Medio siglo de Serrat – 30 de octubre 2014

- ” Este gobierno instaló la violencia verbal: si no pensas igual, http://colourtherapy.com.au/wp-content/plugins/the-events-calendar/admin-views/widget-admin-list.php sos un enemigo a atacar, destruir y si es posible matar”. ( Marcelo Tinelli)
- “Los opositores, para mi, son enemigos” (Hebe de Bonafini)
- “Lázaro no es socio de Cristina, es su empleado, lo maneja por teléfono” (Eduardo Arnold, ex vice gobernador de Néstor Kirchner)
Detrás de las noticias sobre Marcelo Tinelli, Hebe de Bonafini y Lázaro Báez se pueden descubrir las claves de la decadencia de un gobierno que potencia y multiplica sus peores actitudes a medida que se acerca su final constitucional. Cristina mantiene su iniciativa política mediante volantazos espasmódicos que confunden a su propia tropa, pero sigue firme en su irracionalidad de gestión económica y su vocación de aislamiento autoritario. Es autodestructiva, avanza un paso, pero retrocede dos.
Nada explica cual es su conveniencia en desatar una guerra contra Marcelo Tinelli . ¿Quien salió herido de estas refriegas? Cristina, sin dudas. Confrontar contra el personaje mas popular de la Argentina solo es necesario si se trata de un opositor acérrimo y golpista. Tinelli nunca lo fue. Todo lo contrario. Además de su militancia histórica en el “tinellismo”, el conductor televisivo tuvo una excelente relación con Néstor Kirchner al que lloró abrazado a su viuda el día de su muerte. El matrimonio presidencial cerró la campaña de Cristina 2007 en Bolívar jugando a que jugaban al voley con Tinelli. Hasta hace apenas nueve meses el gobierno estuvo a punto de cerrar un trato con el para hacer un Fútbol para Todos mas profesional y menos panfletario. Máximo Kirchner le bajó el pulgar y esa fue la señal para la que la jauría injuriadora de Diego Gvirtz se dedicara junto con el grupo de tareas de los blogueros K a masacrar al cuervo Tinelli. Menemista, ladrón y cosificador de la mujer fue lo menos que le dijeron a quien hasta media hora antes era el simpático jefe de la televisión popular del entretenimiento. Bonafini lo crucificó. Luis D’Elía lo acusó de ser responsable de la violencia juvenil. La reacción del astro de los 20 puntos de rating ( mas de 25 estadios como los que llenó La Cámpora) fue contundente. Sacó como conclusión que Cristina está de acuerdo con lo que dicen sus voceros mas desprestigiados, que fue elegido como enemigo y aunque descalificó al piquetero y habitual vocero iraní como “negador del holocausto” y violento, aprovechó su programa para fustigar a un gobierno con la demoledora frase con la que comienza esta columna.
Con la estatización de la Universidad de las Madres de Plaza de Mayo, los Kirchner cierran uno de los círculos mas viciosos de su vida política. Jamas movieron un dedo por los organismos de derechos humanos mientras fueron patrones de Santa Cruz. A Hebe Bonafini no la ayudaron nunca ni con un pasaje de avión para que hicieran algún acto en Río Gallegos. Tanto Néstor y Cristina se lavaron las manos y se enriquecieron mientras otros abogados se jugaban la vida presentando habeas corpus durante la dictadura. Pero ni si quiera en democracia, con Néstor como intendente y gobernador fueron capaces de tener un gesto de ayuda a las Madres cuando las madres no tenían camiseta partidaria y eran un ícono de la lucha pacífica por la verdad y la justicia y en contra de la impunidad del terrorismo de estado.
Después, los Kirchner, hicieron todo lo contrario. Se dieron cuenta que podían utilizar a las Madres y Abuelas como escudos para ocultar su falta de compromiso en esos temas y para tapar la matriz corrupta del estado que instalaron . Descargaron un lluvia de dinero sobre las madres y eso ensució sus pañuelos blancos, envileció su lucha titánica y heróica y la redujo a una Fundación que mas que Sueños compartidos se transformó en una pesadilla para los verdaderos luchadores honrados. Con Hebe como autora intelectual y Sergio Schoklender como autor material, se malversaron fondos, se evadieron impuestos de todo tipo y se hicieron estafas que la justicia castigará mas temprano que tarde.
Las Madres de Plaza de Mayo que nunca habían tocado un peso, que no aceptaron ni la indemnización del estado por la desaparición de sus hijos, de pronto se convirtieron en un lugar oscuro, que interactuaba con cuevas financieras que cambiaban cheques y con un manejo que las hundió en la lógica de los políticos malandras. Como los Kirchner nunca lograron llegar a la estatura moral de lo que fueron las Madres de Plaza de Mayo, de a poco lograron bajarlas a su altura ramplona de usureros del toma y daca y los negocios oscuros.
Solo faltaba igualarlas al caso Ciccone. Estatizar la universidad para limpiar las huellas de la verguenza. Hebe Bonafini cambió los amigos que la ayudaron desinteresadamente por compromisos políticos que la hundieron interesadamente. Abandonó y hasta fustigó a Vicente Zito Lema, Osvaldo Bayer y Magdalena Ruiz Guiñazú, entre otros y se abrazó a Sergio Schoklender, Amado Boudou y Luis D’Elía. Esta todo dicho: cambió la honradez por la mano en la lata.
Liberada de esas buenas relaciones, apeló a su tosudez autoritaria y se convirtió en una maquina de sectarismo. Celebró el genocidio de 5000 personas en las Torres Gemelas, acusó de turros a los miembros de la Corte Suprema y convocó a tomar por asalto los tribunales,
elogió a la ETA y tuvo conceptos antisemitas. Consultada por una radio amiga, Hebe confirmó lo obvio: para ella, no hay oposición. Son todos enemigos.
La empresa de demolición y profanación de emblemas ecuménicos de los Kirchner cometió el peor de los pecados. Enterró en el barro a los relucientes pañuelos blancos. El sentimiento de culpa por no haber contribuído en nada a construir el edificio ético de las Madres, los llevó a dinamitarlo a la vista de todos y con el voto de 132 diputados.
Finalmente, la operación del los fondos Buitre para quebrar a Cristina se hace cada vez mas compleja e inquietante. La extorsión es un delito repudiable pero nadie que no tenga nada que ocultar puede ser extorsionado. Ahora las versiones incluyen no solo a las cuentas de la familia Kirchner en complididad con Lázaro Báez. Hay un fantasma que se agita sobre los trístemente célebres fondos de Santa Cruz. Una fortuna que Néstor fugó al exterior de la que nunca hubo un dato cierto o un papel membretado. Piruetas del destino. Ese dinero que les permitó hacer política y llegar a tres presidencias Kirchner, podría convertirse en la llave que cierre para siempre este ciclo histórico.
Hay que tener la guardia levantada todo el tiempo. No se sabe de qué lado puede venir el mamporro de Cristina contra la libertad de prensa. Los oyentes y nosotros debemos estar atentos y vigilantes. No sabemos hasta donde es capaz de llegar este gobierno en su fanatismo por silenciar a los periodistas que no se arrodillan. No sabemos si se atreverán a intervenir lisa y llanamente esta radio, prostate o TN o Canal 13. ¿ serían capaces de embestir incluso contra el diario Clarín pese a que es de papel y no tiene nada que ver con los medios audiovisuales? ¿ Esta dispuesta Cristina a convertirse en Hugo Chávez? ¿ Su ira ante la mínima de las críticas la puede empujar a cometer la torpeza de la censura mas autoritaria?
La verdad es que en los últimos días pasaron cosas extrañas, inexplicables y sospechosas. Los ataques son de todo tipo y sistemáticos desde hace tiempo contra los periodistas y los medios de comunicación. Eso no es novedad. Es un castigo cotidiano que por momento ya no se soporta por lo reiterado y porque viene desde la cima del poder. Es patoterismo de estado. Pero en los últimos tiempos avanzaron con situaciones concretas. El intento de adecuación por la fuerza y de prepo que proclamó Martín Sabbatella casi desde la clandestinidad porque ocultó sus informes incluso a sus propios camaradas del cristinismo. La presidenta dando datos de encuestas respecto del porcentaje de malas noticias de las radios en obvia referencia a Longobard y Lanata y a todos nuestros compañeros que lideran ampliamente las audiencias. Enseguida Longobardi fue golpeado por un mercenario o profesional que le robó el reloj en una zona como Barrio Parque donde no vuela una mosca sin que sea denunciada por las camaras de televisión o la seguridad privada o los custodios publicos que cuidan embajadas y casas de gente poderosa económicamente. Pero esto no fue todo. Lanata denunció anoche que una camioneta ranger roja siguió a Marcelo durante toda la mañana. Y que su coche fue chocado levemente dos veces como al descuido, casi como un intento de que Marcelo se bajara. Pero hay mas y es mucho mas grave. Estuvieron intentando geolocalizar su telefono un par de días antes. Y lo peor, su página web fue brutalmente jaqueada y puesta fuera de servicio. Mientras eso ocurría diputados ultra k presentaban un proyecto que permite cerrar páginas de internet que contengan comentarios discriminadores lo cual es un grosero intento de controlar los contenidos. Encima pasa cuando los trabajadorores de Campora TV el canal oficialista denuncian censura ideológica y persecusión gremial. Y como si esto fuera poco, ocurre en el mismo momento en que se hackea en internet a Radio Mitre y se intenta ingresar con un grupo de 30 personas a la planta transmisora y donde esta emisora tiene la antena.
Mas claro, hay que echarle agua. Los vuelve loco que Mitre tenga un liderazgo inédito en todos los horarios. Que rompa todos los records de audiencia y que saque una distancia inmensa de sus competidores. Se vuelven locos porque después de 11 años casi con la suma del poder público no han logrado hacer exitoso a ninguno de sus medios chupamedias que nadie ve,. escucha ni lee. Los enferma que los periodistas mas independientes, los que se aferran a la mirada crítica, tienen el respaldo de los auditores y el lectorado, como Eliseo Verón llamaba a los oyentes y lectores. Cuento todo esto porque los rumores que se encendieron en estas horas son nefatos para la libertad de prensa. Dicen que Cristina pegará un puñetazo horroroso y autoritario sobre la mesa. Que tiene muchas ganas de intervenir a esta radio, a TN, a canal 13 e incluso a Clarin. Que no encuentra caminos semi legales y que debe apelar a la manu militari para hacerlo. Que tiene que mantener vivo el relato épico para que su militancia no baje los brazos cuando se pague a los fondos buitres o cuando caigan en la cuenta que el poder se les termina a fin del año que viene con la renovación electoral. El 9 de octubre yo le anticipe en esta columna que
Cristina viene por todo. Ya lo había anunciado y ahora está cumpliendo con su palabra. Viene por todo lo que le ponga límites a su obsesión de convertirse en un mito viviente. Y no le importa si en ese camino se tiene que llevar puesta la libertad de expresión. Liquidar, desguazar, adecuación forzosa. En realidad, quieren rematar a Clarin. Re-matar, es decir, matarlo dos veces si esto es posible.
Cristina no soporta que canal 13, TN o esta radio o el diario La Nación o Perfil, o cientos de colegas hablen de inflación, recesión, inseguridad. Para la reina Cristina esas cosas no existen. Son sensaciones, inventos de los medios. Pero lo que mas la conmueve son las denuncias sobre Lázaro Báez, un testarrerro hecho y derecho, un hombre que se hizo ultramillonario gracias a la complicidad del matrimonio Kirchner y al que podríamos definir como un testaferro de estado. Eso es lo que pone como loca a Cristina.
La presidenta monta en cólera y entra en pánico cuando aparece Lázaro.
¿Que medidas van a tomar? ¿Actuarán con la gendarmería? ¿Desembarcará en estos estudios y Luis D’Elía conducirá D Elia sin filtro en lugar de Lanata? ¿Bloquearán los equipos electrónicos? El principal objetivo es generar pánico, apretar colegas, asustar a los periodistas para que nadie hable. Quieren una censura de prepo. Les espera un nuevo fracaso: la historia demostró que eso es imposible. Nadie puede contra los sueños de libertad de un pueblo. Y la esperanza, siempre, vence al miedo. Aunque Cristina quiera hacer sonar el Clarín y venga por todo.
Todos queremos a Radio Mitre, Nadie quiere una radio Buitre. Pero tampoco una radio pinguina.
Ni los usureros del norte ni los usureros del Sur. Periodismo por la verdad. Eso buscamos.
Hay que tener la guardia levantada todo el tiempo. No se sabe de qué lado puede venir el mamporro de Cristina contra la libertad de prensa. Los oyentes y nosotros debemos estar atentos y vigilantes. No sabemos hasta donde es capaz de llegar este gobierno en su fanatismo por silenciar a los periodistas que no se arrodillan. No sabemos si se atreverán a intervenir lisa y llanamente esta radio, pharmacy o TN o Canal 13. ¿ serían capaces de embestir incluso contra el diario Clarín pese a que es de papel y no tiene nada que ver con los medios audiovisuales? ¿ Esta dispuesta Cristina a convertirse en Hugo Chávez? ¿ Su ira ante la mínima de las críticas la puede empujar a cometer la torpeza de la censura mas autoritaria?
La verdad es que en los últimos días pasaron cosas extrañas, pills inexplicables y sospechosas. Los ataques son de todo tipo y sistemáticos desde hace tiempo contra los periodistas y los medios de comunicación. Eso no es novedad. Es un castigo cotidiano que por momento ya no se soporta por lo reiterado y porque viene desde la cima del poder. Es patoterismo de estado. Pero en los últimos tiempos avanzaron con situaciones concretas. El intento de adecuación por la fuerza y de prepo que proclamó Martín Sabbatella casi desde la clandestinidad porque ocultó sus informes incluso a sus propios camaradas del cristinismo. La presidenta dando datos de encuestas respecto del porcentaje de malas noticias de las radios en obvia referencia a Longobard y Lanata y a todos nuestros compañeros que lideran ampliamente las audiencias. Enseguida Longobardi fue golpeado por un mercenario o profesional que le robó el reloj en una zona como Barrio Parque donde no vuela una mosca sin que sea denunciada por las camaras de televisión o la seguridad privada o los custodios publicos que cuidan embajadas y casas de gente poderosa económicamente. Pero esto no fue todo. Lanata denunció anoche que una camioneta ranger roja siguió a Marcelo durante toda la mañana. Y que su coche fue chocado levemente dos veces como al descuido, ed casi como un intento de que Marcelo se bajara. Pero hay mas y es mucho mas grave. Estuvieron intentando geolocalizar su telefono un par de días antes. Y lo peor, su página web fue brutalmente jaqueada y puesta fuera de servicio. Mientras eso ocurría diputados ultra k presentaban un proyecto que permite cerrar páginas de internet que contengan comentarios discriminadores lo cual es un grosero intento de controlar los contenidos. Encima pasa cuando los trabajadorores de Campora TV el canal oficialista denuncian censura ideológica y persecusión gremial. Y como si esto fuera poco, ocurre en el mismo momento en que se hackea en internet a Radio Mitre y se intenta ingresar con un grupo de 30 personas a la planta transmisora y donde esta emisora tiene la antena.
Mas claro, hay que echarle agua. Los vuelve loco que Mitre tenga un liderazgo inédito en todos los horarios. Que rompa todos los records de audiencia y que saque una distancia inmensa de sus competidores. Se vuelven locos porque después de 11 años casi con la suma del poder público no han logrado hacer exitoso a ninguno de sus medios chupamedias que nadie ve,. escucha ni lee. Los enferma que los periodistas mas independientes, los que se aferran a la mirada crítica, tienen el respaldo de los auditores y el lectorado, como Eliseo Verón llamaba a los oyentes y lectores. Cuento todo esto porque los rumores que se encendieron en estas horas son nefatos para la libertad de prensa. Dicen que Cristina pegará un puñetazo horroroso y autoritario sobre la mesa. Que tiene muchas ganas de intervenir a esta radio, a TN, a canal 13 e incluso a Clarin. Que no encuentra caminos semi legales y que debe apelar a la manu militari para hacerlo. Que tiene que mantener vivo el relato épico para que su militancia no baje los brazos cuando se pague a los fondos buitres o cuando caigan en la cuenta que el poder se les termina a fin del año que viene con la renovación electoral. El 9 de octubre yo le anticipe en esta columna que
Cristina viene por todo. Ya lo había anunciado y ahora está cumpliendo con su palabra. Viene por todo lo que le ponga límites a su obsesión de convertirse en un mito viviente. Y no le importa si en ese camino se tiene que llevar puesta la libertad de expresión. Liquidar, desguazar, adecuación forzosa. En realidad, quieren rematar a Clarin. Re-matar, es decir, matarlo dos veces si esto es posible.
Cristina no soporta que canal 13, TN o esta radio o el diario La Nación o Perfil, o cientos de colegas hablen de inflación, recesión, inseguridad. Para la reina Cristina esas cosas no existen. Son sensaciones, inventos de los medios. Pero lo que mas la conmueve son las denuncias sobre Lázaro Báez, un testarrerro hecho y derecho, un hombre que se hizo ultramillonario gracias a la complicidad del matrimonio Kirchner y al que podríamos definir como un testaferro de estado. Eso es lo que pone como loca a Cristina.
La presidenta monta en cólera y entra en pánico cuando aparece Lázaro.
¿Que medidas van a tomar? ¿Actuarán con la gendarmería? ¿Desembarcará en estos estudios y Luis D’Elía conducirá D Elia sin filtro en lugar de Lanata? ¿Bloquearán los equipos electrónicos? El principal objetivo es generar pánico, apretar colegas, asustar a los periodistas para que nadie hable. Quieren una censura de prepo. Les espera un nuevo fracaso: la historia demostró que eso es imposible. Nadie puede contra los sueños de libertad de un pueblo. Y la esperanza, siempre, vence al miedo. Aunque Cristina quiera hacer sonar el Clarín y venga por todo.
Todos queremos a Radio Mitre, Nadie quiere una radio Buitre. Pero tampoco una radio pinguina.
Ni los usureros del norte ni los usureros del Sur. Periodismo por la verdad. Eso buscamos.
No quiero faltarle el respeto a Néstor Kirchner porque está muerto y no me puede contestar. No quiero ser ofensivo con su familia que ayer lo estuvo recordando a 4 años de su fallecimiento. Frente al dolor por la pérdida de un ser humano hay que ser muy prudente. Ya dije que no hay muerte buena. Y que yo no celebro la muerte de nadie.
Pero tampoco quiero dejar de cumplir con mi tarea que es buscar la verdad siempre desde la mirada crítica hacia todos los poderes. No creo que la desaparición física transforme en ángeles a las personas que en vida no lo fueron. Y en estos días, viagra sale fueron muchos los homenajes y las declaraciones que en su afán de transformar a Néstor en un mito, malversaron la realidad. Los muchachos de La Cámpora cantan que Néstor no se murió, que Néstor vive en el pueblo, la puta madre que lo parió. La ilusión y la metáfora son parte de la militancia. Es lícito para darse ánimo frente a la adversidad. Pero la realidad es que Néstor se murió hace 4 años. Entregó su vida por la patria, murió combatiendo, dijeron varios de sus defensores mas acérrimos. Néstor es Perón, llegó a decir Edgardo Depetri. Aqui hay varias falsificaciones de los hechos que conviene aclarar. Néstor se murió en la cama y producto de una sumatoria de cuestiones médicas que el no atendió. Sus rabietas envenenadas y sus constantes ataques no le dieron paz a su corazón y a su cerebro. Su estado se fue deteriorando y los médicos le advirtieron que debía modificar sus conductas obsesivas e hiperkinéticas. No hay nada de épico ni glorioso en eso de no cuidarse y forzar el cuerpo hasta el límite de lo razonable. Vamos a esperar que la historia y el tiempo vayan poniendo las cosas en su lugar. Yo tengo mi serias dudas de que Néstor viva en el corazón de los argentinos. No tengo registro de que su foto esté colgada en el dormitorio de los mas pobres de los pobres como si estuvieron los retratos de Perón y su caballo pinto y de Evita en esa suerte de estampita rubia con rodete. Tal vez me equivoque pero no lo veo a Néstor en los homenajes de abajo hacia arriba. Todo lo contrario, lo veo celebrado desde arriba, desde el aparato del estado. Por eso todo se bautiza Néstor Kirchner. Represas, calles, avenidas, plazas y hasta cuestiones mas insólitas. Pero todo tiene el empuje y el dinero que baja desde el gobierno.
Muchos dirigentes sobreactúan y exageran las condiciones de Néstor y ocultan sus fracasos para quedar bien con Cristina y ver si pueden mojar algun lugar en las listas o porque quieren salvar su propio pellejo político porque lo apoyaron con fanatismo hasta el último día.
No creo para nada en esa idea que algunos quieren instalar que dice que Cristina es mala pero Néstor era bueno. Creo que ambos formaron un sólido equipo para acumular dinero y poder con una bulimia pocas veces vista. Han sumado millones de dólares y cargos en todos los niveles del estado con una obsesión enfermiza.
Creo que en algun momento la sociedad realizará un balance mas equilibrado de las virtudes y los defectos de Néstor. Lejos del chupamedismo de los Gvirtz y lejos de la oposición ciega a todo lo que pasó en estos años. Ese equilibrio para mirar lo que pasó en esta década nos permitirá ser mas maduros como sociedad para diseñar la década que viene. Es cierto que Néstor tenía mayor habilidad que Cristina como caudillo de los punteros políticos. Es verdad que era astuto para mover las piezas de los intententes y gobernadores y disciplinarlos con látigo o billetera. Era alguien mucho mas pragmático en el manejo de los porotos electorales. Pero eso no lo convierte en estadista ni mucho menos. Cristina ha sido mucho mas dañina que Néstor en lo económico y en la multiplicación del autoritarismo. Su marido fue prolijo en las cuentas fiscales, en los superavit gemelos, nunca jugó con los dólares porque sabía que era jugar con fuego y al principio, con Roberto Lavagna fue cuidadoso de los niveles inflacionarios. Cristina demuestra que la economía se les fue de las manos. Que es un descontrol bañado con un relato presuntamente progresista pero que instaló los peores indicadores en mucho tiempo.
Cristina es peor que Néstor en la construcción política y en la economía. Pero eso no convierte a Néstor en un procer. Los niveles de autoritarismo con intenciones hegemónicas fueron paridos por Néstor y continuados por Cristina. La malversación estadística y las patoteadas de Guillermo Moreno, la edificación de la mayor matriz corrupta de que se tenga memoria en el estado tiene la firma de Néstor en sociedad con Cristina. No creo que Néstor haya sido un santo y Cristina un demonio. Creo que ese matrimonio presidencial tuvo algunos logros en revalorizar la militancia política, en las asignaciones por hijo, en la ley de matrimonio igualitario, en la potencia que se le dió al consumo popular pero que son igualmente responsables de haber instalador el odio y la división entre los argentinos. En el plano de los derechos humanos hay que decir la verdad aunque sea contradictoria. Ese Néstor que bajó el retrato del genocida Videla es el mismo que ignoró el tema de los derechos humanos durante la dictadura y muy avanzada la democracia, mientras fue intendente y gobernador. Hoy dicen las pintadas que Néstor es el viento que todo lo empuja o que el cambio es irreversible. Nublados por la renta que reciben como funcionarios y que muchos temen perder, algunos son capaces de decir que Después de Perón y Néstor viene Máximo. A tanto llega el fanatismo de pensar que alguien que no trabajó nunca ni administró un kiosco pueda manejar los destinos de la Nación. No quiero ser irrespetuoso pero las cosas hay que decirlas. Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio. Ni Kirchner fue Perón ni Cristina es Evita y mucho menos, Máximo será su heredero. Y sanseacabó.
No quiero faltarle el respeto a Néstor Kirchner porque está muerto y no me puede contestar. No quiero ser ofensivo con su familia que ayer lo estuvo recordando a 4 años de su fallecimiento. Frente al dolor por la pérdida de un ser humano hay que ser muy prudente. Ya dije que no hay muerte buena. Y que yo no celebro la muerte de nadie.
Pero tampoco quiero dejar de cumplir con mi tarea que es buscar la verdad siempre desde la mirada crítica hacia todos los poderes. No creo que la desaparición física transforme en ángeles a las personas que en vida no lo fueron. Y en estos días, viagra sale view fueron muchos los homenajes y las declaraciones que en su afán de transformar a Néstor en un mito, malversaron la realidad. Los muchachos de La Cámpora cantan que Néstor no se murió, que Néstor vive en el pueblo, la puta madre que lo parió. La ilusión y la metáfora son parte de la militancia. Es lícito para darse ánimo frente a la adversidad. Pero la realidad es que Néstor se murió hace 4 años. Entregó su vida por la patria, murió combatiendo, dijeron varios de sus defensores mas acérrimos. Néstor es Perón, llegó a decir Edgardo Depetri. Aqui hay varias falsificaciones de los hechos que conviene aclarar. Néstor se murió en la cama y producto de una sumatoria de cuestiones médicas que el no atendió. Sus rabietas envenenadas y sus constantes ataques no le dieron paz a su corazón y a su cerebro. Su estado se fue deteriorando y los médicos le advirtieron que debía modificar sus conductas obsesivas e hiperkinéticas. No hay nada de épico ni glorioso en eso de no cuidarse y forzar el cuerpo hasta el límite de lo razonable. Vamos a esperar que la historia y el tiempo vayan poniendo las cosas en su lugar. Yo tengo mi serias dudas de que Néstor viva en el corazón de los argentinos. No tengo registro de que su foto esté colgada en el dormitorio de los mas pobres de los pobres como si estuvieron los retratos de Perón y su caballo pinto y de Evita en esa suerte de estampita rubia con rodete. Tal vez me equivoque pero no lo veo a Néstor en los homenajes de abajo hacia arriba. Todo lo contrario, lo veo celebrado desde arriba, desde el aparato del estado. Por eso todo se bautiza Néstor Kirchner. Represas, calles, avenidas, plazas y hasta cuestiones mas insólitas. Pero todo tiene el empuje y el dinero que baja desde el gobierno.
Muchos dirigentes sobreactúan y exageran las condiciones de Néstor y ocultan sus fracasos para quedar bien con Cristina y ver si pueden mojar algun lugar en las listas o porque quieren salvar su propio pellejo político porque lo apoyaron con fanatismo hasta el último día.
No creo para nada en esa idea que algunos quieren instalar que dice que Cristina es mala pero Néstor era bueno. Creo que ambos formaron un sólido equipo para acumular dinero y poder con una bulimia pocas veces vista. Han sumado millones de dólares y cargos en todos los niveles del estado con una obsesión enfermiza.
Creo que en algun momento la sociedad realizará un balance mas equilibrado de las virtudes y los defectos de Néstor. Lejos del chupamedismo de los Gvirtz y lejos de la oposición ciega a todo lo que pasó en estos años. Ese equilibrio para mirar lo que pasó en esta década nos permitirá ser mas maduros como sociedad para diseñar la década que viene. Es cierto que Néstor tenía mayor habilidad que Cristina como caudillo de los punteros políticos. Es verdad que era astuto para mover las piezas de los intententes y gobernadores y disciplinarlos con látigo o billetera. Era alguien mucho mas pragmático en el manejo de los porotos electorales. Pero eso no lo convierte en estadista ni mucho menos. Cristina ha sido mucho mas dañina que Néstor en lo económico y en la multiplicación del autoritarismo. Su marido fue prolijo en las cuentas fiscales, en los superavit gemelos, nunca jugó con los dólares porque sabía que era jugar con fuego y al principio, con Roberto Lavagna fue cuidadoso de los niveles inflacionarios. Cristina demuestra que la economía se les fue de las manos. Que es un descontrol bañado con un relato presuntamente progresista pero que instaló los peores indicadores en mucho tiempo.
Cristina es peor que Néstor en la construcción política y en la economía. Pero eso no convierte a Néstor en un procer. Los niveles de autoritarismo con intenciones hegemónicas fueron paridos por Néstor y continuados por Cristina. La malversación estadística y las patoteadas de Guillermo Moreno, la edificación de la mayor matriz corrupta de que se tenga memoria en el estado tiene la firma de Néstor en sociedad con Cristina. No creo que Néstor haya sido un santo y Cristina un demonio. Creo que ese matrimonio presidencial tuvo algunos logros en revalorizar la militancia política, en las asignaciones por hijo, en la ley de matrimonio igualitario, en la potencia que se le dió al consumo popular pero que son igualmente responsables de haber instalador el odio y la división entre los argentinos. En el plano de los derechos humanos hay que decir la verdad aunque sea contradictoria. Ese Néstor que bajó el retrato del genocida Videla es el mismo que ignoró el tema de los derechos humanos durante la dictadura y muy avanzada la democracia, mientras fue intendente y gobernador. Hoy dicen las pintadas que Néstor es el viento que todo lo empuja o que el cambio es irreversible. Nublados por la renta que reciben como funcionarios y que muchos temen perder, algunos son capaces de decir que Después de Perón y Néstor viene Máximo. A tanto llega el fanatismo de pensar que alguien que no trabajó nunca ni administró un kiosco pueda manejar los destinos de la Nación. No quiero ser irrespetuoso pero las cosas hay que decirlas. Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio. Ni Kirchner fue Perón ni Cristina es Evita y mucho menos, Máximo será su heredero. Y sanseacabó.
Por momentos, cure parece que los argentinos estamos viviendo una película de terror. La inseguridad, for sale el crimen, los delincuentes, los tiros, los muertos, son escenas de todos los días. Y mientras tanto este gobierno parece que está mirando otro canal. Sintonizan Paka Paka, el mundo ideal de los Kirchner. Nadie escuchó a la presidenta expresar su preocupación por los hechos graves que vienen ocurriendo. Todo lo contrario. Dice que la inseguridad tiene mucho marketing y de un volantazo pasa, como dice el doctor Daniel Sabsay, de una postura casi abolicionista y zafaroneana a un código que tiene aspectos mas propios de Jean Marie Le Pen, la ultra derecha xenofoba francesa. ¿Cual es la verdadera Cristina? ¿La que casi no mencionó en 11 años la palabra inseguridad? ¿La que avaló que uno de sus ministros hablara de sensación de inseguridad y no se le cayera la cara de verguenza? ¿O la que ahora pide expulsar a todos los extranjeros que delincan y la que dice que la justicia es una puerta giratoria? Lo primero es inconstitucional porque no hay igualdad ante la ley. Y lo segundo es un lema que en su momento instaló Bernardo Neustadt y luego multiplicó Juan Carlos Blumberg. ¿Que tiene que ver Zaffaroni con Blumberg? ¿Cual es la desesperación que lleva a la presidenta a plantear salidas tan espasmódicas y contradictorias? Todo lo que pasó alrededor del fiscal Carlos Stornelli y con el ataque y robo a Marcelo Longobardi tienen algunos denominadores comunes con lo que me pasó a mi hace casi un año en pleno centro de la Capital. Vale la pena poner bajo la lupa estos datos. Autos apoyando a motos en operativos delictivos. Gran logística de comunicaciones. Al parecer todos pertenecen a unos grupos de ciudadanos colombianos que prestan servicios al mejor postor. Son muchachos pesados, mano de obra calificada para robar, amenazar o matar si es necesario que son contratados por distintos sectores. Puede ser un narco millonario o un patotero de la política que manda a otro a asustar a un periodista. Eso no se sabe todavía. No esta claro quienes son los responsables intelectuales de estas situaciones violentas.
El secretario de Seguridad, Sergio Berni, uno de los pocos funcionarios de este gobierno que trabaja día y noche, se puso a la vanguardia de la lucha contra los malandras nacidos en otros países. Tiene una obsesión con eso. Tanto que sus palabras están cargadas de pólvora y xenofobia. Ayer dijo que este país “está infectado de delincuentes extranjeros que vienen a delinquir”. Y lo atribuyó a la “laxitud de la justicia”. Eso es cierto en parte. La verdad completa que Berni no puede decir es que la laxitud, la irresponsabilidad, la ineficiencia y la mala praxis no es solo de la justicia. Involucra a todos los organismos del estado. Se podría decir, siguiendo su estilo, que “este país está infectado de funcionario inútiles” que no saben como combatir al delito complejo de las mafias narcos. La justicia, las fuerzas de seguridad, los de migraciones, los que cuidan las fronteras, el sistema carcelario, todos, absolutamente todos, dejan mucho que desear y no están a la altura del desafío brutal que tienen. Hacen agua por todos lados. Los pistoleros entran y salen del país como se les canta. Si de casualidad son detenidos, salen en libertad al día siguiente, no tienen documentos, tienen armas largas y antecedentes y sin embargo se sienten dueños de la calle. Son los patrones del mal de los argentinos. Y los gobiernos son los principales responsables de que esto ocurra y los que tienen que ponerse a la cabeza de la lucha contra el delito y a favor de una sociedad pacífica y honrada que se gana la vida con el sudor de su frente. Encima por cuestiones ideológicas, los Kirchner, sembraron la comunidad de mensajes nefastos. Por hacerse los progre defendieron mas a los victimarios que a las víctimas. Por no estigmatizar a los ladrones terminan estigmatizando a los trabajadores honrados. Es increíble y horroroso lo que este gobierno hizo para que crezca la inseguridad y para que cada día los delitos sean mas feroces y sanguinarios, atravesados por la droga. Por los que consumen y por los que trafican. El Hamlet de Shekespeare decía que “algo huele a podrido en Dinamarca”. Es verdad, que algo huele a podrido. Pero también en Argentina.
Por momentos, medical parece que los argentinos estamos viviendo una película de terror. La inseguridad, viagra sale el crimen, sickness los delincuentes, los tiros, los muertos, son escenas de todos los días. Y mientras tanto este gobierno parece que está mirando otro canal. Sintonizan Paka Paka, el mundo ideal de los Kirchner. Nadie escuchó a la presidenta expresar su preocupación por los hechos graves que vienen ocurriendo. Todo lo contrario. Dice que la inseguridad tiene mucho marketing y de un volantazo pasa, como dice el doctor Daniel Sabsay, de una postura casi abolicionista y zafaroneana a un código que tiene aspectos mas propios de Jean Marie Le Pen, la ultra derecha xenofoba francesa. ¿Cual es la verdadera Cristina? ¿La que casi no mencionó en 11 años la palabra inseguridad? ¿La que avaló que uno de sus ministros hablara de sensación de inseguridad y no se le cayera la cara de verguenza? ¿O la que ahora pide expulsar a todos los extranjeros que delincan y la que dice que la justicia es una puerta giratoria? Lo primero es inconstitucional porque no hay igualdad ante la ley. Y lo segundo es un lema que en su momento instaló Bernardo Neustadt y luego multiplicó Juan Carlos Blumberg. ¿Que tiene que ver Zaffaroni con Blumberg? ¿Cual es la desesperación que lleva a la presidenta a plantear salidas tan espasmódicas y contradictorias? Todo lo que pasó alrededor del fiscal Carlos Stornelli y con el ataque y robo a Marcelo Longobardi tienen algunos denominadores comunes con lo que me pasó a mi hace casi un año en pleno centro de la Capital. Vale la pena poner bajo la lupa estos datos. Autos apoyando a motos en operativos delictivos. Gran logística de comunicaciones. Al parecer todos pertenecen a unos grupos de ciudadanos colombianos que prestan servicios al mejor postor. Son muchachos pesados, mano de obra calificada para robar, amenazar o matar si es necesario que son contratados por distintos sectores. Puede ser un narco millonario o un patotero de la política que manda a otro a asustar a un periodista. Eso no se sabe todavía. No esta claro quienes son los responsables intelectuales de estas situaciones violentas.
El secretario de Seguridad, Sergio Berni, uno de los pocos funcionarios de este gobierno que trabaja día y noche, se puso a la vanguardia de la lucha contra los malandras nacidos en otros países. Tiene una obsesión con eso. Tanto que sus palabras están cargadas de pólvora y xenofobia. Ayer dijo que este país “está infectado de delincuentes extranjeros que vienen a delinquir”. Y lo atribuyó a la “laxitud de la justicia”. Eso es cierto en parte. La verdad completa que Berni no puede decir es que la laxitud, la irresponsabilidad, la ineficiencia y la mala praxis no es solo de la justicia. Involucra a todos los organismos del estado. Se podría decir, siguiendo su estilo, que “este país está infectado de funcionario inútiles” que no saben como combatir al delito complejo de las mafias narcos. La justicia, las fuerzas de seguridad, los de migraciones, los que cuidan las fronteras, el sistema carcelario, todos, absolutamente todos, dejan mucho que desear y no están a la altura del desafío brutal que tienen. Hacen agua por todos lados. Los pistoleros entran y salen del país como se les canta. Si de casualidad son detenidos, salen en libertad al día siguiente, no tienen documentos, tienen armas largas y antecedentes y sin embargo se sienten dueños de la calle. Son los patrones del mal de los argentinos. Y los gobiernos son los principales responsables de que esto ocurra y los que tienen que ponerse a la cabeza de la lucha contra el delito y a favor de una sociedad pacífica y honrada que se gana la vida con el sudor de su frente. Encima por cuestiones ideológicas, los Kirchner, sembraron la comunidad de mensajes nefastos. Por hacerse los progre defendieron mas a los victimarios que a las víctimas. Por no estigmatizar a los ladrones terminan estigmatizando a los trabajadores honrados. Es increíble y horroroso lo que este gobierno hizo para que crezca la inseguridad y para que cada día los delitos sean mas feroces y sanguinarios, atravesados por la droga. Por los que consumen y por los que trafican. El Hamlet de Shekespeare decía que “algo huele a podrido en Dinamarca”. Es verdad, que algo huele a podrido. Pero también en Argentina.
En un rato, search Serrat vendrá a tomar un café con nosotros, rx aqui, check en radio Mitre.
Para mi generación, para los que tenemos algo más o algo menos que 55 años, Joan Manuel Serrat fue una suerte de hermano que nos fue abriendo los ojos al amor y al combate. Fue como ese amigo que sabe más que nosotros y vá unos pasos adelante anunciando los peligros y los milagros que se vienen. Fue como un susurro al oído de aquella piba del colegio primario que apoyaba su cuerpito en el mío por primera vez mientras le cantaba que su nombre me sabe a hierba. De la que nace en el valle, por supuesto. Recuerdo eso y todavía me tiemblan las piernas por las primeras emociones eróticas, los ojitos pícaros seduciendo nuestra inocencia y convencidos de que se equivocó la paloma, se equivocaba. Por ir al norte fue al sur.Todo eso nacía de la fantasía del primer wincofon que tuve en mi vida y del primer long play que, por supuesto, era de Serrat. Después fuimos creciendo a la militancia y a la política y Joan Manuel se convirtió en nuestro norte sin paloma confundida. En la encarnación de la resistencia cultural, en el cantor popular que mucho mas adelante nos iba a recordar que el Sur también existe de la mano de Mario Benedetti, que en la paz de su Montevideo descanse. Serrat se fue transformando en una bandera que nos dio letra para todo. Nos ayudó a parir como generación, nos ayudó a levantarnos minas que, como dice el Negro Dolina, es la máxima utopía. Nos ayudó a levantarnos utopías que, podríamos decir, es la máxima mina. El Nano se convirtió en sinónimo de libertad y por ella sangró, luchó y pervivió. Por aquí enarbolábamos pancartas por las calles que hablaban de la patria liberada y de la sangre derramaba. Y por allá sus canciones eran mitines donde la vida y la democracia le peleaban cuerpo a cuerpo a la noche de Francisco Franco y su tragedia.
Eran tiempos en que a Serrat lo prohibían acá y allá. Y sin embargo no podían. Eran tiempos de amar a España, de sentir orgullo por Rafael Alberti y por García Lorca, de tomar partido en la guerra civil española aunque ya era un poco tarde. Eran tiempos de saber de memoria todas las canciones de Serrat y de gastarlas en los fogones playeros de Valeria del Mar o en las peñas del comedor universitario de Córdoba donde la política era una canción como si por esos días los pueblos fueran libres, como quería León Felipe. Después vino la muerte por miles a esta tierra y Serrat se convirtió en una contraseña. Era tanto el silencio y el miedo a que te secuestraran que hasta escuchar a Serrat era todo un desafío. Y si algún conductor de radio se atrevía y lo pasaba o si algún compañero de trabajo se atrevía y lo escuchaba sabíamos que había algo secreto que nos unía frente a la locura asesina. Era una contraseña y una trinchera. Era una luz en las tinieblas. Por eso Serrat se quedó a vivir entre nosotros aunque se volviera físicamente a España. Se convirtió como el mismo dice en la banda sonora de los mejores momentos de nuestras vidas. Hoy mucha gente repite que nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio. O caminante no hay camino, se hace camino al andar. O ese con quien sueña su hija, ese ladrón que os desvalija.., Y es como si se repitiera un padre nuestro. Gardel será uruguayo pero es argentino. Serrat será español pero es argentino. Dime Serrat con quien andas y te diré quién eres. Andas reinvindicando diversidades y bellezas con los sueños de Miguel Hernández y Antonio Machado al hombro. Utilizas la risa y la verdad de barricada con Daniel Rabinovich aunque extrañes aquellos asados con tus negros amigotes que no están pero que nos siguen dibujando desde el cielo: Caloi y Fontanarrosa.
Gracias por todo Joan Manuel, no solo por el honor de tu visita. Me gustaría regalarte la vuelta olímpica del Barsa y el talento de Messi para que ningún niño se deje ya de joder con la pelota. O una España donde nunca más corra la sangre por las calles y ya nadie utilice el tiro en la nuca con los que piensan distinto. O el secreto de tu seducción que todavía hace mojar bombachitas. Y finalmente me gustaría condenarte a regresar un rato y cuando quieras a tu barrio de Poble Sec a preguntarle a Angeles, tu vieja, cual era su patria. Para que ella te conteste, profunda y duradera, yo soy de donde comen mis hijos. Gracias por todo Joan Manuel, no solo por tu visita a este programa. Gracias por ser nuestro hermano y por estar siempre cuando te necesitamos.
En un rato, medicine Serrat vendrá a tomar un café con nosotros, seek aqui, en radio Mitre.
Para mi generación, para los que tenemos algo más o algo menos que 55 años, Joan Manuel Serrat fue una suerte de hermano que nos fue abriendo los ojos al amor y al combate. Fue como ese amigo que sabe más que nosotros y vá unos pasos adelante anunciando los peligros y los milagros que se vienen. Fue como un susurro al oído de aquella piba del colegio primario que apoyaba su cuerpito en el mío por primera vez mientras le cantaba que su nombre me sabe a hierba. De la que nace en el valle, por supuesto. Recuerdo eso y todavía me tiemblan las piernas por las primeras emociones eróticas, los ojitos pícaros seduciendo nuestra inocencia y convencidos de que se equivocó la paloma, se equivocaba. Por ir al norte fue al sur.Todo eso nacía de la fantasía del primer wincofon que tuve en mi vida y del primer long play que, por supuesto, era de Serrat. Después fuimos creciendo a la militancia y a la política y Joan Manuel se convirtió en nuestro norte sin paloma confundida. En la encarnación de la resistencia cultural, en el cantor popular que mucho mas adelante nos iba a recordar que el Sur también existe de la mano de Mario Benedetti, que en la paz de su Montevideo descanse. Serrat se fue transformando en una bandera que nos dio letra para todo. Nos ayudó a parir como generación, nos ayudó a levantarnos minas que, como dice el Negro Dolina, es la máxima utopía. Nos ayudó a levantarnos utopías que, podríamos decir, es la máxima mina. El Nano se convirtió en sinónimo de libertad y por ella sangró, luchó y pervivió. Por aquí enarbolábamos pancartas por las calles que hablaban de la patria liberada y de la sangre derramaba. Y por allá sus canciones eran mitines donde la vida y la democracia le peleaban cuerpo a cuerpo a la noche de Francisco Franco y su tragedia.
Eran tiempos en que a Serrat lo prohibían acá y allá. Y sin embargo no podían. Eran tiempos de amar a España, de sentir orgullo por Rafael Alberti y por García Lorca, de tomar partido en la guerra civil española aunque ya era un poco tarde. Eran tiempos de saber de memoria todas las canciones de Serrat y de gastarlas en los fogones playeros de Valeria del Mar o en las peñas del comedor universitario de Córdoba donde la política era una canción como si por esos días los pueblos fueran libres, como quería León Felipe. Después vino la muerte por miles a esta tierra y Serrat se convirtió en una contraseña. Era tanto el silencio y el miedo a que te secuestraran que hasta escuchar a Serrat era todo un desafío. Y si algún conductor de radio se atrevía y lo pasaba o si algún compañero de trabajo se atrevía y lo escuchaba sabíamos que había algo secreto que nos unía frente a la locura asesina. Era una contraseña y una trinchera. Era una luz en las tinieblas. Por eso Serrat se quedó a vivir entre nosotros aunque se volviera físicamente a España. Se convirtió como el mismo dice en la banda sonora de los mejores momentos de nuestras vidas. Hoy mucha gente repite que nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio. O caminante no hay camino, se hace camino al andar. O ese con quien sueña su hija, ese ladrón que os desvalija.., Y es como si se repitiera un padre nuestro. Gardel será uruguayo pero es argentino. Serrat será español pero es argentino. Dime Serrat con quien andas y te diré quién eres. Andas reinvindicando diversidades y bellezas con los sueños de Miguel Hernández y Antonio Machado al hombro. Utilizas la risa y la verdad de barricada con Daniel Rabinovich aunque extrañes aquellos asados con tus negros amigotes que no están pero que nos siguen dibujando desde el cielo: Caloi y Fontanarrosa.
Gracias por todo Joan Manuel, no solo por el honor de tu visita. Me gustaría regalarte la vuelta olímpica del Barsa y el talento de Messi para que ningún niño se deje ya de joder con la pelota. O una España donde nunca más corra la sangre por las calles y ya nadie utilice el tiro en la nuca con los que piensan distinto. O el secreto de tu seducción que todavía hace mojar bombachitas. Y finalmente me gustaría condenarte a regresar un rato y cuando quieras a tu barrio de Poble Sec a preguntarle a Angeles, tu vieja, cual era su patria. Para que ella te conteste, profunda y duradera, yo soy de donde comen mis hijos. Gracias por todo Joan Manuel, no solo por tu visita a este programa. Gracias por ser nuestro hermano y por estar siempre cuando te necesitamos.
El general Juan Carlos Onganía, case fue un dictador patricio que liquidó la libertad y que reprimía cualquier manifestación que ofendiera su pacatería ultramontana. Aunque suene insólito, cialis sale la policía de su época metía presos a los rockeros nacientes porque “tenían el pelo demasiado largo” o a las chicas porque tenían la pollera demasiado corta. Eran tiempos en que la marcha de la bronca de Miguel Cantilo decía que “es mejor tener el pelo libre que la libertad con fijador”. Los que padecían semejante oscurantismo eran grupos que marcarían la cultura de mi generación como Los Gatos, Manal y Almendra. Corría el año 69 cuando el pueblo dijo basta con el Cordobazo a la vanguardia y eso hirió de muerte a aquel tirano uniformado de bigotes anchos y mente estrecha. A fines de Noviembre la RCA se animó y le hizo grabar el primer álbum a los muchachos del Bajo Belgrano que formaban con Rodolfo García, Edelmiro Molinari, Emilio Del Guercio y el flaco Luis Alberto Spinetta. Se cumplen 45 años de aquel acontecimiento maravilloso. Era un long play de vinilo con perdón de la doble antiguedad. Eran joyas de la identidad forjadas por los muchachos de Spinetta al que la revista Pinap llamaba “nuestro Lennon”. Era música original, salida de las entrañas de lo urbano, empapada de Astor Piazzolla y Los Beatles.
Con la letra del flaco nuestro que está en los cielos y que en poesía descanse, nos hicimos adictos a la belleza y al contenido. Yo era un chico de la música comercial de Palito, el Club del Clan y los demás hasta que un compañero del secundario me dijo:”escucha esto, boludo. Avivate”. Era aquel disco entrañable de Almendra con la lágrima en la tapa y que hoy cumple 45 años. Esa lágrima por la pérdida y esa sonrisa por la rebeldía es un emblema de lo que sentimos hoy.
Por esa puerta de Almendra entré a la música progresiva, descubrí al resto de los grupos. No sabía que estaba asistiendo a un parto de la historia porque estaba naciendo el rock nacional.
El Flaco, flaquito, muchacho ojos de papel, quédate hasta el alba. Me aprendí de memoria aquellas canciones. Me hicieron más culto, más feliz, me dieron mejores herramientas para levantar minas y barricadas en la universidad de los 70. Me lucía recitando a Neruda o a Tejada pero también citando el teatro de la crueldad de Antonin Artaud o el simbolismo de Rimbaud. Jugaba al seductor cantando pícaro y pornográfico, susurrando al oído a las muchachas que me gusta ese tajo que tienes allí y realmente me gustaba. Descubrimos un mundo de belleza, un yacimiento de estética y de ética.
Porque seguramente ese es tu legado: se puede ser Gardel sin participar del show frívolo de la figuración y el caretaje. A lo mejor un poco menos notorio pero mucho mas notable. Creciste con nosotros pero nunca quisiste sentar cabeza. Ni transar. Obsesivo hasta el martirio, mortificado por todos los dolores. Siempre el perfil bajo, siempre lejos de las luces de la de la falsedad.
Hoy repito mi rezo laico: Flaco, flaquito, te vamos a extrañar. Odio ese cigarrillo que te asesinó. Ese océano de tabaco en donde te ahogaste igual que Sandro. Yo se que a esta hora Ana no duerme preocupada por Fermín. Que Foucault no tiene quien le escriba. Confieso que en Pescado Rabioso te me fuiste haciendo Invisible. Empecé a perderte por culpa de mis dogmas blindados. Pero te recuperé cuando Charly rezó por vos. Siempre jugando el Superclásico de las antinomias argentinas. ¿Charly o Spinetta? Los dos, carajo. Creo que hubo una despedida en un estadio y no nos dimos cuenta. En la cancha de Velez tocaste hasta que te sangraban los dedos. Ese recital interminable hasta el amanecer en comunidad. Estabas alegre, incansable, rodeado de la multitud y de tus amigos. No se terminaba nunca. No te mueras nunca, te gritaban los muchachos.
Flaco, flaquito, te extrañamos a 45 años de aquel nacimiento de vinilo y sueños. Fuiste la conciencia crítica del rock. Una suerte de guía espiritual por los caminos de la honradez. La última vez te vi poniendo el cuerpo solidario como siempre. Con los padres y las madres y los hermanos de los que murieron en la tragedia del colegio Ecos. Empujando siempre. Poniendo tu nombre para convocar mas y mejor.
Se quedaron con nosotros para consolarnos Litto Nebbia y Moris. Te juntaste para una gran zapada con Pappo y Tanguito. No nos queda otra que cantar en voz baja, que recordarte con una plegaria, como si fueras un niño dormido que quizás tenga flores en su ombligo.
Flaco flaquito, de Almendra quizás te sientas gorrión esta vez, o tus dedos se vuelvan pan, barcos de papel sin altamar. Flaco flaquito, que nadie te despierte, que te dejen seguir soñando en libertad.
El general Juan Carlos Onganía, pills fue un dictador patricio que liquidó la libertad y que reprimía cualquier manifestación que ofendiera su pacatería ultramontana. Aunque suene insólito, malady la policía de su época metía presos a los rockeros nacientes porque “tenían el pelo demasiado largo” o a las chicas porque tenían la pollera demasiado corta. Eran tiempos en que la marcha de la bronca de Miguel Cantilo decía que “es mejor tener el pelo libre que la libertad con fijador”. Los que padecían semejante oscurantismo eran grupos que marcarían la cultura de mi generación como Los Gatos, Manal y Almendra. Corría el año 69 cuando el pueblo dijo basta con el Cordobazo a la vanguardia y eso hirió de muerte a aquel tirano uniformado de bigotes anchos y mente estrecha. A fines de Noviembre la RCA se animó y le hizo grabar el primer álbum a los muchachos del Bajo Belgrano que formaban con Rodolfo García, Edelmiro Molinari, Emilio Del Guercio y el flaco Luis Alberto Spinetta. Se cumplen 45 años de aquel acontecimiento maravilloso. Era un long play de vinilo con perdón de la doble antiguedad. Eran joyas de la identidad forjadas por los muchachos de Spinetta al que la revista Pinap llamaba “nuestro Lennon”. Era música original, salida de las entrañas de lo urbano, empapada de Astor Piazzolla y Los Beatles.
Con la letra del flaco nuestro que está en los cielos y que en poesía descanse, nos hicimos adictos a la belleza y al contenido. Yo era un chico de la música comercial de Palito, el Club del Clan y los demás hasta que un compañero del secundario me dijo:”escucha esto, boludo. Avivate”. Era aquel disco entrañable de Almendra con la lágrima en la tapa y que hoy cumple 45 años. Esa lágrima por la pérdida y esa sonrisa por la rebeldía es un emblema de lo que sentimos hoy.
Por esa puerta de Almendra entré a la música progresiva, descubrí al resto de los grupos. No sabía que estaba asistiendo a un parto de la historia porque estaba naciendo el rock nacional.
El Flaco, flaquito, muchacho ojos de papel, quédate hasta el alba. Me aprendí de memoria aquellas canciones. Me hicieron más culto, más feliz, me dieron mejores herramientas para levantar minas y barricadas en la universidad de los 70. Me lucía recitando a Neruda o a Tejada pero también citando el teatro de la crueldad de Antonin Artaud o el simbolismo de Rimbaud. Jugaba al seductor cantando pícaro y pornográfico, susurrando al oído a las muchachas que me gusta ese tajo que tienes allí y realmente me gustaba. Descubrimos un mundo de belleza, un yacimiento de estética y de ética.
Porque seguramente ese es tu legado: se puede ser Gardel sin participar del show frívolo de la figuración y el caretaje. A lo mejor un poco menos notorio pero mucho mas notable. Creciste con nosotros pero nunca quisiste sentar cabeza. Ni transar. Obsesivo hasta el martirio, mortificado por todos los dolores. Siempre el perfil bajo, siempre lejos de las luces de la de la falsedad.
Hoy repito mi rezo laico: Flaco, flaquito, te vamos a extrañar. Odio ese cigarrillo que te asesinó. Ese océano de tabaco en donde te ahogaste igual que Sandro. Yo se que a esta hora Ana no duerme preocupada por Fermín. Que Foucault no tiene quien le escriba. Confieso que en Pescado Rabioso te me fuiste haciendo Invisible. Empecé a perderte por culpa de mis dogmas blindados. Pero te recuperé cuando Charly rezó por vos. Siempre jugando el Superclásico de las antinomias argentinas. ¿Charly o Spinetta? Los dos, carajo. Creo que hubo una despedida en un estadio y no nos dimos cuenta. En la cancha de Velez tocaste hasta que te sangraban los dedos. Ese recital interminable hasta el amanecer en comunidad. Estabas alegre, incansable, rodeado de la multitud y de tus amigos. No se terminaba nunca. No te mueras nunca, te gritaban los muchachos.
Flaco, flaquito, te extrañamos a 45 años de aquel nacimiento de vinilo y sueños. Fuiste la conciencia crítica del rock. Una suerte de guía espiritual por los caminos de la honradez. La última vez te vi poniendo el cuerpo solidario como siempre. Con los padres y las madres y los hermanos de los que murieron en la tragedia del colegio Ecos. Empujando siempre. Poniendo tu nombre para convocar mas y mejor.
Se quedaron con nosotros para consolarnos Litto Nebbia y Moris. Te juntaste para una gran zapada con Pappo y Tanguito. No nos queda otra que cantar en voz baja, que recordarte con una plegaria, como si fueras un niño dormido que quizás tenga flores en su ombligo.
Flaco flaquito, de Almendra quizás te sientas gorrión esta vez, o tus dedos se vuelvan pan, barcos de papel sin altamar. Flaco flaquito, que nadie te despierte, que te dejen seguir soñando en libertad.
¿Se dió cuenta señor oyente de las diferencias que hay entre Cristina Fernández de Kirchner y el Pepe Mujica o Tabaré Vazquez? Yo se que las comparaciones son odiosas pero es inevitable que uno se fije en el vecino. La curiosidad es mas fuerte. Somos tan iguales y tan distintos con los uruguayos que es difícil explicar porque me produce una sana envidia la democracia que ellos supieron construir. Yo se que los gobernantes no caen del cielo. Que, sales en general, drugstore son a imagen y semejanza de sus pueblos. Que no hay sociedades angelicales con presidentes diabólicos. Pero lo veo a Tabaré y no dejo de preguntarme que hicimos los argentinos para merecernos lo que tenemos.
Tabaré Vazquez es alguien que dice lo que siente y que vive como piensa. Ganó casi con el 54% de los votos, con la mayor diferencia de la historia. Logró amplias mayorías parlamentarias. Sin embargo, cuando se subió a la tribuna no dijo vamos por todo. Al reves, llamó a todos los uruguayos a mejorar todo lo bueno que han hecho. Dijo que su gobierno no era el final ni el comienzo de nada. ¿Se da cuenta de la diferencia conceptual con Cristina? Tabaré no cree que el estado es de su propiedad. Ya fue el primer presidente de izquierda en Uruguay y se fue a su casa con el 80% de imagen positiva. No quiso reformar la Constitución para buscar la reelección. No intentó convencer a su esposa, María Auxiliadora para que fuera como candidata. El funcionamiento del Frente Amplio es un ejemplo para el kirchnerismo pero también para la oposición. Desde el nombre, el oficialismo oriental habla de apertura, de algo amplio. El Frente para la Victoria es el rótulo de un conglomerado que busca el poder y el triunfo. Uno es amplio y el otro es para la victoria. Tabaré, es un socialdemócrata de libro, el líder del ala mas conservadora de su movimiento. Y le entregó la banda presidencial al Pepe Mujica, el jefe de la franja mas radicalizada, de los que en su juventud fueron guerrilleros de Tupamaros. Pero todos conviven, todos dialogan y nadie se siente el dueño de la verdad ni agrede a su rival interno ni externo. Vamos a decirlo de una vez: Uruguay mejoró todos los indicadores económicos: bajó la pobreza y aumentó el consumo, el empleo y el Producto Bruto. Pero Uruguay no tiene el veneno inflacionario, no tiene cepo, no tiene autoritarismo, no tiene corrupción y, sobre todo, no tiene una sociedad fracturada por el odio.
Tabaré Vazquez y el Pepe parecen la contracara de Cristina y Néstor. Pocas veces las relaciones entre ambos países hermanos fueron tan tirantes como durante sus presidencias. Tabaré por el conflicto de las pasteras y los cortes en Gualeguaychú llegó a votar en contra de Néstor en el Mercosur y hasta confesó que le dijo a George Bush que temía un conflicto bélico con Argentina. Asi de fanático veía Tabaré a Néstor. Y lo de Pepe quedó en la historia de los papelones. No se dió cuenta que tenía el micrófono abierto y se despachó con sinceridad, Miujica dijo: “Esta vieja es mas terca y peor que el tuerto”. Nadie habla asi de las personas que quiere. No lo dijo un golpista argentino. Lo dijo el presidente mas austero y de pasado mas revolucionario de Uruguay.
Tabaré es lo opuesto a su par Argentina. Es prudente, afable, tranquilo, sabe escuchar. Todo el tiempo parece que los únicos enemigos a muerte que Tabaré tiene son el cáncer y el tabaquismo. Es un médico prestigioso y querido en las barriadas populares donde se dedicó a ayudar a los que mas tienen desde su consultorio. Es franciscano en sus hábitos y humilde. No tiene una cadena de hoteles difícil de explicar ni un patrimonio multimillonario. Se hizo de abajo. Del barrio de La Teja, donde primero fundó un club muy chiquito llamado El Arbolito. Pero después fue al bosque. Consiguió una hazaña como dirigente del fútbol. Desde la presidencia del club El Progreso logró que el equipo saliera por primera vez campeón en 1989, y se hiciera un lugarcito en la historia entre dos colosos del tamaño de Nacional y Peñarol. Con el tiempo pasaría algo parecido en la política. El Frente Amplio ganó con Tabaré la intendencia de Montevideo y por primera vez dejó afuera del torneo a los partidos Colorado y Blanco.
No digo que el Uruguay es perfecto. Ellos mismos reconocen que tienen problemas con la educación y también con la inseguridad. Que el tema de la marihuana y los refugiados les genera una tensión y un debate con chisporroteos. Pero no ocultan sus problemas. No le echan la culpa a nadie de las dificultades. Piensan en el país de sus hijos y no en sus cuentas bancarias ni en vivir eternamente aferrados al poder y los cargos.
Tabaré es un exitoso medico oncólogo socialista. A los 74 años, con tres hijos biológicos y uno adoptado, puede decir que logró concretar todos sus sueños. Hijo de un dirigente sindical petrolero encarcelado por la dictadura, le costó terminar sus estudios porque tuvo que trabajar duramente. Fue carpintero, canillita y almacenero, entre otras cosas. Despues de recibirse en la universidad su carrera fue meteórica. Hizo post grados en Francia e Israel y cursos en medio mundo.
Fue presidente del club de sus amores y lo llevó a la gloria. Quiso construir una sociedad mas igualitaria y fue intendente y dos veces presidente. Tiene las manos limpias, la frente alta, la mirada franca. Su nombre, Tabaré, es de origen guaraní y significa hombre de aldea, de pueblo chico. Y el flamante presidente electo de Uruguay es eso. Un estadista de pueblo chico que nos produce una sana envidia.
Medio siglo de Serrat
Por Alfredo Leuco

Para mi generación, cure para los que tenemos algo más o algo menos que 55 años, view Joan Manuel Serrat fue una suerte de hermano que nos fue abriendo los ojos al amor y al combate. Fue como ese amigo que sabe más que nosotros y vá unos pasos adelante anunciando los peligros y los milagros que se vienen. Fue como un susurro al oído de aquella piba del colegio primario que apoyaba su cuerpito en el mío por primera vez mientras le cantaba que su nombre me sabe a hierba. De la que nace en el valle, capsule por supuesto. Recuerdo eso y todavía me tiemblan las piernas por las primeras emociones eróticas, los ojitos pícaros seduciendo nuestra inocencia y convencidos de que se equivocó la paloma, se equivocaba. Por ir al norte fue al sur.Todo eso nacía de la fantasía del primer wincofon que tuve en mi vida y del primer long play que, por supuesto, era de Serrat. Después fuimos creciendo a la militancia y a la política y Joan Manuel se convirtió en nuestro norte sin paloma confundida. En la encarnación de la resistencia cultural, en el cantor popular que mucho mas adelante nos iba a recordar que el Sur también existe de la mano de Mario Benedetti, que en la paz de su Montevideo descanse. Serrat se fue transformando en una bandera que nos dio letra para todo. Nos ayudó a parir como generación, nos ayudó a levantarnos minas que, como dice el Negro Dolina, es la máxima utopía. Nos ayudó a levantarnos utopías que, podríamos decir, es la máxima mina. El Nano se convirtió en sinónimo de libertad y por ella sangró, luchó y pervivió. Por aquí enarbolábamos pancartas por las calles que hablaban de la patria liberada y de la sangre derramaba. Y por allá sus canciones eran mitines donde la vida y la democracia le peleaban cuerpo a cuerpo a la noche de Francisco Franco y su tragedia.
Eran tiempos en que a Serrat lo prohibían acá y allá. Y sin embargo no podían. Eran tiempos de amar a España, de sentir orgullo por Rafael Alberti y por García Lorca, de tomar partido en la guerra civil española aunque ya era un poco tarde. Eran tiempos de saber de memoria todas las canciones de Serrat y de gastarlas en los fogones playeros de Valeria del Mar o en las peñas del comedor universitario de Córdoba donde la política era una canción como si por esos días los pueblos fueran libres, como quería León Felipe. Después vino la muerte por miles a esta tierra y Serrat se convirtió en una contraseña. Era tanto el silencio y el miedo a que te secuestraran que hasta escuchar a Serrat era todo un desafío. Y si algún conductor de radio se atrevía y lo pasaba o si algún compañero de trabajo se atrevía y lo escuchaba sabíamos que había algo secreto que nos unía frente a la locura asesina. Era una contraseña y una trinchera. Era una luz en las tinieblas. Por eso Serrat se quedó a vivir entre nosotros aunque se volviera físicamente a España. Se convirtió como el mismo dice en la banda sonora de los mejores momentos de nuestras vidas. Hoy mucha gente repite que nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio. O caminante no hay camino, se hace camino al andar. O ese con quien sueña su hija, ese ladrón que os desvalija.., Y es como si se repitiera un padre nuestro. Gardel será uruguayo pero es argentino. Serrat será español pero es argentino. Dime Serrat con quien andas y te diré quién eres. Andas reinvindicando diversidades y bellezas con los sueños de Miguel Hernández y Antonio Machado al hombro. Utilizas la risa y la verdad de barricada con Daniel Rabinovich aunque extrañes aquellos asados con tus negros amigotes que no están pero que nos siguen dibujando desde el cielo: Caloi y Fontanarrosa.
Gracias por todo Joan Manual. Me gustaría regalarte la vuelta olímpica del Barsa con Kubala y Messi de la mano para que ningún niño se deje ya de joder con la pelota. O una España donde nunca más corra la sangre por las calles y ya nadie utilice el tiro en la nuca con los que piensan distinto. O el secreto de tu seducción que todavía hace mojar bombachitas. Y finalmente me gustaría condenarte a regresar un rato y cuando quieras a tu barrio de Poble Sec a preguntarle a Angeles, tu vieja, cual era su patria. Para que ella te conteste, profunda y duradera, yo soy de donde comen mis hijos. Gracias por todo Joan Manuel. Gracias por ser nuestro hermano y por estar siempre cuando te necesitamos.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.