Gils Carbó está atrapada – 11 de abril 2017

Cristina, la exitosa abogada que no ganó un solo juicio y perdió el juicio varias veces, tiene una jefa de operaciones sucias en la justicia. Es Alejandra Gils Carbó, la autora material de los ataques a periodistas independientes y políticos no kirchneristas y la estratega del blindaje de impunidad que disfrutan Cristina y el resto de sus funcionarios corruptos. Cristina es la autora intelectual, la jefa de la banda como dicen jueces y fiscales. Pero Alejandra Gils Carbó está atrapada y sin salida. La justicia le tiene rodeado el rancho y una coima de un millón de dólares la convierte en culpable por acción u omisión. Le explico la importancia de este tema y cuál es su gravedad institucional. Estamos hablando de la jefa de los fiscales. Estamos hablando de la comandante del ejército kirchnerista de justicia legítima. Son los que han logrado 80 imputaciones para funcionarios de Mauricio Macri y 5 para el presidente de la Nación. Algunas causas tienen cierta materia prima pero la mayoría están vacías, son puro humo, invento K.

Lo último y más grave desde el punto de vista informativo es que Gils Carbó, en la práctica, reconoció que hubo una coima de un palo verde cuando ella compró el edificio de la calle Perón en donde actualmente está la sede de su organismo. Ella entiende que hay algo sucio y por eso suspendió en forma preventiva a Guillermo Bellingi quien en el momento de millonaria operación cuestionada era subdirector de Administración y hombre de la íntima confianza de Gils Carbó. Sin embargo lo acaba de separar del cargo hasta que se aclaren las cosas que son muy oscuras. Y para eso encargó una investigación administrativa.

Se lo explico de la manera más  sencilla posible para que se entienda la maniobra y la estafa.

1)       La empresa Arfinsa, de grupo Bemberg vende su edificio por 44 millones de pesos y le paga 8 millones a la inmobiliaria Jaureguiberry como si fuera una comisión. Primer dato, esa cifra es el triple de lo que se estila en el mercado. O las autoridades de la inmobiliaria son muy vivas o los directivos de la empresa que vende el edificio son muy tontos.

2)       La inmobiliaria a su vez le pagó tres millones de ese total de 8  a un señor llamado Juan Carlos Thill que aparece facturando esa cifra sin que se sepa muy bien en calidad de que cobró ese dinero.

3)       El que recibe ese retorno o coima, Thill es medio hermano por parte de madre de Guillermo Bellingi, el que manejó toda esta movida por orden de Gils Carbó. ¿Se entiende? Thill no tiene ningún contacto con el mercado de propiedades, vive en Los Hornos, pero está en el horno.

4)       Primero la procuradora camporista dijo que no se habían pagado comisiones. Después, cuando el escándalo estalló se corrigió: dijo que el estado no pagó. Pero que si hubo fue la empresa vendedora la que las pagó. En el expediente hay varios mails y documentos que descolocan a Gils Carbó. En uno, por ejemplo, Bárbara Jaureguiberry de la inmobiliaria le dice a Adrian González Fisher gerente de Arfinsa que se quede tranquilo que viene bien la licitación. Epa, epa, se nota que la señora es adivina. Porque eso se lo dice el 11 de marzo y el resultado de la licitación se da a conocer el 14 de marzo. Aquí hay  que prestar atención. Alguien de adentro les  dijo que se queden tranquilos y les dio hasta el número administrativo de esa licitación pese a que todo se conoció tres días después. Como Thill cobró la comisión de 3 millones y es medio hermano de Guillermo Bellingi se sospecha de él.

5)       Un dato: intervinieron en la investigación de tribunales los fiscales Carlos Rívolo, Guillermo Marijuan, Eduardo Taiano y el juez Julián Ercolini. Y en la pesquisa periodística Daniel Santoro y Omar Lavieri. Todos son muy rigurosos y confiables en su trabajo.

6)       Otro dato clave. Yo digo que la doctora Alejandra Gils Carbó es culpable por acción o por omisión por lo siguiente. Si Bellingi robó para la corona, Gils Carbó debe ser castigada por corrupta. Pero si Bellingi robó para él, demuestra que Gils Carbó no tiene la capacidad necesaria para estar en un lugar de  semejante relevancia institucional. ¿Se entiende? Gils Carbó le guiñó el ojo con complicidad a Bellingi mientras se robaba los 3 millones de pesos o le robaron delante de sus narices. ¿Fue corrupta o ineficiente? Porque Bellingi después fue premiado con lugares de mayor importancia dentro del organismo y recién ahora, después que estalló que se publicó la denuncia en los medios, Gils Carbó lo suspendió preventivamente e inició una investigación interna. Incluso hay una versión todavía no confirmada que estos personajes son allegados a Héctor Alonso, ex esposo y madre de las hijas de Gils Carbó. Le recuerdo que Gils Carbó anuló extrañamente una licitación anterior en forma absolutamente arbitraria. Y  que los que siguen la causa dicen que en los próximos pasos procesales aparecerán Amado Boudou y su banda delictiva no la musical. Veremos.

7)       Las pruebas y las huellas digitales están en todos lados. La procuradora sacó una resolución que fue un traje a medida de estos muchachos al establecer que no eran necesario el certificado fiscal para contratar con el estado. Eso garantizó gambetear un par de controles.

Hay que esperar a ver que declaran Belingi y su medio hermano Thill. ¿Porque motivo cobraron 3 millones? ¿Dónde lo depositaron? ¿Tuvieron que repartir algo? ¿Si era dinero para Gils Carbó tal vez tengan ganas de salvar su pellejo y contarlo. O de lo contrario van a ser condenados y tal vez terminen en la cárcel por estafadores.

………………….

Gils Carbó es la jefa de operaciones contra el presidente Mauricio Macri. Es un verdadero peligro institucional. Porque llena de odio, revanchismo y militancia K su cargo que debería ser independiente. Eso es antidemocrático y desestabilizador.

Por este tema ya se amplió el pedido de juicio político que ella tiene en el Congreso de la Nación. El otro dolor de cabeza que tiene Alejandra Gils Carbó es internacional. La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) es una entidad de mucho prestigio que nuclea a 40 países y difundió un duro informe sobre la actuación de Gils Carbó donde cuestiona su extrema  politización y diversas irregularidades en la designación de fiscales.

El Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires que preside Guillermo Lipera, actualizó hace unos días su presentación para iniciar el juicio político a Gils Carbó en diputados. Ese texto, deja en evidencia la gravedad institucional de las maniobras ilegales que hizo Gils Carbó para designar y trasladar fiscales a dedo y consolidar la “orga” llamada Justicia Legítima que responde a Cristina eterna.

Gils Carbó a través de Carlos Gonella benefició a Lázaro Báez. También fue la espada que quiso cortarle la cabeza la carrera al fiscal José María Campagnoli por investigar a Báez.

La procuradora  se mueve en las sombras y se refugia en el silencio. Mueve los hilos y hace uso y abuso de su poder pero difícilmente hable con el periodismo o haga alguna declaración. Es casi una desconocida por la opinión pública. Gils Carbó es un peligro para las instituciones. Destituirla es una necesidad que tiene la democracia para consolidar la República. Es una exigencia de la mayoría de los ciudadanos. Es en defensa propia. ¿Será justicia?

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.