” que tenía intenciones persecutorias y represoras de distintos referentes gremiales y sociales.

El general Milani no se mantuvo al margen en ninguna de las ocasiones en que la política atravesó en forma traumática al Ejército. Ni durante la dictadura, con su tarea conspirativa en Tucumán; ni durante los nefastos levantamientos carapintada de Aldo Rico y Mohamed Ali Seineldín. Precisamente durante el ataque institucional que comandó este último en 1994, Milani recibió una de las dos sanciones que registra su legajo: 8 días de arresto.

En Cosquín, en la calle Obispo Bustos, hay una Unidad Básica llamada César Milani. Es en homenaje a su padre que se llamaba igual. En su juventud, llegó a la capital nacional del folclore de una manera muy extraña. Había contraído tuberculosis durante la colimba y por ley, el Ejército debió hacerse cargo de su tratamiento en los legendarios sanatorios serranos dedicados a ese flagelo. Además tuvieron que darle el mínimo grado militar. Peronista de libro, César Milani integró la comisión que ideó el célebre festival coscoíno y fue un dirigente negociador si lo comparamos con Olga Pérez, su esposa, mucho más combativa y seguidora de Eva Perón.

En el pueblo recuerdan que ella falleció súbitamente en la cocina de su casa.

Milani, el flamante jefe del Ejército, se llama César Santos Gerardo del Corazón de Jesús. Suele visitar en forma reservada a su hermano Rodolfo, un abogado que junto al intendente Marcelo Villanueva, lograron la ayuda de Julio de Vido para construir una importante obra vial que, como todas, fue con la designación de la empresa constructora amiga incluida. Sus vecinos, consideran a los Milani como buenos peronistas que alguna vez se encolumnaron con José Manuel de la Sota. Rodolfo, padece una enfermedad muy molesta y su hijo, que comparte nombre y profesión con su padre, en su twitter se autotitula hincha de Belgrano aunque exhibe la imagen del Che Guevara en la Plaza de la Revolución de Cuba y celebra a Hugo Chávez porque “dejó un pueblo lleno de fuerza para seguir con su revolución”. Tal vez el sobrino exprese en esos 140 caracteres las convicciones mas arraigadas del flamante superjefe del Ejército K. Ojalá no le guste jugar con fuego. Ya se sabe que a las armas las carga el diablo.
La década kirchnerista fue muy exitosa en llevar a los artistas para su molino. Utilizó a cantantes y actores para darse un baño permanente de popularidad, cialis sale como instrumento de propaganda y a modo de escudos para protegerse de las denuncias de megacorrupción. Ese es el acuerdo tácito y esencial. El estado K pone sumas de dinero multimillonaria con la excusa de fomentar la cultura (algo a lo que nadie podría oponerse) y a cambio, sick los beneficiados le devuelven participaciones en actos políticos y, en algunos casos, con declaraciones públicas de adhesión y militancia al oficialismo que los alimenta. Ojo que no quiero meter a todos en la misma bolsa. El que generaliza, discrimina. Hay artistas admirados y respetados que se sumaron al kirchnerismo por convicciones ideológicas y no por dinero. Hay dirigentes gremiales de la cultura que valoran varias leyes y medidas positivas que tomó el gobierno y que eran viejos reclamos del sector que nadie había atendido. Hay que separar los tantos. Ese grupo no cometió ningún pecado. Se movió en forma coherente con su pensamiento y tienen toda la libertad del mundo de expresar su respaldo al político que se les cante.

Lo repudiable es cuando algunos artistas aprovechan esa situación para cobrar honorarios muy por encima del mercado. Sumas millonarias que aparecen infladas, que no cobran en la actividad privada de cualquier recital o retribuciones mucho más elevadas que las que le cobran a otros distritos como la provincia o la ciudad de Buenos Aires, por ejemplo. Eso ya es raro. Eso ya despierta sospecha. Siempre la relación de los artistas y la política partidaria es compleja. Porque es un vínculo muy subjetivo que no se puede someter a licitación. ¿Cuánto vale la actuación de un actor? ¿Qué se le debe pagar a un cantante muy militante y poco convocante que vive de los shows que organiza el estado? ¿Se compran conciencias? ¿Se alquilan carreras y trayectorias? Hay que ser mas transparentes que nunca para que nadie sea salpicado por la sospecha de la corrupción. Hay que ser muy rigurosos en el otorgamiento de subsidios y los encargados de hacerlo deben tener un gran prestigio en el rubro y deben ser convocados con un criterio plural y no sectario. ¿Es bueno para el pueblo que Cristina gaste 2 millones y medio en 5 recitales de Fito Páez? Es cierto que mucha gente que no tiene dinero para verlo en vivo puede aprovechar para hacerlo. Pero, ¿debe salir abrazado con Cristina al final de sus canciones? Si ese abrazo es militante y sincero, no debería ser gratuita y solidaria su actuación como una forma de contribuir a una mayor justicia social? La empresa que firmó el contrato por Fito, ¿tuvo que ser inscripta el día anterior? ¿Se les prohibe implícitamente a los artistas que participen en otros actos solidarios que disgustan a la Casa Rosada? ¿Por qué no están los más populares apoyando a los familiares del siniestro ferroviario de Once o a los pueblos originarios de Formosa? ¿Les cortan el chorro de platita si van a esos lugares?

Con el apoyo al cine pasa lo mismo. Gobernar es fijar prioridades. ¿Es prioridad de un estado que tiene que resolver gravísimos problemas de exclusión y pobreza, subsidiar películas con millones y millones y que solo convocan a 200 personas como espectadores? ¿Eso es popular o elitista? ¿Eso es ayudar a que surjan genios jóvenes o fomentar un cine propagandístico y un trabajo a los amigos? Pregunta terrible: ¿Qué tiene que hacer el ministro de Julio de Vido, el cajero de los agujeros mas negros del gobierno, metiendo sus manos en el cine experimental? ¿Cuál es el criterio para triangular los fondos a través de universidades del conurbano que claramente tienen otras necesidades y urgencias? Lo mas despreciable es que, igual que en otros aspecto de la realidad, el gobierno de Cristina aprovecha para premiar con el dinero de todos nosotros a sus amigos en forma terriblemente discrecional y de paso, castiga a los que tienen el coraje de expresar una opinión distinta como Ricardo Darín, Juan José Campanella, el Pelado Cordera o Eliseo Subiela, entre otros.

En el caso de Tecnópolis las cosas ya son más parecidas a las coimas y retornos tradicionales. Son revelaciones que minuciosamente fue desgranando Maia Jastreblansky en La Nación y que fueron ampliadas y televisadas. Esa vidriera del programa de Jorge Lanata ya es un fenómeno comunicacional y político. Veinte puntos de rating casi como promedio permanente confirman que amplios sectores de la población tienen interés en vigilar y controlar al gobierno de Cristina y que anticipan el crecimiento de un voto castigo en las próximas elecciones. Nadie está en contra del apoyo del estado a la cultura. Lo que se repudia es su utilización política para beneficiar amigos, su malversación y la manera en que el gobierno se esconde detrás de los artistas para evitar el costo político que producen sus estafas. Cristina se autoproclamó cinéfila extrema. Le gustan las películas de ficción como la del INDEC que filmó Guillermo Moreno. Esta transa trucha entre su gobierno y un sector de la cultura, también es cine, pero de terror. Es la película de Cristina.
En los países serios, sildenafil recipe democráticos y republicanos, viagra 40mg todos son iguales ante la ley. En Argentina, todos somos iguales ante Cristina. Porque ella es la ley. Dijo que en el 2015 quiere ser jueza pero ahora es la ley. Es juez y parte. Desde la cima del poder la presidenta persigue con el aparato del estado a toda persona que tenga la osadía de opinar distinto. En eso, Cristina es democrática. Persecución pareja para todos y todas. Si no somos esclavos, todos somos enemigos de Cristina. Puede ser un empresario inmobiliario, un abuelito que le quiere regalar 10 dólares a su nieto, un director de cine como Eliseo Subiela o el mismísimo presidente de la Corte Suprema de Justicia. Cristina es generosa con sus aprietes. A nadie se le niega un carpetazo. Es casi una costumbre ancestral del kirchnerismo. En Santa Cruz se cansaron de cepillar opositores con esos métodos extorsivos. Las operaciones para erosionar la credibilidad de sus adversarios también estuvieron a la orden del día en esta última década. Y aquí tampoco andan con matices ideológicos. Son pluralistas para armar mentiras, difundirlas a través de para periodistas del oligopolio K y utilizar como látigo los organismos del estado como la AFIP y los servicios de inteligencia. Todo vale. No hay límites para la voracidad de poder de Cristina. Le tocó sufrirlo a radicales como Enrique Olivera, a peronistas disidentes como Francisco de Narváez, a dirigentes de centro izquierda como el senador Luis Juez o a periodistas de investigación como Luis Majul, entre otros. En todos los casos la metodología fue la misma. Inventaron evasiones o cuentas secretas que periodistas cómplices se encargaron de amplificar sabiendo que eran falsas. Real Malicia, que le dicen. Uno de ellos fue Horacio Verbitsky pero hubo varios loritos que repetían lo que le dictaban de la Casa Rosada y ni siquiera entendían de lo que estaban diciendo. Esas amenazas estatales, por lo general, fueron antes de una elección o después de una denuncia de corrupción fuerte que involucraba al matrimonio presidencial. Una vez que bajó el polvo de la explosión y después de haber manchado la honorabilidad de las personas, la justicia se encargó de probar en todos estos casos que no había nada. Que eran todas falsedades fogoneadas desde el corazón del poder. Por eso en algunos casos la tortilla se dio vuelta y ahora son investigados los agentes de la AFIP que participaron de las maniobras ilícitas. La lógica es siempre igual. Prender el ventilador y ensuciar. Después, Dios dirá. Ahora es el turno de Ricardo Lorenzetti, de su familia y de uno de sus funcionarios más cercanos. Hoy los diarios que subsidia y edita Cristina publican que el presidente de la Corte Suprema tendría (así en potencial) una cuenta secreta en Suiza que no declaró. Hay que guardar esos recortes y esperar el final de esto. Si es cierto, Lorenzetti debería ser destituído en forma inmediata. Pero si es una mentira K como tantas mentiras, los funcionarios que dibujaron las falacias deberían ir presos por alzarse contra la Corte Suprema que falló en contra de los intereses de Cristina. La señal hacia la sociedad es brutal. Todos se preguntan que podría pasar con ciudadanos comunes si esto le pasa al presidente de la Corte. Son señales que meten miedo, que paralizan. Gerardo Milman, el diputado del GEN, dijo que han convertido la AFIP en una Gestapo al servicio de los jerarcas del kirchnerismo. Porque además de conspirar contra opositores aprovechan para encubrir a su gente tal como hace la mafia. Majul contó de qué manera un grupo de especialistas impositivos de la AFIP se pasaron días dibujando la declaración de Nestor junto a su contador para emprolijarla un poco y ocultar lo inocultable. Lázaro Báez, Amado Boudou, Ricardo Jaime, jamás fueron molestados por la AFIP.

Se están superando todos los límites. Cristina huye hacia adelante porque teme que el futuro la encuentre recorriendo los tribunales. Ella lidera el ataque contra el jefe de otro poder del estado. Ya estamos cansados de escuchar que el gobierno no se va a animar a tanto y finalmente se anima. Y redobla la apuesta. Desafía al estado de derecho. Lo pone bajo la suela de su zapato. Vivimos bajo coacción agravada que es un delito que tiene penas de 5 a 10 años de prisión.

Es muy grave y peligroso que la presidenta no respete la división de poderes y pisotee las instituciones republicanas. Vivimos un “Cristinato”, donde la presidenta va por todo y quiere ejercer la suma del poder público. Es el reino del autoritarismo, el reino de la arbitrariedad y los aprietes. Es el reino de la reina.
Mañana se cumple un año de la muerte del Beto Badía y todavía no lo podemos creer. Es que su voz todavía nos rebota en el cerebro y en el corazón. Era la imagen de la radio. Era la imaginación de los Beatles en el eter. Uno más de ellos que salió de Ramos Mejía y aterrizó en Liverpool.

Imagina que no hay paraíso, stuff
Es fácil si lo intentas, stuff
Ningún infierno debajo de nosotros, ailment
Arriba de nosotros, solamente cielo,
Imagina a toda la gente
Viviendo al día…

Imaginate Beto que hay mucho dolor aquí abajo. Que los músicos argentinos todavía se sienten huérfanos. Que todas las radios están de luto por tu ausencia. Que los oyentes esperan que termine la tanda para volver a escucharte. Que Fernando Bravo, tu amigo del alma no puede con su alma.

Todavía recuerdo tu cálida voz en el teléfono en febrero del año pasado, el día que recé una columna que decía que Badía tiene compañía. Una vez mas me contaste cuando fuiste a Colombia con Bravito y juntos hicieron los comentarios del aquel partido en donde River se jugaba la vida. Por suerte pude confesarte toda mi admiración. Yo te miraba en silencio mientras hacíamos el pase en radio del Plata y vos me trataste como si fuéramos compinches. Hasta fuimos a jugar al básquet al club Palermo. ¿Te acordás de las picadas que comíamos en el buffet? Después supe que hacías eso con todos. Que no hay a nadie en el mundo de la radio que no te quiera. Que no tenes enemigos. Que te la pasaste acercando posiciones, cerrando brechas, reconciliando gente, valorando la diversidad en el más amplio sentido de la palabra.

Para mi, vos, Bravito, Carrizo y Cacho Fontana estaban en el olimpo de los próceres de la radio. De los que reinventaron la magia de la comunicación. Primero me atravesó tu Flecha Juventud mientras yo celebraba la rebeldía del pelo largo, los vaqueros gastados y los dedos en ve. Con la música de los Beatles., por supuesto. Y el asombro por la filosofía pacifista cargada de humanismo de John Lennon que modeló nuestra ética de la solidaridad. Con todo eso crecimos juntos. Con tu extraordinaria capacidad para crear climas, para establecer una atmósfera de buena onda con el entrevistado. A veces pienso que con Juan Ramón, con semejante viejo, con ese maestro de locutores, no tenías otro destino que aferrarte a los micrófonos y vivir entre auriculares. Hijo de tigre. Hijo del ISER.

Seguimos de cerca esa batalla desigual que diste

contra ese maldito cáncer que seguramente debe odiar la música, los medios y la alegría. ¿Quién lo hubiera dicho? Meterse con Juan Alberto Badía, que hijoputez. Con ese locutor gigantesco que formó generaciones y que jamás apeló al escándalo ni al trazo grueso. ¿Te acordás del día que empezaste en la radio? ¿De tu primer aviso? ¿Del furcio que mas te avergonzó? De tus grandes éxitos. Escuché que dijiste que era increíble la cantidad de gente que defendía tu vida como si fuera propia. Es cosecha merecida de tu siembra. Todo lo bueno que hiciste hoy te vuelve multiplicado.

Me consuela saber que nunca estarás solo. Que millones te estarán sintonizando porque igual que Bravito, tu domicilio es el aire. Que te esperan John Lennon y el flaco Spinetta. Ahí va el capitan Beto, flaco. Cuidalo. Me imagino que ya te abra contado con lujo de detalles como fue que volvieron a primera. Hace un año ya.¿Dieron la vuelta olímpica en el cielo? Yo se que hay una banda roja que los envuelve. Un estadio de fiesta. Celebrando la vida de Badía y sus sesenta y cuatro años de ejemplo. Tal vez eso sea lo que mas duele. Fue demasiado pronto, Juan Alberto. Cuando tenga sesenta y cuatro años, aun me seguirás necesitando, todavía me seguirás alimentando. Cuando sea más viejo y se me caiga el pelo. A los sesenta y cuatro lloramos tu despedida que es bien arriba, con la luz roja encendida eterna en tu homenaje:

Imagina

Tu puedes decir que soy un soñador,
Pero no soy el único,
Espero que algún día te nos unas,
Y el mundo vivirá como uno solo, Beto querido.
La década kirchnerista fue muy exitosa en llevar a los artistas para su molino. Utilizó a cantantes y actores para darse un baño permanente de popularidad, malady treat como instrumento de propaganda y a modo de escudos para protegerse de las denuncias de megacorrupción. Ese es el acuerdo tácito y esencial. El estado K pone sumas de dinero multimillonaria con la excusa de fomentar la cultura (algo a lo que nadie podría oponerse) y a cambio, tadalafil los beneficiados le devuelven participaciones en actos políticos y, en algunos casos, con declaraciones públicas de adhesión y militancia al oficialismo que los alimenta. Ojo que no quiero meter a todos en la misma bolsa. El que generaliza, discrimina. Hay artistas admirados y respetados que se sumaron al kirchnerismo por convicciones ideológicas y no por dinero. Hay dirigentes gremiales de la cultura que valoran varias leyes y medidas positivas que tomó el gobierno y que eran viejos reclamos del sector que nadie había atendido. Hay que separar los tantos. Ese grupo no cometió ningún pecado. Se movió en forma coherente con su pensamiento y tienen toda la libertad del mundo de expresar su respaldo al político que se les cante.

Lo repudiable es cuando algunos artistas aprovechan esa situación para cobrar honorarios muy por encima del mercado. Sumas millonarias que aparecen infladas, que no cobran en la actividad privada de cualquier recital o retribuciones mucho más elevadas que las que le cobran a otros distritos como la provincia o la ciudad de Buenos Aires, por ejemplo. Eso ya es raro. Eso ya despierta sospecha. Siempre la relación de los artistas y la política partidaria es compleja. Porque es un vínculo muy subjetivo que no se puede someter a licitación. ¿Cuánto vale la actuación de un actor? ¿Qué se le debe pagar a un cantante muy militante y poco convocante que vive de los shows que organiza el estado? ¿Se compran conciencias? ¿Se alquilan carreras y trayectorias? Hay que ser mas transparentes que nunca para que nadie sea salpicado por la sospecha de la corrupción. Hay que ser muy rigurosos en el otorgamiento de subsidios y los encargados de hacerlo deben tener un gran prestigio en el rubro y deben ser convocados con un criterio plural y no sectario. ¿Es bueno para el pueblo que Cristina gaste 2 millones y medio en 5 recitales de Fito Páez? Es cierto que mucha gente que no tiene dinero para verlo en vivo puede aprovechar para hacerlo. Pero, ¿debe salir abrazado con Cristina al final de sus canciones? Si ese abrazo es militante y sincero, no debería ser gratuita y solidaria su actuación como una forma de contribuir a una mayor justicia social? La empresa que firmó el contrato por Fito, ¿tuvo que ser inscripta el día anterior? ¿Se les prohibe implícitamente a los artistas que participen en otros actos solidarios que disgustan a la Casa Rosada? ¿Por qué no están los más populares apoyando a los familiares del siniestro ferroviario de Once o a los pueblos originarios de Formosa? ¿Les cortan el chorro de platita si van a esos lugares?

Con el apoyo al cine pasa lo mismo. Gobernar es fijar prioridades. ¿Es prioridad de un estado que tiene que resolver gravísimos problemas de exclusión y pobreza, subsidiar películas con millones y millones y que solo convocan a 200 personas como espectadores? ¿Eso es popular o elitista? ¿Eso es ayudar a que surjan genios jóvenes o fomentar un cine propagandístico y un trabajo a los amigos? Pregunta terrible: ¿Qué tiene que hacer el ministro de Julio de Vido, el cajero de los agujeros mas negros del gobierno, metiendo sus manos en el cine experimental? ¿Cuál es el criterio para triangular los fondos a través de universidades del conurbano que claramente tienen otras necesidades y urgencias? Lo mas despreciable es que, igual que en otros aspecto de la realidad, el gobierno de Cristina aprovecha para premiar con el dinero de todos nosotros a sus amigos en forma terriblemente discrecional y de paso, castiga a los que tienen el coraje de expresar una opinión distinta como Ricardo Darín, Juan José Campanella, el Pelado Cordera o Eliseo Subiela, entre otros.

En el caso de Tecnópolis las cosas ya son más parecidas a las coimas y retornos tradicionales. Son revelaciones que minuciosamente fue desgranando Maia Jastreblansky en La Nación y que fueron ampliadas y televisadas. Esa vidriera del programa de Jorge Lanata ya es un fenómeno comunicacional y político. Veinte puntos de rating casi como promedio permanente confirman que amplios sectores de la población tienen interés en vigilar y controlar al gobierno de Cristina y que anticipan el crecimiento de un voto castigo en las próximas elecciones. Nadie está en contra del apoyo del estado a la cultura. Lo que se repudia es su utilización política para beneficiar amigos, su malversación y la manera en que el gobierno se esconde detrás de los artistas para evitar el costo político que producen sus estafas. Cristina se autoproclamó cinéfila extrema. Le gustan las películas de ficción como la del INDEC que filmó Guillermo Moreno. Esta transa trucha entre su gobierno y un sector de la cultura, también es cine, pero de terror. Es la película de Cristina.
En los países serios, help democráticos y republicanos, viagra sale todos son iguales ante la ley. En Argentina, todos somos iguales ante Cristina. Porque ella es la ley. Dijo que en el 2015 quiere ser jueza pero ahora es la ley. Es juez y parte. Desde la cima del poder la presidenta persigue con el aparato del estado a toda persona que tenga la osadía de opinar distinto. En eso, Cristina es democrática. Persecución pareja para todos y todas. Si no somos esclavos, todos somos enemigos de Cristina. Puede ser un empresario inmobiliario, un abuelito que le quiere regalar 10 dólares a su nieto, un director de cine como Eliseo Subiela o el mismísimo presidente de la Corte Suprema de Justicia. Cristina es generosa con sus aprietes. A nadie se le niega un carpetazo. Es casi una costumbre ancestral del kirchnerismo. En Santa Cruz se cansaron de cepillar opositores con esos métodos extorsivos. Las operaciones para erosionar la credibilidad de sus adversarios también estuvieron a la orden del día en esta última década. Y aquí tampoco andan con matices ideológicos. Son pluralistas para armar mentiras, difundirlas a través de para periodistas del oligopolio K y utilizar como látigo los organismos del estado como la AFIP y los servicios de inteligencia. Todo vale. No hay límites para la voracidad de poder de Cristina. Le tocó sufrirlo a radicales como Enrique Olivera, a peronistas disidentes como Francisco de Narváez, a dirigentes de centro izquierda como el senador Luis Juez o a periodistas de investigación como Luis Majul, entre otros. En todos los casos la metodología fue la misma. Inventaron evasiones o cuentas secretas que periodistas cómplices se encargaron de amplificar sabiendo que eran falsas. Real Malicia, que le dicen. Uno de ellos fue Horacio Verbitsky pero hubo varios loritos que repetían lo que le dictaban de la Casa Rosada y ni siquiera entendían de lo que estaban diciendo. Esas amenazas estatales, por lo general, fueron antes de una elección o después de una denuncia de corrupción fuerte que involucraba al matrimonio presidencial. Una vez que bajó el polvo de la explosión y después de haber manchado la honorabilidad de las personas, la justicia se encargó de probar en todos estos casos que no había nada. Que eran todas falsedades fogoneadas desde el corazón del poder. Por eso en algunos casos la tortilla se dio vuelta y ahora son investigados los agentes de la AFIP que participaron de las maniobras ilícitas. La lógica es siempre igual. Prender el ventilador y ensuciar. Después, Dios dirá. Ahora es el turno de Ricardo Lorenzetti, de su familia y de uno de sus funcionarios más cercanos. Hoy los diarios que subsidia y edita Cristina publican que el presidente de la Corte Suprema tendría (así en potencial) una cuenta secreta en Suiza que no declaró. Hay que guardar esos recortes y esperar el final de esto. Si es cierto, Lorenzetti debería ser destituído en forma inmediata. Pero si es una mentira K como tantas mentiras, los funcionarios que dibujaron las falacias deberían ir presos por alzarse contra la Corte Suprema que falló en contra de los intereses de Cristina. La señal hacia la sociedad es brutal. Todos se preguntan que podría pasar con ciudadanos comunes si esto le pasa al presidente de la Corte. Son señales que meten miedo, que paralizan. Gerardo Milman, el diputado del GEN, dijo que han convertido la AFIP en una Gestapo al servicio de los jerarcas del kirchnerismo. Porque además de conspirar contra opositores aprovechan para encubrir a su gente tal como hace la mafia. Majul contó de qué manera un grupo de especialistas impositivos de la AFIP se pasaron días dibujando la declaración de Nestor junto a su contador para emprolijarla un poco y ocultar lo inocultable. Lázaro Báez, Amado Boudou, Ricardo Jaime, jamás fueron molestados por la AFIP.

Se están superando todos los límites. Cristina huye hacia adelante porque teme que el futuro la encuentre recorriendo los tribunales. Ella lidera el ataque contra el jefe de otro poder del estado. Ya estamos cansados de escuchar que el gobierno no se va a animar a tanto y finalmente se anima. Y redobla la apuesta. Desafía al estado de derecho. Lo pone bajo la suela de su zapato. Vivimos bajo coacción agravada que es un delito que tiene penas de 5 a 10 años de prisión.

Es muy grave y peligroso que la presidenta no respete la división de poderes y pisotee las instituciones republicanas. Vivimos un “Cristinato”, donde la presidenta va por todo y quiere ejercer la suma del poder público. Es el reino del autoritarismo, el reino de la arbitrariedad y los aprietes. Es el reino de la reina.
En los países serios, store democráticos y republicanos, store todos son iguales ante la ley. En Argentina, todos somos iguales ante Cristina. Porque ella es la ley. Dijo que en el 2015 quiere ser jueza pero ahora es la ley. Es juez y parte. Desde la cima del poder la presidenta persigue con el aparato del estado a toda persona que tenga la osadía de opinar distinto. En eso, Cristina es democrática. Persecución pareja para todos y todas. Si no somos esclavos, todos somos enemigos de Cristina. Puede ser un empresario inmobiliario, un abuelito que le quiere regalar 10 dólares a su nieto, un director de cine como Eliseo Subiela o el mismísimo presidente de la Corte Suprema de Justicia. Cristina es generosa con sus aprietes. A nadie se le niega un carpetazo. Es casi una costumbre ancestral del kirchnerismo. En Santa Cruz se cansaron de cepillar opositores con esos métodos extorsivos. Las operaciones para erosionar la credibilidad de sus adversarios también estuvieron a la orden del día en esta última década. Y aquí tampoco andan con matices ideológicos. Son pluralistas para armar mentiras, difundirlas a través de para periodistas del oligopolio K y utilizar como látigo los organismos del estado como la AFIP y los servicios de inteligencia. Todo vale. No hay límites para la voracidad de poder de Cristina. Le tocó sufrirlo a radicales como Enrique Olivera, a peronistas disidentes como Francisco de Narváez, a dirigentes de centro izquierda como el senador Luis Juez o a periodistas de investigación como Luis Majul, entre otros. En todos los casos la metodología fue la misma. Inventaron evasiones o cuentas secretas que periodistas cómplices se encargaron de amplificar sabiendo que eran falsas. Real Malicia, que le dicen. Uno de ellos fue Horacio Verbitsky pero hubo varios loritos que repetían lo que le dictaban de la Casa Rosada y ni siquiera entendían de lo que estaban diciendo. Esas amenazas estatales, por lo general, fueron antes de una elección o después de una denuncia de corrupción fuerte que involucraba al matrimonio presidencial. Una vez que bajó el polvo de la explosión y después de haber manchado la honorabilidad de las personas, la justicia se encargó de probar en todos estos casos que no había nada. Que eran todas falsedades fogoneadas desde el corazón del poder. Por eso en algunos casos la tortilla se dio vuelta y ahora son investigados los agentes de la AFIP que participaron de las maniobras ilícitas. La lógica es siempre igual. Prender el ventilador y ensuciar. Después, Dios dirá. Ahora es el turno de Ricardo Lorenzetti, de su familia y de uno de sus funcionarios más cercanos. Hoy los diarios que subsidia y edita Cristina publican que el presidente de la Corte Suprema tendría (así en potencial) una cuenta secreta en Suiza que no declaró. Hay que guardar esos recortes y esperar el final de esto. Si es cierto, Lorenzetti debería ser destituído en forma inmediata. Pero si es una mentira K como tantas mentiras, los funcionarios que dibujaron las falacias deberían ir presos por alzarse contra la Corte Suprema que falló en contra de los intereses de Cristina. La señal hacia la sociedad es brutal. Todos se preguntan que podría pasar con ciudadanos comunes si esto le pasa al presidente de la Corte. Son señales que meten miedo, que paralizan. Gerardo Milman, el diputado del GEN, dijo que han convertido la AFIP en una Gestapo al servicio de los jerarcas del kirchnerismo. Porque además de conspirar contra opositores aprovechan para encubrir a su gente tal como hace la mafia. Majul contó de qué manera un grupo de especialistas impositivos de la AFIP se pasaron días dibujando la declaración de Nestor junto a su contador para emprolijarla un poco y ocultar lo inocultable. Lázaro Báez, Amado Boudou, Ricardo Jaime, jamás fueron molestados por la AFIP.

Se están superando todos los límites. Cristina huye hacia adelante porque teme que el futuro la encuentre recorriendo los tribunales. Ella lidera el ataque contra el jefe de otro poder del estado. Ya estamos cansados de escuchar que el gobierno no se va a animar a tanto y finalmente se anima. Y redobla la apuesta. Desafía al estado de derecho. Lo pone bajo la suela de su zapato. Vivimos bajo coacción agravada que es un delito que tiene penas de 5 a 10 años de prisión.

Es muy grave y peligroso que la presidenta no respete la división de poderes y pisotee las instituciones republicanas. Vivimos un “Cristinato”, donde la presidenta va por todo y quiere ejercer la suma del poder público. Es el reino del autoritarismo, el reino de la arbitrariedad y los aprietes. Es el reino de la reina.
En los países serios, for sale democráticos y republicanos, todos son iguales ante la ley. En Argentina, todos somos iguales ante Cristina. Porque ella es la ley. Dijo que en el 2015 quiere ser jueza pero ahora es la ley. Es juez y parte. Desde la cima del poder la presidenta persigue con el aparato del estado a toda persona que tenga la osadía de opinar distinto. En eso, Cristina es democrática. Persecución pareja para todos y todas. Si no somos esclavos, todos somos enemigos de Cristina. Puede ser un empresario inmobiliario, un abuelito que le quiere regalar 10 dólares a su nieto, un director de cine como Eliseo Subiela o el mismísimo presidente de la Corte Suprema de Justicia. Cristina es generosa con sus aprietes. A nadie se le niega un carpetazo. Es casi una costumbre ancestral del kirchnerismo. En Santa Cruz se cansaron de cepillar opositores con esos métodos extorsivos. Las operaciones para erosionar la credibilidad de sus adversarios también estuvieron a la orden del día en esta última década. Y aquí tampoco andan con matices ideológicos. Son pluralistas para armar mentiras, difundirlas a través de para periodistas del oligopolio K y utilizar como látigo los organismos del estado como la AFIP y los servicios de inteligencia. Todo vale. No hay límites para la voracidad de poder de Cristina. Le tocó sufrirlo a radicales como Enrique Olivera, a peronistas disidentes como Francisco de Narváez, a dirigentes de centro izquierda como el senador Luis Juez o a periodistas de investigación como Luis Majul, entre otros. En todos los casos la metodología fue la misma. Inventaron evasiones o cuentas secretas que periodistas cómplices se encargaron de amplificar sabiendo que eran falsas. Real Malicia, que le dicen. Uno de ellos fue Horacio Verbitsky pero hubo varios loritos que repetían lo que le dictaban de la Casa Rosada y ni siquiera entendían de lo que estaban diciendo. Esas amenazas estatales, por lo general, fueron antes de una elección o después de una denuncia de corrupción fuerte que involucraba al matrimonio presidencial. Una vez que bajó el polvo de la explosión y después de haber manchado la honorabilidad de las personas, la justicia se encargó de probar en todos estos casos que no había nada. Que eran todas falsedades fogoneadas desde el corazón del poder. Por eso en algunos casos la tortilla se dio vuelta y ahora son investigados los agentes de la AFIP que participaron de las maniobras ilícitas. La lógica es siempre igual. Prender el ventilador y ensuciar. Después, Dios dirá. Ahora es el turno de Ricardo Lorenzetti, de su familia y de uno de sus funcionarios más cercanos. Hoy los diarios que subsidia y edita Cristina publican que el presidente de la Corte Suprema tendría (así en potencial) una cuenta secreta en Suiza que no declaró. Hay que guardar esos recortes y esperar el final de esto. Si es cierto, Lorenzetti debería ser destituído en forma inmediata. Pero si es una mentira K como tantas mentiras, los funcionarios que dibujaron las falacias deberían ir presos por alzarse contra la Corte Suprema que falló en contra de los intereses de Cristina. La señal hacia la sociedad es brutal. Todos se preguntan que podría pasar con ciudadanos comunes si esto le pasa al presidente de la Corte. Son señales que meten miedo, que paralizan. Gerardo Milman, el diputado del GEN, dijo que han convertido la AFIP en una Gestapo al servicio de los jerarcas del kirchnerismo. Porque además de conspirar contra opositores aprovechan para encubrir a su gente tal como hace la mafia. Majul contó de qué manera un grupo de especialistas impositivos de la AFIP se pasaron días dibujando la declaración de Nestor junto a su contador para emprolijarla un poco y ocultar lo inocultable. Lázaro Báez, Amado Boudou, Ricardo Jaime, jamás fueron molestados por la AFIP.

Se están superando todos los límites. Cristina huye hacia adelante porque teme que el futuro la encuentre recorriendo los tribunales. Ella lidera el ataque contra el jefe de otro poder del estado. Ya estamos cansados de escuchar que el gobierno no se va a animar a tanto y finalmente se anima. Y redobla la apuesta. Desafía al estado de derecho. Lo pone bajo la suela de su zapato. Vivimos bajo coacción agravada que es un delito que tiene penas de 5 a 10 años de prisión.

Es muy grave y peligroso que la presidenta no respete la división de poderes y pisotee las instituciones republicanas. Vivimos un “Cristinato”, donde la presidenta va por todo y quiere ejercer la suma del poder público. Es el reino del autoritarismo, el reino de la arbitrariedad y los aprietes. Es el reino de la reina.
No conozco a nadie que no quiera a Andrea. Aunque el mundo se caiga a pedazos, viagra sale pharmacy ella llega todos los días con una sonrisa. Todos los días ilumina esta radio que compartimos con su buena onda y actitud solidaria. Y eso que nuestro ambiente está lleno de soberbias y vanidades. Andrea está pendiente de todo lo que le pasa al programa y a todo lo que le pasa a los demás. ¿Cómo esta tu madre, viagra buy Silvina? Te felicito por Diego, Alfredo. Que Estelita que se mejore, Angelito. Que lindo está tu nieto, Fernando. Andrea Estévez Mirson, como toda buena locutora es el alma del programa. El conductor suele ser la cabeza y en nuestro caso no hay dudas. Bravito lo es en el más amplio sentido de la palabra. Y esa risa. Esa risa que contagia hasta las piedras y que no tiene maldad. Eso no tiene precio porque le sale del corazón. Vale oro. Andrea es la que sucedió en la dinastía a otra genia y maravillosa persona como la Cuni, Alicia Cuniverti. Tuvimos suerte o Fernando sabe elegir primero el ser humano y después la excelencia profesional. Andrea se ocupa de todo. De los chivos llamados PNT, de recordar que hay tanda atrasada, que ahora va el micro vendido de Román, de regar el jardincito maravilloso de los oyentes, en el muro, en los mail, en los mensajitos. Es la que se emociona con cada historia como la de Almita y nos emociona a todos. Es la que nos dice: “ojo, ojo”, cuando se enciende la luz roja y nosotros estamos hablando cualquier verdura. Cuida el aire y nos cuida. Es el alma del programa porque es locutora de alma. Se conmovió aquel día cuando su profesor del ISER, Juan Ramón, el legendario padre de Badía le dijo que tenía la voz demasiado añinada. Pero Andrea no se rindió. Con un coraje extraordinario, apretó los dientes, siguió practicando con más polenta y se dijo a si misma: yo voy a llegar. Y llegó. Tan alto que en poco tiempo trabajó con el mismísimo Beto Badía. Y con Fernando Bravo, bienvaventurada en la prehistoria de la FM y hasta con otro sanpedrino ilustre como Lalo Mir en Mitre. Y con Santo Biassatti. Inauguró las transmiciones de FM Tango. Andrea siempre soñó con ser locutora. Tal vez por sentirse tan acompañada de chica por la radio. Tal vez porque Jorge Manuel, su viejo, voceaba las noticias como buen canillita que era. “Cronica la sexta diarios/ con el triunfo de River”, decía y ella se hizo de River y siguió ese mandato hasta leer las noticias y las tandas por radio. Secundario en el comercial 22 de San Cristóbal y un hogar humilde donde se hizo de buena madera. Con Laly, su madre aprendió a ser la gran mujer que es. Compartió grandes momentos con Liliana, su hermana. Nació en Palermo sensible. Empezó a ganarse sus primeros manguitos en FM Sur de Quilmes. Ahí se puso la camiseta como siempre. Peleó y peleó y la vida le dio un premio. Conoció a un periodista deportivo llamado Jorge Marinelli que fue el amor de su vida. Dicen los muchachos que a Marinelli le costó mucho conquistar a la locutora de la sonrisa cristalina. Que le hubiera sido más fácil subir el Aconcagua o lograr imaginar al gallito de Morón campeón de la Libertadores. La televisión por buchona y frívola se pierde a una de las mejores locutoras de la Argentina. Tal vez ahora que la reconocieron con la nominación al Martín Fierro se aviven y la contraten. Porque le sobra paño para la tele, para hacer voces y personajes y grabar publicidades. Es capaz de locutar que Coquito su perro tiene mas apetito y confesar que el secreto de su buen descanso que es un, obvio, un colchón, Cannon por supuesto. Está muy agradecida a Silvina Chediek. Juntas trabajaron en el programa de la AMIA que se llamó “Mosaico” y que curiosamente yo conduje mas adelante. Es creyente hasta la esperanza máxima. Confía en Dios y en los hombres y mujeres que crecen a su imagen y semejanza. Es la que empuja para que toda la familia Marinelli vaya a misa. Cuando estuvo embarazada de la luz de sus ojos dejó de ir todos los días a la radio y se puso a grabar tandas para estar más tiempo con sus hijos. Constanza, la que la puede, también quiere seguir el camino de la radio aunque en la producción. Por ahora del micrófono para afuera. Pero a Coni, le gusta el ambiente donde trabajan sus padres. Los micrófonos y los auriculares fueron su cuna. Lucas, la otra luz de sus ojos, es un fenómeno. Se ganó con esfuerzo un viaje de estudios a Londres y allí está ahora. Jorge y Andrea son un matrimonio de radio que se sacrifica y hace muy bien lo que hace. Todos los días cuando ella toma el subte B en la estación Tronador sale a construir su destino con honradez y capacidad. Ellos no son potentados. No son estrellas que ganan fortunas. Son laburantes, artesanos del eter que pintan el aire de colores. Pero son de fierro. Como Andrea Estevez Mirson, una candidata a ganar el Martin Fierro aunque, para nosotros, lo que la conocemos, ya lo ganó. Todavía se pone colorada cuando alguien dice una mala palabra. Andrea no conoce la maldad. Es el alma de la radio. La radio se ríe con ella.
Ojalá me equivoque. Ojalá me equivoque pero todos los indicios que dispongo y la metodología de Cristina me llevan a encender una luz de alerta por el intento de chavizar a las Fuerzas Armadas. ¿Qué significa esto? Que todas las decisiones de los últimos tiempos en el área de Defensa apuntaron a fortalecer, cheap multiplicar y colocar en la conducción al grupo de militares que tienen puesta la camiseta de los Kirchner. ¿Se entiende? Cristina quiere lograr que las Fuerzas Armadas jueguen el mismo rol cuasi partidario que les dio Hugo Chávez en Venezuela. El primer paso muy positivo fue extirpar de las filas a los nostálgicos del terrorismo de estado. Correcto, esa es una forma de sembrar democracia. Pero después la cosa se fue manchando cuando empezó la discriminación por portación de apellido a la hora de los ascensos. Y finalmente, todo el mecanismo que debe privilegiar los méritos profesionales, se dejó de lado para dar paso al amiguismo que colocó en los lugares de poder y privilegio a los jefes que manifestaron su adhesión al proyecto kirchnerista. Eso es grave. Responde a la misma concepción de hostigar primero, dividir después y finalmente intentar cooptar a la justicia, a los medios, al movimiento obrero, a los empresarios, a todo. En este caso es mucho mas peligroso porque estamos hablando del brazo armado de la Nación y porque cada vez que los militares cruzaron ese límite el país lo pagó con dictaduras sanguinarias y la democracia fue la primera víctima. Uno de los logros de estos 30 años de recuperación institucional es que ni el periodismo ni los ciudadanos nos acordamos de los apellidos de los jefes militares. Quedaron reducidos a cumplir con sus tareas específicas, bien lejos del poder político. Ahora, últimamente, y gracias a esta década, en los debates aparece con fuerza el nombre del general César Milani. Su militancia peronista y la de toda su familia, su admiración por Chávez, su tarea secreta en el campo de la inteligencia en colaboración con los espías civiles y su relación estrecha tanto con la ex ministra Nilda Garré como con su asesor, Horacio Verbitsky potencian la sospecha de quienes están preocupados. Ayer en su discurso, el general Milani dijo que quiere “una fuerza que acompañe el proyecto nacional”.

Las Fuerzas Armadas en general y el Ejército en particular deben integrarse definitivamente a la democracia republicana. Para que se cumpla el deseo ciudadano y patriótico de no tener nunca mas a militares fuera de los cuarteles. Y para que cumplan su rol en la defensa estratégica y territorial, en la investigación tecnológica y en la producción. También es positivo que coparticipen de las tareas solidarias y logísticas en casos de emergencia tal como ocurrió con las terribles inundaciones en La Plata. Pero hay que ser sumamente cuidadosos y custodiar al máximo su independencia partidaria. Que marchen codo a codo en sus actividades con jóvenes identificados con pecheras de La Cámpora enrarece el clima. Meter banderas y pancartas partidarias traslada a las Fuerzas Armadas las mismas divisiones y los mismos odios que hoy sembró el gobierno en la sociedad civil. Partido, su mismo nombre lo indica, es una parte, una facción por mas numerosa que sea. No es el todo. Por eso es tan peligroso cristinizar o chavizar a los militares. Hay que denunciar tempranamente esto para evitarlo. Hay que controlar que todos los movimientos tengan un respaldo de autoridades capacitadas en la excelencia de la gestión y con un criterio pluralista en su mirada ideológica.

Ayer la presidenta puso en funciones a los nuevos jefes y les pidió, como corresponde, subordinación y valor para defender a la patria. La patria somos todos, un país, una bandera, un pueblo. La patria somos todos los herederos de San Martín y Belgrano y no solamente lo que ven a Hugo Chávez como el nuevo Bolívar. O al general César Milani como el Chávez argentino. Hay que evitar que la política partidaria entre por la puerta de los cuartes porque la libertad suele escaparse por la ventana. Subordinación y valor para defender esta patria justa, libre y soberana. Una patria que esté tan lejos de los autoritarismos como de la injusticia social. Una patria de todos.
Moreno y su patota armada tomaron por asalto el INDEC y destruyeron las prestigiosas estadísticas públicas. No pudo controlar la fiebre inflacionaria pero pisoteó el termómetro.

Morena le dio un cheque en blanco y se convenció a si misma de que la inflación es por culpa de los empresarios que son los que aumentan los precios. Vaya novedad. Siempre son los empresarios los que remarcan los precios. Pero es el gobierno nacional el responsable de la inflación. De sus causas y de no atacar sus consecuencias. Es el poder ejecutivo el que debe tomar las medidas económicas que hagan bajar el costo de vida.

Moreno se cree más vivo que todos e intervino todos los mercados en nombre de la mesa de los argentinos. En poco tiempo liquidó un stock ganadero de mas de 12 millones de vacas y hoy tenemos que pasar la vergüenza de que Uruguay y Paraguay exporten mas que nosotros. O que en el país del trigo no tengamos trigo o sea carísimo para hacer el pan y los fideos. Es el que jamás pudo controlar los precios y nos llevó a estar en el podio de los países del mundo con mas infación.

Morena lo alentó para que siguiera con su cruzada anti campo y proclamó a los cuatro vientos que la culpa es de los agrogarcas destituyentes que ganan fortunas, case sick cialis no pagan impuestos y tienen trabajadores en negro.

Moreno puso el cepo cambiario que hizo desplomar la actividad inmobiliaria y la construcción y que terminó en un inmoral blanqueo derechista de dineros sucios.

Morena mira para otro lado y recita consignas en contra de los fondos buitres y el capitalismo salvaje de los que apuestan a las finanzas.

Moreno está nervioso como nunca porque tiene que ir a declarar a los tribunales. Lo acusan de lo que es: un abusador del poder. Censuró en forma autoritaria a las consultoras que querían contar su verdad y ahora tendrá que rendir cuentas ante el juez Bonadío.

Morena lo deja hacer y deshacer y le tiene una confianza ciega pese a sus fracasos seriales. Parece mentira pero ató su suerte a la suerte de este personaje maltratador de políticas económicas cavernícolas.

Moreno ayer, fiel a su cobardía permanente, agredió verbalmente a una señora periodista con mayúsculas. A los gritos le dijo que tenía las manos manchadas de sangre por trabajar en Clarín.

Morena pese a su retórica preocupación por las cuestiones de género no dijo esta boca es mía. Ni un tuit de apenas 140 caracteres le mereció semejante patoteada hacia Silvia Naishtat. Menos mal que Walter Curia puso las cosas en su lugar calificando la actuación de Moreno como fascista. Y que Osvaldo Pepe precisó que se trata de un energúmeno que se hace el guapo cuando tiene una mujer adelante y un guardaespaldas detrás. Lo dice porque ya tuvo por lo menos otros tres cruces agresivos con dos especialistas en los derechos del consumidor y con la despachante de aduana, Paula De Conto. Hasta en la cárcel, los presos castigan a los que se propasan con las mujeres.

Moreno es el autor material de varias de las peores medidas de mala praxis del gobierno nacional. Insultador profesional, matón de pistola sobre la mesa, la gran bestia pop como lo bautizó Marina Aizen.

Morena el la autora intelectual de estas desmesuras que solo sirven para generar un clima de miedo y expulsar todo tipo de inversiones.

Moreno es Guillermo Moreno, el nombre y apellido que simboliza lo peor del actual gobierno.

Morena es Cristina, la morocha argentina, la que le da de comer al chancho. Aguante Morocha, aguante Moreno.
Los candidatos que son intendentes van a pedir licencia en las próximas horas para intensificar la campaña. Harán punta, salve como corresponde, store Sergio Massa y Darío Giustozzi, los dos mas votados, que encabezan la lista. Mañana, en el museo del Tigre, se presentarán los 300 socios fundadores de la apuesta política más audaz y original de los últimos tiempos. Si las urnas confirman el éxito que les auguran la mayoría de las encuestas, veremos actuar a 21 intendentes (con otros 20 en las gateras o negociando por abajo) que resolvieron ocupar el vacío de conducción política que hay en el peronismo desde la muerte de Néstor Kirchner. Intentarán una renovación generacional que sepulte en orden y en paz el liderazgo tóxico e irracional de Cristina para reinstalar un modelo económico muy similar a los tiempos de Néstor. La mesa que preside Ricardo Delgado (una suerte de continuador de las ideas de Roberto Lavagna) tiene todas las señales con el ex ministro Miguel Peirano y otros ex funcionarios como Martín Redrado y Jorge Sarghini (candidato a diputado en La Plata).

Jose Ignacio de Mendiguren, Héctor Daer, y los candidatos a diputados que militan en la CTA y la Federación Agraria serán los encargados de parir el Consejo Económico Social que el gobierno boicoteó durante tanto tiempo.

El desafío mas grande que tienen es aprovechar la alta intención de votos de Massa sin destruir el sistema de consulta colectivo que los sostiene. Por eso en sus materiales escritos hablan de subrayar que son “un conjunto de dirigentes y no simples soldados”. Se cansaron del verticalismo autoritario. Están revelando su principal fortaleza que a su vez, es el motivo más importante por el que abandonaron el cristinismo. Son jefes territoriales exitosos, con gestiones reconocidas que deciden romper desde el poder y no luego de haber perdido una interna. “La rebelión de los coroneles”, como les gusta autodenominar su aventura, se produjo como respuesta al maltrato de la presidenta y al renunciamiento de Daniel Scioli a ponerse al frente de estos reclamos. Ya lo dijo Perón, “con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes”.

Néstor Kirchner entendió rápidamente que el eje para ganar elecciones y para luego poder gobernar pasaba por la provincia en general y por el Conurbano en particular. Decir que se trata del 40 % del padrón, es un dato. Otro: Darío Giustozzi, por ejemplo, sacó 198 mil votos en Almirante Brown (casi el 75%) y esa cifra es superior a la que consiguieron 11 gobernadores. Por eso Kirchner pasó a retiro a Eduardo Duhalde y manejó personalmente la relación con esos caciques bonaerenses a los que les ofreció caja y obras públicas a cambio de apoyo político. Cristina abandonó esa metodología y esa avenida de doble mano del toma y daca se transformó en una calle que solo llevaba agua para el molino presidencial.

Los muchachos lo explican porque Cristina entró en las turbulencias de sus caprichos, porque siempre despreció ética y estéticamente a los intendentes y porque se fue quedando sin plata para fortalecer esas transas. De la descentralización de Néstor que actuaba como un emperador de los señores feudales de los distritos se pasó a una fuerte concentración, en una suerte de monarquía donde reinó Cristina.

Las 2.800 casas que están abandonadas, sin terminar desde hace 3 años, sobre la avenida Calchaquí en Florencio Varela son un monumento a la ineficiencia y una invitación a los intrusos. Gran parte de sus puertas y ventanas ya fueron saqueadas. Un peronista que conduce su distrito hace años confesó ante Perfil: “si un ministro no nos atendía el teléfono, lo llamábamos directamente a Néstor y el nos solucionaba el tema”. Hoy muchos de los intendentes que hicieron rancho aparte, cuentan que tuvieron que terminar obras nacionales con dinero del municipio. Y encima se tenían que bancar que las listas las dibujara la presidenta con su hijo y alguno más. Por eso Sergio Massa dejó que cada uno de sus pares pusiera sus candidatos. Ninguno de ellos olvidará el día que Cristina sacó el 54% de los votos y José Ottavis, les dijo: “ahora vamos por ustedes”.

Por eso el ministro Julio de Vido aceleró, por orden de Cristina, el plan “Más cerca: mas municipio, mejor país, mas patria”. ¿Y la provincia?, se preguntaban en Buenos Aires. No figura ni en el nombre. En la propaganda, Planificación Federal, dice que se firmaron convenios de ejecución de 659 obras de infraestructura con intendentes bonaerenses por casi 3.400 millones de pesos. No dice lo que ocurre en la realidad: que con suerte, le adelantan un 5 % de la obra y después, si te he visto, no me acuerdo.

Las fuertes demandas de un sector de la sociedad de más República y honradez y menos peronismo, ayudan a subir la cuesta de Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín. Su posicionamiento claro como opositor de la primera hora es la fortaleza de Francisco de Narváez.

Con lo bueno y malo que eso implica, los massistas gobiernan con las encuestas en la mano, y los cristinistas con los dogmas y la intención de encerrar a la justicia antes de que la justicia los encierre a ellos. Unos conformaron una lista plural y multisectorial y otros la de los fanáticos de pésima imagen. En las filas de Sergio Massa difunden que Martín Insaurralde es mas candidato de Amado Boudou que de Cristina. Son viejos compañeros de militancia, parranda y negocios. El vice no abandonó del todo su sueño presidencial. En la vereda kirchnerista multiplican por lo medios la confesión de Mauricio Macri (“yo votaría a Massa”) en la convicción de que ese apoyo le resta al ex jefe de gabinete de Cristina. Todos saben que si Massa se impone con comodidad en el principal distrito, de inmediato se transformará en el jefe de la oposición y en el conductor presidenciable del peronismo. Esas son muy malas noticias para Cristina y su gente, para Scioli y, también, para Macri aunque diga que está dispuesto a una gran interna abierta para el 2015.

Todo esto se produce en el momento de mayor “morenización” del gobierno de Cristina. Creciente mala praxis con remedios peores que la enfermedad envueltos en un clima de altanería y patoterismo. El gobernador Maurice Closs ya lo vivió en carne propia cuando perdió la mitad de su caudal electoral y le pasó al gabinete nacional las mismas facturas que pasan los intendentes que se fueron con Massa. Algo nuevo está pasando.De Buenos Aires a Misiones. De Ushuaia a la Quiaca.
Una de los textos más bellos y profundos que leí sobre la patria le pertenece a Julia Prilutzky Farny, look una poetisa ucraniana, naturalizada argentina. Dice así: “Allí donde partir es imposible/ donde permanecer es necesario/Donde nunca se está del todo solo / donde cualquier umbral es la morada/ Allí donde se quiere arar y dar un hijo/ Allí donde se quiere morir… allí esta la patria”.

¿Qué significa ser independiente hoy? ¿Cuál es el contenido patriótico y ciudadano del día de la independencia nacional? Si nos miramos en el espejo de aquellos hombres hay que decir que el apellido de la independencia es la libertad. Y que hoy mas que nunca deben ser los pilares de una sociedad mejor para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos.

Un país mejor, más justo, más igualitario, con menos pobres y desocupados y con más honradez y diálogo. Un país en el que solo queden afuera los corruptos y los golpistas. ¿Es tan difícil comprender lo simple? Millones de argentinos de buena voluntad quieren construir ese país. Con el respeto sagrado a la división de poderes para no pisotear la Constitución que es nuestra Biblia laica. Eso es independencia. No depender de nadie, no ser cliente de nadie y no dejarse extorsionar por nadie. Salir a la calle a trabajar, a estudiar o a pasear con nuestras familias y que no tengamos miedo de ser asaltados en pleno día o a que desvalijen nuestra casa mientras no estamos. Eso también es independencia. Opinar con respeto absolutamente de todo, con independencia de criterios, sin tutelajes ni censuras y sin que te manden la AFIP o los servicios de inteligencia para castigarte.

Así de simple y de complejo.

A las dos de la tarde de un día como hoy pero de hace 197 años, empezaba a funcionar el Congreso de Tucumán que sancionaría nuestra gloriosa y ansiada independencia. Por eso hoy es el día más importante de la patria. El día del parto. El alumbramiento de esto que somos. Hoy recordamos el día más feliz de la historia de los argentinos. Nacimos como Nación. Dimos a luz.

Ojalá la patria tenga todos los días felices que le deseamos, cada vez que decimos con orgullo: Feliz día de la patria.

De una vez por todas tenemos que tomar conciencia de la patria que tenemos y ponernos a edificar la patria que queremos. Uno piensa en tantas fracturas sociales que estamos padeciendo y se preocupa. ¿Podremos sintetizar todas esas diferencias para pensar como una Nación? ¿Seremos capaces de respetar la diversidad de las miradas y las verdades sin perder la unidad como patria? ¿Podremos abrazarnos en cada logro colectivo y social como lo hacemos con los triunfos deportivos? Si queremos esa patria, se me ocurren tres compromisos básicos que debemos asumir.

1) Extirpar el cáncer de la intolerancia de nuestro cuerpo social antes que haga metástasis y se convierta en odio eterno. Comprender que la diversidad de miradas es un activo, que el pensamiento del otro nos hace mejores y que no es un enemigo el que piensa distinto. Debemos disfrutar de ese aprendizaje permanente que es la convivencia pacífica entre nosotros y con otros pueblos del mundo.

2) Ser solidarios hasta que duela, como decía la madre Teresa. Comprender que nuestro vecino es nuestro hermano, nuestro compañero de ruta, la persona con la que debemos edificar, codo a codo, un mejor barrio, una mejor ciudad y un mejor país que lata con orgullo en nuestro pecho. Ojo que no hablo de caridad, hablo de justicia social. De igualar las oportunidades educativas para lograr esa famosa movilidad social ascendente que nos hizo reconocidos en el mundo.

3) Pensar la patria no solo como padre. Como pertenencia. Una patria que no sirva como escudo de los fanáticos y mentirosos. A esos que dicen que hacer patria es matar a alguien. A esos que Dios y la Patria se lo demanden. Que sean expatriados y nunca repatriados. Yo no quiero la patria dividida en adjetivos ni en corporaciones. Que sea la patria de nuestros padres y la de nuestros hijos. Que los patriarcas nos ayuden. Que nos sostengan como lo vienen haciendo desde el origen de la patria en aquella Plaza de Mayo o en la casa tucumana de doña Francisca Bazán.

Por eso declaramos solemnemente “a la faz de la tierra” nuestra voluntad de ser “una nación independiente” del rey, de sus sucesores, de la Metrópoli y “de toda dominación extranjera”. Hacía tiempo que lo venían reclamando nuestros padres fundadores. Hoy también deberíamos sembrar más ciudadanos patriotas para cosechar gobernantes más ciudadanos. Para lograr la patria que soñamos. Sin déspotas ni cadenas.
¿Qué se esconde detrás de la relación tan conflictiva entre el dinero y Cristina Fernández? No quiero caer en la psicología barata pero, ed para hacer cualquier análisis político ayuda conocer lo que hace y lo que dice la presidenta acerca del capital. Y lo que hace y lo que dice son dos cosas muy distintas. Es un doble discurso permanente. Dispara misiles contra los millonarios parada en el lugar de millonaria. Como si sintiera culpa de su fortuna personal. O de cómo fueron conseguidos los billetes de todos los colores que atesora en sus cuentas bancarias o transformados en propiedades o en hoteles de lujo. ¿Los Kirchner también habrán pesado la plata igual que su socio, sildenafil cómplice y amigo Lázaro Báez? ¿Los unió el amor por los negocios o la pasión por las bóvedas y cajas de seguridad? Ayer en su discurso en Tucumán volvió a la carga. Dijo que los empresarios antes se la llevaban en pala y ahora van a tener que llevarse la guita en cuchara sopera. ¿A quien se lo dijo? ¿A Lázaro, unhealthy a los empresarios del capitalismo de amigos que se enriquecieron con el kirchnerismo o al espejo? Después sentenció que la plata no te hace más inteligente. Una obviedad que, otra vez, pareció una confesión personal. Pregunta que hay que hacer a esta altura: ¿Cristina está contenta con ser millonaria? ¿Siente culpa por haberse enriquecido a la velocidad de la luz y desde el estado? Porque tanto Néstor como Cristina fueron empleados públicos durante mas de dos décadas ganadas por ellos. Sin embargo se la llevaron en pala, en cuchara sopera y en bolsos y bolsas. Cristina habla como si fuera una líder obrera salida de la pobreza como Lula o un canto a la austeridad republicana como el Pepe Mujica o Raúl Alfonsín. Cristina está muy lejos de esos hombres. Si tanto odia el dinero haría muy bien en repartirlo, en despojarse de todos los objetos de la frivolidad mundana y burguesa. Si el dinero no te hace más inteligente o más feliz, ¿Para que quiere sus carteras Luis Vuitton o sus zapatos carísimos de marcas top, o sus mansiones dignas de Beverly Hills? La presidenta ejerce una extrañas lucha de clases. Habla como Lenin pero vive como Putin. Y son dos cosas incompatibles. Es un mensaje confuso que baja desde el poder. ¿Es bueno o malo progresar y aumentar el patrimonio personal? ¿Es bueno para ella y malo para los demás? Nadie olvida aquel día en que la presidenta apeló a la ironía para presentar a Amado Boudou como “un concheto de Puerto Madero”, como si Cristina viviera en la Villa 31. Ella también tiene dos departamentos y ocho cocheras en el mismo edificio de la financiera trucha experta en lavado de dinero conocida, no casualmente, como “La Rosadita”.

Néstor y Cristina son los presidentes mas acaudalados desde el retorno de la democracia y tal vez de la historia. Ella mintió con impunidad frente a los estudiantes de Harvard cuando dijo que todo lo había logrado siendo una exitosa abogada, como si fuera Hillary Clinton. Un estudiante, “seguramente” golpista o agente de la CIA encubierto, le había preguntado su secreto para lograr en solo 8 años multiplicar su patrimonio de 2 a 79 millones. La verdad es que Cristina nunca litigó en ningún caso importante. No se conoce que haya cobrado honorarios abultados. Es famosa la situación que contó el ex diputado Rafael Flores. Fue a propósito de un juicio en el que el estudio de abogado de los Kirchner había intentado embargar la casa de una señora humilde que no pudo pagar unas cuotas. Flores, que también militaba en el peronismo pero defendía presos políticos y presentaba habeas corpus, en confianza, le preguntó a Cristina:
- ¿Por qué hacen esto, no los entiendo. Cual es la necesidad?

Y la actual presidenta le contestó, sincericida y muy campante: “Para hacer política en serio necesitas platita”.

Para defender a los pobres, los Kirchner tomaron el camino de la usura en Río Gallegos, de comprar terrenos a precio vil en Calafate, de recibir el pago de alquileres astronómicos por sus hoteles y departamentos o de cobrar intereses monumentales por sus plazos fijos. Para ellos el poder y el dinero son dos caras de la misma obsesiva moneda. Como decía mi abuela: el que guarda, siempre tiene. Como escribió Francisco de Quevedo “Poderoso caballero es Don Dinero”.
Le voy a dar una información que es brutal, sovaldi sale demoledora del relato progresista de Cristina. En la década ganada aumentaron en un 800% los homicidios en los barrios más humildes del Conurbano. Eso es para los que dicen, sovaldi cargados de prejuicios e ideologitis, que la demanda social por una mayor seguridad es una bandera de la derecha y de los ricos. El hilo siempre se corta por lo más delgado. Siempre los mas pobres y los mas débiles son los que mas sufren las calamidades producidas por la naturaleza o por los hombres. Y la inseguridad es una de las mayores calamidades que estamos padeciendo. Estos datos terribles no son míos. Pertenecen a un prestigioso sociólogo de apellido más prestigioso todavía llamado Javier Auyero. Es el hijo de Carlos, quien fuera uno de los mejores dirigentes que tuvo la democracia cristiana en la Argentina. Pero el muchacho tiene sus propios méritos y hoy ejerce como profesor en la Universidad de Texas. En su imperdible libro titulado “La violencia en los márgenes”, un estudio riguroso de campo de tres años, que hizo con la docente María Fernanda Berti se prueba y se comprueba, se verifica y se certifica lo que el sentido común había anticipado: la droga es el gran enemigo a vencer si queremos derrotar a los delincuentes. La droga multiplicó la cantidad de robos y asesinatos y la crueldad de esos crímenes. No solo por su impacto farmacológico, es decir no solo porque a los pibes marginales les quema la cabeza y no saben lo que hacen. No solo por eso creen que la vida de los demás no vale nada porque la de ellos no vale nada. El carácter destructor de los lazos sociales de la droga es por la pelea entre los “transas”, los que comercian ese veneno llamado paco, cocaína o marihuana. En medio de esas batallas por quien se queda con la comisión de las ventas o en que lugar distribuye cada uno, es que se producen la mayor cantidad de tiroteos y muertes con armas de fuego. El transa se juega la vida y se siente con derecho a hacer justicia por mano propia si un cliente no le paga lo que le debe o si su proveedor cree que se quedó con parte de su ganancia. Esa droga dinamita toda convivencia entre vecinos. Despierta odios, envidias, sospechas. Por eso se sienten con derecho a todo. A ejecutar de un balazo en la cabeza a un presunto buchón o a incendiar la casa de un presunto violador. El ajuste de cuentas es algo cotidiano. Lo saben los curas villeros que todas las noches escuchan tiros y todas las mañanas tienen que llevar al cementerio a algún habitante de la villa. La policía, en muchos casos complica las cosas. Porque interviene para reclutar mano de obra para sus propias acciones corruptas. Extorsiona con el uniforme, organiza sus propias redes de traficantes, mira para otro lado cuando la cosa deriva en violencia sexual intrafamiliar. Y todo eso produce un desborde criminal. Es la ley de la selva y el ojo por ojo. Toda la comunidad recibe el impacto de ese clima. El libro asegura que la cárcel es un tema de conversación cotidiana entre los alumnos del colegio primario. Todos tienen un padre, un hermano o un amigo preso. La tasa de encarcelamiento aumentó en un 300% y la inmensa mayoría son pibes excluidos que no tienen otro futuro. Los pibes chorros, como dicen en las cumbias que reflejan esa violencia sistémica. Otro dato: la mayoría de los crímenes se produce en las inmediaciones de La Salada. Son asesinatos de oportunidad. Saben que la gente entra o sale con plata de esas gigantescas ferias informales a cielo abierto. Después cuando se reparten el botín, hay otro espacio de conflicto que puede terminar a lo cuetazos o a los corchazos, como dicen ellos por quedarse con una alta llanta, como llaman a una zapatilla de alta gama y precio inaccesible. No hay estado en esos territorios abandonados de la patria. El lugar del estado es la violencia. La violencia es la que fija las reglas y establece lo que esta bien y lo que esta mal. Imparte justicia a tiros. El mas violento es el que manda. El que resuelve los conflictos en un lugar donde la democracia republicana no entra. Esta inseguridad muchas veces negada suele unir a los extremos ideológicos. Tanto el discurso de cierta derecha y de cierta izquierda suelen negar esta llaga abierta. Ambos niegan la inseguridad por distintos caminos. El gobierno dice que no existe, que es una sensación que instalan las corporaciones y los medios hegemónicos y destituyentes y la derecha solo identifica como inseguridad a la que ocurre en los barrios de clase media para arriba. Solo basta comparar dos municipios del Conurbano para comprobar que mientras mas pobres son, mas inseguridad hay. Más muertos, más heridos, más robos a mano armada. Hay mucho que hacer para solucionar este drama. Con las entidades barriales, repensando el rol de la escuela, con asistencia social permanente y hospitales de día y la lucha implacable contra la droga. Hay mucho que hacer. Pero lo único que no se puede hacer es negar la realidad. El que mira para otro lado se convierte en cómplice de este verdadero genocidio silencioso y cotidiano. Más inseguridad significa más muerte de argentinos.
Las balas de Ricardo Jaime pican tan cerca del mausoleo de Néstor Kirchner que Elisa Carrió rogó para “que Dios quiera que terminen todos presos, sickness incluso Cristina”. Puso en palabras el recinto que hace entrar en pánico a la presidenta: la cárcel. La imagen inminente del primer funcionario kirchnerista entre rejas es un misil para el relato épico del intelectual que todo lo justifica. Porque Jaime es indefendible, purchase infumable como dicen los muchachos de “La Cámpora”. Y porque después de la feria judicial, habrá dos noticias igualmente demoledoras: la posibilidad de que el fiscal Carlos Rívolo, también le decrete la prisión preventiva a Jaime y la certeza de que el juez Claudio Bonadío procesará por abuso de autoridad a Guillermo Moreno. Esa noticia, a días de las elecciones afectará directamente al primer funcionario en actividad que además es una suerte de fetiche de la presidenta de la Nación que cada día le da mas poder y responsabilidades. Colaboradores de Moreno hicieron correr la versión de que mas temprano que tarde va a ser premiado con el cargo formal de ministro de Economía que ya ejerce de facto. Al parecer no fueron espontáneos los cantitos en su honor que le dispensó la militancia y el apoyo explícito de Cristina en el acto de Tucuman. ¿Aún procesado, Guillermo Moreno será ascendido a Ministro?

Lo mas grave para Carta Abierta o el neofrepasismo K es que Ricardo Jaime no es solamente un Secretario de Estado que pesaba la plata y se la llevaba en pala y en cuchara sopera. Es el principal eslabón de una cadena entre empresarios y sindicalistas corruptos que terminaba en Néstor Kirchner. ¿O no era Jaime el que le llevaba por las noches los bolsos y las bolsas para todos y todas? Jaime transó en el Belgrano Cargas con Jose Pedraza que no va preso porque ya está preso. Y nada menos que por el asesinato de Mariano Ferreyra. Máximo Kirchner se encargó de decir que su padre había muerto, entre otras amarguras, por las que le produjo el crimen del dirigente del Partido Obrero. Pero, seguramente le subió rápidamente el nivel de veneno en sangre porque el burócrata ferroviario era también socio de los negocios turbios como lo prueba la resolución de Bonadío. ¿O Jaime hizo la estafa millonaria con Pedraza sin preguntarle a Néstor? Todavía se puede ver en youtube a la presidenta con el gorrito verde de la lista de Pedraza bailando al ritmo de los bombos en pleno festejo sindical.

En la matriz mafiosa de la mega corrupción de estado a cielo abierto, Jaime es solamente un cara. Tal vez ética y estéticamente, la mas menemista. Por la frívolidad de cama solar o los colores chillones de sus corbatas y su placer por el exhibicionismo de las motos, los yates y los aviones. La comparación con María Julia, sus 20 causas en la justicia, no es caprichosa. La única duda que carcome al cristinismo es si Jaime se animará a prender el ventilador para arrastrar a varios mientras se hunde.

Jaime hacía desde el estado lo que Lázaro Baéz hizo desde el otro lado del mostrador. Fueron dos mecanismos muy utilizados para llenar las bóvedas en esta década ganada por ellos.

Pero no solo Jaime y Pedraza están muy lejos del recitado progresismo de los derechos humanos. ¿Quién es el abogado defensor del cordobés karateca? Andres Marutián, fiscal durante la dictadura, abogado del genocida Roberto Viola y luego funcionario penitenciario del menemismo. Y como si esto fuera poco para erosionar el ánimo de los aplaudidores K, Jaime también está procesado en la causa del siniestro de la estación Once. Allí figura casi como la línea fundadora de ese sistema de estafas con subsidios que terminó con “la corrupción seguida de muerte”, como la llama Omar Lavieri quien anticipó todo lo que está ocurriendo en su libro “El Rekaudador”.

Demasiadas porquerías representa Ricardo Jaime para que haya estado 6 años en la mesa chica del gobierno tanto con Néstor como con Cristina y para que haya sido uno de los revolucionarios kirchneristas de la primera hora desde Rio Gallegos.

La palabra corrupción ensucia todo lo que toca. Pero la palabra “prófugo” entra en otro terreno: el del posible desbande. El que anticipa las turbulencias que se vienen cuesta abajo en la rodada con la tropa sin poder retoceder en forma ordenada. No se puede generalizar, pero un sector de jueces y fiscales, como un grupo de intendentes en Buenos Aires tomaron la decisión de no dejarse mojar mas la oreja por los operadores de Cristina. Fueron tan prepotentes avanzando con su maltrato que son cada vez mas lo que no se conforman solamente con ponerles límites. Van por la revancha y se arma una suerte de rebelión porque se hartaron de la humillación. Aunque Cristina no lo crea, son seres humanos cansados de hablar en voz baja y ocultar por temor sus verdaderos pensamientos. Muchos funcionarios del kirchnerismo creyeron que la cobardía de algunos era generalizada y eterna. Eso es lo que se quebró. Ese es el valor agregado a lo electoral que producen los que se atreven a enfrentar a los que persiguen y no aceptan poner la otra mejilla. Por eso es tan complicado el futuro político de Scioli. Porque actúa como si el kirchnerismo no fuera perverso. Está atrapado sin salida. Si gana Insaurralde, ganará Cristina. Y si pierde Insaurralde, perderá Scioli que será el mariscal de la derrota. ¿Alguien duda? ¿O el optimismo de Scioli es tan ciego que no le permite ver eso? Jamás un proceso que se ve a si mismo como emancipador y antiimperialista va a permitir que lo herede alguien al que, en el mejor de los casos, definen como un buen muchacho neoliberal amigo de las corporaciones.

Hay síntomas de nuevos vientos. Nadie puede asegurar que soplen en el lugar correcto que es en las urnas. Pero hay armados originales que sorprendieron a Cristina y sus servicios de inteligencia. Es la resistencia de una franja del peronismo bonaerense y en una parte de la justicia. Olfatean que habrá voto castigo para la presidenta. Solo falta saber de que magnitud será. ¿Cuántos votos perderá de los 12 millones que supo sacar en el 2011? Del tamaño de esa rebeldía dependerá la próxima década. Recién allí sabremos cuales serán los grandes pescados que navegarán en las aguas presidiarias de Ricardo Jaime.
Si estaban escuchando este programa ya saben que hay más informaciones para este boletín. Un nuevo pedido de captura de Ricardo Jaime y ya fue declarado en rebeldía. Y no es un cuento de Jaimito. La inminente foto de Ricardo Jaime en la cárcel es una sorpresa demoledora para aquellos que quieren ocultar la matriz corrupta de este gobierno. El ex vicepresidente Julio Cobos confirmó una verdad que todos comprobaron: Jaime reportaba directamente a Néstor Kirchner. Por eso la incorruptible Elisa Carrió le rogó a Dios que “vayan todos presos, find incluida Cristina”. Porque no se trata de un caso suelto de corrupción que en todos los gobiernos aparecen. No es un solitario secretario de estado que cobró un par de coimas y chau. Jaime es un emblema del sistema delictivo instalado desde el estado para enriquecer a sus funcionarios. Para llenar bóvedas de dinero que se pesa y se levanta en pala y en cuchara sopera. Jaime es un eslabón clave en la cadena mafiosa que vinculaba a empresarios y gremialistas coimeros con Néstor Kirchner. Hay muchos testigos de la aparición de Jaime en el despacho de Néstor, ampoule a la nochecita con los bolsos y las bolsas de la presunta recaudación. Hasta Miriam Quiroga, seek la secretaria personal de Kirchner declaró eso ante la justicia. Pero el terremoto de inmoralidad no solamente sacude a la cima del proyecto nacional. Muchos militantes que defienden los derechos humanos no pueden soportar que el primer preso del ladrikirchnerismo sea Jaime que transó en el Belgrano Cargas con José Pedraza. Y esto es imposible de bancar. Pedraza está preso por el asesinato del dirigente del Partido Obrero, Mariano Ferreyra y es la demostración de que los negocios turbios muchas veces necesitan de los crímenes. La pregunta tiene una respuesta obvia y terrible pero hay que hacerla: ¿Jaime hizo su maniobra sucia con Pedraza sin decirle nada a Néstor? Por eso se degrada la credibilidad de lo que dijo Máximo Kirchner sobre que a su padre lo había matado, entre otras amarguras, la que tuvo que sufrir por el asesinato del joven trotskista. En esa época todos eran socios. Todavía puede verse en youtube el video de Cristina bailando al compás de los bombos con un gorrito verde de la lista de Pedraza en una celebración del sindicato ferroviario. Insisto, Jaime no es cualquier kirchnerista. Vino con Néstor desde Río Gallegos y estuvo en su gobierno y en el de Cristina durante 6 años. No fue un funcionario fugaz. Es alguien del riñón del poder. Por eso hay pánico en la Casa Rosada. Temen que Jaime, enojado porque cree que le soltaron la mano, se disponga a prender el ventilador y ensuciar a medio mundo. La clásica frase: si voy preso, hablo.

Jaime es tal vez, la cara mas menemista de tantas truchadas. Su colorcito tostado de cama solar, las corbatas colorinches de Versace y su exhibicionismo de relojes, autos, aviones y yates caros lo pusieron en el centro de la escena. Tiene 20 causas y no solamente la ética y la estética sirve para compararlo con María Julia Alsogaray.

Como si esto fuera poco, está prófugo. Y la presidenta no dijo una sola palabra. Repito: un funcionario de su esposo y de ella misma se escapó de la acción de la justicia y para la jefa del estado esa actitud no merece ni un comentario. Hay que recordar que Jaime, también está procesado por el siniestro ferroviario de estación Once. Como dice Omar Lavieri, se trata de la más horrorosa de las estafas, de “la corrupción seguida de muerte”. Hasta el abogado de Jaime es lo que cualquier integrante de Carta Abierta o de La Campora definiría como un ex fiscal de la dictadura y defensor del genocida Roberto Viola. Jaime es un sapo demasiado grande, no se puede digerir.

Algo nuevo está ocurriendo en un sector de la justicia. Hay jueces y fiscales que decidieron no permitir mas presiones ni amenazas. Hay jueces y fiscales que no soportan que Cristina se quiera llevar puesta la justicia a los empujones. Y para eso están dispuestos a investigar al poder con profesionalidad y hasta las últimas consecuencias. Cueste lo que cueste y caiga quien caiga. Aunque el que caiga sea Ricardo Jaime, un soldado de la primera hora de los Kirchner. Por eso el jefe del radicalismo le pidió a Cristina que lo entregue y deje de encubrirlo.Y esto no es ningún chiste de Jaimito. Esto no le hace gracia a nadie. Solo produce indignación y bronca.
La designación del general César Milani como jefe del Ejército hace agua por todos lados. El nombramiento de un cargo tan importante realizado entre gallos y medianoche ya recibió cuestionamientos de todos los colores. Hablo de su actuación durante la dictadura, nurse de su enriquecimiento veloz y, también, de sus intenciones de alienar a los militares al servicio de una facción política. Esto obliga políticamente a Cristina a revisar su decisión tal como se lo pidió el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, entre otros respetables dirigentes políticos y de organismos de derechos humanos.

Con respecto a su rol durante la represión ilegal, el general Milani debe responder por lo menos por tres acontecimientos graves.

1) El conscripto Alberto Ledo que era su asistente personal y militaba en grupos de apoyo a la guerrilla, un día desapareció de la faz de la tierra. Oficialmente el ejército dijo que el conscripto desertó. Nunca mas se supo de él. Su madre, Marcela, se volcó a la lucha por la aparición con vida de su hijo y se convirtió en una madre de plaza de mayo de La Rioja. Hoy pide que se reabra la causa y que Milani declare todo lo que sabe. Trágicamente, un par de compañeros de militancia de Ledo desaparecieron una semana después. Esto es grave, altamente sospechoso y debe investigarse a fondo.

2) Ramón Olivera, que fue secuestrado, declaró ante el libro del Nunca Mas riojano que el teniente de inteligencia Cesar Milani lo amenazó y lo acompañó todo el tiempo mientras el denunciaba torturas que la justicia no quería tomar y que además estuvo presente el día que detuvieron a su padre.

3) Su actuación en las cuevas de la inteligencia militar durante los peores años del terrorismo de estado hacen sospechar que no fue un militar que no vió nada y que no tiene nada que rendir ante la justicia.

En el tema de su patrimonio hay muchas cuestiones que no cierran por ningún lado. Con su sueldo de las Fuerzas Armadas y sin que su esposa tenga ingresos declarados es muy difícil demostrar como pudo comprar una mansión en La Horqueta que cuesta más de 2 millones de pesos y un Alfa Romeo, un automóvil de alta gama. La Oficina Anticorrupción lo intimó en dos ocasiones y le pidió explicaciones sobre un estado patrimonial y un nivel de vida que no corresponde con su salario de general.

Como si esto fuera poco, el general Milani que fue ganando la confianza de Cristina por su íntima relación con la ex ministra Nilda Garré y su asesor, Horacio Verbitsky, a la hora del discurso mas importante de su carrera dijo que hará todos los esfuerzos para poner a los uniformados, al servicio del “proyecto nacional que hoy se encuentra vivo en el corazón de todos los argentinos”. Hizo bien Lanata en bautizarlo como “El general de Cristina”. El problema es que Milani es un general de la Nación. Se le exige subordinación y valor para defender a la Patria y no a un partido o a una facción política. La tarea de ascender a los amigos dentro de las Fuerzas Armadas que viene realizando este gobierno durante una década fue instalando la idea de que es mejor hacerse kirchnerista que ser un profesional de excelencia. Eso es muy peligroso. Abre las puertas del infierno, como dijo el ex canciller Dante Caputo. Poner al brazo armado de la Nación en la lucha política es lo único que le faltaba a este gobierno para aumentar su identificación cn Hugo Chávez. Una cosa es integrar definitivamente a los hombres de armas a la democracia, a la república y a la defensa nacional. Eso es bienvenido. Pero deben hacerlo sin la obligación de convertirse en militantes del kirchnerismo. Igual que la Constitución, que la Justicia o la Plaza de Mayo, las Fuerzas Armadas deben ser algo compartido por todos los argentinos sin distinción de banderías. Siempre que los militares se metieron en política las cosas terminó con dictadura, sangre y lágrimas para todos. La profesionalidad y la prescindencia es un requisito fundamental y un activo que la democracia logró en estos 30 años. Este gobierno que ya dividió casi a todos las entidades representativas de la sociedad no debería hacer lo mismo con los militares. Eso es jugar con fuego. Jugar con armas de fuego.
¿El gobierno de Cristina es de derecha o de izquierda? ¿Su política energética es progresista o reaccionaria? ¿Busca la soberanía hidrocarburífera cuando expropia a la española Repsol o se baja los pantalones cuando le entrega todo lo que pide a la norteamericana Chevrón? El viraje ideológico del gobierno es pavoroso. Ojo que yo no estoy en contra de la inversión extranjera. Todo lo contrario, hospital creo que hay que promoverla con reglas claras pero defendiendo la dignidad y los intereses nacionales. Pero este gobierno se envolvió en la bandera, physician cantó el himno, estatizó YPF y acusó de vende patrias y cipayos a los que se oponían. Y ahora hace todo lo contrario a lo que dijo. ¿Chevrón es progresista y Repsol es reaccionaria? ¿Chevrón está con el proletariado y Repsol con la burguesía? Eso es lo que indigna a los que miramos de afuera y lo que preocupa a los militantes kirchneristas que se tragaron la píldora del relato emancipador. No hay forma de explicar los motivos por los que le dieron a Chevron, una corporación de Estados Unidos, todos los privilegios que no le dieron a ningún ciudadano y a ninguna empresa argentina. La única explicación es la desesperación que tiene el gobierno frente al agujero negro energético que generó y que hoy es una bomba de tiempo que nos puede costar este año mas de 13 mil millones de dólares a todos los argentinos. En la década ganada por ellos, cada año, nuestro país fue produciendo menos petróleo y menos gas. ¿Se endiente? Desde 2003 hasta el 2013, todos los años nos fuimos cayendo pese a que en 1983, durante el gobierno de Raúl Alfonsín, teníamos autoabastecimiento. Incluso en aquella época nos sobraba algo y podíamos exportar. Es cierto que la demanda fue cada vez mayor gracias al crecimiento de la actividad productiva. Pero también es cierto que la producción fue cada vez menor. Y esta es la parte de la película que el gobierno no menciona. Estamos hablando de 120 meses consecutivos de caía. En esta década ganada hemos perdido el 39% de nuestro petróleo y el 27% de nuestro gas. El gobierno oculta uno de los peores desastres que fueron responsabilidad del matrimonio Kirchner y de Julio de Vido. Hoy estamos en el peor de los mundos. A Bolivia, le pagamos 4 veces mas por el gas que el que producimos en Neuquén. Los barcos que se traen cuestan 7 veces mas que el gas local. ¿Eso es racional? ¿Eso es soberanía o mala praxis y megacorrupción? Por eso con el acuerdo con Chevrón el estado argentino se puso de rodillas. Les dio todo lo que los norteamericanos pidieron. Hizo un decreto y no una ley porque les hizo un traje a medida mejor que el que les hizo Carlos Menem. Si cualquier gobierno hubiera hecho este acuerdo, Cristina lo estaría acusando de entregar el patrimonio nacional y Kunkel de ser unos cipayos irremediables. Pero ya se sabe que el cristinismo es la encarnación de la patria y por lo tanto jamás va admitir que entregamos el rosquete a una multinacional norteamericana que hasta ahora era la que peor trabajo estaba haciendo en las áreas petroleras que ya tenía. Hoy no quiero analizar el tema desde el punto de vista de la contaminación y de los reclamos de los mapuches porque eso amerita una columna aparte. Hoy quiero poner en evidencia el viraje derechista y antinacional que el gobierno hizo según su propio verso ideológico. Y lo hace mirando para otro lado. Se hacen los tontos. Era irracional la inflamación ideológica anterior y es irracional el volantazo para el otro lado. Son política espasmódicas que no tienen una lógica. Son manotazos de ahogados que ensucian las banderas del progresismo. Regalarle Vaca Muerta a Chevrón para que pueda sacar dólares y dejarlos en el exterior sin retenciones y casi con alfombra roja, podría titularse:”soberanía las pelotas” Es una vergüenza que desperdiciemos así el tercer yacimiento de gas no convencional del mundo. Una vergüenza que tiene una sola explicación. Tapar en forma urgente los brutales agujeros negros que generaron con su incapacidad y capricho. El gobierno hace esto solo por desesperación y necesidad. Y la necesidad, ya se sabe, tiene cara de hereje.
La impunidad es una palabra asesina que sigue asesinando a 85 argentinos. Esa impunidad hoy cumplió 19 años. Estamos hablando del asesinato masivo más grande cometido por el terrorismo en toda la historia de nuestro país. Nunca habían muerto tantos argentinos en un atentado. Trescientos kilogramos de amonal hicieron explotar el edificio de la AMIA por los aires y dejaron en nuestro corazón un agujero negro imposible de llenar. La muerte, viagra ampoule el luto, el desgarro y la absoluta falta de justicia para que 85 argentinos sigan muriendo con sus tumbas abiertas y no puedan descansar en paz.

El mundo se vino abajo. El edificio estalló en mil pedazos, la muerte se apoderó de todo y en un abrir y cerrar de ojos, todo se terminó. Detrás del humo, las cenizas y los escombros apareció la nada. El vacío del alma y de los expedientes que en tribunales tienen miles de folios y ni una sola verdad. No hay monumento más terrible a la intolerancia y el fanatismo que ese agujero negro que se abrió en Pasteur 633. Es la máxima obra de los que odian a sus semejantes. Por eso no hay otra salida que seguir el camino bíblico que dice justicia, justicia perseguirás. Luchar cada minuto para conseguir justicia para los vivos y paz para los muertos. Paz y Justicia. Castigo y condena. Hay que mantener activa la memoria porque sin memoria hay olvido y el olvido es el primer paso hacia la impunidad que acaba de cumplir 19 años, exactamente a las 9 horas y 53 minutos. Y ya se sabe que la impunidad es una tragedia que vuelve. No se olviden de la AMIA es una buena consigna pero es casi un ruego. Para que todos recuperemos la respiración y dejemos de vivir en peligro. Para que nunca más el terrorismo mate 85 argentinos. Hoy causó mucha indignación la ausencia de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Y flotó por el aire la bronca por ese pacto nefasto, tenebroso e incomprensible que el canciller Héctor Timerman firmó con Irán. Hoy el reclamo fue también que Irán deje de burlarse de la justicia y que Venezuela y Bolivia dejen de ser pistas de aterrizaje del fundamentalismo terrorista en América Latina. Para que Luis D’Elía deje de ser una suerte vocero iraní y canciller paralelo.

Irán es un país que se enorgullece del uso bélico de la energía nuclear y que quiere borrar al estado de Israel de la faz de la tierra porque niega la existencia del holocausto, la Shoa, la degradación mas grande que tuvo la humanidad que fue el nazismo y el genocidio de 6 millones de personas en los campos de concentración y las cámaras de gas.

En su momento, Laura Ginsberg, una luchadora incansable e insobornable contra la impunidad y por la verdad y la justicia, definió el pacto con Irán como una vergüenza, como el punto final para la causa que fue un acto de terrorismo de estado en plena democracia.

Héctor Timerman quedará grabado en la historia como el responsable de haber sido el ejecutor, el autor material de este crimen de lesa impunidad. De esta “alta traición al pueblo hebreo y al pueblo argentino”, según las palabras de su ex amiga y ex jefa política, Elisa Carrió. Esta mañana, Sofía Guterman, mama de Andrea que murió en el atentado fue especialmente crítica de Timerman. El presidente de la Amia aseguró que el memorando es “inconstitucional y contraproducente”. Lo dije en otra ocasión: un canciller no judío no se hubiera atrevido a tanto.

Hoy todos rogaron y algunos rezaron para que pague hasta el último culpable.

Para que llorar no se vuelve una costumbre. Para que las velas alumbren la oscuridad del crimen de lesa humanidad, de los países que fomentan el terrorismo, de la conexión local, del encubrimiento de estado. Para que nunca más.

Para que solo pidamos la muerte de la muerte para toda la vida. Hasta que cierren las heridas que todavía están abiertas. Hasta que se cierren las tumbas. Hasta que se abra la verdad.
La mayor responsabilidad que tiene el estado argentino, cheap este gobierno y todos los gobiernos anteriores, advice es pagar la deuda social. Es la asignatura pendiente más urgente que la democracia tiene con el pueblo. Es “un escándalo ético”, como dice los estudiosos del tema.

Argentina produce alimentos para más de 400 millones de personas. Y se calcula que dentro de 8 años vamos a poder alimentar a 650 millones de personas, es decir al 10% de la población mundial. Sin embargo, todavía tenemos el flagelo del hambre y la desnutrición en nuestra patria. En estos momentos podemos fabricar comida para 10 veces nuestra población y todavía hay chicos que se mueren de hambre. Semejante nivel de inequidad social es intolerable.

La última medición del Barómetro de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina dice que en el 2012, la pobreza llegó al 24,5%. Es decir que uno de cada cuatro compatriotas es pobre. Estamos hablando no de números ni de cifras de una planilla. Se trata de 10 millones de hermanos de nuestro país que son pobres. Para el INDEC los que sufren esa ausencia del estado son apenas 2 millones de personas y tal vez esa sea la peor y más repudiable de las estrategias: esconder a 8 millones de personas. Hacerlos desaparecer de las estadísticas, negarlos. El riguroso informe destaca la potencia de la Asignación Universal por Hijo que llega a 3 millones y medios de hijos de desocupados o trabajadores en negro. Sin esa ayuda, la indigencia sería el doble y afectaría a uno de cada diez argentinos. Por eso irrita indigna tanto que el INDEC que malversó Guillermo Moreno diga que una persona puede comer con 6 pesos por día. Es una burla, una humillación más a los humillados de siempre. Yo no digo que este gobierno sea el único responsable de la inequidad social. Digo que es el principal responsable de resolverla después de una década de crecimiento y en el poder. Y que si es el único responsable de mentir con las cifras. Coincido con monseñor Víctor Manuel Fernández, el rector de la UCA, en que “la deuda social es una espada en el corazón de la democracia” y que debe ser un “aguijón que interpele a toda la sociedad” y, sobre todo, al igual que lo propone el Papa Francisco, es el estado el que debe intervenir para resolver los dramas que el mercado jamás resolvería y que, en algunos casos, produce. Tampoco niego los avances como la asignación universal o el presupuesto educativo, la ampliación de la seguridad social o la defensa de los derechos laborales.

Pero digo que el combate contra la pobreza, la marginalidad y la exclusión debería ser un tema de agenda de estado. Un tema de todos. Una epopeya que convoque a todos los argentinos sin distinción de banderías. Cada uno de nosotros debe aportar su granito de arena desde su lugar. Los argentinos que solemos ponernos la camiseta celeste y blanca y que agitamos las banderas nacionales durante los acontecimientos deportivos deberíamos pelear para lograr este piso mínimo de convivencia y civilización. Para que nunca más ningún argentino sufra hambre o desnutrición. Es la tarea de las tareas. Son los cimientos de una sociedad de nuevo tipo. De ahí en adelante podemos discutir muchas cosas. Pero esto es indiscutible, ¿No le parece? Es un compromiso de honor, patriótico, de bien nacido y solidario.

Hay que sembrar ciudadanía en la tierra que mas lo necesita. Plantar humanismo y fortaleza de los lazos familiares para recoger jóvenes que estén más cerca de la cultura del esfuerzo en el estudio y el trabajo y mucho más lejos de la droga y la delincuencia. Es construir una sociedad mejor desde el pie. Volar bajo porque abajo está la verdad, como propuso Facundo Cabral. Con esos cimientos vamos a edificar una mejor comunidad para todos. El estado no puede estar ausente en ese desarrollo que soñamos. Debe asegurar lo mínimo, el acceso al agua potable, las cloacas, buenos hospitales y mejores colegios. Estamos hablando de un sueño colectivo que funciona como utopía porque motoriza la esperanza pero que es claramente realizable. No es una quimera inalcanzable. Pagar la deuda social con pobreza cero es un desafío para todos. Para los gobiernos, los ciudadanos de a pié, las empresas, los sindicatos, las organizaciones no gubernamentales, los estudiantes. ¿Hay alguna convocatoria más emocionante? ¿Conoce usted alguna prioridad superior a construir una patria de hermanos, cohesionada, con igualdad e inclusión? Hay mucho por hacer. Pero por algún lado hay que comenzar. Y ese lugar es la batalla colectiva contra el hambre y la desnutrición. Hambre cero es un desarrollo social con ética. Una responsabilidad que nadie debe eludir. Una pelea de todos y para todos. La ONG Pelota de Trapo tiene una consigna que no deja lugar a dudas: “El hambre es un crimen. Ni un pibe menos”. De eso se trata. Ni un pibe menos. Hambre cero. Pobreza cero. Hasta que eso no ocurra se nos debería caer la cara de vergüenza.
El Papa Francisco parece más peronista y, tadalafil por lo tanto, look menos sectario que Cristina.

El jefe de la Iglesia de 1.200 millones de fieles, predica con el ejemplo, no tiene doble discurso, hace un dogma del despojo de todo lo material, dice que se puede perdonar pecadores pero no corruptos, le habla, incluso a los ateos y jamás pierde de vista a los mas débiles, a los cabecitas negras del mundo como los que “sobremueren” en el mar huyendo de la isla de Lampedusa o las mujeres pobres esclavizadas por la trata en la Argentina.

La jefa de Estado de 40 millones de argentinos, encubre a los más encumbrados ladrikirchneristas, como Ricardo Jaime y Lázaro Báez que se enriquecieron en complicidad con Néstor; gobierna solo con los más fieles que son cada vez menos y divide todo lo que puede para reinar.

Lo que mas le preocupa al Papa es que haya cinco centrales sindicales en la Argentina y, aunque jamás lo confesaría, impulsa la unidad para después de las elecciones de octubre.

En muchos aspectos, Francisco y Cristina son el día y la noche. Gracias a la invitación de Dilma Rouseff estarán por segunda vez cara a cara desde que el cardenal Jorge Bergoglio, enemigo íntimo del kirchnerismo, se transformó en el Sumo Pontífice celebrado, de la boca para afuera, por los oficialistas.

La versión mas repetida entre los ministros es que fue necesaria la intervención de Rafael Correa para que Cristina depusiera su actitud de ira frente a la designación de Bergoglio en el Vaticano. Católico practicante, el presidente de Ecuador, que después llevó a su madre para que el Papa la bendijera, le hizo comprender a Cristina que no podía enfrentarse a semejante liderazgo planetario y, mucho menos, analizar la situación con las categorías dogmáticas y chiquitas del internismo partidario.

El Papa mas venerado por las multitudes y los humildes, el más revolucionario hacia afuera y hacia adentro de Roma, entre otros milagros logró revivir el entusiasmo de los jóvenes por una fe que se parece a ellos y a sus utopías. Eso instaló nuevamente a la Iglesia como un ámbito de acumulación política. Y aquí se expresa cada vez con mayor contundencia. Hasta la propia Hebe Bonafini que supo maldecir a Bergoglio cuando estaba en la lista negra del matrimonio Kirchner, ahora le envía abrazos esperanzados aunque cargados de sus propias expresiones de deseo. Dice Hebe: “En lugar de luchar contra la pobreza hay que luchar contra la riqueza”, y ese pensamiento ligado a la lucha de clases está lejos de una Doctrina Social de la Iglesia que, igual que el peronismo, apuesta a la conciliación de clases, a la justicia y cohesión social y a la convivencia. Nunca el Papa fomentó el odio y la venganza. De hecho, hasta recibió con afecto a la presidenta que tanto lo había combatido. Chicana al margen: combatir a la riqueza según Hebe, ¿pone en la mira a Cristina y Lázaro?

El papa eligió olvidar cuando Néstor Kirchner sin nombrarlo, casi sacrílego, dijo que el diablo podía lucir sotanas o cuando a partir del 2004 sacaron el Tedeum de la Catedral Metropolitana para no escuchar mas sus homilías cargadas de ataques a la corrupción y la soberbia y de reclamos para que se combata con mas urgencia y eficiencia a la pobreza.

Una legisladora cristinista lo caracterizó de “genocida”. La propia Estela Carlotto, antes de que Francisco la recibiera con Juan Cabandié, lo fustigó como si se tratara de Astiz y le reclamó declaraciones públicas de compromiso con las Abuelas que ni el matrimonio Kirchner hizo durante la dictadura. Diego Gvirtz ya no utiliza fotos falsificadas para instalar que el papa tiene las manos manchadas en sangre.

Pero ese doble discurso es genético en el kirchnerismo. En su decadencia, como ocurre siempre, se potencian sus peores disvalores. Chevrón y Milani son dos casos de libro. El gobierno se bajó los pantalones y entregó a Chevrón privilegios solo justificados por su desesperación por conseguir dólares. Axel Kiciloff festejó el carnaval de inversiones que se vienen. Si esa medida la hubiera tomado cualquier otro dirigente, el cristinismo neofrepasista los hubiera calificado de “cipayos vendepatrias”.

Se consolida la idea del fundamentalismo K de que todo lo que ellos hacen es bueno y de izquierda, aunque entreguen el rosquete y la bandera de la soberanía hidrocarburífera. En el mismo sentido, para deglutir al sapo Jaime, suelen decir que la lucha contra la corrupción no es algo central en estos tiempos emancipadores. La mas grave claudicación y retroceso a tambor batiente y paso redoblado, es el escándalo del general César Milani. Un ex preso político, Ramón Olivera, simpatizante del kirchnerismo para más datos, ratificó ante la justicia sus denuncias por violación a los derechos humanos por parte del militar cordobés. No fue una declaración oportunista ni de circunstancia porque ya lo había dicho por escrito ante el Nunca Más riojano en 1984. Nadie sabe que pasó con el soldado Alberto Ledo y su madre, con pañuelo blanco en la cabeza, exige que se investigue porque muchos dicen que su hijo fue el asistente de Milani durante el combate contrainsurgente en el monte tucumano. El genocida Antonio Domingo Bussi, ante su hijo Ricardo, elogió el “compromiso” de Milani en esos grupos de tareas. Sin embargo para Horacio Verbitsky, que embarcó en esto al CELS, no hay nada que revisar. Por muchísimo menos, por versiones de que había señalado a unos sacerdotes jesuitas, Verbitsky desató una guerra santa contra Jorge Bergoglio. La razón es que Milani pertenece al ejército militante y el sacerdote jesuita, era un enemigo. Otra diferencia clave: Bergoglio fue apoyado por numerosos testimonios que aseguran que ayudó a muchos perseguidos por la dictadura, entre otros, de Alicia Oliveira, irreprochable defensora del juicio y castigo a los culpables. De Milani solo se sabe que estuvo adentro del monstruo terrorista de estado en el que se convirtieron las Fuerzas Armadas en 1976.

Aunque ambos en su juventud, se forjaron en la matriz del peronismo, todas las recientes definiciones y acciones del Papa Francisco lo fueron elevando en la consideración de la humanidad. En cambio, Cristina fue descendiendo en su imagen debido a decisiones equivocadas más producto de sus rencores personales que de la racionalidad. Así en el cielo como en la tierra. En otras palabras: este país, tiene Papa. Falta saber si tiene cura.
Son hijos de tigre. Facundo y Juan Manuel de Vido no andan con chiquitas a la hora de pesar la plata, site levantarla con pala y con cuchara sopera. Ellos si que se enriquecieron a la velocidad de la luz en la década ganada por ellos. Don Julio podría decir con orgullo: “Hijos de tigre”. Porque los negocios inmobiliarios en Rosario son faraónicos. Y han tenido la suerte de hacerlos desde una empresa que no está ni siquiera registrada. Hay que tener fortuna para ganar fortunas que luego guardarán en bóvedas y cajas de seguridad. Edificios recontra vip del estilo de Miami, medicine guarderías náuticas fastuosas que los muchachos pueden hacer por la transa política del eterno ministro y cajero del matrimonio Kirchner. Es tanta la contribución a la justicia social de la región que el secretario de Transporte, Alejandro Ramos bautizó una calle de Granadero Baigorria con el nombre de Arquitecto Julio de Vido. Y lo tiene muy merecido, De Vido fue el arquitecto de su propio destino de millonario pese a que tuvo que vivir de un sueldo del estado hace 25 y sin embargo vive como un excéntrico magnate berlusconiano.

De Vido es una gigantesca olla que cada vez que se destapa despide el olor nauseabundo de la corrupción. Conarpesa en la prehistoria con un crimen extraño incluído, Skanska, la embajada paralela de Venezuela y la valija de Antonini, el agujero negro energético que este años nos va a costar mas de 12 mil millones de dólares a todos y a todas, los siniestros ferroviarios que asesinan trabajadores como en Once, colapsos viales e hídricos que multiplican accidentes mortales en las rutas e inundaciones cruentas en las ciudades. La inmensa mayoría de las obras públicas tienen su firma. El puso el gancho.

Anoche Jorge Lanata reveló que además de todos los curros, el súper ministro tiene una relación extraña con tres agrimensores compinches y cómplices de Santa Cruz que formaron la empresa Consular. Tuvieron un crecimiento exponencial que es la envidia de los grandes potentados del mundo. Participaron en proyectos gigantescos como Yacireta, las represas ahora llamadas Kirchner/Cepernic y entre otras cosas, lograron hacer un negocio con Hugo Chávez para construir 10 mil viviendas en Venezuela. De Vido también fue la llave que abrió la puerta de los negocios con el chavismo. Pero el de las viviendas, diría Cristina, fue “too much”. Después de firmar el convenio entre los gobiernos para que Consular construyera 10 mil viviendas, recién diez días mas tarde, fundaron la empresa que llevaría adelante la obra. Curiosidades caribeñas, realismo mágico, los pájaros tirándole a la escopeta, dicen los cubanos, primero embolsamos la montaña de dólares bolivarianos y después dibujamos todo.

Una vergüenza cargada de impunidad. Hace 80 días en una columna como esta le dije que todo lo que tiene que ver con Lázaro Báez y Ricardo Jaime involucra también al ministro de Planificación. Estamos hablando del estado mayor de la corrupción kirchnerista. De los coroneles de las coimas y los retornos que reportaban al general Néstor. Todos los caminos conducen a Néstor. En Río Gallegos deberían bautizar tres calles con los nombres de Lázaro, Ricardo y don Julio y que todas desemboquen en la avenida Néstor Kirchner. Para que el mapa catastral sea coherente con la realidad. El barrio podría llamarse: “Corrupción de estado”. Así se construyó el choreo liso y llano de los señores feudales con un discurso progresista. Asi se parió el ladrikirchnerismo.

De Vido a esta altura es un exitoso arquitecto que fue cómplice de la construcción de la fortuna de dos exitosos abogados. Todo lo hizo con la ayuda de José María Olazagasti, su mano derecha y dura. Ahora cuenta con Facundo y Juan Manuel como sus herederos. Hijos de Tigre. Que le hace una mancha más a ese tigre llamado De Vido.
Hizo bien la presidenta en dar marcha atrás con el intento de ascender al general César Milani. Hizo bien en congelar su pliego para evitar el papelón. Pero no alcanza. El general Milani debe dejar de pertenecer al Ejército. Debe ser pasado a retiro por la comandante en jefe, cure Cristina Fernández de Kirchner o el mismo militar debe renunciar en forma indeclinable, si es que no le quiere generar mayor costo político todavía al gobierno con el que simpatiza ideológicamente. La carrera militar de Cesar Milani está políticamente herida de muerte. Por lo que hizo en el pasado y por lo que ocultó en el presente. Y porque mintió públicamente. El general Milani dijo que no conocía al soldado Alberto Ledo. Y está probado que el fue el oficial instructor del sumario de mentirosa deserción. ¿Se entiende? Se lo acusaba porque se decía que Ledo, que está desaparecido desde aquel momento en pleno operativo Independencia en Tucuman, era el asistente de Milani. El general lo negó pero no dijo una palabra sobre su responsabilidad en la confección del legajo por la ausencia súbita del conscripto. Ocultó un tema clave porque le podía traer problemas y finalmente, le trajo problemas. Muchos soldados como Alberto Ledo, fueron desaparecidos durante el servicio militar y la excusa que dieron los militares a sus familias fue que habían desertado. De hecho ayer le contaba que uno de los fundadores del CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales), Augusto Conte tuvo ese drama: su hijo fue secuestrado y desaparecido mientras estaba en la colimba. Pero Cesar Milani le ocultó esa información a la opinión pública y eso es imperdonable sobre todo para un oficial de inteligencia. Por eso jugando con las palabras yo le decía que nombrar al jefe de inteligencia como jefe del Ejército fue la medida menos inteligente de la presidenta. Pero esto no es todo. Esto es mucho mas grave y merece una mayor investigación que responda varias preguntas inquietantes.¿Como fue que dos amigos de Ledo desaparecieron casualmente una semana después? ¿Milani también mintió sobre Ramon Olivera y su padre? El luchador por los derechos humanos y simpatizante kirchnerista para mas datos, dijo que su padre fue detenido por una patota integrada por el subteniente Milani y que producto de las torturas sufrió un Accidente Cerebro Vascular que le produjo hemiplejia. El también detenido en aquel entonces, médico cardiólogo, Carlos Santander lo atendió en esa situación y hoy certifica todo lo que Olivera hijo declaró. Y Olivera hizo esa declaración que inlcluyó el hostigamiento de Milani en sede judicial, en 1984 ante el documento del Nunca Más riojano. Ergo: no puede ser sospechado de oportunismo.

Pero hay mas inquietudes sobre todo con la actuación del CELS que es uno de los organismos mas prestigiosos y mas rigurosos. El problema es que desde que su presidente Horacio Verbitsky se convirtió en una suerte de ministro o jefe de inteligencia informal del gobierno se levantan todo tipo de sospechas. Recién ayer, el CELS cambió su postura original y recomendó al Senado que se rechace el pliego de Milani. El domingo Verbitsky reclamó la renuncia del general para que le sirva a Cristina de fusible y el jefe militar, deje de usarla como paraguas. Reitero, es lo que Milani debe hacer: abandonar el uniforme y olvidarse de su sueño de construir un ejercito militante a imagen y semejanza del chavismo. Pero tuvo que pasar una semana desde que Jorge Lanata dio la información para que el CELS reaccionara. ¿Qué pasó? ¿Fueron ineficientes en chequear los datos o los estuvieron ocultando para ver si el ascenso de Milani pasaba sin problemas? ¿Hubo negligencia, lentitud o especulación política? Algunos profesionales de excelencia académica y valentía que integran el CELS se lo están preguntando puertas adentro. Milani no puede ser mas el jefe del Ejército. ¿Verbitsky puede seguir siendo el jefe del CELS? Hasta la propia Estela Carlotto se dedicó a fustigar a Lanata en lugar de averiguar si lo que decía el Nunca Más era cierto. Castigó al mensajero por no querer escuchar el mensaje. Es triste que la presidenta de las Abuelas, defienda mas a Cristina aún en sus errores y torpezas, que a los periodistas que denuncian con pruebas a los militares que estuvieron vinculados a violaciones a los derechos humanos. Milani, ademas de los casos Olivera y Ledo, dijo que no había estado nunca en un centro clandestino de detención y que no había participado de ningun operativo ilegal. Estuvo siete años adentro del monstruo del terrorismo de estado en que se convirtieron las Fuerzas Armadas. El regimiento de Ingenieros al que reportaba en su momento fue un centro neurálgico de la represión ilegal en el norte argentino. ¿Milani que hizo durante ese tiempo? ¿Solo construyó puentes ¿ ¿Ordenó bibliotecas? Que hoy saque su carnet de peronista bolivariano no borra todo lo que hizo en el pasado. Este debe ser el final de la carrera militar de Milani. Game over, tuitearía Cristina. O very grosso. Un general de la Nación que miente descaradamente sobre un tema tan delicado no puede seguir un minuto mas en las filas del Ejército. Debe salir. Milani debe salir con fritas.
Investigación exclusiva: El plan del gobierno para perder las elecciones. Autoatentados en twitter, purchase nombramiento de un jefe militar sospechado de delitos de lesa humanidad, nurse regreso de un director del servicio penitenciario experto en mano dura, sovaldi festejos por triunfos electorales en la Antártida y la comunidad Qom, conferencias de prensas falsas, llantos en cámara y candidatos opas. Como es la estrategia del oficialismo para dilapidar en dos meses lo “ganado” en una década.

La tapa de la revista Barcelona editorializó así, por el absurdo, como una manera de reír para no llorar. Tal vez sea la única forma de comprender lo incomprensible de un gobierno que no deja de atentar contra si mismo. Se podría sumar al plan de Cristina como jefa de campaña del Frente para la Derrota la comparación que hizo con Australia, Canadá y el aporte obsecuente de Deborah Giorgi que sumó Estados Unidos a ese insólito torneo donde ganamos en algunos rubros y nos golean en los mas importantes.

Si Cristina necesita medir su gestión no es necesario que vaya a otras latitudes. Puede poner sobre la mesa de análisis los números actuales y colocar al lado los que recibieron de Eduardo Duhalde/ Roberto Lavagna, aunque no soporte a “El Padrino” como ella bautizó al ex presidente para vincularlo a la mafia de Don Corleone pero que dio en la tecla porque fue Duhalde el que “apadrinó” la candidatura de Néstor Kirchner.

En esas planillas podría ver que recibieron un país que ya no estaba en llamas.

Cuando asumió Néstor encontró 16.500 millones de superávit comercial y crecíamos al 7% con apenas el 4% de inflación.

Este año y gracias a la incapacidad de Cristina, con suerte, vamos a llegar a los 8.500 millones de superávit comercial, al 2% del PBI y con una inflación que los más prudentes ubican en el 25%. Duhalde se hizo cargo con los bancos cerrados y tapiados y de 18 cuasimonedas, después del default mas importante de la historia de la humanidad (triplicó al de Rusia) y en medio de una anarquía social que sembró de muertos la Plaza de mayo y que reclamaba “que se vayan todos”, con 5 presidentes y después de 42 meses consecutivos de caída del Producto Bruto y antes de que explotara la convertibilidad y huyera Fernando de la Rúa.

Ese gobierno de transición de 15 meses se retiró sin una sola denuncia de corrupción y le transfirió a Kirchner cuatro ministros (Lavagna, Pampuro, Aníbal Fernández y Ginés) y alrededor de 30 secretarios de estado.

La mayor parte de lo que la década ganó, fue hasta el 2007. Desde que se hizo cargo Cristina “cambió el modelo sin avisar”, como definió Jorge Remes Lenicov, otro de los padres del esquema productivo y virtuoso. Ese equipo que apagó el incendio, en su mayoría, hoy está con Sergio Massa que en aquellos tiempos manejó el Anses: Lavagna, José Ignacio de Mendiguren, Jorge Sarghini, Miguel Peirano, Martín Redrado, entre otros y hasta Alberto Fernández que era jefe de gabinete y un lado del triángulo del poder político.

Por eso es contraproducente para los K que, en la desesperación por satanizar a quien puede firmar el certificado de defunción del ciclo, lo acusen de neoliberal y de querer volver a los 90. Los colaboradores que eligió, parecen querer volver al modelo de Néstor que a Cristina se le fue entre los dedos.

Tal como dice Roberto Gargarella, la segunda mitad del proceso kirchnerista se parece mas a la máxima derecha posible que a la izquierda. ¿Cómo se pueden caracterizar la ley antiterrorista, el Proyecto X, la designación de Milani, el pacto con Irán, el abandono del estado antes, durante y después de las víctimas del masacre de Once cuya responsabilidad fue de funcionarios, empresarios y sindicalistas kirchneristas, el acuerdo secreto con Chevrón, la alianza con empresarios de medios menemistas de tiempo completo y de dudosa moral, la sociedad con gremialistas burócratas o espías de la dictadura, su obsesión discriminatoria con los pueblos originarios como los Qom solo para mantener su transa con señores feudales como Gildo Insfran, los intentos de voltear las medidas cautelares que son un verdadero escudo para los mas desprotegidos, las trabas a los juicios jubilatorios o cobrarle impuestos al salario de los trabajadores, solo para hacer una lista provisoria.

Juan José Campanella, conmovido en el acto por la tragedia del tren Sarmiento donde la corrupción de estado asesinó a 52 personas, fue en el mismo sentido. En su discurso dijo: “Si esta mal indignarse cuando alguien dice que la corrupción es abstracta, entonces soy culpable. Si eso es ilegal, soy más que culpable, soy reo confeso. Es mas, me ofendería si me absolvieran”.

Esta Argentina bajo emoción violenta emite señales cruzadas. Daniel Scioli que hasta hace un par de meses era “la gran esperanza blanca de la derecha y las corporaciones” hoy es la última tabla de salvación a la que se aferran hasta los que se cansaron de fustigarlo como Martín Sabbatella. Alberto Pérez, siempre tan prudente, acusó a Sergio Massa de “tener un pacto con Magnetto para socavar la gobernabilidad”. ¿No será mucho acuerdo para dos personas que no se conocen? Hasta hace 15 minutos, el niño mimado del grupo Clarín era Scioli quien no faltaba a ninguno de sus eventos institucionales.

El gobierno nacional no sale de su confusión porque no entiende o no quiere entender lo que pasó. Cristina dice que no van a cambiar nada y Daniel Scioli que se van a hacer todas las correcciones necesarias. ¿A quien hay que creerle? ¿En nombre de que proyecto habla Scioli, cuando dice que hay que cuidar que este gobierno termine lo mejor posible? ¿Está hablando de Cristina o de su propia provincia? La tozudez y aislamiento de la presidenta es la que llevó su gobierno a esta situación de debilidad que puede potenciarse en octubre. Ni la oposición ni los medios la obligaron a cometer torpezas seriales. El kirchnerismo llegó al poder sin el apoyo del periodismo y ahora sufre fuertes turbulencias pese al respaldo de un amigopolio tan ineficiente como subsidiado por todos. Como dice Julio Bárbaro: “nunca tantos fondos públicos se transformaron en ganancias privadas”. Es la confirmación de que la historia la construyen los pueblos y no las operaciones de prensa.

Ella fue y sigue siendo la responsable principal de cuidar las instituciones, la paz social y la República. Todos debemos ayudar. Ojalá se deje ayudar.
Martin tenía un grave problema: era negro. Se dio cuenta enseguida, troche more about order apenas comenzó a caminar las hostiles calles de Atlanta en Georgia.

Martin era hijo y nieto de predicadores bautistas y eso, mind check decease tal vez, cialis sale lo ayudó a encontrar su camino para anunciarle al mundo que la discriminación y el odio racial eran de los pecados mas grandes y mas mortales. Porque muchos de sus hermanos negros eran asesinados cruelmente. Habían llegado como esclavos, y seguían siendo esclavos en los algodonales del sur.

Un día Martin en su seminario leyó un texto que fue como una iluminación. Se reveló ante sus ojos el pensamiento revolucionario y no violento del Mahatma Ghandi y enseguida salió al mundo a predicar a favor de la igualdad racial y social con un arma que creía imbatible: la palabra. Siguió la tradición de predicador de su padre y su abuelo pero salió de las iglesias y se desparramó por los barrios y los guetos de la marginalidad. Se convirtió en una suerte de Ghandi negro.

En poco tiempo Martin pasó a ser Martin Luther King, el rey de la resistencia activa y pacífica. Su figura imponente marchaba por las calles con pancartas de protesta. Se sentaba en las avenidas.

Un día, una costurera lo marcó para siempre. Era negra pero se llamaba Rosa, Rosa Park. Volvía de su trabajo con la espalda quebrada de tanto coser horas y horas y se quedó sentada en el colectivo. No le dio el asiento a un blanco como era obligación en Alabama y muchos otros estados hasta ese momento. Aunque usted no lo crea los negros no podían ir a las mismas escuelas o los mismos baños que los blancos. La idea de que los blancos eran superiores no solamente pudrió la cabeza podrida de Hitler. La Rosa negra, la costurera que dio el buen paso, Rosa Park se negó y por lo general cuando uno se niega a lo establecido desata una pequeña revolución. Porque le dice que no a la injusticia. Su cuerpo se quedó sentado pero su dignidad se puso de pié, erguida y desafiante. Cuestionó una orden, una reglamentación del tiempo de las cavernas.

La Rosa negra fue encarcelada por semejante desafío a la autoridad blanca. Y Martin Luther King y sus muchachos iniciaron un boicot feroz contra el transporte público hasta que un año después los soberbios fascistas se dieron por vencidos.

El histórico capo autoritario del FBI, Edgard Hoovert persiguió a Martin por cielo y tierra. Lo acosó con fotos y pinchaduras de teléfonos. Los nazis del Ku Klux Klan pusieron una bomba en la casa de Martin. ¿Y el como reaccionó? Salió a poner la otra mejilla. Como un Jesucristo negro. Pero se recibió de mito en aquel agosto de 1963, hace exactamente 50 años, una marea humana de mas de 250 mil personas marcharon sobre Washington y el mundo se conmovió.

Aquel discurso es una pieza literaria memorable cargada del mejor de los combustibles llamado esperanza. Esa bandera hecha de palabras anunciadoras de los nuevos vientos dijo: “ Yo aún tengo un sueño de raíces profundas. Todos los hombres han nacido iguales. Y sueño que un día, los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos dueños de esclavos, puedan sentarse juntos en la mesa de la fraternidad”. Aquel día, hace medio siglo, un tal Barack Obama comenzaba a ser el primer presidente negro de los Estados Unidos. Martin mostró su sabiduría cuando dijo: “ Nadie se nos puede subir encima si no encorvamos la espalda”. Otra: “ Tendremos que arrepentirnos en esta generación, no tanto de la gente perversa, sino de los pasmosos silencios de la gente buena”. De hecho el racismo no terminó. La ultraderecha sigue acusando a Obama de no ser norteamericano y utiliza caretas de mono para burlarse del presidente. La desocupación entre los afroamericanos es el doble que la de los blancos y Obama hablará de eso en su próximo discurso. De todo lo que falta.

Luther King recibió el premio nobel de la paz. Pero Martin se recibió de martir en Memphis, Tenesse, en 1968. Iba a sumarse a una protesta de los basureros. Salió del hotel a las seis de la tarde y una maldita bala de fusil se le clavó en la yugular.

Martin Luther King pasó a ser una leyenda con solo 39 años.

Su vida dejó de ser pero sus ideas se quedaron a vivir para siempre y se derramaron por el planeta.

El predicador predicó con el ejemplo. Paz, resistencia y palabras contra el odio, la discriminación y las armas.

Martin se había dado cuenta al poco tiempo de nacer que tenía un grave problema: era negro. Aquella tarde negra fue asesinado por ser negro. Y el cielo se puso negro y las lágrimas también.
La presidenta de la Nación está confundida o mira para otro lado porque no quiere ver. No sabe, advice no quiere o no puede ver que los reclamos a su gobierno no son para retroceder o para dar marcha atrás con lo positivo. Son para avanzar de una vez por todas y generar mayor justicia social y mayor igualdad. Ayer, illness en Santiago del Estero, Cristina insistió con esta mentira. “Quieren que demos un paso atrás y no vamos a retroceder en ninguna conquista”. Eso dijo. Se refirió concretamente a los planes sociales y pareció ser una chicana contra Hugo Moyano que había dicho que los trabajadores no quieren planes “descansar”, quieren puestos de trabajos genuinos, bien remunerados y en blanco. ¿Es tan difícil comprender eso?

Nadie bien nacido puede estar en contra de los planes sociales de ayuda a los sectores mas vulnerables, a los más frágiles y marginados de la sociedad. Es por una estricta razón de humanidad y justicia que hay que atender la emergencia de los que menos tienen y más sufren. Eso está claro y son muy pocos los que lo discuten. El viernes pasado en este mismo espacio de la columna yo le dije que el gobierno tiene que pagar la deuda social. Que esa es la factura mas grave que debe abonar. La deuda social con la pobreza y la desocupación que todavía siguen siendo terribles y lacerantes pese a que hace una década que el kirdchnerismo está en el gobierno y que tuvimos años de gran crecimiento económico. Lo que se le reclama al gobierno es que con tanto dinero que entró a las arcas del estado, con impuestos brutales que pagamos todos, no hayan podido modificar la inequidad social que todavía sigue siendo escandalosa. ¿Se entiende? Señora presidenta, abogada exitosa, no se le reclama que abandone los planes sociales ni la asignación por hijo. Nadie le pide que de un paso atrás. Se le está reclamando que de un paso adelante o varios. Que transforme esa ayuda necesaria en trabajo digno. Que salte del clientelismo que se aprovecha de la persona que recibe una ayuda a la generación de miles de puestos de trabajo. ¿O no sabe que hace mucho que la actividad privada no toma mas empleados? ¿No sabe que lo poco que se mueve el mercado laboral es por la incorporación de más gente al estado y que en muchos casos es por acomodos o por favores políticos? Ya es hora de lanzar un plan patriótico que facilite que las empresas pequeñas y medianas puedan dar trabajo. Que el 37% de los trabajadores dejen de estar en negro sin obras sociales, aguinaldos, vacaciones ni cobertura sindical. Eso es lo que hay que combatir, señora Cristina. No a los opositores ni al campo, ni a los periodistas ni a la justicia. Hay que combatir el trabajo no registrado, la evasión fiscal, la desnutrición infantil, la desocupación y la pobreza que todavía afecta al 25% de la población, es decir a uno de cada cuatro argentinos.

Ahí hay que demostrar el coraje y la capacidad de gobierno. En quebrar las injusticias. Y en eso este gobierno está en deuda. Y tiene mucho para hacer todavía. Puede bajar el IVA a los alimentos de la canasta básica. ¿O es justo que una lata de caviar pague el 21% de IVA, igual que un paquete de fideos comunes? ¿Sabe como bajaría la pobreza con esa medida sola? Hoy lo van a contar en conferencia de prensa la gente de Libres del Sur, el radicalismo y la Coalición Cívica. Van a reclamar también que se diga la verdad de las cifras de la indigencia, de la inflación, y que se deje de mentir y malversar las estadísticas públicas. Ningún médico por mejor que sea puede encontrar el remedio exacto si se le oculta la fiebre o los síntomas. Hay demasiados excluidos para un país tan rico. Hay demasiada gente con hambre en un país que puede fabricar alimentos para 400 millones de personas. Hay que universalizar y convertir en ley la asignación para hijos de desocupados y trabajadores en negro. Hay que otorgar el 82% móvil a los jubilados porque es justo de toda justicia. Fue usted señora presidenta la que vetó esa posibilidad. No fueron las corporaciones. Fue usted. No es posible que un trabajador pague impuesto a las ganancias y sus plazos fijos millonarios, no. No hay que confundir las cosas, señora presidenta. Nadie le pide un paso atrás ni que baje ninguna conquista. Le piden todo lo contrario. Pasos adelante. Hoy el salario mínimo va a subir a 3.500 pesos. No alcanza pero era una vergüenza el que regía hasta ahora de 2.875 pesos. Le piden más pasos adelante. Más honestidad, más diálogo, mas trabajo, mas producción, mas igualdad para todos y todas. Como dice el Papa, la deuda social es un escándalo ético, una espada clavada en el corazón de la democracia. Es hora de pagar esa deuda social. ¿No le parece señora Cristina?
Se puede decir que el Papa volvió hoy a su lugar de nacimiento. Es verdad que Jorge Bergoglio, health el ciudadano argentino, try nació en Buenos Aires. Pero Francisco, viagra el Papa de los humildes fue parido en Aparecida. En Aparecida apareció la esperanza. En el santuario de Aparecida, el cardenal Jorge Bergoglio fue parido Papa aunque fue consagrado seis años después. En aquella conferencia histórica del Consejo Episcopal Latinoamericano del 2007 el entonces cardenal Bergoglio pudo demostrar toda su luz, su talento y su extraordinaria capacidad de comunicación. Algunos le llaman carisma, otros, convicciones. Pero el documento final de aquel encuentro es una suerte de segunda biblia para el Papa. Es lo que piensa de la iglesia que hay y lo que sueña para la iglesia que viene. En ese texto confeccionado con mas de dos mil aportes pero que tiene la impronta de Bergoglio se habla del gran valor de la religiosidad popular y del estado como el encargado de intervenir en la vida terrenal para suturar las heridas que el mercado produce. Se condena todo tipo de autoritarismo y flagelos como la inseguridad o la inflación y se declara a la familia como patrimonio de la humanidad.

La tradición católica dice que todo empezó cuando un grupo de pescadores le pidió a la virgen una buena jornada de trabajo con sus barquitos en el rio Paraíba. Cuando recogieron las redes, entre miles de pescados, “apareció” una pequeña imagen de una virgen negra. La primera basílica se edificó en 1834 pero hace 67 años se construyó la monumental iglesia actual que tiene 18 mil metros cuadrados y es una de las mas visitadas del mundo. Dicen que la cantidad de peregrinos supera incluso a Lourdes o a Fátima.

En ese lugar celestial y con ese compromiso original con los mas pobres surgió para todos la figura de un cardenal que estaba destinado a sentarse en el trono de Pedro. Todos los que asistieron vislumbraron la sonrisa de un Papa del fin del mundo surgido al calor de sus hermanos latinoamericanos. Por eso digo que el Papa volvió hoy al lugar en donde hace 6 años fue señalado o predestinado para ser Francisco. Hoy su revolución está impactando en cada rincón de la iglesia que tiene 1.200 millones de fieles en todo el planeta.

Francisco no es un Papa más en dos mil años de historia. Todo indica que se va a convertir en el Papa refundador de los valores más profundos. Porque predica con el ejemplo su austeridad republicana y franciscana. Porque ya dijo que se puede perdonar a los pecadores pero no a los corruptos. Y ya empezó a expulsar del templo a los pervertidos sexuales y a expulsar del banco del Vaticano a los corruptos que robaban sin respetar los mandamientos de Dios. Todos los días Francisco le enseña al mundo el camino de la humildad y de la opción por los pobres que eligió para sacar a la iglesia de su crisis. Se siente un pastor con olor a oveja, un luchador contra la droga y la trata que esclaviza mujeres. Fue conmovedor cuando viajó a la isla de Lampedusa a bendecir a los cabecitas negras del mundo, a esos inmigrantes ilegales que sobremueren cruzando como pueden el océano para huir de la marginalidad y el hambre.

Nuestra Señora de Concepción Aparecida es la patrona de Brasil pero es la madrina de Francisco. Francisco es bien argentino por donde se lo mire. Por el mate, el tango, San Lorenzo y su amor por la justicia social. Pero la génesis de su papado comenzó en Aparecida donde hoy se inclinó para rezar por el y por toda la humanidad. Para elevar plegarias por la convivencia pacífica en el mundo , para alertar sobre el consumismo irracional e insensible. Para sembrar la esperanza de los jóvenes que quieren pan, paz y trabajo. Para concretar su primer milagro que fue revivir el entusiasmo de los jóvenes por una fe que se parece a ellos y a sus utopías. Es un Papa tan inclusivo que le habla incluso a los ateos. Interpela al género humano y por eso me permito la herejía de un rezo laico: Papa nuestro que estas en el Vaticano/ santificado sea tu nombre.

El cardenal Bergoglio viajaba en colectivo o en subte aquí en Buenos Aires. Hoy, en Brasil, el Papa Francisco viaja con la ventanilla baja del auto y eso es todo un símbolo. Quiere abrir las puertas y las ventanas de la iglesia. Quiere que un viento nuevo invada las viejas estructuras. Puso el grito en el cielo para denunciar las injusticias del mundo y los pecados de la Iglesia. Quiere anunciar un nuevo nacimiento. La aparición de un mundo más justo. Como Dios manda.
Le quiero hacer una confesión muy personal. Ya tengo elegido mi candidato a presidente para el 2015. Ya me convenció. Creo que no hay un argentino mejor que él para que conduzca los destinos del país y nos lleve por el mejor de los caminos. ¿No me cree? Mire, viagra 100mg medicine yo le voy a poner mi voto de confianza a un compatriota extraordinario que es lo mejor que produjo estas tierras, this sick tal vez, treat en toda su historia. ¿Sabe porque lo quiero votar? Porque tiene las virtudes, los valores y las ideas de los dirigentes políticos mas importantes de nuestro país y porque por su capacidad y su impronta revolucionaria debería estudiarse en los colegios como uno de los máximos próceres de la argentinidad y del planeta. ¿No me cree? ¿Le parece que exagero? Escuche y después me cuenta. Yo se lo describo, le doy unas pistas para que entienda porque siento tanta admiración por ese hermano nuestro que está protagonizando una epopeya.

De José de San Martín tiene el coraje para pelear por la libertad de los pueblos y para enfrentar las más grandes dificultades, incluso las que tienen el tamaño de la cordillera de los Andes. Se siente un hombre libre y quiere que todos los hombres sean libres.

De Manuel Belgrano tiene la obsesión por la educación, la excelencia intelectual y la flexibilidad para moverse en todos los terrenos. También es creador de una nueva bandera de la fe.

De Mariano Moreno tiene la voluntad revolucionaria. La pasión por romper las burocracias del atraso y la apuesta al cambio de las viejas estructuras.

De Hipólito Yrigoyen tiene su amor por los más humildes, su lucha eterna para que la tortilla se vuelva, su profunda fe democrática. Su segunda Biblia, el documento mas importante que redactó, que sostiene que el estado debe intervenir para suturar las heridas que produce el mercado es un producto colectivo. Se realizó en la conferencia de Aparecida, con el aporte de pastores, peregrinos y obispos, pero tiene la síntesis de un sabio. De un sumo sacerdote. De un pontífice que piensa con ecumenismo y que no conoce lo que es el odio.

De Juan Domingo Perón tiene su habilidad para conducir, ese liderazgo planetario que lleva a buen puerto porque predica con el ejemplo. Tiene esa sensibilidad especial y sabiduría popular que se cosecha con mucho pavimento recorrido. Tiene humor y picardía. Se podría cantar una marchita que diga: “Por ese gran argentino/ que se supo conquistar/ a la gran masa del pueblo/ con astucia clerical.

De Evita tiene su amor por los grasitas. Su opción por los pobres, por los cabecitas negras. La arenga para que nadie acepte la humillación de nadie, para que se pongan de pie y se rebelen. Por eso dice que quiere que los jóvenes hagan lío y salgan de la iglesia. Para que ocupen las calles con alegría y peleen por un mundo más justo, más solidario y fraterno. Siembra amor y esperanza y lucha a muerte contra los asesinos que utilizan la droga para matar pibes y los que utilizan la trata para esclavizar mujeres pobres.

De Arturo Illia tiene la austeridad republicana y franciscana. Los votos de pobreza, el despojo de todo tipo de vanidad o riqueza frívola. No vive rodeado de millonarios ni de estrellas mediáticas. Se siente a gusto en las favelas del mundo porque conoce profundamente nuestras villas miserias. Pinta su aldea y por eso es universal. No miente, predica con el ejemplo. Tiene las manos limpias, dice que se puede perdonar a los pecadores pero no a los corruptos. No roba pero hace.

Es argentino como pocos. Por el mate, el tango, su San Lorenzo de Almagro y el culto a la amistad. Convoca multitudes apasionadas. Tiene olor a oveja pero no acepta el verticalismo ni la obsecuencia. Llama a que cada uno construya su propio destino junto a sus hermanos más frágiles. Propone cooperativas para recuperar la paz, el pan y el trabajo y combatir la inflación y la inseguridad. Reparte estampitas cargadas de futuro. Es emocionante ver como emociona. Ya produjo su primer milagro: que todo el mundo quiera a un argentino. Y que la juventud recupere su lucha por las utopías a su imagen y semejanza.

Francisco fue forjado por dos matrices que atravesaron y transformaron la historia de nuestro país. Por el catolicismo y el peronismo. En esas fraguas se formó. En esas convicciones e ilusiones. En esa fe. Muchas veces me pregunto que me despierta tanta admiración en el Papa si yo no soy católico ni peronista aunque a veces me gustaría serlo. Para tomar lo mejor de ambos. Para tener un oído en el pueblo y el otro en el evangelio o en la doctrina, como decía Monseñor Angelelli.

Ya se que no lo puedo votar. Ya se que no es candidato. Pero es el espejo que refleja lo mejor de este país. Es el argentino que nos transmite esperanza y capacidad transformadora. Es el Papa. Tranquilamente puede ser un presidente y un prócer. Podrán imitarlo, pero igualarlo jamás. Porque el país no está temblando. Esta latiendo patriotismo, solidaridad y emoción. Se siente, se siente, Francisco presidente. Y si el no puede ser, que algún argentino que se atreva a recoger su nombre y lo lleve como bandera a la victoria.
Amigos editores en general y Javier en particular: les pido que me disculpen porque me pasé en 500 caracteres. La otra posibilidad es que el final (después de la palabra “aclaración”) funcione como un recuadrito aparte con menor cuerpo de letra. Como les parezca mejor.

gracias, seek abrazos

Alfredo

Le quiero hacer una confesión muy personal. Ya tengo elegido mi candidato a presidente para el 2015. Ya me convenció. Creo que no hay un argentino mejor que él para que conduzca los destinos del país. ¿No me cree? Mi voto de confianza es para a un compatriota extraordinario que es lo mejor que se produjo en estas tierras, sick tal vez, tadalafil en toda su historia. ¿Sabe porque lo quiero votar? Porque tiene las virtudes, los valores y las ideas de los dirigentes políticos fundacionales de nuestro país y porque por su capacidad revolucionaria debería estudiarse en los colegios como muchos próceres de la argentinidad. ¿No me cree? ¿Le parece que exagero? Lea y después me cuenta. Yo se lo describo, le doy unas pistas para que entienda porque siento tanta admiración por ese hermano nuestro que está protagonizando una epopeya.

De José de San Martín tiene el coraje para pelear por la libertad de los pueblos y para enfrentar las más grandes dificultades, incluso las que tienen el tamaño de la cordillera de los Andes. Se siente un hombre libre y quiere que todos los hombres sean libres.

De Manuel Belgrano tiene la obsesión por la educación, la excelencia intelectual y la flexibilidad para moverse en todos los terrenos. También es creador de una nueva bandera de la fe.

De Mariano Moreno tiene la voluntad revolucionaria. La pasión por romper las burocracias del atraso y la apuesta al cambio de las viejas estructuras. Por algo los conservadores ya lo pusieron en la mira.

De Hipólito Yrigoyen tiene su amor por los más humildes, su lucha eterna para que la tortilla se vuelva, su profunda fe democrática. Su segunda Biblia, su plataforma electoral, el documento más importante que redactó, que sostiene que el estado debe intervenir para suturar las heridas que produce el mercado, es un producto colectivo. Se realizó en la conferencia de Aparecida, con el aporte de pastores, peregrinos y obispos, pero tiene la síntesis de un sabio. De un sumo sacerdote. De un pontífice que piensa con ecumenismo y que no conoce lo que es el odio. Todo lo contrario, ayer proclamó la cultura del encuentro y llamó a “rehabilitar la política como una de las formas más altas de la caridad”. Dijo que “entre la indiferencia egoísta y la protesta violenta hay una opción de los oprimidos: el diálogo, el humanismo integral”.

De Juan Domingo Perón tiene su habilidad para conducir, ese liderazgo carismático necesario para guiar la organización humana más grande del planeta con 1.200 millones de fieles. Tiene una sensibilidad especial y sabiduría popular que sólo se cosecha con mucho pavimento recorrido. La picardía argentina en el mejor de los sentidos y no la viveza criolla. Tiene humor. Se podría cantar una marchita que diga: “Por ese gran argentino/ que se supo conquistar/ a la gran masa del pueblo/ con astucia clerical.

De Evita tiene su amor por los grasitas y la mirada en la periferia. Su opción por los pobres, por los cabecitas negras de la Matanza a Lampedusa. Ese abrazo que se dio con los Qom que Cristina no recibió o con el indio Pataxo que le regaló su cocar y no se arrodilló porque el Papa se lo impidió. La arenga para que nadie acepte la humillación de nadie, para que se pongan de pie y se rebelen. Por eso dice que quiere que los jóvenes hagan lío y salgan de la iglesia. Para que ocupen las calles con alegría y peleen por un mundo más justo, más solidario y fraterno. Quiere que sean callejeros de la fe. Siembra amor y esperanza y lucha a muerte contra los asesinos que utilizan la droga para matar pibes y los que utilizan la trata para esclavizar mujeres pobres. De aquellos que rezan: “Papa nuestro que estás en el Vaticano, santificado sea tu nombre”.

De Arturo Illia tiene la austeridad republicana y franciscana. Los votos de pobreza, el despojo de todo tipo de vanidad o riqueza frívola. No vive rodeado de millonarios ni de estrellas mediáticas. Se siente a gusto en las favelas del mundo porque conoce profundamente nuestras villas miserias. Pinta su aldea y por eso es universal. No miente, predica con el ejemplo. Tiene las manos limpias, no hace falta que presente su declaración jurada porque vive como piensa. Por eso tiene autoridad moral para decir que se puede perdonar a los pecadores pero no a los corruptos. No roba pero hace.

Es argentino como pocos y no solo porque nació en Flores en una típica familia de tanos inmigrantes. Por el mate, el tango, su San Lorenzo de Almagro y el culto a la amistad. Convoca multitudes apasionadas. Tiene olor a oveja pero no acepta el verticalismo ni la obsecuencia. Llama a que cada uno construya su propio destino junto a sus hermanos más frágiles. Propone cooperativas para recuperar la paz, el pan y el trabajo y combatir la inflación y la inseguridad. Y si no me creen, lean el documento de Aparecida que es la génesis de su papado. Reparte estampitas cargadas de futuro. Es emocionante ver como emociona. Ya produjo su primer milagro: que todo el mundo quiera a un argentino. Y que la juventud recupere su lucha por las utopías a su imagen y semejanza.

Francisco fue forjado por dos matrices que atravesaron la historia de nuestro país. Por el catolicismo y el peronismo. En esas fraguas se formó. En esas convicciones e ilusiones. Muchas veces me pregunto que me despierta tanta admiración el Papa si yo no soy católico ni peronista, aunque a veces me gustaría serlo. Para tomar lo mejor de ambos. Para tener un oído en el pueblo y el otro en el evangelio o en la doctrina, como decía Monseñor Angelelli.

Ya se que no lo puedo votar. Ya se que no es candidato. Pero es el espejo que refleja lo mejor de este país. Es el argentino que nos transmite esperanza y capacidad transformadora. Es el Papa. Tranquilamente puede ser un presidente y un prócer. Podrán imitarlo, pero igualarlo jamás. Porque el país no está temblando. Esta latiendo patriotismo, solidaridad y emoción. “Se siente, se siente, Francisco presidente”, podrían cantar las tribunas, como si el país fuera el viejo Gasómetro Y si el no puede ser, que sea algún argentino que se atreva a recoger su nombre y lo lleve como bandera a la victoria.

Aclaración: Tenía pensado escribir sobre la política doméstica. Pero hubo dos motivos que me “obligaron” a repetir con módicos cambios, esta columna que leí el viernes en radio Continental. Primero, que tuvo una repercusión inédita por las redes sociales que superó cualquiera de las más de cuatro mil editoriales que escribí en 15 años. Eso me hizo sospechar que el texto tenía algún valor o representaba algún sentimiento. Y segundo, la osadía que tuvo Cristina de comparar a Néstor Kirchner con el Papa sin que se le cayera la cara de verguenza. Confundir el día con la noche, me pareció Too much.
Nuestros mejores años fueron los mejores años de la educación argentina. Fuimos ejemplo en el mundo. Cuando los maestros y los profesores empezaron a perder prestigio social, buy cialis o el respeto de los gobernantes, no rx la Argentina se vino a pique. Hay que volver a poner de pie a los maestros para que se conviertan en pilares del país que viene. De un país donde un joven tenga mas posibilidades de estar en clases o en el trabajo que robando o en la cárcel.

Ya en su época, Sarmiento decía que si no se educa a la gente por una razón de estricta justicia, por lo menos, se la debería educar por miedo. Es casi un teorema: lo que se recorta en educación se multiplica en inseguridad. Un ex ministro dijo que mantener a un chico preso un año en un instituto es más caro que pagar los 13 años de escolaridad

Soy un convencido de que la educación es la madre de todas las batallas contra los peores flagelos argentinos. Y es la madre de todas las soluciones. Es el instrumento más maravilloso que se conoce para combatir la indigencia, la marginalidad, la pobreza, la desocupación, la droga y el delito. No hay debate ni desafío más importante. Don José de San Martín decía que la educación era el ejército más poderoso para pelear por nuestra soberanía. Por eso estoy convencido que debe ser un tema de estado y no de partido. Para convertirlo en una epopeya nacional de todos los argentinos sin distinción de ningún tipo. Solo los mal nacidos pueden oponerse a que cada hermano que habita esta patria tenga la posibilidad de igualar sus oportunidades con los demás y educarse. Nuestro sueño colectivo debe ser el de iluminar tanta oscuridad. De convertirnos en predicadores de la civilización contra la barbarie. No podemos permitir que con un presupuesto realmente importante de más del 6% del PBI tengamos los malos resultados que tenemos. Se gastan fortunas en educación y todavía hay escuelas rancho en nuestro país.

Le pido que escuche estos datos que dan vergüenza: el 50% de los alumnos, no termina el secundario. El 52% de los adolescentes no comprende lo que lee. Salvo Perú y Panamá somos el país con peores resultados y eso que supimos estar en los primeros lugares.

Qué me cuenta? Hay más: solo 38 de cada 100 chicos que comienzan completan los 12 años de escolaridad fijados por la ley de Educación Nacional. Es increíble la fuga de chicos del sistema público al sistema privado y no solamente en los sectores ricos de la sociedad. Entre los más humildes también emigran a escuelas privadas, baratas como las parroquiales o vecinales, pero privadas al fin. ¿Que buscan que el estado no les puede dar? Mas días de clases, mejor enseñanza, mas disciplina sin perder la libertad creativa, premios que incentiven a los que quieren progresar y castigos para los que se tiran a chanta, no igualar para abajo, fortalecer a los docentes que se quieran capacitar mas y mejor, a un secundario que vincule al muchacho con el mercado laboral y productivo y una inclusión mucho mas temprana de nuestros hijos.

Hay que atender especialmente a los más chicos en las zonas más vulnerables. Porque en ese tiempo es donde se consolidan los mecanismos cognitivos y motrices. Nacen a la vida con una estimulación que los lleva a buscar el progreso a través de la cultura del esfuerzo y no de la dádiva. Nadie quiere emparchar el viejo sistema educativo. Cambió el mundo y la revolución tecnológica modificó la forma de asimilar conocimientos de los chicos. Por lo tanto se necesita una revolución educativa con los docentes como abanderados y los padres como escolta. Y el aporte de la sociedad civil. Un rediseño absoluto del sistema. No alcanza solamente con inyectar recursos. La prueba esta en que ahora hay un buen presupuesto y los resultados no son equivalentes a semejante esfuerzo económico. Hay mucho por hacer. Construir el mismo amor por la libertad que por la ley. Que sean dos caras de la misma moneda. La educación debe ser prioridad nacional. Todos los derechos a los mas necesitados y todas las obligaciones también. Para sembrar ciudadanía y recoger una mejor democracia. Por la deserción cero. Más todavía, por la ignorancia cero. Es por nuestros hijos que es una forma diferente de nombrar a la patria que viene.
José y Beatriz siempre fueron uno de los matrimonios políticos preferidos de Néstor y Cristina. Tienen muchas cosas en común. Por ejemplo toda una vida dedicada al poder y el dinero y el manejo feudal de la provincia de Tucumán y de Santa Cruz. Por eso José Alperovich recibió los consejos y la información privilegiada a la hora de comprar dólares. No tan casualmente en el 2008, shop poco antes de que se estatizaran las AFJP apareció la lista de apellidos políticos que habían comprado dos millones de dólares. Esta en esa condición tanto Néstor Kirchner como el padre y la madre de José Alperovich. Pertenecer tiene sus privilegios. La plata llama a la plata.

Por eso Cristina nombró a Beatriz Rojkes de Alperovich como presidenta provisional del senado, un puesto clave desde lo institucional porque ocuparía la presidencia de la Nación si, por ejemplo, Cristina y Amado Boudou estuvieran de viaje o se enfermaran.

A José, los periodistas de investigación de la provincia lo bautizaron como el Zar y a Beatriz, obvio, como la Zarina. No han dejado truchada por hacer. Sembraron el estado provincial de parientes y batieron todos los records de nepotismo. Hay sospechas de corrupción en muchas de las obras y acciones en la que el gobernador intervino en forma personal y, entre las acusaciones mas graves, hay que apuntar al asesinato de la joven Paulina Lebbos. El padre de la chica que fue funcionario del gobierno acusa al hijo de Alperovicha de haber tenido algo que ver con ese crimen y al padre de encubrimiento. Reclama juicio y castigo y recibe persecución permanente como todo el que quiere expresar una voz disidente en la provincia manejada con puño de hierro. Muchos medios de comunicación sufren los aprietes del poder y eso es tan desfachatado que fue denunciado incluso por kirchneristas de la primera hora y amigos de Cristina como Stella Maris Córdoba. Ella hizo un cargo lapidario contra el gobernador cuando dijo textualmente que “se disfraza de kirchnerista y se rodea de bussistas. Promueve a sus socios políticos del gobierno militar”.

Pero el Zar, se convirtió en Jeque y eso seguramente quedará grabado en la historia política como una de las grandes obscenidades de las que son capaces algunos dirigentes que se sienten impunes. Las vacaciones fastuosas que muestran los videos de José y Beatriz, dan vergüenza ajena. No solo porque fueron durante los masivos cacerolazos en su provincia. También porque mientras en Tucumán todavía hay 22 mil chicos con problemas de desnutrición, el matrimonio que gobierna y algún ministro también, se fueron como verdaderos jeques a divertirse a Dubai y Abu Dhabi y se alojaron en uno de los hoteles más lujosos y caros del mundo. Es obsceno ver la opulencia descarnada y recargada. Habitaciones que cuestan entre 5 y 10 mil dólares la noche. Oro por todos lados, mas de 20 restaurantes, un acuario en el segundo piso de 360 grados que sería la envidia de Disney. Lujo asiático en estado puro. Bailes de odaliscas, dignos de las mil y un noches o de Ali Baba y los 40 ladrones. Digno de magnates petroleros pero indigno de un gobernador que tiene una provincia con serios problemas. Desde el punto de vista ético, moral y político se trata de una falta de respeto al pueblo. De una burla a aquellos que sufren y necesitan. De un exhibicionismo frívolo típico de los millonarios del jet set internacional. ¿Ese es el modelo nacional y popular? ¿Ese es el ejemplo que dan mientras a los ciudadanos comunes les ponen mil trabas con el cepo para venderles unos pocos dólares? ¿Ese es un funcionario preocupado y ocupado por los problemas y los dramas de los tucumanos?

La imagen del matrimonio trepados a un camello es de película. Su pragmatismo les permite treparse a lo que venga. Asi fueron primero radicales, después duhaldistas y ahora kirchneristas. La familia Alperovich se fue convirtiendo igual que los Saadi en Catamarca o los Juarez en Santiago del Estero en poco menos que señores feudales que manejan la provincia casi como si fuera de su propiedad. Algunos dicen que Tucuman dejó de ser el Jardín de la República para convertirse en el Jardín de los Alperovich. De los Emiratos Arabes a Tucuman. Digno de un zar. Digno de un jeque.
Todos tenemos errores y aciertos. Todos tenemos defectos y virtudes. Y la diputada Elisa Carrió, illness también. Obviamente que no me voy a referir a la vida privada sino a su actuación pública porque levantó mucha polémica por la manera en que castigó a sus propios compañeros de ruta. Le dijo a Ricardo Gil Laavedra que era un blando con el kirchnerismo y el le contestó que ella no era dura, there que “era ineficaz, dogmática y autoritaria porque se creía dueña de la verdad”. Acusó de corruptos a los actuales dirigentes del radicalismo. Se despachó contra Alfonso Prat Gay al que calificó de cobarde porque nunca le firmó una denuncia de corrupción y a Martín Lousteau le dio para que tenga por no haber renunciado durante el conflicto de la 125.

Pregunta provocadora:¿ es bueno o malo para la oposición socialdemócrata que se crucen descalificaciones de semejante magnitud? ¿Ayuda que el debate sea tan caliente pero sincero o transmite una sensación de agresividad y de que UNEN se va a desunir en diez minutos? Cada uno tendrá su respuesta de acuerdo a su corazoncito si es que ya tiene decidido a quien votar. Hace muchos años que conozco a la doctora Carrió. Le hice decenas de entrevistas. Y por supuesto, tengo una opinión formada sobre sus valores. De todos modos quiero empezar diciendo dos verdades objetivas.

Primero: Nadie duda de su honestidad, de su capacidad intelectual ni de su coraje cívico para denunciar la mafia corrupta de este gobierno desde el primer minuto. Creo que ese es su gran aporte a la democracia y a la República. Por eso en su momento tuvo un gran respaldo popular en las urnas.

Segundo: Se nota claramente las grandes dificultades que tuvo en su carrera para construir un partido político fuerte y para mantener unidos a muchos de los grandes cuadros que crecieron a su lado o que establecieron alianzas con ella. Su manera de conducir, su incapacidad para convivir políticamente tal vez haya que encontrarla en una rigidez extrema de principios que, por momentos, la empuja hacia la soledad. Se fueron de su lado figuras muy respetables como Graciela Ocaña, Margarita Stolbizer, Adrián Perez o el propio Alfonso Prat Gay. Todos dicen por lo bajo que la quieren pero que tiene rasgos autoritarios porque siempre quiere imponer sus criterios. Creo que esta es su gran asignatura pendiente y por eso tiene su cuota parte de responsabilidad en que durante una década no se haya construido una oposición sólida que sea alternativa de gobierno fuera del peronismo. Por eso en su momento sacó muy pocos votos y fue condenada a repensar toda su actuación.

Hoy ese huracán llamado Lilita vuelve a soplar con mucha fuerza en las dos caras que tiene su moneda. Recuperó una importante intención de votos y una parte importante de los caceroleros y de los productores agropecuarios le reconocen su coherencia, su pelea permanente muchas veces en soledad y al acierto de las denuncias de corrupción de estado que hoy se pueden certificar con las investigaciones del programa de Jorge Lanata, entre otros. Pero Elisa Carrió, también demostró en estos días que el fuego en el que suele quemar sus propios proyectos organizativos sigue encendido.

Le digo mas, hoy es el centro del debate entre aquellos que en la Ciudad de Buenos Aires no quieren votar ni a Cristina ni a Macri. Hay 4 listas en ese espacio llamado UNEN. Página 12, aprovechó los chisporroteos que generó Carrió y tituló “Desunen”. Y aquí aparece la otra discusión democrática. ¿La obsecuencia y el verticalismo que convalida todo y no discute nada es mejor que el cruce de opiniones fuertes que pueden generar resentimiento y sensación de rejuntado? Un dirigente debe tener disciplina partidaria, eso está claro. Pero cuales son los límites. Hay temas menores en los que se pueden aceptar las diferencias. Pero en la defensa de la Constitución y en el rechazo a los corruptos y los golpistas no hay medias tintas. En eso hay que ser inflexible. Eso es lo que yo pienso. Pero lo que importa y levanta polvareda es lo que piensa Elisa Carrió. Tómela o déjela. Es una Lilita auténtica. El domingo 11, en las urnas, usted puede darle un beso o un reto. Y en eso no me meto.
Si, buy cialis se nos murió Renzo, check carajo. Que terrible. Y digo se “nos” murió porque el chiquito se había hecho un poco de todos los argentinos. Seguimos tan de cerca su lucha corajuda por sobrevivir que nos hizo empujar a todos con el. Renzo, malady Renzito, un dulce de leche, un bebe tierno que despertó cadenas de oraciones, chorros de energía positiva, buenas ondas, afecto, solidaridad, nos despertó lo mejor de nosotros, el lado mas pájaro del alma. Y ahora se nos fue. Esa maldita enfermedad cardiovascular nos arrebató esta mañana a quien se había convertido en uno más de nuestras familias. Nos conmovimos todos con Jorge Ramos, su abuelo que lo llamaba “El súper peque”, por esa tremenda voluntad de vivir.

Que mierda esta noticia. Renzo era una belleza tierna de apenas dos añitos. Nos hacía reír con la remera de los Angry Birds y el sombrerito tejido del monstruo más famoso del cine. Esos ojitos vivaces que hablaban. Renzo Antonelli, el “tanito” como le llamaba Haroldo, su padre desesperado. El gladiador no aguantó más y se nos fue. Las redes sociales se llenaron de luto esta mañana. Internet se condolió y no podía aguantar tanto pésame. Todos recordamos la mala suerte, ese dolor continuo. Si hasta les robaron el auto a los padres de Renzo. ¿Se acuerda? Juan Carr lo contó en la red solidaria y en un ratito ya tenía 9 autos a disposición para ir al hospital ofrecidos por argentinos anónimos que querían darle una mano. Renzo se reía con los cuentos que le contaban. Se movía en su cama y sonreía con la música que le ponía Belén, su madre. Hacía las delicias de todos los que abrazamos simbólicamente a Renzo porque se nos metió en el corazón. Hubo momentos de mucha esperanza. Cuando le sacaron el respirador artificial, cuando su carita pudo verse un poco más detrás de tanto caño de plástico, cinta adhesiva y mascarilla. Que mierda esa miocardiopatía. La odio porque se ensañó con alguien tan débil. Y eso que Renzito hizo todo para seguir viviendo y sus padres también y todos los médicos que dieron una batalla colosal en el Hospital Garraham. Fue terrible cuando Renzo sufrió un Accidente Cerebro Vascular. Lo dejó temporalmente disminuido de la vista y el oído y le paralizó medio cuerpo. Esa enfermedad congénita le impedía el desarrollo normal del miocardio y el músculo cardíaco no tenía suficiente fuerza para bombear sangre y oxigenar el resto del cuerpo. Desde octubre del año pasado estuvo en la lista de espera del INcucai. Dos veces lo transplantaron. Y los médicos ganaron varias batallas con un esfuerzo sobrehumano. Pero perdieron la guerra contra la muerte. Duele terriblemente decirlo, es lacerante, pero Renzo murió. Se me caían las lágrimas esta mañana igual que ese día en que descubrí la foto de su manito mínima, chiquita, tomando la mano de su madre. Era un mensaje que te golpeaba el pecho y el alma. Era Renzo aferrado a la vida, con ambas manos como un nuevo cordón umbilical.

Renzo Salvatori Antonelli, un bebito correntino que se hizo carne en nuestros sentimientos. En la adversidad, Renzito se había hecho nuevos amigos. Franco, Julieta y Sebastián tienen 5, 3 y 8 años y compartieron con él su calvario y su esperanza en el hospital. La lucha porque todos donemos nuestros órganos no se detiene y debe seguir con la misma entereza. Pero no todas las batallas se ganan. La familia se abrazó en su desgarro. Todos sintieron el mismo agujero negro en el cuerpo. Empezaron a recoger sus cosas. El bolsito con los juguetitos de Renzo, la reposera con que su madre se pasó meses al lado de su cama escuchando los latidos de su corazoncito con su propio corazón en la boca. Le controlaba el color, la presión arterial, el semblante, la mascarilla de oxígeno. Su familia se arrodillaba al lado de la cama de Renzo y rezaba por el como si estuvieran frente a un altar. Para ellos era su niñito Dios. Por eso todos rezamos por Renzo. Todos rezamos por él. Pero no alcanzó. Como dicen sus padres, se fue rodeado de amor y de luz. Un angelito y un leoncito más en el cielo. Fue muy emotivo lo que dijo Patricia Sosa: “No daba mas, pobrecito. Cambió de plano. Es libre, le tocó un cuerpito gastado. Que su alma encuentre la paz que aquí le faltó”. Se nos murió Renzo, carajo. A toda la Argentina se le cayó una lágrima.
Si las elecciones presidenciales fueran el próximo domingo, cheap los tres candidatos con mayores posibilidades de ganar serían Daniel Scioli, Sergio Massa y Mauricio Macri. Ese es el dato de mayor provocación intelectualmente que aportó la última encuesta de Enrique Zuleta Puceiro. Es la confirmación de la derrota cultural del cristinismo .Esos tres dirigentes de matriz similar, casi la contracara del concepto dogmático de “progresismo”, fueron paridos por la “ideologitis” de Cristina, es decir por la inflamación de su ideología. Ella y sus intelectuales son los responsables de que el péndulo de las preferencias haya iniciado su periplo hacia el otro lado. Es que a toda acción corresponde una reacción en igual magnitud y dirección pero de sentido opuesto. Es la ley de la dinámica de Isaac Newton que el materialismo dialéctico supo frecuentar.

Cuando Cristina abandone el poder en el 2015, habrá destruido muchas cosas. Las más graves, desde el punto de vista simbólico, son la convivencia pacífica y el concepto de “progresismo”. El resto es economía, se puede arreglar con racionalidad, soja y profesionalismo. La plata va y viene pero lo importante es la salud democrática y republicana. El gran desafío para el que venga será suturar las heridas para rehabilitar la cohesión social y extirpar el odio que transformó en enemigo a todo el que piensa distinto. Pero así como Carlos Menem invalidó por su mala praxis corrupta el término “liberalismo”; Cristina dejará herido de muerte el contenido de la palabra “progresismo”, también por su mala praxis corrupta. En este último caso hay que hacer un agregado generacional que se repite como comedia y, ojalá, no como tragedia.

En los 70, una minoría intensa utilizó la lucha armada y el tiro en la nuca como instrumento político (definición de Joan Manuel Serrat sobre la ETA) y se autotituló vanguardia revolucionaria. Con una asombrosa mezcla de coraje, ingenuidad e irresponsabilidad, finalmente, guió a parte de esa generación a la muerte y no a la victoria socialista. Fue tan blindado el microcosmos en el que desarrollaron sus acciones que se convirtieron en una patrulla perdida lejos de las demandas del pueblo y de su nivel de conciencia, como se decía entonces. La guerrilla hablaba en nombre de un pueblo que no lo escuchaba.

Sin embargo, la permanente extorsión ideológica sobreactuada a la que hoy someten al ciudadano común es patética. Es de un sectarismo recargado pero, por suerte, menos peligroso porque se hace sin armas en la mano.

Pero esa “ideologitis” que te obliga todo el tiempo a fijar posición sobre todo, es la misma. Ese falso relato que se quiere imponer a los amigos para estigmatizar a los enemigos, hoy es ridículo. Por eso surgen nuevos liderazgos más descafeinados que apuestan al discurso de “la gestión para resolver los problemas de la gente” en lugar de “el combate contra las corporaciones oligárquicas”. Hasta Cristina tuvo que recurrir a un candidato no beligerante y apto para la clase media ligth como Martín Insaurralde para subirse a ese viento de cola. La fría caja registradora de votos manejada por Cristina le robó una foto al Papa y no a Evo Morales o a Fidel Castro. Mas claro: Carlos Kunkel o Diana Conti fueron sepultados debajo de la sábana del Frente para la Victoria. Pero resucitaron a Scioli. Por eso quien más posibilidades tiene de derrotarlos es Sergio Massa.

De esta manera, una porción importante de la sociedad independiente denuncia su hartazgo frente a esa obsesión cristinista de teñir todo de falsa batalla épica. Todo es liberación o dependencia. Que a esta altura le pongan al torneo de fútbol, “Nietos recuperados” y a la copa, “Miguel Sánchez”, tiene una doble lectura. Por un lado, el ejercicio de la memoria sobre el horror del genocidio, nunca será suficiente. Pero la repetición serial de más de lo mismo como dogma y fanatismo, provoca cierto vaciamiento de los contenidos por un lado y el reclamo desde la izquierda para combatir otras impunidades más cercanas en el tiempo que son responsabilidad del actual gobierno. ¿Se imaginan un campeonato de fútbol llamado “Tragedia de Once”? ¿ O un trofeo con el nombre de “Julio López” o “Juana Gomez”, la chiquita Qom de 15 años violada y asesinada en Chaco?

Ese repliegue del kirchenrismo sobre sí mismo, igual que en los 70, lo aisla de la grande mayorías y lo deja atado a los mas verticalistas. Su intolerancia ya no es contra viejos enemigos oligárquicos como La Nación o nuevos enemigos monopólicos como Clarín. Ahora van contra los propios, atacan a los que integran “el campo popular y progresista” que empieza a astillarse. Jamás nadie podría acusar al director de teatro Carlos Rivas de golpista o simpatizante de la derecha. Todo lo contrario. Sin embargo fue atacado como si fuera un criminal de lesa humanidad solo porque se atrevió a poner en palabras lo que piensan muchos argentinos democráticos, republicanos, progresistas, honestos y defensores de todos los derechos humanos.

En las discusiones en el trabajo, con amigos o la familia los niveles de ceguera verticalista son peligrosos. El veneno que los Kirchner diseminaron sobre las venas abiertas de Argentina logra que, hasta los hechos más cotidianos, sean considerados de vida o muerte. ¿Te gustó Metegol?, te preguntan desafiantes. Si decís que si, te convertís en un antikirchnerista, sólo porque Juan José Campanella no permitió que lo domestiquen. La única salvación del escrache es si decís que la voz del Negro Fontova hace un mejor trabajo que la de Fabián Gianola. Y cuidadito con caracterizar de genio a Charly García. Serás fusilado por el paraperiodismo estatal y acusado de “macrista”. Solo el asco de Fito por los porteños es nacional y popular. Son discusiones de secta endogámica, “fecundación entre individuos de la misma especie”, como dice el diccionario. Por suerte, la inmensa mayoría de los argentinos no participa de este infantilismo de asamblea universitaria. El laburante que viaja mal en los trenes de mierda y que gana poco y no le alcanza y que tiene miedo por su vida y la de sus hijos, quiere que se dejen de hinchar las pelotas con tanta sanata presuntamente progre y trabajen en serio para construir un país mas justo y mas libre. En 1764, Cesare Beccaria, un luchador por la emancipación y contra el despotismo, abogó por “la máxima felicidad para el mayor número de personas posibles”. Algo así es la democracia realmente popular.
Los argentinos son buenos, shop pero si se los controla son mejores. La frase pícara de Perón es muy cierta. Y se podría agregar, cure que si se los controla durante las elecciones mucho mejor todavía. Es lo que parece estar sintiendo una parte importante de la población que no quiere que Cristina Fernández siga en el poder después de 2015 ni se quede un día más ni un día menos. ¿Se acuerda de aquel tema de Raúl Porchetto que decía, che pibe, veni, vota”. Bueno hoy se podría decir, “che pibe, vení controlá”. Le soy sincero, yo no creo que se pueda realizar un fraude lo suficientemente grande como para dar vuelta una elección donde haya diferencias de alrededor de diez puntos entre los candidatos. Es muy complicado. Pero si creo que hay fisuras y grietas que pueden permitir pequeños fraudes o engaños. Sobre todo en los lugares mas alejados de votación donde casi no hay fiscales o autoridades de mesa que no respondan al gobierno o al intendente de turno. La ocasión hace al ladrón, es otro dicho bien argentino que encaja justo. Si en una mesa solo hay autoridades del oficialismo, agarrate catalina, te bajan el padrón, como se dice en la jerga y te golean 120 a 0 si esa mesa tiene 130 personas en condiciones de votar. Por eso es tan importante que se controlen las 90 mil mesas que hay en todo el territorio nacional. Por eso hacen falta alrededor de 33 mil personas para controlar en la provincia de Buenos Aires donde está casi el 40% del padrón. Por eso si usted está escuchando y quiere donar un día domingo para la transparencia democrática debería anotarse como fiscal. Todavía está a tiempo. Si usted quiere comprometerse más y participar puede ser dedicarle un domingo a garantizar la transparencia de los comicios y a fortalecer las instituciones de la República. No importa cual sea su camiseta partidaria. No interesa donde tenga su corazoncito ni a quien vaya a votar. Que los comicios sean cristalinos es un gran aporte que cada uno de nosotros puede hacerle a la patria. Un gesto de generosidad con uno mismo y con nuestros hijos. Más honradez en cualquier terreno es mejor democracia. Más corrupción en cualquier terreno es un país peor. Ya está visto que la presidenta Cristina no respeta demasiado las leyes y que hace lo que quiere con respecto a los actos de gobierno e inauguraciones y anuncios transformados en actos de campaña. Y esta visto que este gobierno no tiene demasiados escrúpulos ni duda a la hora de malversar las estadísticas públicas del INDEC o inventar zonas sembradas de maíz para dibujar un record en la cosecha de granos. Parece que la mentira y el engaño son válidos a la hora de ir por todo. Vale todo, incluso especular con los golpes bajos de la vida íntima, con el luto de Cristina o el cáncer de Insaurralde o robarle una foto al Papa Francisco. Asombra comprobar hasta donde puede llegar la helada maquinaria de fabricar votos. Hay algunos que son juez y parte, como el propio director nacional electoral, Alejandro Tullio. No se trata de un funcionario imparcial. Es tan kirchnerista que su aporte económico figura entre los que recibió el Frente para la Victoria en las elecciones anteriores. Es como poner al lobo a cuidar las ovejas.

No quiero alentar la paranoia ni fabricar falsos fantasmas. No quiero que la gente tenga miedo, quiero que todos tengamos cuidado. Que levantemos la guardia y abramos los ojos. Nada más y nada menos. Dirigentes serios y no escandalosos como Roberto Lavagna ya plantearon esta preocupación. Sobre todo en una elección que aparece tan trascendente y tan pareja como la de la provincia de Buenos Aires. Por eso el gobierno se negó a implementar el sistema de boleta única. Porque con el actual sistema se puede hacer pequeñas grandes trampitas. Tirar a la basura las boletas de un partido que no tenga fiscal, por ejemplo. Y decirle al votante que no hay más o que nadie las trajo. Si eso pasa se recomienda filmar con el teléfono celular el incidente y que se lo digan mirando a cámara. En Formosa hay que cuidar que no voten los ciudadanos paraguayos de doble nacionalidad que solo vienen el día de la elección a depositar su sobre en la urna y a llevarse unos pesos en el bolsillo. Y así en cada distrito. Usted sabe, hecha la ley, hecha la trampa. Perder o ganar un diputado o un senador siempre son importantes pero mucho mas en esta elección. Hay una ONG que se dedica a combatir esas trampas y que se llama “Red Ser Fiscal”. Es una forma extraordinaria de ejercer la ciudadanía en plenitud sin afiliarse a ningún partido político ni comprometerse con nadie. Solo con el país. Eso es ser voluntario eficaz para combatir el no te metas. Para dar una mano y construir una país con más honestidad y con menos trampas. ¿Le parece poco? Fiscal mata fraude. No se olvide.
Mañana, try el jueves y el viernes le voy a dedicar esta columna a lo más concreto de las elecciones del domingo. A las transformaciones que se pueden producir con el voto. A la especulación acerca de los resultados y sus consecuencias. Pero déjeme que hoy le hable de algo más conceptual y profundo que lo meramente aritmético. Si me permite, store quiero tratar de definir cual es la etapa por la que estamos atravesando en política. Hay muchas maneras de encararlo. Una me la despertó una reflexión brillante del ex canciller Dante Caputo que habla de la inexistencia de los partidos políticos que, advice tal vez, sea el principal déficit que tenemos.

¿Que dice básicamente Caputo?. Que estamos en problemas porque han desaparecido los partidos políticos y transitamos una democracia de candidatos, de nombres, de caudillos. Con humor dice que estamos en un momento político de fulanistas o menganistas. Es verdad. Hoy la gente sigue más una persona que un partido. Por eso esas corrientes llevan sus nombres o apellidos. Cristinismo, Macrismo, Massismo, Sciolismo, entre otros. Son corrientes políticas que corren serio riesgo de extinguirse si por algún motivo desaparece esa persona. Eso hace a sus militantes totalmente dependientes de las decisiones y las órdenes de ese conductor y todo se hace mucho más verticalista y el debate desaparece para no incomodar al jefe que es como un dueño de la franquicia.

Eso no es bueno. Los partidos políticos son los pilares de la democracia. Hay que modernizarlos, desburocratizarlos, renovarlos, por supuesto. Pero es allí donde surgirán los nuevos cuadros, donde aparecerán polémicas creativas y donde se generaran lealtades a las ideas y no a las personas. Dice Caputo que los dos grandes partidos históricos no existen más. El radicalismo porque se achicó tanto y se fueron tantos dirigentes que es una expresión muy minoritaria. Y el peronismo, por lo contrario, se agrandó tanto, con su pragmatismo, ocupó tantos espacios que tiene varias corrientes internas que discuten supremacías en el seno de la sociedad y se han convertido casi en un sistema político en si mismo. El Partido Justicialista no existe, está congelado pero cerca del 70% de los bonaerenses podrían llegar a votar candidatos autotitulados peronistas. Está claro que la gran tarea es refundar los partidos. Incorporar nuevas formas y nuevas tecnologías. Mejorar ese instrumento esencial pero no reemplazarlo por individuos que tienen más posibilidades de equivocarse, enloquecer o querer eternizarse en el poder que las estructuras colectivas y colegiadas. Se puede lograr. En Chile la Concertación gobernó 20 años, con distintos presidentes y ahora está por volver al poder. Tuvo grandes dirigentes como Ricardo Lagos o Michelle Bachellet. Pero no existe el “Laguismo” o el “Bachelletismo”, existe el Partido Socialista o la Democracia Cristiana. En Uruguay pasa algo parecido. No hay “Mujiquismo” o Tabarevazquismo”, es el Frente Amplio que se ganó las presidencias y que tiene el funcionamiento interno disciplinado pero a su vez abierto que permite que el Pepe Mujica o Tabare Vazquez, tan iguales y tan distintos lleguen al poder en forma democrática y hagan buenas gestiones. Le pongo un ejemplo contrario que es doloroso. Considero a Luis Juez y a Margarita Stolbizer dirigentes muy valiosos, honrados, valientes y capaces. Sin embargo cada uno tiene un partido casi unipersonal. En Córdoba el juecismo va a hacer un papelón electoral solo porque Luis Juez no es candidato. Su partido no tiene otra figura taquillera. Es una lástima, pero de estas cosas hay que aprender. Con Margarita pasa algo parecido. Si ella decidiera dejar la política por cuestiones personales su agrupación debería diluirse en otro partido. Creo en los grandes partidos con fuertes corrientes internas. ¿Se imagina a Juez y Margarita, por ejemplo, como líneas internas del socialismo de Hermes Binner con el que tienen tantas coincidencias? ¿No serían los partidos más fuertes que las personas o los candidatos circunstanciales? ¿Cuáles son las terribles e insalvables diferencias que tienen con la plataforma, la trayectoria y los dirigentes del socialismo? Lo pongo solo como un ejemplo pero hay infinidad de situaciones similares. Creo profundamente en la democracia porque es el sistema menos malo que conozco. Creo que los partidos políticos como polea de transmisión de las demandas sociales y como escuela de cuadros para el gobierno. Siempre es importante contar con los liderazgos más carismáticos y populares. Siempre ayuda que sean personas de bien, con formación intelectual y experiencia y que apuesten a la ética y desprecien a los autoritarios y a los corruptos. Adentro de los partidos, todo; afuera de los partidos, nada. Los partidos deben facilitar que lleguen los de abajo y dificultar que se queden los de arriba. Para que la democracia fluya y no se estanque.
¿Cuál es la importancia de las elecciones del domingo en la Ciudad de Buenos Aires? Se juegan varias cosas de trascendencia. Vamos por partes. La primera es la suerte de la candidatura a presidente para el 2015 de Mauricio Macri. El ya manifestó su decisión de competir aunque a Juliana, prostate su bella esposa, view la idea no le guste demasiado. Para mantenerse en carrera Macri o la lista del PRO para decirlo con mayor precisión tiene que ganar con cierta contundencia. En política hay una suerte de teorema que dice que quien no puede lo menos, no puede lo más. Si Macri no demuestra que tiene el respaldo del distrito que viene gobernando, no puede aspirar a lograr el apoyo de todo el país. ¿Se entiende? Macri juega mucho en esa boleta que encabezan Gabriela Michetti para senadora y el rabino Sergio Bergman para diputado. Llevan una mochila pesada porque están obligados a ganar con cierta comodidad. El oficialismo nacional, la lista de Cristina que encabezan Daniel Filmus y Juan Cabandié, también tiene un desafío a suerte y verdad. Primero porque los porteños suelen ser un electorado refractario al peronismo en general y al kirchnerismo en particular, aunque no siempre ocurrió eso. Por lo tanto esa fuerza política puede llegar a perder lo más preciado que esta ciudad le aporta a Cristina: dos senadores. Si eso ocurre, tal vez podrían perder la mayoría en la cámara alta lo que sería muy complicado sacar leyes como chorizos o para intentar una reforma de la Constitución que permita una nueva reelección que hoy está prohibida. Cristina puede llegar a perder los dos senadores. Uno es Filmus que renueva su banca y el otro el Samuel Cabanchik que ingresó por otra lista pero que adentro se sumó al oficialismo nacional. Para que esta derrota se concrete, el kirchnerismo debe llegar en tercer lugar. Hay que recordar que los tres senadores por la Ciudad se definen así: el que saca más votos se lleva dos y el que le sigue, logra el restante senador. El que sale tercero puede ganar diputados pero no senadores. Ya se dijo que según las encuestas el macrismo está en la pole position. Y el tan preciado segundo lugar que colocaría un senador esta peleado entre el kirchnerismo y el espacio llamado “UNEN”, que es la socialdemocracia o la centroizquierda que compite con 4 listas. Este sector que aprovechó plenamente las posibilidades que dan estos comicios para que sea el ciudadano el que ordene sus candidatos ofrece 4 opciones.

Por un lado van Pino Solanas y Elisa Carrió como candidatos a senador y diputada, por el otro Rodolfo Terragno y Martín Loustau, después está la nómina que encabezan Alfonso Prat Gay y Ricardo Gil Laavedra y, finalmente la que promueve a César Whebe y Leandro Illia. Hay que decir que así como un triunfo de Michetti fortalece a Macri, un triunfo de Filmus le daría mucho más aire a Cristina y que una posible alianza entre radicales, socialistas, cívicos y sureños del proyecto y de los libres, se consolidaría tal vez, con la candidatura presidencial de Hermes Binner. Para confirmar eso, todavía falta ver muchas cartas sobre la mesa. También competirán otras listas con menos posibilidades pero que aspiran a superar el 1,5% de los votos para poder participar en las elecciones de medio tiempo de octubre donde se elegirán 13 diputados nacionales y 3 senadores. Allí hay nombres importantes como candidatos a senadores como Claudio Lozano, Alberto Rodríguez Saa, Julio Bárbaro, Alicia Oliveira y el delegado del subte Claudio Dellecarbonara. En diputados se encontrará con listas con leyendas trotskistas como Jorge Altamira o Luis Zamora y peronistas de diverso tipo como Julio Piumatto, Jose María Vernet o Carlos Campolongo, entre otros. Todos ofrecen sus trayectorias y proyectos. Siempre son de mucho peso las elecciones en esta ciudad. No solamente por la cantidad de votantes. También por la vidriera que eso significa para todo el país. En estos comicios usted con su voto puede darle un buen empujoncito al candidato que prefiera o ponerle un freno al que no le guste. Es de Capital importancia. El domingo que viene es la hora de la verdad. De usted depende.
Este domingo se terminarán varios misterios y se despejarán muchas incógnitas respecto de quien podrá gobernar durante los próximos diez años en nuestro país.

Este domingo es otro de esos días maravillosos e igualitarios porque cada argentino vale un voto y se produce la ceremonia más colectiva de la democracia. Todo el pueblo argentino, treat va a elegir a 127 de sus representantes para la Cámara de Diputados y 8 provincias, tadalafil entre ellas la Capital Federal, van a elegir 3 senadores nacionales cada una.

Este domingo vamos a poder expresarnos con toda libertad y eso, siempre es un momento de felicidad ciudadana. Cuando se abran las urnas aparecerán las respuestas a cientos de preguntas que en forma colectiva daremos los 30.530.323 compatriotas que estamos en condiciones de votar. Hay novedades interesantes: las mesas mixtas, los boca de urna a través de twitter, los troqueles o recibos del voto en lugar de la firma en la libreta y el voto de 592 mil pibes de 16 y 17 años que podrán votar en forma optativa por primera vez. Pero las grandes noticias, hay que buscarlas en los resultados. El gobierno nacional dirá que mantiene su condición de primera fuerza electoral y estará en lo cierto. El Frente para la Victoria será la agrupación más votada sumando los votos de todo el país. Eso es seguro. La gran pregunta es si el porcentaje de votos será tan exitoso como en el 2011 en el que llegó al 54% o tan crítico como en el 2009 cuando logró merodear el 30% de los votos. Por la manera en que se renueva el Congreso, contra aquella elección parlamentaria es muy probable que el cristinismo aumente su cantidad de diputados. Podrá sumar entre 5 y 10 legisladores más. Eso será presentado como otro gran logro.

En la Cámara Alta la cosa cambia. Si en octubre el oficialismo ocupa el tercer puesto en la Ciudad de Buenos Aires podría perder los dos senadores y quedarse sin mayoría.

Por su parte la oposición, que dice representar a más del 60% de los argentinos que están hartos de este gobierno, podrá exhibir también sus triunfos relativos. Es muy probable, por ejemplo, que el kirchnerismo llegue tercero en la Capital como le dije, o en Córdoba o en Santa Fe o en un distrito emblemático como Santa Cruz que fue la cuna del proyecto K. El Frente para la Victoria puede ser derrotado también en Mendoza y la gran incógnita, la pregunta del millón es que pasará en la provincia de Buenos Aires. Si gana Sergio Massa como algunas encuestas lo indican nacerá una nueva estrella dentro del peronismo no kirchnerista que se sumará a las de De la Sota en Córdoba con la idea de construir una alternativa de poder para el 2015 y vencer al kirchnerismo. Si gana Martín Insaurralde, se consolidará el proyecto de Cristina y se abrirán las puertas para una reforma constitucional que permita una nueva reelección. El resto de los precandidatos a presidente deben ganar en su distrito y algunos van a ganar con cierta comodidad, según dicen las consultoras. Hermes Binner ratificará su liderazgo en la centroizquierda. Al parecer superará los 40 puntos y dejará al kirchnerismo de Jorge Obeid y al macrismo de Miguel Del Sel peleando por el segundo lugar. Mauricio Macri también ganará con holgura su distrito tal como lo vimos el miércoles y respecto de probables presidenciales no hay mucho mas. Se podría sumar a un gobernador como Daniel Scioli, Sergio Uribarri o Jorge Capitanich si el kirchnerismo gana en Buenos Aires, Entre Rios o Chaco siempre y cuando la actual presidenta decida elegir un delfín y abandonar las intenciones de darle el gusto a Diana Conti para tratar de ser eterna o a Juan Cabandié y quedarse 50 años mas.

Este domingo seguiremos construyendo nuestro destino como Nación. Como siempre le digo, en estos comicios usted con su voto puede darle un buen empujoncito al candidato que prefiera o ponerle un freno al que no le guste. Paso a paso vamos armando el rompecabezas electoral que se consolidará el 27 de octubre. Este domingo que viene es la hora de la verdad. De usted depende.
José Conurbano busca la boleta de Sergio Massa y no la encuentra. El cuarto está muy oscuro en el más amplio sentido de la palabra. Es la tercera vez en 15 minutos que sale un votante de la mesa de una escuela de Merlo y dice: “no hay boleta”. Los muchachos de la cola se empiezan a impacientar y se lo hacen saber con murmullos y algún grito del estilo:”Dale amigo, see vota cualquiera o no votes, look amigo, troche que tenemos que ir a comer los ravioles”. La fila es mas larga de lo habitual porque las autoridades no están acostumbradas a extender el troquel y eso demora todo. Militantes del oficialismo local que encabeza un intendente derechista que alienta el patoterismo de estado como Raúl Othacehé, (a) “El Vasco”, como lo llama cariñosamente Cristina, tienen la orden de votar por el Frente para la Victoria y llevarse en el bolsillo todas las boletas de Massa.

Esta es la pesadilla que no deja dormir a los estrategas del Frente Renovador. Es casi un argumento irrebatible sobre la urgencia de ir hacia la boleta única o el voto electrónico para extirpar a los delincuentes que hacen ese jueguito perverso de robarse las boletas de sus rivales.

Para contrarrestar semejante malversación electoral los muchachos massistas que no orinan agua bendita y que pueden hacer lo mismo en los distritos que ellos conducen, tuvieron que imprimir 50 millones de boletas. ¿Se da cuenta de semejante despropósito? Eso es cinco veces el padrón.

Además armaron un mecanismo informático de auxilio inmediato y de alerta temprana sobre el problema. El objetivo es llevar las nuevas boletas en el menor tiempo posible aún a los lugares mas recónditos de la provincia. Esta es una lucha de aparatos por evitar un tipo de fraude como el que describimos al prinpicio, solo a título de ejemplo. Hay distritos que retiraron las boletas con camiones de gran porte para poder transportar esa montaña de papeles impresos con destino de urna. Hubo intendentes que, no conformes con eso, pidieron los disquetes para imprimir ellos con su dinero dos padrones mas para evitar el horror de quedarse sin boletas después del mediodía.

Con estos bueyes estamos arando la democracia. Por eso la tierra para sembrar la república es tan árida.

Estas operaciones tramposas pueden inclinar la balanza electoral en un par de puntos que se convierten en trascendentes cuando las encuestas hablan de cierta paridad.

La magnitud de estas truchadas es imposible de medir aún por las encuestas mas precisas.

Las certezas hay que buscarlas por otro lado. Cristina ordenará que Página 12 y Tiempo Argentino titulen mañana con dos verdades: “El Frente para la Victoria es la principal fuerza del país” y “Con estos resultados, el bloque oficialismo aumentará la cantidad de diputados en octubre”. Clarín y La Nación, probablemente privilegiarán otras dos verdades : “ Cristina perdió en la mayoría de las provincias grandes” y “ Es muy probable que en octubre el cristinismo pierda la mayoría en el Senado”. Esta noche, las urnas confirmarán estos vasos medio llenos y medio vacíos. Pero las grandes noticias todavía no se pueden anticipar. Serán las respuestas a las siguientes preguntas:

1) ¿Por cuanta diferencia ganará Masssa o Insaurralde? A favor de Insaurralde juegan los dos aparatos más importantes de la Argentina y dos de los funcionarios que tienen mayor imagen positiva: Cristina y Scioli. Y también 91 intendentes. A favor de Massa está el apoyo estable de votos que tuvo durante toda la campaña y que todo indica que esta noche llegará a su piso. Por el contrario, su competidor principal que logrará su techo.

2) ¿Cuál será la suma de los votos de Cristina a nivel nacional? Estará mas cerca del 30% del 2009 lo que será leído como una fuerte derrota y extenderá el certificado de defunción a la reelección y tal vez al kirchnerismo o mas cerca del 54% del 2011 que proyectará un triunfo que abrirá las puertas de cinco décadas ganadas mas como quiere Juan Cabandié.

3) La segura derrota del gobierno nacional en Córdoba, Capital Federal, Santa Fé y Mendoza abre otro interrogante. ¿En cual de esos distritos además quedará en tercer lugar? Y es muy probable que el kirchnerismo también sea derrotado en los grandes centros urbanos como Bahia Blanca, Mar del Plata, La Plata, y las ciudades de Rosario y la capital cordobesa.

4) El “Conurbano Norte y Sur” del país, como llaman algunos encuestadores a ese 30% del padrón que suman las provincias chicas y medianas, abre una gran incógnita. ¿ En el peor momento de los K, en el 2009, en esos extremos geográficos del país lograron el 60% de los votos. En el 2011, esas regiones le aportaron la friolera del 70%. Todo indica que en casi todas esas provincias, las boletas que defienden los colores de Cristina ganarán nuevamente pero, en todos los casos será por diferencias mas ajustadas y con menor porcentaje de votos. De la magnitud de este fenómeno depende la siguiente cuestión ¿Hay posibilidades de que el kirchnerismo saque menos del 30%? Es improbable, pero sería una catástrofe aritmética.

Pero la debacle política mayor no está en las cifras. Está en el concepto político de que si Sergio Massa gana, en octubre se convertirá en una aspiradora de los votos de Francisco de Narváez y en la nueva estrella taquillera del peronismo no kirchnerista para el 2015. Acudirán corriendo los intendentes que quedaron afuera, pero llegarán en segundo término. Habrán llegado primero los empresarios que el jueves pasado ya manifestaron que siguen casados con Cristina pero quieren de amante a Massa. ¿Habrá divorcio en puerta?

Los precandidatos presidenciales deberán ganar con contundencia en sus distritos para seguir en carrera. Todo indica que tanto Mauricio Macri en Capital, José Manuel de la Sota en Córdoba y Hermes Binner en Santa Fé podrán lograrlo. Hasta Julio Cobos se anotará en esa competencia si se verifica el triunfo holgado que le pronostican las encuestas mendocinas.

Sergio Massa tuvo la audacia de encabezar un desafío inédito. Rompió con el poder hegemónico del país y lo hizo acompañado de 20 intendentes de buenas gestiones. Desde la intendencia del Tigre enfrentó a la presidenta de la Nación. ¿Será premiado o castigado en las urnas por eso? En pocas horas sabremos el final de esta apasionante película.
La batucada de Sergio Massa fue una editorial construida con cantitos: “Y ya lo vé/ y Ya lo vé/ es para Cristina, generic que lo mira por Tevé”. Es que la presidenta de la Nación fue claramente la Mariscal de la fuerte derrota que sufrió ayer el Frente para la Victoria. Los resultados indican que se trató de la peor actuación tanto a nivel nacional como en la provincia de Buenos Aires desde que Néstor Kirchner llegó al poder. El cristinismo sacó menos votos que el kirchnerismo en el 2009. Y se perdieron provincias impensables en otros tiempos. Y como si esto fuera poco, there la presidenta tiene una gran porción de responsabilidad porque ella fue la que tomó todas las decisiones. Puso el cuerpo y recibió un voto castigo mucho más fuerte del que todos imaginaban. Ella fue la responsable de la mala praxis de los últimos tiempos en el gobierno. De el cepo odioso e ineficaz, clinic de los impuestos al trabajo, de tolerar altísimos niveles de corrupción y de fomentar el autoritarismo perseguidor hacia todo el que no piensa como ella. Nadie mas que ella fue la que resolvió designar a Cesar Milani al frente del Ejército, pactar indignamente con Irán, bancar a Guillermo Moreno y a Luis D’Elía o aceptar la sociedad corrupta con Lázaro Báez. Fue ella la que encabezó la ofensiva para domesticar a los medios de comunicación y a la justicia. Y finalmente, fue Cristina la única responsable de haber designado a candidatos de muy mala respuesta electoral como Martin Insaurralde, Daniel Filmus, Juan Cabandié, Norberto Yahuar, Jorge Obeid o los muchachos de La Cámpora para hacer un papelón en Santa Cruz.

Nadie la obligó a retar a todo el mundo y a robarle una foto al Papa al que no podía ver y combatía cuando era el cardenal Jorge Bergoglio. Ella sola se fue aislando hasta quedarse con los más verticalistas y obsecuentes. Muchos dicen que su gobierno o desgobierno fue derrochando el capital político que había construido su marido. Ayer, su caída electoral tan pronunciada terminó sepultando los restos del intento de reelección y tal vez, si no reacciona a tiempo parecer haber llegado el final para su conducción política que a todas luces fue caprichosa y equivocada. Se cansó de gritarle a los pocos que se atrevieron a sugerirle alguna crítica, se dedicó a expulsar a los que se permitían dudar y se creyó la dueña de la verdad, una soberbia que las multitudes suelen no perdonar.

Anoche en su discurso, como es su costumbre, tuvo cero autocrítica y no reconoció un solo error. Filmus perdió porque los porteños son gorilas, Insaurralde porque era un desconocido y el pueblo se tiene que hacer cargo de los errores que comete como por ejemplo no votar a las listas que ella dibujó casi en la soledad de su despacho. Es verdad que falta mucho, que recién el 27 de octubre se definirá la distribución de diputados y senadores, pero, desde el punto de vista político, el cristinismo retrocedió varios casilleros, pese a que Horacio Verbitsky vaticinó un 35% de los votos.

Ayer soplaron vientos de cambio en casi todo el territorio nacional. El oficialismo nacional perdió en ciudades y distritos en donde siempre ganaba, Hay un llamado fuerte de atención. Un tirón de orejas fenomenal a la presidenta de la Nación. Un cambio de época. La consigna de Cristina fue que en la vida hay que elegir y más de 7 de cada 10 argentinos eligieron votar cualquier otra lista que no tenga nada que ver con ella. Algo muy fuerte pasó este domingo. Perdieron los dos aparatos más poderosos de la Argentina, el que comanda Cristina en la Nación y el que conduce Scioli en la provincia. Hubo 91 intendentes que apoyaron a Insaurralde y quedaron colgados del pincel por culpa de Cristina. Las urnas expresaron un hartazgo por tanta altanería y tanta incapacidad para gobernar. Fue una suerte de grito al oído de una presidenta que no escucha ni quiere escuchar. Fue una típica actuación de un mariscal de la derrota.
La batucada de Sergio Massa fue una editorial construida con cantitos: “Y ya lo vé/ y Ya lo vé/ es para Cristina, visit web store que lo mira por Tevé”. Es que la presidenta de la Nación fue claramente la Mariscal de la fuerte derrota que sufrió ayer el Frente para la Victoria. Los resultados indican que se trató de la peor actuación tanto a nivel nacional como en la provincia de Buenos Aires desde que Néstor Kirchner llegó al poder. El cristinismo sacó menos votos que el kirchnerismo en el 2009. Y se perdieron provincias impensables en otros tiempos. Y como si esto fuera poco, advice recipe la presidenta tiene una gran porción de responsabilidad porque ella fue la que tomó todas las decisiones. Puso el cuerpo y recibió un voto castigo mucho más fuerte del que todos imaginaban. Ella fue la responsable de la mala praxis de los últimos tiempos en el gobierno. De el cepo odioso e ineficaz, de los impuestos al trabajo, de tolerar altísimos niveles de corrupción y de fomentar el autoritarismo perseguidor hacia todo el que no piensa como ella. Nadie mas que ella fue la que resolvió designar a Cesar Milani al frente del Ejército, pactar indignamente con Irán, bancar a Guillermo Moreno y a Luis D’Elía o aceptar la sociedad corrupta con Lázaro Báez. Fue ella la que encabezó la ofensiva para domesticar a los medios de comunicación y a la justicia. Y finalmente, fue Cristina la única responsable de haber designado a candidatos de muy mala respuesta electoral como Martin Insaurralde, Daniel Filmus, Juan Cabandié, Norberto Yahuar, Jorge Obeid o los muchachos de La Cámpora para hacer un papelón en Santa Cruz.

Nadie la obligó a retar a todo el mundo y a robarle una foto al Papa al que no podía ver y combatía cuando era el cardenal Jorge Bergoglio. Ella sola se fue aislando hasta quedarse con los más verticalistas y obsecuentes. Muchos dicen que su gobierno o desgobierno fue derrochando el capital político que había construido su marido. Ayer, su caída electoral tan pronunciada terminó sepultando los restos del intento de reelección y tal vez, si no reacciona a tiempo parecer haber llegado el final para su conducción política que a todas luces fue caprichosa y equivocada. Se cansó de gritarle a los pocos que se atrevieron a sugerirle alguna crítica, se dedicó a expulsar a los que se permitían dudar y se creyó la dueña de la verdad, una soberbia que las multitudes suelen no perdonar.

Anoche en su discurso, como es su costumbre, tuvo cero autocrítica y no reconoció un solo error. Filmus perdió porque los porteños son gorilas, Insaurralde porque era un desconocido y el pueblo se tiene que hacer cargo de los errores que comete como por ejemplo no votar a las listas que ella dibujó casi en la soledad de su despacho. Es verdad que falta mucho, que recién el 27 de octubre se definirá la distribución de diputados y senadores, pero, desde el punto de vista político, el cristinismo retrocedió varios casilleros, pese a que Horacio Verbitsky vaticinó un 35% de los votos.

Ayer soplaron vientos de cambio en casi todo el territorio nacional. El oficialismo nacional perdió en ciudades y distritos en donde siempre ganaba, Hay un llamado fuerte de atención. Un tirón de orejas fenomenal a la presidenta de la Nación. Un cambio de época. La consigna de Cristina fue que en la vida hay que elegir y más de 7 de cada 10 argentinos eligieron votar cualquier otra lista que no tenga nada que ver con ella. Algo muy fuerte pasó este domingo. Perdieron los dos aparatos más poderosos de la Argentina, el que comanda Cristina en la Nación y el que conduce Scioli en la provincia. Hubo 91 intendentes que apoyaron a Insaurralde y quedaron colgados del pincel por culpa de Cristina. Las urnas expresaron un hartazgo por tanta altanería y tanta incapacidad para gobernar. Fue una suerte de grito al oído de una presidenta que no escucha ni quiere escuchar. Fue una típica actuación de un mariscal de la derrota.
Sergio Massa, cheap treatment de la mano de Silvio Rodríguez, viagra 60mg podría decir que lo han estremecido un montón de mujeres. Ninguna de nieve. Hay por lo menos cuatro mujeres de fuego que impactaron en su vida.

La última fue Cristina Fernández. Fue la que lo eligió como jefe de gabinete y que un año después, lo tiró por la ventana y lo acusó de traidor. Ya Néstor le había escupido esa frase que quedará en la historia. Después de un partido de fútbol en la quinta de Olivos, Kirchner le dijo a “massita” como lo apodó para ningunearlo que “vos sos tan vivo y tan hijo de puta como hace falta para ser presidente”. Sergio Massa tiene virtudes y defectos como todos. Pero hay algo que demostró que tiene que ver con la dignidad personal y el coraje para no dejarse humillar. Y eso vale mucho en la vida y mucho más en el peronismo. Cuando Néstor le pasó la factura porque en Tigre había sacado más votos que él y lo insultó, Massita se convirtió en Mazazo y lo agarró del cuello. Dicen que tuvieron que pararlo para que no lo cagara a trompadas. Cuando vió que la única posibilidad de subsistir en la mesa chica del poder era decir todo que si y arrodillarse para ser castigado dijo en la embajada de los Estados Unidos que los Kirchner eran monstruos perversos. Después lo desmintió, como no podía ser de otra manera, pero en momentos claves les puso límites a los Kirchner. Massa tiene esa gran ventaja sobre Daniel Scioli: jamás se dejó humillar. El otro capítulo de Massa con Cristina fue haberle hecho caso a su consejo. La presidenta, ante cualquier crítica por mas constructiva que fuera, sentada sobre ese tesoro de 12 millones de votos, decía chicanera: “Si no les gusta lo que yo hago, formen un partido y ganen las elecciones”. Y Massa le hizo caso: formó un partido, el Frente Renovador y ganó las elecciones. ¿Eso lo convierte en el sucesor de Cristina como conductor del peronismo? Todavía no ganó esa carrera pero fue el primero en largar. Todavía falta mucho y el intendente de Tigre deberá confirmar y aumentar su triunfo el 27 de octubre para transformarse en el líder que el peronismo no kirchnerista está buscando. Tiene todas las condiciones: es un candidato taquillero, joven, ambicioso y hasta ahora, supo olfatear para donde va el viento de las demandas sociales.

Ni Massa ni su esposa Malena son sumisos. Todo lo contrario. Sergio es más prudente en las formas pero se planta y da pelea cuando lo considera necesario. La segunda mujer de las que marcaron su carrera sin dudas es su joven e impulsiva esposa. Malena Galmarini es de armas tomar. No se calla y ya lo demostró. Le dijo forro a Scioli y si bien ayer pidió disculpas por el exabrupto, agregó que el gobernador también debía pedirle disculpas a ella por haber sugerido que el robo a mano armado en su casa fue un autoatentado para victimizarse. No se puede entender a Sergio sin Malena. Son otro matrimonio que incluye una sociedad política. Dos militantes casados, como los Kirchner, los Duhalde, los Galmarini que son los padres de Malena y como los Perón. Precisamente, la suegra de Sergio y la madre de Malena, la ex diputada Marcela Durrieu también atravesó política y personalmente a Massa. Fue la que lo conoció en la militancia del peronismo menemista en San Martín y se lo presentó a su hija. La futura suegra lo miró y le vió uñas de guitarrero, es decir posibilidades de ser un buen padre de sus nietos, y un dirigente político con proyección nacional. Cristina, Malena, Marcela, son todas mujeres bravas como la cuarta mujer que marcó la vida de Massa: Graciela Camaño. La Negra, como le dice Sergio es su madrina política. La que lo formó desde pichón y tal vez por eso, le haya transmitido los huevos que hacen falta para ser peronista en los barrios hostiles de San Martín y al lado de Luis Barrionuevo. Nadie olvida que Camaño se hizo de abajo, se recibió de abogada hace poco igual que Massa y tuvo sus 15 minutos de fama el día que le pegó un cachetazo a Carlos Kunkel. Esto recién empieza en todos los sentidos. Massa demostró que tiene pasta para ser presidenciable aunque todavía le faltan varios golpes de horno y rendir varios exámenes. Su mayor virtud es que tiene a Roberto Lavagna a su lado. Su mayor defecto es que no pronuncia la palabra corrupción como si quisiera garantizar impunidad a los actuales gobernantes. Fue el gran triunfador de las elecciones porque se convirtió en el sepulturero de la reelección de Cristina y en el instrumento que eligieron millones de bonaerenses para ejercer su voto castigo. Esto recién comienza. Es solo un primer paso en las PASO. Neil Armstrong cuando pisó la luna dijo: “es un pequeño paso para el hombre y un gran salto para la humanidad.” La historia dirá si el pequeño paso de Massa es un gran salto para el peronismo.
La centroizquierda o el espacio socialdemócrata y republicano de la Argentina salió muy fortalecido de las PASO. Ese conglomerado que se nutre principalmente del matrimonio entre radicales y socialistas, sovaldi sale convoca además a diversos partidos más chicos y a dirigentes de prestigio que suman votos. Los principales logros hay que buscarlos en tres situaciones.

1) El exitoso modelo de Santa Fe donde gobiernan con justicia, bastante eficiencia y sin robar desde hace 20 años. Rosario primero y la provincia después catapultaron exitosos administradores como Hermes Binner, Miguel Lifschitz, Mario Barletta o Antonio Bonfatti. Vencieron con contundencia a la popularidad de Miguel del Sel y dejaron en tercer lugar a Jorge Obeid, un ex gobernador que no hizo una mala gestión pero que se tuvo que tragar el sapo de la mala imagen de Cristina Fernández en el distrito. Seguramente ese Frente Progresista tiene mucho para mejorar, sobre todo en el combate a la pobreza y en el desarrollo de infraestructura. Pero es una provincia productiva que tiene todo para seguir creciendo. No conozco un solo empresario que me haya dicho que en Santa Fe le pidieron una coima. Siguen el ejemplo del Frente Amplio uruguayo y de la Concertación chilena con los que tienen relaciones fraternales.

2) La excelente idea de dirimir candidaturas con el proyecto de UNEN en la ciudad de Buenos Aires. Fue la manera más democrática e inteligente de sumar en lugar de restar con dirigentes que tienen grandes coincidencias pero que en lo personal suelen tener fuertes encontronazos que les dificultan la construcción en común. Por eso se cruzaron fuerte en los debates entre ellos. Pero la sangre no llegó al río y la victoria siempre cohesiona. Fueron la agrupación que más votos sacó en la Capital y eso sorprendió a Mauricio Macri y su gente. Dejaron en tercer lugar por lejos a Daniel Filmus y Juan Cabandié que dicen que UNEN es un espacio de derecha. Mostraron unidad en la diversidad más allá de los chisporroteos y prometen hacer un esfuerzo para mantenerse unidos y seguir creciendo. Veremos si el 27 de octubre, Pino Solanas logra dejar a Filmus en tercer lugar y, por lo tanto, al cristinismo sin senadores porteños.

3) El tercer aspecto clave fueron los importantes triunfos de radicales y aliados en Mendoza, por ejemplo donde Julio Cobos hizo una elección excelente y quedó como una suerte de primus inter pares entre sus correligionarios. Cobos superó hasta el kirchnerismo funcional de radicales enojados como Roberto Iglesias y el intendente Victor Fayad que ahora decidieron bajar sus listas. Pero otro radical como Eduardo Costa se impuso nada menos que en la cuna del kirchneirsmo, en Santa Cruz. Y el viejo partido de Yrigoyen y Alem, este domingo, logró la reelección de Ricardo Colombi en Corrientes pese a que el cristinismo jugó todo el aparato del estado y hasta repartió plata en efectivo según denunció el gobernador. No hay que olvidarse de La Rioja donde el peronismo perdió su primera elección en 30 años de democracia o del batacazo en Catamarca. Perdió por un puñado de votos en Jujuy y tuvo buenas actuaciones en Córdoba y el Chaco. Un capítulo especial para Formosa y Tucumán. Tanto Ricardo Buryaille como José Cano pelearon contra dos señores feudales durísimos como Gildo Insfran y Jose Alperovich. Y lograron acercarse muchísimo y generar las primeras grietas en semejante poder.

Estos son los elementos centrales pero no los únicos para analizar. Muchos dirigentes van a empujar que el mecanismo que utilizó UNEN en la Capital se ponga en marcha para una gigantesca interna nacional para el 2015. Imaginan que podrían competir por la presidencia figuras como Hermes Binner, Julio Cobos, Ernesto Sanz y Elisa Carrió, entre otros. La Unión Cívica Radical sola tiene 40 diputados. Si este sector arma un interbloque podría potenciar su poder parlamentario con iniciativas creativas y progresistas. Nadie puede asegurar que esto se vaya a consolidar porque recién empieza. El 11 de agosto fue el parto de una criatura que deberá crecer con los mejores valores. De sus padres depende.
A esta altura hay dos grandes perjudicados con los fracasos en serie de Guillermo Moreno. El país, healing en primer término y la presidenta de la Nación. Hoy los opositores reclaman la renuncia del secretario de Comercio pero rezan para que Cristina lo deje en su puesto. Es uno de los argentinos de mayor imagen negativa y ese desprestigio feroz también salpica la investidura presidencial. Es mas, sovaldi si me apura, le diría que en la multiplicad de causas que explican la derrota electoral de agosto del oficialismo, la figura de Moreno ha sido un elemento fundamental. Porque se convirtió en un símbolo de lo peor de la mala praxis y el patoterismo de este gobierno. Porque aplicó remedios que fueron peores que las enfermedades. Porque quiso apagar los incendios con nafta. Y así nos va. Saltó a la fama con su estafa fundacional. Con la falsificación de las prestigiosas estadísticas públicas del INDEC, cometió un delito, dinamitó la credibilidad del gobierno y no pudo controlar la inflación. Pisoteó el termómetro y el muy pícaro se creyó que así bajaba la temperatura. Intervino todos los mercados en nombre de la mesa de los argentinos. En poco tiempo liquidó un stock ganadero de mas de 12 millones de vacas y hoy tenemos que pasar la vergüenza de que Uruguay y Paraguay exporten mas que nosotros. Logró que en el país del trigo no tengamos trigo o sea carísimo para hacer el pan y los fideos. Jamás pudo controlar los precios y nos llevó a estar en el podio de los países del mundo con más inflación.

Encima lo hizo con un grupo de guardaespaldas y a punta de pistola como denunció Horacio Verbitsky a quien nadie puede acusar de opositor. Pero ese fue solo el comienzo de la carrera rutilante de Moreno hacia el precipicio. Se hizo experto en groserías, insultos y desafió a medirse el tamaño de su miembro viril a muchos empresarios. Hay que decir que los empresarios se lo permitieron y no se conoce a ninguno que se haya levantado de la mesa o que lo haya denunciado con todas las letras. Vale destacar por su coraje al economista Jorge Todesca que no se bancó que censuraran su libertad de expresión y de trabajo y fue a la justicia. Moreno que es el gran mentiroso nacional acusó a Todesca y otros consultores de mentir. La justicia tiró un tiro para su lado y ayer procesó a Moreno y lo embargó. El juez Claudio Bonadío entendió que Moreno abusaba de su poder. Algo que se convirtió en su ADN. Es un abusador de poder. Moreno no dejó macana por hacer. Se hizo el guapo con el campeón mundial de Kick Boxing a su lado. Como un cavernícola maltrató en una embajada a la señora periodista Silvia Naishtat. Quiso dinamitar Clarín con un par de guantes de boxeo y mostró un llaverito que le decía boludo a Sergio Massa. Un boludo bárbaro que en 40 días sacó en un solo distrito la mitad de votos que Cristina en todo el país después de una década en el poder. Inventó varios fracasos bizarros como el cepo cambiario, el inmoral blanqueo y los cedines. Por mucho menos que eso cualquier funcionario hubiera sido expulsado del equipo de un presidente. Pero el capricho, la tozudez es más fuerte. Esa concepción infantil de no dar el brazo a torcer para no mostrarse débil ante los medios fue llevando a Moreno cada vez más arriba y a la economía cada vez más abajo. Se formó en la dura derecha peronista y es idolatrado por los jóvenes de La Cámpora que se creen de izquierda. Un talibán siempre es dañino para la democracia sin que importe su ideología. Es el fanatismo, estúpido. Un militante del patoterismo de estado salpicado con actitudes payasescas y decadentes. Un agrio que trabaja de ogro. Su amigo Maradona debería decirle que se le escapó la economía como una tortuga. Moreno procesado es una muy mala noticia para Cristina en el medio de varias malas noticias. Es un salvaje que recibió un cheque en blanco de Cristina y lo dilapidó. Cristina le tiene una confianza ciega. Es su niño mimado. Dijo que es un príncipe y es la que le da de comer al chancho. No quiere escuchar que nadie de su gabinete lo critique. Y nadie se anima tampoco. Es un soldado de Cristina que ya se convirtió en su principal verdugo.
Es un error conceptual decir que la presidenta de la Nación fue entrevistada por un periodista. Nada de eso ocurrió. Es una equivocación pensar que Hernán Brienza le hizo un reportaje a Cristina. Fue una amable conversación donde el caballero expresó su admiración incondicional por la dama. Cuando un periodista interroga está desarrollando una parte fundamental de su trabajo: buscar la verdad, recipe indagar. Pero cuando sólo se tira centros para que la otra persona cabecee, viagra sale lo que se busca es el lucimiento de quien está sentado del otro lado de la mesa. Fue la demostración mas clara de que periodismo militante es un oxímoron. No existe porque ambos conceptos tiene objetivos opuestos. La militancia busca defender ideas y líderes y el periodismo intenta encontrar la verdad de las cosas, diagnosis sin importarle la camiseta partidaria o el corazoncito ideológico.

Se puede desplegar una alfombra roja para que la Presidenta camine con elegancia. Eso no es delito ni está prohibido. Pero no se puede nombrar esa tarea como periodismo. Allí está el engaño. Se puede ser un facilitador, una pared amigable para que la presidenta rebote todas sus virtudes. Pero ese es un trabajo publicitario o propagandístico. Los costados mas oscuros hay que buscarlos en otro lado. Se puede trabajar para las empresas periodísticas que alimenta el gobierno con subsidios millonarios que disfraza de pauta publicitaria pero convengamos en que es muy raro tener varios sueldos que paga un mismo patrón y entrevistar a ese patrón llamado Cristina. Allí radica lo más cuestionable. En querer vender gato por liebre. El sábado, el canal y la radio que debiera ser del estado, es decir de todos los pensamientos, y es solo de una facción del kirchnerismo, emitieron otra forma de cadena nacional, otra manera televisada de expresar la catarata de la felicidad de los twitter, un mecanismo distinto al atril rodeado de aplaudidores. Fue una puesta en escena inédita del pensamiento de Cristina. Un envase nuevo para sus viejos discursos. Un intento de recuperar una iniciativa política que se perdió. Tal vez el nivel de subordinación de quien debía preguntar fue exagerado. Cada uno sabe lo que hace. Esta vez se respeto a rajatabla un dogma del cristinismo que supo expresar su comisario político, Carlos Zanini: “A la presidenta no se le habla, se la escucha”. Pocas veces leí una frase tan monárquica en una democracia. Estamos acostumbrados a que la presidenta no escuche lo que no quiere. Pero que tampoco se le pueda hablar es digno de un verticalismo autoritario que fue condenado en las urnas el 11 de agosto. Hubo un momento humillante. Cuando el facilitador elogia a la presidenta diciendo que tal vez uno de los principales méritos del proyecto sea “ la capacidad de argumentación de la presidenta”. Era una manera de decir que Cristina es inteligente y una gran oradora. Cosa que es cierta. Pero ella se mostró molesta y retrucó que lo mejor que tenían era lo que habían hecho. No lo que habían dicho. Creyó que el comentario del tirador de centros escondía una suave crítica. O que se refería a que el relato era más importante que la realidad. Vade retro satanás. Jamás alguien que tiene el corazón enamorado de Cristina se permitiría cuestionar absolutamente nada. Y mucho menos si todos, absolutamente todos, sus ingresos dependen de una señora que cuando tiene que castigar, castiga. Hubo tanta adulación melosa que el rating no acusó peso en la balanza. Hubo tanto regodeo y culto a la personalidad que terminó la charla y continuó un acto en donde también hablaba Cristina. Y después, siguió un partido del Fútbol para Todos que ya iba por el minuto 23. Es decir que 22 minutos después, en el entretiempo, aparecieron los avisos publicitarios que elogian a Cristina. ¿No será mucho? ¿No será demasiado convertir a Cristina en una reina que le pregunta al espejo cual es la mas bella e inteligente? ¿No les hará mas daño en las urnas? ¿Qué fue eso que pasó el sábado y al parecer seguirá pasando todos los sábados? Un acto del gobierno nacional emitido por canal 7 y radio Nacional que pagamos todos? ¿Un spot de campaña para el 27 de octubre que también pagamos todos? ¿Un gesto de subordinación y valor para defender a Cristina o una muestra de su nivel de confusión?
Es un error conceptual decir que la presidenta de la Nación fue entrevistada por un periodista. Nada de eso ocurrió. Es una equivocación pensar que Hernán Brienza le hizo un reportaje a Cristina. Fue una amable conversación donde el caballero expresó su admiración incondicional por la dama. Cuando un periodista interroga está desarrollando una parte fundamental de su trabajo: buscar la verdad, sale indagar. Pero cuando sólo se tira centros para que la otra persona cabecee, cure lo que se busca es el lucimiento de quien está sentado del otro lado de la mesa. Fue la demostración mas clara de que periodismo militante es un oxímoron. No existe porque ambos conceptos tiene objetivos opuestos. La militancia busca defender ideas y líderes y el periodismo intenta encontrar la verdad de las cosas, sin importarle la camiseta partidaria o el corazoncito ideológico.

Se puede desplegar una alfombra roja para que la Presidenta camine con elegancia. Eso no es delito ni está prohibido. Pero no se puede nombrar esa tarea como periodismo. Allí está el engaño. Se puede ser un facilitador, una pared amigable para que la presidenta rebote todas sus virtudes. Pero ese es un trabajo publicitario o propagandístico. Los costados mas oscuros hay que buscarlos en otro lado. Se puede trabajar para las empresas periodísticas que alimenta el gobierno con subsidios millonarios que disfraza de pauta publicitaria pero convengamos en que es muy raro tener varios sueldos que paga un mismo patrón y entrevistar a ese patrón llamado Cristina. Allí radica lo más cuestionable. En querer vender gato por liebre. El sábado, el canal y la radio que debiera ser del estado, es decir de todos los pensamientos, y es solo de una facción del kirchnerismo, emitieron otra forma de cadena nacional, otra manera televisada de expresar la catarata de la felicidad de los twitter, un mecanismo distinto al atril rodeado de aplaudidores. Fue una puesta en escena inédita del pensamiento de Cristina. Un envase nuevo para sus viejos discursos. Un intento de recuperar una iniciativa política que se perdió. Tal vez el nivel de subordinación de quien debía preguntar fue exagerado. Cada uno sabe lo que hace. Esta vez se respeto a rajatabla un dogma del cristinismo que supo expresar su comisario político, Carlos Zanini: “A la presidenta no se le habla, se la escucha”. Pocas veces leí una frase tan monárquica en una democracia. Estamos acostumbrados a que la presidenta no escuche lo que no quiere. Pero que tampoco se le pueda hablar es digno de un verticalismo autoritario que fue condenado en las urnas el 11 de agosto. Hubo un momento humillante. Cuando el facilitador elogia a la presidenta diciendo que tal vez uno de los principales méritos del proyecto sea “ la capacidad de argumentación de la presidenta”. Era una manera de decir que Cristina es inteligente y una gran oradora. Cosa que es cierta. Pero ella se mostró molesta y retrucó que lo mejor que tenían era lo que habían hecho. No lo que habían dicho. Creyó que el comentario del tirador de centros escondía una suave crítica. O que se refería a que el relato era más importante que la realidad. Vade retro satanás. Jamás alguien que tiene el corazón enamorado de Cristina se permitiría cuestionar absolutamente nada. Y mucho menos si todos, absolutamente todos, sus ingresos dependen de una señora que cuando tiene que castigar, castiga. Hubo tanta adulación melosa que el rating no acusó peso en la balanza. Hubo tanto regodeo y culto a la personalidad que terminó la charla y continuó un acto en donde también hablaba Cristina. Y después, siguió un partido del Fútbol para Todos que ya iba por el minuto 23. Es decir que 22 minutos después, en el entretiempo, aparecieron los avisos publicitarios que elogian a Cristina. ¿No será mucho? ¿No será demasiado convertir a Cristina en una reina que le pregunta al espejo cual es la mas bella e inteligente? ¿No les hará mas daño en las urnas? ¿Qué fue eso que pasó el sábado y al parecer seguirá pasando todos los sábados? Un acto del gobierno nacional emitido por canal 7 y radio Nacional que pagamos todos? ¿Un spot de campaña para el 27 de octubre que también pagamos todos? ¿Un gesto de subordinación y valor para defender a Cristina o una muestra de su nivel de confusión?
La centroizquierda o el espacio socialdemócrata y republicano de la Argentina salió muy fortalecido de las PASO. Ese conglomerado que se nutre principalmente del matrimonio entre radicales y socialistas, salve convoca además a diversos partidos más chicos y a dirigentes de prestigio que suman votos. Los principales logros hay que buscarlos en tres situaciones.

1) El exitoso modelo de Santa Fe donde gobiernan con justicia, bastante eficiencia y sin robar desde hace 20 años. Rosario primero y la provincia después catapultaron exitosos administradores como Hermes Binner, Miguel Lifschitz, Mario Barletta o Antonio Bonfatti. Vencieron con contundencia a la popularidad de Miguel del Sel y dejaron en tercer lugar a Jorge Obeid, un ex gobernador que no hizo una mala gestión pero que se tuvo que tragar el sapo de la mala imagen de Cristina Fernández en el distrito. Seguramente ese Frente Progresista tiene mucho para mejorar, sobre todo en el combate a la pobreza y en el desarrollo de infraestructura. Pero es una provincia productiva que tiene todo para seguir creciendo. No conozco un solo empresario que me haya dicho que en Santa Fe le pidieron una coima. Siguen el ejemplo del Frente Amplio uruguayo y de la Concertación chilena con los que tienen relaciones fraternales.

2) La excelente idea de dirimir candidaturas con el proyecto de UNEN en la ciudad de Buenos Aires. Fue la manera más democrática e inteligente de sumar en lugar de restar con dirigentes que tienen grandes coincidencias pero que en lo personal suelen tener fuertes encontronazos que les dificultan la construcción en común. Por eso se cruzaron fuerte en los debates entre ellos. Pero la sangre no llegó al río y la victoria siempre cohesiona. Fueron la agrupación que más votos sacó en la Capital y eso sorprendió a Mauricio Macri y su gente. Dejaron en tercer lugar por lejos a Daniel Filmus y Juan Cabandié que dicen que UNEN es un espacio de derecha. Mostraron unidad en la diversidad más allá de los chisporroteos y prometen hacer un esfuerzo para mantenerse unidos y seguir creciendo. Veremos si el 27 de octubre, Pino Solanas logra dejar a Filmus en tercer lugar y, por lo tanto, al cristinismo sin senadores porteños.

3) El tercer aspecto clave fueron los importantes triunfos de radicales y aliados en Mendoza, por ejemplo donde Julio Cobos hizo una elección excelente y quedó como una suerte de primus inter pares entre sus correligionarios. Cobos superó hasta el kirchnerismo funcional de radicales enojados como Roberto Iglesias y el intendente Victor Fayad que ahora decidieron bajar sus listas. Pero otro radical como Eduardo Costa se impuso nada menos que en la cuna del kirchneirsmo, en Santa Cruz. Y el viejo partido de Yrigoyen y Alem, este domingo, logró la reelección de Ricardo Colombi en Corrientes pese a que el cristinismo jugó todo el aparato del estado y hasta repartió plata en efectivo según denunció el gobernador. No hay que olvidarse de La Rioja donde el peronismo perdió su primera elección en 30 años de democracia o del batacazo en Catamarca. Perdió por un puñado de votos en Jujuy y tuvo buenas actuaciones en Córdoba y el Chaco. Un capítulo especial para Formosa y Tucumán. Tanto Ricardo Buryaille como José Cano pelearon contra dos señores feudales durísimos como Gildo Insfran y Jose Alperovich. Y lograron acercarse muchísimo y generar las primeras grietas en semejante poder.

Estos son los elementos centrales pero no los únicos para analizar. Muchos dirigentes van a empujar que el mecanismo que utilizó UNEN en la Capital se ponga en marcha para una gigantesca interna nacional para el 2015. Imaginan que podrían competir por la presidencia figuras como Hermes Binner, Julio Cobos, Ernesto Sanz y Elisa Carrió, entre otros. La Unión Cívica Radical sola tiene 40 diputados. Si este sector arma un interbloque podría potenciar su poder parlamentario con iniciativas creativas y progresistas. Nadie puede asegurar que esto se vaya a consolidar porque recién empieza. El 11 de agosto fue el parto de una criatura que deberá crecer con los mejores valores. De sus padres depende.
El 70% de los argentinos le quisieron dar un susto a Cristina. Con su voto, order quisieron enviarle un mensaje de advertencia. Un tirón de orejas, si usted quiere. Pero después de las conclusiones que sacó la presidenta es ella la que nos dio un susto a nosotros. Porque si el resultado electoral fue preocupante para el gobierno, el balance negador y altanero que hizo la presidenta es preocupante para todos y todas. Porque una cosa es disimular un mal momento, maximizar nuestros aciertos y minimizar nuestros errores, eso lo hacemos todos, pero otra cosa es negar lo evidente. Eso es grave. Eso es bovarismo: creerse sus propias mentiras. La presidenta no reconoció un solo error. No tuvo aunque sea la actitud políticamente correcta de decir que va a estudiar los motivos por los que 6 millones de argentinos que la votaron hace dos años ahora eligieron otras opciones. Si cree que la culpa es de Magnetto, Clarín y TN demuestra un nivel de subestimación hacia el votante que ofende la inteligencia. Si en el 2011 logró un espectacular 54% con 12 millones de votos, que pasó ahora. ¿La mitad de sus votantes se pusieron a leer Clarín y a ver a Lanata recién hace dos años? ¿O en el 2011 todos veían canal 7 y Fútbol para Todos? Es un concepto paternalista que ya era antiguo en los 70. Creer que el ciudadano es un tonto con la cabeza vacía que llenan los medios es no comprender que la gente vota por su propia experiencia. Que vota según como le va en su trabajo, en su vida cotidiana, o si siente a su familia segura o si cree que la honestidad es un valor digno de ser defendido. Algunos además, los más politizados, votan con la camiseta ideológica. Pero nuestros compatriotas no son una botella vacía que llena cualquiera. Y si de última, Cristina cree eso, quiere decir que cuando ganó las elecciones como ocurrió muchas veces en esta década, fueron ellos los que le llenaron la cabeza a la gente. Salvo que crea que ella es la dueña de la verdad y la única representante del pueblo y los demás sean la expresión de la mentira, el engaño y la manipulación oligárquica y destituyente. Y la verdad, es que de tanto repetir ese relato, parece que Cristina terminó por creerlo. Y eso es lo grave. Es peligroso que la presidenta con más poder desde 1983 haga diagnósticos absolutamente equivocados y pueda caer en el ridículo como en estas últimas horas. Ya lo dijo Perón: “De todos lados se puede volver, menos del ridículo”. Decir que los medios no publicaron el resultado de la Antártida porque ganó el kirchnerismo es desconocer los mecanismos básicos del periodismo. Primero,: los datos si se publicaron. Siempre se lo hace como un dato curioso, de color, que no define ni explica nada. Pero supongamos que los medios monopólicos no publicaron el resultado de la Antártida. ¿Por qué no lo publicó Página 12, Tiempo Argentino, o TELAM? ¿O ellos también están en la conspiración y el fragote? Todo es ridículo. Igual que el sainete que armó con los pueblos originarios de los Qom. El cacique Felix Perez al que se niega a recibir pese a que lo recibió hasta el Papa ya explicó que en esas mesas votaron la mayoría de criollos. Gildo Insfran que es el ícono del señor feudal atornillado a su sillón le dijo a Cristina que hasta los Qom votaron por ella. Y Cristina lo creyó porque solo cree lo que quiere creer. No escucha ni quiere escuchar malas noticias. El tsunami electoral que padeció este domingo ya se lo habían anticipado los cacerolazos, varios dirigentes de la oposición y muchos periodistas independientes. Pero la presidenta esta cada vez más aislada, mas cerrada sobre su círculo íntimo y obsecuente y por eso se choca contra una pared como le ocurrió electoralmente el domingo. Hasta sus ministros hablan en voz baja de la desilusión de mucha gente. De los trabajadores que sienten una injusticia cuando pagan impuestos a las ganancias, de las inmobiliarias que ven como el cepo paralizó la actividad, de los más humildes que padecen la inflación en sus bolsillos y la inseguridad en sus corazones. ¿No pensó la presidenta que hay mucha gente enojada con los casos de mega corrupción a cielo abierto como los de Jaime, Lázaro Báez y Boudou? ¿No cree que el patoterismo de estado de Guillermo Moreno ya colmó todas las paciencias? ¿No hay posibilidad de que la reina Cristina se equivoque? ¿Es perfecta la presidenta? ¿Siempre la culpa es de los demás? ¿En serio cree que perdió en todas las provincias más grandes por culpa de los medios? ¿Y en Santas Cruz que pasó? ¿Le parece bien decir que un dictador como Lanusse es mejor que los dueños de los medios, solo porque dio la cara? Eran militares que habían usurpado la democracia y la libertad, señora presidenta. ¿No se acuerda? Nunca un general presidente puede ser mejor que civiles desarmados que respetan la Constitución. Si Cristina fuera una dirigente más, todo esto no pasaría de ser una comedia de enredos patética. Pero es la presidenta de los 40 millones de argentinos que tiene que gobernar dos años más con sabiduría y ecuanimidad. Pero Cristina busca culpables y no soluciones. Y los culpables los puede llegar a encontrar en el espejo. Y eso es lo que asusta.
Mañana se cumplen 163 años de la muerte de don José de San Martín. Por lejos es el argentino más grande de todos los tiempos. Para mi es el padre de la Patria. Por eso hoy lo necesitamos más que nunca. ¡Que bien que nos vendría en estos tiempos de cólera y twitter su sabiduría y su coraje patriótico! Que bien que nos vendría que bajara del bronce o se escapara de los libros para darnos cátedra de cómo ser un buen argentino sin perseguir a nadie ni sembrar el odio entre los hermanos. Porque todavía vive en el corazón de los argentinos. Porque todavía lo necesitamos para recuperar la confianza en nosotros mismos.

San Martín, troche al revés de los gobernantes actuales, site era austero y honrado hasta la obsesión. Incluso le hizo quemar a su esposa Remedios los fastuosos vestidos de Paris que tenía porque decía que no eran lujos dignos de un militar. Manejó cataratas de fondos públicos y murió sin un peso. En su testamento se negó a todo tipo de funerales. La muerte lo encontró en el exilio, casi ciego, muy lejos de Puerto Madero en todo sentido. Permítame un comentario dolorosamente irónico: igual que ahora, ¿No? Usted me entiende.

Don José de San Martín fue un ejemplo de rectitud cívica en tiempos de traiciones, corrupción y contrabando. Enseñó a no discriminar predicando con el ejemplo: creó el regimiento número 8 de los negros y después les dio la libertad tal como se los había prometido a sus queridos faluchos.

Estamos hablando de alguien que como primer acto de gobierno en Perú aseguró libertad de prensa y decreto la libertad de los indios y de los hijos de esclavos y encima redactó el estatuto provisional, un claro antecedentes de nuestra Constitución tan humillada durante demasiado tiempo. Su gran preocupación fue no concentrar el poder y por eso creo el Consejo de Estado y se preocupó para que el Poder Judicial fuera realmente independiente. Repito, insisto: Igualito que ahora ¿No? Igual que muchos de nuestros últimos gobernantes que solo se preocuparon por apretar a cuanto periodista dijera alguna verdad, por aspirar a la suma del poder público eternamente y por manipular la justicia hasta ponerle la camiseta partidaria.

Por eso, cuando nombro a San Martín me pongo de pié y lo venero. Y creo que hoy más que nunca nos puede servir cómo mensaje de unidad en esta Argentina con fractura expuesta. Porque San Martín vive eterno en el corazón de su pueblo. Grande entre los grandes. Es el argentino mas amado por los argentinos.

Que bien que nos vendría ahora ese San Martín convencido de que la educación era la forma mas profunda de soberanía. Decía que la educación era más poderosa que un ejército para defender la independencia. Es que San Martín era un militar y un guerrero de una capacidad extraordinaria. Pero también un demócrata cabal. El principal lema de la Logia Lautaro que el redactó dice textualmente: “No reconocerás como gobierno legítimo de la patria sino a aquel que haya sido elegido por la viva y espontánea voluntad del pueblo”. Las maestras del primario siempre nos recordaron que jamás desenvainó su sable contra sus hermanos ni por razones políticas y eso que varias veces se lo ordenaron. Disciplina si. Obediencia debida no. En una carta que le mandó al caudillo santafesino Estanislao López que convendría leer en voz alta a nuestros hijos un par de veces al año le dice: “Divididos seremos esclavos”. Justo hoy que estamos tan enfrentados, tan fragmentados como sociedad. Su entrega hacia los demás se puede llevar a la cumbre de la cordillera cuando la cruzó a lomo de mula, en caballo o en camilla en la más grande epopeya americana que se recuerde.

Respeto por la libertad de expresión, independencia de poderes, austeridad republicana, honradez a prueba de bala, coraje y estrategia y un profundo amor por una patria de todos y para todos.

Es el padre de la patria y nosotros, sus hijos, debemos honrar su memoria tratando de multiplicar sus valores y de construir una Argentina a su imagen y semejanza. Llegó la hora de ponernos de pié. Ya pasaron 163 años de su muerte y la patria ya cumplió sus 200 años .Tenemos que hacernos cargo y juramentarnos. Es la ley de la vida. Sin nuestro padre tenemos que construir una patria justa para nuestros hijos.

Para reafirmar nuestra identidad y para que siga sembrando utopías libertarias en el seno de nuestro pueblo y por todos los rincones de nuestra bendita Argentina. Para que nos siga iluminando aún en los momentos más oscuros. Para que nos siga uniendo en el medio de tanta división.
Mañana se cumplen 163 años de la muerte de don José de San Martín. Por lejos es el argentino más grande de todos los tiempos. Para mi es el padre de la Patria. Por eso hoy lo necesitamos más que nunca. ¡Que bien que nos vendría en estos tiempos de cólera y twitter su sabiduría y su coraje patriótico! Que bien que nos vendría que bajara del bronce o se escapara de los libros para darnos cátedra de cómo ser un buen argentino sin perseguir a nadie ni sembrar el odio entre los hermanos. Porque todavía vive en el corazón de los argentinos. Porque todavía lo necesitamos para recuperar la confianza en nosotros mismos.

San Martín, sale al revés de los gobernantes actuales, cialis era austero y honrado hasta la obsesión. Incluso le hizo quemar a su esposa Remedios los fastuosos vestidos de Paris que tenía porque decía que no eran lujos dignos de un militar. Manejó cataratas de fondos públicos y murió sin un peso. En su testamento se negó a todo tipo de funerales. La muerte lo encontró en el exilio, casi ciego, muy lejos de Puerto Madero en todo sentido. Permítame un comentario dolorosamente irónico: igual que ahora, ¿No? Usted me entiende.

Don José de San Martín fue un ejemplo de rectitud cívica en tiempos de traiciones, corrupción y contrabando. Enseñó a no discriminar predicando con el ejemplo: creó el regimiento número 8 de los negros y después les dio la libertad tal como se los había prometido a sus queridos faluchos.

Estamos hablando de alguien que como primer acto de gobierno en Perú aseguró libertad de prensa y decreto la libertad de los indios y de los hijos de esclavos y encima redactó el estatuto provisional, un claro antecedentes de nuestra Constitución tan humillada durante demasiado tiempo. Su gran preocupación fue no concentrar el poder y por eso creo el Consejo de Estado y se preocupó para que el Poder Judicial fuera realmente independiente. Repito, insisto: Igualito que ahora ¿No? Igual que muchos de nuestros últimos gobernantes que solo se preocuparon por apretar a cuanto periodista dijera alguna verdad, por aspirar a la suma del poder público eternamente y por manipular la justicia hasta ponerle la camiseta partidaria.

Por eso, cuando nombro a San Martín me pongo de pié y lo venero. Y creo que hoy más que nunca nos puede servir cómo mensaje de unidad en esta Argentina con fractura expuesta. Porque San Martín vive eterno en el corazón de su pueblo. Grande entre los grandes. Es el argentino mas amado por los argentinos.

Que bien que nos vendría ahora ese San Martín convencido de que la educación era la forma mas profunda de soberanía. Decía que la educación era más poderosa que un ejército para defender la independencia. Es que San Martín era un militar y un guerrero de una capacidad extraordinaria. Pero también un demócrata cabal. El principal lema de la Logia Lautaro que el redactó dice textualmente: “No reconocerás como gobierno legítimo de la patria sino a aquel que haya sido elegido por la viva y espontánea voluntad del pueblo”. Las maestras del primario siempre nos recordaron que jamás desenvainó su sable contra sus hermanos ni por razones políticas y eso que varias veces se lo ordenaron. Disciplina si. Obediencia debida no. En una carta que le mandó al caudillo santafesino Estanislao López que convendría leer en voz alta a nuestros hijos un par de veces al año le dice: “Divididos seremos esclavos”. Justo hoy que estamos tan enfrentados, tan fragmentados como sociedad. Su entrega hacia los demás se puede llevar a la cumbre de la cordillera cuando la cruzó a lomo de mula, en caballo o en camilla en la más grande epopeya americana que se recuerde.

Respeto por la libertad de expresión, independencia de poderes, austeridad republicana, honradez a prueba de bala, coraje y estrategia y un profundo amor por una patria de todos y para todos.

Es el padre de la patria y nosotros, sus hijos, debemos honrar su memoria tratando de multiplicar sus valores y de construir una Argentina a su imagen y semejanza. Llegó la hora de ponernos de pié. Ya pasaron 163 años de su muerte y la patria ya cumplió sus 200 años .Tenemos que hacernos cargo y juramentarnos. Es la ley de la vida. Sin nuestro padre tenemos que construir una patria justa para nuestros hijos.

Para reafirmar nuestra identidad y para que siga sembrando utopías libertarias en el seno de nuestro pueblo y por todos los rincones de nuestra bendita Argentina. Para que nos siga iluminando aún en los momentos más oscuros. Para que nos siga uniendo en el medio de tanta división.
Cristina logró la unidad nacional: todos los argentinos le tienen miedo. Después de fracturar hasta las piedras con su fanatismo castigador, viagra la Presidenta, illness consiguió el denominador común, site del temor hacia sus actitudes. Los dirigentes que la apoyan sienten pánico cada vez que se les cruza la idea de expresarle alguna crítica. No se animan a plantearles ni el mínimo matiz porque saben que su destino es la Siberia. Los candidatos que la enfrentan sienten terror de solo pensar que puede llegar a hacer cualquier cosa con tal de embarrar la cancha. El kirchnerismo ya funciona como el Frente para la Venganza y toma represalias. Los intendentes massistas, reunidos el jueves, confesaron que tienen que levantar la guardia y abrir bien los ojos. Nadie descartó que una pueblada fogoneada por el cristinismo incendie alguna comisaría en Tigre o en Almirante Brown. Todos se preparan para lo peor: un carpetazo de Horacio Verbitsky y de sus compañeros de los servicios de inteligencia o, peor aún, que algún cadáver narco aparezca en el territorio enemigo de Cristina.

“Vamos por todo” fue reemplazado por “Vale todo”. El fin justifica los medios porque deliran creyendo que luchan por la liberación nacional contra la dependencia de las corporaciones destituyentes. Ya lo dijo Ella: Massa es solo el títere, un suplente.

Los ciudadanos comunes también miran con susto a la presidenta. Los que votaron por sus listas rezan para que Cristina vuelva a sus cabales, recupere cordura y deje de actuar como la jefa de campaña de Sergio Massa. Cada vez que la presidenta habló, tuiteó o tomó alguna determinación fue un error no forzado que llevó un puñado de votos mas para su enemigo principal. Los que no eligieron las boletas de Cristina, se inquietan pensando en la posibilidad del portazo. Dicen:”si ya lo hizo una vez, lo puede hacer de nuevo”. Se espantan ante la posibilidad de que ella tire del mantel y se lleve todo puesto con un alto grado de arrogancia y despecho. “Este pueblo no nos merece, Néstor, renuncio”, dijo la noche terrible de la 125. Nadie descarta semejante nivel de irresponsabilidad si en el atardecer del 27 de octubre las cifras vienen peor o mucho peor que el 11 de agosto. Sería peligroso, aunque gane por goleada en la Antártida.

La situación más inquietante de todas tiene que ver con la estabilidad emocional de la presidenta y con su mecanismo casi solitario para tomar decisiones. El único hombre que se anima a decirle que no a Cristina se llama Máximo y no sabe, no contesta. Ella fue la Mariscal de la Derrota, porque eligió los candidatos, los spots, el discurso y las medidas económicas. Hoy atravesó la pantalla y perdió la confianza de quienes necesitan de su conducción. Esto es lo más grave que le pasó al proyecto después de la muerte de Néstor. No solamente padecieron la peor derrota electoral de la década sino que Cristina perdió la brújula y eso confunde a todos.

Talibanes repudiados por la sociedad, como Carlos Kunkel, que fueron prolijamente escondidos durante la campaña, salieron a insultar a Massa. Ese “delegado de la oligarquía al que no le da el piné”, como lo definió, ganó en distritos donde vive la gente mas humilde y donde el peronismo casi no había perdido nunca: Lanus, Tres de Febrero, Avellaneda y José C Paz, entre muchos otros. Pero en otros lugares que forman el ADN del justicialismo, hicieron elecciones muy por debajo de las anteriores o ganaron por poco como en La Matanza o Quilmes, por ejemplo.

Por eso, se descontroló hasta el relato kirchnerista. El “Barba” Gutierrez que ganó por un pelito en Quilmes y quiere salvar su pellejo y la mayoría del consejo deliberante, salió con los tapones de punta contra Aníbal Fernández que con ese “me importa un carajo” el voto de los demás, no hizo más que seguir piantando votos y poner en lenguaje vulgar lo que Cristina expresó por twitter.

El intelectual icónico de Carta Abierta concluyó que Massa mira la realidad a través de una camarita de seguridad. Tan mal no le fue porque los tres millones de votos que logró representan casi el 14% a nivel nacional. Massa, en un solo distrito, con un partido de 40 días y contra los aparatos más poderosos de la Nación, la provincia y los municipios, logró la mitad de los votos que Cristina en todo el país. Esta es la dimensión de la derrota. Algo se está gestando, se siente al respirar: el cristinismo observa la realidad a través del ojo de la cerradura de la ideologitis.

La falta de liderazgo de Cristina aparece en las contradicciones que dan suma cero. Un irreconocible Daniel Scioli (“se afilió a La Cámpora”, chicaneó un intendente) habla de patrulleros, cámaras de vigilancia y policía municipal para apoyar a Insaurralde. Pero simultáneamente, otro militante de la causa como el juez supremo Raúl Zaffaroni dijo que la inseguridad: “es una paranoia construida por los medios”. ¿En que quedamos? Por lo menos no metan adentro, las pelotas que van afuera. Son esos mismos diarios y canales a los que Cristina acusó por su derrota. Como si en el 2011, los 6 millones de personas que la votaron antes y no la votaron ahora, hubieran dejado de leer Tiempo Argentino o de ver 678 y se hayan pasado de golpe a leer Clarín y ver TN. Infantilismo que no resiste el menor análisis. Y menos para un peronista que no puede acusar al pueblo de ser una botella vacía que llenan los periodistas con contenidos malignos. Ese concepto discriminador fue siempre propiedad de los gorilas. Hay mas choque de discursos cuando el gobernador Scioli ofrece entrevistas a Clarín y La Nacion, que según Cristina, junto con Perfil, son los arietes del golpismo. Algo no cierra. ¿Cómo Scioli, tan cristinista ahora, va a dialogar con el diablo mediático?

Massa festeja la reaparición de Felisa Miceli, condenada por corrupta por la justicia y no por el periodismo, pero traga bilis cada vez que lo llaman para decirle que echaron de su trabajo a algún simpatizante suyo hasta en los niveles mas bajos del estado. O que la plata para terminar las obras no llega. O que le sacan tarjeta roja al segundo jefe de la policía solo porque no aceptó operar contra Massa. La extorsión de estado y el Frente para el Apriete no tienen límites. El abuso de poder es obsceno y obsesivo. Presionaron incluso a una de los principales terminales automotrices para que anulara importantes convenios de inversión en uno de los principales distritos del Frente Renovador. Tal vez no ganen un solo voto con eso. Pero deja tranquilas sus almas dañinas y el viejo sueño autoritario del “al enemigo, ni justicia”. Por eso todos y todas tienen tanto miedo.
Los periodistas no pueden allanar empresas o librar órdenes de captura ni secuestrar computadoras. Esos son instrumentos de la justicia. Por eso, rx Jorge Lanata y la mayoría de los cronistas que investigan, viagra en general, view abren muchas preguntas sobre situaciones sospechosas. Iluminan sectores oscuros del poder político y económico. Ponen la lupa sobre lo que parece corrupto y lo muestran. Exactamente eso pasó anoche. Y estas son algunas de las incógnitas que fiscales y jueces deberán despejar.

-¿Cristina Kirchner, conoce la existencia de la empresa Aldyne que tiene su sede central en Panamá y que administra 148 sociedades creadas en Nevada, Estados Unidos?

-¿Sabe la jefa del estado que esa firma, además, es controlada por Helvetic Service Groupe que es la que compró SGI, la dueña de la cueva financiera conocida popularmente y por razones obvias como “La Rosadita”, que era de Federico Elaskar y que tiene la oficina en el edificio de Puerto Madero en el que ella es propietaria de dos departamentos y ocho cocheras?

-¿Está enterada Cristina de que Helvetic depositó por lo menos 208 millones de pesos en bonos en la empresa Austral Construcciones cuyo dueño es Lázaro Báez?

-¿Sabe la presidenta de los 40 millones de argentinos que Lázaro Báez figura como socio suyo en la compra de un terreno en Calafate y como socio de su marido fallecido en otro emprendimiento?

-¿Recuerda la doctora Kirchner con quienes estuvieron cenando la última noche en la que el ex presidente estuvo vivo?

-¿Comprende que despierte sospechas que la persona mas beneficiada por la obra pública es Lázaro Báez y que se hizo megamillonario bajo el gobierno kirchnerista y que por eso le regaló nada menos que el faraónico mausoleo donde descansan los restos de Néstor que, además es cuidado, por un grupo especial de seguridad privada que también paga Lázaro?

-¿Hay una explicación un poco mas coherente de su presencia y la de unos pocos acompañantes en uno de los paraísos fiscales mas conocidos del mundo? Porque para cargar combustible y para que los pilotos descansaran como mandan las normas internacionales, había muchos otros destinos.

-¿Cuál es el motivo por el que se ocultó durante dos meses que Cristina pasó en la ciudad de Victoria, capital de la República de Seychelles? ¿Por que el boletín oficial lo reconoció recién en marzo cuando eso había ocurrido el 21 y 22 de enero?

-¿Hay alguna razón de estado, seguridad del país o tema secreto que no permita que todos los argentinos nos enteremos de lo que pasó en ese lugar?

-¿Cómo se explica la inédita reacción de Cristina Fernández quien en vivo y en directo, en tiempo real, iba contestando lo que informaba Jorge Lanata a través de la cuenta de twitter de la Casa Rosada, un largísimo comunicado panfletario de Oscar Parrilli y de dos monigotes a mega sueldos del estado en un canal que popularmente se conoce como C5N, Cristina Cinco Néstor?

- Y hablando de Néstor. El no puede defenderse, es cierto. Pero usted que fue su compañera de toda la vida podría explicar por que en ninguna declaración jurada aparece que fue director de una empresa de Irlanda del Norte que si uno sigue la ruta del dinero, también lleva a La Rosadita.

- ¿Podría explicar el gobierno un poco mejor cual fue la actividad de Cristina en esa ciudad repleta de sociedades fantasmas, contabilidades dobles y truchas, y accionistas anónimos que eternamente ocultan el dinero sucio, negro, manchado de la sangre de la corrupción y el narcotráfico?

Para ir terminando, si se me permite, una chicana irónica: Victoria es la capital de las Islas. ¿Será la primera unidad básica del Frente para la Victoria? Y para el final, lo mas grave y preocupante de jugar con fuego.

-¿Cómo es posible que acusen a Jorge Lanata de incitar a la violencia y al odio a la presidenta cuando fue este proyecto que lleve una década fue el que reinstaló la venganza, el apriete y la extorsión de estado?

-¿No tienen miedo en utilizar palabras cargadas de pólvora para procesar la bronca por la derrota electoral y por el quiebre de un relato heróico? Cristina desde el comunicado de Parrilli caracteriza a Lanata como “sicario mediático de Magnetto y Clarín”. Le recuerdo doctora Kirchner que “Sicario”, según el diccionario de la Real Academia Española, significa “asesino a sueldo”. ¿No sería mejor no utilizar palabras como armas? Ya se sabe que a las armas las carga el diablo y la descargan los fanáticos.
Cristina pasó una raya, and superó un límite peligroso. La presidenta de la Nación, health desbordada por su desesperación, tadalafil apeló al patoterismo de estado y eso es sumamente grave para la convivencia y la paz social. Ayer en mi columna titulada “palabras de pólvora” advertí que “sicario” era como decirle asesino a Lanata y que no tenían que utilizar el lenguaje como artillería pesada porque a las armas las carga el diablo y las descargan los fanáticos. Hoy, lamentablemente, tengo que decir que redoblaron la apuesta. Oscar Parrilli, actuando como vocero de Cristina, le dijo directamente “asesino” a Jorge Lanata y se sumó a todos los que descalifican la crítica y la investigación periodística como golpistas o destituyentes. Parrilli llegó a aclarar que no quieren la muerte ni el aniquilamiento ni la guillotina para los periodistas. Lo único que faltaba. En cualquier momento utilizan la nefasta ley antiterrorista contra los medios. Es tragicómico. Hablan de complot y hasta hacen referencia al golpe de estado contra Perón en 1955. Ignacio Copani comparó a Lanata con los carapintadas de Aldo Rico. Luis D’Elía, después de celebrar con los representantes de Irán y el jefe de Quebracho y el ex jefe de Montoneros, publicó el domicilio particular del periodista de canal 13 y convocó a un escrache.

¿Se dan cuenta porque hablo de luz roja? ¿Qué propone Cristina? ¿Censurar a Lanata y que su programa que ven millones no salga más al aire? ¿Esa es su solución? Meter preso a Lanata y Magnetto y a todos los periodistas independientes? ¿Con eso el gobierno cree que se terminarán todos sus problemas y después van a volver a ganar las elecciones? ¿O en realidad quieren ir más allá con la incitación a la violencia y al odio? Le recuerdo a la presidenta que debe ejercer su cargo con responsabilidad. Que no debe arrojar nafta al fuego del veneno social. Que sus ataques y actitudes se multiplican porque sus militantes quieren ser los mejores soldados de su causa. Amenazas por Twitter, extorsiones de estado, promesas de violencia, desafíos, cuentas hackeadas por todos lados para que ya no se sepa quien es quien. ¿Cómo termina esto? ¿No piensa la presidenta en el riesgo de que cualquier fanático quiera ser mas cristinista que Cristina y le pegue con un palo en la cabeza a Lanata o le de una paliza o algo peor que prefiero ni nombrar? Por eso responsabilizo a la presidenta por al seguridad de Jorge Lanata y de todos los argentinos. Las luces rojas de alerta se encendieron ayer. Y hoy mismo hay que actuar. Ponerle freno a todo tipo de aprietes y bravuconadas. Cristina debería dar el ejemplo con un discurso reflexivo, prudente, que llame a bajar los decibles y a dialogar sin agresiones. Lo debe hacer antes de que sea demasiado tarde para lágrimas. Y los que participamos del debate público tenemos que tener mucho cuidado con banalizar los términos. El pueblo judío siempre está atento a los que utilizan la palabra “nazi” para calificar cualquier cosa. Hitler y el holocausto fueron las tragedias mas grandes de la historia generadas por el hombre. Los golpes de estado en Argentina como los del 55 derivaron en un país quebrado por el odio, el terrorismo de estado de Videla fue el momento de mayor horror y terror con miles de desaparecidos y asesinados, los carapintadas de Aldo Rico se levantaron en armas contra un gobierno democrático. Son situaciones absolutamente incomparables con las opiniones o informaciones que dan los civiles desarmados. No frivolicemos la revolución Libertadora ni a la dictadura del 76 ni a los carapintadas. No banalicemos esos momentos porque si Lanata o cualquier periodista que dispara con adjetivos y sustantivos es comparado con un genocida, o con alguien que intenta hacer desaparecer a la presidenta, como dijo Cristina por boca de Parrilli, estamos vaciando de contenido varios de los momentos en que este país descendió a los infiernos. Esta columna que ojalá sea tomada como un humilde llamado a deponer los odios y a envainar la espada, quiere advertir con toda crudeza que estamos entrando en el túnel de la violencia. Es inquietante porque nadie puede garantizar a donde lleva ese túnel de la intolerancia. Muchas situaciones trágicas empezaron con la venganza del ojo por ojo y diente por diente. Ya se dijo que con el ojo por ojo terminamos todos ciegos. Por eso planteo esta alerta roja. Todos tenemos la responsabilidad de evitar los incendios sociales. Pero la principal responsable de garantizar la paz es la Presidenta de la Nación. Ojalá lo escuche Cristina.
Parece una película de terror pero es la cruda realidad. Son esas situaciones bizarras, buy more about ampoule tragicómicas, sildenafil find que invitan a reír y a llorar. Si no fuera por la gravedad de que se fugaron 13 presos de máxima peligrosidad de la cárcel de Ezeiza podría ser una comedia patética decadente clase B del cine del domingo a la tarde. Se podría titular: “El hombre araña atrapado por el ridículo”. O algo mas inquietante: “Ezeiza, price una metáfora de la Argentina”. Porque el desmanejo, el amateurismo militante, el descontrol y la ineficiencia en la gestión de Víctor Hortel es y fue histórica. Pocas veces un jefe del Servicio Penitenciario Federal hizo tantas cosas mal en tan poco tiempo. Le recuerdo que no lo podemos tomar a la chacota porque entre los 11 prófugos que todavía no fueron recapturados hay pistoleros que tomaron rehenes, asesinaron a policías, al periodista boliviano Adams Ledesma, e incluso hay uno mató a su propia esposa. Son criminales de alta peligrosidad y por eso estaban en lo que se suponía era un penal de alta seguridad. Los que se escaparon eran delincuentes que ya se habían fugado de otros penales. Tenían antecedentes en ese sentido.

Para resumir lo que pasó se puede decir que Víctor Hortel no pudo, no supo, o no quiso controlar uno solo de los resortes que componen la complejidad de una cárcel semejante. Por eso en su caída arrastró a medio mundo. Se cargó al jefe de la cárcel y a 18 guardias. Nada funcionó. La crónica de lo que pasó transmite que Hortel no sabía ni donde estaba parado. Los reclusos tuvieron complicidades de todo tipo. De adentro y de afuera para huir de la zona en automóviles. Deben haber gastado una fortuna en coimas. Para hacer el boquete tuvieron que romper 30 centímetros de hormigón armado. ¿Quién les acercó un martillo neumático con silenciador? Nadie se dio cuenta de la montaña de tierra que iban dejando. Ni que corrieron por 70 metros a campo traviesa y tuvieron que romper cuatro alambrados. Los celadores, los inspectores, los jefes, los guardias y los soldados de la guardia especial enceguecieron y enmudecieron de golpe. Pareció una fiestita de cumpleaños para Victor Hortel que nació justamente un 20 de agosto. Un presente griego para un funcionario que se pasó de vivo. Bailaba con los presos. Se disfrazó de hombre araña y fundó el tristemente célebre Vatayón Militante hoy rebautizado Vatayón Inoperante. ¿Se acuerda? Condenados que salían a actos del kirchnerismo disfrazado de actividades culturales. Hortel era amigo de los presos y enemigo de los del servicio penitenciario. Y le pasaron la factura, le hicieron apagar las velitas pero le incrustaron la torta de crema en la cara. Se creía muy piola y ahora va a tener que rendir cuentas ante la justicia por su negligencia absoluta. Porque con su renuncia no alcanza. Y también tiene su cuota de responsabilidad en que se hayan fugado del Hospital Militar dos represores de la dictadura.

¿Qué hizo el gobierno? Fiel a su nueva situación de confusión permanente, designó a quien ya habían desplazado de ese lugar. Reemplaza a Hortel, el mismo que Hortel reemplazó: Alejandro Marambio. Dan ganas de decir la base está, pero es un tema demasiado doloroso y preocupante. Marambio se fue cuestionado por los organismos de derechos humanos por todo lo contrario de Hortel. Por su mano dura, por militarizar el sistema y acusado de las torturas que sufrían los presos. Lo dice tanto Adolfo Perez Esquivel como Francisco Mugnolo, el Procurador Penitenciario. El péndulo del gobierno no tiene fin. De Hortel y La Cámpora a Marambio. De mano blanda a mano dura. De Zaffaroni a Berni. De Hebe Bonafini a Cesar Milani. Víctor Hortel pasará a cuarteles de invierno. Quedará su perfil de twitter en el que se define como “Negro de mierda, peronista, pincharrata y abogado penalista”. Faltaría agregar, Hombre araña arañado. Los volantazos espasmódicos demuestran la falta de capacidad de muchos funcionarios y la pérdida del rumbo estratégico del gobierno. Esto pasó en la provincia de Buenos Aires pero depende de Cristina y por eso la fuga de criminales sumará otro deterioro electoral al Frente para la Victoria. La mala praxis ideologizada y los altos costos políticos dibujaron una pesadilla: Una cárcel demasiado parecida a un país.
Parece una película de terror pero es la cruda realidad. Son esas situaciones bizarras, there tragicómicas, case que invitan a reír y a llorar. Si no fuera por la gravedad de que se fugaron 13 presos de máxima peligrosidad de la cárcel de Ezeiza podría ser una comedia patética decadente clase B del cine del domingo a la tarde. Se podría titular: “El hombre araña atrapado por el ridículo”. O algo mas inquietante: “Ezeiza, salve una metáfora de la Argentina”. Porque el desmanejo, el amateurismo militante, el descontrol y la ineficiencia en la gestión de Víctor Hortel es y fue histórica. Pocas veces un jefe del Servicio Penitenciario Federal hizo tantas cosas mal en tan poco tiempo. Le recuerdo que no lo podemos tomar a la chacota porque entre los 11 prófugos que todavía no fueron recapturados hay pistoleros que tomaron rehenes, asesinaron a policías, al periodista boliviano Adams Ledesma, e incluso hay uno mató a su propia esposa. Son criminales de alta peligrosidad y por eso estaban en lo que se suponía era un penal de alta seguridad. Los que se escaparon eran delincuentes que ya se habían fugado de otros penales. Tenían antecedentes en ese sentido.

Para resumir lo que pasó se puede decir que Víctor Hortel no pudo, no supo, o no quiso controlar uno solo de los resortes que componen la complejidad de una cárcel semejante. Por eso en su caída arrastró a medio mundo. Se cargó al jefe de la cárcel y a 18 guardias. Nada funcionó. La crónica de lo que pasó transmite que Hortel no sabía ni donde estaba parado. Los reclusos tuvieron complicidades de todo tipo. De adentro y de afuera para huir de la zona en automóviles. Deben haber gastado una fortuna en coimas. Para hacer el boquete tuvieron que romper 30 centímetros de hormigón armado. ¿Quién les acercó un martillo neumático con silenciador? Nadie se dio cuenta de la montaña de tierra que iban dejando. Ni que corrieron por 70 metros a campo traviesa y tuvieron que romper cuatro alambrados. Los celadores, los inspectores, los jefes, los guardias y los soldados de la guardia especial enceguecieron y enmudecieron de golpe. Pareció una fiestita de cumpleaños para Victor Hortel que nació justamente un 20 de agosto. Un presente griego para un funcionario que se pasó de vivo. Bailaba con los presos. Se disfrazó de hombre araña y fundó el tristemente célebre Vatayón Militante hoy rebautizado Vatayón Inoperante. ¿Se acuerda? Condenados que salían a actos del kirchnerismo disfrazado de actividades culturales. Hortel era amigo de los presos y enemigo de los del servicio penitenciario. Y le pasaron la factura, le hicieron apagar las velitas pero le incrustaron la torta de crema en la cara. Se creía muy piola y ahora va a tener que rendir cuentas ante la justicia por su negligencia absoluta. Porque con su renuncia no alcanza. Y también tiene su cuota de responsabilidad en que se hayan fugado del Hospital Militar dos represores de la dictadura.

¿Qué hizo el gobierno? Fiel a su nueva situación de confusión permanente, designó a quien ya habían desplazado de ese lugar. Reemplaza a Hortel, el mismo que Hortel reemplazó: Alejandro Marambio. Dan ganas de decir la base está, pero es un tema demasiado doloroso y preocupante. Marambio se fue cuestionado por los organismos de derechos humanos por todo lo contrario de Hortel. Por su mano dura, por militarizar el sistema y acusado de las torturas que sufrían los presos. Lo dice tanto Adolfo Perez Esquivel como Francisco Mugnolo, el Procurador Penitenciario. El péndulo del gobierno no tiene fin. De Hortel y La Cámpora a Marambio. De mano blanda a mano dura. De Zaffaroni a Berni. De Hebe Bonafini a Cesar Milani. Víctor Hortel pasará a cuarteles de invierno. Quedará su perfil de twitter en el que se define como “Negro de mierda, peronista, pincharrata y abogado penalista”. Faltaría agregar, Hombre araña arañado. Los volantazos espasmódicos demuestran la falta de capacidad de muchos funcionarios y la pérdida del rumbo estratégico del gobierno. Esto pasó en la provincia de Buenos Aires pero depende de Cristina y por eso la fuga de criminales sumará otro deterioro electoral al Frente para la Victoria. La mala praxis ideologizada y los altos costos políticos dibujaron una pesadilla: Una cárcel demasiado parecida a un país.
La sirena fue un desgarro del alma. A las 8.32 de esta mañana nos recordó lo que no debemos ni podemos olvidar. En esa estación de Once hace exactamente 18 meses la corrupción y la negligencia de estado asesinaron a 52 hermanos argentinos. El llanto acompaña el chillido feroz que nos alarma. Los familiares llevan a sus seres queridos clavados en el pecho de sus remeras que exigen justicia. Pelean contra la impunidad con lo que tienen y como pueden.

Una vaca desde una pancarta dice que no somos animales y parece la hija de la lágrima. Mónica Pontiroli, cure la mama de Tati, thumb lee un texto de Mario Benedetti que nos estremece. “Me gusta la gente que vibra/ me gusta la gente que es justa con su gente/ que es fiel y persistente”.

“Ya escuchamos demasiadas promesas”, dice un padre. “No puedo disimular, lloro todo el día y en mi casa solo hay tristeza”, se lamenta Zulma. “Queremos que paguen con todo el peso de la ley”, define María Lujan Rey. Están acompañados por las madres del dolor, la Red Solidaria, los familiares de otras sepulturas en movimiento como los de la tragedia del colegio Ecos, o vecinos del luto como los padres de los chicos inmolados en Cromagnon. No están solos pero el poder los deja solos. Apuesta a que el tiempo cicatrice las heridas y a que la sociedad, una vez más, como suele ocurrir, se vaya olvidando del tema. Es terrible que los mismos que hablan de memoria, verdad y justicia apuesten al olvido y a la impunidad solo porque varios de los responsables son funcionarios de su gobierno.

Por eso, no nos olvidemos de Lucas. Ni de Florencia, ni de María, ni de Miguel, ni de Nadia, ni de Tatiana, ni de Carlitos. Ni de ninguno de los muertos. Gritemos, presente. Ahora y siempre. Para que los culpables vayan a la cárcel. Para que no haya impunidad. Para que nunca más 52 argentinos mueran asesinados por un siniestro ferroviario en toda la amplitud de la palabra siniestro, como siempre le digo.

Los que quieren mirar para otro lado y olvidar pronto, le llaman accidente. Nosotros le decimos tragedia. Nos debe quedar claro que no hay accidente si se puede evitar. Los siniestros personajes y las redes mafiosas de empresarios y funcionarios de gobierno engendraron el desastre. Sin su complicidad, no hay tragedia ni masacre. Los familiares saben bien como se llama eso que les pasó. Porque les arrancaron la vida de un ser querido. Hay una frase bíblica que dice que “no te mueras nunca con tus muertos”. Por eso se han convertido en la voz de sus muertos. O Justicia, justicia, perseguirás.

Saben que la justicia es el primer derecho humano. Que sus muertos no quieren que se callen. Para que nunca más ocurra algo semejante. Para que nunca más 52 personas nos llenen de luto e indignación. El destino tiene un puñal que suele clavar en la espalda de los más desprotegidos. De los jóvenes en Cromañón y de los trabajadores en el tren Sarmiento. Las zapatillas y las mochilas como emblema. Esa plaza miserable miserere ya es un cementerio a cielo abierto. Hay dos santuarios que suman 245 muertos y que nos congelan la sangre.

Hay que abrir el corazón y escuchar sus desgarros. Hay historias que nos acribillan el alma. Todas son terribles.

El tren chocó contra la negligencia y la corrupción. Hay otro drama que nadie cuenta. La víctima fatal numero 52. Tenía 6 meses de gestación y estaba en la panza de Nadia Lezcano, su madre. Ella tenía 33 años, y era abogada del consulado de Bolivia donde había nacido. Iba para hacerse la última ecografía. Y fue la última en el más salvaje de los sentidos. Hay que negarse a que sean asesinados nuevamente por la indiferencia. Maldito tren Sarmiento, maldito tratamiento de ganado que va rumbo al matadero. Malditos los que enceguecidos por sacarse las culpas de encima inventaron excusas irrespetuosas y provocativas que incluso pusieron las responsabilidades en las víctimas. Como si los muertos se hubieran robado los subsidios, como si los muertos viajaran en esas miserias sobre rieles porque les gusta, porque hacen turismo. Hay que ser hijo de puta para pensar eso. Hay que estar muy borracho de poder por no poder. Todos somos sobrevivientes de la masacre del tren Sarmiento. Ellos solamente levantan las banderas del luto. Son hermanos del dolor. Todos somos ellos. Todos comprendimos dolorosamente que la corrupción mata. Y no pregunta de qué partido político es el muerto.

El andén hierve como un hormiguero cotidiano. Las familias de los muertos miran las vías y no pueden creer que esos vagones hayan sido la tumba de sus seres queridos. Ya pasaron 18 meses y todavía no lo pueden creer. Son crímenes de lesa corrupción.
Juan José Campanella miró a la mamá de Lucas y no pudo contener el llanto. Se quebró en medio de su discurso y todos nos quebramos con el. Juan Carr agachó la cabeza y tomó fuerte de la mano a María, store su esposa. Fue una ceremonia muy profunda de la condición humana. El pecho se convirtió en cemento, rx no había aire en los pulmones y las lágrimas caían sin que las llamemos. Eso nos pasó a todos anoche, stuff en el acto donde exigimos justicia para los 52 inocentes acribillados por la corrupción de estado en lo que se conoce como la tragedia, la masacre o el siniestro de Once. Con las palabras fragmentadas, Campanella, el hombre mas talentoso y exitoso del cine argentino, dijo que aquel día del choque del tren Sarmiento, “se achicó la Argentina, se nos murió un pedazo de nosotros”. Salió al cruce de aquellos que le dicen: “ “ no te metás que vos de esto no sabes nada, hace películas y listo”. Listo, las pelotas. “Yo me meto porque hago películas de 9 a 19 horas pero soy argentino de 0 a 24. Y me meto porque no hace falta ser juez para saber lo que es justo y porque la Argentina me importa”.

Juan Carr, con una energía solidaria que construye cataratas de afecto se enorgullecía de la remera que los familiares le habían regalado. Son esas camisetas que combaten contra la impunidad con sus mensajes y que llevan las fotos de los muertos en el corazón de todos. “Yo no sufrí ninguna tragedia y por eso me solidarizo con todos los que sufrieron”, fue el mensaje de su red siempre atenta para darle una mano al prójimo, para hacer el bien sin mirar a quien. Pero el momento con mayor potencia informativa fue cuando Paolo y María Luján, los padres de Lucas Menghini y un poco los líderes del grupo de familiares, leyeron el documento donde reclaman que la justicia cite a Julio de Vido, el jefe de todos los funcionarios de transporte. Paolo tomó conceptos del Papa Francisco por aquello de “los responsables irresponsables” y no le tembló la voz para decir que “este gobierno es Jaime y Jaime es este gobierno” o que se sintieron “totalmente abandonados por el estado antes, durante y después de la tragedia”. Yo iría mas a fondo. Muchos figurones de los derechos humanos de hace mas de 30 años no son capaces de poner la cara ni de reclamar verdad, juicio, castigo y condena a los culpables de la muerte de 52 personas hace 18 meses. Artistas mas o menos populares y militantes dignos de las causas dignas se callan la boca, miran para otro lado y no le piden a Dios que el dolor no les sea indiferente. Esa verdad dolorosa tiene una explicación. Temen que Cristina Fernández los mande a la Siberia. No se solidarizan con el dolor de las familias de trabajadores que murieron en las tumbas de los vagones del tren porque no quieren criticar a este gobierno. Es muy triste el destino de los obsecuentes, pero es asi. La historia juzgará a aquellos que levantan la bandera de la memoria de un genocidio ocurrido hace tres decadas y esta muy bien que lo hagan, pero que son incapaces y cobardes para levantar la voz por un caso que pasó aquí y ahora, hace apenas un año y medio delante de nuestras narices, en la puerta de nuestras casas. Alguna vez deberemos hablar a fondo de todo esto. Los derecho humanos y el dolor de las víctimas no tienen ideología ni partido. La exigencia de justicia no es de derecha ni de izquierda. Hay un mandato ético que dice que siempre, siempre, hay que estar del lado de las víctimas y no importa quien haya sido el victimario. Si ese victimario es un funcionario de un gobierno con el que simpatizo, que se joda, carajo. Pero no se puede quitarle la condición de víctima o intentar hacer desaparecer la lucha de gente digna y laburante que reclama lo que tiene que reclamar. Los responsables irresponsables deben pagar. Asi se construye una sociedad mas justa,mas libre y mas democrática. Con el castigo a los funcionarios, empresarios y sindicalistas que formaron el triángulo mafioso que produjo la masacre. Juan Jose Campanella habló de un pedazo de Argentina y de todos nosotros que se murió con ellos porque citó un fragmento de “Por quien doblan las campanas”.Ernest Hemingway dice asi: “ Nadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo de continente, una parte de la tierra.; si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia. La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti.”

Es decir, que las campanas doblan por todos nosotros. Aunque muchos cierren los ojos y se tapen los oídos, las campanas suenan igual.
¿Quién cambió? ¿Sergio Berni, case Cristina o la realidad? Porque todo lo que dijo Berni es absolutamente cierto y riguroso. Digo esto y me sorprendo de estar coincidiendo con un funcionario kirchnerista que actúa como si fuera el ministro de seguridad. Lo extraño es que Sergio Berni acaba de decir lo que muchos dirigentes de la oposición, seek gran parte de la sociedad y de los periodistas independientes venimos diciendo hace mucho. Le hago una lista corta:

Primero: Que para solucionar el problema de la inseguridad que es grave, primero hay que reconocer que existe y dejar de negarlo. Segundo: que no es un invento ni una paranoia de los medios como dijo el doctor Zaffaroni y mucho menos una sensación como dijo Anibal Fernández. Es un drama absolutamente real que cada día afecta a más gente y sobre todo a los más humildes que están indefensos frente a los robos y los crímenes. El combate contra la delincuencia debe estar en una agenda de estado y fuera del cruce de chicanas políticas porque no hay que jugar con la vida ni con la muerte de los argentinos. Por lo tanto debe haber colaboración entre la Nación y todas las provincias. En el Área Metropolitana es urgente el trabajo mancomunado entre Berni y los gobiernos de Daniel Scioli y Mauricio Macri. Necesitamos fuerzas de seguridad de excelencia profesional y de gran honestidad para evitar las coimas, los arreglos con las bandas y para que el ciudadano se sienta cuidado por la policía y no que les tenga más miedo que a los pistoleros, como ocurre a veces.

La lucha contra la droga es fundamental. Porque la presencia del paco sobre todo, fue quemando la cabeza de los jóvenes marginales y hoy son cada vez más crueles y sanguinarios. Hay que apoyar todo con políticas sociales de trabajo, educación, equidad, desarrollo y contención porque si no se cierra la fábrica de delincuentes no hay forma de ganar esta batalla clave. Hay que superar la discusión presuntamente ideológica que paraliza la acción. Hay que respetar la ley al máximo. Erradicar manos duras y gatillos fáciles pero darle a la policía la tranquilidad de que puede actuar con firmeza en defensa de la sociedad. Hay que evitar los cientos de discursos que conviven, sobre todo en el oficialismo. Las señales que bajan desde el poder son muy contradictorias. Y estamos llegando a un límite. Se lo digo porque los narcos hacen lo suyo cada vez con mas contundencia. Porque las barras bravas corruptas ayer amenazaron nada menos que al jefe de la Policía Federal en su propio domicilio, porque en el mundo del fútbol todo está descontrolado, porque las salideras y los arrebatos están a la orden del día.

Alguna vez hay que pararse de verdad frente a este flagelo. Alguna vez hay que tomar el toro por las astas y dedicarse en forma profesional. Sin mentiras electoralistas ni oportunismos. Esa es la gran duda que surge ahora con las declaraciones de Sergio Berni. De golpe, de un día para el otro, repite todo lo que antes el gobierno de Cristina y sus figuras mas importantes negaban. ¿Qué pasó? ¿Quién cambió? ¿Recién ahora hay inseguridad. O antes no querían verla?

Bienvenida Cristina y Berni a la realidad que rompe el relato mentiroso. Ojalá no sea solo maquillaje ni jueguito para la tribuna porque sintieron que en el fuerte voto castigo que recibieron hay muchos que son reclamos por la falta de políticas claras para aumentar la seguridad.

Siempre me gusta decir que vivir en paz, sin miedos y con tranquilidad con nuestras familias es un derecho humano básico. Poder trabajar, estudiar, convivir sin estados de preocupación extrema o pánico hasta que regresen a la casa nuestros hijos es mejorar fuertemente la calidad de vida. Progresismo puro y del mejor. Sentirse protegidos y no sentirse amenazados es lo mínimo que necesita cualquier argentino para poder desarrollarse junto a sus seres queridos. ¿Era tan difícil entenderlo? ¿Tan tozudos fueron en el poder que ocultaron el tema y le echaron la culpa a los medios de comunicación durante la década desperdiciada? ¿Se dan cuenta del tiempo valioso que se perdió? Pero nunca es tarde para reconocer errores. Hay que poner manos a la obra. El gobierno tiene la gran oportunidad de demostrar que su preocupación y su dedicación son genuinas y no solo fuegos artificiales demagógicos. ¿Quién cambió? ¿Berni, Cristina o la realidad? ¿Recién ahora aterrizan? Las palabras hablan de que por fin reconocieron que las demandas de todos eran justas. Ahora falta ver las medidas concretas. Falta verlos en acción. En definitiva, falta ver para creer.
El papelón que desnudó el video de Mariano Recalde es mucho más que una anécdota bizarra. Es el síntoma de una enfermedad política que afecta a una parte del gobierno nacional. Hablo del infantilismo de estado. De la inmadurez puesta al servicio de la épica de un discurso altisonante pero que, medical en la práctica, cialis demuestra incapacidad de gestión. El infantilismo suele afectar a la militancia que tiene más utopías que realidades. En ese caso no es tan grave, porque se trata de perseguir un sueño con el motor de la ilusión. Lo peligroso es cuando contagia a funcionarios del gobierno. Cuando los que tienen que manejar empresas importantes que pagamos todos los argentinos con nuestro esfuerzo dilapidan los recursos y demuestran que pueden llegar a chocar hasta una calesita. Hay mucho de esto en el gobierno. No es solamente una falta de plan estratégico y de una conducción clara. Hay también una inflamación de la ideología que yo llamo ideologitis. Es el escudo, es la justificación para decir cualquier verdura y quedar como un revolucionario. Mariano Recalde justifica las torpezas en su gestión diciendo que tienen que competir contra LAN que “es la derecha pinochetista instalada en la Argentina”. No sabía que torturaban en los aviones. No sabía que cuando subís a un avión de LAN te dan una foto del genocida chileno. Parece un chiste de mal gusto pero lo dijo en serio en otra parte del discurso que pronunció cancherito en la peña de la agrupación Oesterheld. Ayer en este programa pusimos al aire solo 40 segundos de las palabras del presidente de Aerolíneas Argentinas. Como suele suceder en el periodismo se eligieron las mas impactantes y representativas. Cuando Recalde confiesa y dice que después lo va a negar, que le pidió a Cristina que le sacara rutas aéreas a LAN. Pero después, Recalde dice que la prensa pretende frivolizar su administración y “nos quieren mostrar como que andamos en la pelotudez como Carlitos Menem Jr o Antonito de la Rúa” aunque reconoce que “las balas mediáticas duelen menos, son mas inofensivas”.

La concurrencia lo despide con el cantito correspondiente: “Boronbombom/ Boronbombom/ Aerolíneas/ es de Perón” y uno cree que tal vez Perón se este revolviendo en la tumba cada vez que tiene que poner los 60 millones de dólares que la empresa pierde mensualmente.

En otra parte, Recalde cita a Ricardo Fort, si, Fort, el chocolatinero mediático y no Fortster, el intelectual de Carta Abierta, para decir que “logramos que dijera que hay que volar por Aerolíneas”. Eso lo computó como un logro. Yo lo ubicaría en el rubro más indignante del infantilismo de estado. En el de vergüenza ajena.

Pero el caso de Recalde y Aerolíneas no es el único ejemplo. Tal vez sea el que le sale más caro a todos los argentinos. Un caprichito que desde que se estatizó se convirtió en un agujero negro, sin balances ni rendición de cuentas republicana que se llevó la friolera de casi 4 mil millones de dólares. Dice el periodista Francisco Olivera que con ese dinero se podrían haber comprado tres empresas de la magnitud de American Airlines. Algo están haciendo mal. ¿O me equivoco?

Pero insisto, el infantilismo se viraliza por todo el gobierno nacional. Por ejemplo, cuando canal 7 se transforma en un medio de una facción y maltratan y no le renuevan el contrato a un periodista como Juan Miceli que solo hizo una pregunta al jefe de La Cámpora. ¿Se acuerda cuando el Cuervo Larroque le dijo te espero acá, como si fuera un general que se dirige a su tropa o un capanga que maneja como quiere a sus esclavos. Infantilismo es humillar al juez Thomas Griesa y después llorar sobre la leche derramada. O decir que la inseguridad es un invento de los medios. O ser mentirosos seriales con la inflación o ignorar a tal extremo al campo que directamente ni lo convocan a la mesa del diálogo. Infantilismo, en definitiva es creer en la magia y en los peces de colores. Es mucha improvisación y poco profesionalismo. Es creer que lo que no se nombra no existe. Creer que la realidad es el relato. Es vivir en un mundo inventado y perseguir a los que lo denuncian. En la última elección gran parte de la sociedad gritó estas verdades con su voto. Me pregunto: ¿Cristina lo habrá escuchado?
El papelón que desnudó el video de Mariano Recalde es mucho más que una anécdota bizarra. Es el síntoma de una enfermedad política que afecta a una parte del gobierno nacional. Hablo del infantilismo de estado. De la inmadurez puesta al servicio de la épica de un discurso altisonante pero que, diagnosis en la práctica, online demuestra incapacidad de gestión. El infantilismo suele afectar a la militancia que tiene más utopías que realidades. En ese caso no es tan grave, find porque se trata de perseguir un sueño con el motor de la ilusión. Lo peligroso es cuando contagia a funcionarios del gobierno. Cuando los que tienen que manejar empresas importantes que pagamos todos los argentinos con nuestro esfuerzo dilapidan los recursos y demuestran que pueden llegar a chocar hasta una calesita. Hay mucho de esto en el gobierno. No es solamente una falta de plan estratégico y de una conducción clara. Hay también una inflamación de la ideología que yo llamo ideologitis. Es el escudo, es la justificación para decir cualquier verdura y quedar como un revolucionario. Mariano Recalde justifica las torpezas en su gestión diciendo que tienen que competir contra LAN que “es la derecha pinochetista instalada en la Argentina”. No sabía que torturaban en los aviones. No sabía que cuando subís a un avión de LAN te dan una foto del genocida chileno. Parece un chiste de mal gusto pero lo dijo en serio en otra parte del discurso que pronunció cancherito en la peña de la agrupación Oesterheld. Ayer en este programa pusimos al aire solo 40 segundos de las palabras del presidente de Aerolíneas Argentinas. Como suele suceder en el periodismo se eligieron las mas impactantes y representativas. Cuando Recalde confiesa y dice que después lo va a negar, que le pidió a Cristina que le sacara rutas aéreas a LAN. Pero después, Recalde dice que la prensa pretende frivolizar su administración y “nos quieren mostrar como que andamos en la pelotudez como Carlitos Menem Jr o Antonito de la Rúa” aunque reconoce que “las balas mediáticas duelen menos, son mas inofensivas”.

La concurrencia lo despide con el cantito correspondiente: “Boronbombom/ Boronbombom/ Aerolíneas/ es de Perón” y uno cree que tal vez Perón se este revolviendo en la tumba cada vez que tiene que poner los 60 millones de dólares que la empresa pierde mensualmente.

En otra parte, Recalde cita a Ricardo Fort, si, Fort, el chocolatinero mediático y no Fortster, el intelectual de Carta Abierta, para decir que “logramos que dijera que hay que volar por Aerolíneas”. Eso lo computó como un logro. Yo lo ubicaría en el rubro más indignante del infantilismo de estado. En el de vergüenza ajena.

Pero el caso de Recalde y Aerolíneas no es el único ejemplo. Tal vez sea el que le sale más caro a todos los argentinos. Un caprichito que desde que se estatizó se convirtió en un agujero negro, sin balances ni rendición de cuentas republicana que se llevó la friolera de casi 4 mil millones de dólares. Dice el periodista Francisco Olivera que con ese dinero se podrían haber comprado tres empresas de la magnitud de American Airlines. Algo están haciendo mal. ¿O me equivoco?

Pero insisto, el infantilismo se viraliza por todo el gobierno nacional. Por ejemplo, cuando canal 7 se transforma en un medio de una facción y maltratan y no le renuevan el contrato a un periodista como Juan Miceli que solo hizo una pregunta al jefe de La Cámpora. ¿Se acuerda cuando el Cuervo Larroque le dijo te espero acá, como si fuera un general que se dirige a su tropa o un capanga que maneja como quiere a sus esclavos. Infantilismo es humillar al juez Thomas Griesa y después llorar sobre la leche derramada. O decir que la inseguridad es un invento de los medios. O ser mentirosos seriales con la inflación o ignorar a tal extremo al campo que directamente ni lo convocan a la mesa del diálogo. Infantilismo, en definitiva es creer en la magia y en los peces de colores. Es mucha improvisación y poco profesionalismo. Es creer que lo que no se nombra no existe. Creer que la realidad es el relato. Es vivir en un mundo inventado y perseguir a los que lo denuncian. En la última elección gran parte de la sociedad gritó estas verdades con su voto. Me pregunto: ¿Cristina lo habrá escuchado?
Ya está. Ya pasó. Ya la tenemos adentro. Ya tenemos adentro la ley del escandaloso acuerdo con Chevrón. Iban a sesionar esta tarde pero lo hicieron por sorpresa a la mañana. Levantaron la mano casi en forma clandestina, link help atacaron por la espalda, le tendieron una emboscada a la democracia. Cristina Fernández, Miguel Galluccio y Jorge Sapag quedarán en la historia por semejante operación.

Se podría inventar una marchita tragicómica. Algo asi como “Por esa gran corporación/ que se supo conquistar/ a la gran Cristina Kirchner/ aportando el Capital/. Chevrón/ Chevrón/ que grande sós/

Dudo mucho que les guste demasiado a los muchachos de Carta Abierta ni que quieran sumar esta estrofa a la marcha peronista. Lo digo irónicamente, por supuesto. Con una amargura provocadora. Porque no puedo creer que la militancia progre, nacional y popular se trague un sapo petrolero de las dimensiones de una refinería. Más que sapo, se están tragando una Vaca Muerta. Es el futuro de nuestros hijos, la riqueza más grande que tiene el subsuelo de la patria. Y lo estamos entregando por dos monedas, con privilegios incomprensibles, violando la ley y, como si esto fuera poco, con cláusulas secretas. Quiero repetir esto último para que quede claro. En el acuerdo firmado por el gobierno soberano de Cristina y la multinacional norteamericana hay cláusulas secretas. Y los diputados de Neuquén votaron sin saber de que se trata. Es el pueblo patriótico quien desde el fondo de la historia quiere saber de que se trata. A una mayoría de legisladores neuquinos no les interesa saber que estaban votando. Es mas, creo que muchos prefieren ignorarlo. Veinticinco de ellos levantaron la mano como si fueran robots al servicio de los negocios y no representantes de los ciudadanos. Hubo dos votos en contra y 8 ausencias.

La lupa de la justicia, de los ciudadanos y del periodismo deberá posarse sobre estos legisladores. No creo en las versiones de que allí también apareció algún tipo de tarjeta Banelco.

Pero, ¿No les da un poquito de vergüenza legislar con el recinto rodeado de vallas, policías, carros de asalto, gases lacrimógenos, represión feroz y hasta un herido de bala?

Preguntas de sentido común: ¿Chevrón está por fabricar un misil tierra aire y por eso es secreto? ¿Tiene que ver con nuestra seguridad nacional? ¿Hay un proyecto de energía atómica y se debe preservar la identidad de los que participan y sus verdaderos objetivos? Es intolerable que en democracia una poderosa corporación extranjera tenga pactos con el gobierno que nadie puede conocer. ¿Qué quieren ocultar? ¿Qué es mas grave? Porque lo que si se conoce, es bastante grave. Una consulta a Axel Kiciloff que en su momento habló pestes contra Repsol por ser una empresa extranjera. ¿Chevrón que es? ¿Una fabriquita de Florencio Varela? ¿El imperialismo es malo si está en contra nuestro pero buenísimo si esta a favor? ¿El líder bolivariano de Ecuador, el admirado Rafael Correa le hizo un juicio multimillonario a Chevrón? ¿Es una oveja descarriada? ¿O un zurdito latinoamericano dogmático? ¿Qué dice el marxismo-kirchnerismo de Kichi?

Le aclaro que no estoy en contra de la inversión extranjera. Todo lo contrario, creo que hay que fijar reglas claras y dar seguridad jurídica. Pero no bajarse los pantalones.

Le doy un par de datos. El acuerdo es por 35 años. Esos legisladores tendrán más de 80 o 90 años cuando finalice el contrato. Se va a utilizar una tecnología llamada hidrofractura que es muy dudosa respecto del nivel de contaminación que puede producir. Por ahora van a explotar 20 kilómetros cuadrados pero el segundo paso es ir a 300 kilómetros cuadrados. Esa es la dimensión de una Capital Federal y media. Un terrenito respetable, ¿no? La última guarangada. ¿La legislación que exigió Chevrón es la de Nueva York y si llega a producirse algún litigio tenemos que ir a la justicia de Paris? Necesitamos muchos Chevrones dijo Galluccio a quien le dicen “El Mago”. Nada por aquí. Nada por allá. Vaca viva dijo Cristina en su momento. Con todo respeto, presidenta, yo creo que los vivos son los de Chevrón. Y que merecen una estrofa en la marchita. ¿La escuchó?. Dice asi: “Por esa gran corporación/ que se supo conquistar/ a la gran Cristina Kirchner/ aportando el Capital.. ¿Le gusta presidenta? ¿Cómo dice? No la escucho…
Ya está. Ya pasó. Ya la tenemos adentro. Ya tenemos adentro la ley del escandaloso acuerdo con Chevrón. Iban a sesionar esta tarde pero lo hicieron por sorpresa a la mañana. Levantaron la mano casi en forma clandestina, find discount atacaron por la espalda, price le tendieron una emboscada a la democracia. Cristina Fernández, visit this Miguel Galluccio y Jorge Sapag quedarán en la historia por semejante operación.

Se podría inventar una marchita tragicómica. Algo asi como “Por esa gran corporación/ que se supo conquistar/ a la gran Cristina Kirchner/ aportando el Capital/. Chevrón/ Chevrón/ que grande sós/

Dudo mucho que les guste demasiado a los muchachos de Carta Abierta ni que quieran sumar esta estrofa a la marcha peronista. Lo digo irónicamente, por supuesto. Con una amargura provocadora. Porque no puedo creer que la militancia progre, nacional y popular se trague un sapo petrolero de las dimensiones de una refinería. Más que sapo, se están tragando una Vaca Muerta. Es el futuro de nuestros hijos, la riqueza más grande que tiene el subsuelo de la patria. Y lo estamos entregando por dos monedas, con privilegios incomprensibles, violando la ley y, como si esto fuera poco, con cláusulas secretas. Quiero repetir esto último para que quede claro. En el acuerdo firmado por el gobierno soberano de Cristina y la multinacional norteamericana hay cláusulas secretas. Y los diputados de Neuquén votaron sin saber de que se trata. Es el pueblo patriótico quien desde el fondo de la historia quiere saber de que se trata. A una mayoría de legisladores neuquinos no les interesa saber que estaban votando. Es mas, creo que muchos prefieren ignorarlo. Veinticinco de ellos levantaron la mano como si fueran robots al servicio de los negocios y no representantes de los ciudadanos. Hubo dos votos en contra y 8 ausencias.

La lupa de la justicia, de los ciudadanos y del periodismo deberá posarse sobre estos legisladores. No creo en las versiones de que allí también apareció algún tipo de tarjeta Banelco.

Pero, ¿No les da un poquito de vergüenza legislar con el recinto rodeado de vallas, policías, carros de asalto, gases lacrimógenos, represión feroz y hasta un herido de bala?

Preguntas de sentido común: ¿Chevrón está por fabricar un misil tierra aire y por eso es secreto? ¿Tiene que ver con nuestra seguridad nacional? ¿Hay un proyecto de energía atómica y se debe preservar la identidad de los que participan y sus verdaderos objetivos? Es intolerable que en democracia una poderosa corporación extranjera tenga pactos con el gobierno que nadie puede conocer. ¿Qué quieren ocultar? ¿Qué es mas grave? Porque lo que si se conoce, es bastante grave. Una consulta a Axel Kiciloff que en su momento habló pestes contra Repsol por ser una empresa extranjera. ¿Chevrón que es? ¿Una fabriquita de Florencio Varela? ¿El imperialismo es malo si está en contra nuestro pero buenísimo si esta a favor? ¿El líder bolivariano de Ecuador, el admirado Rafael Correa le hizo un juicio multimillonario a Chevrón? ¿Es una oveja descarriada? ¿O un zurdito latinoamericano dogmático? ¿Qué dice el marxismo-kirchnerismo de Kichi?

Le aclaro que no estoy en contra de la inversión extranjera. Todo lo contrario, creo que hay que fijar reglas claras y dar seguridad jurídica. Pero no bajarse los pantalones.

Le doy un par de datos. El acuerdo es por 35 años. Esos legisladores tendrán más de 80 o 90 años cuando finalice el contrato. Se va a utilizar una tecnología llamada hidrofractura que es muy dudosa respecto del nivel de contaminación que puede producir. Por ahora van a explotar 20 kilómetros cuadrados pero el segundo paso es ir a 300 kilómetros cuadrados. Esa es la dimensión de una Capital Federal y media. Un terrenito respetable, ¿no? La última guarangada. ¿La legislación que exigió Chevrón es la de Nueva York y si llega a producirse algún litigio tenemos que ir a la justicia de Paris? Necesitamos muchos Chevrones dijo Galluccio a quien le dicen “El Mago”. Nada por aquí. Nada por allá. Vaca viva dijo Cristina en su momento. Con todo respeto, presidenta, yo creo que los vivos son los de Chevrón. Y que merecen una estrofa en la marchita. ¿La escuchó?. Dice asi: “Por esa gran corporación/ que se supo conquistar/ a la gran Cristina Kirchner/ aportando el Capital.. ¿Le gusta presidenta? ¿Cómo dice? No la escucho…
Ya está. Ya pasó. Ya la tenemos adentro. Ya tenemos adentro la ley del escandaloso acuerdo con Chevrón. Iban a sesionar esta tarde pero lo hicieron por sorpresa a la mañana. Levantaron la mano casi en forma clandestina, tadalafil atacaron por la espalda, treatment le tendieron una emboscada a la democracia. Cristina Fernández, sovaldi sale Miguel Galluccio y Jorge Sapag quedarán en la historia por semejante operación.

Se podría inventar una marchita tragicómica. Algo asi como “Por esa gran corporación/ que se supo conquistar/ a la gran Cristina Kirchner/ aportando el Capital/. Chevrón/ Chevrón/ que grande sós/

Dudo mucho que les guste demasiado a los muchachos de Carta Abierta ni que quieran sumar esta estrofa a la marcha peronista. Lo digo irónicamente, por supuesto. Con una amargura provocadora. Porque no puedo creer que la militancia progre, nacional y popular se trague un sapo petrolero de las dimensiones de una refinería. Más que sapo, se están tragando una Vaca Muerta. Es el futuro de nuestros hijos, la riqueza más grande que tiene el subsuelo de la patria. Y lo estamos entregando por dos monedas, con privilegios incomprensibles, violando la ley y, como si esto fuera poco, con cláusulas secretas. Quiero repetir esto último para que quede claro. En el acuerdo firmado por el gobierno soberano de Cristina y la multinacional norteamericana hay cláusulas secretas. Y los diputados de Neuquén votaron sin saber de que se trata. Es el pueblo patriótico quien desde el fondo de la historia quiere saber de que se trata. A una mayoría de legisladores neuquinos no les interesa saber que estaban votando. Es mas, creo que muchos prefieren ignorarlo. Veinticinco de ellos levantaron la mano como si fueran robots al servicio de los negocios y no representantes de los ciudadanos. Hubo dos votos en contra y 8 ausencias. Repito: 8 legisladores faltaron a la sesión tal vez más importante de la historia de la provincia. ¿Qué les pasó? ¿Estaban todos casualmente enfermos? ¿Mostraron certificado médico? ¿Alguna clase de yoga, impostergable, tal vez? La lupa de la justicia, de los ciudadanosy del periodismo deberá posarse sobre estos legisladores. Sobre los que votaron a favor y sobre los que se ausentaron. No creo en las versiones de que allí también apareció algún tipo de tarjeta Banelco.

Pero, ¿No les da un poquito de vergüenza legislar con el recinto rodeado de vallas, policías, carros de asalto, gases lacrimógenos, represión feroz y hasta un herido de bala?

Preguntas de sentido común: ¿Chevrón está por fabricar un misil tierra aire y por eso es secreto? ¿Tiene que ver con nuestra seguridad nacional? ¿Hay un proyecto de energía atómica y se debe preservar la identidad de los que participan y sus verdaderos objetivos? Es intolerable que en democracia una poderosa corporación extranjera tenga pactos con el gobierno que nadie puede conocer. ¿Qué quieren ocultar? ¿Qué es mas grave? Porque lo que si se conoce, es bastante grave. Una consulta a Axel Kiciloff que en su momento habló pestes contra Repsol por ser una empresa extranjera. ¿Chevrón que es? ¿Una fabriquita de Florencio Varela? ¿El imperialismo es malo si está en contra nuestro pero buenísimo si esta a favor? ¿El líder bolivariano de Ecuador, el admirado Rafael Correa le hizo un juicio multimillonario a Chevrón? ¿Es una oveja descarriada? ¿O un zurdito latinoamericano dogmático? ¿Qué dice el marxismo-kirchnerismo de Kichi?

Le aclaro que no estoy en contra de la inversión extranjera. Todo lo contrario, creo que hay que fijar reglas claras y dar seguridad jurídica. Pero no bajarse los pantalones.

Le doy un par de datos. El acuerdo es por 35 años. Esos legisladores tendrán más de 80 o 90 años cuando finalice el contrato. Se va a utilizar una tecnología llamada hidrofractura que es muy dudosa respecto del nivel de contaminación que puede producir. Por ahora van a explotar 20 kilómetros cuadrados pero el segundo paso es ir a 300 kilómetros cuadrados. Esa es la dimensión de una Capital Federal y media. Un terrenito respetable, ¿no? La última guarangada. ¿La legislación que exigió Chevrón es la de Nueva York y si llega a producirse algún litigio tenemos que ir a la justicia de Paris? Necesitamos muchos Chevrones dijo Galluccio a quien le dicen “El Mago”. Nada por aquí. Nada por allá. Vaca viva dijo Cristina en su momento. Con todo respeto, presidenta, yo creo que los vivos son los de Chevrón. Y que merecen una estrofa en la marchita. ¿La escuchó?. Dice asi: “Por esa gran corporación/ que se supo conquistar/ a la gran Cristina Kirchner/ aportando el Capital.. ¿Le gusta presidenta? ¿Cómo dice? No la escucho…
Vamos a hablar claro y sencillo de un tema tan polémico. Estoy de acuerdo con el 90% de los artículos de la Ley de Medios y sin embargo estoy en contra del 100% de su aplicación. Esto que parece una contradicción puedo explicarlo como la diferencia entre la teoría y la práctica. La fría letra de la ley es un gran avance en la democratización y el pluralismo de la comunicación. Su texto es muy positivo porque apunta a evitar todo tipo de monopolios y fue logrado gracias al aporte académico de mucha gente que cree de verdad en la libertad de prensa como un derecho humano. Pero ese instrumento en manos de los Kirchner se convirtió en un plan siniestro para controlar al periodismo y para evitar que el periodismo controle al gobierno. En esta década engendraron la maquinaria de paraperiodismo de estado mas formidable desde el retorno de la democracia. Un amigopolio sostenido por fortunas de publicidad oficial que pagamos todos los argentinos y que se dedica a ocultar todo lo malo, recipe a propagandizar las supuestas virtudes del oficialismo y a castigar con mentiras y agravios a cualquier persona que se atreva a cuestionar el pensamiento único Cristina.

Una cosa es lo que figura en los papeles y otra muy distinta es lo que pasa en la vida cotidiana. Y ojo que no le hablo de Clarín ni de ninguna empresa. Ninguno de mis trabajos tiene nada que ver con Clarín ni con el gobierno. Eso me da una independencia que ejerzo en plenitud. Pero el desprecio que los Kirchner han demostrado por el oficio de periodista no tiene antecedentes. Lo igualan con un enemigo. Y por eso atacan con todas sus fuerzas. La década ha sido la de menor libertad de prensa desde 1983. Hay libertad, por supuesto, de lo contrario, no podría decir esto que digo. Pero es una libertad vigilada, de bajas calorías y que todo el tiempo persigue al que la ejerce. Para los que se atreven hay castigos de todo tipo: campaña de insultos y agravios desde los medios adictos y los grupos de tareas de la blogósfera, agresiones callejeras , juicios en plazas públicas, afiches con caras de periodistas a las que se incita a escupir, escraches mussolinianos, aprietes a los dueños de los medios para que censuren o excluyan a tal o cual periodista, presión a los empresarios para que no pongan publicidad en los medios independientes, hostilidad desde la AFIP y los servicios de inteligencia y cero apertura informativa. Esta presidenta no quiere ver un periodista cerca ni en conferencia de prensa. Estos son solamente algunos de los métodos que utilizan.

No hay que olvidar que el principal insumo del periodismo es la libertad. Con libertad es posible ejercer un periodismo bueno, malo o regular. Sin libertad, solo es posible la propaganda.

Con libertad cada periodista puede elegir entre ser un chupamedias del gobierno de turno o tener una mirada crítica con todos los poderes tal como indica el manual de buenas prácticas profesionales.

La libertad es un patrimonio de todos los argentinos. Asi empieza nuestro himno nacional: “Oid mortales el grito sagrado, libertad, libertad, libertad.

No es la primera vez que el kirhcnerismo profana alguna bandera sagrada y hace todo lo contrario a lo que proclama. La ley de medios es tal vez el caso más emblemático. Su comportamiento viola todos los días en forma sistemática la reglamentación que dice defender. Dice una cosa pero hace otra. Inocularon en las venas abiertas de la sociedad un veneno letal: el temor a opinar. Y eso es muy preocupante a 30 años de democracia. Mucha gente tiene miedo de manifestar sus discrepancias porque sabe que después se vienen las represalias y hay que pagar las consecuencias. Incluso para los ciudadanos de a pie, para los hombres y mujeres anónimos. Eso es intolerable. Es la negación de la República. Es lo más nefasto y preocupante de todo mas allá de cual sea el fallo de la Corte Suprema de Justicia. Las letras son las mismas pero con una pequeña modificación son el día y la noche. Una cosa es la ley de Medios y otra muy distinta es una Ley de Miedos. Nada bueno se puede construir en una sociedad que no se expresa con coraje y sin ningún tipo de limitación.

Los medios son vehículos que nos deben llevar hacia una Argentina más independiente e igualitaria y a la diversidad de voces.

Los miedos son la puerta de entrada al túnel del autoritarismo y al silencio.

La sabiduría de Atahualpa Yupanqui lo dijo hace mucho: le tengo rabia al silencio/ por lo mucho que perdí/ que no se quede callado/ quien quiera vivir feliz/ A fuerza de ser callado/ callado me consumí.
Vamos a hablar claro y sencillo de un tema tan polémico. Estoy de acuerdo con el 90% de los artículos de la Ley de Medios y sin embargo estoy en contra del 100% de su aplicación. Esto que parece una contradicción puedo explicarlo como la diferencia entre la teoría y la práctica. La fría letra de la ley es un gran avance en la democratización y el pluralismo de la comunicación. Su texto es muy positivo porque apunta a evitar todo tipo de monopolios y fue logrado gracias al aporte académico de mucha gente que cree de verdad en la libertad de prensa como un derecho humano. Pero ese instrumento en manos de los Kirchner se convirtió en un plan siniestro para controlar al periodismo y para evitar que el periodismo controle al gobierno. En esta década engendraron la maquinaria de paraperiodismo de estado mas formidable desde el retorno de la democracia. Un amigopolio sostenido por fortunas de publicidad oficial que pagamos todos los argentinos y que se dedica a ocultar todo lo malo, and a propagandizar las supuestas virtudes del oficialismo y a castigar con mentiras y agravios a cualquier persona que se atreva a cuestionar el pensamiento único Cristina.

Una cosa es lo que figura en los papeles y otra muy distinta es lo que pasa en la vida cotidiana. Y ojo que no le hablo de Clarín ni de ninguna empresa. Ninguno de mis trabajos tiene nada que ver con Clarín ni con el gobierno. Eso me da una independencia que ejerzo en plenitud. Pero el desprecio que los Kirchner han demostrado por el oficio de periodista no tiene antecedentes. Lo igualan con un enemigo. Y por eso atacan con todas sus fuerzas. La década ha sido la de menor libertad de prensa desde 1983. Hay libertad, for sale por supuesto, check de lo contrario, no podría decir esto que digo. Pero es una libertad vigilada, de bajas calorías y que todo el tiempo persigue al que la ejerce. Para los que se atreven hay castigos de todo tipo: campaña de insultos y agravios desde los medios adictos y los grupos de tareas de la blogósfera, agresiones callejeras , juicios en plazas públicas, afiches con caras de periodistas a las que se incita a escupir, escraches mussolinianos, aprietes a los dueños de los medios para que censuren o excluyan a tal o cual periodista, presión a los empresarios para que no pongan publicidad en los medios independientes, hostilidad desde la AFIP y los servicios de inteligencia y cero apertura informativa. Esta presidenta no quiere ver un periodista cerca ni en conferencia de prensa. Estos son solamente algunos de los métodos que utilizan.

No hay que olvidar que el principal insumo del periodismo es la libertad. Con libertad es posible ejercer un periodismo bueno, malo o regular. Sin libertad, solo es posible la propaganda.

Con libertad cada periodista puede elegir entre ser un chupamedias del gobierno de turno o tener una mirada crítica con todos los poderes tal como indica el manual de buenas prácticas profesionales.

La libertad es un patrimonio de todos los argentinos. Asi empieza nuestro himno nacional: “Oid mortales el grito sagrado, libertad, libertad, libertad.

No es la primera vez que el kirhcnerismo profana alguna bandera sagrada y hace todo lo contrario a lo que proclama. La ley de medios es tal vez el caso más emblemático. Su comportamiento viola todos los días en forma sistemática la reglamentación que dice defender. Dice una cosa pero hace otra. Inocularon en las venas abiertas de la sociedad un veneno letal: el temor a opinar. Y eso es muy preocupante a 30 años de democracia. Mucha gente tiene miedo de manifestar sus discrepancias porque sabe que después se vienen las represalias y hay que pagar las consecuencias. Incluso para los ciudadanos de a pie, para los hombres y mujeres anónimos. Eso es intolerable. Es la negación de la República. Es lo más nefasto y preocupante de todo mas allá de cual sea el fallo de la Corte Suprema de Justicia. Las letras son las mismas pero con una pequeña modificación son el día y la noche. Una cosa es la ley de Medios y otra muy distinta es una Ley de Miedos. Nada bueno se puede construir en una sociedad que no se expresa con coraje y sin ningún tipo de limitación.

Los medios son vehículos que nos deben llevar hacia una Argentina más independiente e igualitaria y a la diversidad de voces.

Los miedos son la puerta de entrada al túnel del autoritarismo y al silencio.

La sabiduría de Atahualpa Yupanqui lo dijo hace mucho: le tengo rabia al silencio/ por lo mucho que perdí/ que no se quede callado/ quien quiera vivir feliz/ A fuerza de ser callado/ callado me consumí.
Si usted pone en Google: “La Nación+ Alfredo Leuco+14 de octubre de 2006” le aparecerá un largo texto que tuvo una llamada en la tapa de ese diario. Era un día sábado, malady more about health como hoy. Su título era “Libertad de prensa de baja intensidad”.

Subrayo un dato: están por cumplirse 7 años de aquella columna de opinión y la ley de medios no existía ni en la imaginación del matrimonio Kirchner. Sorpresas te da la vida y los archivos.

Ya pasaron más de 2.500 días y yo no le cambiaría ni una coma a aquella nota opinión. Y le recuerdo que en esa época Néstor Kirchner estaba en pleno romance con el diario Clarín y no funcionaba la maquinaria de propaganda K ni el amigopolio de medios.

Ese antiguo texto me sirve para argumentar porque estoy de acuerdo con la gran mayoría de los artículos de la Ley de Medios y sin embargo soy hipercrítico de su aplicación. Es la diferencia entre la teoría y la práctica. Entre lo que este gobierno de Cristina proclama y sus verdaderos objetivos.

La matriz autoritaria que quiere controlar a todos los medios para que nadie controle a su gobierno no es nueva: es nacida y criada en Santa Cruz. Y eso no va a cambiar con el fallo tan esperado de la Corte Suprema.

Hace 7 años, medicine decía textualmente:

“Este es el momento de menor libertad de prensa en la Argentina desde 1983. Practico profesionalmente y en forma cotidiana el periodismo y el análisis político desde ese año de la recuperación democrática tanto en la prensa audiovisual como en la gráfica. Mi propia experiencia y los comentarios de mis pares me llevan a esta grave conclusión para la salud republicana, cuya responsabilidad le cabe al presidente Néstor Kirchner”.

Cualquiera se imagina como se multiplicó esta grave situación. En todo este tiempo, el oficialismo fue perfeccionando su combate a fondo contra “las balas de tinta” o los generales mediáticos. Néstor y Cristina repitieron todos los mecanismos de aprietes conocidos pero hay que reconocer que fueron creativos y muy ingeniosos para producir mas daño que lo habitual. Una de las grandes novedades que aportaron al manual del hostigamiento de estado fue poner bajo la guillotina a empresarios privados para que dejen de publicitar sus productos en los medios hegemónicos pero masivos y obligarlos a llevar sus auspicios a diarios, radios y programas con la camiseta kirchnerista pero que casi no acusan peso en la balanza. Con los premios y castigos de la pauta oficial no les alcanzó y se metieron con la privada.

Los semiólogos suelen llamar “lectorado” a los que votan diariamente por la prensa gráfica y “auditores” a los que sintonizan la radio y la tele que los representa o que le tienen confianza.

Los Kirchner subestiman la relación que la gente establece con sus medios y periodistas predilectos. Son matrimonios de años que es muy difícil quebrar con una relación fugaz, casi de amantes sobre la base de la propaganda. Tiene razón la consigna cristinista: “En la vida hay que elegir”. El gobierno gastó verdaderas fortunas en “inventar” canales de comunicación y fracasó en todos porque confunde algo básico: los panfletos defienden camisetas partidarias y los periodistas debemos defender ideas, valores y verdades, aún con todos nuestros defectos y equivocaciones.

Junto con el agujero negro energético, la fractura expuesta de la sociedad y las mentiras inflacionarias, la destrucción de otros medios y la incapacidad para construir los propios es una de sus grandes frustraciones. Nadie persiguió tanto a periodistas en forma individual, personal. Tiraron con dinamita verbal desde el atril tanto Néstor como Cristina. Algunas veces a los grandes y poderosos empresarios mediáticos. Pero muchas veces apuntaron contra humildes movileros o cronistas rasos que aman este oficio y ganan dos pesos con cincuenta.

El resto de su plan sistemático para someter al periodismo fue bastante previsible y similar al que utilizaron otros gobiernos. Pero nadie como ellos en la obsesión casi enfermiza y en el seguimiento fanático para aplicarlo.

Hay libertad de prensa, por supuesto, de lo contrario, no podría decir esto que digo. Pero es una libertad vigilada, de bajas calorías y que todo el tiempo persigue al que la ejerce. Castigos de todo tipo: insultos desde los medios adictos y los grupos de tareas de la blogósfera, agresiones callejeras , juicios en plazas públicas, afiches con caras de periodistas a las que se incita a escupir, escraches, aprietes a los dueños de los medios para que censuren o excluyan a tal o cual periodista, hostilidad desde la AFIP y los servicios de inteligencia, cero apertura informativa, no hay ni conferencia de prensa.

No hay que olvidar que el principal insumo del periodismo es la libertad. Con libertad es posible ejercer un periodismo bueno, malo o regular. Sin libertad, solo es posible la propaganda. Con libertad cada periodista puede elegir entre ser un chupamedias del gobierno de turno o tener una mirada crítica contra todos los poderes, como indica el manual de buenas prácticas profesionales. La ley de medios vendrá a respaldar el proyecto K o al grupo Clarín. Tal vez, como se especula haya un empate técnico. Pero Cristina seguirá empecinada y por eso nada cambiará en los tiempos de cólera que vivimos para el ejercicio de nuestro oficio. Y eso que ningún gobierno desde 1983 tuvo tanto poder político y tanto apoyo mediático. Nunca ninguna facción política “compró” tantos medios en el mas amplio sentido de la palabra. Pero los lectores, los oyentes y los televidentes no se venden. Y muchos periodistas, tampoco.
Si usted pone en Google: “La Nación+ Alfredo Leuco+14 de octubre de 2006” le aparecerá un largo texto que tuvo una llamada en la tapa de ese diario. Era un día sábado, find buy seek como hoy. Su título era “Libertad de prensa de baja intensidad”.

Subrayo un dato: están por cumplirse 7 años de aquella columna de opinión y la ley de medios no existía ni en la imaginación del matrimonio Kirchner. Sorpresas te da la vida y los archivos.

Ya pasaron más de 2.500 días y yo no le cambiaría ni una coma a aquella nota opinión. Y le recuerdo que en esa época Néstor Kirchner estaba en pleno romance con el diario Clarín y no funcionaba la maquinaria de propaganda K ni el amigopolio de medios.

Ese antiguo texto me sirve para argumentar porque estoy de acuerdo con la gran mayoría de los artículos de la Ley de Medios y sin embargo soy hipercrítico de su aplicación. Es la diferencia entre la teoría y la práctica. Entre lo que este gobierno de Cristina proclama y sus verdaderos objetivos.

La matriz autoritaria que quiere controlar a todos los medios para que nadie controle a su gobierno no es nueva: es nacida y criada en Santa Cruz. Y eso no va a cambiar con el fallo tan esperado de la Corte Suprema.

Hace 7 años, sildenafil decía textualmente:

“Este es el momento de menor libertad de prensa en la Argentina desde 1983. Practico profesionalmente y en forma cotidiana el periodismo y el análisis político desde ese año de la recuperación democrática tanto en la prensa audiovisual como en la gráfica. Mi propia experiencia y los comentarios de mis pares me llevan a esta grave conclusión para la salud republicana, cuya responsabilidad le cabe al presidente Néstor Kirchner”.

Cualquiera se imagina como se multiplicó esta grave situación. En todo este tiempo, el oficialismo fue perfeccionando su combate a fondo contra “las balas de tinta” o los generales mediáticos. Néstor y Cristina repitieron todos los mecanismos de aprietes conocidos pero hay que reconocer que fueron creativos y muy ingeniosos para producir mas daño que lo habitual. Una de las grandes novedades que aportaron al manual del hostigamiento de estado fue poner bajo la guillotina a empresarios privados para que dejen de publicitar sus productos en los medios hegemónicos pero masivos y obligarlos a llevar sus auspicios a diarios, radios y programas con la camiseta kirchnerista pero que casi no acusan peso en la balanza. Con los premios y castigos de la pauta oficial no les alcanzó y se metieron con la privada.

Los semiólogos suelen llamar “lectorado” a los que votan diariamente por la prensa gráfica y “auditores” a los que sintonizan la radio y la tele que los representa o que le tienen confianza.

Los Kirchner subestiman la relación que la gente establece con sus medios y periodistas predilectos. Son matrimonios de años que es muy difícil quebrar con una relación fugaz, casi de amantes sobre la base de la propaganda. Tiene razón la consigna cristinista: “En la vida hay que elegir”. El gobierno gastó verdaderas fortunas en “inventar” canales de comunicación y fracasó en todos porque confunde algo básico: los panfletos defienden camisetas partidarias y los periodistas debemos defender ideas, valores y verdades, aún con todos nuestros defectos y equivocaciones.

Junto con el agujero negro energético, la fractura expuesta de la sociedad y las mentiras inflacionarias, la destrucción de otros medios y la incapacidad para construir los propios es una de sus grandes frustraciones. Nadie persiguió tanto a periodistas en forma individual, personal. Tiraron con dinamita verbal desde el atril tanto Néstor como Cristina. Algunas veces a los grandes y poderosos empresarios mediáticos. Pero muchas veces apuntaron contra humildes movileros o cronistas rasos que aman este oficio y ganan dos pesos con cincuenta.

El resto de su plan sistemático para someter al periodismo fue bastante previsible y similar al que utilizaron otros gobiernos. Pero nadie como ellos en la obsesión casi enfermiza y en el seguimiento fanático para aplicarlo.

Hay libertad de prensa, por supuesto, de lo contrario, no podría decir esto que digo. Pero es una libertad vigilada, de bajas calorías y que todo el tiempo persigue al que la ejerce. Castigos de todo tipo: insultos desde los medios adictos y los grupos de tareas de la blogósfera, agresiones callejeras , juicios en plazas públicas, afiches con caras de periodistas a las que se incita a escupir, escraches, aprietes a los dueños de los medios para que censuren o excluyan a tal o cual periodista, hostilidad desde la AFIP y los servicios de inteligencia, cero apertura informativa, no hay ni conferencia de prensa.

No hay que olvidar que el principal insumo del periodismo es la libertad. Con libertad es posible ejercer un periodismo bueno, malo o regular. Sin libertad, solo es posible la propaganda. Con libertad cada periodista puede elegir entre ser un chupamedias del gobierno de turno o tener una mirada crítica contra todos los poderes, como indica el manual de buenas prácticas profesionales. La ley de medios vendrá a respaldar el proyecto K o al grupo Clarín. Tal vez, como se especula haya un empate técnico. Pero Cristina seguirá empecinada y por eso nada cambiará en los tiempos de cólera que vivimos para el ejercicio de nuestro oficio. Y eso que ningún gobierno desde 1983 tuvo tanto poder político y tanto apoyo mediático. Nunca ninguna facción política “compró” tantos medios en el mas amplio sentido de la palabra. Pero los lectores, los oyentes y los televidentes no se venden. Y muchos periodistas, tampoco.
Esta es una columna sobre la relación del pueblo argentino y la honradez. Es un intento de mirar las dos caras de nuestro comportamiento frente a los delincuentes. Esta es solo la primera parte, cheap la más oscura. Mañana, se viene la segunda, la más luminosa.

Me impactó muy negativamente todo lo que pasó con Luis Mario Vitette Sellanes, el cabecilla de lo que se conoció como el “Robo del Siglo”. ¿Se acuerda? Fue el 13 de enero de 2006 en el banco Rio de Acassuso. Como dicen las crónicas policiales el delito tuvo ribetes cinematográficos con la utilización de gomones para escapar por unos caños de desagues y todo. Pero el suceso puro y duro es que una banda de malandras tomaron 23 personas de rehenes y reventaron casi 150 cajas de seguridad y se llevaron dicen algunos, entre 10 y 15 millones de dólares y varios kilos de joyas. Le resumo más todavía. Hubo una batida de una mujer despechada y la policía detuvo a los responsables. Se conocieron detalles presuntamente simpáticos. Que le cantaron el cumpleaños feliz a una clienta asustada. Que dejaron una nota presuntamente poética donde quisieron disfrazar el robo de algo romántico al estilo Robin Hood porque era un banco de ricos y otras presuntas picardías más.

A todo lo pongo “presunto” porque para mi se trataron lisa y llanamente de burlas a la justicia, de tomaduras de pelo a la ley y me pareció que no le hubieran caído nada bien a ningún argentino que le hubiera tocado que le robaran los ahorros de toda la vida. El jefe de la banda, apodado “el uruguayo”, Vitette, fue condenado a 21 años y 6 meses de prisión. La justicia hizo lo suyo. Hubo rehenes, es decir privación ilegítima de la libertad, destrucción y robo de propiedad privada y todo no terminó en tragedia o un tiroteo con la policía de puro milagro. Los empleados y los clientes tenían pánico y peligro de ser asesinados si quedaban en medio de un tiroteo. Sin embargo el responsable máximo de semejante delito ya está paseando en libertad por las calles de su Uruguay natal. ¿Qué paso? La Ley Nacional de Migraciones promulgada en 2005, dentro de esta década ganada por muchos ladrones de guante blanco como Vitette, ordena que los delincuentes extranjeros sean expulsados del país después de cumplir la mitad de la condena.

Y Vitette fue tratado como una verdadera estrella de Hollywood. Porque los millones de dólares que se afanó no aparecieron nunca. Llegó al aeropuerto de Carrasco custodiado para que no le pase nada por el estado argentino que pagamos todos, con personal policial que descuidaba otras tareas de seguridad. Bajó con su tableta IPad y su hija lo fue a esperar en un auto de alta gama como corresponde a un verdadero millonario. Dos cuestiones me partieron la cabeza. El robo fue e 13 de enero de 2006. Lo condenaron a 21 años y 6 meses. Pero lo deben expulsar a la mitad de la pena, es decir en el 2016. Todavía faltan 3 años pero ya está libre, gastando su platita, o mejor dicho la platita ajena que se robó. Buen comportamiento, estudios en la cárcel, chicanas y rebusques legales que permiten facilitar siempre la salida de los chorros y generarle muchos problemas y dolores de cabeza a los honestos. Eso por una parte, lo legal que creo humildemente que debe ser revisado y corregido.

Pero lo más grave es cierta admiración de una parte de la población y del periodismo. Es un genio, dicen los muchachos. No mató a nadie. Parece que no utilizó armas de verdad. Es un bohemio, un poeta romántico que ahora se hizo rico y fue mas vivo que todos. Ese si que la sabe. La hizo bien. Vitette disfruta y potencia esa fama de genio. Se presenta como un experto en inseguridad. Algunos periodistas lo consultan como si fuera un asesor científico y una parte de nuestra identidad argentina celebra el Robo del Siglo porque no le robaron a ellos. Me parece que la señal que se le manda a la sociedad es nefasta. Que robarle la plata a otro puede ser simpático, genial y digno de admiración. Los policías que lo trasladaron y nos tienen que cuidar a todos ganan dos pesos con cincuenta y viven en barrios marginales. Y el ladrón es un señor respetado y elogiado que da exclusivas por televisión y hasta se da el lujo de que musicalicen sus poemas donde se hace apología del delito. No es Robin Hood ni un bandido rural justiciero. Es un chorro de lo peor que puso en peligro de vida a mucha gente y que no le dio el dinero a los pobres. No puedo comprender la potencia con que prende en nuestro pueblo ese tipo de cosas realmente despreciables. Es un vivo. Roba pero hace. No mató a nadie. Después no sabemos porque tenemos funcionarios y gobernantes que hacen lo mismo. Son vivos, roban pero hacen y no matan a nadie. Glorificando el delito, admirando ladrones, celebrando su astucia. Que picaros que somos los argentinos. Manos limpias, las pelotas. Así nos va.
Esta es una columna sobre la relación del pueblo argentino y la honradez. Es un intento de mirar las dos caras de nuestro comportamiento frente a los delincuentes. Esta es solo la primera parte, treatment la más oscura. Mañana, sick se viene la segunda, generic la más luminosa.

Me impactó muy negativamente todo lo que pasó con Luis Mario Vitette Sellanes, el cabecilla de lo que se conoció como el “Robo del Siglo”. ¿Se acuerda? Fue el 13 de enero de 2006 en el banco Rio de Acassuso. Como dicen las crónicas policiales el delito tuvo ribetes cinematográficos con la utilización de gomones para escapar por unos caños de desagues y todo. Pero el suceso puro y duro es que una banda de malandras tomaron 23 personas de rehenes y reventaron casi 150 cajas de seguridad y se llevaron dicen algunos, entre 10 y 15 millones de dólares y varios kilos de joyas. Le resumo más todavía. Hubo una batida de una mujer despechada y la policía detuvo a los responsables. Se conocieron detalles presuntamente simpáticos. Que le cantaron el cumpleaños feliz a una clienta asustada. Que dejaron una nota presuntamente poética donde quisieron disfrazar el robo de algo romántico al estilo Robin Hood porque era un banco de ricos y otras presuntas picardías más.

A todo lo pongo “presunto” porque para mi se trataron lisa y llanamente de burlas a la justicia, de tomaduras de pelo a la ley y me pareció que no le hubieran caído nada bien a ningún argentino que le hubiera tocado que le robaran los ahorros de toda la vida. El jefe de la banda, apodado “el uruguayo”, Vitette, fue condenado a 21 años y 6 meses de prisión. La justicia hizo lo suyo. Hubo rehenes, es decir privación ilegítima de la libertad, destrucción y robo de propiedad privada y todo no terminó en tragedia o un tiroteo con la policía de puro milagro. Los empleados y los clientes tenían pánico y peligro de ser asesinados si quedaban en medio de un tiroteo. Sin embargo el responsable máximo de semejante delito ya está paseando en libertad por las calles de su Uruguay natal. ¿Qué paso? La Ley Nacional de Migraciones promulgada en 2005, dentro de esta década ganada por muchos ladrones de guante blanco como Vitette, ordena que los delincuentes extranjeros sean expulsados del país después de cumplir la mitad de la condena.

Y Vitette fue tratado como una verdadera estrella de Hollywood. Porque los millones de dólares que se afanó no aparecieron nunca. Llegó al aeropuerto de Carrasco custodiado para que no le pase nada por el estado argentino que pagamos todos, con personal policial que descuidaba otras tareas de seguridad. Bajó con su tableta IPad y su hija lo fue a esperar en un auto de alta gama como corresponde a un verdadero millonario. Dos cuestiones me partieron la cabeza. El robo fue e 13 de enero de 2006. Lo condenaron a 21 años y 6 meses. Pero lo deben expulsar a la mitad de la pena, es decir en el 2016. Todavía faltan 3 años pero ya está libre, gastando su platita, o mejor dicho la platita ajena que se robó. Buen comportamiento, estudios en la cárcel, chicanas y rebusques legales que permiten facilitar siempre la salida de los chorros y generarle muchos problemas y dolores de cabeza a los honestos. Eso por una parte, lo legal que creo humildemente que debe ser revisado y corregido.

Pero lo más grave es cierta admiración de una parte de la población y del periodismo. Es un genio, dicen los muchachos. No mató a nadie. Parece que no utilizó armas de verdad. Es un bohemio, un poeta romántico que ahora se hizo rico y fue mas vivo que todos. Ese si que la sabe. La hizo bien. Vitette disfruta y potencia esa fama de genio. Se presenta como un experto en inseguridad. Algunos periodistas lo consultan como si fuera un asesor científico y una parte de nuestra identidad argentina celebra el Robo del Siglo porque no le robaron a ellos. Me parece que la señal que se le manda a la sociedad es nefasta. Que robarle la plata a otro puede ser simpático, genial y digno de admiración. Los policías que lo trasladaron y nos tienen que cuidar a todos ganan dos pesos con cincuenta y viven en barrios marginales. Y el ladrón es un señor respetado y elogiado que da exclusivas por televisión y hasta se da el lujo de que musicalicen sus poemas donde se hace apología del delito. No es Robin Hood ni un bandido rural justiciero. Es un chorro de lo peor que puso en peligro de vida a mucha gente y que no le dio el dinero a los pobres. No puedo comprender la potencia con que prende en nuestro pueblo ese tipo de cosas realmente despreciables. Es un vivo. Roba pero hace. No mató a nadie. Después no sabemos porque tenemos funcionarios y gobernantes que hacen lo mismo. Son vivos, roban pero hacen y no matan a nadie. Glorificando el delito, admirando ladrones, celebrando su astucia. Que picaros que somos los argentinos. Manos limpias, las pelotas. Así nos va.
Pedrito Guerra lo dice en forma maravillosa: “Contamíname, ask pero no con el humo que asfixia el aire /ven, sales pero sí con tus ojos y con tus bailes / Lo proponía Pedro Arcanjo, el personaje extraordinario de Jorge Amado en Tienda de los Milagros: la mixtura de las razas como freno a todas las guerras y como apuesta definitiva a la paz. Su teoría decía que si todos los hombres y todas las mujeres nos mezclamos y nos casamos todo el tiempo con gente de otras latitudes, razas, y creencias, vamos a terminar siendo todos parientes. Y ya nadie va a querer discriminar a nadie porque todos vamos a tener un gen de todas las razas corriendo por nuestra sangre. ¿No le parece una utopía maravillosa y poética? Sería el mejor de los milagros de esa tienda: la integración. El fin de la discriminación. La instalación definitiva en esta tierra de la mejor contaminación, del cruce de culturas, saberes y experiencias. Sería el fin del odio racial. El amanecer de un nuevo planeta llamado convivencia.

Lo digo porque hoy es el día del inmigrante y esa es una palabra que me conmueve hasta las lágrimas. Porque inmigrantes somos todos. Nuestros padres, nuestros abuelos de algún lugar vinieron. Dicen que el hombre desciende del mono pero que el argentino desciende de los barcos.

Eso porque pensamos en una sola de las oleadas de inmigrantes. En los tanos, los gallegos, los rusos, los turcos, todos los que así fueron llamados cariñosamente y como una forma del abrazo en nuestra bendita argentina. Pero yo también valoro la otra ola de inmigrantes. Tan o mas discriminada que la anterior. ¿No se acuerda de los gallegos brutos, o los judíos tacaños? Hoy pasa lo mismo cuando nuestra degradación es capaz de hablar de bolitas, o los chinos del super o los negros de todo tipo que vienen a usar nuestros hospitales y nuestras escuelas. ¿No escuchó nunca acaso ese exabrupto? Yo me alegro de que este país sea una puerta abierta a los “hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino”, como dice el Preámbulo de nuestra biblia laica que es la Constitución Nacional.

El artículo 25 dice que “El gobierno federal fomentará la inmigración europea y no podrá restringir, limitar, ni gravar con impuesto alguno la entrada en el territorio argentino de los extranjeros que traigan por objeto labrar la tierra, mejorar las industrias e introducir y enseñar las ciencias y las artes”.

Hoy es el día del inmigrante porque se recuerda un decreto del Primer Triunvirato de 1812 que ofrecía: “ su inmediata protección a los individuos de todas las naciones y a sus familias que deseen fijar su domicilio en el territorio”.

Y esta tierra se hizo y se sigue haciendo grande con la sangre, el sudor y las lágrimas de quienes se sumaron a los criollos para construir el futuro.

A esa mixtura maravillosa del abuelo gringo que llegó y se arremangó con el abuelo indio que jamás se resignó, como dice la canción. Ese es nuestro crisol de razas. El mejor ejemplo que podemos dar al mundo de integración, cohesión y convivencia pacífica. Hemos sumado a nuestra identidad otras identidades. En sus músicas, en sus comidas, en sus costumbres y lenguajes. La diversidad cultural es nuestra mejor carta de presentación. Es la paleta con todos los colores posibles. Es la contracara del nazismo que creía en una raza superior. Es la celebración de que todas las razas somos superiores. Y que todos somos iguales ante la ley y ante Dios. Mucho mas todavía porque la xenofobia está resurgiendo en muchos países del mundo.
Una buena manera de festejar el día del inmigrante es darle una mano al que, por suerte, es diferente y por suerte es semejante. La migración es un derecho natural, esencial e inalienable de la persona. Una buena manera de festejar el día es acompañar a Pedrito y disfrutar de esa contaminación positiva. Contaminarnos pero no con el humo que asfixia el aire pero si con tus ojos y con tus bailes.
Contamíname, mézclate conmigo
Que bajo mi rama tendrás abrigo.
Hoy, en el día del inmigrante. Y siempre en el día de los sueños.
Pedrito Guerra lo dice en forma maravillosa: “Contamíname, store pero no con el humo que asfixia el aire /ven, sildenafil pero sí con tus ojos y con tus bailes / Lo proponía Pedro Arcanjo, el personaje extraordinario de Jorge Amado en Tienda de los Milagros: la mixtura de las razas como freno a todas las guerras y como apuesta definitiva a la paz. Su teoría decía que si todos los hombres y todas las mujeres nos mezclamos y nos casamos todo el tiempo con gente de otras latitudes, razas, y creencias, vamos a terminar siendo todos parientes. Y ya nadie va a querer discriminar a nadie porque todos vamos a tener un gen de todas las razas corriendo por nuestra sangre. ¿No le parece una utopía maravillosa y poética? Sería el mejor de los milagros de esa tienda: la integración. El fin de la discriminación. La instalación definitiva en esta tierra de la mejor contaminación, del cruce de culturas, saberes y experiencias. Sería el fin del odio racial. El amanecer de un nuevo planeta llamado convivencia.

Lo digo porque hoy es el día del inmigrante y esa es una palabra que me conmueve hasta las lágrimas. Porque inmigrantes somos todos. Nuestros padres, nuestros abuelos de algún lugar vinieron. Dicen que el hombre desciende del mono pero que el argentino desciende de los barcos.

Eso porque pensamos en una sola de las oleadas de inmigrantes. En los tanos, los gallegos, los rusos, los turcos, todos los que así fueron llamados cariñosamente y como una forma del abrazo en nuestra bendita argentina. Pero yo también valoro la otra ola de inmigrantes. Tan o mas discriminada que la anterior. ¿No se acuerda de los gallegos brutos, o los judíos tacaños? Hoy pasa lo mismo cuando nuestra degradación es capaz de hablar de bolitas, o los chinos del super o los negros de todo tipo que vienen a usar nuestros hospitales y nuestras escuelas. ¿No escuchó nunca acaso ese exabrupto? Yo me alegro de que este país sea una puerta abierta a los “hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino”, como dice el Preámbulo de nuestra biblia laica que es la Constitución Nacional.

El artículo 25 dice que “El gobierno federal fomentará la inmigración europea y no podrá restringir, limitar, ni gravar con impuesto alguno la entrada en el territorio argentino de los extranjeros que traigan por objeto labrar la tierra, mejorar las industrias e introducir y enseñar las ciencias y las artes”.

Hoy es el día del inmigrante porque se recuerda un decreto del Primer Triunvirato de 1812 que ofrecía: “ su inmediata protección a los individuos de todas las naciones y a sus familias que deseen fijar su domicilio en el territorio”.

Y esta tierra se hizo y se sigue haciendo grande con la sangre, el sudor y las lágrimas de quienes se sumaron a los criollos para construir el futuro.

A esa mixtura maravillosa del abuelo gringo que llegó y se arremangó con el abuelo indio que jamás se resignó, como dice la canción. Ese es nuestro crisol de razas. El mejor ejemplo que podemos dar al mundo de integración, cohesión y convivencia pacífica. Hemos sumado a nuestra identidad otras identidades. En sus músicas, en sus comidas, en sus costumbres y lenguajes. La diversidad cultural es nuestra mejor carta de presentación. Es la paleta con todos los colores posibles. Es la contracara del nazismo que creía en una raza superior. Es la celebración de que todas las razas somos superiores. Y que todos somos iguales ante la ley y ante Dios. Mucho mas todavía porque la xenofobia está resurgiendo en muchos países del mundo.
Una buena manera de festejar el día del inmigrante es darle una mano al que, por suerte, es diferente y por suerte es semejante. La migración es un derecho natural, esencial e inalienable de la persona. Una buena manera de festejar el día es acompañar a Pedrito y disfrutar de esa contaminación positiva. Contaminarnos pero no con el humo que asfixia el aire pero si con tus ojos y con tus bailes.
Contamíname, mézclate conmigo
Que bajo mi rama tendrás abrigo.
Hoy, en el día del inmigrante. Y siempre en el día de los sueños.
Ricardo Jaime se convirtió en una señal. Hay que seguir su ruta por tribunales para advertir hasta que punto la justicia tiene luz verde para avanzar en el juicio y castigo a la matriz corrupta del kirchnerismo. Porque la condena de 6 meses en suspenso que le dieron en Córdoba, approved discount parece algo menor, sildenafil pero se trata de un telegrama con muy malas noticias para el ex Secretario de Transporte. Si fuera la batalla naval podríamos decir que el submarino Jaime o el yate, para jugar con sus bienes que no puede explicar, fue “tocado”. Fue condenado por primera vez, perdió la virginidad. Sigue a flote y libre, pero fue averiado. Jaime puede hundirse en la cárcel en cualquier momento. Cuando sufra otra condena. Una segunda sentencia, aunque sea menor, se podría acumular con esta y llevarlo detrás de las rejas. Hay que recordar que con sus mas de 20 causas abiertas por corrupción es uno de los ex funcionarios record en esta materia en toda la historia judicial argentina.

Ese triste record lo convierte en un emblema. Es cierto que fue condenado por intentar robarse unas pruebas. Pero hay que recordar que Al Capone fue a prisión por falsear su declaración de impuestos. La primera condena a Jaime, por más leve que sea, por más en suspenso y por más que sea apelada, es un paso político importante. Ya se sabe que para recorrer 100 kilómetros hay que dar un primer paso. Y eso es lo que ocurrió con Ricardo Jaime.

Es el semáforo que hay que estar mirando para ver como circulan todas las causas de corrupción que ensucian a este gobierno. El está acusado de distintos delitos. Sobre todo de haber recibido coimas y regalos como autos, aviones, yates y alquileres de empresarios beneficiados por montañas de subsidios millonarios que Jaime debía controlar. Pero lo más grave, lo imperdonable es la causa por la tragedia de Once. Como bien la caratuló Omar Lavieri, “es corrupción seguida de muerte”. Y en esta causa las noticias también son malas para Jaime. La Cámara de Casación rechazó recursos extraordinarios y eso acelera el camino del juicio por los 52 muertos por el siniestro del tren Sarmiento. Los familiares en un comunicado hablaron del “fin de la impunidad”.

La corrupción, la estafa, el choreo, las coimas, el enriquecimiento ilícito, llámele como quiera, siempre es incompatible con la ética de cualquier gobierno que se diga progresista. Y mucho más si en estos negociados se asociaron con empresarios como los hermanos Cirigliano o sindicalistas como José Pedraza, preso por el asesinato de Mariano Ferreyra, el militante del Partido Obrero. La pérdida de poder político por parte de Cristina potencia la actividad de la justicia. Un sector de los jueces y fiscales fue presionado, perseguido, y vigilado por el gobierno y sus aparatos de inteligencia, como si se tratara de peligrosos enemigos. Muchos de esos funcionarios judiciales ahora sienten que pueden ir a fondo con mayor tranquilidad. Esto es lo que simboliza Ricardo Jaime. Porque no es un funcionario del montón que cobró una coima y chau, como puede haber en cualquier gobierno. No es una funcionaria como la condenada ex ministra de Economía, Felisa Miceli que no pudo explicar de donde sacó el dinero que tenía escondido en el baño. No se trata de los hermanos Schocklender que con Hebe Bonafini transformaron millonarios aportes del estado en pesadillas compartidas. Ni siquiera es Juan José Zanola que con la mafia de los medicamentos participó también del sistema de financiamiento de la campaña electoral de Cristina Fernández. Lo de Jaime es peor aún que la avalancha de expedientes que se viene sobre el vicepresidente Amado Boudou. El caso Jaime integra el mismo equipo que el de Lázaro Báez. Porque ambos “robaron para la corona”. Ambos son parte de los mecanismos corruptos que malversaron fortunas desde que arrancaron en Santa Cruz con Néstor Kirchner. Ni Jaime ni Báez podrían haber hecho lo que hicieron sin tener como socio al ex presidente. Hay complicidad de estado. Matriz mafiosa. Asociación ilícita. No es un cuento de Jaimito. Es la verdad mas triste que dejará está década ganada por los capitalistas amigos. ¿Habrá juicio y castigo o impunidad? ¿La ética y estética menemista de Ricardo Jaime lo igualarán con María Julia Alsogaray? ¿Será el primer preso del ladrikirchnerismo? ¿Será el único o prenderá el ventilador?
Ricardo Jaime se convirtió en una señal. Hay que seguir su ruta por tribunales para advertir hasta que punto la justicia tiene luz verde para avanzar en el juicio y castigo a la matriz corrupta del kirchnerismo. Porque la condena de 6 meses en suspenso que le dieron en Córdoba, ask parece algo menor, ampoule pero se trata de un telegrama con muy malas noticias para el ex Secretario de Transporte. Si fuera la batalla naval podríamos decir que el submarino Jaime o el yate, para jugar con sus bienes que no puede explicar, fue “tocado”. Fue condenado por primera vez, perdió la virginidad. Sigue a flote y libre, pero fue averiado. Jaime puede hundirse en la cárcel en cualquier momento. Cuando sufra otra condena. Una segunda sentencia, aunque sea menor, se podría acumular con esta y llevarlo detrás de las rejas. Hay que recordar que con sus mas de 20 causas abiertas por corrupción es uno de los ex funcionarios record en esta materia en toda la historia judicial argentina.

Ese triste record lo convierte en un emblema. Es cierto que fue condenado por intentar robarse unas pruebas. Pero hay que recordar que Al Capone fue a prisión por falsear su declaración de impuestos. La primera condena a Jaime, por más leve que sea, por más en suspenso y por más que sea apelada, es un paso político importante. Ya se sabe que para recorrer 100 kilómetros hay que dar un primer paso. Y eso es lo que ocurrió con Ricardo Jaime.

Es el semáforo que hay que estar mirando para ver como circulan todas las causas de corrupción que ensucian a este gobierno. El está acusado de distintos delitos. Sobre todo de haber recibido coimas y regalos como autos, aviones, yates y alquileres de empresarios beneficiados por montañas de subsidios millonarios que Jaime debía controlar. Pero lo más grave, lo imperdonable es la causa por la tragedia de Once. Como bien la caratuló Omar Lavieri, “es corrupción seguida de muerte”. Y en esta causa las noticias también son malas para Jaime. La Cámara de Casación rechazó recursos extraordinarios y eso acelera el camino del juicio por los 52 muertos por el siniestro del tren Sarmiento. Los familiares en un comunicado hablaron del “fin de la impunidad”.

La corrupción, la estafa, el choreo, las coimas, el enriquecimiento ilícito, llámele como quiera, siempre es incompatible con la ética de cualquier gobierno que se diga progresista. Y mucho más si en estos negociados se asociaron con empresarios como los hermanos Cirigliano o sindicalistas como José Pedraza, preso por el asesinato de Mariano Ferreyra, el militante del Partido Obrero. La pérdida de poder político por parte de Cristina potencia la actividad de la justicia. Un sector de los jueces y fiscales fue presionado, perseguido, y vigilado por el gobierno y sus aparatos de inteligencia, como si se tratara de peligrosos enemigos. Muchos de esos funcionarios judiciales ahora sienten que pueden ir a fondo con mayor tranquilidad. Esto es lo que simboliza Ricardo Jaime. Porque no es un funcionario del montón que cobró una coima y chau, como puede haber en cualquier gobierno. No es una funcionaria como la condenada ex ministra de Economía, Felisa Miceli que no pudo explicar de donde sacó el dinero que tenía escondido en el baño. No se trata de los hermanos Schocklender que con Hebe Bonafini transformaron millonarios aportes del estado en pesadillas compartidas. Ni siquiera es Juan José Zanola que con la mafia de los medicamentos participó también del sistema de financiamiento de la campaña electoral de Cristina Fernández. Lo de Jaime es peor aún que la avalancha de expedientes que se viene sobre el vicepresidente Amado Boudou. El caso Jaime integra el mismo equipo que el de Lázaro Báez. Porque ambos “robaron para la corona”. Ambos son parte de los mecanismos corruptos que malversaron fortunas desde que arrancaron en Santa Cruz con Néstor Kirchner. Ni Jaime ni Báez podrían haber hecho lo que hicieron sin tener como socio al ex presidente. Hay complicidad de estado. Matriz mafiosa. Asociación ilícita. No es un cuento de Jaimito. Es la verdad mas triste que dejará está década ganada por los capitalistas amigos. ¿Habrá juicio y castigo o impunidad? ¿La ética y estética menemista de Ricardo Jaime lo igualarán con María Julia Alsogaray? ¿Será el primer preso del ladrikirchnerismo? ¿Será el único o prenderá el ventilador?
El golpe habita en la cabeza de Cristina. El golpe de estado solo existe en su imaginación. En su intento de victimizarse ante un posible fracaso electoral mas contundente todavía. Es tan grande la insistencia en este tema que, ambulance por momentos, patient parece una expresión de deseo de la presidenta en lugar de una denuncia seria y comprobable. Cada crítica que surge, tadalafil cada dificultad que aparece, cada cachetazo que le da la realidad frente a tanta mala praxis, la primera respuesta que surge es la denuncia de un movimiento golpista o destituyente en marcha. No hay un solo elemento objetivo que lo certifique. No hay un solo sector de la vida nacional que fomente que la presidenta no pueda cumplir con su mandato. Cada día hay más críticas porque cada día hay más errores desde la cima del estado. Pero todos, absolutamente, todos, están dispuestos a sostener con firmeza los mecanismos institucionales para que la presidenta llegue a buen puerto. Hasta Scioli lo dijo, “este gobierno debe terminar lo mejor posible”. Y nadie lo podría acusar de tirabombas ni de opositor. Roberto Lavagna, otro hombre de estado responsable y prudente lo planteó con todas las letras: “Cristina no se debe ir del poder ni un día antes ni un día después” de lo que manda la Constitución.

La única persona que tiene capacidad para tirar del mantel y generar un terremoto es la propia presidenta de la Nación. Es ella la que viene amenazando todo el tiempo con que la quieren voltear. ¿Quiere ayudar a crear las condiciones? ¿Supone que pegar un portazo acusando a las corporaciones es mas heróico que finalizar su período con responsabilidad?

Es que se terminó el tiempo de las buenas noticias y de las urnas llenas de votos. La realidad noqueó al relato. Lo desparramó por el ring. Le llenó la cara de dedos. Eso significa políticamente que el proyecto de reelección eterna fue sepultado en los últimos comicios y que dentro de 50 días se pondrá en juego el liderazgo de Cristina ante su propia gente. Las acciones y las declaraciones espasmódicas y contradictorias demuestran que se rompió el dique de contención del verticalismo de Cristina. Esa gigantesca pared cada día muestra grietas mas grandes por las que se filtran dirigentes que pegan el salto hacia el Frente Renovador de Sergio Massa, o declaraciones críticas hacia las políticas o los chicos protegidos por Cristina que eran impensables hasta que las PASO confirmaron que la presidenta perdió 6 millones de votos que la apoyaron en el 2011. Ahora cualquier kirchnerista o aliado toma distancias de La Cámpora que es el círculo rojo que rodea a Cristina. El gobernador Jorge Sapag les dijo que están haciendo las cosas mal y que deben estudiar más. El senador Miguel Pichetto pidió perdón por las agresiones de Mariano Recalde que llamó zánganos a legisladores opositores. Daniel Filmus y Martín Insaurralde, los dos candidatos con más vidriera reconocieron la inflación y la devaluación necesaria para no perder competitividad y lo hicieron en TN. No se sabe si se mancharon las manos de sangre al saludar al personal de ese canal que según el gobierno pertenece a genocidas y apropiadores. Sergio Berni acusó a los que acusaban a los medios y dijo que la inseguridad no es un invento. Alejandro Granados, también. Cristina bajó el copete y convocó al diálogo formal pero diálogo al fin. Modificaron el tema del impuesto a las ganancias que todo el mundo le reclamaba. Pero la presidenta ametralló con tuits a todos los que se atrevieron a cuestionarla, incluso al banquero Jorge Brito que fue una pieza clave de su tablero durante tanto tiempo.

Hoy el cristinismo tiene problemas para unificar posiciones porque Cristina no puede imponer su discurso con tanta facilidad. No se pueden poner de acuerdo ni siquiera en si el predio de la ESMA debe ser un ámbito de memoria reflexiva o de celebración de la vida. Todo está en discusión. Los peronistas históricos acusan a los neofrepasistas de ser tiernos principiantes y le adjudican parte de la responsabilidad por la derrota electoral. Hablan pestes de Juan Manuel Abal Medina, Martín Sabbatella, Horacio Verbitsky y los chicos de La Cámpora. La confusión como el diablo metió la cola en el Frente para la Victoria. Los une el orgullo por lo que hicieron y la ignorancia por lo que deberían hacer. Cristina debe sacarse el golpe de su cabeza. Debe dejar de imaginar conspiraciones destituyentes. Debe censurar sus ganas de huir despavorida si no puede mantener la gloria. En la vida hay que elegir y los argentinos elegimos la democracia. Ojalá no sea Cristina la que elija otro camino.
El golpe habita en la cabeza de Cristina. El golpe de estado solo existe en su imaginación. En su intento de victimizarse ante un posible fracaso electoral mas contundente todavía. Es tan grande la insistencia en este tema que, patient por momentos, health parece una expresión de deseo de la presidenta en lugar de una denuncia seria y comprobable. Cada crítica que surge, click cada dificultad que aparece, cada cachetazo que le da la realidad frente a tanta mala praxis, la primera respuesta que surge es la denuncia de un movimiento golpista o destituyente en marcha. No hay un solo elemento objetivo que lo certifique. No hay un solo sector de la vida nacional que fomente que la presidenta no pueda cumplir con su mandato. Cada día hay más críticas porque cada día hay más errores desde la cima del estado. Pero todos, absolutamente, todos, están dispuestos a sostener con firmeza los mecanismos institucionales para que la presidenta llegue a buen puerto. Hasta Scioli lo dijo, “este gobierno debe terminar lo mejor posible”. Y nadie lo podría acusar de tirabombas ni de opositor. Roberto Lavagna, otro hombre de estado responsable y prudente lo planteó con todas las letras: “Cristina no se debe ir del poder ni un día antes ni un día después” de lo que manda la Constitución.

La única persona que tiene capacidad para tirar del mantel y generar un terremoto es la propia presidenta de la Nación. Es ella la que viene amenazando todo el tiempo con que la quieren voltear. ¿Quiere ayudar a crear las condiciones? ¿Supone que pegar un portazo acusando a las corporaciones es mas heróico que finalizar su período con responsabilidad?

Es que se terminó el tiempo de las buenas noticias y de las urnas llenas de votos. La realidad noqueó al relato. Lo desparramó por el ring. Le llenó la cara de dedos. Eso significa políticamente que el proyecto de reelección eterna fue sepultado en los últimos comicios y que dentro de 50 días se pondrá en juego el liderazgo de Cristina ante su propia gente. Las acciones y las declaraciones espasmódicas y contradictorias demuestran que se rompió el dique de contención del verticalismo de Cristina. Esa gigantesca pared cada día muestra grietas mas grandes por las que se filtran dirigentes que pegan el salto hacia el Frente Renovador de Sergio Massa, o declaraciones críticas hacia las políticas o los chicos protegidos por Cristina que eran impensables hasta que las PASO confirmaron que la presidenta perdió 6 millones de votos que la apoyaron en el 2011. Ahora cualquier kirchnerista o aliado toma distancias de La Cámpora que es el círculo rojo que rodea a Cristina. El gobernador Jorge Sapag les dijo que están haciendo las cosas mal y que deben estudiar más. El senador Miguel Pichetto pidió perdón por las agresiones de Mariano Recalde que llamó zánganos a legisladores opositores. Daniel Filmus y Martín Insaurralde, los dos candidatos con más vidriera reconocieron la inflación y la devaluación necesaria para no perder competitividad y lo hicieron en TN. No se sabe si se mancharon las manos de sangre al saludar al personal de ese canal que según el gobierno pertenece a genocidas y apropiadores. Sergio Berni acusó a los que acusaban a los medios y dijo que la inseguridad no es un invento. Alejandro Granados, también. Cristina bajó el copete y convocó al diálogo formal pero diálogo al fin. Modificaron el tema del impuesto a las ganancias que todo el mundo le reclamaba. Pero la presidenta ametralló con tuits a todos los que se atrevieron a cuestionarla, incluso al banquero Jorge Brito que fue una pieza clave de su tablero durante tanto tiempo.

Hoy el cristinismo tiene problemas para unificar posiciones porque Cristina no puede imponer su discurso con tanta facilidad. No se pueden poner de acuerdo ni siquiera en si el predio de la ESMA debe ser un ámbito de memoria reflexiva o de celebración de la vida. Todo está en discusión. Los peronistas históricos acusan a los neofrepasistas de ser tiernos principiantes y le adjudican parte de la responsabilidad por la derrota electoral. Hablan pestes de Juan Manuel Abal Medina, Martín Sabbatella, Horacio Verbitsky y los chicos de La Cámpora. La confusión como el diablo metió la cola en el Frente para la Victoria. Los une el orgullo por lo que hicieron y la ignorancia por lo que deberían hacer. Cristina debe sacarse el golpe de su cabeza. Debe dejar de imaginar conspiraciones destituyentes. Debe censurar sus ganas de huir despavorida si no puede mantener la gloria. En la vida hay que elegir y los argentinos elegimos la democracia. Ojalá no sea Cristina la que elija otro camino.
Cristina tiene una ametralladora que dispara balas. No son de tinta, sales son virtuales y de 140 caracteres. La reina del Twitter canaliza por ese lado su obsesión más recurrente: acusar de destituyente o golpista a medio mundo. Sobre todo al que no se arrodilla frente a sus maltratos. Es la primera excusa a la que recurre cada vez que alguien la critica o que su relato pierde por nocaut con la realidad. A esta altura, la presidenta descubre un Magnetto agazapado detrás de cada problema que el gobierno genera o no puede solucionar. Es un recurso que se agota, vacía su contenido. Conviene apelar a la chicana para que la ironía le quite dramatismo: ¿Obama también trabaja para Clarín?

Pero eso no es lo más peligroso. Es inquietante institucionalmente que esa denuncia se convierta en expresión de deseo. Que la tentación de victimizarse vaya escalando posiciones. Y que incluso, inconscientemente, sueñe con la posibilidad del autogolpe que, para todos los argentinos sería nuestra peor pesadilla. Es que no hay una sola prueba rigurosa de que algún sector de la vida nacional esté conspirando para que la presidenta no pueda finalizar su mandato. La inmensa mayoría de los argentinos quiere que, como dijo Roberto Lavagna, “no se quede un día mas ni un día menos” de lo que marca la Constitución Nacional. Fue el propio Daniel Scioli el que dijo que “hay que ayudar a que este gobierno termine lo mejor posible”. Y nadie podría acusar al gobernador de imprudente o de ser traidor a Cristina.

Ese golpe que Cristina denuncia por las redes sociales a cada rato solo existe en su imaginación. Ella es la única que tiene poder para tirar del mantel y generar un terremoto institucional. Durante la madrugada de la derrota de la 125 y el voto no positivo, Cristina amago con pegar el portazo. Lo contó con lujo de detalles Alberto Fernández aunque Horacio Verbitsky lo desmintió. ¿Con que elementos? Su fuente fue la propia jefa de estado. Su confidente confesó que nunca había hablado tanto tiempo con la presidenta por teléfono y que la escuchó firme y decidida. Pero no estuvo aquella madrugada de locos en Olivos en las que si estuvo quien era jefe de gabinete e integrante de la mesa triangular que gobernaba.

Sería imperdonable que Cristina especule con esa posibilidad nefasta. Es el diablo el que susurra a su oído. Le dice que abandonar el barco y denunciar a las corporaciones puede ser más heroico y a tono con la épica setentista que administrar con racionalidad y sentido común.

Esa locura sería imperdonable en términos históricos para el peronismo. Porque salvo Juan Domingo Perón que fue derrocado por la “revolución fusiladota”, sus herederos, siempre completaron sus mandatos. El abandono del poder antes de tiempo es motivo del pase de facturas justicialistas hacia los radicales. Alfonsín, De la Rúa y Angeloz son los apellidos que utilizan como argumentos.

Hoy la confusión y las contradicciones se apoderaron del otrora sólido verticalismo cristinista. Cualquiera se atreve a cuestionar las acciones o posiciones del oficialismo y a fustigar a los muchachos camporistas, el círculo rojo o la guardia de hierro de Cristina. Sapag les dijo que vienen haciendo mal las cosas y que deben trabajar más. Fue en respuesta a un comunicado de la fuerza que conduce Andrés Larroque. El senador Pichetto pidió disculpas en nombre de Mariano Recalde por los insultos a otros legisladores a los que llamó zánganos. Juan Cabandié fue y vino sin ponerse de acuerdo con él mismo en si la tristemente célebre ESMA debe ser un lugar de memoria y reflexión o de celebración de la vida. O ambas cosas. Hasta Gabriela Cerruti se atrevió a criticarlos. Los intendentes del conurbano de raíz peronista ortodoxa acusan a los que consideran responsables de la mala elección que hicieron. Critican por tiernos e inexpertos a Juan Manuel Abal Medina, Martin Sabbatella, Horacio Verbitsky y la cúpula de La Cámpora. “Mucho celular y chofer y poco barro y picardía”, les echan en cara.

Hasta los buenos de Daniel Filmus y Martín Insaurralde tuvieron la audacia de reconocer la devaluación y la inflación. Y encima lo hicieron desde los estudios de TN donde la sangre genocida al parecer esta vez no los salpicó. Hasta hace poco, los candidatos con mas vidriera del Frente para la Victoria hubieran sido acusados por la cadena de tuit de “alta traición de Cristina” por mucho menos de lo que dijeron y por el lugar en que lo dijeron. Berni dice que los que dijeron que la inseguridad era un invento de los medios estaban mintiendo. Ya no se puede creer en nadie. Ahora quieren bajar la edad para imputar a los menores y apelan a un hombre rústico y reaccionario como Alejandro Granados para manejar la policía bonaerense. ¿Qué dirá el CELS al respecto? Hasta Berni repite un discurso que antes era considerado destituyente.

La verdad es que algo nuevo se consolidó en las urnas de las PASO. Los votos sepultaron los restos de los intentos de reelección eterna de Cristina y las elecciones parlamentarias dentro de 50 días van a poner a prueba el liderazgo de la presidenta para conducir su propia tropa.

Una derrota mas abultada que la anterior aceleraría la huída casi cotidiana de dirigentes hacia el Frente Renovador de Sergio Massa y cuestionaría a fondo la autoridad de Cristina para elegir a dedo a su sucesor en el 2015. Los pocos que se han expresado dentro del cristinismo (Scioli, Caló y algún otro) reclaman elecciones internas. Es como decir que decida el pueblo peronista y no Cristina. El pueblo suele equivocarse menos, decía Perón, y por eso lo designó su heredero.
Cristina tiene una ametralladora que dispara balas. No son de tinta, viagra 60mg unhealthy son virtuales y de 140 caracteres. La reina del Twitter canaliza por ese lado su obsesión más recurrente: acusar de destituyente o golpista a medio mundo. Sobre todo al que no se arrodilla frente a sus maltratos. Es la primera excusa a la que recurre cada vez que alguien la critica o que su relato pierde por nocaut con la realidad. A esta altura, la presidenta descubre un Magnetto agazapado detrás de cada problema que el gobierno genera o no puede solucionar. Es un recurso que se agota, vacía su contenido. Conviene apelar a la chicana para que la ironía le quite dramatismo: ¿Obama también trabaja para Clarín?

Pero eso no es lo más peligroso. Es inquietante institucionalmente que esa denuncia se convierta en expresión de deseo. Que la tentación de victimizarse vaya escalando posiciones. Y que incluso, inconscientemente, sueñe con la posibilidad del autogolpe que, para todos los argentinos sería nuestra peor pesadilla. Es que no hay una sola prueba rigurosa de que algún sector de la vida nacional esté conspirando para que la presidenta no pueda finalizar su mandato. La inmensa mayoría de los argentinos quiere que, como dijo Roberto Lavagna, “no se quede un día mas ni un día menos” de lo que marca la Constitución Nacional. Fue el propio Daniel Scioli el que dijo que “hay que ayudar a que este gobierno termine lo mejor posible”. Y nadie podría acusar al gobernador de imprudente o de ser traidor a Cristina.

Ese golpe que Cristina denuncia por las redes sociales a cada rato solo existe en su imaginación. Ella es la única que tiene poder para tirar del mantel y generar un terremoto institucional. Durante la madrugada de la derrota de la 125 y el voto no positivo, Cristina amago con pegar el portazo. Lo contó con lujo de detalles Alberto Fernández aunque Horacio Verbitsky lo desmintió. ¿Con que elementos? Su fuente fue la propia jefa de estado. Su confidente confesó que nunca había hablado tanto tiempo con la presidenta por teléfono y que la escuchó firme y decidida. Pero no estuvo aquella madrugada de locos en Olivos en las que si estuvo quien era jefe de gabinete e integrante de la mesa triangular que gobernaba.

Sería imperdonable que Cristina especule con esa posibilidad nefasta. Es el diablo el que susurra a su oído. Le dice que abandonar el barco y denunciar a las corporaciones puede ser más heroico y a tono con la épica setentista que administrar con racionalidad y sentido común.

Esa locura sería imperdonable en términos históricos para el peronismo. Porque salvo Juan Domingo Perón que fue derrocado por la “revolución fusiladota”, sus herederos, siempre completaron sus mandatos. El abandono del poder antes de tiempo es motivo del pase de facturas justicialistas hacia los radicales. Alfonsín, De la Rúa y Angeloz son los apellidos que utilizan como argumentos.

Hoy la confusión y las contradicciones se apoderaron del otrora sólido verticalismo cristinista. Cualquiera se atreve a cuestionar las acciones o posiciones del oficialismo y a fustigar a los muchachos camporistas, el círculo rojo o la guardia de hierro de Cristina. Sapag les dijo que vienen haciendo mal las cosas y que deben trabajar más. Fue en respuesta a un comunicado de la fuerza que conduce Andrés Larroque. El senador Pichetto pidió disculpas en nombre de Mariano Recalde por los insultos a otros legisladores a los que llamó zánganos. Juan Cabandié fue y vino sin ponerse de acuerdo con él mismo en si la tristemente célebre ESMA debe ser un lugar de memoria y reflexión o de celebración de la vida. O ambas cosas. Hasta Gabriela Cerruti se atrevió a criticarlos. Los intendentes del conurbano de raíz peronista ortodoxa acusan a los que consideran responsables de la mala elección que hicieron. Critican por tiernos e inexpertos a Juan Manuel Abal Medina, Martin Sabbatella, Horacio Verbitsky y la cúpula de La Cámpora. “Mucho celular y chofer y poco barro y picardía”, les echan en cara.

Hasta los buenos de Daniel Filmus y Martín Insaurralde tuvieron la audacia de reconocer la devaluación y la inflación. Y encima lo hicieron desde los estudios de TN donde la sangre genocida al parecer esta vez no los salpicó. Hasta hace poco, los candidatos con mas vidriera del Frente para la Victoria hubieran sido acusados por la cadena de tuit de “alta traición de Cristina” por mucho menos de lo que dijeron y por el lugar en que lo dijeron. Berni dice que los que dijeron que la inseguridad era un invento de los medios estaban mintiendo. Ya no se puede creer en nadie. Ahora quieren bajar la edad para imputar a los menores y apelan a un hombre rústico y reaccionario como Alejandro Granados para manejar la policía bonaerense. ¿Qué dirá el CELS al respecto? Hasta Berni repite un discurso que antes era considerado destituyente.

La verdad es que algo nuevo se consolidó en las urnas de las PASO. Los votos sepultaron los restos de los intentos de reelección eterna de Cristina y las elecciones parlamentarias dentro de 50 días van a poner a prueba el liderazgo de la presidenta para conducir su propia tropa.

Una derrota mas abultada que la anterior aceleraría la huída casi cotidiana de dirigentes hacia el Frente Renovador de Sergio Massa y cuestionaría a fondo la autoridad de Cristina para elegir a dedo a su sucesor en el 2015. Los pocos que se han expresado dentro del cristinismo (Scioli, Caló y algún otro) reclaman elecciones internas. Es como decir que decida el pueblo peronista y no Cristina. El pueblo suele equivocarse menos, decía Perón, y por eso lo designó su heredero.
Una vieja canción de Quilapayún se preguntaba irónica:” ¿Qué dirá el santo padre que vive en Roma, treatment nurse que le están degollando a su paloma? Era una crítica a un Vaticano que llegaba demasiado tarde a los más graves problemas terrenales y que muchas veces se ponía del lado de los verdugos de la paloma de la paz. O que se lavaba las manos en una versión moderna de Poncio Pilatos.

El Papa Franciso, site como parte de la resurrección revolucionaria que está produciendo en la Iglesia, hizo todo lo contrario. Se convirtió en el jefe espiritual de la inmensa mayoría de la humanidad que quiere la paz y que rechaza la guerra. El Papa Francisco no permite que deguellen a su paloma. La protege con sus rezos y con sus manos. Alimenta la paloma de la paz para que crezca fuerte, se reproduzca y pueda sobrevolar por todo el planeta.

El Papa Francisco actuó más rápido que los misiles. Le ganó de mano al bombardeo para no llorar después sobre la sangre derramada. Y no se quedó solo en las palabras. Tuvo gestos y convocatorias universales y ecuménicas. Le mandó una carta a Vladimir Putin. Llamó a concentraciones en todo el mundo y a todas las religiones para decir lo más simple y lo más profundo: que la violencia jamás puede ser el camino hacia la paz.

Todos sabemos que hoy Siria está dominada por un dictador que comete crímenes de lesa humanidad. Y que esa humanidad no debe ni puede permitir que el estado sea terrorista contra su propio pueblo y que utilice armas químicas para matar a chicos. Semejante atrocidad debe ser denunciada y condenada. Pero todos sabemos también, que ningún bombardeo por más quirúrgico que sea, puede hacer estallar la paz. Todo lo contrario. Quedaríamos al borde de la Tercera Guerra Mundial. Ya lo dijo un sabio como Albert Einstein: “No se como será la tercera guerra mundial pero la cuarta la vamos a pelear a palos”.

El Papa puso al ejército de la fe al servicio de la resolución pacífica del conflicto de Siria. Se transformó en “El Apóstol de la paz”. Sabe que no se puede sumar más horror al horror. Que las muertes no se curan con más muertes. El Papa de los pobres predica con el ejemplo y pregona que ningún hombre puede ocupar el lugar de Dios y decidir sobre la vida y la muerte de las personas. Nada se gana, todo se pierde con la guerra que es la peor de las dinamitas porque rompe todo y se multiplica. Lo dijo el Papa para la historia: la guerra es una derrota de la humanidad. Y hay que darle una oportunidad a la paz, como pedía Lennon. Hay que seguir el camino de Ghandi que nos decía que con el ojo por ojo vamos a terminar todos ciegos. El Papa le dijo a todas las plazas de San Pedro que se diseminaron por el mundo en oración, ayuno y vigilia que las palabras de la paz son tres: perdón, diálogo y reconciliación. El Papa le pidió a Dios que la guerra no nos sea indiferente. Porque es un monstruo grande que pisa fuerte.

El Papa del fin del mundo es el que mas hizo más por la paz en el mundo en menos tiempo. Se puso sobre su espalda la cruz del sacrificio, la tarea titánica de frenar aviones y tanques con los valores universales. Su convocatoria fue multitudinaria y planetaria. Los seres humanos sabemos que Siria hoy es el nombre de una bomba atómica de tiempo. Cualquier chispa la puede hacer estallar. El Papa lidera la construcción de la paz. Ya se ganó el Premio Nóbel aunque no lo tenga. Un genio decía que tenemos que ocuparnos y preocuparnos por el futuro porque es el lugar en el que vamos a pasar el resto de nuestra vida.

El Papa reza por nosotros y pide que recemos por él. El Papa reza por la paz y pide que todo el mundo rece por la paz. Pero no se conforma con palabras. Va a los hechos, a los gestos, construye situaciones, presiona con todas sus fuerzas. Es un Papa activo que no se resigna frente a la injusticia ni el odio. Pelea con sus armas para cambiar la realidad. Se lo digo en cinco palabras: el Papa reza pero hace.
Una vieja canción de Quilapayún se preguntaba irónica:” ¿Qué dirá el santo padre que vive en Roma, sovaldi sale que le están degollando a su paloma? Era una crítica a un Vaticano que llegaba demasiado tarde a los más graves problemas terrenales y que muchas veces se ponía del lado de los verdugos de la paloma de la paz. O que se lavaba las manos en una versión moderna de Poncio Pilatos.

El Papa Franciso, site como parte de la resurrección revolucionaria que está produciendo en la Iglesia, sales hizo todo lo contrario. Se convirtió en el jefe espiritual de la inmensa mayoría de la humanidad que quiere la paz y que rechaza la guerra. El Papa Francisco no permite que deguellen a su paloma. La protege con sus rezos y con sus manos. Alimenta la paloma de la paz para que crezca fuerte, se reproduzca y pueda sobrevolar por todo el planeta.

El Papa Francisco actuó más rápido que los misiles. Le ganó de mano al bombardeo para no llorar después sobre la sangre derramada. Y no se quedó solo en las palabras. Tuvo gestos y convocatorias universales y ecuménicas. Le mandó una carta a Vladimir Putin. Llamó a concentraciones en todo el mundo y a todas las religiones para decir lo más simple y lo más profundo: que la violencia jamás puede ser el camino hacia la paz.

Todos sabemos que hoy Siria está dominada por un dictador que comete crímenes de lesa humanidad. Y que esa humanidad no debe ni puede permitir que el estado sea terrorista contra su propio pueblo y que utilice armas químicas para matar a chicos. Semejante atrocidad debe ser denunciada y condenada. Pero todos sabemos también, que ningún bombardeo por más quirúrgico que sea, puede hacer estallar la paz. Todo lo contrario. Quedaríamos al borde de la Tercera Guerra Mundial. Ya lo dijo un sabio como Albert Einstein: “No se como será la tercera guerra mundial pero la cuarta la vamos a pelear a palos”.

El Papa puso al ejército de la fe al servicio de la resolución pacífica del conflicto de Siria. Se transformó en “El Apóstol de la paz”. Sabe que no se puede sumar más horror al horror. Que las muertes no se curan con más muertes. El Papa de los pobres predica con el ejemplo y pregona que ningún hombre puede ocupar el lugar de Dios y decidir sobre la vida y la muerte de las personas. Nada se gana, todo se pierde con la guerra que es la peor de las dinamitas porque rompe todo y se multiplica. Lo dijo el Papa para la historia: la guerra es una derrota de la humanidad. Y hay que darle una oportunidad a la paz, como pedía Lennon. Hay que seguir el camino de Ghandi que nos decía que con el ojo por ojo vamos a terminar todos ciegos. El Papa le dijo a todas las plazas de San Pedro que se diseminaron por el mundo en oración, ayuno y vigilia que las palabras de la paz son tres: perdón, diálogo y reconciliación. El Papa le pidió a Dios que la guerra no nos sea indiferente. Porque es un monstruo grande que pisa fuerte.

El Papa del fin del mundo es el que mas hizo más por la paz en el mundo en menos tiempo. Se puso sobre su espalda la cruz del sacrificio, la tarea titánica de frenar aviones y tanques con los valores universales. Su convocatoria fue multitudinaria y planetaria. Los seres humanos sabemos que Siria hoy es el nombre de una bomba atómica de tiempo. Cualquier chispa la puede hacer estallar. El Papa lidera la construcción de la paz. Ya se ganó el Premio Nóbel aunque no lo tenga. Un genio decía que tenemos que ocuparnos y preocuparnos por el futuro porque es el lugar en el que vamos a pasar el resto de nuestra vida.

El Papa reza por nosotros y pide que recemos por él. El Papa reza por la paz y pide que todo el mundo rece por la paz. Pero no se conforma con palabras. Va a los hechos, a los gestos, construye situaciones, presiona con todas sus fuerzas. Es un Papa activo que no se resigna frente a la injusticia ni el odio. Pelea con sus armas para cambiar la realidad. Se lo digo en cinco palabras: el Papa reza pero hace.
Mañana se cumplen 40 años de una tragedia en la historia de la humanidad. Las garras asesinas de las hordas militares encabezadas por Pinochet derrocaron al presidente constitucional y abortaron un inédito proceso de socialismo pacífico y democrático.

El estadio Nacional que por suerte ahora fue rebautizado Víctor Jara, click había sido convertido en una cárcel gigantesca por la flamante dictadura. Por ese lugar que era el escenario de las grandes fiestas deportivas de Chile pasaron casi todos los 3.000 asesinados y detenidos desaparecidos. En ese campo de juego convertido en campo de concentración hubo torturas y humillaciones masivas. Nadie olvidará cuando le cortaron las manos a Víctor Jara, nurse un artista popular hasta las últimas consecuencias. Fue un castigo monstruoso y cruel porque Jara estaba incitando a todos para que entonaran cantos de libertad y para que acompañaran el ritmo haciendo palmas. Por eso le amputaron las manos a Víctor. Por resistir con su arte tanto atropello criminal. Es toda una metáfora de que tipo de estado terrorista edificó Augusto Pinochet y que tipo de gobierno legal fue el de Salvador Allende.

Allende la cordillera, physician el compañero Presidente, como lo llamaba la gente, se había ofrecido como el Salvador de los más pobres. Como redentor de los humildes, como una suerte de santo libertario de los rotos, San Salvador de la Igualdad.

Allende, era un Che de saco y de chaleco con la cara de abuelo bueno y honrado, tan de médico de pueblo como don Arturo Illia.

Era el conductor natural de la Unidad Popular, convertida en un mito. Había asombrado al mundo al llegar al poder proclamando el socialismo pero empujado por los votos de su pueblo soplando en las urnas.

Era la famosa vía chilena al socialismo con las manos limpias y desarmadas. Con el respeto por la ley y el parlamento, con Pablo Neruda de embajador, con el cobre chileno para los chilenos y con la salud pública para todos.

Hay un dato que parece menor pero que es gigantesco a la hora de definir lo que pasaba en el Chile de aquellos tiempos. En un costado del Palacio de la Moneda había una puerta de madera que estaba siempre abierta para que cualquier hijo de vecino pudiera ingresar a pedir una audiencia con el Presidente. Cuando los militares reconstruyeron la casa de gobierno que ellos habían bombardeado, sellaron esa puerta. Otra metáfora clarita.

Jurásicos hasta el ridículo, cortaron los pelos de los jóvenes, los pantalones de las mujeres, combatieron la minifalda, el maquillaje. Trogloditas, primitivos y retrógrados.

Pinochet no estuvo solo. Puso su cara de buitre de piedra pero fue el emergente de los sectores económicamente más poderosos que lo desestabilizaron todo el tiempo y que recibían las coimas de una nefasta multinacional telefónica llamada ITT. La CIA hizo su trabajo de siempre. Eran tiempos de Nixon y Kissinger, dos que hablaban el lenguaje de los espías y las armas. Eran tiempos en que los Estados Unidos no apoyaban a los gobiernos constitucionales. Todo lo contrario, se sentían mas cómodos con las dictaduras. Había un chiste de humor negro que circulaba entonces que decía que en Estados Unidos no había golpes de estado porque no había embajada norteamericana.

A 40 años, el retrato de Pinochet integra la galería de los dictadores más sanguinarios y la foto de Salvador Allende, adornada con un clavel rojo, sigue colgada en las casas de los barrios mas pobres, como una suerte de altar a la justicia social. La última vez que “El Chicho”, como le decían sus amigos, habló ante la multitud dijo que “mas temprano que tarde se abrirán las grandes alamedas por donde pasará el hombre libre para construir una sociedad mejor.”

Ricardo Lagos y Michelle Bachellet fueron los continuadores de Salvador Allende por otros medios y hoy Chile, todavía tiene muchos dolores que resolver, pero es claramente una sociedad mejor.

Hace 40 años, cuando Allende vio arder a su alrededor las bombas que tiraban los aviones, quiso evitar un baño de sangre y ordenó que todo el mundo abandonara la casa de gobierno. Se quedó solo en el salón Rojo, en la antesala de su despacho, se sacó el casco que le habían regalado los mineros y apuntó la ametralladora que le había regalado Fidel Castro contra su propia cabeza.

Se lo había anticipado a su gente en un mensaje radial: “Pagaré con mi vida la defensa de principios que son caros a esta patria. Es posible que nos aplasten pero el mañana será del pueblo, será de los trabajadores porque la humanidad avanza hacia la conquista de una vida mejor”.

Murió como vivió. Con dignidad y valentía.

Murió como vivió. Pensando en los mas necesitados y aferrado a la paz.

Murió como vivió. Sencillo, decente, democrático y enamorado profundamente de su pueblo. Allende murió como vivió.
Mañana se cumplen 40 años de una tragedia en la historia de la humanidad. Las garras asesinas de las hordas militares encabezadas por Pinochet derrocaron al presidente constitucional y abortaron un inédito proceso de socialismo pacífico y democrático.

El estadio Nacional que por suerte ahora fue rebautizado Víctor Jara, ambulance había sido convertido en una cárcel gigantesca por la flamante dictadura. Por ese lugar que era el escenario de las grandes fiestas deportivas de Chile pasaron casi todos los 3.000 asesinados y detenidos desaparecidos. En ese campo de juego convertido en campo de concentración hubo torturas y humillaciones masivas. Nadie olvidará cuando le cortaron las manos a Víctor Jara, drugstore un artista popular hasta las últimas consecuencias. Fue un castigo monstruoso y cruel porque Jara estaba incitando a todos para que entonaran cantos de libertad y para que acompañaran el ritmo haciendo palmas. Por eso le amputaron las manos a Víctor. Por resistir con su arte tanto atropello criminal. Es toda una metáfora de que tipo de estado terrorista edificó Augusto Pinochet y que tipo de gobierno legal fue el de Salvador Allende.

Allende la cordillera, el compañero Presidente, como lo llamaba la gente, se había ofrecido como el Salvador de los más pobres. Como redentor de los humildes, como una suerte de santo libertario de los rotos, San Salvador de la Igualdad.

Allende, era un Che de saco y de chaleco con la cara de abuelo bueno y honrado, tan de médico de pueblo como don Arturo Illia.

Era el conductor natural de la Unidad Popular, convertida en un mito. Había asombrado al mundo al llegar al poder proclamando el socialismo pero empujado por los votos de su pueblo soplando en las urnas.

Era la famosa vía chilena al socialismo con las manos limpias y desarmadas. Con el respeto por la ley y el parlamento, con Pablo Neruda de embajador, con el cobre chileno para los chilenos y con la salud pública para todos.

Hay un dato que parece menor pero que es gigantesco a la hora de definir lo que pasaba en el Chile de aquellos tiempos. En un costado del Palacio de la Moneda había una puerta de madera que estaba siempre abierta para que cualquier hijo de vecino pudiera ingresar a pedir una audiencia con el Presidente. Cuando los militares reconstruyeron la casa de gobierno que ellos habían bombardeado, sellaron esa puerta. Otra metáfora clarita.

Jurásicos hasta el ridículo, cortaron los pelos de los jóvenes, los pantalones de las mujeres, combatieron la minifalda, el maquillaje. Trogloditas, primitivos y retrógrados.

Pinochet no estuvo solo. Puso su cara de buitre de piedra pero fue el emergente de los sectores económicamente más poderosos que lo desestabilizaron todo el tiempo y que recibían las coimas de una nefasta multinacional telefónica llamada ITT. La CIA hizo su trabajo de siempre. Eran tiempos de Nixon y Kissinger, dos que hablaban el lenguaje de los espías y las armas. Eran tiempos en que los Estados Unidos no apoyaban a los gobiernos constitucionales. Todo lo contrario, se sentían mas cómodos con las dictaduras. Había un chiste de humor negro que circulaba entonces que decía que en Estados Unidos no había golpes de estado porque no había embajada norteamericana.

A 40 años, el retrato de Pinochet integra la galería de los dictadores más sanguinarios y la foto de Salvador Allende, adornada con un clavel rojo, sigue colgada en las casas de los barrios mas pobres, como una suerte de altar a la justicia social. La última vez que “El Chicho”, como le decían sus amigos, habló ante la multitud dijo que “mas temprano que tarde se abrirán las grandes alamedas por donde pasará el hombre libre para construir una sociedad mejor.”

Ricardo Lagos y Michelle Bachellet fueron los continuadores de Salvador Allende por otros medios y hoy Chile, todavía tiene muchos dolores que resolver, pero es claramente una sociedad mejor.

Hace 40 años, cuando Allende vio arder a su alrededor las bombas que tiraban los aviones, quiso evitar un baño de sangre y ordenó que todo el mundo abandonara la casa de gobierno. Se quedó solo en el salón Rojo, en la antesala de su despacho, se sacó el casco que le habían regalado los mineros y apuntó la ametralladora que le había regalado Fidel Castro contra su propia cabeza.

Se lo había anticipado a su gente en un mensaje radial: “Pagaré con mi vida la defensa de principios que son caros a esta patria. Es posible que nos aplasten pero el mañana será del pueblo, será de los trabajadores porque la humanidad avanza hacia la conquista de una vida mejor”.

Murió como vivió. Con dignidad y valentía.

Murió como vivió. Pensando en los mas necesitados y aferrado a la paz.

Murió como vivió. Sencillo, decente, democrático y enamorado profundamente de su pueblo. Allende murió como vivió.
Domingo Sarmiento fue y sigue siendo el gran Maestro de la Patria. José Clemente, case su padre fue peón de campo y arriero y combatió en las guerras por la independencia junto a Belgrano y San Martín. El talento e inteligencia de Sarmiento empujaron la movilidad social ascendente. La prueba es que nació en el Carrascal, ed un barrio pobre de San Juan, llegó a ser presidente de la Nación y murió a los 77 años tan pobre como había nacido. Es la gran figura polémica de nuestra historia. Se puede hablar horas de sus grandezas y de sus miserias. No nos alcanzaría todo un año. Solo su obra escrita tiene 52 tomos y más de 15 mil páginas. Se puede decir que fue cascarrabias, mujeriego y que tuvo actitudes francamente discriminadoras sobre todo con los indios y los gauchos. Pero hoy es el día del maestro y creo que en este espacio reducido de una columna hoy debo rescatar lo mejor de su luz de educador. Un poema dice que “sembró escuelas como soles a lo largo de la patria”. Su dimensión de estadista lo llevó a fundar 800 escuelas en un país que según el primer censo que el también ordenó padecía un drama: 7 de cada 10 argentinos eran analfabetos. En 1871, la población de nuestro país era de 1.836.000 personas entre las que se encontraban 194 ingenieros y 1.047 curanderos, por ejemplo. En ese país de la injusticia social y la oscuridad, Sarmiento fue el motor de la educación como igualador social y como principal instrumento del desarrollo. Eso no se lo vamos a terminar de agradecer nunca. Fue el mejor combatiente contra la ignorancia y eso solo lo coloca como uno de los principales impulsores de la democracia y de los derechos de los más pobres. Decretó la ley de enseñanza primaria obligatoria. ¿Se imaginan la aceleración del progreso que eso significó? Cuando asumió había 30 mil y cuando dejó la presidencia ya eran 100 mil los chicos que concurrían a la escuela. Es que eran leyes revolucionarias. Cambiaban la estructura de la sociedad y la hacían más justa y progresista. Le recuerdo solo algunos de los conceptos y valores que Sarmiento instaló para siempre en el inconsciente colectivo de los argentinos:” todos los problemas son problemas de educación. Las escuelas son la base de la civilización.” Faltaban 30 años para el 1900 y el ya decía que “se puede juzgar el grado de civilización de un pueblo por la posición social de la mujer”. O que “el buen salario, la comida abundante, el buen vestir y la libertad educan a un adulto como la escuela a un niño”. Fue un verdadero visionario, un genio en su capacidad de enseñanza, un extraordinario escritor y un combativo periodista y político. Su concepto de educación para el desarrollo se adelantó un siglo. Gran parte de sus construcciones teóricas se siguen utilizando en la actualidad. No quiso que el saber fuera un privilegio de pocos. Propuso que toda la República fuera una escuela. Apostó al progreso científico, a las comunicaciones. El correo y el ferrocarril en ese entonces eran catalizadores de las mejores ideas y soluciones concretas. Fue un férreo defensor de las libertades civiles y un opositor feroz a los dictadores. “Bárbaros, las ideas no se matan”, dejó grabado por los siglos de los siglos.
En su primer discurso presidencial dijo algo que todavía hoy tiene una vigencia impresionante y que es la síntesis mas perfecta de lo que debería ser la política: “el gobierno está para distribuir la mayor porción posible de felicidad sobre el mayor número posible de ciudadanos”. ¿Qué me cuenta? Ojalá fuera el objetivo que guíe a todos nuestros gobernantes. Paula Albarracín, su madre, le quiso poner Domingo pero no pudo. Por eso en su partida de nacimiento figura como Faustino Valentín Quiroga Sarmiento. A los 4 años ya leía de corrido y a los 15, se convirtió en maestro, tal vez su principal condición que no abandonó jamás. Hasta en la cárcel mientras fue preso político se dedicó a enseñar a sus compañeros de celda. Y luego se convirtió en maestro de maestros y no paró nunca de construir bibliotecas populares. Su himno que es el himno que nos ilumina reclama honor y gratitud para el y lo bautiza como corresponde: Domingo Faustino Sarmiento, Padre del Aula, maestro de la patria.
Domingo Sarmiento fue y sigue siendo el gran Maestro de la Patria. José Clemente, ambulance su padre fue peón de campo y arriero y combatió en las guerras por la independencia junto a Belgrano y San Martín. El talento e inteligencia de Sarmiento empujaron la movilidad social ascendente. La prueba es que nació en el Carrascal, cialis un barrio pobre de San Juan, llegó a ser presidente de la Nación y murió a los 77 años tan pobre como había nacido. Es la gran figura polémica de nuestra historia. Se puede hablar horas de sus grandezas y de sus miserias. No nos alcanzaría todo un año. Solo su obra escrita tiene 52 tomos y más de 15 mil páginas. Se puede decir que fue cascarrabias, mujeriego y que tuvo actitudes francamente discriminadoras sobre todo con los indios y los gauchos. Pero hoy es el día del maestro y creo que en este espacio reducido de una columna hoy debo rescatar lo mejor de su luz de educador. Un poema dice que “sembró escuelas como soles a lo largo de la patria”. Su dimensión de estadista lo llevó a fundar 800 escuelas en un país que según el primer censo que el también ordenó padecía un drama: 7 de cada 10 argentinos eran analfabetos. En 1871, la población de nuestro país era de 1.836.000 personas entre las que se encontraban 194 ingenieros y 1.047 curanderos, por ejemplo. En ese país de la injusticia social y la oscuridad, Sarmiento fue el motor de la educación como igualador social y como principal instrumento del desarrollo. Eso no se lo vamos a terminar de agradecer nunca. Fue el mejor combatiente contra la ignorancia y eso solo lo coloca como uno de los principales impulsores de la democracia y de los derechos de los más pobres. Decretó la ley de enseñanza primaria obligatoria. ¿Se imaginan la aceleración del progreso que eso significó? Cuando asumió había 30 mil y cuando dejó la presidencia ya eran 100 mil los chicos que concurrían a la escuela. Es que eran leyes revolucionarias. Cambiaban la estructura de la sociedad y la hacían más justa y progresista. Le recuerdo solo algunos de los conceptos y valores que Sarmiento instaló para siempre en el inconsciente colectivo de los argentinos:” todos los problemas son problemas de educación. Las escuelas son la base de la civilización.” Faltaban 30 años para el 1900 y el ya decía que “se puede juzgar el grado de civilización de un pueblo por la posición social de la mujer”. O que “el buen salario, la comida abundante, el buen vestir y la libertad educan a un adulto como la escuela a un niño”. Fue un verdadero visionario, un genio en su capacidad de enseñanza, un extraordinario escritor y un combativo periodista y político. Su concepto de educación para el desarrollo se adelantó un siglo. Gran parte de sus construcciones teóricas se siguen utilizando en la actualidad. No quiso que el saber fuera un privilegio de pocos. Propuso que toda la República fuera una escuela. Apostó al progreso científico, a las comunicaciones. El correo y el ferrocarril en ese entonces eran catalizadores de las mejores ideas y soluciones concretas. Fue un férreo defensor de las libertades civiles y un opositor feroz a los dictadores. “Bárbaros, las ideas no se matan”, dejó grabado por los siglos de los siglos.
En su primer discurso presidencial dijo algo que todavía hoy tiene una vigencia impresionante y que es la síntesis mas perfecta de lo que debería ser la política: “el gobierno está para distribuir la mayor porción posible de felicidad sobre el mayor número posible de ciudadanos”. ¿Qué me cuenta? Ojalá fuera el objetivo que guíe a todos nuestros gobernantes. Paula Albarracín, su madre, le quiso poner Domingo pero no pudo. Por eso en su partida de nacimiento figura como Faustino Valentín Quiroga Sarmiento. A los 4 años ya leía de corrido y a los 15, se convirtió en maestro, tal vez su principal condición que no abandonó jamás. Hasta en la cárcel mientras fue preso político se dedicó a enseñar a sus compañeros de celda. Y luego se convirtió en maestro de maestros y no paró nunca de construir bibliotecas populares. Su himno que es el himno que nos ilumina reclama honor y gratitud para el y lo bautiza como corresponde: Domingo Faustino Sarmiento, Padre del Aula, maestro de la patria.
“Yegua, clinic mind puta, visit web discount montonera”, vomitan de un lado los que le desean la muerte a Cristina. “Gorilas, fachos, golpistas, genocidas” acusan los que rezan por una Cristina eterna.

Las redes sociales arden de furia y rabia de cobardes anónimos que solo echan mas leña al fuego. Es verdad que esa batalla por internet no representa fielmente a la sociedad. Es solo una expresión minoritaria y extrema. Pero antes no existía y ahora existe. Ese es el dato más inquietante. Ese es el tamaño del retroceso.

El odio es un sentimiento. El mas perverso de todos porque se mete por los poros y funciona como una peste contagiosa e incontrolable. Es claramente una fobia, la peor de la condición humana. Nada bueno se construye individualmente desde el odio y mucho menos colectivamente. Si hay dos países dentro de un territorio, ninguno crece, ninguno puede hacer feliz a su gente.

El odio inoculado en las venas abiertas de esta sociedad durante la década fracturada es la peor herencia que dejará el kirchnerismo. Igual que el asesinato como instrumento político, el odio debe ser condenado por la inmensa mayoría democrática, sin que nos importe quien sean la víctima y el victimario. Pero no todos los crímenes fueron iguales. Eso proponía la nefasta “Teoría de los dos Demonios”. Quedó claro que la muerte masiva que se industrializó desde el Estado fue infinitamente mas grave que los asesinatos cometidos por grupos civiles de insurgentes que apostaron a la lucha armada. No hay posibilidad de equiparar una cosa con otra. Hay diferencias abismales en sus magnitudes y recursos. Por eso, se deben condenar todos y cada uno de los crímenes. Pero no todos fueron de lesa humanidad. Con el odio ocurre lo mismo. Son muy despreciables los retrógrados francotiradores de rencores.

Pero los rencores que fueron ejecutados desde el aparato de propaganda del estado mediante un plan sistemático tienen otro tipo de responsabilidades sobre las que deberán rendir cuentas ante la historia. Sobre todo porque muchos intelectuales lo justificaron con Ernesto Laclau en la mano y con la repugnante idea de que el poder se construye con la generación permanente del enemigo y que solo los tibios reformistas buscan los consensos.

Todos los insultos y agravios son basura ciudadana. Pero es infame adherir a la “Teoría de los dos odios”. Es el estado que debe representarnos a todos el que malversó su obligación de apostar a la cohesión social y la convivencia pacífica. No es mi intención levantar el dedito para señalar culpables. Pero no hay otra manera de encontrar un remedio a esta enfermedad que establecer como se inició todo. ¿Quiénes fueron los que resucitaron el odio en la Argentina? Utilizaron todos los caminos posibles. Los grupos de tareas pagos de internet, las patoteadas y escraches en persona, el juicio en plaza pública a distintos periodistas, la pegatina de afiches con caras a las que llamaron a escupir, variantes musolinianas que fueron diseminando fobias sin que las mas altas autoridades las repudiaran con toda contundencia. Muchas veces miraron para otro lado y callaron y en algunos casos las fomentaron desde el Poder Ejecutivo. Se puede definir en tres palabras: autoritarismo de estado.

Es cierto que algunos energúmenos celebraron la hematoma en la cabeza de Cristina como en su momento algún subhumano escribió “Viva el cáncer”, mientras Eva Perón agonizaba. Pero esta semana, un grupo de adoradores de Cristina insultó de arriba abajo a una periodista por el solo hecho de ser de TN y Canal 13. Incluso una mujer avanzó con una tijera en la mano. La propia custodia presidencial tuvo que ayudar a Sandra Borghi para que la cosa no se convirtiera en linchamiento o en tragedia. ¿Qué objetivos tenían los muchachos cristinistas? ¿Quemar el móvil con los trabajadores de prensa adentro? ¿Clavarle la tijera en la yugular a la periodista monopólica? ¿O solo pretendían asustarla para que se autocensurara? Nadie lo sabe. Cuando una barra brava se mueve por venganza y se autoestimula puede hacer cualquier cosa. Todo sea por defender a la patria que es Cristina y por eliminar a la antipatria que son los gorilas.

En términos históricos es terrible lo que nos pasa. Es muy doloroso pero real. Muchos años nos costó a los argentinos suturar aquellas heridas profundas que se abrieron en la pelea a favor y en contra del peronismo. Ninguna comunidad puede realizarse con felicidad y convivencia entre sus integrantes si está partida al medio. No debemos permitir que el fanatismo y la bronca ocupen el país.

Yo creí que ese odio surgido de la política había sido sepultado definitivamente durante aquel nefasto levantamiento carapintada. Con el gran antecedente del abrazo Perón-Balbín, el jefe del peronismo de entonces, Antonio Cafiero, estuvo parado en el balcón de la Casa Rosada junto al presidente radical, Raúl Alfonsín. Eran la foto de la unidad nacional. Eran los conductores de las mayorías nacionales que se unían frente a las armas y a los golpistas. El genocidio que habíamos padecido había dejado una enseñanza: la dictadura no hacía diferencias partidarias. Mataba, secuestraba y censuraba sin preguntar que camiseta partidaria tenía la víctima.

Sin embargo hoy, resucitó aquel odio sin límites. Es el que padecieron tanto Nelson Castro como Jorge Lanata, entre otros. Ambos fueron perseguidos por el oligopolio privado y estatal de para periodismo. A uno lo acusaron de hacer un papelón o de manifestar su expresión de deseo cuando advirtió sobre las enfermedades tanto de Néstor como de Cristina. El canciller Héctor Timerman, llegó a tuitear: “Hay Kircnher para rato”, poco tiempo antes de su muerte. Fusilaron al mensajero que no hizo otra cosa que decir la verdad. Y a Lanata, llegaron a compararlo en las pantallas goebelianas con Jorge Rafael Videla, el jefe de los terroristas de estado. Fueron operaciones repetidas mil veces y subsidiadas con el dinero de todos los argentinos. Y esto es solo un ejemplo de una metodología que implementaron con ferocidad.

Ojalá comprendamos que siempre el odio envenena a la sociedad. Pero cuando baja desde el estado es letal. Desintegra y enciende llamas de un incendio que nos quema a todos y a todas.
“Yegua, cialis puta, illness montonera”, prescription vomitan de un lado los que le desean la muerte a Cristina. “Gorilas, fachos, golpistas, genocidas” acusan los que rezan por una Cristina eterna.

Las redes sociales arden de furia y rabia de cobardes anónimos que solo echan mas leña al fuego. Es verdad que esa batalla por internet no representa fielmente a la sociedad. Es solo una expresión minoritaria y extrema. Pero antes no existía y ahora existe. Ese es el dato más inquietante. Ese es el tamaño del retroceso.

El odio es un sentimiento. El mas perverso de todos porque se mete por los poros y funciona como una peste contagiosa e incontrolable. Es claramente una fobia, la peor de la condición humana. Nada bueno se construye individualmente desde el odio y mucho menos colectivamente. Si hay dos países dentro de un territorio, ninguno crece, ninguno puede hacer feliz a su gente.

El odio inoculado en las venas abiertas de esta sociedad durante la década fracturada es la peor herencia que dejará el kirchnerismo. Igual que el asesinato como instrumento político, el odio debe ser condenado por la inmensa mayoría democrática, sin que nos importe quien sean la víctima y el victimario. Pero no todos los crímenes fueron iguales. Eso proponía la nefasta “Teoría de los dos Demonios”. Quedó claro que la muerte masiva que se industrializó desde el Estado fue infinitamente mas grave que los asesinatos cometidos por grupos civiles de insurgentes que apostaron a la lucha armada. No hay posibilidad de equiparar una cosa con otra. Hay diferencias abismales en sus magnitudes y recursos. Por eso, se deben condenar todos y cada uno de los crímenes. Pero no todos fueron de lesa humanidad. Con el odio ocurre lo mismo. Son muy despreciables los retrógrados francotiradores de rencores.

Pero los rencores que fueron ejecutados desde el aparato de propaganda del estado mediante un plan sistemático tienen otro tipo de responsabilidades sobre las que deberán rendir cuentas ante la historia. Sobre todo porque muchos intelectuales lo justificaron con Ernesto Laclau en la mano y con la repugnante idea de que el poder se construye con la generación permanente del enemigo y que solo los tibios reformistas buscan los consensos.

Todos los insultos y agravios son basura ciudadana. Pero es infame adherir a la “Teoría de los dos odios”. Es el estado que debe representarnos a todos el que malversó su obligación de apostar a la cohesión social y la convivencia pacífica. No es mi intención levantar el dedito para señalar culpables. Pero no hay otra manera de encontrar un remedio a esta enfermedad que establecer como se inició todo. ¿Quiénes fueron los que resucitaron el odio en la Argentina? Utilizaron todos los caminos posibles. Los grupos de tareas pagos de internet, las patoteadas y escraches en persona, el juicio en plaza pública a distintos periodistas, la pegatina de afiches con caras a las que llamaron a escupir, variantes musolinianas que fueron diseminando fobias sin que las mas altas autoridades las repudiaran con toda contundencia. Muchas veces miraron para otro lado y callaron y en algunos casos las fomentaron desde el Poder Ejecutivo. Se puede definir en tres palabras: autoritarismo de estado.

Es cierto que algunos energúmenos celebraron la hematoma en la cabeza de Cristina como en su momento algún subhumano escribió “Viva el cáncer”, mientras Eva Perón agonizaba. Pero esta semana, un grupo de adoradores de Cristina insultó de arriba abajo a una periodista por el solo hecho de ser de TN y Canal 13. Incluso una mujer avanzó con una tijera en la mano. La propia custodia presidencial tuvo que ayudar a Sandra Borghi para que la cosa no se convirtiera en linchamiento o en tragedia. ¿Qué objetivos tenían los muchachos cristinistas? ¿Quemar el móvil con los trabajadores de prensa adentro? ¿Clavarle la tijera en la yugular a la periodista monopólica? ¿O solo pretendían asustarla para que se autocensurara? Nadie lo sabe. Cuando una barra brava se mueve por venganza y se autoestimula puede hacer cualquier cosa. Todo sea por defender a la patria que es Cristina y por eliminar a la antipatria que son los gorilas.

En términos históricos es terrible lo que nos pasa. Es muy doloroso pero real. Muchos años nos costó a los argentinos suturar aquellas heridas profundas que se abrieron en la pelea a favor y en contra del peronismo. Ninguna comunidad puede realizarse con felicidad y convivencia entre sus integrantes si está partida al medio. No debemos permitir que el fanatismo y la bronca ocupen el país.

Yo creí que ese odio surgido de la política había sido sepultado definitivamente durante aquel nefasto levantamiento carapintada. Con el gran antecedente del abrazo Perón-Balbín, el jefe del peronismo de entonces, Antonio Cafiero, estuvo parado en el balcón de la Casa Rosada junto al presidente radical, Raúl Alfonsín. Eran la foto de la unidad nacional. Eran los conductores de las mayorías nacionales que se unían frente a las armas y a los golpistas. El genocidio que habíamos padecido había dejado una enseñanza: la dictadura no hacía diferencias partidarias. Mataba, secuestraba y censuraba sin preguntar que camiseta partidaria tenía la víctima.

Sin embargo hoy, resucitó aquel odio sin límites. Es el que padecieron tanto Nelson Castro como Jorge Lanata, entre otros. Ambos fueron perseguidos por el oligopolio privado y estatal de para periodismo. A uno lo acusaron de hacer un papelón o de manifestar su expresión de deseo cuando advirtió sobre las enfermedades tanto de Néstor como de Cristina. El canciller Héctor Timerman, llegó a tuitear: “Hay Kircnher para rato”, poco tiempo antes de su muerte. Fusilaron al mensajero que no hizo otra cosa que decir la verdad. Y a Lanata, llegaron a compararlo en las pantallas goebelianas con Jorge Rafael Videla, el jefe de los terroristas de estado. Fueron operaciones repetidas mil veces y subsidiadas con el dinero de todos los argentinos. Y esto es solo un ejemplo de una metodología que implementaron con ferocidad.

Ojalá comprendamos que siempre el odio envenena a la sociedad. Pero cuando baja desde el estado es letal. Desintegra y enciende llamas de un incendio que nos quema a todos y a todas.
Algunos se la atribuyen a Napoleón, click pero hay otras frases célebres que son muy parecidas conceptualmente. Es de una sabiduría popular contundente y dice así: “La victoria tiene muchos padres, viagra sale pero la derrota es huérfana”. Algo de eso está pasando con el Frente para la Victoria en los momentos de la derrota. Al principio Cristina la negó. Aturdida por el voto castigo y contra las cuerdas, la presidenta dijo que habían ganado en la Antártica y la comunidad Qom y a otra cosa mariposa. Negar lo evidente es una forma de protegerse que tiene el avestruz: esconde la cabeza bajo la tierra. En política eso no sirve porque los problemas que originaron la derrota electoral siguen vigentes y mantienen su capacidad corrosiva en las urnas. Se podrá ignorar la realidad y mirar para otro lado pero la realidad sigue haciendo su trabajo demoledor. En un segundo momento desde el poder se comenzaron a tomar medidas con la intención de atender algunas claras demandas sociales. Esas respuestas se llaman impuesto a las ganancias, monotributo, plata para los gremios, lucha contra la inseguridad y un discurso con más serenidad y menos gritos. Pero se encontraron con otro problema. Se identificaron algunos errores graves pero no se dijo quien fue el responsable de cometer esos errores. Nadie se atrevió a decir con claridad que Cristina fue la mariscal de la derrota. No para ensañarse con la presidenta. Solo para evitar que el verticalismo que no permite el debate los lleve a cometer nuevos errores. O a pegar volantazos sin ton ni son que transmiten mas desconcierto que conducción firme. Pero aquí nos encontramos con otra frase célebre en este caso de Séneca que dice así: “No hay viento favorable para el que no sabe donde va”. La pérdida de rumbo es letal en política. Y la pérdida de los principios, es directamente suicida. Porque no se conforma a nadie y le hace bajar los brazos a todos. La forma en que el gobierno intento atender el tema de la inseguridad que ignoró durante tanto tiempo, desnudó su falta de convicción y su desesperada huida hacia cualquier lado. El viraje hacia la mano dura de algunos de sus dirigentes mas desesperados no tiene coherencia y es contradictorio con todo el relato anterior y deja colgados del pincel a muchos sectores autodenominados progresistas. Hubo cosas patéticas. Martin Insaurralde reclamó bajar la edad de imputabilidad de los menores y le dieron para que tenga y guarde. Hicieron cola para pegarle y los más duros fueron sus compañeros de ruta. Las actitudes y declaraciones de Alejandro Granados y Hugo Curto son directamente de terror. Son personajes tan rústicos como derechistas en su mirada de la vida y los hace entrar en pánico la posibilidad de perder las elecciones que vienen. Temen volver al llano. Ambos sobreactuaron sus papel de pistoleros, hablaron y fomentaron que los ciudadanos se armen frente al delito y dejaron a Aldo Rico como un pacifista garantista. Son sapos indigeribles para el neofrepasismo de los Zaffaroni, Verbitsky, Sabbatella, Abal Medina, Carta Abierta y Kicillof. Pero básicamente son posturas demagógicas y sobreactuaciones para ver si pueden frenar la hemorragia de votos que sufre el cristinismo rumbo al 27 de octubre. Hay dos declaraciones de dirigentes probadamente progresistas que pusieron los puntos sobre las íes. Desde el cristinismo, Marcelo Saín dijo: “Perder votos es posible, pero perder los principios es una idiotez”. Desde la vereda opositora, Victoria Donda acusó:” Quieren meter en la cárcel a los pibes excluidos de la década ganada”.

En esta columna tan apoyada en dichos populares quedan dos de Perón para el final. Tal vez la frase mas conocida de el general: “La única verdad es la realidad”. Y la realidad muestra que Cristina está convencida de que hizo todo bien y que fueron los medios de comunicación que engañaron a la gente y que por eso 6 millones de personas que antes la habían votado, esta vez eligieron otras boletas y caminos. Anoche les explicó a los empresarios como ganar plata y tomar las mejores decisiones. Lo hizo en forma pausada, sin elevar el tono de voz y con un esfuerzo didáctico parecido al de una maestra de tercer grado. Le faltó decir: ¿Entienden, chicos? No dice: yo cometí estos errores y propongo estas soluciones. Dice yo no me equivoco, soy perfecta y ustedes no se dan cuenta porque todo el día leen diarios y miran canales golpistas y mentirosos. Llegó a decir que en los Estados Unidos mienten con las cifras de desocupación. ¿Cuál fue su fuente? El sindicalista y ex espía de la dictadura Gerardo Martínez. Prometo que ahora si voy con la última cita, también del general: “De todos lados se vuelve, menos del ridículo”.
Algunos se la atribuyen a Napoleón, view pero hay otras frases célebres que son muy parecidas conceptualmente. Es de una sabiduría popular contundente y dice así: “La victoria tiene muchos padres, diagnosis pero la derrota es huérfana”. Algo de eso está pasando con el Frente para la Victoria en los momentos de la derrota. Al principio Cristina la negó. Aturdida por el voto castigo y contra las cuerdas, la presidenta dijo que habían ganado en la Antártica y la comunidad Qom y a otra cosa mariposa. Negar lo evidente es una forma de protegerse que tiene el avestruz: esconde la cabeza bajo la tierra. En política eso no sirve porque los problemas que originaron la derrota electoral siguen vigentes y mantienen su capacidad corrosiva en las urnas. Se podrá ignorar la realidad y mirar para otro lado pero la realidad sigue haciendo su trabajo demoledor. En un segundo momento desde el poder se comenzaron a tomar medidas con la intención de atender algunas claras demandas sociales. Esas respuestas se llaman impuesto a las ganancias, monotributo, plata para los gremios, lucha contra la inseguridad y un discurso con más serenidad y menos gritos. Pero se encontraron con otro problema. Se identificaron algunos errores graves pero no se dijo quien fue el responsable de cometer esos errores. Nadie se atrevió a decir con claridad que Cristina fue la mariscal de la derrota. No para ensañarse con la presidenta. Solo para evitar que el verticalismo que no permite el debate los lleve a cometer nuevos errores. O a pegar volantazos sin ton ni son que transmiten mas desconcierto que conducción firme. Pero aquí nos encontramos con otra frase célebre en este caso de Séneca que dice así: “No hay viento favorable para el que no sabe donde va”. La pérdida de rumbo es letal en política. Y la pérdida de los principios, es directamente suicida. Porque no se conforma a nadie y le hace bajar los brazos a todos. La forma en que el gobierno intento atender el tema de la inseguridad que ignoró durante tanto tiempo, desnudó su falta de convicción y su desesperada huida hacia cualquier lado. El viraje hacia la mano dura de algunos de sus dirigentes mas desesperados no tiene coherencia y es contradictorio con todo el relato anterior y deja colgados del pincel a muchos sectores autodenominados progresistas. Hubo cosas patéticas. Martin Insaurralde reclamó bajar la edad de imputabilidad de los menores y le dieron para que tenga y guarde. Hicieron cola para pegarle y los más duros fueron sus compañeros de ruta. Las actitudes y declaraciones de Alejandro Granados y Hugo Curto son directamente de terror. Son personajes tan rústicos como derechistas en su mirada de la vida y los hace entrar en pánico la posibilidad de perder las elecciones que vienen. Temen volver al llano. Ambos sobreactuaron sus papel de pistoleros, hablaron y fomentaron que los ciudadanos se armen frente al delito y dejaron a Aldo Rico como un pacifista garantista. Son sapos indigeribles para el neofrepasismo de los Zaffaroni, Verbitsky, Sabbatella, Abal Medina, Carta Abierta y Kicillof. Pero básicamente son posturas demagógicas y sobreactuaciones para ver si pueden frenar la hemorragia de votos que sufre el cristinismo rumbo al 27 de octubre. Hay dos declaraciones de dirigentes probadamente progresistas que pusieron los puntos sobre las íes. Desde el cristinismo, Marcelo Saín dijo: “Perder votos es posible, pero perder los principios es una idiotez”. Desde la vereda opositora, Victoria Donda acusó:” Quieren meter en la cárcel a los pibes excluidos de la década ganada”.

En esta columna tan apoyada en dichos populares quedan dos de Perón para el final. Tal vez la frase mas conocida de el general: “La única verdad es la realidad”. Y la realidad muestra que Cristina está convencida de que hizo todo bien y que fueron los medios de comunicación que engañaron a la gente y que por eso 6 millones de personas que antes la habían votado, esta vez eligieron otras boletas y caminos. Anoche les explicó a los empresarios como ganar plata y tomar las mejores decisiones. Lo hizo en forma pausada, sin elevar el tono de voz y con un esfuerzo didáctico parecido al de una maestra de tercer grado. Le faltó decir: ¿Entienden, chicos? No dice: yo cometí estos errores y propongo estas soluciones. Dice yo no me equivoco, soy perfecta y ustedes no se dan cuenta porque todo el día leen diarios y miran canales golpistas y mentirosos. Llegó a decir que en los Estados Unidos mienten con las cifras de desocupación. ¿Cuál fue su fuente? El sindicalista y ex espía de la dictadura Gerardo Martínez. Prometo que ahora si voy con la última cita, también del general: “De todos lados se vuelve, menos del ridículo”.
Muchas veces les conté que no soy una persona creyente. Que admiro profundamente a los que tienen fe y a los que canalizan esa fe en la construcción de una sociedad más igualitaria. Si me apuran me defino como agnóstico, advice es decir que no puedo probar la existencia de Dios, help pero tampoco lo contrario. Tal vez ese escepticismo genético me haya convertido en periodista. Por eso estoy maravillado con el Papa Francisco. Por su actitud revolucionaria hacia adentro y afuera de la iglesia y por su sinceridad brutal. Me conmueve ver una persona que conocí, diagnosis que hoy tiene tanto poder como humildad, al que muchos le llaman el Papa villero y que se dedicó por entero a la paz, la convivencia y la justicia social.

Además, como buen jesuita, es un intelectual de altísimo vuelo. Acaba de publicar un texto extraordinario llamado:

“Carta del Papa a los no creyentes”. Es una respuesta a las preguntas que el fundador del diario “La República” le hizo sobre la fe. Eugenio Scalfari es otro intelectual de aquellos, pero de izquierda y ateo. Como no come vidrio, publicó ese texto al que definió como “escandalosamente fascinante” en la tapa de su diario.

Allí el Papa, dice entre otras cosas que “al autoridad de Jesús es diferente porque no tiene como fin ejercitar un poder sobre los otros, sino servirlos, darles libertad y plenitud de vida”. Yo de inmediato pensé en José Gabriel del Rosario Brochero, que mañana se convertirá en el primer cura argentino en ser beatificado. Pensé en ese verdadero gladiador del evangelio que a lomo de su mulo, con su poncho y su cigarro colgando de los labios fue capaz de cruzar una suerte de Cordillera de los Andes de Córdoba como son las Altas Cumbres para integrar a esos gauchos perdidos en sus necesidades básicas en medio de la humildad de sus ranchos.

Para los cordobeses, el cura Brochero siempre fue un orgullo, sin distinción de camisetas religiosas. Aún los que no somos creyentes valoramos ese ejemplo de entrega hacia los demás aún en el lecho de muerte. Porque de tanto compartir el mate y la vida con los enfermos se contagió la lepra que para aquella época era el nombre del horror. Se quedó ciego, sordo, absolutamente pobre. Dicen los historiadores que como buen hombre de campo, experto en las tareas agrícolas, puteador y corajudo, se despidió de la vida con un rosario en sus manos y diciendo: “Ahora tengo puestos los aparejos, estoy listo para el viaje”. El paisaje emocionante de traslasierra que de tan bello parece una pintura religiosa, mañana será invadido por un océano de seres humanos bien terrenales. No es una casualidad. El cura Brochero es una bandera de los mejor de los argentinos. De los que tienen o no tiene fe. De los creyentes o de los agnósticos. Porque además de la palabra de Dios, llevó a esos lugares hostiles, en el 1.800 el progreso social. Ese parece ser, su verdadero milagro. Gracias a su fe y a su empuje y valentía se construyeron colegios, 200 kilómetros de caminos, un dique, varios pueblos, un ramal del ferrocarril, la estafeta postal con el telégrafo y hasta un acueducto para conectar el río Panaholma con las acequias. Eso rompió tanta discriminación y aislamiento de esos campesinos que estaban tan cerca de Dios y tan lejos de las autoridades.

El Papa Francisco, otro cura gaucho si se me permite la herejía, dice en su carta a los no creyentes que “La fe cristiana no marca la separación insuperable entre Jesús y los demás. Nos dice que en Él, todos hemos sido llamados a ser hijos del único padre y hermanos entre nosotros”.

El cura Brochero era un pastor con olor a oveja. Decía que la vida de los muertos está en el recuerdo de los vivos. Está a un milagro de convertirse en santo aunque entre los mas pobres de Córdoba hace rato que Brochero está en el altar de los grandes y en las estampitas de la esperanza.

Francisco que hoy cumple medio año desde que fue designado Papa, le dice al editor de “La República” que “ La Iglesia, créame, no obstante su lentitud, sus infidelidades, sus errores y los pecados que pudo haber cometido y puede aún cometer en aquellos que la componen, no tiene otro sentido ni fin sino el de vivir y testimoniar a Jesús: Él que ha sido enviado por Abba “a traer a los pobres la alegre noticia, a proclamar a los prisioneros la liberación y a los ciegos la vista, a poner en libertad a los oprimidos, a proclamar el año de gracia del Señor”.

Me apasiona el debate por un futuro mejor. No soy fácil de convencer. Creo más en lo que veo y en la ciencia. Soy duro para entender las abstracciones que habitan el cielo de las plegarias. Pero creo en los que creen. Creo en los que rezan y hacen. Creo en seres humanos de la dimensión de Jorge Bergoglio y José Brochero. Hoy uno es Papa y el otro mañana será beato. Sigo sin ser creyente pero creo que con personas como ellos, el mundo tiene cura.
Muchas veces les conté que no soy una persona creyente. Que admiro profundamente a los que tienen fe y a los que canalizan esa fe en la construcción de una sociedad más igualitaria. Si me apuran me defino como agnóstico, and es decir que no puedo probar la existencia de Dios, pero tampoco lo contrario. Tal vez ese escepticismo genético me haya convertido en periodista. Por eso estoy maravillado con el Papa Francisco. Por su actitud revolucionaria hacia adentro y afuera de la iglesia y por su sinceridad brutal. Me conmueve ver una persona que conocí, que hoy tiene tanto poder como humildad, al que muchos le llaman el Papa villero y que se dedicó por entero a la paz, la convivencia y la justicia social.

Además, como buen jesuita, es un intelectual de altísimo vuelo. Acaba de publicar un texto extraordinario llamado:

“Carta del Papa a los no creyentes”. Es una respuesta a las preguntas que el fundador del diario “La República” le hizo sobre la fe. Eugenio Scalfari es otro intelectual de aquellos, pero de izquierda y ateo. Como no come vidrio, publicó ese texto al que definió como “escandalosamente fascinante” en la tapa de su diario.

Allí el Papa, dice entre otras cosas que “al autoridad de Jesús es diferente porque no tiene como fin ejercitar un poder sobre los otros, sino servirlos, darles libertad y plenitud de vida”. Yo de inmediato pensé en José Gabriel del Rosario Brochero, que mañana se convertirá en el primer cura argentino en ser beatificado. Pensé en ese verdadero gladiador del evangelio que a lomo de su mulo, con su poncho y su cigarro colgando de los labios fue capaz de cruzar una suerte de Cordillera de los Andes de Córdoba como son las Altas Cumbres para integrar a esos gauchos perdidos en sus necesidades básicas en medio de la humildad de sus ranchos.

Para los cordobeses, el cura Brochero siempre fue un orgullo, sin distinción de camisetas religiosas. Aún los que no somos creyentes valoramos ese ejemplo de entrega hacia los demás aún en el lecho de muerte. Porque de tanto compartir el mate y la vida con los enfermos se contagió la lepra que para aquella época era el nombre del horror. Se quedó ciego, sordo, absolutamente pobre. Dicen los historiadores que como buen hombre de campo, experto en las tareas agrícolas, puteador y corajudo, se despidió de la vida con un rosario en sus manos y diciendo: “Ahora tengo puestos los aparejos, estoy listo para el viaje”. El paisaje emocionante de traslasierra que de tan bello parece una pintura religiosa, mañana será invadido por un océano de seres humanos bien terrenales. No es una casualidad. El cura Brochero es una bandera de los mejor de los argentinos. De los que tienen o no tiene fe. De los creyentes o de los agnósticos. Porque además de la palabra de Dios, llevó a esos lugares hostiles, en el 1.800 el progreso social. Ese parece ser, su verdadero milagro. Gracias a su fe y a su empuje y valentía se construyeron colegios, 200 kilómetros de caminos, un dique, varios pueblos, un ramal del ferrocarril, la estafeta postal con el telégrafo y hasta un acueducto para conectar el río Panaholma con las acequias. Eso rompió tanta discriminación y aislamiento de esos campesinos que estaban tan cerca de Dios y tan lejos de las autoridades.

El Papa Francisco, otro cura gaucho si se me permite la herejía, dice en su carta a los no creyentes que “La fe cristiana no marca la separación insuperable entre Jesús y los demás. Nos dice que en Él, todos hemos sido llamados a ser hijos del único padre y hermanos entre nosotros”.

El cura Brochero era un pastor con olor a oveja. Decía que la vida de los muertos está en el recuerdo de los vivos. Está a un milagro de convertirse en santo aunque entre los mas pobres de Córdoba hace rato que Brochero está en el altar de los grandes y en las estampitas de la esperanza.

Francisco que hoy cumple medio año desde que fue designado Papa, le dice al editor de “La República” que “ La Iglesia, créame, no obstante su lentitud, sus infidelidades, sus errores y los pecados que pudo haber cometido y puede aún cometer en aquellos que la componen, no tiene otro sentido ni fin sino el de vivir y testimoniar a Jesús: Él que ha sido enviado por Abba “a traer a los pobres la alegre noticia, a proclamar a los prisioneros la liberación y a los ciegos la vista, a poner en libertad a los oprimidos, a proclamar el año de gracia del Señor”.

Me apasiona el debate por un futuro mejor. No soy fácil de convencer. Creo más en lo que veo y en la ciencia. Soy duro para entender las abstracciones que habitan el cielo de las plegarias. Pero creo en los que creen. Creo en los que rezan y hacen. Creo en seres humanos de la dimensión de Jorge Bergoglio y José Brochero. Hoy uno es Papa y el otro mañana será beato. Sigo sin ser creyente pero creo que con personas como ellos, el mundo tiene cura.
Horacio Verbitsky gastó ríos de tinta y energía en sus operaciones semanales para voltear a Ricardo Casal. Lo acusaba de muchas cosas pero, shop básicamente de corrupto, try y de entregarle el manejo de la seguridad a la “maldita policía bonaerense”. Finalmente, lo logró. Daniel Scioli desplazó ayer a Casal de ese lugar clave. Pero para amargura del neofrepasismo que apoya a Cristina, su reemplazante no fue Nilda Garré, quien encarna las políticas de seguridad más garantistas. Hoy la bandera simbólica de la lucha contra el delito la llevan Alejandro Granados, Hugo Curto y el coronel Sergio Berni, tres muchachos de la agrupación “La Rambo” o “Balazos para Todos y Todas” que militan en la derecha rústica, que empuñaron las armas y fomentaron que la sociedad civil siguiera su ejemplo.

Después de una década de relato presuntamente progre, el pánico a perder una elección y tener que volver al llano, desnudó la verdadera ideología de algunos. Ricardo Casal, al lado de Granados, Curto y Berni parece Eugenio Zaffaroni.

Ni hablar del macartismo que avanza contra Sabbatella de la mano de Alberto Descalzo y Carlos Kunkel. Un puñado de votos tira mas que una yunta de bueyes.

Las pobres gendarmes desarraigados son obligados a exhibirse desfilando por las calles céntricas del Conurbano sin instrucciones claras y en el Servicio Penitenciario Federal rehabilitaron a Alejandro Marambio que tuvo que irse muy cuestionado por los organismos de derechos humanos.

Martín Insaurralde logró un par de milagros. Que Mirtha Legrand y Aldo Rico lo corrieran por izquierda y que sus propios compañeros hicieran cola para pegarle. La histórica conductora de los almuerzos le decía “¿Le parece, no son muy chicos?”, cuando el candidato de Cristina argumentaba su proyecto de bajar la edad de imputabilidad de los menores a los 14 años. Humor negro: dicen que como en las cárceles ya no hay lugar, quieren presos más chicos. El ex carapintada, defensor de la mano derecha dura fue mas derecho y humano que Insaurralde: “Los chicos deben estar en su casa y en la escuela y no en la cárcel”.

Dos progresistas probados fueron los mejores editorialistas. Marcelo Saín desde la vereda K dijo: “perder votos es posible, pero además perder los principios, es directamente suicida”. Victoria Donda desde la oposición metió el bisturí a fondo: “Quieren meter presos a los pibes excluidos de la década ganada”.

Cristina ordenó no hablar mas del tema. Insauralde quedó mas solo que nunca y eso hace pensar si su futuro político no está en otro lado. ¿Se imagina a Insaurralde aunciando su pase al bloque del Frente Renovador? No quiero exagerar. Pero cada día, el intendente de Lomas de Zamora se parece mas a Massa y a Scioli que a Cristina y D’Elía. Muchos caudillos bonaerenses están tomando distancia de la presidenta y los gobernadores se refugian en sus distritos para que el viento massista no los lleve puestos. Otros juegan a dos puntas. Y algunos preparar el discurso para sacarse la responsabilidad de la derrota de encima. En voz baja confiesan que Cristina le va a echar la culpa a Scioli: “Fue un plebiscito de tu gestión, Daniel”. Otros aseguran que el gobernador con los números en la mano va a mostrar que fue un castigo nacional contra Cristina y que el hizo todo lo que pudo. Y lo mas tragicómico es que ambos van a apuntar su dedo acusador a Insaurralde.

Los mas optimistas sueñan con alquimias complejas: “Uribarri al gobierno, Cristina al poder” o “Scioli presidente, Cristina gobernadora” pero es difícil pensar en ese rompecabezas en un peronismo que castiga ferozmente a los que pierden una elección.

Ademas de viraje a la derecha, el gobierno de Cristina exhibe con obscenidad la falta de rumbo y conducción. Son volantazos espasmódicos hacia ninguna parte. Avanza con medidas positivas que reconocen la demanda electoral como el tema del impuesto a las ganancias, el monotributo o el diálogo pero lo hace sin convicción, sin reconocer un solo error y a tientas. No puede ver con claridad lo que pasa porque todavía no entendió el resultado de las PASO. En Tecnópolis, con un tono de maestra de tercer grado, Cristina les explicaba a los empresarios como tienen que ganar plata, tomar decisiones y a quien tienen que votar. En ningún momento Cristina reconoció algún error. No dijo esto fue mal hecho y por lo tanto ahora vamos a hacerlo bien. Y eso le quita impacto y credibilidad a todos sus anuncios.

Si se escucha bien, Cristina está diciendo todo el tiempo que ella hizo todo bien pero que seis millones de argentinos que antes la habían votado y ahora eligieron otras boletas, estaban equivocados. Se habían dejado engañar por los medios destituyentes. No se daban cuenta que los obreros nunca habían estado mejor que ahora y que los empresarios nunca habían ganado tanta plata. ¿Tan tontos son 6 millones de argentinos que no agradecen con el sufragio todo lo que Cristina les dio? ¿Cuántos de esos ciudadanos van a volver a votarla gracias a los cambios en ganancias y monotributo que involucran a 3 millones de personas? Esa es la gran pregunta que solo será respondida por las urnas el domingo 27 de octubre a la noche. Por ahora el Frente para la Victoria tiene muchos padres pero la derrota sigue huérfana. Nadie se atreve a decirlo a Cristina que ella fue la mariscal de ese tropezón. Que fue la autora intelectual y material de todas las decisiones importantes. No hay repliegue unido ni organizado. Hay casi un salvese quien pueda, una estampida desordenada rumbo al Tigre.
Horacio Verbitsky gastó ríos de tinta y energía en sus operaciones semanales para voltear a Ricardo Casal. Lo acusaba de muchas cosas pero, ask abortion and básicamente de corrupto, y de entregarle el manejo de la seguridad a la “maldita policía bonaerense”. Finalmente, lo logró. Daniel Scioli desplazó ayer a Casal de ese lugar clave. Pero para amargura del neofrepasismo que apoya a Cristina, su reemplazante no fue Nilda Garré, quien encarna las políticas de seguridad más garantistas. Hoy la bandera simbólica de la lucha contra el delito la llevan Alejandro Granados, Hugo Curto y el coronel Sergio Berni, tres muchachos de la agrupación “La Rambo” o “Balazos para Todos y Todas” que militan en la derecha rústica, que empuñaron las armas y fomentaron que la sociedad civil siguiera su ejemplo.

Después de una década de relato presuntamente progre, el pánico a perder una elección y tener que volver al llano, desnudó la verdadera ideología de algunos. Ricardo Casal, al lado de Granados, Curto y Berni parece Eugenio Zaffaroni.

Ni hablar del macartismo que avanza contra Sabbatella de la mano de Alberto Descalzo y Carlos Kunkel. Un puñado de votos tira mas que una yunta de bueyes.

Las pobres gendarmes desarraigados son obligados a exhibirse desfilando por las calles céntricas del Conurbano sin instrucciones claras y en el Servicio Penitenciario Federal rehabilitaron a Alejandro Marambio que tuvo que irse muy cuestionado por los organismos de derechos humanos.

Martín Insaurralde logró un par de milagros. Que Mirtha Legrand y Aldo Rico lo corrieran por izquierda y que sus propios compañeros hicieran cola para pegarle. La histórica conductora de los almuerzos le decía “¿Le parece, no son muy chicos?”, cuando el candidato de Cristina argumentaba su proyecto de bajar la edad de imputabilidad de los menores a los 14 años. Humor negro: dicen que como en las cárceles ya no hay lugar, quieren presos más chicos. El ex carapintada, defensor de la mano derecha dura fue mas derecho y humano que Insaurralde: “Los chicos deben estar en su casa y en la escuela y no en la cárcel”.

Dos progresistas probados fueron los mejores editorialistas. Marcelo Saín desde la vereda K dijo: “perder votos es posible, pero además perder los principios, es directamente suicida”. Victoria Donda desde la oposición metió el bisturí a fondo: “Quieren meter presos a los pibes excluidos de la década ganada”.

Cristina ordenó no hablar mas del tema. Insauralde quedó mas solo que nunca y eso hace pensar si su futuro político no está en otro lado. ¿Se imagina a Insaurralde aunciando su pase al bloque del Frente Renovador? No quiero exagerar. Pero cada día, el intendente de Lomas de Zamora se parece mas a Massa y a Scioli que a Cristina y D’Elía. Muchos caudillos bonaerenses están tomando distancia de la presidenta y los gobernadores se refugian en sus distritos para que el viento massista no los lleve puestos. Otros juegan a dos puntas. Y algunos preparar el discurso para sacarse la responsabilidad de la derrota de encima. En voz baja confiesan que Cristina le va a echar la culpa a Scioli: “Fue un plebiscito de tu gestión, Daniel”. Otros aseguran que el gobernador con los números en la mano va a mostrar que fue un castigo nacional contra Cristina y que el hizo todo lo que pudo. Y lo mas tragicómico es que ambos van a apuntar su dedo acusador a Insaurralde.

Los mas optimistas sueñan con alquimias complejas: “Uribarri al gobierno, Cristina al poder” o “Scioli presidente, Cristina gobernadora” pero es difícil pensar en ese rompecabezas en un peronismo que castiga ferozmente a los que pierden una elección.

Ademas de viraje a la derecha, el gobierno de Cristina exhibe con obscenidad la falta de rumbo y conducción. Son volantazos espasmódicos hacia ninguna parte. Avanza con medidas positivas que reconocen la demanda electoral como el tema del impuesto a las ganancias, el monotributo o el diálogo pero lo hace sin convicción, sin reconocer un solo error y a tientas. No puede ver con claridad lo que pasa porque todavía no entendió el resultado de las PASO. En Tecnópolis, con un tono de maestra de tercer grado, Cristina les explicaba a los empresarios como tienen que ganar plata, tomar decisiones y a quien tienen que votar. En ningún momento Cristina reconoció algún error. No dijo esto fue mal hecho y por lo tanto ahora vamos a hacerlo bien. Y eso le quita impacto y credibilidad a todos sus anuncios.

Si se escucha bien, Cristina está diciendo todo el tiempo que ella hizo todo bien pero que seis millones de argentinos que antes la habían votado y ahora eligieron otras boletas, estaban equivocados. Se habían dejado engañar por los medios destituyentes. No se daban cuenta que los obreros nunca habían estado mejor que ahora y que los empresarios nunca habían ganado tanta plata. ¿Tan tontos son 6 millones de argentinos que no agradecen con el sufragio todo lo que Cristina les dio? ¿Cuántos de esos ciudadanos van a volver a votarla gracias a los cambios en ganancias y monotributo que involucran a 3 millones de personas? Esa es la gran pregunta que solo será respondida por las urnas el domingo 27 de octubre a la noche. Por ahora el Frente para la Victoria tiene muchos padres pero la derrota sigue huérfana. Nadie se atreve a decirlo a Cristina que ella fue la mariscal de ese tropezón. Que fue la autora intelectual y material de todas las decisiones importantes. No hay repliegue unido ni organizado. Hay casi un salvese quien pueda, una estampida desordenada rumbo al Tigre.
A esta altura hay dos grandes perjudicados con los fracasos en serie de Guillermo Moreno. El país, check en primer término y la presidenta de la Nación. Hoy los opositores reclaman la renuncia del secretario de Comercio pero rezan para que Cristina lo deje en su puesto. Es uno de los argentinos de mayor imagen negativa y ese desprestigio feroz también salpica la investidura presidencial. Es mas, si me apura, le diría que en la multiplicad de causas que explican la derrota electoral de agosto del oficialismo, la figura de Moreno ha sido un elemento fundamental. Porque se convirtió en un símbolo de lo peor de la mala praxis y el patoterismo de este gobierno. Porque aplicó remedios que fueron peores que las enfermedades. Porque quiso apagar los incendios con nafta. Y así nos va. Saltó a la fama con su estafa fundacional. Con la falsificación de las prestigiosas estadísticas públicas del INDEC, cometió un delito, dinamitó la credibilidad del gobierno y no pudo controlar la inflación. Pisoteó el termómetro y el muy pícaro se creyó que así bajaba la temperatura. Intervino todos los mercados en nombre de la mesa de los argentinos. En poco tiempo liquidó un stock ganadero de mas de 12 millones de vacas y hoy tenemos que pasar la vergüenza de que Uruguay y Paraguay exporten mas que nosotros. Logró que en el país del trigo no tengamos trigo o sea carísimo para hacer el pan y los fideos. Jamás pudo controlar los precios y nos llevó a estar en el podio de los países del mundo con más inflación.

Encima lo hizo con un grupo de guardaespaldas y a punta de pistola como denunció Horacio Verbitsky a quien nadie puede acusar de opositor. Pero ese fue solo el comienzo de la carrera rutilante de Moreno hacia el precipicio. Se hizo experto en groserías, insultos y desafió a medirse el tamaño de su miembro viril a muchos empresarios. Hay que decir que los empresarios se lo permitieron y no se conoce a ninguno que se haya levantado de la mesa o que lo haya denunciado con todas las letras. Vale destacar por su coraje al economista Jorge Todesca que no se bancó que censuraran su libertad de expresión y de trabajo y fue a la justicia. Moreno que es el gran mentiroso nacional acusó a Todesca y otros consultores de mentir. La justicia tiró un tiro para su lado y ayer procesó a Moreno y lo embargó. El juez Claudio Bonadío entendió que Moreno abusaba de su poder. Algo que se convirtió en su ADN. Es un abusador de poder. Moreno no dejó macana por hacer. Se hizo el guapo con el campeón mundial de Kick Boxing a su lado. Como un cavernícola maltrató en una embajada a la señora periodista Silvia Naishtat. Quiso dinamitar Clarín con un par de guantes de boxeo y mostró un llaverito que le decía boludo a Sergio Massa. Un boludo bárbaro que en 40 días sacó en un solo distrito la mitad de votos que Cristina en todo el país después de una década en el poder. Inventó varios fracasos bizarros como el cepo cambiario, el inmoral blanqueo y los cedines. Por mucho menos que eso cualquier funcionario hubiera sido expulsado del equipo de un presidente. Pero el capricho, la tozudez es más fuerte. Esa concepción infantil de no dar el brazo a torcer para no mostrarse débil ante los medios fue llevando a Moreno cada vez más arriba y a la economía cada vez más abajo. Se formó en la dura derecha peronista y es idolatrado por los jóvenes de La Cámpora que se creen de izquierda. Un talibán siempre es dañino para la democracia sin que importe su ideología. Es el fanatismo, estúpido. Un militante del patoterismo de estado salpicado con actitudes payasescas y decadentes. Un agrio que trabaja de ogro. Su amigo Maradona debería decirle que se le escapó la economía como una tortuga. Moreno procesado es una muy mala noticia para Cristina en el medio de varias malas noticias. Es un salvaje que recibió un cheque en blanco de Cristina y lo dilapidó. Cristina le tiene una confianza ciega. Es su niño mimado. Dijo que es un príncipe y es la que le da de comer al chancho. No quiere escuchar que nadie de su gabinete lo critique. Y nadie se anima tampoco. Es un soldado de Cristina que ya se convirtió en su principal verdugo.
¡ Ni yankys ni marxistas/ pe-ro-nistas!. Ese era el grito de guerra de los años ’70 cuando la derecha ortodoxa del Partido Justicialista y la burocracia sindical defendían sus espacios frente a los que consideraban un avance de “los zurdos infiltrados”. Estos “estúpidos imberbes”, pills según los estigmatizó su propio líder, pertenecían en su mayoría a la Juventud Peronista y respondían con otro canto de identidad sectaria: “Vamos a hacer la patria peronista/ Vamos a hacerla/ montonera y socialista”. Esa fractura expuesta se verificó en todos los terrenos. El estado parió la “Jotaperra”, como se le decía peyorativamente a la Juventud Peronista de la Republica Argentina (JPRA) donde se mezclaron militantes que no querían la lucha de clases ni la lucha armada con pistoleros fascistas que se acomodaron alrededor de la figura nefasta de José López Rega. El gran drama para el resto de los argentinos es que ambos bandos estaban armados hasta los dientes. Y que todos los días aparecía un cadáver de cada lado. Los unía el grito de venganza en los velorios junto a la promesa de dar la vida por Perón: “Cinco por uno no va a quedar ninguno”. El querido Gordo Soriano, lo cuenta con talento en “No habrá mas penas ni olvido”.

El nivel de representatividad de cada sector era absolutamente asimétrico. Las nuevas generaciones ingresaron mayoritariamente a la política por la puerta de Montoneros pero la CGT y el PJ siguieron en manos de los dirigentes más antiguos. Este quiebre ideológico y generacional, recordado con brochazo grueso, produjo varias tragedias, desde la masacre de Ezeiza, hasta los ríos de sangre derramada que sirvieron a los terroristas de estado como excusa para dar el golpe de estado.

No es mi intención comparar aquella situación con estos tiempos. Hay un abismo de diferencia, sobre todo porque ahora nadie fomenta el crimen como instrumento de transformación política. Pero si quiero encender una luz de alerta para que nadie sienta la tentación de incubar el huevo de la serpiente. Porque mientras los triunfos de Cristina estaban garantizados no había demasiados problemas en la convivencia de sectores antagónicos que se aferraban a las polleras de la presidenta. Pensamientos y trayectorias que están a las antípodas como las de Martin Sabbatella o Alberto Descalzo estaban (y todavía están) en el mismo barco cristinista aunque algunos tenían la revolución en el pecho y otros los subsidios en el bolsillo. Pero la derrota electoral de agosto y la posibilidad de que se amplíe en octubre, produjo desesperación. Sobre todo en los que solo conocían el sabor de los triunfos y que por eso creían tener la vaca atada para siempre.

Por eso se verificaron varios chisporroteos que dejaron de un lado a los muchachos pejotistas ortodoxos y al ala neofrepasista del cristinismo del otro.

Horacio Verbitsky, Eugenio Zafaroni, Ricardo Forster y el propio Sabbatella por primera vez en forma tan explícita en los últimos tiempos, quedaron enfrentados a Alejandro Granados, Hugo Curto, Alberto Descalzo, Sergio Berni o Ricardo Echegaray.

Lo mas inquietante es que Cristina bendijo la designación de Granados y ayer banco con su presencia en Ezeiza sus actitudes reaccionarias. En forma simultánea confesó que había votado a Perón desde la izquierda con la boleta de Abelardo Ramos. ¿Alcanza para equilibrar? ¿Tiene Cristina, en su peor momento electoral, la capacidad de conducir a sectores que recién ahora se dan cuenta que representan cultural y políticamente, cosas tan distintas?

Nadie denunció tanto a Granados como Verbitsky. Es insólito que todavía no haya actuado de oficio un fiscal. Porque la acusación fue gravísima: que en Ezeiza, territorio gobernado por el flamante jefe de seguridad bonaerense, la policía armó escuadrones de la muerte para asesinar pibes chorros con el financiamento de los comerciantes de la zona. Pocas cosas tan graves se dijeron en democracia. ¿A Berni no le interesa investigar el tema? ¿Cristina cree que es una exageración de Verbitsky que ya marcó diferencias a propósito de la designación del Papa Francisco y la del general César Milani? Pero estos no fueron los únicos datos de la desconfianza que se abrió entre dos de las facciones que componen el cristinismo. Unidos y organizados tiene una crisis interna complicada donde nadie banca a La Cámpora. En Carta Abierta salió el mismísimo Ricardo Forster con varios cuestionamientos desde los estudios de TN. Dijo que por pudor Ricardo Echegaray no debería haberle regalado un Audi a su hija y aseguró que no se sentía representado por la baja en la edad de imputabilidad, las estadísticas de Berni, “que no se de donde las sacó” ni con el nombramiento de Granados.

Otra perlita para este novedoso collar la protagonizó el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo que apeló a un macartismo apolillado para acusar a Sabbatella de ser del Partido Comunista. ¿Cuánto falta para que diga lo mismo de Carlos Heller, Daniel Filmus y siguen la firmas? ¿Qué pensará Descalzo de la propia Cristina que puso la boleta del Frente de Izquierda Popular? ¿Se viene o se va el zurdaje, diría Mirtha Legrand.¿ Se atreverán a cuestionar desde el PJ a Kunkel, Verbitsky, Nilda Garré y Jorge Taiana porque fueron integrantes de Montoneros? El proyecto X, la ley antiterrorista, el cruce con el presidente ecuatoriano Rafael Correa por defender a una multinacional contaminante como Chevrón y hasta el allanamiento violento de la gendarmería a la redacción de la revista “La Garganta Poderosa”, son señales que suman inquietud al ala antipejotista del cristinismo.

Los manotazos de ahogados se multiplican en el poder. Hay sapos que el presuento progresismo ya no parece dispuesto a tragarse. Veremos. Algunos creen que ante la inminente derrota electoral, muchos preparan sus valijas para emigrar.

Crujen ciertos niveles de acuerdo. La posibilidad de perder dentro de dos años el manejo de la caja y el estado pone nerviosa a mucha gente. No sirve apelar al maniqueísmo simplista de la derecha contra la izquierda. Hay infinidad de matices para el análisis. Pero suele ayudar iluminar los problemas cuando recién comienzan, antes de que se fortalezcan. Y antes de que sea demasiado tarde para lágrimas.
¡ Ni yankys ni marxistas/ pe-ro-nistas!. Ese era el grito de guerra de los años ’70 cuando la derecha ortodoxa del Partido Justicialista y la burocracia sindical defendían sus espacios frente a los que consideraban un avance de “los zurdos infiltrados”. Estos “estúpidos imberbes”, sickness según los estigmatizó su propio líder, pertenecían en su mayoría a la Juventud Peronista y respondían con otro canto de identidad sectaria: “Vamos a hacer la patria peronista/ Vamos a hacerla/ montonera y socialista”. Esa fractura expuesta se verificó en todos los terrenos. El estado parió la “Jotaperra”, como se le decía peyorativamente a la Juventud Peronista de la Republica Argentina (JPRA) donde se mezclaron militantes que no querían la lucha de clases ni la lucha armada con pistoleros fascistas que se acomodaron alrededor de la figura nefasta de José López Rega. El gran drama para el resto de los argentinos es que ambos bandos estaban armados hasta los dientes. Y que todos los días aparecía un cadáver de cada lado. Los unía el grito de venganza en los velorios junto a la promesa de dar la vida por Perón: “Cinco por uno no va a quedar ninguno”. El querido Gordo Soriano, lo cuenta con talento en “No habrá mas penas ni olvido”.

El nivel de representatividad de cada sector era absolutamente asimétrico. Las nuevas generaciones ingresaron mayoritariamente a la política por la puerta de Montoneros pero la CGT y el PJ siguieron en manos de los dirigentes más antiguos. Este quiebre ideológico y generacional, recordado con brochazo grueso, produjo varias tragedias, desde la masacre de Ezeiza, hasta los ríos de sangre derramada que sirvieron a los terroristas de estado como excusa para dar el golpe de estado.

No es mi intención comparar aquella situación con estos tiempos. Hay un abismo de diferencia, sobre todo porque ahora nadie fomenta el crimen como instrumento de transformación política. Pero si quiero encender una luz de alerta para que nadie sienta la tentación de incubar el huevo de la serpiente. Porque mientras los triunfos de Cristina estaban garantizados no había demasiados problemas en la convivencia de sectores antagónicos que se aferraban a las polleras de la presidenta. Pensamientos y trayectorias que están a las antípodas como las de Martin Sabbatella o Alberto Descalzo estaban (y todavía están) en el mismo barco cristinista aunque algunos tenían la revolución en el pecho y otros los subsidios en el bolsillo. Pero la derrota electoral de agosto y la posibilidad de que se amplíe en octubre, produjo desesperación. Sobre todo en los que solo conocían el sabor de los triunfos y que por eso creían tener la vaca atada para siempre.

Por eso se verificaron varios chisporroteos que dejaron de un lado a los muchachos pejotistas ortodoxos y al ala neofrepasista del cristinismo del otro.

Horacio Verbitsky, Eugenio Zafaroni, Ricardo Forster y el propio Sabbatella por primera vez en forma tan explícita en los últimos tiempos, quedaron enfrentados a Alejandro Granados, Hugo Curto, Alberto Descalzo, Sergio Berni o Ricardo Echegaray.

Lo mas inquietante es que Cristina bendijo la designación de Granados y ayer banco con su presencia en Ezeiza sus actitudes reaccionarias. En forma simultánea confesó que había votado a Perón desde la izquierda con la boleta de Abelardo Ramos. ¿Alcanza para equilibrar? ¿Tiene Cristina, en su peor momento electoral, la capacidad de conducir a sectores que recién ahora se dan cuenta que representan cultural y políticamente, cosas tan distintas?

Nadie denunció tanto a Granados como Verbitsky. Es insólito que todavía no haya actuado de oficio un fiscal. Porque la acusación fue gravísima: que en Ezeiza, territorio gobernado por el flamante jefe de seguridad bonaerense, la policía armó escuadrones de la muerte para asesinar pibes chorros con el financiamento de los comerciantes de la zona. Pocas cosas tan graves se dijeron en democracia. ¿A Berni no le interesa investigar el tema? ¿Cristina cree que es una exageración de Verbitsky que ya marcó diferencias a propósito de la designación del Papa Francisco y la del general César Milani? Pero estos no fueron los únicos datos de la desconfianza que se abrió entre dos de las facciones que componen el cristinismo. Unidos y organizados tiene una crisis interna complicada donde nadie banca a La Cámpora. En Carta Abierta salió el mismísimo Ricardo Forster con varios cuestionamientos desde los estudios de TN. Dijo que por pudor Ricardo Echegaray no debería haberle regalado un Audi a su hija y aseguró que no se sentía representado por la baja en la edad de imputabilidad, las estadísticas de Berni, “que no se de donde las sacó” ni con el nombramiento de Granados.

Otra perlita para este novedoso collar la protagonizó el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo que apeló a un macartismo apolillado para acusar a Sabbatella de ser del Partido Comunista. ¿Cuánto falta para que diga lo mismo de Carlos Heller, Daniel Filmus y siguen la firmas? ¿Qué pensará Descalzo de la propia Cristina que puso la boleta del Frente de Izquierda Popular? ¿Se viene o se va el zurdaje, diría Mirtha Legrand.¿ Se atreverán a cuestionar desde el PJ a Kunkel, Verbitsky, Nilda Garré y Jorge Taiana porque fueron integrantes de Montoneros? El proyecto X, la ley antiterrorista, el cruce con el presidente ecuatoriano Rafael Correa por defender a una multinacional contaminante como Chevrón y hasta el allanamiento violento de la gendarmería a la redacción de la revista “La Garganta Poderosa”, son señales que suman inquietud al ala antipejotista del cristinismo.

Los manotazos de ahogados se multiplican en el poder. Hay sapos que el presuento progresismo ya no parece dispuesto a tragarse. Veremos. Algunos creen que ante la inminente derrota electoral, muchos preparan sus valijas para emigrar.

Crujen ciertos niveles de acuerdo. La posibilidad de perder dentro de dos años el manejo de la caja y el estado pone nerviosa a mucha gente. No sirve apelar al maniqueísmo simplista de la derecha contra la izquierda. Hay infinidad de matices para el análisis. Pero suele ayudar iluminar los problemas cuando recién comienzan, antes de que se fortalezcan. Y antes de que sea demasiado tarde para lágrimas.
Es urgente y necesario encender una luz de alerta roja en el tablero político. Recién comenzó la campaña electoral y ya aparecieron las patotas violentas. La guerra de ladrillazos con la que atacaron a Sergio Massa y su caravana fue grave pero pudo ser mucho peor. Hubo tres heridos que terminaron en el Hospital Fiorito. Uno de ellos es pariente de don Oscar Alende y le tuvieron que coser con cinco puntos una herida que le produjeron en su cabeza. Pero a Sergio Massa le tiraron a quemarropas con una honda que contenía una tuerca y le pegaron en el pecho, no rx cerquita del cuello. ¿Qué hubiera pasado si le pegaban en un ojo o en la cabeza? El grito de guerra era “La Matanza es de Cristina y de Espinoza”. La matanza hubiera sido una palabra letal, look en sus dos acepciones, con mayúscula y minúscula. Porque pudo haber sido una matanza. Marcelo Veneranda, periodista del diario La Nación vio como uno de los energúmenos que atacaba hacía exhibición de una pistola. ¿Para que llevó un arma? ¿Estaban dispuestos a disparar? ¿A quien? Preguntas inquietantes que hacen correr frío por la espalda de la democracia. Los agresores eran grupos bien organizados que parecían un grupo comando a cargo de un tal Daniel Campana, puntero del kirchnerismo en uno de los barrios. Algunos estaban encapuchados, otros tenían la camiseta de Almirante Brown y todos parecían lumpenes y marginales al servicio del mejor postor. Delincuentes y mercenarios que pueden robar o matar en una barra brava o en la política. Depende de quien les pague. Ojo porque esa es una de las grandes corrientes que generan la inseguridad. Son delincuentes que cuando no están en la cancha o apretando gente, venden droga o asaltan a los vecinos. Y actuaron con una libertad inexplicable. No había un solo policía de la bonaerense que ahora depende de Alejandro Granados. No había un solo gendarme de los que responden a Sergio Berni. No estaban ni los boys scouts de Rafael Correa. Zona liberada y ladrillazos para todos y todas. El ataque mas feroz fue sobre la calle Espinosa, casi una señal que se llame igual que el intendente matancero. Por ahora Cristina no abrió la boca para solidarizarse con Massa. Por ahora Daniel Scioli condenó la violencia pero nadie mas con poder real en el kirchnerismo desautorizó la incitación a la violencia generada por Luis D ‘Elía con sus tuits. Con sus 140 caracteres celebró la batalla campal con la excusa de que fue el pueblo que peleó en las calles para que no volvieran los noventa. Y puso las culpas sobre las víctimas diciendo que fueron a provocar. ¿Cuántos votos mas pensará sacarle D’Elía a Cristina en La Matanza? El 11 de agosto, Sergio Massa sacó el 31% en ese distrito y tres millones de votos en toda la provincia. Eso es lo que puso nerviosos a los caudillos del Conurbano que no quieren perder sus cargos ni sus privilegios. Muchos quieren seguir robando para la corona y para ellos.

No hay que minimizar el episodio. Es preocupante por varios motivos. Primero porque la violencia siempre envenena la política y es un incendio que se sabe como empieza pero no como termina. Segundo porque hay dirigentes del cristinismo que apoyaron públicamente la agresión y los ladrillazos. Y tercero porque si a alguien conocido como Massa que estaba rodeado de móviles de televisión y foto periodistas le pasa algo así, usted se puede imaginar lo que le puede ocurrir a cualquier hijo de vecino que se anime a recorrer esas calles. Eso es inseguridad y violencia en un cóctel explosivo. Eso es jugar con fuego. Porque se generan condiciones para el ojo por ojo y diente por diente. Una caravana política solo reparte ideas, volantes de propaganda y carteles. Se puede estar de acuerdo o no con esas propuestas. Pero no se puede permitir que sean recibidos con furia y la violación de las reglas básicas de la democracia. Que nadie se confunda. Ese atropello patotero no fue contra Sergio Massa. Fue contra todos los argentinos que queremos vivir en paz y expresarnos con libertad. Todos tenemos derecho a pensar, opinar y votar a quien se nos cante. Nadie tiene derecho a ensuciar algo tan sagrado. Nadie tiene derecho a utilizar la violencia como instrumento de la política ni a emboscar al adversario. Y mucho menos en este país donde hubo tanta sangre derramada.
Es urgente y necesario encender una luz de alerta roja en el tablero político. Recién comenzó la campaña electoral y ya aparecieron las patotas violentas. La guerra de ladrillazos con la que atacaron a Sergio Massa y su caravana fue grave pero pudo ser mucho peor. Hubo tres heridos que terminaron en el Hospital Fiorito. Uno de ellos es pariente de don Oscar Alende y le tuvieron que coser con cinco puntos una herida que le produjeron en su cabeza. Pero a Sergio Massa le tiraron a quemarropas con una honda que contenía una tuerca y le pegaron en el pecho, prostate cerquita del cuello. ¿Qué hubiera pasado si le pegaban en un ojo o en la cabeza? El grito de guerra era “La Matanza es de Cristina y de Espinoza”. La matanza hubiera sido una palabra letal, pharmacy en sus dos acepciones, con mayúscula y minúscula. Porque pudo haber sido una matanza. Marcelo Veneranda, periodista del diario La Nación vio como uno de los energúmenos que atacaba hacía exhibición de una pistola. ¿Para que llevó un arma? ¿Estaban dispuestos a disparar? ¿A quien? Preguntas inquietantes que hacen correr frío por la espalda de la democracia. Los agresores eran grupos bien organizados que parecían un grupo comando a cargo de un tal Daniel Campana, puntero del kirchnerismo en uno de los barrios. Algunos estaban encapuchados, otros tenían la camiseta de Almirante Brown y todos parecían lumpenes y marginales al servicio del mejor postor. Delincuentes y mercenarios que pueden robar o matar en una barra brava o en la política. Depende de quien les pague. Ojo porque esa es una de las grandes corrientes que generan la inseguridad. Son delincuentes que cuando no están en la cancha o apretando gente, venden droga o asaltan a los vecinos. Y actuaron con una libertad inexplicable. No había un solo policía de la bonaerense que ahora depende de Alejandro Granados. No había un solo gendarme de los que responden a Sergio Berni. No estaban ni los boys scouts de Rafael Correa. Zona liberada y ladrillazos para todos y todas. El ataque mas feroz fue sobre la calle Espinosa, casi una señal que se llame igual que el intendente matancero. Por ahora Cristina no abrió la boca para solidarizarse con Massa. Por ahora Daniel Scioli condenó la violencia pero nadie mas con poder real en el kirchnerismo desautorizó la incitación a la violencia generada por Luis D ‘Elía con sus tuits. Con sus 140 caracteres celebró la batalla campal con la excusa de que fue el pueblo que peleó en las calles para que no volvieran los noventa. Y puso las culpas sobre las víctimas diciendo que fueron a provocar. ¿Cuántos votos mas pensará sacarle D’Elía a Cristina en La Matanza? El 11 de agosto, Sergio Massa sacó el 31% en ese distrito y tres millones de votos en toda la provincia. Eso es lo que puso nerviosos a los caudillos del Conurbano que no quieren perder sus cargos ni sus privilegios. Muchos quieren seguir robando para la corona y para ellos.

No hay que minimizar el episodio. Es preocupante por varios motivos. Primero porque la violencia siempre envenena la política y es un incendio que se sabe como empieza pero no como termina. Segundo porque hay dirigentes del cristinismo que apoyaron públicamente la agresión y los ladrillazos. Y tercero porque si a alguien conocido como Massa que estaba rodeado de móviles de televisión y foto periodistas le pasa algo así, usted se puede imaginar lo que le puede ocurrir a cualquier hijo de vecino que se anime a recorrer esas calles. Eso es inseguridad y violencia en un cóctel explosivo. Eso es jugar con fuego. Porque se generan condiciones para el ojo por ojo y diente por diente. Una caravana política solo reparte ideas, volantes de propaganda y carteles. Se puede estar de acuerdo o no con esas propuestas. Pero no se puede permitir que sean recibidos con furia y la violación de las reglas básicas de la democracia. Que nadie se confunda. Ese atropello patotero no fue contra Sergio Massa. Fue contra todos los argentinos que queremos vivir en paz y expresarnos con libertad. Todos tenemos derecho a pensar, opinar y votar a quien se nos cante. Nadie tiene derecho a ensuciar algo tan sagrado. Nadie tiene derecho a utilizar la violencia como instrumento de la política ni a emboscar al adversario. Y mucho menos en este país donde hubo tanta sangre derramada.
No habrá ninguna igual. No habrá ninguna porque fue una noche histórica en la que se mezcló lo plebeyo con lo sublime. Charly García hizo temblar al teatro Colón. En realidad lo hizo latir, here como si fuera la Bombonera. La cultura puso las cosas en su lugar: el máximo músico argentino vivo fabricando su arte en vivo en el máximo coliseo nacional. ¿O es que alguien duda de que Charly García es el Gardel de estos tiempos y que ocupa el trono que dejó vacante la muerte de Mercedes Sosa? Fue tanta la magia y la tecnología que en un momento, apareció como un fantasma la voz de la gran Negra Nacional y cantó a dúo con Charly. La emoción se transformó en una usina de energía que sacudió el teatro: “Olé, olé, Charly, Charly”, deliraba la gente y ese genio que volvió de la muerte movía sus patitas flacas como si fuera una marioneta de Dios. Y tal vez lo sea. Alguien debe mover los piolines de un tipo de una creatividad única. De pronto abrió sus brazos, juntó sus piernas y apareció Charly crucificado. Pocas veces las multitudes gritan genio y están diciendo la verdad. El teatro parecía elevarse en cada tema. Y argentinos de todos los palos se convertían en comunidad. Desde Marta Minujin hasta el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, pasando por Juanse. La opera y el sintetizador, el violonchelo y el bandoneón, la lírica y el rocanrol. Un concierto irrepetible en el que muchos padres tararearon las canciones con sus hijos. La memoria se hizo ceremonia y estremeció la piel cuando Charly recordó que los amigos del barrio pueden desaparecer pero aseguró que los dinosaurios ya desaparecieron. Aquel ex colimba, llegó a escribir que “si ellos son la patria, yo soy extranjero”. Nunca el autoritarismo. Siempre la libertad. Así en el arte como en la tierra. Al lado del diablo indomable que pateó todos los tableros cantaba un ángel llamado Rosario, la hija de Palito Ortega. La mezcla de la biblia y el calefón que somos los argentinos. Tal vez tengamos que agradecerle toda la vida a Palito que haya evitado la muerte de Charly. Hoy está de pié. Vive pese a que bajó a los sótanos de su propio cuerpo. Ni Charly ni nadie olvidará jamás lo que ocurrió anoche en el Colón. Tocó el cielo de la gente con sus propias manos. Se hizo carne en la memoria colectiva. En el inconsciente colectivo. Charly García es un torrente de nuestra identidad nacional. Aquel ciudadano llamado Carlos Alberto García Moreno, bigote bicolor para más datos, es un producto made in Argentina. Habla de nosotros, cerca de la revolución pero haciendo promesas en el bidet o demoliendo hoteles para combatir lo fugaz, lo efímero de estos tiempos tan líquidos. Charly es la rebeldía puesta al servicio del arte. Es el señor de los teclados admirado por los músicos más clásicos. Es una manera de cantarnos en los fogones de la adolescencia desde ese colegio único de Caballito llamado Dámaso Centeno donde se amasó una gloria tan Sui Generis. Charly es nuestro John Lennon. Fue el fundador de nuestros Beatles. Nos hizo cantar sus himnos. Y bailar con la piba del amor. Todos somos hijos de sus lágrimas y anoche pudimos rendirle tributo en ese altar de los grandes. Confirmar que hubo un tiempo que fue hermoso y que fuimos libres de verdad. Poco a poco fuimos creciendo y nuestras fábulas se fueron desvaneciendo como pompas de jabón. Ayer sacamos nuestros sueños del castillo de cristal apenas llegó Charly en su limusina blanca para probar sonido. Las líneas paralelas se tocaron y el artificio fue posible, pura utopía. Ayer soñé con los hambrientos, los locos, los que se fueron, los que están en prisión. Hoy desperté cantando está canción que fue escrita hace tiempo atrás… y es necesario cantar de nuevo una vez mas.

Charly en el Colón. Un Dios en el Olimpo. Charly es un sentimiento. Parte de la religión. Sinfonía de un sentimiento.
No habrá ninguna igual. No habrá ninguna porque fue una noche histórica en la que se mezcló lo plebeyo con lo sublime. Charly García hizo temblar al teatro Colón. En realidad lo hizo latir, decease como si fuera la Bombonera. La cultura puso las cosas en su lugar: el máximo músico argentino vivo fabricando su arte en vivo en el máximo coliseo nacional. ¿O es que alguien duda de que Charly García es el Gardel de estos tiempos y que ocupa el trono que dejó vacante la muerte de Mercedes Sosa? Fue tanta la magia y la tecnología que en un momento, salve apareció como un fantasma la voz de la gran Negra Nacional y cantó a dúo con Charly. La emoción se transformó en una usina de energía que sacudió el teatro: “Olé, try olé, Charly, Charly”, deliraba la gente y ese genio que volvió de la muerte movía sus patitas flacas como si fuera una marioneta de Dios. Y tal vez lo sea. Alguien debe mover los piolines de un tipo de una creatividad única. De pronto abrió sus brazos, juntó sus piernas y apareció Charly crucificado. Pocas veces las multitudes gritan genio y están diciendo la verdad. El teatro parecía elevarse en cada tema. Y argentinos de todos los palos se convertían en comunidad. Desde Marta Minujin hasta el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, pasando por Juanse. La opera y el sintetizador, el violonchelo y el bandoneón, la lírica y el rocanrol. Un concierto irrepetible en el que muchos padres tararearon las canciones con sus hijos. La memoria se hizo ceremonia y estremeció la piel cuando Charly recordó que los amigos del barrio pueden desaparecer pero aseguró que los dinosaurios ya desaparecieron. Aquel ex colimba, llegó a escribir que “si ellos son la patria, yo soy extranjero”. Nunca el autoritarismo. Siempre la libertad. Así en el arte como en la tierra. Al lado del diablo indomable que pateó todos los tableros cantaba un ángel llamado Rosario, la hija de Palito Ortega. La mezcla de la biblia y el calefón que somos los argentinos. Tal vez tengamos que agradecerle toda la vida a Palito que haya evitado la muerte de Charly. Hoy está de pié. Vive pese a que bajó a los sótanos de su propio cuerpo. Ni Charly ni nadie olvidará jamás lo que ocurrió anoche en el Colón. Tocó el cielo de la gente con sus propias manos. Se hizo carne en la memoria colectiva. En el inconsciente colectivo. Charly García es un torrente de nuestra identidad nacional. Aquel ciudadano llamado Carlos Alberto García Moreno, bigote bicolor para más datos, es un producto made in Argentina. Habla de nosotros, cerca de la revolución pero haciendo promesas en el bidet o demoliendo hoteles para combatir lo fugaz, lo efímero de estos tiempos tan líquidos. Charly es la rebeldía puesta al servicio del arte. Es el señor de los teclados admirado por los músicos más clásicos. Es una manera de cantarnos en los fogones de la adolescencia desde ese colegio único de Caballito llamado Dámaso Centeno donde se amasó una gloria tan Sui Generis. Charly es nuestro John Lennon. Fue el fundador de nuestros Beatles. Nos hizo cantar sus himnos. Y bailar con la piba del amor. Todos somos hijos de sus lágrimas y anoche pudimos rendirle tributo en ese altar de los grandes. Confirmar que hubo un tiempo que fue hermoso y que fuimos libres de verdad. Poco a poco fuimos creciendo y nuestras fábulas se fueron desvaneciendo como pompas de jabón. Ayer sacamos nuestros sueños del castillo de cristal apenas llegó Charly en su limusina blanca para probar sonido. Las líneas paralelas se tocaron y el artificio fue posible, pura utopía. Ayer soñé con los hambrientos, los locos, los que se fueron, los que están en prisión. Hoy desperté cantando está canción que fue escrita hace tiempo atrás… y es necesario cantar de nuevo una vez mas.

Charly en el Colón. Un Dios en el Olimpo. Charly es un sentimiento. Parte de la religión. Sinfonía de un sentimiento.
Habían pasado 11 minutos de aquel mediodía cuando un grupo comando de Montoneros conducido por Juan Julio Roqué acribilló de 23 balazos a José Ignacio Rucci. Hoy se cumplen 40 años de ese asesinato impune y todavía hay muchas preguntas sin responder. Para los jóvenes es bueno recordar lo que pasó. Rucci era el secretario general de la CGT, information pills seek pertenecía al poderoso gremio de la Unión Obrera Metalúrgica y era uno de los amigos más cercanos de Juan Domingo Perón. “Me mataron un hijo”, here dijo el general, conmovido hasta las lágrimas.

Dos días antes del atentado criminal, Perón había logrado su tercer triunfo en las urnas con casi el 62% de los votos, una diferencia nunca igualada. Más legitimidad democrática, imposible. Sin embargo, una célula de la organización Montoneros le tendió una emboscada y prácticamente fusiló a Rucci que tenía 49 años.

Hay que poner en contexto las cosas. Eran tiempos de feroces enfrentamientos entre lo que se llamaba burocracia sindical que en general militaba en la ortodoxia del Partido Justicialista ubicado mas a la derecha del espectro ideológico y el brazo armado de la Juventud Peronista cuyo objetivo era construir una patria socialista. La masacre de Ezeiza fue uno de los sucesos emblemáticos de aquella locura homicida. Por momentos parecía que todos los día un sector le tiraba con un cadáver al otro. Sin proponérselo, fueron preparando el terreno para que el horror del terrorismo de estado justificara su asalto al poder democrático.

La causa judicial estuvo muchos años congelada pero una investigación periodística de Ceferino Reato para su libro “Operación Traviata” la reflotó y hoy la tiene el juez Ariel Lijo. Una publicidad de las galletitas de ese nombre la definía como la “ de los 23 agujeritos” y por eso, el magnicidio adoptó esa denominación cruel y trágica.

Fue un momento clave de la relación entre Perón y los Montoneros. Un quiebre sin retorno. El viejo líder, durante mucho tiempo había fogoneado a los jóvenes a los que llamaba “formaciones especiales” y les agradecía su rol en la lucha de la resistencia. Pero en esa etapa, la guerrilla dirigida por Mario Firmenich cayó en un militarismo fundamentalista que creyó que podía enseñarle peronismo a Perón. El punto culminante y público de la pelea fue cuando Perón los acusó de “imberbes y estúpidos” y los echó de la Plaza de Mayo. Las columnas juveniles se retiraron al grito de: “Si este no es el pueblo, el pueblo donde está” y “ Que pasa, que pasa general/ que está lleno de gorilas / el gobierno popular”.

Sus cañones apuntaban contra Isabel y Jose López Rega a quienes veían como representantes de la ultraderecha. Y efectivamente ese brujo nefasto fue el fundador de una organización parapolicial tenebrosa fascista y criminal llamada Triple A.

Los Montoneros, sus líderes fundadores, venían de familias de dinero de la derecha católica integrista y de algunos liceos militares. Luego se fueron radicalizando y su mirada de referencia se posó en los movimientos insurreccionales vinculados al castroguevarismo cubano y a la Organización para la Liberación de Palestina. Utilizaron el crimen y el foquismo como instrumento político y cuando sus mejores cuadros pasaron a la clandestinidad, dilapidaron un buen trabajo de masas que habían realizado en la universidad y en la juventud trabajadora.

Rucci protagonizó un célebre debate televisivo con Agustín Tosco, que era el dirigente cordobés de Luz y Fuerza, clasista y combativo emblema de la izquierda. Su otro gran momento de popularidad mediática fue en 1972 cuando regresó Perón al país y Rucci fue el encargado de sostener el paraguas que lo protegía de la lluvia. La sangre derramada de Rucci fue una puñalada por la espalda a la democracia y hoy varios de los que celebraron esa muerte, reconocen que fue una irracionalidad histórica que abrió una grieta inmensa.

La soberbia armada desafió al mejor Perón, al de la unidad nacional, al del abrazo con Balbín, a ese león herbívoro que vino a sembrar la paz social y le declararon la guerra. Hoy se cumplen 40 años del fundamentalismo disfrazado de vanguardismo revolucionario. Sería productivo para estos tiempos que corren reflexionar y comprender que para los pueblos, la violencia es partera de lo peor de la historia. Y que el único poder que nace de la boca del fusil es el el fanatismo autoritario. Cuando esta sociedad dijo: “Nunca Mas”, dijo que nunca mas el crimen sea una herramienta de la política. Y que la sangre de nadie sea convertida en trofeo. Hoy vale la pena repetirlo como homenaje a todas las víctimas: Nunca mas.
Habían pasado 11 minutos de aquel mediodía cuando un grupo comando de Montoneros conducido por Juan Julio Roqué acribilló de 23 balazos a José Ignacio Rucci. Hoy se cumplen 40 años de ese asesinato impune y todavía hay muchas preguntas sin responder. Para los jóvenes es bueno recordar lo que pasó. Rucci era el secretario general de la CGT, find pertenecía al poderoso gremio de la Unión Obrera Metalúrgica y era uno de los amigos más cercanos de Juan Domingo Perón. “Me mataron un hijo”, medical dijo el general, conmovido hasta las lágrimas.

Dos días antes del atentado criminal, Perón había logrado su tercer triunfo en las urnas con casi el 62% de los votos, una diferencia nunca igualada. Más legitimidad democrática, imposible. Sin embargo, una célula de la organización Montoneros le tendió una emboscada y prácticamente fusiló a Rucci que tenía 49 años.

Hay que poner en contexto las cosas. Eran tiempos de feroces enfrentamientos entre lo que se llamaba burocracia sindical que en general militaba en la ortodoxia del Partido Justicialista ubicado mas a la derecha del espectro ideológico y el brazo armado de la Juventud Peronista cuyo objetivo era construir una patria socialista. La masacre de Ezeiza fue uno de los sucesos emblemáticos de aquella locura homicida. Por momentos parecía que todos los día un sector le tiraba con un cadáver al otro. Sin proponérselo, fueron preparando el terreno para que el horror del terrorismo de estado justificara su asalto al poder democrático.

La causa judicial estuvo muchos años congelada pero una investigación periodística de Ceferino Reato para su libro “Operación Traviata” la reflotó y hoy la tiene el juez Ariel Lijo. Una publicidad de las galletitas de ese nombre la definía como la “ de los 23 agujeritos” y por eso, el magnicidio adoptó esa denominación cruel y trágica.

Fue un momento clave de la relación entre Perón y los Montoneros. Un quiebre sin retorno. El viejo líder, durante mucho tiempo había fogoneado a los jóvenes a los que llamaba “formaciones especiales” y les agradecía su rol en la lucha de la resistencia. Pero en esa etapa, la guerrilla dirigida por Mario Firmenich cayó en un militarismo fundamentalista que creyó que podía enseñarle peronismo a Perón. El punto culminante y público de la pelea fue cuando Perón los acusó de “imberbes y estúpidos” y los echó de la Plaza de Mayo. Las columnas juveniles se retiraron al grito de: “Si este no es el pueblo, el pueblo donde está” y “ Que pasa, que pasa general/ que está lleno de gorilas / el gobierno popular”.

Sus cañones apuntaban contra Isabel y Jose López Rega a quienes veían como representantes de la ultraderecha. Y efectivamente ese brujo nefasto fue el fundador de una organización parapolicial tenebrosa fascista y criminal llamada Triple A.

Los Montoneros, sus líderes fundadores, venían de familias de dinero de la derecha católica integrista y de algunos liceos militares. Luego se fueron radicalizando y su mirada de referencia se posó en los movimientos insurreccionales vinculados al castroguevarismo cubano y a la Organización para la Liberación de Palestina. Utilizaron el crimen y el foquismo como instrumento político y cuando sus mejores cuadros pasaron a la clandestinidad, dilapidaron un buen trabajo de masas que habían realizado en la universidad y en la juventud trabajadora.

Rucci protagonizó un célebre debate televisivo con Agustín Tosco, que era el dirigente cordobés de Luz y Fuerza, clasista y combativo emblema de la izquierda. Su otro gran momento de popularidad mediática fue en 1972 cuando regresó Perón al país y Rucci fue el encargado de sostener el paraguas que lo protegía de la lluvia. La sangre derramada de Rucci fue una puñalada por la espalda a la democracia y hoy varios de los que celebraron esa muerte, reconocen que fue una irracionalidad histórica que abrió una grieta inmensa.

La soberbia armada desafió al mejor Perón, al de la unidad nacional, al del abrazo con Balbín, a ese león herbívoro que vino a sembrar la paz social y le declararon la guerra. Hoy se cumplen 40 años del fundamentalismo disfrazado de vanguardismo revolucionario. Sería productivo para estos tiempos que corren reflexionar y comprender que para los pueblos, la violencia es partera de lo peor de la historia. Y que el único poder que nace de la boca del fusil es el el fanatismo autoritario. Cuando esta sociedad dijo: “Nunca Mas”, dijo que nunca mas el crimen sea una herramienta de la política. Y que la sangre de nadie sea convertida en trofeo. Hoy vale la pena repetirlo como homenaje a todas las víctimas: Nunca mas.
Críe cuervos. A sus hijos no les exija nada. No les ponga ningún límite. No sea autoritario ni padre castrador de su creatividad. Hijos de tigre. Sea compinche, treatment capsule cómplice de sus ocurrencias. Sea canchero, piola. Vaya a la toma del colegio y apoye la profundización de las medidas y que también corten las calles. Corra a su hijo por izquierda. Dígale que no sea pecho frío, que se la juegue. Que no sea reformista. Saque pecho y cuéntele con orgullo que en su época armaban bombas molotov como si fueran sándwiches y que los más valientes mataban policías. Si 40 pibes toman el colegio a la noche, y lo decide una reunión de 200 sobre un total de 2.200 alumnos explique que la asamblea es soberana y que se deben acatar sus decisiones si no quiere ser carnero, traidor o botón. Dígale que esa es la verdadera democracia, la democracia directa.

Críe cuervos. Fomente que su hijo no respete una sola regla. Que se cague en las normas de convivencia y en la ley. Si está en contra del pensamiento religioso porque lo considera un opio de los pueblos, incítelo a que profane los lugares y elementos sagrados para millones de personas y que no sea tibio. Recuérdele que a los tibios los vomita Dios. Que intente prender fuego a la iglesia más antigua y hermosa de la ciudad. Que utilice los bancos de madera para eso. Que orine y cague el altar y que no se olvide de pintar alguna genialidad del tipo: “La única iglesia que ilumina es la que se prende fuego”. Eso si, que sea con aerosol colorado al grito de abajo los burgueses, anarquía o muerte. Si su hijo no tuvo el coraje de participar que por lo menos no sea buchón. Que sea buen compañero y oculte el nombre de los responsables.

Críe cuervos. Comente con sus amigos lo genial y vanguardista que es su hijo. Confiese que tiene ganas de fumarse un porro con él. Que el otro día le robó plata de su billetera pero usted se hizo el boludo para no hacerlo sentir mal ni frustrarlo. A lo sumo háblelo con su sicoanalista. O mándele un mensaje por facebook. Usted sabe que chupa un poco, tres o cuatro noches por semana, pero que eso es parte de la vida. ¿O vos nunca te pusiste en pedo? Dedíquele tiempo a su hijo. Ayúdelo para que complete su postgrado en transgresión. No se quede en el chiquitaje. Ofrézcale cocaína. Hay que probar de todo en la vida. Si rompe su teléfono celular, cómprele un Ipad. Si se olvida el Ipad en un boliche, mándelo de vacaciones a la India. La meditación ante todo.

Si no estudia tenga una actitud comprensiva. ¿O vos nunca te llevaste una materia? Ni se le ocurra mandarlo la laburar, como le aconseja el troglodita del abuelo. Bastante tiene con la play que aun no puede dominar.

Críe cuervos. Vaya al colegio y pregunta porque persiguen a su hijo. Denuncie al rector por reaccionario y autoritario. Pida que la toma sea por tiempo indeterminado. Delante de su hijo diga que los profesores son unos inútiles y unos ignorantes. Y que no saben comprender que su hijo es un superdotado. Amenace a la profesora de historia. Si puede métale un cachetazo ejemplificador. Dígale a su hijo que es una histérica que necesita alguien que se la… bueno, usted me entiende. Un poco de sexo. Y ríase a carcajadas con su hijo. Y si la docente insiste en sus actitudes represivas, péguele una paliza brutal para que aprenda. Pasó ayer en Ezpeleta y está en la tapa de un diario. Es real, no le hablo de utopías.

Críe cuervos. Si su hijo atropella, mata y arrastra a un ciclista durante kilómetros arriba del capó del auto, juegue a fondo. Diga que el ciclista, era un padre de familia que iba bien temprano a trabajar por un lugar donde no debe transitar y que el muy turro le pegó un tremendo bicicletazo al auto de su hijo. Si su hijo no podía estar parado y tenía mas alcohol en sangre que un tonel, minimice el hecho, justifíquelo y recurra al manual del buen padre que le comenté hace un instante. Repita conmigo: ¿Y vos nunca te tomaste una copita de más?

Críe cuervos. Mienta en todo. Vivimos en un estado burgués y capitalista cuyos pilares son el engaño y la codicia. Así que todo vale. No se le ocurra pagar algún impuesto. Si el padre de un amigo le cuenta que está agobiado y a punto de cerrar la zapatería por la asfixia fiscal, cuando se vaya dígale a su hijo: “Solo a este boludo se le ocurre pagar impuestos”. No lea un libro jamás en su presencia, es contagioso. Tome todo tipo de medicamentos delante suyo para que el pueda observar lo fácil que se resuelven las cosas. Predique con el ejemplo. Su hijo aprenderá más de lo que usted hace y no tanto de lo que usted dice.

Críe cuervos. Diga todo el tiempo: “Que país de mierda que tenemos”. Sostenga que a todos los que les va bien los ayudó la suerte o algún acomodado. Y que si usted tuvo algún fracaso es por culpa de los demás, porque no se bancan su brillante coeficiente intelectual y lo envidian. Por eso lo quieren escarmentar. Y si las cosas empiezan a complicarse no dude en romper el vidrio en caso de emergencia: diga que todo lo malo que le pasa es por culpa del imperialismo, las corporaciones, los fondos buitres y Magnetto. No solucionará ningún problema pero calmará sus culpas.

Finalmente, amigos, sepan que cada padre tiene los hijos que se merece. Críen cuervos. Pero, por favor, no se quejen el día que le saquen los ojos.
Críe cuervos. A sus hijos no les exija nada. No les ponga ningún límite. No sea autoritario ni padre castrador de su creatividad. Hijos de tigre. Sea compinche, sovaldi cómplice de sus ocurrencias. Sea canchero, advice piola. Vaya a la toma del colegio y apoye la profundización de las medidas y que también corten las calles. Corra a su hijo por izquierda. Dígale que no sea pecho frío, que se la juegue. Que no sea reformista. Saque pecho y cuéntele con orgullo que en su época armaban bombas molotov como si fueran sándwiches y que los más valientes mataban policías. Si 40 pibes toman el colegio a la noche, y lo decide una reunión de 200 sobre un total de 2.200 alumnos explique que la asamblea es soberana y que se deben acatar sus decisiones si no quiere ser carnero, traidor o botón. Dígale que esa es la verdadera democracia, la democracia directa.

Críe cuervos. Fomente que su hijo no respete una sola regla. Que se cague en las normas de convivencia y en la ley. Si está en contra del pensamiento religioso porque lo considera un opio de los pueblos, incítelo a que profane los lugares y elementos sagrados para millones de personas y que no sea tibio. Recuérdele que a los tibios los vomita Dios. Que intente prender fuego a la iglesia más antigua y hermosa de la ciudad. Que utilice los bancos de madera para eso. Que orine y cague el altar y que no se olvide de pintar alguna genialidad del tipo: “La única iglesia que ilumina es la que se prende fuego”. Eso si, que sea con aerosol colorado al grito de abajo los burgueses, anarquía o muerte. Si su hijo no tuvo el coraje de participar que por lo menos no sea buchón. Que sea buen compañero y oculte el nombre de los responsables.

Críe cuervos. Comente con sus amigos lo genial y vanguardista que es su hijo. Confiese que tiene ganas de fumarse un porro con él. Que el otro día le robó plata de su billetera pero usted se hizo el boludo para no hacerlo sentir mal ni frustrarlo. A lo sumo háblelo con su sicoanalista. O mándele un mensaje por facebook. Usted sabe que chupa un poco, tres o cuatro noches por semana, pero que eso es parte de la vida. ¿O vos nunca te pusiste en pedo? Dedíquele tiempo a su hijo. Ayúdelo para que complete su postgrado en transgresión. No se quede en el chiquitaje. Ofrézcale cocaína. Hay que probar de todo en la vida. Si rompe su teléfono celular, cómprele un Ipad. Si se olvida el Ipad en un boliche, mándelo de vacaciones a la India. La meditación ante todo.

Si no estudia tenga una actitud comprensiva. ¿O vos nunca te llevaste una materia? Ni se le ocurra mandarlo la laburar, como le aconseja el troglodita del abuelo. Bastante tiene con la play que aun no puede dominar.

Críe cuervos. Vaya al colegio y pregunta porque persiguen a su hijo. Denuncie al rector por reaccionario y autoritario. Pida que la toma sea por tiempo indeterminado. Delante de su hijo diga que los profesores son unos inútiles y unos ignorantes. Y que no saben comprender que su hijo es un superdotado. Amenace a la profesora de historia. Si puede métale un cachetazo ejemplificador. Dígale a su hijo que es una histérica que necesita alguien que se la… bueno, usted me entiende. Un poco de sexo. Y ríase a carcajadas con su hijo. Y si la docente insiste en sus actitudes represivas, péguele una paliza brutal para que aprenda. Pasó ayer en Ezpeleta y está en la tapa de un diario. Es real, no le hablo de utopías.

Críe cuervos. Si su hijo atropella, mata y arrastra a un ciclista durante kilómetros arriba del capó del auto, juegue a fondo. Diga que el ciclista, era un padre de familia que iba bien temprano a trabajar por un lugar donde no debe transitar y que el muy turro le pegó un tremendo bicicletazo al auto de su hijo. Si su hijo no podía estar parado y tenía mas alcohol en sangre que un tonel, minimice el hecho, justifíquelo y recurra al manual del buen padre que le comenté hace un instante. Repita conmigo: ¿Y vos nunca te tomaste una copita de más?

Críe cuervos. Mienta en todo. Vivimos en un estado burgués y capitalista cuyos pilares son el engaño y la codicia. Así que todo vale. No se le ocurra pagar algún impuesto. Si el padre de un amigo le cuenta que está agobiado y a punto de cerrar la zapatería por la asfixia fiscal, cuando se vaya dígale a su hijo: “Solo a este boludo se le ocurre pagar impuestos”. No lea un libro jamás en su presencia, es contagioso. Tome todo tipo de medicamentos delante suyo para que el pueda observar lo fácil que se resuelven las cosas. Predique con el ejemplo. Su hijo aprenderá más de lo que usted hace y no tanto de lo que usted dice.

Críe cuervos. Diga todo el tiempo: “Que país de mierda que tenemos”. Sostenga que a todos los que les va bien los ayudó la suerte o algún acomodado. Y que si usted tuvo algún fracaso es por culpa de los demás, porque no se bancan su brillante coeficiente intelectual y lo envidian. Por eso lo quieren escarmentar. Y si las cosas empiezan a complicarse no dude en romper el vidrio en caso de emergencia: diga que todo lo malo que le pasa es por culpa del imperialismo, las corporaciones, los fondos buitres y Magnetto. No solucionará ningún problema pero calmará sus culpas.

Finalmente, amigos, sepan que cada padre tiene los hijos que se merece. Críen cuervos. Pero, por favor, no se quejen el día que le saquen los ojos.
Hace dos años y medio, drugs buy mas precisamente en marzo del 2011 escribí textualmente en el diario Perfil lo siguiente: “El actor Federico Luppi también expresó su preocupación porque “una parte del país sigue apostando por las viejas soluciones fachistas antidemocráticas” y puso como ejemplo que “en estos días le interrumpieron un acto a Sabbatella al grito de zurdos de mierda”. Dijo Luppi que “esa es la parte del espolón de proa que la derecha argentina coloca siempre como apelativos para descuajeringar el proceso democrático”.
En efecto una patota de 4 hombres que se conducían en dos autos sin chapa que no eran Falcon les dieron una paliza terrible a algunos militantes de Sabbatella en San Antonio de Padua, check partido de Merlo. Uno de los agredidos, Alejandro Mileto, tuvo que se hospitalizado. Martin Sabbatella responsabilizó al intendente kirchnerista Raúl Othacehe”.

Mas cerca en el tiempo, en febrero de 2012 volví sobre el tema y escribí lo siguiente: “En su último show televisivo, Cristina Kirchner saludó con un confianzudo y coloquial: “Vasco, feliz cumpleaños”, nada menos que a Raúl Othacehe, intendente de Merlo e icono de la derecha violenta, experto en romper cabezas de militantes de Martín Sabbatella”. Dos días después, recibí una carta documento del intendente de Merlo exigiéndome que me retractara de mis dichos sobre su persona o de lo contrario me iba a hacer un juicio. Le conteste con un telegrama que ratificaba todo lo escrito y le expliqué que las informaciones y calificaciones que utilicé habían sido tomadas de declaraciones del ex intendente de Morón y de la diputada nacional Victoria Donda.

Además, cualquier dirigente político o periodista que conozca más o menos el Conurbano sabe cual es la metodología primitiva y patotera de “El Vasco”, como lo llamó la presidenta. Por todo esto, la investigación del programa del domingo pasado de Jorge Lanata me hizo sentir doblemente gratificado. Porque es verdad que en el ambiente político, Otacehé es conocido como “El Dictador de Cristina” o el “Stroessner de Merlo”. Recuerdo que Alfredo Stroessner fue uno de los dictadores y dinosaurios más tristemente célebres que gobernó Paraguay durante 35 años.

El Vasco hace apenas 22 que es poco menos que el señor feudal de Merlo. Maneja un aparato represor que fue desnudado por la investigación de Nicolás Wiñazki y Rodrigo Alegre. Lo definió con el coraje de siempre Victoria Donda: “Es una mafia protegida por el Poder Ejecutivo” y recordó como las garras de este autoritario llegan hasta la Capital Federal. Victoria fue amenazada e intimidada con un auto en la puerta de su casa y con constantes llamados a su portero eléctrico incluso de madrugada.

Hay algo que rescatar de Otacehé. No es sectario ni excluyente a la hora de apretar y perseguir. Sus víctimas son de un amplio espectro ideológico. Desde militantes o dirigentes que ahora están con Sergio Massa hasta cuadros del Partido Obrero de la zona o de Libres del Sur que ahora integra la coalición que en la provincia lleva a Stolbizer y Alfonsín como candidatos. A todos les aplica su metodología nefasta y antidemocrática. Panfletos anónimos y difamatorios que se reparten en el domicilio o el lugar de trabajo de quienes se oponen a él, pesados guardaespaldas que como grupo de tareas fueron capaces de quebrarle las rodillas a un profesor de gimnasia, causas inventadas en serie para destituir tres veces a un consejal para que no haya ni siquiera un testigo de los negociados del Consejo Deliberante. Por momentos parece que la democracia no llegó a Merlo. Que se vive en la época de las cavernas o en el marco de una democradura. Hasta hace poco sus ataques mas violentos eran contra los muchachos de Nuevo Encuentro, el partido de Martin Sabbatella. Pero, sorpresas te da la vida. Hoy ambos levantan la bandera de Cristina y sus esposas integran la misma lista de candidatos. Las especulación electoral unió lo que la violencia había separado. Víctimas y victimarios de docenas de denuncias ahora están juntos como si fueran socios de toda la vida. Uno empezó en Tacuara y el otro en el Partido Comunista, tal como lo macarteó otro intendente tan derechista como Otacehé que también apoya a Cristina. Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio.
Hace dos años y medio, mind mas precisamente en marzo del 2011 escribí textualmente en el diario Perfil lo siguiente: “El actor Federico Luppi también expresó su preocupación porque “una parte del país sigue apostando por las viejas soluciones fachistas antidemocráticas” y puso como ejemplo que “en estos días le interrumpieron un acto a Sabbatella al grito de zurdos de mierda”. Dijo Luppi que “esa es la parte del espolón de proa que la derecha argentina coloca siempre como apelativos para descuajeringar el proceso democrático”.
En efecto una patota de 4 hombres que se conducían en dos autos sin chapa que no eran Falcon les dieron una paliza terrible a algunos militantes de Sabbatella en San Antonio de Padua, viagra sale partido de Merlo. Uno de los agredidos, Alejandro Mileto, tuvo que se hospitalizado. Martin Sabbatella responsabilizó al intendente kirchnerista Raúl Othacehe”.

Mas cerca en el tiempo, en febrero de 2012 volví sobre el tema y escribí lo siguiente: “En su último show televisivo, Cristina Kirchner saludó con un confianzudo y coloquial: “Vasco, feliz cumpleaños”, nada menos que a Raúl Othacehe, intendente de Merlo e icono de la derecha violenta, experto en romper cabezas de militantes de Martín Sabbatella”. Dos días después, recibí una carta documento del intendente de Merlo exigiéndome que me retractara de mis dichos sobre su persona o de lo contrario me iba a hacer un juicio. Le conteste con un telegrama que ratificaba todo lo escrito y le expliqué que las informaciones y calificaciones que utilicé habían sido tomadas de declaraciones del ex intendente de Morón y de la diputada nacional Victoria Donda.

Además, cualquier dirigente político o periodista que conozca más o menos el Conurbano sabe cual es la metodología primitiva y patotera de “El Vasco”, como lo llamó la presidenta. Por todo esto, la investigación del programa del domingo pasado de Jorge Lanata me hizo sentir doblemente gratificado. Porque es verdad que en el ambiente político, Otacehé es conocido como “El Dictador de Cristina” o el “Stroessner de Merlo”. Recuerdo que Alfredo Stroessner fue uno de los dictadores y dinosaurios más tristemente célebres que gobernó Paraguay durante 35 años.

El Vasco hace apenas 22 que es poco menos que el señor feudal de Merlo. Maneja un aparato represor que fue desnudado por la investigación de Nicolás Wiñazki y Rodrigo Alegre. Lo definió con el coraje de siempre Victoria Donda: “Es una mafia protegida por el Poder Ejecutivo” y recordó como las garras de este autoritario llegan hasta la Capital Federal. Victoria fue amenazada e intimidada con un auto en la puerta de su casa y con constantes llamados a su portero eléctrico incluso de madrugada.

Hay algo que rescatar de Otacehé. No es sectario ni excluyente a la hora de apretar y perseguir. Sus víctimas son de un amplio espectro ideológico. Desde militantes o dirigentes que ahora están con Sergio Massa hasta cuadros del Partido Obrero de la zona o de Libres del Sur que ahora integra la coalición que en la provincia lleva a Stolbizer y Alfonsín como candidatos. A todos les aplica su metodología nefasta y antidemocrática. Panfletos anónimos y difamatorios que se reparten en el domicilio o el lugar de trabajo de quienes se oponen a él, pesados guardaespaldas que como grupo de tareas fueron capaces de quebrarle las rodillas a un profesor de gimnasia, causas inventadas en serie para destituir tres veces a un consejal para que no haya ni siquiera un testigo de los negociados del Consejo Deliberante. Por momentos parece que la democracia no llegó a Merlo. Que se vive en la época de las cavernas o en el marco de una democradura. Hasta hace poco sus ataques mas violentos eran contra los muchachos de Nuevo Encuentro, el partido de Martin Sabbatella. Pero, sorpresas te da la vida. Hoy ambos levantan la bandera de Cristina y sus esposas integran la misma lista de candidatos. Las especulación electoral unió lo que la violencia había separado. Víctimas y victimarios de docenas de denuncias ahora están juntos como si fueran socios de toda la vida. Uno empezó en Tacuara y el otro en el Partido Comunista, tal como lo macarteó otro intendente tan derechista como Otacehé que también apoya a Cristina. Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio.
Con paciencia y con saliva, illness Cristina destruyó sistemáticamente los pilares virtuosos del modelo. Pero mantiene con firmeza las columnas viciosas de su proyecto político. Ya no existen los superávit gemelos, clinic ni el ahorro en pesos, treat ni las tasas chinas de crecimiento, ni las vigorosas reservas del Banco Central, ni la creación de fuentes de trabajo. Pero resisten contra viento y marea las mentiras que se transforman en gigantescas bolas de nieve como la estafa del INDEC, el sectarismo como enfermedad y la mirada conspirativa como emblema.

Igual que las personas, al envejecer el modelo, fue potenciando sus defectos y relativizando su eficacia. Varios líderes opositores bautizaron como “mala praxis” a ese cruce de realidades antagónicas. Lo bueno va decreciendo y lo malo va creciendo. Las urnas de agosto reflejaron eso y las de octubre lo van a confirmar.

La gran pregunta es hasta que punto llegará esa degradación. ¿Cuál será el piso de sus propias torpezas? Muchos anuncios positivos (Ganancias, monotributo, créditos hipotecarios) caen en saco roto porque se quebró el contrato de credibilidad entre gran parte de la población y Cristina. Varias de las decisiones o posturas atolondradas caen en el ridículo, que es lugar desde donde nunca se vuelve.

En la ONU, fue patética la “factura” acerca de Hiroshima que pasó Cristina para intentar erosionar la autoestima de Barack Obama. Japón hoy es uno de los principales socios de los norteamericanos e imitadores del modelo occidental y ya sepultó su resentimiento. Pero Cristina cree que está vigente en algún lado y se coloca como abogada no tan exitosa de una causa a la que nadie la convocó. El relato cuando compite en las grandes ligas internacionales hace papelones de padre y señor nuestro. Y cuando la presidenta, en plena cuesta abajo, siga levantando el dedito para dictar cátedra o dar consejos es preocupante porque habla de su poco registro de la realidad. Retó a los partidos políticos opositores porque se dejan conducir por Magnetto a pocos días de haber perdido seis millones de votos y sin poder explicarse todavía, que pasó.

Que Juan Cabandié diga (y esté convencido) que “Sergio Massa sin el apoyo de Clarín, no llegaría al 15%”, es de una ignorancia extrema acerca de cómo funciona la relación de las multitudes y sus representantes. No contento con eso, agregó: “Le hacen creer a la gente que es Mickey y que Tigre es Disneylandia”. ¿Son muy inteligentes los medios o muy tontos los argentinos? Cuesta entender tanta subestimación hacia un pueblo que hace solo dos años puso 12 millones de boletas de Cristina. ¿Qué le pasó a Clarín en esas elecciones? ¿No supo como frenar a Cristina y ahora aprendió? Si Massa es un derechista delegado de las corporaciones, ¿Cómo fue que Néstor lo tuvo en el ANSES (nada menos), lo llevó a jugar al fútbol a Olivos y Cristina lo designó jefe de gabinete? ¿En ese momento Massa era representante del pueblo y después se pasó al campo del enemigo? ¿O Cristina se equivocó? ¿Cuándo? ¿Antes cuando lo nombró o ahora que lo perdió?

Si creen que la gente es tan manipulable, lo es siempre. Cuando Cristina gana y cuando pierde. Es una mirada insostenible. Es tan gorila como decir que todos los que votan al oficialismo son los que reciben planes sociales. La vida y la política, por suerte, es más compleja.

Cristina repite la cantinela todos los días. Sataniza a los medios y, simultáneamente, les concede un poder que no tienen. Fue tragicómica su queja de que los noticieros argentinos no tienen una sección “internacional” para no mostrarle a los ciudadanos lo mal que están los demás y lo bien que estamos nosotros. La gente no tiene con quien comparar. Como si hubiera un muro de Berlín que no les permitiera ver lo mal que anda el mundo.

Pero lo más humillante para la inteligencia de los ciudadanos es sostener que hay una conspiración internacional contra Cristina y que existe un enemigo monstruoso externo que quiere hacer “escarmentar” a Argentina para que nadie se atreva a imitar el camino luminoso emprendido por Ella. Parece un chiste pero es triste. Países exitosos y envidiosos que no duermen por las noches pensando como pueden perjudicar a Argentina.

La realidad es que Argentina se perjudica sola. Que hay un símbolo que no deja macana por hacer que se llama Guillermo Moreno. Algunos rumores dicen que le queda poco tiempo en el gobierno. Veremos. Tiene la pólvora mojada. Quedó reducido a un fantasma que ya no asusta. Provoca risa. El “pongui pongui”, la extorsión y amenaza de mandar la AFIP o que les va a sacar las llaves de las empresas si no traen la plata de afuera y la blanquean y el susto que quiere generar con la advertencia de resucitar la Junta Nacional de Granos, son manotazos de ahogado de alguien que ya se ahogó en un mar de cedines que nadie quiso.

No es por culpa de los medios que el podio de la imagen negativa esté ocupado por Guillermo Moreno, Luis D’Elía y La Cámpora. Algo hicieron para merecer eso. Así como cuesta mucho tiempo construir una imagen positiva, también hay que hacer muy mal las cosas y durante un tiempo prolongado para lograr tanto desprestigio. Sergio Massa, astuto, pega en donde mas duele y dice que se fue del Frente para la Victoria por esos tres nombres que a esta altura son su mejor jefe de campaña. Moreno, porque huye hacia delante con medidas extremas y bizarras que ya no producen efecto alguno. D ‘Elia impulsó los hermanos Carrizo para ataquen con hondas y nunchakus a Massa y su caravana y el aislamiento de la agrupación fundada por Máximo, ayudan electoralmente a todo lo que no huela a cristinismo explícito. La convocatoria al consejo nacional del PJ para el lunes a pesar de Cristina y el perfil difuso que han adoptado Daniel Scioli y Martin Insaurralde hablan de dirigentes que no comen vidrio, que van a seguir poniendo la otra mejilla hasta el final pero que ya empezaron a hacer las valijas. Cada día hay más círculos viciosos y menos virtuosos. Hace rato que el cristinismo dejó de ser un buen puerto.
Con paciencia y con saliva, salve Cristina destruyó sistemáticamente los pilares virtuosos del modelo. Pero mantiene con firmeza las columnas viciosas de su proyecto político. Ya no existen los superávit gemelos, physician ni el ahorro en pesos, look ni las tasas chinas de crecimiento, ni las vigorosas reservas del Banco Central, ni la creación de fuentes de trabajo. Pero resisten contra viento y marea las mentiras que se transforman en gigantescas bolas de nieve como la estafa del INDEC, el sectarismo como enfermedad y la mirada conspirativa como emblema.

Igual que las personas, al envejecer el modelo, fue potenciando sus defectos y relativizando su eficacia. Varios líderes opositores bautizaron como “mala praxis” a ese cruce de realidades antagónicas. Lo bueno va decreciendo y lo malo va creciendo. Las urnas de agosto reflejaron eso y las de octubre lo van a confirmar.

La gran pregunta es hasta que punto llegará esa degradación. ¿Cuál será el piso de sus propias torpezas? Muchos anuncios positivos (Ganancias, monotributo, créditos hipotecarios) caen en saco roto porque se quebró el contrato de credibilidad entre gran parte de la población y Cristina. Varias de las decisiones o posturas atolondradas caen en el ridículo, que es lugar desde donde nunca se vuelve.

En la ONU, fue patética la “factura” acerca de Hiroshima que pasó Cristina para intentar erosionar la autoestima de Barack Obama. Japón hoy es uno de los principales socios de los norteamericanos e imitadores del modelo occidental y ya sepultó su resentimiento. Pero Cristina cree que está vigente en algún lado y se coloca como abogada no tan exitosa de una causa a la que nadie la convocó. El relato cuando compite en las grandes ligas internacionales hace papelones de padre y señor nuestro. Y cuando la presidenta, en plena cuesta abajo, siga levantando el dedito para dictar cátedra o dar consejos es preocupante porque habla de su poco registro de la realidad. Retó a los partidos políticos opositores porque se dejan conducir por Magnetto a pocos días de haber perdido seis millones de votos y sin poder explicarse todavía, que pasó.

Que Juan Cabandié diga (y esté convencido) que “Sergio Massa sin el apoyo de Clarín, no llegaría al 15%”, es de una ignorancia extrema acerca de cómo funciona la relación de las multitudes y sus representantes. No contento con eso, agregó: “Le hacen creer a la gente que es Mickey y que Tigre es Disneylandia”. ¿Son muy inteligentes los medios o muy tontos los argentinos? Cuesta entender tanta subestimación hacia un pueblo que hace solo dos años puso 12 millones de boletas de Cristina. ¿Qué le pasó a Clarín en esas elecciones? ¿No supo como frenar a Cristina y ahora aprendió? Si Massa es un derechista delegado de las corporaciones, ¿Cómo fue que Néstor lo tuvo en el ANSES (nada menos), lo llevó a jugar al fútbol a Olivos y Cristina lo designó jefe de gabinete? ¿En ese momento Massa era representante del pueblo y después se pasó al campo del enemigo? ¿O Cristina se equivocó? ¿Cuándo? ¿Antes cuando lo nombró o ahora que lo perdió?

Si creen que la gente es tan manipulable, lo es siempre. Cuando Cristina gana y cuando pierde. Es una mirada insostenible. Es tan gorila como decir que todos los que votan al oficialismo son los que reciben planes sociales. La vida y la política, por suerte, es más compleja.

Cristina repite la cantinela todos los días. Sataniza a los medios y, simultáneamente, les concede un poder que no tienen. Fue tragicómica su queja de que los noticieros argentinos no tienen una sección “internacional” para no mostrarle a los ciudadanos lo mal que están los demás y lo bien que estamos nosotros. La gente no tiene con quien comparar. Como si hubiera un muro de Berlín que no les permitiera ver lo mal que anda el mundo.

Pero lo más humillante para la inteligencia de los ciudadanos es sostener que hay una conspiración internacional contra Cristina y que existe un enemigo monstruoso externo que quiere hacer “escarmentar” a Argentina para que nadie se atreva a imitar el camino luminoso emprendido por Ella. Parece un chiste pero es triste. Países exitosos y envidiosos que no duermen por las noches pensando como pueden perjudicar a Argentina.

La realidad es que Argentina se perjudica sola. Que hay un símbolo que no deja macana por hacer que se llama Guillermo Moreno. Algunos rumores dicen que le queda poco tiempo en el gobierno. Veremos. Tiene la pólvora mojada. Quedó reducido a un fantasma que ya no asusta. Provoca risa. El “pongui pongui”, la extorsión y amenaza de mandar la AFIP o que les va a sacar las llaves de las empresas si no traen la plata de afuera y la blanquean y el susto que quiere generar con la advertencia de resucitar la Junta Nacional de Granos, son manotazos de ahogado de alguien que ya se ahogó en un mar de cedines que nadie quiso.

No es por culpa de los medios que el podio de la imagen negativa esté ocupado por Guillermo Moreno, Luis D’Elía y La Cámpora. Algo hicieron para merecer eso. Así como cuesta mucho tiempo construir una imagen positiva, también hay que hacer muy mal las cosas y durante un tiempo prolongado para lograr tanto desprestigio. Sergio Massa, astuto, pega en donde mas duele y dice que se fue del Frente para la Victoria por esos tres nombres que a esta altura son su mejor jefe de campaña. Moreno, porque huye hacia delante con medidas extremas y bizarras que ya no producen efecto alguno. D ‘Elia impulsó los hermanos Carrizo para ataquen con hondas y nunchakus a Massa y su caravana y el aislamiento de la agrupación fundada por Máximo, ayudan electoralmente a todo lo que no huela a cristinismo explícito. La convocatoria al consejo nacional del PJ para el lunes a pesar de Cristina y el perfil difuso que han adoptado Daniel Scioli y Martin Insaurralde hablan de dirigentes que no comen vidrio, que van a seguir poniendo la otra mejilla hasta el final pero que ya empezaron a hacer las valijas. Cada día hay más círculos viciosos y menos virtuosos. Hace rato que el cristinismo dejó de ser un buen puerto.
La negación sistemática de la realidad por parte de la presidenta de la Nación genera situaciones ridículas. Uno no sabe si reír o llorar ante semejantes disparates. Sin ir más lejos, seek anoche, nurse Cristina dijo que no existe ningún cepo al dólar. Parece mentira pero es la más cruda realidad. Y nadie le editó con maldad su respuesta. Lo dijo en su propio programa llamado “Desde otro lugar” y con su propio equipo de edición. A propósito, una chicana al paso: ¿La presidenta habla “Desde otro lugar”? ¿Desde que lugar? ¿Desde un planeta lejano llamado Marte? Porque solo un marciano o marciana puede decir que no hay cepo. Pero lo mas grave no es que está convencida de que no hay cepo en el país que ella preside. Lo realmente patético y preocupante es el argumento con el que sostiene esa ficción: la cantidad de argentinos que la saludaron en la Quinta Avenida en Nueva York cuando salió del hotel en donde se hospedaba Dilma Rouseff. O los muchos argentinos que hacen turismo en Rusia según le dijo la traductora que le puso el gobierno en Moscú. Esta claro que una mentira tan evidente surge de una expresión de deseo mezclada con información muy parcial, subjetiva y nada rigurosa.

Decir que no hay cepo es una tomadura de pelo. Un cachetazo a la inteligencia de los argentinos. Pero esa no fue la única falsedad disfrazada de relato. Es una lógica que se viene repitiendo todo el tiempo. Es una estrategia política profundamente equivocada que subestima a los ciudadanos porque piensa que son los medios de comunicación destituyentes lo que les llenan la cabeza. Y por eso todo lo que hacen desde el gobierno es tratar de llegar primero para llenarle la cabeza a la gente con sus presuntas verdades. Ese es el objetivo principal de la Ley de Medios. Por eso atacan con tanta ferocidad a los que se atreven a decir que la reina esta desnuda. Y por eso gastan fortunas inmensas en subsididar al aparato de propaganda oficial y a los periodistas para oficiales. El Cronista hoy titula que solo en “Fútbol para todos”, se va a gastar 4 millones de pesos por días. ¿Escuchó bien ese despropósito? Cuatro millones por día. ¿Se acuerdan cuando Aníbal Fernández dijo que iban a ganar mucho con la publicidad privada y que iban a ayudar al deporte amateur con tanto dinero que les iba a sobrar? ¿Es una mentira mía? ¿Inventé esto o fue lo que se prometió? La presidenta puede decir que eso no existe. Igual que el cepo que no existe. O que la inflación venenosa y galopante. En un momento, incluso llegó a negar la derrota electoral con ese frágil truco de decir que siguen siendo la primera mayoría. Pero no explica como fue que perdió casi 6 millones de votos en tan poco tiempo. ¿Qué fue lo que pasó? Entre otras cosas, mucha gente perdió la confianza en este gobierno. Mintieron tanto que dejaron de creerle. Por eso nadie compra un Cedin ni de casualidad. Por eso el blanqueo fracasó tal como lo reconoció Ricardo Echegaray. ¿O no fracasó el blanqueo inmoral? A lo mejor Cristina dice que no fracasó y que los resultados son extraordinarios. Que se yo, nunca se sabe, lo que puede llegar a inventar Cristina en el país de las maravillas. Una buena contribución que podemos hacer los periodistas independientes es marcar todas las sombras del gobierno porque de las luces y los espejitos de colores se ocupan los chupamedias a sueldo. No se puede ahorrar en pesos es algo que pasa. Tenemos un agujero energético de 15 mil millones de dólares. Están cerrando más empresas de las que abren. Las reservas del Banco Central se van sin prisa pero sin pausa por la alcantarilla.

Igual que las personas, al envejecer el modelo, fue potenciando sus defectos y relativizando su eficacia. Varios líderes opositores bautizaron como “mala praxis” a ese cruce de realidades antagónicas. Lo bueno va decreciendo y lo malo va creciendo. Las urnas de agosto reflejaron eso y las de octubre lo van a confirmar.

La gran pregunta es hasta que punto llegará esa degradación. ¿Cuál será el piso de sus propias torpezas? Muchos anuncios positivos (Ganancias, monotributo, créditos hipotecarios) caen en saco roto porque se quebró el contrato de credibilidad entre gran parte de la población y Cristina. Varias de las decisiones o posturas atolondradas caen en el ridículo, que es lugar desde donde nunca se vuelve. O en la negación de estado que es como vivir siempre de noche. Y decir que el sol brilla para todos y todas.
La negación sistemática de la realidad por parte de la presidenta de la Nación genera situaciones ridículas. Uno no sabe si reír o llorar ante semejantes disparates. Sin ir más lejos, physician anoche, try Cristina dijo que no existe ningún cepo al dólar. Parece mentira pero es la más cruda realidad. Y nadie le editó con maldad su respuesta. Lo dijo en su propio programa llamado “Desde otro lugar” y con su propio equipo de edición. A propósito, una chicana al paso: ¿La presidenta habla “Desde otro lugar”? ¿Desde que lugar? ¿Desde un planeta lejano llamado Marte? Porque solo un marciano o marciana puede decir que no hay cepo. Pero lo mas grave no es que está convencida de que no hay cepo en el país que ella preside. Lo realmente patético y preocupante es el argumento con el que sostiene esa ficción: la cantidad de argentinos que la saludaron en la Quinta Avenida en Nueva York cuando salió del hotel en donde se hospedaba Dilma Rouseff. O los muchos argentinos que hacen turismo en Rusia según le dijo la traductora que le puso el gobierno en Moscú. Esta claro que una mentira tan evidente surge de una expresión de deseo mezclada con información muy parcial, subjetiva y nada rigurosa.

Decir que no hay cepo es una tomadura de pelo. Un cachetazo a la inteligencia de los argentinos. Pero esa no fue la única falsedad disfrazada de relato. Es una lógica que se viene repitiendo todo el tiempo. Es una estrategia política profundamente equivocada que subestima a los ciudadanos porque piensa que son los medios de comunicación destituyentes lo que les llenan la cabeza. Y por eso todo lo que hacen desde el gobierno es tratar de llegar primero para llenarle la cabeza a la gente con sus presuntas verdades. Ese es el objetivo principal de la Ley de Medios. Por eso atacan con tanta ferocidad a los que se atreven a decir que la reina esta desnuda. Y por eso gastan fortunas inmensas en subsididar al aparato de propaganda oficial y a los periodistas para oficiales. El Cronista hoy titula que solo en “Fútbol para todos”, se va a gastar 4 millones de pesos por días. ¿Escuchó bien ese despropósito? Cuatro millones por día. ¿Se acuerdan cuando Aníbal Fernández dijo que iban a ganar mucho con la publicidad privada y que iban a ayudar al deporte amateur con tanto dinero que les iba a sobrar? ¿Es una mentira mía? ¿Inventé esto o fue lo que se prometió? La presidenta puede decir que eso no existe. Igual que el cepo que no existe. O que la inflación venenosa y galopante. En un momento, incluso llegó a negar la derrota electoral con ese frágil truco de decir que siguen siendo la primera mayoría. Pero no explica como fue que perdió casi 6 millones de votos en tan poco tiempo. ¿Qué fue lo que pasó? Entre otras cosas, mucha gente perdió la confianza en este gobierno. Mintieron tanto que dejaron de creerle. Por eso nadie compra un Cedin ni de casualidad. Por eso el blanqueo fracasó tal como lo reconoció Ricardo Echegaray. ¿O no fracasó el blanqueo inmoral? A lo mejor Cristina dice que no fracasó y que los resultados son extraordinarios. Que se yo, nunca se sabe, lo que puede llegar a inventar Cristina en el país de las maravillas. Una buena contribución que podemos hacer los periodistas independientes es marcar todas las sombras del gobierno porque de las luces y los espejitos de colores se ocupan los chupamedias a sueldo. No se puede ahorrar en pesos es algo que pasa. Tenemos un agujero energético de 15 mil millones de dólares. Están cerrando más empresas de las que abren. Las reservas del Banco Central se van sin prisa pero sin pausa por la alcantarilla.

Igual que las personas, al envejecer el modelo, fue potenciando sus defectos y relativizando su eficacia. Varios líderes opositores bautizaron como “mala praxis” a ese cruce de realidades antagónicas. Lo bueno va decreciendo y lo malo va creciendo. Las urnas de agosto reflejaron eso y las de octubre lo van a confirmar.

La gran pregunta es hasta que punto llegará esa degradación. ¿Cuál será el piso de sus propias torpezas? Muchos anuncios positivos (Ganancias, monotributo, créditos hipotecarios) caen en saco roto porque se quebró el contrato de credibilidad entre gran parte de la población y Cristina. Varias de las decisiones o posturas atolondradas caen en el ridículo, que es lugar desde donde nunca se vuelve. O en la negación de estado que es como vivir siempre de noche. Y decir que el sol brilla para todos y todas.
La derrota electoral que sufrió el gobierno en agosto y la posibilidad de que ese resultado se consolide dentro de 26 días, visit this site pills cure ya generó varios milagros. De golpe, como por arte de magia, o por la potencia del pueblo votando, los muchachos cristinistas reconocieron que había inflación, inseguridad y que era una locura que los trabajadores tuvieran que pagar impuesto a las ganancias. La vida te da sorpresas. Y las urnas también. Como consecuencia de eso, ayer se descongeló el Partido Justicialista. O mejor dicho, resucitó. Obligados por la circunstancias, muchos peronistas feudales como Gildo Insfrán se sentaron a debatir con neofrepasistas como Juan Manuel Abal Medina o ultra cristinistas como Juan Cabandié y Carlos Kunkel. Y hubo discusión porque los peronistas históricos le quisieron meter más picante al documento final. Pero todos coincidieron en expresar su respaldo “irrestricto” a Cristina. Por lo bajo, algunos comentaron que no les queda otra que aguantar los trapos de Cristina hasta que aparezca con mayor contundencia un nuevo liderazgo. Algunos creen que ese nuevo conductor y candidato a presidente en el 2015 es Sergio Massa que sacó tres millones de votos con un Frente que se armó en 40 días. Otros apuestan a que la debacle de las elecciones de medio tiempo no impacte demasiado en Daniel Scioli para consagrarlo a él como heredero de Cristina. El gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota juega fuerte porque también se quiere anotar en esa carrera y anoche dijo que los kirchneristas no son peronistas, que son chavistas y que la mayoría de los justicialistas no se siente representados por este gobierno. Y que por eso perdieron tantos votos y en tantos lugares impensables como La Rioja o Tres de Febrero. Los que no tienen futuro político sin Cristina son los más enojados porque ven como se aproxima su ocaso personal. Aníbal Fernández dijo que el frente de Massa es “un grupo de rufianes que traicionó a los trabajadores y responde a Magnetto, Roca y Bulgheroni “y que “el mas hijo de puta del peronismo es inmensamente mejor que cualquiera de esa lista”. Es decir que Aníbal les quita condición de peronista a los peronistas que integran el Frente Renovador. Y De la Sota le saca la credencial de justicialistas a los cristinistas. Los acusa de chavistas. Eduardo Duhalde dijo que en el 2015 no va a quedar ningún kirchnerista como ya no queda ningún menemista. Confía en ese peronismo que siempre apuesta a ganador y va cambiando la ropa de acuerdo a los vientos ideológicos que soplan.

La frase de Perón viene como anillo al dedo para definir lo que está pasando. Con mucha ironía, el viejo caudillo solía decir: “los peronistas somos como los gatos. Cuando nos oyen gritar creen que nos estamos peleando y en realidad nos estamos reproduciendo”. La única verdad es que hay varios peronismos que están dando vueltas y empiezan a ser mayoría los que no reconocen a Cristina como la jefa espiritual del movimiento. Los que creen que Cristina es parte del problema y no de la solución.

El mismo fundador del justicialismo bromeaba diciendo que una parte de los argentinos eran radicales, otra socialistas y otra conservadora. Cuando el periodista le preguntaba: ¿Y los peronistas, general? El contestaba con una sonrisa pícara: “Ah, peronistas, somos todos”. Es que en los últimos 65 años el peronismo gobernó durante la mitad de ese tiempo. Para bien y para mal es el partido del poder en la Argentina. La ideología o la convicción es menos importante que la unidad para acceder al poder y gobernar. No es casual que la marchita diga “Todos unidos triunfaremos”. Dicen los politólogos que el peronismo hoy se convirtió en un sistema político en sí mismo. Con ala izquierda, ala derecha o de centro. Y el resto de las fuerzas se quejan de que nos metan a todos los ciudadanos en esa lucha interna. Pero lo cierto es que si uno suma todos los votos de todos los que se autotitulan peronistas, el porcentaje se acerca al 70% de los sufragios. Es un dato demoledor. Muchas veces se juntan el agua y el aceite. El liberalismo y el populismo. Las víctimas con los victimarios. El veneno y el antídoto. Hay un objetivo superior que es el poder y todo vale para lograrlo. Muchos creen que gritan de dolor pero parece que es por placer. ¿Se pelean o se reproducen? Las dos cosas.
La derrota electoral que sufrió el gobierno en agosto y la posibilidad de que ese resultado se consolide dentro de 26 días, there ya generó varios milagros. De golpe, como por arte de magia, o por la potencia del pueblo votando, los muchachos cristinistas reconocieron que había inflación, inseguridad y que era una locura que los trabajadores tuvieran que pagar impuesto a las ganancias. La vida te da sorpresas. Y las urnas también. Como consecuencia de eso, ayer se descongeló el Partido Justicialista. O mejor dicho, resucitó. Obligados por la circunstancias, muchos peronistas feudales como Gildo Insfrán se sentaron a debatir con neofrepasistas como Juan Manuel Abal Medina o ultra cristinistas como Juan Cabandié y Carlos Kunkel. Y hubo discusión porque los peronistas históricos le quisieron meter más picante al documento final. Pero todos coincidieron en expresar su respaldo “irrestricto” a Cristina. Por lo bajo, algunos comentaron que no les queda otra que aguantar los trapos de Cristina hasta que aparezca con mayor contundencia un nuevo liderazgo. Algunos creen que ese nuevo conductor y candidato a presidente en el 2015 es Sergio Massa que sacó tres millones de votos con un Frente que se armó en 40 días. Otros apuestan a que la debacle de las elecciones de medio tiempo no impacte demasiado en Daniel Scioli para consagrarlo a él como heredero de Cristina. El gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota juega fuerte porque también se quiere anotar en esa carrera y anoche dijo que los kirchneristas no son peronistas, que son chavistas y que la mayoría de los justicialistas no se siente representados por este gobierno. Y que por eso perdieron tantos votos y en tantos lugares impensables como La Rioja o Tres de Febrero. Los que no tienen futuro político sin Cristina son los más enojados porque ven como se aproxima su ocaso personal. Aníbal Fernández dijo que el frente de Massa es “un grupo de rufianes que traicionó a los trabajadores y responde a Magnetto, Roca y Bulgheroni “y que “el mas hijo de puta del peronismo es inmensamente mejor que cualquiera de esa lista”. Es decir que Aníbal les quita condición de peronista a los peronistas que integran el Frente Renovador. Y De la Sota le saca la credencial de justicialistas a los cristinistas. Los acusa de chavistas. Eduardo Duhalde dijo que en el 2015 no va a quedar ningún kirchnerista como ya no queda ningún menemista. Confía en ese peronismo que siempre apuesta a ganador y va cambiando la ropa de acuerdo a los vientos ideológicos que soplan.

La frase de Perón viene como anillo al dedo para definir lo que está pasando. Con mucha ironía, el viejo caudillo solía decir: “los peronistas somos como los gatos. Cuando nos oyen gritar creen que nos estamos peleando y en realidad nos estamos reproduciendo”. La única verdad es que hay varios peronismos que están dando vueltas y empiezan a ser mayoría los que no reconocen a Cristina como la jefa espiritual del movimiento. Los que creen que Cristina es parte del problema y no de la solución.

El mismo fundador del justicialismo bromeaba diciendo que una parte de los argentinos eran radicales, otra socialistas y otra conservadora. Cuando el periodista le preguntaba: ¿Y los peronistas, general? El contestaba con una sonrisa pícara: “Ah, peronistas, somos todos”. Es que en los últimos 65 años el peronismo gobernó durante la mitad de ese tiempo. Para bien y para mal es el partido del poder en la Argentina. La ideología o la convicción es menos importante que la unidad para acceder al poder y gobernar. No es casual que la marchita diga “Todos unidos triunfaremos”. Dicen los politólogos que el peronismo hoy se convirtió en un sistema político en sí mismo. Con ala izquierda, ala derecha o de centro. Y el resto de las fuerzas se quejan de que nos metan a todos los ciudadanos en esa lucha interna. Pero lo cierto es que si uno suma todos los votos de todos los que se autotitulan peronistas, el porcentaje se acerca al 70% de los sufragios. Es un dato demoledor. Muchas veces se juntan el agua y el aceite. El liberalismo y el populismo. Las víctimas con los victimarios. El veneno y el antídoto. Hay un objetivo superior que es el poder y todo vale para lograrlo. Muchos creen que gritan de dolor pero parece que es por placer. ¿Se pelean o se reproducen? Las dos cosas.
Se lo digo en verso: lo único que blanqueó el blanqueo fue a Guillermo Moreno. Moreno es un personaje tan oscuro como antes pero, physician a partir de ahora, decease un poco más blanco. Blanco de todas las críticas. Y el elegido de la presidenta. Después de su último fracaso absoluto nadie duda de que Guillermo Moreno es el hombre más poderoso del gobierno. Es el autor material de los despropósitos cuya autoría intelectual le corresponde a Cristina Fernández de Kirchner. Esto quedó claro después que el mismísimo jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray fuera desautorizado. Le había recomendado públicamente a la presidenta que no prorrogara la sinrazón.

Desde el comienzo definimos al blanqueo como un atropello a la honestidad de los argentinos honestos. Una ley que debería avergonzarnos a todos y a todas. Es insólito la profundidad del fracaso: apenas 1930 personas blanquearon 380 millones de dólares. Es decir que ni los evasores tuvieron confianza en el gobierno. Hasta ellos reclaman seguridad jurídica. Es el mundo del revés. No saben que el que roba a un ladrón tiene cien años de perdón.

Por eso nadie la quiso usar demasiado, pero el blanqueo es una puerta abierta para todos los hombres de mala voluntad que quieran traer su dinero sucio al suelo patrio. Es la institucionalización de una gigantesca maquinaria lavadora de la plata del delito. Se blanquea lo negro, los trapos sucios. Se lava lo sucio. Los dólares producidos por la industria de la evasión impositiva, de las coimas, del narcotráfico, el contrabando y otro tipo de disvalores que el gobierno actual celebra con lo que llama en el orgasmo del eufemismo: “ley de exteriorización voluntaria de la tenencia de moneda extranjera en el país y en el exterior”. Es la ley de la vergüenza. Es un traje a medida de las necesidades de los delincuentes aprobada con la mano levantada de 130 diputados del kirchnerismo y los alrededores. Serán acusados de infames traidores a la patria por varios legisladores. Es una ley que celebran con champagne todos los malandras y que le amarga la vida a todos los ciudadanos honrados que hacen un esfuerzo fenomenal para pagar hasta el último centavo del último impuesto. Transformaron en ley al pito catalán a la ética. Le mojaron la oreja a los tontos que cumplen con sus obligaciones como contribuyentes.

Fue el último aporte que le hizo a la legislación vigente el ex jefe del bloque del Frente para la Victoria antes de convertirse en ministro de Defensa. ¿Usted recuerda como se abrazaba Agustín Rossi con el Cuervo Larroque y Carlos Kunkel cuando la aprobaron? ¿Qué festejaban ¿ El ascenso a primera de Rosario Central? ¿La creación de cientos de fuentes de trabajo? ¿Algo revolucionario, alguna ampliación de derechos para todos y todas? No. Los presuntamente rebeldes, gritaban y saltaban felices por el triunfo de la ley de blanqueo del dinero negro y el verticalismo. Sapos para todos y todas. Aceite de ricino que se toma en nombre de la defensa de los intereses nacionales y populares.

Hasta los bancos abrieron el paraguas y reportaron todas las operaciones como sospechosas. Por las dudas, se curan en salud. No quieren ser cómplices de una transfusión de sangre negra a los cedines que están en terapia intensiva al borde de la muerte comercial.

¿Alguien puede explicar donde está el costado progresista y popular del segundo blanqueo en cinco años.? Es una alfombra roja tendida para los atorrantes de todo tipo. ¿Cuál es el costado revolucionario de salvar a Lázaro Báez pòr segunda vez de sus bóvedas ocultas y sus balanzas para pesar euros robados a todos los argentinos que deposita en Suiza? ¿En que se beneficiaron los laburantes de La Matanza, por ejemplo? ¿Es una forma de cuidar que la figura de Néstor y Cristina no se salpiquen tanto con esta mina de megacorrupción a cielo abierto que instalaron? Pregunto. Es la ideología del espasmo y del espanto. Del pragmatismo y la desorientación disfrazada de progresismo. Pasaron de un saque del traje a rayas para los evasores que había recitado Néstor Kirchner a premiar con medalla y besos a los estafadores. Ladriprogresismo que permite que ganen mas plata mas fácil los mas truchos. Justo en el momento en que la sociedad esta exigiendo que dejen de robar, se abren las puertas a todos los testaferros. La presidenta se queja de la corruptela judicial. Pero todo esto tiene un solo nombre: Cristina blanqueó a Moreno. El comandante en jefe de la jefa.
Se lo digo en verso: lo único que blanqueó el blanqueo fue a Guillermo Moreno. Moreno es un personaje tan oscuro como antes pero, medications cialis a partir de ahora, treat un poco más blanco. Blanco de todas las críticas. Y el elegido de la presidenta. Después de su último fracaso absoluto nadie duda de que Guillermo Moreno es el hombre más poderoso del gobierno. Es el autor material de los despropósitos cuya autoría intelectual le corresponde a Cristina Fernández de Kirchner. Esto quedó claro después que el mismísimo jefe de la AFIP, shop Ricardo Echegaray fuera desautorizado. Le había recomendado públicamente a la presidenta que no prorrogara la sinrazón.

Desde el comienzo definimos al blanqueo como un atropello a la honestidad de los argentinos honestos. Una ley que debería avergonzarnos a todos y a todas. Es insólito la profundidad del fracaso: apenas 1930 personas blanquearon 380 millones de dólares. Es decir que ni los evasores tuvieron confianza en el gobierno. Hasta ellos reclaman seguridad jurídica. Es el mundo del revés. No saben que el que roba a un ladrón tiene cien años de perdón.

Por eso nadie la quiso usar demasiado, pero el blanqueo es una puerta abierta para todos los hombres de mala voluntad que quieran traer su dinero sucio al suelo patrio. Es la institucionalización de una gigantesca maquinaria lavadora de la plata del delito. Se blanquea lo negro, los trapos sucios. Se lava lo sucio. Los dólares producidos por la industria de la evasión impositiva, de las coimas, del narcotráfico, el contrabando y otro tipo de disvalores que el gobierno actual celebra con lo que llama en el orgasmo del eufemismo: “ley de exteriorización voluntaria de la tenencia de moneda extranjera en el país y en el exterior”. Es la ley de la vergüenza. Es un traje a medida de las necesidades de los delincuentes aprobada con la mano levantada de 130 diputados del kirchnerismo y los alrededores. Serán acusados de infames traidores a la patria por varios legisladores. Es una ley que celebran con champagne todos los malandras y que le amarga la vida a todos los ciudadanos honrados que hacen un esfuerzo fenomenal para pagar hasta el último centavo del último impuesto. Transformaron en ley al pito catalán a la ética. Le mojaron la oreja a los tontos que cumplen con sus obligaciones como contribuyentes.

Fue el último aporte que le hizo a la legislación vigente el ex jefe del bloque del Frente para la Victoria antes de convertirse en ministro de Defensa. ¿Usted recuerda como se abrazaba Agustín Rossi con el Cuervo Larroque y Carlos Kunkel cuando la aprobaron? ¿Qué festejaban ¿ El ascenso a primera de Rosario Central? ¿La creación de cientos de fuentes de trabajo? ¿Algo revolucionario, alguna ampliación de derechos para todos y todas? No. Los presuntamente rebeldes, gritaban y saltaban felices por el triunfo de la ley de blanqueo del dinero negro y el verticalismo. Sapos para todos y todas. Aceite de ricino que se toma en nombre de la defensa de los intereses nacionales y populares.

Hasta los bancos abrieron el paraguas y reportaron todas las operaciones como sospechosas. Por las dudas, se curan en salud. No quieren ser cómplices de una transfusión de sangre negra a los cedines que están en terapia intensiva al borde de la muerte comercial.

¿Alguien puede explicar donde está el costado progresista y popular del segundo blanqueo en cinco años.? Es una alfombra roja tendida para los atorrantes de todo tipo. ¿Cuál es el costado revolucionario de salvar a Lázaro Báez pòr segunda vez de sus bóvedas ocultas y sus balanzas para pesar euros robados a todos los argentinos que deposita en Suiza? ¿En que se beneficiaron los laburantes de La Matanza, por ejemplo? ¿Es una forma de cuidar que la figura de Néstor y Cristina no se salpiquen tanto con esta mina de megacorrupción a cielo abierto que instalaron? Pregunto. Es la ideología del espasmo y del espanto. Del pragmatismo y la desorientación disfrazada de progresismo. Pasaron de un saque del traje a rayas para los evasores que había recitado Néstor Kirchner a premiar con medalla y besos a los estafadores. Ladriprogresismo que permite que ganen mas plata mas fácil los mas truchos. Justo en el momento en que la sociedad esta exigiendo que dejen de robar, se abren las puertas a todos los testaferros. La presidenta se queja de la corruptela judicial. Pero todo esto tiene un solo nombre: Cristina blanqueó a Moreno. El comandante en jefe de la jefa.
Otra vez Botnia. O mejor dicho, sick otra vez la papelera finlandesa UPM metiéndose como cuña en las relaciones entre dos de los pueblos más hermanos de la tierra. Argentinos y uruguayos tenemos la responsabilidad de no chocar otra vez con la misma piedra de la irracionalidad. Hay que apelar al sentido común, viagra la prudencia y la buena voluntad. No sirven para nada las declaraciones cargadas de pólvora y demagogia. Hay que enfriar la cabeza y pensar con el corazón. Con el tremendo afecto que nos une con los uruguayos desde el fondo de la historia. Hay muchas cosas que deben cuidarse pero hay dos que son fundamentales. La paz en lo colectivo y la salud en lo individual. Ni Pepe Mujica ni Cristina Fernández deben permitir que la tensión y el conflicto sigan escalando y el río Uruguay en lugar de unirnos se transforme en un torrente de odio que nos separe. Intolerancia Cero: esa debería ser la consigna. Cuidar las relaciones y la convivencia pacífica como si fuera de cristal. Caminar sobre algodones. Y en forma simultánea, unhealthy las más altas autoridades de ambas naciones deben custodiar la salud de la población. Que nada contamine ni afecte el bienestar de ningún ciudadano. Que se cumplan a rajatabla los controles sobre los efluentes y que la sangre jamás llegue al río.

Paz y salud para argentinos y uruguayos. Estos deben ser los pilares sobre los que construir la nueva relación. Para fortalecer los lazos solidarios, para construir mejores puentes y para dinamitar todo tipo de especulación y cerrar todas las trincheras. A partir de ahí, con respeto, con la cabeza abierta para ponerse en el lugar del otro, se puede discutir todo. Estamos ante un choque de derechos que no es fácil resolver. Esta claro que si el Pepe Mujica autoriza un aumento de la producción de la pastera es porque cree que eso es bueno para su pueblo. Para su recaudación tributaria, para la creación de fuentes de trabajo. Ni la historia del Frente Amplio ni la del Pepe permiten imaginar que hay algo tramposo. Mujica se morirá con la frente alta, las manos limpias y las uñas cortas. Nadie podrá decir jamás que le dio un negocio a un empresario amigo o que cobró una coima.

Esta es la parte en la que nuestro gobierno tiene más dificultades. Por un lado esta muy bien que defiendan los derechos de los habitantes de Gualeguaychú y que hagan cumplir la ley de los tratados internacionales. Ningún entrerriano debe padecer ni un resfrío producto de los desechos de una fábrica. Pero por el otro, sabemos que el canciller Héctor Timerman no es el mejor ejemplo de profesionalismo sensato. Hoy, el canciller que es el funcionario más irreflexivo del gobierno, le reclama que reflexione y se permite chicanear a Pepe Mujica. Que falta de respeto que atropello a la razón. Muchos uruguayos dicen que por cuestiones electorales se ponen en una postura intransigente con Uruguay pero que son muy laxos y flexibles con otras probables fuentes de contaminación como la mega minería a cielo abierto o pasteras que están en nuestro territorio. Ayer, Timerman habló de los fondos buitres y de no dejarse doblegar por una empresa multinacional. ¿Multinacional como cual? ¿Cómo Chevrón o la Barrick Gold?

Esta columna se propone ser un llamado a la reflexión y a la cordura. No ayuda la declaración de Mujica diciendo que se quedó sin espacio para el diálogo. Siempre hay tiempo para hablar. No ayuda la sobreactuación del canciller argentino con el gobernador Sergio Urribarri al lado hablando de que la decisión uruguaya es “ofensiva e inaceptable”. Repito lo mismo: siempre hay tiempo para hablar. No ayudan los vecinos más intransigentes que integran la Asamblea de Gualeguaychú. Esta muy bien que protesten y que sean celosos custodios del medio ambiente y de la salud de sus familias. Pero siempre debe ser en forma pacífica como finalmente se decidió y jamás cortar los puentes. Aquella experiencia fue nefasta. No hay nada que cortar con los uruguayos. No hay nada que romper. Hay todo para sumar, para multiplicar, para tomarse unos mates y hablar con franqueza como hablamos en familia. Porque eso somos. Integrantes de una gran familia que vive en el mismo barrio y que tiene los mismos amigos y los mismos enemigos. Que nada ni nadie nos divida. No choquemos otra vez con la misma piedra. Hay que custodiar la paz y la salud de ambos pueblos. Y para aquellos que crean que paz y salud son dos palabras vacías de contenido y retórica pura, los invito a pensar como se denomina la situación contraria. Guerra y enfermedad. ¿Hay algo peor?
Otra vez Botnia. O mejor dicho, malady otra vez la papelera finlandesa UPM metiéndose como cuña en las relaciones entre dos de los pueblos más hermanos de la tierra. Argentinos y uruguayos tenemos la responsabilidad de no chocar otra vez con la misma piedra de la irracionalidad. Hay que apelar al sentido común, prescription la prudencia y la buena voluntad. No sirven para nada las declaraciones cargadas de pólvora y demagogia. Hay que enfriar la cabeza y pensar con el corazón. Con el tremendo afecto que nos une con los uruguayos desde el fondo de la historia. Hay muchas cosas que deben cuidarse pero hay dos que son fundamentales. La paz en lo colectivo y la salud en lo individual. Ni Pepe Mujica ni Cristina Fernández deben permitir que la tensión y el conflicto sigan escalando y el río Uruguay en lugar de unirnos se transforme en un torrente de odio que nos separe. Intolerancia Cero: esa debería ser la consigna. Cuidar las relaciones y la convivencia pacífica como si fuera de cristal. Caminar sobre algodones. Y en forma simultánea, las más altas autoridades de ambas naciones deben custodiar la salud de la población. Que nada contamine ni afecte el bienestar de ningún ciudadano. Que se cumplan a rajatabla los controles sobre los efluentes y que la sangre jamás llegue al río.

Paz y salud para argentinos y uruguayos. Estos deben ser los pilares sobre los que construir la nueva relación. Para fortalecer los lazos solidarios, para construir mejores puentes y para dinamitar todo tipo de especulación y cerrar todas las trincheras. A partir de ahí, con respeto, con la cabeza abierta para ponerse en el lugar del otro, se puede discutir todo. Estamos ante un choque de derechos que no es fácil resolver. Esta claro que si el Pepe Mujica autoriza un aumento de la producción de la pastera es porque cree que eso es bueno para su pueblo. Para su recaudación tributaria, para la creación de fuentes de trabajo. Ni la historia del Frente Amplio ni la del Pepe permiten imaginar que hay algo tramposo. Mujica se morirá con la frente alta, las manos limpias y las uñas cortas. Nadie podrá decir jamás que le dio un negocio a un empresario amigo o que cobró una coima.

Esta es la parte en la que nuestro gobierno tiene más dificultades. Por un lado esta muy bien que defiendan los derechos de los habitantes de Gualeguaychú y que hagan cumplir la ley de los tratados internacionales. Ningún entrerriano debe padecer ni un resfrío producto de los desechos de una fábrica. Pero por el otro, sabemos que el canciller Héctor Timerman no es el mejor ejemplo de profesionalismo sensato. Hoy, el canciller que es el funcionario más irreflexivo del gobierno, le reclama que reflexione y se permite chicanear a Pepe Mujica. Que falta de respeto que atropello a la razón. Muchos uruguayos dicen que por cuestiones electorales se ponen en una postura intransigente con Uruguay pero que son muy laxos y flexibles con otras probables fuentes de contaminación como la mega minería a cielo abierto o pasteras que están en nuestro territorio. Ayer, Timerman habló de los fondos buitres y de no dejarse doblegar por una empresa multinacional. ¿Multinacional como cual? ¿Cómo Chevrón o la Barrick Gold?

Esta columna se propone ser un llamado a la reflexión y a la cordura. No ayuda la declaración de Mujica diciendo que se quedó sin espacio para el diálogo. Siempre hay tiempo para hablar. No ayuda la sobreactuación del canciller argentino con el gobernador Sergio Urribarri al lado hablando de que la decisión uruguaya es “ofensiva e inaceptable”. Repito lo mismo: siempre hay tiempo para hablar. No ayudan los vecinos más intransigentes que integran la Asamblea de Gualeguaychú. Esta muy bien que protesten y que sean celosos custodios del medio ambiente y de la salud de sus familias. Pero siempre debe ser en forma pacífica como finalmente se decidió y jamás cortar los puentes. Aquella experiencia fue nefasta. No hay nada que cortar con los uruguayos. No hay nada que romper. Hay todo para sumar, para multiplicar, para tomarse unos mates y hablar con franqueza como hablamos en familia. Porque eso somos. Integrantes de una gran familia que vive en el mismo barrio y que tiene los mismos amigos y los mismos enemigos. Que nada ni nadie nos divida. No choquemos otra vez con la misma piedra. Hay que custodiar la paz y la salud de ambos pueblos. Y para aquellos que crean que paz y salud son dos palabras vacías de contenido y retórica pura, los invito a pensar como se denomina la situación contraria. Guerra y enfermedad. ¿Hay algo peor?
Hoy nadie tiene más posibilidades de suceder a Cristina en la presidencia de la Nación que Sergio Massa y Daniel Scioli. Y en ese orden. Son tan parecidos que los talibanes del kirchnerismo los acusan de lo mismo: neoliberales, cialis representantes de las corporaciones y candidatos de Clarín. Tienen una matriz ideológica tan similar que ambos fueron a rendir examen con el mismo diagnóstico y ante el mismo tribunal: 400 empresarios encabezados por Eduardo Eurnekian en el salón Versailles del Hotel Alvear. Allí, ampoule tanto el intendente como el gobernador expresaron que el peronismo es quien mejor está preparado para consolidar lo bueno y corregir lo malo sin que haya demasiadas investigaciones por la corrupción estado de la década ganada. Son vecinos, viven en el mismo territorio provincial y municipal pero, además exhiben idénticos atributos personales de tolerancia y diálogo e iguales carencias de formación intelectual.

Son peronistas líquidos, como todos los argentinos, diría Perón con su pícara sonrisa. En los 30 años que llevamos de democracia recuperada, Sergio y Daniel estuvieron en el poder en gran parte de los 20 años que gobernó el peronismo. Fueron paridos por el menemismo, crecieron con el duhaldismo y lograron sus mayores cargos (ANSSes y jefe de gabinete uno, y vicepresidente y dos veces gobernador el otro) durante el kirchnerismo.

Sospechan que como dijo Duhalde, después del 2015, los kirchneristas van a ser una especie en extinción tal como ocurre actualmente con los menemistas.

Massa y Scioli se diferenciaron tácticamente. Eligieron dos caminos y ritmos distintos para llegar al mismo lugar. Las urnas dirán quien tiene razón. Pero por ahora, Massa ganó la delantera. Una periodista le preguntó al megamillonario Aristóteles Onassis su definición de negocios. El magnate griego le repreguntó: “¿Ve esa lámpara?” Ante la respuesta afirmativa y asombrada, Onassis replicó: “Yo la vi primero”. Massa vió primero que la parábola descendente de Cristina es irreversible. La política es una sucesión de traiciones y gana el que sabe traicionar en el momento justo. Massa consideró que era este. Que ya había fingido durante demasiado tiempo y que había llegado su hora. Scioli eligió el camino más largo y complicado. Espera que la pera madure y caiga en sus manos para ser el heredero de la muerte política de la era K. ¿Podrá? ¿O es extemporánea su defensa del cristinismo? ¿Le pegaron tanto que puso la otra mejilla? ¿O un sector de la población va a rescatar sus gestos como parte de su responsabilidad institucional y su fe en la continuidad jurídica del estado? En el 2015 se premiará o castigará el momento que eligió cada uno para ponerse el traje de candidato. Con mayor brillantez intelectual, Antonio Gramsci, el legendario filósofo marxista italiano, planteó en sus cuadernos desde la cárcel que siempre hay un momento en que el proceso político no termina de morir y lo que está naciendo no termina de nacer.

En ese punto de la crisis gramsciana estamos. ¿Cuándo morirá el kirchnerismo? ¿Nacerá el massismo o el sciolismo? ¿Competirán en las PASO dentro del PJ?

La encuesta de Hugo Haime asegura que si hoy hubiera ballotage entre ambos, Massa ganaría por 16 puntos de diferencia, 49 a 33.

Pero pocos dudan de que el próximo peronista será peronista y que tal vez inicie una etapa denominada con su apellido. La intención de votos de Massa y Scioli (27,7 y 24,5) se despegan con claridad de Hermes Binner (11,3) y de Mauricio Macri (8,6) y Julio Cobos (8,5).

La socialdemocracia podrá ofrecer un matrimonio entre el socialismo y el radicalismo pero le costará muchísimo quebrar la lógica del peronismo como única posibilidad. Algo parecido le pasa a PRO desde la otra vereda ideológica. No es atinado dejar afuera de estas especulaciones al gobernador de Córdoba. José Manuel de la Sota será, por pergaminos partidarios y por la potencia de su distrito el tercero en cuestión en esta suerte de regreso del peronismo vivo que se viene.

La lógica de siempre se repite como un juego de espejos, y todos acusan al otro de no ser peronista. Julio de Vido dijo que Massa es un neoliberal y lo insto a decir que piensa hacer con las tarifas de energía y transporte. No fue muy astuto el más ortodoxo justicialista de los ministros. Sus críticas elevan al criticado y más si se refieren a dos de los grandes fracasos: el agujero negro energético y el colapso del transporte con su festival de subsidios corruptos.

De la Sota, también le negó identidad peronista a los K. Los acusó de ser chavistas. Pero el más patético fue el gobernador sanjuanino. Derrotado en las PASO caracterizó a Massa como “un canguro que salta de un lugar al otro”, exactamente lo mismo que hizo José Luis Gioja.

Massa corre más liviano de equipaje porque no tiene la obligación de justificar lo injustificable. Scioli carga mochilas de piedras como Guillermo Moreno, Luis D’Elía o la sucesión de torpezas no forzadas de Cristina. Tiene una sola ventaja: gobernará durante dos años una provincia que es tan grande como Italia que explica el 40% del padrón y del PBI y que paga 620 mil salarios por mes. Massa armó una estructura transversal con eje en el peronismo y tiene la suerte de contar con Roberto Lavagna que ahora elevará su perfil y un equipo de economistas profesionales que fueron los responsables de los más grandes aciertos de la década. También es justo decir que varios impresentables revolotean alrededor del Frente Renovador.

Si Cristina reacciona con despecho e irracionalidad frente al resultado electoral puede perder hasta el liderazgo ante su propia fuerza. Tiene que conservar la calma para no chocar el gobierno y para poder bendecir un candidato. ¿Uribarri, Zannini? Ya lo dijo Perón, los peronistas gritan porque se reproducen. Y además porque se pelean.

Sin humor pero con ironía el senador Nito Artaza resume la bronca que este peronismo casi invencible despierta en el resto de la dirigencia. “Siempre lo mismo: esto no lo hicimos nosotros, fue López Rega. Esto no es culpa nuestra, fue Menem. Yo no tengo nada que ver con lo que pasó, fue Cristina y sigue siempre la misma calesita”.

Esa calesita sigue girando y hay solo una sortija presidencial.
Hoy nadie tiene más posibilidades de suceder a Cristina en la presidencia de la Nación que Sergio Massa y Daniel Scioli. Y en ese orden. Son tan parecidos que los talibanes del kirchnerismo los acusan de lo mismo: neoliberales, medicine representantes de las corporaciones y candidatos de Clarín. Tienen una matriz ideológica tan similar que ambos fueron a rendir examen con el mismo diagnóstico y ante el mismo tribunal: 400 empresarios encabezados por Eduardo Eurnekian en el salón Versailles del Hotel Alvear. Allí, for sale tanto el intendente como el gobernador expresaron que el peronismo es quien mejor está preparado para consolidar lo bueno y corregir lo malo sin que haya demasiadas investigaciones por la corrupción estado de la década ganada. Son vecinos, ed viven en el mismo territorio provincial y municipal pero, además exhiben idénticos atributos personales de tolerancia y diálogo e iguales carencias de formación intelectual.

Son peronistas líquidos, como todos los argentinos, diría Perón con su pícara sonrisa. En los 30 años que llevamos de democracia recuperada, Sergio y Daniel estuvieron en el poder en gran parte de los 20 años que gobernó el peronismo. Fueron paridos por el menemismo, crecieron con el duhaldismo y lograron sus mayores cargos (ANSSes y jefe de gabinete uno, y vicepresidente y dos veces gobernador el otro) durante el kirchnerismo.

Sospechan que como dijo Duhalde, después del 2015, los kirchneristas van a ser una especie en extinción tal como ocurre actualmente con los menemistas.

Massa y Scioli se diferenciaron tácticamente. Eligieron dos caminos y ritmos distintos para llegar al mismo lugar. Las urnas dirán quien tiene razón. Pero por ahora, Massa ganó la delantera. Una periodista le preguntó al megamillonario Aristóteles Onassis su definición de negocios. El magnate griego le repreguntó: “¿Ve esa lámpara?” Ante la respuesta afirmativa y asombrada, Onassis replicó: “Yo la vi primero”. Massa vió primero que la parábola descendente de Cristina es irreversible. La política es una sucesión de traiciones y gana el que sabe traicionar en el momento justo. Massa consideró que era este. Que ya había fingido durante demasiado tiempo y que había llegado su hora. Scioli eligió el camino más largo y complicado. Espera que la pera madure y caiga en sus manos para ser el heredero de la muerte política de la era K. ¿Podrá? ¿O es extemporánea su defensa del cristinismo? ¿Le pegaron tanto que puso la otra mejilla? ¿O un sector de la población va a rescatar sus gestos como parte de su responsabilidad institucional y su fe en la continuidad jurídica del estado? En el 2015 se premiará o castigará el momento que eligió cada uno para ponerse el traje de candidato. Con mayor brillantez intelectual, Antonio Gramsci, el legendario filósofo marxista italiano, planteó en sus cuadernos desde la cárcel que siempre hay un momento en que el proceso político no termina de morir y lo que está naciendo no termina de nacer.

En ese punto de la crisis gramsciana estamos. ¿Cuándo morirá el kirchnerismo? ¿Nacerá el massismo o el sciolismo? ¿Competirán en las PASO dentro del PJ?

La encuesta de Hugo Haime asegura que si hoy hubiera ballotage entre ambos, Massa ganaría por 16 puntos de diferencia, 49 a 33.

Pero pocos dudan de que el próximo peronista será peronista y que tal vez inicie una etapa denominada con su apellido. La intención de votos de Massa y Scioli (27,7 y 24,5) se despegan con claridad de Hermes Binner (11,3) y de Mauricio Macri (8,6) y Julio Cobos (8,5).

La socialdemocracia podrá ofrecer un matrimonio entre el socialismo y el radicalismo pero le costará muchísimo quebrar la lógica del peronismo como única posibilidad. Algo parecido le pasa a PRO desde la otra vereda ideológica. No es atinado dejar afuera de estas especulaciones al gobernador de Córdoba. José Manuel de la Sota será, por pergaminos partidarios y por la potencia de su distrito el tercero en cuestión en esta suerte de regreso del peronismo vivo que se viene.

La lógica de siempre se repite como un juego de espejos, y todos acusan al otro de no ser peronista. Julio de Vido dijo que Massa es un neoliberal y lo insto a decir que piensa hacer con las tarifas de energía y transporte. No fue muy astuto el más ortodoxo justicialista de los ministros. Sus críticas elevan al criticado y más si se refieren a dos de los grandes fracasos: el agujero negro energético y el colapso del transporte con su festival de subsidios corruptos.

De la Sota, también le negó identidad peronista a los K. Los acusó de ser chavistas. Pero el más patético fue el gobernador sanjuanino. Derrotado en las PASO caracterizó a Massa como “un canguro que salta de un lugar al otro”, exactamente lo mismo que hizo José Luis Gioja.

Massa corre más liviano de equipaje porque no tiene la obligación de justificar lo injustificable. Scioli carga mochilas de piedras como Guillermo Moreno, Luis D’Elía o la sucesión de torpezas no forzadas de Cristina. Tiene una sola ventaja: gobernará durante dos años una provincia que es tan grande como Italia que explica el 40% del padrón y del PBI y que paga 620 mil salarios por mes. Massa armó una estructura transversal con eje en el peronismo y tiene la suerte de contar con Roberto Lavagna que ahora elevará su perfil y un equipo de economistas profesionales que fueron los responsables de los más grandes aciertos de la década. También es justo decir que varios impresentables revolotean alrededor del Frente Renovador.

Si Cristina reacciona con despecho e irracionalidad frente al resultado electoral puede perder hasta el liderazgo ante su propia fuerza. Tiene que conservar la calma para no chocar el gobierno y para poder bendecir un candidato. ¿Uribarri, Zannini? Ya lo dijo Perón, los peronistas gritan porque se reproducen. Y además porque se pelean.

Sin humor pero con ironía el senador Nito Artaza resume la bronca que este peronismo casi invencible despierta en el resto de la dirigencia. “Siempre lo mismo: esto no lo hicimos nosotros, fue López Rega. Esto no es culpa nuestra, fue Menem. Yo no tengo nada que ver con lo que pasó, fue Cristina y sigue siempre la misma calesita”.

Esa calesita sigue girando y hay solo una sortija presidencial.
Desde el punto de vista de la salud de la presidenta la noticia conmovedora es que mañana van a tener que intervenirla quirúrgicamente. Deben extirpar la hematoma que tiene en su cráneo. Si bien, prescription shop por suerte, no es grave, es delicado. “No es un chiste”, nos acaba de decir el doctor Nelson Castro quien anticipó con precisión de cirujano cada momento complicado de las enfermedades tanto de Néstor como Cristina. Estamos hablando de un sangrado cerebral del que todavía no conocemos su magnitud. El país está mirando con inquietud hacia la fundación Favaloro.

Desde el punto de vista político la noticia mas preocupante es desde el costado institucional. La persona con mayor imagen negativa del país quedó a cargo de la presidencia. ¿Se entiende? Mas allá de cómo se implemente todo esto desde el punto de vista formal o protocolar, la realidad es que Amado Boudou está ocupàndo su lugar ante su ausencia pasajera o definitiva. Es lo que marca el artículo 88 de la Constitución Nacional. Justamente Amado Boudou, es el menos amado de todos. Cualquier encuesta confirma que el vicepresidente está entre los más desprestigiados. El que cosecha el máximo rechazo estará como máxima autoridad de la Argentina. Y eso no fue producto del azar, de una maldición o de una tormenta. Fue una decisión tomada en forma solitaria por la presidenta. Es una actitud poco republicana y extremadamente verticalista eso de elegir compañeros de ruta sin poder, sin representación partidaria y sin capacidad política propia para evitar cualquier tipo de desestabilización. Con el mismo criterio fue elegida Beatriz Rojkes de Alperovich, la senadora y esposa del gobernador tucumano que le sigue en la línea sucesoria. Esa desconfianza enfermiza que tiene Cristina y que tenía Néstor los lleva a poner gente muy liviana desde el punto de vista político. Es una desconfianza que ella misma confesó en la charla con Jorge Rial. “Solo confío en mis hijos”, dijo la presidenta. ¿Se puede gobernar así? ¿Se puede vivir así? ¿No tiene amigos en los que confiar?.¿ No tiene históricos compañeros de militancia en los que confiar?. Eso deja al descubierto un mecanismo hiperconcentrador del poder que solo lleva a la omnipotencia y a creerse que puede saber de todos los temas y poner sobre sus espaldas todas las responsabilidades del estado, aún las más insignificantes. Vamos a decirlo con claridad: Ojalá la presidenta se restablezca lo antes posible. Amado Boudou no tiene espaldas para conducir este país. Tiene absoluta legalidad pero no legitimidad política. No acusa peso en al balanza. Y su presencia solo aporta incertidumbre aunque se convierta en un títere manejado por Carlos Zanini. ¿Otra vez el mismo tema? Zanini es casi un desconocido para la opinión pública. Una suerte de monje negro que se mueve en las sombras. Es tal vez el dirigente más cercano a Cristina pero no goza de la confianza absoluta de ella y la mayoría de los ciudadanos no le conoce ni la cara. Estamos en problemas. Cristina se cayó el día después de la peor elección de la historia que hizo el kirchnerismo desde que llegó al poder. Faltan 20 días para unos comicios en donde se va a confirmar el rechazo de gran parte de la población a este gobierno y la fuerte esperanza de que en el 2015 haya un cambio de ciclo. En el medio están los temas mas delicados: el cepo al dólar, los fondos buitres, la ley de medios, la pelea con Uruguay, la campaña electoral. ¿En manos de quien estamos hoy los argentinos? ¿Es Cristina la que toma las decisiones? ¿Boudou recibirá instrucciones de Cristina o de Zanini? ¿Quién tiene más jerarquía institucional? Es un camino raro y complejo el que nos espera. Porque justo comenzaron a tomar velocidad varias de las causas por corrupción que tiene Boudou en la justicia. La más importante, es la del escándalo Ciccone en donde dejó pegada sus huellas digitales por todas partes.

Encima el país se llenó de signos de preguntas. Es tanto lo que este gobierno mintió que una parte de la población duda de la veracidad de lo que se viene diciendo. Uno cree que la información básica es la correcta porque están involucrados médicos e instituciones muy prestigiosas y es imposible que ellos se presten a alguna maniobra oscura. Pero como en boca del mentiroso hasta lo cierto se hace dudoso, hay una gran necesidad de informar con la mayor rigurosidad y detalle posible. La información de la salud presidencial es un tema de estado porque impacta directamente en la salud institucional de la Argentina. Hacemos votos para que la presidenta se recupere lo antes posible y vuelva a ejercer el poder en plenitud. Hacemos votos para que lo antes posible, Amado Boudou vuelva al ostracismo al que había sido condenado y rinda cuentas ante la justicia. Estamos en manos de Amado Boudou.Cristina lo hizo. Estamos en manos de un impresentable, de un verdadero mamarracho. Y esa es la peor noticia.
Desde el punto de vista de la salud de la presidenta la noticia conmovedora es que mañana van a tener que intervenirla quirúrgicamente. Deben extirpar la hematoma que tiene en su cráneo. Si bien, treatment por suerte, viagra no es grave, es delicado. “No es un chiste”, nos acaba de decir el doctor Nelson Castro quien anticipó con precisión de cirujano cada momento complicado de las enfermedades tanto de Néstor como Cristina. Estamos hablando de un sangrado cerebral del que todavía no conocemos su magnitud. El país está mirando con inquietud hacia la fundación Favaloro.

Desde el punto de vista político la noticia mas preocupante es desde el costado institucional. La persona con mayor imagen negativa del país quedó a cargo de la presidencia. ¿Se entiende? Mas allá de cómo se implemente todo esto desde el punto de vista formal o protocolar, la realidad es que Amado Boudou está ocupàndo su lugar ante su ausencia pasajera o definitiva. Es lo que marca el artículo 88 de la Constitución Nacional. Justamente Amado Boudou, es el menos amado de todos. Cualquier encuesta confirma que el vicepresidente está entre los más desprestigiados. El que cosecha el máximo rechazo estará como máxima autoridad de la Argentina. Y eso no fue producto del azar, de una maldición o de una tormenta. Fue una decisión tomada en forma solitaria por la presidenta. Es una actitud poco republicana y extremadamente verticalista eso de elegir compañeros de ruta sin poder, sin representación partidaria y sin capacidad política propia para evitar cualquier tipo de desestabilización. Con el mismo criterio fue elegida Beatriz Rojkes de Alperovich, la senadora y esposa del gobernador tucumano que le sigue en la línea sucesoria. Esa desconfianza enfermiza que tiene Cristina y que tenía Néstor los lleva a poner gente muy liviana desde el punto de vista político. Es una desconfianza que ella misma confesó en la charla con Jorge Rial. “Solo confío en mis hijos”, dijo la presidenta. ¿Se puede gobernar así? ¿Se puede vivir así? ¿No tiene amigos en los que confiar?.¿ No tiene históricos compañeros de militancia en los que confiar?. Eso deja al descubierto un mecanismo hiperconcentrador del poder que solo lleva a la omnipotencia y a creerse que puede saber de todos los temas y poner sobre sus espaldas todas las responsabilidades del estado, aún las más insignificantes. Vamos a decirlo con claridad: Ojalá la presidenta se restablezca lo antes posible. Amado Boudou no tiene espaldas para conducir este país. Tiene absoluta legalidad pero no legitimidad política. No acusa peso en al balanza. Y su presencia solo aporta incertidumbre aunque se convierta en un títere manejado por Carlos Zanini. ¿Otra vez el mismo tema? Zanini es casi un desconocido para la opinión pública. Una suerte de monje negro que se mueve en las sombras. Es tal vez el dirigente más cercano a Cristina pero no goza de la confianza absoluta de ella y la mayoría de los ciudadanos no le conoce ni la cara. Estamos en problemas. Cristina se cayó el día después de la peor elección de la historia que hizo el kirchnerismo desde que llegó al poder. Faltan 20 días para unos comicios en donde se va a confirmar el rechazo de gran parte de la población a este gobierno y la fuerte esperanza de que en el 2015 haya un cambio de ciclo. En el medio están los temas mas delicados: el cepo al dólar, los fondos buitres, la ley de medios, la pelea con Uruguay, la campaña electoral. ¿En manos de quien estamos hoy los argentinos? ¿Es Cristina la que toma las decisiones? ¿Boudou recibirá instrucciones de Cristina o de Zanini? ¿Quién tiene más jerarquía institucional? Es un camino raro y complejo el que nos espera. Porque justo comenzaron a tomar velocidad varias de las causas por corrupción que tiene Boudou en la justicia. La más importante, es la del escándalo Ciccone en donde dejó pegada sus huellas digitales por todas partes.

Encima el país se llenó de signos de preguntas. Es tanto lo que este gobierno mintió que una parte de la población duda de la veracidad de lo que se viene diciendo. Uno cree que la información básica es la correcta porque están involucrados médicos e instituciones muy prestigiosas y es imposible que ellos se presten a alguna maniobra oscura. Pero como en boca del mentiroso hasta lo cierto se hace dudoso, hay una gran necesidad de informar con la mayor rigurosidad y detalle posible. La información de la salud presidencial es un tema de estado porque impacta directamente en la salud institucional de la Argentina. Hacemos votos para que la presidenta se recupere lo antes posible y vuelva a ejercer el poder en plenitud. Hacemos votos para que lo antes posible, Amado Boudou vuelva al ostracismo al que había sido condenado y rinda cuentas ante la justicia. Estamos en manos de Amado Boudou.Cristina lo hizo. Estamos en manos de un impresentable, de un verdadero mamarracho. Y esa es la peor noticia.
Hoy se cumplen 7 años de la tragedia del colegio Ecos. Nueve pibes que murieron en medio de la ruta en Santa Fe. Un camión conducido por un chofer borracho que venía haciendo zigzag los chocó de frente. Volvían de darle una mano generosa a una escuela muy humilde del Chaco y por eso hoy también es el día del estudiante solidario. La bandera que los chicos colgaron en el micro decía: “Sabernos juntos nos hace mas fuertes”. Allí murieron Nico, cure Justine, Delfina, Federico, Daniela, Benjamín, Julieta, Lucas, Juli y la profe, Mariana.

Hace 7 años que sus padres y amigos vienen luchando para que se haga justicia y para evitar tantos siniestros viales tan siniestros. Ese genocidio encubierto que se lleva 5 mil vidas por año. Formaron “Conduciendo a conciencia” y pudieron hacer mucho pero todavía es mucho lo que les falta. Uno de las personas que mas cerca estuvo y que mas les puso el hombro fue el flaco Luis Alberto Spinetta que ahora también se les fue. Ese genio almendrado que tanto extrañamos siempre consolaba a los padres con la misma frase: “nuestro destino es ser semilla”.

Hoy le quiero hablar de otra semilla que también fue destruída por esa locura criminal de manejar borracho y a mil por hora. Le quiero hablar de Renzo Casali. Tenía 18 años, estaba en San Rafael, disfrutando de su viaje de fin de curso y se encontró con su viaje final. Bajaba del micro en una calle secundaria sin vereda, y un auto a gran velocidad lo atropelló a traición. Lo golpeó por la espalda. El conductor iba de madrugada, con las luces apagadas y con tres veces mas de alcohol en sangre que lo permitido.

Renzo era un muchacho de cultura casi renacentista. No había nada del arte y la belleza que no lo convocara. Nada de lo humano le era ajeno. Primero la música que heredó de su abuela, la profesora de piano. Desde muy chiquito Renzo abría esos ojos azules iluminados e inmensos ante el milagro de las teclas y las melodías. Se hizo músico al lado de ella, acariciando aquel viejo piano vertical que lo quiere y lo espera. Se hizo artista completo con apenas 18 añitos porque se bebía la vida a borbotones. Era un torbellino que no paraba de crecer. Para Renzo el día tenía 30 horas. Y aprovechaba cada minuto. De otra manera no se puede explicar como hizo para leer tanto desde Cortazar a Edgar Allan Poe. ¿De donde sacó el tiempo para escribir sus primeras melodías con su abuela y participar como tecladista en un grupo llamado “ Muerte al tío Cosa”? Todo hecho cultural, popular o clásico era devorado con ansiedad. Spinetta, los Beatles, Caetano Veloso, Piazzolla, Beethoven, Bach. Por eso la ópera del Teatro Argentino y también del Colón lo tenían como un pasajero frecuente. Todo eso y mucho mas en 18 años. Era un gourmet. Libros de cocina que terminaban inundando la casa de sabores y aromas para producir el mejor plato para la familia o los amigos. Era creativo y apasionado en todas sus actividades. Le gustaba nadar, mirar series como Friends y meterse en las viejos dibujos de Mafalda. Amaba el cine y la fotografía la asumía con su antigua Konica de rollo y lente fijo. Fue parte del coro de la Catedral. Por eso entró al legendario Bachillerato de Bellas Artes que depende de la Universidad de La Plata. Por eso esas aulas eran un océano transparente donde nadaba con felicidad. Para el viaje de egresados preparó su guitarra y armó un cancionero con 200 temas en unas carpetas anilladas que repartió como quien reparte el pan.

En eso andaba Renzo. Saboreando la vida por los poros cuando lo atropelló la muerte. El delincuente que lo mató pagó una fianza y salió libre a las pocas horas. La familia de Renzo todavía anda enterrada en el pantano del desgarro mas terrible que puede sufrir. Raúl e Ileana, sus padres y Franco su hermano de 20 años no encuentran consuelo. En el funeral de Renzo, en el peor momento que puede tener un padre que es llevar a su hijo al cementerio, hubo paz y una luz muy especial. Todos sus compañeros del colegio y del coro se abrazaron y lloraron pero también cantaron. Elevaron sus voces como en un concierto celestial para despedirlo. Entonaron, casi a los gritos, plegaria para un niño dormido, quizás se sienta gorrión esta vez. La canción del mismo flaco que Renzo admiraba, del mismo flaco que dijo que nuestro destino es ser semilla. Ileana, la mama de Renzito que tiene el corazón dinamitado, frente a su tumba, se armó de coraje y leyó una poesía que una amiga escribió para el. Allí dice que las semillas de loto germinarán aún después de siglos. Y que Renzo sembró esa semilla de loto en el alma de todos. Sus padres quieren honrar a Renzo. Igual que los familiares del colegio Ecos quieren luchar para que cada día haya menos siniestros viales. Para que cada día haya mas vidas convertidas en faros como la de sus hijos. Renzo ya aportó lo suyo en vida diseminando arte y amor en todas sus formas. Renzo era un sol. Ahora se hizo semilla y jamás será olvido.
Hoy se cumplen 7 años de la tragedia del colegio Ecos. Nueve pibes que murieron en medio de la ruta en Santa Fe. Un camión conducido por un chofer borracho que venía haciendo zigzag los chocó de frente. Volvían de darle una mano generosa a una escuela muy humilde del Chaco y por eso hoy también es el día del estudiante solidario. La bandera que los chicos colgaron en el micro decía: “Sabernos juntos nos hace mas fuertes”. Allí murieron Nico, check Justine, Delfina, Federico, Daniela, Benjamín, Julieta, Lucas, Juli y la profe, Mariana.

Hace 7 años que sus padres y amigos vienen luchando para que se haga justicia y para evitar tantos siniestros viales tan siniestros. Ese genocidio encubierto que se lleva 5 mil vidas por año. Formaron “Conduciendo a conciencia” y pudieron hacer mucho pero todavía es mucho lo que les falta. Uno de las personas que mas cerca estuvo y que mas les puso el hombro fue el flaco Luis Alberto Spinetta que ahora también se les fue. Ese genio almendrado que tanto extrañamos siempre consolaba a los padres con la misma frase: “nuestro destino es ser semilla”.

Hoy le quiero hablar de otra semilla que también fue destruída por esa locura criminal de manejar borracho y a mil por hora. Le quiero hablar de Renzo Casali. Tenía 18 años, estaba en San Rafael, disfrutando de su viaje de fin de curso y se encontró con su viaje final. Bajaba del micro en una calle secundaria sin vereda, y un auto a gran velocidad lo atropelló a traición. Lo golpeó por la espalda. El conductor iba de madrugada, con las luces apagadas y con tres veces mas de alcohol en sangre que lo permitido.

Renzo era un muchacho de cultura casi renacentista. No había nada del arte y la belleza que no lo convocara. Nada de lo humano le era ajeno. Primero la música que heredó de su abuela, la profesora de piano. Desde muy chiquito Renzo abría esos ojos azules iluminados e inmensos ante el milagro de las teclas y las melodías. Se hizo músico al lado de ella, acariciando aquel viejo piano vertical que lo quiere y lo espera. Se hizo artista completo con apenas 18 añitos porque se bebía la vida a borbotones. Era un torbellino que no paraba de crecer. Para Renzo el día tenía 30 horas. Y aprovechaba cada minuto. De otra manera no se puede explicar como hizo para leer tanto desde Cortazar a Edgar Allan Poe. ¿De donde sacó el tiempo para escribir sus primeras melodías con su abuela y participar como tecladista en un grupo llamado “ Muerte al tío Cosa”? Todo hecho cultural, popular o clásico era devorado con ansiedad. Spinetta, los Beatles, Caetano Veloso, Piazzolla, Beethoven, Bach. Por eso la ópera del Teatro Argentino y también del Colón lo tenían como un pasajero frecuente. Todo eso y mucho mas en 18 años. Era un gourmet. Libros de cocina que terminaban inundando la casa de sabores y aromas para producir el mejor plato para la familia o los amigos. Era creativo y apasionado en todas sus actividades. Le gustaba nadar, mirar series como Friends y meterse en las viejos dibujos de Mafalda. Amaba el cine y la fotografía la asumía con su antigua Konica de rollo y lente fijo. Fue parte del coro de la Catedral. Por eso entró al legendario Bachillerato de Bellas Artes que depende de la Universidad de La Plata. Por eso esas aulas eran un océano transparente donde nadaba con felicidad. Para el viaje de egresados preparó su guitarra y armó un cancionero con 200 temas en unas carpetas anilladas que repartió como quien reparte el pan.

En eso andaba Renzo. Saboreando la vida por los poros cuando lo atropelló la muerte. El delincuente que lo mató pagó una fianza y salió libre a las pocas horas. La familia de Renzo todavía anda enterrada en el pantano del desgarro mas terrible que puede sufrir. Raúl e Ileana, sus padres y Franco su hermano de 20 años no encuentran consuelo. En el funeral de Renzo, en el peor momento que puede tener un padre que es llevar a su hijo al cementerio, hubo paz y una luz muy especial. Todos sus compañeros del colegio y del coro se abrazaron y lloraron pero también cantaron. Elevaron sus voces como en un concierto celestial para despedirlo. Entonaron, casi a los gritos, plegaria para un niño dormido, quizás se sienta gorrión esta vez. La canción del mismo flaco que Renzo admiraba, del mismo flaco que dijo que nuestro destino es ser semilla. Ileana, la mama de Renzito que tiene el corazón dinamitado, frente a su tumba, se armó de coraje y leyó una poesía que una amiga escribió para el. Allí dice que las semillas de loto germinarán aún después de siglos. Y que Renzo sembró esa semilla de loto en el alma de todos. Sus padres quieren honrar a Renzo. Igual que los familiares del colegio Ecos quieren luchar para que cada día haya menos siniestros viales. Para que cada día haya mas vidas convertidas en faros como la de sus hijos. Renzo ya aportó lo suyo en vida diseminando arte y amor en todas sus formas. Renzo era un sol. Ahora se hizo semilla y jamás será olvido.
Amado Boudou alardea de lo que carece. Sobreactúa de revolucionario nacional y popular cuando no tiene la matriz, buy la trayectoria ni las convicciones en esa vereda ideológica. Es el gran simulador. Y ojo que no estoy hablando de su paso por las aulas de la ortodoxia neoliberal del CEMA, online la catedral de los Chicago Boys, ni de su militancia con los Alsogaray. Hablo de cuestiones mucho mas recientes en el tiempo. De noviembre del 2009. Hace menos de cuatro años, cuando ya se había disfrazado de progre con la camiseta K. ¿Se acuerda de lo que dijo en la embajada de los Estados Unidos? ¿O ya se olvidaron de los famosos cables secretos que reveló WikiLeaks? Boudou dijo que se sentía el más pronorteamericano del gabinete. Fueron revelaciones escandalosas que hablaban de su hipocresía y triple discurso. El Che Guevara en los actos, abrazado a Hebe Bonafini y el play boy que tripula imponentes motos Harley Davidson en la vida real. Anoche un dirigente massista lo ubicó en la “Agrupación Isidoro Cañones” de la frivolidad kirchnerista. En la intimidad, confesó ante la entonces embajadora de Estados Unidos, Vilma Martinez que habla inglés a la perfección, que le gusta surfear en las costas de San Diego, esquiar en las montañas nevadas de Aspen y como si esto fuera poco (ta tan ta tan…) confesó que es fanático del fútbol americano. ¿Era necesario? ¿Le piden tanto? Ninguna sobreactuación es buena. Preguntas incisivas para el ministro Boudou: ¿de quien es hincha? ¿De las Panteras de Carolina o de los Piratas de Tampa? Tal vez de los Chantas de Mar del Plata.

Ahora que semejante personaje es el presidente a cargo del país creo que todos deberíamos sentir un poco de vergüenza ajena. Ayer en Córdoba, otra vez se disfrazó de progre y atacó a Domingo Cavallo. Aquí el pecado también salpica al matrimonio Kirchner. Néstor fue el gobernador preferido del ministro del uno a uno, el que hizo todos los deberes y que por eso fue premiado con los tristemente célebres fondos de Santa Cruz que nadie sabe a donde fueron a parar. Y Cristina, una vez en mi programa de televisión se proclamó amiga de Cavallo cuando le pregunté a quien apoyaba en la interna del PJ de Capital. Lo tengo grabado y lo pasé en alguna ocasión. Además, ya se sabe, los Kirchner compartieron 7 veces boleta electoral con Carlos Menem a quien ahora satanizan como Boudou intentó hacer ayer con Cavallo.

Pero todas estas falsificaciones del pensamiento son un poroto al lado de las explicaciones que tiene que dar ante la justicia donde está imputado por varias causas de corrupción, por tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito.

La mas grande de todas es la vinculada al caso Ciccone donde aparecen sus huellas digitales por todos lados. La banda de descuidistas marplatenses, como los calificó Jorge Asís, hizo estragos y se enriqueció a la velocidad de la luz. Por eso su vida gira alrededor de Puerto Madero.

Amado todo el tiempo debe hacer méritos para que lo saquen de la congeladora a la que lo habían condenado sus propios compañeros del gobierno. Es tan grande su desprestigio social que lo tuvieron que ocultar en la campaña. Hasta Martin Insaurralde, uno de los dirigentes que revoloteó a su lado, le pidió tomar un poco de distancia. Hoy es el vice a cargo de la presidencia. La necesidad de sumar puntos le rompe los frenos inhibitorios de la obsecuencia. Ayer dijo que “A Néstor y Cristina les importa más el país que su propia vida” y con eso edificó por enésima vez un altar de chupamedias. No lo quieren los peronistas históricos ni los pingüinos de la primera hora. Hasta los dos hombres más fuertes de adentro y afuera del gobierno, Carlos Zannini y Máximo Kirchner lo miran con desconfianza. Algunos dirán: ¿Qué le hace una mancha más al tigre de Rolando? Pero la mancha de Amado es el tamaño de la decadencia de este gobierno. Todos estamos obligados a ser esclavos de la ley y la Constitución y por lo tanto Amado Boudou debe ejercer porque tiene toda la legalidad. Pero carece de una mínima legitimidad política. Todos deseamos la pronta recuperación de la presidenta. Pero eso no significa ocultar la verdad y decir con todas las letras: Boudou presidente. Cristina lo hizo.
Amado Boudou alardea de lo que carece. Sobreactúa de revolucionario nacional y popular cuando no tiene la matriz, site la trayectoria ni las convicciones en esa vereda ideológica. Es el gran simulador. Y ojo que no estoy hablando de su paso por las aulas de la ortodoxia neoliberal del CEMA, look la catedral de los Chicago Boys, ni de su militancia con los Alsogaray. Hablo de cuestiones mucho mas recientes en el tiempo. De noviembre del 2009. Hace menos de cuatro años, cuando ya se había disfrazado de progre con la camiseta K. ¿Se acuerda de lo que dijo en la embajada de los Estados Unidos? ¿O ya se olvidaron de los famosos cables secretos que reveló WikiLeaks? Boudou dijo que se sentía el más pronorteamericano del gabinete. Fueron revelaciones escandalosas que hablaban de su hipocresía y triple discurso. El Che Guevara en los actos, abrazado a Hebe Bonafini y el play boy que tripula imponentes motos Harley Davidson en la vida real. Anoche un dirigente massista lo ubicó en la “Agrupación Isidoro Cañones” de la frivolidad kirchnerista. En la intimidad, confesó ante la entonces embajadora de Estados Unidos, Vilma Martinez que habla inglés a la perfección, que le gusta surfear en las costas de San Diego, esquiar en las montañas nevadas de Aspen y como si esto fuera poco (ta tan ta tan…) confesó que es fanático del fútbol americano. ¿Era necesario? ¿Le piden tanto? Ninguna sobreactuación es buena. Preguntas incisivas para el ministro Boudou: ¿de quien es hincha? ¿De las Panteras de Carolina o de los Piratas de Tampa? Tal vez de los Chantas de Mar del Plata.

Ahora que semejante personaje es el presidente a cargo del país creo que todos deberíamos sentir un poco de vergüenza ajena. Ayer en Córdoba, otra vez se disfrazó de progre y atacó a Domingo Cavallo. Aquí el pecado también salpica al matrimonio Kirchner. Néstor fue el gobernador preferido del ministro del uno a uno, el que hizo todos los deberes y que por eso fue premiado con los tristemente célebres fondos de Santa Cruz que nadie sabe a donde fueron a parar. Y Cristina, una vez en mi programa de televisión se proclamó amiga de Cavallo cuando le pregunté a quien apoyaba en la interna del PJ de Capital. Lo tengo grabado y lo pasé en alguna ocasión. Además, ya se sabe, los Kirchner compartieron 7 veces boleta electoral con Carlos Menem a quien ahora satanizan como Boudou intentó hacer ayer con Cavallo.

Pero todas estas falsificaciones del pensamiento son un poroto al lado de las explicaciones que tiene que dar ante la justicia donde está imputado por varias causas de corrupción, por tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito.

La mas grande de todas es la vinculada al caso Ciccone donde aparecen sus huellas digitales por todos lados. La banda de descuidistas marplatenses, como los calificó Jorge Asís, hizo estragos y se enriqueció a la velocidad de la luz. Por eso su vida gira alrededor de Puerto Madero.

Amado todo el tiempo debe hacer méritos para que lo saquen de la congeladora a la que lo habían condenado sus propios compañeros del gobierno. Es tan grande su desprestigio social que lo tuvieron que ocultar en la campaña. Hasta Martin Insaurralde, uno de los dirigentes que revoloteó a su lado, le pidió tomar un poco de distancia. Hoy es el vice a cargo de la presidencia. La necesidad de sumar puntos le rompe los frenos inhibitorios de la obsecuencia. Ayer dijo que “A Néstor y Cristina les importa más el país que su propia vida” y con eso edificó por enésima vez un altar de chupamedias. No lo quieren los peronistas históricos ni los pingüinos de la primera hora. Hasta los dos hombres más fuertes de adentro y afuera del gobierno, Carlos Zannini y Máximo Kirchner lo miran con desconfianza. Algunos dirán: ¿Qué le hace una mancha más al tigre de Rolando? Pero la mancha de Amado es el tamaño de la decadencia de este gobierno. Todos estamos obligados a ser esclavos de la ley y la Constitución y por lo tanto Amado Boudou debe ejercer porque tiene toda la legalidad. Pero carece de una mínima legitimidad política. Todos deseamos la pronta recuperación de la presidenta. Pero eso no significa ocultar la verdad y decir con todas las letras: Boudou presidente. Cristina lo hizo.
El kirchnerismo inoculó el odio en las venas abiertas de la sociedad y esa es la peor herencia que dejará. La asignatura pendiente más grave. Esta será recordada como la década fracturada. Es muy doloroso pero real. Muchos años nos costó a los argentinos suturar aquellas heridas profundas que se abrieron en la pelea a favor y en contra del peronismo. Ninguna comunidad puede realizarse con felicidad y convivencia entre sus integrantes si está partida al medio. Si el fanatismo y la bronca son los principales protagonistas.

En estas horas, purchase la internación de Cristina puso nuevamente al debate en el primer plano. Los kirchneristas menos beligerantes mostraron su preocupación al respecto. La pancarta de una militante en las puertas de la fundación Favaloro ironizaba al respecto. Decía: “Hematoma gorila, sick vas a correr”. Los humoristas de Página 12 dibujaron a dos chetas destituyentes que reclamaban votar a la mejor candidata llamada “Ema”… “Hema.. toma”. Un remezón actualizado de aquella pintada salvaje mientras Eva Perón agonizaba: “Viva el cáncer”, viagra sale quedó estampado en la pared como expresión máxima del rencor.

Hoy las redes sociales ardieron de injurias y rabia. La cobardía anónima de ambos lados surgió a borbotones. Yegua, puta, montonera decían los más brutales que le desean directamente la muerte a Cristina. Y genocidas, asesinos, golpistas decían los que le desean la vida eterna. Es verdad que esa batalla por internet no representa fielmente a la sociedad. Es solo su expresión más extrema y venenosa. Pero antes no existía y ahora existe. Ese es el dato más inquietante. Ese es el tamaño del retroceso.

El odio es un sentimiento. El mas perverso de todos porque se mete por los poros y funciona como una peste contagiosa e incontrolable. Es claramente una fobia, la peor de la condición humana. Nada bueno se construye individualmente desde el odio y mucho menos colectivamente. Si hay dos países dentro de un territorio, ninguno crece, ninguno puede hacer feliz a su gente.

Yo creí que ese odio surgido de la política había sido sepultado definitivamente durante el levantamiento carapintada. El jefe del peronismo de entonces, Antonio Cafiero estuvo parado en el balcón de la Casa Rosada junto al presidente radical, Raúl Alfonsín. Eran la foto de la unidad nacional. Eran los conductores de las mayorías nacionales que se unían frente a las armas y a los golpistas. El genocidio que habíamos padecido había dejado una enseñanza: la dictadura no hacía diferencias partidarias. Mataba, secuestraba y censuraba sin preguntar que camiseta partidaria tenía la víctima.

Sin embargo hoy, resucitó aquel odio sin límites. Por eso digo que es la peor herencia. Esta semana un grupo de adoradores de Cristina insultó de arriba abajo a una periodista por el solo hecho de ser de TN y Canal 13. Incluso una mujer avanzó con una tijera en la mano. La propia custodia presidencial tuvo que ayudar a la periodista para que la cosa no se convirtiera en linchamiento o tragedia. ¿Qué objetivos tenían los muchachos cristinistas? ¿Quemar el móvil con los trabajadores de prensa adentro? ¿Clavarle la tijera en la yugular a la periodista monopólica? ¿O solo pretendían asustarla para que se autocensurara? Nadie lo sabe. Cuando una barra se mueve por odio y se autoagita puede hacer cualquier cosa. Todo sea por defender a la patria que es Cristina y por eliminar a la antipatria que son los gorilas.

Lo más terrible es que no fue un hecho único ni aislado. Que es un eslabón mas de una cadena de agresiones de distinto tipo a los que piensan distinto. Con Fernando Bravo lo hemos sufrido en carne propia en más de una ocasión. Para aportar a la pacificación. Para terminar con la guerra fraticida de insultos y patoteadas, hay que contribuir de todos lados. Hay que evitar las descalificaciones personales. Discutir ideas y proyectos. Denunciar corrupciones y verdades. Debatir a fondo. Pero sin estigmatizar ni perseguir al otro. No es mi intención levantar el dedito y apuntar a los culpables. Pero ningún problema se soluciona si no se identifica con claridad como fue que se produjo. No hay remedio eficiente si no se sabe como apareció la enfermedad. Y no hay dudas que todo vino de arriba para abajo. Desde el estado hacia el pensamiento diverso. Brutalidades musolinianas como los juicios en la plaza pública a periodistas o los afiches escrachadores que eran escupidos como un deporte jamás fueron condenados por las mas altas autoridades. Encendieron una llama que hoy es muy difícil de apagar. Pero que debemos apagar. Cuando el incendio social se descontrola nos quema a todos.
El kirchnerismo inoculó el odio en las venas abiertas de la sociedad y esa es la peor herencia que dejará. La asignatura pendiente más grave. Esta será recordada como la década fracturada. Es muy doloroso pero real. Muchos años nos costó a los argentinos suturar aquellas heridas profundas que se abrieron en la pelea a favor y en contra del peronismo. Ninguna comunidad puede realizarse con felicidad y convivencia entre sus integrantes si está partida al medio. Si el fanatismo y la bronca son los principales protagonistas.

En estas horas, site la internación de Cristina puso nuevamente al debate en el primer plano. Los kirchneristas menos beligerantes mostraron su preocupación al respecto. La pancarta de una militante en las puertas de la fundación Favaloro ironizaba al respecto. Decía: “Hematoma gorila, buy cialis vas a correr”. Los humoristas de Página 12 dibujaron a dos chetas destituyentes que reclamaban votar a la mejor candidata llamada “Ema”… “Hema.. toma”. Un remezón actualizado de aquella pintada salvaje mientras Eva Perón agonizaba: “Viva el cáncer”, discount quedó estampado en la pared como expresión máxima del rencor.

Hoy las redes sociales ardieron de injurias y rabia. La cobardía anónima de ambos lados surgió a borbotones. Yegua, puta, montonera decían los más brutales que le desean directamente la muerte a Cristina. Y genocidas, asesinos, golpistas decían los que le desean la vida eterna. Es verdad que esa batalla por internet no representa fielmente a la sociedad. Es solo su expresión más extrema y venenosa. Pero antes no existía y ahora existe. Ese es el dato más inquietante. Ese es el tamaño del retroceso.

El odio es un sentimiento. El mas perverso de todos porque se mete por los poros y funciona como una peste contagiosa e incontrolable. Es claramente una fobia, la peor de la condición humana. Nada bueno se construye individualmente desde el odio y mucho menos colectivamente. Si hay dos países dentro de un territorio, ninguno crece, ninguno puede hacer feliz a su gente.

Yo creí que ese odio surgido de la política había sido sepultado definitivamente durante el levantamiento carapintada. El jefe del peronismo de entonces, Antonio Cafiero estuvo parado en el balcón de la Casa Rosada junto al presidente radical, Raúl Alfonsín. Eran la foto de la unidad nacional. Eran los conductores de las mayorías nacionales que se unían frente a las armas y a los golpistas. El genocidio que habíamos padecido había dejado una enseñanza: la dictadura no hacía diferencias partidarias. Mataba, secuestraba y censuraba sin preguntar que camiseta partidaria tenía la víctima.

Sin embargo hoy, resucitó aquel odio sin límites. Por eso digo que es la peor herencia. Esta semana un grupo de adoradores de Cristina insultó de arriba abajo a una periodista por el solo hecho de ser de TN y Canal 13. Incluso una mujer avanzó con una tijera en la mano. La propia custodia presidencial tuvo que ayudar a la periodista para que la cosa no se convirtiera en linchamiento o tragedia. ¿Qué objetivos tenían los muchachos cristinistas? ¿Quemar el móvil con los trabajadores de prensa adentro? ¿Clavarle la tijera en la yugular a la periodista monopólica? ¿O solo pretendían asustarla para que se autocensurara? Nadie lo sabe. Cuando una barra se mueve por odio y se autoagita puede hacer cualquier cosa. Todo sea por defender a la patria que es Cristina y por eliminar a la antipatria que son los gorilas.

Lo más terrible es que no fue un hecho único ni aislado. Que es un eslabón mas de una cadena de agresiones de distinto tipo a los que piensan distinto. Con Fernando Bravo lo hemos sufrido en carne propia en más de una ocasión. Para aportar a la pacificación. Para terminar con la guerra fraticida de insultos y patoteadas, hay que contribuir de todos lados. Hay que evitar las descalificaciones personales. Discutir ideas y proyectos. Denunciar corrupciones y verdades. Debatir a fondo. Pero sin estigmatizar ni perseguir al otro. No es mi intención levantar el dedito y apuntar a los culpables. Pero ningún problema se soluciona si no se identifica con claridad como fue que se produjo. No hay remedio eficiente si no se sabe como apareció la enfermedad. Y no hay dudas que todo vino de arriba para abajo. Desde el estado hacia el pensamiento diverso. Brutalidades musolinianas como los juicios en la plaza pública a periodistas o los afiches escrachadores que eran escupidos como un deporte jamás fueron condenados por las mas altas autoridades. Encendieron una llama que hoy es muy difícil de apagar. Pero que debemos apagar. Cuando el incendio social se descontrola nos quema a todos.
Hace un rato por esta radio, pharm se cayó la última mentira. Finalmente, stuff Belén Mosquera, la joven inspectora de tránsito de Lomas de Zamora, confirmó por estos micrófonos que fue echada de su trabajo sin causa por el entredicho que mantuvo con el diputado Juan Cabandié.

El video del incidente con ella y dos gendarmes resume varios de los disvalores que mas rechazo producen de algunos integrantes de la clase dirigente. Vale la pena ver y comprobar como el jefe de La Cámpora porteña intenta tapar una mentira con otra mas grande hasta que fabrica una bola de nieve de papelones. En esos pocos minutos se observa de que manera Cabandié trepado a una soberbia incomprensible maltrata a tres funcionarios públicos, se maneja como juez y parte y hace una utilización del estado como si fuese de su propiedad. Produce mucha indignación certificar que un militante jóven replica casi en forma idéntica los vicios que muestra su conductora y presidenta de la Nación, Cristina Fernández.

Veamos primero las mentiras: ante la sorpresiva aparición del video lo primero que atinó a decir fue que estaba enojado porque habían intentado coimearlo, que todo había ocurrido en Capital Federal y que apeló a un tal Martin del ministerio de Defensa para que sancionaran a la mujer. Muchos opositores le recordaron que si le quisieron cobrar una coima tenía la obligación de denunciarlos ante la justicia y entonces reculó en chancletas y planteó un eufemismo del tamaño de un auto. Dijo que “me estaban direccionando seguramente a una coima”, y reconoció que si le hubieran dicho “dejá 150 pesos y andante”, los hubiera denunciado. Después se supo que la discusión fue en Lomas de Zamora y el Martín al que reclamaba un castigo para los gendarmes y la inspectora era precisamente el candidato a diputado Martin Insaurralde, el intendente y máxima autoridad del estado municipal.

Atrapado por su propio comportamiento, anoche se vió obligado a pedir disculpas que es lo que debería haber hecho de un comienzo. Dijo que se calentó y que se arrepiente. Que no está orgulloso de lo que hizo y que debería haber mantenido la templanza. Y reconoció que se molestó porque tal como es su obligación le hicieron abrir unos bolsos y levantar la rueda de auxilio del baúl. Incluso contó que habló con el jefe regional de la Gendarmería que le dijo que el problema había sido que el no se había presentado. Es decir que no había chapeado con su condición de diputado e integrante de la agrupación privilegiada de Cristina. Pero vamos al resto de su actuación. A la inspectora de 22 años, la trató de “flaquita desubicadita y boluda” y le dijo que era mas guapo que ella, que tenía huevos, que era hijo de desaparecidos, que se había bancado la dictadura y que tenía que bancarse a los hijos de puta que quieren arruinar este país. “Lo felicito, lo felicito”, le decía Belén que no entendía que tenía que ver esa historia terrible con que Cabandié carecía del último recibo pago del seguro del auto. Varios le recordaron por twitter que ser una víctima, como es Cabandié de la dictadura, no le da privilegios ni impunidad ni lo coloca siempre en el lugar de la verdad.

Pero como si esto fuera poco, intentó hacer justicia por mano propia. Con su telefonito rojo del poder, juzgó y condenó a la inspectora y le reclamó el castigo correspondiente a quien representa el estado en el municipio: Martin Insaurralde.

El mismo infractor de una norma de tránsito en juicio sumario resolvió aplicarle un “correctivo” a la trabajadora municipal. Pasó de responsable de una infracción de tránsito a victimario de una simple laburante que ganaba 2.600 pesos de básico.

La palabra correctivo ya casi no se utiliza porque pertenecía al vocabulario de los reformatorios o de los colegios mas autoritarios y severos. Un correctivo podía ser un punterazo en los dedos, un coscorrón en la cabeza o, arrodillarse sobre granos de maíz. Es una terminología extraña, del autoritarismo antiguo. El diccionario de la Real Academia dice que estos son los sinónimos de correctivo: escarmiento, merecido, pena, disciplina. Todo el comportamiento del diputado camporista me remitió a otra palabra antigua: capanga. En lenguaje coloquial se refiere a los capataces que tratan con violencia a sus empleados. Andres Larroque, el comandante nacional de La Cámpora, en su momento, tuvo la misma actitud de capanga con Juan Miceli. ¿Se acuerda? En vivo y en directo, por canal 7 lo citó para que le explicara como se había atrevido a hacerle una pregunta sobre los muchachos que ayudaban a los inundados identificados con pecheras de su agrupación.

Kapanga con “la letra K”, es un grupo de rock nacido en Quilmes, que mezcla varios ritmos, entre otros el cuarteto y que lidera el “Mono” Fabio. Sin embargo a mi, se me mezclaron los tantos y por un momento pensé que Capanga, el capataz prepotente, también se escribía con K. Pesadillas del diccionario en los tiempos de cólera.
Hace un rato por esta radio, clinic search se cayó la última mentira. Finalmente, Belén Mosquera, la joven inspectora de tránsito de Lomas de Zamora, confirmó por estos micrófonos que fue echada de su trabajo sin causa por el entredicho que mantuvo con el diputado Juan Cabandié.

El video del incidente con ella y dos gendarmes resume varios de los disvalores que mas rechazo producen de algunos integrantes de la clase dirigente. Vale la pena ver y comprobar como el jefe de La Cámpora porteña intenta tapar una mentira con otra mas grande hasta que fabrica una bola de nieve de papelones. En esos pocos minutos se observa de que manera Cabandié trepado a una soberbia incomprensible maltrata a tres funcionarios públicos, se maneja como juez y parte y hace una utilización del estado como si fuese de su propiedad. Produce mucha indignación certificar que un militante jóven replica casi en forma idéntica los vicios que muestra su conductora y presidenta de la Nación, Cristina Fernández.

Veamos primero las mentiras: ante la sorpresiva aparición del video lo primero que atinó a decir fue que estaba enojado porque habían intentado coimearlo, que todo había ocurrido en Capital Federal y que apeló a un tal Martin del ministerio de Defensa para que sancionaran a la mujer. Muchos opositores le recordaron que si le quisieron cobrar una coima tenía la obligación de denunciarlos ante la justicia y entonces reculó en chancletas y planteó un eufemismo del tamaño de un auto. Dijo que “me estaban direccionando seguramente a una coima”, y reconoció que si le hubieran dicho “dejá 150 pesos y andante”, los hubiera denunciado. Después se supo que la discusión fue en Lomas de Zamora y el Martín al que reclamaba un castigo para los gendarmes y la inspectora era precisamente el candidato a diputado Martin Insaurralde, el intendente y máxima autoridad del estado municipal.

Atrapado por su propio comportamiento, anoche se vió obligado a pedir disculpas que es lo que debería haber hecho de un comienzo. Dijo que se calentó y que se arrepiente. Que no está orgulloso de lo que hizo y que debería haber mantenido la templanza. Y reconoció que se molestó porque tal como es su obligación le hicieron abrir unos bolsos y levantar la rueda de auxilio del baúl. Incluso contó que habló con el jefe regional de la Gendarmería que le dijo que el problema había sido que el no se había presentado. Es decir que no había chapeado con su condición de diputado e integrante de la agrupación privilegiada de Cristina. Pero vamos al resto de su actuación. A la inspectora de 22 años, la trató de “flaquita desubicadita y boluda” y le dijo que era mas guapo que ella, que tenía huevos, que era hijo de desaparecidos, que se había bancado la dictadura y que tenía que bancarse a los hijos de puta que quieren arruinar este país. “Lo felicito, lo felicito”, le decía Belén que no entendía que tenía que ver esa historia terrible con que Cabandié carecía del último recibo pago del seguro del auto. Varios le recordaron por twitter que ser una víctima, como es Cabandié de la dictadura, no le da privilegios ni impunidad ni lo coloca siempre en el lugar de la verdad.

Pero como si esto fuera poco, intentó hacer justicia por mano propia. Con su telefonito rojo del poder, juzgó y condenó a la inspectora y le reclamó el castigo correspondiente a quien representa el estado en el municipio: Martin Insaurralde.

El mismo infractor de una norma de tránsito en juicio sumario resolvió aplicarle un “correctivo” a la trabajadora municipal. Pasó de responsable de una infracción de tránsito a victimario de una simple laburante que ganaba 2.600 pesos de básico.

La palabra correctivo ya casi no se utiliza porque pertenecía al vocabulario de los reformatorios o de los colegios mas autoritarios y severos. Un correctivo podía ser un punterazo en los dedos, un coscorrón en la cabeza o, arrodillarse sobre granos de maíz. Es una terminología extraña, del autoritarismo antiguo. El diccionario de la Real Academia dice que estos son los sinónimos de correctivo: escarmiento, merecido, pena, disciplina. Todo el comportamiento del diputado camporista me remitió a otra palabra antigua: capanga. En lenguaje coloquial se refiere a los capataces que tratan con violencia a sus empleados. Andres Larroque, el comandante nacional de La Cámpora, en su momento, tuvo la misma actitud de capanga con Juan Miceli. ¿Se acuerda? En vivo y en directo, por canal 7 lo citó para que le explicara como se había atrevido a hacerle una pregunta sobre los muchachos que ayudaban a los inundados identificados con pecheras de su agrupación.

Kapanga con “la letra K”, es un grupo de rock nacido en Quilmes, que mezcla varios ritmos, entre otros el cuarteto y que lidera el “Mono” Fabio. Sin embargo a mi, se me mezclaron los tantos y por un momento pensé que Capanga, el capataz prepotente, también se escribía con K. Pesadillas del diccionario en los tiempos de cólera.
Hace 11 años, remedy cuando recibí la primera versión del libro “Mamá” de Jorge Fernández Díaz, le mandé el siguiente comentario:

Querido, admirado y (sanamente) envidiado Jorge:

Escribiste un libro de puta madre. Un librazo que sería una injusticia que no puedan leer todos los descendientes de todas las marías de los escalones que existan en el mundo. Desde Asturias hasta Polonia pasando por Neuquén.

Yo soy uno de esos descendientes y me siento un privilegiado por haber podido llorar y reír con esos textos. En ese libro hay emoción y talento. Y la posibilidad de reconocerse en muchos de sus párrafos. Es que todos somos tan iguales…

Y encima, como valor agregado, además de una profunda radiografía de las familias inmigrantes con radioteatro incluido aparece una aproximación exquisita a la historia de nuestra bendita Argentina de las últimas décadas.

Por eso creo (tal como te lo anticipé por teléfono) que escribiste un gran libro y además una película (mezcla de Almodovar y Campanella ) y un culebrón televisivo de moderna nostalgia capaz de paralizar a la Argentina con sus amores y sus dolores. Es un libro del tipo pasión de multitudes. Profundo y sencillo. Sabio y al alcance de mi vieja.

En estos momentos de tantas angustias y de tantas inseguridades solo hay un puñado de cosas para refugiarnos. La identidad es la principal trinchera que tenemos. Igual que la familia y los afectos.

Leí y sentí la misma vergüenza de ser pobre que vos sentiste. Recordé una noche de verano con olor a espiral contra los mosquitos. La parra se caía de uvas dulzonas cuando la farmacia era casi una botica. Era Reyes. Yo había pedido una bici y los reyes cumplieron. Pero la bici que trajeron mis viejos en sus camellos no era nueva. Era (muy) usada. Tanto que era la bicicleta que mi viejo había usado cuando era chico. Una bici con más de 30 años de antigüedad. ¿Te imaginas cuando la vi? Estaba mas o menos repintada y con cubiertas nuevas para disimular sus arrugas. Un lifting que hizo por dos mangos don Trovato el dueño de la bicicleteria de San Vicente un barrio de curtiembres con aromas similares a los de Mataderos. ¿Sabés lo que hice? Era un pibe y me hice el boludo. Sobreactué mi alegría para que mis viejos no se sintieran mal por no poderme comprar una bicicleta nueva como el Yiyi , el hijo del doctor Oliva que vivía a media cuadra y que fue el primer chico del barrio que tuvo un televisor Ranser mas grande que un toro y con olor a lamparitas calientes. Les hice creer a mis viejos que me había tragado la píldora. Que la trampita piadosa les había salido bien.

Pero a la noche lloré como loco por ser pobre. Y lloré contra la almohada para que ellos no me escucharan.

Era otra Argentina. Mis viejos se quebraban la espalda laburando como burros. Día y noche. Sin empleados. Baldeando el piso y arrodillados rasqueteando la mugre por la madrugada, en batón, ojotas y pijama. Pero progresaban. Mi hermana y yo íbamos a la escuela para el orgullo de ellos. Jamás olvidaré que mi Papá estudio en la universidad y se recibió de farmacéutico a escondidas de mis abuelos. Ellos pensaban que leer libros era perder el tiempo y que la vida era solo trabajo. En aquel barrio orillero a mi viejo, los vecinos del conventillo, le decían Mayor, como deformación del “Meyer” con que mi abuela polaca y judía pobre lo llamaba.

Mayor era hijo de Samuel y Rosa de Polonia. Eran panaderos que vendían sus sabrosas facturas pintadas con brocha gorda y huevo en las plazas. Un día cruzando la calle mi zeide Samuel perdió estabilidad por el peso brutal de las gigantescas canastas con pan y medialunas que llevaba en cada brazo y con el empujón que le dio una motocicleta al chocarlo, se cayó y quedó muerto en un instante. Con su cabeza pelada como la mía y la de mi viejo reventada contra el cordón de la vereda. Nunca vi a nadie llorar con tanto dolor como cuando a mi viejo se le murió su viejo.

Aquel zeide también tenía una fuerza taurina como la de nuestros padres, Marcial y Mayor. Me cagaba a cintazos si hacía quilombo a la siesta y sus manos gigantes y callosas me inspiraban el respeto que hoy todavía le tengo al trabajo, al esfuerzo y al sacrificio. Esos hombres me enseñaron que solo se avanza sufriendo. Y creo que tenían razón hasta que apareció Freud. Ignoraban el intelecto y por eso le temían y parecían ignorantes.

Dedicarse a leer y escribir era cosa de vagos. Era demasiado fácil. Y la verdad es que nosotros ya sabemos que ser periodista es mejor que trabajar. Pero aprendimos la lección más importante. La de apretar los dientes y meterle para adelante con la fuerza y la ceguera de un arado. Nunca un franco, como tu viejo, Marcial cuando era mozo de bar en el legendario Abecé y le decían: “un Gancia y dos cortados para la cuatro, gallego”.

En realidad creo que vos y yo Jorge tenemos la potencia de nuestros viejos pero desarrollamos la vocación de nuestras madres. Tanto Carmen y Esther podrían haber sido grandes periodistas. ¿O ya lo son?

Asturianos, judíos, inmigrantes, todos saben de morriñas, rezos, destierros y discriminaciones como puñales.

Me rebeló descubrirte perseguido en el colegio por gordo y por débil con el único escudo del judo y la fé.

Te deseo que la vida te condene a ser cada vez más feliz ejercitando esa “laboriosa forma de la clandestinidad” porque la gran literatura te espera. Contá con este amigo del que no te tenes que cuidar. Seguí escribiendo películas sabatinas que se te ocurren para que tu vieja las lea. Creo que somos de una madera que no se va a ahogar nunca en el Cántabrico pero mil veces en un vaso de agua. Porque vamos a buscar nuestro destino en miles de lugares hasta comprender como dice “la Sole” que estaba donde nací lo que buscaba por ahí. En Palermo. Cerca de tu mama, de esa Carmen que quiebra psiquiatras y las deja hechas piltrafas de tanto llorar sus lágrimas lacanianas. Cerca de mujeres como ella, de sangre asturiana, que nunca pagan con la misma moneda y que tienen el destino samaritano de la solidaridad. A Dios gracias…y gracias por tu “Mamá” que es la mamá de todos.

Alfredo, tu amigo que solo tiene tres certezas: soy padre, cordobés y periodista.
Hace 11 años, malady cuando recibí la primera versión del libro “Mamá” de Jorge Fernández Díaz, generic le mandé el siguiente comentario:

Querido, check admirado y (sanamente) envidiado Jorge:

Escribiste un libro de puta madre. Un librazo que sería una injusticia que no puedan leer todos los descendientes de todas las marías de los escalones que existan en el mundo. Desde Asturias hasta Polonia pasando por Neuquén.

Yo soy uno de esos descendientes y me siento un privilegiado por haber podido llorar y reír con esos textos. En ese libro hay emoción y talento. Y la posibilidad de reconocerse en muchos de sus párrafos. Es que todos somos tan iguales…

Y encima, como valor agregado, además de una profunda radiografía de las familias inmigrantes con radioteatro incluido aparece una aproximación exquisita a la historia de nuestra bendita Argentina de las últimas décadas.

Por eso creo (tal como te lo anticipé por teléfono) que escribiste un gran libro y además una película (mezcla de Almodovar y Campanella ) y un culebrón televisivo de moderna nostalgia capaz de paralizar a la Argentina con sus amores y sus dolores. Es un libro del tipo pasión de multitudes. Profundo y sencillo. Sabio y al alcance de mi vieja.

En estos momentos de tantas angustias y de tantas inseguridades solo hay un puñado de cosas para refugiarnos. La identidad es la principal trinchera que tenemos. Igual que la familia y los afectos.

Leí y sentí la misma vergüenza de ser pobre que vos sentiste. Recordé una noche de verano con olor a espiral contra los mosquitos. La parra se caía de uvas dulzonas cuando la farmacia era casi una botica. Era Reyes. Yo había pedido una bici y los reyes cumplieron. Pero la bici que trajeron mis viejos en sus camellos no era nueva. Era (muy) usada. Tanto que era la bicicleta que mi viejo había usado cuando era chico. Una bici con más de 30 años de antigüedad. ¿Te imaginas cuando la vi? Estaba mas o menos repintada y con cubiertas nuevas para disimular sus arrugas. Un lifting que hizo por dos mangos don Trovato el dueño de la bicicleteria de San Vicente un barrio de curtiembres con aromas similares a los de Mataderos. ¿Sabés lo que hice? Era un pibe y me hice el boludo. Sobreactué mi alegría para que mis viejos no se sintieran mal por no poderme comprar una bicicleta nueva como el Yiyi , el hijo del doctor Oliva que vivía a media cuadra y que fue el primer chico del barrio que tuvo un televisor Ranser mas grande que un toro y con olor a lamparitas calientes. Les hice creer a mis viejos que me había tragado la píldora. Que la trampita piadosa les había salido bien.

Pero a la noche lloré como loco por ser pobre. Y lloré contra la almohada para que ellos no me escucharan.

Era otra Argentina. Mis viejos se quebraban la espalda laburando como burros. Día y noche. Sin empleados. Baldeando el piso y arrodillados rasqueteando la mugre por la madrugada, en batón, ojotas y pijama. Pero progresaban. Mi hermana y yo íbamos a la escuela para el orgullo de ellos. Jamás olvidaré que mi Papá estudio en la universidad y se recibió de farmacéutico a escondidas de mis abuelos. Ellos pensaban que leer libros era perder el tiempo y que la vida era solo trabajo. En aquel barrio orillero a mi viejo, los vecinos del conventillo, le decían Mayor, como deformación del “Meyer” con que mi abuela polaca y judía pobre lo llamaba.

Mayor era hijo de Samuel y Rosa de Polonia. Eran panaderos que vendían sus sabrosas facturas pintadas con brocha gorda y huevo en las plazas. Un día cruzando la calle mi zeide Samuel perdió estabilidad por el peso brutal de las gigantescas canastas con pan y medialunas que llevaba en cada brazo y con el empujón que le dio una motocicleta al chocarlo, se cayó y quedó muerto en un instante. Con su cabeza pelada como la mía y la de mi viejo reventada contra el cordón de la vereda. Nunca vi a nadie llorar con tanto dolor como cuando a mi viejo se le murió su viejo.

Aquel zeide también tenía una fuerza taurina como la de nuestros padres, Marcial y Mayor. Me cagaba a cintazos si hacía quilombo a la siesta y sus manos gigantes y callosas me inspiraban el respeto que hoy todavía le tengo al trabajo, al esfuerzo y al sacrificio. Esos hombres me enseñaron que solo se avanza sufriendo. Y creo que tenían razón hasta que apareció Freud. Ignoraban el intelecto y por eso le temían y parecían ignorantes.

Dedicarse a leer y escribir era cosa de vagos. Era demasiado fácil. Y la verdad es que nosotros ya sabemos que ser periodista es mejor que trabajar. Pero aprendimos la lección más importante. La de apretar los dientes y meterle para adelante con la fuerza y la ceguera de un arado. Nunca un franco, como tu viejo, Marcial cuando era mozo de bar en el legendario Abecé y le decían: “un Gancia y dos cortados para la cuatro, gallego”.

En realidad creo que vos y yo Jorge tenemos la potencia de nuestros viejos pero desarrollamos la vocación de nuestras madres. Tanto Carmen y Esther podrían haber sido grandes periodistas. ¿O ya lo son?

Asturianos, judíos, inmigrantes, todos saben de morriñas, rezos, destierros y discriminaciones como puñales.

Me rebeló descubrirte perseguido en el colegio por gordo y por débil con el único escudo del judo y la fé.

Te deseo que la vida te condene a ser cada vez más feliz ejercitando esa “laboriosa forma de la clandestinidad” porque la gran literatura te espera. Contá con este amigo del que no te tenes que cuidar. Seguí escribiendo películas sabatinas que se te ocurren para que tu vieja las lea. Creo que somos de una madera que no se va a ahogar nunca en el Cántabrico pero mil veces en un vaso de agua. Porque vamos a buscar nuestro destino en miles de lugares hasta comprender como dice “la Sole” que estaba donde nací lo que buscaba por ahí. En Palermo. Cerca de tu mama, de esa Carmen que quiebra psiquiatras y las deja hechas piltrafas de tanto llorar sus lágrimas lacanianas. Cerca de mujeres como ella, de sangre asturiana, que nunca pagan con la misma moneda y que tienen el destino samaritano de la solidaridad. A Dios gracias…y gracias por tu “Mamá” que es la mamá de todos.

Alfredo, tu amigo que solo tiene tres certezas: soy padre, cordobés y periodista.
Otra vez la violencia narco entre nosotros. En los últimos días hemos registrado una serie de hechos inquietantes que nos tienen que hacer reflexionar antes de que sea demasiado tarde para lágrimas. El mas grave de todos, ed por la conmoción institucional que generó y por su carácter inédito fue el ataque a balazos al domicilio del gobernador de Santa Fe, cure el socialista Antonio Bonfatti. No hay antecedentes de un atentado de esta magnitud. Por la investidura de la víctima y porque fue en su casa particular donde vive con su familia. Fue un claro embate contra la democracia. Cuatro hombres encapuchados y en motos de alta cilindrada, con armas de guerra y 14 impactos de bala demuestran que estamos ante la presencia mafiosa de un grupo comando pesado y no de aventureros improvisados. Un diputado santafesino se animó y lo dijo con todas las letras: actuaron como sicarios que quisieron asesinar al gobernador. Ni en el 2001 ni en el levantamiento carapintada un gobernador había estado tan cerca de una balacera. Nada justifica esa agresión que, insisto, podría haber terminado con la vida del gobernador o de algún miembro de su familia. Pero se lo atribuyen a las más grandes bandas delictivas. A las que trafican con drogas. A las que mueven una tecnología, una logística y una chequera que es capaz de quebrar al ejército más poderoso.

Por eso dominan jueces y comisarios. Perforan las instituciones y las prostituyen. Disparan cañones de un millón de dólares. Y los funcionarios honrados son sus peores enemigos. Porque no transan con los transas. Porque no negocian. Porque su ética personal los hace blindados ante las coimas por mas grandes que sean. Eso desespera a los narcos y apelan al crimen organizado que es lo que mejor conocen. Algunos están desesperados porque varios cabecillas de bandas importantes están presos. Por eso amenazaron a las más altas autoridades del poder ejecutivo provincial, de la justicia y la policía. De entrada, fue buena la reacción de todas las fuerzas políticas. Fue una señal para que los que están al margen de la ley encuentren todos unidos a los que defienden la democracia, las normas de convivencia y la Republica. Hubo una gran respuesta en este caso porque funcionarios nacionales y legisladores de todos los palos le pusieron el pecho a la situación y respaldaron a Bonfatti que hasta lloró emocionado por el apoyo de sus vecinos del barrio.

Pero enseguida volvieron las chicanas que dividen y pretenden aprovecharse electoralmente de una situación de extrema gravedad. Agustín Rossi, el ministro de Defensa, máximo responsable de controlar las fronteras, de la radarización que no existe y del retiro de los gendarmes de donde deben estar, le pegó al ex gobernador Hermes Binner. Dijo que todo comenzó durante su gobierno que fue una incubadora de los narcos. ¿Hacía falta semejante agravio? ¿Quiénes se benefician con esa división? Los narcos. ¿Quiénes se perjudican? Todos los ciudadanos honestos en general y los santafesinos en particular.

Es urgente la necesidad de lograr niveles de coordinación y ayuda superiores. Hay que devolverle a Santa Fe los gendarmes que se esfumaron de la provincia y trabajar en conjunto con todas las fuerzas de seguridad y no hacer política mezquina con semejante drama. Para eso y no solo para eso hay que extirpar todo tipo de violencia entre los partidos políticos. Condenar con contundencia y en voz alta pero fomentar las investigaciones y el castigo a los responsables. Anoche, un histórico peronista me dijo que los soldaditos de la droga, los pibes santafesinos cobran 500 pesos por día por cuidar los bunker donde viven y producen los narcotraficantes. Las señales de los últimos tiempos deberían hacer poner de pie a toda la sociedad con sus dirigentes a la cabeza. La dimensión narco de Córdoba y el Conurbano bonaerense merecen tratamientos especiales. ¿Nadie se alarma por la masacre de la villa 1-11-14 donde asesinaron a 5 personas en un ajuste de cuenta de bandas? ¿O la molotov criminal que tiraron en el conventillo de la Boca donde murieron dos pibes?

Estamos cumpliendo 30 años de democracia. No permitamos que este país se convierta en una narcocracia. Levantemos la guardia. Es por el bien de todos. Pero sobre todo, de nuestros hijos.
Otra vez la violencia narco entre nosotros. En los últimos días hemos registrado una serie de hechos inquietantes que nos tienen que hacer reflexionar antes de que sea demasiado tarde para lágrimas. El mas grave de todos, ed por la conmoción institucional que generó y por su carácter inédito fue el ataque a balazos al domicilio del gobernador de Santa Fe, salve el socialista Antonio Bonfatti. No hay antecedentes de un atentado de esta magnitud. Por la investidura de la víctima y porque fue en su casa particular donde vive con su familia. Fue un claro embate contra la democracia. Cuatro hombres encapuchados y en motos de alta cilindrada, ailment con armas de guerra y 14 impactos de bala demuestran que estamos ante la presencia mafiosa de un grupo comando pesado y no de aventureros improvisados. Un diputado santafesino se animó y lo dijo con todas las letras: actuaron como sicarios que quisieron asesinar al gobernador. Ni en el 2001 ni en el levantamiento carapintada un gobernador había estado tan cerca de una balacera. Nada justifica esa agresión que, insisto, podría haber terminado con la vida del gobernador o de algún miembro de su familia. Pero se lo atribuyen a las más grandes bandas delictivas. A las que trafican con drogas. A las que mueven una tecnología, una logística y una chequera que es capaz de quebrar al ejército más poderoso.

Por eso dominan jueces y comisarios. Perforan las instituciones y las prostituyen. Disparan cañones de un millón de dólares. Y los funcionarios honrados son sus peores enemigos. Porque no transan con los transas. Porque no negocian. Porque su ética personal los hace blindados ante las coimas por mas grandes que sean. Eso desespera a los narcos y apelan al crimen organizado que es lo que mejor conocen. Algunos están desesperados porque varios cabecillas de bandas importantes están presos. Por eso amenazaron a las más altas autoridades del poder ejecutivo provincial, de la justicia y la policía. De entrada, fue buena la reacción de todas las fuerzas políticas. Fue una señal para que los que están al margen de la ley encuentren todos unidos a los que defienden la democracia, las normas de convivencia y la Republica. Hubo una gran respuesta en este caso porque funcionarios nacionales y legisladores de todos los palos le pusieron el pecho a la situación y respaldaron a Bonfatti que hasta lloró emocionado por el apoyo de sus vecinos del barrio.

Pero enseguida volvieron las chicanas que dividen y pretenden aprovecharse electoralmente de una situación de extrema gravedad. Agustín Rossi, el ministro de Defensa, máximo responsable de controlar las fronteras, de la radarización que no existe y del retiro de los gendarmes de donde deben estar, le pegó al ex gobernador Hermes Binner. Dijo que todo comenzó durante su gobierno que fue una incubadora de los narcos. ¿Hacía falta semejante agravio? ¿Quiénes se benefician con esa división? Los narcos. ¿Quiénes se perjudican? Todos los ciudadanos honestos en general y los santafesinos en particular.

Es urgente la necesidad de lograr niveles de coordinación y ayuda superiores. Hay que devolverle a Santa Fe los gendarmes que se esfumaron de la provincia y trabajar en conjunto con todas las fuerzas de seguridad y no hacer política mezquina con semejante drama. Para eso y no solo para eso hay que extirpar todo tipo de violencia entre los partidos políticos. Condenar con contundencia y en voz alta pero fomentar las investigaciones y el castigo a los responsables. Anoche, un histórico peronista me dijo que los soldaditos de la droga, los pibes santafesinos cobran 500 pesos por día por cuidar los bunker donde viven y producen los narcotraficantes. Las señales de los últimos tiempos deberían hacer poner de pie a toda la sociedad con sus dirigentes a la cabeza. La dimensión narco de Córdoba y el Conurbano bonaerense merecen tratamientos especiales. ¿Nadie se alarma por la masacre de la villa 1-11-14 donde asesinaron a 5 personas en un ajuste de cuenta de bandas? ¿O la molotov criminal que tiraron en el conventillo de la Boca donde murieron dos pibes?

Estamos cumpliendo 30 años de democracia. No permitamos que este país se convierta en una narcocracia. Levantemos la guardia. Es por el bien de todos. Pero sobre todo, de nuestros hijos.
Hoy los portales desbordan de información sobre esta banda de narcos que traficaba millones en ketamina y cocaína entre otras drogas, case bajo la fachada de una empresa de viajes para egresados. Hoy se sabe que hubo un nuevo ataque al gobernador Bonfatti a través de una amenaza a la jueza que investiga el atentado a su casa. Pero hay algo que no puedo dejar de comentarle.

Podría tomar prestado el título de la magistral obra de Ibsen para decir que estamos ante “un enemigo del pueblo”. El mayor enemigo, store el más peligroso, cialis sale el más letal, diría yo. Le quiero leer el título del diario Democracia de Junín para que usted sepa de qué le estoy hablando. Dice así: “Aparecen los primeros pacientes por consumo de paco”. El sábado 12 de octubre esa fue la información de tapa certificada por Graciela Crupi, la coordinadora del Centro de Prevención Asistencial de la ciudad.

Esta noticia nefasta todavía no adquirió relevancia nacional. Según mi humilde opinión, nadie le dio la verdadera importancia que tiene. Muchas veces hemos hablado sobre y contra el paco. Esa droga que dinamita la cabeza de los jóvenes y los convierte en espectros en seis meses. No me canso de advertir que estamos ante un flagelo feroz que es una bomba de fragmentación que explota en el corazón de los argentinos más pobres. Hasta ahora, esa pasta base asesina era consumida en los conurbanos de los grandes centros urbanos. A las espaldas de las ciudades podía verse en las esquinas a jóvenes que no trabajan ni estudian encadenados al paco, esa droga que tiene nombre de un amigo, como si se llamara Francisco, y como le dije, es el peor enemigo del pueblo. Ya era un drama digno de ser atacado desde todos los costados, en forma multidisciplinaria y multipartidaria, casi como una razón de estado. Ya era uno de los principales motivos del aumento de la criminalidad y los delitos más crueles y sanguinarios. La razón es muy simple. Para esos muchachos sin futuro ni presente, su vida no vale nada. Pende de un hilo. Están siempre al borde de la tumba. Y si su propia vida no vale nada, se pueden imaginar lo que vale la vida de los demás. La vida de un semejante que tiene la desgracia de cruzar por esa esquina para ir al supermercado justo cuando los muchachos están tirados, sin un peso partido al medio y con síndrome de abstinencia. Son capaces de hacer cualquier cosa por una dosis de Paco y lo hacen. La triste novedad es que en lugar de ir desapareciendo, su consumo está aumentando y como vemos en Junín, ahora empieza a merodear ese fantasma en las ciudades del interior. Es un fenómeno terrible que no está limitado al Conurbano. Se expande como una mancha da aceite. Hay que encender todas las luces de alerta y combatirlo con toda la fuerza y la inteligencia del estado. Sin distinción de camisetas partidarias hay que construir un organismo que se dedique a coordinar las fuerzas policiales con la justicia y con los ministerios de Desarrollo Social, Educación y Trabajo. Porque hay que meter en la cárcel a los traficantes que lucran con la vida de nuestros jóvenes y hay que meter en las escuelas, los trabajos genuinos y los centros de rehabilitación a quienes son víctimas de este criminal llamado Paco.

No es casual que en la década ganada hayan aumentado en un 800% los homicidios en los barrios más humildes del Conurbano. El carácter destructor de los lazos sociales de la droga es por la pelea entre los “transas”, los que comercian ese veneno. En medio de esas batallas por quien se queda con la comisión de las ventas o en que lugar distribuye cada uno, es que se producen la mayor cantidad de tiroteos y muertes con armas de fuego. El transa se juega la vida y se siente con derecho a hacer justicia por mano propia si un cliente no le paga lo que le debe o si su proveedor cree que se quedó con parte de su ganancia. Esa droga destruye toda convivencia entre vecinos. Despierta odios, envidias, sospechas. Por eso se sienten con derecho a todo. A ejecutar de un balazo en la cabeza a un presunto buchón o a incendiar la casa de un presunto violador. El ajuste de cuentas es algo cotidiano. Lo saben los curas villeros que todas las noches escuchan tiros y todas las mañanas tienen que llevar al cementerio a algún habitante de la villa. Es un verdadero genocidio silencioso. Hay que matar la droga antes de que la droga nos mate a nosotros. Otra vez, le digo lo mismo que ayer: no permitamos que nuestra democracia se convierta en narcocracia. Es por el bien de todos, pero sobre todo de nuestros hijos.
Hoy los portales desbordan de información sobre esta banda de narcos que traficaba millones en ketamina y cocaína entre otras drogas, see salve bajo la fachada de una empresa de viajes para egresados. Hoy se sabe que hubo un nuevo ataque al gobernador Bonfatti a través de una amenaza a la jueza que investiga el atentado a su casa. Pero hay algo que no puedo dejar de comentarle.

Podría tomar prestado el título de la magistral obra de Ibsen para decir que estamos ante “un enemigo del pueblo”. El mayor enemigo, visit web el más peligroso, web el más letal, diría yo. Le quiero leer el título del diario Democracia de Junín para que usted sepa de qué le estoy hablando. Dice así: “Aparecen los primeros pacientes por consumo de paco”. El sábado 12 de octubre esa fue la información de tapa certificada por Graciela Crupi, la coordinadora del Centro de Prevención Asistencial de la ciudad.

Esta noticia nefasta todavía no adquirió relevancia nacional. Según mi humilde opinión, nadie le dio la verdadera importancia que tiene. Muchas veces hemos hablado sobre y contra el paco. Esa droga que dinamita la cabeza de los jóvenes y los convierte en espectros en seis meses. No me canso de advertir que estamos ante un flagelo feroz que es una bomba de fragmentación que explota en el corazón de los argentinos más pobres. Hasta ahora, esa pasta base asesina era consumida en los conurbanos de los grandes centros urbanos. A las espaldas de las ciudades podía verse en las esquinas a jóvenes que no trabajan ni estudian encadenados al paco, esa droga que tiene nombre de un amigo, como si se llamara Francisco, y como le dije, es el peor enemigo del pueblo. Ya era un drama digno de ser atacado desde todos los costados, en forma multidisciplinaria y multipartidaria, casi como una razón de estado. Ya era uno de los principales motivos del aumento de la criminalidad y los delitos más crueles y sanguinarios. La razón es muy simple. Para esos muchachos sin futuro ni presente, su vida no vale nada. Pende de un hilo. Están siempre al borde de la tumba. Y si su propia vida no vale nada, se pueden imaginar lo que vale la vida de los demás. La vida de un semejante que tiene la desgracia de cruzar por esa esquina para ir al supermercado justo cuando los muchachos están tirados, sin un peso partido al medio y con síndrome de abstinencia. Son capaces de hacer cualquier cosa por una dosis de Paco y lo hacen. La triste novedad es que en lugar de ir desapareciendo, su consumo está aumentando y como vemos en Junín, ahora empieza a merodear ese fantasma en las ciudades del interior. Es un fenómeno terrible que no está limitado al Conurbano. Se expande como una mancha da aceite. Hay que encender todas las luces de alerta y combatirlo con toda la fuerza y la inteligencia del estado. Sin distinción de camisetas partidarias hay que construir un organismo que se dedique a coordinar las fuerzas policiales con la justicia y con los ministerios de Desarrollo Social, Educación y Trabajo. Porque hay que meter en la cárcel a los traficantes que lucran con la vida de nuestros jóvenes y hay que meter en las escuelas, los trabajos genuinos y los centros de rehabilitación a quienes son víctimas de este criminal llamado Paco.

No es casual que en la década ganada hayan aumentado en un 800% los homicidios en los barrios más humildes del Conurbano. El carácter destructor de los lazos sociales de la droga es por la pelea entre los “transas”, los que comercian ese veneno. En medio de esas batallas por quien se queda con la comisión de las ventas o en que lugar distribuye cada uno, es que se producen la mayor cantidad de tiroteos y muertes con armas de fuego. El transa se juega la vida y se siente con derecho a hacer justicia por mano propia si un cliente no le paga lo que le debe o si su proveedor cree que se quedó con parte de su ganancia. Esa droga destruye toda convivencia entre vecinos. Despierta odios, envidias, sospechas. Por eso se sienten con derecho a todo. A ejecutar de un balazo en la cabeza a un presunto buchón o a incendiar la casa de un presunto violador. El ajuste de cuentas es algo cotidiano. Lo saben los curas villeros que todas las noches escuchan tiros y todas las mañanas tienen que llevar al cementerio a algún habitante de la villa. Es un verdadero genocidio silencioso. Hay que matar la droga antes de que la droga nos mate a nosotros. Otra vez, le digo lo mismo que ayer: no permitamos que nuestra democracia se convierta en narcocracia. Es por el bien de todos, pero sobre todo de nuestros hijos.
Pocas veces el peronismo y el movimiento obrero estuvieron tan divididos. Podríamos hablar de la década fracturada para definir porque hay tres CGT y dos CTA. Y también como fue que, diagnosis con el claro aroma de fin de ciclo del cristinismo, aparecieron diversos liderazgos que a su vez provocan distintas lealtades. Por eso ayer, más que día de la lealtad fue el día de las lealtades. Así, en plural. Porque muertos Perón y Evita la única lealtad que mantiene cohesionado al peronismo es la lealtad al poder. El peronismo, para bien y para mal, es el partido del poder en la Argentina. Gobernó 20 de los 30 años de la democracia recuperada y desde su fundación estuvo la mitad de los años al frente de los destinos de la Argentina. El peronismo en sus distintos ropajes es el responsable de lo mejor y lo peor que ocurrió en nuestro país.

Ayer se mostró muy fragmentado, básicamente, por dos motivos. Porque Cristina dejó de ser una carta ganadora electoral ya que no tiene reelección y porque su forma de conducir fue intolerante con las disidencia y reclamó una obediencia debida carente de debate en todas sus decisiones.

Hoy ese rompecabezas parece desarmado pero es solo el paso previo a encontrar un nuevo liderazgo taquillero en las urnas. Quien demuestre que tiene uñas de guitarrero y capacidad de convocatoria para los votos será el próximo jefe en reemplazo de Cristina.

¿Será Sergio Massa, José Manuel de la Sota, Daniel Scioli o Sergio Uribarri? En ese poker de ases está el futuro del peronismo. Tres gobernadores y un intendente están buscando su destino y el del movimiento nacional justicialista modelo 2015.

El continuador ideológico del modelo es el jefe de estado de Entre Rios. Uribarri es el más verticalista al cristinismo. Ganó con contundencia en su provincia y aunque perdió votos, fue el que menos perdió de sus pares. Es poco conocido en el resto del país. Pero Cristina podría ponerse al hombro su campaña tal como Lula hizo con Dilma y recorrer el país. Carlos Zanini propone designarlo jefe de gabinete para ponerlo en el primer plano de los medios. La consigna podría ser “Uribarri al gobierno, Cristina al poder” o el proyecto de laboratorio mas audaz de todos: Uribarri presidente, Cristina gobernadora de la provincia de Buenos Aires. Por ahora todos son proyectos.

Daniel Scioli se propone como heredero de Cristina y por eso actúa casi como si fuera presidente de la Nación. Diseña la campaña de Martín Insaurralde e intenta instalar un kirchnerismo dialoguista, prolijo y no patotero. ¿Será posible? Tiene alta intención de votos y las simpatías de muchos de sus pares gobernadores pero una gran desconfianza del núcleo duro de la militancia más radicalizada y desprestigiada que se movilizó ayer a Plaza de Mayo.

Son esos dirigentes como Guillermo Moreno, Luis D’Elía y los muchachos de La Cámpora quienes llevaron sus banderas y una cantidad de personajes piantavotos a los que la sociedad ya les sacó la tarjeta roja. De hecho fue muy difícil encontrar tanto a Juan Cabandié como Amado Boudou, dos dirigentes que dinamitan la posibilidad de que ese sector crezca en las encuestas.

Esta cara, la más genuina y salvaje del cristinismo, actúa sin proponérselo como jefe de campaña electoral de Sergio Massa y de José Manuel de la Sota. Son la encarnación de las peores políticas y actitudes. De la prepotencia de estado, de las arbitrariedades y la mala praxis. Son quienes mas están acusados de casos de corrupción como el vicepresidente, de patoteros como Guillermo Moreno y D’Elía, de talibanes como Carlos Kunkel y Diana Conti o de infantilismo ineficiente y soberbio, como quedó confirmado en el ya famoso video de Juan Cabandié.

De la Sota apuesta al federalismo y a su trayectoria dentro del Partido Justicialista. Y Sergio Massa construye con la idea de mostrarse con ideas superadoras para corregir todo lo malo y mantener todo lo bueno. Con Lavagna y Reuteman quiere transmitir honradez, buen gobierno y experiencia y con Rudolph Giuliani y el general Oscar Naranjo, decisión para combatir la inseguridad y el narcotráfico.

Las cartas ya están echadas. Cada uno muestra su juego y es el ciudadano con su voto el que va a elegir quien ocupará el lugar de Cristina en la cima del peronismo. Es la democracia la que acomoda los tantos y resuelve cual de todas esas lealtades se convertirá en una sola lealtad, la lealtad al poder.
Pocas veces el peronismo y el movimiento obrero estuvieron tan divididos. Podríamos hablar de la década fracturada para definir porque hay tres CGT y dos CTA. Y también como fue que, no rx con el claro aroma de fin de ciclo del cristinismo, capsule aparecieron diversos liderazgos que a su vez provocan distintas lealtades. Por eso ayer, más que día de la lealtad fue el día de las lealtades. Así, en plural. Porque muertos Perón y Evita la única lealtad que mantiene cohesionado al peronismo es la lealtad al poder. El peronismo, para bien y para mal, es el partido del poder en la Argentina. Gobernó 20 de los 30 años de la democracia recuperada y desde su fundación estuvo la mitad de los años al frente de los destinos de la Argentina. El peronismo en sus distintos ropajes es el responsable de lo mejor y lo peor que ocurrió en nuestro país.

Ayer se mostró muy fragmentado, básicamente, por dos motivos. Porque Cristina dejó de ser una carta ganadora electoral ya que no tiene reelección y porque su forma de conducir fue intolerante con las disidencia y reclamó una obediencia debida carente de debate en todas sus decisiones.

Hoy ese rompecabezas parece desarmado pero es solo el paso previo a encontrar un nuevo liderazgo taquillero en las urnas. Quien demuestre que tiene uñas de guitarrero y capacidad de convocatoria para los votos será el próximo jefe en reemplazo de Cristina.

¿Será Sergio Massa, José Manuel de la Sota, Daniel Scioli o Sergio Uribarri? En ese poker de ases está el futuro del peronismo. Tres gobernadores y un intendente están buscando su destino y el del movimiento nacional justicialista modelo 2015.

El continuador ideológico del modelo es el jefe de estado de Entre Rios. Uribarri es el más verticalista al cristinismo. Ganó con contundencia en su provincia y aunque perdió votos, fue el que menos perdió de sus pares. Es poco conocido en el resto del país. Pero Cristina podría ponerse al hombro su campaña tal como Lula hizo con Dilma y recorrer el país. Carlos Zanini propone designarlo jefe de gabinete para ponerlo en el primer plano de los medios. La consigna podría ser “Uribarri al gobierno, Cristina al poder” o el proyecto de laboratorio mas audaz de todos: Uribarri presidente, Cristina gobernadora de la provincia de Buenos Aires. Por ahora todos son proyectos.

Daniel Scioli se propone como heredero de Cristina y por eso actúa casi como si fuera presidente de la Nación. Diseña la campaña de Martín Insaurralde e intenta instalar un kirchnerismo dialoguista, prolijo y no patotero. ¿Será posible? Tiene alta intención de votos y las simpatías de muchos de sus pares gobernadores pero una gran desconfianza del núcleo duro de la militancia más radicalizada y desprestigiada que se movilizó ayer a Plaza de Mayo.

Son esos dirigentes como Guillermo Moreno, Luis D’Elía y los muchachos de La Cámpora quienes llevaron sus banderas y una cantidad de personajes piantavotos a los que la sociedad ya les sacó la tarjeta roja. De hecho fue muy difícil encontrar tanto a Juan Cabandié como Amado Boudou, dos dirigentes que dinamitan la posibilidad de que ese sector crezca en las encuestas.

Esta cara, la más genuina y salvaje del cristinismo, actúa sin proponérselo como jefe de campaña electoral de Sergio Massa y de José Manuel de la Sota. Son la encarnación de las peores políticas y actitudes. De la prepotencia de estado, de las arbitrariedades y la mala praxis. Son quienes mas están acusados de casos de corrupción como el vicepresidente, de patoteros como Guillermo Moreno y D’Elía, de talibanes como Carlos Kunkel y Diana Conti o de infantilismo ineficiente y soberbio, como quedó confirmado en el ya famoso video de Juan Cabandié.

De la Sota apuesta al federalismo y a su trayectoria dentro del Partido Justicialista. Y Sergio Massa construye con la idea de mostrarse con ideas superadoras para corregir todo lo malo y mantener todo lo bueno. Con Lavagna y Reuteman quiere transmitir honradez, buen gobierno y experiencia y con Rudolph Giuliani y el general Oscar Naranjo, decisión para combatir la inseguridad y el narcotráfico.

Las cartas ya están echadas. Cada uno muestra su juego y es el ciudadano con su voto el que va a elegir quien ocupará el lugar de Cristina en la cima del peronismo. Es la democracia la que acomoda los tantos y resuelve cual de todas esas lealtades se convertirá en una sola lealtad, la lealtad al poder.
Hay una matriz común entre aquél ataúd que quemó Herminio y este video que incendió a Cabandié. Ninguno de esos hechos por si solos, ampoule fueron ni serán los responsables de sendas derrotas electorales de trascendencia histórica. Pero ambos acontecimientos mediáticos tuvieron la virtud de resumir en unos minutos multiplicados en millones de pantallas las peores prácticas de un peronismo en crisis y rumbo a una paliza en las urnas.

En 1983, clinic el justicialismo representado en la boleta por Italo Luder – Deolindo Bittel, ed sufrió el primer fracaso de su vida en un comicio libre y sin proscripciones. Pero la victoria de Raúl Alfonsín que tuvo que refundar la República después del terrorismo de estado, no fue gracias al cajón que Herminio Iglesias prendió fuego envuelto en los colores de la Unión Cívica Radical y que provocó el repudio de la mayoría de los argentinos. Tal vez esa bravuconada de barra brava haya actuado como catalizador de un espíritu nacional que levantaba las banderas de la paz y la democracia y que rechazaba todo tipo de autoritarismo y violencia.

Hoy, en octubre de 2013, a 30 años de aquellos hechos, un video filmado con el humilde teléfono de un gendarme, ocupó ese mismo lugar simbólico. Sintetizó muchos de los motivos por los que mas de 6 millones de personas que votaron a Cristina Fernández en el 2011, le van a retirar ese apoyo dentro de ocho días. Es que pudo verse al desnudo y sin el maquillaje del relato, a Juan Cabandié con una actitud mentirosa reiterada y con la soberbia maltratadora del dedito levantado que provocó el hartazgo por la profanación de las banderas de los derechos humanos para utilizarla hasta para zafar de una multa de tránsito.

Idéntica reflexión política: nadie podrá decir que el cristinismo recibirá un castigo mayor al de las PASO “por culpa” de Cabandié. Sería injusto con el muchacho camporista y de un simplismo ramplón para interpretar las demandas de las corrientes más profundas y masivas del subsuelo sublevado de la patria.

El tristemente célebre video, igual que el cajón de Herminio, será recordado como el cartel luminoso que anticipó la debacle que se venía.

El peronismo de aquellos tiempos se tuvo que bajar del caballo de la altanería que le daba su condición de invicto en las elecciones y lo obligó a una renovación liderada por Antonio Cafiero que, mediante inéditas internas, parió la candidatura de Carlos Menem.

El cristinismo de estos tiempos estará obligado a confrontar con otra renovación que en sus formas mas contundentes propone un cambio generacional con la revolución de los intendentes que lidera Sergio Massa.

Luder no supo, no pudo o no quiso interpretar los reclamos de castigos a los culpables del genocidio y tuvo que cargar con gremialistas colaboracionistas de los militares y con la ausencia de una juventud peronista que había sido sepultada en las catacumbas de la dictadura.

Cristina no sabe, no puede o no quiere escuchar el mensaje de los caceroleros de clase media urbana del 8N, los trabajadores organizados en la CGT de Moyano, los productores agropecuarios estigmatizados y marginados de todo diálogo, de la Corte Suprema que pone límites constitucionales o del periodismo que siempre debe mostrar lo que el poder quiere ocultar.

Por eso Luder perdió y por esto Cristina perderá. La historia dirá si el kirchnerismo será cuestión del pasado como el menemismo o el duhaldismo o podrá reciclarse con Sergio Uribarri al gobierno y Cristina al poder o como gobernadora de la provincia de Buenos Aires. O si Daniel Scioli no será el chivo expiatorio al que obligarán a poner la otra mejilla después de la victoria de Sergio Massa. O si De la Sota no podrá reagrupar al peronismo histórico y federal para pelear también en el 2015. Ese capítulo aún está por escribirse y tendrá que ver con los porotos que cada uno coseche el domingo 27 y de que manera se generen los nuevos liderazgos.

James Robinson, el economista de Harvard coautor del exitoso libro “Porque fracasan las naciones” no tiene la menor idea de estos avatares y entretelas del peronismo. Pero el instrumento de análisis que propuso en la apertura del Coloquio de Idea puede ayudar a comprender los errores no forzados de un cristinismo que dilapidó un poder político que nadie había logrado desde la restauración democrática. Simplificando al máximo, Robinson plantea que hay dos tipos de sociedades. Las “extractivas” que se caracterizan por instituciones políticas elitistas que solo sirven para conservar el poder en pocas manos y las “inclusivas” que multiplican los derechos, que fomentan la innovación y progresan destruyendo lo viejo para abrirle paso a los nuevo.

Cristina se ve a si misma como una líder “inclusiva” que con la asignación para hijos mal llamada universal, la revalorización de la ciencia y la política y el matrimonio igualitario, entre otros aciertos, marca un camino de vanguardia. Pero en realidad, su estilo es “extractivo”, como la economía de Santa Cruz en donde sembraron su proyecto político y personal de poder y dinero. Sus ilusiones de reelección eterna y control absoluto de la justicia y los medios ( que en su provincia lograron) y la persecución permanente a la disidencia y el pensamiento diverso tanto adentro como afuera de su espacio, dibujan un gobierno con mayor lealtad que eficiencia. Y catapultan a los primeros planos una casta de millonarios corruptos y amigos que necesitan un coro de obsecuencia vertical que no cuestione nada. Por eso aquellos cantos de sirena progresista y revolucionaria se fueron transformando en un comando que custodia el poder de una minoría que lo ejerce con mano dura y que se quiebra cuando el liderazgo desaparece por muerte, como Néstor o por una momentánea ausencia, como Cristina. Al gobierno le cuesta salir del pantano que el mismo construyó para protegerse. Dinamitó demasiados puentes. Levantó muchas trincheras. El escándalo de un simple video no hizo más que iluminar las oscuridades de una conducción “extractiva” que chupa la sangre de las provincias y la producción, que ya todos conocen y que castigan en las urnas. No fue Herminio, fue Luder. No fue Cabandié, es Cristina.
Hay una matriz común entre aquél ataúd que quemó Herminio y este video que incendió a Cabandié. Ninguno de esos hechos por si solos, cialis fueron ni serán los responsables de sendas derrotas electorales de trascendencia histórica. Pero ambos acontecimientos mediáticos tuvieron la virtud de resumir en unos minutos multiplicados en millones de pantallas las peores prácticas de un peronismo en crisis y rumbo a una paliza en las urnas.

En 1983, el justicialismo representado en la boleta por Italo Luder – Deolindo Bittel, sufrió el primer fracaso de su vida en un comicio libre y sin proscripciones. Pero la victoria de Raúl Alfonsín que tuvo que refundar la República después del terrorismo de estado, no fue gracias al cajón que Herminio Iglesias prendió fuego envuelto en los colores de la Unión Cívica Radical y que provocó el repudio de la mayoría de los argentinos. Tal vez esa bravuconada de barra brava haya actuado como catalizador de un espíritu nacional que levantaba las banderas de la paz y la democracia y que rechazaba todo tipo de autoritarismo y violencia.

Hoy, en octubre de 2013, a 30 años de aquellos hechos, un video filmado con el humilde teléfono de un gendarme, ocupó ese mismo lugar simbólico. Sintetizó muchos de los motivos por los que mas de 6 millones de personas que votaron a Cristina Fernández en el 2011, le van a retirar ese apoyo dentro de ocho días. Es que pudo verse al desnudo y sin el maquillaje del relato, a Juan Cabandié con una actitud mentirosa reiterada y con la soberbia maltratadora del dedito levantado que provocó el hartazgo por la profanación de las banderas de los derechos humanos para utilizarla hasta para zafar de una multa de tránsito.

Idéntica reflexión política: nadie podrá decir que el cristinismo recibirá un castigo mayor al de las PASO “por culpa” de Cabandié. Sería injusto con el muchacho camporista y de un simplismo ramplón para interpretar las demandas de las corrientes más profundas y masivas del subsuelo sublevado de la patria.

El tristemente célebre video, igual que el cajón de Herminio, será recordado como el cartel luminoso que anticipó la debacle que se venía.

El peronismo de aquellos tiempos se tuvo que bajar del caballo de la altanería que le daba su condición de invicto en las elecciones y lo obligó a una renovación liderada por Antonio Cafiero que, mediante inéditas internas, parió la candidatura de Carlos Menem.

El cristinismo de estos tiempos estará obligado a confrontar con otra renovación que en sus formas mas contundentes propone un cambio generacional con la revolución de los intendentes que lidera Sergio Massa.

Luder no supo, no pudo o no quiso interpretar los reclamos de castigos a los culpables del genocidio y tuvo que cargar con gremialistas colaboracionistas de los militares y con la ausencia de una juventud peronista que había sido sepultada en las catacumbas de la dictadura.

Cristina no sabe, no puede o no quiere escuchar el mensaje de los caceroleros de clase media urbana del 8N, los trabajadores organizados en la CGT de Moyano, los productores agropecuarios estigmatizados y marginados de todo diálogo, de la Corte Suprema que pone límites constitucionales o del periodismo que siempre debe mostrar lo que el poder quiere ocultar.

Por eso Luder perdió y por esto Cristina perderá. La historia dirá si el kirchnerismo será cuestión del pasado como el menemismo o el duhaldismo o podrá reciclarse con Sergio Uribarri al gobierno y Cristina al poder o como gobernadora de la provincia de Buenos Aires. O si Daniel Scioli no será el chivo expiatorio al que obligarán a poner la otra mejilla después de la victoria de Sergio Massa. O si De la Sota no podrá reagrupar al peronismo histórico y federal para pelear también en el 2015. Ese capítulo aún está por escribirse y tendrá que ver con los porotos que cada uno coseche el domingo 27 y de que manera se generen los nuevos liderazgos.

James Robinson, el economista de Harvard coautor del exitoso libro “Porque fracasan las naciones” no tiene la menor idea de estos avatares y entretelas del peronismo. Pero el instrumento de análisis que propuso en la apertura del Coloquio de Idea puede ayudar a comprender los errores no forzados de un cristinismo que dilapidó un poder político que nadie había logrado desde la restauración democrática. Simplificando al máximo, Robinson plantea que hay dos tipos de sociedades. Las “extractivas” que se caracterizan por instituciones políticas elitistas que solo sirven para conservar el poder en pocas manos y las “inclusivas” que multiplican los derechos, que fomentan la innovación y progresan destruyendo lo viejo para abrirle paso a los nuevo.

Cristina se ve a si misma como una líder “inclusiva” que con la asignación para hijos mal llamada universal, la revalorización de la ciencia y la política y el matrimonio igualitario, entre otros aciertos, marca un camino de vanguardia. Pero en realidad, su estilo es “extractivo”, como la economía de Santa Cruz en donde sembraron su proyecto político y personal de poder y dinero. Sus ilusiones de reelección eterna y control absoluto de la justicia y los medios ( que en su provincia lograron) y la persecución permanente a la disidencia y el pensamiento diverso tanto adentro como afuera de su espacio, dibujan un gobierno con mayor lealtad que eficiencia. Y catapultan a los primeros planos una casta de millonarios corruptos y amigos que necesitan un coro de obsecuencia vertical que no cuestione nada. Por eso aquellos cantos de sirena progresista y revolucionaria se fueron transformando en un comando que custodia el poder de una minoría que lo ejerce con mano dura y que se quiebra cuando el liderazgo desaparece por muerte, como Néstor o por una momentánea ausencia, como Cristina. Al gobierno le cuesta salir del pantano que el mismo construyó para protegerse. Dinamitó demasiados puentes. Levantó muchas trincheras. El escándalo de un simple video no hizo más que iluminar las oscuridades de una conducción “extractiva” que chupa la sangre de las provincias y la producción, que ya todos conocen y que castigan en las urnas. No fue Herminio, fue Luder. No fue Cabandié, es Cristina.
Las crónicas dicen que en la estación Once no hubo ninguna víctima fatal. Eso es cierto, medical pero es solo una parte de la realidad. Porque además del centenar de pasajeros heridos se puede decir que en el tren Sarmiento murió la verdad. Dicen que la verdad es la primera víctima de una guerra. Aquí, malady lamentablemente estamos asistiendo a una guerra desatada por el gobierno nacional que todo el tiempo busca culpables en lugar de soluciones. Y en ese camino de lavarse las manos y mirar para otro lado no tienen problemas en asesinar a la verdad. Ya van tres siniestros ferroviarios en 20 meses que se cobraron la vida de 54 argentinos y donde mas de mil fueron heridos de distinta gravedad, buy cialis algunos con lesiones que les arruinaron el futuro como a Natalia Meza que padeció mas de 70 operaciones. Según las declaraciones del ministro Florencio Randazzo todo fue por culpa de tres motorman llamados Marcos Córdoba, Daniel López y Julio Benitez en el choque brutal del sábado. Si uno sigue a pié juntillas el relato oficial parece que hay una secta de trabajadores suicidas que resolvieron chocar los trenes y arriesgar su propia vida con el objetivo de perjudicar al gobierno nacional en las elecciones. Parece mentira que nos quieran meter semejante verso. Ojo, que yo no les quito responsabilidad a los conductores de los trenes. Seguramente tienen una cuota parte. Pero es el estado el gran responsable de todo lo que pasa en estas empresas colapsadas. Incluso de la negligencia o de la falta de capacitación de los que manejan locomotoras que trasladan 300 mil personas por día. Pero suena muy raro que salvajes mentirosos como los Luis D’Elía quieran estigmatizar a los obreros ferroviarios y tirarles el fardo de tantas tragedias y de tanta muerte absolutamente evitable. ¿Cuál es el sabotaje del que hablan Juliana Di Tullio, Sergio Berni o Luis D’Elía? Paolo Menghini, el padre de Lucas, que murió el 22 de febrero del año pasado fue contundente al respecto y rechazó: “a los genuflexos del poder que sin el mas mínimo empacho, y, lo que es peor, sin pruebas, adjudican irresponsablemente al terreno de un atentado preelectoral. El primer responsable es el gobierno que nos dejó otra vez en carne viva frente a otra tragedia anunciada. Por acción, inacción u omisión la responsabilidad del gobierno es ineludible”.

Yo pregunto: ¿O el gobierno no prometió que en el 2011 iban a instalar los frenos automáticos? ¿O no es verdad que se dilapidaron fortunas en millones de dólares en subsidios que no se volcaron en las inversiones? ¿Quien sostuvo una mafia corrupta tripartita entre funcionarios del gobierno nacional, empresarios y sindicalistas? ¿O Ricardo Jaime es un holograma? Esta vez, dolorosamente, Juan Pablo Schiavi tuvo razón. Esta vez no hubo muertos porque el día sábado viajaba mucha menos gente. Otra vez uno recuerda semejante provocación y piensa si estos burócratas viven en un frasco rodeado de adulones que lo ovacionan cuando sale eyectado del gobierno.

Ahora la gran mentira está intentando matar otra verdad. Randazzo y el paraperiodismo estatal dicen que el motorman, después de estrellar la formación contra el andén y llevar el vagón 8 metros adentro del hall, cerquita de los molinetes de la entrada, después de limpiarse la sangre de la cara con el tabique nasal partido, rompió la caja negra y se robó el disco duro para ocultar la filmación que sería la prueba de su sabotaje de campaña electoral opositora. Dicen que Julio Benitez, quiso destruir la filmación de lo que hizo y que escondió el disco en su propia mochila. Cuesta creer todo esto. ¿Cúal es la lógica? Dispara preguntas ridículas lejos del sentido común. ¿Por qué no sacó antes el disco rígido si pensaba chocar el tren? ¿Por qué no lo tiró a la basura si quiso tapar su actuación? ¿Cómo hizo para pensar todo eso en medio de la conmoción por el choque y con tantos golpes en la cara y del intento de linchamiento de varios pasajeros? Insisto, todo es muy raro. Muy poco creíble como casi todo lo que sale de la boca del gobierno. Los dirigentes sindicales dan otra versión absolutamente distinta. El Pollo Sobrero denunció otra conspiración protagonizada por los muchachos de La Cámpora. Dice que inmediatamente después de que evacuaron a los primeros heridos, entraron al lugar del conductor y ellos se robaron el disco duro. Denuncian que lo plantaron en la mochila del motorman. También suena extraño. ¿Hay un comando de La Cámpora listo y esperando accidentes para borrar pruebas que comprometan al gobierno?

Como dijo Paolo en su carta en representación de los sufridos pasajeros que son las únicas víctimas, absolutamente inocentes: “Son necios, insensibles, poco humanos que escupen odio mientras nosotros estamos en las camillas con los heridos”.

La verdad ya no respira. La verdad fue asesinada en Once y es la principal víctima de este nuevo siniestro del tren Sarmiento. El relato le clavó una puñalada por la espalda. Es un crimen de lesa responsabilidad sobre el que tendrán que rendir cuentas. El juicio de la historia será implacable. Y el rechazo de la gente, también.
Las crónicas dicen que en la estación Once no hubo ninguna víctima fatal. Eso es cierto, ambulance pero es solo una parte de la realidad. Porque además del centenar de pasajeros heridos se puede decir que en el tren Sarmiento murió la verdad. Dicen que la verdad es la primera víctima de una guerra. Aquí, clinic lamentablemente estamos asistiendo a una guerra desatada por el gobierno nacional que todo el tiempo busca culpables en lugar de soluciones. Y en ese camino de lavarse las manos y mirar para otro lado no tienen problemas en asesinar a la verdad. Ya van tres siniestros ferroviarios en 20 meses que se cobraron la vida de 54 argentinos y donde mas de mil fueron heridos de distinta gravedad, sales algunos con lesiones que les arruinaron el futuro como a Natalia Meza que padeció mas de 70 operaciones. Según las declaraciones del ministro Florencio Randazzo todo fue por culpa de tres motorman llamados Marcos Córdoba, Daniel López y Julio Benitez en el choque brutal del sábado. Si uno sigue a pié juntillas el relato oficial parece que hay una secta de trabajadores suicidas que resolvieron chocar los trenes y arriesgar su propia vida con el objetivo de perjudicar al gobierno nacional en las elecciones. Parece mentira que nos quieran meter semejante verso. Ojo, que yo no les quito responsabilidad a los conductores de los trenes. Seguramente tienen una cuota parte. Pero es el estado el gran responsable de todo lo que pasa en estas empresas colapsadas. Incluso de la negligencia o de la falta de capacitación de los que manejan locomotoras que trasladan 300 mil personas por día. Pero suena muy raro que salvajes mentirosos como los Luis D’Elía quieran estigmatizar a los obreros ferroviarios y tirarles el fardo de tantas tragedias y de tanta muerte absolutamente evitable. ¿Cuál es el sabotaje del que hablan Juliana Di Tullio, Sergio Berni o Luis D’Elía? Paolo Menghini, el padre de Lucas, que murió el 22 de febrero del año pasado fue contundente al respecto y rechazó: “a los genuflexos del poder que sin el mas mínimo empacho, y, lo que es peor, sin pruebas, adjudican irresponsablemente al terreno de un atentado preelectoral. El primer responsable es el gobierno que nos dejó otra vez en carne viva frente a otra tragedia anunciada. Por acción, inacción u omisión la responsabilidad del gobierno es ineludible”.

Yo pregunto: ¿O el gobierno no prometió que en el 2011 iban a instalar los frenos automáticos? ¿O no es verdad que se dilapidaron fortunas en millones de dólares en subsidios que no se volcaron en las inversiones? ¿Quien sostuvo una mafia corrupta tripartita entre funcionarios del gobierno nacional, empresarios y sindicalistas? ¿O Ricardo Jaime es un holograma? Esta vez, dolorosamente, Juan Pablo Schiavi tuvo razón. Esta vez no hubo muertos porque el día sábado viajaba mucha menos gente. Otra vez uno recuerda semejante provocación y piensa si estos burócratas viven en un frasco rodeado de adulones que lo ovacionan cuando sale eyectado del gobierno.

Ahora la gran mentira está intentando matar otra verdad. Randazzo y el paraperiodismo estatal dicen que el motorman, después de estrellar la formación contra el andén y llevar el vagón 8 metros adentro del hall, cerquita de los molinetes de la entrada, después de limpiarse la sangre de la cara con el tabique nasal partido, rompió la caja negra y se robó el disco duro para ocultar la filmación que sería la prueba de su sabotaje de campaña electoral opositora. Dicen que Julio Benitez, quiso destruir la filmación de lo que hizo y que escondió el disco en su propia mochila. Cuesta creer todo esto. ¿Cúal es la lógica? Dispara preguntas ridículas lejos del sentido común. ¿Por qué no sacó antes el disco rígido si pensaba chocar el tren? ¿Por qué no lo tiró a la basura si quiso tapar su actuación? ¿Cómo hizo para pensar todo eso en medio de la conmoción por el choque y con tantos golpes en la cara y del intento de linchamiento de varios pasajeros? Insisto, todo es muy raro. Muy poco creíble como casi todo lo que sale de la boca del gobierno. Los dirigentes sindicales dan otra versión absolutamente distinta. El Pollo Sobrero denunció otra conspiración protagonizada por los muchachos de La Cámpora. Dice que inmediatamente después de que evacuaron a los primeros heridos, entraron al lugar del conductor y ellos se robaron el disco duro. Denuncian que lo plantaron en la mochila del motorman. También suena extraño. ¿Hay un comando de La Cámpora listo y esperando accidentes para borrar pruebas que comprometan al gobierno?

Como dijo Paolo en su carta en representación de los sufridos pasajeros que son las únicas víctimas, absolutamente inocentes: “Son necios, insensibles, poco humanos que escupen odio mientras nosotros estamos en las camillas con los heridos”.

La verdad ya no respira. La verdad fue asesinada en Once y es la principal víctima de este nuevo siniestro del tren Sarmiento. El relato le clavó una puñalada por la espalda. Es un crimen de lesa responsabilidad sobre el que tendrán que rendir cuentas. El juicio de la historia será implacable. Y el rechazo de la gente, también.
Me gusta decir que el principal insumo del periodismo no es la noticia. Es la libertad. Con libertad se puede hacer un periodismo bueno, ed malo o regular. Pero sin libertad solo es posible hacer propaganda. Y eso es lo que buscan los gobiernos autoritarios: controlar todo y que nadie los controle a ellos. Domesticar a los periodistas para convertirlos en propagandistas. Eso es intolerable para una democracia plena y republicana. La libertad debe ser defendida con uñas y dientes frente a cualquier gobierno o cualquier poder. Hay que levantar la bandera de libertad y no importa si el gobierno que la quiera pisotear sea de derecha o de izquierda, o si los censuradores sean los dueños de los medios o los grandes empresarios. No hay periodismo sin libertad.

La década ganada por los Kirchner fue el momento de menor libertad de prensa en la Argentina desde 1983. Néstor y Cristina pusieron en marcha un plan sistemático para eliminar las críticas y utilizaron el aparato estatal para atacar a periodistas independientes. Y apelaron todos los mecanismos posibles.

Siete periodistas de los mas diversos medios, hartos de tanta persecución, hicimos una presentación ante la Comisión Interarmericana de los Derechos Humanos de la Organización de los Estados Americanos. Alli reclamamos una audiencia pública para plantear estos temas en defensa propia, de muchos colegas y del derecho que tiene todo ciudadano a informarse con libertad.

Magdalena Ruiz Guiñazú, Nelson Castro, Joaquin Morales Solá, Pepe Eliaschev, Luis Majul, Mariano Obarrio y quien les habla, expusimos nuestros casos personales como ejemlos concretos de una actitud del gobierno que podríamos denominar patoterismo de estado. El viernes 1ro en la sede de Washington se realizará esta audiencia que es inédita. Por primera vez en la historia democrática la CIDH escuchará neustros reclamos durante 20 minutos y un representante del gobierno tendrá otros 20 minutos para hacer su descargo. Para completar la hora los comisionados realizarán a las partes las preguntas que consideren necesarias. Tambien participará Catalina Botero, la destacada relatora de libertad de expresión. Todavía no se sabe quien irá en nombre de Cristina. Hasta ahora el único país que se negó a concurrir a una audiencia de estas características fue Cuba. Ojalá Argentina no tome el mismo camino. La Comisión tiene mucho prestigio y fue varias veces citada elogiosamente por la propia Cristina. Ese día, además se trataran denuncias sobre gobiernos de distinta matriz ideológica como las violaciones a los derechos humanos con los presos y las Damas de Blanco en Cuba o la utilización de los drones, los aviones no tripulados como armas de guerra por parte de Estados Unidos. La legendaria Comisión Interamericana de los Derechos Humanos jugó unh rol muy útil y valiente durante la dictadura militar cuando hizo un informe que difundió al mundo el terrorismo de estado que se estaba aplicando en nuestro país.

Por eso es tan importante esta audiencia. Porque es un escenario plural, prudente, imparcial y de excelencia académica.

Los siete periodistas que denunciamos los atropellos trabajamos desde hace muchos años en los medios mas diversos, gráficos y audiovisuales y ninguno tiene una sola mancha ni causa judicial vinculadas a faltas a la ética. Tal vez nuestra compañera Magdalena Ruiz Guiñazú sea la nave insignia. Nuestra Pachamama. Por trayectoria y valentía, por manos limpias y porque fue una de las mas agraviadas y difamadas por todos los medios al alcance del gobierno. Como si esto fuera poco, Magdalena acaba de ser distinguida con el máximo premio que la Sociedad Interamericana de Prensa otorga a los periodistas que defienden con coraje, dignidad y talento el ejercicio de nuestro maravilloso oficio.

La audiencia que será publica, por suerte, fue convocada por la OEA para después de las elecciones. Para que nadie haga un uso oportunista. Allí se van a exponer todas y cada una de las trampas, zancadillas e intimidaciones a las que fue sometido el periodismo que fue calificado de sicario y golpista. Nada menos. Los siete periodistas creemos con Serrat que “para la libertad, sangro, lucho y pervivo” y que si el autoritarismo crece “retoñarán aladas de savia sin otoño, reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.” Todo sea para la libertad.
Me gusta decir que el principal insumo del periodismo no es la noticia. Es la libertad. Con libertad se puede hacer un periodismo bueno, there malo o regular. Pero sin libertad solo es posible hacer propaganda. Y eso es lo que buscan los gobiernos autoritarios: controlar todo y que nadie los controle a ellos. Domesticar a los periodistas para convertirlos en propagandistas. Eso es intolerable para una democracia plena y republicana. La libertad debe ser defendida con uñas y dientes frente a cualquier gobierno o cualquier poder. Hay que levantar la bandera de libertad y no importa si el gobierno que la quiera pisotear sea de derecha o de izquierda, mind o si los censuradores sean los dueños de los medios o los grandes empresarios. No hay periodismo sin libertad.

La década ganada por los Kirchner fue el momento de menor libertad de prensa en la Argentina desde 1983. Néstor y Cristina pusieron en marcha un plan sistemático para eliminar las críticas y utilizaron el aparato estatal para atacar a periodistas independientes. Y apelaron todos los mecanismos posibles.

Siete periodistas de los mas diversos medios, treatment hartos de tanta persecución, hicimos una presentación ante la Comisión Interarmericana de los Derechos Humanos de la Organización de los Estados Americanos. Alli reclamamos una audiencia pública para plantear estos temas en defensa propia, de muchos colegas y del derecho que tiene todo ciudadano a informarse con libertad.

Magdalena Ruiz Guiñazú, Nelson Castro, Joaquin Morales Solá, Pepe Eliaschev, Luis Majul, Mariano Obarrio y quien les habla, expusimos nuestros casos personales como ejemlos concretos de una actitud del gobierno que podríamos denominar patoterismo de estado. El viernes 1ro en la sede de Washington se realizará esta audiencia que es inédita. Por primera vez en la historia democrática la CIDH escuchará neustros reclamos durante 20 minutos y un representante del gobierno tendrá otros 20 minutos para hacer su descargo. Para completar la hora los comisionados realizarán a las partes las preguntas que consideren necesarias. Tambien participará Catalina Botero, la destacada relatora de libertad de expresión. Todavía no se sabe quien irá en nombre de Cristina. Hasta ahora el único país que se negó a concurrir a una audiencia de estas características fue Cuba. Ojalá Argentina no tome el mismo camino. La Comisión tiene mucho prestigio y fue varias veces citada elogiosamente por la propia Cristina. Ese día, además se trataran denuncias sobre gobiernos de distinta matriz ideológica como las violaciones a los derechos humanos con los presos y las Damas de Blanco en Cuba o la utilización de los drones, los aviones no tripulados como armas de guerra por parte de Estados Unidos. La legendaria Comisión Interamericana de los Derechos Humanos jugó unh rol muy útil y valiente durante la dictadura militar cuando hizo un informe que difundió al mundo el terrorismo de estado que se estaba aplicando en nuestro país.

Por eso es tan importante esta audiencia. Porque es un escenario plural, prudente, imparcial y de excelencia académica.

Los siete periodistas que denunciamos los atropellos trabajamos desde hace muchos años en los medios mas diversos, gráficos y audiovisuales y ninguno tiene una sola mancha ni causa judicial vinculadas a faltas a la ética. Tal vez nuestra compañera Magdalena Ruiz Guiñazú sea la nave insignia. Nuestra Pachamama. Por trayectoria y valentía, por manos limpias y porque fue una de las mas agraviadas y difamadas por todos los medios al alcance del gobierno. Como si esto fuera poco, Magdalena acaba de ser distinguida con el máximo premio que la Sociedad Interamericana de Prensa otorga a los periodistas que defienden con coraje, dignidad y talento el ejercicio de nuestro maravilloso oficio.

La audiencia que será publica, por suerte, fue convocada por la OEA para después de las elecciones. Para que nadie haga un uso oportunista. Allí se van a exponer todas y cada una de las trampas, zancadillas e intimidaciones a las que fue sometido el periodismo que fue calificado de sicario y golpista. Nada menos. Los siete periodistas creemos con Serrat que “para la libertad, sangro, lucho y pervivo” y que si el autoritarismo crece “retoñarán aladas de savia sin otoño, reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.” Todo sea para la libertad.
Disculpe que insista con este tema. Le pido perdón por ponerme obsesivo. Ya lo hice antes de las PASO y quiero repetirlo ahora. Creo profundamente que la participación y el control ciudadano mejora la calidad de la democracia. Juan José Campanella lo contó con alegría. El día que anunció por twitter que se había anotado para ser fiscal, doctor hubo 400 personas que siguieron su ejemplo en un ratito. ¿Qué me cuenta? Esa es la importancia de los liderazgos positivos de los argentinos bien nacidos. Y las redes sociales le dan una velocidad extraordinaria.

Los argentinos son buenos, discount pero si se los controla son mejores. La frase pícara de Perón es muy cierta. Y se podría agregar, que si se los controla durante las elecciones mucho mejor todavía. Es lo que parece estar sintiendo una parte importante de la población que no quiere que Cristina Fernández siga en el poder después de 2015 ni se quede un día más ni un día menos. ¿Se acuerda de aquel tema de Raúl Porchetto que decía, che pibe, veni, vota”. Bueno hoy se podría decir, “che pibe, vení controlá”. Le soy sincero, yo no creo que se pueda realizar un fraude lo suficientemente grande como para dar vuelta una elección donde haya diferencias de alrededor de diez puntos entre los candidatos. Es muy complicado. Pero si creo que hay fisuras y grietas que pueden permitir pequeños fraudes o engaños. Sobre todo en los lugares mas alejados de votación donde casi no hay fiscales o autoridades de mesa que no respondan al gobierno o al intendente de turno. La ocasión hace al ladrón, es otro dicho bien argentino que encaja justo. Si en una mesa solo hay autoridades del oficialismo, agarrate catalina, te bajan el padrón, como se dice en la jerga y te golean 120 a 0 si esa mesa tiene 130 personas en condiciones de votar. Por eso es tan importante que se controlen las 90 mil mesas que hay en todo el territorio nacional. Por eso hacen falta alrededor de 33 mil personas para controlar en la provincia de Buenos Aires donde está casi el 40% del padrón. Por eso, si usted está escuchando y quiere donar un día domingo para la transparencia democrática debería anotarse como fiscal. Todavía está a tiempo. Llame o vaya personalmente a un local partidario de su barrio. Y si no le responden, puede vincularse con la red ser fiscal por internet.

Si usted quiere comprometerse más y participar puede ser dedicarle un domingo a garantizar la transparencia de los comicios y a fortalecer las instituciones de la República. No importa cual sea su camiseta partidaria. No interesa donde tenga su corazoncito ni a quien vaya a votar. Que los comicios sean cristalinos es un gran aporte que cada uno de nosotros puede hacerle a la patria. Un gesto de generosidad con uno mismo y con nuestros hijos. Más honradez en cualquier terreno es mejor democracia. Más corrupción en cualquier terreno es un país peor.

Hay que iluminar la oscura maquinaria de inventar votos. La transparencia dinamita la mentira y el engaño. Hay algunos que son juez y parte, como el propio director nacional electoral, Alejandro Tullio. No se trata de un funcionario imparcial. Es tan kirchnerista que su aporte económico figura entre los que recibió el Frente para la Victoria en las elecciones anteriores. Es como poner al lobo a cuidar las ovejas.

No quiero alentar la paranoia ni los falsos fantasmas. No quiero que la gente tenga miedo, quiero que todos tengamos cuidado. Que levantemos la guardia y abramos los ojos. Nada más y nada menos. Dirigentes serios y no escandalosos como Roberto Lavagna ya plantearon esta preocupación. Sobre todo en una elección que aparece tan trascendente como la de la provincia de Buenos Aires. Por eso el gobierno se negó a implementar el sistema de boleta única. Porque con el actual sistema se puede hacer pequeñas grandes trampitas. Tirar a la basura las boletas de un partido que no tenga fiscal, por ejemplo. Y decirle al votante que no hay más o que nadie las trajo. Si eso pasa se recomienda filmar con el teléfono celular el incidente y que se lo digan mirando a cámara. En Formosa hay que cuidar que no voten los ciudadanos paraguayos de doble nacionalidad que solo vienen el día de la elección a depositar su sobre en la urna y a llevarse unos pesos en el bolsillo. Y así en cada distrito.

Perder o ganar un diputado o un senador siempre es importante, pero mucho mas en esta elección. Es una forma extraordinaria de ejercer la ciudadanía en plenitud sin afiliarse a ningún partido político ni comprometerse con nadie. Solo con el país. Eso es ser voluntario eficaz para combatir el no te metas. Para dar una mano y construir una país con más honestidad y con menos engaños. ¿Le parece poco? La ley está hecha, que no nos hagan la trampa. Fiscal mata fraude. No se olvide.
Disculpe que insista con este tema. Le pido perdón por ponerme obsesivo. Ya lo hice antes de las PASO y quiero repetirlo ahora. Creo profundamente que la participación y el control ciudadano mejora la calidad de la democracia. Juan José Campanella lo contó con alegría. El día que anunció por twitter que se había anotado para ser fiscal, about it treat hubo 400 personas que siguieron su ejemplo en un ratito. ¿Qué me cuenta? Esa es la importancia de los liderazgos positivos de los argentinos bien nacidos. Y las redes sociales le dan una velocidad extraordinaria.

Los argentinos son buenos, patient pero si se los controla son mejores. La frase pícara de Perón es muy cierta. Y se podría agregar, que si se los controla durante las elecciones mucho mejor todavía. Es lo que parece estar sintiendo una parte importante de la población que no quiere que Cristina Fernández siga en el poder después de 2015 ni se quede un día más ni un día menos. ¿Se acuerda de aquel tema de Raúl Porchetto que decía, che pibe, veni, vota”. Bueno hoy se podría decir, “che pibe, vení controlá”. Le soy sincero, yo no creo que se pueda realizar un fraude lo suficientemente grande como para dar vuelta una elección donde haya diferencias de alrededor de diez puntos entre los candidatos. Es muy complicado. Pero si creo que hay fisuras y grietas que pueden permitir pequeños fraudes o engaños. Sobre todo en los lugares mas alejados de votación donde casi no hay fiscales o autoridades de mesa que no respondan al gobierno o al intendente de turno. La ocasión hace al ladrón, es otro dicho bien argentino que encaja justo. Si en una mesa solo hay autoridades del oficialismo, agarrate catalina, te bajan el padrón, como se dice en la jerga y te golean 120 a 0 si esa mesa tiene 130 personas en condiciones de votar. Por eso es tan importante que se controlen las 90 mil mesas que hay en todo el territorio nacional. Por eso hacen falta alrededor de 33 mil personas para controlar en la provincia de Buenos Aires donde está casi el 40% del padrón. Por eso, si usted está escuchando y quiere donar un día domingo para la transparencia democrática debería anotarse como fiscal. Todavía está a tiempo. Llame o vaya personalmente a un local partidario de su barrio. Y si no le responden, puede vincularse con la red ser fiscal por internet.

Si usted quiere comprometerse más y participar puede ser dedicarle un domingo a garantizar la transparencia de los comicios y a fortalecer las instituciones de la República. No importa cual sea su camiseta partidaria. No interesa donde tenga su corazoncito ni a quien vaya a votar. Que los comicios sean cristalinos es un gran aporte que cada uno de nosotros puede hacerle a la patria. Un gesto de generosidad con uno mismo y con nuestros hijos. Más honradez en cualquier terreno es mejor democracia. Más corrupción en cualquier terreno es un país peor.

Hay que iluminar la oscura maquinaria de inventar votos. La transparencia dinamita la mentira y el engaño. Hay algunos que son juez y parte, como el propio director nacional electoral, Alejandro Tullio. No se trata de un funcionario imparcial. Es tan kirchnerista que su aporte económico figura entre los que recibió el Frente para la Victoria en las elecciones anteriores. Es como poner al lobo a cuidar las ovejas.

No quiero alentar la paranoia ni los falsos fantasmas. No quiero que la gente tenga miedo, quiero que todos tengamos cuidado. Que levantemos la guardia y abramos los ojos. Nada más y nada menos. Dirigentes serios y no escandalosos como Roberto Lavagna ya plantearon esta preocupación. Sobre todo en una elección que aparece tan trascendente como la de la provincia de Buenos Aires. Por eso el gobierno se negó a implementar el sistema de boleta única. Porque con el actual sistema se puede hacer pequeñas grandes trampitas. Tirar a la basura las boletas de un partido que no tenga fiscal, por ejemplo. Y decirle al votante que no hay más o que nadie las trajo. Si eso pasa se recomienda filmar con el teléfono celular el incidente y que se lo digan mirando a cámara. En Formosa hay que cuidar que no voten los ciudadanos paraguayos de doble nacionalidad que solo vienen el día de la elección a depositar su sobre en la urna y a llevarse unos pesos en el bolsillo. Y así en cada distrito.

Perder o ganar un diputado o un senador siempre es importante, pero mucho mas en esta elección. Es una forma extraordinaria de ejercer la ciudadanía en plenitud sin afiliarse a ningún partido político ni comprometerse con nadie. Solo con el país. Eso es ser voluntario eficaz para combatir el no te metas. Para dar una mano y construir una país con más honestidad y con menos engaños. ¿Le parece poco? La ley está hecha, que no nos hagan la trampa. Fiscal mata fraude. No se olvide.
La elección de este domingo es de gran importancia para la construcción del país que se viene después de 2015. Como en toda votación, patient las urnas estarán cargadas de respuestas acerca de los caminos que elegiremos los ciudadanos para transitar durante los próximos dos años. Millones de boletas despejarán muchas incógnitas. La más importante es la diferencia de votos que Sergio Massa le sacará a Martin Insaurralde en la provincia de Buenos Aires. Es, por la importancia del distrito, la madre de todas las batallas. Ningún consultor niega el triunfo del intendente de Tigre. Pero una cosa es ganar con más del 40% de los votos o acercarse al 45% y otra muy distinta es ganar por un puñado de votos. La trascendencia de esta respuesta es porque Massa podría demostrar que en 100 días pudo darle una paliza electoral a los dos aparatos más importantes del país que lideran Cristina en la Nación y Scioli en la provincia. Si esa situación se confirma, automáticamente Massa se convertirá en un precandidato a presidente y en un serio proyecto de nuevo liderazgo dentro del peronismo.

Otra pregunta clave que va a ser respondida este domingo es si Cristina va a mantener o no la mayoría en el senado de la Nación. En diputados por más mal que le vaya, seguirá teniendo mayoría. La clave estará básicamente en la Capital Federal. En esta ciudad, el cristinismo puede perder dos senadores si la lista del Frente para la victoria llega en el tercer puesto después de Gabriela Michetti del Pro y Pino Solanas de Unen. Eso está por verse. Las encuestas arrojaban bastante paridad. Veremos. Pero si eso ocurre, la presidenta perderá dos senadores que terminan su mandato: Daniel Filmus y Samuel Cabanchik que ingresó a la cámara alta por otra lista pero que adentro se asoció al oficialismo nacional.

Todos estaremos pendientes de estos resultados. Pero también de la confirmación o no de la derrota de las listas de Cristina en todas las grandes provincias. ¿Superará Cobos el 50% de los votos como dijo aquí el intendente de Mendoza? ¿Hermes Binner aumentará su porcentaje en Santa Fe? ¿Quién llegará segundo, Miguel del Sel o el kirchnerista Jorge Obeid? José Manuel de la Sota se juega mucho en Córdoba con la candidatura de Schiaretti. Tiene que ganar con contundencia al radical Oscar Aguad para mantener firme sus intenciones de ser candidato a presidente de la Nación. Lo mismo puede decirse de Mauricio Macri en la Capital Federal. Las encuestas indican que Gabriela Michetti obtendrá un excelente resultado. Eso catapultará al jefe de gobierno a las grandes ligas nacionales.

Pero el kirchnerismo tiene otras preocupaciones además de la falta de un claro heredero de Cristina y de la ausencia obligada de la presidenta del escenario público por su reposo obligatorio. ¿Perderá a manos del radicalismo otra vez en dos lugares emblemáticos como Santa Cruz la cuna del proyecto que acuna a Máximo Kirchner, el jefe de La Cámpora y como La Rioja, provincia en donde jamás perdió el peronismo desde el retorno de la democracia?

De la mejor actuación de Cristina que fue en el 2011 hasta su peor momento electoral que fue el 11 de agosto pasado, la jefa de estado perdió el apoyo de 6 millones de votantes. ¿Recuperará una parte de ellos o aumentará ese deterioro inquietante? ¿Cuales serán los gobernadores kirchneristas mas ganadores que se colocarán en la línea de partida como posibles candidatos de Cristina? ¿El entrerriano Sergio Uribarri, el salteño Juan Manuel Urtubey o el chaqueño Jorge Capitanich? Y finalmente como quedará parado Daniel Scioli. ¿La militancia del oficialismo le reconocerá que puso el cuerpo y la cara para bancar una derrota segura o le pasarán la factura del resultado planteando que fue un plebiscito de su gestión? Veremos. Esta vez se quebrarán todas las cábalas. No hay cierre unificado en el teatro Coliseo porque Cristina no podrá concurrir. La presidenta no viajará a Río Gallegos para votar y visitar el mausoleo de Néstor y a la noche, esperarán los resultados en un hotel distinto al que utilizaron siempre.

Se juegan varias cosas de trascendencia por que empieza a amanecer un 2015 distinto. En estos comicios usted con su voto puede darle un buen empujoncito al candidato que prefiera o ponerle un freno al que no le guste. El domingo que viene es la hora de la verdad. De usted depende.
La elección de este domingo es de gran importancia para la construcción del país que se viene después de 2015. Como en toda votación, treat las urnas estarán cargadas de respuestas acerca de los caminos que elegiremos los ciudadanos para transitar durante los próximos dos años. Millones de boletas despejarán muchas incógnitas. La más importante es la diferencia de votos que Sergio Massa le sacará a Martin Insaurralde en la provincia de Buenos Aires. Es, viagra sale por la importancia del distrito, la madre de todas las batallas. Ningún consultor niega el triunfo del intendente de Tigre. Pero una cosa es ganar con más del 40% de los votos o acercarse al 45% y otra muy distinta es ganar por un puñado de votos. La trascendencia de esta respuesta es porque Massa podría demostrar que en 100 días pudo darle una paliza electoral a los dos aparatos más importantes del país que lideran Cristina en la Nación y Scioli en la provincia. Si esa situación se confirma, automáticamente Massa se convertirá en un precandidato a presidente y en un serio proyecto de nuevo liderazgo dentro del peronismo.

Otra pregunta clave que va a ser respondida este domingo es si Cristina va a mantener o no la mayoría en el senado de la Nación. En diputados por más mal que le vaya, seguirá teniendo mayoría. La clave estará básicamente en la Capital Federal. En esta ciudad, el cristinismo puede perder dos senadores si la lista del Frente para la victoria llega en el tercer puesto después de Gabriela Michetti del Pro y Pino Solanas de Unen. Eso está por verse. Las encuestas arrojaban bastante paridad. Veremos. Pero si eso ocurre, la presidenta perderá dos senadores que terminan su mandato: Daniel Filmus y Samuel Cabanchik que ingresó a la cámara alta por otra lista pero que adentro se asoció al oficialismo nacional.

Todos estaremos pendientes de estos resultados. Pero también de la confirmación o no de la derrota de las listas de Cristina en todas las grandes provincias. ¿Superará Cobos el 50% de los votos como dijo aquí el intendente de Mendoza? ¿Hermes Binner aumentará su porcentaje en Santa Fe? ¿Quién llegará segundo, Miguel del Sel o el kirchnerista Jorge Obeid? José Manuel de la Sota se juega mucho en Córdoba con la candidatura de Schiaretti. Tiene que ganar con contundencia al radical Oscar Aguad para mantener firme sus intenciones de ser candidato a presidente de la Nación. Lo mismo puede decirse de Mauricio Macri en la Capital Federal. Las encuestas indican que Gabriela Michetti obtendrá un excelente resultado. Eso catapultará al jefe de gobierno a las grandes ligas nacionales.

Pero el kirchnerismo tiene otras preocupaciones además de la falta de un claro heredero de Cristina y de la ausencia obligada de la presidenta del escenario público por su reposo obligatorio. ¿Perderá a manos del radicalismo otra vez en dos lugares emblemáticos como Santa Cruz la cuna del proyecto que acuna a Máximo Kirchner, el jefe de La Cámpora y como La Rioja, provincia en donde jamás perdió el peronismo desde el retorno de la democracia?

De la mejor actuación de Cristina que fue en el 2011 hasta su peor momento electoral que fue el 11 de agosto pasado, la jefa de estado perdió el apoyo de 6 millones de votantes. ¿Recuperará una parte de ellos o aumentará ese deterioro inquietante? ¿Cuales serán los gobernadores kirchneristas mas ganadores que se colocarán en la línea de partida como posibles candidatos de Cristina? ¿El entrerriano Sergio Uribarri, el salteño Juan Manuel Urtubey o el chaqueño Jorge Capitanich? Y finalmente como quedará parado Daniel Scioli. ¿La militancia del oficialismo le reconocerá que puso el cuerpo y la cara para bancar una derrota segura o le pasarán la factura del resultado planteando que fue un plebiscito de su gestión? Veremos. Esta vez se quebrarán todas las cábalas. No hay cierre unificado en el teatro Coliseo porque Cristina no podrá concurrir. La presidenta no viajará a Río Gallegos para votar y visitar el mausoleo de Néstor y a la noche, esperarán los resultados en un hotel distinto al que utilizaron siempre.

Se juegan varias cosas de trascendencia por que empieza a amanecer un 2015 distinto. En estos comicios usted con su voto puede darle un buen empujoncito al candidato que prefiera o ponerle un freno al que no le guste. El domingo que viene es la hora de la verdad. De usted depende.
En las elecciones PASO quedó sepultado el intento de reelección eterna de Cristina Fernández. Este domingo la presidenta se juega la capacidad de conducir o no a su propia tropa. Porque si el castigo es generalizado en todo el territorio nacional y muchos intendentes y gobernadores cristinistas son derrotados, buy cialis varios de ellos empezarán a armar las valijas para irse a otro lado. Buscarán otros liderazgos taquilleros que recuperen un peronismo pragmático que siempre se recicla. ¿Buscarán el refugio de Scioli, drugstore de Massa o de De la Sota? ¿O intentarán reconstruir al kirchenrismo con Uribarri al gobierno, cheap Cristina al poder? El peronismo va a barajar y dar de nuevo. Cada uno mostrará los porotos que ganó en las urnas y se repartirá el poder del justicialismo en función de esos resultados. Se prepararán para dar batalla en el 2015 contra la socialdemocracia que buscará una fórmula presidencial entre Binner, Cobos, Sanz y tal vez Carrió y otra de centro derecha desarrollista con Mauricio Macri a la cabeza.

Este domingo es otro de esos días maravillosos e igualitarios porque cada argentino vale un voto y se produce la ceremonia más colectiva de la democracia. Todo el pueblo argentino, va a elegir a 127 de sus representantes para la Cámara de Diputados y 8 provincias, entre ellas la Capital Federal, van a elegir 3 senadores nacionales cada una.

Este domingo vamos a poder expresarnos con toda libertad y eso, siempre es un momento de felicidad ciudadana. Cuando se abran las urnas aparecerán las respuestas a cientos de preguntas que en forma colectiva daremos los 30.530.323 compatriotas que estamos en condiciones de votar. Se mantienen novedades interesantes: las mesas mixtas, los boca de urna a través de twitter, los troqueles o recibos del voto en lugar de la firma en la libreta.

Pero las grandes noticias, hay que buscarlas en los resultados. El gobierno nacional dirá que mantiene su condición de primera fuerza electoral y estará en lo cierto. El Frente para la Victoria será la agrupación más votada sumando los votos de todo el país. Eso es seguro y está garantizado por la atomización de los opositores.

La gran pregunta es si el porcentaje de votos nacionales estará más arriba o más abajo del 30%. ¿Sacará mucho mas o mucho menos de 6 millones de votos? Le recuerdo que con un 25% de apoyo Carlos Menem comprendió que había llegado su final político y tuvo que huir de la segunda vuelta porque le resultaba imposible ganar.

Por la manera en que se renueva el Congreso, contra aquella muy mala elección parlamentaria de 2009, es muy probable que el cristinismo aumente su bloque con algunos diputados mas. Eso será presentado como otro gran logro.

En la Cámara Alta la cosa cambia. Si pasado mañana el oficialismo ocupa el tercer puesto en la Ciudad de Buenos Aires podría perder los dos senadores y quedarse sin mayoría.

Los distintos grupos opositores como el peronismo no kirchnerista, la socialdemocracia de radicales y socialistas, el macrismo, la izquierda clasista, deberán demostrar en dos años que tienen hombres y proyectos para gobernar el país y se verá quien logra representar cabal y mayoritariamente a esos 7 de cada 10 argentinos por lo menos que ya no quieren kirchnerismo después del 2015.

Hay una gran incógnita que es el futuro político de Cristina. Si los resultados no la favorecen será muy complicado para ella bendecir el dirigente que será el heredero de su proyecto. Pero por primera vez en su vida sufrirá un fuerte castigo electoral y ni siquiera podrá mirarlo por televisión. Eso abre muchos interrogantes y fisuras dentro del propio equipo de gobierno. Se viene una transición complicada que requiere la mayor responsabilidad de todos y todas.

Este domingo seguiremos construyendo nuestro destino como Nación. Como siempre le digo, en estos comicios usted con su voto puede darle un buen empujoncito al candidato que prefiera o ponerle un freno al que no le guste. Finalmente llegó el 27 de octubre. Es la bandera de largada para las presidenciales de 2015. Este domingo es la hora de la verdad. Vote, participe, comprometase en la construcción de una mejor democracia, con más igualdad y mas libertad. De usted depende.
En las elecciones PASO quedó sepultado el intento de reelección eterna de Cristina Fernández. Este domingo la presidenta se juega la capacidad de conducir o no a su propia tropa. Porque si el castigo es generalizado en todo el territorio nacional y muchos intendentes y gobernadores cristinistas son derrotados, help varios de ellos empezarán a armar las valijas para irse a otro lado. Buscarán otros liderazgos taquilleros que recuperen un peronismo pragmático que siempre se recicla. ¿Buscarán el refugio de Scioli, medical de Massa o de De la Sota? ¿O intentarán reconstruir al kirchenrismo con Uribarri al gobierno, Cristina al poder? El peronismo va a barajar y dar de nuevo. Cada uno mostrará los porotos que ganó en las urnas y se repartirá el poder del justicialismo en función de esos resultados. Se prepararán para dar batalla en el 2015 contra la socialdemocracia que buscará una fórmula presidencial entre Binner, Cobos, Sanz y tal vez Carrió y otra de centro derecha desarrollista con Mauricio Macri a la cabeza.

Este domingo es otro de esos días maravillosos e igualitarios porque cada argentino vale un voto y se produce la ceremonia más colectiva de la democracia. Todo el pueblo argentino, va a elegir a 127 de sus representantes para la Cámara de Diputados y 8 provincias, entre ellas la Capital Federal, van a elegir 3 senadores nacionales cada una.

Este domingo vamos a poder expresarnos con toda libertad y eso, siempre es un momento de felicidad ciudadana. Cuando se abran las urnas aparecerán las respuestas a cientos de preguntas que en forma colectiva daremos los 30.530.323 compatriotas que estamos en condiciones de votar. Se mantienen novedades interesantes: las mesas mixtas, los boca de urna a través de twitter, los troqueles o recibos del voto en lugar de la firma en la libreta.

Pero las grandes noticias, hay que buscarlas en los resultados. El gobierno nacional dirá que mantiene su condición de primera fuerza electoral y estará en lo cierto. El Frente para la Victoria será la agrupación más votada sumando los votos de todo el país. Eso es seguro y está garantizado por la atomización de los opositores.

La gran pregunta es si el porcentaje de votos nacionales estará más arriba o más abajo del 30%. ¿Sacará mucho mas o mucho menos de 6 millones de votos? Le recuerdo que con un 25% de apoyo Carlos Menem comprendió que había llegado su final político y tuvo que huir de la segunda vuelta porque le resultaba imposible ganar.

Por la manera en que se renueva el Congreso, contra aquella muy mala elección parlamentaria de 2009, es muy probable que el cristinismo aumente su bloque con algunos diputados mas. Eso será presentado como otro gran logro.

En la Cámara Alta la cosa cambia. Si pasado mañana el oficialismo ocupa el tercer puesto en la Ciudad de Buenos Aires podría perder los dos senadores y quedarse sin mayoría.

Los distintos grupos opositores como el peronismo no kirchnerista, la socialdemocracia de radicales y socialistas, el macrismo, la izquierda clasista, deberán demostrar en dos años que tienen hombres y proyectos para gobernar el país y se verá quien logra representar cabal y mayoritariamente a esos 7 de cada 10 argentinos por lo menos que ya no quieren kirchnerismo después del 2015.

Hay una gran incógnita que es el futuro político de Cristina. Si los resultados no la favorecen será muy complicado para ella bendecir el dirigente que será el heredero de su proyecto. Pero por primera vez en su vida sufrirá un fuerte castigo electoral y ni siquiera podrá mirarlo por televisión. Eso abre muchos interrogantes y fisuras dentro del propio equipo de gobierno. Se viene una transición complicada que requiere la mayor responsabilidad de todos y todas.

Este domingo seguiremos construyendo nuestro destino como Nación. Como siempre le digo, en estos comicios usted con su voto puede darle un buen empujoncito al candidato que prefiera o ponerle un freno al que no le guste. Finalmente llegó el 27 de octubre. Es la bandera de largada para las presidenciales de 2015. Este domingo es la hora de la verdad. Vote, participe, comprometase en la construcción de una mejor democracia, con más igualdad y mas libertad. De usted depende.
El viernes próximo a las 15.15, order en la sede de la Organización de Estados Americanos, 1989 F Street NW, Washington DC ocurrirá un hecho inédito en los 30 años de la democracia argentina. Siete periodistas expondrán ante la audiencia otorgada a tal efecto por la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, sobre “las distintas acciones adoptadas por el Estado argentino que a nuestro juicio implican serios retrocesos en la vigencia del derecho de libertad de expresión en la Argentina. Estimamos que sólo el diligente actuar de ese organismo podrá poner límite a las condiciones de creciente hostilidad impulsadas por las autoridades gubernamentales nacionales, que afectan seriamente el ejercicio del periodismo independiente”, según dice textualmente el documento.

Me gusta decir que el principal insumo del periodismo no es la noticia. Es la libertad. Con libertad se puede hacer un periodismo bueno, malo o regular. Pero sin libertad solo es posible hacer propaganda. Y eso es lo que buscan los gobiernos autoritarios: controlar todo y que nadie los controle a ellos. Domesticar a los periodistas para convertirlos en propagandistas. Eso es intolerable para una democracia plena y republicana. La libertad debe ser defendida con uñas y dientes frente a cualquier gobierno o cualquier poder. Hay que levantar la bandera de libertad y no importa si el gobierno que la quiera pisotear sea de derecha o de izquierda, o si los censuradores sean los dueños de los medios o los grandes empresarios. No hay periodismo sin libertad.

La década ganada por los Kirchner fue el momento de menor libertad de prensa en la Argentina desde 1983. Néstor y Cristina pusieron en marcha un plan sistemático para eliminar las críticas y utilizaron el aparato estatal para atacar a periodistas independientes. Y apelaron todos los mecanismos posibles.

Una lista incompleta debe incluir la acción directa con agresiones físicas e insultos, la difamación y estigmatización constante desde los medios estatales y para estatales, las acusaciones falsas de los peores delitos como “ser golpistas, sicarios y criminales”, la privación arbitraria de la pauta oficial y el cepo publicitario y las presiones hacia los anunciantes privados, el apriete a los dueños de los medios para que despidan o no renueven contratos, la musoliniana pegatina de afiches con el rostro de periodistas que luego fueron sometidos a una parodia de juicio popular en la plaza pública, la incitación a niños y militantes para que escupieran esas fotos, la saturación de comentarios insultantes mediante una brigada de mercenarios por internet, la utilización de la ex SIDE y la AFIP, con escuchas ilegales y carpetazos, como instrumentos para intimidar y castigar, la prohibición de publicar las cifras del verdadero costo de vida y la querella a las consultoras que se atrevieron a hacerlo y la conformación de un oligopolio amigo del gobierno con subsidios millonarios que pagamos todos, son solo algunos de esos atropellos autoritarios.

Son acciones que podríamos agrupar bajo el rótulo de “patoterismo de estado”.

Los siete periodistas de los mas diversos medios, hartos de tanta persecución que hicimos este reclamo en defensa propia, de la de muchos otros colegas y del derecho de los ciudadanos a ser informados con transparencia somos Magdalena Ruiz Guiñazú, Nelson Castro, Joaquin Morales Solá, Pepe Eliaschev, Luis Majul, Mariano Obarrio y quien esto escribe.

El próximo 1ro de noviembre, en el “Salón Rubén Darío” ubicado en el octavo piso de la sede de la OEA durante 20 minutos de argumentará sobre todo lo denunciado. Hay otros 20 minutos dedicados al descargo de un funcionario nacional designado por el gobierno de Cristina. Hasta ahora, no se sabe quien será ese representante. El único país que se negó a responder a una audiencia de estas características fue Cuba.

También participará Catalina Botero, la destacada relatora de libertad de expresión.

La CIDH tiene mucho prestigio y fue varias veces citada elogiosamente por la propia Cristina. En este período 149 de sesiones se trataran denuncias sobre gobiernos de matriz ideológica antagónica, como las violaciones a los derechos humanos con los presos y las Damas de Blanco en Cuba o la utilización de los drones, los aviones no tripulados como armas de guerra por parte de Estados Unidos o la situación de los detenidos en la base naval de Guantánamo. Esto demuestra que el trabajo de los comisionados no tiene un sesgo político particular y que su interés principal es preservar las libertades públicas.

Quienes padecimos la dictadura celebramos el histórico informe de la CIDH que vino a nuestro país entre el 6 y el 20 de setiembre de 1979. Para confeccionarlo entrevistaron a Jorge Rafael Videla, quien era el jefe del terrorismo de estado, y a decenas de autoridades nacionales y provinciales, pero también a los organismos que con tanto coraje defendían los derechos humanos en las peores circunstancias y también a políticos radicales como Ricardo Balbín y Raúl Alfonsín, peronistas como Deolindo Bittel y el comunista Fernando Nadra, entre otros.

Las conclusiones de la comisión, hicieron eje en el problema “de los desaparecidos”, por considerarlo entre los más graves y exigieron que se informe del paradero de los mismos, que cese la acción represiva del estado, que se restituyan los niños apropiados de los detenidos políticos o los nacidos en cautiverio, entre otras denuncias que muchos argentinos no podían o no se atrevían a hacer.

Por supuesto que hay que salvar las distancias. Ni siquiera hay punto de comparación entre aquel 1979 horroroso en sus crímenes de lesa humanidad y este 2013 lamentable en su intento de instalar un discurso único y chupamedias. Pero el valor de la libertad es indiscutible en todos los tiempos y bajo cualquier régimen. Serrat nunca dudó al decir que “ para la libertad, sangro, lucho y pervivo” en la convicción de que si el autoritarismo resiste hay que resistir porque “retoñarán aladas de savia sin otoño, reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.” Todo sea para la libertad.
El viernes próximo a las 15.15, visit web help en la sede de la Organización de Estados Americanos, page 1989 F Street NW, buy Washington DC ocurrirá un hecho inédito en los 30 años de la democracia argentina. Siete periodistas expondrán ante la audiencia otorgada a tal efecto por la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, sobre “las distintas acciones adoptadas por el Estado argentino que a nuestro juicio implican serios retrocesos en la vigencia del derecho de libertad de expresión en la Argentina. Estimamos que sólo el diligente actuar de ese organismo podrá poner límite a las condiciones de creciente hostilidad impulsadas por las autoridades gubernamentales nacionales, que afectan seriamente el ejercicio del periodismo independiente”, según dice textualmente el documento.

Me gusta decir que el principal insumo del periodismo no es la noticia. Es la libertad. Con libertad se puede hacer un periodismo bueno, malo o regular. Pero sin libertad solo es posible hacer propaganda. Y eso es lo que buscan los gobiernos autoritarios: controlar todo y que nadie los controle a ellos. Domesticar a los periodistas para convertirlos en propagandistas. Eso es intolerable para una democracia plena y republicana. La libertad debe ser defendida con uñas y dientes frente a cualquier gobierno o cualquier poder. Hay que levantar la bandera de libertad y no importa si el gobierno que la quiera pisotear sea de derecha o de izquierda, o si los censuradores sean los dueños de los medios o los grandes empresarios. No hay periodismo sin libertad.

La década ganada por los Kirchner fue el momento de menor libertad de prensa en la Argentina desde 1983. Néstor y Cristina pusieron en marcha un plan sistemático para eliminar las críticas y utilizaron el aparato estatal para atacar a periodistas independientes. Y apelaron todos los mecanismos posibles.

Una lista incompleta debe incluir la acción directa con agresiones físicas e insultos, la difamación y estigmatización constante desde los medios estatales y para estatales, las acusaciones falsas de los peores delitos como “ser golpistas, sicarios y criminales”, la privación arbitraria de la pauta oficial y el cepo publicitario y las presiones hacia los anunciantes privados, el apriete a los dueños de los medios para que despidan o no renueven contratos, la musoliniana pegatina de afiches con el rostro de periodistas que luego fueron sometidos a una parodia de juicio popular en la plaza pública, la incitación a niños y militantes para que escupieran esas fotos, la saturación de comentarios insultantes mediante una brigada de mercenarios por internet, la utilización de la ex SIDE y la AFIP, con escuchas ilegales y carpetazos, como instrumentos para intimidar y castigar, la prohibición de publicar las cifras del verdadero costo de vida y la querella a las consultoras que se atrevieron a hacerlo y la conformación de un oligopolio amigo del gobierno con subsidios millonarios que pagamos todos, son solo algunos de esos atropellos autoritarios.

Son acciones que podríamos agrupar bajo el rótulo de “patoterismo de estado”.

Los siete periodistas de los mas diversos medios, hartos de tanta persecución que hicimos este reclamo en defensa propia, de la de muchos otros colegas y del derecho de los ciudadanos a ser informados con transparencia somos Magdalena Ruiz Guiñazú, Nelson Castro, Joaquin Morales Solá, Pepe Eliaschev, Luis Majul, Mariano Obarrio y quien esto escribe.

El próximo 1ro de noviembre, en el “Salón Rubén Darío” ubicado en el octavo piso de la sede de la OEA durante 20 minutos de argumentará sobre todo lo denunciado. Hay otros 20 minutos dedicados al descargo de un funcionario nacional designado por el gobierno de Cristina. Hasta ahora, no se sabe quien será ese representante. El único país que se negó a responder a una audiencia de estas características fue Cuba.

También participará Catalina Botero, la destacada relatora de libertad de expresión.

La CIDH tiene mucho prestigio y fue varias veces citada elogiosamente por la propia Cristina. En este período 149 de sesiones se trataran denuncias sobre gobiernos de matriz ideológica antagónica, como las violaciones a los derechos humanos con los presos y las Damas de Blanco en Cuba o la utilización de los drones, los aviones no tripulados como armas de guerra por parte de Estados Unidos o la situación de los detenidos en la base naval de Guantánamo. Esto demuestra que el trabajo de los comisionados no tiene un sesgo político particular y que su interés principal es preservar las libertades públicas.

Quienes padecimos la dictadura celebramos el histórico informe de la CIDH que vino a nuestro país entre el 6 y el 20 de setiembre de 1979. Para confeccionarlo entrevistaron a Jorge Rafael Videla, quien era el jefe del terrorismo de estado, y a decenas de autoridades nacionales y provinciales, pero también a los organismos que con tanto coraje defendían los derechos humanos en las peores circunstancias y también a políticos radicales como Ricardo Balbín y Raúl Alfonsín, peronistas como Deolindo Bittel y el comunista Fernando Nadra, entre otros.

Las conclusiones de la comisión, hicieron eje en el problema “de los desaparecidos”, por considerarlo entre los más graves y exigieron que se informe del paradero de los mismos, que cese la acción represiva del estado, que se restituyan los niños apropiados de los detenidos políticos o los nacidos en cautiverio, entre otras denuncias que muchos argentinos no podían o no se atrevían a hacer.

Por supuesto que hay que salvar las distancias. Ni siquiera hay punto de comparación entre aquel 1979 horroroso en sus crímenes de lesa humanidad y este 2013 lamentable en su intento de instalar un discurso único y chupamedias. Pero el valor de la libertad es indiscutible en todos los tiempos y bajo cualquier régimen. Serrat nunca dudó al decir que “ para la libertad, sangro, lucho y pervivo” en la convicción de que si el autoritarismo resiste hay que resistir porque “retoñarán aladas de savia sin otoño, reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.” Todo sea para la libertad.
El viernes próximo a las 15.15, buy viagra en la sede de la Organización de Estados Americanos, 1989 F Street NW, Washington DC ocurrirá un hecho inédito en los 30 años de la democracia argentina. Siete periodistas expondrán ante la audiencia otorgada a tal efecto por la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, sobre “las distintas acciones adoptadas por el Estado argentino que a nuestro juicio implican serios retrocesos en la vigencia del derecho de libertad de expresión en la Argentina. Estimamos que sólo el diligente actuar de ese organismo podrá poner límite a las condiciones de creciente hostilidad impulsadas por las autoridades gubernamentales nacionales, que afectan seriamente el ejercicio del periodismo independiente”, según dice textualmente el documento.

Me gusta decir que el principal insumo del periodismo no es la noticia. Es la libertad. Con libertad se puede hacer un periodismo bueno, malo o regular. Pero sin libertad solo es posible hacer propaganda. Y eso es lo que buscan los gobiernos autoritarios: controlar todo y que nadie los controle a ellos. Domesticar a los periodistas para convertirlos en propagandistas. Eso es intolerable para una democracia plena y republicana. La libertad debe ser defendida con uñas y dientes frente a cualquier gobierno o cualquier poder. Hay que levantar la bandera de libertad y no importa si el gobierno que la quiera pisotear sea de derecha o de izquierda, o si los censuradores sean los dueños de los medios o los grandes empresarios. No hay periodismo sin libertad.

La década ganada por los Kirchner fue el momento de menor libertad de prensa en la Argentina desde 1983. Néstor y Cristina pusieron en marcha un plan sistemático para eliminar las críticas y utilizaron el aparato estatal para atacar a periodistas independientes. Y apelaron todos los mecanismos posibles.

Una lista incompleta debe incluir la acción directa con agresiones físicas e insultos, la difamación y estigmatización constante desde los medios estatales y para estatales, las acusaciones falsas de los peores delitos como “ser golpistas, sicarios y criminales”, la privación arbitraria de la pauta oficial y el cepo publicitario y las presiones hacia los anunciantes privados, el apriete a los dueños de los medios para que despidan o no renueven contratos, la musoliniana pegatina de afiches con el rostro de periodistas que luego fueron sometidos a una parodia de juicio popular en la plaza pública, la incitación a niños y militantes para que escupieran esas fotos, la saturación de comentarios insultantes mediante una brigada de mercenarios por internet, la utilización de la ex SIDE y la AFIP, con escuchas ilegales y carpetazos, como instrumentos para intimidar y castigar, la prohibición de publicar las cifras del verdadero costo de vida y la querella a las consultoras que se atrevieron a hacerlo y la conformación de un oligopolio amigo del gobierno con subsidios millonarios que pagamos todos, son solo algunos de esos atropellos autoritarios.

Son acciones que podríamos agrupar bajo el rótulo de “patoterismo de estado”.

Los siete periodistas de los mas diversos medios, hartos de tanta persecución que hicimos este reclamo en defensa propia, de la de muchos otros colegas y del derecho de los ciudadanos a ser informados con transparencia somos Magdalena Ruiz Guiñazú, Nelson Castro, Joaquin Morales Solá, Pepe Eliaschev, Luis Majul, Mariano Obarrio y quien esto escribe.

El próximo 1ro de noviembre, en el “Salón Rubén Darío” ubicado en el octavo piso de la sede de la OEA durante 20 minutos de argumentará sobre todo lo denunciado. Hay otros 20 minutos dedicados al descargo de un funcionario nacional designado por el gobierno de Cristina. Hasta ahora, no se sabe quien será ese representante. El único país que se negó a responder a una audiencia de estas características fue Cuba.

También participará Catalina Botero, la destacada relatora de libertad de expresión.

La CIDH tiene mucho prestigio y fue varias veces citada elogiosamente por la propia Cristina. En este período 149 de sesiones se trataran denuncias sobre gobiernos de matriz ideológica antagónica, como las violaciones a los derechos humanos con los presos y las Damas de Blanco en Cuba o la utilización de los drones, los aviones no tripulados como armas de guerra por parte de Estados Unidos o la situación de los detenidos en la base naval de Guantánamo. Esto demuestra que el trabajo de los comisionados no tiene un sesgo político particular y que su interés principal es preservar las libertades públicas.

Quienes padecimos la dictadura celebramos el histórico informe de la CIDH que vino a nuestro país entre el 6 y el 20 de setiembre de 1979. Para confeccionarlo entrevistaron a Jorge Rafael Videla, quien era el jefe del terrorismo de estado, y a decenas de autoridades nacionales y provinciales, pero también a los organismos que con tanto coraje defendían los derechos humanos en las peores circunstancias y también a políticos radicales como Ricardo Balbín y Raúl Alfonsín, peronistas como Deolindo Bittel y el comunista Fernando Nadra, entre otros.

Las conclusiones de la comisión, hicieron eje en el problema “de los desaparecidos”, por considerarlo entre los más graves y exigieron que se informe del paradero de los mismos, que cese la acción represiva del estado, que se restituyan los niños apropiados de los detenidos políticos o los nacidos en cautiverio, entre otras denuncias que muchos argentinos no podían o no se atrevían a hacer.

Por supuesto que hay que salvar las distancias. Ni siquiera hay punto de comparación entre aquel 1979 horroroso en sus crímenes de lesa humanidad y este 2013 lamentable en su intento de instalar un discurso único y chupamedias. Pero el valor de la libertad es indiscutible en todos los tiempos y bajo cualquier régimen. Serrat nunca dudó al decir que “ para la libertad, sangro, lucho y pervivo” en la convicción de que si el autoritarismo resiste hay que resistir porque “retoñarán aladas de savia sin otoño, reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.” Todo sea para la libertad.
Esta vez la responsabilidad de Cristina como mariscal de la derrota es mas grave porque apareció un quiebre cultural y el tan negado fin de ciclo.

Ayer la inmensa mayoría del pueblo argentino confirmó el fracaso de su estilo de conducción maltratador hacia adentro y hacia afuera de su tropa y de un nivel inédito de concentración del poder.
La ausencia de la presidenta dejó a sus ministros girando en falso, generic sin saber hacia donde ir, check tomando medidas contradictorias, con extraños niveles de autonomía y con una actitud menos agresiva. Parecían más herederos de Fernando de la Rúa que de Cristina. Son los costos que hay que pagar cuando no se deja que florezca ninguna flor y cuando se elige la fidelidad y el verticalismo a la capacidad y la eficiencia. Suele decir Alberto Fernández (la tercera pata de la mesa del poder matrimonial durante años) que la presidenta castiga a aquellos que tienen la osadía de expresar alguna disidencia por mas suave que sea. Son condenados a la Siberia y a una catarata descalificadora y permanente del oligopolio mediático que edificaron con nuestros dineros.

Su política de fabricar enemigos a toda hora como una manera de construir poder también se vino a pique pese a que encontró justificación ideológica en los libros neopopulistas de Ernesto Laclau. En realidad su autoritarismo no viene de los libros. No es una actitud racional y militante. Tiene tres vertientes menos heroicas. La generacional, que en los setenta le ponía apellido a la democracia (burguesa, partidocrática, etc) pero que no creía en sus valores profundos, la territorial que los transformó en señores feudales y patrones de una estancia propia llamada Santa Cruz, y la personal surgida del carácter tanto de Néstor como de Cristina, incapaces de cosechar amigos o lealtades mas allá de la subordinación de la política. Siempre eligieron ser temidos a ser queridos. Eso fracasa porque todos los nuevos liderazgos que surgieron en las urnas son la contracara del estilo de Cristina. Tanto Massa, Macri, Binner, Cobos, Scioli si califica y hasta Capitanich tienen una matriz mas dialoguista, sin afiliarse a la lógica perversa que solo divide el mundo entre amigos y enemigos.

La composición social del voto es también un daño terrible al relato presuntamente progre nacional y popular. Massa en la provincia ganó en lugares del Conurbano donde solo es posible hacerlo con un gran respaldo de, por lo menos, un sector popular entre los habitantes más necesitados. Massa no es un fenómeno de derecha clase mediera y cacerolera. Es el capo de una nueva generación de peronistas que aprovechan el poder que nace de esa democracia de proximidad llamada intendencia. Y Néstor tampoco es Perón. A tres años de su fallecimiento no se registra su foto en las casas de los mas pobres como ocurrió con el general y con Evita. Cristina fue votada por fragmentos de trabajadores y excluídos y por eso llegó al 54% de los sufragios en el 2011, pero no se instaló eternamente en el corazón de los humildes. Néstor y Cristina son una referencia para militantes neofrepasistas y peronistas impresentables que necesitaban una locomotora que los empujara. Es difícil que el kirchnerismo supere el desafío y no se diluya en la historia como le pasó al menemismo y el duhaldismo. No hubo posibilidades de organizar un acto por Néstor realmente masivo y la celebración del 17 de octubre fue módica en presencia y sin llegar al mínimo acuerdo de un orador que los representara.

No solo hay fin de ciclo. También hay un nuevo proyecto de liderazgo que en 120 días sacó más de 4 millones de votos en la provincia y se convirtió en el candidato mas apoyado en las urnas. La autoestimulación que generó el Frente para la Victoria con un Amado Boudou exaltado de mentirita resultó patética. Una mueca propia de entierro de carnaval. Es cierto que en el 2009 también se anunció erróneamente que terminaba la etapa K del peronismo. Pero esta vez es distinto. Porque no hay posibilidades de que Cristina sea candidata y no existe nadie medianamente confiable para el núcleo duro que los represente en la competencia electoral. Hoy el kirchnerismo pinta mas para un partido de cuadros que de masas. Para un círculo cerrado que ahorrará años pero que difícilmente vuelva al poder después de 2015. Han sembrado mucho odio y división. Justo ahora que 7 de cada 10 argentinos reclaman todo lo contrario. Por eso Massa es el gran ganador y Cristina la gran perdedora.
Esta vez la responsabilidad de Cristina como mariscal de la derrota es mas grave porque apareció un quiebre cultural y el tan negado fin de ciclo.

Ayer la inmensa mayoría del pueblo argentino confirmó el fracaso de su estilo de conducción maltratador hacia adentro y hacia afuera de su tropa y de un nivel inédito de concentración del poder.
La ausencia de la presidenta dejó a sus ministros girando en falso, nurse sin saber hacia donde ir, health tomando medidas contradictorias, capsule con extraños niveles de autonomía y con una actitud menos agresiva. Parecían más herederos de Fernando de la Rúa que de Cristina. Son los costos que hay que pagar cuando no se deja que florezca ninguna flor y cuando se elige la fidelidad y el verticalismo a la capacidad y la eficiencia. Suele decir Alberto Fernández (la tercera pata de la mesa del poder matrimonial durante años) que la presidenta castiga a aquellos que tienen la osadía de expresar alguna disidencia por mas suave que sea. Son condenados a la Siberia y a una catarata descalificadora y permanente del oligopolio mediático que edificaron con nuestros dineros.

Su política de fabricar enemigos a toda hora como una manera de construir poder también se vino a pique pese a que encontró justificación ideológica en los libros neopopulistas de Ernesto Laclau. En realidad su autoritarismo no viene de los libros. No es una actitud racional y militante. Tiene tres vertientes menos heroicas. La generacional, que en los setenta le ponía apellido a la democracia (burguesa, partidocrática, etc) pero que no creía en sus valores profundos, la territorial que los transformó en señores feudales y patrones de una estancia propia llamada Santa Cruz, y la personal surgida del carácter tanto de Néstor como de Cristina, incapaces de cosechar amigos o lealtades mas allá de la subordinación de la política. Siempre eligieron ser temidos a ser queridos. Eso fracasa porque todos los nuevos liderazgos que surgieron en las urnas son la contracara del estilo de Cristina. Tanto Massa, Macri, Binner, Cobos, Scioli si califica y hasta Capitanich tienen una matriz mas dialoguista, sin afiliarse a la lógica perversa que solo divide el mundo entre amigos y enemigos.

La composición social del voto es también un daño terrible al relato presuntamente progre nacional y popular. Massa en la provincia ganó en lugares del Conurbano donde solo es posible hacerlo con un gran respaldo de, por lo menos, un sector popular entre los habitantes más necesitados. Massa no es un fenómeno de derecha clase mediera y cacerolera. Es el capo de una nueva generación de peronistas que aprovechan el poder que nace de esa democracia de proximidad llamada intendencia. Y Néstor tampoco es Perón. A tres años de su fallecimiento no se registra su foto en las casas de los mas pobres como ocurrió con el general y con Evita. Cristina fue votada por fragmentos de trabajadores y excluídos y por eso llegó al 54% de los sufragios en el 2011, pero no se instaló eternamente en el corazón de los humildes. Néstor y Cristina son una referencia para militantes neofrepasistas y peronistas impresentables que necesitaban una locomotora que los empujara. Es difícil que el kirchnerismo supere el desafío y no se diluya en la historia como le pasó al menemismo y el duhaldismo. No hubo posibilidades de organizar un acto por Néstor realmente masivo y la celebración del 17 de octubre fue módica en presencia y sin llegar al mínimo acuerdo de un orador que los representara.

No solo hay fin de ciclo. También hay un nuevo proyecto de liderazgo que en 120 días sacó más de 4 millones de votos en la provincia y se convirtió en el candidato mas apoyado en las urnas. La autoestimulación que generó el Frente para la Victoria con un Amado Boudou exaltado de mentirita resultó patética. Una mueca propia de entierro de carnaval. Es cierto que en el 2009 también se anunció erróneamente que terminaba la etapa K del peronismo. Pero esta vez es distinto. Porque no hay posibilidades de que Cristina sea candidata y no existe nadie medianamente confiable para el núcleo duro que los represente en la competencia electoral. Hoy el kirchnerismo pinta mas para un partido de cuadros que de masas. Para un círculo cerrado que ahorrará años pero que difícilmente vuelva al poder después de 2015. Han sembrado mucho odio y división. Justo ahora que 7 de cada 10 argentinos reclaman todo lo contrario. Por eso Massa es el gran ganador y Cristina la gran perdedora.
La gran pregunta que siempre hay que hacer para juzgar a una ley es la siguiente: ¿Amplía o reduce los derechos de los ciudadanos? ¿Protege o tira abajo de un camión al argentino común y silvestre, see malady al laburante eterno, patient ampoule el eslabón mas débil de la cadena? Y la respuesta es absolutamente contundente: la ley de responsabilidad del estado es una garantía de impunidad para los funcionarios y corta el hilo por lo mas delgado. Nos quita instrumentos a todos y a todas para defendernos frente a la prepotencia, thumb la corrupción, la intimidación o la negligencia del estado.
Fiel a su costumbre, el kirchnerismo instala rótulos positivos que luego malversa y profana en los contenidos. Decían querer democratizar la justicia cuando en realidad el objetivo era someter a los jueces independientes. Proclamaron la pluralidad de voces para los medios y el resultado fue la creación de un monopolio oficial y para oficial y el ataque al periodismo que no se alquila. En este caso pasa lo mismo. La ley de responsabilidad del Estado en realidad es una ley de irresponsabilidad. Necesitamos funcionarios que se hagan cargo, que sean cada vez mas eficientes y honestos y no una ley de lavado para los corruptos e inútiles. Si se aprueba esta ley será una forma de lavar las manos ensangrentadas de Ricardo Jaime con el siniestro de estación Once, por ejemplo. Lo dijo con claridad la doctora Elisa Carrió: es una ley de autoamnistía para proteger a los funcionarios K en retirada. Es una ley para que celebren los Amado Boudou, los Julio de Vido, los Lázaro Báez y los Guillermo Moreno. Lleva la firma de Abal Medina que pasó a la clandestinidad y de un ministro que no es y solo pone la cara como Julio Alak.
Fueron 129 los diputados nacionales que la votaron a paso redoblado. Tal vez algún día se arrepientan de haber instalado la impunidad para los que degradan la política, meten la mano en la lata y se enriquecen en forma ilícita. Tal vez la Corte Suprema de Justicia pueda declarar su inconstitucionalidad. Pero el daño moral ya está hecho. Es de una profunda concepción autoritaria poner a los funcionarios del estado por encima del ciudadano, elitismo en estado puro. Es una discriminación intolerable en democracia. Es darle una garrote mortal a la República, como dijo la diputada Margarita Stolbizer. Este gobierno que se llena la boca con el tema de los derechos humanos será el responsable de dejar sin reparación a los que sean víctimas de violaciones a las libertades o de estafas desde el poder. Pertenecer tiene sus privilegios, decía una vieja publicidad. Y eso es lo que pretenden Cristina y sus legisladores. Darle privilegios a los funcionarios y arrancarle derechos a los ciudadanos. ¿Eso es progresismo? ¿O lo hacen en defensa propia? Me hace acordar al viejo chiste en el que un ministro le preguntaba al presidente porque estaban construyendo cárceles lujosas y escuelas modestas . Y ese jefe de estado le respondió : en la escuela ya estuvimos.
La justificación del oficialismo en boca de Diana Conti fue que se intenta atacar la ambición depredadora de la industria del juicio. Nadie bien nacido puede estar a favor de esos buitres del derecho. Pero se los combate con eficiencia, investigación y denuncia y quebrando los lazos de complicidad que esos estudios suelen tener con un sector del poder político. Jamas se puede combatir a los buitres matando todos los pájaros. O dándole un cheque en blanco al estado para que haga uso y abuso de su poder. El estado no debe ser garantía de impunidad. Debe cuidar y multiplicar los derechos de los ciudadanos. Un estado democrático y realmente progresista debe incomodar a los cómodos y acomodar a los incómodos. Defender al hombre común y ser fiscal del poder. Estar siempre del lado del mas débil. Y no convertirse en una guarida, en el aguantadero de la corporación defensora de poderosos y corruptos.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.