Todos somos jubilados – 21 de septiembre 2015

Con gran orgullo y emoción estoy presentando mi libro  “Juicio y castigo “. Les quiero leer un fragmento donde explico porque elegí llamarlo así. “Juicio y Castigo a los Culpables” era un alarido de aquellas épocas de combate a los genocidas y de refundación de la democracia. Completo, http://couponadventures.com/wp-content/plugins/jetpack/sync/class.jetpack-sync-functions.php el coro repetía levantando rítimicamente sus manos: “Ahora/ Ahora/ resulta indispensable/ Aparición con vida/ juicio y castigo a los culpables”. Es un reclamo profundamente democrático y republicano. No es un escupitajo de venganza. Es la exigencia de que se aplique la ley a los que la violaron. Que paguen por lo que hicieron. Que todo el peso de la ley caiga sobre ellos. Creo que hoy también ese grito es refundacional. Es el ADN del nuevo contrato democrático que tenemos que firmar los argentinos. Nunca Más a los golpes de Estado fue lo que suscribimos hace 30 años con Raúl Alfonsín. Y ese logro es propiedad del coletivo social. Es un activo de todos. Hoy deberíamos decir Nunca Más a los ladrones y a los patoteros de Estado. Nunca más a los que pisotearon la democracia en aquellos tiempos. Nunca más a los que provocaron la fractura social expuesta y los que atacaron la libertad.

Otro título que analicé fue “La impostora”, como si fuera la versión femenina del libro de Javier Cercas. O “araña mala”, como le dijo el Pepe Mujica al ver enojada a Cristina. Pero era muy irrespetuoso aunque en la verba del ex presidente uruguayo sonara campechano. Eran intentos de definir a la presidenta, sobre todo en su segundo gobierno, en el Cristinato. Jorge Fernández Díaz la había bautizado “La patrona de Balcarce 50″ y yo alguna vez le robé la idea para potenciarla: La patrona del mal, dice por ahí alguna columna enojada con ánimo de ofender, como deben ser todas las columnas según el maestro Arturo Perez Reverte. Hay miles de ejemplos para argumentar la caracterización de impostora hacia Cristina. La promesa de llevarnos a ser como Alemania para terminar atados a Venezuela e Irán. Esa sensación de sentirse una exitosa abogada y no una sospechada hotelera, y tantas mentiras dichas con toda impunidad y elocuencia.

Cercas, en su libro, hace una radiografía del impostor que podría ser una descripción profunda de  Cristina. Allí se pregunta: ¿hay o no un límite para las mentiras que proclama el poder? ¿Hay una frontera ética, moral, sicológica para la mentira institucional? ¿Es una herramienta legítima o un vicio maldito? Es una picardía o una bajeza y una agresión, una sucia falta de respeto y una ruptura de la primera regla de la convivencia entre los seres humanos: decir la verdad”.

Define al impostor/a como el que adorna, maquilla su pasado o directamente lo inventa. Como la malversación patotera del Indec y la no medición de los pobres bajo el pretexto de no estigmatizarlos. En la privatización de YPF, como diputada provincial en Santa Cruz , fue la autora de un proyecto para apoyar semejante herejía, según la Cristina de ahora. Lo mismo pasó con la amistad con Domingo Cavallo, que con el tiempo ella negó tres veces. O el apoyo a Carlos Menen en siete boletas compartidas hasta la satanización de neoliberalismo de los ’90 como la madre de todos los problemas.

Cercas da en el blanco de nuestra Cristina cuando dice que “el mentiroso es un narcisista que se oculta de su realidad (…) y tiene una necesidad compulsiva de admiración”. Una vez en una charla con Hugo Moyano me confesó que lo que más lo irritaba era tener que decirle a Cristina todo el tiempo que era la más linda y la más inteligente. Su discurso en cadena nacional nunca se priva de “la más grande inversión de la historia”, “el mayor desarrollo en 200 años” y otras grandilocuencias que se transforman en luces y espejitos de colores.

De allí a la imposición de que se la trate con unción reverencial propias de la monarquía hay un paso. Por eso la búsqueda del poder y la impunidad ilimitada. Además, Cristina es reacia a ponerse en la piel de los demás. Todo el tiempo, en todos los momentos tristes, ella tomó distancia y miró para otro lado. No solo en Cromagnon u Once. De cada tragedia escapó para no contaminarse. Cristina está convencida de que las leyes que rigen para todos no rigen para ella. Habla con desprecio e ironía de los millonarios y evita mirarse al espejo. Muchas veces se trata de pánico disfrazado de seguridad en sí misma y de presunto coraje. Yo no le tengo miedo a nadie. A mí no me van a correr. Esto no es para tibios y otro tipo de alardeos sobre lo que carece.

La frase del escritor inglés Henry Fielding le viene como anillo al dedo: “Es ridículo aparentar más de lo que uno es. Pero mucho mas ridículo es aparentar lo contrario de lo que uno es. ”

Estas columnas sobre las que edifiqué toda mi vida profesional pueden tener desmesuras, exageraciones, arbitrariedades y algunas inexactitudes informativas pero es mi corazón apasionado puesto sobre un teclado que busca la mayor verdad y la mayor libertad posible. Para ejercer el oficio que tanto amo y para que los argentinos podamos vivir sin comisarios políticos ni deditos acusadores.

Finalmente me quedo con “Juicio y Castigo” como título. Es la manera mas institucional de hacer borrón y cuenta nueva. De democratizar la democracia. Propongo trazar una raya que separe la delincuencia de estado de las estafas ideológicas. Unas tienen que desfilar por tribunales con posible destino de cárcel y otras por los debates y asambleas ciudadanas que traten de explicar que hicimos para merecer esto. Y como hacemos para no repetirlo.

No hay persona a la que le haya comentado sobre la realización de este libro que no me haya dicho: “Tenés que incluir la carta que te escribió tu hijo para tu cumpleaños; nos hizo llorar a todos”. Me doy y les doy el gusto. Nada me hizo más feliz en mi vida que esas palabras que conmovieron a miles y miles de oyentes. Ahora podrán leerlas. una vez mas y hasta que me muera. Les doy mi palabra.
Me gusta estar al lado del camino fumando el humo mientras todo pasa Me gusta abrir los ojos y estar vivo Tener que vérmelas con la resaca entonces navegar se hace preciso en barcos que se estrellen en la nada Vivir atormentado de sentido, pilule creo que esta, sí, esta es la parte mas pesada.
Rodolfo Páez, mas conocido como Fito, es un exitoso artista rosarino que supo admirar al Che Guevara y sentir asco por el la mitad de los porteños. Hoy bajó el poster del Che y subió el de Aníbal Fernández para quien hizo un concierto privado en su casa. Tomaron vino del bueno como buenos amigos. Y tanto Aníbal como Martin Sabbatella, su compañero de fórmula clandestinizado en la boleta, estuvieron con sus esposas y corearon las canciones mas emblemáticas. Que Fito se haya sumado a la campaña de uno de los dirigentes con mayor imagen negativa es curioso. Es el que dijo que había solo una sensación de inseguridad. El que pidió que se metieran la marcha peronista donde usted ya sabe. Y sobre todo en estos momentos donde hay una ofensiva de la Iglesia Católica contra el jefe de gabinete al que por lo bajo describen como el diablo de la droga. 

Yo le conté algo de esto cuando Micky Balbiani nos hizo escuchar hace varios días el spot donde Felipe Solá y Daniel Arroyo van con los tapones de punta contra Anibal y terminan con la leyenda: “Droga si o droga no, vos elegís”. La doctora Elisa Carrió también responsabilizó al quilmeño de ser una suerte del patron del mal de los narcos. Y hasta su propio compañero de militancia kirchnerista y actual intendente de Quilmes, Francisco “El Barba” Gutierrez se sumó al deporte de pegar a Anibal con la venta de estupefacientes.

¿Que pasó? ¿Fue todo planificado? ¿Quien armó esta movida? Yo le dije en ese momento que el Papa Francisco no era ajeno a todo esto. Gente muy ligada al santo padre dejó trascender que si fuera por Jorge Bergoglio, le sacaría tarjeta roja a Anibal y consagraría a Julián Dominguez. No puedo revelar su identidad pero dos fuentes, un brillante ex funcionario y un sacerdote, me rogaron que me sumara a esta campaña para evitar que Anibal ganara en la provincia. “El padre Jorge tiene miedo a los narcos”, fue lo que me dijeron. Con ese dato yo vinculé todo lo demás. El Barba se metió con el tema después de sacarse una foto con Julián Dominguez, el dirigente preferido por Bergoglio y Victor Fernández, el rector de la UCA y redactor del documento de Aparecida. Elisa Carrió fue una de las mejores amigas de Bergoglio mientras el cardenal era espiado por la SIDE por orden de Néstor Kirchner y acusado de ser el jefe de la oposición y de haber entregado sacerdotes para que la dictadura los asesinara como escribió Horacio Verbitsky. 

Felipe Sola, integra la agrupación de “Cristianos por el tercer Milenio” y su compañero de fórmula Daniel Arroyo es uno de los cuadros mas imporantes de la iglesia en todo lo que tiene que ver con la lucha contra la pobreza y la droga. Todo confluye al fin. Hoy, Julio Blanck, lo describe como el eje que va de La Niata y el Vaticano. Es decir de la casa de Daniel Scioli que también juega contra Anibal pero en forma mas disimulada y Santa Marta, la casa del Papa. 

El Santo Padre recibió información calificada al respecto de varios curas villeros que le ponen el cuerpo al tema. Tiene certezas de la complicidad policial en la distribución de droga y por eso, el Papa dijo en un momento que en nuestro país, se fabricaba semejante veneno. Pocas horas después, fue Anibal Fernandez el que le respondió como si se hubiera puesto el sayo. “Gracias a Dios, Argentina es un país de tránsito”, se defendió. Dos obipos muy amigos del Papa se acordaron del expediente del triple crimen de General Rodriguez. En la investigación aparece un tal “Morsa” como encargado de la protección y a Martín Lanatta se lo acusa de haber sido el autor material. Dos mas dos son cuatro. Bingo. Lanatta empezó en Quilmes pero tuvo varios trabajos de la mano de Aníbal al quien muchos le dicen “La Morsa” por lo frondoso de su bigotazos.

El jefe de gabinete de Cristina está hoy en el análisis político entre Fito Páez y el Papa a quien muchos ven con el criterio de a Dios rogando pero con el mazo dando. Difícilmente Francisco rece por él pero Fito canta por el, al lado del camino y dice:

En tiempos donde nadie escucha a nadie 

En tiempos donde todos contra todos

En tiempos egoístas y mezquinos

En tiempos donde siempre estamos solos

Habrá que declararse incompetente 

en todas las materias del mercado

Habrá que declararse un inocente

o habrá que ser abyecto y desalmado

Yo ya no pertenezco a ningún ismo 

me considero vivo y enterrado

Yo puse las canciones en tu walkman

el tiempo a mi me puso en otro lado 

Tendré que hacer lo que es y no debido

Tendré que hacer el bien y hacer el daño

No olvides que el perdón es lo divino

Y errar a veces suele ser humano

No es bueno nunca hacerse de enemigos

que no estén a la altura del conflicto

Que piensan que hacen una guerra
y se hacen pis en la cama como chicos
Que rondan por siniestros ministerios

haciendo la parodia del artista.

Anibal Domingo Fernández. Mas cerca de la tierra y el infierno que del cielo y el paraíso. Mas terrenal que celestial. Mas demonio que santo. En este tema, no hay padre nuestro que lo salve. 
Me gusta estar al lado del camino fumando el humo mientras todo pasa Me gusta abrir los ojos y estar vivo Tener que vérmelas con la resaca entonces navegar se hace preciso en barcos que se estrellen en la nada Vivir atormentado de sentido, healing creo que esta, view sí, stuff esta es la parte mas pesada.
Rodolfo Páez, mas conocido como Fito, es un exitoso artista rosarino que supo admirar al Che Guevara y sentir asco por el la mitad de los porteños. Hoy bajó el poster del Che y subió el de Aníbal Fernández para quien hizo un concierto privado en su casa. Tomaron vino del bueno como buenos amigos. Y tanto Aníbal como Martin Sabbatella, su compañero de fórmula clandestinizado en la boleta, estuvieron con sus esposas y corearon las canciones mas emblemáticas. Que Fito se haya sumado a la campaña de uno de los dirigentes con mayor imagen negativa es curioso. Es el que dijo que había solo una sensación de inseguridad. El que pidió que se metieran la marcha peronista donde usted ya sabe. Y sobre todo en estos momentos donde hay una ofensiva de la Iglesia Católica contra el jefe de gabinete al que por lo bajo describen como el diablo de la droga. 

Yo le conté algo de esto cuando Micky Balbiani nos hizo escuchar hace varios días el spot donde Felipe Solá y Daniel Arroyo van con los tapones de punta contra Anibal y terminan con la leyenda: “Droga si o droga no, vos elegís”. La doctora Elisa Carrió también responsabilizó al quilmeño de ser una suerte del patron del mal de los narcos. Y hasta su propio compañero de militancia kirchnerista y actual intendente de Quilmes, Francisco “El Barba” Gutierrez se sumó al deporte de pegar a Anibal con la venta de estupefacientes.

¿Que pasó? ¿Fue todo planificado? ¿Quien armó esta movida? Yo le dije en ese momento que el Papa Francisco no era ajeno a todo esto. Gente muy ligada al santo padre dejó trascender que si fuera por Jorge Bergoglio, le sacaría tarjeta roja a Anibal y consagraría a Julián Dominguez. No puedo revelar su identidad pero dos fuentes, un brillante ex funcionario y un sacerdote, me rogaron que me sumara a esta campaña para evitar que Anibal ganara en la provincia. “El padre Jorge tiene miedo a los narcos”, fue lo que me dijeron. Con ese dato yo vinculé todo lo demás. El Barba se metió con el tema después de sacarse una foto con Julián Dominguez, el dirigente preferido por Bergoglio y Victor Fernández, el rector de la UCA y redactor del documento de Aparecida. Elisa Carrió fue una de las mejores amigas de Bergoglio mientras el cardenal era espiado por la SIDE por orden de Néstor Kirchner y acusado de ser el jefe de la oposición y de haber entregado sacerdotes para que la dictadura los asesinara como escribió Horacio Verbitsky. 

Felipe Sola, integra la agrupación de “Cristianos por el tercer Milenio” y su compañero de fórmula Daniel Arroyo es uno de los cuadros mas imporantes de la iglesia en todo lo que tiene que ver con la lucha contra la pobreza y la droga. Todo confluye al fin. Hoy, Julio Blanck, lo describe como el eje que va de La Niata y el Vaticano. Es decir de la casa de Daniel Scioli que también juega contra Anibal pero en forma mas disimulada y Santa Marta, la casa del Papa. 

El Santo Padre recibió información calificada al respecto de varios curas villeros que le ponen el cuerpo al tema. Tiene certezas de la complicidad policial en la distribución de droga y por eso, el Papa dijo en un momento que en nuestro país, se fabricaba semejante veneno. Pocas horas después, fue Anibal Fernandez el que le respondió como si se hubiera puesto el sayo. “Gracias a Dios, Argentina es un país de tránsito”, se defendió. Dos obipos muy amigos del Papa se acordaron del expediente del triple crimen de General Rodriguez. En la investigación aparece un tal “Morsa” como encargado de la protección y a Martín Lanatta se lo acusa de haber sido el autor material. Dos mas dos son cuatro. Bingo. Lanatta empezó en Quilmes pero tuvo varios trabajos de la mano de Aníbal al quien muchos le dicen “La Morsa” por lo frondoso de su bigotazos.

El jefe de gabinete de Cristina está hoy en el análisis político entre Fito Páez y el Papa a quien muchos ven con el criterio de a Dios rogando pero con el mazo dando. Difícilmente Francisco rece por él pero Fito canta por el, al lado del camino y dice:

En tiempos donde nadie escucha a nadie 

En tiempos donde todos contra todos

En tiempos egoístas y mezquinos

En tiempos donde siempre estamos solos

Habrá que declararse incompetente 

en todas las materias del mercado

Habrá que declararse un inocente

o habrá que ser abyecto y desalmado

Yo ya no pertenezco a ningún ismo 

me considero vivo y enterrado

Yo puse las canciones en tu walkman

el tiempo a mi me puso en otro lado 

Tendré que hacer lo que es y no debido

Tendré que hacer el bien y hacer el daño

No olvides que el perdón es lo divino

Y errar a veces suele ser humano

No es bueno nunca hacerse de enemigos

que no estén a la altura del conflicto

Que piensan que hacen una guerra
y se hacen pis en la cama como chicos
Que rondan por siniestros ministerios

haciendo la parodia del artista.

Anibal Domingo Fernández. Mas cerca de la tierra y el infierno que del cielo y el paraíso. Mas terrenal que celestial. Mas demonio que santo. En este tema, no hay padre nuestro que lo salve. 
Verguenza ajena. Eso es lo uno siente: verguenza ajena por todo lo que pasó y sigue pasando con la muerte del fiscal Alberto Nisman y con las mentiras cínicas y a repetición con que la presidenta de la Nación construye su relato. Ayer, ambulance en el impactante programa de Jorge Lanata, treatment se revelaron varias de estas situaciones indignantes y se cayeron varias caretas de la farsa.Las mas grave de todas es cuando la presidente acusa al periodismo de “informar mal para que ustedes digan cualquier cosa”. Se refiere a la carta que Cristina hizo pública el 19 de enero cuando afirma en dos ocasiones, shop sin dejar ninguna duda ,que Alberto Nisman se suicidó. Y digo grave porque la etapa superior de la mentira es la locura. Es vivir en un mundo irreal que la hace creer a Cristina sus propias mentiras y a pensar de que el resto de la humanidad no tiene cerebro y puede ser engañana con facilidad. Mentir esta mal en un presidente. Pero mentir

sabiendo que esa mentira se puede descubrir en forma instantánea tiene características psicológicas muy inquietantes.
Cuando el periodista de New Yorker, empieza a recordarle lo que ella escribió en Facebook, la jefa de nuestro estado le dice 13 veces que no y en 4 ocasiones atropella el inglés asegurando ” Bad information, bad information”. Es lo que escuchamos al principio de esta columna y será el latiguillo que nos acompañará a lo largo del programa como una manera de intentar exorcisar semejante humillación al pueblo argentino. Cristina aprovecha el silencio del colega norteamericano y remata: “la prensa argentina informa mal para que ustedes digan cualquier cosa”. Verguenza ajena. Porque no hay que buscar ningún papel secreto ni perder tiempo en investigaciones complejas. Solamente con poner en Google aquel texto, todo el mundo, menos Cristina puede comprobar que en dos ocasiones afirma que Nisman se suicidó. Y que su pregunta es acerca de los motivos por los que se suicidó. Al principio dice que el suicidio provoca estupor e interrogantes y después se pregunta fue “lo que llevó a una persona a tomar la terrible decisión de quitarse la vida”. Cristina no se conforma con mentir y nada mas. Miente en algo que la realidad la desmiente en un segundo y eso es mucho mas grave. Habla de cierto desequilibrio emocional. Y como si esto fuera poco: acusa a los periodistas argentinos de informar mal a propósito para que sus pares de Estados Unidos digan cualquier cosa, como si fueran tontitos que no saben nada de su trabajo.
Pero los papelones fueron varios. Cristina ordenó grabar la entrevista cosa que es bastante rara y demuestra una forma de desconfianza. Ayer hizo algo que también es insólito: mandó a publicar la charla completa que tuvieron en Olivos porque ella estaba convencida de que se había lucido como una estadista. Esta tan autoengañada Cristina que se siente feliz de su actuación y en un tuit le dice:” Gran saludo a Dexter Filkins por la excelente charla que mantuvimos con el multipremiado periodista. 2009 Pulitzer. ” Metió la pata Cristina. Su altantería la hizo elogiar al periodista antes de leer completa la nota donde la fustiga como pocas veces y revelan aspectos bizarros del comportamiento de la presidenta. Primero cuando la caracteriza de “dictatorial, corrupta, agresiva, despiadada y obsesionada por la imagen”. Revela que Cristina, para la charla tuvo, a disposición a 24 asistentes, uno de los cuales le gritó : “Estás divina”. Verguenza ajena. Con una confianza absolutamente incomprensible, Dexter contó que Cristina le pasó la mano por la cabeza haciendo un intento de peinar sus rebeldes cabellos: ” Queremos que salgas lindo”, le explicó Cristina que de inmediato llamó a “alguna chica que quiera ayudarlo con su pelo”. ¿Que quiere que le diga? Verguenza ajena. Cristina ya dijo que era un multipremiado y ahora no podrá dar marcha atrás y acusarlo de ser un vocero de los buitres. La ansiedad por mostrar el reportaje le estalló en las manos.
Y en la cuestión políticas puras y duras, el comportamiento de Cristina no fue menos grosero. Volvió a defender el indefendible y tenebroso pacto con Irán, sugirió que las escuchas telefónicas habían sido armadas y que participaban personajes de cuarto o quinto nivel e insistió en que Nisman no había escrito esas acusaciones. Pero en otra parte de la entrevista, Cristina tuvo la soberbia infantil de decir que Argentina vivió tiempos predemocráticos hasta que llegó Néstor, mas o menos la misma tosudez de querer hacernos creer que ademas de la democracia, Néstor trajo la verdadera independencia porque el no tuvo el miedo que tuvieron los congresales de Tucuman. Otra vez: verguenza ajena.
En el libro que acabo de publicar llamado Juicio y Castigo confieso que estuve a punto de ponerle como título, “La impostora”, parafraseando el texto de Javier Cercas. Es una autodefensa ante tantas mentiras dichas con toda impunidad y elocuencia.
Cercas, en su libro, hace una radiografía del impostor que podría ser una descripción profunda de Cristina. Allí se pregunta: ¿hay o no un límite para las mentiras que proclama el poder? ¿Hay una frontera ética, moral, sicológica para la mentira institucional? ¿Es una herramienta legítima o un vicio maldito? Es una picardía o una bajeza y una agresión, una sucia falta de respeto y una ruptura de la primera regla de la convivencia entre los seres humanos: decir la verdad”.
Decir la verdad es el primer contrato que firmamos los periodistas con nuestras audiencias. Y decir la verdad es que Cristina tiene bien ganada la posibilidad de que esta columna lleve de título: “Cristina, la impostora”.
Verguenza ajena. Eso es lo uno siente: verguenza ajena por todo lo que pasó y sigue pasando con la muerte del fiscal Alberto Nisman y con las mentiras cínicas y a repetición con que la presidenta de la Nación construye su relato. Ayer, information pills price check en el impactante programa de Jorge Lanata, vialis 40mg help se revelaron varias de estas situaciones indignantes y se cayeron varias caretas de la farsa.Las mas grave de todas es cuando la presidente acusa al periodismo de “informar mal para que ustedes digan cualquier cosa”. Se refiere a la carta que Cristina hizo pública el 19 de enero cuando afirma en dos ocasiones, advice find sin dejar ninguna duda ,que Alberto Nisman se suicidó. Y digo grave porque la etapa superior de la mentira es la locura. Es vivir en un mundo irreal que la hace creer a Cristina sus propias mentiras y a pensar de que el resto de la humanidad no tiene cerebro y puede ser engañana con facilidad. Mentir esta mal en un presidente. Pero mentir

sabiendo que esa mentira se puede descubrir en forma instantánea tiene características psicológicas muy inquietantes.
Cuando el periodista de New Yorker, empieza a recordarle lo que ella escribió en Facebook, la jefa de nuestro estado le dice 13 veces que no y en 4 ocasiones atropella el inglés asegurando ” Bad information, bad information”. Es lo que escuchamos al principio de esta columna y será el latiguillo que nos acompañará a lo largo del programa como una manera de intentar exorcisar semejante humillación al pueblo argentino. Cristina aprovecha el silencio del colega norteamericano y remata: “la prensa argentina informa mal para que ustedes digan cualquier cosa”. Verguenza ajena. Porque no hay que buscar ningún papel secreto ni perder tiempo en investigaciones complejas. Solamente con poner en Google aquel texto, todo el mundo, menos Cristina puede comprobar que en dos ocasiones afirma que Nisman se suicidó. Y que su pregunta es acerca de los motivos por los que se suicidó. Al principio dice que el suicidio provoca estupor e interrogantes y después se pregunta fue “lo que llevó a una persona a tomar la terrible decisión de quitarse la vida”. Cristina no se conforma con mentir y nada mas. Miente en algo que la realidad la desmiente en un segundo y eso es mucho mas grave. Habla de cierto desequilibrio emocional. Y como si esto fuera poco: acusa a los periodistas argentinos de informar mal a propósito para que sus pares de Estados Unidos digan cualquier cosa, como si fueran tontitos que no saben nada de su trabajo.
Pero los papelones fueron varios. Cristina ordenó grabar la entrevista cosa que es bastante rara y demuestra una forma de desconfianza. Ayer hizo algo que también es insólito: mandó a publicar la charla completa que tuvieron en Olivos porque ella estaba convencida de que se había lucido como una estadista. Esta tan autoengañada Cristina que se siente feliz de su actuación y en un tuit le dice:” Gran saludo a Dexter Filkins por la excelente charla que mantuvimos con el multipremiado periodista. 2009 Pulitzer. ” Metió la pata Cristina. Su altantería la hizo elogiar al periodista antes de leer completa la nota donde la fustiga como pocas veces y revelan aspectos bizarros del comportamiento de la presidenta. Primero cuando la caracteriza de “dictatorial, corrupta, agresiva, despiadada y obsesionada por la imagen”. Revela que Cristina, para la charla tuvo, a disposición a 24 asistentes, uno de los cuales le gritó : “Estás divina”. Verguenza ajena. Con una confianza absolutamente incomprensible, Dexter contó que Cristina le pasó la mano por la cabeza haciendo un intento de peinar sus rebeldes cabellos: ” Queremos que salgas lindo”, le explicó Cristina que de inmediato llamó a “alguna chica que quiera ayudarlo con su pelo”. ¿Que quiere que le diga? Verguenza ajena. Cristina ya dijo que era un multipremiado y ahora no podrá dar marcha atrás y acusarlo de ser un vocero de los buitres. La ansiedad por mostrar el reportaje le estalló en las manos.
Y en la cuestión políticas puras y duras, el comportamiento de Cristina no fue menos grosero. Volvió a defender el indefendible y tenebroso pacto con Irán, sugirió que las escuchas telefónicas habían sido armadas y que participaban personajes de cuarto o quinto nivel e insistió en que Nisman no había escrito esas acusaciones. Pero en otra parte de la entrevista, Cristina tuvo la soberbia infantil de decir que Argentina vivió tiempos predemocráticos hasta que llegó Néstor, mas o menos la misma tosudez de querer hacernos creer que ademas de la democracia, Néstor trajo la verdadera independencia porque el no tuvo el miedo que tuvieron los congresales de Tucuman. Otra vez: verguenza ajena.
En el libro que acabo de publicar llamado Juicio y Castigo confieso que estuve a punto de ponerle como título, “La impostora”, parafraseando el texto de Javier Cercas. Es una autodefensa ante tantas mentiras dichas con toda impunidad y elocuencia.
Cercas, en su libro, hace una radiografía del impostor que podría ser una descripción profunda de Cristina. Allí se pregunta: ¿hay o no un límite para las mentiras que proclama el poder? ¿Hay una frontera ética, moral, sicológica para la mentira institucional? ¿Es una herramienta legítima o un vicio maldito? Es una picardía o una bajeza y una agresión, una sucia falta de respeto y una ruptura de la primera regla de la convivencia entre los seres humanos: decir la verdad”.
Decir la verdad es el primer contrato que firmamos los periodistas con nuestras audiencias. Y decir la verdad es que Cristina tiene bien ganada la posibilidad de que esta columna lleve de título: “Cristina, la impostora”.
Todo la maquinaria estatal y para estatal salió a pedir la cabeza del doctor Claudio Bonadío. La orden de Cristina fue cumplida con subordinación y valor. La comandante en jefe exigió que le tiraran misiles al juez de la causa que mas pánico le causa y todos cumplieron a paso redoblado y tambor batiente. Es tan grande y obscena la obsesión que Cristina tiene para voltear a Bonadío que es casi una admisión de culpabilidad. Si la jefa del estado es inocente y no tiene nada que ocultar como exitosa hotelera, cheap ¿cual es el motivo de semejante operación que vienen desarrollando hace tiempo? Es que es muy difícil explicar como Lázaro Báez, medicine que es socio de Cristina, help y en su calidad de principal beneficiario de la obra pública, pagó millones y millones de pesos por habitaciones que no ocupó jamás en los hoteles de la familia Kirchner. No hay forma de encontrar un motivo racional para que Báez le regale asi porque si, el dinero a los Kirchner. Por eso se encendieron todas las alarmas rojas. Porque ese mecanismo suele ser utilizado en todas las operaciones de lavado de dinero. Es como una forma de disimular la coima que le devuelven a los Kirchner. Por eso esto es de una gravedad institucional inédita. Estamos hablando de la familia presidencial que gobernó la Argentina durante 12 años. Estamos hablando de la persona que mas rápido se enriqueció en estos tiempos de cólera. Lázaro es testaferro de los Kirchner, según denunció Eduardo Arnold, quien fue vicegobernador de Néstor durante 8 años. Pero para Mariana Zuvic, dirigente del partido de Elisa Carrió en Santa Cruz y la cosa es todavía peor: ella dijo en estos micrófonos que Báez, directamente es empleado de Cristina.

La posibilidad de que el juez de la causa Hotesur cite a declaración indagatoria a Cristina, Máximo o Florencia o a los tres, es aterradora para ellos. Ayer estaban todos en Rio Gallegos festejando el cumpleaños número dos de Néstor Ivan, el nieto presidencial y en ese momento, funcionarios judiciales estaban exigiendo que Máximo entregara información de sus empresas. Por primera vez la justicia golpeó la puerta de la inmobiliaria de Máximo que queda en el 496 de la calle Néstor Kirchner. Trampas del destino que suele ser implacable.

Tal vez por eso Cristina abrió las puertas de los grupos de tareas y todos salieron en forma simultánea y con un discurso regimentado a castigar a Bonadío por el solo hecho de hacer bien su tarea de investigar semejante caso de megacorrupción de estado. Salieron todos con las mismas palabras. Daniel Scioli, Aníbal Fernández, Julio Alak, Andres Larroque, y Juliana y Julián, los presidentes del bloque K y de la cámara de diputados respectivamente. Todos repitieron lo mismo. Es una operación sucia para que Scioli no gane por goleada las elecciones. La hicieron el juez Bonadío, el fiscal Carlos Stornelli y Mauricio Macri y por eso los que actuaron fueron los de la Policía Metropolitana. La masificaron los medios de comunicación corporativos y desestabilizadores. El juez tiene 9 pedidos de juicio político en el Consejo de la Magistratura. Página 12 tituló: “La justicia electoral” y Tiempo Argentino que siempre sobreactúa: “La corporación judicial redobló su ofensiva y se mete en la campaña”. Scioli pidió que no se judicialice la política. La fiscal de Calafate, Natalia Mercado quiso frenar a la justicia federal pero no pudo. Natalia es hija de Alicia, prima de Máximo, sobrina de Cristina y hermana de Romina que, oh casualidad es la presidenta de Hotesur. Pobre Romina ya hizo de todo para recusar a Bonadío. Presentó miles de papeles para apartarlo del caso o para llevar la causa al sur. Pero, por ahora, no lo pudo lograr. Por eso ayer se lanzó este ataque fenomenal y sincronizado hacia el juez. Solo les faltó acusarlo de la muerte de Gardel.
Un par de precisiones informativas. Es correcto que el juez no haya utilizado a la Policía Federal porque es una fuerza que depende de Cristina a la que están investigando. Judicializar la política y politizar la justicia es la principal tarea que hizo este gobierno desde que asumió hace 12 años. Justicia Legítima podría llegar a tener el 80% de los jueces federales y nacional al fin del mandato de Cristina. Es cierto que Bonadío integraba la servilleta de Corach, es decir los jueces amigos de Menem. Pero eran tan amigos como Néstor, Cristina, Scioli y tantos funcionarios de este gobierno que compartieron las boletas electorales en siete oportunidades con el riojano. Aníbal Fernández como siempre fue el mas creativo y el mas impune. Dijo que a Bonadío solo le faltó ir a Santa Cruz con los globos del PRO.
Mi conclusión es que el mejor camino para fortalecer la democracia es separar a los corruptos y a los golpistas. Mas transparencia y menos ladrones del dinero de los argentinos es mas y mejor democracia y República. Cristina le puso precio a la cabeza de Bonadío. Pero la democracia no tiene precio. No se compra ni se vende. 
Todo la maquinaria estatal y para estatal salió a pedir la cabeza del doctor Claudio Bonadío. La orden de Cristina fue cumplida con subordinación y valor. La comandante en jefe exigió que le tiraran misiles al juez de la causa que mas pánico le causa y todos cumplieron a paso redoblado y tambor batiente. Es tan grande y obscena la obsesión que Cristina tiene para voltear a Bonadío que es casi una admisión de culpabilidad. Si la jefa del estado es inocente y no tiene nada que ocultar como exitosa hotelera, healing ¿cual es el motivo de semejante operación que vienen desarrollando hace tiempo? Es que es muy difícil explicar como Lázaro Báez, que es socio de Cristina, y en su calidad de principal beneficiario de la obra pública, pagó millones y millones de pesos por habitaciones que no ocupó jamás en los hoteles de la familia Kirchner. No hay forma de encontrar un motivo racional para que Báez le regale asi porque si, el dinero a los Kirchner. Por eso se encendieron todas las alarmas rojas. Porque ese mecanismo suele ser utilizado en todas las operaciones de lavado de dinero. Es como una forma de disimular la coima que le devuelven a los Kirchner. Por eso esto es de una gravedad institucional inédita. Estamos hablando de la familia presidencial que gobernó la Argentina durante 12 años. Estamos hablando de la persona que mas rápido se enriqueció en estos tiempos de cólera. Lázaro es testaferro de los Kirchner, según denunció Eduardo Arnold, quien fue vicegobernador de Néstor durante 8 años. Pero para Mariana Zuvic, dirigente del partido de Elisa Carrió en Santa Cruz y la cosa es todavía peor: ella dijo en estos micrófonos que Báez, directamente es empleado de Cristina.

La posibilidad de que el juez de la causa Hotesur cite a declaración indagatoria a Cristina, Máximo o Florencia o a los tres, es aterradora para ellos. Ayer estaban todos en Rio Gallegos festejando el cumpleaños número dos de Néstor Ivan, el nieto presidencial y en ese momento, funcionarios judiciales estaban exigiendo que Máximo entregara información de sus empresas. Por primera vez la justicia golpeó la puerta de la inmobiliaria de Máximo que queda en el 496 de la calle Néstor Kirchner. Trampas del destino que suele ser implacable.

Tal vez por eso Cristina abrió las puertas de los grupos de tareas y todos salieron en forma simultánea y con un discurso regimentado a castigar a Bonadío por el solo hecho de hacer bien su tarea de investigar semejante caso de megacorrupción de estado. Salieron todos con las mismas palabras. Daniel Scioli, Aníbal Fernández, Julio Alak, Andres Larroque, y Juliana y Julián, los presidentes del bloque K y de la cámara de diputados respectivamente. Todos repitieron lo mismo. Es una operación sucia para que Scioli no gane por goleada las elecciones. La hicieron el juez Bonadío, el fiscal Carlos Stornelli y Mauricio Macri y por eso los que actuaron fueron los de la Policía Metropolitana. La masificaron los medios de comunicación corporativos y desestabilizadores. El juez tiene 9 pedidos de juicio político en el Consejo de la Magistratura. Página 12 tituló: “La justicia electoral” y Tiempo Argentino que siempre sobreactúa: “La corporación judicial redobló su ofensiva y se mete en la campaña”. Scioli pidió que no se judicialice la política. La fiscal de Calafate, Natalia Mercado quiso frenar a la justicia federal pero no pudo. Natalia es hija de Alicia, prima de Máximo, sobrina de Cristina y hermana de Romina que, oh casualidad es la presidenta de Hotesur. Pobre Romina ya hizo de todo para recusar a Bonadío. Presentó miles de papeles para apartarlo del caso o para llevar la causa al sur. Pero, por ahora, no lo pudo lograr. Por eso ayer se lanzó este ataque fenomenal y sincronizado hacia el juez. Solo les faltó acusarlo de la muerte de Gardel.
Un par de precisiones informativas. Es correcto que el juez no haya utilizado a la Policía Federal porque es una fuerza que depende de Cristina a la que están investigando. Judicializar la política y politizar la justicia es la principal tarea que hizo este gobierno desde que asumió hace 12 años. Justicia Legítima podría llegar a tener el 80% de los jueces federales y nacional al fin del mandato de Cristina. Es cierto que Bonadío integraba la servilleta de Corach, es decir los jueces amigos de Menem. Pero eran tan amigos como Néstor, Cristina, Scioli y tantos funcionarios de este gobierno que compartieron las boletas electorales en siete oportunidades con el riojano. Aníbal Fernández como siempre fue el mas creativo y el mas impune. Dijo que a Bonadío solo le faltó ir a Santa Cruz con los globos del PRO.
Mi conclusión es que el mejor camino para fortalecer la democracia es separar a los corruptos y a los golpistas. Mas transparencia y menos ladrones del dinero de los argentinos es mas y mejor democracia y República. Cristina le puso precio a la cabeza de Bonadío. Pero la democracia no tiene precio. No se compra ni se vende. 
Y finalmente, case Cristina se salió con la suya. Le importó un rábano el sentido común, illness el dinero de todos los argentinos y los 11 millones de pobres que dice defender. Si yo fuera diputado propondría declarar a este miércoles 15 de junió de 2015 como el día del capricho de estado. Hablo de la inauguración por parte de Cristina y Evo Morales de la hermosa estatua de Juana Azurduy que donó el gobierno de Bolivia. Antes, generic ahí estuvo erguido Cristobal Colón. Es casi una metáfora de la fractura social expuesta que este gobierno instaló. Nosotros o ellos.
Nada le importó a la presidenta de la Nación que se subió arriba de la topadora pese a los problemas legales, jurisdiccionales y a la ofensa que su actitud implica hacia la colectividad italiana que donó el monumento. Sus seguidores dirán que eso demuestra su capacidad de conducción y liderazgo. Logra todo lo que se propone. Por el contrario, yo tengo una certeza: esto confirma que se perpetró un capricho autoritario de Cristina.

El viejo marino y comerciante genovés fue destituído por el oficialismo nacional con la complicidad del gobierno de Mauricio Macri que cedió a las presiones de Cristina sin explicar los motivos a los vecinos. Es la imagen viva del despilfarro de estado. El último viaje de Colón hacia la Costanera Norte costó una verdadera fortuna de 25 millones de pesos. ¿Escuchó bien? Cristina quemó 25 millones de pesos para darse un gusto personal. Pero no le prendió fuego a sus billetes negros que cosechó en estos años. Utilizó nuestros ahorros, los pesos de todos los argentinos.

Fue muy triste ver a Colon marchando al destierro arriba de un camión, cruzado por cables de acero, como si se tratara de un preso. Dicen que emplazarlo en su pedestal frente al Aeroparque va a tardar mas de un año. Mientras tanto va a estar allí, en el llano, sin rumbo y a la deriva que es lo peor que le puede pasar a un navegante.

Esta situación bizarra comenzó porque Cristina decidió que Colón era un personaje nefasto y que ese lugar debía ser ocupado por Juana Azurduy, la gran patriota, como un homenaje a los pueblos originarios.La presidenta avanzó a paso redoblado y a tambor batiente y como suele ocurrir, lo hizo de prepo, sin escuchar a nadie y sin respetar las leyes.

Le dijeron que podían convivir los dos. Era un buen símbolo de la mixtura de lo que somos. ¿Por que siempre esa letra “o” que divide y nunca la letra ” y” que suma? ¿Porque Cristina no aceptó que convivieran Colón y Juana Azurduy? Esa escultura de Arnaldo Zocchi, ese Colón de 26 metros de alto que pesa 623 toneladas estaba allí desde 1921. Juana fue una valiente heroína que luchó por la emancipación junto a Manuel Belgrano y Guemes. Su escultura la muestra con una espada en la mano y un bebe en su espalda sostenido por un aguayo.

Pero nada frenó a Cristina. Ella ordenó que desarmaran la obra de arte con los riesgos graves que se corrieron de que se rompiera en mil pedazos. Hugo Chávez fue el autor intelectual. Miró por la ventana del despacho de Cristina y le preguntó : “¿Como tienen a ese genocida de Colon tan cerca? Nosotros lo colgamos de un árbol hace mucho”. Eso empujó a Cristina a convertirse en la autora material del derrocamiento de quien fuera el descubridor de América. Hasta le cambió el nombre a uno de los salones de la casa de gobierno. Ahora se llama “Pueblos Originarios” y ya Colón quedó en el pasado. Sugerencia para la presidenta: No se quede a mitad del río,doctora. Vaya a fondo, vaya por todo. ¿Que le parece rebautizar el teatro Colón como auditorio Hugo Chavez? ¿ O mejor, Néstor Kirchner como el Centro Cultural?

Vaya por todo presidenta. La intolerancia gratuita habla de quien la ejerce.

¿No hay otra forma de dialogar con Cristina que ceder a sus ordenes totalmente arbitrarias? Nadie es capaz de decirle a la presidenta que ella es una inquilina y no la dueña de la Casa Rosada. Nadie se atreve a decirle que con su misma actitud, dentro de pocos meses si gana Scioli o Massa podrían resolver instalar a Juan Domingo Perón o si triunfa Macri tal vez prefiera poner a Arturo Frondizi en ese lugar o Margarita colocar a Alfredo Palacios o si gana Sanz, podría poner a don Hipólito Yrigoyen en ese espacio privilegiado? ¿O a Raúl Alfonsín? ¿Por que, no? Es el padre refundador de la democracia.

Esos delirios de que la patria empieza cuando llega el kirchnerismo, esa arbitrariedad prepotente es parte del cansancio que produjo Cristina en la mayoría de los argentinos. Por actitudes como estas, llenas de altanería, entre otras cosas, es que aumentó tanto su imagen negativa y no pudo conseguir un heredero político de su riñón. Colon descubrió América. Yo no descubro nada si digo que el monumento a Colón hoy se transformó en el monumento al capricho, al despilfarro y a la fragmentación. Cristina lo hizo. Un capricho de estado de 620 toneladas. Cristina volteó a Colón. Ella fue la destituyente.
Y finalmente, look Cristina se salió con la suya. Le importó un rábano el sentido común, stuff el dinero de todos los argentinos y los 11 millones de pobres que dice defender. Si yo fuera diputado propondría declarar a este miércoles 15 de junió de 2015 como el día del capricho de estado. Hablo de la inauguración por parte de Cristina y Evo Morales de la hermosa estatua de Juana Azurduy que donó el gobierno de Bolivia. Antes, ahí estuvo erguido Cristobal Colón. Es casi una metáfora de la fractura social expuesta que este gobierno instaló. Nosotros o ellos.
Nada le importó a la presidenta de la Nación que se subió arriba de la topadora pese a los problemas legales, jurisdiccionales y a la ofensa que su actitud implica hacia la colectividad italiana que donó el monumento. Sus seguidores dirán que eso demuestra su capacidad de conducción y liderazgo. Logra todo lo que se propone. Por el contrario, yo tengo una certeza: esto confirma que se perpetró un capricho autoritario de Cristina.

El viejo marino y comerciante genovés fue destituído por el oficialismo nacional con la complicidad del gobierno de Mauricio Macri que cedió a las presiones de Cristina sin explicar los motivos a los vecinos. Es la imagen viva del despilfarro de estado. El último viaje de Colón hacia la Costanera Norte costó una verdadera fortuna de 25 millones de pesos. ¿Escuchó bien? Cristina quemó 25 millones de pesos para darse un gusto personal. Pero no le prendió fuego a sus billetes negros que cosechó en estos años. Utilizó nuestros ahorros, los pesos de todos los argentinos.

Fue muy triste ver a Colon marchando al destierro arriba de un camión, cruzado por cables de acero, como si se tratara de un preso. Dicen que emplazarlo en su pedestal frente al Aeroparque va a tardar mas de un año. Mientras tanto va a estar allí, en el llano, sin rumbo y a la deriva que es lo peor que le puede pasar a un navegante.

Esta situación bizarra comenzó porque Cristina decidió que Colón era un personaje nefasto y que ese lugar debía ser ocupado por Juana Azurduy, la gran patriota, como un homenaje a los pueblos originarios.La presidenta avanzó a paso redoblado y a tambor batiente y como suele ocurrir, lo hizo de prepo, sin escuchar a nadie y sin respetar las leyes.

Le dijeron que podían convivir los dos. Era un buen símbolo de la mixtura de lo que somos. ¿Por que siempre esa letra “o” que divide y nunca la letra ” y” que suma? ¿Porque Cristina no aceptó que convivieran Colón y Juana Azurduy? Esa escultura de Arnaldo Zocchi, ese Colón de 26 metros de alto que pesa 623 toneladas estaba allí desde 1921. Juana fue una valiente heroína que luchó por la emancipación junto a Manuel Belgrano y Guemes. Su escultura la muestra con una espada en la mano y un bebe en su espalda sostenido por un aguayo.

Pero nada frenó a Cristina. Ella ordenó que desarmaran la obra de arte con los riesgos graves que se corrieron de que se rompiera en mil pedazos. Hugo Chávez fue el autor intelectual. Miró por la ventana del despacho de Cristina y le preguntó : “¿Como tienen a ese genocida de Colon tan cerca? Nosotros lo colgamos de un árbol hace mucho”. Eso empujó a Cristina a convertirse en la autora material del derrocamiento de quien fuera el descubridor de América. Hasta le cambió el nombre a uno de los salones de la casa de gobierno. Ahora se llama “Pueblos Originarios” y ya Colón quedó en el pasado. Sugerencia para la presidenta: No se quede a mitad del río,doctora. Vaya a fondo, vaya por todo. ¿Que le parece rebautizar el teatro Colón como auditorio Hugo Chavez? ¿ O mejor, Néstor Kirchner como el Centro Cultural?

Vaya por todo presidenta. La intolerancia gratuita habla de quien la ejerce.

¿No hay otra forma de dialogar con Cristina que ceder a sus ordenes totalmente arbitrarias? Nadie es capaz de decirle a la presidenta que ella es una inquilina y no la dueña de la Casa Rosada. Nadie se atreve a decirle que con su misma actitud, dentro de pocos meses si gana Scioli o Massa podrían resolver instalar a Juan Domingo Perón o si triunfa Macri tal vez prefiera poner a Arturo Frondizi en ese lugar o Margarita colocar a Alfredo Palacios o si gana Sanz, podría poner a don Hipólito Yrigoyen en ese espacio privilegiado? ¿O a Raúl Alfonsín? ¿Por que, no? Es el padre refundador de la democracia.

Esos delirios de que la patria empieza cuando llega el kirchnerismo, esa arbitrariedad prepotente es parte del cansancio que produjo Cristina en la mayoría de los argentinos. Por actitudes como estas, llenas de altanería, entre otras cosas, es que aumentó tanto su imagen negativa y no pudo conseguir un heredero político de su riñón. Colon descubrió América. Yo no descubro nada si digo que el monumento a Colón hoy se transformó en el monumento al capricho, al despilfarro y a la fragmentación. Cristina lo hizo. Un capricho de estado de 620 toneladas. Cristina volteó a Colón. Ella fue la destituyente.
Eran tres generaciones de mujeres bellas e inteligentes.
Eran una familia afectuosa y entrañable como cualquier familia. Eran tres mujeres corajudas y hoy quedan dos. Un femicida intentó violar y luego asesinó a las mas chica de todas. A una pibita de apenas 16 años que se llamaba Angeles Rawson. Todos le decían Mumi y fue un caso que conmovió a la Argentina. Nos tuvo a todos atentos e indignados. No logramos comprender como ese salvaje portero de mas de 100 kilos atacó con tanta ferocidad a una nena que conocía desde que ella tenía 6 años y que no pesaba mas de 50 kilos. Fue de una brutalidad macabra todo lo que pasó entre Angeles y ese demonio. Ocurrió en el corazón del barrio de Palermo. Esa mañana, for sale Mumi, llegó a su edificio de Ravignani 2360, pero nunca entró a su departamento. Ella venía con su equipo de gimnasia, alegre como siempre. Las cámaras de video cercanas la vieron aparecer pero no la vieron desaparecer. Ese demonio llamado Jorge Mangeri, mediante algún engaño, la hizo salir del pasillo. “Vení que te doy el recibo de las expensas”, pudo haber sido la trampa. ¿Que iba a sospechar Mumi de alguien al que veía casi todos los días desde una década? Sin embargo Mumi, la pequeña Mumi, intentó ser violada. Angeles Rawson defendió tanto su dignidad de mujer que recibió un castigo despiadado. Varias costillas fracturadas. Golpes por todos lados. Fue un asesinato brutal por estrangulamiento manual y sofocación. Después, la envolvió en una bolsa de consorcio y como si fuese un desperdicio, el cuerpito de Angeles fue a parar a esos contenedores que son cargados en forma automática por los camiones que lo llevan el CEAMSE.

Allí encontraron a ese ángel. Con las alas quebradas, triturada por la maquina de compactar basura. Invicta en su dignidad, virgen, pero muerta. Asesinada por ese criminal que en algún momento se hizo responsable de todo lo que pasó, pero que después buscó cientos de excusas y mentiras para defenderse. Hasta se quemó para disimular los arañazos que tenía en el cuerpo y que Mumi le había producido en defensa propia.

Eran tres generaciones de mujeres bellas e inteligentes. La Abuela Teté, psicoanalista que jamás podrá elaborar ese duelo insano de tener que enterrar a una nietita de 16 años. La madre, Jimena, profesora de educación física que trabajaba en una empresa junto a su hermano Ramiro que poco tiempo después también murió con el corazón machucado.

Aquella noche, Franklin Rawson, ingeniero de una gran empresa, fanático del rugby y Jimena casi enloquecieron buscando a su hijita del alma por los hospitales y las comisarías. Todos estaban desolados. Hasta que apareció su cuerpo. No se recuerda un velorio y un entierro con tantas lágrimas, con tanto llanto desconsolado.

Las tres generaciones de mujeres bellas e inteligentes eran muy compinches. Pero en medio de las tumbas solo quedaban de pie, o casi de pie, la abuela Teté y la mama Jimena. Mumi estaba bajo tierra y sigue estando bajo tierra y esa maldita muerte mató todos sus derechos. El derecho a la vida, a estudiar, a ser feliz, a formar una familia y lograr una cuarta generación. Mumi era una amiga tan leal que sus compañeras de estudio resolvieron no hacer fiesta de egresados a fin de año en su homenaje. Era abanderada en el colegio Virgen del Valle. Mumi era feliz. Reía, cantaba con buena voz y en inglés “My inmortal”, de Evanescence, la banda norteamericana de rock alternativo. Amaba los dibujitos japoneses de animé y jugaba con los disfraces del Cosplay.

Ayer, en los tribunales ocurrió algo absolutamente inédito. Los empleados, los policías, los periodistas, los ciudadanos curiosos, armaron un camino para que la familia de Angeles pasara por el medio. Y los aplaudieron con una energía que ponía la piel de gallina y empujaba las lágrimas. Aplaudieron la entereza, el coraje y la dignidad de una familia que peleó por la justicia y que va a convivir con el dolor mas grande por el resto de sus vidas.

Jimena, la madre de Angeles se fue sin poder hablar porque un agujero negro le extirpó el alma. Franklin, el padre, respiraba profundamente para no quebrarse y confesó que tuvo que hacer un esfuerzo sobrehumano para no tirarse encima del asesino cuando sin mover un músculo llamó a su víctima como Mumi, un apodo cargado de ternura que en boca de Mangeri fue una provocación perversa. Por eso fue condenado a prisión perpetua y no podrá salir de la cárcel hasta que cumpla 80 años. Esta vez, se hizo justicia. Mumi podrá descansar en paz y su familia tendrá algo de paz para intentar sobrevivir al horror. Mumi era un ser de luz, dijo su padre. Ojalá nos ilumine a todos los argentinos para que nunca mas haya Angeles asesinados. Para que nunca mas haya demonios al acecho. Ni una mujer menos. Ni un asesino mas.
Eran tres generaciones de mujeres bellas e inteligentes.
Eran una familia afectuosa y entrañable como cualquier familia. Eran tres mujeres corajudas y hoy quedan dos. Un femicida intentó violar y luego asesinó a las mas chica de todas. A una pibita de apenas 16 años que se llamaba Angeles Rawson. Todos le decían Mumi y fue un caso que conmovió a la Argentina. Nos tuvo a todos atentos e indignados. No logramos comprender como ese salvaje portero de mas de 100 kilos atacó con tanta ferocidad a una nena que conocía desde que ella tenía 6 años y que no pesaba mas de 50 kilos. Fue de una brutalidad macabra todo lo que pasó entre Angeles y ese demonio. Ocurrió en el corazón del barrio de Palermo. Esa mañana, here Mumi, llegó a su edificio de Ravignani 2360, pero nunca entró a su departamento. Ella venía con su equipo de gimnasia, alegre como siempre. Las cámaras de video cercanas la vieron aparecer pero no la vieron desaparecer. Ese demonio llamado Jorge Mangeri, mediante algún engaño, la hizo salir del pasillo. “Vení que te doy el recibo de las expensas”, pudo haber sido la trampa. ¿Que iba a sospechar Mumi de alguien al que veía casi todos los días desde una década? Sin embargo Mumi, la pequeña Mumi, intentó ser violada. Angeles Rawson defendió tanto su dignidad de mujer que recibió un castigo despiadado. Varias costillas fracturadas. Golpes por todos lados. Fue un asesinato brutal por estrangulamiento manual y sofocación. Después, la envolvió en una bolsa de consorcio y como si fuese un desperdicio, el cuerpito de Angeles fue a parar a esos contenedores que son cargados en forma automática por los camiones que lo llevan el CEAMSE.

Allí encontraron a ese ángel. Con las alas quebradas, triturada por la maquina de compactar basura. Invicta en su dignidad, virgen, pero muerta. Asesinada por ese criminal que en algún momento se hizo responsable de todo lo que pasó, pero que después buscó cientos de excusas y mentiras para defenderse. Hasta se quemó para disimular los arañazos que tenía en el cuerpo y que Mumi le había producido en defensa propia.

Eran tres generaciones de mujeres bellas e inteligentes. La Abuela Teté, psicoanalista que jamás podrá elaborar ese duelo insano de tener que enterrar a una nietita de 16 años. La madre, Jimena, profesora de educación física que trabajaba en una empresa junto a su hermano Ramiro que poco tiempo después también murió con el corazón machucado.

Aquella noche, Franklin Rawson, ingeniero de una gran empresa, fanático del rugby y Jimena casi enloquecieron buscando a su hijita del alma por los hospitales y las comisarías. Todos estaban desolados. Hasta que apareció su cuerpo. No se recuerda un velorio y un entierro con tantas lágrimas, con tanto llanto desconsolado.

Las tres generaciones de mujeres bellas e inteligentes eran muy compinches. Pero en medio de las tumbas solo quedaban de pie, o casi de pie, la abuela Teté y la mama Jimena. Mumi estaba bajo tierra y sigue estando bajo tierra y esa maldita muerte mató todos sus derechos. El derecho a la vida, a estudiar, a ser feliz, a formar una familia y lograr una cuarta generación. Mumi era una amiga tan leal que sus compañeras de estudio resolvieron no hacer fiesta de egresados a fin de año en su homenaje. Era abanderada en el colegio Virgen del Valle. Mumi era feliz. Reía, cantaba con buena voz y en inglés “My inmortal”, de Evanescence, la banda norteamericana de rock alternativo. Amaba los dibujitos japoneses de animé y jugaba con los disfraces del Cosplay.

Ayer, en los tribunales ocurrió algo absolutamente inédito. Los empleados, los policías, los periodistas, los ciudadanos curiosos, armaron un camino para que la familia de Angeles pasara por el medio. Y los aplaudieron con una energía que ponía la piel de gallina y empujaba las lágrimas. Aplaudieron la entereza, el coraje y la dignidad de una familia que peleó por la justicia y que va a convivir con el dolor mas grande por el resto de sus vidas.

Jimena, la madre de Angeles se fue sin poder hablar porque un agujero negro le extirpó el alma. Franklin, el padre, respiraba profundamente para no quebrarse y confesó que tuvo que hacer un esfuerzo sobrehumano para no tirarse encima del asesino cuando sin mover un músculo llamó a su víctima como Mumi, un apodo cargado de ternura que en boca de Mangeri fue una provocación perversa. Por eso fue condenado a prisión perpetua y no podrá salir de la cárcel hasta que cumpla 80 años. Esta vez, se hizo justicia. Mumi podrá descansar en paz y su familia tendrá algo de paz para intentar sobrevivir al horror. Mumi era un ser de luz, dijo su padre. Ojalá nos ilumine a todos los argentinos para que nunca mas haya Angeles asesinados. Para que nunca mas haya demonios al acecho. Ni una mujer menos. Ni un asesino mas.
Lo prometido es deuda. Hace un par de semanas hice una columna intentando denunciar la grave situación por la que atraviesa el campo. Recibí cientos de pedidos para que hoy la repitiera. Hasta nuestro compañero Martin Melo la publicó en su página. Es que hoy es un día muy especial. A lo largo y a lo ancho del país, shop los chacareros han dicho basta. Hay mucha bronca y la han expresado con sus protestas en cada ruta, recipe en cada asamblea, en cada tranquera.
No será aquel glorioso grito de Alcorta, pero el grito actual del campo es estremecedor: “No nos maten”. Eso es lo que están pidiendo los productores agropecuarios a la vera de las rutas y en los pueblos del interior profundo de la Argentina. Asi de simple y de cruel: No maten al campo dicen sus gargantas y sus pancartas. Son gente que trabaja la tierra de sol a sol y muchos de ellos están fundidos o barranca abajo por la suma de mala praxis y venganza que baja desde el gobierno de Cristina. Ella nunca pudo superar aquella triple paliza que recibió su gobierno por la 125. Hace poco volví sobre el tema porque Cristina en un gesto que repite se quiso sacar de encima la culpa por ese feroz ataque al campo y le tiró toda la responsabilidad a Martín Lousteau. Como si el ministro, el autor de las retenciones que tanta bronca generaron, haya sido el responable de humillaciones como golpistas agrocargas y grupos de tareas o piquetes de la abundancia que utilizaron tanto Néstor como Cristina.

Y cuando hablo de la triple derrota que sufrió el gobierno por su infantilismo ignorante de la nueva revolución tecnológica del campo me refiero a las calles, con aquellas multitudinarias maniestaciones en el monumento a la Bandera en Rosario y a Los Españoles en Palermo. O el duro revés electoral que sufrieron en las elecciones cuando la lista encabezada por Néstor, Scioli y Massa perdió a manos de Francisco de Narváez. Y ni que hablar de aquella madrugada con el país en vilo cuando Julio Cobos pronunció ese voto no positivo que cambió todo. Hoy se cumplen 7 años de aquel terremoto parlamentario para el gobierno. Los productores quieren bautizar este día como el del gobierno no positivo. ¿Se acuerdan que Cristina se enojó tanto que quiso tirarle el gobierno por la cabeza a los argentinos? Tuvo que intervenir telefónicamente Lula para que ella no presentara su renuncia porque ” este pueblo no nos merece, Nestor”, como dijo en ese momento. Cristina no se olvida mas. Por eso su actitud revanchista. Porque hay medidas de gobierno que perjudican al campo y no benefician a nadie. Son solamente caprichos o la puesta en acto de aquella vieja consigna setentista y autoritaria de “Ni olvido ni perdón”.

Entre otras cosas, por eso el campesino está como está. En muchos lugares, la política oficial parece de tierra arrasada. Hacen todo al revés de lo que indica el sentido común. Ahora quieren cobrarle un impuesto mas a las bebidas alcoholicas y no se dan cuenta que los productores de vinos de Mendoza y San Juan están en la lona.

De carne somos. Como seres humanos y argentinos podemos decir eso sin temor a equivocarnos. De carne y de tango y de fútbol somos en el mundo. Fuimos los primeros exportadores y gracias a la revolución kirchnerista nos caímos al puesto 14. ¿Escuchó bien? El país del bife de chorizo mas famoso del mundo hoy exporta menos que Uruguay y Paraguay. Despropósitos de la era K. Cerraron 135 frigoríficos y hay 27 mil productores ganaderos y 18 mil puestos de trabajo menos. ¿Eso es progresismo o masoquismo? Eso es dilapidar los mejores vientos de progreso en un siglo.

Pero lo incomprensible sigue presente cuando hablamos del maíz. Un camión cargado que va de Salta al puerto es un agujero negro de irracionalidad. El flete cuesta mas caro que la carga. No le estoy mintiendo. Esas barbaridades se producen. Y no hay con quien hablar. La nueva conducción de la Federación Agraria agachó la cabeza para negociar con el gobierno y solo recibieron anchoas en el desierto. Cortes de manga. Asi suele pagar Cristina.

Un informe de Juan Jose Llach es riguroso para mostrar la cara oculta del campo. O la que el gobierno quiere ocultar. En trigo, cayó mas de la mitad nuestra participación en la producción mundial. Tenemos la menor superficie sembrada en 111 años. Y Brasil nos superó largamente. En maíz estamos estancados. Pero nuestros vecinos del Mercosur aumentaron fuerte la producción.

Hoy nos ganan países con menos ventajas naturales. Producimos la misma cantidad de leche que hace 16 años. Uruguay produce el 70% mas y Brasil el 66% mas. ¿Que me cuenta? Son números duros. Aca no hay lugar para sembrar verso y cosechar relato. Ni hablar de las economías regionales empezando por las peras y manzanas que están a la deriva. El damasco no lo quisieron ni levantar. Le pagaban un peso por kilo y en el súper cuesta 25 pesos el kilo .

¿Quien puede aguantar sequías, inundaciones, maltrato, inflación, atraso del tipo de cambio y una asfixia impositiva que encima es regresiva, es decir que genera mayor desigualdad social? Y eso que tenemos la agricultura mas competitiva del mundo y que somos el país que mas granos producimos por habitantes en el planeta.

Una cosa es el campo afuera. Y otra es afuera el campo. Una cosa es tierra adentro y otra muy distinta es tierra arrasada. Asi se podría definir la política de Cristina con el mundo de la producción agropecuaria. Cristina vuelve al llano y deja nuestro país con menos carne, con menos leche, con menos trigo y menos maiz. Somos privilegiados. Solo el 10 % de la población mundial vive en países con excedentes en alimentos. Podríamos abastecer toda la demanda pero el gobierno mira para otro lado. Hay mas de 5 millones de compatriotas que sufren algún grado de desnutrición. No se puede creer pero es cierto. Afuera el campo y tierra arrasada. Que dios y la patria se lo demanden.
Lo prometido es deuda. Hace un par de semanas hice una columna intentando denunciar la grave situación por la que atraviesa el campo. Recibí cientos de pedidos para que hoy la repitiera. Hasta nuestro compañero Martin Melo la publicó en su página. Es que hoy es un día muy especial. A lo largo y a lo ancho del país, illness try los chacareros han dicho basta. Hay mucha bronca y la han expresado con sus protestas en cada ruta, here en cada asamblea, en cada tranquera.
No será aquel glorioso grito de Alcorta, pero el grito actual del campo es estremecedor: “No nos maten”. Eso es lo que están pidiendo los productores agropecuarios a la vera de las rutas y en los pueblos del interior profundo de la Argentina. Asi de simple y de cruel: No maten al campo dicen sus gargantas y sus pancartas. Son gente que trabaja la tierra de sol a sol y muchos de ellos están fundidos o barranca abajo por la suma de mala praxis y venganza que baja desde el gobierno de Cristina. Ella nunca pudo superar aquella triple paliza que recibió su gobierno por la 125. Hace poco volví sobre el tema porque Cristina en un gesto que repite se quiso sacar de encima la culpa por ese feroz ataque al campo y le tiró toda la responsabilidad a Martín Lousteau. Como si el ministro, el autor de las retenciones que tanta bronca generaron, haya sido el responable de humillaciones como golpistas agrocargas y grupos de tareas o piquetes de la abundancia que utilizaron tanto Néstor como Cristina.

Y cuando hablo de la triple derrota que sufrió el gobierno por su infantilismo ignorante de la nueva revolución tecnológica del campo me refiero a las calles, con aquellas multitudinarias maniestaciones en el monumento a la Bandera en Rosario y a Los Españoles en Palermo. O el duro revés electoral que sufrieron en las elecciones cuando la lista encabezada por Néstor, Scioli y Massa perdió a manos de Francisco de Narváez. Y ni que hablar de aquella madrugada con el país en vilo cuando Julio Cobos pronunció ese voto no positivo que cambió todo. Hoy se cumplen 7 años de aquel terremoto parlamentario para el gobierno. Los productores quieren bautizar este día como el del gobierno no positivo. ¿Se acuerdan que Cristina se enojó tanto que quiso tirarle el gobierno por la cabeza a los argentinos? Tuvo que intervenir telefónicamente Lula para que ella no presentara su renuncia porque ” este pueblo no nos merece, Nestor”, como dijo en ese momento. Cristina no se olvida mas. Por eso su actitud revanchista. Porque hay medidas de gobierno que perjudican al campo y no benefician a nadie. Son solamente caprichos o la puesta en acto de aquella vieja consigna setentista y autoritaria de “Ni olvido ni perdón”.

Entre otras cosas, por eso el campesino está como está. En muchos lugares, la política oficial parece de tierra arrasada. Hacen todo al revés de lo que indica el sentido común. Ahora quieren cobrarle un impuesto mas a las bebidas alcoholicas y no se dan cuenta que los productores de vinos de Mendoza y San Juan están en la lona.

De carne somos. Como seres humanos y argentinos podemos decir eso sin temor a equivocarnos. De carne y de tango y de fútbol somos en el mundo. Fuimos los primeros exportadores y gracias a la revolución kirchnerista nos caímos al puesto 14. ¿Escuchó bien? El país del bife de chorizo mas famoso del mundo hoy exporta menos que Uruguay y Paraguay. Despropósitos de la era K. Cerraron 135 frigoríficos y hay 27 mil productores ganaderos y 18 mil puestos de trabajo menos. ¿Eso es progresismo o masoquismo? Eso es dilapidar los mejores vientos de progreso en un siglo.

Pero lo incomprensible sigue presente cuando hablamos del maíz. Un camión cargado que va de Salta al puerto es un agujero negro de irracionalidad. El flete cuesta mas caro que la carga. No le estoy mintiendo. Esas barbaridades se producen. Y no hay con quien hablar. La nueva conducción de la Federación Agraria agachó la cabeza para negociar con el gobierno y solo recibieron anchoas en el desierto. Cortes de manga. Asi suele pagar Cristina.

Un informe de Juan Jose Llach es riguroso para mostrar la cara oculta del campo. O la que el gobierno quiere ocultar. En trigo, cayó mas de la mitad nuestra participación en la producción mundial. Tenemos la menor superficie sembrada en 111 años. Y Brasil nos superó largamente. En maíz estamos estancados. Pero nuestros vecinos del Mercosur aumentaron fuerte la producción.

Hoy nos ganan países con menos ventajas naturales. Producimos la misma cantidad de leche que hace 16 años. Uruguay produce el 70% mas y Brasil el 66% mas. ¿Que me cuenta? Son números duros. Aca no hay lugar para sembrar verso y cosechar relato. Ni hablar de las economías regionales empezando por las peras y manzanas que están a la deriva. El damasco no lo quisieron ni levantar. Le pagaban un peso por kilo y en el súper cuesta 25 pesos el kilo .

¿Quien puede aguantar sequías, inundaciones, maltrato, inflación, atraso del tipo de cambio y una asfixia impositiva que encima es regresiva, es decir que genera mayor desigualdad social? Y eso que tenemos la agricultura mas competitiva del mundo y que somos el país que mas granos producimos por habitantes en el planeta.

Una cosa es el campo afuera. Y otra es afuera el campo. Una cosa es tierra adentro y otra muy distinta es tierra arrasada. Asi se podría definir la política de Cristina con el mundo de la producción agropecuaria. Cristina vuelve al llano y deja nuestro país con menos carne, con menos leche, con menos trigo y menos maiz. Somos privilegiados. Solo el 10 % de la población mundial vive en países con excedentes en alimentos. Podríamos abastecer toda la demanda pero el gobierno mira para otro lado. Hay mas de 5 millones de compatriotas que sufren algún grado de desnutrición. No se puede creer pero es cierto. Afuera el campo y tierra arrasada. Que dios y la patria se lo demanden.
Se encendió una luz de alerta en el tablero político de Mauricio Macri. Esa señal inquietante es de color amarillo, salve and como el PRO. El semáforo electoral que ayer encendió la gente evitó los extremos. Ni el avance sin problemas que ordena el verde ni el rojo que obliga a clavar los frenos. El amarillo es un aviso que obliga a recalcular al GPS. Abre el espacio para intentar despejar muchísimas incógnitas. Es una advertencia frente al triunfalismo de los que solo ven la campaña color de rosa y apuestan solamente al marketing como instrumento de construcción. Los números fueron muy contundentes. No solamente por la ajustadísima victoria por 3, and 3% puntos porcentuales de Horacio Rodríguez Larreta. También porque el macrismo que venía ganando en todas las comunas, incluso entre los sectores mas humildes, ayer solamente se impuso en 6 y ECO, la flamante agrupación de Martín Lousteau, festejó en 9 comunas.
La megafiesta de lanzamiento de la campaña presidencial de Mauricio Macri se mantuvo tal cual estaba prevista, pero fue vaciada de entusiasmo genuino y el discurso del candidato, tal como suele hacerlo Cristina, no registró ni hizo referencia a lo que había pasado en las urnas. El PRO fue sacudido por un resultado inesperado y eligió mirar para otro lado y seguir con los planes previstos. Seguramente hoy, le abrirán las puertas a la reflexión necesaria y urgente para revisar muchas tácticas que la conducción del PRO recitaba como verdades reveladas. ¿Alcanza solamente con candidatos conocidos, buena onda y creatividad publicitaria para vencer al inmenso aparato electoral del sciolismo kirchnerista? ¿Es tan fácil desalojar del poder al partido del poder? ¿El peronismo está cuestionado y barranca abajo o frente a las debilidades y divisiones opositoras logró reagruparse y fortalecerse nuevamente? ¿ Funciona entre el ciudadano de a pie esa idea de la pureza del amarillo o es un concepto teórico interesante que no fue procesado suficientemente? ¿No le falta al macrismo un mayor trabajo territorial y una mejor organización para insertarse en la base de la sociedad?

Tampoco hay que ver todo de color negro. Otro grave error de la oposición sería pasar de la soberbia del “ganamos seguro en segunda vuelta” al pesimismo “de a estos tipos no hay como ganarles”. La situación objetiva dice que la gran derrotada en la Ciudad de Buenos Aires sigue siendo la presidenta de la Nación. Cristina designó al candidato Mariano Recalde que hizo la peor elección de la historia porque a pesar de la manija de las cadenas nacionales y la fortuna gastada en propaganda, apenas pudo sumar el apoyo de 2 de cada 10 votantes. No hay que olvidar que la segunda vuelta de ayer fue entre dos dirigentes y dos fuerzas que son fuertemente críticas del gobierno nacional. También es cierto, como dicen en el macrismo, que las elecciones se ganan por un voto y que el heredero elegido por Macri, va a manejar por cuatro años mas la gran vidriera porteña que fue la incubadora en donde creció el PRO. Hay variables que no se pueden ignorar y que le quitan gravedad al cachetazo de Martín Lousteau. Hubo un 4% mas de ausentismo. Los que habían elegido antes al kirchnerismo y a la izquierda, votaron masivamente a Lousteu para lastimar las posibilidades nacionales de Macri. Todo eso es cierto. Pero eso ya era sabido con anterioridad. Sobre ese supuesto debería haber trabajado el macrismo. La gran novedad de ayer fue la aparición fulgurante de una nueva estrella de la política que se llama Martín Lousteu. Con muchos menos recursos, y contra dos grandes aparatos oficialistas (el de la ciudad y el de la Nación) hizo una elección excelente. Y eso que tuvo que superar un par de operaciones sucias. Tanto instalar el concepto del cambio, al macrismo, le salió un tiro por la culata y Lousteau se convirtió en la imagen del cambio en la ciudad. Su frescura, su carisma, la libertad con la que se movió frente a tanto discurso rígido y blindado lo catapultó a un lugar que ni el mismo imaginaba, Claro que debe ser prudente y comprender que todos esos votos no son suyos. Que logró atraerlos y ese es su mérito. Pero que muchos son votos antimacri y que hoy mismo volverán a sus dueños.

Por eso tampoco se puede decir que todos los votos de Larreta y Lousteau serán a favor de Macri y en contra de Scioli o Massa. Pero es cierto que la mayoría de esos electores quieren desalojar al kirchnerismo de la Casa Rosada. Como me dijo mi hijo Diego ayer: Lousteu representó en la ciudad lo que Macri quiere representar a nivel nacional.

Ninguna de las encuestas pudo anticipar este fenómeno. Todas fallaron en sus diagnósticos incluso el día de la elección y eso que solo competían dos candidatos. Otra alerta amarilla para las consultoras y sobre todo para la lectura que hizo Jaime Durán Barba. Demasiada euforia y confianza en sus propias lecturas. No permitirse la duda puede llevar por caminos equivocados o que no sean lo suficientemente valorados por la sociedad en determinado momento. Tal vez por eso Daniel Scioli está celebrando y Sergio Massa, resucitó sus expectativas. En el día del amigo, Macri le dió una alegría a sus enemigos políticos.

La burocratización, la pérdida de sensibilidad que aisla, la falta de flexibilidad y cintura para afrontar los nuevos vientos es negativa en todos los aspectos de la vida. Pero en política, puede ser letal. Seguir celebrando como si nada hubiera ocurrido, con los globos y el mago sin dientes, fue contraproducente. Siempre las urnas contienen un mensaje. Los grandes conductores políticos saben leerlos y trabajar sobre esas realidades y no sobre las fantasías de la teoría. Es cierto que nunca es tarde para corregir errores. Pero no sobra el tiempo. Hay alerta amarillo.
Se encendió una luz de alerta en el tablero político de Mauricio Macri. Esa señal inquietante es de color amarillo, thumb como el PRO. El semáforo electoral que ayer encendió la gente evitó los extremos. Ni el avance sin problemas que ordena el verde ni el rojo que obliga a clavar los frenos. El amarillo es un aviso que obliga a recalcular al GPS. Abre el espacio para intentar despejar muchísimas incógnitas. Es una advertencia frente al triunfalismo de los que solo ven la campaña color de rosa y apuestan solamente al marketing como instrumento de construcción. Los números fueron muy contundentes. No solamente por la ajustadísima victoria por 3,3% puntos porcentuales de Horacio Rodríguez Larreta. También porque el macrismo que venía ganando en todas las comunas, incluso entre los sectores mas humildes, ayer solamente se impuso en 6 y ECO, la flamante agrupación de Martín Lousteau, festejó en 9 comunas.
La megafiesta de lanzamiento de la campaña presidencial de Mauricio Macri se mantuvo tal cual estaba prevista, pero fue vaciada de entusiasmo genuino y el discurso del candidato, tal como suele hacerlo Cristina, no registró ni hizo referencia a lo que había pasado en las urnas. El PRO fue sacudido por un resultado inesperado y eligió mirar para otro lado y seguir con los planes previstos. Seguramente hoy, le abrirán las puertas a la reflexión necesaria y urgente para revisar muchas tácticas que la conducción del PRO recitaba como verdades reveladas. ¿Alcanza solamente con candidatos conocidos, buena onda y creatividad publicitaria para vencer al inmenso aparato electoral del sciolismo kirchnerista? ¿Es tan fácil desalojar del poder al partido del poder? ¿El peronismo está cuestionado y barranca abajo o frente a las debilidades y divisiones opositoras logró reagruparse y fortalecerse nuevamente? ¿ Funciona entre el ciudadano de a pie esa idea de la pureza del amarillo o es un concepto teórico interesante que no fue procesado suficientemente? ¿No le falta al macrismo un mayor trabajo territorial y una mejor organización para insertarse en la base de la sociedad?

Tampoco hay que ver todo de color negro. Otro grave error de la oposición sería pasar de la soberbia del “ganamos seguro en segunda vuelta” al pesimismo “de a estos tipos no hay como ganarles”. La situación objetiva dice que la gran derrotada en la Ciudad de Buenos Aires sigue siendo la presidenta de la Nación. Cristina designó al candidato Mariano Recalde que hizo la peor elección de la historia porque a pesar de la manija de las cadenas nacionales y la fortuna gastada en propaganda, apenas pudo sumar el apoyo de 2 de cada 10 votantes. No hay que olvidar que la segunda vuelta de ayer fue entre dos dirigentes y dos fuerzas que son fuertemente críticas del gobierno nacional. También es cierto, como dicen en el macrismo, que las elecciones se ganan por un voto y que el heredero elegido por Macri, va a manejar por cuatro años mas la gran vidriera porteña que fue la incubadora en donde creció el PRO. Hay variables que no se pueden ignorar y que le quitan gravedad al cachetazo de Martín Lousteau. Hubo un 4% mas de ausentismo. Los que habían elegido antes al kirchnerismo y a la izquierda, votaron masivamente a Lousteu para lastimar las posibilidades nacionales de Macri. Todo eso es cierto. Pero eso ya era sabido con anterioridad. Sobre ese supuesto debería haber trabajado el macrismo. La gran novedad de ayer fue la aparición fulgurante de una nueva estrella de la política que se llama Martín Lousteu. Con muchos menos recursos, y contra dos grandes aparatos oficialistas (el de la ciudad y el de la Nación) hizo una elección excelente. Y eso que tuvo que superar un par de operaciones sucias. Tanto instalar el concepto del cambio, al macrismo, le salió un tiro por la culata y Lousteau se convirtió en la imagen del cambio en la ciudad. Su frescura, su carisma, la libertad con la que se movió frente a tanto discurso rígido y blindado lo catapultó a un lugar que ni el mismo imaginaba, Claro que debe ser prudente y comprender que todos esos votos no son suyos. Que logró atraerlos y ese es su mérito. Pero que muchos son votos antimacri y que hoy mismo volverán a sus dueños.

Por eso tampoco se puede decir que todos los votos de Larreta y Lousteau serán a favor de Macri y en contra de Scioli o Massa. Pero es cierto que la mayoría de esos electores quieren desalojar al kirchnerismo de la Casa Rosada. Como me dijo mi hijo Diego ayer: Lousteu representó en la ciudad lo que Macri quiere representar a nivel nacional.

Ninguna de las encuestas pudo anticipar este fenómeno. Todas fallaron en sus diagnósticos incluso el día de la elección y eso que solo competían dos candidatos. Otra alerta amarilla para las consultoras y sobre todo para la lectura que hizo Jaime Durán Barba. Demasiada euforia y confianza en sus propias lecturas. No permitirse la duda puede llevar por caminos equivocados o que no sean lo suficientemente valorados por la sociedad en determinado momento. Tal vez por eso Daniel Scioli está celebrando y Sergio Massa, resucitó sus expectativas. En el día del amigo, Macri le dió una alegría a sus enemigos políticos.

La burocratización, la pérdida de sensibilidad que aisla, la falta de flexibilidad y cintura para afrontar los nuevos vientos es negativa en todos los aspectos de la vida. Pero en política, puede ser letal. Seguir celebrando como si nada hubiera ocurrido, con los globos y el mago sin dientes, fue contraproducente. Siempre las urnas contienen un mensaje. Los grandes conductores políticos saben leerlos y trabajar sobre esas realidades y no sobre las fantasías de la teoría. Es cierto que nunca es tarde para corregir errores. Pero no sobra el tiempo. Hay alerta amarillo.
A esta altura , capsule Cristina Fernández de Kirchner debería comprender, de una vez por todas, que debe ser la presidenta de todos los argentinos y no solamente de su partido político. Sin embargo hoy en Cañuelas puso todo el aparato del estado y gastó fortunas para concretar un descarado acto de campaña electoral de apoyo a Daniel Scioli. Es que Cristina quiere seguir. Terminó su encendido discurso diciendo eso: “Hay que seguir Daniel, hay que seguir, con el Ahora 12, con el plan Procrear, con mas Derechos Humanos, hay que seguir, con mas Argentina para todos”. La bandera argentina era un gigantesco Leds que hizo de telón de fondo ante el saludo típico de spot publictario entre la presidenta que se va y el presidente que ella quiere que vanga para seguir con su modelo.Como es su costumbre, Cristina, en su discurso se dedicó a hablar maravillas de ella misma, de su gobierno y de la Disneylandia que deja como herencia. En ningún momento dijo si ella también plantea seguir con los altísimos niveles de pobreza que denunció el observatorio de la UCA y que ellos sistemáticamente descalificaron o si también se debe seguir con la matriz corrupta del estado que hizo millonarios a muchos los funcionarios y que no permiten investigar a fondo porque al primero que se anima le cortan la cabeza como a los jueces Luis María Cabral y Claudio Bonadío.

En un tramo, Cristina, le agradeció a Daniel que haya prometido la creación de un ministerio de Derechos Humanos si llega a la presidencia. Dijo que le agradecía en nombre de las Abuelas y las Madres y también de su compañero, Néstor Kirchner que puso el tema en agenda en su momento. Eso es cierto. Pero es una parte de la verdad. Falta decir que además de poner en primer plano la cuestión de los Derechos Humanos, el matrimonio Kirchner se encargó de profanar esos sagrados valores porque le puso camisetas partidarias a Hebe Bonafini y a Estela Carlotto y además manchó de dinero negro el pañuelo blanco de las Madres con la escandalosa operación de los “Sueños Compartidos” con los hermanitos Schocklender, donde hubo fortunas robadas por un nivel de corrupción corrupción altísimo que Ni el gobierno ni Bonafini podían ignorar. Tampoco se dijo que ninguno de los protagonistas hizo absolutamente nada durante la dictadura y bien avanzada la democracia para pelear por la aparición con vida de los desaparecidos y el castigo a los culpables. Ya se contó mil veces que el matrimonio presidencial se dedicó a ganar millones embargando las humildes casas de algunos deudores y que jamás presentaron un habeas corpus como si lo hicieron otros compañeros de militancia. Ni siquiera como gobernador, Néstor ayudó a los organismos de derechos humanos para que diseminaran su prédica en Santa Cruz. Daniel Scioli nunca tuvo vinculación con el tema y hasta hoy mismo la jefa de las Madres de Plaza de Mayo no le perdona su falta de compromiso. Hay que decir en favor de Scioli que en aquella época no militaba en política y que nunca hizo alarde de haber sido lo que no fue.

Cristina quiere seguir con lo que llama modelo de inclusión. Un collage que lleva 12 años y que no se atreve a decir las verdaderas cifras de inflación y de pobreza. Cristina quiere seguir con un esquema autoritario de impronta chavista que quiere ir por todo y que instaló el odio que generó la maldita fractura social expuesta. Cristina quiere seguir y le dice a Daniel que siga, con un gobierno que no se ocupó de darle seguridad a los ciudadanos y que por el contrario ninguneó el tema por prejuicios ideológicos. Ni la seguridad ni la lucha contra el flagelo brutal del narcotráfrico fueron aspectos destacados del gobierno que Cristina abandonará formalmente el 10 de diciembre.

¿Seguirá Daniel Scioli esta línea? ¿Mantendrá a Axel Kicillof o a su equipo en el manejo de la economía? ¿Será Scioli el títere de Cristina o el enterrador del kirchnerismo? ¿Construirá un sciolismo autónomo de La Campora, apoyado por una numerosa liga de gobernadores e intendentes o se subordinará a las órdenes de Carlos Zannini, es decir Cristina con pantalones?

Ayer, Karina Rabolini dijo que el que gobierna es el presidente y que el vice acompaña. Eso es cierto en los países maduros y en los movimientos que respetan las instituciones. El vamos por todo de Cristina y su actitud agresiva y altanera no hacen imaginar con facilidad esa situación. Todavía es muy prematuro saberlo. Pero si Scioli gana la presidencia con legalidad luego deberá mostrar sus niveles de autonomía y la legitimidad en el ejercicio del cargo.

Está claro que Cristina eligió a Macri como el adversario. Lo ven como el mas débil y el que no tiene peronismo masivo en sus filas como para garantizar una gobernabilidad futura. Por eso lo eligieron como blanco para criticarle su defensa de una YPF estatal pero bien administrada o de Aerolíneas Argentinas como línea de bandera pero sin ñoquis de La Campora ni con el agujero negro que pierde dos millones de dólares por día de todos los argentinos. Cristina malversa el discurso de Macri diciendo que ahora reconoce que el gobierno hizo bien las cosas. Cuando en realidad jamás dijo eso. Propone hacer bien lo que el kirchnerismo hizo mal. Aunque es cierto que en el Parlamento se opuso a ambas estatizaciones.

Hay que seguir Daniel, le dice Cristina en las tribunas. Es el reflejo del sincericidio que tuvo Máximo Kirchner. Cristina quiere decir, Daniel Scioli al gobierno y ella al poder. ¿Llegará Scioli? ¿Se dejará manejar por Cristina? Falta poco para conocer la respuesta. Esta historia recién empieza.
A esta altura , see buy Cristina Fernández de Kirchner debería comprender, stomach diagnosis de una vez por todas, que debe ser la presidenta de todos los argentinos y no solamente de su partido político. Sin embargo hoy en Cañuelas puso todo el aparato del estado y gastó fortunas para concretar un descarado acto de campaña electoral de apoyo a Daniel Scioli. Es que Cristina quiere seguir. Terminó su encendido discurso diciendo eso: “Hay que seguir Daniel, hay que seguir, con el Ahora 12, con el plan Procrear, con mas Derechos Humanos, hay que seguir, con mas Argentina para todos”. La bandera argentina era un gigantesco Leds que hizo de telón de fondo ante el saludo típico de spot publictario entre la presidenta que se va y el presidente que ella quiere que vanga para seguir con su modelo.Como es su costumbre, Cristina, en su discurso se dedicó a hablar maravillas de ella misma, de su gobierno y de la Disneylandia que deja como herencia. En ningún momento dijo si ella también plantea seguir con los altísimos niveles de pobreza que denunció el observatorio de la UCA y que ellos sistemáticamente descalificaron o si también se debe seguir con la matriz corrupta del estado que hizo millonarios a muchos los funcionarios y que no permiten investigar a fondo porque al primero que se anima le cortan la cabeza como a los jueces Luis María Cabral y Claudio Bonadío.

En un tramo, Cristina, le agradeció a Daniel que haya prometido la creación de un ministerio de Derechos Humanos si llega a la presidencia. Dijo que le agradecía en nombre de las Abuelas y las Madres y también de su compañero, Néstor Kirchner que puso el tema en agenda en su momento. Eso es cierto. Pero es una parte de la verdad. Falta decir que además de poner en primer plano la cuestión de los Derechos Humanos, el matrimonio Kirchner se encargó de profanar esos sagrados valores porque le puso camisetas partidarias a Hebe Bonafini y a Estela Carlotto y además manchó de dinero negro el pañuelo blanco de las Madres con la escandalosa operación de los “Sueños Compartidos” con los hermanitos Schocklender, donde hubo fortunas robadas por un nivel de corrupción corrupción altísimo que Ni el gobierno ni Bonafini podían ignorar. Tampoco se dijo que ninguno de los protagonistas hizo absolutamente nada durante la dictadura y bien avanzada la democracia para pelear por la aparición con vida de los desaparecidos y el castigo a los culpables. Ya se contó mil veces que el matrimonio presidencial se dedicó a ganar millones embargando las humildes casas de algunos deudores y que jamás presentaron un habeas corpus como si lo hicieron otros compañeros de militancia. Ni siquiera como gobernador, Néstor ayudó a los organismos de derechos humanos para que diseminaran su prédica en Santa Cruz. Daniel Scioli nunca tuvo vinculación con el tema y hasta hoy mismo la jefa de las Madres de Plaza de Mayo no le perdona su falta de compromiso. Hay que decir en favor de Scioli que en aquella época no militaba en política y que nunca hizo alarde de haber sido lo que no fue.

Cristina quiere seguir con lo que llama modelo de inclusión. Un collage que lleva 12 años y que no se atreve a decir las verdaderas cifras de inflación y de pobreza. Cristina quiere seguir con un esquema autoritario de impronta chavista que quiere ir por todo y que instaló el odio que generó la maldita fractura social expuesta. Cristina quiere seguir y le dice a Daniel que siga, con un gobierno que no se ocupó de darle seguridad a los ciudadanos y que por el contrario ninguneó el tema por prejuicios ideológicos. Ni la seguridad ni la lucha contra el flagelo brutal del narcotráfrico fueron aspectos destacados del gobierno que Cristina abandonará formalmente el 10 de diciembre.

¿Seguirá Daniel Scioli esta línea? ¿Mantendrá a Axel Kicillof o a su equipo en el manejo de la economía? ¿Será Scioli el títere de Cristina o el enterrador del kirchnerismo? ¿Construirá un sciolismo autónomo de La Campora, apoyado por una numerosa liga de gobernadores e intendentes o se subordinará a las órdenes de Carlos Zannini, es decir Cristina con pantalones?

Ayer, Karina Rabolini dijo que el que gobierna es el presidente y que el vice acompaña. Eso es cierto en los países maduros y en los movimientos que respetan las instituciones. El vamos por todo de Cristina y su actitud agresiva y altanera no hacen imaginar con facilidad esa situación. Todavía es muy prematuro saberlo. Pero si Scioli gana la presidencia con legalidad luego deberá mostrar sus niveles de autonomía y la legitimidad en el ejercicio del cargo.

Está claro que Cristina eligió a Macri como el adversario. Lo ven como el mas débil y el que no tiene peronismo masivo en sus filas como para garantizar una gobernabilidad futura. Por eso lo eligieron como blanco para criticarle su defensa de una YPF estatal pero bien administrada o de Aerolíneas Argentinas como línea de bandera pero sin ñoquis de La Campora ni con el agujero negro que pierde dos millones de dólares por día de todos los argentinos. Cristina malversa el discurso de Macri diciendo que ahora reconoce que el gobierno hizo bien las cosas. Cuando en realidad jamás dijo eso. Propone hacer bien lo que el kirchnerismo hizo mal. Aunque es cierto que en el Parlamento se opuso a ambas estatizaciones.

Hay que seguir Daniel, le dice Cristina en las tribunas. Es el reflejo del sincericidio que tuvo Máximo Kirchner. Cristina quiere decir, Daniel Scioli al gobierno y ella al poder. ¿Llegará Scioli? ¿Se dejará manejar por Cristina? Falta poco para conocer la respuesta. Esta historia recién empieza.
Se habla mucho de Diego Maradona, illness de Claudia, discount de los millones que se gambetearon y de los departamentos en Miami. Pero se habla poco de otro Diego que es el tema que mas preocupa y estremece a los argentinos. Hablo de Diego Funes, el pibito de 16 años que fue asesinado de un balazo porque quiso evitar que dos motochorros le robaran el celular a su novia. Esa maldita inseguridad que el gobierno de Cristina ignora se cobró otra víctima. La lista es interminable. En todas las encuestas aparece el drama de la inseguridad entre las principales inquietudes de los argentinos y sin embargo, los candidatos a presidente, hablan bastante poco del tema. Es extraño. Porque la máxima marginalidad y exclusión social mezclada con el veneno del paco está haciendo estragos en nuestros jóvenes. De un lado están los chicos que matan por nada porque no tienen nada y del otro los chicos pobres que mueren por nada y que tampoco tienen nada. No tienen nada que perder. Solo la vida. Pero la vida no vale nada. Entre los chicos pobres que mueren por nada hay que anotar a Diego Funes. Me entere de su historia conmovedora gracias a Sergio Dima y Ricardo Roa.Diego estaba charlando con Ludmila, su noviecita de 13 años. Se habían sentado en la puerta del almacen de los padres de ella. Hacían planes, se hacían mimos, soñaban hijos, como hacen todos los novios del mundo. El estaba orgulloso de ser el abanderado de la escuela Número 27 de Barracas. Estudiaba de noche porque durante el día trabajaba de cadete en un lavadero de autos para darle una mano en la casa a su viejo que es cartonero. Diego era un joven Si-Si. De los que si trabajan y si estudian.

Todavía no era la hora de cenar y Diego y Ludmila se seguían riendo felices de sus chistes. Mandaban mensajitos a sus amigos por el celular. Hasta que se desató el horror en un minuto. Dos criminales en una moto le quisieron arrebatar el teléfono a ella. El se resistió. Puso el pecho para defender a su querida. Primero le pegaron un culatazo en la cabeza que dejó a Diego tambaleando contra las cuerdas. Y enseguida le metieron un balazo en la ingle y lo tiraron por toda la cuenta. En ese horroroso ring donde la vida pelea contra la muerte todos los días, a Diego Funes lo liquidaron en un segundo. Lo noquearon para siempre. Ludmila se quedó sin novio aunque todavía lo sigue esperando porque no entiende que pasó. Todavía no tomó conciencia. El padre de Diego, desgarrado en el alma dijo que su pibe era un laburante que no tomaba ni fumaba. Que era un buen chico. Un buen hijo. Dieguito, tenía ese corte de pelo moderno que termina en punta y le gustaba andar en zapatillas. Muchas veces se hacía cargo de sus tres hermanos porque su padre tenía que salir a cartonear por las noches y su madre los abandonó hace mucho.

Todo esto no fue una sensación ni ocurrió en México ni en San Pablo. Pasó acá nomás, en Barracas, en la esquina de Salom y Alvarado, en un territorio rodeado de viejos talleres y depósitos. Todos conocen a los asesinos. Pero nadie cree que vayan a ser detenidos. Dicen que andan todo el día por el barrio robando lo que encuentran. Que están quemados por la droga. Habia que ver a la familia de Diego haciendo una colecta porque no tenían plata ni para el entierro. Literalmente, son argentinos que no tienen ni donde caerse muertos. Doña Soledad no se vaya a morir, ni quiera saber lo que cuesta un ataud, decía Alfredo Zitarrosa.

La tristeza por la muerte de Diego Funes es una y solo una, de las que ocurren todos los días. No es un excepción, es la regla que nos tiene indefensos a los argentinos porque el estado no cumple con una de sus primeras obligaciones que es darnos seguridad para trabajar, estudiar y criar a nuestros hijos.

Cristina habla del estado presente y se llena la boca con eso, pero, a la hora de proteger a los ciudadanos el estado está ausente y mira para otro lado. La pregunta es: ¿hasta cuando? Hasta cuando vamos a permitir que nos maten como moscas. Hasta cuando pregunto, vamos a vivir con el corazón en la boca y la indiferencia del gobierno. ¿Hasta cuando se van a hacer los boludos?Hasta cuando las señales que bajan del poder van a ser vaciar la autoridad de la autoridad? ¿Quien le tiene que brindar seguridad a sus ciudadanos? El estado. La Nación, las provincias, los municipios. El derecho a vivir en paz y tranquilidad con nuestras familias es el primer derecho humano. Basta de proteger y justificar a los delincuentes. ¿Van a defender alguna vez a las víctimas de los delitos y a castigar a los victimarios? ¿Hasta cuando los funcionarios van a darle premio a los pistoleros y criminales y castigos a los argentinos honestos? ¿De que lado están los que gobiernan? ¿Quieren mas delitos para tapar sus propios delitos? ¿O viven en un frasco, detrás de vidrios polarizados sin ver la realidad?

Tanto falso progresismo a favor de los delincuentes y tanto prejuicio ideológico, finalmente se paga. Es profundamente reaccionario y antipopular el que no hace nada para que la familia de trabajadores honrados puedan vivir en paz. Es un facho de izquierda o de derecha el que deja a las víctimas indefensas y que protege a los los pistoleros. Es una de las peores herencias que va a dejar este gobierno. ¿Hasta cuando? Yo se que nunca es triste la verdad. Lo que no tiene es remedio. Pero también se que la vida no vale nada. Y que la vida de Diego Funes, no tiene repuesto.
Se habla mucho de Diego Maradona, decease de Claudia, de los millones que se gambetearon y de los departamentos en Miami. Pero se habla poco de otro Diego que es el tema que mas preocupa y estremece a los argentinos. Hablo de Diego Funes, el pibito de 16 años que fue asesinado de un balazo porque quiso evitar que dos motochorros le robaran el celular a su novia. Esa maldita inseguridad que el gobierno de Cristina ignora se cobró otra víctima. La lista es interminable. En todas las encuestas aparece el drama de la inseguridad entre las principales inquietudes de los argentinos y sin embargo, los candidatos a presidente, hablan bastante poco del tema. Es extraño. Porque la máxima marginalidad y exclusión social mezclada con el veneno del paco está haciendo estragos en nuestros jóvenes. De un lado están los chicos que matan por nada porque no tienen nada y del otro los chicos pobres que mueren por nada y que tampoco tienen nada. No tienen nada que perder. Solo la vida. Pero la vida no vale nada. Entre los chicos pobres que mueren por nada hay que anotar a Diego Funes. Me entere de su historia conmovedora gracias a Sergio Dima y Ricardo Roa.Diego estaba charlando con Ludmila, su noviecita de 13 años. Se habían sentado en la puerta del almacen de los padres de ella. Hacían planes, se hacían mimos, soñaban hijos, como hacen todos los novios del mundo. El estaba orgulloso de ser el abanderado de la escuela Número 27 de Barracas. Estudiaba de noche porque durante el día trabajaba de cadete en un lavadero de autos para darle una mano en la casa a su viejo que es cartonero. Diego era un joven Si-Si. De los que si trabajan y si estudian.

Todavía no era la hora de cenar y Diego y Ludmila se seguían riendo felices de sus chistes. Mandaban mensajitos a sus amigos por el celular. Hasta que se desató el horror en un minuto. Dos criminales en una moto le quisieron arrebatar el teléfono a ella. El se resistió. Puso el pecho para defender a su querida. Primero le pegaron un culatazo en la cabeza que dejó a Diego tambaleando contra las cuerdas. Y enseguida le metieron un balazo en la ingle y lo tiraron por toda la cuenta. En ese horroroso ring donde la vida pelea contra la muerte todos los días, a Diego Funes lo liquidaron en un segundo. Lo noquearon para siempre. Ludmila se quedó sin novio aunque todavía lo sigue esperando porque no entiende que pasó. Todavía no tomó conciencia. El padre de Diego, desgarrado en el alma dijo que su pibe era un laburante que no tomaba ni fumaba. Que era un buen chico. Un buen hijo. Dieguito, tenía ese corte de pelo moderno que termina en punta y le gustaba andar en zapatillas. Muchas veces se hacía cargo de sus tres hermanos porque su padre tenía que salir a cartonear por las noches y su madre los abandonó hace mucho.

Todo esto no fue una sensación ni ocurrió en México ni en San Pablo. Pasó acá nomás, en Barracas, en la esquina de Salom y Alvarado, en un territorio rodeado de viejos talleres y depósitos. Todos conocen a los asesinos. Pero nadie cree que vayan a ser detenidos. Dicen que andan todo el día por el barrio robando lo que encuentran. Que están quemados por la droga. Habia que ver a la familia de Diego haciendo una colecta porque no tenían plata ni para el entierro. Literalmente, son argentinos que no tienen ni donde caerse muertos. Doña Soledad no se vaya a morir, ni quiera saber lo que cuesta un ataud, decía Alfredo Zitarrosa.

La tristeza por la muerte de Diego Funes es una y solo una, de las que ocurren todos los días. No es un excepción, es la regla que nos tiene indefensos a los argentinos porque el estado no cumple con una de sus primeras obligaciones que es darnos seguridad para trabajar, estudiar y criar a nuestros hijos.

Cristina habla del estado presente y se llena la boca con eso, pero, a la hora de proteger a los ciudadanos el estado está ausente y mira para otro lado. La pregunta es: ¿hasta cuando? Hasta cuando vamos a permitir que nos maten como moscas. Hasta cuando pregunto, vamos a vivir con el corazón en la boca y la indiferencia del gobierno. ¿Hasta cuando se van a hacer los boludos?Hasta cuando las señales que bajan del poder van a ser vaciar la autoridad de la autoridad? ¿Quien le tiene que brindar seguridad a sus ciudadanos? El estado. La Nación, las provincias, los municipios. El derecho a vivir en paz y tranquilidad con nuestras familias es el primer derecho humano. Basta de proteger y justificar a los delincuentes. ¿Van a defender alguna vez a las víctimas de los delitos y a castigar a los victimarios? ¿Hasta cuando los funcionarios van a darle premio a los pistoleros y criminales y castigos a los argentinos honestos? ¿De que lado están los que gobiernan? ¿Quieren mas delitos para tapar sus propios delitos? ¿O viven en un frasco, detrás de vidrios polarizados sin ver la realidad?

Tanto falso progresismo a favor de los delincuentes y tanto prejuicio ideológico, finalmente se paga. Es profundamente reaccionario y antipopular el que no hace nada para que la familia de trabajadores honrados puedan vivir en paz. Es un facho de izquierda o de derecha el que deja a las víctimas indefensas y que protege a los los pistoleros. Es una de las peores herencias que va a dejar este gobierno. ¿Hasta cuando? Yo se que nunca es triste la verdad. Lo que no tiene es remedio. Pero también se que la vida no vale nada. Y que la vida de Diego Funes, no tiene repuesto.
Atención señores pasajeros. Atención señores pasajeros. Se ruega que se ajusten los cinturones. Les informamos que las turbulencias son muy fuertes y peligrosas y vamos a tener que hacer un aterrizaje de emergencia para cambiar al piloto de Aerolíneas Argentinas. Mas allá de la chicana, pills lo cierto es que, clinic a esta altura, prescription no se entiende como Mariano Recalde sigue en su cargo. Ha fracasado exitosamente como conductor de nuestra línea de bandera. Y como buen hijo político de La Cámpora y Cristina es un negador serial de la crisis en la que se encuentra la empresa. En las vacaciones de julio, cuando todas las companías aprovechan para ganar la mayor cantidad de dinero y prestar el mejor servicio para fidelizar a sus clientes, “Aeroruinas Argentinas”, como la llamó el diario La Nación está absolutamente colapsada, y se viene a pique, con un aprendiz en la cabina de mando. ¿Cuanto falta para que Recalde termine estrellando contra el piso la nave que Cristina le dió para que se haga cargo? Hay mas de 200 vuelos cancelados. Mas de 200. ¿Escuchó bien? El otro día fueron 100 y en forma sorpresiva. ¿Que dice Recalde? Sonriente, casi sobrador, dice que Aeroparque se parecía a la Bombonera. Informa las cancelaciones desde la pagina web oficial y enseguida la borra.  ¿Que le pasa a este muchacho? ¿En que país vive? Es un gran discípulo que aplica el manual kirchnerista que dice primero niegue todos los problemas, diga que no pasa nada. Y segundo diga que la culpa es de Clarin, de los Buitres y de la oligarquía terrateniente. ¿Se entiende lo que quiero decir? En estos momentos Aerolíneas es un verdadero despelote donde nadie sabe nada y el responsable máximo no da la cara. No solamente no soluciona los problemas. Los agrava y ni siquiera informa con claridad que es lo que está pasando. ¿Hay medidas de fuerza de los gremios? ¿Hubo una descomunal e irresposable sobreventa? ¿Hay mal tiempo generalizado en toda la Argentina y no nos dimos cuenta? ¿Programaron mal los vuelos? ¿Que pasa? Nadie sabe. Marianito, el abogado laboralista inteligente y pintón, cree que es el dueño de información , como Cristina cree que el estado les pertenece. Son los dueños de todo. O mejor dicho se apropian o confiscan lo que es de todos. La información es publica. Los usuarios de los aviones y todos los argentinos que pagan de su bolsillo los dos millones de dolares que pierde por día tienen el derecho a ser informados. Y Recalde tiene el deber de informar.

Y si está desborado y la empresa se le fue de las manos sería bueno que tenga dignidad y renuncie de una vez por todas y le deje el lugar a alguien que sepa de aviones. ¿Quieren poner a otro militante camporista? Que lo pongan, pero que designen a alguien que sepa de lo que se trata. Se lo digo incluso al gobierno. La crisis que desató Recalde con su impericia ya empieza a salpicar con su mal humor a cierto nivel del electorado. Hasta Daniel Scioli debería preocuparse por como la gente putea a todo el gobierno a 15 dias de las elecciones.

Hay que decir que la debacle no comenzó ahora. El kirchnerismo se apoderó de la empresa y la disfrazó de recuperación y gloriosa emancipación. Llenó de grandes sueldos a gerentes que no van y que hacen política con nuestro dinero y no pudo ordenar una compania que insisto, nos cuesta a todos los argentinos pero mas a los mas pobres, dos palos verdes por día. Encima han sido los campeones del relato y la mentira. Quisieron instalar que todas las empresas aéreas en el mundo son deficitarias y pierden plata y eso no es cierto. Castigaron y hostigaron a LAN por ejemplo. No solo no mejoraron Aerolíneas, boicotearon a la competencia. Franco Rinaldi o Enrique Piñeyro que por distintos motivos son expertos, dicen que Aerolíneas hace mucho que viene volando bajito. Pero que Mariano Recalde estrelló una empresa que supo ser orgullo de todos los argentinos y contar con los mejores pilotos del mundo.

Y para que le voy a recordar la verguenza ajena que despertamos en el mundo con el caso de Vicky Xipolitakis. Por lo que significa para la seguridad de una empresa de aviación que una modelo con mas siliconas que neuronas haya acelerado el avión en pleno carreteo. El peligro al que sometieron a los pasajeros. Y encima, eso destapó la verguenza de muchos artistas y famosos kirchneristas que viajaban gratis a cambio de un tuit diciendo lo maravillosa que era la empresa.

Como si esto fuera poco, Recalde ni siquiera hizo una autocrítica como mariscal de la derrota porteña de su fuerza. Ella y quien lo designó, Cristina Fernández de Kirchner, llevaron al peronismo a su peor actuación. Apenas dos de cada diez habitantes de la ciudad los votaron. Los dejaron afuera de la segunda vuelta. Y los que se burlaban de Daniel Filmus como perdedor serial, superaron su marca negativa. Autocrítica cero. Nos equivocamos, en nada. La culpa es de Clarin, los buitres y la oligarquía, ya se sabe. Dos votos de cada diez y con todo el aparato del estado dándole manija, con fortunas gastadas en publicidad y hasta con un par de vergonzosas y delictivas cadenas nacionales donde lo exhibieron.

Si Recalde sigue asi. Fracasador y negador, pronto lo van a dejar de exhibir. Lo van a ocultar para que no se consolide como piantavotos. Zapatero a tus zapatos. Tal vez Recalde podria ser un buen ministro de Trabajo. Eso está por verse. Pero como piloto de Aerolíneas está a  punto de estrellar el avión. Y en ese avión vamos todos.
Atención señores pasajeros. Atención señores pasajeros. Se ruega que se ajusten los cinturones. Les informamos que las turbulencias son muy fuertes y peligrosas y vamos a tener que hacer un aterrizaje de emergencia para cambiar al piloto de Aerolíneas Argentinas. Mas allá de la chicana, sick lo cierto es que, mind a esta altura, drugstore no se entiende como Mariano Recalde sigue en su cargo. Ha fracasado exitosamente como conductor de nuestra línea de bandera. Y como buen hijo político de La Cámpora y Cristina es un negador serial de la crisis en la que se encuentra la empresa. En las vacaciones de julio, cuando todas las companías aprovechan para ganar la mayor cantidad de dinero y prestar el mejor servicio para fidelizar a sus clientes, “Aeroruinas Argentinas”, como la llamó el diario La Nación está absolutamente colapsada, y se viene a pique, con un aprendiz en la cabina de mando. ¿Cuanto falta para que Recalde termine estrellando contra el piso la nave que Cristina le dió para que se haga cargo? Hay mas de 200 vuelos cancelados. Mas de 200. ¿Escuchó bien? El otro día fueron 100 y en forma sorpresiva. ¿Que dice Recalde? Sonriente, casi sobrador, dice que Aeroparque se parecía a la Bombonera. Informa las cancelaciones desde la pagina web oficial y enseguida la borra.  ¿Que le pasa a este muchacho? ¿En que país vive? Es un gran discípulo que aplica el manual kirchnerista que dice primero niegue todos los problemas, diga que no pasa nada. Y segundo diga que la culpa es de Clarin, de los Buitres y de la oligarquía terrateniente. ¿Se entiende lo que quiero decir? En estos momentos Aerolíneas es un verdadero despelote donde nadie sabe nada y el responsable máximo no da la cara. No solamente no soluciona los problemas. Los agrava y ni siquiera informa con claridad que es lo que está pasando. ¿Hay medidas de fuerza de los gremios? ¿Hubo una descomunal e irresposable sobreventa? ¿Hay mal tiempo generalizado en toda la Argentina y no nos dimos cuenta? ¿Programaron mal los vuelos? ¿Que pasa? Nadie sabe. Marianito, el abogado laboralista inteligente y pintón, cree que es el dueño de información , como Cristina cree que el estado les pertenece. Son los dueños de todo. O mejor dicho se apropian o confiscan lo que es de todos. La información es publica. Los usuarios de los aviones y todos los argentinos que pagan de su bolsillo los dos millones de dolares que pierde por día tienen el derecho a ser informados. Y Recalde tiene el deber de informar.

Y si está desborado y la empresa se le fue de las manos sería bueno que tenga dignidad y renuncie de una vez por todas y le deje el lugar a alguien que sepa de aviones. ¿Quieren poner a otro militante camporista? Que lo pongan, pero que designen a alguien que sepa de lo que se trata. Se lo digo incluso al gobierno. La crisis que desató Recalde con su impericia ya empieza a salpicar con su mal humor a cierto nivel del electorado. Hasta Daniel Scioli debería preocuparse por como la gente putea a todo el gobierno a 15 dias de las elecciones.

Hay que decir que la debacle no comenzó ahora. El kirchnerismo se apoderó de la empresa y la disfrazó de recuperación y gloriosa emancipación. Llenó de grandes sueldos a gerentes que no van y que hacen política con nuestro dinero y no pudo ordenar una compania que insisto, nos cuesta a todos los argentinos pero mas a los mas pobres, dos palos verdes por día. Encima han sido los campeones del relato y la mentira. Quisieron instalar que todas las empresas aéreas en el mundo son deficitarias y pierden plata y eso no es cierto. Castigaron y hostigaron a LAN por ejemplo. No solo no mejoraron Aerolíneas, boicotearon a la competencia. Franco Rinaldi o Enrique Piñeyro que por distintos motivos son expertos, dicen que Aerolíneas hace mucho que viene volando bajito. Pero que Mariano Recalde estrelló una empresa que supo ser orgullo de todos los argentinos y contar con los mejores pilotos del mundo.

Y para que le voy a recordar la verguenza ajena que despertamos en el mundo con el caso de Vicky Xipolitakis. Por lo que significa para la seguridad de una empresa de aviación que una modelo con mas siliconas que neuronas haya acelerado el avión en pleno carreteo. El peligro al que sometieron a los pasajeros. Y encima, eso destapó la verguenza de muchos artistas y famosos kirchneristas que viajaban gratis a cambio de un tuit diciendo lo maravillosa que era la empresa.

Como si esto fuera poco, Recalde ni siquiera hizo una autocrítica como mariscal de la derrota porteña de su fuerza. Ella y quien lo designó, Cristina Fernández de Kirchner, llevaron al peronismo a su peor actuación. Apenas dos de cada diez habitantes de la ciudad los votaron. Los dejaron afuera de la segunda vuelta. Y los que se burlaban de Daniel Filmus como perdedor serial, superaron su marca negativa. Autocrítica cero. Nos equivocamos, en nada. La culpa es de Clarin, los buitres y la oligarquía, ya se sabe. Dos votos de cada diez y con todo el aparato del estado dándole manija, con fortunas gastadas en publicidad y hasta con un par de vergonzosas y delictivas cadenas nacionales donde lo exhibieron.

Si Recalde sigue asi. Fracasador y negador, pronto lo van a dejar de exhibir. Lo van a ocultar para que no se consolide como piantavotos. Zapatero a tus zapatos. Tal vez Recalde podria ser un buen ministro de Trabajo. Eso está por verse. Pero como piloto de Aerolíneas está a  punto de estrellar el avión. Y en ese avión vamos todos.
Bienvenidos a la República Cristina.

Este nuevo país fue fundado ayer en un gimnasio de Río Gallegos por una agrupación denominada FPV que antes significaba Frente para la Victoria y ahora significa Familia para la Victoria. La República Cristina está ubicada sobre el mismo territorio que antes ocupaba la República Argentina y tiene una superficie de 2.780.400 kilómetros cuadrados. Esta nueva nación cuenta con 43 millones de habitantes cuyo gentilicio será a partir de ahora “cristinos”. La derogada República Argentina se llamaba asi porque su nombre venía del griego, approved doctor argentum que significa plata. Pero la plata se la llevaron toda. No dejaron un cobre. Y la nueva moneda es el dolar blue o ilegal también llamado “dolar Boudou” que es la forma de pago que ya se venía utilizando en la comarca de Puerto Madero.

Bienvenidos a la República Cristina.

La República Cristina decidió adoptar como forma de gobierno la monarquía y el nepotismo. La primera decisión fue rebautizar a su montaña mas alta, decease el Aconcagua, como “Néstor Kirchner Primero”, en homenaje al fundador de la dinastía que no dejó sus convicciones en la puerta de la casa de gobierno y tampoco dejó negocio por hacer. El bando leído a la plebe informó que la reina Cristina Primera de las Cadenas Nacionales designó como príncipe heredero a Máximo Kirchner, administrador de todas las posesiones del ducado de Hotesur. Y como Hidalgo Caballero de los Testaferros, a Lázaro Báez, en representación de la nobleza.  En el mismo solemne acto, las cámaras de la televisión del reino, mostraron en forma insistente tanto al príncipe como a la princesa consorte, Rocío García, condesa del Centro Articulador de Políticas Públicas. De la celebración participaron otros miembros de la familia real como La Tía Alicia, emperatriz de la Patagonia y sus hijas, las doncellas Romina Mercado la que ganó la batalla “De los Hoteles y el blanqueo” y logró derrotar al juez federal Claudio Bonadío clavando su cabeza en una pica adelante de la población que rugía. Fiscalizó toda la legalidad y el protocolo, Natalia Mercado, sobrina de su majestad.

Bienvenidos a la República Cristina.

Los cronistas de Indias consignaron que luego de la formal ceremonia un grupo muy reducido se dirigió al Palacio de El Calafate, a donde llegaron con regalos para Néstor Ivan, al que le alguna vez delante de su cunita de oro le dijeron; “todo esto será tuyo”. Lo llenaron de tesoros preciosos y de joyas que su abuela solía utilizar en sus apariciones públicas. El tío ruso, el zar Kicillof le regaló la camiseta que usó el Chango Cárdenas cuando hizo aquel gol histórico que consagró a Racing campeon del mundo. No pudo concurrir por razones obvias al sultán Carlos Menem de La Rioja, referente de la dinastía Kirchner en siete elecciones pero si llegó a tiempo desde China, El Wang Zannini que le obsequió un poster del Che Scioli, con barba y boina negra con la estrella roja para que cuelgue en una pared de sus aposentos. Estuvieron presentes pese a las grandes distancias que tuvieron que recorrer, varios caciques y barones del Conurbano. Algunos planeaban rendirle homenaje al padre de la dinastía y llevar una ofrenda floral al mausoleo faraónico donde descansan sus restos.

Bienvenidos a la República Cristina.

No hay división de poderes. La voluntad de la reina es ley. El soberano es ella, su alteza. Y el consejo de asesores conocido como “Familia para la Victoria” funciona en el castillo ubicado en la calle “De los cuervos camporistas” esquina Milagro Sala.

Sabrán disculpar los oyentes, pero no encontré otra forma de expresar la indignación de muchos ciudadanos ante el atropello impune de apropiarse del estado por parte de Cristina y sus cómplices. Utilizar una cadena nacional para hacer campaña electoral ya de por sí es un delito. Pero utilizarla para hacer campaña para su hijo, su nuera y su cuñada es “too much”, como diría su majestad. No importa que se hayan gastado fortunas de todos los argentinos en semejante patoterismo de estado. No importa que se haya tenido que militarizar la ciudad con tropas de gendarmería para que la presidenta no escuchara la protesta de los trabajadores. No importa que se sientan propietarios de la Casa Rosada y no inquilinos a los que se les vence el contrato el 10 de diciembre. Lo mas grave es que a las quejas de la oposición, a las presentaciones ante la justicia y  a la críticas del periodismo independiente, se las pasan por donde usted ya sabe. Todo les resbala. Nada los detiene. Cuando dicen vamos por todo, van por todo. Es cristinismo explícito. Y encima las mentiras descaradas que nos toman de estupidos y que se desmienten con un google y en dos minutos.

La reina Cristina dice que ellos nunca cambiaron por conveniencia electoral. Son la mismas personas amigas de Domingo Cavallo, las que acompañaron en todas las elecciones a Carlos Menem y los que fogoneraron la privatización de YPF, entre otras cosas.

La reina Cristina dice que antes de la llegada de Néstor no había nada, solo el infierno. Borran de un plumazo el trabajo de Duhalde, Lavagna, De Mendiguren y Remes Lenicov, entre otros, que abrieron los bancos, apagaron las llamas, recuperaron la paz social y le dejaron a Néstor una país que tenía dificultades pero crecía al 7 %  y sin inflación y ya había superado lo peor. Y la reestructuración de la deuda soberana mas importante de toda la historia del mundo, fue mérito del ministro de Economía que siguió en su cargo.

El uso y abuso del aparato del estado y las falsedades han sido la marca registrada de estos doce años que terminan. Divide y reinarás fue su principal estrategia y en muchos casos lo lograron. Este país fracturado es la peor herencia de la dinastía.

Falta poco. Dentro de menos de 100 días hay elecciones. Ese día caduca la Republica Cristina y vuelve la República Argentina. Esta es la dimensión del desafío que se viene. Este es el tamaño de la responsabilidad de cada voto. Es la diferencia entre ser ciudadano y ser súbdito. Entre ser pueblo y ser plebe. Juicio y castigo.
Bienvenidos a la República Cristina.

Este nuevo país fue fundado ayer en un gimnasio de Río Gallegos por una agrupación denominada FPV que antes significaba Frente para la Victoria y ahora significa Familia para la Victoria. La República Cristina está ubicada sobre el mismo territorio que antes ocupaba la República Argentina y tiene una superficie de 2.780.400 kilómetros cuadrados. Esta nueva nación cuenta con 43 millones de habitantes cuyo gentilicio será a partir de ahora “cristinos”. La derogada República Argentina se llamaba asi porque su nombre venía del griego, medical argentum que significa plata. Pero la plata se la llevaron toda. No dejaron un cobre. Y la nueva moneda es el dolar blue o ilegal también llamado “dolar Boudou” que es la forma de pago que ya se venía utilizando en la comarca de Puerto Madero.

Bienvenidos a la República Cristina.

La República Cristina decidió adoptar como forma de gobierno la monarquía y el nepotismo. La primera decisión fue rebautizar a su montaña mas alta, drugstore el Aconcagua, decease como “Néstor Kirchner Primero”, en homenaje al fundador de la dinastía que no dejó sus convicciones en la puerta de la casa de gobierno y tampoco dejó negocio por hacer. El bando leído a la plebe informó que la reina Cristina Primera de las Cadenas Nacionales designó como príncipe heredero a Máximo Kirchner, administrador de todas las posesiones del ducado de Hotesur. Y como Hidalgo Caballero de los Testaferros, a Lázaro Báez, en representación de la nobleza.  En el mismo solemne acto, las cámaras de la televisión del reino, mostraron en forma insistente tanto al príncipe como a la princesa consorte, Rocío García, condesa del Centro Articulador de Políticas Públicas. De la celebración participaron otros miembros de la familia real como La Tía Alicia, emperatriz de la Patagonia y sus hijas, las doncellas Romina Mercado la que ganó la batalla “De los Hoteles y el blanqueo” y logró derrotar al juez federal Claudio Bonadío clavando su cabeza en una pica adelante de la población que rugía. Fiscalizó toda la legalidad y el protocolo, Natalia Mercado, sobrina de su majestad.

Bienvenidos a la República Cristina.

Los cronistas de Indias consignaron que luego de la formal ceremonia un grupo muy reducido se dirigió al Palacio de El Calafate, a donde llegaron con regalos para Néstor Ivan, al que le alguna vez delante de su cunita de oro le dijeron; “todo esto será tuyo”. Lo llenaron de tesoros preciosos y de joyas que su abuela solía utilizar en sus apariciones públicas. El tío ruso, el zar Kicillof le regaló la camiseta que usó el Chango Cárdenas cuando hizo aquel gol histórico que consagró a Racing campeon del mundo. No pudo concurrir por razones obvias al sultán Carlos Menem de La Rioja, referente de la dinastía Kirchner en siete elecciones pero si llegó a tiempo desde China, El Wang Zannini que le obsequió un poster del Che Scioli, con barba y boina negra con la estrella roja para que cuelgue en una pared de sus aposentos. Estuvieron presentes pese a las grandes distancias que tuvieron que recorrer, varios caciques y barones del Conurbano. Algunos planeaban rendirle homenaje al padre de la dinastía y llevar una ofrenda floral al mausoleo faraónico donde descansan sus restos.

Bienvenidos a la República Cristina.

No hay división de poderes. La voluntad de la reina es ley. El soberano es ella, su alteza. Y el consejo de asesores conocido como “Familia para la Victoria” funciona en el castillo ubicado en la calle “De los cuervos camporistas” esquina Milagro Sala.

Sabrán disculpar los oyentes, pero no encontré otra forma de expresar la indignación de muchos ciudadanos ante el atropello impune de apropiarse del estado por parte de Cristina y sus cómplices. Utilizar una cadena nacional para hacer campaña electoral ya de por sí es un delito. Pero utilizarla para hacer campaña para su hijo, su nuera y su cuñada es “too much”, como diría su majestad. No importa que se hayan gastado fortunas de todos los argentinos en semejante patoterismo de estado. No importa que se haya tenido que militarizar la ciudad con tropas de gendarmería para que la presidenta no escuchara la protesta de los trabajadores. No importa que se sientan propietarios de la Casa Rosada y no inquilinos a los que se les vence el contrato el 10 de diciembre. Lo mas grave es que a las quejas de la oposición, a las presentaciones ante la justicia y  a la críticas del periodismo independiente, se las pasan por donde usted ya sabe. Todo les resbala. Nada los detiene. Cuando dicen vamos por todo, van por todo. Es cristinismo explícito. Y encima las mentiras descaradas que nos toman de estupidos y que se desmienten con un google y en dos minutos.

La reina Cristina dice que ellos nunca cambiaron por conveniencia electoral. Son la mismas personas amigas de Domingo Cavallo, las que acompañaron en todas las elecciones a Carlos Menem y los que fogoneraron la privatización de YPF, entre otras cosas.

La reina Cristina dice que antes de la llegada de Néstor no había nada, solo el infierno. Borran de un plumazo el trabajo de Duhalde, Lavagna, De Mendiguren y Remes Lenicov, entre otros, que abrieron los bancos, apagaron las llamas, recuperaron la paz social y le dejaron a Néstor una país que tenía dificultades pero crecía al 7 %  y sin inflación y ya había superado lo peor. Y la reestructuración de la deuda soberana mas importante de toda la historia del mundo, fue mérito del ministro de Economía que siguió en su cargo.

El uso y abuso del aparato del estado y las falsedades han sido la marca registrada de estos doce años que terminan. Divide y reinarás fue su principal estrategia y en muchos casos lo lograron. Este país fracturado es la peor herencia de la dinastía.

Falta poco. Dentro de menos de 100 días hay elecciones. Ese día caduca la Republica Cristina y vuelve la República Argentina. Esta es la dimensión del desafío que se viene. Este es el tamaño de la responsabilidad de cada voto. Es la diferencia entre ser ciudadano y ser súbdito. Entre ser pueblo y ser plebe. Juicio y castigo.
Las últimas imágenes del naufragio de Lázaro Báez las aportó hoy Hugo Alconada Mon en el diario La Nación. El socio de la familia Kirchner, pharmacy según uno de los periodistas de investigación mas rigurosos de la Argentina, sigue con la descarada protección y complicidad del gobierno de Cristina. Alconada denuncia que se resisten a cerrar seis empresas repletas de irregularidades de Báez que la Inspección General de Justicia considera “fantasmas e inactivas”. Cada una tiene su propia especialidad en el delito. Pero en conjunto son firmas que baten todo los records de utilización de facturas truchas para evadir impuestos y están muy ligadas a los negociados corruptos que se hicieron con Néstor y Cristina. Son las empresas que le compraron la casa de Rio Gallegos a los Kirchner a precios sobrevaluados y con papeles subfacturados, o la que le pagaron alquileres por encima del mercado a varios departamentos de los K y a las habitaciones de sus hoteles que nunca utilizaron en operaciones típicas de lavado. Son tantos los delitos que uno piensa que el gran error que cometieron fue sentirse impunes, intocables, semidioses. Nunca imaginaron que la fiesta se les iba a acabar y que iban a tener que rendir cuentas a las justicia pese a todas las maniobras que hicieron para escaparse de los castigos judiciales. Un par de empresas tuvieron responsabilidad incluso en los tristemente célebres fondos de Santa Cruz que Domingo Cavallo le dió a Néstor y que el gobernador de entonces hizo desaparecer como por arte de magia. Agro Sociedad Anónima facturó las estancias que quedarán bajo el agua y deberán recibir su correspondiente indemnización cuando se terminen las represas Kirchner y Cepernic. La voracidad por el dinero y el poder empujó a los Kirchner a ir por todos los negocios. Una bulimia y una codicia casi sin antecedentes en la política desde 1983 . Es lo que me gusta llamar megacorrupción de estado. Incluso aparece la compania de taxis aéreos Top Air, en uno de cuyos vuelos viajó Leonaro Fariña, el valijero que hoy está preso igual que su amigo Juan Suris acusado de narcotraficante y que también suministró facturas truchas en Bahia Blanca a la familia presidencial y a Lázaro. Báez es la persona que mas rapido y con mayor dimension se enriqueció en la decada ganada por los pinguinos. Son chorros de cuarta, ladronzuelos que le roban las migajas a los verdaderos ladrones de guante blanco. Son los perejiles de un supermercado repleto de dinero como el que se guardaba en las bóvedas de Lázaro que luego, por la gracia de Dios, recicló en bodega.

Los muchachos de la agrupación “Lázaro Báez para la Victoria y la Fortuna de Cristina” siempre aprovecharon todas las moratorias y blanqueos. Hicieron uso y abuso de la información privilegiada y tuvieron tanto poder que pudieron desplazar a la cúpula de la AFIP que había decidido investigarlos en serio. El estado al servicio del enriquecimiento ilícito de la familia presidencial.

Tal vez por eso siempre me gustar decir que si bien Lázaro y Cristina son socios, Eduardo Arnold, el vice gobernador de Néstor por ocho años dice que Lázaro fue y es testaferro. Pero Mariana Zuvic, la referente del ARI en Santa Cruz va mas a fondo todavía y dice que Báez directamente es un empleado de los Kirchner. Y que todo lo que hizo lo hizo por orden expresa de los patrones del mal.

Gravísimo. Estos muchachos ya se cargaron a varios jueces. A Claudio Bonadío, al Luis María Cabral y Santiago Ulpiano Martinez. Investigar al poder K es una forma del suicidio político en la Argentina. Y si tenemos en cuenta al fiscal Alberto Nisman, es una forma del suicidio o del asesinato a secas.

Revuelve el estomago de asco comprobar el olor nauseabundo que surge cada vez que se destapa una olla oficial. De cualquier negociado que se toque salta pus. Nunca presentan balances y los dibujos son groseros.

Alguna vez escribí que Lazaro era el Alfredo Yabrán de los Kirchner. Un mafioso todo terreno. La única vez que tuvo que pisar tribunales presentó un escrito, estuvo dos minutos y se negó a responder preguntas. Será porque no tiene una sola respuesta creíble a semejante mentira organizada. Hay mas dudas que tierra en la Patagonia. Hay mucho misterio que develar en el caso mas espectacular de movilidad social ascedente de toda la historia. Lázaro Báez pasó de empleado bancario a megamillonario. Y fue en apenas diez años, en la década ganada por los Kirchner y sus amigos y cómplices. Lázaro se levantó y anduvo.

¿Quien es Lázaro? ¿Que papel cumplió en el ladriprogresismo feudal? ¿ Como se lo recordará cuando se cuente la historia de estos años de estafas y fractura social expuesta? La renuncia del intendente de Rio Gallegos, Raúl Cantin, su sobrino político suena a ese tango que decía, ni el tiro del final te va a salir.

Báez no puede explicar como se convirtió en uno de los hombres mas poderosos de la Argentina. ¿Que hizo para que le adjudicaran la mayor cantidad de obras públicas durante el kirchnerismo?

Lázaro tiene la flota mas grande de vehículos del paìs. Una colección de autos negros de alta gama que ni la mafia napolitana. La parte mas bizarra de su historia es que fue el constructor, el donante y actualmente el vigilador del faraónico mausoleo de Néstor Kirchner. Ya le dije que ese monumento a la corrupción y la desmesura es monitoreado on line por Cristina desde donde ella se encuentre. Es todo un dato. Es un mensaje clarísimo, aunque tiene su simbolismo. Según el evangelio, Lázaro de Betania ya estaba muerto y sepultado. Pero llegó Jesuscristo que era su amigo y lo resucitó en un instante y con una frase: “Lázaro, levántate y anda”. Este Lázaro de estos tiempos de cólera, se parece mas a otro personaje bíblico que es casi su contracara. A Poncio Pilatros, el que se lavó las manos y con ese gesto, selló la condena a muerte de Jesus. Es el símbolo del oportunismo, la vileza y la traición. Por los siglos de los siglos. Amen.
Las últimas imágenes del naufragio de Lázaro Báez las aportó hoy Hugo Alconada Mon en el diario La Nación. El socio de la familia Kirchner, view según uno de los periodistas de investigación mas rigurosos de la Argentina, purchase sigue con la descarada protección y complicidad del gobierno de Cristina. Alconada denuncia que se resisten a cerrar seis empresas repletas de irregularidades de Báez que la Inspección General de Justicia considera “fantasmas e inactivas”. Cada una tiene su propia especialidad en el delito. Pero en conjunto son firmas que baten todo los records de utilización de facturas truchas para evadir impuestos y están muy ligadas a los negociados corruptos que se hicieron con Néstor y Cristina. Son las empresas que le compraron la casa de Rio Gallegos a los Kirchner a precios sobrevaluados y con papeles subfacturados, here o la que le pagaron alquileres por encima del mercado a varios departamentos de los K y a las habitaciones de sus hoteles que nunca utilizaron en operaciones típicas de lavado. Son tantos los delitos que uno piensa que el gran error que cometieron fue sentirse impunes, intocables, semidioses. Nunca imaginaron que la fiesta se les iba a acabar y que iban a tener que rendir cuentas a las justicia pese a todas las maniobras que hicieron para escaparse de los castigos judiciales. Un par de empresas tuvieron responsabilidad incluso en los tristemente célebres fondos de Santa Cruz que Domingo Cavallo le dió a Néstor y que el gobernador de entonces hizo desaparecer como por arte de magia. Agro Sociedad Anónima facturó las estancias que quedarán bajo el agua y deberán recibir su correspondiente indemnización cuando se terminen las represas Kirchner y Cepernic. La voracidad por el dinero y el poder empujó a los Kirchner a ir por todos los negocios. Una bulimia y una codicia casi sin antecedentes en la política desde 1983 . Es lo que me gusta llamar megacorrupción de estado. Incluso aparece la compania de taxis aéreos Top Air, en uno de cuyos vuelos viajó Leonaro Fariña, el valijero que hoy está preso igual que su amigo Juan Suris acusado de narcotraficante y que también suministró facturas truchas en Bahia Blanca a la familia presidencial y a Lázaro. Báez es la persona que mas rapido y con mayor dimension se enriqueció en la decada ganada por los pinguinos. Son chorros de cuarta, ladronzuelos que le roban las migajas a los verdaderos ladrones de guante blanco. Son los perejiles de un supermercado repleto de dinero como el que se guardaba en las bóvedas de Lázaro que luego, por la gracia de Dios, recicló en bodega.

Los muchachos de la agrupación “Lázaro Báez para la Victoria y la Fortuna de Cristina” siempre aprovecharon todas las moratorias y blanqueos. Hicieron uso y abuso de la información privilegiada y tuvieron tanto poder que pudieron desplazar a la cúpula de la AFIP que había decidido investigarlos en serio. El estado al servicio del enriquecimiento ilícito de la familia presidencial.

Tal vez por eso siempre me gustar decir que si bien Lázaro y Cristina son socios, Eduardo Arnold, el vice gobernador de Néstor por ocho años dice que Lázaro fue y es testaferro. Pero Mariana Zuvic, la referente del ARI en Santa Cruz va mas a fondo todavía y dice que Báez directamente es un empleado de los Kirchner. Y que todo lo que hizo lo hizo por orden expresa de los patrones del mal.

Gravísimo. Estos muchachos ya se cargaron a varios jueces. A Claudio Bonadío, al Luis María Cabral y Santiago Ulpiano Martinez. Investigar al poder K es una forma del suicidio político en la Argentina. Y si tenemos en cuenta al fiscal Alberto Nisman, es una forma del suicidio o del asesinato a secas.

Revuelve el estomago de asco comprobar el olor nauseabundo que surge cada vez que se destapa una olla oficial. De cualquier negociado que se toque salta pus. Nunca presentan balances y los dibujos son groseros.

Alguna vez escribí que Lazaro era el Alfredo Yabrán de los Kirchner. Un mafioso todo terreno. La única vez que tuvo que pisar tribunales presentó un escrito, estuvo dos minutos y se negó a responder preguntas. Será porque no tiene una sola respuesta creíble a semejante mentira organizada. Hay mas dudas que tierra en la Patagonia. Hay mucho misterio que develar en el caso mas espectacular de movilidad social ascedente de toda la historia. Lázaro Báez pasó de empleado bancario a megamillonario. Y fue en apenas diez años, en la década ganada por los Kirchner y sus amigos y cómplices. Lázaro se levantó y anduvo.

¿Quien es Lázaro? ¿Que papel cumplió en el ladriprogresismo feudal? ¿ Como se lo recordará cuando se cuente la historia de estos años de estafas y fractura social expuesta? La renuncia del intendente de Rio Gallegos, Raúl Cantin, su sobrino político suena a ese tango que decía, ni el tiro del final te va a salir.

Báez no puede explicar como se convirtió en uno de los hombres mas poderosos de la Argentina. ¿Que hizo para que le adjudicaran la mayor cantidad de obras públicas durante el kirchnerismo?

Lázaro tiene la flota mas grande de vehículos del paìs. Una colección de autos negros de alta gama que ni la mafia napolitana. La parte mas bizarra de su historia es que fue el constructor, el donante y actualmente el vigilador del faraónico mausoleo de Néstor Kirchner. Ya le dije que ese monumento a la corrupción y la desmesura es monitoreado on line por Cristina desde donde ella se encuentre. Es todo un dato. Es un mensaje clarísimo, aunque tiene su simbolismo. Según el evangelio, Lázaro de Betania ya estaba muerto y sepultado. Pero llegó Jesuscristo que era su amigo y lo resucitó en un instante y con una frase: “Lázaro, levántate y anda”. Este Lázaro de estos tiempos de cólera, se parece mas a otro personaje bíblico que es casi su contracara. A Poncio Pilatros, el que se lavó las manos y con ese gesto, selló la condena a muerte de Jesus. Es el símbolo del oportunismo, la vileza y la traición. Por los siglos de los siglos. Amen.
Silvana Giudici, advice la ex presidenta de la comisión de libertad de Expresión de diputados reveló que:

“La denuncia de Mirtha Legrand sobre pinchaduras en su teléfono es muy grave porque llega en un momento donde se sospecha sobre la utilización de equipamiento comprado en la región para espiar”. Además, no es la primera vez que el cristinismo beligerante ataca a Mirtha Legrand. En su momento, el actor militante Federico Luppi le dijo “yegua, hija de puta, impune y sinverguenza”. Al mismo tiempo trató a Ricardo Darín de “boludo”, cosa de la que se arrepintió hace unos días. Carlos Kunkel ahora la caracterizó de “hipócrita y despreciable” y Aníbal Fernández la acusó de haber perdido “los frenos inhibitorios producto de su edad” y ambos fanáticos cristinistas rompieron todos los códigos y se metieron con la vida íntima de la diva de los almuerzos, con la relación con su hijo muerto y con los avatares de su alcoba. Una senadora entrerriana llamada Sigrid Kunath, casi desconocida por su actividad parlamentaria, metió un proyecto de declaración para repudiar a Mirtha desde el Congreso de la Nación. La misma senadora votó el pliego del general César Milani acusado de serias violaciones a los derechos humanos en Tucuman durante el terrorismo de estado y participó de una íntima celebración del cumpleaños de Amado Boudou, el atorrante de estado doblemente procesado que compró todo el talonario de una rifa que premia una estadía en una cárcel VIP.

Todo fue en represalia a Mirtha que en su programa dijo que Cristina “era caprichosa, autoritaria y dictadora” y puso como ejemplo el ataque a los jueces que la investigan. La acusan de utilizar el término dictadura para referise al gobierno de Cristina. Todas las definiciones del diccionario sobre la palabra “dictadora” que citaron tanto Héctor Guyot como Pablo Sirven hablan de personas que asumen todo el poder y abusan de su autoridad o son inflexibles en el trato con los demas”, algo que encaja bastante bien en la descripición de Cristina Fernández.

Por supuesto que eso no implica comparar la actualidad con la dictadura mas sanguinaria que sufrimos los argentinos desde el 24 de marzo de 1976. Los terroristas de estado cometieron un genocidio que nadie debe negar ni subestimar. Mirtha no dijo que este gobierno hizo desaparecer personas. No asoció los comportamientos de Cristina con los criminales de Videla y sus cómplices.

De todos modos Mirtha opinó con palabras. Nunca empuñó las armas contra la democracia como cuando Carlos Kunkel integraba Montoneros. Ni jamás aplaudió a los pibes para la liberación cuando cantan en plena Casa Rosada, “Macri basura/ vos sos la dictadura”, como si lo han hecho Anibal Fernandez y la propia Cristina.

Hay muchas formas de caracterizar a este gobierno. Jorge Vanossi, el constitucionalista que escribió 17 libros sobre Derecho Público dijo que ” nos han impuesto un despotismo no ilustrado”,  y muchas veces yo utilicé como metáfora los comportamientos de Reina de Cristina como si su sistema fuera una monarquía absoluta. Es que la presidenta avanzó en muchas medidas antidemocráticas donde se llevó por delante las instituciones republicanas, la división de poderes y desobedeció varias veces las decisiones de la mismísima Corte Suprema de Justicia. Esa actitud cesarista también podría calificarse de “cristinato”, en referencia a lo que sigtnificó ” el unicato” para nuestra historia.

El uso y el abuso del poder es algo que los kirchneristas asocian a la firmeza para conducir los destinos de la Nación, pero que los empujó a calificar de golpistas a cualquier ciudadano que expresara una crítica. Y ser golpista es el peor delito que una persona puede cometer. Porque lo están acusando de producir una dictadura. Y desde el poder se han cansado de decirle golpista a todas las voces disidentes. Grupo de Tareas, llegó a decir Néstor Kirchner para hablar de la protesta del campo.

Hay que tener cuidado porque a las palabras las carga el diablo y la descargan los boludos. No hay que ofender si no quieren ser ofendidos. Semejante nivel de fractura social expuesta se lo debemos al maltrato que está en el ADN de los Kirchner. Su actitud revanchista e intolerante luego encontró la excusa ideológica del neopopulismo de Ernesto Laclau. Eso de constuir poder construyendo enemigos y dividiendo a la sociedad. Ese clima de violencia encubierta lo instalaron en estos doce años. Esa será la herencia maldita que nos dejará el kirchnerismo. Los argentinos no queremos mas dictaduras de ningún tipo. Ya les dijimos Nunca Mas. Hoy deberíamos firmar un nuevo contrato democrático en el que digamos “nunca mas a los ladrones de estado ni a los que envenenan de odio la sociedad con sus ataque despiadados”. Ese Nunca Mas es la segunda etapa de la consolidación de esta democracia imperfecta que tanto nos costó conseguir. La idea esta madurando. Nunca mas a los golpes ni a las dictaduras. Pero también nunca mas a los corruptos y a los autoritarios.
Silvana Giudici, sovaldi la ex presidenta de la comisión de libertad de Expresión de diputados reveló que:

“La denuncia de Mirtha Legrand sobre pinchaduras en su teléfono es muy grave porque llega en un momento donde se sospecha sobre la utilización de equipamiento comprado en la región para espiar”. Además, click no es la primera vez que el cristinismo beligerante ataca a Mirtha Legrand. En su momento, el actor militante Federico Luppi le dijo “yegua, hija de puta, impune y sinverguenza”. Al mismo tiempo trató a Ricardo Darín de “boludo”, cosa de la que se arrepintió hace unos días. Carlos Kunkel ahora la caracterizó de “hipócrita y despreciable” y Aníbal Fernández la acusó de haber perdido “los frenos inhibitorios producto de su edad” y ambos fanáticos cristinistas rompieron todos los códigos y se metieron con la vida íntima de la diva de los almuerzos, con la relación con su hijo muerto y con los avatares de su alcoba. Una senadora entrerriana llamada Sigrid Kunath, casi desconocida por su actividad parlamentaria, metió un proyecto de declaración para repudiar a Mirtha desde el Congreso de la Nación. La misma senadora votó el pliego del general César Milani acusado de serias violaciones a los derechos humanos en Tucuman durante el terrorismo de estado y participó de una íntima celebración del cumpleaños de Amado Boudou, el atorrante de estado doblemente procesado que compró todo el talonario de una rifa que premia una estadía en una cárcel VIP.

Todo fue en represalia a Mirtha que en su programa dijo que Cristina “era caprichosa, autoritaria y dictadora” y puso como ejemplo el ataque a los jueces que la investigan. La acusan de utilizar el término dictadura para referise al gobierno de Cristina. Todas las definiciones del diccionario sobre la palabra “dictadora” que citaron tanto Héctor Guyot como Pablo Sirven hablan de personas que asumen todo el poder y abusan de su autoridad o son inflexibles en el trato con los demas”, algo que encaja bastante bien en la descripición de Cristina Fernández.

Por supuesto que eso no implica comparar la actualidad con la dictadura mas sanguinaria que sufrimos los argentinos desde el 24 de marzo de 1976. Los terroristas de estado cometieron un genocidio que nadie debe negar ni subestimar. Mirtha no dijo que este gobierno hizo desaparecer personas. No asoció los comportamientos de Cristina con los criminales de Videla y sus cómplices.

De todos modos Mirtha opinó con palabras. Nunca empuñó las armas contra la democracia como cuando Carlos Kunkel integraba Montoneros. Ni jamás aplaudió a los pibes para la liberación cuando cantan en plena Casa Rosada, “Macri basura/ vos sos la dictadura”, como si lo han hecho Anibal Fernandez y la propia Cristina.

Hay muchas formas de caracterizar a este gobierno. Jorge Vanossi, el constitucionalista que escribió 17 libros sobre Derecho Público dijo que ” nos han impuesto un despotismo no ilustrado”,  y muchas veces yo utilicé como metáfora los comportamientos de Reina de Cristina como si su sistema fuera una monarquía absoluta. Es que la presidenta avanzó en muchas medidas antidemocráticas donde se llevó por delante las instituciones republicanas, la división de poderes y desobedeció varias veces las decisiones de la mismísima Corte Suprema de Justicia. Esa actitud cesarista también podría calificarse de “cristinato”, en referencia a lo que sigtnificó ” el unicato” para nuestra historia.

El uso y el abuso del poder es algo que los kirchneristas asocian a la firmeza para conducir los destinos de la Nación, pero que los empujó a calificar de golpistas a cualquier ciudadano que expresara una crítica. Y ser golpista es el peor delito que una persona puede cometer. Porque lo están acusando de producir una dictadura. Y desde el poder se han cansado de decirle golpista a todas las voces disidentes. Grupo de Tareas, llegó a decir Néstor Kirchner para hablar de la protesta del campo.

Hay que tener cuidado porque a las palabras las carga el diablo y la descargan los boludos. No hay que ofender si no quieren ser ofendidos. Semejante nivel de fractura social expuesta se lo debemos al maltrato que está en el ADN de los Kirchner. Su actitud revanchista e intolerante luego encontró la excusa ideológica del neopopulismo de Ernesto Laclau. Eso de constuir poder construyendo enemigos y dividiendo a la sociedad. Ese clima de violencia encubierta lo instalaron en estos doce años. Esa será la herencia maldita que nos dejará el kirchnerismo. Los argentinos no queremos mas dictaduras de ningún tipo. Ya les dijimos Nunca Mas. Hoy deberíamos firmar un nuevo contrato democrático en el que digamos “nunca mas a los ladrones de estado ni a los que envenenan de odio la sociedad con sus ataque despiadados”. Ese Nunca Mas es la segunda etapa de la consolidación de esta democracia imperfecta que tanto nos costó conseguir. La idea esta madurando. Nunca mas a los golpes ni a las dictaduras. Pero también nunca mas a los corruptos y a los autoritarios.
Las últimas imágenes del naufragio de Lázaro Báez las aportó hoy Hugo Alconada Mon en el diario La Nación. El socio de la familia Kirchner, illness según uno de los periodistas de investigación mas rigurosos de la Argentina, salve sigue con la descarada protección y complicidad del gobierno de Cristina. Alconada denuncia que se resisten a cerrar seis empresas repletas de irregularidades de Báez que la Inspección General de Justicia considera “fantasmas e inactivas”. Cada una tiene su propia especialidad en el delito. Pero en conjunto son firmas que baten todo los records de utilización de facturas truchas para evadir impuestos y están muy ligadas a los negociados corruptos que se hicieron con Néstor y Cristina. Son las empresas que le compraron la casa de Rio Gallegos a los Kirchner a precios sobrevaluados y con papeles subfacturados, o la que le pagaron alquileres por encima del mercado a varios departamentos de los K y a las habitaciones de sus hoteles que nunca utilizaron en operaciones típicas de lavado. Son tantos los delitos que uno piensa que el gran error que cometieron fue sentirse impunes, intocables, semidioses. Nunca imaginaron que la fiesta se les iba a acabar y que iban a tener que rendir cuentas a las justicia pese a todas las maniobras que hicieron para escaparse de los castigos judiciales. Un par de empresas tuvieron responsabilidad incluso en los tristemente célebres fondos de Santa Cruz que Domingo Cavallo le dió a Néstor y que el gobernador de entonces hizo desaparecer como por arte de magia. Agro Sociedad Anónima facturó las estancias que quedarán bajo el agua y deberán recibir su correspondiente indemnización cuando se terminen las represas Kirchner y Cepernic. La voracidad por el dinero y el poder empujó a los Kirchner a ir por todos los negocios. Una bulimia y una codicia casi sin antecedentes en la política desde 1983 . Es lo que me gusta llamar megacorrupción de estado. Incluso aparece la compania de taxis aéreos Top Air, en uno de cuyos vuelos viajó Leonaro Fariña, el valijero que hoy está preso igual que su amigo Juan Suris acusado de narcotraficante y que también suministró facturas truchas en Bahia Blanca a la familia presidencial y a Lázaro. Báez es la persona que mas rapido y con mayor dimension se enriqueció en la decada ganada por los pinguinos. Son chorros de cuarta, ladronzuelos que le roban las migajas a los verdaderos ladrones de guante blanco. Son los perejiles de un supermercado repleto de dinero como el que se guardaba en las bóvedas de Lázaro que luego, por la gracia de Dios, recicló en bodega.

Los muchachos de la agrupación “Lázaro Báez para la Victoria y la Fortuna de Cristina” siempre aprovecharon todas las moratorias y blanqueos. Hicieron uso y abuso de la información privilegiada y tuvieron tanto poder que pudieron desplazar a la cúpula de la AFIP que había decidido investigarlos en serio. El estado al servicio del enriquecimiento ilícito de la familia presidencial.

Tal vez por eso siempre me gustar decir que si bien Lázaro y Cristina son socios, Eduardo Arnold, el vice gobernador de Néstor por ocho años dice que Lázaro fue y es testaferro. Pero Mariana Zuvic, la referente del ARI en Santa Cruz va mas a fondo todavía y dice que Báez directamente es un empleado de los Kirchner. Y que todo lo que hizo lo hizo por orden expresa de los patrones del mal.

Gravísimo. Estos muchachos ya se cargaron a varios jueces. A Claudio Bonadío, al Luis María Cabral y Santiago Ulpiano Martinez. Investigar al poder K es una forma del suicidio político en la Argentina. Y si tenemos en cuenta al fiscal Alberto Nisman, es una forma del suicidio o del asesinato a secas.

Revuelve el estomago de asco comprobar el olor nauseabundo que surge cada vez que se destapa una olla oficial. De cualquier negociado que se toque salta pus. Nunca presentan balances y los dibujos son groseros.

Alguna vez escribí que Lazaro era el Alfredo Yabrán de los Kirchner. Un mafioso todo terreno. La única vez que tuvo que pisar tribunales presentó un escrito, estuvo dos minutos y se negó a responder preguntas. Será porque no tiene una sola respuesta creíble a semejante mentira organizada. Hay mas dudas que tierra en la Patagonia. Hay mucho misterio que develar en el caso mas espectacular de movilidad social ascedente de toda la historia. Lázaro Báez pasó de empleado bancario a megamillonario. Y fue en apenas diez años, en la década ganada por los Kirchner y sus amigos y cómplices. Lázaro se levantó y anduvo.

¿Quien es Lázaro? ¿Que papel cumplió en el ladriprogresismo feudal? ¿ Como se lo recordará cuando se cuente la historia de estos años de estafas y fractura social expuesta? La renuncia del intendente de Rio Gallegos, Raúl Cantin, su sobrino político suena a ese tango que decía, ni el tiro del final te va a salir.

Báez no puede explicar como se convirtió en uno de los hombres mas poderosos de la Argentina. ¿Que hizo para que le adjudicaran la mayor cantidad de obras públicas durante el kirchnerismo?

Lázaro tiene la flota mas grande de vehículos del paìs. Una colección de autos negros de alta gama que ni la mafia napolitana. La parte mas bizarra de su historia es que fue el constructor, el donante y actualmente el vigilador del faraónico mausoleo de Néstor Kirchner. Ya le dije que ese monumento a la corrupción y la desmesura es monitoreado on line por Cristina desde donde ella se encuentre. Es todo un dato. Es un mensaje clarísimo, aunque tiene su simbolismo. Según el evangelio, Lázaro de Betania ya estaba muerto y sepultado. Pero llegó Jesuscristo que era su amigo y lo resucitó en un instante y con una frase: “Lázaro, levántate y anda”. Este Lázaro de estos tiempos de cólera, se parece mas a otro personaje bíblico que es casi su contracara. A Poncio Pilatros, el que se lavó las manos y con ese gesto, selló la condena a muerte de Jesus. Es el símbolo del oportunismo, la vileza y la traición. Por los siglos de los siglos. Amen.
Hoy se cumplen 15 años del suicidio de ese santo doctor llamado René Favaloro. Ya pasaron 15 años desde su inmolación. Fue un grito desgarrador, pharmacy ampoule un alarido de denuncia de la inmoralidad y la mediocridad. Muchas de las miserias que reveló todavía siguen vivitas y coleando. Pero en el aniversario número 40 de la Fundación, unhealthy pude comprobar una vez mas la herencia bendita que nos dejó. La apuesta a la excelencia y la investigación al servicio de todos los habitantes de la patria, y muy especialmente, de los mas humildes. Como dice el lema : “Tecnología de avanzada al servicio del humanismo médico”. Muchas eminencias que militan en la Fundación y hacen el bien sin mirar a quien, me pidieron que hoy en su homenaje repitiera una de las columnas que mas quiero y que en su momento recordé el día del médico. Dice asi:

René Gerónimo Favaloro tuvo a lo largo de su vida la posibilidad de manipular dos de los elementos más nobles que existen sobre la tierra: la madera y los corazones. Y trabajó con respeto sobre ellos. Los mejoró con su precisión de cirujano y su sensibilidad artística de ebanista. Sus manos gigantes, manos como patios, según dijo Horacio Ferrer de Anibal Troilo, eran expertas a la hora de esgrimir las gubias que aprendió a utilizar en la carpintería de Juan Bautista, su padre y el bisturí que dominó como nadie. Favaloro era un artesano que trabajaba con las manos y el cerebro para resucitar corazones. Por eso todavía duele tanto su partida. Por eso su memoria nos interpela. Porque era un científico admirado por las elites intelectuales pero había sido parido entre los hombres mas sencillos de La Pampa. Su etapa de médico rural en Jacinto Arauz lo marcó para siempre. Le fortaleció las raíces y modeló su identidad. Doce años de su vida los dedicó a enriquecerse humanamente en el campo, ayudando a los que menos tienen, poniendo el cuerpo y las neuronas donde había más necesidades. Se hizo hombre del pueblo en la profundidad de nuestra patria. Aprendió a escuchar y valorar los silencios. Ese intenso color azul del jacarandá y los aromas de la salsa de tomate y hongos secos que era su especialidad a la hora de agasajar a sus amigos con una pasta amasada y cortada a cuchillo por el mismo como si fuera hecho por un cirujano. El pueblito pampeano fue su plataforma de lanzamiento hasta asombrar al mundo y recibir todos los premios que se pueda imaginar. Todos lo condecoraron como uno de los grandes precursores de la cirugía cardiovascular de todos los tiempos. En Estados Unidos desarrolló su obra cumbre: el By Pass o puente. Sacó del fondo de su alma su habilidad conseguida en el taller de carpintería de su padre y del pulso firme y minucioso de costurera de su madre modista. Trabajaban 14 horas por día igual que su hijo. Hizo una clara opción por lo pobres y fue de una austeridad y una generosidad inmensa. Su frase de cabecera era ” ejercer la ética profesional y de esa manera poner a la ciencia y a la conciencia del mismo lado, del lado de la humanidad”.  Fue un hombre del pensamiento nacional y popular. Siempre decía que los datos de la mortalidad infantil y la concentración de la riqueza eran claves para medir a un modelo injusto que el llamaba Neofeudalismo. Jamás hizo nada ni por dinero ni por poder. Sus valores eran otros. Era de otra madera. Amaba la historia argentina y a San Martín. Su máxima felicidad era ir a pescar y alquilar un autito y dormir donde lo agarraba la noche. Y hablar de las cosas de la vida y de la muerte con los campesinos. La vida lo castigó demasiado con la muerte temprana de Juan José, su único hermano. No pudo tener hijos biológicos con María Antonia, su novia de pibe y su esposa de siempre. Hoy se cumplen 15 años de uno de los días más tristes de la Argentina, el doctor Rene Favaloro se pegó un balazo en el corazón. Justo él, que salvó miles y miles de vidas. Justo él, que derrotó miles y miles de muertes, justo él. Solo, abatido, cansado de luchar contra la burocracia y la corrupción, uno de los argentinos mas grandes de todos los tiempos nos pegó un cachetazo brutal para despertar nuestra conciencia ciudadana. Justo él que vino a ofrecer su corazón generoso como ejemplo a toda la sociedad.

Jamás olvidaré el día que operó a mi viejo porque nadie se atrevía a operarlo. Me abrazó junto a mi madre y mi hermana y recién salido del quirófano, nos dijo: “Salió todo bien. Quédense tranquilos. Perdió poca sangre. El 93% que me corresponde salió bien. El 7% restante le corresponde a Dios y hasta ahí no llego”. Todavía me resuenan sus palabras, su vozarrón campechano y esa caricia en el alma que nos hizo cuando nosotros éramos un pantano de dolor y angustia.

Rene Favaloro fue el mejor producto que salió del barrio El Mondongo. Se encendía su mirada cuando contaba cien veces los goles de Gimnasia y Esgrima y decía “fulbo”, como el más sencillo de los hinchas. Hoy lo extrañamos como nunca. Necesitamos de su molde. Para que nazcan argentinos a su imagen y semejanza. Militantes de la cultura del esfuerzo y la excelencia. Plantados sobre nuestra tierra. Con la honradez como bandera. Eligió no ser millonario. Prefirió cultivar la amistad con Cesar Milstein o Luis Federico Leloir, dos de los premio Nóbel argentinos o pasar horas charlando con su admirado Ernesto Sabato.

Hoy lo necesitamos mas que nunca para demostrar que no todo es corrupción, facilismo, trepadores del poder, autoritarios y soberbios. Que la patria no se devora a sus mejores hijos. Que se puede ser argentino de otra manera. Como Rene Favaloro que en paz descanse.
Hoy se cumplen 15 años del suicidio de ese santo doctor llamado René Favaloro. Ya pasaron 15 años desde su inmolación. Fue un grito desgarrador, order remedy un alarido de denuncia de la inmoralidad y la mediocridad. Muchas de las miserias que reveló todavía siguen vivitas y coleando. Pero en el aniversario número 40 de la Fundación, health pude comprobar una vez mas la herencia bendita que nos dejó. La apuesta a la excelencia y la investigación al servicio de todos los habitantes de la patria, viagra 100mg y muy especialmente, de los mas humildes. Como dice el lema : “Tecnología de avanzada al servicio del humanismo médico”. Muchas eminencias que militan en la Fundación y hacen el bien sin mirar a quien, me pidieron que hoy en su homenaje repitiera una de las columnas que mas quiero y que en su momento recordé el día del médico. Dice asi:

René Gerónimo Favaloro tuvo a lo largo de su vida la posibilidad de manipular dos de los elementos más nobles que existen sobre la tierra: la madera y los corazones. Y trabajó con respeto sobre ellos. Los mejoró con su precisión de cirujano y su sensibilidad artística de ebanista. Sus manos gigantes, manos como patios, según dijo Horacio Ferrer de Anibal Troilo, eran expertas a la hora de esgrimir las gubias que aprendió a utilizar en la carpintería de Juan Bautista, su padre y el bisturí que dominó como nadie. Favaloro era un artesano que trabajaba con las manos y el cerebro para resucitar corazones. Por eso todavía duele tanto su partida. Por eso su memoria nos interpela. Porque era un científico admirado por las elites intelectuales pero había sido parido entre los hombres mas sencillos de La Pampa. Su etapa de médico rural en Jacinto Arauz lo marcó para siempre. Le fortaleció las raíces y modeló su identidad. Doce años de su vida los dedicó a enriquecerse humanamente en el campo, ayudando a los que menos tienen, poniendo el cuerpo y las neuronas donde había más necesidades. Se hizo hombre del pueblo en la profundidad de nuestra patria. Aprendió a escuchar y valorar los silencios. Ese intenso color azul del jacarandá y los aromas de la salsa de tomate y hongos secos que era su especialidad a la hora de agasajar a sus amigos con una pasta amasada y cortada a cuchillo por el mismo como si fuera hecho por un cirujano. El pueblito pampeano fue su plataforma de lanzamiento hasta asombrar al mundo y recibir todos los premios que se pueda imaginar. Todos lo condecoraron como uno de los grandes precursores de la cirugía cardiovascular de todos los tiempos. En Estados Unidos desarrolló su obra cumbre: el By Pass o puente. Sacó del fondo de su alma su habilidad conseguida en el taller de carpintería de su padre y del pulso firme y minucioso de costurera de su madre modista. Trabajaban 14 horas por día igual que su hijo. Hizo una clara opción por lo pobres y fue de una austeridad y una generosidad inmensa. Su frase de cabecera era ” ejercer la ética profesional y de esa manera poner a la ciencia y a la conciencia del mismo lado, del lado de la humanidad”.  Fue un hombre del pensamiento nacional y popular. Siempre decía que los datos de la mortalidad infantil y la concentración de la riqueza eran claves para medir a un modelo injusto que el llamaba Neofeudalismo. Jamás hizo nada ni por dinero ni por poder. Sus valores eran otros. Era de otra madera. Amaba la historia argentina y a San Martín. Su máxima felicidad era ir a pescar y alquilar un autito y dormir donde lo agarraba la noche. Y hablar de las cosas de la vida y de la muerte con los campesinos. La vida lo castigó demasiado con la muerte temprana de Juan José, su único hermano. No pudo tener hijos biológicos con María Antonia, su novia de pibe y su esposa de siempre. Hoy se cumplen 15 años de uno de los días más tristes de la Argentina, el doctor Rene Favaloro se pegó un balazo en el corazón. Justo él, que salvó miles y miles de vidas. Justo él, que derrotó miles y miles de muertes, justo él. Solo, abatido, cansado de luchar contra la burocracia y la corrupción, uno de los argentinos mas grandes de todos los tiempos nos pegó un cachetazo brutal para despertar nuestra conciencia ciudadana. Justo él que vino a ofrecer su corazón generoso como ejemplo a toda la sociedad.

Jamás olvidaré el día que operó a mi viejo porque nadie se atrevía a operarlo. Me abrazó junto a mi madre y mi hermana y recién salido del quirófano, nos dijo: “Salió todo bien. Quédense tranquilos. Perdió poca sangre. El 93% que me corresponde salió bien. El 7% restante le corresponde a Dios y hasta ahí no llego”. Todavía me resuenan sus palabras, su vozarrón campechano y esa caricia en el alma que nos hizo cuando nosotros éramos un pantano de dolor y angustia.

Rene Favaloro fue el mejor producto que salió del barrio El Mondongo. Se encendía su mirada cuando contaba cien veces los goles de Gimnasia y Esgrima y decía “fulbo”, como el más sencillo de los hinchas. Hoy lo extrañamos como nunca. Necesitamos de su molde. Para que nazcan argentinos a su imagen y semejanza. Militantes de la cultura del esfuerzo y la excelencia. Plantados sobre nuestra tierra. Con la honradez como bandera. Eligió no ser millonario. Prefirió cultivar la amistad con Cesar Milstein o Luis Federico Leloir, dos de los premio Nóbel argentinos o pasar horas charlando con su admirado Ernesto Sabato.

Hoy lo necesitamos mas que nunca para demostrar que no todo es corrupción, facilismo, trepadores del poder, autoritarios y soberbios. Que la patria no se devora a sus mejores hijos. Que se puede ser argentino de otra manera. Como Rene Favaloro que en paz descanse.
Sin ponerse colorado, search el ministro de Economía, capsule  agravó y profundizó todos los problemas y encima levanta el dedito y pretende dar cátedra. Axel Kicillof es el responsable junto a Cristina de todas las alertas rojas que se han instalado sobre la vida cotidiana y los bolsillos de los argentinos. El chiquito, try  como lo llama Cristina, se permite hacer bromas con altos niveles de irresponsabilidad pese a que para muchos está bailando en la cubierta del Titanic. Dice que va a mostrar las lista de los que pagan impuesto a las ganancias para demostrar que no son tantos y al día siguiente dice que era un chiste. Después tira una bomba sobre un impuesto a los departamentos y casas que no sean alquilados y enseguida dice que fue una taradez, un tema menor que lo tiró asi como asi, al pasar. No hace mucho le preguntaron cuantos pobres había en la Argentina y balbuceó hasta que se fugó del tema con una humillación hacia los mas necesitados. Para zafar dijo que no estaban midiendo la pobreza porque era estigmatizante. El ministro que se debe preocupar y ocupar en tratar de lograr pobreza y hambre cero, ni siquiera sabe cuantos hermanos argentinos están en esa condición de marginalidad y exclusión. Trabaja a ciegas, si es que trabaja. No tiene los datos para hacer un diagnóstico riguroso y por lo tanto su medicina no funciona. Los datos duros y puros lo dicen con contundencia. Hace 4 años que no se crea empleo genuino, privado y en blanco en la Argentina. Peor aún, este año se está destruyendo empleo industrial. Las inversiones se cayeron a pedazos. El cierre de empresas y comercios, frigorífico y tambos es inquietante. Mientras tanto el Colorado sin ponerse colorado tiene tiempo para levantar el dedito y retar a todos los sectores. Exigió que no hablen del atraso cambiario porque joden a la gente. Justo él, que es el que mas jode a la gente con su mala praxis y dogmatismo jurásico . Lo llamativo es que no se lo nota preocupado. Nos lleva alegremente hacia el precipicio. No pasa nada malo en la economía, segun dice y miente. Dice que tiene todo estudiado, que las críticas son pavadas atómicas. Niega el cepo. A esta altura negar el cepo, la inflación que está entre las tres mas altas del mundo y ningunear a los pobres, es un plan macabro.

El campo, ya le dije en otra columna, tiene graves problemas que en muchos casos fundieron a los productores y a otros los dejó muy golpeados y contra las cuerdas. No es gratis jugar con la economía y las regulaciones insólitas. El 10 de diciembre, Cristina y Axel, su ministro preferido, nos dejará una Argentina con menos leche, carne, trigo, maíz y con una maraña de trabas y zancadillas para aquellos que quieren producir mas. Lo de las economías regionales no se lo detallo porque es para llorar. Las manzanas, peras , uvas, literalmente están por el suelo porque a muchos no les conviene ni cosecharlas. Gastan mas en flete que lo que vale la carga. Es una postal de la Argentina infantil y vengativa que Cristina construyó en los últimos cuatro años, destruyendo incluso, muchos aspectos positivos que se habían logrado en los ocho años anteriores. Cristina se sigue comparando con el 2001 y asi cualquiera está mejor. Aquello fue el peor infierno de la historia que nos puso al borde de la guerra civil. Pero si se compara con los datos que recibió, la segunda gestión de la presidenta es directamente un desastre. Aunque lo quieran ocultar. El ministro cacarea antimperialismo antibuitre pero la falta de resolución del tema significó que haya tenido que emitir bonos por 41 mil millones de pesos pagando tasas mas buitres del 30% cuando nuestros países vecinos pagan alrededor del 6%. ¿Donde está la ganancia para el pueblo argentinos? ¿A eso le llaman emancipación? ¿A pagar tasas del 30%? Nos estan tratando de tontos? Encima los remedios que utiliza son peores que las enfermedades. Genera problemas en donde no los hay. Trata de arreglar lo que funciona y no soluciona lo que falla. Mas que ministro, es una tormenta perfecta. No pega una el pobre.

Encima Anibal Fernández lo quiso ayudar diciendo que los números de cierre de industrias no dicen nada. Ministro, no aclare que oscurece. En boca del mentiroso, hasta lo cierto se hace dudoso. Usted es el mismo que habló de sensación de inseguridad y que de Alemania tiene mas pobres que Argentina.

Cristina, Kicillof y Anibal no comprenden que la inflación negada envenena todas las relaciones comerciales. Esa falta de credibilidad se derrama sobre toda la economía. Por eso no hay créditos hipotecarios. Por eso hace 23 meses que cae la industria y eso que son datos del INDEC. Las ventas industriales se cayeron el 16% en un año. El motor del consumo cada vez empuja menos y hace que la fiesta sea mas difícil de pagar. Al finalizar su mandato van a haber emitido 250 mil millones de pesos sin respaldo. Las crisis de Brasil y China nos meten turbulencias pero no se sabe donde está el piloto. La asfixia impositiva es feroz y el dinero se utiliza como premio para los amigos y castigo a los enemigos. Asesinaron el federalismo. Insatalaron un unitarismo extorsivo. Los superavit gemelos, hace rato que explotaron por el aire.

La soberbia de Kicillof es irritante y absolutamente ineficiente. Bill Clinton es su campaña fue sacudido por su principal asesor cuando escribió sobre un pizarrón: “Es la economía, estúpido”. Lo hizo para que reaccionara. Tal vez hoy Kicillof debería despertarse de su sueños de fantasía con las mismas palabras: “Es la economía, estúpido”.

Sin ponerse colorado, pilule el ministro de Economía, sovaldi  agravó y profundizó todos los problemas y encima levanta el dedito y pretende dar cátedra. Axel Kicillof es el responsable junto a Cristina de todas las alertas rojas que se han instalado sobre la vida cotidiana y los bolsillos de los argentinos. El chiquito, try  como lo llama Cristina, se permite hacer bromas con altos niveles de irresponsabilidad pese a que para muchos está bailando en la cubierta del Titanic. Dice que va a mostrar las lista de los que pagan impuesto a las ganancias para demostrar que no son tantos y al día siguiente dice que era un chiste. Después tira una bomba sobre un impuesto a los departamentos y casas que no sean alquilados y enseguida dice que fue una taradez, un tema menor que lo tiró asi como asi, al pasar. No hace mucho le preguntaron cuantos pobres había en la Argentina y balbuceó hasta que se fugó del tema con una humillación hacia los mas necesitados. Para zafar dijo que no estaban midiendo la pobreza porque era estigmatizante. El ministro que se debe preocupar y ocupar en tratar de lograr pobreza y hambre cero, ni siquiera sabe cuantos hermanos argentinos están en esa condición de marginalidad y exclusión. Trabaja a ciegas, si es que trabaja. No tiene los datos para hacer un diagnóstico riguroso y por lo tanto su medicina no funciona. Los datos duros y puros lo dicen con contundencia. Hace 4 años que no se crea empleo genuino, privado y en blanco en la Argentina. Peor aún, este año se está destruyendo empleo industrial. Las inversiones se cayeron a pedazos. El cierre de empresas y comercios, frigorífico y tambos es inquietante. Mientras tanto el Colorado sin ponerse colorado tiene tiempo para levantar el dedito y retar a todos los sectores. Exigió que no hablen del atraso cambiario porque joden a la gente. Justo él, que es el que mas jode a la gente con su mala praxis y dogmatismo jurásico . Lo llamativo es que no se lo nota preocupado. Nos lleva alegremente hacia el precipicio. No pasa nada malo en la economía, segun dice y miente. Dice que tiene todo estudiado, que las críticas son pavadas atómicas. Niega el cepo. A esta altura negar el cepo, la inflación que está entre las tres mas altas del mundo y ningunear a los pobres, es un plan macabro.

El campo, ya le dije en otra columna, tiene graves problemas que en muchos casos fundieron a los productores y a otros los dejó muy golpeados y contra las cuerdas. No es gratis jugar con la economía y las regulaciones insólitas. El 10 de diciembre, Cristina y Axel, su ministro preferido, nos dejará una Argentina con menos leche, carne, trigo, maíz y con una maraña de trabas y zancadillas para aquellos que quieren producir mas. Lo de las economías regionales no se lo detallo porque es para llorar. Las manzanas, peras , uvas, literalmente están por el suelo porque a muchos no les conviene ni cosecharlas. Gastan mas en flete que lo que vale la carga. Es una postal de la Argentina infantil y vengativa que Cristina construyó en los últimos cuatro años, destruyendo incluso, muchos aspectos positivos que se habían logrado en los ocho años anteriores. Cristina se sigue comparando con el 2001 y asi cualquiera está mejor. Aquello fue el peor infierno de la historia que nos puso al borde de la guerra civil. Pero si se compara con los datos que recibió, la segunda gestión de la presidenta es directamente un desastre. Aunque lo quieran ocultar. El ministro cacarea antimperialismo antibuitre pero la falta de resolución del tema significó que haya tenido que emitir bonos por 41 mil millones de pesos pagando tasas mas buitres del 30% cuando nuestros países vecinos pagan alrededor del 6%. ¿Donde está la ganancia para el pueblo argentinos? ¿A eso le llaman emancipación? ¿A pagar tasas del 30%? Nos estan tratando de tontos? Encima los remedios que utiliza son peores que las enfermedades. Genera problemas en donde no los hay. Trata de arreglar lo que funciona y no soluciona lo que falla. Mas que ministro, es una tormenta perfecta. No pega una el pobre.

Encima Anibal Fernández lo quiso ayudar diciendo que los números de cierre de industrias no dicen nada. Ministro, no aclare que oscurece. En boca del mentiroso, hasta lo cierto se hace dudoso. Usted es el mismo que habló de sensación de inseguridad y que de Alemania tiene mas pobres que Argentina.

Cristina, Kicillof y Anibal no comprenden que la inflación negada envenena todas las relaciones comerciales. Esa falta de credibilidad se derrama sobre toda la economía. Por eso no hay créditos hipotecarios. Por eso hace 23 meses que cae la industria y eso que son datos del INDEC. Las ventas industriales se cayeron el 16% en un año. El motor del consumo cada vez empuja menos y hace que la fiesta sea mas difícil de pagar. Al finalizar su mandato van a haber emitido 250 mil millones de pesos sin respaldo. Las crisis de Brasil y China nos meten turbulencias pero no se sabe donde está el piloto. La asfixia impositiva es feroz y el dinero se utiliza como premio para los amigos y castigo a los enemigos. Asesinaron el federalismo. Insatalaron un unitarismo extorsivo. Los superavit gemelos, hace rato que explotaron por el aire.

La soberbia de Kicillof es irritante y absolutamente ineficiente. Bill Clinton es su campaña fue sacudido por su principal asesor cuando escribió sobre un pizarrón: “Es la economía, estúpido”. Lo hizo para que reaccionara. Tal vez hoy Kicillof debería despertarse de su sueños de fantasía con las mismas palabras: “Es la economía, estúpido”.

Fernando Spinoza, capsule  intendente de La Matanza, cure  es un sachet de peronismo caminando. Es el presidente del Partido Justicialista bonaerense y dijo que lo grave de Aníbal Fernández es cuando toma sopa de Lilita, shop  es decir cuando se le suelta la lengua y la cadena y es capaz de decir cualquier cosa. Quedará en la historia como el inventor de ese concepto tan nefasto de la “sensación de inseguridad” aunque años después fue mas grosero que autocrítico y dijo que había sido un pelotudo por decir eso. De todos modos insiste en negar lo evidente con su voz aguardentosa. Muy suelto de cuerpo dijo que en Alemania hay mas pobres que en la Argentina. No tiene miedo al ridículo. Tozudamente se enfrenta con el Papa y sus amigos cuando minimiza el tema del narcotráfico, niega que este sea ya un país donde se fabrica la droga y propone una peligrosa despenalización del consumo. Hace poco estuve coordinando una mesa de debate en el congreso de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas y varios de los cuadros mas importantes de la iglesia se acercaron a decirme en voz baja que el Papa estaba preocupado por un posible triunfo de Anibal,  al que lo consideraba alguien que facilitó o por lo menos no combatió lo suficiente la expansión de la falopa en la Argentina. Me llamó la atención que ese discurso de gente del catolicismo militante, algunos filo kirchneristas incluso, repitieran el mismo discurso que horas después pronunciaron Felipe Solá, Francisco “Barba” Gutierrez, intendente de Quilmes y kirchnerista igual que Anibal, Fernando Espinoza que no para de atacarlo con el tema droga y la doctora Elisa Carrió que lo tiene siempre en la mira al jefe de gabinete al que acuso de todo, empezando por mafioso y narco.

Fue curiosa la coincidencia de la avanzada de un discurso anti droga y anti anibal que prendió y fue repetido por distintos dirigentes y diversas fuerzas políticas. ¿Será por su histórica relación con las fuerzas de seguridad? ¿Será porque en el triple crimen de la efedrina está involucrado Martin Lanatta, ex empleado y dirigente del peronismo quilmeño? ¿O el Papa sabe algo mas que la justicia argentina desconoce? Por lo pronto es un hombre que mueve su lengua con habilitad para producir daño. Es el que dijo que Lilita no tenía todos los patitos en fila, el que se cansó de acusar a Macri de vago. La gente de Julián Domínguez ofrece encuestas que dicen que Anibal le puede ganar la interna del domingo 9 de agosto pero que sería catrastrófico para la suerte de Scioli porque en las generales se transformaría en un salvavidas de plomo para motonauta naranja. De hecho, Sergio Massa medio en broma, medio en serio, dijo que hay que cuidarle las boletas a Anibal porque su victoria es la derrota de Scioli.

Es que hay algo que es insólito en la historia del peronismo. Anibal quiere gobernar la provincia de Buenos Aires y no pudo ganar ni en Quilmes donde desarrolló toda su carrera de ricotero, y presidente del club cervecero.

 Alguna vez cometió la herejía de decir que a la marchita peronista se la tenían que meter en donde usted ya sabe. Fue fanáticamente menemista, duhaldista, kirchnerista, cristinista y a partir de ahora, si Daniel Scioli llega a la presidencia, será sciolista de la primera hora.

En estos últimos días se subió al caballo para utilizar su ironía ofensiva y  para burlarse de todos y todas. Dijo que Ernesto Sanz ya destruyó el radicalismo y ahora quiere destruir la provincia de Buenos Aires. Es capaz de los brulotes y los ataques mas despiadados. Anibal Domingo Fernández no tiene estómago ni escrúpulos. Pidió que metieran presa a la madre del fiscal Alberto Nisman y se dedicó a mancillar la memoria de un muerto que todavía sigue muriendo porque todavía no se sabe como murió mientras investigaba a Cristina por encubrimiento de terrroristas. Le tiró a los fiscales que apoyaron a Nisman y les dijo que denunciaran penalmente y  por encubrimiento a Obama, después del pacto con Irán.

Hasta su compañero Julián Dominguez le recordó que allá por el 94, se tuvo que escapar en el baúl de un auto de la intendencia para eludir un pedido de captura de la justicia. El siempre negó esto e incluso le hizo varios juicios a quienes lo mencionaron. Suele decir que no tiene nada que ver pero los compañeros de militancia de Kosteki y Santillán lo acusan de ser responsable político de la masacre de Avellaneda porque era secretario general de la presidencia durante esos fusilamientos.

 Está claro que su actitud desafiante es típica del patoterismo de estado. Es un abusador de insultos y agravios. Bastante machista, porque suele ensañarse con las mujeres. A Mirtha Legrand y al doctor Carlos Fayt no tuvo empacho en chicanearlos por su avanzada edad, en un claro hecho discriminatorio. Sus ataques degradan la convivencia democrática. Es digno representante de este gobierno autoritario y agresivo. Anibal Fernandez, el lenguaraz. Aníbal, el patotero de estado.

Fernando Spinoza, seek clinic  intendente de La Matanza, sick  es un sachet de peronismo caminando. Es el presidente del Partido Justicialista bonaerense y dijo que lo grave de Aníbal Fernández es cuando toma sopa de Lilita, es decir cuando se le suelta la lengua y la cadena y es capaz de decir cualquier cosa. Quedará en la historia como el inventor de ese concepto tan nefasto de la “sensación de inseguridad” aunque años después fue mas grosero que autocrítico y dijo que había sido un pelotudo por decir eso. De todos modos insiste en negar lo evidente con su voz aguardentosa. Muy suelto de cuerpo dijo que en Alemania hay mas pobres que en la Argentina. No tiene miedo al ridículo. Tozudamente se enfrenta con el Papa y sus amigos cuando minimiza el tema del narcotráfico, niega que este sea ya un país donde se fabrica la droga y propone una peligrosa despenalización del consumo. Hace poco estuve coordinando una mesa de debate en el congreso de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas y varios de los cuadros mas importantes de la iglesia se acercaron a decirme en voz baja que el Papa estaba preocupado por un posible triunfo de Anibal,  al que lo consideraba alguien que facilitó o por lo menos no combatió lo suficiente la expansión de la falopa en la Argentina. Me llamó la atención que ese discurso de gente del catolicismo militante, algunos filo kirchneristas incluso, repitieran el mismo discurso que horas después pronunciaron Felipe Solá, Francisco “Barba” Gutierrez, intendente de Quilmes y kirchnerista igual que Anibal, Fernando Espinoza que no para de atacarlo con el tema droga y la doctora Elisa Carrió que lo tiene siempre en la mira al jefe de gabinete al que acuso de todo, empezando por mafioso y narco.

Fue curiosa la coincidencia de la avanzada de un discurso anti droga y anti anibal que prendió y fue repetido por distintos dirigentes y diversas fuerzas políticas. ¿Será por su histórica relación con las fuerzas de seguridad? ¿Será porque en el triple crimen de la efedrina está involucrado Martin Lanatta, ex empleado y dirigente del peronismo quilmeño? ¿O el Papa sabe algo mas que la justicia argentina desconoce? Por lo pronto es un hombre que mueve su lengua con habilitad para producir daño. Es el que dijo que Lilita no tenía todos los patitos en fila, el que se cansó de acusar a Macri de vago. La gente de Julián Domínguez ofrece encuestas que dicen que Anibal le puede ganar la interna del domingo 9 de agosto pero que sería catrastrófico para la suerte de Scioli porque en las generales se transformaría en un salvavidas de plomo para motonauta naranja. De hecho, Sergio Massa medio en broma, medio en serio, dijo que hay que cuidarle las boletas a Anibal porque su victoria es la derrota de Scioli.

Es que hay algo que es insólito en la historia del peronismo. Anibal quiere gobernar la provincia de Buenos Aires y no pudo ganar ni en Quilmes donde desarrolló toda su carrera de ricotero, y presidente del club cervecero.

 Alguna vez cometió la herejía de decir que a la marchita peronista se la tenían que meter en donde usted ya sabe. Fue fanáticamente menemista, duhaldista, kirchnerista, cristinista y a partir de ahora, si Daniel Scioli llega a la presidencia, será sciolista de la primera hora.

En estos últimos días se subió al caballo para utilizar su ironía ofensiva y  para burlarse de todos y todas. Dijo que Ernesto Sanz ya destruyó el radicalismo y ahora quiere destruir la provincia de Buenos Aires. Es capaz de los brulotes y los ataques mas despiadados. Anibal Domingo Fernández no tiene estómago ni escrúpulos. Pidió que metieran presa a la madre del fiscal Alberto Nisman y se dedicó a mancillar la memoria de un muerto que todavía sigue muriendo porque todavía no se sabe como murió mientras investigaba a Cristina por encubrimiento de terrroristas. Le tiró a los fiscales que apoyaron a Nisman y les dijo que denunciaran penalmente y  por encubrimiento a Obama, después del pacto con Irán.

Hasta su compañero Julián Dominguez le recordó que allá por el 94, se tuvo que escapar en el baúl de un auto de la intendencia para eludir un pedido de captura de la justicia. El siempre negó esto e incluso le hizo varios juicios a quienes lo mencionaron. Suele decir que no tiene nada que ver pero los compañeros de militancia de Kosteki y Santillán lo acusan de ser responsable político de la masacre de Avellaneda porque era secretario general de la presidencia durante esos fusilamientos.

 Está claro que su actitud desafiante es típica del patoterismo de estado. Es un abusador de insultos y agravios. Bastante machista, porque suele ensañarse con las mujeres. A Mirtha Legrand y al doctor Carlos Fayt no tuvo empacho en chicanearlos por su avanzada edad, en un claro hecho discriminatorio. Sus ataques degradan la convivencia democrática. Es digno representante de este gobierno autoritario y agresivo. Anibal Fernandez, el lenguaraz. Aníbal, el patotero de estado.

Anoche, pilule Jorge Lanata por canal 13, tiró una verdadera bomba periodística de fragmentación. Eso produjo una hecatombe en el seno del gobierno de Cristina y una conmoción institucional casi sin antecedentes. El árbol de tanta información impactante no nos permitió ver el bosque del pantano en el que se está hundiendo Anibal Fernández. Dicen que el que se ahoga no repara en lo que manotea. El famoso manotazo de ahogado. Es una obviedad que aburre por lo reiterada que Aníbal haya acusado a Clarin, canal 13 y Lanata de montar una operación para perjudicarlo. Pero es absolutamente novedoso que haya denunciado como cómplice de esos tres demonios nada menos que a sus contrincantes en la interna, Julián Domínguez y Fernando Espinosa. Esto habla de un nivel de descomposición pocas veces visto en el poder K y de una profundidad de revelaciones que todavía nos pueden dar varias sorpresas. Le resumo en pocas palabras lo que pasó y vamos a comprender la gravedad de lo que se viene. Aníbal fue acusado de ser un triple criminal y de liderar un cartel de la efedrina que es una droga necesaria para fabricar otras llamadas sintéticas. No estamos hablando de un consejal de un pueblo. Es el jefe de gabinete y precandidato a gobernador el acusado que a su vez acusa al presidente de la Cámara de Diputados y al intendente de La Matanza y presidente del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires. Semejante escándalo no para ahí. Por el tráfico de efedrina además está procesado el ex titular del Sedronar, Jose Ramon Granero, quien fuera amigo personal y dentista de Néstor y los hermanos Zacarías, gente de la máxima confianza del ex presidente fallecido. La doctora Elisa Carrió dijo que estamos ante “una pelea de mafias justicialistas por quedarse con el negocio del narcotráfico”. Y como si esto fuera poco, uno de los asesinados fue aportista de 200 mil pesos para la campaña electoral de Cristina en el 2007.

No quiero hacer autobombo pero el viernes, en este mismo espacio de mi columna editorial que cualquiera puede consultar en las páginas de radio Mitre o en alfredoleuco.com yo le dije que varios cuadros de la iglesia católica me habían dicho al oído que los ayudara a combatir a Anibal y a evitar que llegara a ser gobernador de Buenos Aires. Sugerían que el Papa les había encomendado esa misión. No solamente para beneficiar a su amigo Julián Dominguez sino para cortarle las piernas a quien consideraba una puerta abierta a los narcotraficantes. Incluso me pregunté si semejante preocupación del Papa tenía que ver con la ineficiencia que Anibal evidenció cuando tuvo a su cargo las fuerzas federales para enfrentar a los narcos, o a que está a favor de la despenalización del consumo o que directamente, Francisco disponía de información que nosotros desconocíamos. Cada vez que el Santo Padre advirtió sobre el peligro de los narcos, Aníbal le salió al cruce para desmentir que este sea un país donde se fabrica droga y, tozudamente, insistía en que “apenas” era un país de “tránsito”. El Papa y la inmensa mayoría de los argentinos no queremos que este país se convierta en una “Narcocracia”

No fue nada casual que hasta Felipe Solá dijera en su spot que Anibal era mas droga o que fuera  fustigado hasta por su compañero de militancia cristinista, Francisco “El Barba” Gutierrez quien lo derrotó en su propio distrito de Quilmes. En la columna del viernes me refiero concretamente al triple crimen de General Rodríguez y a la efedrina. Es que todos los caminos de Martin Lanatta conducían a Anibal Fernandez y a algo peor todavía, el RENAR que es uno de los lugares donde mayor cantidad de armas hay almacenadas. El RENAR en ese momento estaba conducido por Andres Meizsner, intimo amigo de Aníbal y Lanatta dice que el trabajaba en esa repartición del estado. Le recuerdo que Lanatta con doble “te” está condenado en forma efectiva a prisión perpetua por esos tres asesinatos.

Drogas, crimenes, armas, dinero sucio y manchado de sangre para la campaña de Cristina, un jefe de gabinete involucrado que acusa al presidente de la Cámara de Diputados y funcionarios que fueron amigos de Néstor en la mira de la justicia. El cóctel es explosivo. Es un terremoto en los cimientos del gobierno a pocos días de las elecciones PASO. Es tan delicado el tema que Anibal se quejó de la “poquitita” solidaridad que había recibido de sus pares de gabinete. Se quiso agarrar de las polleras de La Cámpora, de Cristina y de Victor Hugo Morales porque dijo que todos ellos sufrieron operaciones similares.

Nunca en su vida política, Aníbal Fernandez estuvo tan complicado. Dijo mentiras como aquello de la sensación de inseguridad y de que hay mas pobres en Alemania que en Argentina. Pero esta acusación de narcocriminal es mucho mas grave que cuando era intendente y tuvo que huir en el baúl de un auto para eludir un pedido de captura de la justicia, según lo recordó Julián Dominguez. Como si esto fuera poco, Alejandro Burzaco, que está libre pero con tobillera electrónica y después de haber pagado una fianza de 20 millones de dólares, involucró con sus acusaciones por la megacorrupción de la FIFA a Pablo Paladino. Se trata del capo que maneja Fútbol para Todos que, ademas, es amigo y responde a Anibal. Una tormenta perfecta.

El viernes les dije que Aníbal degradaba la democracia y que era un digno representante de este gobierno autoritario y agresivo. Anibal Fernandez, el lenguaraz. Aníbal, el patotero de estado hoy está en su peor momento. Es hábil para declarar. Pero tal vez esta vez no le alcance para eludir la justicia. Porque esto recién empieza.
Anoche, medicine Jorge Lanata por canal 13, health tiró una verdadera bomba periodística de fragmentación. Eso produjo una hecatombe en el seno del gobierno de Cristina y una conmoción institucional casi sin antecedentes. El árbol de tanta información impactante no nos permitió ver el bosque del pantano en el que se está hundiendo Anibal Fernández. Dicen que el que se ahoga no repara en lo que manotea. El famoso manotazo de ahogado. Es una obviedad que aburre por lo reiterada que Aníbal haya acusado a Clarin, patient canal 13 y Lanata de montar una operación para perjudicarlo. Pero es absolutamente novedoso que haya denunciado como cómplice de esos tres demonios nada menos que a sus contrincantes en la interna, Julián Domínguez y Fernando Espinosa. Esto habla de un nivel de descomposición pocas veces visto en el poder K y de una profundidad de revelaciones que todavía nos pueden dar varias sorpresas. Le resumo en pocas palabras lo que pasó y vamos a comprender la gravedad de lo que se viene. Aníbal fue acusado de ser un triple criminal y de liderar un cartel de la efedrina que es una droga necesaria para fabricar otras llamadas sintéticas. No estamos hablando de un consejal de un pueblo. Es el jefe de gabinete y precandidato a gobernador el acusado que a su vez acusa al presidente de la Cámara de Diputados y al intendente de La Matanza y presidente del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires. Semejante escándalo no para ahí. Por el tráfico de efedrina además está procesado el ex titular del Sedronar, Jose Ramon Granero, quien fuera amigo personal y dentista de Néstor y los hermanos Zacarías, gente de la máxima confianza del ex presidente fallecido. La doctora Elisa Carrió dijo que estamos ante “una pelea de mafias justicialistas por quedarse con el negocio del narcotráfico”. Y como si esto fuera poco, uno de los asesinados fue aportista de 200 mil pesos para la campaña electoral de Cristina en el 2007.

No quiero hacer autobombo pero el viernes, en este mismo espacio de mi columna editorial que cualquiera puede consultar en las páginas de radio Mitre o en alfredoleuco.com yo le dije que varios cuadros de la iglesia católica me habían dicho al oído que los ayudara a combatir a Anibal y a evitar que llegara a ser gobernador de Buenos Aires. Sugerían que el Papa les había encomendado esa misión. No solamente para beneficiar a su amigo Julián Dominguez sino para cortarle las piernas a quien consideraba una puerta abierta a los narcotraficantes. Incluso me pregunté si semejante preocupación del Papa tenía que ver con la ineficiencia que Anibal evidenció cuando tuvo a su cargo las fuerzas federales para enfrentar a los narcos, o a que está a favor de la despenalización del consumo o que directamente, Francisco disponía de información que nosotros desconocíamos. Cada vez que el Santo Padre advirtió sobre el peligro de los narcos, Aníbal le salió al cruce para desmentir que este sea un país donde se fabrica droga y, tozudamente, insistía en que “apenas” era un país de “tránsito”. El Papa y la inmensa mayoría de los argentinos no queremos que este país se convierta en una “Narcocracia”

No fue nada casual que hasta Felipe Solá dijera en su spot que Anibal era mas droga o que fuera  fustigado hasta por su compañero de militancia cristinista, Francisco “El Barba” Gutierrez quien lo derrotó en su propio distrito de Quilmes. En la columna del viernes me refiero concretamente al triple crimen de General Rodríguez y a la efedrina. Es que todos los caminos de Martin Lanatta conducían a Anibal Fernandez y a algo peor todavía, el RENAR que es uno de los lugares donde mayor cantidad de armas hay almacenadas. El RENAR en ese momento estaba conducido por Andres Meizsner, intimo amigo de Aníbal y Lanatta dice que el trabajaba en esa repartición del estado. Le recuerdo que Lanatta con doble “te” está condenado en forma efectiva a prisión perpetua por esos tres asesinatos.

Drogas, crimenes, armas, dinero sucio y manchado de sangre para la campaña de Cristina, un jefe de gabinete involucrado que acusa al presidente de la Cámara de Diputados y funcionarios que fueron amigos de Néstor en la mira de la justicia. El cóctel es explosivo. Es un terremoto en los cimientos del gobierno a pocos días de las elecciones PASO. Es tan delicado el tema que Anibal se quejó de la “poquitita” solidaridad que había recibido de sus pares de gabinete. Se quiso agarrar de las polleras de La Cámpora, de Cristina y de Victor Hugo Morales porque dijo que todos ellos sufrieron operaciones similares.

Nunca en su vida política, Aníbal Fernandez estuvo tan complicado. Dijo mentiras como aquello de la sensación de inseguridad y de que hay mas pobres en Alemania que en Argentina. Pero esta acusación de narcocriminal es mucho mas grave que cuando era intendente y tuvo que huir en el baúl de un auto para eludir un pedido de captura de la justicia, según lo recordó Julián Dominguez. Como si esto fuera poco, Alejandro Burzaco, que está libre pero con tobillera electrónica y después de haber pagado una fianza de 20 millones de dólares, involucró con sus acusaciones por la megacorrupción de la FIFA a Pablo Paladino. Se trata del capo que maneja Fútbol para Todos que, ademas, es amigo y responde a Anibal. Una tormenta perfecta.

El viernes les dije que Aníbal degradaba la democracia y que era un digno representante de este gobierno autoritario y agresivo. Anibal Fernandez, el lenguaraz. Aníbal, el patotero de estado hoy está en su peor momento. Es hábil para declarar. Pero tal vez esta vez no le alcance para eludir la justicia. Porque esto recién empieza.
Primero, this store la mas amplia solidaridad activa con Jorge Lanata. ¿Que significa solidaridad activa? Movernos entre todos los que queremos la democracia y la libertad para generar el apoyo de los mas amplios sectores de la sociedad. Apoyo a nuestro compañero y amigo Jorge Lanata pero fundamentalmente, link illness   respaldo a uno de los mas grandes periodistas de la Argentinas. El que logró quebrar el miedo que instaló la familia Kirchner en estos tiempos de cólera y autoritarismo.

Segundo, online sale el análisis político. La exigencia de la renuncia inmediata de Anibal Fernández porque el zorro no puede cuidar el gallinero. Frente a las terribles acusaciones y sospechas de ser autor intelectual de un triple asesinato y de manejar una especie de cartel de la efedrina, el jefe de gabinete con su solo cargo intimida a testigos, fiscales y jueces y de esa manera es muy difícil que avance la urgente y rigurosa investigación que hay que hacer.

Hay que plantear con toda contundencia que la Presidenta de la Nación, Cristina Fernandez de Kirchner es la responsable de la vida y la seguridad de Jorge Lanata y de todos los argentinos. Y Sergio Berni también. El secretario de seguridad dijo que la investigación de Lanata era una hijoputez y eso hace que sea mas dificil creer que va a proteger a Lanata y que va a averiguar quienes son los mafiosos narcopolíticos que intentaron intimidar a Jorge con piedras y casquillos de revolver 38 y con la rotura de dos garitas frente al edificio en el que vive.

Patricia Bullrich denunció que Waldo Wolf, directivo de la comunidad judía fue presionado por el juez Daniel Rafecas y ayer apareció su auto rayado y la puerta de su garage destruída.

Al igual que lo que pasó con la muerte de Alberto Nisman el mundo se está preguntando quien gobierna este país que un fiscal que investiga a la presidenta aparece con un balazo en la cabeza. ¿O como es posible que le corten la cabeza al juez Claudio Bonadío sin motivos porque estaba investigando una causa de lavado de dinero que involucra a la familia Kirchner? ¿ En que etapa del chavismo estamos cuando una jueza militante de Rio Gallegos demora durante tres horas el allanamiento de la inmobiliaria de Maximo y mientras tanto se sacan valijas con documentación? ¿Como es posible que le roben el auto a los tiros a la jueza Servini de Cubría a pocas cuadras de la Quinta de Olivos? La magistrada es la juez electoral y tiene a su cargo una de las causa por el escándalo de la efedrina que tiene procesado a Jose Ramon Granero, el titular el organismo que debía combatir la droga y a los hermanos Zacarías, colaboradores de la mas íntima confianza de Néstor Kirchner? ¿Que tipo de sociedad estamos construyendo si los de la mafia de los medicamentos y la efedrina aportaron dinero para la campaña de Cristina en el 2007? ¿Es casual que el Papa Francisco se haya preocupado especialmente por evitar que Aníbal Fernández sea gobernador y que haya alertado sobre el peligro de mexicanización de la Argentina? Le conté que dos intelectuales que militan en la Iglesia Católica y tienen gran relación con el Papa me pidieron que los ayudara a cerrarle el paso a Anibal hacia la gobernación.

Lo que está ocurriendo por estos días es pornográfico. Escandalosamente obsceno que el jefe de gabinete de un país acuse al presidente de la Cámara de Diputados de ser cómplices de una operación en su contra asociados a Clarin producto de un arreglo a cambio de pauta publicitaria y que les diga en la cara que dejen de comprar droga a los transas.

¿Que esta pasando? ¿Es democrático que nadie pueda investigar a la presidenta y a los mas altos funcionarios? El que se atreve sufre las consecuencias. Uno aparece suicidado, a otros dos jueces como Bonadío y Cabral los sacan del medio y ahora se intenta silenciar a Jorge Lanata y meter miedo a toda la sociedad que quiere que los corruptos y los narcos vayan presos. Este gobierno que se llena la boca con el respeto a los derechos humanos en general y al de los presos en particular da la orden para que Martin Lanatta, el testigo que acusó a Anibal desde la cárcel sea castigado como en la Edad Media y lo lleven a un calabozo sin luz, sin agua y sin teléfono?

No hay límites. El patoterismo de estado hace lo que quiere con el país. Hay que exigir que Cristina repudie las amenazas y el ataque a Lanata. Que disponga la investigación urgente de este hecho de tanta gravedad y que le pida la renuncia a Aníbal Fernandez. La sociedad democrática necesita una señal de paz y justicia. El narcotráfico se multiplicó y se instaló en Argentina en estos doce años. Evitemos que crezca  la espiral de violencia que se sabe como empieza pero no como termina. Hoy se encendieron todas las luces rojas de alerta. Hay que defender a Lanata. Porque todos somos Lanata. Por la democracia, la libertad y nuestros hijos.  Es en defensa propia.
Primero, try la mas amplia solidaridad activa con Jorge Lanata. ¿Que significa solidaridad activa? Movernos entre todos los que queremos la democracia y la libertad para generar el apoyo de los mas amplios sectores de la sociedad. Apoyo a nuestro compañero y amigo Jorge Lanata pero fundamentalmente,  respaldo a uno de los mas grandes periodistas de la Argentinas. El que logró quebrar el miedo que instaló la familia Kirchner en estos tiempos de cólera y autoritarismo.

Segundo, el análisis político. La exigencia de la renuncia inmediata de Anibal Fernández porque el zorro no puede cuidar el gallinero. Frente a las terribles acusaciones y sospechas de ser autor intelectual de un triple asesinato y de manejar una especie de cartel de la efedrina, el jefe de gabinete con su solo cargo intimida a testigos, fiscales y jueces y de esa manera es muy difícil que avance la urgente y rigurosa investigación que hay que hacer.

Hay que plantear con toda contundencia que la Presidenta de la Nación, Cristina Fernandez de Kirchner es la responsable de la vida y la seguridad de Jorge Lanata y de todos los argentinos. Y Sergio Berni también. El secretario de seguridad dijo que la investigación de Lanata era una hijoputez y eso hace que sea mas dificil creer que va a proteger a Lanata y que va a averiguar quienes son los mafiosos narcopolíticos que intentaron intimidar a Jorge con piedras y casquillos de revolver 38 y con la rotura de dos garitas frente al edificio en el que vive.

Patricia Bullrich denunció que Waldo Wolf, directivo de la comunidad judía fue presionado por el juez Daniel Rafecas y ayer apareció su auto rayado y la puerta de su garage destruída.

Al igual que lo que pasó con la muerte de Alberto Nisman el mundo se está preguntando quien gobierna este país que un fiscal que investiga a la presidenta aparece con un balazo en la cabeza. ¿O como es posible que le corten la cabeza al juez Claudio Bonadío sin motivos porque estaba investigando una causa de lavado de dinero que involucra a la familia Kirchner? ¿ En que etapa del chavismo estamos cuando una jueza militante de Rio Gallegos demora durante tres horas el allanamiento de la inmobiliaria de Maximo y mientras tanto se sacan valijas con documentación? ¿Como es posible que le roben el auto a los tiros a la jueza Servini de Cubría a pocas cuadras de la Quinta de Olivos? La magistrada es la juez electoral y tiene a su cargo una de las causa por el escándalo de la efedrina que tiene procesado a Jose Ramon Granero, el titular el organismo que debía combatir la droga y a los hermanos Zacarías, colaboradores de la mas íntima confianza de Néstor Kirchner? ¿Que tipo de sociedad estamos construyendo si los de la mafia de los medicamentos y la efedrina aportaron dinero para la campaña de Cristina en el 2007? ¿Es casual que el Papa Francisco se haya preocupado especialmente por evitar que Aníbal Fernández sea gobernador y que haya alertado sobre el peligro de mexicanización de la Argentina? Le conté que dos intelectuales que militan en la Iglesia Católica y tienen gran relación con el Papa me pidieron que los ayudara a cerrarle el paso a Anibal hacia la gobernación.

Lo que está ocurriendo por estos días es pornográfico. Escandalosamente obsceno que el jefe de gabinete de un país acuse al presidente de la Cámara de Diputados de ser cómplices de una operación en su contra asociados a Clarin producto de un arreglo a cambio de pauta publicitaria y que les diga en la cara que dejen de comprar droga a los transas.

¿Que esta pasando? ¿Es democrático que nadie pueda investigar a la presidenta y a los mas altos funcionarios? El que se atreve sufre las consecuencias. Uno aparece suicidado, a otros dos jueces como Bonadío y Cabral los sacan del medio y ahora se intenta silenciar a Jorge Lanata y meter miedo a toda la sociedad que quiere que los corruptos y los narcos vayan presos. Este gobierno que se llena la boca con el respeto a los derechos humanos en general y al de los presos en particular da la orden para que Martin Lanatta, el testigo que acusó a Anibal desde la cárcel sea castigado como en la Edad Media y lo lleven a un calabozo sin luz, sin agua y sin teléfono?

No hay límites. El patoterismo de estado hace lo que quiere con el país. Hay que exigir que Cristina repudie las amenazas y el ataque a Lanata. Que disponga la investigación urgente de este hecho de tanta gravedad y que le pida la renuncia a Aníbal Fernandez. La sociedad democrática necesita una señal de paz y justicia. El narcotráfico se multiplicó y se instaló en Argentina en estos doce años. Evitemos que crezca  la espiral de violencia que se sabe como empieza pero no como termina. Hoy se encendieron todas las luces rojas de alerta. Hay que defender a Lanata. Porque todos somos Lanata. Por la democracia, la libertad y nuestros hijos.  Es en defensa propia.
Los argentinos son buenos, sale pero si se los controla son mejores. La frase pícara de Perón es muy cierta. Y se podría agregar, order que si se los controla durante las elecciones mucho mejor todavía. Es lo que parece estar sintiendo una parte importante de la población que no quiere que Cristina Fernández siga en el poder después de 2015 ni se quede un día más ni un día menos. ¿Se acuerda de aquel tema de Raúl Porchetto que decía, che pibe, veni, vota”.

Bueno hoy se podría decir, “che pibe, vení controlá”. Le soy sincero, yo no creo que se pueda realizar un fraude lo suficientemente grande como para dar vuelta una elección donde haya diferencias de alrededor de diez puntos entre los candidatos. Es muy complicado. Pero si creo que hay fisuras y grietas que pueden permitir pequeños fraudes o engaños. Sobre todo en los lugares mas alejados de votación donde casi no hay fiscales o autoridades de mesa que no respondan al gobierno o al intendente de turno.

La ocasión hace al ladrón, es otro dicho bien argentino que encaja justo. Si en una mesa solo hay autoridades del oficialismo, agarrate catalina, te bajan el padrón, como se dice en la jerga y te golean 120 a 0 si esa mesa tiene 130 personas en condiciones de votar. Por eso es tan importante que se controlen las 90 mil mesas que hay en todo el territorio nacional. Por eso hacen falta alrededor de 33 mil personas para controlar en la provincia de Buenos Aires donde está casi el 40% del padrón. Por eso si usted está escuchando y quiere donar un día domingo para la transparencia democrática debería anotarse como fiscal.

Todavía está a tiempo. Si usted quiere comprometerse más y participar puede ser dedicarle un domingo a garantizar la transparencia de los comicios y a fortalecer las instituciones de la República. No importa cual sea su camiseta partidaria. No interesa donde tenga su corazoncito ni a quien vaya a votar. Que los comicios sean cristalinos es un gran aporte que cada uno de nosotros puede hacerle a la patria. Un gesto de generosidad con uno mismo y con nuestros hijos. Más honradez en cualquier terreno es mejor democracia. Más corrupción en cualquier terreno es un país peor. Ya está visto que la presidenta Cristina no respeta demasiado las leyes y que hace lo que quiere con respecto a los actos de gobierno e inauguraciones y anuncios transformados en actos de campaña. Y esta visto que este gobierno no tiene demasiados escrúpulos ni duda a la hora de malversar las estadísticas públicas del INDEC o dejar de medir la pobreza como una forma de no reconocer su fracaso

Parece que la mentira y el engaño son válidos a la hora de ir por todo. Vale todo, incluso especular con los golpes bajos de la vida íntima, con el luto de Cristina o el cáncer de Insaurralde o robarle una foto al Papa Francisco. Asombra comprobar hasta donde puede llegar la helada maquinaria de fabricar votos. Hay algunos que son juez y parte, como el propio director nacional electoral, Alejandro Tullio. No se trata de un funcionario imparcial. Es tan kirchnerista que su aporte económico figura entre los que recibió el Frente para la Victoria en las elecciones anteriores. Es como poner al lobo a cuidar las ovejas.

No quiero alentar la paranoia ni fabricar falsos fantasmas. No quiero que la gente tenga miedo, quiero que todos tengamos cuidado. Que levantemos la guardia y abramos los ojos. Nada más y nada menos. Dirigentes serios y no escandalosos ya plantearon esta preocupación. Sobre todo en una elección que aparece tan trascendente y tan pareja como la de la provincia de Buenos Aires. Por eso el gobierno se negó a implementar el sistema de boleta única. Porque con el actual sistema se puede hacer pequeñas grandes trampitas. Tirar a la basura las boletas de un partido que no tenga fiscal, por ejemplo. Y decirle al votante que no hay más o que nadie las trajo. Si eso pasa se recomienda filmar con el teléfono celular el incidente y que se lo digan mirando a cámara. En Formosa hay que cuidar que no voten los ciudadanos paraguayos de doble nacionalidad que solo vienen el día de la elección a depositar su sobre en la urna y a llevarse unos pesos en el bolsillo.

Y así en cada distrito. Usted sabe, hecha la ley, hecha la trampa. Perder o ganar un diputado o un senador siempre son importantes pero mucho mas en esta elección. Hay una ONG que se dedica a combatir esas trampas y que se llama “Red Ser Fiscal”. Es una forma extraordinaria de ejercer la ciudadanía en plenitud sin afiliarse a ningún partido político ni comprometerse con nadie. Solo con el país. Eso es ser voluntario eficaz para combatir el no te metas. Para dar una mano y construir una país con más honestidad y con menos trampas. ¿Le parece poco.? Fiscal mata fraude. No se olvide.
Los argentinos son buenos, drugstore pero si se los controla son mejores. La frase pícara de Perón es muy cierta. Y se podría agregar, illness que si se los controla durante las elecciones mucho mejor todavía. Es lo que parece estar sintiendo una parte importante de la población que no quiere que Cristina Fernández siga en el poder después de 2015 ni se quede un día más ni un día menos. ¿Se acuerda de aquel tema de Raúl Porchetto que decía, viagra che pibe, veni, vota”.

Bueno hoy se podría decir, “che pibe, vení controlá”. Le soy sincero, yo no creo que se pueda realizar un fraude lo suficientemente grande como para dar vuelta una elección donde haya diferencias de alrededor de diez puntos entre los candidatos. Es muy complicado. Pero si creo que hay fisuras y grietas que pueden permitir pequeños fraudes o engaños. Sobre todo en los lugares mas alejados de votación donde casi no hay fiscales o autoridades de mesa que no respondan al gobierno o al intendente de turno.

La ocasión hace al ladrón, es otro dicho bien argentino que encaja justo. Si en una mesa solo hay autoridades del oficialismo, agarrate catalina, te bajan el padrón, como se dice en la jerga y te golean 120 a 0 si esa mesa tiene 130 personas en condiciones de votar. Por eso es tan importante que se controlen las 90 mil mesas que hay en todo el territorio nacional. Por eso hacen falta alrededor de 33 mil personas para controlar en la provincia de Buenos Aires donde está casi el 40% del padrón. Por eso si usted está escuchando y quiere donar un día domingo para la transparencia democrática debería anotarse como fiscal.

Todavía está a tiempo. Si usted quiere comprometerse más y participar puede ser dedicarle un domingo a garantizar la transparencia de los comicios y a fortalecer las instituciones de la República. No importa cual sea su camiseta partidaria. No interesa donde tenga su corazoncito ni a quien vaya a votar. Que los comicios sean cristalinos es un gran aporte que cada uno de nosotros puede hacerle a la patria. Un gesto de generosidad con uno mismo y con nuestros hijos. Más honradez en cualquier terreno es mejor democracia. Más corrupción en cualquier terreno es un país peor. Ya está visto que la presidenta Cristina no respeta demasiado las leyes y que hace lo que quiere con respecto a los actos de gobierno e inauguraciones y anuncios transformados en actos de campaña. Y esta visto que este gobierno no tiene demasiados escrúpulos ni duda a la hora de malversar las estadísticas públicas del INDEC o dejar de medir la pobreza como una forma de no reconocer su fracaso

Parece que la mentira y el engaño son válidos a la hora de ir por todo. Vale todo, incluso especular con los golpes bajos de la vida íntima, con el luto de Cristina o el cáncer de Insaurralde o robarle una foto al Papa Francisco. Asombra comprobar hasta donde puede llegar la helada maquinaria de fabricar votos. Hay algunos que son juez y parte, como el propio director nacional electoral, Alejandro Tullio. No se trata de un funcionario imparcial. Es tan kirchnerista que su aporte económico figura entre los que recibió el Frente para la Victoria en las elecciones anteriores. Es como poner al lobo a cuidar las ovejas.

No quiero alentar la paranoia ni fabricar falsos fantasmas. No quiero que la gente tenga miedo, quiero que todos tengamos cuidado. Que levantemos la guardia y abramos los ojos. Nada más y nada menos. Dirigentes serios y no escandalosos ya plantearon esta preocupación. Sobre todo en una elección que aparece tan trascendente y tan pareja como la de la provincia de Buenos Aires. Por eso el gobierno se negó a implementar el sistema de boleta única. Porque con el actual sistema se puede hacer pequeñas grandes trampitas. Tirar a la basura las boletas de un partido que no tenga fiscal, por ejemplo. Y decirle al votante que no hay más o que nadie las trajo. Si eso pasa se recomienda filmar con el teléfono celular el incidente y que se lo digan mirando a cámara. En Formosa hay que cuidar que no voten los ciudadanos paraguayos de doble nacionalidad que solo vienen el día de la elección a depositar su sobre en la urna y a llevarse unos pesos en el bolsillo.

Y así en cada distrito. Usted sabe, hecha la ley, hecha la trampa. Perder o ganar un diputado o un senador siempre son importantes pero mucho mas en esta elección. Hay una ONG que se dedica a combatir esas trampas y que se llama “Red Ser Fiscal”. Es una forma extraordinaria de ejercer la ciudadanía en plenitud sin afiliarse a ningún partido político ni comprometerse con nadie. Solo con el país. Eso es ser voluntario eficaz para combatir el no te metas. Para dar una mano y construir una país con más honestidad y con menos trampas. ¿Le parece poco.? Fiscal mata fraude. No se olvide.
Jorge Lanata tiene razón. Su carta abierta a la presidenta de la Nación está cargada de verdades. Sobre todo en lo que se refiere a lo que cada uno hizo en defensa de los derechos humanos durante la dictadura e incluso hasta el 2003. El matrimonio Kirchner no hizo absolutamente nada. Bajo las botas del terrorismo de estado se dedicaron enriquecerse “ejecutando propiedades gracias a la trístemente célebre 1.050″, site como dice Jorge. Eso es rigurosamente cierto. Muchos compañeros de militancia de los Kirchner en la Juventud Peronista fueron corajudos y solidarios y presentaron habeas corpus por los detenidos y los desaparecidos. Uno de los ejemplos mas contundentes pero no el único, fue el ex diputado nacional Rafael Flores. El puso el cuerpo, se jugó la vida y fue coherente con su pensamiento. Por el contrario, el estudio de Néstor y Cristina llegó a embargar viviendas de gente de trabajo que no podía pagar las cuotas y en algún caso hasta amigos personales cayeron en la volteada. No hay un solo gesto que los Kirchner hayan hecho contra los militares y a favor de aquellos que eran encarcelados o asesinados o directamente secuestrados, “chupados” como se decía entonces.

Hasta el propio ex gobernador Jorge Cepernic con el que ahora los Kirchner se llenan la boca y bautizan una de las represas, tuvo que ser asistido legalmente por un par de abogados radicales. Tengo un testigo insobornable de que esto fue así: Marcelo, el hijo del ex jefe de estado provincial.

Pero esto no es todo. Se podría decir que los Kirchner estaban paralizados por el terror y se escondieron debajo de la cama como tanta gente. Y eso no sería del todo grave porque le pasó a mucha gente. Lo realmente despreciable es que bien entrada la democracia y desde el poder como intendente o como gobernador, los Kirchner tampoco hicieron nada por ayudar a los organismos de derechos humanos. Yo diría que todo lo contrario. Cualquiera que hable con la militancia de Santa Cruz recuerda que no fueron capaces de prestarle algún local del estado para que Hebe Bonafini hiciera un acto o para que la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos pudiera expresarse. Fue justamente al revés. Y eso que Néstor era gobernador. Y Cristina como diputada se negó a recordar en los colegios el 24 de marzo de 1976 porque decía que eso iba a irritar a tantos militares que viven en la provincia.

Asi de truchos fueron. Asi de mentirosos son. De esa magnitud fue su lavado de manos y su mirada para otro lado. Por eso irrita tanto que ahora alardeen de los que carecen. No fueron fuertes impulsores de los juicios a las juntas militares que heróicamente hizo Alfonsín y callaron cuando el Partido Justicialista apoyó la autoamnistía con la que se habían beneficiado los militares. Mas aún. Cuando Carlos Menem decretó los indultos a los terroristas de estado los Kirchner no rompieron con el peronismo. No se fueron a otra agrupación como hizo tanta gente. Ellos se quedaron y compartieron en 7 ocasiones las boletas electorales con Menem.

Eso es lo que mas bronca da. Que levanten el dedito como si hubieran sido valientes y combativos en los momentos mas graves que tuvimos que superar los argentinos. Que se atrevan a dictar cátedra de derechos humanos cuando recién reaccionaron en el 2003, veinte años después de la recuperación de la democracia. ¿Se dan cuenta? Bajar el retrato de Videla o impulsar los juicios es un hecho que ayuda a consolidar la verdad y la justicia y a evitar que haya impunidad. Pero lo hicieron cuando no había ningún peligro y cuando los generales acusados ya eran unos viejitos carentes de todo poder de fuego y de daño. Alfonsín, Sabato, Magdalena y todos los integrantes de la CONADEP arriesgaron el pellejo cuando las balas picaban cerca y cuando había que enfrentar levantamientos de los carapintadas.

Jorge Lanata tiene razón. Es rigurosamente cierto que el diario Página 12 (” que usted prostituyó y yo fundé”, dice en su carta) en un caso único en el mundo, publicó fotos, solicitadas y reclamos todos los día pidiendo aparición con vida, juicio, castigo y condena a los represores que violaron la ley y el estado de derecho y cometieron crímenes aberrantes de lesa humanidad.

No es la primera vez que Cristina utiliza ese concepto nefasto de “grupo de tareas”. Yo reconozco que también lo utilizo para criticar a los mas fanáticos integrantes de la maquinaria de propaganda y persecusión del gobierno nacional. Pero empecé a utilizar esa terminología cuando Cristina y Néstor acusaron a los productores agropecuarios de ser integrantes de “grupos de tareas golpistas y de agrogarcas destituyentes”.

Jorge Lanata tiene razón. Cuando dice textualmente que ellos” descubrieron el negocio de los derechos humanos mucho después, y dejaron el terreno devastado: prostituyeron a las Madres, dividieron a los familiares, los compraron con algunos cargos asi como Menem, años antes, los había dividido con las indemnizaciones”. En  mi libro “Juicio y Castigo” que es lo que pido para Cristina, la hago responsable de haber profanado el sagrado tema de los derechos humanos. Primero poniendo camiseta partidaria a unos valores que son universales. La defensa de los derechos humanos debería ser un activo de toda la sociedad democrática, como era hasta que llegaron los K al poder. Sesgarlo, achicarlo y reducirlo a un tema de un partido político por mas grande que sea o de una facción de ese partido, es un crimen de lesa irresponsabilidad. En lugar de ampliar las bases de sustentación de esos pilares republicanos lo hiceron mas sectario y excluyente. Pero además de esa crítica política, llenaron de privilegios económicos y de cargos a las Madres y a las Abuelas y de esa manera les cerraron la boca a cualquier crítica. Jamás Hebe o Estela fueron capaces de levantar la voz por los derechos humanos violados de estos tiempos de cólera. Por la desaparición de Julio López, por ejemplo. O por la tragedia de Once a cuyos familiares no se acercaron nunca. Y como si esto fuera poco, el sucio dinero que todo lo ensucia. Mancharon los pañuelos blancos cuando Hebe y los hermanos Schocklender en concubinato con  altos funcionarios K, estafaron a humildes propietarios y a trabajadores de la construcción en aquellos planes que mas que Sueños deberían haberse llamado “pesadillas compartidas”.

Todos nos podemos equivocar. Todos cometemos errores. Pero hacer investigaciones periodísticas donde se destapen las ollas nauseabundas de la mega corrupción de estado de los Kirchner, Báez, Boudou, Jaime y compania es hacer bien el trabajo y hacer un aporte para tener una democracia mas transparente y mas igualitaria. Sacarle la careta a los corruptos y a los autoritarios es una contribución republicana. Por eso digo que Lanata tiene razón.
Jorge Lanata tiene razón. Su carta abierta a la presidenta de la Nación está cargada de verdades. Sobre todo en lo que se refiere a lo que cada uno hizo en defensa de los derechos humanos durante la dictadura e incluso hasta el 2003. El matrimonio Kirchner no hizo absolutamente nada. Bajo las botas del terrorismo de estado se dedicaron enriquecerse “ejecutando propiedades gracias a la trístemente célebre 1.050″, pharm como dice Jorge. Eso es rigurosamente cierto. Muchos compañeros de militancia de los Kirchner en la Juventud Peronista fueron corajudos y solidarios y presentaron habeas corpus por los detenidos y los desaparecidos. Uno de los ejemplos mas contundentes pero no el único, remedy fue el ex diputado nacional Rafael Flores. El puso el cuerpo, se jugó la vida y fue coherente con su pensamiento. Por el contrario, el estudio de Néstor y Cristina llegó a embargar viviendas de gente de trabajo que no podía pagar las cuotas y en algún caso hasta amigos personales cayeron en la volteada. No hay un solo gesto que los Kirchner hayan hecho contra los militares y a favor de aquellos que eran encarcelados o asesinados o directamente secuestrados, “chupados” como se decía entonces.

Hasta el propio ex gobernador Jorge Cepernic con el que ahora los Kirchner se llenan la boca y bautizan una de las represas, tuvo que ser asistido legalmente por un par de abogados radicales. Tengo un testigo insobornable de que esto fue así: Marcelo, el hijo del ex jefe de estado provincial.

Pero esto no es todo. Se podría decir que los Kirchner estaban paralizados por el terror y se escondieron debajo de la cama como tanta gente. Y eso no sería del todo grave porque le pasó a mucha gente. Lo realmente despreciable es que bien entrada la democracia y desde el poder como intendente o como gobernador, los Kirchner tampoco hicieron nada por ayudar a los organismos de derechos humanos. Yo diría que todo lo contrario. Cualquiera que hable con la militancia de Santa Cruz recuerda que no fueron capaces de prestarle algún local del estado para que Hebe Bonafini hiciera un acto o para que la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos pudiera expresarse. Fue justamente al revés. Y eso que Néstor era gobernador. Y Cristina como diputada se negó a recordar en los colegios el 24 de marzo de 1976 porque decía que eso iba a irritar a tantos militares que viven en la provincia.

Asi de truchos fueron. Asi de mentirosos son. De esa magnitud fue su lavado de manos y su mirada para otro lado. Por eso irrita tanto que ahora alardeen de los que carecen. No fueron fuertes impulsores de los juicios a las juntas militares que heróicamente hizo Alfonsín y callaron cuando el Partido Justicialista apoyó la autoamnistía con la que se habían beneficiado los militares. Mas aún. Cuando Carlos Menem decretó los indultos a los terroristas de estado los Kirchner no rompieron con el peronismo. No se fueron a otra agrupación como hizo tanta gente. Ellos se quedaron y compartieron en 7 ocasiones las boletas electorales con Menem.

Eso es lo que mas bronca da. Que levanten el dedito como si hubieran sido valientes y combativos en los momentos mas graves que tuvimos que superar los argentinos. Que se atrevan a dictar cátedra de derechos humanos cuando recién reaccionaron en el 2003, veinte años después de la recuperación de la democracia. ¿Se dan cuenta? Bajar el retrato de Videla o impulsar los juicios es un hecho que ayuda a consolidar la verdad y la justicia y a evitar que haya impunidad. Pero lo hicieron cuando no había ningún peligro y cuando los generales acusados ya eran unos viejitos carentes de todo poder de fuego y de daño. Alfonsín, Sabato, Magdalena y todos los integrantes de la CONADEP arriesgaron el pellejo cuando las balas picaban cerca y cuando había que enfrentar levantamientos de los carapintadas.

Jorge Lanata tiene razón. Es rigurosamente cierto que el diario Página 12 (” que usted prostituyó y yo fundé”, dice en su carta) en un caso único en el mundo, publicó fotos, solicitadas y reclamos todos los día pidiendo aparición con vida, juicio, castigo y condena a los represores que violaron la ley y el estado de derecho y cometieron crímenes aberrantes de lesa humanidad.

No es la primera vez que Cristina utiliza ese concepto nefasto de “grupo de tareas”. Yo reconozco que también lo utilizo para criticar a los mas fanáticos integrantes de la maquinaria de propaganda y persecusión del gobierno nacional. Pero empecé a utilizar esa terminología cuando Cristina y Néstor acusaron a los productores agropecuarios de ser integrantes de “grupos de tareas golpistas y de agrogarcas destituyentes”.

Jorge Lanata tiene razón. Cuando dice textualmente que ellos” descubrieron el negocio de los derechos humanos mucho después, y dejaron el terreno devastado: prostituyeron a las Madres, dividieron a los familiares, los compraron con algunos cargos asi como Menem, años antes, los había dividido con las indemnizaciones”. En  mi libro “Juicio y Castigo” que es lo que pido para Cristina, la hago responsable de haber profanado el sagrado tema de los derechos humanos. Primero poniendo camiseta partidaria a unos valores que son universales. La defensa de los derechos humanos debería ser un activo de toda la sociedad democrática, como era hasta que llegaron los K al poder. Sesgarlo, achicarlo y reducirlo a un tema de un partido político por mas grande que sea o de una facción de ese partido, es un crimen de lesa irresponsabilidad. En lugar de ampliar las bases de sustentación de esos pilares republicanos lo hiceron mas sectario y excluyente. Pero además de esa crítica política, llenaron de privilegios económicos y de cargos a las Madres y a las Abuelas y de esa manera les cerraron la boca a cualquier crítica. Jamás Hebe o Estela fueron capaces de levantar la voz por los derechos humanos violados de estos tiempos de cólera. Por la desaparición de Julio López, por ejemplo. O por la tragedia de Once a cuyos familiares no se acercaron nunca. Y como si esto fuera poco, el sucio dinero que todo lo ensucia. Mancharon los pañuelos blancos cuando Hebe y los hermanos Schocklender en concubinato con  altos funcionarios K, estafaron a humildes propietarios y a trabajadores de la construcción en aquellos planes que mas que Sueños deberían haberse llamado “pesadillas compartidas”.

Todos nos podemos equivocar. Todos cometemos errores. Pero hacer investigaciones periodísticas donde se destapen las ollas nauseabundas de la mega corrupción de estado de los Kirchner, Báez, Boudou, Jaime y compania es hacer bien el trabajo y hacer un aporte para tener una democracia mas transparente y mas igualitaria. Sacarle la careta a los corruptos y a los autoritarios es una contribución republicana. Por eso digo que Lanata tiene razón.
Viene bien la veda electoral. Un poco de reflexión. Le confieso que tengo cierta intoxicación por hablar tanto de la mugre. Casi toda la semana nos ocupamos Aníbal Fernández y la corrupción, buy doctor el patoterismo, about it stuff el triple asesinato y el narcotráfico me produjeron cierto asco y me saturaron de inquietud y tristeza. El ataque extraño al edifico donde vive Lanata y la operación oficialista para ningunear todo, fue repugnante.  Necesité respirar un poco de aire puro. Buscar en la Argentina sana, honesta y solidaria algún emblema que no nos haga bajar los brazos pensando que todo está perdido y que este país no tiene cura. Y que mejor que un médico y presidente para atender a este paciente enfermo llamado Republica Argentina. Me ayudó la excusa informativa de que esta semana se cumplieron 115 años del nacimiento de don Arturo Illia. Hay una distancia sideral en todo entre Aníbal Fernández y Arturo Illia.

Vale la pena recordar la historia corregida y aumentada que le conté alguna vez.

En un glorioso recital, Jairo contó una vivencia estremecedora de su Cruz del Eje natal. Una madrugada su hermanita no paraba de temblar mientras se iba poniendo morada. Sus padres estaban desesperados. No sabían que hacer. Temían que se les muriera y fueron a golpear la puerta de la casa del médico del pueblo que se había radicado allí por pedido de don Hipólito Yrigoyen para que atendiera a la familia ferroviaria. El doctor Arturo Illia se puso un sobretodo sobre el pijama , se trepó a su bicicleta y pedaleó hasta la casa de los González. Apenas vio a la nenita dijo: “Hipotermia”. “No se si mi padre entendió lo que esa palabra rara quería decir”, contó Jairo. La sabiduría del médico ordenó algo muy simple y profundo. Que el padre se sacara la camisa, el abrigo y que con su torso desnudo abrazara fuertemente a la chiquita a la que cubrieron con un par de mantas. “¿No le va a dar un remedio, doctor?”, preguntó ansiosa la madre. Y Arturo Illia le dijo que para esos temblores no había mejor medicamento que el calor del cuerpo de su padre.

 A la hora la chiquita empezó a recuperar los colores. Y a las 5 de la mañana, cuando ya estaba totalmente repuesta, don Arturo se puso otra vez su gastado sobretodo, se subió a la bicicleta y se perdió en la noche. Jairo dijo que lo contó por primera vez en su vida. Tal vez esa sabiduría popular, esa actitud generosa, esa austeridad franciscana lo marcó para siempre. El teatro se llenó de lágrimas. Los aplausos en la sala denotaron que gran parte de la gente sabía quien había sido ese médico rural que llegó a ser presidente de la Nación. Pero afuera me di cuenta que muchos jóvenes desconocían la dimensión ética de aquél hombre sencillo y patriota. Y les prometí que les iba a contar algo de lo que fue esa leyenda republicana.

Llegó a la presidencia en 1963, el mismo año en que el mundo se conmovía por el asesinato de John Fitzgerald Kennedy y lloraba la muerte del Papa Bueno, Juan XXIII. Tal vez no fue una casualidad. El mismo día que murió Juan XXIII nació Illia como un presidente bueno. Hoy todos los colocan en el altar de los próceres de la democracia.

Le doy apenas alguna cifras para tomar dimensión de lo que fue su gobierno. El Producto Bruto Interno (PBI) en 1964 creció el 10,3% y en 1965 el 9,1%. “Tasas chinas”, diríamos ahora. En los dos años anteriores, el país no había crecido, había tenido números negativos. Ese año la desocupación era del 6,1%. Asumió con 23 millones de dólares de reservas en el Banco Central y cuando se fue había 363. Parece de otro planeta. Pero quiero ser lo mas riguroso posible con la historia. Argentina tampoco era un paraíso. El gobierno tenía una gran debilidad de origen. Había asumido aquel 12 de octubre de 1963 solamente con el 25,2% de los votos y en elecciones donde el peronismo estuvo proscripto.

Le doy un dato mas: el voto en blanco rozó el 20% y por lo tanto el radicalismo no tuvo mayoría en el Congreso. Tampoco hay que olvidar el encarnizado plan del lucha que el Lobo Vandor y el sindicalismo peronista le hizo para debilitarlo sin piedad. Por supuesto que el gobierno también tenía errores como todos los gobiernos. Pero la gran verdad es que Illia fue derrocado por sus aciertos y no por sus errores. Por su historica honradez, por la autonomía frente a los poderosos de adentro y de afuera. Tuvo el coraje de meter el bisturí en los dos negocios que incluso hoy mas facturan en el planeta: los medicamentos y el petróleo. Nunca le perdonaron tanta independencia. Por eso le hicieron la cruz y le apuntaron los cañones. Por eso digo que a Illia lo voltearon los militares fascistas como Onganía que defendían los intereses económicos de los monopolios extranjeros. El lo dijo con toda claridad: a mi me derrocaron las 20 manzanas que rodean a la casa de gobierno.

Nunca más un presidente en nuestro país volvió a viajar en subte o a tomar café en los bolichones. Nunca mas un presidente hizo lo que el hizo con los fondos reservados: no los tocó. Nació en Pergamino pero se encariñó con Cruz del Eje donde ejerció su vocación de arte de curar personas con la medicina y de curar sociedades con la política. Allí conoció a don González el padre de Marito, es decir de Jairo. Atendió a los humildes y peleó por la libertad y la justicia para todos. Marcos Aguinis, que vivió un tiempo en Cruz del Eje cuenta que en su consultorio, don Arturo tenía una palangana blanca donde la gente ponía lo que quería o podía porque el no cobraba honorarios. Y si venía algúna persona a la que no le alcanzaba para comprar los remedios le decía que sacara de la palangana lo que necesitaria. Nada que ver con la falsamente exitosa abogada que se quedaba con las casas de los que no podían pagar sus deudas, ¿no le parece?

A Don Arturo Humberto Illia lo vamos a extrañar por el resto de nuestros días. Porque hacía sin robar. Porque se fue del gobierno mucho mas pobre de lo que entró y eso que entró pobre. Su modesta casa y el consultorio fueron donaciones de los vecinos y en los últimos días de su vida atendía en la panadería de un amigo. A nadie se le ocurrió hacerle un panteón faraónico ni ponerle su nombre a miles de cosas.

 Don Aruturo fue la ética sentada en el sillón de Rivadavia. Yo tenía 11 años cuando los golpistas lo arrancaron de la casa de gobierno. Mi padre que lo había votado y lo admiraba profundamente se agarró la cabeza y me dijo:

- Pobre de nosotros los argentinos. Todavía no sabemos los dramas que nos esperan.

Y mi viejo tuvo razón. Mucha tragedia le esperaba a este bendito país. Yo tenía 11 años pero todavía recuerdo su cabeza blanca, su frente alta y su conciencia limpia.

Viene bien la veda electoral. Un poco de reflexión. Le confieso que tengo cierta intoxicación por hablar tanto de la mugre. Casi toda la semana nos ocupamos Aníbal Fernández y la corrupción, ailment ampoule el patoterismo, here buy cialis el triple asesinato y el narcotráfico me produjeron cierto asco y me saturaron de inquietud y tristeza. El ataque extraño al edifico donde vive Lanata y la operación oficialista para ningunear todo, story  fue repugnante.  Necesité respirar un poco de aire puro. Buscar en la Argentina sana, honesta y solidaria algún emblema que no nos haga bajar los brazos pensando que todo está perdido y que este país no tiene cura. Y que mejor que un médico y presidente para atender a este paciente enfermo llamado Republica Argentina. Me ayudó la excusa informativa de que esta semana se cumplieron 115 años del nacimiento de don Arturo Illia. Hay una distancia sideral en todo entre Aníbal Fernández y Arturo Illia.

Vale la pena recordar la historia corregida y aumentada que le conté alguna vez.

En un glorioso recital, Jairo contó una vivencia estremecedora de su Cruz del Eje natal. Una madrugada su hermanita no paraba de temblar mientras se iba poniendo morada. Sus padres estaban desesperados. No sabían que hacer. Temían que se les muriera y fueron a golpear la puerta de la casa del médico del pueblo que se había radicado allí por pedido de don Hipólito Yrigoyen para que atendiera a la familia ferroviaria. El doctor Arturo Illia se puso un sobretodo sobre el pijama , se trepó a su bicicleta y pedaleó hasta la casa de los González. Apenas vio a la nenita dijo: “Hipotermia”. “No se si mi padre entendió lo que esa palabra rara quería decir”, contó Jairo. La sabiduría del médico ordenó algo muy simple y profundo. Que el padre se sacara la camisa, el abrigo y que con su torso desnudo abrazara fuertemente a la chiquita a la que cubrieron con un par de mantas. “¿No le va a dar un remedio, doctor?”, preguntó ansiosa la madre. Y Arturo Illia le dijo que para esos temblores no había mejor medicamento que el calor del cuerpo de su padre.

 A la hora la chiquita empezó a recuperar los colores. Y a las 5 de la mañana, cuando ya estaba totalmente repuesta, don Arturo se puso otra vez su gastado sobretodo, se subió a la bicicleta y se perdió en la noche. Jairo dijo que lo contó por primera vez en su vida. Tal vez esa sabiduría popular, esa actitud generosa, esa austeridad franciscana lo marcó para siempre. El teatro se llenó de lágrimas. Los aplausos en la sala denotaron que gran parte de la gente sabía quien había sido ese médico rural que llegó a ser presidente de la Nación. Pero afuera me di cuenta que muchos jóvenes desconocían la dimensión ética de aquél hombre sencillo y patriota. Y les prometí que les iba a contar algo de lo que fue esa leyenda republicana.

Llegó a la presidencia en 1963, el mismo año en que el mundo se conmovía por el asesinato de John Fitzgerald Kennedy y lloraba la muerte del Papa Bueno, Juan XXIII. Tal vez no fue una casualidad. El mismo día que murió Juan XXIII nació Illia como un presidente bueno. Hoy todos los colocan en el altar de los próceres de la democracia.

Le doy apenas alguna cifras para tomar dimensión de lo que fue su gobierno. El Producto Bruto Interno (PBI) en 1964 creció el 10,3% y en 1965 el 9,1%. “Tasas chinas”, diríamos ahora. En los dos años anteriores, el país no había crecido, había tenido números negativos. Ese año la desocupación era del 6,1%. Asumió con 23 millones de dólares de reservas en el Banco Central y cuando se fue había 363. Parece de otro planeta. Pero quiero ser lo mas riguroso posible con la historia. Argentina tampoco era un paraíso. El gobierno tenía una gran debilidad de origen. Había asumido aquel 12 de octubre de 1963 solamente con el 25,2% de los votos y en elecciones donde el peronismo estuvo proscripto.

Le doy un dato mas: el voto en blanco rozó el 20% y por lo tanto el radicalismo no tuvo mayoría en el Congreso. Tampoco hay que olvidar el encarnizado plan del lucha que el Lobo Vandor y el sindicalismo peronista le hizo para debilitarlo sin piedad. Por supuesto que el gobierno también tenía errores como todos los gobiernos. Pero la gran verdad es que Illia fue derrocado por sus aciertos y no por sus errores. Por su historica honradez, por la autonomía frente a los poderosos de adentro y de afuera. Tuvo el coraje de meter el bisturí en los dos negocios que incluso hoy mas facturan en el planeta: los medicamentos y el petróleo. Nunca le perdonaron tanta independencia. Por eso le hicieron la cruz y le apuntaron los cañones. Por eso digo que a Illia lo voltearon los militares fascistas como Onganía que defendían los intereses económicos de los monopolios extranjeros. El lo dijo con toda claridad: a mi me derrocaron las 20 manzanas que rodean a la casa de gobierno.

Nunca más un presidente en nuestro país volvió a viajar en subte o a tomar café en los bolichones. Nunca mas un presidente hizo lo que el hizo con los fondos reservados: no los tocó. Nació en Pergamino pero se encariñó con Cruz del Eje donde ejerció su vocación de arte de curar personas con la medicina y de curar sociedades con la política. Allí conoció a don González el padre de Marito, es decir de Jairo. Atendió a los humildes y peleó por la libertad y la justicia para todos. Marcos Aguinis, que vivió un tiempo en Cruz del Eje cuenta que en su consultorio, don Arturo tenía una palangana blanca donde la gente ponía lo que quería o podía porque el no cobraba honorarios. Y si venía algúna persona a la que no le alcanzaba para comprar los remedios le decía que sacara de la palangana lo que necesitaria. Nada que ver con la falsamente exitosa abogada que se quedaba con las casas de los que no podían pagar sus deudas, ¿no le parece?

A Don Arturo Humberto Illia lo vamos a extrañar por el resto de nuestros días. Porque hacía sin robar. Porque se fue del gobierno mucho mas pobre de lo que entró y eso que entró pobre. Su modesta casa y el consultorio fueron donaciones de los vecinos y en los últimos días de su vida atendía en la panadería de un amigo. A nadie se le ocurrió hacerle un panteón faraónico ni ponerle su nombre a miles de cosas.

 Don Aruturo fue la ética sentada en el sillón de Rivadavia. Yo tenía 11 años cuando los golpistas lo arrancaron de la casa de gobierno. Mi padre que lo había votado y lo admiraba profundamente se agarró la cabeza y me dijo:

- Pobre de nosotros los argentinos. Todavía no sabemos los dramas que nos esperan.

Y mi viejo tuvo razón. Mucha tragedia le esperaba a este bendito país. Yo tenía 11 años pero todavía recuerdo su cabeza blanca, su frente alta y su conciencia limpia.

Daniel Scioli y Mauricio Macri son los grandes ganadores de las elecciones primarias. Tanto el gobernador de Buenos Aires como el jefe de gobierno de la Ciudad son los que quedaron mejor posicionados para reemplazar a Cristina en el sillón de Rivadavia. También es cierto que Sergio Massa quebró la polarización extrema y se trepó al podio y por eso festejó con todo merecimiento. La gran batalla de los dos principales candidatos es para sumar los votos del resto de los participantes.

Scioli buscará seducir al votante peronista de Massa que valora esa identidad como garantía de gobernabilidad y a los que comparten mas medidas de las que rechazan del kirchnerismo de los últimos 12 años. Tal vez apunte también a los dos puntos de Rodríguez Saa que son pocos pero que pueden resultar decisivos para la elección del 25 de octubre que aparece tan pareja. El vaso medio lleno de Scioli es instalar que si se suman todos los candidatos peronistas se puede llegar casi hasta el 60% de los votos.

Macri debe trabajar en ampliar su base de sustentación para lograr atraer a los opositores que  se inclinaron por Sergio Massa y a los que rechazan al cristinismo entre los cordobeses que sostuvieron a De la Sota y los socialdemócratas que eligieron a Margarita Stolbizer. La clave de su futuro es lograr representar a todo el antikirchenrismo que también llega al 60%.

Scioli tuvo como principales fortalezas la potencia territorial de sus gobernadores del Partido Justicialista que le hicieron triunfar en la inmensa mayoría de los distritos, generic salvo San Luis, treatment Córdoba, rx Capital y Mendoza. El resultado que logró le permite ocupar la pole position pero no le garantiza nada porque no fue una fuerza arrolladora ni imparable. En Buenos Aires la provincia que gobierna hace 8 años tuvo un respaldo menor al esperado. Su máxima debilidad es que mucha gente no confía en su temple para marginar al sectarismo autoritario del cristinimo extremo encarnado por Carlos Zannini y La Cámpora. Un sector de votantes independientes que simpatiza con Scioli teme que Daniel se convierta en un títere de Cristina. Pero los hombres de mayor confianza dicen todo lo contrario: aseguran que esos sectores van a perder peso  y ponen como ejemplo que Gabriel Mariotto fue a desestabilizar a Scioli y terminó trabajando para él. También es cierto que en los últimos grandes actos, incluído el festejo de anoche en el Luna Park los soldados de Máximo Kirchner no tuvieron casi protagonismo.

Macri apoyó su segundo lugar en una gran actuación de María Eugenia Vidal que retuvo todos los votos de Cambiemos en un territorio tan hostil y en el sentimiendo de cambio que tiene una gran potencialidad. Macri no termina de implantarse en el interior del país y esa debería ser su principal preocupación. Solamente pudo ganar en Capital y en Mendoza. Los sufragios que aportaron los radicales de Ernesto Sanz y los cívicos de Elisa Carrió fueron mas importantes que los que Macri creía en un principio. Deberá abrir su frente para tratar de sumar a dirigentes y figuras extrapartidarias de prestigio que, aunque no esten enamorados de Macri, entiendan que el principal objetivo es ponerle un cierre defintivo a la nefasta experiencia del cristinato y sus intentos hegemónicos que domesticar la justicia y a los medios de comunicación. Macri y su equipo deberán responder a la siguiente pregunta: ¿Hay algo que negociar con Sergio Massa y su equipo? Ese acuerdo al que Macri se negó, ¿hoy se puede resucitar?  ¿Un futuro gabinete de coalición que incluya a cuadros de la talla de Roberto Lavagna, Daniel Arroyo o Diego Gorgal, por ejemplo? ¿Algo similar en la provincia de Buenos Aires? Hay mucho que explorar.

Es cierto que Massa sigue en carrera y eso fue un gran mérito porque enfrentó a dos gigantescos aparatos. Pero también es verdad que Macri le sacó mas de 10 puntos y que mucho del capital de Massa lo aportó De La Sota. Massa prometió hacer una apuesta fuerte y mantener con firmeza sus intenciones de ir a la segunda vuelta contra Scioli. Pero hay que ver que pasará en el futuro inmediato. Faltan todavía 75 días para la primera vuelta. Muchas cosas pueden cambiar y reacomodarse en el rompecabezas electoral. Pero estas son las grandes piezas que van a jugar. El resto quedó muy lejos. Modesta elección de Margarita que corre el serio riesgo de que sus votos se licuen hacia el voto útil. Es grave lo que padeció el socialismo con la posibilidad de que Hermes Binner no consiga la banca de senador por la provincia que gobiernan hace 20 años. Y el trotskismo renovado de Nicolás del Caño demostró que la izquierda también suele empecinarse en mantener dirigentes vitalicios que no quieren ceder posiciones.

Terminó una elección que no elige ningún cargo pero que funciona como una gigantesca encuesta de gran credibilidad. El sistema electoral quedó en la prehistoria y es urgente su modificación. La gran pregunta de quien va a ser el próximo presidente quedó sin respuesta. Nada es definitivo. Nadie tiene la vaca atada. Nada está cerrado. Como siempre, todo depende del voto del pueblo. Y esa es la mejor noticia. Que nadie decida por nosotros. Que cada argentino vale un voto y se hace valer. Hoy empieza otra película. Ya se sabe quienes son los primeros actores. Pero no se sabe quien se llevará el premio mayor.

Daniel Scioli y Mauricio Macri son los grandes ganadores de las elecciones primarias. Tanto el gobernador de Buenos Aires como el jefe de gobierno de la Ciudad son los que quedaron mejor posicionados para reemplazar a Cristina en el sillón de Rivadavia. También es cierto que Sergio Massa quebró la polarización extrema y se trepó al podio y por eso festejó con todo merecimiento. La gran batalla de los dos principales candidatos es para sumar los votos del resto de los participantes.

Scioli buscará seducir al votante peronista de Massa que valora esa identidad como garantía de gobernabilidad y a los que comparten mas medidas de las que rechazan del kirchnerismo de los últimos 12 años. Tal vez apunte también a los dos puntos de Rodríguez Saa que son pocos pero que pueden resultar decisivos para la elección del 25 de octubre que aparece tan pareja. El vaso medio lleno de Scioli es instalar que si se suman todos los candidatos peronistas se puede llegar casi hasta el 60% de los votos.

Macri debe trabajar en ampliar su base de sustentación para lograr atraer a los opositores que  se inclinaron por Sergio Massa y a los que rechazan al cristinismo entre los cordobeses que sostuvieron a De la Sota y los socialdemócratas que eligieron a Margarita Stolbizer. La clave de su futuro es lograr representar a todo el antikirchenrismo que también llega al 60%.

Scioli tuvo como principales fortalezas la potencia territorial de sus gobernadores del Partido Justicialista que le hicieron triunfar en la inmensa mayoría de los distritos, case try salvo San Luis, story healing Córdoba, generic Capital y Mendoza. El resultado que logró le permite ocupar la pole position pero no le garantiza nada porque no fue una fuerza arrolladora ni imparable. En Buenos Aires la provincia que gobierna hace 8 años tuvo un respaldo menor al esperado. Su máxima debilidad es que mucha gente no confía en su temple para marginar al sectarismo autoritario del cristinimo extremo encarnado por Carlos Zannini y La Cámpora. Un sector de votantes independientes que simpatiza con Scioli teme que Daniel se convierta en un títere de Cristina. Pero los hombres de mayor confianza dicen todo lo contrario: aseguran que esos sectores van a perder peso  y ponen como ejemplo que Gabriel Mariotto fue a desestabilizar a Scioli y terminó trabajando para él. También es cierto que en los últimos grandes actos, incluído el festejo de anoche en el Luna Park los soldados de Máximo Kirchner no tuvieron casi protagonismo.

Macri apoyó su segundo lugar en una gran actuación de María Eugenia Vidal que retuvo todos los votos de Cambiemos en un territorio tan hostil y en el sentimiendo de cambio que tiene una gran potencialidad. Macri no termina de implantarse en el interior del país y esa debería ser su principal preocupación. Solamente pudo ganar en Capital y en Mendoza. Los sufragios que aportaron los radicales de Ernesto Sanz y los cívicos de Elisa Carrió fueron mas importantes que los que Macri creía en un principio. Deberá abrir su frente para tratar de sumar a dirigentes y figuras extrapartidarias de prestigio que, aunque no esten enamorados de Macri, entiendan que el principal objetivo es ponerle un cierre defintivo a la nefasta experiencia del cristinato y sus intentos hegemónicos que domesticar la justicia y a los medios de comunicación. Macri y su equipo deberán responder a la siguiente pregunta: ¿Hay algo que negociar con Sergio Massa y su equipo? Ese acuerdo al que Macri se negó, ¿hoy se puede resucitar?  ¿Un futuro gabinete de coalición que incluya a cuadros de la talla de Roberto Lavagna, Daniel Arroyo o Diego Gorgal, por ejemplo? ¿Algo similar en la provincia de Buenos Aires? Hay mucho que explorar.

Es cierto que Massa sigue en carrera y eso fue un gran mérito porque enfrentó a dos gigantescos aparatos. Pero también es verdad que Macri le sacó mas de 10 puntos y que mucho del capital de Massa lo aportó De La Sota. Massa prometió hacer una apuesta fuerte y mantener con firmeza sus intenciones de ir a la segunda vuelta contra Scioli. Pero hay que ver que pasará en el futuro inmediato. Faltan todavía 75 días para la primera vuelta. Muchas cosas pueden cambiar y reacomodarse en el rompecabezas electoral. Pero estas son las grandes piezas que van a jugar. El resto quedó muy lejos. Modesta elección de Margarita que corre el serio riesgo de que sus votos se licuen hacia el voto útil. Es grave lo que padeció el socialismo con la posibilidad de que Hermes Binner no consiga la banca de senador por la provincia que gobiernan hace 20 años. Y el trotskismo renovado de Nicolás del Caño demostró que la izquierda también suele empecinarse en mantener dirigentes vitalicios que no quieren ceder posiciones.

Terminó una elección que no elige ningún cargo pero que funciona como una gigantesca encuesta de gran credibilidad. El sistema electoral quedó en la prehistoria y es urgente su modificación. La gran pregunta de quien va a ser el próximo presidente quedó sin respuesta. Nada es definitivo. Nadie tiene la vaca atada. Nada está cerrado. Como siempre, todo depende del voto del pueblo. Y esa es la mejor noticia. Que nadie decida por nosotros. Que cada argentino vale un voto y se hace valer. Hoy empieza otra película. Ya se sabe quienes son los primeros actores. Pero no se sabe quien se llevará el premio mayor.

Herminio Iglesias quemó un féretro con el escudo de la Unión Cívica Radical. Lo hizo adelante de las cámaras de televisión en el acto de cierre de Italo Luder en 1983. Dicen que ese gesto de salvajismo ayudó a darle el triunfo a Raúl Alfonsín ante una sociedad saturada de tanto crimen y violencia como la que habíamos vivido durante la dictadura militar. A partir de ese día, no rx ese nombre, try Herminio se utiliza como metáfora de un hecho inesperado y brutal que puede hundir las ilusiones políticas de alguien. Fue la doctora Elisa Carrió la que dijo que Anibal Fernández se iba a convertir en el cajón de Herminio de Daniel Scioli. Es decir que la candidatura de Anibal a gobernador se iba a transformar en una mochila de piedras para la esperanza presidencial de Scioli. Eso está por verse. Habrá que esperar hasta el 25 de octubre. Pero lo cierto es que Anibal es un triple problema para Scioli aunque ambos traten ahora de disimularlo.

Primero porque el jefe de gabinete es uno de los dirigentes con mayor imagen negativa entre el electorado independiente y eso puede tirar para abajo la intención de voto de Scioli que necesita  mejorar su actuación del domingo para tratar de ganar en primera vuelta.

Segundo porque Anibal hoy es un talibán de Cristina y los muchachos de La Cámpora. Por algo la presidenta lo recibió y se fotografió antes con él que con Scioli. El jefe de gabinete siempre fue un dirigente hostil y agresivo que no se queda en discursos. Es un hombre de acción que no tiene estómago ni escrúpulos. Pero si llega a ser gobernador se va a convertir en el segundo hombre con mas poder y capacidad de daño de la Argentina por la extensión de su distrito que explica el 40 % del padrón nacional. Anibal gobernador va a obligar a gastar energías y mucha vigilancia para cualquiera que reemplace a Cristina en el sillón de Rivadavia.  Y tercero, porque la investigación de Jorge Lanata y las denuncias de Martin Lanatta van a perseguirlo a Anibal como una sombra durante mucho tiempo y en plena campaña. Anibal cuenta con el apoyo de Cristina que lo tiene como el verdadero comisario político para controlar que Scioli no se desvíe un centimetro del modelo K y con el respaldo de Andres Calamaro y Fito Páez. La gran novedad es que salieron a bancarlo y a poner las manos en el fuego por él, dos periodistas militantes estrellas de Página 12.

Mario Wainfled, uno de ellos, dijo que la denuncia contra Aníbal era “insostenible” y que fue “instalada por el grupo Clarín que seguirá bartoleando denuncias cada vez menos sustentables y mas excitadas”.

Horacio Verbitsky, el otro mediático abogado defensor , dijo que Aníbal “nunca tuvo el manejo del registro de precursores químicos como efedrina que estuvo a cargo del Sedronar”. Y como si esto fuera poco, Anibal, a esta altura una mezcla de Che Guevara y Hebe de Bonafini, según el operador Verbitsky, “le quiso quitar el control a la Sedronar porque documentó la connivencia entre el organismo y las empresas que debía controlar”.  Muy jugados en explicar lo inexplicable. La historia juzgará y condenará o absolverá a Anibal, Wainfeld, Cristina, Verbitsky, Sabbatella y Bonafini entre otros integrantes del club de fans del muchacho que batió todos los records cuando huyó de la justicia en el baúl de un auto en sus tiempos de intendente. No es gratis lo que se dice. Es grave lo que ha pasado.

Y los que acusan a Granero de ser el responsable de todo no explican muchas cosas. ¿Porque Cristina eyectó del gabinete en su momento a Aníbal? ¿O porque Rafael Bielsa y el cura Molina duraron tan poco tiempo en el puesto de Granero ? Ni que pasó para que los mafiosos de los medicamentos y  las droguerías de la efedrina hayan aportado dinero para la campaña de Cristina. Ni porque Granero hoy no tiene un peso partido por la mitad y cuando se fue del gobierno contó que el millonario negocio que termino con un triple asesinato había sido responsabilidad de Anibal y algunos muchachos de la SIDE. Hay que recordar que Granero era amigo y dentista de Néstor y que los hermanos Zacarías que también estan manchados por esa corrupción eran íntimos del ex presidente que los llevaba a todos los gobiernos que integró. ¿Como se explica que Gabriel Abboud, el segundo de Granero haya acusado a Anibal con su testimonio en el expediente? Ante la jueza Servini de Cubría Abboud dijo textualmente : ” Anibal nos sacó personal y si no fuera por él, se podría haber frenado el aumento del tráfico de efedrina en el 2007. Todo fue responsabilidad directa de Aníbal”. Esto no es un comentario off the record. Está en el expediente. Tampoco queda claro el motivo por el cual Felipe Sola y Sergio Massa ademas de sus compañeros kirchneristas como el Barba Gutiérrez, Julián Domínguez y Fernando Espinoza le pusieron la lupa y la proa en este tema tan delicado. Ni como fue que la iglesia a traves de un par de voceros allegados al Papa Francisco insisten en colocar a Anibal en el lugar del demonio que hay que extirpar para combatir la droga en la Argentina:

No sabemos si Aníbal perjudicará la candidatura de Scioli y se convertirá en un nuevo cajón de Herminio. Pero si sabemos que este es el tema mas delicado y peligroso que se ventilará en la campaña. La droga es veneno para nuestros hijos y nuestra convivencia. La droga es el principal enemigo que tenemos que tener todos los argentinos. La droga es mucho mas peligrosa que un cajón en llamas. Es venderle literalmente el alma al diablo.
Herminio Iglesias quemó un féretro con el escudo de la Unión Cívica Radical. Lo hizo adelante de las cámaras de televisión en el acto de cierre de Italo Luder en 1983. Dicen que ese gesto de salvajismo ayudó a darle el triunfo a Raúl Alfonsín ante una sociedad saturada de tanto crimen y violencia como la que habíamos vivido durante la dictadura militar. A partir de ese día, salve ese nombre, Herminio se utiliza como metáfora de un hecho inesperado y brutal que puede hundir las ilusiones políticas de alguien. Fue la doctora Elisa Carrió la que dijo que Anibal Fernández se iba a convertir en el cajón de Herminio de Daniel Scioli. Es decir que la candidatura de Anibal a gobernador se iba a transformar en una mochila de piedras para la esperanza presidencial de Scioli. Eso está por verse. Habrá que esperar hasta el 25 de octubre. Pero lo cierto es que Anibal es un triple problema para Scioli aunque ambos traten ahora de disimularlo.

Primero porque el jefe de gabinete es uno de los dirigentes con mayor imagen negativa entre el electorado independiente y eso puede tirar para abajo la intención de voto de Scioli que necesita  mejorar su actuación del domingo para tratar de ganar en primera vuelta.

Segundo porque Anibal hoy es un talibán de Cristina y los muchachos de La Cámpora. Por algo la presidenta lo recibió y se fotografió antes con él que con Scioli. El jefe de gabinete siempre fue un dirigente hostil y agresivo que no se queda en discursos. Es un hombre de acción que no tiene estómago ni escrúpulos. Pero si llega a ser gobernador se va a convertir en el segundo hombre con mas poder y capacidad de daño de la Argentina por la extensión de su distrito que explica el 40 % del padrón nacional. Anibal gobernador va a obligar a gastar energías y mucha vigilancia para cualquiera que reemplace a Cristina en el sillón de Rivadavia.  Y tercero, porque la investigación de Jorge Lanata y las denuncias de Martin Lanatta van a perseguirlo a Anibal como una sombra durante mucho tiempo y en plena campaña. Anibal cuenta con el apoyo de Cristina que lo tiene como el verdadero comisario político para controlar que Scioli no se desvíe un centimetro del modelo K y con el respaldo de Andres Calamaro y Fito Páez. La gran novedad es que salieron a bancarlo y a poner las manos en el fuego por él, dos periodistas militantes estrellas de Página 12.

Mario Wainfled, uno de ellos, dijo que la denuncia contra Aníbal era “insostenible” y que fue “instalada por el grupo Clarín que seguirá bartoleando denuncias cada vez menos sustentables y mas excitadas”.

Horacio Verbitsky, el otro mediático abogado defensor , dijo que Aníbal “nunca tuvo el manejo del registro de precursores químicos como efedrina que estuvo a cargo del Sedronar”. Y como si esto fuera poco, Anibal, a esta altura una mezcla de Che Guevara y Hebe de Bonafini, según el operador Verbitsky, “le quiso quitar el control a la Sedronar porque documentó la connivencia entre el organismo y las empresas que debía controlar”.  Muy jugados en explicar lo inexplicable. La historia juzgará y condenará o absolverá a Anibal, Wainfeld, Cristina, Verbitsky, Sabbatella y Bonafini entre otros integrantes del club de fans del muchacho que batió todos los records cuando huyó de la justicia en el baúl de un auto en sus tiempos de intendente. No es gratis lo que se dice. Es grave lo que ha pasado.

Y los que acusan a Granero de ser el responsable de todo no explican muchas cosas. ¿Porque Cristina eyectó del gabinete en su momento a Aníbal? ¿O porque Rafael Bielsa y el cura Molina duraron tan poco tiempo en el puesto de Granero ? Ni que pasó para que los mafiosos de los medicamentos y  las droguerías de la efedrina hayan aportado dinero para la campaña de Cristina. Ni porque Granero hoy no tiene un peso partido por la mitad y cuando se fue del gobierno contó que el millonario negocio que termino con un triple asesinato había sido responsabilidad de Anibal y algunos muchachos de la SIDE. Hay que recordar que Granero era amigo y dentista de Néstor y que los hermanos Zacarías que también estan manchados por esa corrupción eran íntimos del ex presidente que los llevaba a todos los gobiernos que integró. ¿Como se explica que Gabriel Abboud, el segundo de Granero haya acusado a Anibal con su testimonio en el expediente? Ante la jueza Servini de Cubría Abboud dijo textualmente : ” Anibal nos sacó personal y si no fuera por él, se podría haber frenado el aumento del tráfico de efedrina en el 2007. Todo fue responsabilidad directa de Aníbal”. Esto no es un comentario off the record. Está en el expediente. Tampoco queda claro el motivo por el cual Felipe Sola y Sergio Massa ademas de sus compañeros kirchneristas como el Barba Gutiérrez, Julián Domínguez y Fernando Espinoza le pusieron la lupa y la proa en este tema tan delicado. Ni como fue que la iglesia a traves de un par de voceros allegados al Papa Francisco insisten en colocar a Anibal en el lugar del demonio que hay que extirpar para combatir la droga en la Argentina:

No sabemos si Aníbal perjudicará la candidatura de Scioli y se convertirá en un nuevo cajón de Herminio. Pero si sabemos que este es el tema mas delicado y peligroso que se ventilará en la campaña. La droga es veneno para nuestros hijos y nuestra convivencia. La droga es el principal enemigo que tenemos que tener todos los argentinos. La droga es mucho mas peligrosa que un cajón en llamas. Es venderle literalmente el alma al diablo.
Las manos callosas de Gabriel demuestran que es un hombre que trabajó toda su vida. Es mozo de un bar pero también hace changas como pintor de obra para llevar un pesito mas a esa casa que ahora está bajo el agua. Hoy Gabriel está en la tapa del diario La Nación, find rx  escondiendo sus lágrimas, doctor  quebrado, rodeado por fotos familiares que naufragan, por una heladera inútil, una chancleta y un canasto que flota en el agua sucia y maldita. El rio Areco le invadió su domicilio del barrio Conuglio. Por lo que antes eran calles y ahora son ríos inmundos, transitan canoas y gomones. Gabriel Marquez está desolado en medio de la desolación.

Es una pesadilla que se extiende en casi todo el Noroeste bonaerense. En Ayacucho se desgarra el alma de cualquiera cuando se ve morir a los terneritos recién nacidos, ahogados en 80 centímetros de agua que hay en los campos. O el dolor de los ranchitos que estan en las riberas donde los que no tienen nada pierden hasta la esperanza. En Luján, la Basílica parece una isla en medio del mar. El agua hereje y prepotente ya invadió la cripta donde los curas solo pueden rezar para que no llueva y poner el grito en el cielo.

El agua sube sin preguntar/ si soy el Pedro, si soy el Juan/ Y todos dicen que hay que cuidar/ al inundado que se inundó/ pero se acuerdan que los parió/ cuando el agua ya los tapó. La sabiduría que canta Piero lo dice todo. El agua iguala para abajo en la desgracia. No pregunta condición social ni ideología. Pero está claro que el hilo se corta por lo mas delgado y que los mas pobres sufren mas porque tienen muchos menos recursos para defenderse. Muchas veces el agua no tapa, destapa las miserias, las carencias y la injusticia.

Es que nada es igual. La inundación hace colapsar el sentido común. Todo se da vuelta. Es incomprensible el bombardeo de la naturaleza. Ataca a traición y produce crímenes que desgarran el corazón. ¿Se dio cuenta que todo desaparece de la faz de la tierra? ¿Qué todo se hace agua? Que las esperanzas y los sueños se ahogan. Que con putear no alcanza. Que la inundación tapa todo y se lleva todo el esfuerzo de años. ¿Pudo ver lo que muestran los helicópteros desde el aire? Son lagunas interminables que sepultan en vida el trabajo y las casas de nuestros hermanos.Se estruja el alma de mirar lo que está pasando en La Matanza, en Lujan, en Pilar, en San Antonio de Areco, Salto, Mercedes, La Matanza, Lobos o en Arrecifes. Y también en el sur de Santa Fé, en la zona de Casilda y Chabás.

La pérdida mas grande es la desilusión. El volver a empezar. Carajear la mala suerte, y después de bajar los brazos, levantarse para pelear de nuevo. Nadie puede creer la cantidad de lluvia que cayó. Tenía dimensiones bíblicas. Faltaba el Arca de Noé. Muchos compatriotas perdieron el esfuerzo de toda su vida.

Ese líquido que liquida se mete por todos lados y destruye lo que encuentra a su paso. Sobre todo la alegría del progreso. La esperanza del futuro. Hace estragos en los caminos. Los alimentos y los medicamentos muchas veces no llegan. Obliga a suspender las clases en las escuelas. Dinamita la producción. Es un golpe bajo a los mas pobres de los pobres. Es una obra maestra del terror. Es agua, pero parece una maldición.

En todos lados necesitan obras de infraestructura hídrica. Plata en el estado, hay. Planes diseñados también hay. Falta la decisión política para evitar los desastres de la inundación. La gente no es tonta. No le pide a Scioli o a Cristina o a los intendentes que paren la lluvia. No les pide que hagan magia y frenen un brutal temporal histórico casi sin antecedentes. Los ciudadanos, los vecinos, los inundados, los afectados por este castigo solamente piden una fuerte presencia del estado. Para eso, entre otras cosas pagan los impuestos con tanto esfuerzo. Piden contención, auxilio, eficiencia y presencia. Por eso es incomprensible la ausencia de ambos. El gobernador está en Italia y debería haber postergado sus compromisos para poner la cara y estár al lado de la gente que sufre. Acaba de tomar la decisión de adelantar su regreso. Mejor tarde que nunca. Por lo menos el ministro de Agricultura, Alejandro Rodríguez anunció que de forma automática todos los afectados quedan eximidos de pagar los impuestos inmobiliarios rural y urbano. Pero lo de Cristina es directamente provocativo. Llevamos una semana con este drama y la presidenta no dijo una palabra. Tal vez está preocupada por el nacimiento de su nieta y eso está bien. Sus últimas declaraciones fueron para criticar a los medios y a los periodistas y eso aburre. Pero es insólito que la máxima autoridad del país no haya manifestado aunque sea su consternación, su solidaridad con los que están soportando semenante tsunami con una terrible sudestada y todo. Cristina no abrió la boca. Apenas postergó un acto celebratorio que iba a ser demasiado obsceno.

También es cierto que la esperanza y la ilusión es lo último que se pierde. Hablo de ese conmovedor manantial solidario que surgió del subsuelo de la patria. La reacción de los don nadie, del vecino del barrio, de los muchachos de la esquina, de la pibas del club fue de una dignidad y una generosidad que muchos funcionarios públicos no tuvieron pese a que se les paga y son elegidos para eso.

Esa revolución solidaria de los de abajo hay que transformarla en mayor participación democrática. Para que todos nos representen. Para que cada uno ponga su granito de arena y podamos construir un futuro distinto para nuestros hijos. Para que la democracia que es nuestra casa común, no se inunde más con incapaces, hipócritas o corruptos. En síntesis, para que las aguas no bajen turbias. Y gobierne la transparencia. Para que no se acuerden / que los parió/ cuando el agua ya los tapó.

Las manos callosas de Gabriel demuestran que es un hombre que trabajó toda su vida. Es mozo de un bar pero también hace changas como pintor de obra para llevar un pesito mas a esa casa que ahora está bajo el agua. Hoy Gabriel está en la tapa del diario La Nación, shop escondiendo sus lágrimas, tadalafil quebrado, treat rodeado por fotos familiares que naufragan, por una heladera inútil, una chancleta y un canasto que flota en el agua sucia y maldita. El rio Areco le invadió su domicilio del barrio Conuglio. Por lo que antes eran calles y ahora son ríos inmundos, transitan canoas y gomones. Gabriel Marquez está desolado en medio de la desolación.

Es una pesadilla que se extiende en casi todo el Noroeste bonaerense. En Ayacucho se desgarra el alma de cualquiera cuando se ve morir a los terneritos recién nacidos, ahogados en 80 centímetros de agua que hay en los campos. O el dolor de los ranchitos que estan en las riberas donde los que no tienen nada pierden hasta la esperanza. En Luján, la Basílica parece una isla en medio del mar. El agua hereje y prepotente ya invadió la cripta donde los curas solo pueden rezar para que no llueva y poner el grito en el cielo.

El agua sube sin preguntar/ si soy el Pedro, si soy el Juan/ Y todos dicen que hay que cuidar/ al inundado que se inundó/ pero se acuerdan que los parió/ cuando el agua ya los tapó. La sabiduría que canta Piero lo dice todo. El agua iguala para abajo en la desgracia. No pregunta condición social ni ideología. Pero está claro que el hilo se corta por lo mas delgado y que los mas pobres sufren mas porque tienen muchos menos recursos para defenderse. Muchas veces el agua no tapa, destapa las miserias, las carencias y la injusticia.

Es que nada es igual. La inundación hace colapsar el sentido común. Todo se da vuelta. Es incomprensible el bombardeo de la naturaleza. Ataca a traición y produce crímenes que desgarran el corazón. ¿Se dio cuenta que todo desaparece de la faz de la tierra? ¿Qué todo se hace agua? Que las esperanzas y los sueños se ahogan. Que con putear no alcanza. Que la inundación tapa todo y se lleva todo el esfuerzo de años. ¿Pudo ver lo que muestran los helicópteros desde el aire? Son lagunas interminables que sepultan en vida el trabajo y las casas de nuestros hermanos.Se estruja el alma de mirar lo que está pasando en La Matanza, en Lujan, en Pilar, en San Antonio de Areco, Salto, Mercedes, La Matanza, Lobos o en Arrecifes. Y también en el sur de Santa Fé, en la zona de Casilda y Chabás.

La pérdida mas grande es la desilusión. El volver a empezar. Carajear la mala suerte, y después de bajar los brazos, levantarse para pelear de nuevo. Nadie puede creer la cantidad de lluvia que cayó. Tenía dimensiones bíblicas. Faltaba el Arca de Noé. Muchos compatriotas perdieron el esfuerzo de toda su vida.

Ese líquido que liquida se mete por todos lados y destruye lo que encuentra a su paso. Sobre todo la alegría del progreso. La esperanza del futuro. Hace estragos en los caminos. Los alimentos y los medicamentos muchas veces no llegan. Obliga a suspender las clases en las escuelas. Dinamita la producción. Es un golpe bajo a los mas pobres de los pobres. Es una obra maestra del terror. Es agua, pero parece una maldición.

En todos lados necesitan obras de infraestructura hídrica. Plata en el estado, hay. Planes diseñados también hay. Falta la decisión política para evitar los desastres de la inundación. La gente no es tonta. No le pide a Scioli o a Cristina o a los intendentes que paren la lluvia. No les pide que hagan magia y frenen un brutal temporal histórico casi sin antecedentes. Los ciudadanos, los vecinos, los inundados, los afectados por este castigo solamente piden una fuerte presencia del estado. Para eso, entre otras cosas pagan los impuestos con tanto esfuerzo. Piden contención, auxilio, eficiencia y presencia. Por eso es incomprensible la ausencia de ambos. El gobernador está en Italia y debería haber postergado sus compromisos para poner la cara y estár al lado de la gente que sufre. Por lo menos el ministro de Agricultura, Alejandro Rodríguez anunció que de forma automática todos los afectados quedan eximidos de pagar los impuestos inmobiliarios rural y urbano. Pero lo de Cristina es directamente provocativo. Llevamos una semana con este drama y la presidenta no dijo una palabra. Tal vez está preocupada por el nacimiento de su nieta y eso está bien. Sus últimas declaraciones fueron para criticar a los medios y a los periodistas y eso aburre. Pero es insólito que la máxima autoridad del país no haya manifestado aunque sea su consternación, su solidaridad con los que están soportando semenante tsunami con una terrible sudestada y todo.

También es cierto que la esperanza y la ilusión es lo último que se pierde. Hablo de ese conmovedor manantial solidario que surgió del subsuelo de la patria. La reacción de los don nadie, del vecino del barrio, de los muchachos de la esquina, de la pibas del club fue de una dignidad y una generosidad que muchos funcionarios públicos no tuvieron pese a que se les paga y son elegidos para eso.

Esa revolución solidaria de los de abajo hay que transformarla en mayor participación democrática. Para que todos nos representen. Para que cada uno ponga su granito de arena y podamos construir un futuro distinto para nuestros hijos. Para que la democracia que es nuestra casa común, no se inunde más con incapaces, hipócritas o corruptos. En síntesis, para que las aguas no bajen turbias. Y gobierne la transparencia. Para que no se acuerden / que los parió/ cuando el agua ya los tapó.
Las manos callosas de Gabriel demuestran que es un hombre que trabajó toda su vida. Es mozo de un bar pero también hace changas como pintor de obra para llevar un pesito mas a esa casa que ahora está bajo el agua. Hoy Gabriel está en la tapa del diario La Nación, capsule see  escondiendo sus lágrimas, link  quebrado, more about  rodeado por fotos familiares que naufragan, por una heladera inútil, una chancleta y un canasto que flota en el agua sucia y maldita. El rio Areco le invadió su domicilio del barrio Conuglio. Por lo que antes eran calles y ahora son ríos inmundos, transitan canoas y gomones. Gabriel Marquez está desolado en medio de la desolación.

Es una pesadilla que se extiende en casi todo el Noroeste bonaerense. En Ayacucho se desgarra el alma de cualquiera cuando se ve morir a los terneritos recién nacidos, ahogados en 80 centímetros de agua que hay en los campos. O el dolor de los ranchitos que estan en las riberas donde los que no tienen nada pierden hasta la esperanza. En Luján, la Basílica parece una isla en medio del mar. El agua hereje y prepotente ya invadió la cripta donde los curas solo pueden rezar para que no llueva y poner el grito en el cielo.

El agua sube sin preguntar/ si soy el Pedro, si soy el Juan/ Y todos dicen que hay que cuidar/ al inundado que se inundó/ pero se acuerdan que los parió/ cuando el agua ya los tapó. La sabiduría que canta Piero lo dice todo. El agua iguala para abajo en la desgracia. No pregunta condición social ni ideología. Pero está claro que el hilo se corta por lo mas delgado y que los mas pobres sufren mas porque tienen muchos menos recursos para defenderse. Muchas veces el agua no tapa, destapa las miserias, las carencias y la injusticia.

Es que nada es igual. La inundación hace colapsar el sentido común. Todo se da vuelta. Es incomprensible el bombardeo de la naturaleza. Ataca a traición y produce crímenes que desgarran el corazón. ¿Se dio cuenta que todo desaparece de la faz de la tierra? ¿Qué todo se hace agua? Que las esperanzas y los sueños se ahogan. Que con putear no alcanza. Que la inundación tapa todo y se lleva todo el esfuerzo de años. ¿Pudo ver lo que muestran los helicópteros desde el aire? Son lagunas interminables que sepultan en vida el trabajo y las casas de nuestros hermanos.Se estruja el alma de mirar lo que está pasando en La Matanza, en Lujan, en Pilar, en San Antonio de Areco, Salto, Mercedes, La Matanza, Lobos o en Arrecifes. Y también en el sur de Santa Fé, en la zona de Casilda y Chabás.

La pérdida mas grande es la desilusión. El volver a empezar. Carajear la mala suerte, y después de bajar los brazos, levantarse para pelear de nuevo. Nadie puede creer la cantidad de lluvia que cayó. Tenía dimensiones bíblicas. Faltaba el Arca de Noé. Muchos compatriotas perdieron el esfuerzo de toda su vida.

Ese líquido que liquida se mete por todos lados y destruye lo que encuentra a su paso. Sobre todo la alegría del progreso. La esperanza del futuro. Hace estragos en los caminos. Los alimentos y los medicamentos muchas veces no llegan. Obliga a suspender las clases en las escuelas. Dinamita la producción. Es un golpe bajo a los mas pobres de los pobres. Es una obra maestra del terror. Es agua, pero parece una maldición.

En todos lados necesitan obras de infraestructura hídrica. Plata en el estado, hay. Planes diseñados también hay. Falta la decisión política para evitar los desastres de la inundación. La gente no es tonta. No le pide a Scioli o a Cristina o a los intendentes que paren la lluvia. No les pide que hagan magia y frenen un brutal temporal histórico casi sin antecedentes. Los ciudadanos, los vecinos, los inundados, los afectados por este castigo solamente piden una fuerte presencia del estado. Para eso, entre otras cosas pagan los impuestos con tanto esfuerzo. Piden contención, auxilio, eficiencia y presencia. Por eso es incomprensible la ausencia de ambos. El gobernador está en Italia y debería haber postergado sus compromisos para poner la cara y estár al lado de la gente que sufre. Acaba de tomar la decisión de adelantar su regreso. Mejor tarde que nunca. Por lo menos el ministro de Agricultura, Alejandro Rodríguez anunció que de forma automática todos los afectados quedan eximidos de pagar los impuestos inmobiliarios rural y urbano. Pero lo de Cristina es directamente provocativo. Llevamos una semana con este drama y la presidenta no dijo una palabra. Tal vez está preocupada por el nacimiento de su nieta y eso está bien. Sus últimas declaraciones fueron para criticar a los medios y a los periodistas y eso aburre. Pero es insólito que la máxima autoridad del país no haya manifestado aunque sea su consternación, su solidaridad con los que están soportando semenante tsunami con una terrible sudestada y todo. Cristina no abrió la boca. Apenas postergó un acto celebratorio que iba a ser demasiado obsceno.

También es cierto que la esperanza y la ilusión es lo último que se pierde. Hablo de ese conmovedor manantial solidario que surgió del subsuelo de la patria. La reacción de los don nadie, del vecino del barrio, de los muchachos de la esquina, de la pibas del club fue de una dignidad y una generosidad que muchos funcionarios públicos no tuvieron pese a que se les paga y son elegidos para eso.

Esa revolución solidaria de los de abajo hay que transformarla en mayor participación democrática. Para que todos nos representen. Para que cada uno ponga su granito de arena y podamos construir un futuro distinto para nuestros hijos. Para que la democracia que es nuestra casa común, no se inunde más con incapaces, hipócritas o corruptos. En síntesis, para que las aguas no bajen turbias. Y gobierne la transparencia. Para que no se acuerden / que los parió/ cuando el agua ya los tapó.

El modelo de Cristina hace agua por todos lados. Mientras las malditas lluvias torrenciales se ensañan con muchos pueblos de Buenos Aires y Santa Fé, sovaldi sale el diseño de país y la forma de conducción de la Presidenta se hunde en la ineficiencia, salve el despilfarro, pharmacy la ausencia del estado, la falta de solidaridad para dar la cara y la tozuda agresión de echarle la culpa siempre a los otros.

Ya se sabe que la Presidenta es la responsable de todo lo bueno y que los demás son los culpables de todo lo malo.

Conceptualmente, el fracaso del modelo de hiperconsumo sin inversión, demostró que tiene patas cortas como la mentira. Es pan para hoy y hambre para mañana. Y el mañana llegó en forma inundaciones históricas que han sometido a miles y miles de hermanos argentinos a todas las formas del castigo y la tristeza. Ojo que no estoy en contra de que muchos ciudadanos ayudados por las cuotas y el fomento al comercio se hayan comprando televisores cada vez mas grandes o teléfonos cada vez mas chiquitos y hayan podido pasar un fin de semana largo en Mar del Plata. Eso está bien. Creo que mejorar la calidad de vida de la gente es parte del trabajo que deben impulsar los gobiernos. También comparto que el motor del consumo hace mover la rueda en un círculo virtuoso que produce mas ventas en los empresarios y mas satisfacción y placer entre los consumidores. No critico eso. Lo que critico es que el gobierno convertido en maquinaria electoral para aferrarse eternamente al poder, hizo del consumo su adicción y casi su única política pública y olvidó algo fundamental: la inversión en obras de infraestructura que hagan sustentable la vida en comunidad. ¿Se entiende? Hablo de que Cristina y sus muchachos solo se preocuparon obsesivamente porque la gente compre hasta lo que no necesita. Pero no tuvieron políticas públicas razonables y rigurosas para construir caminos, escuelas, hospitales, cañerías, cloacas, puentes, obras hidráulicas y todo lo que sirve para las próximas generaciones y no solo para las próximas elecciones. Por eso hablo de pan para hoy y hambre para mañana. Esto es muy fácil de entender si lo bajamos a la escala de la familia. Le hablo a usted señor oyente. O a usted señora. Cuando en su casa entra un pesito mas porque le aumentaron el sueldo o porque las ventas del negocio crecieron, ¿Que hace? ¿Se gasta todo el dinero en comer afuera, en pilchas nuevas y en cambiar el auto, o separa una parte para ahorrar o para hacer mantenimiento en la casa? Esta muy bien darse gustos en la vida. Sobre todo si uno se ganó el pan con el sudor de su frente. Pero no se puede quemar todo lo conseguido y no pensar en el mediano y largo plazo. Cualquier familia sensata hace de vez en cuando limpieza de todas las rejillas, vacía el tanque de agua y lo deja a nuevo, pinta la casa, pone membrana en el techo, hace reformas en el sistema de electricidad para que sea mas seguro y menos costoso o construye una habitación mas para cuando venga el nieto. Se lo digo en dos palabras: si tiene y puede gasta en pasarla bien. Pero también garantiza que en el futuro los techos no se llenen de goteras ni la casa se le venga encima. Por eso digo que el modelo de Cristina hace agua por todos lados. Porque su gobierno prefirió gastar verdaderas fortunas en los planes que facilitan que los argentinos gasten dinero pero se olvidó de invertir en obras para que en la casa de todos que es el estado no nos tape el agua.

Este gobierno recaudó montañas de dinero y sin embargo no hizo el trabajo estratégico que se debe hacer. Están convencidos de que como son obras que no se ven, no les permite ganar votos. Prefieren la grandilocuencia de gastar millonadas en publicidad oficial para hacerle propaganda a sus candidatos, en los faraónicos Palacios de la cultura, Bicentenarios fastuosos y gigantismos como el de Tecnópolis o en el Fútbol para todos o en subsidiar empresas escandalosamente ineficientes como Aerolíneas Argentinas. Le doy un solo dato: la inversión prevista para combatir las inundaciones este año es de solo 475 millones de pesos. La de Aerolíneas Argentinas, 4.544 millones de pesos. Diez veces mas.

 Y eso que no le hablo de la mega corrupción de estado que mata como mató en la tragedia del treno de Once. Esto es lo que hay que debatir en la sociedad. Esto es lo que el gobierno debe cambiar. Gobernar es fijar prioridades. Pero se debe entender de una vez por todas que los caminos, los puentes, las obras que eviten las inundaciones son fundamentales para construir un estado moderno y que contenga y de respuestas a las necesidades de todos los argentinos. Este es mi análisis político del desastre y el horror que produjeron las lluvias. Que está bien el consumo y no todos pero algunos subsidios. Pero que alguien tiene que pensar en el país que viene. No podemos permitir mas que miles y miles de compatriotas queden sepultados por un tsunami que cae del cielo pero que se multiplica en la tierra.

El otro fracaso es la idea cobarde de sacarse de encima todo tipo de culpas. Esa actitud mezquina e insensible de la presidenta de la Nación que cuida su imagen y no quiere asociarla a las tragedias ni a los dramas. Por eso en Cromagnón los Kirchner huyeron al Sur. Por eso en Once no abrieron la boca. Y por eso Cristina ahora por lo bajo castiga a Daniel Scioli porque se fue a Italia y manda al frente a Aníbal Fernandez. Y como si esto fuera poco tanto el jefe de gabinete como el secretario general de la presidencia apuntaron hacia afuera del gobierno. Anibal, sin que se le cayera la cara de verguenza dijo que la culpa era del campo. O de los productores que construyeron canales adentro de sus campos. Eso puede ser cierto en algunos casos y si ocurre, hay que castigarlo y solucionarlo. Eso también es responsabilidad de un estado presente. Pero creer que ese detalle menor es el corazón del problema es la irresponsabilidad de querer sacarle el cuerpo al problema. Wado de Pedro fue peor todavía. Anibal puso en la mira al campo pero De Pedro lo hizo con otra de las obsesiones del gobierno: los medios. Dijo que van a asistir a los inundados cuando se vaya la televisión. Como si el trabajo de los colegas que muestran lo que todos los gobiernos quieren ocultar fuera un impedimento para contener y ayudar a los que sufren y solucionar de una vez por todas el tema. Las cámaras de televisión ayudan a potenciar la solidaridad y a identificar con claridad en donde están los problemas. Pero las obras las tienen que hacer los gobiernos. Los presidentes, los ministros, los gobernadores y los intendentes. No deben comentar la realidad. Para eso estamos los periodistas. Los funcionarios son elegidos para que modifiquen la realidad. Para que la hagan mas equitativa y menos injusta. Son ellos lo que tienen que trabajar sin descanso  para que la lluvia no sea una amenaza ni un bombardeo para miles de argentinos. En definitiva, para que el modelo de Cristina no haga agua.

El modelo de Cristina hace agua por todos lados. Mientras las malditas lluvias torrenciales se ensañan con muchos pueblos de Buenos Aires y Santa Fé, physician el diseño de país y la forma de conducción de la Presidenta se hunde en la ineficiencia, sickness el despilfarro, la ausencia del estado, la falta de solidaridad para dar la cara y la tozuda agresión de echarle la culpa siempre a los otros.

Ya se sabe que la Presidenta es la responsable de todo lo bueno y que los demás son los culpables de todo lo malo.

Conceptualmente, el fracaso del modelo de hiperconsumo sin inversión, demostró que tiene patas cortas como la mentira. Es pan para hoy y hambre para mañana. Y el mañana llegó en forma inundaciones históricas que han sometido a miles y miles de hermanos argentinos a todas las formas del castigo y la tristeza. Ojo que no estoy en contra de que muchos ciudadanos ayudados por las cuotas y el fomento al comercio se hayan comprando televisores cada vez mas grandes o teléfonos cada vez mas chiquitos y hayan podido pasar un fin de semana largo en Mar del Plata. Eso está bien. Creo que mejorar la calidad de vida de la gente es parte del trabajo que deben impulsar los gobiernos. También comparto que el motor del consumo hace mover la rueda en un círculo virtuoso que produce mas ventas en los empresarios y mas satisfacción y placer entre los consumidores. No critico eso. Lo que critico es que el gobierno convertido en maquinaria electoral para aferrarse eternamente al poder, hizo del consumo su adicción y casi su única política pública y olvidó algo fundamental: la inversión en obras de infraestructura que hagan sustentable la vida en comunidad. ¿Se entiende? Hablo de que Cristina y sus muchachos solo se preocuparon obsesivamente porque la gente compre hasta lo que no necesita. Pero no tuvieron políticas públicas razonables y rigurosas para construir caminos, escuelas, hospitales, cañerías, cloacas, puentes, obras hidráulicas y todo lo que sirve para las próximas generaciones y no solo para las próximas elecciones. Por eso hablo de pan para hoy y hambre para mañana. Esto es muy fácil de entender si lo bajamos a la escala de la familia. Le hablo a usted señor oyente. O a usted señora. Cuando en su casa entra un pesito mas porque le aumentaron el sueldo o porque las ventas del negocio crecieron, ¿Que hace? ¿Se gasta todo el dinero en comer afuera, en pilchas nuevas y en cambiar el auto, o separa una parte para ahorrar o para hacer mantenimiento en la casa? Esta muy bien darse gustos en la vida. Sobre todo si uno se ganó el pan con el sudor de su frente. Pero no se puede quemar todo lo conseguido y no pensar en el mediano y largo plazo. Cualquier familia sensata hace de vez en cuando limpieza de todas las rejillas, vacía el tanque de agua y lo deja a nuevo, pinta la casa, pone membrana en el techo, hace reformas en el sistema de electricidad para que sea mas seguro y menos costoso o construye una habitación mas para cuando venga el nieto. Se lo digo en dos palabras: si tiene y puede gasta en pasarla bien. Pero también garantiza que en el futuro los techos no se llenen de goteras ni la casa se le venga encima. Por eso digo que el modelo de Cristina hace agua por todos lados. Porque su gobierno prefirió gastar verdaderas fortunas en los planes que facilitan que los argentinos gasten dinero pero se olvidó de invertir en obras para que en la casa de todos que es el estado no nos tape el agua.

Este gobierno recaudó montañas de dinero y sin embargo no hizo el trabajo estratégico que se debe hacer. Están convencidos de que como son obras que no se ven, no les permite ganar votos. Prefieren la grandilocuencia de gastar millonadas en publicidad oficial para hacerle propaganda a sus candidatos, en los faraónicos Palacios de la cultura, Bicentenarios fastuosos y gigantismos como el de Tecnópolis o en el Fútbol para todos o en subsidiar empresas escandalosamente ineficientes como Aerolíneas Argentinas. Le doy un solo dato: la inversión prevista para combatir las inundaciones este año es de solo 475 millones de pesos. La de Aerolíneas Argentinas, 4.544 millones de pesos. Diez veces mas.

 Y eso que no le hablo de la mega corrupción de estado que mata como mató en la tragedia del treno de Once. Esto es lo que hay que debatir en la sociedad. Esto es lo que el gobierno debe cambiar. Gobernar es fijar prioridades. Pero se debe entender de una vez por todas que los caminos, los puentes, las obras que eviten las inundaciones son fundamentales para construir un estado moderno y que contenga y de respuestas a las necesidades de todos los argentinos. Este es mi análisis político del desastre y el horror que produjeron las lluvias. Que está bien el consumo y no todos pero algunos subsidios. Pero que alguien tiene que pensar en el país que viene. No podemos permitir mas que miles y miles de compatriotas queden sepultados por un tsunami que cae del cielo pero que se multiplica en la tierra.

El otro fracaso es la idea cobarde de sacarse de encima todo tipo de culpas. Esa actitud mezquina e insensible de la presidenta de la Nación que cuida su imagen y no quiere asociarla a las tragedias ni a los dramas. Por eso en Cromagnón los Kirchner huyeron al Sur. Por eso en Once no abrieron la boca. Y por eso Cristina ahora por lo bajo castiga a Daniel Scioli porque se fue a Italia y manda al frente a Aníbal Fernandez. Y como si esto fuera poco tanto el jefe de gabinete como el secretario general de la presidencia apuntaron hacia afuera del gobierno. Anibal, sin que se le cayera la cara de verguenza dijo que la culpa era del campo. O de los productores que construyeron canales adentro de sus campos. Eso puede ser cierto en algunos casos y si ocurre, hay que castigarlo y solucionarlo. Eso también es responsabilidad de un estado presente. Pero creer que ese detalle menor es el corazón del problema es la irresponsabilidad de querer sacarle el cuerpo al problema. Wado de Pedro fue peor todavía. Anibal puso en la mira al campo pero De Pedro lo hizo con otra de las obsesiones del gobierno: los medios. Dijo que van a asistir a los inundados cuando se vaya la televisión. Como si el trabajo de los colegas que muestran lo que todos los gobiernos quieren ocultar fuera un impedimento para contener y ayudar a los que sufren y solucionar de una vez por todas el tema. Las cámaras de televisión ayudan a potenciar la solidaridad y a identificar con claridad en donde están los problemas. Pero las obras las tienen que hacer los gobiernos. Los presidentes, los ministros, los gobernadores y los intendentes. No deben comentar la realidad. Para eso estamos los periodistas. Los funcionarios son elegidos para que modifiquen la realidad. Para que la hagan mas equitativa y menos injusta. Son ellos lo que tienen que trabajar sin descanso  para que la lluvia no sea una amenaza ni un bombardeo para miles de argentinos. En definitiva, para que el modelo de Cristina no haga agua.

Popularmente lo dicen en forma muy sencilla: Cristina cayó en desgracia. Es que la ex presidenta está pasando por su peor momento político y personal. Las garras de la justicia se le acercan peligrosamente en varias causas y sus principales socios en la megacorrupción de estado, order Cristóbal y Lázaro están cada día más cerca de sentarse en el banquillo de los acusados. Hay un debate entre los ciudadanos comunes que se resume en una pregunta: ¿Cristina debe ir presa? ¿Eso es bueno para la limpieza ética de la mugre coimera que hay que hacer? ¿O podría perjudicar al gobierno de Macri que es una de las principales víctimas del pantano lleno de bombas de tiempo que le dejaron? Esta polémica acerca de si la exitosa abogada debe ir a la cárcel es la muestra del tamaño de la caída en su imagen que experimentó en estos 100 días. Bien dijo Ricardo Roa parafraseando a García Márquez: cien días de soledad para Cristina. Es que lejos del látigo que ya no daña y la billetera del estado que ya no tiene, sovaldi ella se fue quedando bastante sola y todos los días la fuerza política que construyó tiene grandes desprendimientos como si fuera el Glaciar Perito Moreno. Casi ningún gobernador salió a defender a Cristina. La mayoría de ellos está negociando con Macri la salida del default, for sale la vuelta al mundo y al crédito más barato. Los únicos que pusieron el grito en el cielo fueron sus más fanáticos seguidores empezando por su hijo, Máximo, el príncipe heredero. Dijo que hay una persecución notoria hacia su madre pero no dijo una palabra de sus amigos Lázaro y Martín Baez que son inexplicablemente millonarios y que ya fueron citados por el juez para que expliquen de qué manera se enriquecieron. La táctica elegida es soltarle la mano a Lázaro y que su implosión y su posible prisión no salpiquen a Cristina. Por eso hasta el propio juez Sebastián Casanello ha dicho que Cristina no tiene nada que ver y que de ninguna manera la piensa citar ni como testigo ni como imputada. Ayer les dije medio en broma, medio en serio, que el juez queda al borde del prejuzgamiento y el encubrimiento y su posible destitución porque al parecer tiene una bola de cristal infalible. Hay que recordar que el magistrado salió último en la lista del concurso pero fue designado por su camiseta partidaria. Hoy, Menchi Sábat, lo caricaturiza muy bien con dos curitas tapándole la boca.

Lo único que les falta es decir que Cristina no conocía a Lázaro. Que solamente lo vio un par de veces.

Eso sí que va a ser muy difícil de probar. ¿Cómo hace Cristina para negar que, en 12 años, lo hicieron ultra millonario con las fortunas que le pagaron por las obras públicas que construyó y por las que no construyó también? ¿Cómo explica que el ex cajero del banco y luego cajero del matrimonio les haya pagado 14 millones de pesos por habitaciones que nunca utilizó? ¿Cristina no conocía ni sabía que Lázaro fue su socio en emprendimientos inmobiliarios de 87 mil metros cuadrados o que su empresa Valle Mitre gerenció su cadena de hoteles? ¿No se enteró la arquitecta egipcia que en el Hotel La Aldea ella puso el terreno y Martín Báez los ladrillos? Si Martincito, Báez el joven que se convirtió en un acaudalado en solo unos años y que se transformó en estrella de la televisión en la novela hiperrealista llamada: “Contando dólares y euros en La Rosadita”.

Es una tarea imposible despegar a Cristina de Lázaro. Es verdad que ella nunca lo quiso. Pero eso es otra cosa. No se bancaba su mal gusto y su vulgaridad, pero al igual que Ricardo Jaime, le gustaba cuando veía engordar los bolsillos de Néstor que se excitaba literalmente cuando abrazaba una caja fuerte.

Ni que hablar del mausoleo faraónico donde descansan los restos de Néstor. Ya le dije cien veces que el que pagó ese monumento funerario a la corrupción, el que lo diseñó y el que hoy lo vigila es Lázaro Báez. Un regalo que le hizo al matrimonio amigo con el que estaba cenando la noche en que Néstor murió.

No se puede pensar a Cristina ni a Néstor sin Julio de Vido o Carlos Zannini pero tampoco sin Lázaro o Cristobal. Son la mesa chica del mismo proyecto bulímico de dinero ajeno y poder. Son el cártel de los Kirchner. Los patrones del mal.  Fariña que podría salir pronto en libertad dice que tiene mucho más para contar y Elaskar aseguró que la primera  lavadora de la Argentina es Cristina.

Mariana Zuvic fue letal: La Rosadita es el lugar de recaudación de los Kirchner y Cristina sabia de esta mafia de 27 años en la provincia y 12 en el país. Margarita Stolbizer insiste en que Cristina declare en la causa Hotesur.

Todo esto afecta el humor de Cristina. Todo esto la ocupa y la preocupa y por momentos la muestra lejana allá en el sur, casi sin apoyos. Los bloques parlamentarios ya se fracturaron y votaron al revés de lo que ella le ordenó a Máximo. Los legisladores salieron de la escribanía y se pusieron de pié después de tanto tiempo de estar arrodillados en el altar de la obediencia debida y el verticalismo pingüino.

Sus seguidores tienen un seleccionado de las figuras más desprestigiadas de la política argentina. Los que proclaman “Cristina conducción” son personajes nefastos y piantavotos profesionales como Aníbal Fernández y Martín Sabbatella, los mariscales de la peor derrota del peronismo que perdieron hasta en su propio distrito. Ahí militan otros impresentables como Luis D’Elía, Jorge Capitanich, El Cuervo Larroque, Diana Conti y los perdedores seriales Daniel Filmus y Agustín Rossi.

Con ese grupo es complicado que Cristina pueda volver al poder. Salvo que una crisis brutal le estalle a Mauricio Macri en las manos. Y los cristinistas están trabajando para eso. Van por todo y apuran todo tipo de desestabilización, palos en la rueda y movidas destituyentes. Sueñan con Macri huyendo en el helicóptero y tiene pesadillas con Cristina entre rejas.

Y como si esto fuera poco, ahora también hay disgustos en lo personal. La confirmación a los cuatro vientos que Miriam Quiroga fue la amante de Néstor Kirchner durante diez años y su explicación sobre la desesperación babeante que tenía por el dinero sucio fue muy contundente. Hasta su hija Florencia le dio otra mala noticia con la separación del padre de su nieta. Hasta su cuñada Alicia tiene que ajustar, despedir trabajadores y lidiar con paros en la Santa Cruz que fue la cuna del ladri progresismo feudal.

Los Kirchner convirtieron al estado en una maquinaria de recaudación personal y de búsqueda de impunidad. Pero todo termina al fin.

Un pantano de malas noticias está cercando a la ex presidenta. Cristina es ultra millonaria. Pero no gana para sustos.
Popularmente lo dicen en forma muy sencilla: Cristina cayó en desgracia. Es que la ex presidenta está pasando por su peor momento político y personal. Las garras de la justicia se le acercan peligrosamente en varias causas y sus principales socios en la megacorrupción de estado, try Cristóbal y Lázaro están cada día más cerca de sentarse en el banquillo de los acusados. Hay un debate entre los ciudadanos comunes que se resume en una pregunta: ¿Cristina debe ir presa? ¿Eso es bueno para la limpieza ética de la mugre coimera que hay que hacer? ¿O podría perjudicar al gobierno de Macri que es una de las principales víctimas del pantano lleno de bombas de tiempo que le dejaron? Esta polémica acerca de si la exitosa abogada debe ir a la cárcel es la muestra del tamaño de la caída en su imagen que experimentó en estos 100 días. Bien dijo Ricardo Roa parafraseando a García Márquez: cien días de soledad para Cristina. Es que lejos del látigo que ya no daña y la billetera del estado que ya no tiene, check ella se fue quedando bastante sola y todos los días la fuerza política que construyó tiene grandes desprendimientos como si fuera el Glaciar Perito Moreno. Casi ningún gobernador salió a defender a Cristina. La mayoría de ellos está negociando con Macri la salida del default, for sale la vuelta al mundo y al crédito más barato. Los únicos que pusieron el grito en el cielo fueron sus más fanáticos seguidores empezando por su hijo, Máximo, el príncipe heredero. Dijo que hay una persecución notoria hacia su madre pero no dijo una palabra de sus amigos Lázaro y Martín Baez que son inexplicablemente millonarios y que ya fueron citados por el juez para que expliquen de qué manera se enriquecieron. La táctica elegida es soltarle la mano a Lázaro y que su implosión y su posible prisión no salpiquen a Cristina. Por eso hasta el propio juez Sebastián Casanello ha dicho que Cristina no tiene nada que ver y que de ninguna manera la piensa citar ni como testigo ni como imputada. Ayer les dije medio en broma, medio en serio, que el juez queda al borde del prejuzgamiento y el encubrimiento y su posible destitución porque al parecer tiene una bola de cristal infalible. Hay que recordar que el magistrado salió último en la lista del concurso pero fue designado por su camiseta partidaria. Hoy, Menchi Sábat, lo caricaturiza muy bien con dos curitas tapándole la boca.

Lo único que les falta es decir que Cristina no conocía a Lázaro. Que solamente lo vio un par de veces.

Eso sí que va a ser muy difícil de probar. ¿Cómo hace Cristina para negar que, en 12 años, lo hicieron ultra millonario con las fortunas que le pagaron por las obras públicas que construyó y por las que no construyó también? ¿Cómo explica que el ex cajero del banco y luego cajero del matrimonio les haya pagado 14 millones de pesos por habitaciones que nunca utilizó? ¿Cristina no conocía ni sabía que Lázaro fue su socio en emprendimientos inmobiliarios de 87 mil metros cuadrados o que su empresa Valle Mitre gerenció su cadena de hoteles? ¿No se enteró la arquitecta egipcia que en el Hotel La Aldea ella puso el terreno y Martín Báez los ladrillos? Si Martincito, Báez el joven que se convirtió en un acaudalado en solo unos años y que se transformó en estrella de la televisión en la novela hiperrealista llamada: “Contando dólares y euros en La Rosadita”.

Es una tarea imposible despegar a Cristina de Lázaro. Es verdad que ella nunca lo quiso. Pero eso es otra cosa. No se bancaba su mal gusto y su vulgaridad, pero al igual que Ricardo Jaime, le gustaba cuando veía engordar los bolsillos de Néstor que se excitaba literalmente cuando abrazaba una caja fuerte.

Ni que hablar del mausoleo faraónico donde descansan los restos de Néstor. Ya le dije cien veces que el que pagó ese monumento funerario a la corrupción, el que lo diseñó y el que hoy lo vigila es Lázaro Báez. Un regalo que le hizo al matrimonio amigo con el que estaba cenando la noche en que Néstor murió.

No se puede pensar a Cristina ni a Néstor sin Julio de Vido o Carlos Zannini pero tampoco sin Lázaro o Cristobal. Son la mesa chica del mismo proyecto bulímico de dinero ajeno y poder. Son el cártel de los Kirchner. Los patrones del mal.  Fariña que podría salir pronto en libertad dice que tiene mucho más para contar y Elaskar aseguró que la primera  lavadora de la Argentina es Cristina.

Mariana Zuvic fue letal: La Rosadita es el lugar de recaudación de los Kirchner y Cristina sabia de esta mafia de 27 años en la provincia y 12 en el país. Margarita Stolbizer insiste en que Cristina declare en la causa Hotesur.

Todo esto afecta el humor de Cristina. Todo esto la ocupa y la preocupa y por momentos la muestra lejana allá en el sur, casi sin apoyos. Los bloques parlamentarios ya se fracturaron y votaron al revés de lo que ella le ordenó a Máximo. Los legisladores salieron de la escribanía y se pusieron de pié después de tanto tiempo de estar arrodillados en el altar de la obediencia debida y el verticalismo pingüino.

Sus seguidores tienen un seleccionado de las figuras más desprestigiadas de la política argentina. Los que proclaman “Cristina conducción” son personajes nefastos y piantavotos profesionales como Aníbal Fernández y Martín Sabbatella, los mariscales de la peor derrota del peronismo que perdieron hasta en su propio distrito. Ahí militan otros impresentables como Luis D’Elía, Jorge Capitanich, El Cuervo Larroque, Diana Conti y los perdedores seriales Daniel Filmus y Agustín Rossi.

Con ese grupo es complicado que Cristina pueda volver al poder. Salvo que una crisis brutal le estalle a Mauricio Macri en las manos. Y los cristinistas están trabajando para eso. Van por todo y apuran todo tipo de desestabilización, palos en la rueda y movidas destituyentes. Sueñan con Macri huyendo en el helicóptero y tiene pesadillas con Cristina entre rejas.

Y como si esto fuera poco, ahora también hay disgustos en lo personal. La confirmación a los cuatro vientos que Miriam Quiroga fue la amante de Néstor Kirchner durante diez años y su explicación sobre la desesperación babeante que tenía por el dinero sucio fue muy contundente. Hasta su hija Florencia le dio otra mala noticia con la separación del padre de su nieta. Hasta su cuñada Alicia tiene que ajustar, despedir trabajadores y lidiar con paros en la Santa Cruz que fue la cuna del ladri progresismo feudal.

Los Kirchner convirtieron al estado en una maquinaria de recaudación personal y de búsqueda de impunidad. Pero todo termina al fin.

Un pantano de malas noticias está cercando a la ex presidenta. Cristina es ultra millonaria. Pero no gana para sustos.
El lunes no tenemos programa porque hay fútbol. Pero no me quiero privar de repetirle que ese día se cumplen 165 años de la muerte de don José de San Martín. Por lejos es el argentino más grande de todos los tiempos. Para mi es el padre de la Patria. Por eso hoy lo necesitamos más que nunca. ¡Que bien que nos vendría en estos tiempos de cólera y twitter su sabiduría y su coraje patriótico! Que bien que nos vendría que bajara del bronce o se escapara de los libros para darnos cátedra de cómo ser un buen argentino sin perseguir a nadie ni sembrar el odio entre los hermanos. Porque todavía vive en el corazón de los argentinos. Porque todavía lo necesitamos para recuperar la confianza en nosotros mismos.

San Martín, advice al revés de los gobernantes actuales, era austero y honrado hasta la obsesión. Incluso le hizo quemar a su esposa Remedios los fastuosos vestidos de Paris que tenía porque decía que no eran lujos dignos de un militar. Manejó cataratas de fondos públicos y murió sin un peso. En su testamento se negó a todo tipo de funerales. La muerte lo encontró en el exilio, casi ciego, muy lejos de Puerto Madero en todo sentido. Permítame un comentario dolorosamente irónico: igual que ahora, ¿No? Usted me entiende.

Don José de San Martín fue un ejemplo de rectitud cívica en tiempos de traiciones, corrupción y contrabando. Enseñó a no discriminar predicando con el ejemplo: creó el regimiento número 8 de los negros y después les dio la libertad tal como se los había prometido a sus queridos faluchos.

Estamos hablando de alguien que como primer acto de gobierno en Perú aseguró libertad de prensa y decreto la libertad de los indios y de los hijos de esclavos y encima redactó el estatuto provisional, un claro antecedentes de nuestra Constitución tan humillada durante demasiado tiempo. Su gran preocupación fue no concentrar el poder y por eso creo el Consejo de Estado y se preocupó para que el Poder Judicial fuera realmente independiente. Repito, insisto: Igualito que ahora ¿No? Igual que Nestor y Cristina que solo se preocuparon por apretar a cuanto periodista dijera alguna verdad, por aspirar a la suma del poder público eternamente y por manipular la justicia hasta ponerle la camiseta partidaria.

Por eso, cuando nombro a San Martín me pongo de pié y lo venero. Y creo que hoy más que nunca nos puede servir cómo mensaje de unidad en esta Argentina con fractura expuesta. Porque San Martín vive eterno en el corazón de su pueblo. Grande entre los grandes. Es el argentino mas amado por los argentinos.

Que bien que nos vendría ahora ese San Martín convencido de que la educación era la forma mas profunda de soberanía. Decía que la educación era más poderosa que un ejército para defender la independencia. Es que San Martín era un militar y un guerrero de una capacidad extraordinaria.

Pero también un demócrata cabal. El principal lema de la Logia Lautaro que el redactó dice textualmente: “No reconocerás como gobierno legítimo de la patria sino a aquel que haya sido elegido por la viva y espontánea voluntad del pueblo”. Las maestras del primario siempre nos recordaron que jamás desenvainó su sable contra sus hermanos ni por razones políticas y eso que varias veces se lo ordenaron. Disciplina si. Obediencia debida no. En una carta que le mandó al caudillo santafesino Estanislao López que convendría leer en voz alta a nuestros hijos un par de veces al año le dice: “Divididos seremos esclavos”. Justo hoy que estamos tan enfrentados, tan fragmentados como sociedad. Su entrega hacia los demás se puede llevar a la cumbre de la cordillera cuando la cruzó a lomo de mula, en caballo o en camilla en la más grande epopeya americana que se recuerde.

Respeto por la libertad de expresión, independencia de poderes, austeridad republicana, honradez a prueba de bala, coraje y estrategia y un profundo amor por una patria de todos y para todos.

Es el padre de la patria y nosotros, sus hijos, debemos honrar su memoria tratando de multiplicar sus valores y de construir una Argentina a su imagen y semejanza. Llegó la hora de ponernos de pié. Ya pasaron 165 años de su muerte y la patria ya cumplió sus 200 años .Tenemos que hacernos cargo y juramentarnos. Es la ley de la vida. Sin nuestro padre tenemos que construir una patria justa para nuestros hijos.

Para reafirmar nuestra identidad y para que siga sembrando utopías libertarias en el seno de nuestro pueblo y por todos los rincones de nuestra bendita Argentina. Para que nos siga iluminando aún en los momentos más oscuros. Para que nos siga uniendo en el medio de tanta división.
El lunes no tenemos programa porque hay fútbol. Pero no me quiero privar de repetirle que ese día se cumplen 165 años de la muerte de don José de San Martín. Por lejos es el argentino más grande de todos los tiempos. Para mi es el padre de la Patria. Por eso hoy lo necesitamos más que nunca. ¡Que bien que nos vendría en estos tiempos de cólera y twitter su sabiduría y su coraje patriótico! Que bien que nos vendría que bajara del bronce o se escapara de los libros para darnos cátedra de cómo ser un buen argentino sin perseguir a nadie ni sembrar el odio entre los hermanos. Porque todavía vive en el corazón de los argentinos. Porque todavía lo necesitamos para recuperar la confianza en nosotros mismos.

San Martín, look al revés de los gobernantes actuales, illness era austero y honrado hasta la obsesión. Incluso le hizo quemar a su esposa Remedios los fastuosos vestidos de Paris que tenía porque decía que no eran lujos dignos de un militar. Manejó cataratas de fondos públicos y murió sin un peso. En su testamento se negó a todo tipo de funerales. La muerte lo encontró en el exilio, mind casi ciego, muy lejos de Puerto Madero en todo sentido. Permítame un comentario dolorosamente irónico: igual que ahora, ¿No? Usted me entiende.

Don José de San Martín fue un ejemplo de rectitud cívica en tiempos de traiciones, corrupción y contrabando. Enseñó a no discriminar predicando con el ejemplo: creó el regimiento número 8 de los negros y después les dio la libertad tal como se los había prometido a sus queridos faluchos.

Estamos hablando de alguien que como primer acto de gobierno en Perú aseguró libertad de prensa y decreto la libertad de los indios y de los hijos de esclavos y encima redactó el estatuto provisional, un claro antecedentes de nuestra Constitución tan humillada durante demasiado tiempo. Su gran preocupación fue no concentrar el poder y por eso creo el Consejo de Estado y se preocupó para que el Poder Judicial fuera realmente independiente. Repito, insisto: Igualito que ahora ¿No? Igual que Nestor y Cristina que solo se preocuparon por apretar a cuanto periodista dijera alguna verdad, por aspirar a la suma del poder público eternamente y por manipular la justicia hasta ponerle la camiseta partidaria.

Por eso, cuando nombro a San Martín me pongo de pié y lo venero. Y creo que hoy más que nunca nos puede servir cómo mensaje de unidad en esta Argentina con fractura expuesta. Porque San Martín vive eterno en el corazón de su pueblo. Grande entre los grandes. Es el argentino mas amado por los argentinos.

Que bien que nos vendría ahora ese San Martín convencido de que la educación era la forma mas profunda de soberanía. Decía que la educación era más poderosa que un ejército para defender la independencia. Es que San Martín era un militar y un guerrero de una capacidad extraordinaria.

Pero también un demócrata cabal. El principal lema de la Logia Lautaro que el redactó dice textualmente: “No reconocerás como gobierno legítimo de la patria sino a aquel que haya sido elegido por la viva y espontánea voluntad del pueblo”. Las maestras del primario siempre nos recordaron que jamás desenvainó su sable contra sus hermanos ni por razones políticas y eso que varias veces se lo ordenaron. Disciplina si. Obediencia debida no. En una carta que le mandó al caudillo santafesino Estanislao López que convendría leer en voz alta a nuestros hijos un par de veces al año le dice: “Divididos seremos esclavos”. Justo hoy que estamos tan enfrentados, tan fragmentados como sociedad. Su entrega hacia los demás se puede llevar a la cumbre de la cordillera cuando la cruzó a lomo de mula, en caballo o en camilla en la más grande epopeya americana que se recuerde.

Respeto por la libertad de expresión, independencia de poderes, austeridad republicana, honradez a prueba de bala, coraje y estrategia y un profundo amor por una patria de todos y para todos.

Es el padre de la patria y nosotros, sus hijos, debemos honrar su memoria tratando de multiplicar sus valores y de construir una Argentina a su imagen y semejanza. Llegó la hora de ponernos de pié. Ya pasaron 165 años de su muerte y la patria ya cumplió sus 200 años .Tenemos que hacernos cargo y juramentarnos. Es la ley de la vida. Sin nuestro padre tenemos que construir una patria justa para nuestros hijos.

Para reafirmar nuestra identidad y para que siga sembrando utopías libertarias en el seno de nuestro pueblo y por todos los rincones de nuestra bendita Argentina. Para que nos siga iluminando aún en los momentos más oscuros. Para que nos siga uniendo en el medio de tanta división.
Lázaro y Cristina son socios, case site pero Eduardo Arnold, order treatment el vice gobernador de Néstor por ocho años dice que Báez fue y es un testaferro. Pero Mariana Zuvic, check la referente del ARI en Santa Cruz, va más a fondo todavía y dice que Báez directamente es un empleado de los Kirchner. Y que todo lo que hizo, lo hizo por orden expresa de los patrones del mal.

Gravísimo. Estos muchachos ya se cargaron a varios jueces. A Claudio Bonadío, al Luis María Cabral y Santiago Ulpiano Martinez. Investigar al poder K es una forma del suicidio político en la Argentina. Y si tenemos en cuenta al fiscal Alberto Nisman, es una forma del suicidio o del asesinato a secas.

Revuelve el estómago de asco comprobar el olor nauseabundo que surge cada vez que se destapa una olla oficial. De cualquier negociado que se toque salta  pus. Nunca presentan balances y los dibujos son groseros.

Quieren sepultar la causa Hotesur pero Lázaro es un fantasma que se aparece por las noches como la peor pesadilla de Cristina. La que dinamita su proyecto de impunidad. De nada vale que corran, el incendio va con ellos, dice la canción. Hoy los diarios informan que un juez le ordenó al gobierno que entregue toda la documentación de Hotesur donde Máximo Kirchner dejó sus dedos pegados. La Inspección General de Justicia, convertida en una cárcel informativa por el actual juez triplemente K, Ernesto Kreplak tiene plazo de diez días para cumplir con el pedido  del magistrado. Hasta la dirección de la empresa era falsa. No era un médano como en la Gran Boudou pero era igualmente trucha.

La Nación revela que Lázaro recibió la friolera de 8 mil millones de pesos por los servicios prestados en obras públicas. La fuente es el propio cajero, Julio de Vido. Y en esa montaña de dinero no están incluidas las que fueron canalizadas por los gobernadores.

Son las últimas imágenes del naufragio.

Cada una de las empresas de Lázaro tiene su propia especialidad en el delito. Son las empresas que le compraron la casa de Rio Gallegos a los Kirchner a precios sobrevaluados y con papeles subfacturados, o la que le pagaron alquileres por encima del mercado a varios departamentos de los K y a las habitaciones y salones de sus hoteles que nunca utilizaron en operaciones típicas de lavado. Son tantos los delitos que uno piensa que el gran error que cometieron fue sentirse impunes, intocables, semidioses. Nunca imaginaron que la fiesta se les iba a acabar y que iban a tener que rendir cuentas a las justicia pese a todas las maniobras que hicieron para escaparse de los castigos judiciales. Un par de empresas tuvieron responsabilidad incluso en los tristemente célebres fondos de Santa Cruz que Domingo Cavallo le dio a Néstor y que el gobernador de entonces hizo desaparecer como por arte de magia. Agro Sociedad Anónima facturó las estancias que quedarán bajo el agua y deberán recibir su correspondiente indemnización cuando se terminen las represas Kirchner y Cepernic. La voracidad por el dinero y el poder empujó a los Kirchner a ir por todos los negocios. Una bulimia y una codicia casi sin antecedentes en la política desde 1983. Es lo que me gusta llamar megacorrupción de estado. Incluso aparece la compania de taxis aéreos Top Air, en uno de cuyos vuelos viajó Leonardo Fariña, el valijero que hoy está preso igual que su amigo Juan Suris acusado de narcotraficante y que también suministró facturas truchas en Bahia Blanca a la familia presidencial y a Lázaro. Son chorros de cuarta, ladronzuelos que les roban las migajas a los verdaderos ladrones de guante blanco. Son los perejiles de un supermercado repleto de dinero como el que se guardaba en las bóvedas de Lázaro que luego, por la gracia de Dios, recicló en bodega.

Báez es la persona que más rápido y con mayor dimensión se enriqueció en la administración ganada por los pinguinos.

Los muchachos de la agrupación “Lázaro Báez para la Victoria y la Fortuna de Cristina” siempre aprovecharon todas las moratorias y blanqueos. Hicieron uso y abuso de la información privilegiada y tuvieron tanto poder que pudieron desplazar a la cúpula de la AFIP que había  decidido investigarlos en serio. El estado al servicio del enriquecimiento ilícito de la familia presidencial.

Alguna vez escribí que Lazaro era el Alfredo Yabrán de los Kirchner. Un mafioso todo terreno. La única vez que tuvo que pisar tribunales presentó un escrito, estuvo dos minutos y se negó a responder preguntas. Será porque no tiene una sola respuesta creíble a semejante mentira organizada. Hay más dudas que tierra en la Patagonia. Hay mucho misterio que develar en el caso más espectacular de movilidad social ascendente de toda la historia. Lázaro Báez pasó de empleado bancario a megamillonario.  Lázaro se levantó y anduvo.

¿Quién es Lázaro? ¿Qué papel cumplió en el ladriprogresismo feudal? ¿Cómo se lo recordará cuando se cuente la historia de estos años de estafas y fractura social expuesta?

Báez no puede explicar cómo se convirtió en uno de los hombres más poderosos de la Argentina. ¿Que hizo para que le adjudicaran la mayor cantidad de obras públicas durante el kirchnerismo?

Lázaro tiene la flota más grande de vehículos del país. Una colección de autos negros de alta gama que ni la mafia napolitana. La parte más bizarra de su historia es que fue el constructor, el donante y actualmente el vigilador del faraónico mausoleo de Néstor Kirchner. Ya le dije que ese monumento a la corrupción y la desmesura es monitoreado on line por Cristina desde donde ella se encuentre. Es todo un dato. Es un mensaje clarísimo, aunque tiene su simbolismo. Según el evangelio, Lázaro de Betania ya estaba muerto y sepultado. Pero llegó Jesucristo que era su amigo y lo resucitó en un instante y con una frase: “Lázaro, levántate y anda”. Este Lázaro de estos tiempos de cólera, se parece más a otro personaje bíblico que es casi su contracara. A Poncio Pilatos, el que se lavó las manos y con ese gesto, selló la condena a muerte de Jesús. Es el símbolo del oportunismo, la vileza y la traición. Por los siglos de los siglos. Amen.
Lázaro y Cristina son socios, site pero Eduardo Arnold, ailment el vice gobernador de Néstor por ocho años dice que Báez fue y es un testaferro. Pero Mariana Zuvic, la referente del ARI en Santa Cruz, va más a fondo todavía y dice que Báez directamente es un empleado de los Kirchner. Y que todo lo que hizo, lo hizo por orden expresa de los patrones del mal.

Gravísimo. Estos muchachos ya se cargaron a varios jueces. A Claudio Bonadío, al Luis María Cabral y Santiago Ulpiano Martinez. Investigar al poder K es una forma del suicidio político en la Argentina. Y si tenemos en cuenta al fiscal Alberto Nisman, es una forma del suicidio o del asesinato a secas.

Revuelve el estómago de asco comprobar el olor nauseabundo que surge cada vez que se destapa una olla oficial. De cualquier negociado que se toque salta  pus. Nunca presentan balances y los dibujos son groseros.

Quieren sepultar la causa Hotesur pero Lázaro es un fantasma que se aparece por las noches como la peor pesadilla de Cristina. La que dinamita su proyecto de impunidad. De nada vale que corran, el incendio va con ellos, dice la canción. Hoy los diarios informan que un juez le ordenó al gobierno que entregue toda la documentación de Hotesur donde Máximo Kirchner dejó sus dedos pegados. La Inspección General de Justicia, convertida en una cárcel informativa por el actual juez triplemente K, Ernesto Kreplak tiene plazo de diez días para cumplir con el pedido  del magistrado. Hasta la dirección de la empresa era falsa. No era un médano como en la Gran Boudou pero era igualmente trucha.

La Nación revela que Lázaro recibió la friolera de 8 mil millones de pesos por los servicios prestados en obras públicas. La fuente es el propio cajero, Julio de Vido. Y en esa montaña de dinero no están incluidas las que fueron canalizadas por los gobernadores.

Son las últimas imágenes del naufragio.

Cada una de las empresas de Lázaro tiene su propia especialidad en el delito. Son las empresas que le compraron la casa de Rio Gallegos a los Kirchner a precios sobrevaluados y con papeles subfacturados, o la que le pagaron alquileres por encima del mercado a varios departamentos de los K y a las habitaciones y salones de sus hoteles que nunca utilizaron en operaciones típicas de lavado. Son tantos los delitos que uno piensa que el gran error que cometieron fue sentirse impunes, intocables, semidioses. Nunca imaginaron que la fiesta se les iba a acabar y que iban a tener que rendir cuentas a las justicia pese a todas las maniobras que hicieron para escaparse de los castigos judiciales. Un par de empresas tuvieron responsabilidad incluso en los tristemente célebres fondos de Santa Cruz que Domingo Cavallo le dio a Néstor y que el gobernador de entonces hizo desaparecer como por arte de magia. Agro Sociedad Anónima facturó las estancias que quedarán bajo el agua y deberán recibir su correspondiente indemnización cuando se terminen las represas Kirchner y Cepernic. La voracidad por el dinero y el poder empujó a los Kirchner a ir por todos los negocios. Una bulimia y una codicia casi sin antecedentes en la política desde 1983. Es lo que me gusta llamar megacorrupción de estado. Incluso aparece la compania de taxis aéreos Top Air, en uno de cuyos vuelos viajó Leonardo Fariña, el valijero que hoy está preso igual que su amigo Juan Suris acusado de narcotraficante y que también suministró facturas truchas en Bahia Blanca a la familia presidencial y a Lázaro. Son chorros de cuarta, ladronzuelos que les roban las migajas a los verdaderos ladrones de guante blanco. Son los perejiles de un supermercado repleto de dinero como el que se guardaba en las bóvedas de Lázaro que luego, por la gracia de Dios, recicló en bodega.

Báez es la persona que más rápido y con mayor dimensión se enriqueció en la administración ganada por los pinguinos.

Los muchachos de la agrupación “Lázaro Báez para la Victoria y la Fortuna de Cristina” siempre aprovecharon todas las moratorias y blanqueos. Hicieron uso y abuso de la información privilegiada y tuvieron tanto poder que pudieron desplazar a la cúpula de la AFIP que había  decidido investigarlos en serio. El estado al servicio del enriquecimiento ilícito de la familia presidencial.

Alguna vez escribí que Lazaro era el Alfredo Yabrán de los Kirchner. Un mafioso todo terreno. La única vez que tuvo que pisar tribunales presentó un escrito, estuvo dos minutos y se negó a responder preguntas. Será porque no tiene una sola respuesta creíble a semejante mentira organizada. Hay más dudas que tierra en la Patagonia. Hay mucho misterio que develar en el caso más espectacular de movilidad social ascendente de toda la historia. Lázaro Báez pasó de empleado bancario a megamillonario.  Lázaro se levantó y anduvo.

¿Quién es Lázaro? ¿Qué papel cumplió en el ladriprogresismo feudal? ¿Cómo se lo recordará cuando se cuente la historia de estos años de estafas y fractura social expuesta?

Báez no puede explicar cómo se convirtió en uno de los hombres más poderosos de la Argentina. ¿Que hizo para que le adjudicaran la mayor cantidad de obras públicas durante el kirchnerismo?

Lázaro tiene la flota más grande de vehículos del país. Una colección de autos negros de alta gama que ni la mafia napolitana. La parte más bizarra de su historia es que fue el constructor, el donante y actualmente el vigilador del faraónico mausoleo de Néstor Kirchner. Ya le dije que ese monumento a la corrupción y la desmesura es monitoreado on line por Cristina desde donde ella se encuentre. Es todo un dato. Es un mensaje clarísimo, aunque tiene su simbolismo. Según el evangelio, Lázaro de Betania ya estaba muerto y sepultado. Pero llegó Jesucristo que era su amigo y lo resucitó en un instante y con una frase: “Lázaro, levántate y anda”. Este Lázaro de estos tiempos de cólera, se parece más a otro personaje bíblico que es casi su contracara. A Poncio Pilatos, el que se lavó las manos y con ese gesto, selló la condena a muerte de Jesús. Es el símbolo del oportunismo, la vileza y la traición. Por los siglos de los siglos. Amen.
Hoy Sandro cumpliría 70 años y le quiero rendir mi humilde homenaje. Porque todos los argentinos tenemos un Sandro metido adentro de nuestra identidad. A todos nos dice algo. A todos nos despierta los recuerdos. A todos alguna vez nos expresó en nuestros sentimientos más íntimos. Queremos tanto a Sandro. En mi caso, here Sandro tiene dos momentos muy especiales. Aquel “Sandro y Los de Fuego” que desde los Sábados Circulares de Pipo Mancera hacía bailar a una juventud que empezaba a patear todos los tableros. La sensualidad de aquel muchacho arrabalero de Valentín Alsina que moviendo su pelvis como Elvis llegó a la gloria del Madison Square Garden. El día que más me conmovió fue cuando lo distinguieron en el Senado de la Nación. Recibió el premio, sildenafil lo aferró junto a su pecho y gritó: “Mami, viste donde llegó el nene”.
Nos hizo llorar a todos. Se sentía orgulloso de sus orígenes, de su barrio, “siempre voy a ser el hijo de doña Nina y de Don Vicente, el que necesitaba dos meses para ganar lo que a los 17 años yo ganaba en un rato sobre un escenario.” Así se definía. Aquel Sandro fue sembrando romanticismo en toda América y cosechó legiones de admiradores. Se convirtió en pasión de multitudes. Sin escándalos ni chismes. Atrincherado en su casa de Banfield para que le respetaran su intimidad. Todo lo que ganó se lo ganó arriba del escenario. Cantando o actuando en sus películas que ya son de culto. Ese muchacho que empezó a ganarse la vida como changarín y tornero pudo cantar en vida “no quiero que me lloren cuando me vaya a la eternidad. Quiero que me recuerden como a la misma felicidad”.
Pero en su madurez hubo otro Sandro que ratificó y multiplicó en tres generaciones su romance y lealtad con la gente. Ese que se convirtió en un fenómeno social. En un Gardel gitano. Ejerció una suerte de resistencia cultural a los tiempos light que vivimos. Hoy para muchos mercaderes del cerebro vacío el éxito es sinónimo de delgadez y juventud. Y Sandro batió todos los records de público sin ser flaco ni joven. Todo lo contrario. Entrado en kilos y en años no ocultó una cosa ni la otra. Convivió dignamente con eso. Se reía de sí mismo. Se tomaba el pelo. Movía su cuerpo con esa rosa rosa tan maravillosa para que las nenas deliraran y le tiraran sus bombachas ansiosas y les decía: “Esto que están viendo es un mezcla de ridículo y milagro”. Y era verdad.
Todos somos una mezcla de ridículo y milagro cuando nos despojamos de todas las caretas y los disfraces y nos quedamos desnudos frente al espejo de nuestra propia conciencia. Todos somos tan ridículos como milagrosos. Pero es así la vida cuando se valora lo auténtico y se sabe que no hay plástico ni siliconas que garanticen la juventud eterna. Hoy todo es rapidito, liviano y por arriba. Relaciones humanas fugaces porque no hay tiempo para nada. Intercambios de bajas calorías. Finamente gasificados. Hay una cultura de la raspadita. Del clip, del pensamiento tuitero de 140 caracteres, del videogame y del chat. No se lo que quiero pero lo quiero ya. Todo se sobrevuela. Sandro representó todo lo contrario. La profundidad de las cosas. La intensidad que desprecia lo efímero. Aquel tocadisco Winco para enfrentar la banalidad del mal. Hoy que las modelos son modelo se puede decir que el dio batalla a lo insípido y a lo incoloro, que prefería las flores a los Ipad y las velas a las leds. Es que siempre fue rebelde y peleó por ser cada vez más auténtico.

Sandro fue un estandarte en defensa de las cosas más profundas de la vida. Tan profundas que muchos presuntos piolas creían que eran grasas, antiguas o cursis.
¿Desde cuándo es cursi llorar por el amor de una mujer? ¿Desde cuándo es antiguo el juego maravilloso de la seducción? ¿Quién es el marciano que dijo que es grasa susurrarle te quiero a una mujer? Sandro rompe con esa mentira noventista de que es más importante tener y parecer que ser. Era un divo pero actuaba como el muchacho de barrio que llegó. En uno de sus espectáculos habló de recuperar el almacén de las cosas perdidas. Es la revalorización de lo simple, de la emoción y la sensibilidad. Ahora se convertirá en mito. O en leyenda. Pero Sandro es un sentimiento. Roberto Sánchez vive eterno en el corazón de sus nenas. Volverá y será millones como todos los ídolos populares. Decía que la gente solo quería un poco de aire fresco. Y tenía razón.
Hoy Sandro cumpliría 70 años y le quiero rendir mi humilde homenaje. Porque todos los argentinos tenemos un Sandro metido adentro de nuestra identidad. A todos nos dice algo. A todos nos despierta los recuerdos. A todos alguna vez nos expresó en nuestros sentimientos más íntimos. Queremos tanto a Sandro. En mi caso, unhealthy Sandro tiene dos momentos muy especiales. Aquel “Sandro y Los de Fuego” que desde los Sábados Circulares de Pipo Mancera hacía bailar a una juventud que empezaba a patear todos los tableros. La sensualidad de aquel muchacho arrabalero de Valentín Alsina que moviendo su pelvis como Elvis llegó a la gloria del Madison Square Garden. El día que más me conmovió fue cuando lo distinguieron en el Senado de la Nación. Recibió el premio, unhealthy lo aferró junto a su pecho y gritó: “Mami, diagnosis viste donde llegó el nene”.
Nos hizo llorar a todos. Se sentía orgulloso de sus orígenes, de su barrio, “siempre voy a ser el hijo de doña Nina y de Don Vicente, el que necesitaba dos meses para ganar lo que a los 17 años yo ganaba en un rato sobre un escenario.” Así se definía. Aquel Sandro fue sembrando romanticismo en toda América y cosechó legiones de admiradores. Se convirtió en pasión de multitudes. Sin escándalos ni chismes. Atrincherado en su casa de Banfield para que le respetaran su intimidad. Todo lo que ganó se lo ganó arriba del escenario. Cantando o actuando en sus películas que ya son de culto. Ese muchacho que empezó a ganarse la vida como changarín y tornero pudo cantar en vida “no quiero que me lloren cuando me vaya a la eternidad. Quiero que me recuerden como a la misma felicidad”.
Pero en su madurez hubo otro Sandro que ratificó y multiplicó en tres generaciones su romance y lealtad con la gente. Ese que se convirtió en un fenómeno social. En un Gardel gitano. Ejerció una suerte de resistencia cultural a los tiempos light que vivimos. Hoy para muchos mercaderes del cerebro vacío el éxito es sinónimo de delgadez y juventud. Y Sandro batió todos los records de público sin ser flaco ni joven. Todo lo contrario. Entrado en kilos y en años no ocultó una cosa ni la otra. Convivió dignamente con eso. Se reía de sí mismo. Se tomaba el pelo. Movía su cuerpo con esa rosa rosa tan maravillosa para que las nenas deliraran y le tiraran sus bombachas ansiosas y les decía: “Esto que están viendo es un mezcla de ridículo y milagro”. Y era verdad.
Todos somos una mezcla de ridículo y milagro cuando nos despojamos de todas las caretas y los disfraces y nos quedamos desnudos frente al espejo de nuestra propia conciencia. Todos somos tan ridículos como milagrosos. Pero es así la vida cuando se valora lo auténtico y se sabe que no hay plástico ni siliconas que garanticen la juventud eterna. Hoy todo es rapidito, liviano y por arriba. Relaciones humanas fugaces porque no hay tiempo para nada. Intercambios de bajas calorías. Finamente gasificados. Hay una cultura de la raspadita. Del clip, del pensamiento tuitero de 140 caracteres, del videogame y del chat. No se lo que quiero pero lo quiero ya. Todo se sobrevuela. Sandro representó todo lo contrario. La profundidad de las cosas. La intensidad que desprecia lo efímero. Aquel tocadisco Winco para enfrentar la banalidad del mal. Hoy que las modelos son modelo se puede decir que el dio batalla a lo insípido y a lo incoloro, que prefería las flores a los Ipad y las velas a las leds. Es que siempre fue rebelde y peleó por ser cada vez más auténtico.

Sandro fue un estandarte en defensa de las cosas más profundas de la vida. Tan profundas que muchos presuntos piolas creían que eran grasas, antiguas o cursis.
¿Desde cuándo es cursi llorar por el amor de una mujer? ¿Desde cuándo es antiguo el juego maravilloso de la seducción? ¿Quién es el marciano que dijo que es grasa susurrarle te quiero a una mujer? Sandro rompe con esa mentira noventista de que es más importante tener y parecer que ser. Era un divo pero actuaba como el muchacho de barrio que llegó. En uno de sus espectáculos habló de recuperar el almacén de las cosas perdidas. Es la revalorización de lo simple, de la emoción y la sensibilidad. Ahora se convertirá en mito. O en leyenda. Pero Sandro es un sentimiento. Roberto Sánchez vive eterno en el corazón de sus nenas. Volverá y será millones como todos los ídolos populares. Decía que la gente solo quería un poco de aire fresco. Y tenía razón.
Según los irresponsables que nos gobiernan, decease vamos rumbo a la desocupación cero. Es tan grande el nivel de autoengaño que varios funcionarios se creen sus propias mentiras. No hay dudas, clinic según todos los estudios serios, que este modelo hace años que no crece y que no genera empleo en blanco. Ayer hablamos con Agustín Salvia y reveló que el trabajo en negro ya llega al 45%, un verdadero despropósito. Mientras los ministros Axel Kicillof y Carlos Tomada festejan lo que no hay que festejar sobre una presunta baja de la desocupación nos enteramos gracias al coordinador del Observatorio de la Deuda Social de la UCA que todas las noticias reales son malas para la Argentina en general y para los más pobres en particular. Las mediciones que se hacen son igualmente truchas que las de la inflación. El desempleo real es del 8,7% y hay más de un 11 % de empleo de alta indigencia lo que lleva al porcentaje de la desocupación real al 20%, cosa que se puede comprobar con un poco de sentido común y sin las anteojeras del fanatismo partidario. La única realidad es que no bajó el desempleo. Bajó la cantidad de hermanos argentinos que bajan los brazos, que desilusionados y angustiados dejaron de buscar trabajo. El dato es para redoblar la preocupación y sin embargo el colorado Kicillof sin ponerse colorado levanta el dedito y dicta cátedra chicaneando que no se trata de un milagro ni de magia. Dice que son logros del esfuerzo y del modelo productivo de Cristina. Por favor…

Parece mentira que celebren con euforia hasta las derrotas. Parece mentira que se mientan y nos mientan tanto. Como la mentira tiene patas cortas no llega ni a la esquina. Y las falsedades del relato se hacen una bola de nieve que los hace caer en el ridículo que es el único lugar del que no se vuelve. Por eso fueron capaces de anunciar que el Chaco tiene desocupación cero. Es de un caradurismo humillante para el pueblo. Solo basta recorrer las calles de la provincia para darse cuenta que eso es un delirio. El feudo de Jorge Capitanich tiene una tasa de empleo de apenas el 29% cuando el promedio nacional es casi del 41%. Y en su momento denunciamos el drama de la mortalidad infantil y la desnutrición.  Una vergüenza.

A veces me pregunto si los equivocados no seremos nosotros. Los que apostamos a que el estado sea promotor de un trabajo genuino que lleve dignidad e igualdad de oportunidades a los argentinos más necesitados. A veces me pregunto si estos funcionarios del cristinato no se están aprovechando demasiado de la situación. Lo digo porque en donde parece que la desocupación realmente llegó a cero es entre los parientes y amigos de los Kirchner y sus cómplices. Ellos no tienen problemas en conseguir trabajo. No se les cae la cara de vergüenza a la hora de nombrar hijos, sobrinos, hermanos, esposas y hasta amantes como empleados públicos de alta remuneración y de inexistente concurso. A las pruebas me remito. El caso que más ruido hizo en los últimos días fue la designación de la hija del ministro Agustín Rossi como directora del Banco Nación sin tener ni un minuto de experiencia en el mundo bancario. Pero la lista es interminable. Algunos capangas tienen a todos sus hijos conchabados en el estado con sueldos que pagamos todos los argentinos. Carlos Zannini y Luis D’Elía por ejemplo no tienen problemas de desocupación en sus familias. ¿Tan talentosos y capaces son los cuatro hijos y algún yerno también, para que todos tengan que prestar sus servicios al estado? Esto se llama nepotismo. La dedocracia llevada a su máxima expresión. Trabajo para todas y todos los integrantes de la familia. Portación de apellido para parientes de Cristina, Alicia y Máximo Kirchner. El record mundial lo batió Carlos Liuzzi, el lugarteniente de Zannini que tiene que rendir cuentas a la justicia por otros temas pero que logró meter 22 parientes en el gobierno. Una verdadera agencia de colocaciones. Parrilli se ocupó de ocupar a sus dos hijas y una sobrina, Aníbal convocó a Silvina, su esposa, Daniel Scioli a su cuñada, Larroque a su hermana, Wado de Pedro a su hermano de crianza, De Vido a su hermano, una hija y otro hijo que luego se dedicó a negocios mucho más rentables, usted me entiende, ¿no? Pero hay más parientes para este boletín. Dos hermanos de Randazzo, la esposa de Julián Alvarez, el hijo de Giorgi la mala, la hija del canciller Timerman y eso que su familia es megamillonaria. Tal vez me equivoco y trabajen como una manera de devolverle algo al pueblo y no cobren sueldo. Pero no lo se.

También tenemos al hijo de Teresa Parodi que no se llama Pedro Canoero y hasta la hija de Pichetto entre otros.  La lista sigue pero no quiero cansarlos. Rocío García la esposa de Máximo y la madre del nieto presidencial también tiene su puesto en Rio Gallegos. Es que ellos están desesperados por ayudar a la gente y lograr la verdadera emancipación nacional. Hasta el multiprocesado Ricardo Jaime había colocado a su ex esposa y su hermano Daniel ganó alguna que otra licitación.

Lo que quiero decir es que entre ellos si lograron la desocupación cero. Primero la familia, primero se empieza por casa. Cometen delitos como el tráfico de influencias, el acomodo, el incumplimiento de los deberes de funcionario público y hasta la malversación de caudales en muchos casos. Perón decía que primero está la patria. En los últimos 12 años primero estuvo el estado concebido como un botín de guerra a repartir. El estado fue convertido en propiedad de la casta gobernante. Es un club de amigos, socios y cómplices de la familia Kirchner.

En dos palabras: desocupación cero para ellos. Para los enemigos, ni justicia.
Según los irresponsables que nos gobiernan, ailment vamos rumbo a la desocupación cero. Es tan grande el nivel de autoengaño que varios funcionarios se creen sus propias mentiras. No hay dudas, según todos los estudios serios, que este modelo hace años que no crece y que no genera empleo en blanco. Ayer hablamos con Agustín Salvia y reveló que el trabajo en negro ya llega al 45%, un verdadero despropósito. Mientras los ministros Axel Kicillof y Carlos Tomada festejan lo que no hay que festejar sobre una presunta baja de la desocupación nos enteramos gracias al coordinador del Observatorio de la Deuda Social de la UCA que todas las noticias reales son malas para la Argentina en general y para los más pobres en particular. Las mediciones que se hacen son igualmente truchas que las de la inflación. El desempleo real es del 8,7% y hay más de un 11 % de empleo de alta indigencia lo que lleva al porcentaje de la desocupación real al 20%, cosa que se puede comprobar con un poco de sentido común y sin las anteojeras del fanatismo partidario. La única realidad es que no bajó el desempleo. Bajó la cantidad de hermanos argentinos que bajan los brazos, que desilusionados y angustiados dejaron de buscar trabajo. El dato es para redoblar la preocupación y sin embargo el colorado Kicillof sin ponerse colorado levanta el dedito y dicta cátedra chicaneando que no se trata de un milagro ni de magia. Dice que son logros del esfuerzo y del modelo productivo de Cristina. Por favor…

Parece mentira que celebren con euforia hasta las derrotas. Parece mentira que se mientan y nos mientan tanto. Como la mentira tiene patas cortas no llega ni a la esquina. Y las falsedades del relato se hacen una bola de nieve que los hace caer en el ridículo que es el único lugar del que no se vuelve. Por eso fueron capaces de anunciar que el Chaco tiene desocupación cero. Es de un caradurismo humillante para el pueblo. Solo basta recorrer las calles de la provincia para darse cuenta que eso es un delirio. El feudo de Jorge Capitanich tiene una tasa de empleo de apenas el 29% cuando el promedio nacional es casi del 41%. Y en su momento denunciamos el drama de la mortalidad infantil y la desnutrición.  Una vergüenza.

A veces me pregunto si los equivocados no seremos nosotros. Los que apostamos a que el estado sea promotor de un trabajo genuino que lleve dignidad e igualdad de oportunidades a los argentinos más necesitados. A veces me pregunto si estos funcionarios del cristinato no se están aprovechando demasiado de la situación. Lo digo porque en donde parece que la desocupación realmente llegó a cero es entre los parientes y amigos de los Kirchner y sus cómplices. Ellos no tienen problemas en conseguir trabajo. No se les cae la cara de vergüenza a la hora de nombrar hijos, sobrinos, hermanos, esposas y hasta amantes como empleados públicos de alta remuneración y de inexistente concurso. A las pruebas me remito. El caso que más ruido hizo en los últimos días fue la designación de la hija del ministro Agustín Rossi como directora del Banco Nación sin tener ni un minuto de experiencia en el mundo bancario. Pero la lista es interminable. Algunos capangas tienen a todos sus hijos conchabados en el estado con sueldos que pagamos todos los argentinos. Carlos Zannini y Luis D’Elía por ejemplo no tienen problemas de desocupación en sus familias. ¿Tan talentosos y capaces son los cuatro hijos y algún yerno también, para que todos tengan que prestar sus servicios al estado? Esto se llama nepotismo. La dedocracia llevada a su máxima expresión. Trabajo para todas y todos los integrantes de la familia. Portación de apellido para parientes de Cristina, Alicia y Máximo Kirchner. El record mundial lo batió Carlos Liuzzi, el lugarteniente de Zannini que tiene que rendir cuentas a la justicia por otros temas pero que logró meter 22 parientes en el gobierno. Una verdadera agencia de colocaciones. Parrilli se ocupó de ocupar a sus dos hijas y una sobrina, Aníbal convocó a Silvina, su esposa, Daniel Scioli a su cuñada, Larroque a su hermana, Wado de Pedro a su hermano de crianza, De Vido a su hermano, una hija y otro hijo que luego se dedicó a negocios mucho más rentables, usted me entiende, ¿no? Pero hay más parientes para este boletín. Dos hermanos de Randazzo, la esposa de Julián Alvarez, el hijo de Giorgi la mala, la hija del canciller Timerman y eso que su familia es megamillonaria. Tal vez me equivoco y trabajen como una manera de devolverle algo al pueblo y no cobren sueldo. Pero no lo se.

También tenemos al hijo de Teresa Parodi que no se llama Pedro Canoero y hasta la hija de Pichetto entre otros.  La lista sigue pero no quiero cansarlos. Rocío García la esposa de Máximo y la madre del nieto presidencial también tiene su puesto en Rio Gallegos. Es que ellos están desesperados por ayudar a la gente y lograr la verdadera emancipación nacional. Hasta el multiprocesado Ricardo Jaime había colocado a su ex esposa y su hermano Daniel ganó alguna que otra licitación.

Lo que quiero decir es que entre ellos si lograron la desocupación cero. Primero la familia, primero se empieza por casa. Cometen delitos como el tráfico de influencias, el acomodo, el incumplimiento de los deberes de funcionario público y hasta la malversación de caudales en muchos casos. Perón decía que primero está la patria. En los últimos 12 años primero estuvo el estado concebido como un botín de guerra a repartir. El estado fue convertido en propiedad de la casta gobernante. Es un club de amigos, socios y cómplices de la familia Kirchner.

En dos palabras: desocupación cero para ellos. Para los enemigos, ni justicia.
Cristina ayer se dio todos los gustos. No se privó de nada. Habló hasta  por los codos y durante casi tres horas pegó cachetazos a todos y todas con un tono revanchista, look casi de venganza. Durante la cadena nacional y después en los patios internos se dedicó simbólicamente a cortar la cabeza de todos los que por algún motivo no se arrodillan en el altar de sus órdenes.

A Mauricio Macri lo acusó de haber sido parte del golpe de mercado que derrocó a Raúl Alfonsín, purchase del contrabando de autos de Sevel y del negociado de las cloacas de Morón. Todas cosas que se le adjudican a su padre Franco Macri quien hasta hace muy poco expresaba sus simpatías por el gobierno de Cristina.

A Elisa Carrió la acusó copiando los mismos argumentos que había utilizado el sciolista Alberto Fazio: no está loca ni mal medicada, discount recibe instrucciones de la derecha norteamericana.

En una noche muy antimperialista Cristina responsabilizó como en los viejos tiempos a la CIA de utilizar los cacerolazos y a los medios y la justicia para fomentar golpes de estado contra los gobiernos populistas de la región.

A María Eugenia Vidal le colgó el cartelito de obscena y responsable por disfrazarse de lluvia para ir a ver a los pobres inundados y buscar sacar una ventaja política con eso. Justo la presidenta que se la pasa utilizando el estado para hacer propaganda de sus candidatos. Ayer mismo hizo teleconferencias con tres distritos que se mostraron muy complicados el 9 de agosto: Bahía Blanca, donde ganó Macri y Tres de Febrero y Malvinas Argentinas en donde Hugo Curto ganó por un centímetro pero puede perder y donde Jesús Cariglino perdió por poco pero puede ganar. Y si quiere hablar de la utilización de la tragedia de los inundados que se fije en los funcionarios que fueron a ayudar con la pechera de La Cámpora. Sus soldados lo pueden hacer pero María Eugenia Vidal no?

A varios de los empresarios más importantes de Argentina les reservó sus burlas, sus chicanas cuando comentó las acciones que el estado tenía en su poder y que eso, los convertían en socios de Paolo Rocca, Jorge Brito y Eduardo Eurnekian, entre otros. Traviesa Cristina no se animó a nombrar a Lázaro Báez y apenas mencionó a su emporio, Austral Construcciones. Habló de Capitalismo de enemigos porque según ella las grandes empresas le jugaron en contra y tuvo amnesia respecto de la estrecha relación que la une con Electroingeniería. El anuncio que hizo sobre la ley para crear una nueva agencia que unifique todas las acciones en manos de la Anses estuvo acompañado de una sentencia insólita:” para que nadie pueda disponer alegremente del patrimonio de los argentinos”. Lo dijo mirando la paja en el ojo ajeno sin ver la viga en el propio. Justo Cristina que ha utilizado alegremente el patrimonio de los argentinos con aviones que le llevaban los diarios a Calafate, con los beneficios que les entregó Cavallo por haber apoyado la privatización de YPF, con esos fondos que alegremente Néstor Kirchner hizo desaparecer de los libros contables de la provincia de Santa Cruz.

Criticó las presuntas campañas sucias cuando el kirchnerismo fue el principal promotor de esas degradaciones y tanto Enrique Olivera como Francisco de Narváez y Luis Juez, entre otros, lo padecieron en carne propia.

Cuando habló de la demagogia del salariazo y la revolución productiva fue too much. Fustigó a los que quieren volver a los 90 cuando ella y su esposo compartieron en siete oportunidades la boleta electoral con Carlos Menem.

Y como si esto fuera poco defendió a Milagro Sala con las mentiras que le acercó la violenta comandante de la Tupac Amaru. El joven asesinado quiso estudiar y las escuelas son manejadas por esa organización con fondos del gobierno nacional. Para eso lo obligaron a que se afiliara al partido de Milagro Sala pero su corazón y militancia estaba con la Uni{on Cívica Radical. Chavismo de la peor calaña. Desde el balazo que le metieron por la espalda a Ariel, tanto el gobernador Fellner como Milagro mantuvieron un sospecho silencio y no reclamaron jamás el esclarecimiento del crimen. Cristina fue la que premió con cataratas de dinero a Milagro Sala y la colocó en las listas de diputados al Parlasur. La agrupación mafiosa que ostenta armas y estructura militarizada tiene paralizada de terror a parte de los jujeños. Cristina también dijo que Gerardo Morales era una mala persona, acusación que ella misma recibe incluso de sus recientes compañeros. Hubo muchas mentiras y ocultamientos. Dijo que la tasa de desocupación de 6,6% es la menor desde 1991 cuando ayer comprobamos que eso no es cierto. Cristina oculta pobres y desocupados bajo la alfombra.

Y como si esto fuera poco, la presidenta acusó de comportarse como Gata Flora a los que no le rinden pleitesía. El gataflorismo es acusar a alguien de gritar cuando se la ponen y de llorar cuando se la sacan. Por momentos pensé que en gran parte de su discurso, Cristina se estaba mirando al espejo y descubría y proyectaba sobre los demás sus propias torpezas.

Mientras tanto la presidenta hace uso y abuso de la cadena nacional y siembra vientos porque le pega cachetazos a todos y a todas. Tal vez por eso, Cristina cosecha tantas tempestades.
Cristina ayer se dio todos los gustos. No se privó de nada. Habló hasta  por los codos y durante casi tres horas pegó cachetazos a todos y todas con un tono revanchista, pills casi de venganza. Durante la cadena nacional y después en los patios internos se dedicó simbólicamente a cortar la cabeza de todos los que por algún motivo no se arrodillan en el altar de sus órdenes.

A Mauricio Macri lo acusó de haber sido parte del golpe de mercado que derrocó a Raúl Alfonsín, and del contrabando de autos de Sevel y del negociado de las cloacas de Morón. Todas cosas que se le adjudican a su padre Franco Macri quien hasta hace muy poco expresaba sus simpatías por el gobierno de Cristina.

A Elisa Carrió la acusó copiando los mismos argumentos que había utilizado el sciolista Alberto Fazio: no está loca ni mal medicada, recibe instrucciones de la derecha norteamericana.

En una noche muy antimperialista Cristina responsabilizó como en los viejos tiempos a la CIA de utilizar los cacerolazos y a los medios y la justicia para fomentar golpes de estado contra los gobiernos populistas de la región.

A María Eugenia Vidal le colgó el cartelito de obscena y responsable por disfrazarse de lluvia para ir a ver a los pobres inundados y buscar sacar una ventaja política con eso. Justo la presidenta que se la pasa utilizando el estado para hacer propaganda de sus candidatos. Ayer mismo hizo teleconferencias con tres distritos que se mostraron muy complicados el 9 de agosto: Bahía Blanca, donde ganó Macri y Tres de Febrero y Malvinas Argentinas en donde Hugo Curto ganó por un centímetro pero puede perder y donde Jesús Cariglino perdió por poco pero puede ganar. Y si quiere hablar de la utilización de la tragedia de los inundados que se fije en los funcionarios que fueron a ayudar con la pechera de La Cámpora. Sus soldados lo pueden hacer pero María Eugenia Vidal no?

A varios de los empresarios más importantes de Argentina les reservó sus burlas, sus chicanas cuando comentó las acciones que el estado tenía en su poder y que eso, los convertían en socios de Paolo Rocca, Jorge Brito y Eduardo Eurnekian, entre otros. Traviesa Cristina no se animó a nombrar a Lázaro Báez y apenas mencionó a su emporio, Austral Construcciones. Habló de Capitalismo de enemigos porque según ella las grandes empresas le jugaron en contra y tuvo amnesia respecto de la estrecha relación que la une con Electroingeniería. El anuncio que hizo sobre la ley para crear una nueva agencia que unifique todas las acciones en manos de la Anses estuvo acompañado de una sentencia insólita:” para que nadie pueda disponer alegremente del patrimonio de los argentinos”. Lo dijo mirando la paja en el ojo ajeno sin ver la viga en el propio. Justo Cristina que ha utilizado alegremente el patrimonio de los argentinos con aviones que le llevaban los diarios a Calafate, con los beneficios que les entregó Cavallo por haber apoyado la privatización de YPF, con esos fondos que alegremente Néstor Kirchner hizo desaparecer de los libros contables de la provincia de Santa Cruz.

Criticó las presuntas campañas sucias cuando el kirchnerismo fue el principal promotor de esas degradaciones y tanto Enrique Olivera como Francisco de Narváez y Luis Juez, entre otros, lo padecieron en carne propia.

Cuando habló de la demagogia del salariazo y la revolución productiva fue too much. Fustigó a los que quieren volver a los 90 cuando ella y su esposo compartieron en siete oportunidades la boleta electoral con Carlos Menem.

Y como si esto fuera poco defendió a Milagro Sala con las mentiras que le acercó la violenta comandante de la Tupac Amaru. El joven asesinado quiso estudiar y las escuelas son manejadas por esa organización con fondos del gobierno nacional. Para eso lo obligaron a que se afiliara al partido de Milagro Sala pero su corazón y militancia estaba con la Uni{on Cívica Radical. Chavismo de la peor calaña. Desde el balazo que le metieron por la espalda a Ariel, tanto el gobernador Fellner como Milagro mantuvieron un sospecho silencio y no reclamaron jamás el esclarecimiento del crimen. Cristina fue la que premió con cataratas de dinero a Milagro Sala y la colocó en las listas de diputados al Parlasur. La agrupación mafiosa que ostenta armas y estructura militarizada tiene paralizada de terror a parte de los jujeños. Cristina también dijo que Gerardo Morales era una mala persona, acusación que ella misma recibe incluso de sus recientes compañeros. Hubo muchas mentiras y ocultamientos. Dijo que la tasa de desocupación de 6,6% es la menor desde 1991 cuando ayer comprobamos que eso no es cierto. Cristina oculta pobres y desocupados bajo la alfombra.

Y como si esto fuera poco, la presidenta acusó de comportarse como Gata Flora a los que no le rinden pleitesía. El gataflorismo es acusar a alguien de gritar cuando se la ponen y de llorar cuando se la sacan. Por momentos pensé que en gran parte de su discurso, Cristina se estaba mirando al espejo y descubría y proyectaba sobre los demás sus propias torpezas.

Mientras tanto la presidenta hace uso y abuso de la cadena nacional y siembra vientos porque le pega cachetazos a todos y a todas. Tal vez por eso, Cristina cosecha tantas tempestades.
Hoy los argentinos tenemos una sonrisa menos y un agujero negro más en el alma. La muerte de Daniel Rabinovich nos duele en todo el cuerpo porque era un argentino genial en sus capacidades musicales, illness discount humorísticas y personales. Amigo de Serrat, web del Negro Fontanarrosa, here y de Magdalena fue un admirador de Raúl Alfonsín y un defensor permanente de la democracia, la libertad y los derechos humanos. Tuvo la generosidad de presentar mi libro anterior y leer un texto que yo había escrito sobre el desgarro de la AMIA. Daniel, tenía la estatura intelectual suficiente para componer melodías, parir letras y carcajadas y sentarse a escribir literatura que tal vez, era lo que más disfrutaba junto con los asaditos y jugar al dominó. Con Jorge Guinzburg y Tato Bores tal vez se diputen en el cielo de la alegría el título de haber sido el Woody Allen argentino.

Una vez en un café me confesó que habían invitado a Les Luthiers al festival de Cosquin y que eso le despertaba más temor que actuar en el Colón como lo hicieron varias veces. Yo me atreví a decirle que la Plaza Próspero Molina se iba a poner de pié para aplaudirlos y rendirles homenaje a su talento tan argentino y que tan bien pintaba su aldea. Casi le rogué que aceptaran treparse al escenario Atahualpa Yupanqui. Sabía además del amor de Daniel y sus compañeros por el folcklore. Muchas veces se dieron el gusto de cantar nuestra música criolla en serio y en broma. Un día me llamó por teléfono y me dijo que me querían invitar a compartir desde el escenario su actuación en Cosquín. Jamás olvidaré aquel espectáculo maravilloso que yo observaba tras bambalinas. Yo miraba de frente a esas 12 mil personas que desbordaron las localidades y las espaldas de los maestros del humor de calidad que jamás cayó en la grosería ni el golpe bajo. Ellos estaban con sus ponchos blancos, felices entre las chacareras y las vidalas. La primera vez que hablé con el fue por teléfono. Llamó a la radio y me dijo cuatro palabras: “Que huevos que tenés”. Yo acababa de decir una columna fuerte y descarnada contra algún gobernante.

Daniel Rabinovich fue una de las personas más inteligentes que conocí en mi vida. Fue una pieza clave de Les Luthiers.

Ellos podrían haberse quedado en el humor inteligente para pocos, en el elitismo culturoso. En esa actitud de algunos presuntos intelectuales que se creen que mientras menos gente va a verlos más geniales son. Nunca fueron sectarios ni excluyentes. Supe como llenaron la cancha de fútbol del Sevilla en España y de esa vocación por buscar la felicidad del pueblo a través de la risa. Uno sabe que Daniel  volverá y será millones de carcajadas.
La ética fue el soporte para ejercer su tarea creativa. Ganaron todo el dinero que se merecen por su trabajo, pero nunca cedieron a la tentación de la máquina de chorizos, de caer en el mercantilismo trucho que todo lo traduce a dólares y destruye el arte. Se respetaron a si mismos y nos respetaron a nosotros.

Tenían una ley interna que era sagrada: la ley del no jodás que se basa en el principio de la incomodidad respetable. Un teorema científico que dice así: cuando a alguno le jode demasiado que lo jodamos un poco no lo jodamos ni siquiera un poco porque sería joderlo demasiado. Brillantes brillaron en el Lincoln Center de Nueva York. Me pongo de pié para nombrarlos, y darles mi pésame queridos Luthiers: Carlos Nuñez Cortes, Carlos López Puccio, Jorge Maronna, Marcos Mundstock y Daniel Rabinovich que en paz descanse. Querido Daniel, ya te estamos  extrañando. Un abrazo inmenso y hasta siempre.
Hoy los argentinos tenemos una sonrisa menos y un agujero negro más en el alma. La muerte de Daniel Rabinovich nos duele en todo el cuerpo porque era un argentino genial en sus capacidades musicales, nurse humorísticas y personales. Amigo de Serrat, medicine del Negro Fontanarrosa, y de Magdalena fue un admirador de Raúl Alfonsín y un defensor permanente de la democracia, la libertad y los derechos humanos. Tuvo la generosidad de presentar mi libro anterior y leer un texto que yo había escrito sobre el desgarro de la AMIA. Daniel, tenía la estatura intelectual suficiente para componer melodías, parir letras y carcajadas y sentarse a escribir literatura que tal vez, era lo que más disfrutaba junto con los asaditos y jugar al dominó. Con Jorge Guinzburg y Tato Bores tal vez se diputen en el cielo de la alegría el título de haber sido el Woody Allen argentino.

Una vez en un café me confesó que habían invitado a Les Luthiers al festival de Cosquin y que eso le despertaba más temor que actuar en el Colón como lo hicieron varias veces. Yo me atreví a decirle que la Plaza Próspero Molina se iba a poner de pié para aplaudirlos y rendirles homenaje a su talento tan argentino y que tan bien pintaba su aldea. Casi le rogué que aceptaran treparse al escenario Atahualpa Yupanqui. Sabía además del amor de Daniel y sus compañeros por el folcklore. Muchas veces se dieron el gusto de cantar nuestra música criolla en serio y en broma. Un día me llamó por teléfono y me dijo que me querían invitar a compartir desde el escenario su actuación en Cosquín. Jamás olvidaré aquel espectáculo maravilloso que yo observaba tras bambalinas. Yo miraba de frente a esas 12 mil personas que desbordaron las localidades y las espaldas de los maestros del humor de calidad que jamás cayó en la grosería ni el golpe bajo. Ellos estaban con sus ponchos blancos, felices entre las chacareras y las vidalas. La primera vez que hablé con el fue por teléfono. Llamó a la radio y me dijo cuatro palabras: “Que huevos que tenés”. Yo acababa de decir una columna fuerte y descarnada contra algún gobernante.

Daniel Rabinovich fue una de las personas más inteligentes que conocí en mi vida. Fue una pieza clave de Les Luthiers.

Ellos podrían haberse quedado en el humor inteligente para pocos, en el elitismo culturoso. En esa actitud de algunos presuntos intelectuales que se creen que mientras menos gente va a verlos más geniales son. Nunca fueron sectarios ni excluyentes. Supe como llenaron la cancha de fútbol del Sevilla en España y de esa vocación por buscar la felicidad del pueblo a través de la risa. Uno sabe que Daniel  volverá y será millones de carcajadas.
La ética fue el soporte para ejercer su tarea creativa. Ganaron todo el dinero que se merecen por su trabajo, pero nunca cedieron a la tentación de la máquina de chorizos, de caer en el mercantilismo trucho que todo lo traduce a dólares y destruye el arte. Se respetaron a si mismos y nos respetaron a nosotros.

Tenían una ley interna que era sagrada: la ley del no jodás que se basa en el principio de la incomodidad respetable. Un teorema científico que dice así: cuando a alguno le jode demasiado que lo jodamos un poco no lo jodamos ni siquiera un poco porque sería joderlo demasiado. Brillantes brillaron en el Lincoln Center de Nueva York. Me pongo de pié para nombrarlos, y darles mi pésame queridos Luthiers: Carlos Nuñez Cortes, Carlos López Puccio, Jorge Maronna, Marcos Mundstock y Daniel Rabinovich que en paz descanse. Querido Daniel, ya te estamos  extrañando. Un abrazo inmenso y hasta siempre.
Hoy los argentinos tenemos una sonrisa menos y un agujero negro más en el alma. La muerte de Daniel Rabinovich nos duele en todo el cuerpo porque era un argentino genial en sus capacidades musicales, sovaldi humorísticas y personales. Amigo de Serrat, unhealthy del Negro Fontanarrosa, medical y de Magdalena fue un admirador de Raúl Alfonsín y un defensor permanente de la democracia, la libertad y los derechos humanos. Tuvo la generosidad de presentar mi libro anterior y leer un texto que yo había escrito sobre el desgarro de la AMIA. Daniel, tenía la estatura intelectual suficiente para componer melodías, parir letras y carcajadas y sentarse a escribir literatura que tal vez, era lo que más disfrutaba junto con los asaditos y jugar al dominó. Con Jorge Guinzburg y Tato Bores tal vez se diputen en el cielo de la alegría el título de haber sido el Woody Allen argentino.

Una vez en un café me confesó que habían invitado a Les Luthiers al festival de Cosquin y que eso le despertaba más temor que actuar en el Colón como lo hicieron varias veces. Yo me atreví a decirle que la Plaza Próspero Molina se iba a poner de pié para aplaudirlos y rendirles homenaje a su talento tan argentino y que tan bien pintaba su aldea. Casi le rogué que aceptaran treparse al escenario Atahualpa Yupanqui. Sabía además del amor de Daniel y sus compañeros por el folcklore. Muchas veces se dieron el gusto de cantar nuestra música criolla en serio y en broma. Un día me llamó por teléfono y me dijo que me querían invitar a compartir desde el escenario su actuación en Cosquín. Jamás olvidaré aquel espectáculo maravilloso que yo observaba tras bambalinas. Yo miraba de frente a esas 12 mil personas que desbordaron las localidades y las espaldas de los maestros del humor de calidad que jamás cayó en la grosería ni el golpe bajo. Ellos estaban con sus ponchos blancos, felices entre las chacareras y las vidalas. La primera vez que hablé con el fue por teléfono. Llamó a la radio y me dijo cuatro palabras: “Que huevos que tenés”. Yo acababa de decir una columna fuerte y descarnada contra algún gobernante.

Daniel Rabinovich fue una de las personas más inteligentes que conocí en mi vida. Fue una pieza clave de Les Luthiers.

Ellos podrían haberse quedado en el humor inteligente para pocos, en el elitismo culturoso. En esa actitud de algunos presuntos intelectuales que se creen que mientras menos gente va a verlos más geniales son. Nunca fueron sectarios ni excluyentes. Supe como llenaron la cancha de fútbol del Sevilla en España y de esa vocación por buscar la felicidad del pueblo a través de la risa. Uno sabe que Daniel  volverá y será millones de carcajadas.
La ética fue el soporte para ejercer su tarea creativa. Ganaron todo el dinero que se merecen por su trabajo, pero nunca cedieron a la tentación de la máquina de chorizos, de caer en el mercantilismo trucho que todo lo traduce a dólares y destruye el arte. Se respetaron a si mismos y nos respetaron a nosotros.

Tenían una ley interna que era sagrada: la ley del no jodás que se basa en el principio de la incomodidad respetable. Un teorema científico que dice así: cuando a alguno le jode demasiado que lo jodamos un poco no lo jodamos ni siquiera un poco porque sería joderlo demasiado. Brillantes brillaron en el Lincoln Center de Nueva York. Me pongo de pié para nombrarlos, y darles mi pésame queridos Luthiers: Carlos Nuñez Cortes, Carlos López Puccio, Jorge Maronna, Marcos Mundstock y Daniel Rabinovich que en paz descanse. Querido Daniel, ya te estamos  extrañando. Un abrazo inmenso y hasta siempre.
El asesinato de un joven militante del radicalismo desnudó en toda su dimensión el terror mafioso y la impunidad que instaló en Jujuy, store  Milagro Sala, shop  la patrona del mal. No es la primera vez que ocurren estas calamidades. Es la primera muerte. Pero los soldados de Milagro ya le pusieron una pistola en la cabeza a un par de compañeros del Perro Santillán y le coparon el gremio. En su momento atacaron a Jorge Lanata y su equipo y a Gerardo Morales le hicieron la vida imposible.  Una humilde y sufrida señora llamada Trifolina que fue la mano derecha de Milagro durante 12 años, contó anoche, en el programa de Majul, la calaña de esta mujer que maltrata, golpea y humilla a los más pobres de los pobres y que tiene un oscuro manejo del dinero que recibe en cataratas y  sin controles del gobierno nacional en general y de Julio de Vido y Alicia Kirchner en particular.

 Milagro, en una solicitada dijo que lo que en realidad molesta de ella es su condición de colla, y que “no se bancan que hayamos levantado cabeza ni que el Papa Francisco reciba a los cartoneros, a los pueblos originarios y a los humildes”.  Y es todo lo contrario. Ella es la que se siente superior a sus pares y es ella la que denigra a los más necesitados con su verticalismo castrense y su clientelismo estalinista.

Milagro no fue candidata a gobernadora porque su imagen negativa es altísima. Es verdad que construyó viviendas populares y centros polideportivos, pero también es cierto que no les da los títulos de propiedad a los beneficiarios para tenerlos sometidos a sus caprichos durante toda la vida y para reducirlos a la servidumbre ideológica y hacer número en los actos y participar de acciones  intimidatorias y extorsivas.

María, la madre del chico asesinado, vende tamales para llenar su olla. Vive en el sencillo barrio de La Merced. Allí, todo es chapas, perros flacos y ladrillos sin revocar. Hoy hay lágrimas y miedo en todos los vecinos. El ejército irregular que conduce Milagro anda en motos y camionetas y disponen de sofisticados equipos de comunicación. Se mueven como en una zona liberada. Le ley es lo que dice Milagro y el que no la acata recibe los castigos. Y no se salva ni de Milagro.

Cristina mostró la ficha de afiliación del pibe radical al partido de Milagro y luego se supo que el muchacho había firmado en forma compulsiva para poder terminar el secundario en una escuela que manejan los tupaqueros. No te dan una vacante para estudiar si nos sos del palo. Esa es la democracia degradada. Solo una  cabeza de fascistas de izquierda puede preguntar a un alumno acerca de su pensamiento político. La ausencia de alternativas lleva a muchos changuitos a tener que agachar la cabeza y aguantar en silencio mientras le bajan línea sobre lo maravillosa que es Cristina y sobre lo perverso que son sus adversarios.

Y eso es lo que pasó con Jorge Ariel Velazquez.

Jorge quería entrar al ingenio Ledesma como su padre y ganarse la vida dignamente con el sudor de su frente. Y le pegaron un balazo de 9 milímetros en la espada. ¿Cuál fue su pecado mortal? Pensar en libertad y repartir folletos radicales en una mesa a dos cuadras de su casa.  Ni el gobernador Eduardo Fellner ni la gobernadora de facto, Milagro Sala dijeron una palabra sobre el hecho durante los largos días de agonía. Quisieron culpar a las víctimas, inventaron excusas y responsabilizaron al radicalismo por querer hacer política con un muerto. Y eso fue exactamente lo que dijo e hizo la presidenta de la Nación

La presidenta defendió por cadena nacional y con una carpeta llena de mentiras a la comandante de la Tupac Amaru. Confesó su complicidad, la encubrió en sus delitos. Le dio más impunidad, respaldó sus acciones violentas y autoritarias.

Nadie puede acusar al Perro Santillán de ser derechista o golpista. Es un viejo luchador marxista que se enojó con Cristina porque bancó a Milagro. Irónico y preocupado, el Perro dijo:  “Ahora todos estamos en peligro. Si nos pegan un tiro van a decir que fueron los marcianos” y los criminales van a seguir en libertad.

Cristina tupacamarizó el país, lo rompió en pedazos. Lo descuartizó. Fomentó la división de todas las organizaciones de la sociedad. Dividió para reinar. Por eso no sorprendió que en lugar de darle el pésame a la familia del chico asesinado y de exigir juicio y castigo para los culpables del asesinato, Cristina elevo a Milagro a la categoría de heroína. Fue el milagro de Cristina. Milagro Sala es un símbolo del chavismo, una mezcla de Hebe Bonafini y Sergio Schoklender, como dijo el senador Morales.  Fanatismo y corrupción para la presunta liberación. Cristina lo hizo.

El asesinato de un joven militante del radicalismo desnudó en toda su dimensión el terror mafioso y la impunidad que instaló en Jujuy, salve  Milagro Sala, buy viagra  la patrona del mal. No es la primera vez que ocurren estas calamidades. Es la primera muerte. Pero los soldados de Milagro ya le pusieron una pistola en la cabeza a un par de compañeros del Perro Santillán y le coparon el gremio. En su momento atacaron a Jorge Lanata y su equipo y a Gerardo Morales le hicieron la vida imposible.  Una humilde y sufrida señora llamada Trifolina que fue la mano derecha de Milagro durante 12 años, contó anoche, en el programa de Majul, la calaña de esta mujer que maltrata, golpea y humilla a los más pobres de los pobres y que tiene un oscuro manejo del dinero que recibe en cataratas y  sin controles del gobierno nacional en general y de Julio de Vido y Alicia Kirchner en particular.

 Milagro, en una solicitada dijo que lo que en realidad molesta de ella es su condición de colla, y que “no se bancan que hayamos levantado cabeza ni que el Papa Francisco reciba a los cartoneros, a los pueblos originarios y a los humildes”.  Y es todo lo contrario. Ella es la que se siente superior a sus pares y es ella la que denigra a los más necesitados con su verticalismo castrense y su clientelismo estalinista.

Milagro no fue candidata a gobernadora porque su imagen negativa es altísima. Es verdad que construyó viviendas populares y centros polideportivos, pero también es cierto que no les da los títulos de propiedad a los beneficiarios para tenerlos sometidos a sus caprichos durante toda la vida y para reducirlos a la servidumbre ideológica y hacer número en los actos y participar de acciones  intimidatorias y extorsivas.

María, la madre del chico asesinado, vende tamales para llenar su olla. Vive en el sencillo barrio de La Merced. Allí, todo es chapas, perros flacos y ladrillos sin revocar. Hoy hay lágrimas y miedo en todos los vecinos. El ejército irregular que conduce Milagro anda en motos y camionetas y disponen de sofisticados equipos de comunicación. Se mueven como en una zona liberada. Le ley es lo que dice Milagro y el que no la acata recibe los castigos. Y no se salva ni de Milagro.

Cristina mostró la ficha de afiliación del pibe radical al partido de Milagro y luego se supo que el muchacho había firmado en forma compulsiva para poder terminar el secundario en una escuela que manejan los tupaqueros. No te dan una vacante para estudiar si nos sos del palo. Esa es la democracia degradada. Solo una  cabeza de fascistas de izquierda puede preguntar a un alumno acerca de su pensamiento político. La ausencia de alternativas lleva a muchos changuitos a tener que agachar la cabeza y aguantar en silencio mientras le bajan línea sobre lo maravillosa que es Cristina y sobre lo perverso que son sus adversarios.

Y eso es lo que pasó con Jorge Ariel Velazquez.

Jorge quería entrar al ingenio Ledesma como su padre y ganarse la vida dignamente con el sudor de su frente. Y le pegaron un balazo de 9 milímetros en la espada. ¿Cuál fue su pecado mortal? Pensar en libertad y repartir folletos radicales en una mesa a dos cuadras de su casa.  Ni el gobernador Eduardo Fellner ni la gobernadora de facto, Milagro Sala dijeron una palabra sobre el hecho durante los largos días de agonía. Quisieron culpar a las víctimas, inventaron excusas y responsabilizaron al radicalismo por querer hacer política con un muerto. Y eso fue exactamente lo que dijo e hizo la presidenta de la Nación

La presidenta defendió por cadena nacional y con una carpeta llena de mentiras a la comandante de la Tupac Amaru. Confesó su complicidad, la encubrió en sus delitos. Le dio más impunidad, respaldó sus acciones violentas y autoritarias.

Nadie puede acusar al Perro Santillán de ser derechista o golpista. Es un viejo luchador marxista que se enojó con Cristina porque bancó a Milagro. Irónico y preocupado, el Perro dijo:  “Ahora todos estamos en peligro. Si nos pegan un tiro van a decir que fueron los marcianos” y los criminales van a seguir en libertad.

Cristina tupacamarizó el país, lo rompió en pedazos. Lo descuartizó. Fomentó la división de todas las organizaciones de la sociedad. Dividió para reinar. Por eso no sorprendió que en lugar de darle el pésame a la familia del chico asesinado y de exigir juicio y castigo para los culpables del asesinato, Cristina elevo a Milagro a la categoría de heroína. Fue el milagro de Cristina. Milagro Sala es un símbolo del chavismo, una mezcla de Hebe Bonafini y Sergio Schoklender, como dijo el senador Morales.  Fanatismo y corrupción para la presunta liberación. Cristina lo hizo.

Policías de civil como agentes infiltrados y provocadores. Policías a caballo que rompen la cabeza de la gente a bastonazos y castigan con el rebenque. Lluvias de balas de goma y gases lacrimógenos. Mujeres con chicos en brazos llorando en plena huida. Sangre en la cara y en los cuerpos de los manifestantes. Piedras, generic fogatas, pilule heridos, detenidos llevados de los pelos y arrastrados hasta la casa de gobierno.

El grito de Tucumán fue de indignación y hartazgo. Miles y miles de ciudadanos, en un verdadero estallido popular espontáneo dijeron basta al nepotismo corrupto y autoritario de los Alperovich, a las maniobras de fraude y trampas que se ejercieron, a la humillación del clientelismo feroz y a esta Argentina de Cristina donde todo se tupacamarizó, donde la metáfora del descuartizamiento empieza a envenenar la convivencia pacífica y la paz social.

La exigencia de los tucumanos de a pié era sencilla en una pancarta: “Se robaron todo, hasta los votos”. Era la conclusión después del escrutinio amañado, los disparos de armas de fuego, las planillas tergiversadas, las urnas quemadas, los gendarmes y los periodistas atacados

Pero Tucumán no es una isla. Fue la expresión más contundente, pero no la única. Un militante radical asesinado a sangre fría de un balazo de 9 milímetros por la espalda. La Tupac Amaru como estado autoritario y paralelo. Milagro Sala como patrona del mal de Jujuy. Un gobernador símbolo del ladrifeudalismo como Gildo Insfrán que tiene que desmentir a un ídolo popular y sensible como Carlos Tévez porque dijo una verdad irrefutable sobre la pobreza en Formosa. Es que no están acostumbrados a la pluralidad de opiniones. Tanto en Jujuy, como en Tucumán y en Formosa como en otras provincias, la mayoría de los medios de comunicación fueron doblegados y sometidos a la esclavitud de la pauta publicitaria y del latigazo de estado. Nuestros hermanos tucumanos pudieron enterarse de la represión brutal de la Plaza Independencia por la existencia de TN y algún otro periodismo independiente. La mayoría de los medios locales domesticados hablaban de boludeces mientras se desarrollaba una batalla campal en la puerta de la casa de gobierno.

No son las únicas pero son tres de las provincias donde la democracia está en manos de jeques millonarios que han multiplicado su fortuna en el poder y que le tiran migajas al pueblo apoyados en un sistema perverso de dádivas, empleo público y demagogia que atrasa un siglo, igual que el sistema electoral que ya no da para más. Todos los sectores democráticos de la Argentina nos tenemos que comprometer a que esta sea la última elección de papel pintado. Hay que ir a la boleta única o al voto electrónico para cerrarle todos los caminos a los delincuentes que violan la soberanía popular.

Ayer decía en estos micrófonos que hay un clima muy enrarecido. La fractura social expuesta generada por Néstor y Cristina potenció el odio hasta límites impensados. La agresividad y la altanería de la presidenta en todos sus discursos tienen casi como único objetivo estigmatizar y señalar enemigos con el dedo. Fueron tantas sus cadenas que esa actitud de venganza fue prendiendo en amplios sectores de la sociedad. Y esta es la herencia más maldita que dejan estos 12 años de unicato. Vamos a demorar mucho tiempo para cicatrizar las heridas que abrió la familia Kirchner en toda la sociedad. Han estado jugando con fuego y ahora las papas queman. Han incentivado la injuria y las campañas de desprestigio desde el aparato de propaganda  estado y ahora el horno no está para bollos. Mañana hay paro de trenes. El campo protesta con un cese de comercialización ahogado por la inundación y la falta de rentabilidad y muchos chacareros y cañeros de Tucumán cortaron rutas producto de la desesperación. Todos los días comprobamos que los narcos se hacen más fuertes en los territorios y tiene mayor complicidad entre funcionarios.

Son tantas las enfermedades sociales que el gobierno no remedia que un día,  el vaso de agua  se colmó y la gente salió a la calle con sus alaridos porque los gobiernos no los escuchan.

Las imágenes de Tucumán son de una gravedad inédita desde el punto de vista institucional. Ojalá esto no sea el comienzo de estallidos similares. Estamos en un proceso electoral que obliga a los candidatos a presidente a hablar claro y no transformar esto en una guerra. La sociedad está alterada y nerviosa y esto es un peligro para todos. Hay que firmar un nuevo contrato democrático para evitar la desilusión y la anomia. Hay que trazar una línea y pedir juicio y castigo para los autoritarios y  los ladrones que se quiere quedar con todo. Hay que calmar los ánimos, pacificar los espíritus y dejar de echar más nafta al fuego. Hay que abrir todas las urnas para que se cierren todas las sospechas. Hay que hacerlo ya mismo. Antes de que sea demasiado tarde para lágrimas.
Policías de civil como agentes infiltrados y provocadores. Policías a caballo que rompen la cabeza de la gente a bastonazos y castigan con el rebenque. Lluvias de balas de goma y gases lacrimógenos. Mujeres con chicos en brazos llorando en plena huida. Sangre en la cara y en los cuerpos de los manifestantes. Piedras, hospital fogatas, sick heridos, detenidos llevados de los pelos y arrastrados hasta la casa de gobierno.

El grito de Tucumán fue de indignación y hartazgo. Miles y miles de ciudadanos, en un verdadero estallido popular espontáneo dijeron basta al nepotismo corrupto y autoritario de los Alperovich, a las maniobras de fraude y trampas que se ejercieron, a la humillación del clientelismo feroz y a esta Argentina de Cristina donde todo se tupacamarizó, donde la metáfora del descuartizamiento empieza a envenenar la convivencia pacífica y la paz social.

La exigencia de los tucumanos de a pié era sencilla en una pancarta: “Se robaron todo, hasta los votos”. Era la conclusión después del escrutinio amañado, los disparos de armas de fuego, las planillas tergiversadas, las urnas quemadas, los gendarmes y los periodistas atacados

Pero Tucumán no es una isla. Fue la expresión más contundente, pero no la única. Un militante radical asesinado a sangre fría de un balazo de 9 milímetros por la espalda. La Tupac Amaru como estado autoritario y paralelo. Milagro Sala como patrona del mal de Jujuy. Un gobernador símbolo del ladrifeudalismo como Gildo Insfrán que tiene que desmentir a un ídolo popular y sensible como Carlos Tévez porque dijo una verdad irrefutable sobre la pobreza en Formosa. Es que no están acostumbrados a la pluralidad de opiniones. Tanto en Jujuy, como en Tucumán y en Formosa como en otras provincias, la mayoría de los medios de comunicación fueron doblegados y sometidos a la esclavitud de la pauta publicitaria y del latigazo de estado. Nuestros hermanos tucumanos pudieron enterarse de la represión brutal de la Plaza Independencia por la existencia de TN y algún otro periodismo independiente. La mayoría de los medios locales domesticados hablaban de boludeces mientras se desarrollaba una batalla campal en la puerta de la casa de gobierno.

No son las únicas pero son tres de las provincias donde la democracia está en manos de jeques millonarios que han multiplicado su fortuna en el poder y que le tiran migajas al pueblo apoyados en un sistema perverso de dádivas, empleo público y demagogia que atrasa un siglo, igual que el sistema electoral que ya no da para más. Todos los sectores democráticos de la Argentina nos tenemos que comprometer a que esta sea la última elección de papel pintado. Hay que ir a la boleta única o al voto electrónico para cerrarle todos los caminos a los delincuentes que violan la soberanía popular.

Ayer decía en estos micrófonos que hay un clima muy enrarecido. La fractura social expuesta generada por Néstor y Cristina potenció el odio hasta límites impensados. La agresividad y la altanería de la presidenta en todos sus discursos tienen casi como único objetivo estigmatizar y señalar enemigos con el dedo. Fueron tantas sus cadenas que esa actitud de venganza fue prendiendo en amplios sectores de la sociedad. Y esta es la herencia más maldita que dejan estos 12 años de unicato. Vamos a demorar mucho tiempo para cicatrizar las heridas que abrió la familia Kirchner en toda la sociedad. Han estado jugando con fuego y ahora las papas queman. Han incentivado la injuria y las campañas de desprestigio desde el aparato de propaganda  estado y ahora el horno no está para bollos. Mañana hay paro de trenes. El campo protesta con un cese de comercialización ahogado por la inundación y la falta de rentabilidad y muchos chacareros y cañeros de Tucumán cortaron rutas producto de la desesperación. Todos los días comprobamos que los narcos se hacen más fuertes en los territorios y tiene mayor complicidad entre funcionarios.

Son tantas las enfermedades sociales que el gobierno no remedia que un día,  el vaso de agua  se colmó y la gente salió a la calle con sus alaridos porque los gobiernos no los escuchan.

Las imágenes de Tucumán son de una gravedad inédita desde el punto de vista institucional. Ojalá esto no sea el comienzo de estallidos similares. Estamos en un proceso electoral que obliga a los candidatos a presidente a hablar claro y no transformar esto en una guerra. La sociedad está alterada y nerviosa y esto es un peligro para todos. Hay que firmar un nuevo contrato democrático para evitar la desilusión y la anomia. Hay que trazar una línea y pedir juicio y castigo para los autoritarios y  los ladrones que se quiere quedar con todo. Hay que calmar los ánimos, pacificar los espíritus y dejar de echar más nafta al fuego. Hay que abrir todas las urnas para que se cierren todas las sospechas. Hay que hacerlo ya mismo. Antes de que sea demasiado tarde para lágrimas.
Tucumán se convirtió en un espejo de la Argentina partida. La provincia más dulce fue un trago amargo para los patrones del mal que la gobiernan. Tucumán apareció ante la vista de todos como el jardín de los senderos de la República que se bifurcan. De un lado quedó el ladrifeudalismo K y del otro las instituciones democráticas. De un lado el matrimonio Alperovich que quiso quedarse con todo a imagen y semejanza de los Kirchner. Del otro la reacción valiente de una parte del pueblo que salió a la calle en dos oportunidades para levantar la bandera de la libertad. De un lado el autoritarismo patotero y el nepotismo y del otro la espontaneidad de los indignados que desbordaron dos noches seguidas la plaza Independencia en la cuna de la Independencia nacional. A muchos tucumanos anónimos se les acabó la paciencia. Demostraron su hartazgo.

Es que el zar José Alperovich y la zarina Beatriz Rojkés no han dejado truchada por hacer. Manejaron con puño de hierro la provincia y sepultaron todas las voces disidentes. Prohibieron la venta de libros que denunciaban sus groserías y utilizaron el aparato de inteligencia de la policía, there la tristemente célebre D2 para perseguir, hostigar, espiar y castigar a cualquiera que se atreviera a la más mínima disidencia. Redujeron a la servidumbre a muchos medios de comunicación pero no lograron acallar las críticas de los periodistas más valientes y corajudos. Alperovich simula ser progresista pero supo resucitar y asociarse a varios personajes nefastos que fueron colaboradores del general y dictador Antonio Domingo Bussi.

Don José y doña Betty quedarán en la historia por la impunidad con que se movieron y por las vacaciones fastuosas que se tomaron en el medio de los cacerolazos y las muertes por desnutrición que se filtraron pese a que Juan Manzur inventó un Indec macabro que malversó esos datos terribles. Daban vergüenza ajena ante tanta ostentación y obscenidad en el hotel más lujoso de Dubai y Abu Dhabi. No se privaron de nada. Ni de las fotografías arriba de los camellos, ni de habitaciones que cuestan entre 5 y 10 mil dólares ni de las odaliscas dignas de las Mil y una noches, o mejor dicho de Ali Baba y los 40 ladrones.

 ¿Ese es el modelo nacional y popular?¿Ese es un funcionario preocupado y ocupado por los problemas y los dramas de los tucumanos?

Una de los textos más bellos y profundos que leí sobre la patria le pertenece a Julia Prilutzky Farny, una poetisa ucraniana, naturalizada argentina. Dice así: “Allí donde partir es imposible/ donde permanecer es necesario/Donde nunca se está del todo solo / donde cualquier umbral es la morada/ Allí donde se quiere arar y dar un hijo/ Allí donde se quiere morir… allí está la patria”.

A estas horas, los tucumanos están peleando por la segunda Independencia. Quieren dejar atrás al ladrifeudalismo K y recuperar los valores patrióticos que flotan en el aire de Tucumán. Hablo de un país mejor, más justo, más igualitario, con menos pobres y desocupados y con más honradez y diálogo. Un país en el que solo queden afuera los corruptos y los golpistas. ¿Es tan difícil comprender lo simple? Millones de argentinos de buena voluntad quieren construir ese país. Con el respeto sagrado a la división de poderes para no pisotear la Constitución que es nuestra Biblia laica. Eso es independencia. No depender de nadie, no ser cliente de nadie y no dejarse extorsionar por nadie. Opinar con respeto absolutamente de todo, con independencia de criterios, sin tutelajes ni censuras y sin que te manden la AFIP o los servicios de inteligencia para castigarte.

Así de simple y de complejo.

Si queremos esa patria, se me ocurren tres compromisos básicos que debemos asumir.

1) Extirpar el cáncer de la intolerancia de nuestro cuerpo social antes que haga metástasis y se convierta en odio eterno. Comprender que la diversidad de miradas es un activo, que el pensamiento del otro nos hace mejores y que no es un enemigo el que piensa distinto

2) Ser solidarios hasta que duela, como decía la madre Teresa. Comprender que nuestro vecino es nuestro hermano, nuestro compañero de ruta, la persona con la que debemos edificar, codo a codo, un mejor barrio, una mejor ciudad y un mejor país que lata con orgullo en nuestro pecho. Ojo que no hablo de caridad, hablo de justicia social. De igualar las oportunidades educativas para lograr esa famosa movilidad social ascendente que nos hizo reconocidos en el mundo.

3) Pensar la patria no solo como padre. Como pertenencia. Una patria que no sirva como escudo de los fanáticos y mentirosos. A esos que dicen que hacer patria es matar a alguien. A esos que Dios y la Patria se lo demanden. Que sean expatriados y nunca repatriados. Yo no quiero la patria dividida en adjetivos ni en corporaciones. Que sea la patria de nuestros padres y la de nuestros hijos. Que los patriarcas nos ayuden. Que nos sostengan como lo vienen haciendo desde el origen de la patria en la casa tucumana de doña Francisca Bazán.

Hoy también deberíamos sembrar más ciudadanos patriotas para cosechar gobernantes más ciudadanos. Para lograr la patria que soñamos. Sin déspotas ni cadenas. Sin zares ni ladrones.

Tucumán se convirtió en un espejo de la Argentina partida. La provincia más dulce fue un trago amargo para los patrones del mal que la gobiernan. Tucumán apareció ante la vista de todos como el jardín de los senderos de la República que se bifurcan. De un lado quedó el ladrifeudalismo K y del otro las instituciones democráticas. De un lado el matrimonio Alperovich que quiso quedarse con todo a imagen y semejanza de los Kirchner. Del otro la reacción valiente de una parte del pueblo que salió a la calle en dos oportunidades para levantar la bandera de la libertad. De un lado el autoritarismo patotero y el nepotismo y del otro la espontaneidad de los indignados que desbordaron dos noches seguidas la plaza Independencia en la cuna de la Independencia nacional. A muchos tucumanos anónimos se les acabó la paciencia. Demostraron su hartazgo.

Es que el zar José Alperovich y la zarina Beatriz Rojkés no han dejado truchada por hacer. Manejaron con puño de hierro la provincia y sepultaron todas las voces disidentes. Prohibieron la venta de libros que denunciaban sus groserías y utilizaron el aparato de inteligencia de la policía, patient la tristemente célebre D2 para perseguir, seek hostigar, order espiar y castigar a cualquiera que se atreviera a la más mínima disidencia. Redujeron a la servidumbre a muchos medios de comunicación pero no lograron acallar las críticas de los periodistas más valientes y corajudos. Alperovich simula ser progresista pero supo resucitar y asociarse a varios personajes nefastos que fueron colaboradores del general y dictador Antonio Domingo Bussi.

Don José y doña Betty quedarán en la historia por la impunidad con que se movieron y por las vacaciones fastuosas que se tomaron en el medio de los cacerolazos y las muertes por desnutrición que se filtraron pese a que Juan Manzur inventó un Indec macabro que malversó esos datos terribles. Daban vergüenza ajena ante tanta ostentación y obscenidad en el hotel más lujoso de Dubai y Abu Dhabi. No se privaron de nada. Ni de las fotografías arriba de los camellos, ni de habitaciones que cuestan entre 5 y 10 mil dólares ni de las odaliscas dignas de las Mil y una noches, o mejor dicho de Ali Baba y los 40 ladrones.

 ¿Ese es el modelo nacional y popular?¿Ese es un funcionario preocupado y ocupado por los problemas y los dramas de los tucumanos?

Una de los textos más bellos y profundos que leí sobre la patria le pertenece a Julia Prilutzky Farny, una poetisa ucraniana, naturalizada argentina. Dice así: “Allí donde partir es imposible/ donde permanecer es necesario/Donde nunca se está del todo solo / donde cualquier umbral es la morada/ Allí donde se quiere arar y dar un hijo/ Allí donde se quiere morir… allí está la patria”.

A estas horas, los tucumanos están peleando por la segunda Independencia. Quieren dejar atrás al ladrifeudalismo K y recuperar los valores patrióticos que flotan en el aire de Tucumán. Hablo de un país mejor, más justo, más igualitario, con menos pobres y desocupados y con más honradez y diálogo. Un país en el que solo queden afuera los corruptos y los golpistas. ¿Es tan difícil comprender lo simple? Millones de argentinos de buena voluntad quieren construir ese país. Con el respeto sagrado a la división de poderes para no pisotear la Constitución que es nuestra Biblia laica. Eso es independencia. No depender de nadie, no ser cliente de nadie y no dejarse extorsionar por nadie. Opinar con respeto absolutamente de todo, con independencia de criterios, sin tutelajes ni censuras y sin que te manden la AFIP o los servicios de inteligencia para castigarte.

Así de simple y de complejo.

Si queremos esa patria, se me ocurren tres compromisos básicos que debemos asumir.

1) Extirpar el cáncer de la intolerancia de nuestro cuerpo social antes que haga metástasis y se convierta en odio eterno. Comprender que la diversidad de miradas es un activo, que el pensamiento del otro nos hace mejores y que no es un enemigo el que piensa distinto

2) Ser solidarios hasta que duela, como decía la madre Teresa. Comprender que nuestro vecino es nuestro hermano, nuestro compañero de ruta, la persona con la que debemos edificar, codo a codo, un mejor barrio, una mejor ciudad y un mejor país que lata con orgullo en nuestro pecho. Ojo que no hablo de caridad, hablo de justicia social. De igualar las oportunidades educativas para lograr esa famosa movilidad social ascendente que nos hizo reconocidos en el mundo.

3) Pensar la patria no solo como padre. Como pertenencia. Una patria que no sirva como escudo de los fanáticos y mentirosos. A esos que dicen que hacer patria es matar a alguien. A esos que Dios y la Patria se lo demanden. Que sean expatriados y nunca repatriados. Yo no quiero la patria dividida en adjetivos ni en corporaciones. Que sea la patria de nuestros padres y la de nuestros hijos. Que los patriarcas nos ayuden. Que nos sostengan como lo vienen haciendo desde el origen de la patria en la casa tucumana de doña Francisca Bazán.

Hoy también deberíamos sembrar más ciudadanos patriotas para cosechar gobernantes más ciudadanos. Para lograr la patria que soñamos. Sin déspotas ni cadenas. Sin zares ni ladrones.

Hoy es un día histórico. La radio cumple 95 años. Y esta querida radio Mitre está cumpliendo 90. ¿Qué me cuenta? El tiempo pasa.

La radio es esa cultura de la Spica con olorcito a cuero para escuchar los goles en la oreja y monitorear a los relatores de la mano de mi viejo. O la Tonomac Platino Siete Mares que fue la primer internet que tenía dial en lugar de mouse y que nos permitía navegar por un mundo que nos devolvía interferencias y frituras en todos los idiomas. O ese suave calorcito que largaba la válvula por los parlantes de la radio Capilla de la abuela. O el walk man clavado en las orejas en pleno supermercado o el radio despertador que nos acribilla con la temperatura y en su momento con los hectopascales. ¿Se acuerda? O la que viaja en el auto y es compañía en la ruta o en laburo, try o la que está en el living  como si fuera la tele o en la cocina como si fuera el microondas o en el baño, store ¿Por qué no? Mientras nos enjabonamos las noticias.

Hoy la radio es cada vez más un ícono en la red de redes que con un click en el real audio o en el celular  te permite saber desde Lieja en Bélgica  que calle está cortada y que semáforos no funcionan en el centro de Buenos Aires.

La primera vez que llevé a mi hijo a una radio miró medio aburrido para todos lados y con sabiduría infantil dijo: “Pá: esto no es una radio, doctor esto es un edificio”. ¡Cuánta razón tenía Dieguito en aquella época¡¡¡

Hay algunos que confunden la radio con el lugar físico en donde funciona. Con estas paredes llenas de historia. Con estos micrófonos que no perdonan. Con esa luz roja que tanto temo y que tanto quiero, con aquella vidriera que nos muestra operador al Pepo Colodrero y a veces a Dana y tantos otros. Ellos nos lanzan luces de advertencia y nos dicen, ojo que venimos. Atrás hay otros compañeros que producen todo lo que va al aire. Allí está Mariana, Jazmín, Nacho, Andy y sus twiters y la mirada sabia de Marta Lamas.

¿Eso es la radio?

Algunas sillas, una mesa, la ceremonia del mate. ¿Eso es la radio? De ninguna manera, la radio no es un hecho inmobiliario.

Entonces, ¿Qué es la radio? La posibilidad de transmitir palabras y músicas a través de ondas hertzianas, micrófonos, ecualizadores, una consola de sonido, casseteras, compacteras, mini disc y compus que despachan publicidades grabadas, una antena gigantesca, híbridos y del otro lado un aparato más grande o más chico que recibe todo eso. Dígame la verdad, ¿Eso es la radio? De ninguna manera, la radio no es un hecho electrónico.

Y entonces, ¿Qué es la radio? ¿Porque se habla tanto de ella? ¿Por qué algunos tontos la tratan como una hermanita menor si tiene 95 años de vigencia absoluta a pesar de tanto cambio tecnológico, tanto mail, tanto tuit, celulares o cámaras HD? ¿Por qué sigue ocupando un lugar tan destacado, creíble e irremplazable? Ni el cine ni la tele ni la poderosa internet pudieron con la radio. Todo lo contrario, la radio se sirvió de todos ellos para llegar antes y mejor. Para ser más radio.

La radio es como la cigarra de María Elena Wash. Tantas veces la mataron, tantas desapareció, a su propio entierro fue y sin embargo esta aquí, resucitando.

Muchas veces la gente que visita la radio sale un poco desilusionada como mi hijo aquella primera vez. Seguramente espera ver decorados, tarimas, escenografías, telones, noticias viejas, risas nuevas, disfraces, dragones y hasta algún que otro mago. Pero no. No encuentra nada de eso. Solamente unas cuantas personas en el centro de una habitación hablándole con gestos y ademanes a un fierrito que no sabe, no contesta. Los que no hablan en ese momento hacen todo en cámara lenta y se mueven como si la gravedad no existiera. Parecen locos que caminan por la luna. Juegan a dígalo con mímica, escriben grande en los papeles los nombres muy famosos o muy desconocidos de los entrevistados y tratan de leer los portales en la notebook o sin que el papel haga ruido y se escape por el micrófono.

Evidentemente la radio no está allí. El edificio, la tecnología y las personas no alcanzan para hacer una radio. Muchos señores amantes de la razón pura creen que sí. Creen que con todo alcanza y sobra y se equivocan. Ni siquiera es televisión pero  sin imagen. La radio se completa con la imaginación de ambos lados. Los que piensan así no tienen una radio. A lo sumo un gigantesco altoparlante, un altavoz que llega lejos. Eso tienen… pero de ninguna manera tienen una radio.

Para definir una radio es condición fundamental haber leído el principito para comprender que lo esencial es invisible a los ojos. Es el único lugar donde no hacer falta ver para creer. Desmiente ese dicho de “ojos que no ven, corazón que no siente”. Acá es al revés. Si hay una verdadera radio, ojos que no ven, corazón que siente mucho. Por eso quien visita una radio no ve nada importante pero allí hay cosas importantes. Por eso la radio se escucha, pero sobre todo, se siente. La radio es esa carta pidiendo ayuda para una familia inundada que genera una catarata solidaria. Es esa convocatoria a la esperanza que hacemos con la buena noticia. ¿Usted ve la solidaridad y la esperanza? Por supuesto que no, pero la siente. La puede palpar y compartir. Igual que la alegría que desborda cuando nos equivocamos y nos tentamos o alguien nos cuenta que recibió esa ayuda y esa hermandad que pedimos al aire. Ese nudo en la garganta que se siente acá, ese cosquilleo en el pecho que mezcla las risas y el llanto, ¿Cómo se llama ese clima intangible? Radio, eso se llama radio.

La radio es esa señora que pide un bolero de aquella época porque es su aniversario de casamiento y quiere homenajear al hombre que la acompaña desde hace tantos años y le cocina un guisito de ternura, compra un vino especial y la mujer que al amor no se entrega no merece llamarse mujer. ¿Cómo se llama ese clima romántico? Radio, ese clima se llama radio.

Sin estas cosas usted tendrá muy buena información, o el coraje de una opinión jugada pero no tendrá radio. La radio es la que siempre llega primero, es la primera versión del periodismo que a su vez es la primera versión de la historia. Por eso la radio hace historia todos los días.

Sin esos climas, sin esos temblores, sin esas fantasías, usted tendrá algo honorable y muy útil tal vez, pero que no se llamará radio.

La radio es Cacho Fontana o Antonio Carrizo, Bravito o Badía. La radio es Mareco y el negro Víctor Brizuela y Fioravanti o el Gordo Muñoz. La radio es Pepe Eliaschev y Magdaena Ruiz Guiñazú o Marcelo Bonelli. La radio es Longobardi y Lanata. Nico Wiñasky y su viejo. Mi hijo Diego y María Isabel con Rolo, y Tato con Guido y las  recetas de sabiduría del doctor Lopez Rosetti o Cormillot. La radio es Mitre informa primero y las gargantas de oro de Trichi y Marcelito Elorza. Las risas, los PNT y las campanitas de Natalia López, Marcela Labarca o Mariel Di Lenarda. Eso es la radio. Un equipo de radio, un verdadero dream team que me acompaña con Marcela Giorgi, Alejandra Gallo y Micky Balbiani. La radio es mi amigo Jorge Fernández Díaz sembrando literatura por las noches.  La radio sube desde el pié y baja la escalera con Corda, Porta y Valeri.

La radio es el aire libre que todos respiramos. La radio es estar en el ring side de la vida como dice Magdalena Ruiz Guiñazú. Es un lugar de riesgo y audacia para caminar por el alambre. La radio es el teatro de la mente o el teatro sin imagen como me dijo ese genio del Negro Hugo Guerrero Martinheitz.

Un día como hoy hace 95 años nacía la radio en el teatro Coliseo de Buenos Aires con la música de Parsifal y los locos de la azotea.

A esta hora exactamente hay millones de aparatos encendidos buscando una radio, sintonizando un síntoma, un aroma, un color en las ondas. Cuando esos aparatos encuentran una radio difícilmente se vayan. La consideran un miembro más de su familia. La quieren y la insultan. Discuten con ella, la abrazan, piden temas musicales, piden que le pasen sus mensajes, protestan, elogian, piden soluciones que no tenemos, aportan ideas. La gente interactúa con la radio como con ningún otro medio. Van y vuelven. Pasan de receptores a emisores. De oyentes a auditores. Miran la radio conmovidos como quien mira la vida.

Fernando Bravo, uno de sus reinventores dijo que la radio es en vivo y en directo, va a domicilio, es gratis, no se suspende por mal tiempo y está atendida por sus propios dueños.

Cuando uno encuentra una radio se da cuenta de inmediato. Porque lo siente acá. En el pecho y sabe que es un lugar en el corazón y en el cerebro donde se cruzan la emoción, la imaginación y la solidaridad.

Eso es la radio. O por lo menos creo que en esa radio creo. En ese milagro cotidiano llamado radio.
Hoy es un día histórico. La radio cumple 95 años. Y esta querida radio Mitre está cumpliendo 90. ¿Qué me cuenta? El tiempo pasa.

La radio es esa cultura de la Spica con olorcito a cuero para escuchar los goles en la oreja y monitorear a los relatores de la mano de mi viejo. O la Tonomac Platino Siete Mares que fue la primer internet que tenía dial en lugar de mouse y que nos permitía navegar por un mundo que nos devolvía interferencias y frituras en todos los idiomas. O ese suave calorcito que largaba la válvula por los parlantes de la radio Capilla de la abuela. O el walk man clavado en las orejas en pleno supermercado o el radio despertador que nos acribilla con la temperatura y en su momento con los hectopascales. ¿Se acuerda? O la que viaja en el auto y es compañía en la ruta o en laburo, store o la que está en el living  como si fuera la tele o en la cocina como si fuera el microondas o en el baño, ask ¿Por qué no? Mientras nos enjabonamos las noticias.

Hoy la radio es cada vez más un ícono en la red de redes que con un click en el real audio o en el celular  te permite saber desde Lieja en Bélgica  que calle está cortada y que semáforos no funcionan en el centro de Buenos Aires.

La primera vez que llevé a mi hijo a una radio miró medio aburrido para todos lados y con sabiduría infantil dijo: “Pá: esto no es una radio, esto es un edificio”. ¡Cuánta razón tenía Dieguito en aquella época¡¡¡

Hay algunos que confunden la radio con el lugar físico en donde funciona. Con estas paredes llenas de historia. Con estos micrófonos que no perdonan. Con esa luz roja que tanto temo y que tanto quiero, con aquella vidriera que nos muestra operador al Pepo Colodrero y a veces a Dana y tantos otros. Ellos nos lanzan luces de advertencia y nos dicen, ojo que venimos. Atrás hay otros compañeros que producen todo lo que va al aire. Allí está Mariana, Jazmín, Nacho, Andy y sus twiters y la mirada sabia de Marta Lamas.

¿Eso es la radio?

Algunas sillas, una mesa, la ceremonia del mate. ¿Eso es la radio? De ninguna manera, la radio no es un hecho inmobiliario.

Entonces, ¿Qué es la radio? La posibilidad de transmitir palabras y músicas a través de ondas hertzianas, micrófonos, ecualizadores, una consola de sonido, casseteras, compacteras, mini disc y compus que despachan publicidades grabadas, una antena gigantesca, híbridos y del otro lado un aparato más grande o más chico que recibe todo eso. Dígame la verdad, ¿Eso es la radio? De ninguna manera, la radio no es un hecho electrónico.

Y entonces, ¿Qué es la radio? ¿Porque se habla tanto de ella? ¿Por qué algunos tontos la tratan como una hermanita menor si tiene 95 años de vigencia absoluta a pesar de tanto cambio tecnológico, tanto mail, tanto tuit, celulares o cámaras HD? ¿Por qué sigue ocupando un lugar tan destacado, creíble e irremplazable? Ni el cine ni la tele ni la poderosa internet pudieron con la radio. Todo lo contrario, la radio se sirvió de todos ellos para llegar antes y mejor. Para ser más radio.

La radio es como la cigarra de María Elena Wash. Tantas veces la mataron, tantas desapareció, a su propio entierro fue y sin embargo esta aquí, resucitando.

Muchas veces la gente que visita la radio sale un poco desilusionada como mi hijo aquella primera vez. Seguramente espera ver decorados, tarimas, escenografías, telones, noticias viejas, risas nuevas, disfraces, dragones y hasta algún que otro mago. Pero no. No encuentra nada de eso. Solamente unas cuantas personas en el centro de una habitación hablándole con gestos y ademanes a un fierrito que no sabe, no contesta. Los que no hablan en ese momento hacen todo en cámara lenta y se mueven como si la gravedad no existiera. Parecen locos que caminan por la luna. Juegan a dígalo con mímica, escriben grande en los papeles los nombres muy famosos o muy desconocidos de los entrevistados y tratan de leer los portales en la notebook o sin que el papel haga ruido y se escape por el micrófono.

Evidentemente la radio no está allí. El edificio, la tecnología y las personas no alcanzan para hacer una radio. Muchos señores amantes de la razón pura creen que sí. Creen que con todo alcanza y sobra y se equivocan. Ni siquiera es televisión pero  sin imagen. La radio se completa con la imaginación de ambos lados. Los que piensan así no tienen una radio. A lo sumo un gigantesco altoparlante, un altavoz que llega lejos. Eso tienen… pero de ninguna manera tienen una radio.

Para definir una radio es condición fundamental haber leído el principito para comprender que lo esencial es invisible a los ojos. Es el único lugar donde no hacer falta ver para creer. Desmiente ese dicho de “ojos que no ven, corazón que no siente”. Acá es al revés. Si hay una verdadera radio, ojos que no ven, corazón que siente mucho. Por eso quien visita una radio no ve nada importante pero allí hay cosas importantes. Por eso la radio se escucha, pero sobre todo, se siente. La radio es esa carta pidiendo ayuda para una familia inundada que genera una catarata solidaria. Es esa convocatoria a la esperanza que hacemos con la buena noticia. ¿Usted ve la solidaridad y la esperanza? Por supuesto que no, pero la siente. La puede palpar y compartir. Igual que la alegría que desborda cuando nos equivocamos y nos tentamos o alguien nos cuenta que recibió esa ayuda y esa hermandad que pedimos al aire. Ese nudo en la garganta que se siente acá, ese cosquilleo en el pecho que mezcla las risas y el llanto, ¿Cómo se llama ese clima intangible? Radio, eso se llama radio.

La radio es esa señora que pide un bolero de aquella época porque es su aniversario de casamiento y quiere homenajear al hombre que la acompaña desde hace tantos años y le cocina un guisito de ternura, compra un vino especial y la mujer que al amor no se entrega no merece llamarse mujer. ¿Cómo se llama ese clima romántico? Radio, ese clima se llama radio.

Sin estas cosas usted tendrá muy buena información, o el coraje de una opinión jugada pero no tendrá radio. La radio es la que siempre llega primero, es la primera versión del periodismo que a su vez es la primera versión de la historia. Por eso la radio hace historia todos los días.

Sin esos climas, sin esos temblores, sin esas fantasías, usted tendrá algo honorable y muy útil tal vez, pero que no se llamará radio.

La radio es Cacho Fontana o Antonio Carrizo, Bravito o Badía. La radio es Mareco y el negro Víctor Brizuela y Fioravanti o el Gordo Muñoz. La radio es Pepe Eliaschev y Magdaena Ruiz Guiñazú o Marcelo Bonelli. La radio es Longobardi y Lanata. Nico Wiñasky y su viejo. Mi hijo Diego y María Isabel con Rolo, y Tato con Guido y las  recetas de sabiduría del doctor Lopez Rosetti o Cormillot. La radio es Mitre informa primero y las gargantas de oro de Trichi y Marcelito Elorza. Las risas, los PNT y las campanitas de Natalia López, Marcela Labarca o Mariel Di Lenarda. Eso es la radio. Un equipo de radio, un verdadero dream team que me acompaña con Marcela Giorgi, Alejandra Gallo y Micky Balbiani. La radio es mi amigo Jorge Fernández Díaz sembrando literatura por las noches.  La radio sube desde el pié y baja la escalera con Corda, Porta y Valeri.

La radio es el aire libre que todos respiramos. La radio es estar en el ring side de la vida como dice Magdalena Ruiz Guiñazú. Es un lugar de riesgo y audacia para caminar por el alambre. La radio es el teatro de la mente o el teatro sin imagen como me dijo ese genio del Negro Hugo Guerrero Martinheitz.

Un día como hoy hace 95 años nacía la radio en el teatro Coliseo de Buenos Aires con la música de Parsifal y los locos de la azotea.

A esta hora exactamente hay millones de aparatos encendidos buscando una radio, sintonizando un síntoma, un aroma, un color en las ondas. Cuando esos aparatos encuentran una radio difícilmente se vayan. La consideran un miembro más de su familia. La quieren y la insultan. Discuten con ella, la abrazan, piden temas musicales, piden que le pasen sus mensajes, protestan, elogian, piden soluciones que no tenemos, aportan ideas. La gente interactúa con la radio como con ningún otro medio. Van y vuelven. Pasan de receptores a emisores. De oyentes a auditores. Miran la radio conmovidos como quien mira la vida.

Fernando Bravo, uno de sus reinventores dijo que la radio es en vivo y en directo, va a domicilio, es gratis, no se suspende por mal tiempo y está atendida por sus propios dueños.

Cuando uno encuentra una radio se da cuenta de inmediato. Porque lo siente acá. En el pecho y sabe que es un lugar en el corazón y en el cerebro donde se cruzan la emoción, la imaginación y la solidaridad.

Eso es la radio. O por lo menos creo que en esa radio creo. En ese milagro cotidiano llamado radio.
Muchas veces los aspectos más nefastos y autoritarios de un gobierno hay que buscarlos en lo que no dicen. El silencio, here la autocensura, sovaldi la negación de la realidad y el ocultamiento de la información real son mecanismos perversos que le quitan calidad institucional a la democracia. Y eso es lo que sistemáticamente viene haciendo el kirchnerismo en estos 12 años de gobierno. Es muy grande el daño que Néstor y Cristina produjeron en esta bendita Argentina. La inoculación del odio y la fractura social expuesta es sin duda la herencia más maldita que van a dejar. Pero la instalación del miedo a opinar y las mentiras sobre lo que pasa también hay que colocarlas en el podio de los dramas más terribles.

Le doy algunos ejemplos concretos. La última vergüenza ajena la produjeron los diputados y senadores del Frente para la Victoria. En una demostración más de que les vaciaron de contenido independiente sus convicciones y los redujeron a la servidumbre, ambos bloques legislativos del oficialismo se negaron a repudiar la feroz represión en Tucumán. Las balas de goma, los policías de inteligencia de civil, los gases lacrimógenos, los palazos sobre la cabeza de los manifestantes, las detenciones de personas arrastradas de los pelos no existieron. Esos fueron inventos de los medios o del imperialismo. Y lo dicen en serio aunque sea un infantilismo. Cristina dijo que los cacerolazos tienen la marca registrada de la CIA y Víctor Hugo Morales que es igual que Cristina pero con pantalones, aseguró sin que se le cayera a cara de vergüenza que semejantes movilizaciones  históricas fueron organizadas por TN para buscar un par de muertos. A eso lo llamó crímenes mediáticos y alertó que el color rojo del logotipo del canal de noticias era un símbolo diabólico. ¿Qué les pasa? ¿El fanatismo los ciega? ¿El dinero los compra? ¿O se masturban ideológicamente unos a otros para darse satisfacción momentánea?

No hace falta citar a ningún dirigente opositor ni a ningún periodista independiente. Tanto Horacio Verbitsky como Juan Manuel Urtubey tuvieron la suficiente racionalidad como para reconocer lo que la negación de estado oculta.

El periodista militante y propagandista del gobierno criticó duramente al gobernador y a la policía de Tucumán por su salvajismo innecesario. Y el gobernador de Salta y operador de Daniel Scioli reconoció que era “lamentable” todo lo que había pasado y que la gestión de Juan Manzur “tiene una mancha en su legitimidad de origen”. Urtubey se atrevió a decir que “no se puede negar la realidad porque nos vamos a estrellar” y que es lo mismo que “hacerse trampa al solitario”.

Ese capricho por negar lo evidente aleja a las autoridades del ciudadano común. El pueblo no es tonto. Se le puede mentir durante un tiempo a una parte de la ciudadanía. Pero no se le puede mentir a todos durante todo el tiempo. Es increíble que Cristina no haya dicho una sola palabra sobre la represión y las movilizaciones en Tucumán. Se comporta como si esos tucumanos no hubieran existido. Los hace desaparecer de su cabeza. Los ningunea como ningunea todo tipo de situación negativa para su proyecto.

Estamos hablando de un plan sistemático. La inflación no existe para estos muchachos que no dudaron en dinamitar la credibilidad del INDEC para sostener sus estafas. Y lo hicieron a punta de pistola con la patota de Guillermo Moreno, aunque muchos no quieran acordarse de eso. La inseguridad es una sensación, dijo el lenguaraz preferido de Cristina. Aníbal Fernández batió todos los records de falsedad con esas palabras  que lo instalaron en la  historia del despropósito. Pero no conforme con eso, fue por más. Los soldados de Cristina como Aníbal y La Cámpora avanzan aunque  adelante haya un precipicio. ¿Se acuerda cuando dijo que en Alemania había más pobres que en la Argentina? Fue el hazmerreir de mucha gente durante mucho tiempo. Ayer mismo dijo que las cifras de la pobreza infantil eran una operación política de Agustín Salvia, un prestigioso investigador al que descalificó porque fue “premiado por Macri”.

Todo esto es grave pero no es lo más grave. Lo verdaderamente escandaloso es que Martin Lanatta, ante la justicia y no ante la televisión, fue confirmando todo sobre la participación de Aníbal Fernández, (alias) “La Morsa” en el tráfico ilegal de efedrina y en un triple asesinato atroz. Se le viene la noche a Aníbal y a su jefa Cristina. Porque una cosa es negar la inflación, la pobreza, la inseguridad o la represión en Tucumán y otra muy distinta es mirar para otro lado cuando se lo acusa de narco y asesino. La justicia argentina si es justicia debería ponerse el casco y entrar en operaciones. Debería investigar a fondo lo más rápido posible y establecer la veracidad de estas denuncias. Para que Aníbal Fernández pueda limpiar su apellido y su honor o para que inmediatamente vaya preso de por vida. Traficar con la droga y el crimen organizado desde los más altos cargos del estado son delitos de gravedad institucional Son crímenes de lesa indignidad.

El antropólogo Didier Fassin define al  negacionismo, como “una posición ideológica a través de la cual el sujeto reacciona sistemáticamente contra la realidad y la verdad”.

Eso es lo que estamos viviendo en las últimas imágenes del naufragio kirchnerista. El negacionismo de estado. Cristina ordena y el resto obedece. Verticalismo negador que es casi un suicidio político.

Muchas veces los aspectos más nefastos y autoritarios de un gobierno hay que buscarlos en lo que no dicen. El silencio, dosage adiposity physician la autocensura, website diagnosis la negación de la realidad y el ocultamiento de la información real son mecanismos perversos que le quitan calidad institucional a la democracia. Y eso es lo que sistemáticamente viene haciendo el kirchnerismo en estos 12 años de gobierno. Es muy grande el daño que Néstor y Cristina produjeron en esta bendita Argentina. La inoculación del odio y la fractura social expuesta es sin duda la herencia más maldita que van a dejar. Pero la instalación del miedo a opinar y las mentiras sobre lo que pasa también hay que colocarlas en el podio de los dramas más terribles.

Le doy algunos ejemplos concretos. La última vergüenza ajena la produjeron los diputados y senadores del Frente para la Victoria. En una demostración más de que les vaciaron de contenido independiente sus convicciones y los redujeron a la servidumbre, ambos bloques legislativos del oficialismo se negaron a repudiar la feroz represión en Tucumán. Las balas de goma, los policías de inteligencia de civil, los gases lacrimógenos, los palazos sobre la cabeza de los manifestantes, las detenciones de personas arrastradas de los pelos no existieron. Esos fueron inventos de los medios o del imperialismo. Y lo dicen en serio aunque sea un infantilismo. Cristina dijo que los cacerolazos tienen la marca registrada de la CIA y Víctor Hugo Morales que es igual que Cristina pero con pantalones, aseguró sin que se le cayera a cara de vergüenza que semejantes movilizaciones  históricas fueron organizadas por TN para buscar un par de muertos. A eso lo llamó crímenes mediáticos y alertó que el color rojo del logotipo del canal de noticias era un símbolo diabólico. ¿Qué les pasa? ¿El fanatismo los ciega? ¿El dinero los compra? ¿O se masturban ideológicamente unos a otros para darse satisfacción momentánea?

No hace falta citar a ningún dirigente opositor ni a ningún periodista independiente. Tanto Horacio Verbitsky como Juan Manuel Urtubey tuvieron la suficiente racionalidad como para reconocer lo que la negación de estado oculta.

El periodista militante y propagandista del gobierno criticó duramente al gobernador y a la policía de Tucumán por su salvajismo innecesario. Y el gobernador de Salta y operador de Daniel Scioli reconoció que era “lamentable” todo lo que había pasado y que la gestión de Juan Manzur “tiene una mancha en su legitimidad de origen”. Urtubey se atrevió a decir que “no se puede negar la realidad porque nos vamos a estrellar” y que es lo mismo que “hacerse trampa al solitario”.

Ese capricho por negar lo evidente aleja a las autoridades del ciudadano común. El pueblo no es tonto. Se le puede mentir durante un tiempo a una parte de la ciudadanía. Pero no se le puede mentir a todos durante todo el tiempo. Es increíble que Cristina no haya dicho una sola palabra sobre la represión y las movilizaciones en Tucumán. Se comporta como si esos tucumanos no hubieran existido. Los hace desaparecer de su cabeza. Los ningunea como ningunea todo tipo de situación negativa para su proyecto.

Estamos hablando de un plan sistemático. La inflación no existe para estos muchachos que no dudaron en dinamitar la credibilidad del INDEC para sostener sus estafas. Y lo hicieron a punta de pistola con la patota de Guillermo Moreno, aunque muchos no quieran acordarse de eso. La inseguridad es una sensación, dijo el lenguaraz preferido de Cristina. Aníbal Fernández batió todos los records de falsedad con esas palabras  que lo instalaron en la  historia del despropósito. Pero no conforme con eso, fue por más. Los soldados de Cristina como Aníbal y La Cámpora avanzan aunque  adelante haya un precipicio. ¿Se acuerda cuando dijo que en Alemania había más pobres que en la Argentina? Fue el hazmerreir de mucha gente durante mucho tiempo. Ayer mismo dijo que las cifras de la pobreza infantil eran una operación política de Agustín Salvia, un prestigioso investigador al que descalificó porque fue “premiado por Macri”.

Todo esto es grave pero no es lo más grave. Lo verdaderamente escandaloso es que Martin Lanatta, ante la justicia y no ante la televisión, fue confirmando todo sobre la participación de Aníbal Fernández, (alias) “La Morsa” en el tráfico ilegal de efedrina y en un triple asesinato atroz. Se le viene la noche a Aníbal y a su jefa Cristina. Porque una cosa es negar la inflación, la pobreza, la inseguridad o la represión en Tucumán y otra muy distinta es mirar para otro lado cuando se lo acusa de narco y asesino. La justicia argentina si es justicia debería ponerse el casco y entrar en operaciones. Debería investigar a fondo lo más rápido posible y establecer la veracidad de estas denuncias. Para que Aníbal Fernández pueda limpiar su apellido y su honor o para que inmediatamente vaya preso de por vida. Traficar con la droga y el crimen organizado desde los más altos cargos del estado son delitos de gravedad institucional Son crímenes de lesa indignidad.

El antropólogo Didier Fassin define al  negacionismo, como “una posición ideológica a través de la cual el sujeto reacciona sistemáticamente contra la realidad y la verdad”.

Eso es lo que estamos viviendo en las últimas imágenes del naufragio kirchnerista. El negacionismo de estado. Cristina ordena y el resto obedece. Verticalismo negador que es casi un suicidio político.

El kirchnerismo superó todo lo conocido en materia de trampas electorales. La Cámpora y muchos de sus gobernadores e intendentes, ampoule están bajo la lupa de una sospecha gigantesca. Cada vez que el periodismo o la oposición tiran de la cuerda de alguna irregularidad, nurse aparecen los clientelismos más atroces y malversaciones de todo tipo del resultado electoral. No han dejado trapisonda por hacer. Anoche, mientras veíamos que Jorge Lanata en su programa desnudaba varios mecanismos perversos, la democracia, parecía entrar en el pantano de una democratrucha. Es que han violado tanto las reglas que pusieron en duda hasta el propio sistema. Es al revés de lo que dice Cristina. No es la oposición la que instala las dudas con sus denuncias. Es el oficialismo el que con sus acciones les da motivo y credibilidad a esas denuncias. La justicia está llena de elementos probatorios, muchos de los cuales fueron mostrados anoche por televisión.

Todas son situaciones desgarradoras. Pero el cambio de votos por droga o por dinero y la utilización de la gente más humilde para engañar a sus pares, es de una humillación pocas veces vista. Hubo testimonios mirando a cámara que fueron terriblemente dolorosos. Revelaron verdaderos atentados a la condición humana. Cristina dice que la patria es el otro. Pero muchos de sus soldados creen que el otro es un tonto al que se  puede maltratar. Comprobar como los que hablan en nombre del pueblo y la patria se transforman en verdugos de los que más necesitan produce indignación y ganas de movilizarse.  Por eso no es una casualidad que hoy en Tucumán se realice otra marcha de protesta. Mucho más cuando hay datos muy certeros sobre el copamiento que realizó La Cámpora, con dos mil militantes, en el propio Correo y las malversaciones de la soberanía popular que han producido desde ese lugar estratégico para la transparencia de cualquier comicio. Dice el candidato José Cano que tiene dos testimonios muy claros al respecto que fueron certificados ante escribano público. Los peronistas que perdieron con Anibal en las PASO no se atreven a decirlo públicamente pero, en voz baja, dicen que el Correo de La Cámpora les robó alrededor del 7% de los votos. La senadora Silvia Elías de Perez dijo algo parecido en lo de Mirtha Legrand.

El cristinismo no tuvo dudas en apelar a las peores prácticas, a las más repudiables para aferrarse con fanatismo y bulimia al poder. Dinamitan el concepto de alternancia que es el pilar de la democracia. Quieren quedarse a vivir en el poder. Tienen miedo de que si vuelven al llano la justicia descubra y castigue todos los hechos de corrupción, empezando por los más graves que involucran a Cristina, su hijo Máximo y al resto de su familia, como la causa Hotesur que investiga el lavado de dinero de las coimas.

Uno no sabe que es más grave. La utilización de la inteligencia policial para espirar, perseguir y hostigar a quienes no comulgan con el oficialismo o el castigo de no darle ni agua a los pobladores que quieren votar libremente, “Yo le regalé una casa a ella”, decía una puntera disfrazada de militante de un movimiento social. En esas palabras está encerrada una estafa a los valores más puros de la política, una fuerte discriminación a los que menos tienen y más necesitan y una cachetada a los derechos humanos. Yo le regalé, decía la mujer con soberbia. Es brutal el concepto y el disvalor. Yo decía, como si ella fuera una suerte de diosa que decide el destino de los humanos y “le regalé”, como si el dinero de todos los argentinos fuera una dádiva que ella puede derivar a quien le parezca. Algunos ladriprogresistas y hasta la propia Cristina, le llama empoderar al pueblo a semejante humillación. Pagarle a gente que vive sufriendo en la villa para que cambie su domicilio y vote en otro lugar más útil para el kirchnerismo es una sofisticación de la crueldad. Para hacer semejante salvajada, hay que tener recursos infinitos y carecer de estómago y escrúpulos. Llevarlos en colectivo a las dos de la mañana para concretar la farsa es una imagen nefasta propia de una tiranía.

Es grosero y bizarro todo lo que se pudo ver. Obsceno e impúdico. Urnas vacías, quemadas, embarazadas antes, abiertas y sin precinto, actas y telegramas alterados, números dibujados. Casi 400 personas con el mismo domicilio recién cambiado en el DNI flamante o viviendo en baldíos como médanos pero de los pobres. Y como si esto fuera poco, paraguayos votando en Formosa y santiagueños en Tucumán. Venta de fiscales por 3 mil pesos y 25 mil candidatos, casi como una manada de elefantes para esconder el elefante del fraude.

Por eso están pidiendo la nulidad del comicio y la apertura de todas las urnas. Por eso con capaces de llegar incluso a la Corte Suprema de Justicia con el reclamo.

Del realismo mágico al realismo trágico. La eternización en el poder y la voracidad por ser millonarios. Como dijo Sergio Massa, “usan a los pobres para hacerse cada vez más ricos”. La palabra trampa tiene varias acepciones en el diccionario. Una dice que es un dispositivo para atrapar animales. El gobierno de Tucumán a través de su primera dama trató de animal a un inundado que la criticó. Ella le dijo vago de mierda, animal y le escupió en la cara que tenía varias mansiones y sin embargo estaba en ese lugar. Trampa también es servirse de un engaño para violar una ley o una regla. Todo esto junto es la definición de democratrucha. Una democracia trucha para todos y todas.
El kirchnerismo superó todo lo conocido en materia de trampas electorales. La Cámpora y muchos de sus gobernadores e intendentes, capsule see están bajo la lupa de una sospecha gigantesca. Cada vez que el periodismo o la oposición tiran de la cuerda de alguna irregularidad, aparecen los clientelismos más atroces y malversaciones de todo tipo del resultado electoral. No han dejado trapisonda por hacer. Anoche, mientras veíamos que Jorge Lanata en su programa desnudaba varios mecanismos perversos, la democracia, parecía entrar en el pantano de una democratrucha. Es que han violado tanto las reglas que pusieron en duda hasta el propio sistema. Es al revés de lo que dice Cristina. No es la oposición la que instala las dudas con sus denuncias. Es el oficialismo el que con sus acciones les da motivo y credibilidad a esas denuncias. La justicia está llena de elementos probatorios, muchos de los cuales fueron mostrados anoche por televisión.

Todas son situaciones desgarradoras. Pero el cambio de votos por droga o por dinero y la utilización de la gente más humilde para engañar a sus pares, es de una humillación pocas veces vista. Hubo testimonios mirando a cámara que fueron terriblemente dolorosos. Revelaron verdaderos atentados a la condición humana. Cristina dice que la patria es el otro. Pero muchos de sus soldados creen que el otro es un tonto al que se  puede maltratar. Comprobar como los que hablan en nombre del pueblo y la patria se transforman en verdugos de los que más necesitan produce indignación y ganas de movilizarse.  Por eso no es una casualidad que hoy en Tucumán se realice otra marcha de protesta. Mucho más cuando hay datos muy certeros sobre el copamiento que realizó La Cámpora, con dos mil militantes, en el propio Correo y las malversaciones de la soberanía popular que han producido desde ese lugar estratégico para la transparencia de cualquier comicio. Dice el candidato José Cano que tiene dos testimonios muy claros al respecto que fueron certificados ante escribano público. Los peronistas que perdieron con Anibal en las PASO no se atreven a decirlo públicamente pero, en voz baja, dicen que el Correo de La Cámpora les robó alrededor del 7% de los votos. La senadora Silvia Elías de Perez dijo algo parecido en lo de Mirtha Legrand.

El cristinismo no tuvo dudas en apelar a las peores prácticas, a las más repudiables para aferrarse con fanatismo y bulimia al poder. Dinamitan el concepto de alternancia que es el pilar de la democracia. Quieren quedarse a vivir en el poder. Tienen miedo de que si vuelven al llano la justicia descubra y castigue todos los hechos de corrupción, empezando por los más graves que involucran a Cristina, su hijo Máximo y al resto de su familia, como la causa Hotesur que investiga el lavado de dinero de las coimas.

Uno no sabe que es más grave. La utilización de la inteligencia policial para espirar, perseguir y hostigar a quienes no comulgan con el oficialismo o el castigo de no darle ni agua a los pobladores que quieren votar libremente, “Yo le regalé una casa a ella”, decía una puntera disfrazada de militante de un movimiento social. En esas palabras está encerrada una estafa a los valores más puros de la política, una fuerte discriminación a los que menos tienen y más necesitan y una cachetada a los derechos humanos. Yo le regalé, decía la mujer con soberbia. Es brutal el concepto y el disvalor. Yo decía, como si ella fuera una suerte de diosa que decide el destino de los humanos y “le regalé”, como si el dinero de todos los argentinos fuera una dádiva que ella puede derivar a quien le parezca. Algunos ladriprogresistas y hasta la propia Cristina, le llama empoderar al pueblo a semejante humillación. Pagarle a gente que vive sufriendo en la villa para que cambie su domicilio y vote en otro lugar más útil para el kirchnerismo es una sofisticación de la crueldad. Para hacer semejante salvajada, hay que tener recursos infinitos y carecer de estómago y escrúpulos. Llevarlos en colectivo a las dos de la mañana para concretar la farsa es una imagen nefasta propia de una tiranía.

Es grosero y bizarro todo lo que se pudo ver. Obsceno e impúdico. Urnas vacías, quemadas, embarazadas antes, abiertas y sin precinto, actas y telegramas alterados, números dibujados. Casi 400 personas con el mismo domicilio recién cambiado en el DNI flamante o viviendo en baldíos como médanos pero de los pobres. Y como si esto fuera poco, paraguayos votando en Formosa y santiagueños en Tucumán. Venta de fiscales por 3 mil pesos y 25 mil candidatos, casi como una manada de elefantes para esconder el elefante del fraude.

Por eso están pidiendo la nulidad del comicio y la apertura de todas las urnas. Por eso con capaces de llegar incluso a la Corte Suprema de Justicia con el reclamo.

Del realismo mágico al realismo trágico. La eternización en el poder y la voracidad por ser millonarios. Como dijo Sergio Massa, “usan a los pobres para hacerse cada vez más ricos”. La palabra trampa tiene varias acepciones en el diccionario. Una dice que es un dispositivo para atrapar animales. El gobierno de Tucumán a través de su primera dama trató de animal a un inundado que la criticó. Ella le dijo vago de mierda, animal y le escupió en la cara que tenía varias mansiones y sin embargo estaba en ese lugar. Trampa también es servirse de un engaño para violar una ley o una regla. Todo esto junto es la definición de democratrucha. Una democracia trucha para todos y todas.
Horacio Verbitsky está muy preocupado por dos libros que revelan sus vínculos con la dictadura militar. El primero, illness acaba de aparecer y se llama “Doble agente” y es una biografía inesperada escrita por Gabriel Levinas y Sergio Serrichio. El segundo texto estaba archivado en la Biblioteca Nacional y es una memoria y balance del año 1978 donde la Fuerza Aérea registra formal y administrativamente que Verbitsky fue contratado para escribir un libro. Es incomprensible y muy sospechoso que haya trabajado para los militares genocidas quien, medicine en ese momento, clinic era un cuadro de inteligencia de Montoneros, lugarteniente de Rodolfo Walsh y mientras desaparecían y asesinaban a gran cantidad de sus compañeros de militancia.

Los propios comandantes de Montoneros siempre tuvieron dudas sobre los motivos que le permitieron sobrevivir a Verbitsky en medio del terrorismo de estado. Muchas veces se habló de que había colaborado con la dictadura a cambio de que le perdonaran la vida.

Esta investigación que aporta muchos datos novedosos es importante porque hoy Horacio Verbitsky es presidente del CELS, uno de los organismos defensores de los derechos humanos de mayor prestigio y el principal operador de Cristina Fernández de Kirchner en el periodismo gráfico. Se nota que el libro de Levinas puso el dedo en la llaga porque Verbitsky utilizó la tapa y seis páginas del diario en donde trabaja para hacer su descargo preventivo y porque fogoneó un libro sobre su vida absolutamente chupamedias que redactó Hernán López Echague y que es poco menos que una apología de Verbitsky y que por lo tanto no tuvo casi repercusión. Para idolatrar a Verbitsky nadie mejor que el mismo. El perro que se mostraba feroz con otros gobiernos se transformó en un perrito faldero de la presidenta y traicionó el oficio del periodismo de investigación y a muchos jóvenes que lo tenían como referencia. Violó el principal contrato con los lectores. La investigación de la corrupción debe ser pareja para todos. No importa quién sea el corrupto. No hay que fijarse cual camiseta partidaria lleva puesta el delincuente. Y Verbitsky fue un sabueso y un perro de presa en las denuncias contra todos los gobiernos anteriores pero con los Kirchner pasó a ser un San Bernardo sumiso que fue en auxilio de Néstor y Cristina y encima, se transformó ya no en fiscal del poder, como debe ser, sino en abogado del oficialismo y fiscal de los periodistas que no se arrodillaron ante los latigazos ni la chequera de los Kirchner.

Tránsfuga del periodismo cayó en groserías imperdonables como el doble estándar. Defendió a Aníbal “La Morsa” Fernández, repito, no a la Madre Teresa, a Aníbal, invalidando el testimonio de Martín Lanatta porque se trata de un condenado por narcotráfico. Sin embargo no aplicó el mismo mecanismo con su persona. Utilizó como válido y creíble el testimonio del brigadier Omar Graffigna, de 89 años, preso por criminal de estado, quien durante un reportaje en un diario oficialista dijo que no conocía a Verbitsky y que se estaba intentando perjudicar y jorobar al ex redactor de la Fuerza Aérea. Eso fue porque el libro de Levinas sostiene que Verbitsky escribió un discurso de quien fuera comandante de la Aeronáutica. Para eso apela al testimonio de un par de peritos caligráficos de prestigio pero en sus seis páginas de Página 12, Verbitsky cita a otros peritos que dicen lo contrario sobre el análisis de su letra manuscrita.

Otro elemento novedoso fue que el Perro ladró y pataleó como nunca. Siempre hizo gala de una calma y una frialdad especial para ejecutar sus operaciones. Pero esta vez se fue de madre. Se le saltó la cadena y le respondió a Levinas con chicanas baratas de un perro rabioso. Verbitsky, igual que los Kirchner, en lugar de responder a las denuncias intentó demoler la credibilidad del mensajero. Se burló como un principiante de Levinas al que le puso el apodo de GIL por sus iniciales, Gabriel Isaías Levinas y hasta sugirió que su familia se había quedado con algún cuadro de un importante artista plástico como si eso tuviera algo que ver. Verbitsky citó como fuentes a sus ex esposas pero lo más grave es que en su desesperación, amenazó a la editorial Sudamericana con un juicio, casi apostando a la censura previa que suelen ejercer los tiranos y no los periodistas. Quiso ensuciar a una de las autoridades de la editorial cuestionando su eficiencia y trayectoria. Hasta desarrolló el argumento de la real malicia sobre un libro que ni siquiera había sido editado. Levinas sospecha que Verbitsky tuvo la ayuda de los servicios de inteligencia de Cristina para hackear sus mails y enterarse del contenido del libro antes de que fuera publicado.

Doble agente, colaboracionista, buchón, traidor, son acusaciones terribles que dinamitan cualquier tipo de trayectoria. Es cierto que su amistad con los uniformados comenzó con el Comodoro Juan José Guiraldes y se apoyó en otro libro que escribió sobre la  aviación civil. Pero es inexplicable su trabajo a la luz del día en oficinas que estaban ubicadas en la boca del lobo de la dictadura militar más sanguinaria que padeció este país. Un par de testigos aseguraron que el 24 de marzo de 1976, el guerrillero se refugió en la estancia de Guiraldes. Conocido como “El Cadete” Guiraldes, este curioso personaje fue redactor de los lineamientos políticos de los golpistas junto a dos verdugos de la peor calaña: Ibérico Saint Jean y Albano Harguindeguy.

En su defensa floja de papeles, Verbitsky se escondió detrás de las polleras de Cristina. Dijo que todo esto era una operación de Clarín contra la presidenta, sus familiares, ministros, amigos y simpatizantes. ¿El en que rubro se ubicará? Quien fuera el corajudo denunciante de “Robo para la Corona” mutó en un manipulador informativo de “Opero para la corona”. La reina Cristina, agradecida con el Stiuso presuntamente progresista.

En mayo, en este mismo espacio de la columna escribí que Verbitsky estaba pasando por el peor momento de su vida profesional. Más topo que perro, recibió 700 mil pesos por mes, manchados en sangre, para escribir un libro que publicó un organismo dependiente de la Fuerza Aérea.

Hoy no quieren problemas y por eso no hablan públicamente. Pero dos altos dirigentes de Montoneros de la época, confiesan que nunca tuvieron confianza en Verbitsky ni en sus increíbles excusas. Jóvenes de 18 años por  mucho menos de lo que hizo Verbitsky, pibes que solo pintaban paredes con aerosol o tiraban bombas de panfletos, fueron acribillados o desaparecidos para siempre. Otros tuvieron que huir al exilio para salvar su pellejo. A Verbitsky, la dictadura, ni le tocó el timbre, como dijo Rodolfo Galimberti.
Horacio Verbitsky está muy preocupado por dos libros que revelan sus vínculos con la dictadura militar. El primero, more about information pills medicine acaba de aparecer y se llama “Doble agente” y es una biografía inesperada escrita por Gabriel Levinas y Sergio Serrichio. El segundo texto estaba archivado en la Biblioteca Nacional y es una memoria y balance del año 1978 donde la Fuerza Aérea registra formal y administrativamente que Verbitsky fue contratado para escribir un libro. Es incomprensible y muy sospechoso que haya trabajado para los militares genocidas quien, viagra en ese momento, remedy era un cuadro de inteligencia de Montoneros, lugarteniente de Rodolfo Walsh y mientras desaparecían y asesinaban a gran cantidad de sus compañeros de militancia.

Los propios comandantes de Montoneros siempre tuvieron dudas sobre los motivos que le permitieron sobrevivir a Verbitsky en medio del terrorismo de estado. Muchas veces se habló de que había colaborado con la dictadura a cambio de que le perdonaran la vida.

Esta investigación que aporta muchos datos novedosos es importante porque hoy Horacio Verbitsky es presidente del CELS, uno de los organismos defensores de los derechos humanos de mayor prestigio y el principal operador de Cristina Fernández de Kirchner en el periodismo gráfico. Se nota que el libro de Levinas puso el dedo en la llaga porque Verbitsky utilizó la tapa y seis páginas del diario en donde trabaja para hacer su descargo preventivo y porque fogoneó un libro sobre su vida absolutamente chupamedias que redactó Hernán López Echague y que es poco menos que una apología de Verbitsky y que por lo tanto no tuvo casi repercusión. Para idolatrar a Verbitsky nadie mejor que el mismo. El perro que se mostraba feroz con otros gobiernos se transformó en un perrito faldero de la presidenta y traicionó el oficio del periodismo de investigación y a muchos jóvenes que lo tenían como referencia. Violó el principal contrato con los lectores. La investigación de la corrupción debe ser pareja para todos. No importa quién sea el corrupto. No hay que fijarse cual camiseta partidaria lleva puesta el delincuente. Y Verbitsky fue un sabueso y un perro de presa en las denuncias contra todos los gobiernos anteriores pero con los Kirchner pasó a ser un San Bernardo sumiso que fue en auxilio de Néstor y Cristina y encima, se transformó ya no en fiscal del poder, como debe ser, sino en abogado del oficialismo y fiscal de los periodistas que no se arrodillaron ante los latigazos ni la chequera de los Kirchner.

Tránsfuga del periodismo cayó en groserías imperdonables como el doble estándar. Defendió a Aníbal “La Morsa” Fernández, repito, no a la Madre Teresa, a Aníbal, invalidando el testimonio de Martín Lanatta porque se trata de un condenado por narcotráfico. Sin embargo no aplicó el mismo mecanismo con su persona. Utilizó como válido y creíble el testimonio del brigadier Omar Graffigna, de 89 años, preso por criminal de estado, quien durante un reportaje en un diario oficialista dijo que no conocía a Verbitsky y que se estaba intentando perjudicar y jorobar al ex redactor de la Fuerza Aérea. Eso fue porque el libro de Levinas sostiene que Verbitsky escribió un discurso de quien fuera comandante de la Aeronáutica. Para eso apela al testimonio de un par de peritos caligráficos de prestigio pero en sus seis páginas de Página 12, Verbitsky cita a otros peritos que dicen lo contrario sobre el análisis de su letra manuscrita.

Otro elemento novedoso fue que el Perro ladró y pataleó como nunca. Siempre hizo gala de una calma y una frialdad especial para ejecutar sus operaciones. Pero esta vez se fue de madre. Se le saltó la cadena y le respondió a Levinas con chicanas baratas de un perro rabioso. Verbitsky, igual que los Kirchner, en lugar de responder a las denuncias intentó demoler la credibilidad del mensajero. Se burló como un principiante de Levinas al que le puso el apodo de GIL por sus iniciales, Gabriel Isaías Levinas y hasta sugirió que su familia se había quedado con algún cuadro de un importante artista plástico como si eso tuviera algo que ver. Verbitsky citó como fuentes a sus ex esposas pero lo más grave es que en su desesperación, amenazó a la editorial Sudamericana con un juicio, casi apostando a la censura previa que suelen ejercer los tiranos y no los periodistas. Quiso ensuciar a una de las autoridades de la editorial cuestionando su eficiencia y trayectoria. Hasta desarrolló el argumento de la real malicia sobre un libro que ni siquiera había sido editado. Levinas sospecha que Verbitsky tuvo la ayuda de los servicios de inteligencia de Cristina para hackear sus mails y enterarse del contenido del libro antes de que fuera publicado.

Doble agente, colaboracionista, buchón, traidor, son acusaciones terribles que dinamitan cualquier tipo de trayectoria. Es cierto que su amistad con los uniformados comenzó con el Comodoro Juan José Guiraldes y se apoyó en otro libro que escribió sobre la  aviación civil. Pero es inexplicable su trabajo a la luz del día en oficinas que estaban ubicadas en la boca del lobo de la dictadura militar más sanguinaria que padeció este país. Un par de testigos aseguraron que el 24 de marzo de 1976, el guerrillero se refugió en la estancia de Guiraldes. Conocido como “El Cadete” Guiraldes, este curioso personaje fue redactor de los lineamientos políticos de los golpistas junto a dos verdugos de la peor calaña: Ibérico Saint Jean y Albano Harguindeguy.

En su defensa floja de papeles, Verbitsky se escondió detrás de las polleras de Cristina. Dijo que todo esto era una operación de Clarín contra la presidenta, sus familiares, ministros, amigos y simpatizantes. ¿El en que rubro se ubicará? Quien fuera el corajudo denunciante de “Robo para la Corona” mutó en un manipulador informativo de “Opero para la corona”. La reina Cristina, agradecida con el Stiuso presuntamente progresista.

En mayo, en este mismo espacio de la columna escribí que Verbitsky estaba pasando por el peor momento de su vida profesional. Más topo que perro, recibió 700 mil pesos por mes, manchados en sangre, para escribir un libro que publicó un organismo dependiente de la Fuerza Aérea.

Hoy no quieren problemas y por eso no hablan públicamente. Pero dos altos dirigentes de Montoneros de la época, confiesan que nunca tuvieron confianza en Verbitsky ni en sus increíbles excusas. Jóvenes de 18 años por  mucho menos de lo que hizo Verbitsky, pibes que solo pintaban paredes con aerosol o tiraban bombas de panfletos, fueron acribillados o desaparecidos para siempre. Otros tuvieron que huir al exilio para salvar su pellejo. A Verbitsky, la dictadura, ni le tocó el timbre, como dijo Rodolfo Galimberti.
El gobierno de Cristina atentó contra la vida del campo argentino. En una de sus locuras autodestructivas más irracionales, physician la presidente de la Nación fue la autora intelectual del intento de asesinato del mundo de la producción agropecuaria. Su actitud vengativa y de profunda ignorancia casi logra su objetivo. Por ahora, look el campo no está muerto, pero está gravemente herido, quebrado en mil pedazos y en terapia intensiva. Uno de los dirigentes del sector dice que Cristina tuvo la extraña habilitad de hundir a todos los productores y a todas las producciones. No discriminó en eso. Les pegó un tiro a todos por igual. Por eso los chacareros de todo el país y de todas las actividades levantaron esa bandera de unidad y lucha que decía: “No maten al campo”.  Muchos dicen que ya es demasiado tarde para lágrimas, que ya no pueden esperar que llegue el nuevo gobierno y que les va a ser muy difícil recuperarse.

Ya contamos varias veces como han liquidado a los productores de manzanas y de peras en el Alto Valle del Río Negro. Vimos a esos hombres esforzados llorar delante nuestro mientras explicaban su padecimiento y esas fotos terribles con millones y millones de frutas maravillosas tiradas en el suelo. Es una imagen del país que nadie quiere.

Lo mismo o peor está pasando con los citricultores del Noreste. Un solo productor, Ricardo Rigoni, ex combatiente de Malvinas tuvo que tirar 220 mil kilos de naranjas de excelente nivel de exportación. Es humillante para quien se gana la vida trabajando la tierra igual que su padre y su abuelo. El motivo es muy simple. Producir un kilo de naranjas le cuesta 1,50 pesos. Sin embargo a él le pagan 50 centavos y en la góndola del supermercado, ese mismo kilo le cuesta 10 pesos al consumidor. Milagros de Cristina y Kicillof. No entienden nada y no quieren entender que es lo más grave. Un litro de combustible le cuesta a Ricardo 30 kilos de fruta. Al gobierno se le podría aplicar ese concepto bíblico de que “por sus frutos los conoceréis”. Están fundiendo a Dios y María santísima. Los campesinos rezan para que el 10 de diciembre llegue lo antes posible. Y Ricardo no es un terrateniente oligarca golpista. Tiene 400 hectáreas y 4 hijos. El gobierno K  ha demostrado ser más dañino que las sequías, las inundaciones, las plagas y las heladas. Ya se sabe, la inteligencia tiene un límite pero la estupidez es infinita. En Entre Ríos, hay 2.000 productores y 40 mil trabajadores en riesgo. Hace 20 años tenían  27 mil hectáreas dedicadas a la producción. Hoy solamente quedan 7 mil.  Abandonaron las quintas quebrados económica y anímicamente. El caradura del ministro de Economía, Axel dice que se cayó el mundo, pero en Uruguay se ve que no cayó ni un ladrillo porque ellos exportaron el año pasado 3.800 toneladas de cítricos. Dicen que el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri y algunos intendentes les dicen que se dediquen a otra cosa. ¿Qué otra actividad más lucrativa le recomiendan? ¿El tráfico ilegal de efedrina, tal vez? Los lujosos hoteles vacíos en el Sur que dan buena rentabilidad. O directamente afiliarse a La Cámpora y salvarse para toda la vida. Perdón por la ironía pero a veces no hay otra forma de procesar tanto maltrato y humillación frente a la gravedad extrema que están atravesando los hombres y las mujeres del campo. Que agradezcan que Cristina, por ahora, no habla de este tema. En cualquier momento los trata de burros, monigotes, cachivaches o directamente de golpistas.

Muchos ya definen la crisis como terminal. Sus insumos aumentan en dólares, la inflación no frena aunque la ignoren, la asfixia impositiva es un verdugo implacable y la caída de los precios internacionales complica todo más todavía. Dicen los productores que pese a que están quebrados, todos los meses tienen que depositarle al estado el 60% de lo que producen. Eso es matar a la gallina de los huevos de oro. Y eso que no estamos hablando del sector avícola que también está destruido. En realidad, como le dije, no se salva nadie.

Hasta la soja tiene problemas serios. El precio de 321 dólares la tonelada se derrumbó al mínimo casi en 7 años.

En maíz los productores calculan perder 50 dólares por hectárea. Van a perder plata a pesar de los buenos rendimientos. Pero en muchos casos, el flete es más caro que la carga.

Lo de la carne y la leche es de terror en el país de la carne y la leche. Dios y la patria se lo deberían demandar a los cristinistas. Acaba de cerrar un frigorífico importante en la zona de Ceres. Uno más de los 135 que ya cerraron. Hay 27 mil productores de ganado menos. Lo tragicómico es que este ya había cerrado en el 2013. Fue Amado Boudou, con bombos y platillos y ante las cámaras de televisión y  reabrió, pero antes lo rebautizaron Néstor Kirchner. Es todo un símbolo del ladriprogresismo feudal en retirada. Fue Boudou, hizo el circo, le pusieron el nombre que le ponen a todo y dos años después volvió a cerrar producto de la crisis ganadera que ya le cortó la cabeza a 10 millones de animales que es igual a todo el stock de Uruguay. Ni la protección de Néstor salvó al frigorífico. Éramos los primeros exportadores de carne y hoy nos caímos al puesto 14.

El propio Miguel Bein que no es un francotirador destituyente confesó que está sembrando trigo solo para concretar la rotación que le mantiene la calidad de su campo. Dice que sembrar trigo ya no es rentable. Por eso hace 111  años que no se plantaba tan poco. Le recuerdo que Bein es el posible ministro de Economía si Daniel Scioli llegara a la presidencia de la Nación.

La actividad vitivinícola en Cuyo está en la lona. Nunca menos, decía Cristina. Pero volverá al llano con menos carne, menos leche, menos trigo y menos maíz.

Hace poco me escribió una carta, no un mail, una maestra rural jubilada esposa de un productor agropecuario de Arroyito, Córdoba. Se llama Marta Graciela y me contó todos sus padecimientos y su experiencia de trabajo de 40 años en el campo. Y también me pidió que no me olvide del campo. De la desesperación que les produce el ninguneo y el ataque del gobierno de Cristina. Esta columna la hice en homenaje de Marta que tanto sufre y de tantas Martas que son verdaderas heroínas y hacen patria en los pueblos del interior. Para que no maten al campo. Para que no puedan asesinarlo. Y para que pronto pueda salir de terapia intensiva.
El gobierno de Cristina atentó contra la vida del campo argentino. En una de sus locuras autodestructivas más irracionales, sovaldi la presidente de la Nación fue la autora intelectual del intento de asesinato del mundo de la producción agropecuaria. Su actitud vengativa y de profunda ignorancia casi logra su objetivo. Por ahora, click el campo no está muerto, purchase pero está gravemente herido, quebrado en mil pedazos y en terapia intensiva. Uno de los dirigentes del sector dice que Cristina tuvo la extraña habilitad de hundir a todos los productores y a todas las producciones. No discriminó en eso. Les pegó un tiro a todos por igual. Por eso los chacareros de todo el país y de todas las actividades levantaron esa bandera de unidad y lucha que decía: “No maten al campo”.  Muchos dicen que ya es demasiado tarde para lágrimas, que ya no pueden esperar que llegue el nuevo gobierno y que les va a ser muy difícil recuperarse.

Ya contamos varias veces como han liquidado a los productores de manzanas y de peras en el Alto Valle del Río Negro. Vimos a esos hombres esforzados llorar delante nuestro mientras explicaban su padecimiento y esas fotos terribles con millones y millones de frutas maravillosas tiradas en el suelo. Es una imagen del país que nadie quiere.

Lo mismo o peor está pasando con los citricultores del Noreste. Un solo productor, Ricardo Rigoni, ex combatiente de Malvinas tuvo que tirar 220 mil kilos de naranjas de excelente nivel de exportación. Es humillante para quien se gana la vida trabajando la tierra igual que su padre y su abuelo. El motivo es muy simple. Producir un kilo de naranjas le cuesta 1,50 pesos. Sin embargo a él le pagan 50 centavos y en la góndola del supermercado, ese mismo kilo le cuesta 10 pesos al consumidor. Milagros de Cristina y Kicillof. No entienden nada y no quieren entender que es lo más grave. Un litro de combustible le cuesta a Ricardo 30 kilos de fruta. Al gobierno se le podría aplicar ese concepto bíblico de que “por sus frutos los conoceréis”. Están fundiendo a Dios y María santísima. Los campesinos rezan para que el 10 de diciembre llegue lo antes posible. Y Ricardo no es un terrateniente oligarca golpista. Tiene 400 hectáreas y 4 hijos. El gobierno K  ha demostrado ser más dañino que las sequías, las inundaciones, las plagas y las heladas. Ya se sabe, la inteligencia tiene un límite pero la estupidez es infinita. En Entre Ríos, hay 2.000 productores y 40 mil trabajadores en riesgo. Hace 20 años tenían  27 mil hectáreas dedicadas a la producción. Hoy solamente quedan 7 mil.  Abandonaron las quintas quebrados económica y anímicamente. El caradura del ministro de Economía, Axel dice que se cayó el mundo, pero en Uruguay se ve que no cayó ni un ladrillo porque ellos exportaron el año pasado 3.800 toneladas de cítricos. Dicen que el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri y algunos intendentes les dicen que se dediquen a otra cosa. ¿Qué otra actividad más lucrativa le recomiendan? ¿El tráfico ilegal de efedrina, tal vez? Los lujosos hoteles vacíos en el Sur que dan buena rentabilidad. O directamente afiliarse a La Cámpora y salvarse para toda la vida. Perdón por la ironía pero a veces no hay otra forma de procesar tanto maltrato y humillación frente a la gravedad extrema que están atravesando los hombres y las mujeres del campo. Que agradezcan que Cristina, por ahora, no habla de este tema. En cualquier momento los trata de burros, monigotes, cachivaches o directamente de golpistas.

Muchos ya definen la crisis como terminal. Sus insumos aumentan en dólares, la inflación no frena aunque la ignoren, la asfixia impositiva es un verdugo implacable y la caída de los precios internacionales complica todo más todavía. Dicen los productores que pese a que están quebrados, todos los meses tienen que depositarle al estado el 60% de lo que producen. Eso es matar a la gallina de los huevos de oro. Y eso que no estamos hablando del sector avícola que también está destruido. En realidad, como le dije, no se salva nadie.

Hasta la soja tiene problemas serios. El precio de 321 dólares la tonelada se derrumbó al mínimo casi en 7 años.

En maíz los productores calculan perder 50 dólares por hectárea. Van a perder plata a pesar de los buenos rendimientos. Pero en muchos casos, el flete es más caro que la carga.

Lo de la carne y la leche es de terror en el país de la carne y la leche. Dios y la patria se lo deberían demandar a los cristinistas. Acaba de cerrar un frigorífico importante en la zona de Ceres. Uno más de los 135 que ya cerraron. Hay 27 mil productores de ganado menos. Lo tragicómico es que este ya había cerrado en el 2013. Fue Amado Boudou, con bombos y platillos y ante las cámaras de televisión y  reabrió, pero antes lo rebautizaron Néstor Kirchner. Es todo un símbolo del ladriprogresismo feudal en retirada. Fue Boudou, hizo el circo, le pusieron el nombre que le ponen a todo y dos años después volvió a cerrar producto de la crisis ganadera que ya le cortó la cabeza a 10 millones de animales que es igual a todo el stock de Uruguay. Ni la protección de Néstor salvó al frigorífico. Éramos los primeros exportadores de carne y hoy nos caímos al puesto 14.

El propio Miguel Bein que no es un francotirador destituyente confesó que está sembrando trigo solo para concretar la rotación que le mantiene la calidad de su campo. Dice que sembrar trigo ya no es rentable. Por eso hace 111  años que no se plantaba tan poco. Le recuerdo que Bein es el posible ministro de Economía si Daniel Scioli llegara a la presidencia de la Nación.

La actividad vitivinícola en Cuyo está en la lona. Nunca menos, decía Cristina. Pero volverá al llano con menos carne, menos leche, menos trigo y menos maíz.

Hace poco me escribió una carta, no un mail, una maestra rural jubilada esposa de un productor agropecuario de Arroyito, Córdoba. Se llama Marta Graciela y me contó todos sus padecimientos y su experiencia de trabajo de 40 años en el campo. Y también me pidió que no me olvide del campo. De la desesperación que les produce el ninguneo y el ataque del gobierno de Cristina. Esta columna la hice en homenaje de Marta que tanto sufre y de tantas Martas que son verdaderas heroínas y hacen patria en los pueblos del interior. Para que no maten al campo. Para que no puedan asesinarlo. Y para que pronto pueda salir de terapia intensiva.
“El silencio es salud”, viagra sale decía la dictadura militar. Mientras desaparecían y asesinaban a la gente, ordenaban que todos cerraran la boca. No querían que  nadie  denunciara el terrorismo de estado que hizo estragos en nuestra patria.

“La peor opinión es el silencio”, decía el gremio de los periodistas antes de ponerse la camiseta de Cristina. Se incitaba a que todo el mundo diera su punto de vista sobre la realidad. El debate plural y la libre circulación de las ideas es un pilar de la democracia republicana.

Yo creo que el silencio es hijo del miedo y el miedo es el objetivo que todos los autoritarios quieren conseguir mientras hacen de las suyas. Aterrorizan de distintas maneras a las personas para callarlas. Un mundo sin periodistas fue el libro que sintetizó los sueños del poder para Horacio Verbitsky antes de venderse al oro de Santa Cruz. Saben que el trabajo del periodista es la  piedra en el zapato de los que mandan. O tocarle el culo a los poderosos, como siempre le enseñé a Diego. Ver temblar a un funcionario frente a la libreta de anotaciones o un grabador, como contó Arturo Pérez Reverte. Eso es periodismo. Lo demás es propaganda. La mirada crítica es el ADN de este oficio maravilloso. Ser fiscal del poder y abogado del hombre común es el lugar ético donde pararse. Siempre del lado de las víctimas y nunca desde el lugar de los victimario. Acomodar a los incómodos e incomodar a los cómodos como proclama el Talmud para la fe.

Cristina odia la diversidad de opiniones. Es una amante acérrima del discurso único. No permite que nadie la contradiga y el  que tiene la osadía de hacerlo debe atenerse a las consecuencias. Allí está el académico de historia que recibió la agresión verbal de ser tratado de burro. Allí está el abuelito que quiso regalarle diez dólares a su nieto injuriado como tacaño y acusado poco menos que de conspirador. Allí están tantos periodistas escrachados como destituyentes, mercenarios de las corporaciones y básicamente antipopulares y traidores a la patria. Enjuiciados en la plaza pública como hacía Mussolini, escupidos en las paredes de la ciudad.

Es que el sueño de un mundo sin periodistas incluye silenciarlos. Ponerles una mordaza y que hablen solo los que tienen buena onda y te hacen sentir bien Esa es el periodista que prefiere Cristina. El no periodista. El que tiene buena onda y te hacer sentir bien es un chupamedias o un publicista, nunca un periodista. La presidenta  y todo su séquito de cómplices tienen esa concepción. Por eso no ahorra latigazos verbales y ataques a los medios de comunicación. Pero es siempre peligroso que un presidente desde el lugar más alto de la República, señale con el dedo y estigmatice a una persona común del llano. Es una desmesura. Es un misil contra un mosquito. Es no entender la desproporción que existe. Con todos los presidentes de la democracia tuve una buena relación antes y después de que ejercieran su cargo. Mientras fueron jefes de estado en actividad esa buena relación se puso tensa y se deterioró. Porque ese es nuestro trabajo. Para destacar sus logros y virtudes están los jefes de prensa y los secretarios de medios. Para sospechar de todo y meter el dedo en todas las llagas, estamos los periodistas. Ese debate caliente y cargado de polémica y pasión que inexorablemente se debe establecer entre los presidentes y los periodistas fue sano y respetuoso. A todos los critiqué con dureza y respeto. Y con todos, luego me dí la mano y mantuve una relación cordial. Alfonsín, Menem, De la Rúa, Duhalde lo padecieron y al tiempo lo valoraron. Menos con los K. Con ellos tuve un diálogo respetuoso antes  pero luego la discusión fue feroz y agresiva de parte de ellos. Tanto Néstor como Cristina tuvieron o tienen tanta voracidad por el dinero y el poder que es casi imposible intercambiar un párrafo con ellos sin antes rendirse de rodillas ante su altar. Son señores feudales en todo el sentido de la palabra. O monárquicos. Siempre tienen enfrente a esclavos o vasallos. Esa intolerancia que instalaron desde el poder tiene muchos peligros porque fractura socialmente a la sociedad, porque le hace una herida tremenda que será muy difícil de cicatrizar. Pero el riesgo más grande es que algunos fanáticos quieran hacer justicia por mano propia y ahorrarle los disgustos a Cristina. Son los que intentan censurar. Los que descalifican a los que opinan distinto desde el aparato de propaganda del estado y las redes sociales rentadas. Los que son capaces de darle su merecido a un profesor de historia burro. O la patota K que fue a la puerta de la radio a gritar que Fernando Bravo y Alfredo Leuco se tenían que morir. Tenían palos y eran 300. Tuvimos que salir custodiados con la policía. El frente del edificio quedó todo pintarrajeado con leyendas del tipo:” Leuco facho- Magdalena golpista”. Jamás en mi vida lo voy a olvidar.

Por eso me indigna pero no me sorprende que en Villa María un grupito de iluminados que se creen revolucionarios haya intimidado a los comerciantes. Los apretaron para que sacaran de la vidriera los afiches de la charla que Los Leuco vamos a dar el sábado 19 de setiembre. Los amenazaron con romperle a piedrazos el vidrio del frente de sus negocios. Algunos recularon y retiraron la propaganda. Otros aguantaron el chubasco pero por la tarde sus negocios fueron fotografiados  con total impunidad. Y como si esto fuera poco, la principal organizadora de la chara  en la sociedad Rural de Villa María fue patoteada telefónicamente. La intentaron asustar diciéndole  que conocían sus movimiento, su auto, el hijo chico que tenía y que si se hacía la charla iban a destruir todos los vidrios del salón de la Rural. Yo no creo que Cristina haya llamado a esos energúmenos fascistas para ordenarles que hagan lo que hicieron. Solo digo que el discurso agresivo y castigador de la presidenta le da cobertura a los violentos. A las Milagros Sala o a los muchachos de Villa María. Les otorga un certificado de impunidad, los alienta a la agresión. Por eso, si algo malo ocurre finalmente, la presidenta se convertirá en autora intelectual aunque no lo haya buscado. La presidenta debe erigirse en custodia de la libertad de prensa y no en su verduga. Debe luchar para que cada vez haya menos silencio y más debate. Para que nadie se calle ni tenga miedo. Para que haya más democracia y menos patotas. Para extirpar el silencio. Y multiplicar la libertad.
“El silencio es salud”, rx decía la dictadura militar. Mientras desaparecían y asesinaban a la gente, ordenaban que todos cerraran la boca. No querían que  nadie  denunciara el terrorismo de estado que hizo estragos en nuestra patria.

“La peor opinión es el silencio”, decía el gremio de los periodistas antes de ponerse la camiseta de Cristina. Se incitaba a que todo el mundo diera su punto de vista sobre la realidad. El debate plural y la libre circulación de las ideas es un pilar de la democracia republicana.

Yo creo que el silencio es hijo del miedo y el miedo es el objetivo que todos los autoritarios quieren conseguir mientras hacen de las suyas. Aterrorizan de distintas maneras a las personas para callarlas. Un mundo sin periodistas fue el libro que sintetizó los sueños del poder para Horacio Verbitsky antes de venderse al oro de Santa Cruz. Saben que el trabajo del periodista es la  piedra en el zapato de los que mandan. O tocarle el culo a los poderosos, como siempre le enseñé a Diego. Ver temblar a un funcionario frente a la libreta de anotaciones o un grabador, como contó Arturo Pérez Reverte. Eso es periodismo. Lo demás es propaganda. La mirada crítica es el ADN de este oficio maravilloso. Ser fiscal del poder y abogado del hombre común es el lugar ético donde pararse. Siempre del lado de las víctimas y nunca desde el lugar de los victimario. Acomodar a los incómodos e incomodar a los cómodos como proclama el Talmud para la fe.

Cristina odia la diversidad de opiniones. Es una amante acérrima del discurso único. No permite que nadie la contradiga y el  que tiene la osadía de hacerlo debe atenerse a las consecuencias. Allí está el académico de historia que recibió la agresión verbal de ser tratado de burro. Allí está el abuelito que quiso regalarle diez dólares a su nieto injuriado como tacaño y acusado poco menos que de conspirador. Allí están tantos periodistas escrachados como destituyentes, mercenarios de las corporaciones y básicamente antipopulares y traidores a la patria. Enjuiciados en la plaza pública como hacía Mussolini, escupidos en las paredes de la ciudad.

Es que el sueño de un mundo sin periodistas incluye silenciarlos. Ponerles una mordaza y que hablen solo los que tienen buena onda y te hacen sentir bien Esa es el periodista que prefiere Cristina. El no periodista. El que tiene buena onda y te hacer sentir bien es un chupamedias o un publicista, nunca un periodista. La presidenta  y todo su séquito de cómplices tienen esa concepción. Por eso no ahorra latigazos verbales y ataques a los medios de comunicación. Pero es siempre peligroso que un presidente desde el lugar más alto de la República, señale con el dedo y estigmatice a una persona común del llano. Es una desmesura. Es un misil contra un mosquito. Es no entender la desproporción que existe. Con todos los presidentes de la democracia tuve una buena relación antes y después de que ejercieran su cargo. Mientras fueron jefes de estado en actividad esa buena relación se puso tensa y se deterioró. Porque ese es nuestro trabajo. Para destacar sus logros y virtudes están los jefes de prensa y los secretarios de medios. Para sospechar de todo y meter el dedo en todas las llagas, estamos los periodistas. Ese debate caliente y cargado de polémica y pasión que inexorablemente se debe establecer entre los presidentes y los periodistas fue sano y respetuoso. A todos los critiqué con dureza y respeto. Y con todos, luego me dí la mano y mantuve una relación cordial. Alfonsín, Menem, De la Rúa, Duhalde lo padecieron y al tiempo lo valoraron. Menos con los K. Con ellos tuve un diálogo respetuoso antes  pero luego la discusión fue feroz y agresiva de parte de ellos. Tanto Néstor como Cristina tuvieron o tienen tanta voracidad por el dinero y el poder que es casi imposible intercambiar un párrafo con ellos sin antes rendirse de rodillas ante su altar. Son señores feudales en todo el sentido de la palabra. O monárquicos. Siempre tienen enfrente a esclavos o vasallos. Esa intolerancia que instalaron desde el poder tiene muchos peligros porque fractura socialmente a la sociedad, porque le hace una herida tremenda que será muy difícil de cicatrizar. Pero el riesgo más grande es que algunos fanáticos quieran hacer justicia por mano propia y ahorrarle los disgustos a Cristina. Son los que intentan censurar. Los que descalifican a los que opinan distinto desde el aparato de propaganda del estado y las redes sociales rentadas. Los que son capaces de darle su merecido a un profesor de historia burro. O la patota K que fue a la puerta de la radio a gritar que Fernando Bravo y Alfredo Leuco se tenían que morir. Tenían palos y eran 300. Tuvimos que salir custodiados con la policía. El frente del edificio quedó todo pintarrajeado con leyendas del tipo:” Leuco facho- Magdalena golpista”. Jamás en mi vida lo voy a olvidar.

Por eso me indigna pero no me sorprende que en Villa María un grupito de iluminados que se creen revolucionarios haya intimidado a los comerciantes. Los apretaron para que sacaran de la vidriera los afiches de la charla que Los Leuco vamos a dar el sábado 19 de setiembre. Los amenazaron con romperle a piedrazos el vidrio del frente de sus negocios. Algunos recularon y retiraron la propaganda. Otros aguantaron el chubasco pero por la tarde sus negocios fueron fotografiados  con total impunidad. Y como si esto fuera poco, la principal organizadora de la chara  en la sociedad Rural de Villa María fue patoteada telefónicamente. La intentaron asustar diciéndole  que conocían sus movimiento, su auto, el hijo chico que tenía y que si se hacía la charla iban a destruir todos los vidrios del salón de la Rural. Yo no creo que Cristina haya llamado a esos energúmenos fascistas para ordenarles que hagan lo que hicieron. Solo digo que el discurso agresivo y castigador de la presidenta le da cobertura a los violentos. A las Milagros Sala o a los muchachos de Villa María. Les otorga un certificado de impunidad, los alienta a la agresión. Por eso, si algo malo ocurre finalmente, la presidenta se convertirá en autora intelectual aunque no lo haya buscado. La presidenta debe erigirse en custodia de la libertad de prensa y no en su verduga. Debe luchar para que cada vez haya menos silencio y más debate. Para que nadie se calle ni tenga miedo. Para que haya más democracia y menos patotas. Para extirpar el silencio. Y multiplicar la libertad.
Pedrito Guerra lo dice en forma maravillosa: “Contamíname, viagra dosage pharmacy pero no con el humo que asfixia el aire /ven, visit this pero sí con tus ojos y con tus bailes / Lo proponía también Pedro Arcanjo, hospital el personaje extraordinario de Jorge Amado en Tienda de los Milagros: la mixtura de las razas como freno a todas las guerras y como apuesta definitiva a la paz.
Su teoría decía que si todos los hombres y todas las mujeres nos mezclamos y nos casamos todo el tiempo con gente de otras latitudes, razas, y creencias, vamos a terminar siendo todos parientes. Y ya nadie va a querer discriminar a nadie porque todos vamos a tener un gen de todas las razas corriendo por nuestra sangre. ¿No le parece una utopía maravillosa y poética? Sería el mejor de los milagros de esa tienda: la integración. El fin de la discriminación. La instalación definitiva en esta tierra de la mejor contaminación, del cruce de culturas, saberes y experiencias. Sería el fin del odio racial. El amanecer de un nuevo planeta llamado convivencia.

Lo digo porque hoy es el día del inmigrante y esa es una palabra que me conmueve hasta las lágrimas. Porque inmigrantes somos todos. Nuestros padres, nuestros abuelos de algún lugar vinieron. Dicen que el hombre desciende del mono pero que el argentino desciende de los barcos.
Eso porque pensamos en una sola de las oleadas de inmigrantes. En los tanos, los gallegos, los rusos, los turcos, todos los que así fueron llamados cariñosamente y como una forma del abrazo en nuestra bendita argentina. Pero yo también valoro la otra ola de inmigrantes. Tan o más discriminada que la anterior. ¿No se acuerda de los gallegos brutos, o los judíos tacaños? Hoy pasa lo mismo cuando nuestra degradación es capaz de hablar de bolitas, o los chinos del super o los negros de todo tipo que vienen a usar nuestros hospitales y nuestras escuelas. ¿No escuchó nunca acaso ese exabrupto? Yo me alegro de que este país sea una puerta abierta a los “hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino”, como dice el Preámbulo de nuestra biblia laica que es la Constitución Nacional.
El artículo 25 dice que “El gobierno federal fomentará la inmigración europea y no podrá restringir, limitar, ni gravar con impuesto alguno la entrada en el territorio argentino de los extranjeros que traigan por objeto labrar la tierra, mejorar las industrias e introducir y enseñar las ciencias y las artes”.
Hoy es el día del inmigrante porque se recuerda un decreto del Primer Triunvirato de 1812 que ofrecía: “su inmediata protección a los individuos de todas las naciones y a sus familias que deseen fijar su domicilio en el territorio”.
Y esta tierra se hizo y se sigue haciendo grande con la sangre, el sudor y las lágrimas de quienes se sumaron a los criollos para construir el futuro.
A esa mixtura maravillosa del abuelo gringo que llegó y se arremangó con el abuelo indio que jamás se resignó, como dice la canción. Ese es nuestro crisol de razas. El mejor ejemplo que podemos dar al mundo de integración, cohesión y convivencia pacífica. Hemos sumado a nuestra identidad otras identidades. En sus músicas, en sus comidas, en sus costumbres y lenguajes. La diversidad cultural es nuestra mejor carta de presentación. Es la paleta con todos los colores posibles. Es la contracara del nazismo que creía en una raza superior. Es la celebración de que todas las razas somos superiores. Y que todos somos iguales ante la ley y ante Dios. Mucho más todavía porque la xenofobia está resurgiendo en muchos países del mundo.

El odio racial y religioso y los gobiernos que condenan a su gente a la miseria son los principales motores de la mayor inmigratoria que se da desde la Segunda Guerra Mundial y del primer genocidio que vemos como se produce en tiempo real. Los chicos sirios como Aylan que tanto conmovió al mundo huyen del exterminio de los fundamentalistas. Solo en Siria asesinaron a 12 mil pibes y muchos de ellos fueron quemados o enterrados vivos. ¿Se da cuenta del nivel de crueldad del que estamos hablando? Y muchos de esos terroristas de estado  ejecutan una masacre cotidiana en nombre de Dios y la religión. A las mujeres las convierten en esclavas sexuales. Quieren fundar un califato y por eso matan miles y miles de cristianos. Hoy Marcelo Longobardi se acordó que Cristina había dicho que los fanáticos del Estado Islámico eran una puesta en escena y un montaje hollywoodense. ¿ Se acuerda de semejante barbaridad presidencial? Es tanta la desesperación de estos hermanos que se lanzan al océano en barcazas que son verdaderas cáscaras de nuez y son capaces de tirarse en las vías, delante de los trenes? El crimen de un solo chico debería sublevarnos como pide el Papa Francisco. ¿Qué parte de la condición humana se ahogó con Aylan en las costas de Turquía.
Una buena manera de festejar el día del inmigrante es darle una mano al que, por suerte, es diferente y por suerte es semejante. La migración es un derecho natural, esencial e inalienable de la persona. Una buena manera de festejar el día es acompañar a Pedrito y disfrutar de esa contaminación positiva. Contaminarnos pero no con el humo que asfixia el aire pero si con tus ojos y con tus bailes.
Contamíname, mézclate conmigo
Que bajo mi rama tendrás abrigo.
Hoy, en el día del inmigrante. Y siempre en el día de los sueños.

Pedrito Guerra lo dice en forma maravillosa: “Contamíname, patient pero no con el humo que asfixia el aire /ven, pero sí con tus ojos y con tus bailes / Lo proponía también Pedro Arcanjo, el personaje extraordinario de Jorge Amado en Tienda de los Milagros: la mixtura de las razas como freno a todas las guerras y como apuesta definitiva a la paz.
Su teoría decía que si todos los hombres y todas las mujeres nos mezclamos y nos casamos todo el tiempo con gente de otras latitudes, razas, y creencias, vamos a terminar siendo todos parientes. Y ya nadie va a querer discriminar a nadie porque todos vamos a tener un gen de todas las razas corriendo por nuestra sangre. ¿No le parece una utopía maravillosa y poética? Sería el mejor de los milagros de esa tienda: la integración. El fin de la discriminación. La instalación definitiva en esta tierra de la mejor contaminación, del cruce de culturas, saberes y experiencias. Sería el fin del odio racial. El amanecer de un nuevo planeta llamado convivencia.

Lo digo porque hoy es el día del inmigrante y esa es una palabra que me conmueve hasta las lágrimas. Porque inmigrantes somos todos. Nuestros padres, nuestros abuelos de algún lugar vinieron. Dicen que el hombre desciende del mono pero que el argentino desciende de los barcos.
Eso porque pensamos en una sola de las oleadas de inmigrantes. En los tanos, los gallegos, los rusos, los turcos, todos los que así fueron llamados cariñosamente y como una forma del abrazo en nuestra bendita argentina. Pero yo también valoro la otra ola de inmigrantes. Tan o más discriminada que la anterior. ¿No se acuerda de los gallegos brutos, o los judíos tacaños? Hoy pasa lo mismo cuando nuestra degradación es capaz de hablar de bolitas, o los chinos del super o los negros de todo tipo que vienen a usar nuestros hospitales y nuestras escuelas. ¿No escuchó nunca acaso ese exabrupto? Yo me alegro de que este país sea una puerta abierta a los “hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino”, como dice el Preámbulo de nuestra biblia laica que es la Constitución Nacional.
El artículo 25 dice que “El gobierno federal fomentará la inmigración europea y no podrá restringir, limitar, ni gravar con impuesto alguno la entrada en el territorio argentino de los extranjeros que traigan por objeto labrar la tierra, mejorar las industrias e introducir y enseñar las ciencias y las artes”.
Hoy es el día del inmigrante porque se recuerda un decreto del Primer Triunvirato de 1812 que ofrecía: “su inmediata protección a los individuos de todas las naciones y a sus familias que deseen fijar su domicilio en el territorio”.
Y esta tierra se hizo y se sigue haciendo grande con la sangre, el sudor y las lágrimas de quienes se sumaron a los criollos para construir el futuro.
A esa mixtura maravillosa del abuelo gringo que llegó y se arremangó con el abuelo indio que jamás se resignó, como dice la canción. Ese es nuestro crisol de razas. El mejor ejemplo que podemos dar al mundo de integración, cohesión y convivencia pacífica. Hemos sumado a nuestra identidad otras identidades. En sus músicas, en sus comidas, en sus costumbres y lenguajes. La diversidad cultural es nuestra mejor carta de presentación. Es la paleta con todos los colores posibles. Es la contracara del nazismo que creía en una raza superior. Es la celebración de que todas las razas somos superiores. Y que todos somos iguales ante la ley y ante Dios. Mucho más todavía porque la xenofobia está resurgiendo en muchos países del mundo.

El odio racial y religioso y los gobiernos que condenan a su gente a la miseria son los principales motores de la mayor inmigratoria que se da desde la Segunda Guerra Mundial y del primer genocidio que vemos como se produce en tiempo real. Los chicos sirios como Aylan que tanto conmovió al mundo huyen del exterminio de los fundamentalistas. Solo en Siria asesinaron a 12 mil pibes y muchos de ellos fueron quemados o enterrados vivos. ¿Se da cuenta del nivel de crueldad del que estamos hablando? Y muchos de esos terroristas de estado  ejecutan una masacre cotidiana en nombre de Dios y la religión. A las mujeres las convierten en esclavas sexuales. Quieren fundar un califato y por eso matan miles y miles de cristianos. Hoy Marcelo Longobardi se acordó que Cristina había dicho que los fanáticos del Estado Islámico eran una puesta en escena y un montaje hollywoodense. ¿ Se acuerda de semejante barbaridad presidencial? Es tanta la desesperación de estos hermanos que se lanzan al océano en barcazas que son verdaderas cáscaras de nuez y son capaces de tirarse en las vías, delante de los trenes? El crimen de un solo chico debería sublevarnos como pide el Papa Francisco. ¿Qué parte de la condición humana se ahogó con Aylan en las costas de Turquía.
Una buena manera de festejar el día del inmigrante es darle una mano al que, por suerte, es diferente y por suerte es semejante. La migración es un derecho natural, esencial e inalienable de la persona. Una buena manera de festejar el día es acompañar a Pedrito y disfrutar de esa contaminación positiva. Contaminarnos pero no con el humo que asfixia el aire pero si con tus ojos y con tus bailes.
Contamíname, mézclate conmigo
Que bajo mi rama tendrás abrigo.
Hoy, en el día del inmigrante. Y siempre en el día de los sueños.

Los refugiados de Capitanich viven peor que los que huyen de Siria hacia Europa. Los marginados y olvidados de Capitanich son una desmentida cruel del relato mentiroso de un señor feudal que se siente dueño del Chaco. Jorge Lanata, salve y su equipo de investigación, cialis cuando no, mostraron el infierno de Capitanich donde el solo ve un paraíso.

Las cámaras de televisión iluminaron con toda crudeza el escándalo de una provincia donde los testaferros del gobernador hacen las obras públicas con sobreprecios para devolver las coimas y encima, muchas veces las obras no se terminan. Como el caso del famoso acueducto tantas veces anunciado por Néstor y Cristina y que hoy no existe. Gran cantidad de hermanos chaqueños solo piden agua. Apenas el 28% de los chaqueños tienen agua potable. Por eso piden agua y dignidad si no es mucho pedir, señor Capitanich. Casi la mitad de los habitantes son pobres y el 15% son indigentes. Para los estafadores del INDEK con “Ka” casi no existe la pobreza y prácticamente hay plena ocupación. Parece una broma macabra. Es una humillación sobre la humillación de los chicos desnutridos, los hospitales sin insumos o con paredes casi de papel, o sin cloacas como viven 6 de cada diez chaqueños. Había que ser muy insensible para no llorar con las imágenes de ese chico tomando agua sucia de un balde. Hay que ser muy cobarde y perverso para ignorar algo tan doloroso.  Ver a una madre en su ranchito darle a su hijo una mamadera vacía porque no tiene leche es de una crueldad incomprensible.

Los niveles de exclusión y marginalidad son altísimos y sin embargo, el Coqui Capitancih aplica el manual básico de kirchnerismo y acusa a los medios de ser destituyentes y transmitir falsedades. Es el mismo que cuando fue jefe de gabinete, el más bizarro y caricaturesco, rompió un diario Clarín ante las cámaras de televisión. Todo un gesto autoritario que habla más de sí mismo que del periodismo. Bárbaro, las ideas no se rompen, le dijimos en aquel momento. Por esos días era el chirolita de Cristina y no dejaba papelón por hacer. Claro que no es fácil ganarle en las elecciones. La mitad de la población depende del trabajo del estado. ¿Escuchó bien? Cinco de cada diez chaqueños son dependientes económicamente de un sueldo del estado. La consigna que Capitanich utiliza en la campaña electoral es casi una provocación: “Seguir nos hace bien”. Seguir mintiendo y ocultado será que les hace bien a ellos. Porque hace tres años que no publican datos oficiales de pobreza, indigencia, inflación y empleo. Ocultamiento de estado. Transparencia cero. Capitanich lo hizo. Y eso que Cristina lo favoreció con la transferencia discrecional de montañas de dinero. Es la cuarta provincia que recibió más fondos nacionales.

¿Quién es realmente Capitanich desde el punto de vista político? ¿Qué clase de dirigente es?

Capitanich hizo y dijo barbaridades. Cosas que dieron verguenza ajena.  Se cansó de decir pavadas y alimentar las redes sociales con sus metidas de pata. Fue repudiado cuando comentó la muerte por desnutrición de un chiquito Qom en su provincia como un caso aislado y cuando  ninguneó la advertencia del Papa Francisco diciendo que el desembarco de la droga y los narcotraficantes en Argentina era un tema de poca relevancia”. Nunca se sintió cómodo en el papel de revolucionario y combativo. Siempre fue un caudillo conservador como Néstor Kirchner que fue menemista, duhaldista y kirchnerista siempre de la primera hora. Fue tan verborrágico para defender las ideas liberales de Menem como la ortodoxia justicialista de Duhalde o el populismo ladri feudal y filo-chavista de los Kirchner.

Fue socio de Aldo Ducler, acusado en su momento en Estados Unidos por relaciones con un Cartel mexicano de la droga. Claro, siempre hay que recordar de donde viene la confianza del matrimonio presidencial en sus capacidades. La financiera de Ducler fue la que operó sobre los  tristemente célebres fondos de Santa Cruz de los que no hay una sola boleta de depósito ni un resumen de cuenta con los intereses.

Coqui les pide a los demás que sean austeros y solidarios pero él festeja el cumpleaños de 15 a su hija en el Tattersall de Palermo y gasta 200 lucas en la fiesta y se va de vacaciones en el avión de la provincia. Por eso le pegaron desde un peronismo de libro como Hugo Moyano que dijo que le dieron el mejor camarote del Titanic hasta una antiperonista de libro como Elisa Carrió que dijo que Coqui era el corrupto más dulce de todos.

Anoche, una vez más, a Capitanich  se le cayó la careta. Sus falsedades fueron puestas en evidencia. Cuando las  cámaras se encienden se acaba el autoritarismo, dijo Luis Clur en su momento. Cuando el periodismo muestra sin censuras y se coloca del lado de las víctimas como debe ser, no hay relato que valga. Podrán repetir todos los días que Chaco es un paraíso pero está claro que para muchos argentinos que viven en el feudo de Capitanich, es un infierno. No tienen nada de nada y encima les toman el pelo. La injusticia social y la mojada de oreja.

La pobreza estructural y el maltrato. La corrupción y la desesperanza. Ojalá los chaqueños algún día tengan el gobernador que se merecen. Alguien honrado y capacitado que pueda transformar parte de ese infierno en un paraíso para todos y todas. Ojalá.
Los refugiados de Capitanich viven peor que los que huyen de Siria hacia Europa. Los marginados y olvidados de Capitanich son una desmentida cruel del relato mentiroso de un señor feudal que se siente dueño del Chaco. Jorge Lanata, buy y su equipo de investigación, cuando no, mostraron el infierno de Capitanich donde el solo ve un paraíso.

Las cámaras de televisión iluminaron con toda crudeza el escándalo de una provincia donde los testaferros del gobernador hacen las obras públicas con sobreprecios para devolver las coimas y encima, muchas veces las obras no se terminan. Como el caso del famoso acueducto tantas veces anunciado por Néstor y Cristina y que hoy no existe. Gran cantidad de hermanos chaqueños solo piden agua. Apenas el 28% de los chaqueños tienen agua potable. Por eso piden agua y dignidad si no es mucho pedir, señor Capitanich. Casi la mitad de los habitantes son pobres y el 15% son indigentes. Para los estafadores del INDEK con “Ka” casi no existe la pobreza y prácticamente hay plena ocupación. Parece una broma macabra. Es una humillación sobre la humillación de los chicos desnutridos, los hospitales sin insumos o con paredes casi de papel, o sin cloacas como viven 6 de cada diez chaqueños. Había que ser muy insensible para no llorar con las imágenes de ese chico tomando agua sucia de un balde. Hay que ser muy cobarde y perverso para ignorar algo tan doloroso.  Ver a una madre en su ranchito darle a su hijo una mamadera vacía porque no tiene leche es de una crueldad incomprensible.

Los niveles de exclusión y marginalidad son altísimos y sin embargo, el Coqui Capitancih aplica el manual básico de kirchnerismo y acusa a los medios de ser destituyentes y transmitir falsedades. Es el mismo que cuando fue jefe de gabinete, el más bizarro y caricaturesco, rompió un diario Clarín ante las cámaras de televisión. Todo un gesto autoritario que habla más de sí mismo que del periodismo. Bárbaro, las ideas no se rompen, le dijimos en aquel momento. Por esos días era el chirolita de Cristina y no dejaba papelón por hacer. Claro que no es fácil ganarle en las elecciones. La mitad de la población depende del trabajo del estado. ¿Escuchó bien? Cinco de cada diez chaqueños son dependientes económicamente de un sueldo del estado. La consigna que Capitanich utiliza en la campaña electoral es casi una provocación: “Seguir nos hace bien”. Seguir mintiendo y ocultado será que les hace bien a ellos. Porque hace tres años que no publican datos oficiales de pobreza, indigencia, inflación y empleo. Ocultamiento de estado. Transparencia cero. Capitanich lo hizo. Y eso que Cristina lo favoreció con la transferencia discrecional de montañas de dinero. Es la cuarta provincia que recibió más fondos nacionales.

¿Quién es realmente Capitanich desde el punto de vista político? ¿Qué clase de dirigente es?

Capitanich hizo y dijo barbaridades. Cosas que dieron verguenza ajena.  Se cansó de decir pavadas y alimentar las redes sociales con sus metidas de pata. Fue repudiado cuando comentó la muerte por desnutrición de un chiquito Qom en su provincia como un caso aislado y cuando  ninguneó la advertencia del Papa Francisco diciendo que el desembarco de la droga y los narcotraficantes en Argentina era un tema de poca relevancia”. Nunca se sintió cómodo en el papel de revolucionario y combativo. Siempre fue un caudillo conservador como Néstor Kirchner que fue menemista, duhaldista y kirchnerista siempre de la primera hora. Fue tan verborrágico para defender las ideas liberales de Menem como la ortodoxia justicialista de Duhalde o el populismo ladri feudal y filo-chavista de los Kirchner.

Fue socio de Aldo Ducler, acusado en su momento en Estados Unidos por relaciones con un Cartel mexicano de la droga. Claro, siempre hay que recordar de donde viene la confianza del matrimonio presidencial en sus capacidades. La financiera de Ducler fue la que operó sobre los  tristemente célebres fondos de Santa Cruz de los que no hay una sola boleta de depósito ni un resumen de cuenta con los intereses.

Coqui les pide a los demás que sean austeros y solidarios pero él festeja el cumpleaños de 15 a su hija en el Tattersall de Palermo y gasta 200 lucas en la fiesta y se va de vacaciones en el avión de la provincia. Por eso le pegaron desde un peronismo de libro como Hugo Moyano que dijo que le dieron el mejor camarote del Titanic hasta una antiperonista de libro como Elisa Carrió que dijo que Coqui era el corrupto más dulce de todos.

Anoche, una vez más, a Capitanich  se le cayó la careta. Sus falsedades fueron puestas en evidencia. Cuando las  cámaras se encienden se acaba el autoritarismo, dijo Luis Clur en su momento. Cuando el periodismo muestra sin censuras y se coloca del lado de las víctimas como debe ser, no hay relato que valga. Podrán repetir todos los días que Chaco es un paraíso pero está claro que para muchos argentinos que viven en el feudo de Capitanich, es un infierno. No tienen nada de nada y encima les toman el pelo. La injusticia social y la mojada de oreja.

La pobreza estructural y el maltrato. La corrupción y la desesperanza. Ojalá los chaqueños algún día tengan el gobernador que se merecen. Alguien honrado y capacitado que pueda transformar parte de ese infierno en un paraíso para todos y todas. Ojalá.
María Soledad
Quería decirte que tus padres recogieron tu nombre y lo llevaron hasta la victoria como bandera contra la impunidad. Que utilizaron solamente dos armas invencibles con el pueblo en movimiento: las marchas de silencio y los gritos desgarrados pidiendo auxilio y solidaridad.
María Soledad
Quería decirte que don Elías cumple y Ada dignifica. Que tu padre, online don Elías, there le hizo honor a tu apellido y se convirtió en el guardián de los valores morales de Catamarca. Y que tu madre, salve fue un Ada madrina de la lucha por la verdad y la justicia que mantuvo siempre en alto sus reclamos de dignidad para el pueblo de Catamarca y de un descanso en paz para vos.
María Soledad
Quería decirte que hoy, que se cumplen 25 años de tu asesinato, vivís eternamente en el corazón de los catamarqueños y de los argentinos porque tu nombre se convirtió en emblema de la caída de la dinastía feudal de los Saadi aunque su familia todavía ande entreverada en el gobierno.
María Soledad.
Todos recordamos que hace dos décadas y media eras un canto la vida. Eras la luz y la esperanza de tu casa. Habías terminado el secundario en el colegio del Carmen y eso no era poca cosa para un hogar humilde como el de los Morales. Ese título era la posibilidad del progreso. De sacar a su familia de los suburbios y la pobreza. Por eso estabas tan feliz en aquella fiesta de egresados. Y fue tu última fiesta. En horas pasaste de esa felicidad al túnel de la muerte. Y tu alma entró en la inmortalidad y en la historia de la Argentina.
María Soledad.
Todos conocimos tu romanticismo ingenuo de chica de 17 años. Tus ganas de escuchar a Valeria Lynch y el Paz Martínez. Tus poemas en letra chiquitita en el cuaderno, tus sueños de jugar en la selección de voley, de ser maestra y madre coraje.
María Soledad.
Si hoy te levantaras de tu tumba en el cementerio Pozo de Mistol y te dieras una vuelta por tu casa te costaría reconocer a tu madre barriendo el patio de tierra en ojotas y con sus batones floreados, con los ruleros del sábado a la tarde y el aroma a pan casero saliendo del horno. Ada Rizzardo de Morales es un Hada protectora que aprendió de golpe a hablar por la tele, a pronunciar discursos, a navegar por complejos lenguajes y expedientes judiciales de 3.200 fojas, a tratar con 12 jueces, 7 comisarios, 285 testigos, a soportar las tres autopsias y a diseñar tácticas con la monja Martha Pelloni, otra mujer emblemática de la lucha por la verdad, la justicia, el castigo y la condena.
María Soledad.
Si te animas a ir a Los Tres Puentes, allí en la ruta 38, donde te humillaron y te mataron los hijos de los apellidos ilustres vas a encontrar un santuario de la religiosidad popular donde la gente peregrina para pedir el milagro de la justicia. Es un monumento a los caídos en la lucha contra los poderosos de ese pueblo chico infierno grande. Yo me conmoví en ese lugar porque está lleno de cartitas donde la gente humilde te llama Santa María Soledad de la Justicia y te veneran como si fueras otra Virgen del Valle, otra patrona de la provincia que no cayó del cielo, que nació de abajo para arriba. El poder de esa virgen violada derrocó a un gobierno autoritario cargado de despotismo, nepotismo y autoritarismo.
María Soledad.
Podes estar muy orgullosa de tus padres. Jamás lucraron con tu martirologio. Consta en actas que la indemnización de 250 mil dólares más el 10% anual que recibieron la donaron completa al hospital Eva Perón. Y que jamás habían visto ni van a ver tanto dinero junto. Siguen viviendo en la casa de toda la vida, con las gallinas en el fondo y la sombra de los paraísos para protegerse del infierno de la siesta.
María Soledad.
Hubo 83 marchas de silencio que hicieron despertar a Catamarca de siglos de silencio. Tantas lágrimas lloradas no fueron en vano. Conmovieron a esa provincia para que Catamarca no siga viviendo en Soledad y para que Soledad no siga muriendo en Catamarca. Ojalá tengan razón aquellos que dicen que algún día volverás y serás millones de jóvenes del interior profundo de la Argentina con una vida menos injusta y menos cruel de la que viven ahora. Hoy decimos ni una menos y hablamos de femicidio. Pero en aquella época no había tanta conciencia y vos la ayudaste a despertar desde el cielo.
María Soledad.
Recién ese día se acallarán los coros de tus compañeros que al final de cada marcha cantaban que no tenemos miedo, que no tendremos miedo nunca más.
Por cien años de Soledad. Por los siglos de los siglos.
María Soledad
Quería decirte que tus padres recogieron tu nombre y lo llevaron hasta la victoria como bandera contra la impunidad. Que utilizaron solamente dos armas invencibles con el pueblo en movimiento: las marchas de silencio y los gritos desgarrados pidiendo auxilio y solidaridad.
María Soledad
Quería decirte que don Elías cumple y Ada dignifica. Que tu padre, sick don Elías, sales le hizo honor a tu apellido y se convirtió en el guardián de los valores morales de Catamarca. Y que tu madre, fue un Ada madrina de la lucha por la verdad y la justicia que mantuvo siempre en alto sus reclamos de dignidad para el pueblo de Catamarca y de un descanso en paz para vos.
María Soledad
Quería decirte que hoy, que se cumplen 25 años de tu asesinato, vivís eternamente en el corazón de los catamarqueños y de los argentinos porque tu nombre se convirtió en emblema de la caída de la dinastía feudal de los Saadi aunque su familia todavía ande entreverada en el gobierno.
María Soledad.
Todos recordamos que hace dos décadas y media eras un canto la vida. Eras la luz y la esperanza de tu casa. Habías terminado el secundario en el colegio del Carmen y eso no era poca cosa para un hogar humilde como el de los Morales. Ese título era la posibilidad del progreso. De sacar a su familia de los suburbios y la pobreza. Por eso estabas tan feliz en aquella fiesta de egresados. Y fue tu última fiesta. En horas pasaste de esa felicidad al túnel de la muerte. Y tu alma entró en la inmortalidad y en la historia de la Argentina.
María Soledad.
Todos conocimos tu romanticismo ingenuo de chica de 17 años. Tus ganas de escuchar a Valeria Lynch y el Paz Martínez. Tus poemas en letra chiquitita en el cuaderno, tus sueños de jugar en la selección de voley, de ser maestra y madre coraje.
María Soledad.
Si hoy te levantaras de tu tumba en el cementerio Pozo de Mistol y te dieras una vuelta por tu casa te costaría reconocer a tu madre barriendo el patio de tierra en ojotas y con sus batones floreados, con los ruleros del sábado a la tarde y el aroma a pan casero saliendo del horno. Ada Rizzardo de Morales es un Hada protectora que aprendió de golpe a hablar por la tele, a pronunciar discursos, a navegar por complejos lenguajes y expedientes judiciales de 3.200 fojas, a tratar con 12 jueces, 7 comisarios, 285 testigos, a soportar las tres autopsias y a diseñar tácticas con la monja Martha Pelloni, otra mujer emblemática de la lucha por la verdad, la justicia, el castigo y la condena.
María Soledad.
Si te animas a ir a Los Tres Puentes, allí en la ruta 38, donde te humillaron y te mataron los hijos de los apellidos ilustres vas a encontrar un santuario de la religiosidad popular donde la gente peregrina para pedir el milagro de la justicia. Es un monumento a los caídos en la lucha contra los poderosos de ese pueblo chico infierno grande. Yo me conmoví en ese lugar porque está lleno de cartitas donde la gente humilde te llama Santa María Soledad de la Justicia y te veneran como si fueras otra Virgen del Valle, otra patrona de la provincia que no cayó del cielo, que nació de abajo para arriba. El poder de esa virgen violada derrocó a un gobierno autoritario cargado de despotismo, nepotismo y autoritarismo.
María Soledad.
Podes estar muy orgullosa de tus padres. Jamás lucraron con tu martirologio. Consta en actas que la indemnización de 250 mil dólares más el 10% anual que recibieron la donaron completa al hospital Eva Perón. Y que jamás habían visto ni van a ver tanto dinero junto. Siguen viviendo en la casa de toda la vida, con las gallinas en el fondo y la sombra de los paraísos para protegerse del infierno de la siesta.
María Soledad.
Hubo 83 marchas de silencio que hicieron despertar a Catamarca de siglos de silencio. Tantas lágrimas lloradas no fueron en vano. Conmovieron a esa provincia para que Catamarca no siga viviendo en Soledad y para que Soledad no siga muriendo en Catamarca. Ojalá tengan razón aquellos que dicen que algún día volverás y serás millones de jóvenes del interior profundo de la Argentina con una vida menos injusta y menos cruel de la que viven ahora. Hoy decimos ni una menos y hablamos de femicidio. Pero en aquella época no había tanta conciencia y vos la ayudaste a despertar desde el cielo.
María Soledad.
Recién ese día se acallarán los coros de tus compañeros que al final de cada marcha cantaban que no tenemos miedo, que no tendremos miedo nunca más.
Por cien años de Soledad. Por los siglos de los siglos.
La verdad es que no me sorprende que Cristina se haya puesto en los libros para los chicos como si ella fuera el estado. No me sorprende pero me sigue indignando. Porque siempre los Kirchner han tenido esa actitud totalitaria. Se sienten los propietarios del estado y no los inquilinos de la  Casa Rosada. Es más, site sickness si me apura creo que se sienten dueños del estado, abortion salve de la patria y del futuro. A esta altura es ridículo que se trate de adoctrinar a los pibes de cuatro años. Que se los subestime tanto y que crean que le están llenando la cabeza con su ideologitis. Porque eso es una de las enfermedades que tienen. La ideologitis es una inflamación de la ideología. Tienen una bulimia tan feroz por el poder y el dinero que son insaciables. Siempre quieren más y van por todo. Dan la batalla política hasta en el consorcio del edificio en donde viven. En los clubes, more about en todos lados.

A ellos les resulta natural. No lo ven como un pecado político o una falta de ética. Les sale del alma poner a Evita en la tapa de un folleto para los chicos. Y colocar una caricatura de Cristina como la representante del estado nacional. Y eso que la publicación era para celebrar los diez años de la “Ley de protección integral a los derechos de los niños, las niñas y los adolescentes”. Menos mal que Cristina no escribió un libro porque a lo mejor se les hubiese ocurrido hacerlo de lectura obligatoria en los colegios como “La Razón de mi vida”,de Evita. De todos modos ya tiene su muñeca de trapo que se vende en el Museo del Bicentenario. Es una especie de Barbie nac and pop. Tiene a su Ken que es Néstor y todos contentos. Todo el tiempo están bajando línea. Cualquier cosa es motivo de pelea por el poder. En cualquier momento Néstor Iván funda la agrupación “Chupetes camporistas para la liberación” y trata de ganar el poder en el Jardín de Infantes.

No pueden con su genio. Se apropian del estado, de sus símbolos ecuménicos y tienen una concepción educativa lejos de la independencia y la curiosidad que se debe sembrar para que el joven saque sus propias conclusiones de todo. Se aprovechan de la inocencia de los chicos. Son oportunistas. Ventajeros.  Paka Paka es otro canal militante. Sarmiento es malo. Rosas es bueno. Parafraseo a Pablo Sirvén y digo que eso es narcisismo de estado. El dogmatismo los fanatiza. Uno podría chicanear a la Tía Alicia que fue la responsable de la publicación y decir que la Cristina que ella puso en ese cuadernillo, está dibujada. Solo faltó que al más puro estilo peronista apareciera Cristina como Evita diciendo que ella ama a los nenes y los nenes la aman a Cristina.

Justo este gobierno, que hizo un culto a la personalidad de Néstor Kircher que casi no tiene antecedentes en la historia. Hay que ir muy atrás para encontrar calles, avenidas, plazas, escuelas, hospitales, represas, aeropuertos, centros culturales y estadios que lleven el mismo nombre de una persona que falleció hace tan pocos años como el caso de Néstor. Todo se llama Néstor Kirchner. ¿Será cierto que hay más obras bautizadas como Néstor Kirchner que las que llevan el nombre de José de San Martín? Ellos fueron los que instalaron la cultura de reemplazar el afecto sincero por la adoración de estado. Yo no veo en los hogares más pobres las fotos de Néstor y Cristina como estaban y hoy todavía están los retratos de Perón y Evita. Un ex radical escribió un tuit que decía: “Alfonsín está en una bóveda de Recoleta y Néstor Kirchner en un mausoleo en el Sur. La diferencia entre querer ser un presidente constitucional o un faraón”. Hay pocas personas en el mundo de los próceres que tenga un mausoleo de las dimensiones faraónicas del que alberga los restos de Néstor. Y encima fueron pagados con los fondos del mayor beneficiario de la obra pública y sospechado de ser por lo menos testaferro, socio o empleado del matrimonio presidencial. Hablo de Lázaro Báez, el que más ganó con la década ganada. Ese mausoleo es todo un símbolo. Un monumento al personalismo de estado que carece de todo baño de humildad y que está salpicado de corrupción.

Lo mismo pasa cuando Cristina explica los motivos de la muerte de Néstor Kirchner. Lo coloca casi en la categoría de Che Guevara. Como si hubiera sido acribillado con el fusil en la mano en pleno asalto al Cuartel Moncada mientras cantaba La Internacional. Y la verdad es que Kirchner murió porque no se cuidaba, por sus antecedentes familiares, por su omnipotencia, por su obsesión por el dinero y bulimia de poder y porque vivía envenenado por el odio. Sin embargo para Cristina y su relato, su marido murió por la patria, por todos nosotros, murió de pié como los árboles. Eso lo dijo en un discurso, cuando instaló su retrato junto al de Hugo Chávez en el Salón de los Patriotas Latinoamericanos. ¿No será demasiado? ¿No será necesario ese baño de humildad que tanto reclama a los demás? Y hablando de sangre y de valores hereditarios, casi monárquicos, ¿como pinta Néstor Ivan? Le gusta Máximo presidente, Cristina gobernadora, Alicia intendente, Florencia diputada y Néstor Iván consejal. ¿No será mucho nepotismo? ¿No la acusarán de excesivo personalismo?

Hay muchas miradas críticas respecto de su gobierno y sus decisiones. Pero es normal en toda sociedad democrática y es bienvenido para consolidar las instituciones republicanas. Que su tropa le diga que usted es genial y bella y que nunca se equivoca, deteriora la democracia. El verticalismo chupamedia y el miedo a expresar pensamiento propio produce una democracia autoritaria.

Una presidenta más humilde y menos soberbia parirá, seguramente, una militancia a su imagen y semejanza. Hace bien Cristina en reclamar más humildad y menos personalismos. Pero primero debería mirarse al espejo. Ir por el camino de la autocrítica y predicar con el ejemplo.
La verdad es que no me sorprende que Cristina se haya puesto en los libros para los chicos como si ella fuera el estado. No me sorprende pero me sigue indignando. Porque siempre los Kirchner han tenido esa actitud totalitaria. Se sienten los propietarios del estado y no los inquilinos de la  Casa Rosada. Es más, view si me apura creo que se sienten dueños del estado, capsule de la patria y del futuro. A esta altura es ridículo que se trate de adoctrinar a los pibes de cuatro años. Que se los subestime tanto y que crean que le están llenando la cabeza con su ideologitis. Porque eso es una de las enfermedades que tienen. La ideologitis es una inflamación de la ideología. Tienen una bulimia tan feroz por el poder y el dinero que son insaciables. Siempre quieren más y van por todo. Dan la batalla política hasta en el consorcio del edificio en donde viven. En los clubes, nurse en todos lados.

A ellos les resulta natural. No lo ven como un pecado político o una falta de ética. Les sale del alma poner a Evita en la tapa de un folleto para los chicos. Y colocar una caricatura de Cristina como la representante del estado nacional. Y eso que la publicación era para celebrar los diez años de la “Ley de protección integral a los derechos de los niños, las niñas y los adolescentes”. Menos mal que Cristina no escribió un libro porque a lo mejor se les hubiese ocurrido hacerlo de lectura obligatoria en los colegios como “La Razón de mi vida”,de Evita. De todos modos ya tiene su muñeca de trapo que se vende en el Museo del Bicentenario. Es una especie de Barbie nac and pop. Tiene a su Ken que es Néstor y todos contentos. Todo el tiempo están bajando línea. Cualquier cosa es motivo de pelea por el poder. En cualquier momento Néstor Iván funda la agrupación “Chupetes camporistas para la liberación” y trata de ganar el poder en el Jardín de Infantes.

No pueden con su genio. Se apropian del estado, de sus símbolos ecuménicos y tienen una concepción educativa lejos de la independencia y la curiosidad que se debe sembrar para que el joven saque sus propias conclusiones de todo. Se aprovechan de la inocencia de los chicos. Son oportunistas. Ventajeros.  Paka Paka es otro canal militante. Sarmiento es malo. Rosas es bueno. Parafraseo a Pablo Sirvén y digo que eso es narcisismo de estado. El dogmatismo los fanatiza. Uno podría chicanear a la Tía Alicia que fue la responsable de la publicación y decir que la Cristina que ella puso en ese cuadernillo, está dibujada. Solo faltó que al más puro estilo peronista apareciera Cristina como Evita diciendo que ella ama a los nenes y los nenes la aman a Cristina.

Justo este gobierno, que hizo un culto a la personalidad de Néstor Kircher que casi no tiene antecedentes en la historia. Hay que ir muy atrás para encontrar calles, avenidas, plazas, escuelas, hospitales, represas, aeropuertos, centros culturales y estadios que lleven el mismo nombre de una persona que falleció hace tan pocos años como el caso de Néstor. Todo se llama Néstor Kirchner. ¿Será cierto que hay más obras bautizadas como Néstor Kirchner que las que llevan el nombre de José de San Martín? Ellos fueron los que instalaron la cultura de reemplazar el afecto sincero por la adoración de estado. Yo no veo en los hogares más pobres las fotos de Néstor y Cristina como estaban y hoy todavía están los retratos de Perón y Evita. Un ex radical escribió un tuit que decía: “Alfonsín está en una bóveda de Recoleta y Néstor Kirchner en un mausoleo en el Sur. La diferencia entre querer ser un presidente constitucional o un faraón”. Hay pocas personas en el mundo de los próceres que tenga un mausoleo de las dimensiones faraónicas del que alberga los restos de Néstor. Y encima fueron pagados con los fondos del mayor beneficiario de la obra pública y sospechado de ser por lo menos testaferro, socio o empleado del matrimonio presidencial. Hablo de Lázaro Báez, el que más ganó con la década ganada. Ese mausoleo es todo un símbolo. Un monumento al personalismo de estado que carece de todo baño de humildad y que está salpicado de corrupción.

Lo mismo pasa cuando Cristina explica los motivos de la muerte de Néstor Kirchner. Lo coloca casi en la categoría de Che Guevara. Como si hubiera sido acribillado con el fusil en la mano en pleno asalto al Cuartel Moncada mientras cantaba La Internacional. Y la verdad es que Kirchner murió porque no se cuidaba, por sus antecedentes familiares, por su omnipotencia, por su obsesión por el dinero y bulimia de poder y porque vivía envenenado por el odio. Sin embargo para Cristina y su relato, su marido murió por la patria, por todos nosotros, murió de pié como los árboles. Eso lo dijo en un discurso, cuando instaló su retrato junto al de Hugo Chávez en el Salón de los Patriotas Latinoamericanos. ¿No será demasiado? ¿No será necesario ese baño de humildad que tanto reclama a los demás? Y hablando de sangre y de valores hereditarios, casi monárquicos, ¿como pinta Néstor Ivan? Le gusta Máximo presidente, Cristina gobernadora, Alicia intendente, Florencia diputada y Néstor Iván consejal. ¿No será mucho nepotismo? ¿No la acusarán de excesivo personalismo?

Hay muchas miradas críticas respecto de su gobierno y sus decisiones. Pero es normal en toda sociedad democrática y es bienvenido para consolidar las instituciones republicanas. Que su tropa le diga que usted es genial y bella y que nunca se equivoca, deteriora la democracia. El verticalismo chupamedia y el miedo a expresar pensamiento propio produce una democracia autoritaria.

Una presidenta más humilde y menos soberbia parirá, seguramente, una militancia a su imagen y semejanza. Hace bien Cristina en reclamar más humildad y menos personalismos. Pero primero debería mirarse al espejo. Ir por el camino de la autocrítica y predicar con el ejemplo.
La periodista Diana Baccaro puso a Cristina en su lugar. Escribió que “Oscar Sánchez murió ahogado de pobreza en las costas del abandono de los pueblos originarios ante un mar de indiferencia”. El chico Qom, tadalafil piel y hueso y con la tristeza eterna en su mirada, fue ocultado en el discurso de la presidenta de la Nación. De la misma manera en que el INDEC esconde a los desocupados en el Chaco y dice que hay desempleo cero y con la misma cara dura del gobernador Jorge Capitanich que asegura haber erradicado la pobreza y el hambre de su provincia. Los desocupados, los pobres, los indigentes y los desnutridos son los nuevos desaparecidos. Los borran del relato oficial. No los registran. Los castigan dos veces: cuando los condenan a la marginalidad y cuando miran para otro lado.

Es que la patria está enferma de desnutrición infantil. Lo dice el máximo experto que tenemos en la Argentina. Un pediatra santo que es una suerte de prócer solidario llamado Abel Albino que vive denunciando este flagelo que no es producto de un terremoto o una tormenta que cayó del cielo. La desnutrición infantil, es una construcción de la ausencia y la falta de capacidad y sensibilidad del estado. Los gobiernos nacionales, provinciales y municipales son los victimarios. Son los principales responsables o irresponsables de que ocurra esta suerte de genocidio por goteo en la profundidad más cruel de nuestra Argentina más pobre.

La opinión pública se conmueve con los casos concretos que tienen nombre y apellido. Pero hay miles a lo largo del territorio de la exclusión social.

Insisto con el tema que me parece clave para entender la magnitud del drama. Se van a cumplir 12 años de la familia Kirchner en el poder nacional. Jorge Capitanich fue elegido tres veces gobernador del Chaco. No son recién llegados que se encuentran de golpe con semejante horror. Y reconozco que vienen mejorando la situación. Sería el colmo que no hubieran hecho nada pese al crecimiento tan importante del país y a los años que dispusieron para fijar prioridades. Y aquí está la crítica más importante. Los gobernantes no pueden permitir que esto ocurra. Está en sus manos resolverlo. Tienen todos los recursos necesarios. No hay otro tema más importante: evitar que los chicos más pobres se mueran por desnutrición o sean condenados de por vida a no tener  el cerebro desarrollado en todas sus potencialidades. Eso es exclusión y marginación.

Una democracia debe igualar las posibilidades desde la cuna. Y combatir esta verdadera patología social, este escándalo ético que debería tener preocupados y ocupados a los gobernantes las 24 horas de todos los días.

¿No hay un liderazgo político que convoque a todos los argentinos a una epopeya sin distinción de banderías para combatir este enemigo de todos que mata hermanitos argentinos?

Argentina produce alimentos para más de 400 millones de personas. Y se calcula que dentro de 8 años vamos a poder alimentar a 650 millones de personas, es decir al 10% de la población mundial. Sin embargo, todavía tenemos el flagelo del hambre y la desnutrición en nuestra patria. En estos momentos podemos fabricar comida para 10 veces nuestra población y todavía hay chicos que se mueren de hambre.

Semejante nivel de inequidad social es intolerable.

La lucha contra la pobreza, la marginalidad y la exclusión debería ser un tema de agenda de estado. Un tema de todos. Los irresponsables que deben hacerse responsables son los gobernantes. Para eso fueron elegidos. Pero

cada uno de nosotros debe aportar su granito de arena desde su lugar. Los argentinos que solemos ponernos la camiseta celeste y blanca y que agitamos las banderas nacionales durante los acontecimientos deportivos deberíamos pelear para lograr este piso mínimo de convivencia y civilización.

Para que nunca más ningún argentino sufra hambre o desnutrición. Es la tarea de las tareas. Son los cimientos de una sociedad de nuevo tipo. De ahí en adelante podemos discutir muchas cosas. Pero esto es indiscutible, ¿No le parece? Es un compromiso de honor, patriótico, y solidario.

El estado no puede estar ausente en ese desarrollo que soñamos. Debe asegurar lo mínimo, el acceso al agua potable, las cloacas, buenos hospitales y mejores colegios. Estamos hablando de un sueño colectivo que funciona como utopía porque motoriza la esperanza pero que es claramente realizable. No es una quimera inalcanzable. Es un desafío para todos.

Está científicamente comprobado que hay 1.000 días que son decisivos en la vida de todos. Son los que transcurren desde la gestación hasta los primeros dos años de vida del niño. En ese momento se configuran sus capacidades de aprendizaje y se diseña gran parte de su futuro. Ese es el momento de igualar las oportunidades para todos. De rodear al chico de los cuidados intensos que garanticen su crecimiento en armonía. De efectuar los controles médicos correspondientes. De monitorear su peso, las condiciones de higiene en las que se desenvuelve, las vacunas necesarias, el acompañamiento en su motivación. Es sembrar ciudadanía en la tierra que más lo necesita. Plantar humanismo y fortaleza de los lazos familiares para recoger jóvenes que estén más cerca de la cultura del esfuerzo en el estudio y el trabajo y mucho más lejos de la droga y la delincuencia. Es construir una sociedad mejor desde el pie. Volar bajo porque abajo está la verdad, como propuso Facundo Cabral. Con esos cimientos vamos a edificar una mejor comunidad para todos. “El hambre es un crimen. Ni un pibe menos”. De eso se trata. Ni un pibe menos. Hambre cero. Desnutrición cero. La patria está enferma y hay que curarla. Hasta que eso no ocurra se nos debería caer la cara de vergüenza.

Oscar Sánchez fue asesinado por un estado bobo que dilapida fortunas en el Fútbol que Pagamos Todos o en mandar el avión presidencial a llevarle los diarios a Cristina a su lugar en el mundo, en El Calafate. A Oscarcito lo mataron los criminales de lesa insensibilidad. Los que se apropian del estado en su propio beneficio. Los que no se ocupan de los más pobres de los pobres aunque se llenen la boca con un discurso presuntamente progresista y Cristina llore en cámara por un chico sirio muerto en las playas de Turquía. Hay  algo peor todavía, mienten en los certificados de defunción y en lugar de poner que murieron de hambre hablan de una enfermedad sin especificaciones o de un paro cardíaco. Todo el tiempo tratan de ocultar los dolores que no atienden en lugar de atenderlos. Las caritas suplicantes de esos argentinitos son una pesadilla social que no debería dejar dormir a los gobernantes. Pero la cosa es peor porque los agentes sanitarios que tienen el coraje de denunciar las atrocidades que allí pasan, muchas veces son perseguidos por las autoridades y en algunos casos despedidos de su trabajo. Primero, por acción u omisión matan al pibe. Después, matan al mensajero. Y nos condenan a todos a la humillación colectiva. Y a poner el grito en el cielo. Para dinamitar el silencio y la censura.
La periodista Diana Baccaro puso a Cristina en su lugar. Escribió que “Oscar Sánchez murió ahogado de pobreza en las costas del abandono de los pueblos originarios ante un mar de indiferencia”. El chico Qom, capsule piel y hueso y con la tristeza eterna en su mirada, check fue ocultado en el discurso de la presidenta de la Nación. De la misma manera en que el INDEC esconde a los desocupados en el Chaco y dice que hay desempleo cero y con la misma cara dura del gobernador Jorge Capitanich que asegura haber erradicado la pobreza y el hambre de su provincia. Los desocupados, los pobres, los indigentes y los desnutridos son los nuevos desaparecidos. Los borran del relato oficial. No los registran. Los castigan dos veces: cuando los condenan a la marginalidad y cuando miran para otro lado.

Es que la patria está enferma de desnutrición infantil. Lo dice el máximo experto que tenemos en la Argentina. Un pediatra santo que es una suerte de prócer solidario llamado Abel Albino que vive denunciando este flagelo que no es producto de un terremoto o una tormenta que cayó del cielo. La desnutrición infantil, es una construcción de la ausencia y la falta de capacidad y sensibilidad del estado. Los gobiernos nacionales, provinciales y municipales son los victimarios. Son los principales responsables o irresponsables de que ocurra esta suerte de genocidio por goteo en la profundidad más cruel de nuestra Argentina más pobre.

La opinión pública se conmueve con los casos concretos que tienen nombre y apellido. Pero hay miles a lo largo del territorio de la exclusión social.

Insisto con el tema que me parece clave para entender la magnitud del drama. Se van a cumplir 12 años de la familia Kirchner en el poder nacional. Jorge Capitanich fue elegido tres veces gobernador del Chaco. No son recién llegados que se encuentran de golpe con semejante horror. Y reconozco que vienen mejorando la situación. Sería el colmo que no hubieran hecho nada pese al crecimiento tan importante del país y a los años que dispusieron para fijar prioridades. Y aquí está la crítica más importante. Los gobernantes no pueden permitir que esto ocurra. Está en sus manos resolverlo. Tienen todos los recursos necesarios. No hay otro tema más importante: evitar que los chicos más pobres se mueran por desnutrición o sean condenados de por vida a no tener  el cerebro desarrollado en todas sus potencialidades. Eso es exclusión y marginación.

Una democracia debe igualar las posibilidades desde la cuna. Y combatir esta verdadera patología social, este escándalo ético que debería tener preocupados y ocupados a los gobernantes las 24 horas de todos los días.

¿No hay un liderazgo político que convoque a todos los argentinos a una epopeya sin distinción de banderías para combatir este enemigo de todos que mata hermanitos argentinos?

Argentina produce alimentos para más de 400 millones de personas. Y se calcula que dentro de 8 años vamos a poder alimentar a 650 millones de personas, es decir al 10% de la población mundial. Sin embargo, todavía tenemos el flagelo del hambre y la desnutrición en nuestra patria. En estos momentos podemos fabricar comida para 10 veces nuestra población y todavía hay chicos que se mueren de hambre.

Semejante nivel de inequidad social es intolerable.

La lucha contra la pobreza, la marginalidad y la exclusión debería ser un tema de agenda de estado. Un tema de todos. Los irresponsables que deben hacerse responsables son los gobernantes. Para eso fueron elegidos. Pero

cada uno de nosotros debe aportar su granito de arena desde su lugar. Los argentinos que solemos ponernos la camiseta celeste y blanca y que agitamos las banderas nacionales durante los acontecimientos deportivos deberíamos pelear para lograr este piso mínimo de convivencia y civilización.

Para que nunca más ningún argentino sufra hambre o desnutrición. Es la tarea de las tareas. Son los cimientos de una sociedad de nuevo tipo. De ahí en adelante podemos discutir muchas cosas. Pero esto es indiscutible, ¿No le parece? Es un compromiso de honor, patriótico, y solidario.

El estado no puede estar ausente en ese desarrollo que soñamos. Debe asegurar lo mínimo, el acceso al agua potable, las cloacas, buenos hospitales y mejores colegios. Estamos hablando de un sueño colectivo que funciona como utopía porque motoriza la esperanza pero que es claramente realizable. No es una quimera inalcanzable. Es un desafío para todos.

Está científicamente comprobado que hay 1.000 días que son decisivos en la vida de todos. Son los que transcurren desde la gestación hasta los primeros dos años de vida del niño. En ese momento se configuran sus capacidades de aprendizaje y se diseña gran parte de su futuro. Ese es el momento de igualar las oportunidades para todos. De rodear al chico de los cuidados intensos que garanticen su crecimiento en armonía. De efectuar los controles médicos correspondientes. De monitorear su peso, las condiciones de higiene en las que se desenvuelve, las vacunas necesarias, el acompañamiento en su motivación. Es sembrar ciudadanía en la tierra que más lo necesita. Plantar humanismo y fortaleza de los lazos familiares para recoger jóvenes que estén más cerca de la cultura del esfuerzo en el estudio y el trabajo y mucho más lejos de la droga y la delincuencia. Es construir una sociedad mejor desde el pie. Volar bajo porque abajo está la verdad, como propuso Facundo Cabral. Con esos cimientos vamos a edificar una mejor comunidad para todos. “El hambre es un crimen. Ni un pibe menos”. De eso se trata. Ni un pibe menos. Hambre cero. Desnutrición cero. La patria está enferma y hay que curarla. Hasta que eso no ocurra se nos debería caer la cara de vergüenza.

Oscar Sánchez fue asesinado por un estado bobo que dilapida fortunas en el Fútbol que Pagamos Todos o en mandar el avión presidencial a llevarle los diarios a Cristina a su lugar en el mundo, en El Calafate. A Oscarcito lo mataron los criminales de lesa insensibilidad. Los que se apropian del estado en su propio beneficio. Los que no se ocupan de los más pobres de los pobres aunque se llenen la boca con un discurso presuntamente progresista y Cristina llore en cámara por un chico sirio muerto en las playas de Turquía. Hay  algo peor todavía, mienten en los certificados de defunción y en lugar de poner que murieron de hambre hablan de una enfermedad sin especificaciones o de un paro cardíaco. Todo el tiempo tratan de ocultar los dolores que no atienden en lugar de atenderlos. Las caritas suplicantes de esos argentinitos son una pesadilla social que no debería dejar dormir a los gobernantes. Pero la cosa es peor porque los agentes sanitarios que tienen el coraje de denunciar las atrocidades que allí pasan, muchas veces son perseguidos por las autoridades y en algunos casos despedidos de su trabajo. Primero, por acción u omisión matan al pibe. Después, matan al mensajero. Y nos condenan a todos a la humillación colectiva. Y a poner el grito en el cielo. Para dinamitar el silencio y la censura.
La periodista Diana Baccaro puso a Cristina en su lugar. Escribió que “Oscar Sánchez murió ahogado de pobreza en las costas del abandono de los pueblos originarios ante un mar de indiferencia”. El chico Qom, side effects sick piel y hueso y con la tristeza eterna en su mirada, fue ocultado en el discurso de la presidenta de la Nación. De la misma manera en que el INDEC esconde a los desocupados en el Chaco y dice que hay desempleo cero y con la misma cara dura del gobernador Jorge Capitanich que asegura haber erradicado la pobreza y el hambre de su provincia. Los desocupados, los pobres, los indigentes y los desnutridos son los nuevos desaparecidos. Los borran del relato oficial. No los registran. Los castigan dos veces: cuando los condenan a la marginalidad y cuando miran para otro lado.

Es que la patria está enferma de desnutrición infantil. Lo dice el máximo experto que tenemos en la Argentina. Un pediatra santo que es una suerte de prócer solidario llamado Abel Albino que vive denunciando este flagelo que no es producto de un terremoto o una tormenta que cayó del cielo. La desnutrición infantil, es una construcción de la ausencia y la falta de capacidad y sensibilidad del estado. Los gobiernos nacionales, provinciales y municipales son los victimarios. Son los principales responsables o irresponsables de que ocurra esta suerte de genocidio por goteo en la profundidad más cruel de nuestra Argentina más pobre.

La opinión pública se conmueve con los casos concretos que tienen nombre y apellido. Pero hay miles a lo largo del territorio de la exclusión social.

Insisto con el tema que me parece clave para entender la magnitud del drama. Se van a cumplir 12 años de la familia Kirchner en el poder nacional. Jorge Capitanich fue elegido tres veces gobernador del Chaco. No son recién llegados que se encuentran de golpe con semejante horror. Y reconozco que vienen mejorando la situación. Sería el colmo que no hubieran hecho nada pese al crecimiento tan importante del país y a los años que dispusieron para fijar prioridades. Y aquí está la crítica más importante. Los gobernantes no pueden permitir que esto ocurra. Está en sus manos resolverlo. Tienen todos los recursos necesarios. No hay otro tema más importante: evitar que los chicos más pobres se mueran por desnutrición o sean condenados de por vida a no tener  el cerebro desarrollado en todas sus potencialidades. Eso es exclusión y marginación.

Una democracia debe igualar las posibilidades desde la cuna. Y combatir esta verdadera patología social, este escándalo ético que debería tener preocupados y ocupados a los gobernantes las 24 horas de todos los días.

¿No hay un liderazgo político que convoque a todos los argentinos a una epopeya sin distinción de banderías para combatir este enemigo de todos que mata hermanitos argentinos?

Argentina produce alimentos para más de 400 millones de personas. Y se calcula que dentro de 8 años vamos a poder alimentar a 650 millones de personas, es decir al 10% de la población mundial. Sin embargo, todavía tenemos el flagelo del hambre y la desnutrición en nuestra patria. En estos momentos podemos fabricar comida para 10 veces nuestra población y todavía hay chicos que se mueren de hambre.

Semejante nivel de inequidad social es intolerable.

La lucha contra la pobreza, la marginalidad y la exclusión debería ser un tema de agenda de estado. Un tema de todos. Los irresponsables que deben hacerse responsables son los gobernantes. Para eso fueron elegidos. Pero

cada uno de nosotros debe aportar su granito de arena desde su lugar. Los argentinos que solemos ponernos la camiseta celeste y blanca y que agitamos las banderas nacionales durante los acontecimientos deportivos deberíamos pelear para lograr este piso mínimo de convivencia y civilización.

Para que nunca más ningún argentino sufra hambre o desnutrición. Es la tarea de las tareas. Son los cimientos de una sociedad de nuevo tipo. De ahí en adelante podemos discutir muchas cosas. Pero esto es indiscutible, ¿No le parece? Es un compromiso de honor, patriótico, y solidario.

El estado no puede estar ausente en ese desarrollo que soñamos. Debe asegurar lo mínimo, el acceso al agua potable, las cloacas, buenos hospitales y mejores colegios. Estamos hablando de un sueño colectivo que funciona como utopía porque motoriza la esperanza pero que es claramente realizable. No es una quimera inalcanzable. Es un desafío para todos.

Está científicamente comprobado que hay 1.000 días que son decisivos en la vida de todos. Son los que transcurren desde la gestación hasta los primeros dos años de vida del niño. En ese momento se configuran sus capacidades de aprendizaje y se diseña gran parte de su futuro. Ese es el momento de igualar las oportunidades para todos. De rodear al chico de los cuidados intensos que garanticen su crecimiento en armonía. De efectuar los controles médicos correspondientes. De monitorear su peso, las condiciones de higiene en las que se desenvuelve, las vacunas necesarias, el acompañamiento en su motivación. Es sembrar ciudadanía en la tierra que más lo necesita. Plantar humanismo y fortaleza de los lazos familiares para recoger jóvenes que estén más cerca de la cultura del esfuerzo en el estudio y el trabajo y mucho más lejos de la droga y la delincuencia. Es construir una sociedad mejor desde el pie. Volar bajo porque abajo está la verdad, como propuso Facundo Cabral. Con esos cimientos vamos a edificar una mejor comunidad para todos. “El hambre es un crimen. Ni un pibe menos”. De eso se trata. Ni un pibe menos. Hambre cero. Desnutrición cero. La patria está enferma y hay que curarla. Hasta que eso no ocurra se nos debería caer la cara de vergüenza.

Oscar Sánchez fue asesinado por un estado bobo que dilapida fortunas en el Fútbol que Pagamos Todos o en mandar el avión presidencial a llevarle los diarios a Cristina a su lugar en el mundo, en El Calafate. A Oscarcito lo mataron los criminales de lesa insensibilidad. Los que se apropian del estado en su propio beneficio. Los que no se ocupan de los más pobres de los pobres aunque se llenen la boca con un discurso presuntamente progresista y Cristina llore en cámara por un chico sirio muerto en las playas de Turquía. Hay  algo peor todavía, mienten en los certificados de defunción y en lugar de poner que murieron de hambre hablan de una enfermedad sin especificaciones o de un paro cardíaco. Todo el tiempo tratan de ocultar los dolores que no atienden en lugar de atenderlos. Las caritas suplicantes de esos argentinitos son una pesadilla social que no debería dejar dormir a los gobernantes. Pero la cosa es peor porque los agentes sanitarios que tienen el coraje de denunciar las atrocidades que allí pasan, muchas veces son perseguidos por las autoridades y en algunos casos despedidos de su trabajo. Primero, por acción u omisión matan al pibe. Después, matan al mensajero. Y nos condenan a todos a la humillación colectiva. Y a poner el grito en el cielo. Para dinamitar el silencio y la censura.
Cristina habla hasta por los codos. Pero la presidenta y su gobierno no han hecho un solo comentario ni acto para recordar a Sarmiento. ¿Cómo les explicarán a los chicos que hoy es el día del maestro? ¿Quieren borrar de la historia argentina a Sarmiento? ¿Son tan omnipotentes, unhealthy autoritarios y caraduras?

Po eso, viagra esta columna intenta ser un humilde acto de desagravio a la memoria de Domingo Sarmiento. La falta de respeto de los dibujitos y los dibujados de Paka Paka, me obliga a insistir en darle otra mirada al tema. El simplismo frívolamente ideologizado de los K, produce vergüenza ajena. “Sarmiento era de derecha”, dijo el pensador camporista Juan Cabandié. En cualquier momento se viene la declaración de interés público y sujeto a expropiación de la calle Sarmiento para rebautizarla Néstor Kirchner. El ex presidente si era de izquierda y no como Sarmiento, diría Cristina o Teresa Parodi.

Por eso le pido que pase y vea esta película. Es apta para todo público y no intenta bajar línea de ningún dogma. Habla de valores universales.

Es que Sarmiento es el gran maestro de la patria. Maestro de los maestros, como se dice cotidianamente. José Clemente, su padre fue peón de campo y arriero y combatió en las guerras por la independencia junto a Belgrano y San Martín.

El talento e inteligencia de Domingo Faustino Sarmiento empujaron la movilidad social ascendente. La prueba es que nació en el Carrascal, un barrio pobre de San Juan, llegó a ser presidente de la Nación y murió a los 77 años tan pobre como había nacido.

Es la gran figura polémica de nuestra historia. Se puede hablar horas de sus grandezas y de sus miserias. No nos alcanzaría todo un año. Solo su obra escrita tiene 52 tomos y más de 15 mil páginas. Se puede decir que fue cascarrabias, mujeriego y que tuvo actitudes francamente discriminadoras sobre todo con los indios y los gauchos.

Pero hoy debo rescatar lo mejor de su luz de educador. Un poema dice que “sembró escuelas como soles a lo largo de la patria”. Su dimensión de estadista lo llevó a fundar 800 escuelas en un país que según el primer censo que él también ordenó padecía un drama: 7 de cada 10 argentinos eran analfabetos. En 1871, la población de nuestro país era de 1.836.000 personas entre las que se encontraban 194 ingenieros y 1.047 curanderos, por ejemplo. En ese país de la injusticia y la oscuridad, Sarmiento fue el motor de la educación como igualador social y como principal instrumento del desarrollo.

Eso no se lo vamos a terminar de agradecer nunca. Fue el mejor combatiente contra la ignorancia y eso solo lo coloca como uno de los principales impulsores de la democracia y de los derechos de los más pobres. Decretó la ley de enseñanza primaria obligatoria. ¿Se imaginan la aceleración del progreso que eso significó? Cuando asumió había 30 mil y cuando dejó la presidencia ya eran 100 mil los chicos que concurrían a la escuela. Es que eran leyes revolucionarias. Cambiaban la estructura de la sociedad y la hacían más justa y progresista.

Le recuerdo solo algunos de los conceptos y valores que Sarmiento instaló para siempre en el inconsciente colectivo de los argentinos:” todos los problemas son problemas de educación.

Las escuelas son la base de la civilización.” Faltaban 30 años para el 1900 y él ya decía que “se puede juzgar el grado de civilización de un pueblo por la posición social de la mujer”. O que “el buen salario, la comida abundante, el buen vestir y la libertad educan a un adulto como la escuela a un niño”. Fue un verdadero visionario, un genio en su capacidad de enseñanza, un extraordinario escritor y un combativo periodista y político. Su concepto de educación para el desarrollo se adelantó un siglo. Gran parte de sus construcciones teóricas se siguen utilizando en la actualidad.

No quiso que el saber fuera un privilegio de pocos. Propuso que toda la República fuera una escuela. Apostó al progreso científico, a las comunicaciones. El correo y el ferrocarril en ese entonces eran catalizadores de las mejores ideas y soluciones concretas. Fue un férreo defensor de las libertades civiles y un opositor feroz a los dictadores. “Bárbaros, las ideas no se matan”, dejó grabado por los siglos de los siglos.

En primer discurso presidencial dijo algo que todavía hoy tiene una vigencia impresionante y que es la síntesis más perfecta de lo que debería ser la política: “el gobierno está para distribuir la mayor porción posible de felicidad sobre el mayor número posible de ciudadanos”. ¿Qué me cuenta? Ojalá fuera el objetivo que guíe a todos nuestros gobernantes. Paula Albarracín, su madre, le quiso poner Domingo pero no pudo. Por eso en su partida de nacimiento figura como Faustino Valentín Quiroga Sarmiento. A los 4 años ya leía de corrido y a los 15 ya era maestro, tal vez su principal condición que no abandonó jamás. Hasta en la cárcel mientras fue preso político se dedicó a enseñar a sus compañeros de celda.

Y luego se convirtió en un monumento vivo a los docentes y no paró nunca de construir bibliotecas populares. El filósofo Tomas Abraham lo definió como el hombre más grande que dio esta tierra. Su himno que es el himno que nos ilumina, reclama honor y gratitud para él y lo bautiza como corresponde: Domingo Faustino Sarmiento, Padre del Aula. Aunque a Paka Paka no le guste, Cabandié se enoje y Cristina mire para otro lado.
Cristina habla hasta por los codos. Pero la presidenta y su gobierno no han hecho un solo comentario ni acto para recordar a Sarmiento. ¿Cómo les explicarán a los chicos que hoy es el día del maestro? ¿Quieren borrar de la historia argentina a Sarmiento? ¿Son tan omnipotentes, cheap autoritarios y caraduras?

Po eso, diagnosis esta columna intenta ser un humilde acto de desagravio a la memoria de Domingo Sarmiento. La falta de respeto de los dibujitos y los dibujados de Paka Paka, me obliga a insistir en darle otra mirada al tema. El simplismo frívolamente ideologizado de los K, produce vergüenza ajena. “Sarmiento era de derecha”, dijo el pensador camporista Juan Cabandié. En cualquier momento se viene la declaración de interés público y sujeto a expropiación de la calle Sarmiento para rebautizarla Néstor Kirchner. El ex presidente si era de izquierda y no como Sarmiento, diría Cristina o Teresa Parodi.

Por eso le pido que pase y vea esta película. Es apta para todo público y no intenta bajar línea de ningún dogma. Habla de valores universales.

Es que Sarmiento es el gran maestro de la patria. Maestro de los maestros, como se dice cotidianamente. José Clemente, su padre fue peón de campo y arriero y combatió en las guerras por la independencia junto a Belgrano y San Martín.

El talento e inteligencia de Domingo Faustino Sarmiento empujaron la movilidad social ascendente. La prueba es que nació en el Carrascal, un barrio pobre de San Juan, llegó a ser presidente de la Nación y murió a los 77 años tan pobre como había nacido.

Es la gran figura polémica de nuestra historia. Se puede hablar horas de sus grandezas y de sus miserias. No nos alcanzaría todo un año. Solo su obra escrita tiene 52 tomos y más de 15 mil páginas. Se puede decir que fue cascarrabias, mujeriego y que tuvo actitudes francamente discriminadoras sobre todo con los indios y los gauchos.

Pero hoy debo rescatar lo mejor de su luz de educador. Un poema dice que “sembró escuelas como soles a lo largo de la patria”. Su dimensión de estadista lo llevó a fundar 800 escuelas en un país que según el primer censo que él también ordenó padecía un drama: 7 de cada 10 argentinos eran analfabetos. En 1871, la población de nuestro país era de 1.836.000 personas entre las que se encontraban 194 ingenieros y 1.047 curanderos, por ejemplo. En ese país de la injusticia y la oscuridad, Sarmiento fue el motor de la educación como igualador social y como principal instrumento del desarrollo.

Eso no se lo vamos a terminar de agradecer nunca. Fue el mejor combatiente contra la ignorancia y eso solo lo coloca como uno de los principales impulsores de la democracia y de los derechos de los más pobres. Decretó la ley de enseñanza primaria obligatoria. ¿Se imaginan la aceleración del progreso que eso significó? Cuando asumió había 30 mil y cuando dejó la presidencia ya eran 100 mil los chicos que concurrían a la escuela. Es que eran leyes revolucionarias. Cambiaban la estructura de la sociedad y la hacían más justa y progresista.

Le recuerdo solo algunos de los conceptos y valores que Sarmiento instaló para siempre en el inconsciente colectivo de los argentinos:” todos los problemas son problemas de educación.

Las escuelas son la base de la civilización.” Faltaban 30 años para el 1900 y él ya decía que “se puede juzgar el grado de civilización de un pueblo por la posición social de la mujer”. O que “el buen salario, la comida abundante, el buen vestir y la libertad educan a un adulto como la escuela a un niño”. Fue un verdadero visionario, un genio en su capacidad de enseñanza, un extraordinario escritor y un combativo periodista y político. Su concepto de educación para el desarrollo se adelantó un siglo. Gran parte de sus construcciones teóricas se siguen utilizando en la actualidad.

No quiso que el saber fuera un privilegio de pocos. Propuso que toda la República fuera una escuela. Apostó al progreso científico, a las comunicaciones. El correo y el ferrocarril en ese entonces eran catalizadores de las mejores ideas y soluciones concretas. Fue un férreo defensor de las libertades civiles y un opositor feroz a los dictadores. “Bárbaros, las ideas no se matan”, dejó grabado por los siglos de los siglos.

En primer discurso presidencial dijo algo que todavía hoy tiene una vigencia impresionante y que es la síntesis más perfecta de lo que debería ser la política: “el gobierno está para distribuir la mayor porción posible de felicidad sobre el mayor número posible de ciudadanos”. ¿Qué me cuenta? Ojalá fuera el objetivo que guíe a todos nuestros gobernantes. Paula Albarracín, su madre, le quiso poner Domingo pero no pudo. Por eso en su partida de nacimiento figura como Faustino Valentín Quiroga Sarmiento. A los 4 años ya leía de corrido y a los 15 ya era maestro, tal vez su principal condición que no abandonó jamás. Hasta en la cárcel mientras fue preso político se dedicó a enseñar a sus compañeros de celda.

Y luego se convirtió en un monumento vivo a los docentes y no paró nunca de construir bibliotecas populares. El filósofo Tomas Abraham lo definió como el hombre más grande que dio esta tierra. Su himno que es el himno que nos ilumina, reclama honor y gratitud para él y lo bautiza como corresponde: Domingo Faustino Sarmiento, Padre del Aula. Aunque a Paka Paka no le guste, Cabandié se enoje y Cristina mire para otro lado.
Parece mentira, troche pero es cierto. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner no dice una sola palabra sobre el problema más grave que tenemos: el narcotráfico. La jefa del estado ni siquiera mencionó semejante drama en las miles de horas de discursos que pronunció en esta docena de años.

¿Se acuerda cuando el Cuervo Larroque, cialis uno de los lugartenientes de La Cámpora habló de narco-socialismo? Se refería a la presencia de los cárteles mafiosos de la droga en la provincia de Santa Fe. Yo creo que ahora es el tiempo de hablar de narkocracia, case con “K” o de “narcokirchnerismo” porque en sus tres períodos de gobierno, el crimen organizado se instaló, se desarrolló y se consolidó como el mayor peligro que tiene nuestro querido país.

Hay infinidad de pruebas para argumentar esta afirmación.

Primero, el Papa Francisco. Fue el Santo Padre el que advirtió sobre que en Argentina se estaba fabricando droga y que íbamos rumbo a la mexicanización. De inmediato, Aníbal “La Morsa” Fernández le saltó a la yugular para desmentir al Sumo Pontífice e insistió con esa mentira más grande que el Vaticano: dijo que seguimos siendo un país de tránsito. ¿Qué dijo Cristina? Nada. No abrió la boca, No sabe no contesta. ¿Qué dijo la doctora Elisa Carrió hace unos días en TN? Que Aníbal Fernández es el jefe del narcotráfico. Incluso este fin de semana se conocieron nuevas vinculaciones del jefe de gabinete con los narcos de la efedrina.

Ya le conté varias veces que dirigentes muy prestigiosos de la Iglesia católica y muy cercanos al Papa, le pidieron ayuda a varios periodistas para que Aníbal no llegara a ser gobernador de la provincia de Buenos Aires porque “sería un desastre”.

Monseñor Fernando Maletti, que es el titular de la Pastoral Social de Drogadependencia responsabilizó a “la  ausencia del estado y al poder de corrupción y extorsión “de los narcos que “ya se instalaron en todo el arco social”.

Hablaron en el mismo sentido Felipe Solá y hasta los kirchneristas Fernando Espinoza y el Barba Gutierrez pese a que ahora, ya cerraron filas con Aníbal con la consigna de la marchita: “Todos unidos triunfaremos”.

No es necesario concentrar toda la información en Aníbal Fernández pero todos los caminos conducen a Quilmes y no a Roma. Martín Lanatta ratificó ante la justicia que el jefe de gabinete era “La morsa” en cuestión y lo involucró tanto en el manejo turbio de la importación de efedrina como en el tenebroso “triple crimen de General Rodríguez”. Le recuerdo que también en esta causa están investigados grandes amigos de Néstor Kirchner desde sus tiempos de Santa Cruz: su dentista personal, José Ramón Granero y los hermanos Zacarías, el cartel de los Zeta que tenían poder de decisión en varios lugares  estratégicos del estado nacional.

Ahora Lanatta también acusó a Aníbal de utilizar el Renar para entregarle permisos de portación de armas a cambio de coimas a personajes famosos, pero ese es otro curro . Ahora estamos con la droga. Ya en la campaña del 2007, la fórmula que encabezó Cristina recibió aportes económicos de la mafia de los medicamentos. Varias droguerías figuran en la lista que nadie investigó a fondo.

En el programa de Jorge Lanata, un valiente diputado riojano llamado Walter Cruz denunció que en las PASO se cambiaban votos por droga. ¿Qué pasó? En lugar de investigar algo tan escandaloso quisieron expulsar al legislador que deschavó la repugnante maniobra.

Otra diputada valiente, Inés Brizuela lo gritó con todas las letras en el recinto parlamentario: dijo que el clientelismo atroz y feudal ya no se aprovechaba solamente de las necesidades básicas insatisfechas del pueblo pobre sino que también transaban con sus adicciones.

Nadie desconoce que el desembarco narco en Argentina necesita la complicidad del poder ejecutivo, legislativo y judicial y también de las fuerzas de seguridad. Ya le dije que los narcos prostituyen todas las instituciones de la democracia. Sus coimas son misiles de un millón de dólares. Necesitan corromper a todos y a todas, para que nadie pueda tirar la primera piedra.

Los expertos consultados coinciden en que estamos en graves problemas.

Mayolo Medina Linares que fue director de inteligencia de la Procuraduría y secretario de seguridad pública de México coincidió con el Papa en que por este camino vamos derechito a “mejicanizarnos”. La Argentina es la cocina de las drogas de América Latina. Eso dijo el especialista en combatir a los narcos. Aseguró que 200  mil personas mueren por años a causa del consumo de droga. Un verdadero genocidio silencioso. Advierte que en la frontera norte tenemos un colador donde entra la materia prima, las hojas de coca y que luego aquí se cocina en los laboratorios clandestinos para transformarla en cocaína. Somos los principales consumidores de ese veneno blanco en la región, pero además, somos exportadores vía barcos a los puertos europeos o aviones clandestinos como el de los hermanos Juliá. Estos tres eslabones, el consumo, la producción y la venta al exterior completan el círculo vicioso con la facilidad para el lavado, los blanqueos y los cedines que hay en la Argentina. Este fin de semana, una nota de Gustavo Sierra reveló que en los primeros 6 meses de este año se embargaron 2 mil millones de pesos que iban al lavado narco.  Por eso hay tanto capo de segundo o tercer nivel viviendo en la Argentina. Se sienten impunes. Nadie los persigue. Un juez salteño acaba de liberar a José Luis Cejas Rosales, uno de los capitanes de la droga más importantes de Bolivia. Y eso que tenía pedidos de captura por todos lados.

Es tiempo de gritar estas verdades a los cuatro vientos. Ya es demasiado tarde para lágrimas. Pero evitemos que los delincuentes de la droga instalen la muerte cotidiana entre nosotros. Es por nuestros hijos y en defensa propia. Aunque Cristina mire para otro lado y no diga una palabra. La historia la juzgará.
Parece mentira, unhealthy pero es cierto. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner no dice una sola palabra sobre el problema más grave que tenemos: el narcotráfico. La jefa del estado ni siquiera mencionó semejante drama en las miles de horas de discursos que pronunció en esta docena de años.

¿Se acuerda cuando el Cuervo Larroque, uno de los lugartenientes de La Cámpora habló de narco-socialismo? Se refería a la presencia de los cárteles mafiosos de la droga en la provincia de Santa Fe. Yo creo que ahora es el tiempo de hablar de narkocracia, con “K” o de “narcokirchnerismo” porque en sus tres períodos de gobierno, el crimen organizado se instaló, se desarrolló y se consolidó como el mayor peligro que tiene nuestro querido país.

Hay infinidad de pruebas para argumentar esta afirmación.

Primero, el Papa Francisco. Fue el Santo Padre el que advirtió sobre que en Argentina se estaba fabricando droga y que íbamos rumbo a la mexicanización. De inmediato, Aníbal “La Morsa” Fernández le saltó a la yugular para desmentir al Sumo Pontífice e insistió con esa mentira más grande que el Vaticano: dijo que seguimos siendo un país de tránsito. ¿Qué dijo Cristina? Nada. No abrió la boca, No sabe no contesta. ¿Qué dijo la doctora Elisa Carrió hace unos días en TN? Que Aníbal Fernández es el jefe del narcotráfico. Incluso este fin de semana se conocieron nuevas vinculaciones del jefe de gabinete con los narcos de la efedrina.

Ya le conté varias veces que dirigentes muy prestigiosos de la Iglesia católica y muy cercanos al Papa, le pidieron ayuda a varios periodistas para que Aníbal no llegara a ser gobernador de la provincia de Buenos Aires porque “sería un desastre”.

Monseñor Fernando Maletti, que es el titular de la Pastoral Social de Drogadependencia responsabilizó a “la  ausencia del estado y al poder de corrupción y extorsión “de los narcos que “ya se instalaron en todo el arco social”.

Hablaron en el mismo sentido Felipe Solá y hasta los kirchneristas Fernando Espinoza y el Barba Gutierrez pese a que ahora, ya cerraron filas con Aníbal con la consigna de la marchita: “Todos unidos triunfaremos”.

No es necesario concentrar toda la información en Aníbal Fernández pero todos los caminos conducen a Quilmes y no a Roma. Martín Lanatta ratificó ante la justicia que el jefe de gabinete era “La morsa” en cuestión y lo involucró tanto en el manejo turbio de la importación de efedrina como en el tenebroso “triple crimen de General Rodríguez”. Le recuerdo que también en esta causa están investigados grandes amigos de Néstor Kirchner desde sus tiempos de Santa Cruz: su dentista personal, José Ramón Granero y los hermanos Zacarías, el cartel de los Zeta que tenían poder de decisión en varios lugares  estratégicos del estado nacional.

Ahora Lanatta también acusó a Aníbal de utilizar el Renar para entregarle permisos de portación de armas a cambio de coimas a personajes famosos, pero ese es otro curro . Ahora estamos con la droga. Ya en la campaña del 2007, la fórmula que encabezó Cristina recibió aportes económicos de la mafia de los medicamentos. Varias droguerías figuran en la lista que nadie investigó a fondo.

En el programa de Jorge Lanata, un valiente diputado riojano llamado Walter Cruz denunció que en las PASO se cambiaban votos por droga. ¿Qué pasó? En lugar de investigar algo tan escandaloso quisieron expulsar al legislador que deschavó la repugnante maniobra.

Otra diputada valiente, Inés Brizuela lo gritó con todas las letras en el recinto parlamentario: dijo que el clientelismo atroz y feudal ya no se aprovechaba solamente de las necesidades básicas insatisfechas del pueblo pobre sino que también transaban con sus adicciones.

Nadie desconoce que el desembarco narco en Argentina necesita la complicidad del poder ejecutivo, legislativo y judicial y también de las fuerzas de seguridad. Ya le dije que los narcos prostituyen todas las instituciones de la democracia. Sus coimas son misiles de un millón de dólares. Necesitan corromper a todos y a todas, para que nadie pueda tirar la primera piedra.

Los expertos consultados coinciden en que estamos en graves problemas.

Mayolo Medina Linares que fue director de inteligencia de la Procuraduría y secretario de seguridad pública de México coincidió con el Papa en que por este camino vamos derechito a “mejicanizarnos”. La Argentina es la cocina de las drogas de América Latina. Eso dijo el especialista en combatir a los narcos. Aseguró que 200  mil personas mueren por años a causa del consumo de droga. Un verdadero genocidio silencioso. Advierte que en la frontera norte tenemos un colador donde entra la materia prima, las hojas de coca y que luego aquí se cocina en los laboratorios clandestinos para transformarla en cocaína. Somos los principales consumidores de ese veneno blanco en la región, pero además, somos exportadores vía barcos a los puertos europeos o aviones clandestinos como el de los hermanos Juliá. Estos tres eslabones, el consumo, la producción y la venta al exterior completan el círculo vicioso con la facilidad para el lavado, los blanqueos y los cedines que hay en la Argentina. Este fin de semana, una nota de Gustavo Sierra reveló que en los primeros 6 meses de este año se embargaron 2 mil millones de pesos que iban al lavado narco.  Por eso hay tanto capo de segundo o tercer nivel viviendo en la Argentina. Se sienten impunes. Nadie los persigue. Un juez salteño acaba de liberar a José Luis Cejas Rosales, uno de los capitanes de la droga más importantes de Bolivia. Y eso que tenía pedidos de captura por todos lados.

Es tiempo de gritar estas verdades a los cuatro vientos. Ya es demasiado tarde para lágrimas. Pero evitemos que los delincuentes de la droga instalen la muerte cotidiana entre nosotros. Es por nuestros hijos y en defensa propia. Aunque Cristina mire para otro lado y no diga una palabra. La historia la juzgará.
Tal como se los ordenó Cristina, sale physician La Cámpora va por  todo. Avanzan a paso redoblado y a tambor batiente. Por eso creo que estamos medio anestesiados y no se generó el suficiente escándalo e indignación por la denuncia que ayer hizo Graciela Ocaña en estos micrófonos. Dijo que el PAMI generó una estructura paralela para que todos los jubilados les paguen el sueldo a 6.000 militantes de La Cámpora. ¿Escuchó bien, page semejante salvajada?  A nuestros queridos abuelos no les dan el 82% móvil o los remedios, los pañales, las muletas o las prótesis que necesitan para poder vivir con cierta dignidad y los soldados de Cristina entran en masa a hacer que trabajan. Es vergonzoso. No son más médicos o enfermeros para atender mejor las necesidades de los verdaderos dueños del PAMI que son los jubilados. Son muchachos bancados para mantener a La Cámpora activa.

No hay palabras para definir el daño que Luciano Di Cesare le hace a los que más necesitan y menos tiempo tienen: los jubilados. No hay palabras, pero si delitos de los que fue acusado ante la justicia: malversación de fondos públicos, administración fraudulenta, abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario.

Lo más grave de todo es que lo que Ocaña denunció que pasa en el PAMI no es una excepción. Es una regla. Los camporitas que conduce Máximo Kirchner han copado gran parte del estado. En todos los pliegues y repliegues de los ministerios han sembrado de militantes que en la mayoría de los casos no son necesarios y no tienen la menor idea de lo que deben hacer. Están puestos ahí para cumplir un par de misiones. Primero cobrar el sueldo que les pagamos todos para que vayan a las marchas y aplaudan a Cristina. Todos los argentinos pero sobre todo los más humildes, subsidiamos la tarea de los integrantes de La Cámpora. Grandes sueldos que los convierten militantes profesionales VIP. Pero la segunda actividad que les han encomendado es la de convertirse en grupos de presión sobre el próximo presidente de la Nación, cualquiera sea el que resulte electo, para empujar las decisiones hacia su molino. Y si esto no ocurre, tienen la orden de convertirse en palos en la rueda, en topos saboteadores de la gestión que no siga al pié de la letra los deseos de Cristina. Ya lo dijo Máximo en su momento en la cancha de Argentinos Juniors. Se van del gobierno pero no del poder. Se quedan camuflados en todos los ministerios y en cientos de reparticiones. Han colonizado el estado. Lo han escriturado a su nombre como si les perteneciera para siempre. Es que nacieron en el Estado y no en el llano. Al revés de otras agrupaciones de jóvenes militantes, no se hicieron desde abajo, desde la lucha en los barrios junto a los vecinos. Son un producto de los privilegios, los sueldos, los viáticos, el chofer y los celulares que les proporciona la alfombra roja.

Evita anticipó que volvería y sería millones. Tal vez los muchachotes de La Cámpora hayan entendido mal el mensaje. Tienen tan poco conocimiento de la historia y tanto fanatismo ciego, que, tal vez interpretaron que los millones tienen que ser en euros y que hay que levantarlos en pala y metérselos en el bolsillo, tal como hizo su líder espiritual, Cristina Fernández. Ella dio el ejemplo de cómo hacerse millonaria pese a trabajar en el estado durante 30 años. Exitosa abogada, dijo en Harvard. No ganó un juicio en su vida, dice la realidad.

Los chicos tienen la prepotencia como metodología. Copar o dividir. Esa suele ser su consigna. Sienten que el estado es una unidad básica que les pertenece. Eso es autoritarismo populista de la peor calaña. Se quieren quedar con todo. Aquel vamos por todo de Cristina les indicó el rumbo. Intimidan y se quedan con puestos claves. Todo el movimiento aerocomercial, la agencia de armas, la distribución de publicidad oficial, la  economía, la cancillería donde Héctor Timerman es apenas un títere.

Solo pueden ser candidatos en el medio de las boletas, escondidos entre las sábanas, colgados de las polleras de Cristina que los bendijo como su guardia de hierro y pronunció aquella vieja frase de Lenin pero modificada: “Todo el poder a La Campora” y no a los soviets. Son los incondicionales, los que dice todo que si y no cuestionan. Son jóvenes a los que les afeitaron la rebeldía. Les dieron un cheque en blanco. O mejor dicho, varios. Son la gendarmería de la ideología y la pureza del cristinismo. Son los gerentes del modelo. Los dueños de la marca Cristina. Mas lazaristas que Lázaro, les dijo alguien.

Son la vanguardia de la lucha contra los medios y los periodistas. Son los comisarios que ordenan los ataques desde el oligopolio K. Su máximo esfuerzo, es la del grupo de tareas de blogueros, los escrachadores profesionales que inundan las redes de insultos.

Y van por más. Juegan con la frase de Cristina al gobierno, La Campora al poder. Pero eso no es lo más grave. Lo peor es que juegan a ser revolucionarios. Y su juguete es nuestro país. Estamos por ahora a merced de sus caprichos, travesuras y negligencias. Van por todo.
Tal como se los ordenó Cristina, diagnosis La Cámpora va por  todo. Avanzan a paso redoblado y a tambor batiente. Por eso creo que estamos medio anestesiados y no se generó el suficiente escándalo e indignación por la denuncia que ayer hizo Graciela Ocaña en estos micrófonos. Dijo que el PAMI generó una estructura paralela para que todos los jubilados les paguen el sueldo a 6.000 militantes de La Cámpora. ¿Escuchó bien, cialis semejante salvajada?  A nuestros queridos abuelos no les dan el 82% móvil o los remedios, see los pañales, las muletas o las prótesis que necesitan para poder vivir con cierta dignidad y los soldados de Cristina entran en masa a hacer que trabajan. Es vergonzoso. No son más médicos o enfermeros para atender mejor las necesidades de los verdaderos dueños del PAMI que son los jubilados. Son muchachos bancados para mantener a La Cámpora activa.

No hay palabras para definir el daño que Luciano Di Cesare le hace a los que más necesitan y menos tiempo tienen: los jubilados. No hay palabras, pero si delitos de los que fue acusado ante la justicia: malversación de fondos públicos, administración fraudulenta, abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario.

Lo más grave de todo es que lo que Ocaña denunció que pasa en el PAMI no es una excepción. Es una regla. Los camporitas que conduce Máximo Kirchner han copado gran parte del estado. En todos los pliegues y repliegues de los ministerios han sembrado de militantes que en la mayoría de los casos no son necesarios y no tienen la menor idea de lo que deben hacer. Están puestos ahí para cumplir un par de misiones. Primero cobrar el sueldo que les pagamos todos para que vayan a las marchas y aplaudan a Cristina. Todos los argentinos pero sobre todo los más humildes, subsidiamos la tarea de los integrantes de La Cámpora. Grandes sueldos que los convierten militantes profesionales VIP. Pero la segunda actividad que les han encomendado es la de convertirse en grupos de presión sobre el próximo presidente de la Nación, cualquiera sea el que resulte electo, para empujar las decisiones hacia su molino. Y si esto no ocurre, tienen la orden de convertirse en palos en la rueda, en topos saboteadores de la gestión que no siga al pié de la letra los deseos de Cristina. Ya lo dijo Máximo en su momento en la cancha de Argentinos Juniors. Se van del gobierno pero no del poder. Se quedan camuflados en todos los ministerios y en cientos de reparticiones. Han colonizado el estado. Lo han escriturado a su nombre como si les perteneciera para siempre. Es que nacieron en el Estado y no en el llano. Al revés de otras agrupaciones de jóvenes militantes, no se hicieron desde abajo, desde la lucha en los barrios junto a los vecinos. Son un producto de los privilegios, los sueldos, los viáticos, el chofer y los celulares que les proporciona la alfombra roja.

Evita anticipó que volvería y sería millones. Tal vez los muchachotes de La Cámpora hayan entendido mal el mensaje. Tienen tan poco conocimiento de la historia y tanto fanatismo ciego, que, tal vez interpretaron que los millones tienen que ser en euros y que hay que levantarlos en pala y metérselos en el bolsillo, tal como hizo su líder espiritual, Cristina Fernández. Ella dio el ejemplo de cómo hacerse millonaria pese a trabajar en el estado durante 30 años. Exitosa abogada, dijo en Harvard. No ganó un juicio en su vida, dice la realidad.

Los chicos tienen la prepotencia como metodología. Copar o dividir. Esa suele ser su consigna. Sienten que el estado es una unidad básica que les pertenece. Eso es autoritarismo populista de la peor calaña. Se quieren quedar con todo. Aquel vamos por todo de Cristina les indicó el rumbo. Intimidan y se quedan con puestos claves. Todo el movimiento aerocomercial, la agencia de armas, la distribución de publicidad oficial, la  economía, la cancillería donde Héctor Timerman es apenas un títere.

Solo pueden ser candidatos en el medio de las boletas, escondidos entre las sábanas, colgados de las polleras de Cristina que los bendijo como su guardia de hierro y pronunció aquella vieja frase de Lenin pero modificada: “Todo el poder a La Campora” y no a los soviets. Son los incondicionales, los que dice todo que si y no cuestionan. Son jóvenes a los que les afeitaron la rebeldía. Les dieron un cheque en blanco. O mejor dicho, varios. Son la gendarmería de la ideología y la pureza del cristinismo. Son los gerentes del modelo. Los dueños de la marca Cristina. Mas lazaristas que Lázaro, les dijo alguien.

Son la vanguardia de la lucha contra los medios y los periodistas. Son los comisarios que ordenan los ataques desde el oligopolio K. Su máximo esfuerzo, es la del grupo de tareas de blogueros, los escrachadores profesionales que inundan las redes de insultos.

Y van por más. Juegan con la frase de Cristina al gobierno, La Campora al poder. Pero eso no es lo más grave. Lo peor es que juegan a ser revolucionarios. Y su juguete es nuestro país. Estamos por ahora a merced de sus caprichos, travesuras y negligencias. Van por todo.
En mayo de este año, help escribí una columna titulada: “Todos somos Fayt”.

Allí me hacía varias preguntas que hoy tienen más vigencia que nunca.

¿De qué lo acusan al doctor Carlos Santiago Fayt? ¿De ser un ejemplo de austeridad republicana, health de vivir en un sobrio departamento y de tener una casita en Villa Gesell después de haberle dedicado toda una vida a la Corte Suprema y al estudio sin una sola sospecha de haber realizado ni un trámite adminstrativo poco transparente?

¿Quienes lo acusan? Los que no pueden explicar como viven en lujosos departamentos en Puerto Madero y en tienen domicilio falso en sus documentos en un médano como el caso del doblemente procesado vicepresidente de la Nación, Amado Boudou?

¿De que lo acusan al doctor Carlos Santiago Fayt? ¿De ser un defensor de los derechos humanos que tuvo el coraje de presentar junto a Raúl Alfonsín habeas corpus por varios detenidos durante la dictadura militar, cuando las balas picaban cerca y muchos abogados fueron secuestrados y desaparecidos solo por ese gesto de grandeza? ¿Se lo acusa de no haber ocupado jamás un cargo público durante ninguna dictadura militar?

¿Quienes lo acusan? Los abogados exitosos que no pueden explicar su riqueza y que durante el terrorismo de estado se dedicaron a rematar casas de deudores con una actitud de usura indigna de un militante popular y que no movieron un solo dedo ni presentaron un solo habeas corpus por sus compañeros? Hebe de Bonafini lo acusa a Fayt y defiende al doctor Eugenio Zaffaroni que fue funcionario judicial de dos dictaduras y sobre todo de la de Jorge Videla para la cual, además, escribió un manual. La presidenta de las Madres se permite una vez más un juicio callejero a una persona intachable como Fayt mientras manchó los pañuelos blancos con el dinero sucio de Sergio Schocklender. Insisto con lo que les dije: no lo pueden confesar porque es inhumano pero se les nota las ganas de hacer una cadena de oración para que el doctor Fayt se muera lo antes posible.

¿De que lo acusan al doctor Carlos Santiago Fayt? ¿De ser admirador de socialistas democráticos como Nicolás Repetto y don Alfredo Palacios? ¿De tener sensibilidad hacia los más humildes o de haber optado intelectualmente por el agnosticismo después de venir de una familia católica? ¿O de haber escrito 3 libros con un análisis severo de los componentes autoritarios y demagógicos del peronismo y en defensa de las mas amplias libertades públicas?

¿Quienes lo acusan? Los adoradores de un chavismo que mete presos a dirigentes democráticos y opositores y que cierra medios de comunicación independientes y ataca a los periodistas que no se alquilan ni se venden. Los que se hicieron millonarios con los juicios laborales de muchos gremios como el de camioneros al que ahora les da la espalda como el doctor Héctor Recalde y que hoy acusa a Fayt de ser antiperonista.

¿De que lo acusan al doctor Carlos Santiago Fayt? De ser un brillante abogado, juez, escritor, académico, profesor emérito de universidades que escribió 35 libros que abarcan la historia del pensamiento político desde la Antigua Grecia hasta el siglo XX?

¿Quienes lo acusan? Los pibes para la liberación como su jefe Máximo Kirchner quienes no terminaron sus estudios y nunca trabajaron en otra cosa que en administrar los múltiples bienes de sus padres?

¿De que lo acusan al doctor Carlos Santiago Fayt? De ser una persona de perfil bajo al que casi no se le conoce nada de su vida privada? ¿ De haber llenado plazas y radios predicando la democracia a traves de clases de Educación Cívica? ¿De haberse opuesto con su voto en la Corte a la privatización de Aerolíneas, de haber sentado las bases de respeto hacia la diversidad sexual con un fallo y de haber defendido la libertad de expresión aplicando la avanzada y progresista doctrina de la real malicia?

¿Quienes lo acusan? Los que integraron grupos guerrilleros que utilizaron el crimen y las bombas durante períodos democráticos como Horacio Verbitsky o Carlos Kunkel que le dice a Fayt admirador de Aramburu a quienes los Montoneros secuestraron y asesinaron.

¿De que lo acusan al doctor Carlos Santiago Fayt? ¿De ser viejo cuando se sabe que viejo es el viento y todavía sigue soplando? ¿De tener algún achaque propio de la edad que sobrelleva con una dignidad ejemplar? ¿Lo acusan de la formalidad de firmar una acordada en su casa como hacen la mayoría de los funcionarios empezando por la presidenta de la Nación que trabaja en la quinta de Olivos y casi ni va a la Casa Rosada?

¿Quienes lo acusan? Los prepotentes de estado que se llevan por delante todas las normas democráticas y quieren colonizar la justicia y quebrar la Corte Suprema de Justicia para garantizarse impunidad para ellos y su familia.

¿De que lo acusan a Fayt ? De andar casi en puntas de pié por la vida con dignidad, ética y excelencia académica.? ¿De ser poco menos que un prócer respetado en todos lados?

¿Quienes lo acusan? Los ministros que encubren la matriz corrupta del estado, los que se enriquecieron a la velocidad de la luz y tienen miedo de rendir cuentas ante la justicia. Los inmorales nos han igualado, dice el tango. Los Aníbal Fernández que, como si fuera un comisario de la bonaerense en pleno allanamiento, le ordena a Fayt que salga de su casa.

Dijo bien Ernesto Sanz que el doctor Fayt tiene más autoridad moral que todo el gabinete junto. O que habría que hacerle un examen psicofísico al vice presidente Boudou para saber si distingue entre lo que es lícito e ilícito.

El nuevo Stiuso llamado Horacio Verbitsky se burla de Fayt y dice que no sabe el día en que vive y que le tienen que tener el pulso de su mano para que firme los expedientes. ¿Como lo sabe?¿Lo tienen filmado? ¿ Ya están utilizando los métodos sovièticos de la KGB de cabotaje?

Defender al doctor Carlos Fayt es como defender un monumento a la democracia y los derechos humanos, a la capacidad intelectual y profesional  y a la ética republicana frente a las mafias enquistadas en el poder que se quieren quedar para siempre?

Los impresentables enemigos de Fayt que vienen por todo, agigantan la figura del ministro de la Corte Suprema. Hay que defender a Carlos Fayt de los ataques autoritarios. Defender a Fayt es defender las instituciones y la honradez de las manos limpias. Defender a Fayt es defender la a Argentina. En defensa propia.

En mayo de este año, sick escribí una columna titulada: “Todos somos Fayt”.

Allí me hacía varias preguntas que hoy tienen más vigencia que nunca.

¿De qué lo acusan al doctor Carlos Santiago Fayt? ¿De ser un ejemplo de austeridad republicana, buy viagra de vivir en un sobrio departamento y de tener una casita en Villa Gesell después de haberle dedicado toda una vida a la Corte Suprema y al estudio sin una sola sospecha de haber realizado ni un trámite adminstrativo poco transparente?

¿Quienes lo acusan? Los que no pueden explicar como viven en lujosos departamentos en Puerto Madero y en tienen domicilio falso en sus documentos en un médano como el caso del doblemente procesado vicepresidente de la Nación, cure Amado Boudou?

¿De que lo acusan al doctor Carlos Santiago Fayt? ¿De ser un defensor de los derechos humanos que tuvo el coraje de presentar junto a Raúl Alfonsín habeas corpus por varios detenidos durante la dictadura militar, cuando las balas picaban cerca y muchos abogados fueron secuestrados y desaparecidos solo por ese gesto de grandeza? ¿Se lo acusa de no haber ocupado jamás un cargo público durante ninguna dictadura militar?

¿Quienes lo acusan? Los abogados exitosos que no pueden explicar su riqueza y que durante el terrorismo de estado se dedicaron a rematar casas de deudores con una actitud de usura indigna de un militante popular y que no movieron un solo dedo ni presentaron un solo habeas corpus por sus compañeros? Hebe de Bonafini lo acusa a Fayt y defiende al doctor Eugenio Zaffaroni que fue funcionario judicial de dos dictaduras y sobre todo de la de Jorge Videla para la cual, además, escribió un manual. La presidenta de las Madres se permite una vez más un juicio callejero a una persona intachable como Fayt mientras manchó los pañuelos blancos con el dinero sucio de Sergio Schocklender. Insisto con lo que les dije: no lo pueden confesar porque es inhumano pero se les nota las ganas de hacer una cadena de oración para que el doctor Fayt se muera lo antes posible.

¿De que lo acusan al doctor Carlos Santiago Fayt? ¿De ser admirador de socialistas democráticos como Nicolás Repetto y don Alfredo Palacios? ¿De tener sensibilidad hacia los más humildes o de haber optado intelectualmente por el agnosticismo después de venir de una familia católica? ¿O de haber escrito 3 libros con un análisis severo de los componentes autoritarios y demagógicos del peronismo y en defensa de las mas amplias libertades públicas?

¿Quienes lo acusan? Los adoradores de un chavismo que mete presos a dirigentes democráticos y opositores y que cierra medios de comunicación independientes y ataca a los periodistas que no se alquilan ni se venden. Los que se hicieron millonarios con los juicios laborales de muchos gremios como el de camioneros al que ahora les da la espalda como el doctor Héctor Recalde y que hoy acusa a Fayt de ser antiperonista.

¿De que lo acusan al doctor Carlos Santiago Fayt? De ser un brillante abogado, juez, escritor, académico, profesor emérito de universidades que escribió 35 libros que abarcan la historia del pensamiento político desde la Antigua Grecia hasta el siglo XX?

¿Quienes lo acusan? Los pibes para la liberación como su jefe Máximo Kirchner quienes no terminaron sus estudios y nunca trabajaron en otra cosa que en administrar los múltiples bienes de sus padres?

¿De que lo acusan al doctor Carlos Santiago Fayt? De ser una persona de perfil bajo al que casi no se le conoce nada de su vida privada? ¿ De haber llenado plazas y radios predicando la democracia a traves de clases de Educación Cívica? ¿De haberse opuesto con su voto en la Corte a la privatización de Aerolíneas, de haber sentado las bases de respeto hacia la diversidad sexual con un fallo y de haber defendido la libertad de expresión aplicando la avanzada y progresista doctrina de la real malicia?

¿Quienes lo acusan? Los que integraron grupos guerrilleros que utilizaron el crimen y las bombas durante períodos democráticos como Horacio Verbitsky o Carlos Kunkel que le dice a Fayt admirador de Aramburu a quienes los Montoneros secuestraron y asesinaron.

¿De que lo acusan al doctor Carlos Santiago Fayt? ¿De ser viejo cuando se sabe que viejo es el viento y todavía sigue soplando? ¿De tener algún achaque propio de la edad que sobrelleva con una dignidad ejemplar? ¿Lo acusan de la formalidad de firmar una acordada en su casa como hacen la mayoría de los funcionarios empezando por la presidenta de la Nación que trabaja en la quinta de Olivos y casi ni va a la Casa Rosada?

¿Quienes lo acusan? Los prepotentes de estado que se llevan por delante todas las normas democráticas y quieren colonizar la justicia y quebrar la Corte Suprema de Justicia para garantizarse impunidad para ellos y su familia.

¿De que lo acusan a Fayt ? De andar casi en puntas de pié por la vida con dignidad, ética y excelencia académica.? ¿De ser poco menos que un prócer respetado en todos lados?

¿Quienes lo acusan? Los ministros que encubren la matriz corrupta del estado, los que se enriquecieron a la velocidad de la luz y tienen miedo de rendir cuentas ante la justicia. Los inmorales nos han igualado, dice el tango. Los Aníbal Fernández que, como si fuera un comisario de la bonaerense en pleno allanamiento, le ordena a Fayt que salga de su casa.

Dijo bien Ernesto Sanz que el doctor Fayt tiene más autoridad moral que todo el gabinete junto. O que habría que hacerle un examen psicofísico al vice presidente Boudou para saber si distingue entre lo que es lícito e ilícito.

El nuevo Stiuso llamado Horacio Verbitsky se burla de Fayt y dice que no sabe el día en que vive y que le tienen que tener el pulso de su mano para que firme los expedientes. ¿Como lo sabe?¿Lo tienen filmado? ¿ Ya están utilizando los métodos sovièticos de la KGB de cabotaje?

Defender al doctor Carlos Fayt es como defender un monumento a la democracia y los derechos humanos, a la capacidad intelectual y profesional  y a la ética republicana frente a las mafias enquistadas en el poder que se quieren quedar para siempre?

Los impresentables enemigos de Fayt que vienen por todo, agigantan la figura del ministro de la Corte Suprema. Hay que defender a Carlos Fayt de los ataques autoritarios. Defender a Fayt es defender las instituciones y la honradez de las manos limpias. Defender a Fayt es defender la a Argentina. En defensa propia.

Es un lugar común, viagra sale lo reconozco, rx pero es absolutamente cierto que desde lo institucional, todo lo que está pasando en Tucumán es un verdadero terremoto. Todavía no sabemos qué consecuencias van a tener sus remezones y como va a terminar. Pero lo más importante es que sonó un tiro para el lado de la justicia y esas elecciones tramposas y fraudulentas fueron declaradas nulas. Fue como insuflar un viento de aire fresco sobre el clima asfixiante de esa provincia convertida en un feudo autoritario por el matrimonio Alperovich.

Fue como un premio a tantos tucumanos anónimos que durante nueve noches protagonizaron una rebeldía histórica movilizándose frente a la casa de gobierno. Esa parte del pueblo y los jueces que reconocieron sus reclamos no pueden ser acusados de golpistas y destituyentes como dijo “el boca sucia” de Aníbal Fernández. Porque las exigencias de los que salieron a la calle fueron por más y mejor democracia. Nunca menos. Están hartos de un sistema que humilla a los más pobres y los convierte en clientes, que casi los reduce a la servidumbre, y de un jeque como Alperovich que no dejó truchada por hacer. Nadie tuvo una sola palabra antidemocrática. Por el contrario, los ciudadanos quieren más transparencia, más honestidad, más igualdad y mejores niveles de representatividad. Se niegan a vivir toda la vida en el engaño y la trampa. No aguantan ver el cambio de bolsones de comida por votos, las urnas abiertas y sin fajas, los sistemas de video que se cortan mágicamente para no mostrar el escrutinio y los aprietes del patoterismo de estado.

Ojo que también hay que decir que este fallo de la Cámara en lo Contencioso tiene poca vida. Luego de la apelación seguramente irá a parar a manos de la Corte Suprema provincial que, probablemente, vuelva todo a cero. O que la causa finalmente termine en la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Pero el daño que el oficialismo nacional y provincial le hicieron a la credibilidad electoral ya está hecho. Cristina y Alperovich dinamitaron ese contrato básico de la democracia que dice que las elecciones deben ser libres y transparentes. Y esto ya no lo dicen dirigentes opositores que podrían defender sus intereses políticos. Lo dice con todas las letras y con rigurosidad una instancia de la justicia tucumana. Claro que el cristinismo no se va a quedar con los brazos cruzados. Ya saltaron a la yugular de los magistrados que se pronunciaron por realizar nuevas elecciones. Anibal dijo que era prevaricato, que era un dictamen ridículo y en contra de la voluntad popular. El apoderado del Partido Justicialista fue más allá y aseguró que el fallo es nulo de nulidad absoluta porque a esos jueces no les correspondía pronunciarse sobre el tema. Es más, con la descalificación ya desataron la persecución. Ahora van por la cabeza de esos valientes jueces a los que van a intentar destituir de sus cargos. Llegaron a decir que iban a denunciar a los camaristas por sedición.

Marcos Caponi, el apoderado del justicialismo provincial cayó directamente en la desmesura irracional porque planteó que “ni los golpes de estado de la década de los 70 fueron realizados de esta forma”. Se nota que está mal informado o vivía en un frasco. O no quiere reconocer que esto es incomparable a un golpe de estado que asesinó, torturó y desapareció a miles de argentinos y liquidó todas las libertades públicas. Aquí, insisto, los ciudadanos piden más democracia. Y lo hicieron en forma pacífica, desarmados y dentro de la ley.

Algo parecido hacía dicho el ex juez Eugenio Zaffaroni. Dijo que este intento de deslegitimar las elecciones era peor que un golpe de estado. ¿Ya se olvidó Zaffaroni que fue funcionario de dos dictaduras  militare surgidas de golpes de estado? ¿No se acuerda que escribió un manual para Videla y compañía? Este gobierno acusa de golpista a cualquiera que tenga una crítica, una voz disidente o produzca un fallo adverso a sus deseos. Hasta Mirtha Legrand y Carlos Tevez cayeron en esa volteada. Solo por ejercer su libertad de expresión y decir lo que piensan.

La amenaza más terrible que hicieron fue la de intervenir a la provincia. Es verdad que los tiempos legales no dan y es probable que el 28 de octubre cuando deba asumir el nuevo gobernador todavía estemos enredados en los cruces de los tribunales. Pero no hay remedio más autoritario que la intervención nacional a una provincia. Eso es intentar apagar el incendio con nafta. Son los tucumanos que deberían resolver este drama de la forma más razonable y respetuosa posible. Dentro de la ley, todo, fuera de la ley nada. Alperovich, el patrón del mal de la provincia dice que es imposible hacer nuevas elecciones en 40 días como exigió la justicia.  Pregunta elemental: ¿Quién atenta más contra el sistema democrático y republicano? ¿Los corruptos y autoritarios que degradan la condición humana o los que la denuncian y pelean para cambiar esa realidad injusta? ¿Los que por temor o pereza se quedan en su casa viendo con complicidad cómo se comete delitos desde el estado o los que no se arrodillan y salen a denunciar esos atropellos? Es una ironía cruel del destino que se viole la Constitución justo en la tierra donde nació Juan Bautista Alberdi, uno de sus inspiradores y en la provincia que fue cuna de nuestra independencia.

Es escandaloso lo que pasa en el Jardín de la Republica. No es Dinamarca, pero algo huele mal en Tucumán. Y todos saben que el pez se pudre por la cabeza.
Es un lugar común, clinic lo reconozco, salve pero es absolutamente cierto que desde lo institucional, rx todo lo que está pasando en Tucumán es un verdadero terremoto. Todavía no sabemos qué consecuencias van a tener sus remezones y como va a terminar. Pero lo más importante es que sonó un tiro para el lado de la justicia y esas elecciones tramposas y fraudulentas fueron declaradas nulas. Fue como insuflar un viento de aire fresco sobre el clima asfixiante de esa provincia convertida en un feudo autoritario por el matrimonio Alperovich.

Fue como un premio a tantos tucumanos anónimos que durante nueve noches protagonizaron una rebeldía histórica movilizándose frente a la casa de gobierno. Esa parte del pueblo y los jueces que reconocieron sus reclamos no pueden ser acusados de golpistas y destituyentes como dijo “el boca sucia” de Aníbal Fernández. Porque las exigencias de los que salieron a la calle fueron por más y mejor democracia. Nunca menos. Están hartos de un sistema que humilla a los más pobres y los convierte en clientes, que casi los reduce a la servidumbre, y de un jeque como Alperovich que no dejó truchada por hacer. Nadie tuvo una sola palabra antidemocrática. Por el contrario, los ciudadanos quieren más transparencia, más honestidad, más igualdad y mejores niveles de representatividad. Se niegan a vivir toda la vida en el engaño y la trampa. No aguantan ver el cambio de bolsones de comida por votos, las urnas abiertas y sin fajas, los sistemas de video que se cortan mágicamente para no mostrar el escrutinio y los aprietes del patoterismo de estado.

Ojo que también hay que decir que este fallo de la Cámara en lo Contencioso tiene poca vida. Luego de la apelación seguramente irá a parar a manos de la Corte Suprema provincial que, probablemente, vuelva todo a cero. O que la causa finalmente termine en la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Pero el daño que el oficialismo nacional y provincial le hicieron a la credibilidad electoral ya está hecho. Cristina y Alperovich dinamitaron ese contrato básico de la democracia que dice que las elecciones deben ser libres y transparentes. Y esto ya no lo dicen dirigentes opositores que podrían defender sus intereses políticos. Lo dice con todas las letras y con rigurosidad una instancia de la justicia tucumana. Claro que el cristinismo no se va a quedar con los brazos cruzados. Ya saltaron a la yugular de los magistrados que se pronunciaron por realizar nuevas elecciones. Anibal dijo que era prevaricato, que era un dictamen ridículo y en contra de la voluntad popular. El apoderado del Partido Justicialista fue más allá y aseguró que el fallo es nulo de nulidad absoluta porque a esos jueces no les correspondía pronunciarse sobre el tema. Es más, con la descalificación ya desataron la persecución. Ahora van por la cabeza de esos valientes jueces a los que van a intentar destituir de sus cargos. Llegaron a decir que iban a denunciar a los camaristas por sedición.

Marcos Caponi, el apoderado del justicialismo provincial cayó directamente en la desmesura irracional porque planteó que “ni los golpes de estado de la década de los 70 fueron realizados de esta forma”. Se nota que está mal informado o vivía en un frasco. O no quiere reconocer que esto es incomparable a un golpe de estado que asesinó, torturó y desapareció a miles de argentinos y liquidó todas las libertades públicas. Aquí, insisto, los ciudadanos piden más democracia. Y lo hicieron en forma pacífica, desarmados y dentro de la ley.

Algo parecido hacía dicho el ex juez Eugenio Zaffaroni. Dijo que este intento de deslegitimar las elecciones era peor que un golpe de estado. ¿Ya se olvidó Zaffaroni que fue funcionario de dos dictaduras  militare surgidas de golpes de estado? ¿No se acuerda que escribió un manual para Videla y compañía? Este gobierno acusa de golpista a cualquiera que tenga una crítica, una voz disidente o produzca un fallo adverso a sus deseos. Hasta Mirtha Legrand y Carlos Tevez cayeron en esa volteada. Solo por ejercer su libertad de expresión y decir lo que piensan.

La amenaza más terrible que hicieron fue la de intervenir a la provincia. Es verdad que los tiempos legales no dan y es probable que el 28 de octubre cuando deba asumir el nuevo gobernador todavía estemos enredados en los cruces de los tribunales. Pero no hay remedio más autoritario que la intervención nacional a una provincia. Eso es intentar apagar el incendio con nafta. Son los tucumanos que deberían resolver este drama de la forma más razonable y respetuosa posible. Dentro de la ley, todo, fuera de la ley nada. Alperovich, el patrón del mal de la provincia dice que es imposible hacer nuevas elecciones en 40 días como exigió la justicia.  Pregunta elemental: ¿Quién atenta más contra el sistema democrático y republicano? ¿Los corruptos y autoritarios que degradan la condición humana o los que la denuncian y pelean para cambiar esa realidad injusta? ¿Los que por temor o pereza se quedan en su casa viendo con complicidad cómo se comete delitos desde el estado o los que no se arrodillan y salen a denunciar esos atropellos? Es una ironía cruel del destino que se viole la Constitución justo en la tierra donde nació Juan Bautista Alberdi, uno de sus inspiradores y en la provincia que fue cuna de nuestra independencia.

Es escandaloso lo que pasa en el Jardín de la Republica. No es Dinamarca, pero algo huele mal en Tucumán. Y todos saben que el pez se pudre por la cabeza.
Hoy se cumplen 30 años de aquel alegato, help  el más importante de la historia argentina. A esta hora exactamente  ciudadanos dignos de su amistad le están rindiendo homenaje a Don Julio Strassera en el Congreso de la Nación, salve  allí donde están los representantes del pueblo y de las provincias. Hablo de nuestra querida compañera Magdalena Ruiz Guiñazú, de Santiago Kovadloff, Ricardo Gil Laavedra y Leandro Despouy. Lo hacen porque Strassera dignificó para todos los tiempos la categoría de Fiscal.

 Don Julio Strassera fue una especie de Raúl Alfonsín de la justicia. Tenía la misma dignidad y austeridad republicana que el ex presidente. Ambos pasarán a la mejor historia argentina por el  juicio a las juntas militares. Alfonsín, de padre de la República recuperada, porque tomó la de decisión corajuda de combatir la impunidad de los terroristas de estado para refundar la democracia sobre la base de verdad, justicia y castigo a los culpables. Y don Julio, porque fue el fiscal de aquella instancia inédita en todo el mundo. Grabó a fuego en la memoria colectiva ese grito de batalla por la paz que fue el Nunca Más, un grito desgarrador que nos identifica con orgullo en el mundo. Le puso el pecho a los dictadores de la banda de Videla cuando las balas picaban cerca y había que ser muy valiente para aguantar las presiones y amenazas.

Nunca más a los golpes militares.

Nunca más la tortura y la desaparición forzada de personas.

Nunca más un genocidio.

Unas semanas antes de que Don Julio se muriera, Aníbal Fernández lo quiso descalificar. Y digo lo quiso, porque no descalifica el que quiere, sino el que puede. Y nosotros recurrimos al testimonio de Marcelo, el hijo del ex gobernador Jorge Cepernic que tuvo palabras de desagravio para Strassera.

Don Julio Strassera se fue sin doblarse ni quebrarse. Fiel a sus convicciones de enfrentar siempre a los autoritarios.

Se fue de este mundo hace menos de siete meses y ya está instalado en la estatura de héroe cívico. Seguramente se encontrará en el cielo con don Raúl y Ernesto Sábato y juntos nos ayudarán a construir un país mejor. Para que Nunca Más los fusiles y la muerte puedan más que la Constitución y la vida.

Aquel  fue un día histórico y refundacional de la democracia argentina. En la Sala de Audiencias del Palacio de Justicia declararon 833 personas cuyos testimonios durante las 530 horas que duró el proceso fueron filmados y grabados y permanecen preservados para la posteridad en Noruega, en una habitación especial a prueba hasta de bombas atómicas.

Hay que decir en la dimensión humana de la historia que una maldita infección intestinal y un cuadro de hiperglucemia terminó con la vida de Don Julio pero parió su leyenda.

Un día como hoy y todos los días vale la pena rendirle un humilde homenaje patriótico a un hombre que según Luis Moreno Ocampo, quien fuera su adjunto,  “es un prócer cuya estatua no tendrá sable ni caballo porque su escultor deberá representar sus armas: la verdad y la ley”.

Hasta el 27 de febrero de este año, Don Julio era  un ciudadano común que fumaba mucho y caminaba lento por las calles y que muy pocos conocían y reconocían. Despreciaba  los homenajes pero aunque él no lo quisiera, tal como dijo Moreno Ocampo, ya es un Santo del  Nunca Más que deberíamos bendecir de una vez por todas. Los bigotazos blancos y las ojeras profundas lo hacían insólitamente parecido a Alfonsín que fue el político que lo convenció para que se jugara la vida por todos nosotros.

Y no estoy exagerando. Ser el fiscal acusador de aquellos genocidas era jugarse la vida. Exponerse a los atentados, a tantas amenazas de muerte para él y su familia. En aquellos tiempos los ex dictadores y sus patotas tenían poder y capacidad de daño. No era fácil como ahora hablar de los derechos humanos y condenar a los asesinos de uniforme. Hay que decirlo para que haya memoria histórica. Para que ningún recién llegado al tema, como Néstor Kirchner se haga el guapo descolgando cuadros ahora cuando en su momento no se le recuerda un solo gesto de defensa de los presos políticos o de lucha por los derechos humanos. Ahora es fácil, repito.

Ahora se hacen los valientes porque cazan dinosaurios en el zoológico y se creen revolucionarios. Y don Julio, que lo fue de verdad, anduvo calladito y humilde por la vida soportando maltratos de este gobierno en general y de Aníbal Fernández en particular. Don Julio inmortalizó aquellas dos palabras, aquellos dos rezos laicos que lo decían todo: Nunca más. Todavía hoy tiemblo todo cuando me parece escuchar su voz cavernosa diciendo con firmeza: “Señores jueces: quiero renunciar expresamente a toda pretensión de originalidad para cerrar esta requisitoria. Quiero utilizar una frase que no me pertenece, porque pertenece ya a todo el pueblo argentino. Señores jueces: Nunca más”. Don Julio era de esos argentinos que condenaron todas las formas de la muerte y las combatieron con todas las formas de la vida. Aquel juicio fue una bisagra en la historia de este país. Nadie en el mundo se atrevió a hacerlo.

 Aquel proceso legal, fue inédito aunque algunos lo comparen con el juicio de Nuremberg a los nazis.

Pero el nuestro fue el único hecho por tribunales civiles. Videla y Massera fueron condenados a reclusión perpetua por señores de saco y de corbata que esgrimían solamente un instrumento: la constitución nacional.

Don Julio consideró inmoral el indulto otorgado por el ex presidente Carlos Menem y se retiró de la función pública, y bajó su perfil con sus ojos cargados de tristeza. El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos. Pero Julio César Strassera hace 30 años se transformó en un mito. Lejos del bronce, don Julio hoy es un monumento a la ley pero hecho de carne y hueso. De vida y libertad.

Hoy se cumplen 30 años de aquel alegato, sildenafil there  el más importante de la historia argentina. A esta hora exactamente  ciudadanos dignos de su amistad le están rindiendo homenaje a Don Julio Strassera en el Congreso de la Nación, allí donde están los representantes del pueblo y de las provincias. Hablo de nuestra querida compañera Magdalena Ruiz Guiñazú, de Santiago Kovadloff, Ricardo Gil Laavedra y Leandro Despouy. Lo hacen porque Strassera dignificó para todos los tiempos la categoría de Fiscal.

 Don Julio Strassera fue una especie de Raúl Alfonsín de la justicia. Tenía la misma dignidad y austeridad republicana que el ex presidente. Ambos pasarán a la mejor historia argentina por el  juicio a las juntas militares. Alfonsín, de padre de la República recuperada, porque tomó la de decisión corajuda de combatir la impunidad de los terroristas de estado para refundar la democracia sobre la base de verdad, justicia y castigo a los culpables. Y don Julio, porque fue el fiscal de aquella instancia inédita en todo el mundo. Grabó a fuego en la memoria colectiva ese grito de batalla por la paz que fue el Nunca Más, un grito desgarrador que nos identifica con orgullo en el mundo. Le puso el pecho a los dictadores de la banda de Videla cuando las balas picaban cerca y había que ser muy valiente para aguantar las presiones y amenazas.

Nunca más a los golpes militares.

Nunca más la tortura y la desaparición forzada de personas.

Nunca más un genocidio.

Unas semanas antes de que Don Julio se muriera, Aníbal Fernández lo quiso descalificar. Y digo lo quiso, porque no descalifica el que quiere, sino el que puede. Y nosotros recurrimos al testimonio de Marcelo, el hijo del ex gobernador Jorge Cepernic que tuvo palabras de desagravio para Strassera.

Don Julio Strassera se fue sin doblarse ni quebrarse. Fiel a sus convicciones de enfrentar siempre a los autoritarios.

Se fue de este mundo hace menos de siete meses y ya está instalado en la estatura de héroe cívico. Seguramente se encontrará en el cielo con don Raúl y Ernesto Sábato y juntos nos ayudarán a construir un país mejor. Para que Nunca Más los fusiles y la muerte puedan más que la Constitución y la vida.

Aquel  fue un día histórico y refundacional de la democracia argentina. En la Sala de Audiencias del Palacio de Justicia declararon 833 personas cuyos testimonios durante las 530 horas que duró el proceso fueron filmados y grabados y permanecen preservados para la posteridad en Noruega, en una habitación especial a prueba hasta de bombas atómicas.

Hay que decir en la dimensión humana de la historia que una maldita infección intestinal y un cuadro de hiperglucemia terminó con la vida de Don Julio pero parió su leyenda.

Un día como hoy y todos los días vale la pena rendirle un humilde homenaje patriótico a un hombre que según Luis Moreno Ocampo, quien fuera su adjunto,  “es un prócer cuya estatua no tendrá sable ni caballo porque su escultor deberá representar sus armas: la verdad y la ley”.

Hasta el 27 de febrero de este año, Don Julio era  un ciudadano común que fumaba mucho y caminaba lento por las calles y que muy pocos conocían y reconocían. Despreciaba  los homenajes pero aunque él no lo quisiera, tal como dijo Moreno Ocampo, ya es un Santo del  Nunca Más que deberíamos bendecir de una vez por todas. Los bigotazos blancos y las ojeras profundas lo hacían insólitamente parecido a Alfonsín que fue el político que lo convenció para que se jugara la vida por todos nosotros.

Y no estoy exagerando. Ser el fiscal acusador de aquellos genocidas era jugarse la vida. Exponerse a los atentados, a tantas amenazas de muerte para él y su familia. En aquellos tiempos los ex dictadores y sus patotas tenían poder y capacidad de daño. No era fácil como ahora hablar de los derechos humanos y condenar a los asesinos de uniforme. Hay que decirlo para que haya memoria histórica. Para que ningún recién llegado al tema, como Néstor Kirchner se haga el guapo descolgando cuadros ahora cuando en su momento no se le recuerda un solo gesto de defensa de los presos políticos o de lucha por los derechos humanos. Ahora es fácil, repito.

Ahora se hacen los valientes porque cazan dinosaurios en el zoológico y se creen revolucionarios. Y don Julio, que lo fue de verdad, anduvo calladito y humilde por la vida soportando maltratos de este gobierno en general y de Aníbal Fernández en particular. Don Julio inmortalizó aquellas dos palabras, aquellos dos rezos laicos que lo decían todo: Nunca más. Todavía hoy tiemblo todo cuando me parece escuchar su voz cavernosa diciendo con firmeza: “Señores jueces: quiero renunciar expresamente a toda pretensión de originalidad para cerrar esta requisitoria. Quiero utilizar una frase que no me pertenece, porque pertenece ya a todo el pueblo argentino. Señores jueces: Nunca más”. Don Julio era de esos argentinos que condenaron todas las formas de la muerte y las combatieron con todas las formas de la vida. Aquel juicio fue una bisagra en la historia de este país. Nadie en el mundo se atrevió a hacerlo.

 Aquel proceso legal, fue inédito aunque algunos lo comparen con el juicio de Nuremberg a los nazis.

Pero el nuestro fue el único hecho por tribunales civiles. Videla y Massera fueron condenados a reclusión perpetua por señores de saco y de corbata que esgrimían solamente un instrumento: la constitución nacional.

Don Julio consideró inmoral el indulto otorgado por el ex presidente Carlos Menem y se retiró de la función pública, y bajó su perfil con sus ojos cargados de tristeza. El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos. Pero Julio César Strassera hace 30 años se transformó en un mito. Lejos del bronce, don Julio hoy es un monumento a la ley pero hecho de carne y hueso. De vida y libertad.

Nadie se atreva a tocar a mi vieja. Porque mi vieja es lo más grande que hay. Esa vieja que nos pintaron entre Pappo y Sebastián Borensztein, ambulance el hijo de Tato, seek es un homenaje a todas las jubiladas y jubilados. A su dignidad. Toda su vida laburó sin parar dice la voz aguardentosa del Carpo. Yo mismo le armé las pancartas con las que va a la plaza a protestar porque ya está harta de que le afanen una y otra vez. Eso dicen y es lo mismo que podríamos decir todos de nuestros queridos viejos. Están hartos de que les afanen una y otra vez. Toda su vida laburaron sin parar. Por eso las históricas marchas de protesta en el Congreso y en Tribunales. Sienten que el gobierno les mete la mano en su bolsillo cuando utiliza los fondos del ANSES para gastarlos en cualquier otra cosa. O cuando le piden prestado al PAMI miles de millones o cuando le pagan a 6.000 militantes con su dinero como denunció Graciela Ocaña. ¿Escuchó bien? El PAMI le presta al gobierno nacional. El PAMI mantiene camporitas. Como si el PAMI fuera perfecto y le sobrara la plata. Hay más de 300.000 juicios que duermen en los tribunales con reclamos justos que muchos viejitos no van a poder ver porque se mueren antes de que salgan los fallos?

La presidenta Cristina, ¿se habrá olvidado que Ofelia Wilhelm, además de ser la madre de la jefa de estado y la abuela de Florencia y Máximo y la bisabuela de Néstor Iván y Helenita, es una jubilada que le hizo juicio al Anses y que lo ganó con una rapidez notable.

¿Cuántos  jubilados hay que cobran la mínima que es un cachetazo al sentido común? Son nuestros padres y abuelos que cobran una suma que no alcanza para nada. Algunos mentirosos le llaman a eso haber jubilatorio. Más justo sería decirle miseria jubilatoria. No por hacer demagogia. Pero si para hacer de vez en cuando, aunque sea, algún llamado a la solidaridad de los funcionarios. Un alerta. Decir con todas las letras que el primer 82% móvil que necesitan nuestros adultos mayores es en el respeto. ¿Algún gobierno les dará el 82% móvil de respeto? Alguien se preocupará por ellos como lo que son: nuestros padres y los padres de nuestros padres. Nuestras raíces. Si no respetamos su sabiduría como lo hacen hasta las tribus más antiguas estamos perdidos. Si no logramos que no tengan que hacer colas interminables en los bancos. Si no conseguimos que no tengan que ir a las 4 de la mañana para conseguir un turno en un hospital. Si permitimos que los geriátricos en muchos casos sean pocilgas donde lo único que sobra es el hacinamiento. Si no nos ponemos en el lugar de ellos porque somos ellos, estaremos perdidos. Para los ministros de economía un jubilado suele ser un gasto terrible, un número en una planilla. Es verdad que ahora hay más expectativas de vida. Que apenas hay un cotizante y medio por cada jubilado. Que hay que reformular todo el sistema para que no colapse. Pero también sé que hay miles y miles de millones que se malgastan en subsidios para los amigos, en propaganda oficial del Fútbol para Todos, en impuestos a la renta financiera que no se cobran, en timbas de todo tipo que deberían arancelarse.

El gobierno de Cristina logró que haya dos aumentos anuales y que no sea un porcentaje arbitrario según el humor y las deudas de los funcionarios. Eso está bien, es un avance que debe reconocerse. Pero no alcanza. Este gobierno que se ve a sí mismo como progresista cambió su discurso y pasó a reclamar responsabilidad en las cuentas cuando siempre acusó de derechista y conservador al que pidió prudencia en los aumentos salariales. ¿O no hay un ANSES rico con millones de jubilados pobres? ¿O no se utiliza su dinero para cualquier cosa menos para ellos? ¿O la inflación que el gobierno dice que no existe no parte al medio el poder adquisitivo de los jubilados que lo poco que tienen se lo gastan en comida y en remedios? ¿Eso es responsabilidad? Eso es joderles la vida a los que están en los últimos momentos de su vida. El que humilla a los jubilados se humilla a sí mismo. A sus antepasados, a los que lo parieron. A la sangre de su sangre. No se los puede condenar a ser ciudadanos de segunda. Si no es por solidaridad que por lo menos sea por temor. Porque todos vamos hacia allá. Más temprano que tarde todos vamos a ser jubilados. Todos somos jubilados en potencia. Un jubilado es una foto de nuestro futuro.

Al final del camino y antes de morirnos, todos seremos jubilados. Incluso usted, señora presidente, aunque está claro que su futuro no va a depender de un haber jubilatorio. Usted fue previsora. Usted ahorró. Fue una exitosa abogada y pudo construir una fortuna que le va a permitir pasar una vejez tranquila. Pero no todos los jubilados fueron tan afortunados como usted, señora. Debería tener aunque sea compasión por ellos. Viejo es el viento y sigue soplando, dicen en mi barrio.

Caminan lento pero saben bien hacia donde van. Hablan despacio pero con una profundidad impresionante en sus conceptos. Escuchan menos pero saben a quién deben escuchar. Piden poco. Dignidad para sus manos callosas, respeto para sus espaldas partidas, consideración por sus cabezas blancas. Ayer fue el día del jubilado. Piden lo que pedimos todos: justicia. ¿Es demasiado? O ser viejos es un pecado. Seguramente las cosas cambiarán cuando todos hagamos nuestros los reclamos de Pappo. Cuando todos entonemos un himno que diga: Nadie se atreva a tocar a nuestros viejos. Hay que jubilar la humillación. Porque los viejos son lo más grande que hay. Viejos son los trapos y ellos son los únicos que no pueden esperar.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.