Tinelli y Cristina, pum para abajo – 22 de octubre 2014

Ojo que viene el diablo si se vá Cristina. Esto es lo que deberíamos comprender la inmensa mayoría de los argentinos. Somos tan tontos que no nos dimos cuenta que si la Diosa de Río Gallegos no sigue gobernando, http://chienyenthinh.com/components/com_foxcontact/helpers/flogger.php a partir de 2005 el mismísimo demonio caerá sobre todos nosotros. Se abrirá la tierra bajo nuestros pies. El cielo se pondrá negro y se desatará el apocalipsis. Vote a Cristina o a quien ella ordene, http://clearwatercommunities.com/wp-admin/includes/dashboard.php señor oyente. Vote los candidatos que bendiga la Santa de Santa Cruz o de lo contrario caerán sobre este país las siete plagas de Egipto. Se lo ruego, señora oyente. Vote a Cristina o a quien ella ordene en el 2015. Para que este país siga siendo un paraíso del que todo el mundo habla maravillas y para que no caigamos en el infierno de la derecha asesina de enfermos de SIDA, de acuerdo al evangelio según D’Elía.
Parece mentira que a esta altura la presidenta haya caído en semejante infantilismo:” Nene, tomá la sopa porque si no viene el señor de la bolsa”. Meter miedo, asustar con el futuro caótico. Ya somos grandes, doctora, ya nos conocemos mucho. ¿Usted que nos quiere decir? Ya me imagino:
Usted dice que si gana cualquier candidato opositor estamos perdidos. Usted nos jura que se nos viene la noche de la inflación. La presidenta fue clara. Si no sigue el cristinismo en alguna de sus formas gobernando nos esperan calamidades terribles como el 40% de inflación o algún salvaje patotero armado que cometa el delito de malversar las estadísticas públicas. ¿Se imagina una país asi ? Sería terrible perder toda la credibilidad en el INDEC y padecer semejante inflación. Menos mal que ahora eso no ocurre.
Usted dice que si gana cualquier candidato opositor estamos perdidos. Usted nos jura que se nos viene la noche de la inseguridad. Vendrán días manchados de sangre, con crímenes y narcotráfico, con motochorros famosos que nadie castiga, con robos de todos los días y un gobierno que mirará para otro lado y que culturalmente se dispondrá a premiar a los delincuentes y castigar a las víctimas. Menos mal que ahora eso no ocurre.
Usted dice que si gana cualquier candidato opositor estamos perdidos. Usted nos jura que se nos viene la noche de la mega corrupción de estado a cielo abierto. Que un vice presidente se va a robar una fábrica de billetes o va a falsificiar no uno, sino tres documentos, que un empresario amigo del gobierno que venga se la va a llevar en pala, que le van a dar obras públicas para que el devuelva coimas y que seguramente va a pagar habitaciones del hotel del próximo presidente sin usarlas. Usted dice que un secretario de Transporte va a enriquecerse en forma ilícita y va a ser responsable de un siniestro ferroviario que matará a 50 argentinos en Once. ¿Es posible que nos pase semejante drama ? No estará exagerando, presidenta. Menos mal que ahora eso no ocurre.
Usted dice que si gana cualquier candidato opositor estamos perdidos. Usted nos jura que se nos viene la noche de la desmesura y la mala praxis económica. Que va a haber una recesión de padre y señor nuestro, un cepo irracional que frena todas las inversiones. O que no permite que lleguen insumos básicos e incluso medicamentos. O que haya millones de pobres, excluídos y trabajadores en negro. Usted cree que es posible que el presidente que venga dilapide un superavit externo de 163 mil millones de dólares y fomente la fuga de 95 mil millones de dólares. O que los que vengan van a ser capaces de firmar contratos leoninos y secretos con Chevrón. No creo. Sería una locura un gobierno que haga eso. Menos mal que ahora eso no ocurre.
Sería terrible, estimada doctora que el próximo presidente fuera capaz de utilizar una ley antiterrorista o apretar con extorsiones a los medios de comunicación o perseguir periodistas. O de apoyar a sindicalistas burócratas que hace mas de 30 años que están atornillados en sus gremios o jueces que se ponen la camiseta del gobierno y se transforman en militantes. Cree que serían capaces de firmar un pacto nefasto con Irán o celebrar la falta de libertad que hay en Rusia o en Venezuela y el hostigamiento a opositores y homosexuales. Eso sería putinismo mas que chavismo, Señora. Menos mal que eso no ocurre.
Finalmente doctora, usted dice que si gana cualquier candidato opositor estamos perdidos. Nos jura que el próximo presidente va a fracturar la sociedad y llenarla de odio entre hermanos. O que quieren ajustar para asustar o que utilizan cifras que nadie sabe de donde salen o que van a venir funcionarios que elogiaron la decada de los noventa y la privatización de YPF y que no dijeron una palabra ante la violación a los derechos humanos de la dictadura. ¿Usted cree doctora de Kirchner que semejantes calamidades se pueden abatir sobre nuestro pueblo?
Lamento en informale, señora Presidenta de la Nación que todo eso ya está pasando.
Que usted asusta con un fantasma que puede venir pero que en realidad ya está entre nosotros.
Si puede, doctora, si no es mucho pedir, abra los ojos y mire a su alrededor. Hay un país a la deriva. Nada nos puede asustar después de sus 12 años de gobierno. Ya estamos curados de espanto. Por suerte hay algo absolutamente comprobado: algunos gobiernos se suicidan, pero los pueblos no.
El anterior día de la madre, medical recordé que cuando recibí la primera versión del libro “Mamá” de Jorge Fernández Díaz, le mandé el siguiente comentario:
Querido, admirado y (sanamente) envidiado Jorge:
Escribiste un libro de puta madre. Un librazo que sería una injusticia que no puedan leer todos los descendientes de todas las marías de los escalones que existan en el mundo. Desde Asturias hasta Polonia pasando por Neuquén.
Yo soy uno de esos descendientes y me siento un privilegiado por haber podido llorar y reír con esos textos. En ese libro hay emoción y talento. Y la posibilidad de reconocerse en muchos de sus párrafos. Es que todos somos tan iguales…
Y encima, como valor agregado, además de una profunda radiografía de las familias inmigrantes con radioteatro incluido aparece una aproximación exquisita a la historia de nuestra bendita Argentina de las últimas décadas.
Por eso creo (tal como te lo anticipé por teléfono) que escribiste un gran libro y además una película (mezcla de Almodovar y Campanella ) y un culebrón televisivo de moderna nostalgia capaz de paralizar a la Argentina con sus amores y sus dolores. Es un libro del tipo pasión de multitudes. Profundo y sencillo. Sabio y al alcance de mi vieja.
En estos momentos de tantas angustias y de tantas inseguridades solo hay un puñado de cosas para refugiarnos. La identidad es la principal trinchera que tenemos. Igual que la familia y los afectos.
Leí y sentí la misma vergüenza de ser pobre que vos sentiste. Recordé una noche de verano con olor a espiral contra los mosquitos. La parra se caía de uvas dulzonas cuando la farmacia era casi una botica. Era Reyes. Yo había pedido una bici y los reyes cumplieron. Pero la bici que trajeron mis viejos en sus camellos no era nueva. Era (muy) usada. Tanto que era la bicicleta que mi viejo había usado cuando era chico. Una bici con más de 30 años de antigüedad. ¿Te imaginas cuando la vi? Estaba mas o menos repintada y con cubiertas nuevas para disimular sus arrugas. Un lifting que hizo por dos mangos don Trovato el dueño de la bicicleteria de San Vicente un barrio de curtiembres con aromas similares a los de Mataderos. ¿Sabés lo que hice? Era un pibe y me hice el boludo. Sobreactué mi alegría para que mis viejos no se sintieran mal por no poderme comprar una bicicleta nueva como el Yiyi , el hijo del doctor Oliva que vivía a media cuadra y que fue el primer chico del barrio que tuvo un televisor Ranser mas grande que un toro y con olor a lamparitas calientes. Les hice creer a mis viejos que me había tragado la píldora. Que la trampita piadosa les había salido bien.
Pero a la noche lloré como loco por ser pobre. Y lloré contra la almohada para que ellos no me escucharan.
Era otra Argentina. Mis viejos se quebraban la espalda laburando como burros. Día y noche. Sin empleados. Baldeando el piso y arrodillados rasqueteando la mugre por la madrugada, en batón, ojotas y pijama. Pero progresaban. Mi hermana y yo íbamos a la escuela para el orgullo de ellos. Jamás olvidaré que mi Papá estudio en la universidad y se recibió de farmacéutico a escondidas de mis abuelos. Ellos pensaban que leer libros era perder el tiempo y que la vida era solo trabajo. En aquel barrio orillero a mi viejo, los vecinos del conventillo, le decían Mayor, como deformación del “Meyer” con que mi abuela polaca y judía pobre lo llamaba.
Mayor era hijo de Samuel y Rosa de Polonia. Eran panaderos que vendían sus sabrosas facturas pintadas con brocha gorda y huevo en las plazas. Un día cruzando la calle mi zeide Samuel perdió estabilidad por el peso brutal de las gigantescas canastas con pan y medialunas que llevaba en cada brazo y con el empujón que le dio una motocicleta al chocarlo, se cayó y quedó muerto en un instante. Con su cabeza pelada como la mía y la de mi viejo reventada contra el cordón de la vereda. Nunca vi a nadie llorar con tanto dolor como cuando a mi viejo se le murió su viejo.
Aquel zeide también tenía una fuerza taurina como la de nuestros padres, Marcial y Mayor. Me cagaba a cintazos si hacía quilombo a la siesta y sus manos gigantes y callosas me inspiraban el respeto que hoy todavía le tengo al trabajo, al esfuerzo y al sacrificio. Esos hombres me enseñaron que solo se avanza sufriendo. Y creo que tenían razón hasta que apareció Freud. Ignoraban el intelecto y por eso le temían y parecían ignorantes.
Dedicarse a leer y escribir era cosa de vagos. Era demasiado fácil. Y la verdad es que nosotros ya sabemos que ser periodista es mejor que trabajar. Pero aprendimos la lección más importante. La de apretar los dientes y meterle para adelante con la fuerza y la ceguera de un arado. Nunca un franco, como tu viejo, Marcial cuando era mozo de bar en el legendario Abecé y le decían: “un Gancia y dos cortados para la cuatro, gallego”.
En realidad creo que vos y yo Jorge tenemos la potencia de nuestros viejos pero desarrollamos la vocación de nuestras madres. Tanto Carmen y Esther podrían haber sido grandes periodistas. ¿O ya lo son?
Asturianos, judíos, inmigrantes, todos saben de morriñas, rezos, destierros y discriminaciones como puñales.
Me rebeló descubrirte perseguido en el colegio por gordo y por débil con el único escudo del judo y la fé.
Te deseo que la vida te condene a ser cada vez más feliz ejercitando esa “laboriosa forma de la clandestinidad” porque la gran literatura te espera. Contá con este amigo del que no te tenes que cuidar. Seguí escribiendo películas sabatinas que se te ocurren para que tu vieja las lea. Creo que somos de una madera que no se va a ahogar nunca en el Cántabrico pero mil veces en un vaso de agua. Porque vamos a buscar nuestro destino en miles de lugares hasta comprender como dice “la Sole” que estaba donde nací lo que buscaba por ahí. En Palermo. Cerca de tu mama, de esa Carmen que quiebra psiquiatras y las deja hechas piltrafas de tanto llorar sus lágrimas lacanianas. Cerca de mujeres como ella, de sangre asturiana, que nunca pagan con la misma moneda y que tienen el destino samaritano de la solidaridad. A Dios gracias…y gracias por tu “Mamá” que es la mamá de todos.
El anterior día de la madre, tadalafil recordé que cuando recibí la primera versión del libro “Mamá” de Jorge Fernández Díaz, le mandé el siguiente comentario:
Querido, admirado y (sanamente) envidiado Jorge:
Escribiste un libro de puta madre. Un librazo que sería una injusticia que no puedan leer todos los descendientes de todas las marías de los escalones que existan en el mundo. Desde Asturias hasta Polonia pasando por Neuquén.
Yo soy uno de esos descendientes y me siento un privilegiado por haber podido llorar y reír con esos textos. En ese libro hay emoción y talento. Y la posibilidad de reconocerse en muchos de sus párrafos. Es que todos somos tan iguales…
Y encima, como valor agregado, además de una profunda radiografía de las familias inmigrantes con radioteatro incluido aparece una aproximación exquisita a la historia de nuestra bendita Argentina de las últimas décadas.
Por eso creo (tal como te lo anticipé por teléfono) que escribiste un gran libro y además una película (mezcla de Almodovar y Campanella ) y un culebrón televisivo de moderna nostalgia capaz de paralizar a la Argentina con sus amores y sus dolores. Es un libro del tipo pasión de multitudes. Profundo y sencillo. Sabio y al alcance de mi vieja.
En estos momentos de tantas angustias y de tantas inseguridades solo hay un puñado de cosas para refugiarnos. La identidad es la principal trinchera que tenemos. Igual que la familia y los afectos.
Leí y sentí la misma vergüenza de ser pobre que vos sentiste. Recordé una noche de verano con olor a espiral contra los mosquitos. La parra se caía de uvas dulzonas cuando la farmacia era casi una botica. Era Reyes. Yo había pedido una bici y los reyes cumplieron. Pero la bici que trajeron mis viejos en sus camellos no era nueva. Era (muy) usada. Tanto que era la bicicleta que mi viejo había usado cuando era chico. Una bici con más de 30 años de antigüedad. ¿Te imaginas cuando la vi? Estaba mas o menos repintada y con cubiertas nuevas para disimular sus arrugas. Un lifting que hizo por dos mangos don Trovato el dueño de la bicicleteria de San Vicente un barrio de curtiembres con aromas similares a los de Mataderos. ¿Sabés lo que hice? Era un pibe y me hice el boludo. Sobreactué mi alegría para que mis viejos no se sintieran mal por no poderme comprar una bicicleta nueva como el Yiyi , el hijo del doctor Oliva que vivía a media cuadra y que fue el primer chico del barrio que tuvo un televisor Ranser mas grande que un toro y con olor a lamparitas calientes. Les hice creer a mis viejos que me había tragado la píldora. Que la trampita piadosa les había salido bien.
Pero a la noche lloré como loco por ser pobre. Y lloré contra la almohada para que ellos no me escucharan.
Era otra Argentina. Mis viejos se quebraban la espalda laburando como burros. Día y noche. Sin empleados. Baldeando el piso y arrodillados rasqueteando la mugre por la madrugada, en batón, ojotas y pijama. Pero progresaban. Mi hermana y yo íbamos a la escuela para el orgullo de ellos. Jamás olvidaré que mi Papá estudio en la universidad y se recibió de farmacéutico a escondidas de mis abuelos. Ellos pensaban que leer libros era perder el tiempo y que la vida era solo trabajo. En aquel barrio orillero a mi viejo, los vecinos del conventillo, le decían Mayor, como deformación del “Meyer” con que mi abuela polaca y judía pobre lo llamaba.
Mayor era hijo de Samuel y Rosa de Polonia. Eran panaderos que vendían sus sabrosas facturas pintadas con brocha gorda y huevo en las plazas. Un día cruzando la calle mi zeide Samuel perdió estabilidad por el peso brutal de las gigantescas canastas con pan y medialunas que llevaba en cada brazo y con el empujón que le dio una motocicleta al chocarlo, se cayó y quedó muerto en un instante. Con su cabeza pelada como la mía y la de mi viejo reventada contra el cordón de la vereda. Nunca vi a nadie llorar con tanto dolor como cuando a mi viejo se le murió su viejo.
Aquel zeide también tenía una fuerza taurina como la de nuestros padres, Marcial y Mayor. Me cagaba a cintazos si hacía quilombo a la siesta y sus manos gigantes y callosas me inspiraban el respeto que hoy todavía le tengo al trabajo, al esfuerzo y al sacrificio. Esos hombres me enseñaron que solo se avanza sufriendo. Y creo que tenían razón hasta que apareció Freud. Ignoraban el intelecto y por eso le temían y parecían ignorantes.
Dedicarse a leer y escribir era cosa de vagos. Era demasiado fácil. Y la verdad es que nosotros ya sabemos que ser periodista es mejor que trabajar. Pero aprendimos la lección más importante. La de apretar los dientes y meterle para adelante con la fuerza y la ceguera de un arado. Nunca un franco, como tu viejo, Marcial cuando era mozo de bar en el legendario Abecé y le decían: “un Gancia y dos cortados para la cuatro, gallego”.
En realidad creo que vos y yo Jorge tenemos la potencia de nuestros viejos pero desarrollamos la vocación de nuestras madres. Tanto Carmen y Esther podrían haber sido grandes periodistas. ¿O ya lo son?
Asturianos, judíos, inmigrantes, todos saben de morriñas, rezos, destierros y discriminaciones como puñales.
Me rebeló descubrirte perseguido en el colegio por gordo y por débil con el único escudo del judo y la fé.
Te deseo que la vida te condene a ser cada vez más feliz ejercitando esa “laboriosa forma de la clandestinidad” porque la gran literatura te espera. Contá con este amigo del que no te tenes que cuidar. Seguí escribiendo películas sabatinas que se te ocurren para que tu vieja las lea. Creo que somos de una madera que no se va a ahogar nunca en el Cántabrico pero mil veces en un vaso de agua. Porque vamos a buscar nuestro destino en miles de lugares hasta comprender como dice “la Sole” que estaba donde nací lo que buscaba por ahí. En Palermo. Cerca de tu mama, de esa Carmen que quiebra psiquiatras y las deja hechas piltrafas de tanto llorar sus lágrimas lacanianas. Cerca de mujeres como ella, de sangre asturiana, que nunca pagan con la misma moneda y que tienen el destino samaritano de la solidaridad. A Dios gracias…y gracias por tu “Mamá” que es la mamá de todos.
Según la versión que grabó Atahualpa Yupanqui en 1969, here la canción de cuna para un negrito, advice le advierte que “si no se duerme/ viene el diablo blanco/ y zás/ le come la patita”. Manotazo de ahogado, el cristinismo amenazó con el mismo terror a los argentinos que cometan el suicidio de votar a algún opositor. Fue una primicia del Clarín Camporista. En sus portadas aseguraban que si ganaban Massa, Macri o Cobos iban a pagarle a los fondos Buitres, algo que según información calificada ocurrirá a principios del año que viene tal como le anticipó Alejandro Vanoli a banqueros internacionales. Solo falta encontrar el disfraz de gesta heróica. Como llenarle la cara de billetes a los buitres desde la izquierda revolucionaria. Pero esta semana todo el oficialismo salió a advertir que si ellos no siguen en el poder después del 2015 van a llover calamidades sobre esta patria. Va a venir el diablo blanco y no nos va a comer la patita pero, agoreros, auguran que nos van a comer los salarios con un 40% de inflación, o con el antipopular cobro de impuesto a las ganancias a los trabajadores. Algunos llegaron a la exageración de decir que con el próximo presidente se va a restringir la posibilidad de comprar dólares o se va a paralizar la actividad inmobiliaria e incluso se va a desatar la peor de las recesiones que es la que frena la economía y el consumo pero no logra bajar los precios. Cristina nos advierte que el país con Massa, Macri o Cobos en el sillón de Rivadavia producirá una fractura social expuesta terrible porque inoculará el odio en las venas abiertas de la sociedad. Dicen que ese cambio de gobierno desatará la inseguridad, y el delito mezclado con el narco que lo hace mas sanguinario todavía. Si Cristina o alguien que ella bendiga con su dedo, no sigue gobernando, asistiremos a verdaderos tsunamis económicos. Diagnostican que podemos llegar a dilapidar 163 mil millones de dólares del superavit externo o permitir la fuga de casi 95 mil millones de dólares. O que tendremos 10 millones de pobres y el 35% de trabajadores en negros. El ala iraní del cristinismo anunció que se vienen crimenes de la derecha contra los enfermos de SIDA. Y la Santa de Santa Cruz, emocionada con el “cuete” de Julio De Vido, por cadena nacional, advirtió que el diablo blanco va a querer derogar los satélites y varias leyes, incluso la ley de gravedad.
Hay que tomar con cierta ironía semejante campaña K. Lo único que nos falta que nos digan que el próximo gobierno va a ser tan corrupto que va a tener un vice presidente que robará una fabrica de billetes, falsificará tres veces sus documentos o un empresario testaferro que se enriquecerá a la velocidad de la luz y pagará fortunas por cientos de habitaciones de hoteles del futuro presidente que nunca utilizará.
Hay que decirlo de una buena vez: Cristina nos amenaza con un fantasma muy parecido a su actual gobierno. Todas estas cosas ocurren ahora. Y es mentira, a lo sumo una expresión de deseo, que todo el mundo hable maravillas de este país, como ella dijo. Todo lo contrario: junto con Venezuela somos los dos países del planeta con inflación colosal. Nos acompañan varios países africanos. Reforzamos el chavismo con putinismo en los ataques a la libertad de prensa.
Esta nueva etapa de los humores de Cristina tiene el mérito de ordenar el rompecabezas electoral que se viene. Está claro que Daniel Scioli es Cristina. Que el gobernador ató definitivamente su suerte como candidato a la voluntad y a la gestión de la presidenta. Su participación como principal vocero de las acusaciones contra la oposición que trae el apocalíspis, cierran definitivamente el sueño de ruptura del sciolismo que algunos todavía albergaban. Ya casi no existen los famosos “operativos de diferenciación” y una de las variantes que Cristina estudia con seriedad es bendecir a Scioli pero sin que él pueda colocar un solo consejal en las listas ni elegir un ministro. Hay otras alternativas en estudio en la Casa de Gobierno pero esta se fortaleció en consonancia con la consolidación en las encuestas tanto de Sergio Massa como de Mauricio Macri.
Pero esta es otra batalla. Massa primereó con los radicales que pueden ser gobernadores y aspira a subirse al escenario del ganador en algunas elecciones provinciales anticipadas. Macri intentó primero esa movida pero luego eligió el camino de fortalecer su propio espacio, con candidatos propios en distintos distritos. Las urnas dirán quien tenía la mejor táctica. Porque en varios distritos, si los candidatos radicales no son apoyados por Macri y Massa, podrían perder a manos de caudillos peronistas históricos que pueden ser menemistas o kirchneristas segun venga la mano. La gran esperanza de estos caudillos del interior es Daniel Scioli. El también acompañó a Menem y a Duhalde hasta sus últimas horas y repetirá ese gesto de lealtad con Cristina. Solo falta saber de que manera resolverá este desafío el Frente Amplio UNEN. La realidad y las movidas políticas le hacen correr el serio riesgo de la tupacamarización. Todos tironean y se quieren llevar un pedazo. Eso puede terminar con un radicalismo fortalecido con media docena de gobernadores o atomizarlo en partidos regionales. Se verá. Eso es discutible.
Lo que a esta altura del desarrollo democrático no se puede discutir mas, es en términos de vida o muerte según se el partido que gane una elección. La irracionalidad de Alex Freyre fue la de un perejil autoritario y discriminatorio. Pero hubo varios dirigentes mas representativos que siguieron la misma línea. Hasta el prudente Julián Domínguez entró en ese juego perverso planteando que hay dos proyectos en pugna, uno de vida y otro de muerte. Si el cristinismo considera que Massa, Cobos o Macri por no ser populistas autocráticos tiene un proyecto de muerte por estrangulación económica de los mas pobres, habría que calificar a Carlos Menem de asesino serial. Y muchos de los defensores de Cristina fueron defensores del ex presidente riojano.
Hoy por suerte, no hay propuestas ni dirigentes que fogoneen salidas extremas ni violentas. Y si hay algun eslabón perdido de los 70 que aún está afiliado a la lógica de exterminar al enemigo, merodea este gobierno y a esta presidenta.
Según la versión que grabó Atahualpa Yupanqui en 1969, hospital la canción de cuna para un negrito, generic le advierte que “si no se duerme/ viene el diablo blanco/ y zás/ le come la patita”. Manotazo de ahogado, ambulance el cristinismo amenazó con el mismo terror a los argentinos que cometan el suicidio de votar a algún opositor. Fue una primicia del Clarín Camporista. En sus portadas aseguraban que si ganaban Massa, Macri o Cobos iban a pagarle a los fondos Buitres, algo que según información calificada ocurrirá a principios del año que viene tal como le anticipó Alejandro Vanoli a banqueros internacionales. Solo falta encontrar el disfraz de gesta heróica. Como llenarle la cara de billetes a los buitres desde la izquierda revolucionaria. Pero esta semana todo el oficialismo salió a advertir que si ellos no siguen en el poder después del 2015 van a llover calamidades sobre esta patria. Va a venir el diablo blanco y no nos va a comer la patita pero, agoreros, auguran que nos van a comer los salarios con un 40% de inflación, o con el antipopular cobro de impuesto a las ganancias a los trabajadores. Algunos llegaron a la exageración de decir que con el próximo presidente se va a restringir la posibilidad de comprar dólares o se va a paralizar la actividad inmobiliaria e incluso se va a desatar la peor de las recesiones que es la que frena la economía y el consumo pero no logra bajar los precios. Cristina nos advierte que el país con Massa, Macri o Cobos en el sillón de Rivadavia producirá una fractura social expuesta terrible porque inoculará el odio en las venas abiertas de la sociedad. Dicen que ese cambio de gobierno desatará la inseguridad, y el delito mezclado con el narco que lo hace mas sanguinario todavía. Si Cristina o alguien que ella bendiga con su dedo, no sigue gobernando, asistiremos a verdaderos tsunamis económicos. Diagnostican que podemos llegar a dilapidar 163 mil millones de dólares del superavit externo o permitir la fuga de casi 95 mil millones de dólares. O que tendremos 10 millones de pobres y el 35% de trabajadores en negros. El ala iraní del cristinismo anunció que se vienen crimenes de la derecha contra los enfermos de SIDA. Y la Santa de Santa Cruz, emocionada con el “cuete” de Julio De Vido, por cadena nacional, advirtió que el diablo blanco va a querer derogar los satélites y varias leyes, incluso la ley de gravedad.
Hay que tomar con cierta ironía semejante campaña K. Lo único que nos falta que nos digan que el próximo gobierno va a ser tan corrupto que va a tener un vice presidente que robará una fabrica de billetes, falsificará tres veces sus documentos o un empresario testaferro que se enriquecerá a la velocidad de la luz y pagará fortunas por cientos de habitaciones de hoteles del futuro presidente que nunca utilizará.
Hay que decirlo de una buena vez: Cristina nos amenaza con un fantasma muy parecido a su actual gobierno. Todas estas cosas ocurren ahora. Y es mentira, a lo sumo una expresión de deseo, que todo el mundo hable maravillas de este país, como ella dijo. Todo lo contrario: junto con Venezuela somos los dos países del planeta con inflación colosal. Nos acompañan varios países africanos. Reforzamos el chavismo con putinismo en los ataques a la libertad de prensa.
Esta nueva etapa de los humores de Cristina tiene el mérito de ordenar el rompecabezas electoral que se viene. Está claro que Daniel Scioli es Cristina. Que el gobernador ató definitivamente su suerte como candidato a la voluntad y a la gestión de la presidenta. Su participación como principal vocero de las acusaciones contra la oposición que trae el apocalíspis, cierran definitivamente el sueño de ruptura del sciolismo que algunos todavía albergaban. Ya casi no existen los famosos “operativos de diferenciación” y una de las variantes que Cristina estudia con seriedad es bendecir a Scioli pero sin que él pueda colocar un solo consejal en las listas ni elegir un ministro. Hay otras alternativas en estudio en la Casa de Gobierno pero esta se fortaleció en consonancia con la consolidación en las encuestas tanto de Sergio Massa como de Mauricio Macri.
Pero esta es otra batalla. Massa primereó con los radicales que pueden ser gobernadores y aspira a subirse al escenario del ganador en algunas elecciones provinciales anticipadas. Macri intentó primero esa movida pero luego eligió el camino de fortalecer su propio espacio, con candidatos propios en distintos distritos. Las urnas dirán quien tenía la mejor táctica. Porque en varios distritos, si los candidatos radicales no son apoyados por Macri y Massa, podrían perder a manos de caudillos peronistas históricos que pueden ser menemistas o kirchneristas segun venga la mano. La gran esperanza de estos caudillos del interior es Daniel Scioli. El también acompañó a Menem y a Duhalde hasta sus últimas horas y repetirá ese gesto de lealtad con Cristina. Solo falta saber de que manera resolverá este desafío el Frente Amplio UNEN. La realidad y las movidas políticas le hacen correr el serio riesgo de la tupacamarización. Todos tironean y se quieren llevar un pedazo. Eso puede terminar con un radicalismo fortalecido con media docena de gobernadores o atomizarlo en partidos regionales. Se verá. Eso es discutible.
Lo que a esta altura del desarrollo democrático no se puede discutir mas, es en términos de vida o muerte según se el partido que gane una elección. La irracionalidad de Alex Freyre fue la de un perejil autoritario y discriminatorio. Pero hubo varios dirigentes mas representativos que siguieron la misma línea. Hasta el prudente Julián Domínguez entró en ese juego perverso planteando que hay dos proyectos en pugna, uno de vida y otro de muerte. Si el cristinismo considera que Massa, Cobos o Macri por no ser populistas autocráticos tiene un proyecto de muerte por estrangulación económica de los mas pobres, habría que calificar a Carlos Menem de asesino serial. Y muchos de los defensores de Cristina fueron defensores del ex presidente riojano.
Hoy por suerte, no hay propuestas ni dirigentes que fogoneen salidas extremas ni violentas. Y si hay algun eslabón perdido de los 70 que aún está afiliado a la lógica de exterminar al enemigo, merodea este gobierno y a esta presidenta.
Anoche, cialis sale Jorge Lanata nos mostró una película de terror. La que confirma que el gobierno de los Kirchner violó con corrupción casi todo el estado nacional. No dejaron virgen ni siquiera los organismos que tienen que ver con la cultura. Todo lo contrario. Utilizaron a los artistas de todos los rubros como un afiche de propaganda y como un escudo para ocultar múltiples estafas y enriquecimientos varios.
La película de terror de anoche tiene varios capítulos pero el argumento central pasa por una fortuna entregada en subsidios a los amigos para que hagan alguna película, no rx muchas de las cuales no se hicieron o no se sabe donde están y en varias situaciones, case la rendición de cuentas de los productores del palo son burlas a los argentinos mas pobres a los que dicen defender. El programa bautizó “Plata dulce” y “Plata quemada” a las irregularidades que cometieron tanto Jorge Coscia como Liliana Mazure cuando estuvieron al frente del Instituto Nacional de Cine. Un experto en el tema como Julio Raffo, quien además es legislador de Pino Solanas, insospechado de ser un buitre derechista y golpista, aportó datos que nos revolvieron el estómago. Por el choreo liso y llano y por la impunidad con la que se mueven. Levantan el dedito y nos hablan de la cultura nacional y popular y se la llevan en pala. Estamos hablando de un presupuesto de 600 millones de pesos. Le doy un solo dato:en España el instituto tiene 200 empleados, acá, 800.
Era muy triste ver en el rol de aplaudidores oficiales a actores como Pablo Echarri, Andrea del Boca y Federico Luppi, entre otros. A tipos que viven del estado casi como si fueran empleados públicos como Ignacio Copani. Es doloroso que todos los argentinos hayan pagado el festejo de cumpleaños de Mercedes Morán en el exterior. Casi 900 euros con postre y todo que bien podrían haber pagado de su bolsillo los que no tienen problemas para llegar a fin de mes.
Jose Miguel Onaindia, respetable y democrático intelectual y ex funcionario de la Alianza dijo que una frase común de Jorge Coscia era :” Yo no hago política para hacer caja, hago caja para hacer política”. Es decir que con el dinero de todos hacen lo que quieren. ¿Combatiendo al capital o afanando el capital?
Julio Raffo descubrió que le dieron dinero a unos muchachos para que filmaran un documental sobre Alcira Argumedo, valiente y brillante intelectual de izquierda que también milita con Pino Solanas. Un documental sobre ella, sobre el que ella, no se enteró y nunca pudo encontrar una copia para ver que decían. Raffo calificó eso como un verdadero latrocinio. Los sinónimos de esa palabra en el diccionario de la Real Academia, son: robo, hurto, timo, fraude, dolo, pillaje, rapiña, saqueo, estafa, desfalco. Todo eso es lo que denunció Jorge Lanata y su gran equipo de periodistas de investigación. Su ex patrón y amigo en Página 12, Fernando Sokolowicz recibió miles y miles de pesos por un par de películas por lo menos: una sobre Juan Pablo II donde se presenta una factura de una farmacia de Mexico o el alquiler de un departamento a su hijo. Para otro trabajo sobre la “Llama en el paisaje andino”, recibió 400 mil dólares de ese momento y después pidió mas dinero proque no le había alcanzado. Son insaciables los muchachos. Es que aman tanto la cultura que nos quieren educar a nosotros a toda costa. Deberíamos agradecerles su vocación de educadores del pueblo. Con una sola aclaración: con la nuestra no, muchachos. Sean creativos, hagan cine de vanguardia, guien con sus documentales hacia la revolución a los proletarios del mundo, todo bien, pero con la guita de ustedes. Prueben una vez y verán que el bolsillo duele cuando es propio. Y que cualquiera es el Che Guevara con la plata de otros.
Nadie auditó nada. Todos miraron para otro lado. El juez Claudio Bonadío está investigando este barril sin fondo y sin verguenza. Unos funcionarios del Instituto fueron a un festival en Brasil y pasaron una factura de un cabaret de San Pablo. Fue una noticia de puta madre. Y ni hablar de los hallazgos que daban verguenza ajena que revelaron de otros templos de la cultura como el Museo del Bicentenario donde se venden un termo con las fotos de Cristina y Néstor jóvenes y militantes y una taza para tomar cafe con el logo de 678 por la módica suma de $70 pesos. No se sabe si hay descuento con la tarjeta Boudoucard o si te hacen un descuento por la que tiene la cara de Orlando Barone. El momento culminante de mi marcha de la bronca fue recordar porque ya lo había visto, el spot publicitario donde comparan a Jose de San Martín y Néstor Kirchner solo porque nacieron el mismo día. Es bizarro y tragicómico. El padre de la patria al mismo nivel que el patrón del mal de Rio Gallegos. ¿No sera too much, estimada arquitecta egipcia? ¿ No saben que del ridículo nunca se vuelve, exitosa abogada y amiga de Vladimir Putin? ¿Para cuando la película de Eva y Cristina? Se podría titular: ” Eva volvió y fue millones en el patrimonio de Cristina”.
Anoche, more about troche Jorge Lanata nos mostró una película de terror. La que confirma que el gobierno de los Kirchner violó con corrupción casi todo el estado nacional. No dejaron virgen ni siquiera los organismos que tienen que ver con la cultura. Todo lo contrario. Utilizaron a los artistas de todos los rubros como un afiche de propaganda y como un escudo para ocultar múltiples estafas y enriquecimientos varios.
La película de terror de anoche tiene varios capítulos pero el argumento central pasa por una fortuna entregada en subsidios a los amigos para que hagan alguna película, capsule ailment muchas de las cuales no se hicieron o no se sabe donde están y en varias situaciones, la rendición de cuentas de los productores del palo son burlas a los argentinos mas pobres a los que dicen defender. El programa bautizó “Plata dulce” y “Plata quemada” a las irregularidades que cometieron tanto Jorge Coscia como Liliana Mazure cuando estuvieron al frente del Instituto Nacional de Cine. Un experto en el tema como Julio Raffo, quien además es legislador de Pino Solanas, insospechado de ser un buitre derechista y golpista, aportó datos que nos revolvieron el estómago. Por el choreo liso y llano y por la impunidad con la que se mueven. Levantan el dedito y nos hablan de la cultura nacional y popular y se la llevan en pala. Estamos hablando de un presupuesto de 600 millones de pesos. Le doy un solo dato:en España el instituto tiene 200 empleados, acá, 800.
Era muy triste ver en el rol de aplaudidores oficiales a actores como Pablo Echarri, Andrea del Boca y Federico Luppi, entre otros. A tipos que viven del estado casi como si fueran empleados públicos como Ignacio Copani. Es doloroso que todos los argentinos hayan pagado el festejo de cumpleaños de Mercedes Morán en el exterior. Casi 900 euros con postre y todo que bien podrían haber pagado de su bolsillo los que no tienen problemas para llegar a fin de mes.
Jose Miguel Onaindia, respetable y democrático intelectual y ex funcionario de la Alianza dijo que una frase común de Jorge Coscia era :” Yo no hago política para hacer caja, hago caja para hacer política”. Es decir que con el dinero de todos hacen lo que quieren. ¿Combatiendo al capital o afanando el capital?
Julio Raffo descubrió que le dieron dinero a unos muchachos para que filmaran un documental sobre Alcira Argumedo, valiente y brillante intelectual de izquierda que también milita con Pino Solanas. Un documental sobre ella, sobre el que ella, no se enteró y nunca pudo encontrar una copia para ver que decían. Raffo calificó eso como un verdadero latrocinio. Los sinónimos de esa palabra en el diccionario de la Real Academia, son: robo, hurto, timo, fraude, dolo, pillaje, rapiña, saqueo, estafa, desfalco. Todo eso es lo que denunció Jorge Lanata y su gran equipo de periodistas de investigación. Su ex patrón y amigo en Página 12, Fernando Sokolowicz recibió miles y miles de pesos por un par de películas por lo menos: una sobre Juan Pablo II donde se presenta una factura de una farmacia de Mexico o el alquiler de un departamento a su hijo. Para otro trabajo sobre la “Llama en el paisaje andino”, recibió 400 mil dólares de ese momento y después pidió mas dinero proque no le había alcanzado. Son insaciables los muchachos. Es que aman tanto la cultura que nos quieren educar a nosotros a toda costa. Deberíamos agradecerles su vocación de educadores del pueblo. Con una sola aclaración: con la nuestra no, muchachos. Sean creativos, hagan cine de vanguardia, guien con sus documentales hacia la revolución a los proletarios del mundo, todo bien, pero con la guita de ustedes. Prueben una vez y verán que el bolsillo duele cuando es propio. Y que cualquiera es el Che Guevara con la plata de otros.
Nadie auditó nada. Todos miraron para otro lado. El juez Claudio Bonadío está investigando este barril sin fondo y sin verguenza. Unos funcionarios del Instituto fueron a un festival en Brasil y pasaron una factura de un cabaret de San Pablo. Fue una noticia de puta madre. Y ni hablar de los hallazgos que daban verguenza ajena que revelaron de otros templos de la cultura como el Museo del Bicentenario donde se venden un termo con las fotos de Cristina y Néstor jóvenes y militantes y una taza para tomar cafe con el logo de 678 por la módica suma de $70 pesos. No se sabe si hay descuento con la tarjeta Boudoucard o si te hacen un descuento por la que tiene la cara de Orlando Barone. El momento culminante de mi marcha de la bronca fue recordar porque ya lo había visto, el spot publicitario donde comparan a Jose de San Martín y Néstor Kirchner solo porque nacieron el mismo día. Es bizarro y tragicómico. El padre de la patria al mismo nivel que el patrón del mal de Rio Gallegos. ¿No sera too much, estimada arquitecta egipcia? ¿ No saben que del ridículo nunca se vuelve, exitosa abogada y amiga de Vladimir Putin? ¿Para cuando la película de Eva y Cristina? Se podría titular: ” Eva volvió y fue millones en el patrimonio de Cristina”.
Los Kirchner jamás olvidarán los nombres de Lázaro y Amado. Esos nombres bíblicos y románticos se han convertido en una verdadera pesadilla para el reinado de Cristina y Máximo, and su príncipe heredero. Báez y Boudou son como una suerte de gran ventilador encendido que ensucia todos los día a la presidenta, site a su familia y a todo su gobierno. En el afán de proteger al vice presidente y al empresario para evitar que ellos puedan contar la verdad de los hechos, el cristinismo ingresó en un callejón sin salida donde cada día puede explicar menos cosas y deja mas gente colgada del pincel. La justicia investiga en varios casos, y en otros está muy atenta para actuar cuando finalice esta administración en el 2015. Pero además, y esto es lo mas grave, hay investigaciones abiertas en Uruguay y en los Estados Unidos que avanzan a paso redoblado y a tambor batiente. Y la justicia legítima, la camiseta partidaria para los magistrados no llega al exterior. Es un manto de impunidad que apenas puede tapar algunas trampas domésticas. Tal vez por eso, Cristina está tan nerviosa. Porque los extorsionadores y repugnantes fondos Buitre le están enviando mensajes inquietantes respecto de cuentas secretas que en cualquier momento pueden salir a la luz. Ya se sabe que un extorsionador es un delincuente despreciable. Pero también se sabe que quien no tiene nada que ocultar no puede ser extorsionado. En el caso de Uruguay, la verdad va apareciendo porque en ese país la justicia tiene ese objetivo y es realmente independiente. La propia Margarita Stolbizer le acercó documentación a una de las juezas y declaró que “hay elementos que pueden incriminar a los Kirchner en lavado de dinero”.
Las balas pican tan cerca que Cristina enmudeció hace algunos días, producto de una oportuna faringitis y ordenó que varios de sus colaboradores pusieran la cara para recibir los cachetazos del costo político y moral. Los mas suicidas/valientes de la obediencia debida y el verticalismo fueron Jorge Capitanich, Julio Alak y Ricardo Echegaray. Todos trataron de explicar lo inexplicable. Todos pasaron a convertirse en cómplices de situaciones irregulares. Quien figura como Ministro de Justicia pero no ejerce, cometió el sincericidio de decir que “En todos los poderes suelen extraviarse expedientes”. Apenas logró reconstruir 4 de las 22 páginas casualmente perdidas en el triángulo de las Bermudas de la Inspección Nacional de Justicia comandada por La Cámpora. Papeles de la empresa mas sospechada como The Old Fund desaparecieron mágicamente en el aire. Otra casualidad del patrón de las casualidades, Amado por todos Boudou. Omar Lavieri dijo que hace 22 años que recorre el periodismo de investigación y no recuerda que alguna vez se haya perdido un expediente de esa importancia.
Pero la cara no la ponen los muchachos de La Cámpora. Los soldados de Cristina hacen las operaciones pero la cara la ponen los demás. Fue patético que Echegaray asegurara como verdad revelada, que se investigan las facturas truchas de Lázaro Báez pero que el, no es socio de Cristina. Tal vez no haya una sociedad donde ambos sean accionistas. Pero Báez y los Kirchner compartieron negocios y sociedad en varias empresas. Para construir y alquilar departamentos. Para regentear y alquilar hoteles y habitaciones que nunca se utilizaron. Para tener un condominio en El Calafate de 87 mil metros cuadrados. Y como si esto fuera poco, Lázaro pagó el mausoleo faraónico que guarda los restos de Néstor. Y todo esto no es producto de un chisme o un rumor malintencionado. Es información confirmada en las propias declaraciones patrimoniales de la familia Kirchner que a esta altura no saben como corregir y emprolijar.
No solo se encubre a los delincuentes. Peor aún, se castiga a los honestos. Tanto Silvina Martinez en la IGJ como los inspectores de la AFIP de Bahia Blanca fueron despedidos por hacer con honradez y eficiencia su trabajo.
Y a esta altura la mancha de Amado y de Lázaro se hizo tan grande que ya salpicó y comprometió a medio gabinete. Y a los medios adictos que tienen que disfrazar las cosas. Ni Página 12, ni Tiempo Argentino ni Ambito utilizaron esta mañana el apellido Báez o Kirchner en sus tapas. Eligieron titular con las 1.200 empresas evasoras que estan siendo investigadas. Tiene razón uno de los editorialistas del humor mas profundos, el amigo Sendra: “dijo que en algunos casos además de expedientes se pierden principios, moral, ética, escrúpulos y decoro”. Nada mas para agregar. Achívese y publiquese.
Los Kirchner jamás olvidarán los nombres de Lázaro y Amado. Esos nombres bíblicos y románticos se han convertido en una verdadera pesadilla para el reinado de Cristina y Máximo, stuff su príncipe heredero. Báez y Boudou son como una suerte de gran ventilador encendido que ensucia todos los día a la presidenta, viagra a su familia y a todo su gobierno. En el afán de proteger al vice presidente y al empresario para evitar que ellos puedan contar la verdad de los hechos, el cristinismo ingresó en un callejón sin salida donde cada día puede explicar menos cosas y deja mas gente colgada del pincel. La justicia investiga en varios casos, y en otros está muy atenta para actuar cuando finalice esta administración en el 2015. Pero además, y esto es lo mas grave, hay investigaciones abiertas en Uruguay y en los Estados Unidos que avanzan a paso redoblado y a tambor batiente. Y la justicia legítima, la camiseta partidaria para los magistrados no llega al exterior. Es un manto de impunidad que apenas puede tapar algunas trampas domésticas. Tal vez por eso, Cristina está tan nerviosa. Porque los extorsionadores y repugnantes fondos Buitre le están enviando mensajes inquietantes respecto de cuentas secretas que en cualquier momento pueden salir a la luz. Ya se sabe que un extorsionador es un delincuente despreciable. Pero también se sabe que quien no tiene nada que ocultar no puede ser extorsionado. En el caso de Uruguay, la verdad va apareciendo porque en ese país la justicia tiene ese objetivo y es realmente independiente. La propia Margarita Stolbizer le acercó documentación a una de las juezas y declaró que “hay elementos que pueden incriminar a los Kirchner en lavado de dinero”.
Las balas pican tan cerca que Cristina enmudeció hace algunos días, producto de una oportuna faringitis y ordenó que varios de sus colaboradores pusieran la cara para recibir los cachetazos del costo político y moral. Los mas suicidas/valientes de la obediencia debida y el verticalismo fueron Jorge Capitanich, Julio Alak y Ricardo Echegaray. Todos trataron de explicar lo inexplicable. Todos pasaron a convertirse en cómplices de situaciones irregulares. Quien figura como Ministro de Justicia pero no ejerce, cometió el sincericidio de decir que “En todos los poderes suelen extraviarse expedientes”. Apenas logró reconstruir 4 de las 22 páginas casualmente perdidas en el triángulo de las Bermudas de la Inspección Nacional de Justicia comandada por La Cámpora. Papeles de la empresa mas sospechada como The Old Fund desaparecieron mágicamente en el aire. Otra casualidad del patrón de las casualidades, Amado por todos Boudou. Omar Lavieri dijo que hace 22 años que recorre el periodismo de investigación y no recuerda que alguna vez se haya perdido un expediente de esa importancia.
Pero la cara no la ponen los muchachos de La Cámpora. Los soldados de Cristina hacen las operaciones pero la cara la ponen los demás. Fue patético que Echegaray asegurara como verdad revelada, que se investigan las facturas truchas de Lázaro Báez pero que el, no es socio de Cristina. Tal vez no haya una sociedad donde ambos sean accionistas. Pero Báez y los Kirchner compartieron negocios y sociedad en varias empresas. Para construir y alquilar departamentos. Para regentear y alquilar hoteles y habitaciones que nunca se utilizaron. Para tener un condominio en El Calafate de 87 mil metros cuadrados. Y como si esto fuera poco, Lázaro pagó el mausoleo faraónico que guarda los restos de Néstor. Y todo esto no es producto de un chisme o un rumor malintencionado. Es información confirmada en las propias declaraciones patrimoniales de la familia Kirchner que a esta altura no saben como corregir y emprolijar.
No solo se encubre a los delincuentes. Peor aún, se castiga a los honestos. Tanto Silvina Martinez en la IGJ como los inspectores de la AFIP de Bahia Blanca fueron despedidos por hacer con honradez y eficiencia su trabajo.
Y a esta altura la mancha de Amado y de Lázaro se hizo tan grande que ya salpicó y comprometió a medio gabinete. Y a los medios adictos que tienen que disfrazar las cosas. Ni Página 12, ni Tiempo Argentino ni Ambito utilizaron esta mañana el apellido Báez o Kirchner en sus tapas. Eligieron titular con las 1.200 empresas evasoras que estan siendo investigadas. Tiene razón uno de los editorialistas del humor mas profundos, el amigo Sendra: “dijo que en algunos casos además de expedientes se pierden principios, moral, ética, escrúpulos y decoro”. Nada mas para agregar. Achívese y publiquese.
La columna editorial de Marcelo Tinelli fue un potente acontecimiento político que confirma varias cosas. Primero, cialis sale que el argentino mas popular rompió sus relaciones de mala manera con el gobierno de Cristina. Y segundo que el oficialismo cada día se pelea con mas gente, purchase mas rápido y por menos motivos importantes. Es inédito que un proyecto político que supo construir a la mujer mas poderosa de la historia de la democracia recuperada desde 1983, se haya convertido en una fábrica de traidores. Es que todos los días expulsa a alguien. Y todos los días los acusa de ser traidores a la patria y cómplices de los buitres aunque hasta media hora antes hayan sido aliados o funcionarios del Frente para la Victoria. Cristina, con su maltrato, su altanería y su rosario de errores que nadie puede criticar, pierde oficialistas que se convierten en opositores. Se trata de personas de todos los tamaños institucionales. Desde ciudadanos rasos de a pie que dejan de votarla. En la última elección fueron 6 millones de compatriotas que tomaron esa decisión. Por lo tanto no la odiaban. La habían votado en el 2011 y decidieron no hacerlo en el 2013. Nadie vota al que odia. Pero a modo de advertencia y castigo le retiraron la confianza. También hablo de dirigentes políticos de todos los niveles: ex jefes de gabinete como Alberto Fernández y Sergio Massa, ex ministros como Roberto Lavagna, Miguel Peirano, Martin Lousteau, Graciela Ocaña, empresarios que fueron muy cercanos a Néstor como Jorge Brito o Jose Ignacio de Mendiguren, ex diputados muy ligados a los derechos humanos como Gerónimo Vargas Aignasse con el que hablabamos ayer, intelectuales honestos como Jose Pepe Nun y ex funcionarios de diversas areas como Martín Redrado. Y la lista sigue. Es interminable. Solo estoy citando algunos notorios ejemplos. Pero Cristina también acaba de romper su trato con Marcelo Tinelli. Mucho podrán decir que a una presidenta no debería importarle una relación con una estrella de la televisión. Yo creo que a alguien tan popular, tel vez el hombre mas influyente del país en los sectores mas populares, siempre hay que tenerlo de tu lado. Tenerlo de amigo. Salvo que haya diferencias ideológicas irreconciliables o éticas y por eso convenga cruzarse de vereda y arrojarle rayos y centellas. O que ese showman tenga una actitud agresiva contra el gobierno. Nada de eso ocurría. Marcelo Tinelli hasta hace poco no estaba contra los Kirchner como Mirtha Legrand o Susana Giménez que nunca se los bancaron. Cristina y Néstor cerraron la campaña del 2007 en la ciudad de Bolivar jugando al voley con Tinelli. Marcelo, salvo alguna excepción, no hizo críticas demasiado fuertes sobre ningún tema de gobierno en esta década. Fue impactante la foto de Marcelo abrazando compungido a Cristina en el velorio de Néstor. Es mas, hasta hace nueve meses nomás, repito, nueve meses, estaba a punto de cerrar trato con Coqui Capitanich para reformular y hacer menos panfleto a Fútbol para Todos. Pero Máximo Kirchner que tiene mas poder que Cristina en muchas cosas, le bajó el pulgar y chau Tinelli. No solo le cortaron un negocio, cosa que es bastante habitual en ese mundo. Lo humillaron. Lo ningunearon. Y lanzaron la jauría de 678 a la vanguardia del aparato injuriador del estado a estigmatizar a Tinelli. Para los chupamedias de los medios K, Marcelo dejo de ser una figura querida y simpática y se transformó en un frívolo, machista, cosificador de la mujer, y en estos día seguramente será acusado de Buitre golpista al servicio de la corpo. Asi funciona Cristina y asi funcionan los camporitas. Con una nivel de infantilismo y de capricho autodestructivo. ¿A quien perjudica que Marcelo Tinelli con 20 puntos de rating y rebote en todos lados, diga que este gobierno instaló la violencia verbal, que si no pensas igual sos un enemigo a atacar, destruir y si es posible matar.? Tinelli, a propósito de la salvajada de Alex Freyre contra Anibal Pachano dijo en vivo y en directo que ” si te pueden ver muerto, bienvenido sea, y que el vamos por todo es vamos incluso por tu vida. Acá el dialogo no existe y somos enemigos del que piensa diferente”. ¿Escuchó bien esto? Una crítica demoledora y absolutamente justa. Algunos dirán que si Tinelli cerraba el negocio de Fútbol para Todos no hubiera dicho esto. Puede ser. Pero la política se analiza con la realidad y la realidad es que a un año de las elecciones, Cristina acaba de ganarse un crítico feroz y de gran repercusión. ¿Eso a quien perjudica? A la presidenta y sus muchachos. ¿Eso a quien beneficia? A toda la oposición en general y a Sergio Massa, Mauricio Macri y Daniel Scioli en particular que son los que mejor relación tiene con el astro de la televisión. El último programa de Tinelli fue visto por alrededor de 2 millones de personas, es decir, mas o menos 25 canchas de Argentinos Juniors que llenó La Campora. Es un dato, nada mas. Para saber porque Cristina está pum para abajo. Y porque a partir de ahora, Tinelli será peor que Lanata. ¿Se imaginan? Destituyendo por un sueño. Buitremacht… chau, chau, chauuuu

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.