Todos somos Campagnoli – 12 de diciembre 2013

 

leuco_r_p

Entre otras cosas, ailment  me robaron la única computadora que tengo y por eso estoy aquí, remedy en medio del cierre de la redacción, help como en los viejos tiempos. Dudo mucho que haya un lugar mejor en el mundo.

En la facultad me enseñaron que los hechos son sagrados. Aquí van, después viene la opinión que es libre. Me llamaron, para solidarizarse y ofrecer ayuda en la investigación de lo que realmente sucedió, especialistas de todos los palos, de los buenos y de los malos, de izquierda y de derecha, civiles expertos y jueces federales.

Cada uno tiene su conocimiento. El saldo más relevante: no hubo uno solo que dijera que lo que me ocurrió fue un robo al voleo, y eso que les insistí en el tema. Pero hubo conclusiones que comparto:

 

1) Es un abogado que sólo defiende malos y corruptos de todo pelaje, desde este gobierno kirchnerista y hasta la dictadura. Nunca tomé un café con él. Pero sabe de qué habla. “Te atacaron los que en la jerga se llaman ‘motoqueros seleccionados’. ¿Qué significa eso? Son grupos especiales que, como los barras bravas, hacen trabajos por encargo con la modalidad dos ruedas. Muchas veces no saben ni quién los contrata. Les garantizan la zona liberada y reciben su paga.”

2) Un juez federal indignado me dijo: “Lo que te hicieron es una vergüenza. No hay que permitir que esto siga porque es muy peligroso”. Me aseguró que no hay relación costo-beneficio en lo que pasó. Cuatro tipos de casco, ropa para lluvia negra y flamante, arriba de dos motos Enduro, tipo cross, al mediodía, en uno de los lugares más custodiados de la Argentina, no se corresponde con afanarle una mochila a un viejo pelado que cruza Avenida de Mayo. Si ellos sabían que ese viejo pelado de mochila negra era yo quiere decir que no fue al voleo. Que alguien me marcó y les hizo oler mi sangre a los tiburones.

3) Fue apenas di tres pasos adentro de la galería que está al lado del café Tortoni. Colas de turistas brasileños y japoneses, con relojes y máquinas de fotos de última generación, pretendían entrar a esa maravilla arquitectónica. Por eso siempre hay dos policías federales con chaleco naranja al lado. Ese día no estaban.

Los comerciantes que me conocen y vieron todo lo que pasó me dijeron que “justo estaban de vacaciones”. Los dos juntos. En noviembre. En fin. A dos cuadras, o menos, está el edificio que alberga a la embajada de Israel. Hay vallas anti Quebracho-D’Elía y tres patrulleros para custodiar semejante lugar, que es un potencial blanco terrorista. A ocho cuadras está la Casa Rosada. El motochorro que luchó conmigo demoró demasiado tironeando de la mochila que yo no quería largar, en un gesto típico de locura de periodista.

En el medio del remolino, yo pensé, crean o no, en mis treinta años de trabajo convertidos en bits. Tanto resistí que se bajó el que iba atrás de la segunda moto. Cachiporrazo en el codo derecho, pero no aflojé. Patada furibunda en la costilla derecha y perdí el invicto. Al salir, sin tener los pies bien afirmados, otro cachiporrazo, de esos cortitos con una bola en la punta, me pegó en la cabeza, pero sin fuerza, en retirada, como diciendo: nos hiciste laburar, guacho.

4) Caminé por la galería hasta Rivadavia 835, entré a radio Continental, como todos los días. Subí por el ascensor hasta el tercer piso y, ante mi asombro, en las pantallas de la tele del informativo la placa roja de Crónica decía: “Violento asalto a Leuco”. No podía creerlo. Yo no había tenido tiempo ni de contarle a mis compañeros. ¿Los muchachos de Crónica escucharon la red policial con los handies como siempre? ¿Le batió la justa un rati? ¿Cómo se enteró la cana tan rápido que ese gordo pelado de la mochila negra era Leuco? Veremos las filmaciones que, espero, aparezcan rápidamente.

5) Sigamos con las fuentes que más conocen de estos temas pesados. La policía bonaerense y un importante ex jefe del ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo), ahora asimilado totalmente a la democracia. Utilizaron los mismos términos y razonamiento: “Te la pusieron, te la hicieron. Nadie se cree que fue un robo”. No fue una salidera porque no salí de un banco. Dejé el auto en una playa privada y caminé dos cuadras. No voy siempre en auto, en general viajo en el Metrobus.

6) Un experto en inteligencia con cursos en el exterior me enseñó un camino para hacer algunas conjeturas. “Revisá en los últimos dos meses a qué personas criticaste más duro.” “A todo el Gobierno”, le dije pelotudamente orgulloso. “Buscá en serio”, fue casi la orden. “Y fijate quiénes tienen vinculación con algún hecho de violencia, patota o metodologías no democráticas en la resolución de los conflictos. Y después, pensá qué tenías realmente importante en tus mails y en tus archivos.”

La conclusión fue inquietante. Pero nada prueba nada y no sirve ni siquiera para una sospecha. Los motochorros especiales, o mercenarios en moto, no tenían una camiseta con el nombre de un partido ni de una agrupación ni me dijeron, “hijo de puta, esto es un mensaje de tal o cual”.

Encontré que últimamente me dediqué con especial atención a cuatro militantes K de distinto palo, dos de derecha y dos de presunta izquierda. Todos tuvieron algo que ver con hechos violentos en el pasado mediato o inmediato. Vamos por la derecha:Guillermo Moreno y Raúl Othacehé. Patoteros ambos.

En el Indec, el primero, apretador de empresarios y mujeres con un amigo de Acero. El segundo podría poner una academia con título habilitante para romper cabezas de “troskos y zurdos” o ex zurdos, como en el caso de Martín Sabbatella, que lo sufrió en carne propia, lo denunció varias veces, pero que ahora tuvo una conveniente amnesia porque son aliados en las listas que apoyan a Cristina. Datito extra: el Vasco Othacehé, amigo de la Presidenta, me mandó una carta documento para que me rectifique, pero yo puedo ratificar todo lo que escribí sobre él.

Los dos de presunta izquierda son Luis D’Elía y Horacio Verbitsky. Uno tomó una comisaría, anunció un golpe de Estado para ayer y agredió a un cacerolero, entre otras actitudes violentas. El otro fue un jefe de inteligencia de Montoneros y siempre tuvo relación con el mundo de los espías. Hoy se está haciendo un festival porque ejerce de hecho una jefatura paralela.

En este caso, hay algo más preocupante. Mis mails, que según me dijeron fueron “visitados” por personas extrañas, tenían un intercambio con una editorial donde me comprometí a escribir una biografía no autorizada del periodista de Página/12. En una carpeta de “Mis documentos” guardé unos “no papers” de algunas pistas que me dieron sobre el rol de Verbitsky durante la dictadura. ¿Cómo fue que sobrevivió semejante cuadro y de ese rubro? Nunca quedó demasiado claro y por eso se ganó el odio y algunas declaraciones de dos integrantes de la conducción de Montoneros y de un ex canciller, no de agentes de la CIA.

Aclaro que ya desistí de escribir el libro. No lo hice ahora por esto que pasó. Fue hace diez días y porque no tengo tanto tiempo para chequear rigurosamente la nueva información que está circulando. Algún otro lo hará.

Insisto en el concepto porque no quiero acusar falsamente a nadie. Relato hechos y hago conjeturas. Son puntas para que alguien pueda investigar a fondo.

7) La más terrible de las últimas agresiones las sufrí en la calle, como espejo de las pantallas de la tele y las redes sociales. La orquesta de celebración por la paliza y el robo sólo puede explicarse por el odio que instalaron y que la historia les va a facturar: “Te lo merecés. Fue poco lo que te pasó”. El jueves a la noche, después de las placas de tórax que me tuve que hacer para ver si tenía costillas fisuradas, a dos cuadras de mi casa en San Telmo, un tipo me dijo en la cara: “Por culpa de golpistas hijos de puta como vos, el país esta así”.

Me dieron ganas de ahorcarlo en la vereda. Pero seguí por última vez los consejos políticamente correctos: “No te prestes a la provocación. No te bajes a su altura. No respondas con la misma moneda. Vas a generar un efecto imitación y te van a escrachar más. Vas a estar horas en 6,7,8 y es peor. Bajá la cabeza y soportá”.

El jueves lo hice por última vez. En estos diez años no me dio resultado ocultar los hechos que me sucedieron y retroceder en silencio. Me agreden cada vez más, pero como no lo cuento dicen que son mentiras, y si lo cuento, como en la OEA, dicen que soy un alarmista destituyente. No agacho más la cabeza ni me dejo humillar para no darle pasto a las fieras. Es políticamente incorrecto, pero es en defensa propia. Vengo del pueblo hebreo, que debatió durante años si la mansedumbre colaboracionista reducía el horror o lo justificaba.

8) ¿Cómo reaccionó el Gobierno? Se dividió claramente en dos grupos. Los que tienen matriz peronista se solidarizaron y alguno me dio una gran ayuda. No los nombro porque no quiero generarles problemas con Cristina. Los ladriprogresistas se manejaron con silencio público y fogoneo soterrado en internet. Salvo un “tonton macoute”, un tal Barragán en Gvirtzneilandia, la ciudad de la fantasía, cara pero secreta. Titularon “La operación Magdalena-Leuco”. ¿Puedo ser tan boludo para hacerme pegar y robar todos mis documentos personales, del auto y mi computadora para apoyar a Magnetto? Te falta sopa, tonton.

9) Tengo un gran capricho que me articula. Me niego a mentir. Me puedo equivocar, como todos. Pero nunca a sabiendas. No cobro por hacer ni dar notas. Jamás alquilé mi opinión. Me revuelve el estómago decir que no hay inflación, que los presos no se escapan de las cárceles, que la inseguridad es una sensación, que Pino y el Pollo Sobrero se dedican a quemar trenes o que Lázaro Báez no conocía a Néstor. Ni por todo el oro del mundo. Ni por una mochila negra con una notebook.

10) Me voy por 15 días de viaje. Ya los grupos de tareas blogueros dicen que me asusté y que por eso rajo. Ni en pedo. Imberbes e ignorantes, aunque no les guste, puedo probar que milité por la democracia y los derechos humanos durante la dictadura. Con marchas con la Multipartidaria y el gremio de prensa a Plaza de Mayo y a San Cayetano cuando el riesgo era la desaparición, con la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, con una medalla que me entregó Estela de Carlotto aunque ahora me odie, con un retén del Ejército que me fue a buscar a mi casa el 24 de marzo del ‘76 y no me encontró porque había ido a tomar la facultad para enfrentar el golpe. ¿Cómo voy a temer a los “tonton macoute” que ni siquiera eran dictadores, eran chupamedias de los dictadores.

Volveré en dos semanas y seré millones de bits. Firmado: El pelado de la mochila negra.

 

 
RADIO. Que lo parió a Moreno
El feriado es hoy. Pero el día de la Soberanía Nacional fue el miércoles. Se recuerda aquella heroica batalla de ¨La vuelta de Obligado¨ cuando las fuerzas patrióticas cerraron el paso del rió con cadenas ante el avance prepotente de los 90 buques mercantes y 20 de guerra de la flota anglofrancesa. La defensa de nuestro territorio fue celebrada en ritmo de triunfo por la letra de Miguel Brascó y la música de don Alberto Merlo. Emociona aquel desafío que en una de sus versiones decía ¨Que los parió a los gringos, sales que se nos vienen, ahijuna gran siete, navegar tantos mares, venirse el cuete¨.
Creo que la soberanía territorial es la máxima expresión de la independencia de una Nación. Pero estoy convencido que la soberanía política es una condición necesaria para tener un país mas libre y mas justo. Son dos caras de la misma moneda de la dignidad nacional. Ningún pueblo está de pié si no defiende la tierra que dejará a sus hijos y a los hijos de sus hijos pero con eso solo no alcanza. Hay países en el mundo, pocos pero que todavía existen, donde el orgullo por la independencia esta en primer plano pero la expresión del soberano que es el voto, no existe. Esos países no pertenecen a ninguna potencia extranjera y eso es muy bueno. Patria si, colonia, no. Pero pertenecen a dinastías autoritarias que duran 30 o 40 anios . Son dictaduras de derecha o de izquierda de apellidos permanentes que se comportan como los duenios del país y que no permiten la soberanía política, el voto, la democracia, la alternancia, los controles republicanos. Es una soberanía que solo existe para un grupo y por lo tanto no le sirve al pueblo. Por eso digo que la soberanía popular, la del ciudadano que opina, premia y castiga, corrige, protesta y participa con su sufragio es determinante.
Lo digo por todo lo que pasó en los últimos días. La derrota electoral mas profunda del kirchnerismo provocó la expulsión de funcionarios mas grande desde su nacimiento. Ni Cristina ni Néstor le habían sacado nunca tantas tarjetas rojas a su propia gente. Es mas, se decía como un valor en su estilo de conducción, que los Kirchner hacían muy pocos cambios de gabinete. Y que jamás entregaban a sus colaboradores ante el reclamo de los opositores o de los medios de comunicación. Ese pilar del kirchnerismo se cayó a pedazos. Se derrumbó porque Cristina, frente a la paliza electoral que recibió el 27 de octubre no tuvo mas remedio que eyectar del poder a los personajes mas nefastos como el caso de Guillermo Moreno o los mas inútiles como Juan Manuel Abal Medina o Hernán Lorenzino. Repito el concepto de ¨no tuvo mas remedio¨, por si algún distraído cree que Cristina eligió oxigenar el gabinete de ministros. No eligió nada. Fue obligada por los millones de votos que perdió y que fueron a parar a distintas variantes de la oposición. Y me quiero detener en esto un segundo para hablar de la soberanía popular. En los últimos tiempos algunos agoreros que le quieren bajar los brazos y la moral al ciudadano quisieron instalar esa idea nefasta de que el voto no sirve para nada. De que votar es perder el tiempo, que es al cuete, que nada cambia, etc, etc.
Estos días agitados demostraron en forma clara y contundente que eso no es cierto. Que es una falacia de los que se quieren quedar con todo. De los que celebran solo la soberanía territorial pero quieren el país para una familia o una secta política y no para los 40 millones de argentinos. Ese acto sencillo, profundo e igualitario de votar, es lo primero que las dictaduras prohiben. Por eso cada comicio es un canto a la democracia y a la república. Por eso digo que los votos en las urnas fueron los que le cortaron la cabeza a los peores símbolos del poder K. Fueron los ciudadanos con su participación, con sus cacerolazos, con sus protestas y con su votos lo que obligaron a Cristina a tirar por la ventana a Moreno, quien será recordado como el funcionario que mas destruyó la economía de la década, y a Abal Medina que pasará sin pena ni gloria al arcón de los recuerdos de los obsecuentes que no tuvieron pensamiento propio para estar a la altura de su cargo.
Viva la soberanía territorial que nos permitió frenar a la flota anglofrancesa. Pero también, viva la soberanía política que nos permitió frenar a algunos patoteros ignorantes y comisarios políticos de cuarta que tuvieron que irse con la cola entre las piernas. Que lo parió a los gringos. Pero también que los parió a Moreno y a Abal Medina. Navegar tantos mares. Soberbios al cuete.
RADIO. Que lo parió a Moreno
El feriado es hoy. Pero el día de la Soberanía Nacional fue el miércoles. Se recuerda aquella heroica batalla de ¨La vuelta de Obligado¨ cuando las fuerzas patrióticas cerraron el paso del rió con cadenas ante el avance prepotente de los 90 buques mercantes y 20 de guerra de la flota anglofrancesa. La defensa de nuestro territorio fue celebrada en ritmo de triunfo por la letra de Miguel Brascó y la música de don Alberto Merlo. Emociona aquel desafío que en una de sus versiones decía ¨Que los parió a los gringos, stomach view que se nos vienen, viagra ahijuna gran siete, sickness navegar tantos mares, venirse el cuete¨.
Creo que la soberanía territorial es la máxima expresión de la independencia de una Nación. Pero estoy convencido que la soberanía política es una condición necesaria para tener un país mas libre y mas justo. Son dos caras de la misma moneda de la dignidad nacional. Ningún pueblo está de pié si no defiende la tierra que dejará a sus hijos y a los hijos de sus hijos pero con eso solo no alcanza. Hay países en el mundo, pocos pero que todavía existen, donde el orgullo por la independencia esta en primer plano pero la expresión del soberano que es el voto, no existe. Esos países no pertenecen a ninguna potencia extranjera y eso es muy bueno. Patria si, colonia, no. Pero pertenecen a dinastías autoritarias que duran 30 o 40 anios . Son dictaduras de derecha o de izquierda de apellidos permanentes que se comportan como los duenios del país y que no permiten la soberanía política, el voto, la democracia, la alternancia, los controles republicanos. Es una soberanía que solo existe para un grupo y por lo tanto no le sirve al pueblo. Por eso digo que la soberanía popular, la del ciudadano que opina, premia y castiga, corrige, protesta y participa con su sufragio es determinante.
Lo digo por todo lo que pasó en los últimos días. La derrota electoral mas profunda del kirchnerismo provocó la expulsión de funcionarios mas grande desde su nacimiento. Ni Cristina ni Néstor le habían sacado nunca tantas tarjetas rojas a su propia gente. Es mas, se decía como un valor en su estilo de conducción, que los Kirchner hacían muy pocos cambios de gabinete. Y que jamás entregaban a sus colaboradores ante el reclamo de los opositores o de los medios de comunicación. Ese pilar del kirchnerismo se cayó a pedazos. Se derrumbó porque Cristina, frente a la paliza electoral que recibió el 27 de octubre no tuvo mas remedio que eyectar del poder a los personajes mas nefastos como el caso de Guillermo Moreno o los mas inútiles como Juan Manuel Abal Medina o Hernán Lorenzino. Repito el concepto de ¨no tuvo mas remedio¨, por si algún distraído cree que Cristina eligió oxigenar el gabinete de ministros. No eligió nada. Fue obligada por los millones de votos que perdió y que fueron a parar a distintas variantes de la oposición. Y me quiero detener en esto un segundo para hablar de la soberanía popular. En los últimos tiempos algunos agoreros que le quieren bajar los brazos y la moral al ciudadano quisieron instalar esa idea nefasta de que el voto no sirve para nada. De que votar es perder el tiempo, que es al cuete, que nada cambia, etc, etc.
Estos días agitados demostraron en forma clara y contundente que eso no es cierto. Que es una falacia de los que se quieren quedar con todo. De los que celebran solo la soberanía territorial pero quieren el país para una familia o una secta política y no para los 40 millones de argentinos. Ese acto sencillo, profundo e igualitario de votar, es lo primero que las dictaduras prohiben. Por eso cada comicio es un canto a la democracia y a la república. Por eso digo que los votos en las urnas fueron los que le cortaron la cabeza a los peores símbolos del poder K. Fueron los ciudadanos con su participación, con sus cacerolazos, con sus protestas y con su votos lo que obligaron a Cristina a tirar por la ventana a Moreno, quien será recordado como el funcionario que mas destruyó la economía de la década, y a Abal Medina que pasará sin pena ni gloria al arcón de los recuerdos de los obsecuentes que no tuvieron pensamiento propio para estar a la altura de su cargo.
Viva la soberanía territorial que nos permitió frenar a la flota anglofrancesa. Pero también, viva la soberanía política que nos permitió frenar a algunos patoteros ignorantes y comisarios políticos de cuarta que tuvieron que irse con la cola entre las piernas. Que lo parió a los gringos. Pero también que los parió a Moreno y a Abal Medina. Navegar tantos mares. Soberbios al cuete.
Hay varias preguntas inquietantes para hacer respecto del rol que está jugando Jorge Milton Capitanich, nurse mas conocido como El Coqui. La mas provocadora es la siguiente: ¿Que pasará con su hiperkinesis de gestión el día que Cristina esté totalmente recuperada de su salud? ¿Volverá la presidenta invisible de ahora a los viejos tiempos del dedito levantado y de la cadena nacional del relato permanente? ¿Bajará de un hondazo los humos presidenciales del ex gobernador del Chaco y lo mandará calladito al rincón de los Abal Medina, es decir de los mediocres e intrascendentes? No lo sabemos y es difícil conjeturar porque es la primera vez en la vida política tanto de Néstor como de Cristina que se vieron obligados a derivar parte de su poder. El matrimonio que le puso su apellido al proyecto político mas prolongado de la historia argentina, jamás fue amigo de delegar nada. Siempre le pusieron el cuerpo y la mano de hierro a una forma muy concentrada de manejar el poder. Pero esta vez es distinto. Porque Néstor ya no está y porque Cristina no está en plenitud. No había otro remedio que ceder parte de la iniciativa política a otra persona para evitar esa parálisis insólita que se generó durante la convalecencia de Cristina.
De Capitanich se dijo casi todo. Chicanas humorísticas como la de Hugo Moyano que aseguró que le dieron el mejor camarote del Titanic. Misiles furiosos como los de Elisa Carrió que dijo que era el corrupto mas dulce de todos y elogios incómodos para el elogiado como los de Eduardo Duhalde y Domingo Cavallo. ¿Que dice Capitanich de si mismo? Yo soy solo un ejecutor de las políticas que me ordena la presidenta. Es cuidadoso, camina entre algodones en una selva gubernamental cargada de acechanzas y zancadillas que pronto van a aparecer. Porque mas allá de lo que haga Cristina, es difícil de creer que después de masturbarse con el relato de que los Kirchner eran poco menos que Che Guevaras que venían a liberar a los pobres, ahora, el final sea entregarle esa posta revolucionaria nada menos que al Coqui . ¿Tanto esfuerzo clasista y combativo para tan poco? Porque por mas que ahora quieran escribir Coqui con dos letras K, lo cierto es que el muchacho es un hombre formado en el pensamiento mas conservador de la iglesia y por eso trabajó con el mismo entusiasmo con Menem y Cavallo, Duhalde y el matrimonio Kirchner. Chaco no es un canto a la sociedad igualitaria y transparente desde la ética. Quiero creer que el modelo Chaco no es la utopía de Axel Kiciloff aunque también haya trabajado para Cavallo y el Coqui en su momento. El sueño de la militancia parece ser otro. Lo dijo con toda claridad la intelectual Julia Mengolini en la tele. Los ricos son los malos y por eso yo soy de izquierda. La panelista K dijo que los ricos son malos pero no dio precisiones respecto de a que ricos se refería. ¿ A Cristina, por ejemplo?¿ Ella es rica y por lo tanto mala? Que pasa, que pasa general que esta lleno de ricos el gobierno popular. Y muchos sienten que Puerto Madero es su lugar en el mundo. Esos son malísimos, pero funcionarios. Capitanich también es rico. Y hasta Fito Páez es rico aunque sienta asco por los ricos. Martín Insaurralde no es rico pero se fue de vacaciones a Miami y no llevó ninguna estampita de Hugo Chávez para exorcisar a tanto millonario frívolo que frecuenta esas playas. Tanto Ignacio Copani como Diana Conti que tampoco son tan pobres le dieron con un caño para que aprenda. ¿Quien será el primer kirchnerista que le pare el carro a Capitanich? ¿Quien será el primero que le cuelgue el teléfono y le diga… yo solo respondo a Cristina?
Se vienen momentos informativamente apasionantes. Porque el poder no se comparte. Es la mejor forma de conocer realmente a una persona. Giulio Andretotti hizo famosa esa sentencia de que el poder desgasta sobre todo cuando no se tiene. Y el genial escritor Antonio Gala dijo que al poder le pasa lo mismo que al nogal: no deja crecer nada bajo su sombra. Cristina tiene el poder. ¿Permitirá que Coqui crezca y sea su heredero o solo utilizará sus servicios y después lo tirará por la ventana de la historia? Cosas vederes, Sancho.
Hay varias preguntas inquietantes para hacer respecto del rol que está jugando Jorge Milton Capitanich, salve mas conocido como El Coqui. La mas provocadora es la siguiente: ¿Que pasará con su hiperkinesis de gestión el día que Cristina esté totalmente recuperada de su salud? ¿Volverá la presidenta invisible de ahora a los viejos tiempos del dedito levantado y de la cadena nacional del relato permanente? ¿Bajará de un hondazo los humos presidenciales del ex gobernador del Chaco y lo mandará calladito al rincón de los Abal Medina, diagnosis es decir de los mediocres e intrascendentes? No lo sabemos y es difícil conjeturar porque es la primera vez en la vida política tanto de Néstor como de Cristina que se vieron obligados a derivar parte de su poder. El matrimonio que le puso su apellido al proyecto político mas prolongado de la historia argentina, shop jamás fue amigo de delegar nada. Siempre le pusieron el cuerpo y la mano de hierro a una forma muy concentrada de manejar el poder. Pero esta vez es distinto. Porque Néstor ya no está y porque Cristina no está en plenitud. No había otro remedio que ceder parte de la iniciativa política a otra persona para evitar esa parálisis insólita que se generó durante la convalecencia de Cristina.
De Capitanich se dijo casi todo. Chicanas humorísticas como la de Hugo Moyano que aseguró que le dieron el mejor camarote del Titanic. Misiles furiosos como los de Elisa Carrió que dijo que era el corrupto mas dulce de todos y elogios incómodos para el elogiado como los de Eduardo Duhalde y Domingo Cavallo. ¿Que dice Capitanich de si mismo? Yo soy solo un ejecutor de las políticas que me ordena la presidenta. Es cuidadoso, camina entre algodones en una selva gubernamental cargada de acechanzas y zancadillas que pronto van a aparecer. Porque mas allá de lo que haga Cristina, es difícil de creer que después de masturbarse con el relato de que los Kirchner eran poco menos que Che Guevaras que venían a liberar a los pobres, ahora, el final sea entregarle esa posta revolucionaria nada menos que al Coqui . ¿Tanto esfuerzo clasista y combativo para tan poco? Porque por mas que ahora quieran escribir Coqui con dos letras K, lo cierto es que el muchacho es un hombre formado en el pensamiento mas conservador de la iglesia y por eso trabajó con el mismo entusiasmo con Menem y Cavallo, Duhalde y el matrimonio Kirchner. Chaco no es un canto a la sociedad igualitaria y transparente desde la ética. Quiero creer que el modelo Chaco no es la utopía de Axel Kiciloff aunque también haya trabajado para Cavallo y el Coqui en su momento. El sueño de la militancia parece ser otro. Lo dijo con toda claridad la intelectual Julia Mengolini en la tele. Los ricos son los malos y por eso yo soy de izquierda. La panelista K dijo que los ricos son malos pero no dio precisiones respecto de a que ricos se refería. ¿ A Cristina, por ejemplo?¿ Ella es rica y por lo tanto mala? Que pasa, que pasa general que esta lleno de ricos el gobierno popular. Y muchos sienten que Puerto Madero es su lugar en el mundo. Esos son malísimos, pero funcionarios. Capitanich también es rico. Y hasta Fito Páez es rico aunque sienta asco por los ricos. Martín Insaurralde no es rico pero se fue de vacaciones a Miami y no llevó ninguna estampita de Hugo Chávez para exorcisar a tanto millonario frívolo que frecuenta esas playas. Tanto Ignacio Copani como Diana Conti que tampoco son tan pobres le dieron con un caño para que aprenda. ¿Quien será el primer kirchnerista que le pare el carro a Capitanich? ¿Quien será el primero que le cuelgue el teléfono y le diga… yo solo respondo a Cristina?
Se vienen momentos informativamente apasionantes. Porque el poder no se comparte. Es la mejor forma de conocer realmente a una persona. Giulio Andretotti hizo famosa esa sentencia de que el poder desgasta sobre todo cuando no se tiene. Y el genial escritor Antonio Gala dijo que al poder le pasa lo mismo que al nogal: no deja crecer nada bajo su sombra. Cristina tiene el poder. ¿Permitirá que Coqui crezca y sea su heredero o solo utilizará sus servicios y después lo tirará por la ventana de la historia? Cosas vederes, Sancho.
La militancia fundamentalista del relato tiene que hacer malabarismos dialécticos para explicar el volantazo conservador que pegó el gobierno en el tema YPF. Hace apenas 19 meses, pharm Axel Kiciloff decía que eran unos tarados los que pensaban que había que pagar una indemnización a Repsol. Mas aún, shop en un alarde de vanguardia revolucionaria dio vuelta la taba y dijo que era la empresa española la que tenía que pagar a la Argentina por el daño ambiental que había causado. Recuerdo que el ministro Julio de Vido, there tan callado por estas horas, dijo que iba a recorrer las provincias para monitorear la dimensión del daño que había causado Repsol. Aparecieron remeras y prendedores con el viejo logo de la YPF nacional y popular y Kiciloff se mostraba como una suerte de Raúl Scalabrini Ortiz con patillas. Eran los tiempos de la lucha emancipadora que fomentaba Carta Abierta. El comandante Kiciloff llevó al despacho de Cristina la cabeza de Antonio Brufau y a los funcionarios españoles que se quedaron, les mandaron la Gendarmería para intimidarlos y hasta allanaron algunos de sus domicilios particulares.
Hace 19 meses Repsol era mala, ineficiente, corrupta, destituyente y antinacional. Hoy el giro a la derecha de Cristina hizo que el mismo gobierno que los humilló ahora se humille a si mismo y les ofrezca mas de 5 mil millones de dólares de indemnización. Eso es lo que va a costar la bravuconada infantil de Cristina y Kiciloff. Es muy caro hacer jueguito para la tribuna progre con el dinero de todos los argentinos. Lo dijo Julio Cobos: ponen el guiño a la izquierda pero giran a la derecha. Alfonso Prat Gay dijo anoche que la empresa, antes de su expropiación valía menos de los 5 mil millones de dólares que ahora mansamente va a pagar el gobierno argentino. Hay que poner la lupa en ese lugar porque eso se presta para negocios y negociados de todo tipo.
Pregunta política: ¿Cual es la verdadera Cristina? ¿La que habló de profundizar el modelo y que en aquel momento se comportaba como si fuera La Pasionaria o esta que habla de racionalidad y prudencia? Son dos caras de la misma moneda del pragmatismo K. Pero es tan abrupto el cambio que sorprende. Es pasar del negro al blanco, como el luto que la presidenta abandonó en estos días.
La única verdad es la realidad. Y lo cierto es que el gobierno no tuvo mas remedio que buscar un acuerdo con Repsol porque la lluvia de juicios internacionales que se había desatado, hacía imposible que cualquier empresa seria del mundo invirtiera un centavo en Vaca Muerta. Esa es la verdad. Se hicieron los pícaros, los valientes antimperialistas y ahora tuvieron que recular en chancletas.
Bienvenido sea un gesto de sensatez administrativa que nos vuelve a colocar en el mundo. Pero indigna ver como los obsecuentes de siempre aplaudieron tanto aquella genialidad de izquierda de Cristina y esta genialidad de derecha. Van y vuelven de un extremo al otro y mientras tanto le hacen perder mucho tiempo a la Argentina y millones de dólares que se van por el agujero energético monstruoso que crearon y que tal vez sea una de las peores herencias que dejará Cristina.
Y lo mas terrible es que todo es que todo se hace a espaldas de los argentinos. Ahora le llaman confidencialidad al oscurantismo mas nefasto. Es confidencial el acuerdo con Chevrón, el acuerdo con Repsol, no hay balance, ni monitoreos ni manera de auditar nada de lo que haga este gobierno con las empresas. Lo mismo pasa con Aerolíneas Argentinas. Chicana barata: ¿Para cuando el acuerdo patriótico con American Airlines? O el pacto con el FMI para que puedan revisar los números de la mentira de Guillermo Moreno. En la vida y en política uno puede hacer y decir cualquier cosa. El tema es que hay que hacerse cargo de las consecuencias. Pasaron 19 meses y el gobierno está haciendo lo mismo que le aconsejaron muchos opositores y periodistas independientes. En aquella época los acusaron de golpistas de la corporación derechista. Hoy ellos hacen lo mismo pero dicen que eso se llama responsabilidad en la gestión. Cambia, todo cambia.
La militancia fundamentalista del relato tiene que hacer malabarismos dialécticos para explicar el volantazo conservador que pegó el gobierno en el tema YPF. Hace apenas 19 meses, seek Axel Kiciloff decía que eran unos tarados los que pensaban que había que pagar una indemnización a Repsol. Mas aún, stuff en un alarde de vanguardia revolucionaria dio vuelta la taba y dijo que era la empresa española la que tenía que pagar a la Argentina por el daño ambiental que había causado. Recuerdo que el ministro Julio de Vido, tan callado por estas horas, dijo que iba a recorrer las provincias para monitorear la dimensión del daño que había causado Repsol. Aparecieron remeras y prendedores con el viejo logo de la YPF nacional y popular y Kiciloff se mostraba como una suerte de Raúl Scalabrini Ortiz con patillas. Eran los tiempos de la lucha emancipadora que fomentaba Carta Abierta. El comandante Kiciloff llevó al despacho de Cristina la cabeza de Antonio Brufau y a los funcionarios españoles que se quedaron, les mandaron la Gendarmería para intimidarlos y hasta allanaron algunos de sus domicilios particulares.
Hace 19 meses Repsol era mala, ineficiente, corrupta, destituyente y antinacional. Hoy el giro a la derecha de Cristina hizo que el mismo gobierno que los humilló ahora se humille a si mismo y les ofrezca mas de 5 mil millones de dólares de indemnización. Eso es lo que va a costar la bravuconada infantil de Cristina y Kiciloff. Es muy caro hacer jueguito para la tribuna progre con el dinero de todos los argentinos. Lo dijo Julio Cobos: ponen el guiño a la izquierda pero giran a la derecha. Alfonso Prat Gay dijo anoche que la empresa, antes de su expropiación valía menos de los 5 mil millones de dólares que ahora mansamente va a pagar el gobierno argentino. Hay que poner la lupa en ese lugar porque eso se presta para negocios y negociados de todo tipo.
Pregunta política: ¿Cual es la verdadera Cristina? ¿La que habló de profundizar el modelo y que en aquel momento se comportaba como si fuera La Pasionaria o esta que habla de racionalidad y prudencia? Son dos caras de la misma moneda del pragmatismo K. Pero es tan abrupto el cambio que sorprende. Es pasar del negro al blanco, como el luto que la presidenta abandonó en estos días.
La única verdad es la realidad. Y lo cierto es que el gobierno no tuvo mas remedio que buscar un acuerdo con Repsol porque la lluvia de juicios internacionales que se había desatado, hacía imposible que cualquier empresa seria del mundo invirtiera un centavo en Vaca Muerta. Esa es la verdad. Se hicieron los pícaros, los valientes antimperialistas y ahora tuvieron que recular en chancletas.
Bienvenido sea un gesto de sensatez administrativa que nos vuelve a colocar en el mundo. Pero indigna ver como los obsecuentes de siempre aplaudieron tanto aquella genialidad de izquierda de Cristina y esta genialidad de derecha. Van y vuelven de un extremo al otro y mientras tanto le hacen perder mucho tiempo a la Argentina y millones de dólares que se van por el agujero energético monstruoso que crearon y que tal vez sea una de las peores herencias que dejará Cristina.
Y lo mas terrible es que todo es que todo se hace a espaldas de los argentinos. Ahora le llaman confidencialidad al oscurantismo mas nefasto. Es confidencial el acuerdo con Chevrón, el acuerdo con Repsol, no hay balance, ni monitoreos ni manera de auditar nada de lo que haga este gobierno con las empresas. Lo mismo pasa con Aerolíneas Argentinas. Chicana barata: ¿Para cuando el acuerdo patriótico con American Airlines? O el pacto con el FMI para que puedan revisar los números de la mentira de Guillermo Moreno. En la vida y en política uno puede hacer y decir cualquier cosa. El tema es que hay que hacerse cargo de las consecuencias. Pasaron 19 meses y el gobierno está haciendo lo mismo que le aconsejaron muchos opositores y periodistas independientes. En aquella época los acusaron de golpistas de la corporación derechista. Hoy ellos hacen lo mismo pero dicen que eso se llama responsabilidad en la gestión. Cambia, todo cambia.
¨ El problema tenía nombre y apellido: Aldo Ducler. Cristina Kirchner lo sabía mejor que su marido. Como integrante de la Comisión Antilavado no ignoraba que la Justicia de Estados Unidos (y también la mexicana) tenía en la mira al financista Ducler por sus negocios con los narcos del Cartel de Juárez. Ducler era todo eso. Pero también el profesional elegido por su marido para operar con los fondos santacruceños enviados al exterior.¨
Este es el comienzo de una precisa e imperdible nota que el periodista Walter Goobar publicó en la revista Veintitrés a fines del 2004. A confesión de parte relevo de pruebas para explicar de donde surge la inmensa confianza que los Kirchner siempre le dispensaron a Jorge Milton Capitanich, medicine actual jefe de gabinete y potencial heredero de Cristina. El ex gobernador del Chaco fue socio de Aldo Ducler y su consultora integró el fondo de inversión Fondagro. El ex diputado radical, help Carlos Ullrich denunció que fue Coqui el que le presentó a Ducler a potenciales inversores del norte del país, reunidos en el Hotel Covadonga a tal efecto.
Eran tiempos de gloria, de plata dulce para MA Bank, la banca offshore de Mercado Abierto, la financiera de Ducler. Para aportar la mayor cantidad de elementos al análisis vale recordar que el dinero de los fondos de Santa Cruz fue entregado como compensación por regalías petroleras mal liquidadas por Domingo Cavallo a Néstor Kirchner quien, en ese momento, era su gobernador preferido: el mejor alumno del modelo de convertibilidad. Y que Capitanich tuvo su primer puesto a nivel nacional gracias al, en ese entonces, superministro cordobés. Sorpresas te da la vida: allí hacía sus primeras armas un joven inteligente pero rebelde del ministerio para afuera, llamado Axel Kicillof. El actual ministro de Economía no tuvo un paso fugaz por las huestes menemistas y cavallistas de Capitanich. Lo asesoró por mas de 4 años, escribieron un libro juntos y Axel trabajó en la consultora M-Unit que tuvo grandes contratos con Gildo Insfran en Formosa, incluso la privatización de su banco y que fue parte de la sociedad con Aldo Ducler. Con nostalgias por aquellos colaboradores de los viejos tiempos, Cavallo elogió esta semana el acuerdo con Repsol, mas cerca ideológicamente de Mariano Rajoy que del extinto Hugo Chávez.
Aquel pago millonario a Kirchner fue un premio de Cavallo a la militancia de la provincia de Santa Cruz a favor de la privatización de YPF que tuvo como miembro informante a Oscar Parrilli. Ya se sabe: a los archivos los carga el diablo y lo descargan los destituyentes.
Walter Goobar no es un periodista opositor ni miembro de una corporación golpista. Todo lo contrario. Es Editor Internacional del Diario Miradas al Sur y columnista del diario Tiempo Argentino y suele ser invitado de 678. Con mas razón hay que prestar atención a lo que denunció en el 2004:
- No es el mejor momento, Néstor, alertó ella.
–Ya está Cristina. Lo tengo decidido… –insistió él.
–Vos estás loco.
Era el 15 de enero de 2003. Néstor Kirchner decidió lanzar su candidatura a presidente ese día. No le importó nada. Ni Ducler, ni las desprolijidades en el manejo de los fondos provinciales que tendría que explicar en algún momento. Nunca había rendido cuentas de las operaciones, los montos, los intereses, las comisiones y las inversiones. Los 600 millones, según el oficialismo, o los 1.000 millones, barajados por la oposición radical santacruceña, eran (y son) un misterio. Pero los resúmenes de las cuentas 642 21372-091 y 642 213721-058 dirigidos al “Gobierno de la Provincia ATN NESTOR KIRCHNER”, donde estaría todo el dinero, llegaban puntualmente a Corrientes 415, es decir, las oficinas de Ducler. O, lo que es lo mismo, a un financista involucrado en cuestiones de lavado. Cuando vio que tenía serias posibilidades de salirse con la suya y colgarse la banda presidencial, Kirchner decidió traspasar los fondos santacruceños (que maneja como si fueran propios) de Morgan Stanley a dos bancos suizos: el Credit Suisse y la Unión de Bancos Suizos (UBS) para –entre otras cosas– prescindir de los servicios del ya demasiado chamuscado Ducler. Desde las cuentas monitoreadas hasta entonces por Ducler se hicieron al menos cuatro transferencias a la cuenta 0835-860194-3 abierta el 5 de marzo de 2003 en el Credit Suisse.
Allí se transfirieron los fondos de Morgan Stanley:
* El 12 de marzo de 2003, 220 millones de dólares. * El 12 de marzo de 2003, 60 millones de dólares. * El 13 de marzo de 2003, 60 millones de dólares. * El 17 de marzo de 2003, 60 millones de dólares. Al 31 de diciembre de 2003, el saldo era de 402.737.082 dólares. La otra cuenta se abrió en la Unión de Bancos Suizos (UBS). Para el UBS, la provincia de Santa Cruz es el cliente 0240486-608, pero en lugar de enviar los resúmenes de cuentas a la gobernación de la provincia, al Ministerio de Economía o a la Casa de Santa Cruz, los suizos los enviaban a Reconquista 360. ¨
Estos sapos éticos están empezando a indigestar a los pibes que se ofrecen a Cristina para la liberación. El ladriprogresismo y el Frente Chavista de Puerto Madero mira azorado los acontecimientos que les cuesta explicar puertas adentro. Porque puertas afuera han enmudecido como Juan Manuel Abal Medina que, carente de pensamiento propio, pasó a la clandestinidad, al rincón de los trastos viejos a donde fue arrojado por Cristina agotada de escuchar siempre lo mismo: ¨Si Cristina¨
El propio Horacio Verbitsky encabezó una protesta de agrupaciones K que manifestaron su enojo porque la presidenta limpió de un plumazo el concepto de propiedad social del proyecto de nuevo Código Civil. Hasta incondicionales como Alex Freyre, referente de la diversidad sexual, fue a expresar su rechazo al éxito que tuvo la presión de la iglesia para modificar en forma urgente artículos claves como el 19. Ya no se reconoce la existencia de vida a partir de la implantación del embrión en la mujer. Curiosamente, quien recibió las quejas fue Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Diputados y hombre de confianza de un sector eclesiástico que está siendo testeado por el Papa Francisco para saber si pueden apostar a su candidatura presidencial.
Ni hablar del volantazo a la derecha del acuerdo con Repsol que tal vez sea un homenaje encubierto a aquel Néstor Kirchner que impulsó con tanto entusiasmo la ahora satanizada privatización. Pero el ala neofrepasista no digiere esa idea de que hace 19 meses había que expulsar con la Gendarmería a los corruptos e imperialistas de Repsol y ahora hay que pagarle alrededor de 8 mil millones de dólares y, encima, darles las gracias por la buena voluntad. Algo cambió. ¿Habrá exagerdado mucho Mauricio Macri diciendo que Cristina se está haciendo cada vez mas PRO? Eso dispara otra pregunta inquietante. ¿Que hará Cristina cuando se recupere totalmente? ¿Cual modelo profundizará? ¿El que atropelló o el que se arrodilló ante Repsol? ¿El que culturalmente encarnan revolucionarios clasistas como Ignacio Copani y Luis D´Elía o el pejotismo conservador, feudal e hiperkinético de Capitanich? Porque parece que la única coincidencia que tienen ambos sectores es que Marcelo Araujo ya no está para relatar. Nobleza obliga, después de tanta crítica. En eso estoy de acuerdo.
¨ El problema tenía nombre y apellido: Aldo Ducler. Cristina Kirchner lo sabía mejor que su marido. Como integrante de la Comisión Antilavado no ignoraba que la Justicia de Estados Unidos (y también la mexicana) tenía en la mira al financista Ducler por sus negocios con los narcos del Cartel de Juárez. Ducler era todo eso. Pero también el profesional elegido por su marido para operar con los fondos santacruceños enviados al exterior.¨
Este es el comienzo de una precisa e imperdible nota que el periodista Walter Goobar publicó en la revista Veintitrés a fines del 2004. A confesión de parte relevo de pruebas para explicar de donde surge la inmensa confianza que los Kirchner siempre le dispensaron a Jorge Milton Capitanich, cure actual jefe de gabinete y potencial heredero de Cristina. El ex gobernador del Chaco fue socio de Aldo Ducler y su consultora integró el fondo de inversión Fondagro. El ex diputado radical, doctor Carlos Ullrich denunció que fue Coqui el que le presentó a Ducler a potenciales inversores del norte del país, reunidos en el Hotel Covadonga a tal efecto.
Eran tiempos de gloria, de plata dulce para MA Bank, la banca offshore de Mercado Abierto, la financiera de Ducler. Para aportar la mayor cantidad de elementos al análisis vale recordar que el dinero de los fondos de Santa Cruz fue entregado como compensación por regalías petroleras mal liquidadas por Domingo Cavallo a Néstor Kirchner quien, en ese momento, era su gobernador preferido: el mejor alumno del modelo de convertibilidad. Y que Capitanich tuvo su primer puesto a nivel nacional gracias al, en ese entonces, superministro cordobés. Sorpresas te da la vida: allí hacía sus primeras armas un joven inteligente pero rebelde del ministerio para afuera, llamado Axel Kicillof. El actual ministro de Economía no tuvo un paso fugaz por las huestes menemistas y cavallistas de Capitanich. Lo asesoró por mas de 4 años, escribieron un libro juntos y Axel trabajó en la consultora M-Unit que tuvo grandes contratos con Gildo Insfran en Formosa, incluso la privatización de su banco y que fue parte de la sociedad con Aldo Ducler. Con nostalgias por aquellos colaboradores de los viejos tiempos, Cavallo elogió esta semana el acuerdo con Repsol, mas cerca ideológicamente de Mariano Rajoy que del extinto Hugo Chávez.
Aquel pago millonario a Kirchner fue un premio de Cavallo a la militancia de la provincia de Santa Cruz a favor de la privatización de YPF que tuvo como miembro informante a Oscar Parrilli. Ya se sabe: a los archivos los carga el diablo y lo descargan los destituyentes.
Walter Goobar no es un periodista opositor ni miembro de una corporación golpista. Todo lo contrario. Es Editor Internacional del Diario Miradas al Sur y columnista del diario Tiempo Argentino y suele ser invitado de 678. Con mas razón hay que prestar atención a lo que denunció en el 2004:
- No es el mejor momento, Néstor, alertó ella.
–Ya está Cristina. Lo tengo decidido… –insistió él.
–Vos estás loco.
Era el 15 de enero de 2003. Néstor Kirchner decidió lanzar su candidatura a presidente ese día. No le importó nada. Ni Ducler, ni las desprolijidades en el manejo de los fondos provinciales que tendría que explicar en algún momento. Nunca había rendido cuentas de las operaciones, los montos, los intereses, las comisiones y las inversiones. Los 600 millones, según el oficialismo, o los 1.000 millones, barajados por la oposición radical santacruceña, eran (y son) un misterio. Pero los resúmenes de las cuentas 642 21372-091 y 642 213721-058 dirigidos al “Gobierno de la Provincia ATN NESTOR KIRCHNER”, donde estaría todo el dinero, llegaban puntualmente a Corrientes 415, es decir, las oficinas de Ducler. O, lo que es lo mismo, a un financista involucrado en cuestiones de lavado. Cuando vio que tenía serias posibilidades de salirse con la suya y colgarse la banda presidencial, Kirchner decidió traspasar los fondos santacruceños (que maneja como si fueran propios) de Morgan Stanley a dos bancos suizos: el Credit Suisse y la Unión de Bancos Suizos (UBS) para –entre otras cosas– prescindir de los servicios del ya demasiado chamuscado Ducler. Desde las cuentas monitoreadas hasta entonces por Ducler se hicieron al menos cuatro transferencias a la cuenta 0835-860194-3 abierta el 5 de marzo de 2003 en el Credit Suisse.
Allí se transfirieron los fondos de Morgan Stanley:
* El 12 de marzo de 2003, 220 millones de dólares. * El 12 de marzo de 2003, 60 millones de dólares. * El 13 de marzo de 2003, 60 millones de dólares. * El 17 de marzo de 2003, 60 millones de dólares. Al 31 de diciembre de 2003, el saldo era de 402.737.082 dólares. La otra cuenta se abrió en la Unión de Bancos Suizos (UBS). Para el UBS, la provincia de Santa Cruz es el cliente 0240486-608, pero en lugar de enviar los resúmenes de cuentas a la gobernación de la provincia, al Ministerio de Economía o a la Casa de Santa Cruz, los suizos los enviaban a Reconquista 360. ¨
Estos sapos éticos están empezando a indigestar a los pibes que se ofrecen a Cristina para la liberación. El ladriprogresismo y el Frente Chavista de Puerto Madero mira azorado los acontecimientos que les cuesta explicar puertas adentro. Porque puertas afuera han enmudecido como Juan Manuel Abal Medina que, carente de pensamiento propio, pasó a la clandestinidad, al rincón de los trastos viejos a donde fue arrojado por Cristina agotada de escuchar siempre lo mismo: ¨Si Cristina¨
El propio Horacio Verbitsky encabezó una protesta de agrupaciones K que manifestaron su enojo porque la presidenta limpió de un plumazo el concepto de propiedad social del proyecto de nuevo Código Civil. Hasta incondicionales como Alex Freyre, referente de la diversidad sexual, fue a expresar su rechazo al éxito que tuvo la presión de la iglesia para modificar en forma urgente artículos claves como el 19. Ya no se reconoce la existencia de vida a partir de la implantación del embrión en la mujer. Curiosamente, quien recibió las quejas fue Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Diputados y hombre de confianza de un sector eclesiástico que está siendo testeado por el Papa Francisco para saber si pueden apostar a su candidatura presidencial.
Ni hablar del volantazo a la derecha del acuerdo con Repsol que tal vez sea un homenaje encubierto a aquel Néstor Kirchner que impulsó con tanto entusiasmo la ahora satanizada privatización. Pero el ala neofrepasista no digiere esa idea de que hace 19 meses había que expulsar con la Gendarmería a los corruptos e imperialistas de Repsol y ahora hay que pagarle alrededor de 8 mil millones de dólares y, encima, darles las gracias por la buena voluntad. Algo cambió. ¿Habrá exagerdado mucho Mauricio Macri diciendo que Cristina se está haciendo cada vez mas PRO? Eso dispara otra pregunta inquietante. ¿Que hará Cristina cuando se recupere totalmente? ¿Cual modelo profundizará? ¿El que atropelló o el que se arrodilló ante Repsol? ¿El que culturalmente encarnan revolucionarios clasistas como Ignacio Copani y Luis D´Elía o el pejotismo conservador, feudal e hiperkinético de Capitanich? Porque parece que la única coincidencia que tienen ambos sectores es que Marcelo Araujo ya no está para relatar. Nobleza obliga, después de tanta crítica. En eso estoy de acuerdo.
Uno de los grandes misterios de la política actual es de donde surge semejante nivel de confianza de Cristina hacia Jorge Milton Capitanich. ¿Cual es el secreto del Coqui para haberse ganado esa inédita generosidad. El matrimonio Kirchner siempre fue mezquino y desconfiado a la hora de delegar. Siempre se repartieron la torta entre ellos. Néstor, search diagnosis Cristina, medical la hermana Alicia y dos o tres mas. Siempre la mesa del poder fue muy chica. Sin embargo, ambulance Néstor en vida y ahora Cristina le dan un lugar muy especial de reconocimieto. ¿Cual es el motivo? Hoy la presidenta necesita de alquien como Capitanich: ejecutivo, hiperkinético, que le simpatiza a los empresarios y a la iglesia y que además supo guardar los secretos económicos mas profundos del matrimonio. Hablo de los tristemente célebres fondos de Santa Cruz. Mil millónes de dólares que Néstor manejó a su antojo y en la mas profunda de las oscuridades. Aún hoy no hay una boleta de depósito, un resumen de cuenta, un indicio de cuanto se cobró de intereses y como se reinvirtió. Es un misterio que potencia todas las sospechas de corrupción. Esos fondos Néstor los recibió formalmente de Domingo Cavallo por regalías petroleras mal liquidadas. En realidad Cavallo lo pagó como un premio al gobernador que era su mejor alumno, el que mejor hacía los deberes de la convertibilidad y porque Santa Cruz fue clave a la hora de empujar la privatización de YPF. Muchos jóvenes tal vez no crean esto que digo pero pueden ir a los archivos y así dejarán de endiosar la actitud emancipadora y la heróica gesta por la soberanía hidrocarburífera que sanatearon los kirchneristas.
Néstor militó a favor de la hoy satanizada privatización . Oscar Parrilli fue el miembro informante. Es mas, Néstor privatizó hasta el banco provincial, cosa que se negó Eduardo Duhalde por ejemplo y por eso hoy el Banco Provincia pertenece al estado. Esa era la postura de los Kirchner en aquella época. Si se conoce la historia uno puede juzgar mejor el presente. Por eso sorprende menos que en el tema Repsol, Cristina haya primero ordenado humillar a la empresa española y perseguirla con la gendarmería y amenazarla con no pagarle un peso y luego haya ordenado todo lo contrario: arrodillarse, pagarle con intereses alrededor de 8 mil millones de dólares y agradecerle a Mariano Rajoy su ayuda.
Pero no quiero irme por las ramas. ¿Que tiene que ver el Coqui Capitanich con los fondos de Santa Cruz? Ayer lo conté en Perfil. Capitanich era socio de Aldo Ducler con su fondo de inversión Fondagro. Y Ducler con su financiera Mercado Abierto fue el que manejó los fondos de Santa Cruz por el mundo. Todo fue discrecional y corrupto al punto de que los papeles estaban a nombre de Néstor y no de la provincia. Como si la provincia fuera de su propiedad. Como un señor feudal. El tema es que Ducler después fue investigado por el Congreso de los Estados Unidos por lavado de dinero y vinculación con los narcos del Cartel de Juarez.
Para completar las sorpresas que te da la vida hay que decir que Capitanich hizo sus primera armas en el gobierno nacional gracias a Domingo Cavallo y que uno de sus asesores en su consulotra M-Unit fue Axel Kicillof. Juntos asesoraron a otro señor feudal como Gildo Insfran que en esa epoca ya era gobernador y hasta escribieron un libro juntos. Extraño destino el de los archivos. Dinamitan las mentiras de patas cortas. Se pueden comprobar estas cosas, anote: Capitanich y Néstor amigos de Cavallo. Capitanich socio de Aldo Ducler que manejó los fondos mas oscuros de la historia política argentina. Y Axel Kicillof asesor durante 4 años de Capitanich. No suena muy progresista ni muy emancipador. Suena a pragmatismo feroz y a falta absoluta de transparencia. ¿No le parece?
Uno de los grandes misterios de la política actual es de donde surge semejante nivel de confianza de Cristina hacia Jorge Milton Capitanich. ¿Cual es el secreto del Coqui para haberse ganado esa inédita generosidad. El matrimonio Kirchner siempre fue mezquino y desconfiado a la hora de delegar. Siempre se repartieron la torta entre ellos. Néstor, ed Cristina, find la hermana Alicia y dos o tres mas. Siempre la mesa del poder fue muy chica. Sin embargo, malady Néstor en vida y ahora Cristina le dan un lugar muy especial de reconocimieto. ¿Cual es el motivo? Hoy la presidenta necesita de alquien como Capitanich: ejecutivo, hiperkinético, que le simpatiza a los empresarios y a la iglesia y que además supo guardar los secretos económicos mas profundos del matrimonio. Hablo de los tristemente célebres fondos de Santa Cruz. Mil millónes de dólares que Néstor manejó a su antojo y en la mas profunda de las oscuridades. Aún hoy no hay una boleta de depósito, un resumen de cuenta, un indicio de cuanto se cobró de intereses y como se reinvirtió. Es un misterio que potencia todas las sospechas de corrupción. Esos fondos Néstor los recibió formalmente de Domingo Cavallo por regalías petroleras mal liquidadas. En realidad Cavallo lo pagó como un premio al gobernador que era su mejor alumno, el que mejor hacía los deberes de la convertibilidad y porque Santa Cruz fue clave a la hora de empujar la privatización de YPF. Muchos jóvenes tal vez no crean esto que digo pero pueden ir a los archivos y así dejarán de endiosar la actitud emancipadora y la heróica gesta por la soberanía hidrocarburífera que sanatearon los kirchneristas.
Néstor militó a favor de la hoy satanizada privatización . Oscar Parrilli fue el miembro informante. Es mas, Néstor privatizó hasta el banco provincial, cosa que se negó Eduardo Duhalde por ejemplo y por eso hoy el Banco Provincia pertenece al estado. Esa era la postura de los Kirchner en aquella época. Si se conoce la historia uno puede juzgar mejor el presente. Por eso sorprende menos que en el tema Repsol, Cristina haya primero ordenado humillar a la empresa española y perseguirla con la gendarmería y amenazarla con no pagarle un peso y luego haya ordenado todo lo contrario: arrodillarse, pagarle con intereses alrededor de 8 mil millones de dólares y agradecerle a Mariano Rajoy su ayuda.
Pero no quiero irme por las ramas. ¿Que tiene que ver el Coqui Capitanich con los fondos de Santa Cruz? Ayer lo conté en Perfil. Capitanich era socio de Aldo Ducler con su fondo de inversión Fondagro. Y Ducler con su financiera Mercado Abierto fue el que manejó los fondos de Santa Cruz por el mundo. Todo fue discrecional y corrupto al punto de que los papeles estaban a nombre de Néstor y no de la provincia. Como si la provincia fuera de su propiedad. Como un señor feudal. El tema es que Ducler después fue investigado por el Congreso de los Estados Unidos por lavado de dinero y vinculación con los narcos del Cartel de Juarez.
Para completar las sorpresas que te da la vida hay que decir que Capitanich hizo sus primera armas en el gobierno nacional gracias a Domingo Cavallo y que uno de sus asesores en su consulotra M-Unit fue Axel Kicillof. Juntos asesoraron a otro señor feudal como Gildo Insfran que en esa epoca ya era gobernador y hasta escribieron un libro juntos. Extraño destino el de los archivos. Dinamitan las mentiras de patas cortas. Se pueden comprobar estas cosas, anote: Capitanich y Néstor amigos de Cavallo. Capitanich socio de Aldo Ducler que manejó los fondos mas oscuros de la historia política argentina. Y Axel Kicillof asesor durante 4 años de Capitanich. No suena muy progresista ni muy emancipador. Suena a pragmatismo feroz y a falta absoluta de transparencia. ¿No le parece?
Anoche, generic Reynaldo Sietecase, en su réplica a Jorge Lanata dijo que los periodistas nos merecemos un debate serio, con respeto e inteligencia. Me gustaría aportar humildemente mi opinión al respecto. Para eso creo que tenemos que ir al hueso. Todos coincidimos en caracterizar el momento. Lanata le llamó la grieta. A mi me gusta calificarla de fractura social expuesta. La sociedad o gran parte de ella, está partida y enfrentada como nunca antes desde las histórica y nefasta división entre peronismo y antiperonismo. Hasta ahí estamos todos de acuerdo. Yo agrego que esta es la peor herencia que dejará el kirchnerismo en su paso por el gobierno. Habrá bombas de tiempo económicas que desactivar y autoritarismos que serenar. Pero la asignatura pendiente mas compleja que se le viene al próximo gobierno en el 2015 será cerrar esta brecha por donde se filtró el odio que envenenó la convivencia en nuestro país. Ya se sabe que es muy triste y doloroso vivir en un país con dos países adentro. Que abre abismos y trincheras entre las familias, los amigos y los colegas y eso es un retroceso imperdonable. También creo que en el periodismo y en el mundo de la cultura es donde este quiebre se expresa con mas claridad. Por la propia actividad y el alto nivel de exposición de nuestras actividades.
La gran pregunta que todo periodista debe hacerse al respecto es por el origen de las calamidades. Para ubicar bien a los responsables, para dar toda la información posible y la mas veraz y para ayudar a quienes quieran evitar que eso se repita. Y no hay ninguna duda que los inventores de esta fractura social expuesta fueron los que hace diez años están gobernando la Argentina. Antes de los Kirchner teníamos otros problemas pero no se había multiplicado el rencor y la venganza como ocurrió en la década fracturada. Ya lo habían hecho antes en Santa Cruz y solo basta hablar con sus habitantes para comprobarlo. Está en la génesis de sus personalidades y no solo en la ideología. Se puede ser sumamente progresista, pelear por mayor equidad sin perseguir a nadie ni cercenar libertades con autoritarismo. Lula lo hizo. Bachelllet lo hizo. Pepe Mujica lo hace. Este es el debate original. No fue Jorge Lanata el que dividió a la Argentina. Lanata hoy encarna o representa a amplios sectores de la sociedad de pensamiento multipartidario y fuertemente críticos del kirchnerismo. La Grieta la abrieron Néstor y Cristina. Y la extendieron los para periodistas de estado. Los que cobran dos o tres sueldos con el dinero de todos los argentinos para escrachar y estigmatizar desde canal 7 y sus satélites, a los periodistas que no alquilamos nuestra opinión. El comisario político de esa maquinaria propagandística, por un tiempo, fue Juan Manuel Abal Medina y su principal ejecutor Diego Gvirtz. Pero no fueron los únicos autores materiales. La autoría intelectual es sin dudas del matrimonio Kirchner.
Los periodistas debemos ser críticos siempre porque es el ADN de nuestro maravilloso oficio. Sin crítica nos convertimos en propagandistas y ese es otro trabajo. Y de ninguna manera creo que Lanata haga operaciones políticas en favor de los sectores empresarios que lo contratan, como dijo Sietecase. Por el contrario, estoy convencido y lo padecí en carne propia, que fue el estado el que implementó un plan sistemático para castigar el pensamiento diverso y la disidencia política. Aprietes con la AFIP y la SIDE, patoteadas callejeras, utilización de la pauta publicitaria como zanahoria o látigo, escraches en plazas públicas fogoneados o tolerados desde la cima del poder y un oligopolio de amigos al servicio de la injuria, el insulto y la mentira contra los que no creemos que este sea un gobierno maravilloso y mucho menos progresista. Lanata no es el enemigo de la patria como insisten los militantes subsidiados con los dineros públicos. Lanata es el que se plantó en forma mas firme y creativa frente a tanto atropello. No es casual que tenga mas de la mitad de la audiencia radial detrás suyo y que haya llegado a máximos de 30 puntos de rating en la tele. Hay una gran parte de los argentinos que se sienten reflejados en sus reflexiones. Bienvenidas las investigaciones y todas las ollas que destapó como la de la complicidad y sociedad entre Lázaro Báez y los Kirchner. Revelar, develar, destapar, iluminar, son los verbos que debe conjugar el periodismo. Chupar las medias es una actividad que hay que dejar para algunos funcionarios. Los alcahuetes a sueldo que todo gobierno tiene. Sobre todo lo que parieron lo peor del periodismo en la Argentina. El periodismo de estado.
Anoche, here Reynaldo Sietecase, en su réplica a Jorge Lanata dijo que los periodistas nos merecemos un debate serio, con respeto e inteligencia. Me gustaría aportar humildemente mi opinión al respecto. Para eso creo que tenemos que ir al hueso. Todos coincidimos en caracterizar el momento. Lanata le llamó la grieta. A mi me gusta calificarla de fractura social expuesta. La sociedad o gran parte de ella, está partida y enfrentada como nunca antes desde las histórica y nefasta división entre peronismo y antiperonismo. Hasta ahí estamos todos de acuerdo. Yo agrego que esta es la peor herencia que dejará el kirchnerismo en su paso por el gobierno. Habrá bombas de tiempo económicas que desactivar y autoritarismos que serenar. Pero la asignatura pendiente mas compleja que se le viene al próximo gobierno en el 2015 será cerrar esta brecha por donde se filtró el odio que envenenó la convivencia en nuestro país. Ya se sabe que es muy triste y doloroso vivir en un país con dos países adentro. Que abre abismos y trincheras entre las familias, los amigos y los colegas y eso es un retroceso imperdonable. También creo que en el periodismo y en el mundo de la cultura es donde este quiebre se expresa con mas claridad. Por la propia actividad y el alto nivel de exposición de nuestras actividades.
La gran pregunta que todo periodista debe hacerse al respecto es por el origen de las calamidades. Para ubicar bien a los responsables, para dar toda la información posible y la mas veraz y para ayudar a quienes quieran evitar que eso se repita. Y no hay ninguna duda que los inventores de esta fractura social expuesta fueron los que hace diez años están gobernando la Argentina. Antes de los Kirchner teníamos otros problemas pero no se había multiplicado el rencor y la venganza como ocurrió en la década fracturada. Ya lo habían hecho antes en Santa Cruz y solo basta hablar con sus habitantes para comprobarlo. Está en la génesis de sus personalidades y no solo en la ideología. Se puede ser sumamente progresista, pelear por mayor equidad sin perseguir a nadie ni cercenar libertades con autoritarismo. Lula lo hizo. Bachelllet lo hizo. Pepe Mujica lo hace. Este es el debate original. No fue Jorge Lanata el que dividió a la Argentina. Lanata hoy encarna o representa a amplios sectores de la sociedad de pensamiento multipartidario y fuertemente críticos del kirchnerismo. La Grieta la abrieron Néstor y Cristina. Y la extendieron los para periodistas de estado. Los que cobran dos o tres sueldos con el dinero de todos los argentinos para escrachar y estigmatizar desde canal 7 y sus satélites, a los periodistas que no alquilamos nuestra opinión. El comisario político de esa maquinaria propagandística, por un tiempo, fue Juan Manuel Abal Medina y su principal ejecutor Diego Gvirtz. Pero no fueron los únicos autores materiales. La autoría intelectual es sin dudas del matrimonio Kirchner.
Los periodistas debemos ser críticos siempre porque es el ADN de nuestro maravilloso oficio. Sin crítica nos convertimos en propagandistas y ese es otro trabajo. Y de ninguna manera creo que Lanata haga operaciones políticas en favor de los sectores empresarios que lo contratan, como dijo Sietecase. Por el contrario, estoy convencido y lo padecí en carne propia, que fue el estado el que implementó un plan sistemático para castigar el pensamiento diverso y la disidencia política. Aprietes con la AFIP y la SIDE, patoteadas callejeras, utilización de la pauta publicitaria como zanahoria o látigo, escraches en plazas públicas fogoneados o tolerados desde la cima del poder y un oligopolio de amigos al servicio de la injuria, el insulto y la mentira contra los que no creemos que este sea un gobierno maravilloso y mucho menos progresista. Lanata no es el enemigo de la patria como insisten los militantes subsidiados con los dineros públicos. Lanata es el que se plantó en forma mas firme y creativa frente a tanto atropello. No es casual que tenga mas de la mitad de la audiencia radial detrás suyo y que haya llegado a máximos de 30 puntos de rating en la tele. Hay una gran parte de los argentinos que se sienten reflejados en sus reflexiones. Bienvenidas las investigaciones y todas las ollas que destapó como la de la complicidad y sociedad entre Lázaro Báez y los Kirchner. Revelar, develar, destapar, iluminar, son los verbos que debe conjugar el periodismo. Chupar las medias es una actividad que hay que dejar para algunos funcionarios. Los alcahuetes a sueldo que todo gobierno tiene. Sobre todo lo que parieron lo peor del periodismo en la Argentina. El periodismo de estado.
Córdoba de las tinieblas.
Los saqueos seguramente son uno de los momentos de mayor degradación de la condición humana. Es horroroso ver en carne viva lo peor de nosotros. Produce tristeza y pánico social. Ver a la Córdoba de mis amores convertida en la Córdoba de las tinieblas quiebra la esperanza y nos carga de angustia colectiva. Cuantas humillaciones juntas aparecen en pantalla y se multpiplican por las calles. La mujer que cuenta como los vecinos de la otra cuadra desvalijaron su casa tiene el alma desgarrada. Grita, physician llora, generic aúlla y no encuentra explicación. Treinta años trabajaron mis padres para tener esta casa, dice entre sollozos. Y no estamos hablando de una mansión ni de un castillo. Apenas de una casita sencilla y confortable edificada con el sudor de la frente. Y en un segundo una marea de ex humanos o de subhumanos destruyó todo. Se llevaron hasta los ceniceros. Una señora escapó con un portaretratos de la comunión de la hija de la dueña de casa. ¿Que mecanismos perversos funcionan para que gente normal se transforme en animales que se devoran a sus propios vecinos que es como devorarse a si mismos? ¿Cuanto valía ese portarretratos de madera? ¿10 pesos, 20 pesos? ¿Cuanto valía la foto que llevaba adentro de la Juana con el rosario y vestida de blanco? ¿Tiene un precio la civilización y otro la barbarie? Seguramente la señora que rapiñó lo que pudo ya está arrepentida. Unos chicos se llevaban bufandas o medias y salían corriendo. Solo dos cuadras mas allá, el dueño del maxikiosco,cerca de la cancha de Talleres, estaba subido a la terraza con una escopeta en la mano. Se sentían tiros por todos lados. Balazos de goma, de plomo, de sangre y fuego. La justicia por mano propia se apropió de la ciudad. La ley de la selva. Barricadas, linchamientos y bandas organizadas de moto delincuentes.
Córdoba fue arrasada por la irracionalidad. Hay imágenes de un muchacho en bermudas y camiseta de Instituto que se lleva un cochecito para bebe mientras un policía solitario le tira al aire vaya a saber con que. Las detonaciones logran que el vecino convertido fugazmente en delincuente reflexione y abandone el cochecito en el medio de la vereda. La irracionalidad que va y vuelve. El quiebre de los lazos solidarios mínimos de convivencia. Los responsables son muchos pero no hay dudas que los primeros que deben hacerse cargo por acción o por omisión son las autoridaes. Siempre los que mandan tienen la primera culpa hasta que se demuestre lo contrario. Las autoridades municipales, provinciales, nacionales y las autoridades policiales. Todos los que no pudieron prevenir o limitar esta suerte de anarquía ambulante que desparramó detenidos, heridos y lágrimas por toda la provincia de la tonada y el humor. Esta vez no hay lugar para el chiste cordobés. Córdoba fue una tierra de nadie invadida por el drama y hoy esta paralizada. Hoy Córdoba está cerrada por duelo. Hay un luto que debemos llevar todos porque dicen que Córdoba siempre suele ser el escenario o el espejo anticipado del país. Dios no lo permita, diría si fuese creyente. Que los gobiernos y los ciudadanos no lo permitamos, entonces. Porque aquí en la Ciudad y en el Conurbano hace varios días que también hay descontrol, pero en cuotas. Cortes de autopistas, acampes en rutas, vías del tren bloqueadas, protestas porque el viento arrasó con todo, con la luz y el agua de mucha gente humilde y necesitada.
Hay que recuperar la tranquilidad y la paz. Aquí y allá. Porque hay que volver a la Córdoba de los sueños y a la Argentina de los sueños. Es imperdonable que algunos especulen políticamente pensando que este incendio le prende fuego solo a De la Sota. Dio vergüenza ajena escuchar a Jorge Capitanich por orden de Cristina diciendo que todo se trató de un conflicto salarial y que el gobernador debe hacerse cargo. Miserables de estado. Como si la gendarmería fuese propiedad de Cristina. Como si los cordobeses fueran habitantes de otro país. Como si no pagaran miles y miles de pesos en impuestos para bancar entre otras cosas a la gendarmería. Este tipo de llamas sociales suelen ser imitadas, se produce un efecto dominó, un mal ejemplo. Por suerte la casa quedo en orden y se logró el acuerdo con la policía . Y el narcotráfico debe ser combatido a fondo por la cuota parte que tiene en la responsabilidad de estos horrores. Y las bandas de motocicletas que rompían y robaban con impunidad pero también vecinos sueltos que aprovecharon la volada. Córdoba está de luto en el medio de las tinieblas. Castigada por sus propios problemas pero también por no arrodillarse en el altar del kirchnerismo. Capitanich debería recordar a aquel cantor popular que decía: de nada vale que corran, el incendio va con ellos.
Los saqueos seguramente son uno de los momentos de mayor degradación de la condición humana. Es horroroso ver en carne viva lo peor de nosotros. Produce tristeza y pánico social. Ver a la Córdoba de mis amores convertida en la Córdoba de las tinieblas quiebra la esperanza y nos carga de angustia colectiva. Cuantas humillaciones juntas aparecen en pantalla y se multpiplican por las calles. La mujer que cuenta como los vecinos de la otra cuadra desvalijaron su casa tiene el alma desgarrada. Grita, search llora, diagnosis aúlla y no encuentra explicación. Treinta años trabajaron mis padres para tener esta casa, online dice entre sollozos. Y no estamos hablando de una mansión ni de un castillo. Apenas de una casita sencilla y confortable edificada con el sudor de la frente. Y en un segundo una marea de ex humanos o de subhumanos destruyó todo. Se llevaron hasta los ceniceros. Una señora escapó con un portaretratos de la comunión de la hija de la dueña de casa. ¿Que mecanismos perversos funcionan para que gente normal se transforme en animales que se devoran a sus propios vecinos que es como devorarse a si mismos? ¿Cuanto valía ese portarretratos de madera? ¿10 pesos, 20 pesos? ¿Cuanto valía la foto que llevaba adentro de la Juana con el rosario y vestida de blanco? ¿Tiene un precio la civilización y otro la barbarie? Seguramente la señora que rapiñó lo que pudo ya está arrepentida. Unos chicos se llevaban bufandas o medias y salían corriendo. Solo dos cuadras mas allá, el dueño del maxikiosco, estaba subido a la terraza con una escopeta en la mano. Se sentían tiros por todos lados. Balazos de goma, de plomo, de sangre y fuego. La justicia por mano propia se apropió de la ciudad. La ley de la selva.
Córdoba fue arrasada por la irracionalidad. Hay imágenes de un muchacho en bermudas y camiseta de Instituto que se lleva un cochecito para bebe mientras un policía solitario le tira al aire vaya a saber con que. Las detonaciones logran que el vecino convertido fugazmente en delincuente reflexione y abandone el cochecito en el medio de la vereda. La irracionalidad que va y vuelve. El quiebre de los lazos solidarios mínimos de convivencia. Los responsables son muchos pero no hay dudas que los primeros que deben hacerse cargo por acción o por omisión son las autoridaes. Siempre los que mandan tienen la primera culpa hasta que se demuestre lo contrario. Las autoridades municipales, provinciales, nacionales y las autoridades policiales. Todos los que no pudieron prevenir o limitar esta suerte de anarquía ambulante que desparramó detenidos, heridos y lágrimas por toda la provincia de la tonada y el humor. Esta vez no hay lugar para el chiste cordobés. Córdoba fue una tierra de nadie invadida por el drama y hoy está paralizada. Hoy Córdoba está cerrada por duelo. Hay un luto que debemos llevar todos porque dicen que Córdoba siempre suele ser el escenario o el espejo anticipado del país. Dios no lo permita, diría si fuese creyente. Que los gobiernos y los ciudadanos no lo permitamos, entonces. Porque aquí en la Ciudad y en el Conurbano hace varios días que también hay descontrol, pero en cuotas. Cortes de autopistas, acampes en rutas, vías del tren bloqueadas, protestas porque el viento arrasó con todo, con la luz y el agua de mucha gente humilde y necesitada.
Hay que recuperar la tranquilidad y la paz. Aquí y allá. Porque hay que volver a la Córdoba de los sueños y a la Argentina de los sueños. Es imperdonable que algunos especulen políticamente pensando que este incendio le prende fuego solo a De la Sota. Dio vergüenza ajena escuchar a Jorge Capitanich por orden de Cristina diciendo que todo se trató de un conflicto salarial y que el gobernador debe hacerse cargo. Miserables de estado. Como si la gendarmería fuese propiedad de Cristina. Como si los cordobeses fueran habitantes de otro país. Como si no pagaran miles y miles de pesos en impuestos para bancar entre otras cosas a la gendarmería. Este tipo de llamas sociales suelen ser imitadas, se produce un efecto dominó, un mal ejemplo. La policía debe ser controlada y castigada por lo que generó. Y el narcotráfico debe ser combatido a fondo por la cuota parte que tiene en la responsabilidad de estos horrores. Porque aparecieron bandas de motocicletas que rompían y robaban con impunidad pero también vecinos sueltos que aprovecharon la volada. Córdoba está de luto en el medio de las tinieblas. Castigada por sus propios problemas pero también por no arrodillarse en el altar del kirchnerismo. Capitanich debería recordar a aquel cantor popular que decía: de nada vale que corran, el incendio va con ellos.
Córdoba de las tinieblas.
Los saqueos seguramente son uno de los momentos de mayor degradación de la condición humana. Es horroroso ver en carne viva lo peor de nosotros. Produce tristeza y pánico social. Ver a la Córdoba de mis amores convertida en la Córdoba de las tinieblas quiebra la esperanza y nos carga de angustia colectiva. Cuantas humillaciones juntas aparecen en pantalla y se multpiplican por las calles. La mujer que cuenta como los vecinos de la otra cuadra desvalijaron su casa tiene el alma desgarrada. Grita, mind buy cialis llora, cheapest aúlla y no encuentra explicación. Treinta años trabajaron mis padres para tener esta casa, information pills dice entre sollozos. Y no estamos hablando de una mansión ni de un castillo. Apenas de una casita sencilla y confortable edificada con el sudor de la frente. Y en un segundo una marea de ex humanos o de subhumanos destruyó todo. Se llevaron hasta los ceniceros. Una señora escapó con un portaretratos de la comunión de la hija de la dueña de casa. ¿Que mecanismos perversos funcionan para que gente normal se transforme en animales que se devoran a sus propios vecinos que es como devorarse a si mismos? ¿Cuanto valía ese portarretratos de madera? ¿10 pesos, 20 pesos? ¿Cuanto valía la foto que llevaba adentro de la Juana con el rosario y vestida de blanco? ¿Tiene un precio la civilización y otro la barbarie? Seguramente la señora que rapiñó lo que pudo ya está arrepentida. Unos chicos se llevaban bufandas o medias y salían corriendo. Solo dos cuadras mas allá, el dueño del maxikiosco,cerca de la cancha de Talleres, estaba subido a la terraza con una escopeta en la mano. Se sentían tiros por todos lados. Balazos de goma, de plomo, de sangre y fuego. La justicia por mano propia se apropió de la ciudad. La ley de la selva. Barricadas, linchamientos y bandas organizadas de moto delincuentes.
Córdoba fue arrasada por la irracionalidad. Hay imágenes de un muchacho en bermudas y camiseta de Instituto que se lleva un cochecito para bebe mientras un policía solitario le tira al aire vaya a saber con que. Las detonaciones logran que el vecino convertido fugazmente en delincuente reflexione y abandone el cochecito en el medio de la vereda. La irracionalidad que va y vuelve. El quiebre de los lazos solidarios mínimos de convivencia. Los responsables son muchos pero no hay dudas que los primeros que deben hacerse cargo por acción o por omisión son las autoridaes. Siempre los que mandan tienen la primera culpa hasta que se demuestre lo contrario. Las autoridades municipales, provinciales, nacionales y las autoridades policiales. Todos los que no pudieron prevenir o limitar esta suerte de anarquía ambulante que desparramó detenidos, heridos y lágrimas por toda la provincia de la tonada y el humor. Esta vez no hay lugar para el chiste cordobés. Córdoba fue una tierra de nadie invadida por el drama y hoy esta paralizada. Hoy Córdoba está cerrada por duelo. Hay un luto que debemos llevar todos porque dicen que Córdoba siempre suele ser el escenario o el espejo anticipado del país. Dios no lo permita, diría si fuese creyente. Que los gobiernos y los ciudadanos no lo permitamos, entonces. Porque aquí en la Ciudad y en el Conurbano hace varios días que también hay descontrol, pero en cuotas. Cortes de autopistas, acampes en rutas, vías del tren bloqueadas, protestas porque el viento arrasó con todo, con la luz y el agua de mucha gente humilde y necesitada.
Hay que recuperar la tranquilidad y la paz. Aquí y allá. Porque hay que volver a la Córdoba de los sueños y a la Argentina de los sueños. Es imperdonable que algunos especulen políticamente pensando que este incendio le prende fuego solo a De la Sota. Dio vergüenza ajena escuchar a Jorge Capitanich por orden de Cristina diciendo que todo se trató de un conflicto salarial y que el gobernador debe hacerse cargo. Miserables de estado. Como si la gendarmería fuese propiedad de Cristina. Como si los cordobeses fueran habitantes de otro país. Como si no pagaran miles y miles de pesos en impuestos para bancar entre otras cosas a la gendarmería. Este tipo de llamas sociales suelen ser imitadas, se produce un efecto dominó, un mal ejemplo. Por suerte la casa quedo en orden y se logró el acuerdo con la policía . Y el narcotráfico debe ser combatido a fondo por la cuota parte que tiene en la responsabilidad de estos horrores. Y las bandas de motocicletas que rompían y robaban con impunidad pero también vecinos sueltos que aprovecharon la volada. Córdoba está de luto en el medio de las tinieblas. Castigada por sus propios problemas pero también por no arrodillarse en el altar del kirchnerismo. Capitanich debería recordar a aquel cantor popular que decía: de nada vale que corran, el incendio va con ellos.
El martes 26 de noviembre escribí y dije en este espacio una columna titulada: ¨Coqui se escribe con dos K¨ Se puede entrar a la página de radio Continental y confirmarlo. Empezaba así: ´Hay varias preguntas inquietantes para hacer respecto del rol que está jugando Jorge Milton Capitanich, cure mas conocido como El Coqui. La mas provocadora es la siguiente: ¿Que pasará con su hiperkinesis de gestión el día que Cristina esté totalmente recuperada de su salud? ¿Volverá la presidenta invisible de ahora a los viejos tiempos del dedito levantado y de la cadena nacional del relato permanente? ¿Bajará de un hondazo los humos presidenciales del ex gobernador del Chaco y lo mandará calladito al rincón de los Abal Medina, remedy es decir de los mediocres e intrascendentes? ´
La realidad demostró que, check mucho antes de lo que se esperaba, la presidenta lo bajó de un hondazo. Ayer, molesto y antes de partir raudo a Paraguay para atender un tema de mosquitos, casi como una película de ficción, al Coqui le salió Cristina por la boca. De pronto, ante el primer conflicto grave las palabras moderadas y prudentes de Capitanich fueron habladas por Cristina. Córdoba estaba en llamas y era tierra de nadie y Coqui ofendió la inteligencia de todos al mentir descaradamente. Dijo que era un mero conflicto salarial que debía resolver el gobernador de Córdoba. Y que De la Sota no lo había llamado a su celular que mostró en cámara. ¿No había visto los saqueos por televisión el jefe de gabinete? ¿Estaba mirando 678 eterno? ¿O Cristina le ordenó que dejara que De la Sota se cocinara en su propia salsa? ¿Le habrá dicho que se joda el gallego sin que le importe la vida de los cordobeses entre los que hay kirchnerista por supuesto? ¿Cual fue el objetivo de semejante muestra de mezquindad y ánimos de venganza? ¿Tirarle una anchoa en el desierto al gobernador que enfrentó a los K? ¿Castigar a los que se plantan con opiniones distintas? Otra vez apareció con mucha contundencia la génesis del kirchnerismo que es el revanchismo y la reducción a la servidumbre de todos. Le duró muy poco tiempo la autonomía racional y dialoguista al Coqui. No le aguantó ni un par de rounds a la mano dura de Cristina. Capitanich aceptó ese lugar porque vió que era una vidriera para mostrar sus dotes de peronista flexible capaz de acordar con todos sin autoritarismos ni ataques. Apostó a que lo dejaran hacerse conocer a nivel nacional y a ser el candidato a presidente en el 2015. Eso impactó en las posibilidades de Daniel Scioli. Pero ahora, el gobernador de Buenos Aires debe estar sonriendo satisfecho. Porque Cristina en lugar de abrirle un crédito a Capitanich ayer le cerró la puerta en la cara. Era raro que Cristina dejara crecer a Capitanich. No es su estilo. En general pisan todos los brotes y no dejan florecer mil flores como reclamaba retóricamente Néstor. Como suele ocurrir cuando uno exhibe sus miserias en público, el gran perjudicado, el que mas costo político pagó ayer, fue Capitanich. A De la Sota lograron victimizarlo. Un humorista típicamente cordobés como el Chichilo Viale lo dijo sin reirse: ¨El gobierno nacional nos tiró piedras en lugar de soluciones. Cuando escuché hablar a Capitanich sentí un poquito menos que asco¨. Mas cristianas pero igualmente críticas fueron la palabras del obispo auxiliar, Pedro Javier Torres. Dijo que las palabras del jefe de gabinete que en realidad fue un chirolita de Cristina, fueron lastimosas. Y las del sacerdote fueron las palabras que mas lastimaron al Coqui que se siente orgullosamente un cuadro de la iglesia. Aquella columna del martes 26 teminaba preguntando lo siguiente sobre Cristina: ¨ ¿Permitirá que Coqui crezca y sea su heredero o solo utilizará sus servicios y después lo tirará por la ventana de la historia? Cosas vederes, Sancho.
Ayer fue el día del fin del luto de Cristina. ¿Habrá sido el comienzo del fin de Capitanich tal como lo conocemos? ¿Habrá nacido Cokristina? Habrá mas noticias para este boletín.
El martes 26 de noviembre escribí y dije en este espacio una columna titulada: ¨Coqui se escribe con dos K¨ Se puede entrar a la página de radio Continental y confirmarlo. Empezaba así: ´Hay varias preguntas inquietantes para hacer respecto del rol que está jugando Jorge Milton Capitanich, illness mas conocido como El Coqui. La mas provocadora es la siguiente: ¿Que pasará con su hiperkinesis de gestión el día que Cristina esté totalmente recuperada de su salud? ¿Volverá la presidenta invisible de ahora a los viejos tiempos del dedito levantado y de la cadena nacional del relato permanente? ¿Bajará de un hondazo los humos presidenciales del ex gobernador del Chaco y lo mandará calladito al rincón de los Abal Medina, tadalafil es decir de los mediocres e intrascendentes? ´
La realidad demostró que, there mucho antes de lo que se esperaba, la presidenta lo bajó de un hondazo. Ayer, molesto y antes de partir raudo a Paraguay para atender un tema de mosquitos, casi como una película de ficción, al Coqui le salió Cristina por la boca. De pronto, ante el primer conflicto grave las palabras moderadas y prudentes de Capitanich fueron habladas por Cristina. Córdoba estaba en llamas y era tierra de nadie y Coqui ofendió la inteligencia de todos al mentir descaradamente. Dijo que era un mero conflicto salarial que debía resolver el gobernador de Córdoba. Y que De la Sota no lo había llamado a su celular que mostró en cámara. ¿No había visto los saqueos por televisión el jefe de gabinete? ¿Estaba mirando 678 eterno? ¿O Cristina le ordenó que dejara que De la Sota se cocinara en su propia salsa? ¿Le habrá dicho que se joda el gallego sin que le importe la vida de los cordobeses entre los que hay kirchnerista por supuesto? ¿Cual fue el objetivo de semejante muestra de mezquindad y ánimos de venganza? ¿Tirarle una anchoa en el desierto al gobernador que enfrentó a los K? ¿Castigar a los que se plantan con opiniones distintas? Otra vez apareció con mucha contundencia la génesis del kirchnerismo que es el revanchismo y la reducción a la servidumbre de todos. Le duró muy poco tiempo la autonomía racional y dialoguista al Coqui. No le aguantó ni un par de rounds a la mano dura de Cristina. Capitanich aceptó ese lugar porque vió que era una vidriera para mostrar sus dotes de peronista flexible capaz de acordar con todos sin autoritarismos ni ataques. Apostó a que lo dejaran hacerse conocer a nivel nacional y a ser el candidato a presidente en el 2015. Eso impactó en las posibilidades de Daniel Scioli. Pero ahora, el gobernador de Buenos Aires debe estar sonriendo satisfecho. Porque Cristina en lugar de abrirle un crédito a Capitanich ayer le cerró la puerta en la cara. Era raro que Cristina dejara crecer a Capitanich. No es su estilo. En general pisan todos los brotes y no dejan florecer mil flores como reclamaba retóricamente Néstor. Como suele ocurrir cuando uno exhibe sus miserias en público, el gran perjudicado, el que mas costo político pagó ayer, fue Capitanich. A De la Sota lograron victimizarlo. Un humorista típicamente cordobés como el Chichilo Viale lo dijo sin reirse: ¨El gobierno nacional nos tiró piedras en lugar de soluciones. Cuando escuché hablar a Capitanich sentí un poquito menos que asco¨. Mas cristianas pero igualmente críticas fueron la palabras del obispo auxiliar, Pedro Javier Torres. Dijo que las palabras del jefe de gabinete que en realidad fue un chirolita de Cristina, fueron lastimosas. Y las del sacerdote fueron las palabras que mas lastimaron al Coqui que se siente orgullosamente un cuadro de la iglesia. Aquella columna del martes 26 teminaba preguntando lo siguiente sobre Cristina: ¨ ¿Permitirá que Coqui crezca y sea su heredero o solo utilizará sus servicios y después lo tirará por la ventana de la historia? Cosas vederes, Sancho.
Ayer fue el día del fin del luto de Cristina. ¿Habrá sido el comienzo del fin de Capitanich tal como lo conocemos? ¿Habrá nacido Cokristina? Habrá mas noticias para este boletín.
Duerme negrito.
Si yo tuviese el tiempo en mis manos, cialis haría lo mismo, tadalafil otra vez. Lo mismo que haría cualquier hombre que se atreva a llamarse a si mismo un hombre.
Esta es una de las herencias conceptuales que dejó un gigante de la historia de la humanidad que murió a los 95 años. Nelson Mandela es un altar ante el que me arrodillo con gusto, seek respeto y devoción. Porque su cuerpo es un tembló para rezar y pelear por los derechos humanos y la dignidad del hombre. Una suerte de santo laico para los olvidados de la tierra y todas las tribus religiosas del mundo. San Nelson Mandela de la Igualdad. Hijo de la negritud y padre de la patria diversa. Mandela ganó una de las grandes batallas de la historia. Venció al odio. Le quebró el espinazo a la discriminación. Expulsó de su tierra al ¨Apartheid¨, un régimen de supremacía blanca, como se autodefinían, superioridad de la raza, nazismo africano en estado puro.
Si tuviera que elegir un epitafio para la tumba de Mandela, me quedaría con Bertolt Brecht:
«Hay hombres que luchan un día y son buenos.
Hay otros que luchan un año y son mejores.
Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos.
Pero hay los que luchan toda la vida:
Esos son los imprescindibles”.
Estuvo 27 años preso. Muchos en una celda fría y húmeda donde solo podía dar tres pasos. Eso le metió veneno en los pulmones y tuberculosis para siempre. Acostado tocaba con su cabeza una pared y con sus piernas la otra. Había sido confinado a una celda como sus hermanos habían sido confinados a los guettos, unos barrios solo para negros, como si fueran de segunda selección, gente de carne y hueso pero considerada descartable por los salvajes fascistas. Mandela conmueve y se transforma en un imán para todos. Con su cabeza blanca, su piel negra y su corazón multicolor, su arcoiris de libertad. Vi su cara de Mahatma Ghandi negro pintada en los muros del Harlem en Nueva York. Estaba abrazado a Malcom X, Martin Luther King y Desmond Tutu en la celebración calllejera por el triunfo electoral de Barack Obama. Esas catedrales humanas de la fe y la lucha parieron a Obama. Jamás se hubiera consagrado un presidente negro en los Estados Unidos sin ellos. Fueron los sembradores del mañana que Obama, cosechó. Incluso llegó a decir que el se había dedicado a la política insipirado en Mandela.
El 11 de febrero de 1990 fue un día luminoso para el planeta. Una marea humana bailó en las calles celebrando la liberación de Mandela. El dijo que no se sentía profeta, solamente un servidor de su pueblo y así fue. Austero, generoso, dialoguista, fomentó la desobediencia civil, la resistencia pacífica y las huelgas pero no la violencia. Superó incluso sus propios resentimientos por haber estado diez mil día tras las rejas. Por eso en el 93 ganó el premio Nobel de la Paz junto a Frederik De Klerk y al año siguiente ganó las elecciones, sonó un tiro para el lado de la justicia universal porque se convirtió en el primer presidente negro de su patria e instaló un gobierno de unidad nacional y la Comisión de la Verdad y la Reconciliación. Lo castigaron mucho desde los extremos radicalizados pero el pueblo sencillo se lo agradeció eternamente. Logró un estado multirracial e igualitario. No solucionó todos los problemas pero extirpó el cáncer moral del cuerpo social de Sudáfrica. Repasando su vida por los portales de la red vi sus fotos con todos los líderes políticos y figuras del mundo de la cultura y el deporte. Todos soñaron con conocerlo y pudieron lograrlo. Pero la imagen que mas enternece y conmueve es la que está abrazado con su bisnieta Zenani, sangre de su sangre, etnia de su etnia, la negrita hermosa llena de trenzas que también pertecene al clan Madiba de la etnia Xhosa. Era la continuidad de Mandela. Porque a hombres como él no se los llora. Se los estudia, se los imita y se los reemplaza. Es especialmente impactante la camiseta con el número 46664 que Mandela se puso para ahuyentar los fantasmas que lo acechaban por las noches. Las pesadillas de aquel hueco donde lo encerraron con el número de interno capicúa del horror, 46664.
Hoy seguramente estará en el cielo de los buenos descansando en paz por toda la eternidad. Los mas humillados y perseguidos se sienten un poco huérfanos. Pero en el adiós a la leyenda de Mandela podemos despedirlo con palabras de nuestros negros castigados: Adios Mandela. Duerme, duerme, negrito. Que si el negro no se duerme viene el diablo blanco y zas, le come la patita.
Duerme negrito.
Si yo tuviese el tiempo en mis manos, physician haría lo mismo, ampoule otra vez. Lo mismo que haría cualquier hombre que se atreva a llamarse a si mismo un hombre.
Esta es una de las herencias conceptuales que dejó un gigante de la historia de la humanidad que murió a los 95 años. Nelson Mandela es un altar ante el que me arrodillo con gusto, sales respeto y devoción. Porque su cuerpo es un tembló para rezar y pelear por los derechos humanos y la dignidad del hombre. Una suerte de santo laico para los olvidados de la tierra y todas las tribus religiosas del mundo. San Nelson Mandela de la Igualdad. Hijo de la negritud y padre de la patria diversa. Mandela ganó una de las grandes batallas de la historia. Venció al odio. Le quebró el espinazo a la discriminación. Expulsó de su tierra al ¨Apartheid¨, un régimen de supremacía blanca, como se autodefinían, superioridad de la raza, nazismo africano en estado puro.
Si tuviera que elegir un epitafio para la tumba de Mandela, me quedaría con Bertolt Brecht:
«Hay hombres que luchan un día y son buenos.
Hay otros que luchan un año y son mejores.
Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos.
Pero hay los que luchan toda la vida:
Esos son los imprescindibles”.
Estuvo 27 años preso. Muchos en una celda fría y húmeda donde solo podía dar tres pasos. Eso le metió veneno en los pulmones y tuberculosis para siempre. Acostado tocaba con su cabeza una pared y con sus piernas la otra. Había sido confinado a una celda como sus hermanos habían sido confinados a los guettos, unos barrios solo para negros, como si fueran de segunda selección, gente de carne y hueso pero considerada descartable por los salvajes fascistas. Mandela conmueve y se transforma en un imán para todos. Con su cabeza blanca, su piel negra y su corazón multicolor, su arcoiris de libertad. Vi su cara de Mahatma Ghandi negro pintada en los muros del Harlem en Nueva York. Estaba abrazado a Malcom X, Martin Luther King y Desmond Tutu en la celebración calllejera por el triunfo electoral de Barack Obama. Esas catedrales humanas de la fe y la lucha parieron a Obama. Jamás se hubiera consagrado un presidente negro en los Estados Unidos sin ellos. Fueron los sembradores del mañana que Obama, cosechó. Incluso llegó a decir que el se había dedicado a la política insipirado en Mandela.
El 11 de febrero de 1990 fue un día luminoso para el planeta. Una marea humana bailó en las calles celebrando la liberación de Mandela. El dijo que no se sentía profeta, solamente un servidor de su pueblo y así fue. Austero, generoso, dialoguista, fomentó la desobediencia civil, la resistencia pacífica y las huelgas pero no la violencia. Superó incluso sus propios resentimientos por haber estado diez mil día tras las rejas. Por eso en el 93 ganó el premio Nobel de la Paz junto a Frederik De Klerk y al año siguiente ganó las elecciones, sonó un tiro para el lado de la justicia universal porque se convirtió en el primer presidente negro de su patria e instaló un gobierno de unidad nacional y la Comisión de la Verdad y la Reconciliación. Lo castigaron mucho desde los extremos radicalizados pero el pueblo sencillo se lo agradeció eternamente. Logró un estado multirracial e igualitario. No solucionó todos los problemas pero extirpó el cáncer moral del cuerpo social de Sudáfrica. Repasando su vida por los portales de la red vi sus fotos con todos los líderes políticos y figuras del mundo de la cultura y el deporte. Todos soñaron con conocerlo y pudieron lograrlo. Pero la imagen que mas enternece y conmueve es la que está abrazado con su bisnieta Zenani, sangre de su sangre, etnia de su etnia, la negrita hermosa llena de trenzas que también pertecene al clan Madiba de la etnia Xhosa. Era la continuidad de Mandela. Porque a hombres como él no se los llora. Se los estudia, se los imita y se los reemplaza. Es especialmente impactante la camiseta con el número 46664 que Mandela se puso para ahuyentar los fantasmas que lo acechaban por las noches. Las pesadillas de aquel hueco donde lo encerraron con el número de interno capicúa del horror, 46664.
Hoy seguramente estará en el cielo de los buenos descansando en paz por toda la eternidad. Los mas humillados y perseguidos se sienten un poco huérfanos. Pero en el adiós a la leyenda de Mandela podemos despedirlo con palabras de nuestros negros castigados: Adios Mandela. Duerme, duerme, negrito. Que si el negro no se duerme viene el diablo blanco y zas, le come la patita.
Todo mal con Capitanich y CFK
La adminstración Capitanich empieza a mostrar mas pena que gloria. Casi no tiene buenas noticias para exhibir. Mucho ruido y pocas nueces. La sanata es mas moderada y menos mentirosa pero de medidas concretas que solucionen los graves problemas, health search ni hablar.
El conflicto de Córdoba le hizo pagar mas costo político al jefe de gabinete que al gobernador De la Sota al que terminaron victimizándo con tantos ataques en el medio de la anarquía policial. Hasta un humorista muy querido como Chichilo Viale dijo que ¨el gobierno nacional le tiraba piedras a los cordobeses en lugar de soluciones y que sintió un poquito menos que asco al escuchar a Capitanich¨. Pero lo que mas impactó en el ánimo del ex gobernador chaqueño fueron las críticas del obispo auxiliar que caracterizó como ¨lastimosas¨sus palabras. Es que Coqui, try se ve a si mismo como un orgulloso cuadro de la Iglesia en el peronismo. La primera piedra de cierta dimensión que tuvo en su camino mostró a un Capitanich hablado por Cristina, obligado a un discurso caprichoso y negador de la realidad que no es su estilo. Apareció un nuevo producto político que podríamos llamar ¨Cokristina¨ Los Kirchner nunca han sido generosos para ayudar a parir herederos. Por eso casi no tienen cuadros propios de envergadura. Pisan todos los brotes en lugar de que florezcan mil flores como proclamaba retóricamente Néstor. En este caso, Cristina le cerró la puerta en la cara a Capitanich y lo corrió de su eje. Su único interés es mostrarse a nivel nacional como un líder del peronismo flexible y negociador capaz de ser presidente en el 2015. Pero si no lo dejan, si lo obligan a cristinizarse es probable que en poco tiempo piense seriamente en volver al Chaco y empezar de nuevo. Sabe que los kirchneristas mas autoritarios como Guillermo Moreno y Abal Medina volaron del gabinete y no para producir una oxigenación, como dicen los paraperiodistas K como una expresión de deseo. Fueron expulsados por la soberanía popular que le hizo perder mas de 5 millones de votos a la presidenta el 27 de octubre. Cristina fue obligada por los votos a tirar por la borda a ambos. Para soltar lastre. Moreno ya hizo oír alguna queja suave pero queja al fin. Será patotero e ineficiente pero tiene sangre en las venas. Abal Medina está en la clandestinidad de su propia depresión y silencio, casi al borde del exilio de la política activa, siguiendo el ejemplo de su viejo líder, Chacho Alvarez.
Este grave inconveniente de conducción política parece no afectar a una Cristina que se mostró sonriente y juguetona, sin luto pero algo ausente y fugaz. Tomó juramento a una ministra de Seguridad, especialista en emergencias, que estuvo en Kosovo y en el tsunami de Indonesia, pero que no dijo ni hizo nada respecto de la peligrosa situación de Córdoba pese a que la provincia queda infinitamente mas cerca y los saqueos menos graves.
Se equivoca el gobierno de Cokristina si cree que las llamas de los desbordes sociales, el vandalismo y las bandas de narcos reconocen o respetan los limites provinciales. Los reclamos de otras policías, de otros empleados del estado y otro tipo de piquetes por la falta de agua y luz producto del temporal en el gran Buenos Aires se pueden extender como reguero de pólvora. En el Congreso de la Nación, durante la elección del nuevo rector de ola UBA, hubo encapuchados que tiraron bulones con sus gomeras y bombas molotov. Las agrupaciones trotskistas tomaron distancia de semejante violencia inexplicable que debe seguirse de cerca. El robo de gran cantidad de armas de una agencia de seguridad tiene que encender las alarmas y convocar a todas las fuerzas democráticas a firmar, a 30 años de democracia un nuevo contrato de convivencia pacífica que valore las protestas y las movilizaciones pero que limite tanto patoterismo como primera respuesta.
Tres dirigentes cristinistas apoyaron en la facultad de periodismo de La Plata a Fernando Esteche, comandante de Quebracho y condenado por la justicia a casi 4 años de prisión,por su irracionalidad antidemocrática. Esa señal del oficialismo fogonea las agresiones mas feroces.
Pero lo mas inquietante son las arenas movedizas en la que quedó empantanado Amado Boudou. Mientras mas se mueve, mas se entierra y mas salpica a Cristina. En el gabinete hay algunos ministros y hasta Carlos Zannini que están estudiando si no llegó la hora de soltarle la mano a Amado y dejar que se hunda solo. Son muy contundentes los testimonios y las pruebas que hay en el caso Ciccone y escandalosamente burdas las coimas que esta banda de descuidistas marplateneses (Jorge Asis, dixit) cobró con la falsa refinanciación de la deuda de Formosa.
A Cristina le cuesta demasiado disciplinar a la tropa. Hay chisporroteos en todas los sectores. Horacio Verbitsky cuestiona al general César Milani, mientras Hebe Bonafini lo elogia y entrevista como si fuera Liber Seregni y le entrega su emblemático pañuelo blanco a Anibal Fernández como si fuera la reencarnación de Rodolfo Walsh. Mario Ishi se queja de La Cámpora y hace rancho aparte, Juan Jose Mussi y Arturo Puricelli le renuncian a quien nadie le renunciaba, Daniel Scioli se acerca cada vez mas a sus pares de estilo como Sergio Massa y Martin Insaurralde y respira aliviado porque ahora es Capitanich a quien Cristina agarró para el cachetazo. En esta columna, 20 días antes de las elecciones anticipamos por deducción y no por tener información calificada que Insaurralde iba a terminar lejos de Kunkel y Cristina y mas cerca de Massa y Scioli. En ese camino está. Solo hay que darle tiempo. Ya es difícil mezclar el agua y el aceite.
El cristinismo cultural sigue apostando al verticalismo. Miran la realidad con un solo ojo y con el fanatismo de su camiseta. Un comunicado del gremio repudió las palabras críticas de Jorge Lanata en los premios Tato. No se escuchó esa voz institucional cuando Alfredo Casero, Fabián Gianola, Mirtha Legrand, Ricardo Darín, Eliseo Subiela o Juan Jose Campanella, entre otros, recibieron descalificaciones mas graves porque en algún caso fueron desde el estado y con ciertas acciones intimidatorias. ¿El gremio defiende a todos los actores o solo a los militantes K?
Finalmente, en la economía hay una suerte de continuidad del morenismo por la vía pacífica. El mismo rumbo aunque mas light pero con los problemas que se agravan. La recaudación que se frena, la inflación que sube, las reservas que caen igual que las exportaciones a Brasil o la producción automotriz. Y encima, el cepo recargado En lugar de insultar y ordenar a los empresarios se les solicita que sean patriotas, que produzcan mas y que no despidan trabajadores. Al viejo estilo del maestro Juan Carlos Pugliese, Axel K. les habló con el corazón. Veremos si le responden con el bolsillo.
Todo mal con Capitanich y CFK
La adminstración Capitanich empieza a mostrar mas pena que gloria. Casi no tiene buenas noticias para exhibir. Mucho ruido y pocas nueces. La sanata es mas moderada y menos mentirosa pero de medidas concretas que solucionen los graves problemas, cure ni hablar.
El conflicto de Córdoba le hizo pagar mas costo político al jefe de gabinete que al gobernador De la Sota al que terminaron victimizándo con tantos ataques en el medio de la anarquía policial. Hasta un humorista muy querido como Chichilo Viale dijo que ¨el gobierno nacional le tiraba piedras a los cordobeses en lugar de soluciones y que sintió un poquito menos que asco al escuchar a Capitanich¨. Pero lo que mas impactó en el ánimo del ex gobernador chaqueño fueron las críticas del obispo auxiliar que caracterizó como ¨lastimosas¨sus palabras. Es que Coqui, order se ve a si mismo como un orgulloso cuadro de la Iglesia en el peronismo. La primera piedra de cierta dimensión que tuvo en su camino mostró a un Capitanich hablado por Cristina, pilule obligado a un discurso caprichoso y negador de la realidad que no es su estilo. Apareció un nuevo producto político que podríamos llamar ¨Cokristina¨ Los Kirchner nunca han sido generosos para ayudar a parir herederos. Por eso casi no tienen cuadros propios de envergadura. Pisan todos los brotes en lugar de que florezcan mil flores como proclamaba retóricamente Néstor. En este caso, Cristina le cerró la puerta en la cara a Capitanich y lo corrió de su eje. Su único interés es mostrarse a nivel nacional como un líder del peronismo flexible y negociador capaz de ser presidente en el 2015. Pero si no lo dejan, si lo obligan a cristinizarse es probable que en poco tiempo piense seriamente en volver al Chaco y empezar de nuevo. Sabe que los kirchneristas mas autoritarios como Guillermo Moreno y Abal Medina volaron del gabinete y no para producir una oxigenación, como dicen los paraperiodistas K como una expresión de deseo. Fueron expulsados por la soberanía popular que le hizo perder mas de 5 millones de votos a la presidenta el 27 de octubre. Cristina fue obligada por los votos a tirar por la borda a ambos. Para soltar lastre. Moreno ya hizo oír alguna queja suave pero queja al fin. Será patotero e ineficiente pero tiene sangre en las venas. Abal Medina está en la clandestinidad de su propia depresión y silencio, casi al borde del exilio de la política activa, siguiendo el ejemplo de su viejo líder, Chacho Alvarez.
Este grave inconveniente de conducción política parece no afectar a una Cristina que se mostró sonriente y juguetona, sin luto pero algo ausente y fugaz. Tomó juramento a una ministra de Seguridad, especialista en emergencias, que estuvo en Kosovo y en el tsunami de Indonesia, pero que no dijo ni hizo nada respecto de la peligrosa situación de Córdoba pese a que la provincia queda infinitamente mas cerca y los saqueos menos graves.
Se equivoca el gobierno de Cokristina si cree que las llamas de los desbordes sociales, el vandalismo y las bandas de narcos reconocen o respetan los limites provinciales. Los reclamos de otras policías, de otros empleados del estado y otro tipo de piquetes por la falta de agua y luz producto del temporal en el gran Buenos Aires se pueden extender como reguero de pólvora. En el Congreso de la Nación, durante la elección del nuevo rector de ola UBA, hubo encapuchados que tiraron bulones con sus gomeras y bombas molotov. Las agrupaciones trotskistas tomaron distancia de semejante violencia inexplicable que debe seguirse de cerca. El robo de gran cantidad de armas de una agencia de seguridad tiene que encender las alarmas y convocar a todas las fuerzas democráticas a firmar, a 30 años de democracia un nuevo contrato de convivencia pacífica que valore las protestas y las movilizaciones pero que limite tanto patoterismo como primera respuesta.
Tres dirigentes cristinistas apoyaron en la facultad de periodismo de La Plata a Fernando Esteche, comandante de Quebracho y condenado por la justicia a casi 4 años de prisión,por su irracionalidad antidemocrática. Esa señal del oficialismo fogonea las agresiones mas feroces.
Pero lo mas inquietante son las arenas movedizas en la que quedó empantanado Amado Boudou. Mientras mas se mueve, mas se entierra y mas salpica a Cristina. En el gabinete hay algunos ministros y hasta Carlos Zannini que están estudiando si no llegó la hora de soltarle la mano a Amado y dejar que se hunda solo. Son muy contundentes los testimonios y las pruebas que hay en el caso Ciccone y escandalosamente burdas las coimas que esta banda de descuidistas marplateneses (Jorge Asis, dixit) cobró con la falsa refinanciación de la deuda de Formosa.
A Cristina le cuesta demasiado disciplinar a la tropa. Hay chisporroteos en todas los sectores. Horacio Verbitsky cuestiona al general César Milani, mientras Hebe Bonafini lo elogia y entrevista como si fuera Liber Seregni y le entrega su emblemático pañuelo blanco a Anibal Fernández como si fuera la reencarnación de Rodolfo Walsh. Mario Ishi se queja de La Cámpora y hace rancho aparte, Juan Jose Mussi y Arturo Puricelli le renuncian a quien nadie le renunciaba, Daniel Scioli se acerca cada vez mas a sus pares de estilo como Sergio Massa y Martin Insaurralde y respira aliviado porque ahora es Capitanich a quien Cristina agarró para el cachetazo. En esta columna, 20 días antes de las elecciones anticipamos por deducción y no por tener información calificada que Insaurralde iba a terminar lejos de Kunkel y Cristina y mas cerca de Massa y Scioli. En ese camino está. Solo hay que darle tiempo. Ya es difícil mezclar el agua y el aceite.
El cristinismo cultural sigue apostando al verticalismo. Miran la realidad con un solo ojo y con el fanatismo de su camiseta. Un comunicado del gremio repudió las palabras críticas de Jorge Lanata en los premios Tato. No se escuchó esa voz institucional cuando Alfredo Casero, Fabián Gianola, Mirtha Legrand, Ricardo Darín, Eliseo Subiela o Juan Jose Campanella, entre otros, recibieron descalificaciones mas graves porque en algún caso fueron desde el estado y con ciertas acciones intimidatorias. ¿El gremio defiende a todos los actores o solo a los militantes K?
Finalmente, en la economía hay una suerte de continuidad del morenismo por la vía pacífica. El mismo rumbo aunque mas light pero con los problemas que se agravan. La recaudación que se frena, la inflación que sube, las reservas que caen igual que las exportaciones a Brasil o la producción automotriz. Y encima, el cepo recargado En lugar de insultar y ordenar a los empresarios se les solicita que sean patriotas, que produzcan mas y que no despidan trabajadores. Al viejo estilo del maestro Juan Carlos Pugliese, Axel K. les habló con el corazón. Veremos si le responden con el bolsillo.
San Raúl de la democracia.
Ya pasaron 30 años de aquella epopeya refundadora de la democracia. Este sistema que es el menos malo de los conocidos llegó para quedarse por 100 años mas. Por eso Don Raúl está en la eternidad. Seguramente está tomando unos mates con don Hipólito Irigoyen y don Arturo Illia en el cielo de la austeridad republicana y la honradez. O saludando a la gente por las calles de la memoria, see drugstore con dignidad y la frente alta, ed and como le gustaba hacer aquí en la tierra
Don Raúl, el padre de la democracia recuperada, caminando lento, como perdonando el viento, según la poesía emblemática del día del padre. Don Raúl, firme en sus convicciones y peleando con coraje contra ese maldito cáncer que lo rompió pero que no lo pudo doblar. Como quería don Leandro Alem. Ahí está don Raúl que – mirado en perspectiva- fue uno de los mejores presidentes que nos supimos conseguir. Con todos sus errores, con todas sus equivocaciones, a tres décadas de la revolución cívica que significó la vuelta a la libertad, creo que Alfonsín es mejor que la media de los presidentes que tuvimos y –si me apura- creo que es mejor que la media de la sociedad que tenemos. Ahí andaba don Raúl con las manos limpias, viviendo y muriendo en el mismo departamento de siempre, honrado como don Arturo, corajudo como Alem manda. No quiero decir que el doctor Raúl Alfonsín haya sido un presidente perfecto. De ninguna manera. Fue tan imperfecto y tan lleno de contradicciones como todos nosotros. La democracia es imperfecta. Pero nadie puede desmentir que Alfonsín fue un demócrata cabal. Nunca ocupó ningún cargo durante ninguna dictadura. Y eso que muchos de sus correligionarios si lo hicieron. Estuvo detenido por defender sus ideas. Fue un auténtico defensor de los derechos humanos de la primera hora y en el momento en que las balas picaban cerca. Fue su bandera permanente. Se jugó la vida por eso. No fue por una cuestión de oportunismo ni para cazar dinosaurios en el zoológico. Fue defensor de presos políticos durante la dictadura, reclamó por los desaparecidos y fue co-fundador de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos. Vale la pena recordar que Alfonsín hizo todo eso. Como para respetar la sagrada verdad de los hechos. Por eso, con toda autoridad, después fogoneó el Nunca Mas y la Conadep y el histórico Juicio a las Juntas Militares que ningún otro país del mundo se atrevió a hacer con la dictadura en retirada pero todavía acechante , poderosa y armada hasta los dientes. Tuvo sublevaciones militares carapintadas, paros salvajes de la CGT y golpes de mercado que intentaron derrocarlo. Es verdad que también existieron los errores y los horrores propios. La economía de guerra y el desmadre inflacionario. La gran desilusión frente al “felices pascuas” y “la casa está en orden”. O el Punto Final y la Obediencia Debida. Y el derrumbe de la confianza en la capacidad para gobernar y ese descontrol que terminó con la entrega anticipada del poder. O el pacto de Olivos. Si tratamos de ser lo mas ecuánimes y rigurosos posibles aparecen las luces y las sombras de una gestión. Pero el paso del tiempo y la comparación con lo que vino después, lo deja a Raúl Ricardo Alfonsín del lado bueno de la historia. En la vereda del sol. Entrando a los libros como un héroe que se definió como el mas humilde de todos los servidores del pueblo. Nadie puede negar que fue un patriota. Cada día los extrañamos más. En estos tiempos de cólera su sabiduría nos podría iluminar el camino. Aquellas frases dichas casi como testamento: “Si la política no es diálogo, es violencia” y “gobernar no es solo conflicto, básicamente es construcción”. Algo así como decir que la palabra enemigo hay que extirparla del diccionario político. Que solo hay que marginar a los golpistas y los corruptos. Cada día es más necesaria su apuesta a la coexistencia pacífica de los diferentes, a una república igualitaria y a la libertad. Raúl Alfonsín fue el partero del período democrático mas prolongado de toda la historia. Siempre será como un símbolo de la luz de las ideas que salieron del túnel de la muerte y el terrorismo de estado. De la utopía de aquel preámbulo que sepultó todas las dictaduras por los siglos de los siglos, amén. San Raúl de la democracia. Tal vez nos ayude a parir el país que soñamos. Don Raúl: es hora de honrarlo.
San Raúl de la democracia.
Ya pasaron 30 años de aquella epopeya refundadora de la democracia. Este sistema que es el menos malo de los conocidos llegó para quedarse por 100 años mas. Por eso Don Raúl está en la eternidad. Seguramente está tomando unos mates con don Hipólito Irigoyen y don Arturo Illia en el cielo de la austeridad republicana y la honradez. O saludando a la gente por las calles de la memoria, view con dignidad y la frente alta, discount como le gustaba hacer aquí en la tierra
Don Raúl, el padre de la democracia recuperada, caminando lento, como perdonando el viento, según la poesía emblemática del día del padre. Don Raúl, firme en sus convicciones y peleando con coraje contra ese maldito cáncer que lo rompió pero que no lo pudo doblar. Como quería don Leandro Alem. Ahí está don Raúl que – mirado en perspectiva- fue uno de los mejores presidentes que nos supimos conseguir. Con todos sus errores, con todas sus equivocaciones, a tres décadas de la revolución cívica que significó la vuelta a la libertad, creo que Alfonsín es mejor que la media de los presidentes que tuvimos y –si me apura- creo que es mejor que la media de la sociedad que tenemos. Ahí andaba don Raúl con las manos limpias, viviendo y muriendo en el mismo departamento de siempre, honrado como don Arturo, corajudo como Alem manda. No quiero decir que el doctor Raúl Alfonsín haya sido un presidente perfecto. De ninguna manera. Fue tan imperfecto y tan lleno de contradicciones como todos nosotros. La democracia es imperfecta. Pero nadie puede desmentir que Alfonsín fue un demócrata cabal. Nunca ocupó ningún cargo durante ninguna dictadura. Y eso que muchos de sus correligionarios si lo hicieron. Estuvo detenido por defender sus ideas. Fue un auténtico defensor de los derechos humanos de la primera hora y en el momento en que las balas picaban cerca. Fue su bandera permanente. Se jugó la vida por eso. No fue por una cuestión de oportunismo ni para cazar dinosaurios en el zoológico. Fue defensor de presos políticos durante la dictadura, reclamó por los desaparecidos y fue co-fundador de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos. Vale la pena recordar que Alfonsín hizo todo eso. Como para respetar la sagrada verdad de los hechos. Por eso, con toda autoridad, después fogoneó el Nunca Mas y la Conadep y el histórico Juicio a las Juntas Militares que ningún otro país del mundo se atrevió a hacer con la dictadura en retirada pero todavía acechante , poderosa y armada hasta los dientes. Tuvo sublevaciones militares carapintadas, paros salvajes de la CGT y golpes de mercado que intentaron derrocarlo. Es verdad que también existieron los errores y los horrores propios. La economía de guerra y el desmadre inflacionario. La gran desilusión frente al “felices pascuas” y “la casa está en orden”. O el Punto Final y la Obediencia Debida. Y el derrumbe de la confianza en la capacidad para gobernar y ese descontrol que terminó con la entrega anticipada del poder. O el pacto de Olivos. Si tratamos de ser lo mas ecuánimes y rigurosos posibles aparecen las luces y las sombras de una gestión. Pero el paso del tiempo y la comparación con lo que vino después, lo deja a Raúl Ricardo Alfonsín del lado bueno de la historia. En la vereda del sol. Entrando a los libros como un héroe que se definió como el mas humilde de todos los servidores del pueblo. Nadie puede negar que fue un patriota. Cada día los extrañamos más. En estos tiempos de cólera su sabiduría nos podría iluminar el camino. Aquellas frases dichas casi como testamento: “Si la política no es diálogo, es violencia” y “gobernar no es solo conflicto, básicamente es construcción”. Algo así como decir que la palabra enemigo hay que extirparla del diccionario político. Que solo hay que marginar a los golpistas y los corruptos. Cada día es más necesaria su apuesta a la coexistencia pacífica de los diferentes, a una república igualitaria y a la libertad. Raúl Alfonsín fue el partero del período democrático mas prolongado de toda la historia. Siempre será como un símbolo de la luz de las ideas que salieron del túnel de la muerte y el terrorismo de estado. De la utopía de aquel preámbulo que sepultó todas las dictaduras por los siglos de los siglos, amén. San Raúl de la democracia. Tal vez nos ayude a parir el país que soñamos. Don Raúl: es hora de honrarlo.
Del caos al cosmos.
Jorge Luis Borges había escrito alguna vez que la democracia era un abuso de la estadística. Una ironía hiriente parida por el caos que muchas veces había invadido el país a pesar de las urnas. Pero aquel 22 de diciembre de 1983, generic el mas grande escritor argentino de la historia confesó en Clarín que el triunfo de Alfonsín :¨lo había refutado espléndidamente¨. Su utopía anarquista encontró una veta de realismo y con el talento filoso del mejor cirujano dijo que aquella refundación ¨nos enfrenó a un caos que aquel día tomó la decisión de ser un cosmos. Lo que fue una agonía puede ser una resurrección¨. El mas talentoso ebanista del idioma español habló de dejar atrás aquella pesadilla obstinada, find el horror público de las bombas, el horror clandestino de los secuestros, de las torturas y de las muertes, la ruina ética y económica, la corrupción, el hábito de la deshonra, las bravatas, la mas misteriosa, ya que no la mas larga, de las guerras que registra la historia¨. Y finalmente se complació de que ¨ya no estaremos mas a merced de una bruma de generales¨.
Me permito citar aquel texto maravilloso de Borges para celebrar desde la excelencia los 30 años de democracia que hoy cumplimos. Aquella tapa del diario que fue un sentimiento colectivo interpretado por Marcos Cytrynblum que tuvo una sola palabra:¨Llegamos¨. Ese sueño nacional de que Nunca Mas nadie fuera a golpear la puerta de los cuarteles para corregir las imperfecciones de la democracia. Hoy creo que ese es el logro mas grande que hemos conseguido entre todos. No hay otro remedio que mas y mejor democracia. Aquel 10 de diciembre de 1983 el mundo celebraba “El día universal de los Derechos Humanos”. Nosotros también. Pero le agregamos otro festejo: la democracia eterna. La democracia es un producto colectivo y por lo tanto cada país la construye a imagen y semejanza de su gente. Tiene todas nuestras miserias y nuestra grandezas. Por eso se puede decir que tres décadas después, se hizo mucho. Pero que también falta mucho por hacer. Ayer hablé de Alfonsín como el padre refundador. Pero el hecho refundador fue sin dudas el histórico juicio a las juntas. Una síntesis de coraje cívico y sensibilidad republicana. Nada sólido se podía construir sobre la base del olvido y la impunidad con el terrorismo de estado. Habíamos tocado fondo y no podíamos mirar para otro lado. Creo que ya estamos en condiciones de firmar un nuevo pacto democrático entre todos los sectores políticos y sociales. Que el objetivo debe ser llenar de contenidos de justicia social y equidad el envase indispensable del marco legal. De hacer realidad aquella esperanza dicha en las tribunas. Lograr que con la democracia se coma, se eduque y se cure además de que sea el territorio de la libertad. Hay muchas acechanzas. Los autoritarios y los corruptos de siempre a los que hay que sumar la mas terrible de las novedades: los narcotraficantes. Ellos envenenan a la comunidad y al individuo. Prostituyen a las instituciones y a la familia. Son una nueva forma de la muerte colectiva. Carecen de ideología y solo se inclina ante el altar de los dólares. Por eso hay que fomentar el diálogo. Que no sea formal ni bobo y que valore sus consensos y sus disensos. Que construya un nueva agenda de estado indestructible de la que se hagan cargo todos los gobiernos que vengan sin que importe su camiseta partidaria. ¿O combatir la marginalidad, la inequidad y la droga no es una tarea titánica y de todos.? Es la manera de fortalecer las fragilidades que la democracia todavía tiene. Para no permitir que ningún salvaje intente saquearla. Toda la ayuda solidaria del estado a los sectores marginales. Toda la potencia represiva del gobierno a las mafias de los narcos.
La democracia es un patrimonio de todos los argentinos. Como dijo Alfonsín en aquel discurso glorioso desde el Cabildo: ” Vamos a hacer el país que nos merecemos. Y lo vamos a poder hacer no por obra y gracia de gobernantes iluminados sino por eso que la plaza está cantando, porque el pueblo unido jamás será vencido”. Hoy no estamos unidos como en aquellos días. Hoy demasiada irracionalidad y fractura social nos amenaza. Los días terribles que estamos pasados demuestran el estallido de los lazos solidarios indispensables. Por eso cerrar esa fisura social es la tarea de las tareas. Pacificar el país, extirpar la venganza y resucitar la hermandad. Son los cimientos de los nuevos tiempos. Para derrotar al caos que quiere volver y refundar el cosmos que soñaba Borges. Para que podamos transformar la agonía en resurreccción. Que así sea.
Del caos al cosmos.
Jorge Luis Borges había escrito alguna vez que la democracia era un abuso de la estadística. Una ironía hiriente parida por el caos que muchas veces había invadido el país a pesar de las urnas. Pero aquel 22 de diciembre de 1983, pilule el mas grande escritor argentino de la historia confesó en Clarín que el triunfo de Alfonsín :¨lo había refutado espléndidamente¨. Su utopía anarquista encontró una veta de realismo y con el talento filoso del mejor cirujano dijo que aquella refundación ¨nos enfrenó a un caos que aquel día tomó la decisión de ser un cosmos. Lo que fue una agonía puede ser una resurrección¨. El mas talentoso ebanista del idioma español habló de dejar atrás aquella pesadilla obstinada, see el horror público de las bombas, health el horror clandestino de los secuestros, de las torturas y de las muertes, la ruina ética y económica, la corrupción, el hábito de la deshonra, las bravatas, la mas misteriosa, ya que no la mas larga, de las guerras que registra la historia¨. Y finalmente se complació de que ¨ya no estaremos mas a merced de una bruma de generales¨.
Me permito citar aquel texto maravilloso de Borges para celebrar desde la excelencia los 30 años de democracia que hoy cumplimos. Aquella tapa del diario que fue un sentimiento colectivo interpretado por Marcos Cytrynblum que tuvo una sola palabra:¨Llegamos¨. Ese sueño nacional de que Nunca Mas nadie fuera a golpear la puerta de los cuarteles para corregir las imperfecciones de la democracia. Hoy creo que ese es el logro mas grande que hemos conseguido entre todos. No hay otro remedio que mas y mejor democracia. Aquel 10 de diciembre de 1983 el mundo celebraba “El día universal de los Derechos Humanos”. Nosotros también. Pero le agregamos otro festejo: la democracia eterna. La democracia es un producto colectivo y por lo tanto cada país la construye a imagen y semejanza de su gente. Tiene todas nuestras miserias y nuestra grandezas. Por eso se puede decir que tres décadas después, se hizo mucho. Pero que también falta mucho por hacer. Ayer hablé de Alfonsín como el padre refundador. Pero el hecho refundador fue sin dudas el histórico juicio a las juntas. Una síntesis de coraje cívico y sensibilidad republicana. Nada sólido se podía construir sobre la base del olvido y la impunidad con el terrorismo de estado. Habíamos tocado fondo y no podíamos mirar para otro lado. Creo que ya estamos en condiciones de firmar un nuevo pacto democrático entre todos los sectores políticos y sociales. Que el objetivo debe ser llenar de contenidos de justicia social y equidad el envase indispensable del marco legal. De hacer realidad aquella esperanza dicha en las tribunas. Lograr que con la democracia se coma, se eduque y se cure además de que sea el territorio de la libertad. Hay muchas acechanzas. Los autoritarios y los corruptos de siempre a los que hay que sumar la mas terrible de las novedades: los narcotraficantes. Ellos envenenan a la comunidad y al individuo. Prostituyen a las instituciones y a la familia. Son una nueva forma de la muerte colectiva. Carecen de ideología y solo se inclina ante el altar de los dólares. Por eso hay que fomentar el diálogo. Que no sea formal ni bobo y que valore sus consensos y sus disensos. Que construya un nueva agenda de estado indestructible de la que se hagan cargo todos los gobiernos que vengan sin que importe su camiseta partidaria. ¿O combatir la marginalidad, la inequidad y la droga no es una tarea titánica y de todos.? Es la manera de fortalecer las fragilidades que la democracia todavía tiene. Para no permitir que ningún salvaje intente saquearla. Toda la ayuda solidaria del estado a los sectores marginales. Toda la potencia represiva del gobierno a las mafias de los narcos.
La democracia es un patrimonio de todos los argentinos. Como dijo Alfonsín en aquel discurso glorioso desde el Cabildo: ” Vamos a hacer el país que nos merecemos. Y lo vamos a poder hacer no por obra y gracia de gobernantes iluminados sino por eso que la plaza está cantando, porque el pueblo unido jamás será vencido”. Hoy no estamos unidos como en aquellos días. Hoy demasiada irracionalidad y fractura social nos amenaza. Los días terribles que estamos pasados demuestran el estallido de los lazos solidarios indispensables. Por eso cerrar esa fisura social es la tarea de las tareas. Pacificar el país, extirpar la venganza y resucitar la hermandad. Son los cimientos de los nuevos tiempos. Para derrotar al caos que quiere volver y refundar el cosmos que soñaba Borges. Para que podamos transformar la agonía en resurreccción. Que así sea.
A la democracia no se la saquea. A la democracia se la defiende, remedy se la venera y se la llena de contenido. La responsabilidad de todo argentino bien nacido es la de hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que la democracia sea el instrumento que le de al pueblo la mayor equidad y felicidad posible, la mayor justicia social, la mayor libertad y el mayor pluralismo. Y por supuesto que esa consolidación del sistema que todos queremos deber ser en el marco de la ley, de la Constitución Nacional y del respeto por las autoridades legalmente elegidas. Nadie duda de eso. Y por lo tanto la sublevación extorsiva de las policías provinciales debe ser repudiada por la sociedad y condenada por la justicia. No se puede permitir que nadie le ponga una pistola en la cabeza a las instituciones.
La democracia para ser cada vez mas fuerte y sana debe extirpar de su cuerpo algunos cánceres que suelen ser letales. Hablo de los grupúsculos golpistas, los corruptos de todos los colores y los narcotraficantes que envenenaron las instituciones y la familia argentina. Hay que combatir fuertemente contra estas lacras. Pero hay que hacerlo sin soberbias ni autoritarismos ni sectarismos desde el estado. Y sobre todo sin mentiras como la de la inflación y tantas otras. Solo la verdad es revolucionaria. El engaño tiene patas cortas y acumula una tensión que finalmente explota y es funcional a los que no creen en las urnas. Hay que hacer todo lo que falta con un criterio de agenda de estado, con los brazos abiertas hacia los distintos pensamientos y no con el ataque permanente a los que piensan distinto o a los que no se arrodillan ante las ordenes de Cristina. La democracia es por definición horizontal, multicolor y crítica de todos los poderes, del político y del económico. La democracia que se quiere verticalizar y pintar de un solo color es una pesadilla hegemónica que solo le sirve a las sectas.
Ayer volvió una Cristina auténtica. La de siempre. La que sigue hablando de los problemas como si recién llegaran a la Casa Rosada. Y hace diez años que están gobernando con el poder que ningún partido tuvo desde 1983. Con superpoderes y facultades delegadas. No alcanza con decir que la policía es antidemocrática y que hay que subordinarla como a las Fuerzas Armadas. Eso va de suyo. Pero una policía con comportamientos del pasado no explica todo lo que pasó estos días de cólera donde murieron muchos argentinos y donde estallaron muchos de los lazos solidarios entre iguales. Hay algo mas detrás de esta Argentina en llamas. Es un síntoma de una enfermedad grave que en varios casos fue fomentada por los Kirchner. La señal de que todo vale. De que las reglas están para ser violadas. Quebraron un contrato de respeto al otro y a las reglamentaciones que no solo no fue revolucionario, se convirtió en una guerra constante contra todos que despertó disvalores terribles como el odio social y racista, la necesidad de venganza y el resentimiento. Es cierto lo que dijo Cristina de que no hay que permitir que se instale el miedo en la sociedad. Pero también es cierto que muchas veces fue su propio gobierno el que intentó dominar por el medio del castigo y los latigazos. Como bien dijo Santiago Kovadloff, en algún lugar, el saqueo de abajo es un reflejo fantasmagórico del saqueo de la República. De los intentos de domesticar la justicia y los medios de comunicación. Del vamos por todo. La presidenta se queja porque la justicia procesó a Sergio Berni por detener a quienes cortaban la General Paz. Pero fue su gobierno y sus amanuenses los que todo el tiempo estuvieron fomentando esa actitud que no permite convivir pacíficamente en sociedad. Y si algún periodista osaba criticar tanto piquete de 20 personas era inmediatamente descalfiicado como reaccionario, de derecha, destituyente y antipopular. ¿Recién ahora se dieron cuenta que la convivencia es un valor que todos debemos defender? Que no se puede fomentar todo el tiempo los cortes porque son contra Macri, De la Sota o Bonfatti? Que en algún momento eso se vuelve contra Cristina. ¿Tanto tiempo les costó descubrir una verdad tan elemental? Se quejan porque fueron pocos los que participaron del acto de ayer sin ser verticalmente kirchneristas. Pero no se puede estigmatizar todo el tiempo a ex presidentes o figuras políticas que no comulgan con el gobierno y después, por arte de magia, pretender que esa persona olvide en un instante las humillaciones y vaya al pié de Cristina porque ella decidió ahora privilegiar las coincidencia y no las disidencias. En un día no se limpia lo que se ensució en 10 años. En un día no se sutura la herida que se abrió durante una década. Hay que empezar lo antes posible a curar la fractura social expuesta. Creo que una buena consigna sería la del comienzo: A la democracia no se la saquea. Se la defiende, se la venera y se la llena de contenido. No hay lugar para los golpistas ni para los corruptos pero tampoco para la mentira y la soberbia. Como decía la canción. Hay que empezar por uno mismo. Después seremos dos.
A la democracia no se la saquea. A la democracia se la defiende, physician se la venera y se la llena de contenido. La responsabilidad de todo argentino bien nacido es la de hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que la democracia sea el instrumento que le de al pueblo la mayor equidad y felicidad posible, thumb la mayor justicia social, there la mayor libertad y el mayor pluralismo. Y por supuesto que esa consolidación del sistema que todos queremos deber ser en el marco de la ley, de la Constitución Nacional y del respeto por las autoridades legalmente elegidas. Nadie duda de eso. Y por lo tanto la sublevación extorsiva de las policías provinciales debe ser repudiada por la sociedad y condenada por la justicia. No se puede permitir que nadie le ponga una pistola en la cabeza a las instituciones.
La democracia para ser cada vez mas fuerte y sana debe extirpar de su cuerpo algunos cánceres que suelen ser letales. Hablo de los grupúsculos golpistas, los corruptos de todos los colores y los narcotraficantes que envenenaron las instituciones y la familia argentina. Hay que combatir fuertemente contra estas lacras. Pero hay que hacerlo sin soberbias ni autoritarismos ni sectarismos desde el estado. Y sobre todo sin mentiras como la de la inflación y tantas otras. Solo la verdad es revolucionaria. El engaño tiene patas cortas y acumula una tensión que finalmente explota y es funcional a los que no creen en las urnas. Hay que hacer todo lo que falta con un criterio de agenda de estado, con los brazos abiertas hacia los distintos pensamientos y no con el ataque permanente a los que piensan distinto o a los que no se arrodillan ante las ordenes de Cristina. La democracia es por definición horizontal, multicolor y crítica de todos los poderes, del político y del económico. La democracia que se quiere verticalizar y pintar de un solo color es una pesadilla hegemónica que solo le sirve a las sectas.
Ayer volvió una Cristina auténtica. La de siempre. La que sigue hablando de los problemas como si recién llegaran a la Casa Rosada. Y hace diez años que están gobernando con el poder que ningún partido tuvo desde 1983. Con superpoderes y facultades delegadas. No alcanza con decir que la policía es antidemocrática y que hay que subordinarla como a las Fuerzas Armadas. Eso va de suyo. Pero una policía con comportamientos del pasado no explica todo lo que pasó estos días de cólera donde murieron muchos argentinos y donde estallaron muchos de los lazos solidarios entre iguales. Hay algo mas detrás de esta Argentina en llamas. Es un síntoma de una enfermedad grave que en varios casos fue fomentada por los Kirchner. La señal de que todo vale. De que las reglas están para ser violadas. Quebraron un contrato de respeto al otro y a las reglamentaciones que no solo no fue revolucionario, se convirtió en una guerra constante contra todos que despertó disvalores terribles como el odio social y racista, la necesidad de venganza y el resentimiento. Es cierto lo que dijo Cristina de que no hay que permitir que se instale el miedo en la sociedad. Pero también es cierto que muchas veces fue su propio gobierno el que intentó dominar por el medio del castigo y los latigazos. Como bien dijo Santiago Kovadloff, en algún lugar, el saqueo de abajo es un reflejo fantasmagórico del saqueo de la República. De los intentos de domesticar la justicia y los medios de comunicación. Del vamos por todo. La presidenta se queja porque la justicia procesó a Sergio Berni por detener a quienes cortaban la General Paz. Pero fue su gobierno y sus amanuenses los que todo el tiempo estuvieron fomentando esa actitud que no permite convivir pacíficamente en sociedad. Y si algún periodista osaba criticar tanto piquete de 20 personas era inmediatamente descalfiicado como reaccionario, de derecha, destituyente y antipopular. ¿Recién ahora se dieron cuenta que la convivencia es un valor que todos debemos defender? Que no se puede fomentar todo el tiempo los cortes porque son contra Macri, De la Sota o Bonfatti? Que en algún momento eso se vuelve contra Cristina. ¿Tanto tiempo les costó descubrir una verdad tan elemental? Se quejan porque fueron pocos los que participaron del acto de ayer sin ser verticalmente kirchneristas. Pero no se puede estigmatizar todo el tiempo a ex presidentes o figuras políticas que no comulgan con el gobierno y después, por arte de magia, pretender que esa persona olvide en un instante las humillaciones y vaya al pié de Cristina porque ella decidió ahora privilegiar las coincidencia y no las disidencias. En un día no se limpia lo que se ensució en 10 años. En un día no se sutura la herida que se abrió durante una década. Hay que empezar lo antes posible a curar la fractura social expuesta. Creo que una buena consigna sería la del comienzo: A la democracia no se la saquea. Se la defiende, se la venera y se la llena de contenido. No hay lugar para los golpistas ni para los corruptos pero tampoco para la mentira y la soberbia. Como decía la canción. Hay que empezar por uno mismo. Después seremos dos.
Cristina quiere destituir al fiscal José María Campagnoli. Ella es la autora intelectual del intento de castigar a uno de los funcionarios judiciales con mas fama de honesto y corajudo. La autora material es la jefa de Campagnoli, try la Procuradora General de la Nación, viagra sale Alejandra Gils Carbó. ¿Cual es el motivo de semejante nivel de persecusión y hostigamiento hacia un fiscal que integró el grupo de ¨Los centauros¨, hombres incorruptibles que investigaron a fondo la megacorrupción de los años 90? ¿Como es posible que se quiera expulsar de su cargo a alguien tan útil y necesario para los ciudadanos? No sobran los jueces y fiscales que hacen bien su trabajo. Pero Campagnoli cometió un pecado imperdonable por Cristina. Se metió a fondo a investigar a Lázaro Báez y el lavado de dinero. Y esa actitud coherente y valiente hizo entrar en pánico a la presidenta y a sus allegados. Es que Lázaro Báez no solamente está en la mira por varios presuntos delitos de envergadura. También hay fuertes indicios de que era socio, cómplice y testaferro de Néstor Kirchner. Y hay algo mas grave todavía. Lázaro, el que mas obras públicas hace con el estado es socio de Cristina en un condominio en el lugar en el mundo de la presidenta: El Calafate. Esto no es un rumor ni una sospecha. Son 87 mil metros cuadrados que en el 2006 Cristina compró a precio vil, por 1 peso con 19 centavos el metro cuadrado y que en el 2008 cedió en un 50% a Lazaro. Una chicana al paso: es difícil no hacerse millonario con esos disvalores éticos. Solo una pregunta: ¿Puede ser el principal contratista del estado alguien que es socio comercial de la jefa máxima de ese estado? Lo cierto que que desde que Campagnoli empezó a levantar las tapas de las ollas de Báez aparecieron olores y pruebas nauseabundas sobre su comportamiento. Una de ellas es un lavado extraño y sospechoso que se hizo con 55 millones de euros mediante la utilización de bonos soberanos. El cristinismo no puede permitir que Campagnoli siga avanzando. Temen que llegue a Olivos o a Calafate. Es brutal que se castigue a alguien por hacer bien su trabajo. En una justicia que sufre intentos de colonización por parte de agrupaciones oficialistas, que prometen ascensos, favores y dineros para que jueces y fiscales miren para otro lado y no busquen la verdad sobre la corrupción de estado, es escandaloso que se quiera extirpar de los tribunales a un fiscal ejemplar que no se alquila ni se vende. Por eso se abrió una lista en internet para expresar apoyo a Campagnoli, por eso se pronunciaron la Asociación Argentina de Fiscales y la de Magistrados y la agrupación Será Justicia y por eso ayer hubo una manifestación frente al despacho de Gils Carbó. Participaron hombres ejemplares de la justicia como Julio Sttrassera o diputados honestos que quieren limpiar la mugre de las coimas y los negociados como Graciela Ocaña, Pino Solanas, Manuel Garrido, Adrián Perez y Laura Alonso, entre otros. Ciudadanos comunes levantaron carteles caseros con leyendas irónicas y contundentes. Una decía:¨Fiscal con pelotas¨, y otra, terrible hablaba del peso de los millones de dólares y el peso de la conciencia de la procuradora. Es gravisimo lo que está pasando con Campagnoli. Ya no solamente se premia a los malos. Ahora se persigue a los buenos. Es un intento de intimidar a los jueces y fiscales mas jóvenes. Quieren hacer tronar el escarmiento. Para que nadie se atreva a meterse a fondo con los negociados del poder. Para que todos levanten la venda de sus ojos y si los ladrones son del gobierno, se sientan obligados a ser cómplices del saqueo a la República. Un solo Báez saquea mas que miles de marginales. La doctora Elisa Carrió denunció a Gils Carbó por encubrimiento y abuso de autoridad. Campagnoli dijo que ahora la situación es peor que durante el menemismo. Que los funcionarios K son mas cínicos, rápidos y torpes.
Hay que defender a Campagnoli. Es por el bien de la justicia independiente y una forma de apoyar a los que apuestan a gobiernos transparente y honrados. Hoy todos somos Campagnoli. Es en defensa propia.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.