Primavera de risas – 21 de septiembre 2016

Este domingo es su día y el de todos los maestros con mayúsculas. Pasado mañana celebramos al gran maestro de la patria. Maestro de los maestros, unhealthy como se dice cotidianamente. El talento e inteligencia de Domingo Faustino Sarmiento empujaron la movilidad social ascendente. La prueba es que nació en el Carrascal, medical un barrio pobre de San Juan, healing llegó a ser presidente de la Nación y murió a los 77 años tan pobre como había nacido.
Es la gran figura polémica de nuestra historia. Se puede hablar horas de sus grandezas y de sus miserias. No nos alcanzaría todo un año. Solo su obra escrita tiene 52 tomos y más de 15 mil páginas. Se puede decir que fue cascarrabias, mujeriego y que tuvo actitudes francamente discriminadoras sobre todo con los indios y los gauchos.

Durante el gobierno de Cristina, el intelectual camporista Juan Cabandié no anduvo con sutilezas para descalificar a Sarmiento: “Era de derecha”, sentenció. Le faltó agregar: “Como Macri”. Desde Paka Paka lo atacaban como si fuera el diablo. Menos mal que a ningún talibán kirchnerista se le ocurrió declarar de interés público y sujeto a expropiación a la calle Sarmiento para rebautizarla Néstor Kirchner quien nunca escribió un libro y del que se sospecha que tampoco leyó alguno.

Cristina hablaba hasta por los codos. Pero la presidenta y su gobierno en su momento no hicieron un solo comentario ni acto para recordar a Sarmiento. ¿Cómo les explicarán a los chicos porque es el día del maestro? ¿Quisieron borrar de la historia argentina a Sarmiento? ¿Son tan omnipotentes, autoritarios y caraduras?
Pero hoy debo rescatar lo mejor de su luz de educador. Un poema dice que “sembró escuelas como soles a lo largo de la patria”. Su dimensión de estadista lo llevó a fundar 800 escuelas en un país que según el primer censo que el propio Sarmiento ordenó padecía un drama: 7 de cada 10 argentinos eran analfabetos. En 1871, la población de nuestro país era de 1.836.000 personas entre las que se encontraban 194 ingenieros y 1.047 curanderos, por ejemplo. En ese país de la injusticia y la oscuridad, Sarmiento fue el motor de la educación como igualador social y como principal instrumento del desarrollo.
Eso no se lo vamos a terminar de agradecer nunca. Fue el mejor combatiente contra la ignorancia y eso solo lo coloca como uno de los principales impulsores de la democracia y de los derechos de los más pobres. Decretó la ley de enseñanza primaria obligatoria. ¿Se imaginan la aceleración del progreso que eso significó? Cuando asumió había 30 mil y cuando dejó la presidencia ya eran 100 mil los chicos que concurrían a la escuela. Es que eran leyes revolucionarias. Cambiaban la estructura de la sociedad y la hacían más justa y realmente progresista.
Le recuerdo solo algunos de los conceptos y valores que Sarmiento instaló para siempre en el inconsciente colectivo de los argentinos:” todos los problemas son problemas de educación.
Las escuelas son la base de la civilización.” Faltaban 30 años para el 1900 y Sarmiento ya decía que “se puede juzgar el grado de civilización de un pueblo por la posición social de la mujer”. O que “el buen salario, la comida abundante, el buen vestir y la libertad educan a un adulto como la escuela a un niño”. Fue un verdadero visionario, un genio en su capacidad de enseñanza, un escritor colosal y un combativo periodista y político. Su concepto de educación para el desarrollo se adelantó un siglo. Gran parte de sus construcciones teóricas se siguen utilizando en la actualidad.
No quiso que el saber fuera un privilegio de pocos. Propuso que toda la República fuera una escuela. Apostó al progreso científico, a las comunicaciones. El correo y el ferrocarril en ese entonces eran catalizadores de las mejores ideas y soluciones concretas. Fue un férreo defensor de las libertades civiles y un opositor feroz a los dictadores. “Bárbaros, las ideas no se matan”, dejó grabado por los siglos de los siglos.
En su primer discurso presidencial dijo algo que todavía hoy tiene una vigencia impresionante y que es la síntesis más perfecta de lo que debería ser la política: “el gobierno está para distribuir la mayor porción posible de felicidad sobre el mayor número posible de ciudadanos”. ¿Qué me cuenta? Ojalá fuera el objetivo que guíe a todos nuestros gobernantes. Paula Albarracín, su madre, le quiso poner Domingo pero no pudo. Por eso en su partida de nacimiento figura como Faustino Valentín Quiroga Sarmiento. A los 4 años ya leía de corrido y a los 15 era maestro, tal vez su principal condición que no abandonó jamás. Hasta en la cárcel mientras fue preso político se dedicó a enseñar a sus compañeros de celda.
Y luego se convirtió en un monumento vivo a los docentes y no paró nunca de construir bibliotecas populares. El filósofo Tomas Abraham lo definió como el hombre más grande que dio esta tierra. Su himno que es el himno que nos ilumina reclama honor y gratitud para él y lo bautiza como corresponde: Domingo Faustino Sarmiento, Padre del Aula. Si San Martín fue el Santo de la Espada, Sarmiento fue el Santo de la palabra. San Sarmiento de la Educación.
Este domingo es su día y el de todos los maestros con mayúsculas. Pasado mañana celebramos al gran maestro de la patria. Maestro de los maestros, shop como se dice cotidianamente. El talento e inteligencia de Domingo Faustino Sarmiento empujaron la movilidad social ascendente. La prueba es que nació en el Carrascal, un barrio pobre de San Juan, llegó a ser presidente de la Nación y murió a los 77 años tan pobre como había nacido.
Es la gran figura polémica de nuestra historia. Se puede hablar horas de sus grandezas y de sus miserias. No nos alcanzaría todo un año. Solo su obra escrita tiene 52 tomos y más de 15 mil páginas. Se puede decir que fue cascarrabias, mujeriego y que tuvo actitudes francamente discriminadoras sobre todo con los indios y los gauchos.

Durante el gobierno de Cristina, el intelectual camporista Juan Cabandié no anduvo con sutilezas para descalificar a Sarmiento: “Era de derecha”, sentenció. Le faltó agregar: “Como Macri”. Desde Paka Paka lo atacaban como si fuera el diablo. Menos mal que a ningún talibán kirchnerista se le ocurrió declarar de interés público y sujeto a expropiación a la calle Sarmiento para rebautizarla Néstor Kirchner quien nunca escribió un libro y del que se sospecha que tampoco leyó alguno.

Cristina hablaba hasta por los codos. Pero la presidenta y su gobierno en su momento no hicieron un solo comentario ni acto para recordar a Sarmiento. ¿Cómo les explicarán a los chicos porque es el día del maestro? ¿Quisieron borrar de la historia argentina a Sarmiento? ¿Son tan omnipotentes, autoritarios y caraduras?
Pero hoy debo rescatar lo mejor de su luz de educador. Un poema dice que “sembró escuelas como soles a lo largo de la patria”. Su dimensión de estadista lo llevó a fundar 800 escuelas en un país que según el primer censo que el propio Sarmiento ordenó padecía un drama: 7 de cada 10 argentinos eran analfabetos. En 1871, la población de nuestro país era de 1.836.000 personas entre las que se encontraban 194 ingenieros y 1.047 curanderos, por ejemplo. En ese país de la injusticia y la oscuridad, Sarmiento fue el motor de la educación como igualador social y como principal instrumento del desarrollo.
Eso no se lo vamos a terminar de agradecer nunca. Fue el mejor combatiente contra la ignorancia y eso solo lo coloca como uno de los principales impulsores de la democracia y de los derechos de los más pobres. Decretó la ley de enseñanza primaria obligatoria. ¿Se imaginan la aceleración del progreso que eso significó? Cuando asumió había 30 mil y cuando dejó la presidencia ya eran 100 mil los chicos que concurrían a la escuela. Es que eran leyes revolucionarias. Cambiaban la estructura de la sociedad y la hacían más justa y realmente progresista.
Le recuerdo solo algunos de los conceptos y valores que Sarmiento instaló para siempre en el inconsciente colectivo de los argentinos:” todos los problemas son problemas de educación.
Las escuelas son la base de la civilización.” Faltaban 30 años para el 1900 y Sarmiento ya decía que “se puede juzgar el grado de civilización de un pueblo por la posición social de la mujer”. O que “el buen salario, la comida abundante, el buen vestir y la libertad educan a un adulto como la escuela a un niño”. Fue un verdadero visionario, un genio en su capacidad de enseñanza, un escritor colosal y un combativo periodista y político. Su concepto de educación para el desarrollo se adelantó un siglo. Gran parte de sus construcciones teóricas se siguen utilizando en la actualidad.
No quiso que el saber fuera un privilegio de pocos. Propuso que toda la República fuera una escuela. Apostó al progreso científico, a las comunicaciones. El correo y el ferrocarril en ese entonces eran catalizadores de las mejores ideas y soluciones concretas. Fue un férreo defensor de las libertades civiles y un opositor feroz a los dictadores. “Bárbaros, las ideas no se matan”, dejó grabado por los siglos de los siglos.
En su primer discurso presidencial dijo algo que todavía hoy tiene una vigencia impresionante y que es la síntesis más perfecta de lo que debería ser la política: “el gobierno está para distribuir la mayor porción posible de felicidad sobre el mayor número posible de ciudadanos”. ¿Qué me cuenta? Ojalá fuera el objetivo que guíe a todos nuestros gobernantes. Paula Albarracín, su madre, le quiso poner Domingo pero no pudo. Por eso en su partida de nacimiento figura como Faustino Valentín Quiroga Sarmiento. A los 4 años ya leía de corrido y a los 15 era maestro, tal vez su principal condición que no abandonó jamás. Hasta en la cárcel mientras fue preso político se dedicó a enseñar a sus compañeros de celda.
Y luego se convirtió en un monumento vivo a los docentes y no paró nunca de construir bibliotecas populares. El filósofo Tomas Abraham lo definió como el hombre más grande que dio esta tierra. Su himno que es el himno que nos ilumina reclama honor y gratitud para él y lo bautiza como corresponde: Domingo Faustino Sarmiento, Padre del Aula. Si San Martín fue el Santo de la Espada, Sarmiento fue el Santo de la palabra. San Sarmiento de la Educación.
Ayer se cumplieron 15 años del atentado terrorista a las Torres Gemelas que estremecieron al mundo.

Ayer me corrió un frío muy especial por la espalda. El ataque más demoledor e impactante de toda la historia de la humanidad sacudió y reavivó todos mis recuerdos personales porque aquél día negro, visit help yo estaba en ese lugar. Estaba en Nueva York con mi hijo y su madre. Todavía hoy no lo puedo creer. No puedo comprender que destino me llevó a estar a 10 estaciones de subte de semejante tragedia y a enterarme de lo que había pasado por un llamado telefónico de la Argentina.

Estábamos de vacaciones en un viejo pero digno hotel de Broadway, hospital a dos cuadras de Time Square. Yo me estaba duchando antes de desayunar. Estábamos cansados porque el día anterior habíamos ido a conocer las Torres Gemelas. Nada más y nada menos. Sí señor. Todavía tengo en mi filmadora familiar las imágenes que cualquier turista tomaba de esos imponentes y emblemáticos edificios.

Todavía tengo grabadas mis definiciones tragicómicas sobre que en esos lugares se tomaban las grandes decisiones sobre nuestros países tercermundistas. Todavía tengo anotado en mi agenda de papel que debíamos volver 48 horas después porque en la explanada de las torres se hacía un multitudinario baile latino y queríamos participar de esa movida sensual con ritmo de salsa. Todavía tengo la foto al lado de ese monumento llamado “La esfera”, viagra ubicado en la plaza seca por donde circulaba todo el mundo. Cuando volví a Nueva York para cubrir las elecciones en las que ganó Barack Obama ví esa esfera recuperada y emplazada a pocas cuadras, cerquita de donde se toma el ferry para ir a conocer la Estatua de la Libertad.

Aquella noche visitamos el Empire State y desde el piso más alto filmé a las Torres Gemelas, 10 horas antes de que se desplomaran para siempre. Fue un día largo que terminó con comida mejicana y el asombro que nos produjo ver salir del Madison Square Garden al gentío que había ido a ver a Michael Jackson.
Por eso ese día 11 de setiembre de hace exactamente 15 años, nos habíamos levantado más tarde de lo habitual. Por eso no habíamos encendido la tele todavía. Por eso me llamó la atención cuando escuché la voz de la madre de Diego diciendo: “Alfredo apurate que te llaman por teléfono de Argentina, dicen que es urgente, es Leonardo Míndez.” Leo hoy es un gran periodista de Infobae y lo fue de Clarín, pero en ese momento era productor de Fernando Bravo en la radio. Le juro que pensé que me llamaban porque se había derrumbado De la Rúa. Pensé en el gran despelote que podría ser Argentina. Solo me dijo: “prendé la tele” y no hubo que agregar más nada. Después salí al aire por muy poco tiempo con Gabriel Galar. Se cortó la comunicación telefónica. Fernando regresó de sus vacaciones al día siguiente y le conté todo. Todo lo que mi mente pudo registrar. Absorbí todo como una esponja. Todavía recuerdo hasta los detalles más pequeños. Las multitudes de neoyorquinos caminando como una procesión a Luján, en silencio, por el medio de la calle para alejarse de Manhattan.

No había gritos desesperados, solamente abrazos profundos y lágrimas calladas. No se escuchaba nada, solo el respeto de la ausencia de palabras. Como si ya se estuviera rindiendo homenaje a los más de 3.000 muertos de todas las nacionalidades que hubo. Una pareja de viejitos con canas en su cabellera negra ensortijada, de afroamericanos como se dice ahora, se quebró en llantos y no pude más que acompañarlos en el sentimiento. Lloré con ellos. Había un gran dolor y desgarro pero las miradas todavía incrédulas se preguntaban ¿Qué pasó? Nadie podía creer semejante barbarie. Nadie imaginó la magnitud del odio. El comentario era el mismo, se sentían en medio de una pesadilla. Nadie podía ni quería creer que nada menos que Nueva York, la capital del mundo había sido violada en su más profunda intimidad y en lo más simbólico de su poder económico.

La seguridad de los Estados Unidos había perdido la virginidad para siempre, como se pierde la virginidad. Ya nunca más el pueblo de los Estados Unidos iba a recuperar su tranquilidad en toda su dimensión. La oscuridad de la seguridad iba a avanzar sobre la luz de la libertad.
El gigante había recibido un golpe de nocaut en su corazón y se tambaleaba en el medio del ring. Estaba aturdido, confundido, groggy y contra las cuerdas. La potencia militar más poderosa de la historia se había quebrado en su propio territorio y eso dejaba huérfanos a millones de ciudadanos que sentían que ya nunca volverían a estar del todo seguros en ningún lugar del planeta.

Colapsaron todos los teléfonos, menos los públicos. Eran increíbles las largas y cosmopolitas colas en las veredas donde se mezclaban un chino con un ecuatoriano y un sueco con este cordobés. Todos con el mismo objetivo de escuchar la voz de nuestros seres queridos y tranquilizarlos un poco. Certificar que estábamos vivos. Ellos, fuera de los Estados Unidos miraban la tele y veían en tiempo real lo que parecía el fin del mundo.

Cada vez que el ruido de un avión cruzaba el aire, la gente miraba con pánico hacia arriba. Estaban todos los aeropuertos cerrados y por eso solamente había dos posibilidades: o era un caza de la fuerza aérea norteamericana patrullando o era un nuevo atentado de la llamada tormenta de aviones que también se había descargado sobre el Pentagono. De vacaciones pero periodista siempre, me fui hasta el New York Times donde todos hablaban del olor de la muerte que había envenenado el aire de la gran manzana. De la falta de agua y de gas. Del polvillo que flotaba como una neblina tenebrosa. De pronto, empezaron a florecer banderas norteamericanas por todos los rincones. Como en una película. Una tienda vendió dos mil banderitas en una hora. Había sido un terremoto social y político provocado por un hombre. O por un grupo terrorista. Me quedé una hora frente al cuartel central de los bomberos y vi como rápidamente comenzaron a convertirse en los héroes que tanto buscan los norteamericanos. Había velas y flores en ese altar popular sobre la avenida. Cartas de agradecimiento y pésame en cada esquina.

Un par de días después comprobé en vivo y en directo como no hay una forma perfecta e infalible de prevenir o combatir este tipo de terrorismo suicida y fundamentalista. Volé de Nueva York a Washington, uniendo los dos centros geográficos claves del ataque de Bin Laden y nadie me revisó en el aeropuerto. Ni las valijas, ni las mochilas que llevamos con nosotros en la cabina del avión. Habían reforzado espectacularmente la seguridad y la presencia militar. Pero no se puede revisar a todos, todo el tiempo. Se hace materialmente imposible el tráfico aéreo y colapsa comercialmente cualquier empresa. Es inhumano cuando el campo de batalla es el mundo y el arma es un suicida. No hay forma de evitar esos ataques, es como combatir a ciegas, en un pantano y sin saber quién es quién. Esto cambia la lógica de la guerra y de la paz. Ese día hace 15 años comenzó una nueva era donde casi no hay certezas. Donde la seguridad universal es un helado que se derrite.

Estados Unidos lo sufrió en carne propia porque encima tenía con George Bush un presidente con el mismo mesianismo bélico que los terroristas. Bush no dudó en meter al mundo en una hoguera nuclear con tal de sobreactuar de guapo vaquero texano. Hace 15 años que las torres se arrodillaron y cayeron y se convirtieron en un mensaje para los gobiernos más pesados de la tierra. Necesitamos que haya cada vez más tolerancia racial, religiosa e ideológica. Y cada vez menos injusticias sociales que maten de hambre a tanta gente. Necesitamos incluir a todos los hombres de buena voluntad, la solidaridad de la mano tendida y no la codicia del financista. Necesitamos líderes racionales y no energúmenos como Bush o Bin Laden que pretenden decidir por todos nosotros, cual es el lugar del bien y cuál es el lugar del mal. Necesitamos cada vez más espacios para la paz y menos fascistas que industrialicen las guerras. Y lo necesitamos urgente. Antes que este planeta se convierta en el infierno que es la suma de todos los miedos y la consagración eterna del peligro. La mayor enseñanza me la dio mi hijo que en ese entonces tenía 11 años. Miró la foto que la NASA tomó desde el espacio que mostraba claramente el humo que surgía de ese agujero negro y me dijo: “Antes, lo único que se podía ver desde el espacio era la mayor construcción del hombre, la muralla china. Ahora también se puede observar la mayor destrucción del hombre…” Vivir en paz o en medio de una hecatombe cotidiana depende de nosotros. Cada uno decide…
Ayer se cumplieron 15 años del atentado terrorista a las Torres Gemelas que estremecieron al mundo.

Ayer me corrió un frío muy especial por la espalda. El ataque más demoledor e impactante de toda la historia de la humanidad sacudió y reavivó todos mis recuerdos personales porque aquél día negro, buy yo estaba en ese lugar. Estaba en Nueva York con mi hijo y su madre. Todavía hoy no lo puedo creer. No puedo comprender que destino me llevó a estar a 10 estaciones de subte de semejante tragedia y a enterarme de lo que había pasado por un llamado telefónico de la Argentina.

Estábamos de vacaciones en un viejo pero digno hotel de Broadway, illness a dos cuadras de Time Square. Yo me estaba duchando antes de desayunar. Estábamos cansados porque el día anterior habíamos ido a conocer las Torres Gemelas. Nada más y nada menos. Sí señor. Todavía tengo en mi filmadora familiar las imágenes que cualquier turista tomaba de esos imponentes y emblemáticos edificios.

Todavía tengo grabadas mis definiciones tragicómicas sobre que en esos lugares se tomaban las grandes decisiones sobre nuestros países tercermundistas. Todavía tengo anotado en mi agenda de papel que debíamos volver 48 horas después porque en la explanada de las torres se hacía un multitudinario baile latino y queríamos participar de esa movida sensual con ritmo de salsa. Todavía tengo la foto al lado de ese monumento llamado “La esfera”, generic ubicado en la plaza seca por donde circulaba todo el mundo. Cuando volví a Nueva York para cubrir las elecciones en las que ganó Barack Obama ví esa esfera recuperada y emplazada a pocas cuadras, cerquita de donde se toma el ferry para ir a conocer la Estatua de la Libertad.

Aquella noche visitamos el Empire State y desde el piso más alto filmé a las Torres Gemelas, 10 horas antes de que se desplomaran para siempre. Fue un día largo que terminó con comida mejicana y el asombro que nos produjo ver salir del Madison Square Garden al gentío que había ido a ver a Michael Jackson.
Por eso ese día 11 de setiembre de hace exactamente 15 años, nos habíamos levantado más tarde de lo habitual. Por eso no habíamos encendido la tele todavía. Por eso me llamó la atención cuando escuché la voz de la madre de Diego diciendo: “Alfredo apurate que te llaman por teléfono de Argentina, dicen que es urgente, es Leonardo Míndez.” Leo hoy es un gran periodista de Infobae y lo fue de Clarín, pero en ese momento era productor de Fernando Bravo en la radio. Le juro que pensé que me llamaban porque se había derrumbado De la Rúa. Pensé en el gran despelote que podría ser Argentina. Solo me dijo: “prendé la tele” y no hubo que agregar más nada. Después salí al aire por muy poco tiempo con Gabriel Galar. Se cortó la comunicación telefónica. Fernando regresó de sus vacaciones al día siguiente y le conté todo. Todo lo que mi mente pudo registrar. Absorbí todo como una esponja. Todavía recuerdo hasta los detalles más pequeños. Las multitudes de neoyorquinos caminando como una procesión a Luján, en silencio, por el medio de la calle para alejarse de Manhattan.

No había gritos desesperados, solamente abrazos profundos y lágrimas calladas. No se escuchaba nada, solo el respeto de la ausencia de palabras. Como si ya se estuviera rindiendo homenaje a los más de 3.000 muertos de todas las nacionalidades que hubo. Una pareja de viejitos con canas en su cabellera negra ensortijada, de afroamericanos como se dice ahora, se quebró en llantos y no pude más que acompañarlos en el sentimiento. Lloré con ellos. Había un gran dolor y desgarro pero las miradas todavía incrédulas se preguntaban ¿Qué pasó? Nadie podía creer semejante barbarie. Nadie imaginó la magnitud del odio. El comentario era el mismo, se sentían en medio de una pesadilla. Nadie podía ni quería creer que nada menos que Nueva York, la capital del mundo había sido violada en su más profunda intimidad y en lo más simbólico de su poder económico.

La seguridad de los Estados Unidos había perdido la virginidad para siempre, como se pierde la virginidad. Ya nunca más el pueblo de los Estados Unidos iba a recuperar su tranquilidad en toda su dimensión. La oscuridad de la seguridad iba a avanzar sobre la luz de la libertad.
El gigante había recibido un golpe de nocaut en su corazón y se tambaleaba en el medio del ring. Estaba aturdido, confundido, groggy y contra las cuerdas. La potencia militar más poderosa de la historia se había quebrado en su propio territorio y eso dejaba huérfanos a millones de ciudadanos que sentían que ya nunca volverían a estar del todo seguros en ningún lugar del planeta.

Colapsaron todos los teléfonos, menos los públicos. Eran increíbles las largas y cosmopolitas colas en las veredas donde se mezclaban un chino con un ecuatoriano y un sueco con este cordobés. Todos con el mismo objetivo de escuchar la voz de nuestros seres queridos y tranquilizarlos un poco. Certificar que estábamos vivos. Ellos, fuera de los Estados Unidos miraban la tele y veían en tiempo real lo que parecía el fin del mundo.

Cada vez que el ruido de un avión cruzaba el aire, la gente miraba con pánico hacia arriba. Estaban todos los aeropuertos cerrados y por eso solamente había dos posibilidades: o era un caza de la fuerza aérea norteamericana patrullando o era un nuevo atentado de la llamada tormenta de aviones que también se había descargado sobre el Pentagono. De vacaciones pero periodista siempre, me fui hasta el New York Times donde todos hablaban del olor de la muerte que había envenenado el aire de la gran manzana. De la falta de agua y de gas. Del polvillo que flotaba como una neblina tenebrosa. De pronto, empezaron a florecer banderas norteamericanas por todos los rincones. Como en una película. Una tienda vendió dos mil banderitas en una hora. Había sido un terremoto social y político provocado por un hombre. O por un grupo terrorista. Me quedé una hora frente al cuartel central de los bomberos y vi como rápidamente comenzaron a convertirse en los héroes que tanto buscan los norteamericanos. Había velas y flores en ese altar popular sobre la avenida. Cartas de agradecimiento y pésame en cada esquina.

Un par de días después comprobé en vivo y en directo como no hay una forma perfecta e infalible de prevenir o combatir este tipo de terrorismo suicida y fundamentalista. Volé de Nueva York a Washington, uniendo los dos centros geográficos claves del ataque de Bin Laden y nadie me revisó en el aeropuerto. Ni las valijas, ni las mochilas que llevamos con nosotros en la cabina del avión. Habían reforzado espectacularmente la seguridad y la presencia militar. Pero no se puede revisar a todos, todo el tiempo. Se hace materialmente imposible el tráfico aéreo y colapsa comercialmente cualquier empresa. Es inhumano cuando el campo de batalla es el mundo y el arma es un suicida. No hay forma de evitar esos ataques, es como combatir a ciegas, en un pantano y sin saber quién es quién. Esto cambia la lógica de la guerra y de la paz. Ese día hace 15 años comenzó una nueva era donde casi no hay certezas. Donde la seguridad universal es un helado que se derrite.

Estados Unidos lo sufrió en carne propia porque encima tenía con George Bush un presidente con el mismo mesianismo bélico que los terroristas. Bush no dudó en meter al mundo en una hoguera nuclear con tal de sobreactuar de guapo vaquero texano. Hace 15 años que las torres se arrodillaron y cayeron y se convirtieron en un mensaje para los gobiernos más pesados de la tierra. Necesitamos que haya cada vez más tolerancia racial, religiosa e ideológica. Y cada vez menos injusticias sociales que maten de hambre a tanta gente. Necesitamos incluir a todos los hombres de buena voluntad, la solidaridad de la mano tendida y no la codicia del financista. Necesitamos líderes racionales y no energúmenos como Bush o Bin Laden que pretenden decidir por todos nosotros, cual es el lugar del bien y cuál es el lugar del mal. Necesitamos cada vez más espacios para la paz y menos fascistas que industrialicen las guerras. Y lo necesitamos urgente. Antes que este planeta se convierta en el infierno que es la suma de todos los miedos y la consagración eterna del peligro. La mayor enseñanza me la dio mi hijo que en ese entonces tenía 11 años. Miró la foto que la NASA tomó desde el espacio que mostraba claramente el humo que surgía de ese agujero negro y me dijo: “Antes, lo único que se podía ver desde el espacio era la mayor construcción del hombre, la muralla china. Ahora también se puede observar la mayor destrucción del hombre…” Vivir en paz o en medio de una hecatombe cotidiana depende de nosotros. Cada uno decide…
La semana pasada le anticipé que se venía el llamado a indagatoria de Cristina y del cártel kirchnerista de la obra pública. Y se vino nomás. El juez Julián Ercolini aceptó el segundo pedido de los fiscales y convocó para el 20 de octubre a la ex presidenta y a sus principales cómplices, sickness Julio de Vido, help Lázaro Báez, site José López y Abel Fatala, entre otros. Y como si esto fuera poco, el magistrado dispuso la inhibición de todos sus bienes.

Los penitenciarios dicen, medio en broma, medio en serio, que están acondicionando en la cárcel de Ezeiza un pabellón llamado “Planificación Federal” donde ya están Ricardo Jaime y José López, primeras espadas de Julio de Vido. Ese sector también se puede bautizar: “Frente para la Valija”. O no fue magia. Sería too much.

Es que la presentación de los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques es una pieza jurídica impecable que debería estudiarse en las universidades. Luego del primer pedido de indagatoria, el juez quiso pisar sobre seguro y les pidió más pruebas. Y le llenaron el expediente de pruebas. Concretamente son 227 que sirven como argumentos inapelables de lo que ellos describen como “el plan sistemático ejecutado para saquear el estado”. Lo hicieron a través del direccionamiento de la obra pública constituyendo una verdadera asociación ilícita. Era tanta la soberbia y la impunidad que sentía Cristina que con premeditación y alevosía le otorgaron solo en Santa Cruz más de 16 mil millones de pesos a Lázaro Báez conocido socio comercial, amigo, testaferro y según dicen algunos, empleado de la familia presidencial.

¿Escuchó bien la cifra? Sólo en Santa Cruz fueron 16 mil millones de pesos.

La jefa de la asociación ilícita fue Cristina. Sus lugartenientes fueron los capos del ministerio de Planificación y Lázaro fue el principal, aunque no el único beneficiario del modelo de corrupción diversificada.

Por eso es el máximo terrateniente de la Patagonia. Por eso tiene más de 250 propiedades, algunas estancias fastuosas que nunca utilizó y cerca de un millar de vehículos algunos negros de alta gama típicos de las mafias y los narcos.

Lázaro ganaba las licitaciones caminando porque en la mayoría de los casos competía contra sí mismo. Eran trajes a su medida. El primer pago que le adelantaban era pura coima que regresaba al bolsillo de los Kirchner pagando fabulosos alquileres totalmente fuera de mercado o contratando cientos de habitaciones por fortunas en los hoteles K que nunca se utilizaban.

El único que estaba al día con los pagos cuando terminó el gobierno de Cristina fue Lázaro Báez. Cristina no quiso deberse a sí misma. La bulimia por el poder y el dinero fue una de las características que lo unía con el fallecido Néstor Kirchner.

Pero así  como le  anticipé que se venía el llamado a indagatoria hoy puedo decirles sin temor a equivocarme que se viene el segundo procesamiento para la ex jefa del estado. El primero fue por la causa de dólar futuro y estuvo a cargo del juez Claudio Bonadío. Pero este es mucho más grave porque ninguno tiene manera de justificar las montañas de dólares que tienen y porque está claro que lo hicieron cometiendo delitos en forma serial y organizada.

Cristina procesada por corrupción es el título que se viene en un par de semanas. O Cristina procesada por saquear al estado. O Cristina procesada por ser jefa de una asociación ilícita. ¿Se da cuenta de la gravedad de lo que estamos hablando? ¿Qué hará la presidenta que hasta ahora se refugió en el silencio? ¿Llamará a la resistencia? ¿A defender lo indefendible?

Horacio Verbitsky y Eugenio Raúl Zaffaroni  son sus principales asesores en las excusas y en los mecanismos de victimización. Insólitamente ellos dicen que esto es igual que la revolución libertadora de 1955 y que los gorilas persiguen a Cristina por todo lo bueno que hizo por el pueblo. Es tragicómico. Eso no se lo cree ni un nene de pecho. Hay que leer el riguroso escrito de los fiscales donde abundan pruebas documentales que certifican que los más de 12 años de gobierno kirchnerista fueron los más corruptos de la historia democrática. Nadie nunca robó tanto y en tan poco tiempo. Casi no hay funcionario que no tenga una investigación abierta.

No hay nada de política en el trabajo de Pollicita y Mahiques. Todo es investigación, detección y comprobación de delitos de lesa corrupción.

Cristina está atrapada y sin salida. No la acusan por su pensamiento. La persiguen penalmente por los millones y millones que robaron.

Hace poco le dije que de nada vale  que Cristina corra: el incendio va con ella. Por más maniobras igualmente delictivas que haga para insolventarse.

Una cosa es resistir para evitar que los más pobres paguen la fiesta kirchnerista. Y otra muy distinta es resistir para que los más ricos se la lleven de arriba y se vayan con los bolsillos llenos de dólares negros y sucios. Por eso la pregunta del momento que todo el mundo se hace es:

¿Cristina puede ir presa? Y yo siempre respondo lo mismo: claro que puede ir presa.  No hay dudas de que hubo coimas, enriquecimiento voraz, lavado de dinero y encubrimiento. Por lo tanto, puede y debe ir presa. La incógnita es: ¿Cuándo? Y ahí entramos en el terreno de la subjetividad porque los jueces tienen un sentido de la oportunidad política que no se puede obviar a la hora del análisis? ¿Qué significa esto? Que los magistrados no son suicidas y saben que la ex presidenta tiene todavía poder de movilización y de daño. No quieren generar un conflicto institucional y callejero de proporciones.  Yo le diría a modo de especulación que si en las elecciones de medio tiempo al gobierno de Cambiemos le va bien y las listas del cristinismo hacen sapo como se sospecha, será ese el momento de la verdad. En la debilidad política de Cristina y en la fortaleza de Macri se apoyarán los jueces para producir semejante hecatombe.

Cada olla ministerial que se destapa despide el olor nauseabundo del choreo a cuatro manos. Incluso en los organismos que tenían que controlar miraron para otro lado y fueron cómplices de las estafas. Son cifras incalculables. Ni ellos saben cuánto robaron. Los K corrompieron todo lo que tocaron. Fue corrupción para todos y todas.

Le repito: todo indica que en algunas semanas Cristina será procesada nuevamente. El tiempo pasa. La cárcel se acerca.
La semana pasada le anticipé que se venía el llamado a indagatoria de Cristina y del cártel kirchnerista de la obra pública. Y se vino nomás. El juez Julián Ercolini aceptó el segundo pedido de los fiscales y convocó para el 20 de octubre a la ex presidenta y a sus principales cómplices, sildenafil Julio de Vido, illness Lázaro Báez, sovaldi José López y Abel Fatala, entre otros. Y como si esto fuera poco, el magistrado dispuso la inhibición de todos sus bienes.

Los penitenciarios dicen, medio en broma, medio en serio, que están acondicionando en la cárcel de Ezeiza un pabellón llamado “Planificación Federal” donde ya están Ricardo Jaime y José López, primeras espadas de Julio de Vido. Ese sector también se puede bautizar: “Frente para la Valija”. O no fue magia. Sería too much.

Es que la presentación de los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques es una pieza jurídica impecable que debería estudiarse en las universidades. Luego del primer pedido de indagatoria, el juez quiso pisar sobre seguro y les pidió más pruebas. Y le llenaron el expediente de pruebas. Concretamente son 227 que sirven como argumentos inapelables de lo que ellos describen como “el plan sistemático ejecutado para saquear el estado”. Lo hicieron a través del direccionamiento de la obra pública constituyendo una verdadera asociación ilícita. Era tanta la soberbia y la impunidad que sentía Cristina que con premeditación y alevosía le otorgaron solo en Santa Cruz más de 16 mil millones de pesos a Lázaro Báez conocido socio comercial, amigo, testaferro y según dicen algunos, empleado de la familia presidencial.

¿Escuchó bien la cifra? Sólo en Santa Cruz fueron 16 mil millones de pesos.

La jefa de la asociación ilícita fue Cristina. Sus lugartenientes fueron los capos del ministerio de Planificación y Lázaro fue el principal, aunque no el único beneficiario del modelo de corrupción diversificada.

Por eso es el máximo terrateniente de la Patagonia. Por eso tiene más de 250 propiedades, algunas estancias fastuosas que nunca utilizó y cerca de un millar de vehículos algunos negros de alta gama típicos de las mafias y los narcos.

Lázaro ganaba las licitaciones caminando porque en la mayoría de los casos competía contra sí mismo. Eran trajes a su medida. El primer pago que le adelantaban era pura coima que regresaba al bolsillo de los Kirchner pagando fabulosos alquileres totalmente fuera de mercado o contratando cientos de habitaciones por fortunas en los hoteles K que nunca se utilizaban.

El único que estaba al día con los pagos cuando terminó el gobierno de Cristina fue Lázaro Báez. Cristina no quiso deberse a sí misma. La bulimia por el poder y el dinero fue una de las características que lo unía con el fallecido Néstor Kirchner.

Pero así  como le  anticipé que se venía el llamado a indagatoria hoy puedo decirles sin temor a equivocarme que se viene el segundo procesamiento para la ex jefa del estado. El primero fue por la causa de dólar futuro y estuvo a cargo del juez Claudio Bonadío. Pero este es mucho más grave porque ninguno tiene manera de justificar las montañas de dólares que tienen y porque está claro que lo hicieron cometiendo delitos en forma serial y organizada.

Cristina procesada por corrupción es el título que se viene en un par de semanas. O Cristina procesada por saquear al estado. O Cristina procesada por ser jefa de una asociación ilícita. ¿Se da cuenta de la gravedad de lo que estamos hablando? ¿Qué hará la presidenta que hasta ahora se refugió en el silencio? ¿Llamará a la resistencia? ¿A defender lo indefendible?

Horacio Verbitsky y Eugenio Raúl Zaffaroni  son sus principales asesores en las excusas y en los mecanismos de victimización. Insólitamente ellos dicen que esto es igual que la revolución libertadora de 1955 y que los gorilas persiguen a Cristina por todo lo bueno que hizo por el pueblo. Es tragicómico. Eso no se lo cree ni un nene de pecho. Hay que leer el riguroso escrito de los fiscales donde abundan pruebas documentales que certifican que los más de 12 años de gobierno kirchnerista fueron los más corruptos de la historia democrática. Nadie nunca robó tanto y en tan poco tiempo. Casi no hay funcionario que no tenga una investigación abierta.

No hay nada de política en el trabajo de Pollicita y Mahiques. Todo es investigación, detección y comprobación de delitos de lesa corrupción.

Cristina está atrapada y sin salida. No la acusan por su pensamiento. La persiguen penalmente por los millones y millones que robaron.

Hace poco le dije que de nada vale  que Cristina corra: el incendio va con ella. Por más maniobras igualmente delictivas que haga para insolventarse.

Una cosa es resistir para evitar que los más pobres paguen la fiesta kirchnerista. Y otra muy distinta es resistir para que los más ricos se la lleven de arriba y se vayan con los bolsillos llenos de dólares negros y sucios. Por eso la pregunta del momento que todo el mundo se hace es:

¿Cristina puede ir presa? Y yo siempre respondo lo mismo: claro que puede ir presa.  No hay dudas de que hubo coimas, enriquecimiento voraz, lavado de dinero y encubrimiento. Por lo tanto, puede y debe ir presa. La incógnita es: ¿Cuándo? Y ahí entramos en el terreno de la subjetividad porque los jueces tienen un sentido de la oportunidad política que no se puede obviar a la hora del análisis? ¿Qué significa esto? Que los magistrados no son suicidas y saben que la ex presidenta tiene todavía poder de movilización y de daño. No quieren generar un conflicto institucional y callejero de proporciones.  Yo le diría a modo de especulación que si en las elecciones de medio tiempo al gobierno de Cambiemos le va bien y las listas del cristinismo hacen sapo como se sospecha, será ese el momento de la verdad. En la debilidad política de Cristina y en la fortaleza de Macri se apoyarán los jueces para producir semejante hecatombe.

Cada olla ministerial que se destapa despide el olor nauseabundo del choreo a cuatro manos. Incluso en los organismos que tenían que controlar miraron para otro lado y fueron cómplices de las estafas. Son cifras incalculables. Ni ellos saben cuánto robaron. Los K corrompieron todo lo que tocaron. Fue corrupción para todos y todas.

Le repito: todo indica que en algunas semanas Cristina será procesada nuevamente. El tiempo pasa. La cárcel se acerca.
Paren de matar. La verdad es que no se me ocurre otra cosa que decir: paren de matar. Le cuento brevemente dos historias absolutamente desgarradoras.

Dos laburantes fueron atacados por delincuentes que terminaron muertos y esas dos víctimas, discount ahora están detenidas.

Por un lado está lo que le pasó al remisero en el Partido de San Martín. Un ladrón intentó asaltarlo a mano armada. El chofer lo enfrentó, unhealthy forcejeó con el atacante y logró arrebatarle la pistola. ¿Qué hizo? Le metió dos tiros y lo mató.

El otro trabajador es un carnicero que trabaja de sol a sol y se rompe la espalda de tanto esfuerzo. Esto ocurrió en Zárate. Dos chorros entraron al negocio pero el comerciante se resistió y logró poner en fuga a los pistoleros. El carnicero los persiguió con el auto a los que escapaban en moto mientras disparaban con su pistola. El carnicero los atropelló a propósito y uno de ellos quedó aplastado entre el auto y la base de caño de un semáforo. El otro, herido alcanzó a huir. Pero el que quedó en el suelo, apenas podía moverse mientras los vecinos lo insultaban y algunos los golpeaban. No lo lincharon de casualidad porque lo vieron muy mal herido. Estaba muy golpeado y de hecho, murió a las pocas horas en el hospital.

Dos ladrones muertos, dos trabajadores que se defendieron ahora están presos. Uno en Zárate y otro en el partido de San Martín, el mismo lugar donde hace poco se levantó el gran debate producto de que el médico Lino Villar Cataldo abatió a balazos al delincuente que le quiso robar el auto con un pistolón en la mano.

El médico está libre pero es un muerto en vida. Tiene arruinada su existencia y vive amenazado.

Todos los delincuentes muertos tenían antecedentes y dos de ellos ya habían estado presos y por distintos motivos habían recuperado su libertad. Este es otro tema de debate. ¿Qué hace la justicia que no puede mantener a los delincuentes presos? ¿Todo el tiempo salen por la llamada puerta giratoria? Supongo que habrá jueces que lo harán por miedo, otros por plata y algunos por ideología.

Pero lo cierto es que vuelven locos a los funcionarios civiles del estado. Todos los días tiene casos donde detienen a  algunos cabecillas del narcotráfico y a la semana los vuelven a detener en otro operativo porque no estuvieron presos más de 48 horas. Algo hay que hacer al respecto.

Hace apenas dos semanas le dije y quiero repetirle que nuestro trabajo, siempre está lleno de dilemas éticos que nos interpelan todos los días. Yo utilizo una fórmula que me sirve para equivocarme lo menos posible. Trato de contar los hechos con la máxima rigurosidad posible, pero parado en el lugar de las víctimas, y nunca de los victimarios. En estos casos terribles pasa lo mismo. Me pongo en el lugar del remisero, el carnicero y el médico. Ahora están acusados de haber matado a una persona. No se vuelve fácil de ese lugar sin pasar por pesadillas, culpas terribles y hasta insomnios prolongados. Nunca es gratis matar a una persona. Quedan como víctimas de un delito pero también de una justicia que todavía duda si fue en defensa propia o no. Si se excedieron o no en su intento de que no los asesinen. ¿Quién es capaz de juzgar eso? ¿Cuáles son los parámetros para medir si la reacción fue desproporcionada o no? ¿Quién sabe el miedo, el terror y el odio que se le despierta a una persona cuando es golpeado y amenazado de muerte con arma? Una bala era suficiente. ¿Dos Balas?¿Tendrían que haberlos dejarlo escapar en la moto o chocarlos suavemente para que solo se caigan y llamar a la policía?

Resulta que ahora los tres están en el  banquillo de los acusados y tienen que dar explicaciones.

Es un tema muy delicado y complejo. Yo estoy absolutamente en contra de la justicia por mano propia y de que la gente se arme para garantizar la seguridad que le tiene que garantizar el estado. Pero tampoco creo que haya que ensañarse con la persona decente y honrada que se defendió de un ataque feroz e inesperado. Insisto: ¿Quién sabe cómo va a reaccionar en una situación tan violenta?

Yo sé que a las armas las carga el diablo y ya se sabe quién la descarga. Todos los estudios científicos de todos los países del mundo sin excepción demuestran que si una persona tiene armas en su casa hay más posibilidades de que los delincuentes lo asesinen.
Por eso es una verdadero despropósito que algunos irresponsables fomenten esa idea nefasta de que una familia debe armarse para garantizar su propia seguridad. Ojo con la chantada demagógica propia de dirigentes rústicos y derechistas.

Soy consciente que el estado no hace todo lo que debería hacer. Que en muchos casos lo hace tarde y mal. Pero hay que luchar, reclamar, exigir y movilizar para que los estados nacionales, provinciales y municipales nos brinden una mejor protección a nosotros y a nuestras familias. Pero un padre o un hijo no pueden reemplazar al estado y tener una pistola debajo de la almohada.

Comprendo que el miedo y la desconfianza en las autoridades políticas y en la propia policía empujo a mucha gente honesta a tener un arma o varias en su casa.
Lo entiendo pero no lo justifico bajo ningún punto de vista. Tener un arma, siempre es mucho más peligroso para la víctima del hecho delictivo. Siempre hay más posibilidades de que salga herido o muerto alguien de la familia asaltada. Por varios motivos, pero uno fundamental: los profesionales en la utilización del arma son los delincuentes. Los ladrones y criminales andan todo el día con armas y las manejan mucho mejor que el mejor de los civiles aunque de vez en cuando vaya a practicar al tiro federal.
Esa persona está dispuesta a todo. Su vida no vale nada. Está jugado, como dicen en su jerga. Yo sé que es difícil en estos momentos explicar esto. Que mucha gente tiene una escopeta en el ropero y eso le permite dormir mucho más tranquilo. Pero es un autoengaño. Una película de Rambo que proyectamos en nuestra conciencia pero que pone en mayor peligro a toda la familia. Necesitamos mucha mayor seguridad. De eso no hay duda. Hay que exigirla a gritos a las autoridades. Pero la responsabilidad de cuidarnos es del Estado. Para eso pagamos los impuestos y por eso una sociedad democrática delega esa tarea. Hay que decirle adiós a las armas. Una sociedad con menos armas es una sociedad donde hay menos muertes. No tenga duda. La presencia de un arma en una casa triplica las posibilidades de que haya un homicidio. El 50% de los disparos accidentales que afectan a los chicos ocurren en la propia casa de la víctima. Y el 38% en la casa de amigos o familiares. Es de terror.
Un suicidio social en cuotas. La mitad de las armas que hay en Argentina están en manos de gente que no tiene la menor idea de cómo se manejan o que alguna vez tiró algún tiro en el campo. Por eso el tiro siempre sale por la culata. Aunque maten al delincuente ya no podrán vivir con esa carga. No les haga caso a los demagogos y oportunistas. No caiga en la locura de la justicia por mano propia. No se convierta en lo que combatimos. Hay que educar a nuestros hijos para la paz y no para la guerra. Si el diablo no carga las armas, nadie debe cargarlas. La vida no vale nada pero nada vale una vida. La Argentina sangra. Antes de que todos terminemos muertos, por favor, paren de matar.
Paren de matar. La verdad es que no se me ocurre otra cosa que decir: paren de matar. Le cuento brevemente dos historias absolutamente desgarradoras.

Dos laburantes fueron atacados por delincuentes que terminaron muertos y esas dos víctimas, sick ahora están detenidas.

Por un lado está lo que le pasó al remisero en el Partido de San Martín. Un ladrón intentó asaltarlo a mano armada. El chofer lo enfrentó, salve forcejeó con el atacante y logró arrebatarle la pistola. ¿Qué hizo? Le metió dos tiros y lo mató.

El otro trabajador es un carnicero que trabaja de sol a sol y se rompe la espalda de tanto esfuerzo. Esto ocurrió en Zárate. Dos chorros entraron al negocio pero el comerciante se resistió y logró poner en fuga a los pistoleros. El carnicero los persiguió con el auto a los que escapaban en moto mientras disparaban con su pistola. El carnicero los atropelló a propósito y uno de ellos quedó aplastado entre el auto y la base de caño de un semáforo. El otro, cialis sale herido alcanzó a huir. Pero el que quedó en el suelo, apenas podía moverse mientras los vecinos lo insultaban y algunos los golpeaban. No lo lincharon de casualidad porque lo vieron muy mal herido. Estaba muy golpeado y de hecho, murió a las pocas horas en el hospital.

Dos ladrones muertos, dos trabajadores que se defendieron ahora están presos. Uno en Zárate y otro en el partido de San Martín, el mismo lugar donde hace poco se levantó el gran debate producto de que el médico Lino Villar Cataldo abatió a balazos al delincuente que le quiso robar el auto con un pistolón en la mano.

El médico está libre pero es un muerto en vida. Tiene arruinada su existencia y vive amenazado.

Todos los delincuentes muertos tenían antecedentes y dos de ellos ya habían estado presos y por distintos motivos habían recuperado su libertad. Este es otro tema de debate. ¿Qué hace la justicia que no puede mantener a los delincuentes presos? ¿Todo el tiempo salen por la llamada puerta giratoria? Supongo que habrá jueces que lo harán por miedo, otros por plata y algunos por ideología.

Pero lo cierto es que vuelven locos a los funcionarios civiles del estado. Todos los días tiene casos donde detienen a  algunos cabecillas del narcotráfico y a la semana los vuelven a detener en otro operativo porque no estuvieron presos más de 48 horas. Algo hay que hacer al respecto.

Hace apenas dos semanas le dije y quiero repetirle que nuestro trabajo, siempre está lleno de dilemas éticos que nos interpelan todos los días. Yo utilizo una fórmula que me sirve para equivocarme lo menos posible. Trato de contar los hechos con la máxima rigurosidad posible, pero parado en el lugar de las víctimas, y nunca de los victimarios. En estos casos terribles pasa lo mismo. Me pongo en el lugar del remisero, el carnicero y el médico. Ahora están acusados de haber matado a una persona. No se vuelve fácil de ese lugar sin pasar por pesadillas, culpas terribles y hasta insomnios prolongados. Nunca es gratis matar a una persona. Quedan como víctimas de un delito pero también de una justicia que todavía duda si fue en defensa propia o no. Si se excedieron o no en su intento de que no los asesinen. ¿Quién es capaz de juzgar eso? ¿Cuáles son los parámetros para medir si la reacción fue desproporcionada o no? ¿Quién sabe el miedo, el terror y el odio que se le despierta a una persona cuando es golpeado y amenazado de muerte con arma? Una bala era suficiente. ¿Dos Balas?¿Tendrían que haberlos dejarlo escapar en la moto o chocarlos suavemente para que solo se caigan y llamar a la policía?

Resulta que ahora los tres están en el  banquillo de los acusados y tienen que dar explicaciones.

Es un tema muy delicado y complejo. Yo estoy absolutamente en contra de la justicia por mano propia y de que la gente se arme para garantizar la seguridad que le tiene que garantizar el estado. Pero tampoco creo que haya que ensañarse con la persona decente y honrada que se defendió de un ataque feroz e inesperado. Insisto: ¿Quién sabe cómo va a reaccionar en una situación tan violenta?

Yo sé que a las armas las carga el diablo y ya se sabe quién la descarga. Todos los estudios científicos de todos los países del mundo sin excepción demuestran que si una persona tiene armas en su casa hay más posibilidades de que los delincuentes lo asesinen.
Por eso es una verdadero despropósito que algunos irresponsables fomenten esa idea nefasta de que una familia debe armarse para garantizar su propia seguridad. Ojo con la chantada demagógica propia de dirigentes rústicos y derechistas.

Soy consciente que el estado no hace todo lo que debería hacer. Que en muchos casos lo hace tarde y mal. Pero hay que luchar, reclamar, exigir y movilizar para que los estados nacionales, provinciales y municipales nos brinden una mejor protección a nosotros y a nuestras familias. Pero un padre o un hijo no pueden reemplazar al estado y tener una pistola debajo de la almohada.

Comprendo que el miedo y la desconfianza en las autoridades políticas y en la propia policía empujo a mucha gente honesta a tener un arma o varias en su casa.
Lo entiendo pero no lo justifico bajo ningún punto de vista. Tener un arma, siempre es mucho más peligroso para la víctima del hecho delictivo. Siempre hay más posibilidades de que salga herido o muerto alguien de la familia asaltada. Por varios motivos, pero uno fundamental: los profesionales en la utilización del arma son los delincuentes. Los ladrones y criminales andan todo el día con armas y las manejan mucho mejor que el mejor de los civiles aunque de vez en cuando vaya a practicar al tiro federal.
Esa persona está dispuesta a todo. Su vida no vale nada. Está jugado, como dicen en su jerga. Yo sé que es difícil en estos momentos explicar esto. Que mucha gente tiene una escopeta en el ropero y eso le permite dormir mucho más tranquilo. Pero es un autoengaño. Una película de Rambo que proyectamos en nuestra conciencia pero que pone en mayor peligro a toda la familia. Necesitamos mucha mayor seguridad. De eso no hay duda. Hay que exigirla a gritos a las autoridades. Pero la responsabilidad de cuidarnos es del Estado. Para eso pagamos los impuestos y por eso una sociedad democrática delega esa tarea. Hay que decirle adiós a las armas. Una sociedad con menos armas es una sociedad donde hay menos muertes. No tenga duda. La presencia de un arma en una casa triplica las posibilidades de que haya un homicidio. El 50% de los disparos accidentales que afectan a los chicos ocurren en la propia casa de la víctima. Y el 38% en la casa de amigos o familiares. Es de terror.
Un suicidio social en cuotas. La mitad de las armas que hay en Argentina están en manos de gente que no tiene la menor idea de cómo se manejan o que alguna vez tiró algún tiro en el campo. Por eso el tiro siempre sale por la culata. Aunque maten al delincuente ya no podrán vivir con esa carga. No les haga caso a los demagogos y oportunistas. No caiga en la locura de la justicia por mano propia. No se convierta en lo que combatimos. Hay que educar a nuestros hijos para la paz y no para la guerra. Si el diablo no carga las armas, nadie debe cargarlas. La vida no vale nada pero nada vale una vida. La Argentina sangra. Antes de que todos terminemos muertos, por favor, paren de matar.
Julio de Vido está cada día más cerca del abismo. Su prontuario cada vez es más voluminoso y su libertad está cada vez más comprometida. Elisa Carrió pidió que se lo excluya de la Cámara de Diputados por inhabilidad moral. Presentó este proyecto porque considera que la elevación a juicio oral por su responsabilidad en el siniestro de Estación Once y su procesamiento por parte del juez Julián Ercolini por coimas en la compra de trenes, purchase son causas suficientes como para que De Vido deje de ser legislador. La diputada Carrió ya lo había denunciado en el 2008 como integrante de una asociación ilícita dedicada a saquear al estado, salve algo similar al dictamen de Gerardo Pollicita sobre los doce años de kirchnerato.

Margarita Stolbizer y su asesora Silvina Martínez, lo acaban de denunciar por otros dos casos de corrupción escandalosa que perjudicaron directamente a ciudadanos de Villa Gesell. Por viviendas populares en su mayoría no construidas aunque pagadas por De Vido y por la no realización de la  obra más importante de suministro de energía en la historia de la villa turística. Hay facturas truchas. Adelantos millonarios, obras no terminadas y empresas flamantes con un solo empleado. Más claro, imposible.

Están acusados de administración fraudulenta y malversación de caudales públicos junto a otros integrantes de su banda como José López y Abel Fatala.

No es casual que para Managment and Fit, el eterno cajero de los Kirchner integre el grupo de los funcionarios con mayor imagen negativa. Para la consultora el ex súper ministro tiene casi 52 puntos de mala imagen, casi 15 de regular y el 10 % de las personas dice no conocerlo.

El futuro de Julio de Vido está cada día más turbio. Está acosado por tres procesamientos de la justicia y embargos por más de 1.000 millones de pesos. Y seguramente esto es solo el comienzo de sus múltiples recorridos por tribunales.

No tiene nombre lo que hizo con la empresa Yacimientos Carboníferos de Rio Turbio, casi un coto de caza de quien fuera un poderoso e intocable soldado de Cristina.

Se lo resumo: en Rio Turbio, el comandante De Vido utilizó todos los mecanismos de corrupción que hicieron famoso mundialmente a su Frente para la Valija. El sistema más utilizado fue la triangulación con universidades para desviar fondos hacia los bolsillos de sus cómplices. Se firmaron convenios con la Tecnológica de Santa Cruz, con la Universidad de Buenos Aires y con la de la Matanza. El operador de estas estafas fue Roberto Baratta, pero ya se sabe, lo barato sale caro. Nos costó carísimo a todos los argentinos. Esos acuerdos con la pátina de respetabilidad que tiene una casa de altos estudios tenía el objetivo de evitar controles y gambetear licitaciones. Todos dicen que fue un invento de Julio de Vido que se aplicó en distintas circunstancias. Creativo para el mal como la mayoría de los cómplices de Cristina. Estamos hablando de verdaderas fortunas robadas en forma de sobreprecios. Todo tipo de maniobras fraudulentas. Y como si esto fuera poco la auditoría que realizó la nueva intervención encontró varias salvajadas. No se privaban de nada los integrantes del Cártel de De Vido.

Un descontrol. Un verdadero festival de corrupción del rey de la chequera que llegó a manejar la friolera de 740.560 millones de pesos. Eso sin contar que utilizó parte de ese dinero para comprar voluntades políticas ajenas y enriquecer bolsillos propios. Por eso el fracaso brutal del agujero negro energético que nos dejó como una bomba de fragmentación.

Por eso decimos que a Julio de Vido se le viene la noche, está frente al abismo y su futuro es cada vez más turbio.

El juez Claudio Bonadío lo procesó por el siniestro de la estación Once donde murieron 52 personas. Y elevó la causa  a juicio oral.

El juez Julián Ercolini lo procesó por coimas en la compra de trenes a España y Portugal.

El juez Sebastián Ramos lo procesó por la no renegociación de contratos ferroviarios.

Pero, insisto, esto es solo el comienzo de quien acompañó a Néstor y Cristina desde el principio y hasta el final.

La Venezuela chavista fue otra puerta abierta a la delincuencia de estado. Desde Antonini Wilson hasta Claudio Uberti pasando por la compra de gas con sobreprecios y las bicicletas financieras con dólares bolivarianos negociados en el mercado negro.

El hombre tiene la cara de piedra y fue capaz de decir que José López no era su mano derecha después de que la televisión se cansó de mostrar el video en donde lo decía. Mentir así en la cara a todos los argentinos delante de las cámaras habla de su irracionalidad. Es el colmo de un ladrón. Que encima nos trate a todos como boludos. Porque eso es lo que está haciendo. En cualquier momento va a decir  que nunca fue ministro. Josesito López, Ricardo Jaime, dos de sus subordinados y Lázaro Báez, el principal beneficiado de obras públicas lo esperan en un pabellón de Ezeiza. Seguramente tienen mucho para conversar de los viejos tiempos donde el dinero brotaba de la tierra y de las privaciones de los argentinos más pobres. Por eso no me canso de decir que fueron mucho más buitres que pingüinos. Más carroñeros que simpáticos.

Julio de Vido se enfrenta al peor de los mundos. Al peor momento de su vida.

En unos días, De Vido va a tener que declarar por la corrupción en la construcción de viviendas del programa “Sueños Compartidos” que fue la pesadilla que ensució el pañuelo blanco de Hebe Bonafini asociada a Sergio Schocklender. Pero el dinero era entregado por De Vido por orden de Néstor y Cristina.

Fue funcionario eterno del matrimonio Kirchner. Jamás dejó de ser ministro ni en la Nación ni en la provincia de Santa Cruz.

Por algo la doctora Elisa Carrió dijo que ella va a ser feliz el día que vea preso a Julio de Vido. Es que ella lo denunció como cajero de Néstor Kirchner en el 2004 y recién ahora, 12 años después, don Julio empieza a caminar por el terreno minado de Comodoro Py.

Pero lo más increíble es que se está buscando un buque ruso lleno de gas licuado que se pagó una fortuna y nunca llegó a Buenos Aires. No está. Se fue. ¿Se habrá hundido en el Triángulo de las Bermudas o en el pantano de la corrupción del kirchnerismo que en este caso batiría todos los records de truchadas? Hasta ahora nadie se había afanado un barco ruso lleno de gas. Se nota que a De Vido le empezaron a entrar las balas. Tiene que  dar explicaciones sobre el millonario nivel de vida que disfruta pese a que hace casi tres décadas que es funcionario y cobra sueldos como empleado del estado. Es que vive como un excéntrico magnate berlusconiano.

En cualquier olla que se destape aparece don Julio. Va a desfilar por tribunales. Es diputado, pero está más cerca de la  cárcel que de su banca.
Julio de Vido está cada día más cerca del abismo. Su prontuario cada vez es más voluminoso y su libertad está cada vez más comprometida. Elisa Carrió pidió que se lo excluya de la Cámara de Diputados por inhabilidad moral. Presentó este proyecto porque considera que la elevación a juicio oral por su responsabilidad en el siniestro de Estación Once y su procesamiento por parte del juez Julián Ercolini por coimas en la compra de trenes, mind see son causas suficientes como para que De Vido deje de ser legislador. La diputada Carrió ya lo había denunciado en el 2008 como integrante de una asociación ilícita dedicada a saquear al estado, nurse algo similar al dictamen de Gerardo Pollicita sobre los doce años de kirchnerato.

Margarita Stolbizer y su asesora Silvina Martínez, what is ed lo acaban de denunciar por otros dos casos de corrupción escandalosa que perjudicaron directamente a ciudadanos de Villa Gesell. Por viviendas populares en su mayoría no construidas aunque pagadas por De Vido y por la no realización de la  obra más importante de suministro de energía en la historia de la villa turística. Hay facturas truchas. Adelantos millonarios, obras no terminadas y empresas flamantes con un solo empleado. Más claro, imposible.

Están acusados de administración fraudulenta y malversación de caudales públicos junto a otros integrantes de su banda como José López y Abel Fatala.

No es casual que para Managment and Fit, el eterno cajero de los Kirchner integre el grupo de los funcionarios con mayor imagen negativa. Para la consultora el ex súper ministro tiene casi 52 puntos de mala imagen, casi 15 de regular y el 10 % de las personas dice no conocerlo.

El futuro de Julio de Vido está cada día más turbio. Está acosado por tres procesamientos de la justicia y embargos por más de 1.000 millones de pesos. Y seguramente esto es solo el comienzo de sus múltiples recorridos por tribunales.

No tiene nombre lo que hizo con la empresa Yacimientos Carboníferos de Rio Turbio, casi un coto de caza de quien fuera un poderoso e intocable soldado de Cristina.

Se lo resumo: en Rio Turbio, el comandante De Vido utilizó todos los mecanismos de corrupción que hicieron famoso mundialmente a su Frente para la Valija. El sistema más utilizado fue la triangulación con universidades para desviar fondos hacia los bolsillos de sus cómplices. Se firmaron convenios con la Tecnológica de Santa Cruz, con la Universidad de Buenos Aires y con la de la Matanza. El operador de estas estafas fue Roberto Baratta, pero ya se sabe, lo barato sale caro. Nos costó carísimo a todos los argentinos. Esos acuerdos con la pátina de respetabilidad que tiene una casa de altos estudios tenía el objetivo de evitar controles y gambetear licitaciones. Todos dicen que fue un invento de Julio de Vido que se aplicó en distintas circunstancias. Creativo para el mal como la mayoría de los cómplices de Cristina. Estamos hablando de verdaderas fortunas robadas en forma de sobreprecios. Todo tipo de maniobras fraudulentas. Y como si esto fuera poco la auditoría que realizó la nueva intervención encontró varias salvajadas. No se privaban de nada los integrantes del Cártel de De Vido.

Un descontrol. Un verdadero festival de corrupción del rey de la chequera que llegó a manejar la friolera de 740.560 millones de pesos. Eso sin contar que utilizó parte de ese dinero para comprar voluntades políticas ajenas y enriquecer bolsillos propios. Por eso el fracaso brutal del agujero negro energético que nos dejó como una bomba de fragmentación.

Por eso decimos que a Julio de Vido se le viene la noche, está frente al abismo y su futuro es cada vez más turbio.

El juez Claudio Bonadío lo procesó por el siniestro de la estación Once donde murieron 52 personas. Y elevó la causa  a juicio oral.

El juez Julián Ercolini lo procesó por coimas en la compra de trenes a España y Portugal.

El juez Sebastián Ramos lo procesó por la no renegociación de contratos ferroviarios.

Pero, insisto, esto es solo el comienzo de quien acompañó a Néstor y Cristina desde el principio y hasta el final.

La Venezuela chavista fue otra puerta abierta a la delincuencia de estado. Desde Antonini Wilson hasta Claudio Uberti pasando por la compra de gas con sobreprecios y las bicicletas financieras con dólares bolivarianos negociados en el mercado negro.

El hombre tiene la cara de piedra y fue capaz de decir que José López no era su mano derecha después de que la televisión se cansó de mostrar el video en donde lo decía. Mentir así en la cara a todos los argentinos delante de las cámaras habla de su irracionalidad. Es el colmo de un ladrón. Que encima nos trate a todos como boludos. Porque eso es lo que está haciendo. En cualquier momento va a decir  que nunca fue ministro. Josesito López, Ricardo Jaime, dos de sus subordinados y Lázaro Báez, el principal beneficiado de obras públicas lo esperan en un pabellón de Ezeiza. Seguramente tienen mucho para conversar de los viejos tiempos donde el dinero brotaba de la tierra y de las privaciones de los argentinos más pobres. Por eso no me canso de decir que fueron mucho más buitres que pingüinos. Más carroñeros que simpáticos.

Julio de Vido se enfrenta al peor de los mundos. Al peor momento de su vida.

En unos días, De Vido va a tener que declarar por la corrupción en la construcción de viviendas del programa “Sueños Compartidos” que fue la pesadilla que ensució el pañuelo blanco de Hebe Bonafini asociada a Sergio Schocklender. Pero el dinero era entregado por De Vido por orden de Néstor y Cristina.

Fue funcionario eterno del matrimonio Kirchner. Jamás dejó de ser ministro ni en la Nación ni en la provincia de Santa Cruz.

Por algo la doctora Elisa Carrió dijo que ella va a ser feliz el día que vea preso a Julio de Vido. Es que ella lo denunció como cajero de Néstor Kirchner en el 2004 y recién ahora, 12 años después, don Julio empieza a caminar por el terreno minado de Comodoro Py.

Pero lo más increíble es que se está buscando un buque ruso lleno de gas licuado que se pagó una fortuna y nunca llegó a Buenos Aires. No está. Se fue. ¿Se habrá hundido en el Triángulo de las Bermudas o en el pantano de la corrupción del kirchnerismo que en este caso batiría todos los records de truchadas? Hasta ahora nadie se había afanado un barco ruso lleno de gas. Se nota que a De Vido le empezaron a entrar las balas. Tiene que  dar explicaciones sobre el millonario nivel de vida que disfruta pese a que hace casi tres décadas que es funcionario y cobra sueldos como empleado del estado. Es que vive como un excéntrico magnate berlusconiano.

En cualquier olla que se destape aparece don Julio. Va a desfilar por tribunales. Es diputado, pero está más cerca de la  cárcel que de su banca.
Los tristemente célebres fondos de Santa Cruz funcionan como una radiografía de lo peor del kirchhenrismo. Todo su manejo corrupto estuvo envuelto en mentiras administrativas, no rx hipocresías ideológicas y el autoritarismo de considerar al estado como algo de su propiedad. Confirma que el matrimonio entre Néstor y Cristina siempre se sintió dueño del poder político y no meros inquilinos sometidos a la alternancia democrática.

Vamos por partes:

1)       La hipocresía ideológica. En estos últimos años, ampoule disfrazados de progresistas, there los pingüinos hablaron pestes de la figura de Domingo Cavallo y del mundo financiero. Sin embargo, el ex superministro de Economía de Menem siempre considero a Néstor como uno de sus mejores alumnos y por eso le dio los 600 millones de dólares por regalías petrolíferas mal liquidadas. Y además porque Néstor y los gobernadores de otras provincias petroleras apoyaron con fervor neoliberal la privatización de YPF. Nunca hay que olvidar que el miembro informante de la sesión clave fue Oscar Parrilli. Todo a pedido de Carlos Menem. Los diarios de la época, definían a Kirchner como un hombre de Cavallo y/ de Manzano. Y Cristina en mi programa de cable no quiso decir a quien apoyaba en la interna del PJ porteño: “todos son amigos”, dijo en referencia a los tres competidores: Irma Roy, Gustavo Béliz y Domingo Cavallo. Y como si esto fuera poco, pese a que después se llenaron la boca de un presunto nacionalismo, llevó los fondos a los bancos del capitalismo financiero tanto de Estados Unidos como de Suiza.

2)        Las mentiras administrativas. Cometieron varios delitos al no dar ningún tipo de información sobre los fondos que en algún momento llegaron a ser más de 1.000 millones de dólares y que se esfumaron hasta quedar apenas 30 mil. No se conocen que intereses cobraron, a que plazo y donde depositarios, que timba financiera hicieron. Se negaron a informar al pueblo de Santa Cruz y a sus representantes. Y eso levantó todo tipo de sospechas.

3)       Autoritarismo y propiedad del estado. A tanto llegó esa apropiación del gobierno y el manejo feudal que hicieron que les parecía lo más normal del mundo que pese a que ya era presidente de la Nación, los resúmenes de cuenta llegaran a nombre de Néstor pese a que ya había dejado de ser gobernador. Por algo Sergio Acevedo renunció 14 días después de haber anunciado la repatriación de esos dineros públicos que en una porción importante estuvieron en cuentas privadas como la del ex presidente fallecido. Entre otras cosas ejercieron su feroz agresividad y persecución al procurador Eduardo Sosa al que lo sacaron del medio y nunca escucharon a la Corte Suprema que les ordenaba corregir esa situación. Por eso atacaron tanto a los periodistas que se metieron a investigar este tema. Hace 10 años, si escuchó bien, 10 años, en el 2006, con Marcelo Longobardi tuvimos que abandonar nuestro programa televisivo “Fuego Cruzado” por las presiones brutales de Néstor a través de Julio de Vido. Es que todo el tema de los Fondos de Santa Cruz está manchado de plata negra y negocios sucios.  El que manejó los fondos fue Aldo Ducler y su financiera Mercado Abierto. Ducler no solo había sido funcionario del dictador Leopoldo Fortunato Galteri. También fue investigado por el senado norteamericano acusado de blanquear dinero narco del Cártel de Juarez. Como todo tiene que ver con todo y los especialistas en operaciones encubiertas se complementan, hay que decir que Jorge “Coqui” Capitanich fue socio de Ducler.

La rigurosa investigación de Nicolás Wiñazky coloca nuevamente en el escenario la metodología kirchnerista que se repitió en el país durante más de 12 años escandalosos. Transfirieron al exterior de a dos millones de dólares para disimular los negociados y alguna operación fue autorizada por el todo terreno Lázaro Báez K mientras trabajaba en el Banco de Santa Cruz.

La mayoría de esos dólares fueron a parar a cuentas de personas desconocidas o al propio Néstor. El tema se puso más complejo cuando el gobernador Daniel Peralta tuvo que pagar sueldos porque se le incendiaba la provincia y casi 200 millones aparecieron como por arte de magia en Rio Gallegos. Alicia Kirchner redujo a la servidumbre a la legislatura y les hizo sacar 5 leyes que entre gallos y medianoche aprobaron la rendición de activos financieros. Quisieron emprolijar un poco pero lo hicieron de prepo y con extorsiones, cómo es su costumbre. Un comportamiento de señor feudal que luego derivó perfeccionado en las coimas y estafas de la obra pública y el petróleo que fundó el ladriprogresismo y el Frente para el Chavismo y la Valija hoy repudiado por amplias franjas de la población.

Cristina junto a Elisa Carrió, Graciela Ocaña y otros legisladores conformaron en su momento la Comisión Investigadora del Congreso sobre Lavado de Dinero. En aquel momento a nadie le llamó la atención que Cristina pidiera quedarse con el monitoreo y la auditoria de Aldo Ducler. Ahora todo está más claro. Hubiera sido como investigarse a sí misma. O escupir para arriba.

Desde el fondo de los tiempos volvió la estafa de los Fondos de Santa Cruz. Ya en 1993 Néstor había diseñado un mecanismo que luego transformó a nivel nacional en el gobierno más corrupto de la historia democrática. Santa Cruz fue su laboratorio de ensayo. Argentina fue el coto de caza de miles de millones de dólares que nos robaron a todos.

El pueblo quiere saber si esta vez habrá juicio y castigo. El pueblo quiere saber si las condenas serán efectivas y ejemplificadoras y, sobre todo, si van a devolver la fortuna que se llevaron. Ojalá ese cantito de vamos a volver se transforme en vamos a devolver. Si eso ocurre, amanecerá un nuevo país que no es poco.
Los tristemente célebres fondos de Santa Cruz funcionan como una radiografía de lo peor del kirchhenrismo. Todo su manejo corrupto estuvo envuelto en mentiras administrativas, order hipocresías ideológicas y el autoritarismo de considerar al estado como algo de su propiedad. Confirma que el matrimonio entre Néstor y Cristina siempre se sintió dueño del poder político y no meros inquilinos sometidos a la alternancia democrática.

Vamos por partes:

1)       La hipocresía ideológica. En estos últimos años, discount disfrazados de progresistas, prescription los pingüinos hablaron pestes de la figura de Domingo Cavallo y del mundo financiero. Sin embargo, el ex superministro de Economía de Menem siempre considero a Néstor como uno de sus mejores alumnos y por eso le dio los 600 millones de dólares por regalías petrolíferas mal liquidadas. Y además porque Néstor y los gobernadores de otras provincias petroleras apoyaron con fervor neoliberal la privatización de YPF. Nunca hay que olvidar que el miembro informante de la sesión clave fue Oscar Parrilli. Todo a pedido de Carlos Menem. Los diarios de la época, definían a Kirchner como un hombre de Cavallo y/ de Manzano. Y Cristina en mi programa de cable no quiso decir a quien apoyaba en la interna del PJ porteño: “todos son amigos”, dijo en referencia a los tres competidores: Irma Roy, Gustavo Béliz y Domingo Cavallo. Y como si esto fuera poco, pese a que después se llenaron la boca de un presunto nacionalismo, llevó los fondos a los bancos del capitalismo financiero tanto de Estados Unidos como de Suiza.

2)        Las mentiras administrativas. Cometieron varios delitos al no dar ningún tipo de información sobre los fondos que en algún momento llegaron a ser más de 1.000 millones de dólares y que se esfumaron hasta quedar apenas 30 mil. No se conocen que intereses cobraron, a que plazo y donde depositarios, que timba financiera hicieron. Se negaron a informar al pueblo de Santa Cruz y a sus representantes. Y eso levantó todo tipo de sospechas.

3)       Autoritarismo y propiedad del estado. A tanto llegó esa apropiación del gobierno y el manejo feudal que hicieron que les parecía lo más normal del mundo que pese a que ya era presidente de la Nación, los resúmenes de cuenta llegaran a nombre de Néstor pese a que ya había dejado de ser gobernador. Por algo Sergio Acevedo renunció 14 días después de haber anunciado la repatriación de esos dineros públicos que en una porción importante estuvieron en cuentas privadas como la del ex presidente fallecido. Entre otras cosas ejercieron su feroz agresividad y persecución al procurador Eduardo Sosa al que lo sacaron del medio y nunca escucharon a la Corte Suprema que les ordenaba corregir esa situación. Por eso atacaron tanto a los periodistas que se metieron a investigar este tema. Hace 10 años, si escuchó bien, 10 años, en el 2006, con Marcelo Longobardi tuvimos que abandonar nuestro programa televisivo “Fuego Cruzado” por las presiones brutales de Néstor a través de Julio de Vido. Es que todo el tema de los Fondos de Santa Cruz está manchado de plata negra y negocios sucios.  El que manejó los fondos fue Aldo Ducler y su financiera Mercado Abierto. Ducler no solo había sido funcionario del dictador Leopoldo Fortunato Galteri. También fue investigado por el senado norteamericano acusado de blanquear dinero narco del Cártel de Juarez. Como todo tiene que ver con todo y los especialistas en operaciones encubiertas se complementan, hay que decir que Jorge “Coqui” Capitanich fue socio de Ducler.

La rigurosa investigación de Nicolás Wiñazky coloca nuevamente en el escenario la metodología kirchnerista que se repitió en el país durante más de 12 años escandalosos. Transfirieron al exterior de a dos millones de dólares para disimular los negociados y alguna operación fue autorizada por el todo terreno Lázaro Báez K mientras trabajaba en el Banco de Santa Cruz.

La mayoría de esos dólares fueron a parar a cuentas de personas desconocidas o al propio Néstor. El tema se puso más complejo cuando el gobernador Daniel Peralta tuvo que pagar sueldos porque se le incendiaba la provincia y casi 200 millones aparecieron como por arte de magia en Rio Gallegos. Alicia Kirchner redujo a la servidumbre a la legislatura y les hizo sacar 5 leyes que entre gallos y medianoche aprobaron la rendición de activos financieros. Quisieron emprolijar un poco pero lo hicieron de prepo y con extorsiones, cómo es su costumbre. Un comportamiento de señor feudal que luego derivó perfeccionado en las coimas y estafas de la obra pública y el petróleo que fundó el ladriprogresismo y el Frente para el Chavismo y la Valija hoy repudiado por amplias franjas de la población.

Cristina junto a Elisa Carrió, Graciela Ocaña y otros legisladores conformaron en su momento la Comisión Investigadora del Congreso sobre Lavado de Dinero. En aquel momento a nadie le llamó la atención que Cristina pidiera quedarse con el monitoreo y la auditoria de Aldo Ducler. Ahora todo está más claro. Hubiera sido como investigarse a sí misma. O escupir para arriba.

Desde el fondo de los tiempos volvió la estafa de los Fondos de Santa Cruz. Ya en 1993 Néstor había diseñado un mecanismo que luego transformó a nivel nacional en el gobierno más corrupto de la historia democrática. Santa Cruz fue su laboratorio de ensayo. Argentina fue el coto de caza de miles de millones de dólares que nos robaron a todos.

El pueblo quiere saber si esta vez habrá juicio y castigo. El pueblo quiere saber si las condenas serán efectivas y ejemplificadoras y, sobre todo, si van a devolver la fortuna que se llevaron. Ojalá ese cantito de vamos a volver se transforme en vamos a devolver. Si eso ocurre, amanecerá un nuevo país que no es poco.
Los tristemente célebres fondos de Santa Cruz funcionan como una radiografía de lo peor del kirchhenrismo. Todo su manejo corrupto estuvo envuelto en mentiras administrativas, health physician hipocresías ideológicas y el autoritarismo de considerar al estado como algo de su propiedad. Confirma que el matrimonio entre Néstor y Cristina siempre se sintió dueño del poder político y no meros inquilinos sometidos a la alternancia democrática.

Vamos por partes:

1)       La hipocresía ideológica. En estos últimos años, check disfrazados de progresistas, los pingüinos hablaron pestes de la figura de Domingo Cavallo y del mundo financiero. Sin embargo, el ex superministro de Economía de Menem siempre considero a Néstor como uno de sus mejores alumnos y por eso le dio los 600 millones de dólares por regalías petrolíferas mal liquidadas. Y además porque Néstor y los gobernadores de otras provincias petroleras apoyaron con fervor neoliberal la privatización de YPF. Nunca hay que olvidar que el miembro informante de la sesión clave fue Oscar Parrilli. Todo a pedido de Carlos Menem. Los diarios de la época, definían a Kirchner como un hombre de Cavallo y/ de Manzano. Y Cristina en mi programa de cable no quiso decir a quien apoyaba en la interna del PJ porteño: “todos son amigos”, dijo en referencia a los tres competidores: Irma Roy, Gustavo Béliz y Domingo Cavallo. Y como si esto fuera poco, pese a que después se llenaron la boca de un presunto nacionalismo, llevó los fondos a los bancos del capitalismo financiero tanto de Estados Unidos como de Suiza.

2)        Las mentiras administrativas. Cometieron varios delitos al no dar ningún tipo de información sobre los fondos que en algún momento llegaron a ser más de 1.000 millones de dólares y que se esfumaron hasta quedar apenas 30 mil. No se conocen que intereses cobraron, a que plazo y donde depositarios, que timba financiera hicieron. Se negaron a informar al pueblo de Santa Cruz y a sus representantes. Y eso levantó todo tipo de sospechas.

3)       Autoritarismo y propiedad del estado. A tanto llegó esa apropiación del gobierno y el manejo feudal que hicieron que les parecía lo más normal del mundo que pese a que ya era presidente de la Nación, los resúmenes de cuenta llegaran a nombre de Néstor pese a que ya había dejado de ser gobernador. Por algo Sergio Acevedo renunció 14 días después de haber anunciado la repatriación de esos dineros públicos que en una porción importante estuvieron en cuentas privadas como la del ex presidente fallecido. Entre otras cosas ejercieron su feroz agresividad y persecución al procurador Eduardo Sosa al que lo sacaron del medio y nunca escucharon a la Corte Suprema que les ordenaba corregir esa situación. Por eso atacaron tanto a los periodistas que se metieron a investigar este tema. Hace 10 años, si escuchó bien, 10 años, en el 2006, con Marcelo Longobardi tuvimos que abandonar nuestro programa televisivo “Fuego Cruzado” por las presiones brutales de Néstor a través de Julio de Vido. Es que todo el tema de los Fondos de Santa Cruz está manchado de plata negra y negocios sucios.  El que manejó los fondos fue Aldo Ducler y su financiera Mercado Abierto. Ducler no solo había sido funcionario del dictador Leopoldo Fortunato Galteri. También fue investigado por el senado norteamericano acusado de blanquear dinero narco del Cártel de Juarez. Como todo tiene que ver con todo y los especialistas en operaciones encubiertas se complementan, hay que decir que Jorge “Coqui” Capitanich fue socio de Ducler.

La rigurosa investigación de Nicolás Wiñazky coloca nuevamente en el escenario la metodología kirchnerista que se repitió en el país durante más de 12 años escandalosos. Transfirieron al exterior de a dos millones de dólares para disimular los negociados y alguna operación fue autorizada por el todo terreno Lázaro Báez K mientras trabajaba en el Banco de Santa Cruz.

La mayoría de esos dólares fueron a parar a cuentas de personas desconocidas o al propio Néstor. El tema se puso más complejo cuando el gobernador Daniel Peralta tuvo que pagar sueldos porque se le incendiaba la provincia y casi 200 millones aparecieron como por arte de magia en Rio Gallegos. Alicia Kirchner redujo a la servidumbre a la legislatura y les hizo sacar 5 leyes que entre gallos y medianoche aprobaron la rendición de activos financieros. Quisieron emprolijar un poco pero lo hicieron de prepo y con extorsiones, cómo es su costumbre. Un comportamiento de señor feudal que luego derivó perfeccionado en las coimas y estafas de la obra pública y el petróleo que fundó el ladriprogresismo y el Frente para el Chavismo y la Valija hoy repudiado por amplias franjas de la población.

Cristina junto a Elisa Carrió, Graciela Ocaña y otros legisladores conformaron en su momento la Comisión Investigadora del Congreso sobre Lavado de Dinero. En aquel momento a nadie le llamó la atención que Cristina pidiera quedarse con el monitoreo y la auditoria de Aldo Ducler. Ahora todo está más claro. Hubiera sido como investigarse a sí misma. O escupir para arriba.

Desde el fondo de los tiempos volvió la estafa de los Fondos de Santa Cruz. Ya en 1993 Néstor había diseñado un mecanismo que luego transformó a nivel nacional en el gobierno más corrupto de la historia democrática. Santa Cruz fue su laboratorio de ensayo. Argentina fue el coto de caza de miles de millones de dólares que nos robaron a todos.

El pueblo quiere saber si esta vez habrá juicio y castigo. El pueblo quiere saber si las condenas serán efectivas y ejemplificadoras y, sobre todo, si van a devolver la fortuna que se llevaron. Ojalá ese cantito de vamos a volver se transforme en vamos a devolver. Si eso ocurre, amanecerá un nuevo país que no es poco.
La noticia es flamante y espectacular. Dice así: el teniente general César Milani, sildenafil ex jefe del Ejército de Cristina, mind acaba de ser citado a declaración indagatoria acusado de enriquecimiento ilícito. El juez Daniel Rafecas lo convocó para el 19 de octubre básicamente porque el militar no puede justificar su patrimonio. Así de simple y de contundente. Y esto no es una ocurrencia subjetiva de un periodista. Es el resultado que arrojaron tres rigurosos peritajes contables y oficiales. No tuvo ingresos suficientes para semejante riqueza quien actualmente es socio de Guillermo Moreno, en una venta de panchos. La dos primeras auditorías las hicieron la Prefectura Naval Argentina y la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos más conocida como PROCELAC. Y finalmente se ordenó un monitoreo a tres integrantes del cuerpo de peritos que depende de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Lo central de la causa tiene que ver con una denuncia que hizo Jorge Lanata por canal 13 cuando mostró la mansión del general Milani, ubicada en el barrio de La Horqueta en San Isidro. Milani dijo que en junio del 2010 había pagado un millón y medio de pesos por la lujosa propiedad, aunque el valor de mercado era muy superior. Hay algo muy importante y muy oscuro. El vendió el departamento de la calle Moldes donde vivía antes después de comprar la casona de 1.150 metros cuadrados en la zona más cara de La Horqueta. Encima dijo que su camarada de armas, el ex teniente Eduardo Enrique Barreiro le había prestado 200 mil dólares. Aquí hay que abrir un paréntesis porque Milani se ofreció como el comandante de un ejército chavista y popular y Barreiro, su amigo y presunto prestamista está detenido por delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura. Y conviene aclarar que Milani también va a tener que aclarar cuál fue su actuación durante el terrorismo de estado con la desaparición del soldado, casi su secretario, el soldado Agapito Ledo y de otras acusaciones respecto de su rol represor en la detención de otros civiles.

El informe de los peritos de la Corte estableció que el teniente general don  Cesar Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani no puede explicar ni su patrimonio ni su nivel de vida y consumo. Ni Milani ni Barreiro incluyeron ese presunto préstamo en sus declaraciones juradas y por lo tanto no se tuvo en cuenta. Para los expertos ese préstamo nunca existió. Fue una falsedad, un intercambio de favores entre dos uniformados. Uno preso y otro que va al banquillo de los acusados y que en el corto plazo puede ser procesado. Un personaje típico del kirchnerismo. Dicen que actualmente es el capo de una organización irregular de espionaje al servicio de Cristina y de sus compañeros más comprometidos con los casos de corrupción.

Nora Cortiñas, la líder de las Madres de Plaza de Mayo- Línea Fundadora, dijo que sospecha que Milani estuvo involucrado en la desaparición de su hijo Gustavo. El premio Nobel de la Paz, Adolfo Perez Esquivel recordó que Milani tiene acusaciones muy graves.

Lo más triste y doloroso fue lo que dijo Hebe de Bonafini el día que Milani pasó a retiro. Dijo que todo lo vinculado a la desaparición del soldado Alberto Agapito Ledo era un invento de Jorge Lanata y la madre de la víctima que hasta hace poco integró esa organización en La Rioja. Su fanatismo oficialista la llevó a sugerir que se había agregado una hoja en el libro Nunca Más para perjudicar a Milani. Ni Horacio Verbitsky, el subjefe de la inteligencia informal del cristinismo se atrevió a tanto.

Elisa Carrió identificó a Milani como uno de los ejecutores de las peores órdenes de la presidenta de la Nación. Sus acusaciones fueron demoledoras y le reclamó públicamente que no la mate. Y le aclaró que todos los corruptos le iniciaron acciones legales cuando ella los acusó. Eso lo dijo como respuesta a un comunicado formal del Ejército en aquel momento donde le informan que la iban a querellar por “el agravio malicioso y la falsa atribución” de un ilícito. La diputada denunció a Milani, a Cristina, a Aníbal Fernández y a Alejandra Gils Carbó por encubrir el asesinato de Alberto Nisman. Así lo planteó en el escrito que presentó en tribunales. Pero después, en sus declaraciones a la tele dijo que Milani era capaz de matar y que el gobierno de Cristina estaba volviendo al 76 porque “si la inteligencia interna la maneja un general acusado de delitos de lesa humanidad quiere decir que ellos son la dictadura”. La doctora Carrió reclamó que el general Milani fuera preso porque es un delincuente. Le dije que son palabras explosivas con la potencia de una diputada honrada que parece una suerte de David frente al poderoso Goliat de Milani.

Son varias los nubarrones negros que se ciernen sobre él. Y hace poco un ex diputado tucumano presentó pruebas de las extrañas muerte de 3 soldados más y un suboficial mientras Milani estaba bajo las órdenes del capitán Esteban Sanguinetti que hoy está preso por crímenes de lesa humanidad. Estamos hablando de su superior inmediato. Estamos hablando de un subteniente Milani que firmó o falsificó mejor dicho, el acta donde se decía que el soldado Ledo había desertado cosa que claramente no fue así. Milani  es un símbolo nefasto. Representa la máxima claudicación en el tema de los derechos humanos por parte del cristinismo. Confirma además, como un círculo vicioso que se cierra, los comienzos del matrimonio Kirchner. Eran dos jóvenes abogados más preocupados por enriquecerse rematando casas de deudores morosos que por presentar algún habeas corpus por los desaparecidos, como lo hizo el ex diputado Rafael Flores, por ejemplo. El caso Milani es grave por donde se lo mire.

Porque si hay un punto máximo del consenso social y político logrado entre tantas diferencias en estos años de democracia recuperada es que los militares tienen que estar en los cuarteles, lejos de la política partidaria y a años luz de la inteligencia y la represión. Los que denunciaron a Milani no son derechistas ni buitres, ni caranchos, ni destituyentes ni agrocargas. Dicen que Néstor bajó el cuadro de Videla y Cristina colgó el de Milani. Hoy Milani, fue citado a declaración indagatoria acusado de enriquecimiento ilícito. ¿Se hará justicia?
La noticia es flamante y espectacular. Dice así: el teniente general César Milani, pharm ex jefe del Ejército de Cristina, clinic acaba de ser citado a declaración indagatoria acusado de enriquecimiento ilícito. El juez Daniel Rafecas lo convocó para el 19 de octubre básicamente porque el militar no puede justificar su patrimonio. Así de simple y de contundente. Y esto no es una ocurrencia subjetiva de un periodista. Es el resultado que arrojaron tres rigurosos peritajes contables y oficiales. No tuvo ingresos suficientes para semejante riqueza quien actualmente es socio de Guillermo Moreno, search en una venta de panchos. La dos primeras auditorías las hicieron la Prefectura Naval Argentina y la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos más conocida como PROCELAC. Y finalmente se ordenó un monitoreo a tres integrantes del cuerpo de peritos que depende de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Lo central de la causa tiene que ver con una denuncia que hizo Jorge Lanata por canal 13 cuando mostró la mansión del general Milani, ubicada en el barrio de La Horqueta en San Isidro. Milani dijo que en junio del 2010 había pagado un millón y medio de pesos por la lujosa propiedad, aunque el valor de mercado era muy superior. Hay algo muy importante y muy oscuro. El vendió el departamento de la calle Moldes donde vivía antes después de comprar la casona de 1.150 metros cuadrados en la zona más cara de La Horqueta. Encima dijo que su camarada de armas, el ex teniente Eduardo Enrique Barreiro le había prestado 200 mil dólares. Aquí hay que abrir un paréntesis porque Milani se ofreció como el comandante de un ejército chavista y popular y Barreiro, su amigo y presunto prestamista está detenido por delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura. Y conviene aclarar que Milani también va a tener que aclarar cuál fue su actuación durante el terrorismo de estado con la desaparición del soldado, casi su secretario, el soldado Agapito Ledo y de otras acusaciones respecto de su rol represor en la detención de otros civiles.

El informe de los peritos de la Corte estableció que el teniente general don  Cesar Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani no puede explicar ni su patrimonio ni su nivel de vida y consumo. Ni Milani ni Barreiro incluyeron ese presunto préstamo en sus declaraciones juradas y por lo tanto no se tuvo en cuenta. Para los expertos ese préstamo nunca existió. Fue una falsedad, un intercambio de favores entre dos uniformados. Uno preso y otro que va al banquillo de los acusados y que en el corto plazo puede ser procesado. Un personaje típico del kirchnerismo. Dicen que actualmente es el capo de una organización irregular de espionaje al servicio de Cristina y de sus compañeros más comprometidos con los casos de corrupción.

Nora Cortiñas, la líder de las Madres de Plaza de Mayo- Línea Fundadora, dijo que sospecha que Milani estuvo involucrado en la desaparición de su hijo Gustavo. El premio Nobel de la Paz, Adolfo Perez Esquivel recordó que Milani tiene acusaciones muy graves.

Lo más triste y doloroso fue lo que dijo Hebe de Bonafini el día que Milani pasó a retiro. Dijo que todo lo vinculado a la desaparición del soldado Alberto Agapito Ledo era un invento de Jorge Lanata y la madre de la víctima que hasta hace poco integró esa organización en La Rioja. Su fanatismo oficialista la llevó a sugerir que se había agregado una hoja en el libro Nunca Más para perjudicar a Milani. Ni Horacio Verbitsky, el subjefe de la inteligencia informal del cristinismo se atrevió a tanto.

Elisa Carrió identificó a Milani como uno de los ejecutores de las peores órdenes de la presidenta de la Nación. Sus acusaciones fueron demoledoras y le reclamó públicamente que no la mate. Y le aclaró que todos los corruptos le iniciaron acciones legales cuando ella los acusó. Eso lo dijo como respuesta a un comunicado formal del Ejército en aquel momento donde le informan que la iban a querellar por “el agravio malicioso y la falsa atribución” de un ilícito. La diputada denunció a Milani, a Cristina, a Aníbal Fernández y a Alejandra Gils Carbó por encubrir el asesinato de Alberto Nisman. Así lo planteó en el escrito que presentó en tribunales. Pero después, en sus declaraciones a la tele dijo que Milani era capaz de matar y que el gobierno de Cristina estaba volviendo al 76 porque “si la inteligencia interna la maneja un general acusado de delitos de lesa humanidad quiere decir que ellos son la dictadura”. La doctora Carrió reclamó que el general Milani fuera preso porque es un delincuente. Le dije que son palabras explosivas con la potencia de una diputada honrada que parece una suerte de David frente al poderoso Goliat de Milani.

Son varias los nubarrones negros que se ciernen sobre él. Y hace poco un ex diputado tucumano presentó pruebas de las extrañas muerte de 3 soldados más y un suboficial mientras Milani estaba bajo las órdenes del capitán Esteban Sanguinetti que hoy está preso por crímenes de lesa humanidad. Estamos hablando de su superior inmediato. Estamos hablando de un subteniente Milani que firmó o falsificó mejor dicho, el acta donde se decía que el soldado Ledo había desertado cosa que claramente no fue así. Milani  es un símbolo nefasto. Representa la máxima claudicación en el tema de los derechos humanos por parte del cristinismo. Confirma además, como un círculo vicioso que se cierra, los comienzos del matrimonio Kirchner. Eran dos jóvenes abogados más preocupados por enriquecerse rematando casas de deudores morosos que por presentar algún habeas corpus por los desaparecidos, como lo hizo el ex diputado Rafael Flores, por ejemplo. El caso Milani es grave por donde se lo mire.

Porque si hay un punto máximo del consenso social y político logrado entre tantas diferencias en estos años de democracia recuperada es que los militares tienen que estar en los cuarteles, lejos de la política partidaria y a años luz de la inteligencia y la represión. Los que denunciaron a Milani no son derechistas ni buitres, ni caranchos, ni destituyentes ni agrocargas. Dicen que Néstor bajó el cuadro de Videla y Cristina colgó el de Milani. Hoy Milani, fue citado a declaración indagatoria acusado de enriquecimiento ilícito. ¿Se hará justicia?
Hoy empieza la primavera. Amanece que no es poco. Si usted me permite intentaré llenar de risas esta estación de las flores y los besos. Le cuento el chiste que Sendra publicó hoy en Clarín. “Último momento: hoy empieza la primavera” dice un periodista. A su lado otro complementa: “El Pro asegura que este logro estaba previsto en su programa. El massismo afirma que ellos dieron quórum para lograrlo y el PJ que respeta la voluntad de la mayoría”. Y el tercero remata diciendo: “Y D’Elía dice que la odia”.

¿Se rió, pills señor oyente? ¿Se sonrió por lo menos? O aunque sea empezó a cambiarle el humor. Bueno, stuff si fue así, me alegro. Esa es mi intención. Predisponerlo bien aunque sea por un rato o por un día. Estamos tragando demasiada bronca. Mucho dolor con la locura de la batalla de la quinta de Moreno. Está demasiado envenenada la realidad por la inseguridad y por el ataque permanente y antidemocrático de los Kirchner a todos los que pensamos distinto.

Ojalá el comienzo de la primavera nos ayude a cambiar de clima y de aire. Hoy no quiero hacer una columna crítica, de esas que nos llenan de bronca e indignación. Hoy nos merecemos una pausa, respirar profundo. Hoy quiero hablarle bien de la risa, del buen humor. Me propongo hacerle prensa a la carcajada.

¿Sabe lo que provoca una simple risa en nuestro corazón y en nuestra vida? Mire… una carcajada mueve 400 músculos, ensancha los pulmones, oxigena los tejidos y fortalece el sistema inmunológico.

La presión sanguínea y el ritmo cardíaco caen por debajo de los valores normales. Provoca que nos relajemos y estimula las endorfinas que actúan como sedantes naturales.

Así que no se prive de reír. No se inhiba. No se sienta ridículo por reírse en el subte leyendo una revista o en la calle escuchando este programa en el celular.

Hay un proverbio chino que dice que para estar sano hay que reírse por lo menos 30 veces al día. Y este programa trata de darle ese tratamiento de felicidad intensiva en forma de palabras y sonidos. Además de buscar la verdad y denunciar a los autoritarios y corruptos, siempre queremos mirar para arriba, y celebrar las cosas buenas que tiene la vida como dice nuestra cortina de arranque.

La biblia nos revela que cuando un corazón está alegre, la vida es más larga, pues un corazón lleno de alegría cura como una medicina. Y es gratis (agrego yo) No hace falta ir al médico ni tener obra social para esta terapia tan virtuosa que es la risa.

Ya estamos en primavera. Todos nos volvemos un poco más adolescentes. Porque hay música, hay romances en ciernes o que florecen, hay miradas seductoras que se buscan, cuerpos donde las hormonas se enloquecen y ya se sabe que la ecuación perfecta es el buen humor con el buen amor. ¿No le parece? ¿Existe algo mejor que el buen humor y el buen amor? La primavera pone mucho pero usted tiene que poner el resto. Un poco de locura, un poco de imaginación. Puede sorprender a su esposa o a su novia o a su futura novia o a su futura trampa. Una flor, algunas palabras románticas. Tal vez leerle un poema. Aunque sea ese lugar tan visitado de Pablo Neruda que arranca diciendo: “Puedo escribir los versos más tristes esta noche”. No se sienta un extraterrestre por leer poesía. Hoy empieza la primavera y es una buena excusa para empezar a reírnos más. A querernos más entre todos los argentinos como nos recomendó el Pepe Mujica.

Es una buena manera de mejorar nuestra calidad de vida. Porque la sociedad moderna trae confort y avances tecnológicos pero también trae vértigo, miedos nuevos, stress y mala onda.

Le doy un dato clave que demuestra porque antes ni se sabía de la existencia de los ansiolíticos ni otros remedios contra los nervios. Antes había más risas.

Hace 60 años una persona se reía 18 minutos por día de promedio. ¿Sabe cuánto nos reímos hoy? Apenas 6 minutos. Tres veces menos. Somos tres veces menos felices y menos sanos. Salvo que escuche “Le Doy Mi Palabra”,  y entonces muchas tonterías y pavadas que decimos la ayudarán a enfrentar un poco mejor la difícil vida de todos los días.

Tratemos de esquivar aunque sea por hoy los ceños fruncidos, los gestos avinagrados, las caras cúlicas y los ojos inyectados en sangre. Un poco todos los días. Según la Universidad de Maryland, cinco minutos de risa equivalen a 45 minutos de ejercicio aeróbico y una hora de stress a 5 horas de trabajo físico intenso y no gratificante. No sucumba ante los formales que confunden seriedad con aburrimiento. Son los que dicen ¿Y este? ¿De qué se ríe? ¿Está loco o es un tonto? Nada que ver, los tontos son los que no se ríen. Porque uno no ríe con los labios. Ríe con todo. La risa arranca desde el alma y estalla en todo el cuerpo.

La risa desencadena una actividad cerebral muy intensa que rebota en el organismo a nivel hormonal porque aumenta la actividad de los linfocitos en la sangre. Potencia la parte motora del cuerpo porque se contraen los músculos y se modifica el sistema neuro vegetativo y bajan la prolactina y el cortisol que son hormonas vinculadas al stress y aumentan los niveles del sistema inmune que nos defiende de virus, parásitos varios y células cancerosas.

Por suerte la alegría es contagiosa. Es una forma de sembrarnos en el cuerpo de afectos y emociones. Es un producto social maravilloso, un puente de comunicación inigualable, un intercambio seductor entre seres humanos sensibles.

La risa es una manifestación superior de la escala zoológica porque los monos sonríen pero no ríen porque carecen de las imágenes cerebrales necesarias.

De chicos somos sabios y por eso nos reímos de 300 a 400 veces por día. Pero vamos creciendo y cuando llegamos a la madurez nos reímos solo 17 veces por día y perdemos gran parte de nuestra riqueza espiritual, de nuestra posibilidad de estar mejor.

La risa es salud. Eso está científica y románticamente comprobado. La risa es salud y hoy me conformo con este panfleto que es una suerte de incitación a la felicidad. A la búsqueda de lo mejor de nosotros y de nuestros semejantes. Es un deseo. Después de tanta mala onda y autoritarismo corrupto, nos merecemos menos formalidades, autoexigencias y almidones y más apuestas por la vida, el amor, los amigos y la familia.

Hoy empieza la primavera. Es un buen día para empezar nuestra primavera interna. A eso lo estoy convocando.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.