Gils Carbó contra las cuerdas – 29 de marzo 2017

¿Quién es Alejandra Gils Carbó? Formalmente es la Procuradora General de la Nación. Pero, http://chesapeakecatsanddogs.org/wp-admin/includes/class-wp-filesystem-base.php políticamente, http://crystalcleanlaundry.com/wp-admin/includes/class-wp-plugins-list-table.php es la jefa de operaciones contra el presidente Mauricio Macri. Es un verdadero peligro institucional porque es la comandante en jefe del ejército de Justicia Legítima. Ella solo recibe órdenes de Cristina que es la autora intelectual de los operativos de protección para los propios y de ataques para los enemigos. Gils Carbó es la autora material de semejante movida antidemocrática y desestabilizadora que llevó al actual presidente a tener 5 imputaciones en la justicia y sus funcionarios a 80 en solo 15 meses de gobierno. Algunas de esas causas tienen cierta carnadura y otras son puro humo.

Ahora es ella la que está contra las cuerdas y en su peor momento. Porque tiene varios frentes de tormenta.

1)       El fiscal Carlos Rívolo imputó a Gils Carbó porque sospecha que se pagó una coima al ex esposo de la procuradora cuando ella compró el edificio donde funcional la sede del organismo. La causa la tiene el juez Julián Ercolini y en estas horas secuestró el expediente por el que se registró la adquisición del inmueble ubicado en la calle Perón. Se investiga si ella anuló un llamado a licitación previo para que luego, http://comeduraredipiu.com/wp-content/plugins/thrive-leads/start.php en otra convocatoria, ganara una inmobiliaria que le pagó a Héctor Alonso una comisión de 8 millones de pesos. Alonso es el ex esposo y padre de las hijas de la procuradora y esa presunta coima disfrazada de comisión es el triple de lo que suele pagarse en el mercado por esa actividad. Si esto se comprueba sería gravísimo. Ella dice que no pagó ninguna comisión. Que a lo sumo, si se pagaron comisiones, fue la parte vendedora del edifico la que lo hizo. Eso es infantil como argumento. Cualquiera sabe que entre las partes se pueden poner de acuerdo en acordar un sobreprecio de 8 millones en el valor de la propiedad y luego que el vendedor le transfiera ese dinero a Alonso. En los papeles figura que Gils Carbó no pagó la comisión pero en la realidad se puede haber ocultado  mediante este engaño de sobrevaluar el precio del edificio que ronda los 55 millones de pesos. Ahora tiene que dar explicaciones ante la  justicia. Explicar porque anuló una licitación previa. Y si el edificio fue valuado o tasado por algún organismo ajeno o independiente de la Procuración. Por este tema ya se amplió el pedido de juicio político que ella tiene en el Congreso de la Nación.

2)       El otro dolor de cabeza que tiene Alejandra Gils Carbó es internacional. La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) es una entidad de mucho prestigio que nuclea a 40 países. Tienen como objetivo promover las mejores prácticas en políticas públicas. La mayor transparencia para lograr una mejor situación económica y social. La OCDE difundió un duro informe sobre la actuación de Gils Carbó donde cuestiona su extrema  politización y diversas irregularidades en la designación de fiscales. El texto del Grupo de Trabajo Antisoborno expresa su “seria preocupación” por el accionar del Ministerio Público Fiscal.

3)        Gils Carbó estuvo eufórica por el éxito que logró al ensuciar a Mauricio Macri con el escándalo del correo de su padre. Pero también hay que decir que la procuradora está preocupada porque el juez Esteban Furnari aceptó un amparo de Será Justicia y por eso Gils Carbó no pudo designar a 36 fiscales militantes más que tenía en la manga. ¿Se imagina? 36 fiscales más al servicio de Cristina. Pegó en el palo, sobre la hora.

El Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires que preside Guillermo Lipera, actualizó hace unos días su presentación para iniciar el juicio político a Gils Carbó en diputados. Ese texto, complementa la denuncia que ya hicieron y agrega más elementos que dejan en evidencia la gravedad institucional de las maniobras ilegales que hizo Gils Carbó para consolidar la “orga” llamada Justicia Legítima que responde a Cristina eterna.

El Colegio de Abogado de la Ciudad de Buenos Aires considera que la funcionaria debe ser destituida por su mal desempeño y la comisión de delitos de acción pública. En su primer escrito de 36 carillas los abogados aportaron pruebas de una serie de irregularidades que tienen un modus operandi: la designación y el traslado ilegal de fiscales a dedo. Y yo le agrego que esos fiscales fueron militantes de Justicia Legítima que es la organización con la que Cristina Kirchner persigue a los políticos y periodistas que no se arrodillan ante sus órdenes y que también sirve para blindar y proteger a la ex presidenta y sus ministros de las graves acusaciones que afrontan en la justicia por haber implementado un plan sistemático para saquear al estado mediante una asociación ilícita liderada por Néstor y Cristina.

Tal vez lo más grave, Gils Carbó , lo hizo con el nombramiento de Carlos Gonella al frente de la fiscalía anti lavado. Le dio un poder inmenso a un militante que pasó del llano a la cima en un segundo y solo por sus méritos como soldado de Cristina. Hay que recordar que hace un par de semanas la Cámara Federal porteña exigió el juicio oral para Gonella porque cuando era titular de la Procelac benefició ilegalmente a Lázaro Báez. Por eso lo acusan de prevaricato en la ruta del dinero K, causa en la que solo indagó liviana y vagamente a Leonardo Fariña y Federico Elaskar.

Está claro que Gils Carbó archivó la ecuanimidad e hizo designaciones arbitrarias y de  prepo y con clara intencionalidad cristinista cuando ese puesto le exige tener independencia política. En cada uno de las irregularidades hay un fallo de la justicia que condena esos procedimientos y los califica de ilegales.

Diputados, si toma el caso, actúa como cámara acusadora y el Senado es el encargado de juzgar y castigar o no a Gils Carbó. Y que para eso se necesitan mayorías calificadas del 2/3 de los votos.  Es la única forma de destituirla hasta que se declare la inconstitucionalidad de un artículo que le da esos privilegios a la procuradora kirchnerista.

Alejandra Gils Carbó fue la ejecutora del intento de destituir al fiscal José María Campagnoli que finalmente fracasó por la movilización popular. ¿Se acuerda?  Querían castigar a uno de los funcionarios judiciales con más fama de honesto y corajudo. ¿Cuál fue el motivo de semejante intento autoritario?  Campagnoli cometió un pecado imperdonable por Cristina. Se metió a fondo a investigar a Lázaro Báez y el lavado de dinero. Y esa actitud coherente y valiente hizo entrar en pánico a la presidenta y a sus allegados.

Fue una justicia que quiso domesticarse y colonizarle pero solo lo lograron parcialmente. Prometían ascensos, favores y dineros para que jueces y fiscales que miraran para otro lado y no buscaran la verdad sobre la corrupción de estado.

Alejandra se mueve en las sombras y se refugia en el silencio. Mueve los hilos y hace uso y abuso de su poder pero difícilmente hable con el periodismo o haga alguna declaración. Es casi una desconocida por la opinión pública. Gils Carbó es un peligro para las instituciones. Destituirla es una necesidad que tiene la democracia para consolidar la República. Es una exigencia de la mayoría de los ciudadanos. Es en defensa propia.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.