Jaime, delincuente K – 15 de marzo 2017

Ricardo Jaime está más preso que nunca en un pabellón de la cárcel de Ezeiza. Lo acompañan otros tristemente célebres ladrones kirchneristas como Lázaro Báez. Jaime es un delincuente que ya confesó dos delitos, http://cyclopeperu.com/wp-includes/class-wp-rewrite.php mientras que la justicia le probó una tercera violación de la ley.

La novedad es que hoy, http://compuaprende.com/components/com_community/templates/jomsocial/layouts/activity.events.update.php el fiscal Federico Delgado, http://comoconquistarumamina.com.br/wp-content/plugins/social-media-widget/other_plugins.php pidió la elevación a juicio oral de la causa que investiga la compra de trenes chatarra en lo que definió como “un verdadero saqueo al estado”. Dice el dictamen que está comprobado que además de haber comprado material rodante –buena parte inutilizable- por unos 100 millones de euros hubo pago de coimas que llegó a manos de Jaime y su testaferro Manuel Vázquez.

Hace años que Jaime viene acusando al periodismo de mentiroso. Finalmente, los colegas que lo investigaron tenían razón.

Jaime reconoció que recibió coimas por parte de dos empresas a las que debía controlar. Una de ellas le pagaba con viajes en avión a distintos destinos y otra se hacía cargo del alquiler de dos lujosos departamentos. ¿Se entiende la gravedad del tema? Un funcionario  que debía velar por la seguridad y la eficiencia en el transporte para todos los argentinos no controlaba nada. Miraba para otro lado y a cambio recibía viajes y alquileres. El tercer delito por la que ya fue condenado es por haber robado pruebas que lo incriminaban en medio de un operativo policial.

No hay que olvidar que el fiscal Fernando Arrigo pidió para el ex funcionario de Néstor y Cristina 11 años de prisión por su irresponsabilidad en el siniestro de la estación Once.  A Jaimito se le viene la noche. La sumatoria de penas y las causas que todavía faltan lo eternizarán inexorablemente a un calabozo.

Le aclaro que Jaime ya está procesado por enriquecimiento ilícito porque no pudo justificar una fortuna de 12 millones de pesos.

Es una señal positiva, un tiro para el lado de la justicia. Jaime es un icono del gobierno más corrupto de la historia democrática. Robaba directamente para la corona de Néstor Kirchner.

Hay que recordar que con sus más de 20 causas abiertas por corrupción es uno de los ex funcionarios record en esta materia en toda la historia judicial argentina.

Ese triste record lo convierte en un emblema. Es cierto que por ahora su única condena firme fue por intentar robarse unas pruebas. Pero hay que recordar que Al Capone fue a prisión por falsear su declaración de impuestos. La primera condena a Jaime, por más leve que sea, por más en suspenso y por más que sea apelada, fue un paso político importante. Ya se sabe que para recorrer 100 kilómetros hay que dar un primer paso. Y eso es lo que ocurrió con Ricardo Jaime en su momento. Ahora hay una nueva espada de Damocles sobre su cabeza.

Es el semáforo que hay que estar mirando para ver como circulan todas las causas de corrupción que ensucian a este gobierno. Jaime está acusado de distintos delitos. Sobre todo de haber recibido coimas y regalos como autos, aviones, yates y alquileres de empresarios beneficiados por montañas de subsidios millonarios que Jaime debía controlar. Pero lo más grave, lo imperdonable es la causa por la tragedia de Once. Como bien la caratuló el periodista Omar Lavieri, “es corrupción seguida de muerte”.

La corrupción, la estafa, el choreo, las coimas, el enriquecimiento ilícito, llámele como quiera, siempre es incompatible con la ética de cualquier gobierno que se diga progresista. Y mucho más si en estos negociados se asociaron con empresarios como los hermanos Cirigliano o sindicalistas como José Pedraza, preso por el asesinato de Mariano Ferreyra, el militante del Partido Obrero.

Un sector de los jueces y fiscales fue presionado, perseguido, y vigilado por el ex gobierno y sus aparatos de inteligencia, como si se tratara de peligrosos enemigos. Muchos de esos funcionarios judiciales ahora sienten que pueden ir a fondo con mayor tranquilidad. Esto es lo que simboliza Ricardo Jaime. Porque no es un funcionario del montón que cobró una coima y chau, como puede haber en cualquier gobierno. No es una funcionaria como la condenada ex ministra de Economía, Felisa Miceli que no pudo explicar de dónde sacó el dinero que tenía escondido en el baño. No se trata de los hermanos Schocklender que con Hebe Bonafini transformaron millonarios aportes del estado en pesadillas compartidas. Ni siquiera es Juan José Zanola que con la mafia de los medicamentos participó también del sistema de financiamiento de la campaña electoral de Cristina Fernández. Lo de Jaime es peor aún que la avalancha de expedientes que se viene sobre el ex vicepresidente Amado Boudou. El caso Jaime integra el mismo equipo que el de Lázaro Báez. Porque ambos “robaron para la corona”. Ambos son parte de los mecanismos corruptos que malversaron fortunas desde que arrancaron en Santa Cruz con Néstor Kirchner. Ni Jaime ni Báez podrían haber hecho lo que hicieron sin tener como socio al ex presidente. Hay complicidad de estado. Matriz mafiosa. Asociación ilícita. Es la verdad más triste que dejará esa docena de años ganada por los capitalistas amigos y los ladriprogresistas feudales. ¿Habrá juicio y castigo o impunidad? ¿La ética y estética menemista de Ricardo Jaime lo igualarán con María Julia Alsogaray? No es el único preso del ladrikirchnerismo. ¿Prenderá el ventilador? Hay algo que se puede afirmar con contundencia: No se trata de un chiste de Jaimito. Esto no le causa gracia a nadie.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Derrocar a Macri – 14 de marzo 2017

Se aceleró el operativo “helicóptero”. Es el objetivo golpista que tiene el kirchnerismo desde el primer día que asumió Mauricio Macri. Lo quieren convertir en Fernando de la Rúa, http://clothesthatwork.org/wp-content/plugins/the-events-calendar/common/src/tribe/field.php un presidente frágil que tuvo que huir de la Casa Rosada y dejó un país sembrado de muertos y a la deriva. Los saqueos y la violencia conformaron el momento más cercano a la guerra civil que hayamos vivido desde la recuperación de la democracia. A eso apuesta Cristina y su estado mayor. El Frente para la Victoria del Golpe, http://coffinpump.com/wp-admin/includes/update-core.php como lo llama Carlos Reymundo Roberts. O los carapintadas del kirchnerismo como los bautizó Jorge Fernández Díaz. Cristina es la comandante en jefe del terremoto desestabilizador y profundamente antidemocrático. Lo dijo Máximo con todas las letras en el acto de Argentinos Juniors: “Tal vez tengamos que dejar el gobierno, http://contactburlco.org/wp-content/plugins/woocommerce/includes/class-wc-comments.php pero el poder, jamás”. Sembraron de militancia camporista todos los ministerios y oficinas del estado. Hoy están agazapados allí haciendo daño, conspirando, poniendo palos en la rueda como dice tibiamente el presidente de la Nación.

Van por todo. Ese es su lema. Militan todo el día porque saben que si Macri finaliza su mandato en tiempo y forma, Argentina ingresará en su madurez institucional y republicana fundando la alternancia democrática que hoy no tenemos. En los últimos 80 años, ningún presidente no peronista pudo lograr eso.

Pero además, Cristina y sus cómplices del gobierno más corrupto y autoritario de la historia democrática saben que si no voltean a Macri aumentan sus posibilidades de ir presos. Quieren destituir a Macri en defensa propia. Para no perder la libertad ambulatoria.

Hoy la punta de lanza de ese intento autoritario son Hugo Yasky y Roberto Baradel. No hablo de los docentes en general porque sería una injusticia. Ni tampoco de todos los gremialistas docentes. Pero Yasky y Baradel son los que trabajan para Martín Sabbatella que perdió las elecciones hasta en su distrito en Morón y siguen las órdenes de Carlos Zannini, el gran timonel. Cristina que durante muchos momentos despreció y le faltó el respeto a los docentes tratándolos de vagos, ahora felicita a Yasky y Baradel porque defienden la dignidad y la escuela pública. Los incitan para que tiren de la cuerda hasta romperla. No quieren una mejor educación ni mejores salarios. Quieren otro presidente pero no quieren esperar que la soberanía popular lo decida en el 2019.

De hecho Yasky se cansó de aplaudir  y de chuparle las medias a Cristina en la Casa Rosada y Baradel apoyó a Daniel Scioli presidente en actos en los que se abrazaba con personajes siniestros como el delincuente de Amado Boudou y el patotero de Luis D’Elía.

María Eugenia Vidal dijo que tiene la provincia fundida. Que no tiene un peso partido al medio. ¿Qué hacían Yasky y Baradel mientras Scioli fundía la provincia? Aplaudir. Hace 30 años que el peronismo gobierna la provincia. ¿O los bajos sueldos y la educación destruida es obra de Macri en 15 meses? Antes de Macri todo funcionaba muy bien diez y ahora los funcionarios están para el aplazo. Yasky y Baradel han desafiado a Macri y Vidal porque los quieren desmoronar. Desbarrancar, como dijo Hector Daer. Por eso los paros cada día tienen menos adhesión pero cada día son más salvajes. En 15 meses los gremialistas del caos le van a haber decretado más paros a Macri que en 12 años a los Kirchner. Ahora se vienen cuatro (si, cuatro) paros nacionales docentes de 24 horas cada uno.  Y hacen una huelga irracional, como si hubieran despedido a cientos de maestros.  Es solo por un tema formal o administrativo de que convoquen a la paritaria nacional. Es una excusa para levantar las barricadas y profundizar la brecha. Son paros de sindicatos, no de trabajadores. Algunos adhieren y marchan pero la mayoría no está afiliada o no está de acuerdo con los paros a repetición.

Es verdad que son grupos minoritarios. Pero también es cierto que tiene gran capacidad de daño y movilización y les sobra dinero para mover el aparato. El que se robaron y el que aportan los intendentes kirchneristas como los de Berazategui o Avellaneda.

Pero la punta de lanza de estos dos sindicalista eternos de los docentes no está sola. En todas las áreas se han puesto en marcha los topos que quedaron en el estado.

En la justicia la “orga” la maneja Alejandra Gils Carbó que mueve las piezas de los cientos de fiscales y jueces que pertenecen a “Justicia Legítima” y que tienen órdenes de inventarle causas a todos los oficialistas y a los periodistas independientes que no se arrodillaron durante el cristinato. Y también, son el escudo que blinda de impunidad a los funcionarios que se enriquecieron ilegalmente, empezando por la reina Cristina.

Hay quinta columnistas en todos los pliegues y repliegues del estado. Entre los servicios de inteligencia, en Telam y en canal 7. Integran la agrupación “Sabotaje y boicot”. Uno de los líderes piqueteros más cercanos al Papa Francisco, llamado “Esteban “Gringo” Castro de la CTEP dijo que este “es un gobierno antinacional, antipopular y antiobrero” y el jefe, Juan Grabois que directamente es funcionario pontificio dijo que “Milagro Sala está secuestrada. Mañana van a sitiar el país con 1.500 ollas populares, cortes de ruta, asambleas y acampes. Y eso que son los que lograron la ley de emergencia social que exigían para tener un status casi de sindicato y fueron beneficiados por 30 mil millones de pesos en tres años.

El macrismo no supo, no quiso o no pudo extirpar a los golpistas agazapados en el estado. Fueron ingenuos por un lado y les faltó poder político por el otro. Ahora están durmiendo con el enemigo.

Pero lo cierto es que hoy empiezan a aparecer algún tipo de respuestas en las redes sociales. Hay grupos de padres que están organizando ir a la puerta de los colegios a hablar con los maestros y explicarles el sufrimiento que les produce ver como sus hijos pierden días de clase y el daño económico para ellos que pierden el presentismo en sus trabajos. Hay todavía muy en ciernes una campaña por las redes sociales que convoca a actos masivos en todas las plazas más importantes del país en apoyo a Mauricio Macri. Parece algo espontáneo con toda la potencia que tiene los espontáneo pero también con todas sus limitaciones. Está la foto del presidente Macri y dice “No está solo”. Y abajo convoca para el sábado 1ro de abril a las 18 hs “en defensa de la democracia”. Por ahora el gobierno o la coalición Cambiemos no abrió la boca.

No hay que permitir que se burlen de la voluntad popular. Cristina en su soberbia decía: “armen un partido y ganen las elecciones”. Eso fue lo que pasó. Los opositores armaron un partido y ganaron las elecciones. Ahora les toca a ellos llenar las urnas de votos y no de cortes de ruta, piquetes y paros el país.

Las aulas vacías, vacían simbólicamente la democracia. Hay que recordar que  siempre son los más humildes los más perjudicados. Porque además, muchos comen en las escuelas.

Hasta Sergio Massa dijo que hay una oposición que “destruye”. Muchas veces los símbolos explican más que muchas palabras. Máximo dijo que no iban a entregar el poder. Y Cristina no quiso entregar los atributos de mando a Mauricio Macri. Un golpe al corazón de las instituciones. Beligerantes. Autoritarios. Golpistas de la primera hora.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

El Papa y Perón – 13 de marzo 2017

Hoy se cumplen exactamente cuatro años del papado de Francisco. Leí por ahí que si Jorge Bergoglio fuera un presidente, http://crosscon.ca/wp-includes/feed.php estaría cumpliendo su mandato. Es una buena excusa para hacer un balance del impacto universal y nacional que tuvo este hecho que nos conmovió y nos sigue conmoviendo a todos.

Muchas veces cuando doy una charla, la pregunta sobre el Papa es la primera que surge. Leuco, ¿Qué opina del Papa? Se hace un silencio pesado y yo trago saliva. Es una pregunta muy delicada. Porque no es blanco o negro. No es absolutamente condenatoria ni absolutamente elogiosa. Valoro muchas cosas que el Papa hizo y hace y critico otras. Hay mucha gente extraordinaria enojada con el Papa y mucha gente que lo ama profundamente. Es que lo estrictamente religioso se mezcló fuertemente con lo político. Yo digo que si el Papa se presentara como presidente del mundo, yo lo votaría. Pero que si se presentara como presidente de Argentina, no.

Es que a nivel planetario, el Papa hizo en este tiempo una tarea titánica y maravillosa. Es el Papa de los pobres y de la paz. Este Papa celeste y blanco es el que combatió fuertemente a los corruptos de las finanzas vaticanas y a los perversos curas abusadores. Es el Papa que quiere modernizar las normas para contener y proteger a más gente. Por eso es tan combatido por los sectores más elitistas y conservadores de la Iglesia católica. Su trabajo de acercamiento entre las partes para eliminar el odio y la intolerancia y abrir los mejores caminos para la convivencia pacífica y la misericordia y la solidaridad fue extraordinario. Nadie hizo tanto en tan poco tiempo. Hablo de Cuba y Estados Unidos, del fin de la guerra en Colombia, del abrazo frente al muro de los lamentos de las tres religiones monoteístas, los católicos, los judíos y los musulmanes. Fue una señal de fraternidad insuperable.

No se puede olvidar su prédica constante para proteger a los refugiados, a los más excluidos y a los que más sufren en el planeta y su repudio a todas las formas de terrorismo y violencia que utilizan el nombre de Dios para disparar sus misiles.

Por eso lo votaría como el líder mundial que es. Intenta llevar estos tiempos de cólera, xenofobia y desintegración hacia la justicia social, el diálogo y la hermandad. No es poco.

En Argentina las cosas cambian. Su admiración temprana por Juan Domingo Perón lo llevó a la militancia en grupos derechosos como Guardia de Hierro. En esa fragua consolidó su opción por los pobres y los grasitas y su poca preocupación por la falta de republicanismo y de honradez de algunos dirigentes. En su discurso siempre aparece la utopía de la igualdad y la libertad como dos caras de la misma moneda. Pero puesto a elegir si tiene que resignar algo de una de las partes, prefiere minimizar las formas institucionales frente a los padecimientos de la gente. Por eso tuvo y tiene simpatías hacia los gobiernos populistas de la región. Por eso se siente más a gusto con Evo Morales, Rafael Correa o Cristina que con Macri, Juan Manuel Santos o Pedro Kuczynski.

Por eso a muchos fieles argentinos que lo idolatran les resulta frustrante que le haya dado lugares prioritarios a sindicalistas delincuentes como Omar “El Caballo” Suárez, a patoteros como Guillermo Moreno o a corruptas y violentas como Milagro Sala a quien le envió un segundo rosario bendecido por intermedio de Gustavo Vera que está a punto de sumarse a una coalición política junto al kirchnerismo porteño.

La otra gran mano del Papa en la Argentina está puesta con los movimientos sociales que lideran Juan Grabois y Emilio Pérsico, entre otros. Estuvieron a punto de hacer hoy en Plaza de Mayo una misa y asamblea en su homenaje y con distintas protestas contra el gobierno. Todo indica que Francisco les pidió que no mezclaran los tantos. Que no asociaran su figura a una manifestación opositora. Eso se suspendió pero estos grupos tienen previstos cortes y ollas populares en todo el país pese a que ya reglamentaron la ley de emergencia social que los considera casi como sindicatos y les provee de 30 mil millones de pesos en tres años y les cede el rol del estado en la llegada a los compatriotas más necesitados.

Para ser justos hay que decir que el Papa no tiene piel con el presidente Macri pero en los últimos tiempos han conseguido una relación protocolar de mucha armonía. Es más, en varias ocasiones les pidió a sus visitantes que cuidaran a Macri para que pudiera terminar su mandato como corresponde en tiempo y forma. Ve en Macri a un empresario liberal con poca sensibilidad social y por eso siente un gran afecto, respeto y consideración por los rostros “más humanos” del PRO: María Eugenia Vidal, Gabriela Michetti y Carolina Stanley. Las conoce por su trabajo social en la Ciudad de Buenos Aires mientras él era cardenal y eso le permitió construir una relación de mucha proximidad y oración con ellas. El kirchnerismo carapintada, como les llama Jorge Fernández Díaz, quieren derrocar a Macri. Pero el Papa Francisco le pone paños fríos a la situación y pide que reclamen y exijan en favor de los más necesitados pero que no tiren del mantel ni pateen el tablero de las instituciones democráticas. Esa es la principal divergencia que el Papa tiene con el peronismo kirchnerista. Y también es cierto que está profundamente enfrentado con alguno de sus representantes más salvajes como Horacio Verbitsky al que castiga vía Guillermo Moreno cada vez que puede. Es que el jefe informal de la inteligencia cristinista, el señor 12, sigue convencido de que el Papa durante la dictadura entregó a varios sacerdotes a la tortura y a la desaparición de los militares. Y además, Verbitsky es uno de los motores más potentes en el impulso del colectivo “Ni Una Menos” contra lo reaccionario de la iglesia católica y a favor del aborto, cosa en la que ni Cristina está de acuerdo.

También es cierto que el Papa tiene amigos en el peronismo que intenta reconvertirse en republicano y que no está salpicado por acusaciones de corrupción como Cristina y sus cómplices. Hablo de dirigentes como Julián Domínguez o Julio Bárbaro, por dar solo dos ejemplos.

Es insólito que el Sumo Pontífice sienta más cariño por Cristina que por Macri. No por una cuestión de ideología. En ese caso si es coherente. Pero Cristina y Néstor lo persiguieron incluso con el espía preferido de los Kirchner en ese momento, Antonio Stiuso y lo caracterizaron como una suerte de jefe de la oposición y satán con sotanas. De hecho ya se contó varias veces pero vale la pena recordar la verdad histórica. Cristina estaba enojada con la designación de Bergoglio. Su tropa silbó en un acto esa novedad. Después fue comprendiendo que podía utilizarlo políticamente y se dio el gusto de utilizarlo en varias ocasiones, casi sin la queja del Papa que lo hizo muy suavemente un par de veces. Macri fue todo lo contrario. Mientras fue jefe de gobierno de la Ciudad, le dio el lugar que le correspondía y cuidó su investidura.

Tal vez la formación política de la juventud tenga más contundencia a la hora de formatear a las personas que los acontecimientos posteriores. Tal vez el Papa sea populista como lo han calificado varias veces. Tal vez su condición de jesuita y su gran caudal intelectual lo mantengan como ese pastor con olor a ovejas que pudo acercar la fe a los más humildes. Hoy el Papa está en el centro del universo y no vota en la interna del peronismo ni en la de San Lorenzo. Ojalá este Papa del Fin del Mundo pueda salvar al mundo. Ojalá el Techo, la Tierra y el Trabajo le lleguen a todos. Y también la paz, la libertad y la democracia.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Extirpar la pobreza – 10 de marzo 2017

A esta altura no hay excusas. Es hora de dejar de hacer diagnósticos y de extirpar para siempre el hambre y la pobreza de nuestro bendito país. Utilizo el verbo extirpar con toda intención quirúrgica. Como se extirpa un cáncer social que nos carcome nuestra dignidad. La potencia y la capacidad de producir y exportar alimentos para 400 millones de personas que tiene Argentina, hace que el hambre y la pobreza sean mucho más que un escándalo moral. Es algo absolutamente inadmisible. Y la responsabilidad de dinamitar semejante injusticia es de toda la dirigencia política empezando por el gobierno, http://cgt06.fr/wp-admin/includes/misc.php por supuesto.

Por eso sueño con el presidente Mauricio Macri y el resto de los líderes de los partidos de oposición desarrollando una agenda común de estado que no se detenga por nada del mundo hasta que no haya ni un solo argentino más que sufra hambre o que sea pobre. Convocar a los más grandes expertos en el tema y darle autonomía y fondos para que diseñen el camino más rápido y eficaz para llegar a la promesa presidencial de pobreza cero.

Eso transformaría para siempre nuestro país. Jerarquizaría de nuevo a la política. Cerraría la brecha de desconfianza entre los ciudadanos y sus dirigentes. Le daría el mejor contenido a una democracia que muchas veces se vacía y se pierde en peleas internas ridículas. ¿Se imagina? Hay formas de hacerlo. Todos los técnicos y los expertos dicen que es posible. Que solo hace falta voluntad política y la participación de todos. No importa cuál sea el mecanismo elegido.

Pero hay que hacerlo ya. Desde el estado y con todos los partidos. Y todos los sectores sociales que puedan colaborar. Hablo de la Iglesia y su gran experiencia en el terreno y en Cáritas, http://dangerdame.com/wp-content/plugins/woocommerce/includes/class-wc-post-data.php de la CGT y de los empresarios que quieran empujar una verdadera responsabilidad social. Y con la máxima de transparencia y control. Sería una epopeya de todos que nos daría la cohesión social que nos falta. Terminaría con los odios al que piensa distinto y nos haría sentir orgullosamente argentinos. No se puede esconder la pobreza. Hay que terminar con la pobreza. No se puede negar el hambre.

Hay que instalar en nuestra patria la cultura de la Madre Teresa: darlo todo hasta que duela. Una vez un periodista chicanero la toreó y le cuestionó su colosal tarea.” ¿Cuántos pobres y leprosos puede usted salvar? Tal vez sean apenas 100 y son miles y miles. ¿De qué sirve su esfuerzo? ¿Vale la pena?  La Madre Teresa lo miro profundo desde esos ojos profundos y le contestó con sabiduría: “Estos son mis 100, ¿Cuáles son los suyos?”

Pero bajemos a la tierra de la realidad cotidiana. Hoy da vergüenza ajena lo que Jorge Fernández Díaz llama “hipocresía patológica” de Cristina. Finge estar preocupada por este drama del que ella es co responsable y es solo una plataforma para dispararle misiles al gobierno de Macri. Fue ella la que llegó a escupirnos en la cara con una mentira feroz: dijo que la pobreza era del 5% durante su gobierno. No tiene cara ni estómago. Su chiquitín, ministro de economía, Axel Kicillof, se negó dar los números para no “estigmatizar” a los pobres. Un marxista más de Groucho que de Karl. En lugar de combatir la pobreza, ocultó a los pobres. Los convirtió en los nuevos desaparecidos. No están, no existen. Eso y las mentiras infames sobre la inflación, fueron un negacionismo de estado que nos partió al medio. El lenguaraz preferido de Cristina llegó a decir que en Alemania había más pobres que en la Argentina.

Estos muchachos ladri progresistas durante más de 12 años se dedicaron a hablar de los pobres y a fabricar pobres con celular. Clientelismo despreciable de última generación. Jamás movilidad social ascendente. Por eso ahora no tienen autoridad moral para criticar al gobierno.

Pero hay que poner las cosas en su lugar. ¿Quiénes son los responsables de que hoy haya 13 millones de pobres? Es muy fácil marcar eso. Los Kirchner dejaron 11 millones y medio. Y Macri le sumó un millón y medio de pobres más. Cada uno tiene su cuota parte de culpa. Pero la responsabilidad de resolver este problema es del gobierno actual y de todos los habitantes del suelo patrio.

Deberíamos sentir vergüenza como comunidad. La mayoría de los pobres son chicos y la mayoría de los chicos son pobres. Eso los condena a la marginalidad y la exclusión y nos condena a tener una sociedad más inequitativa y que siga pariendo pobres que muchas veces no tienen otro camino que convertirse en delincuentes.

La dimensión del desgarro es monumental. Hay 6.300 villas miserias en el país donde viven 12 millones de compatriotas. Tres o cuatro generaciones que no trabajaron y no vieron trabajar a sus mayores.

El aumento de la pobreza tiene que ver con la caída del salario real del 7% y el aumento de la inflación. Pero eso es solo la pobreza por ingreso. Hay otras formas de combatir el ADN de la pobreza que es la construcción de viviendas dignas, de barrios con cloacas y agua. Y sobre todo la educación que capacite a los más chicos para insertarlos en el mundo del trabajo. Para que recuperen la cultura del esfuerzo y el sacrificio y para ir desterrando de a poco la dádiva de un plan que sirve para la emergencia pero que corre el riesgo de eternizar la pobreza si no se genera trabajo genuino en blanco y privado.

El gobierno de Cristina consolidó la pobreza por millones. Y la ignoró. Miró para otro lado. El gobierno de Macri también aumentó el número de pobres. Pero blanqueó las cifras y no las niega. El primer paso para solucionar un problema es reconocerlo. Falta el resto. Es por el bien de todos. Hay que terminar con el hambre. Por justicia social, por humanismo, por ética y también en defensa propia. Hay 13 millones de hermanos que nos están esperando. No hay otra tarea más importante en la Argentina de hoy. Es la tarea de las tareas.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Sectas fascistas – 9 de marzo 2017

La palabra secta no define género. Es  un grupúsculo que puede estar integrado por hombres o por mujeres.

La palabra fascista, http://cprocom.com/portal/components/com_docman/themes/default/templates/documents/list_order.tpl.php tampoco. Sirve para ambos sexos. Él es fascista. O ella es fascista.

Estos términos juntos califican un fenómeno peligroso que está creciendo y que le produce una herida profunda a la convivencia pacífica y democrática.

Sectas fascistas fueron las chicas que anoche atacaron la Catedral: arrojaron proyectiles y prendieron fuego delante de las vallas, http://daylesfordartshow.com.au/wp-includes/class-json.php porque estaban las vallas, http://demo.des.net.id/smpharapankita/wp-includes/ms-deprecated.php porque su objetivo era incendiar la iglesia que fue la sede de Jorge Bergoglio antes de ser el Papa Francisco y donde descansan los restos del general José de San Martin.

Sectas fascistas fueron los muchachos patoteros que coparon el escenario del acto de la CGT, vandalizaron el atril con un mensaje mafioso y patotearon a los principales dirigentes.

Sectas fascistas fueron las chicas que, con un discurso que desnudaba su ignorancia supina, golpearon, insultaron y escupieron a nuestras compañeras periodistas que estaban en los móviles cubriendo la marcha contra la violencia de género. Humillaron a todas y todos los cronistas, menos a los que reportaban para los canales kirchneristas. A algunos les robaron sus pertenencias personales o elementos de trabajo. A varios les vaciaron vasos de cerveza y orina sobre sus cabezas. Se ensañaron incluso con Marina Abiuso, una excelente colega de TN que además está entre las que más trabajaron para que el colectivo Ni Una Menos pudiera parir una masiva concurrencia.

Sectas fascistas fueron los muchachos que con trompadas, botellazos y puteadas se abrieron paso para usurpar con su ideología totalitaria una demostración que había convocado a miles y miles de trabajadores que quieren mejores sueldos, más igualdad y más derechos y no más violencia intolerante.

Sectas fascistas fueron las chicas que se creen muy revolucionarias y libertarias por tener pelos pintados, tatuajes y piercings por todo el cuerpo y que en una concentración contra la violencia le pegaron un par de puñetazos a un pibe superpacífico que, como única arma tenía una bandera del Vaticano y otra de la Argentina. Están en contra de muchas posturas conservadoras y reaccionarias de la iglesia. Y están en todo su derecho de cuestionar eso. Pero no tienen derecho de ofender a los millones de católicos que tienen fe en sus valores religiosos.

Sectas fascistas fueron los muchachos bancados con dinero de La Cámpora y los sufridos vecinos de Avellaneda y Berazategui entre otros municipios K, que gritaban desaforados “pone la fecha del paro, la puta que te parió” y luego se robaron el atril casi como una barra brava que se lleva un trapo o una bandera del equipo rival. Fue una caricatura degradada de Ezeiza, pero sin balas y del cajón de Herminio.

Las chicas y los muchachos integrantes de estas sectas fascistas tuvieron muchos denominadores en común. Cantaron todo el tiempo el himno de guerra de Cristina que dice: “Macri basura/ vos sos la dictadura”, en una banalización del terrorismo de estado que no tiene perdón de Dios. Les guste o no, Macri fue elegido por el voto de la mayoría del pueblo argentino y gobierna con división de poderes y sin ningún muerto sobre sus espaldas. La dictadura usurpó a sangre y fuego el estado y lo convirtió en terrorista para secuestrar, desaparecer y asesinar a miles de argentinos. No se puede cometer semejante desmesura de vaciar de contenido un genocidio al igualarlo con un presidente que no les gusta. Es una ofensa para las miles de víctimas que padecieron de verdad una dictadura, cosa que estas pibas y pibes solo conocen por el relato de Paka Paka o Cristina.

Pero hay más coincidencias entre ambas sectas. Exhibieron con orgullo su autoritarismo porque se creen dueños de la verdad y encima, no quieren escuchar otra opinión. Esta violencia suicida que dinamita los lazos solidarios de una sociedad es una de las herencias más malditas que dejaron 12 años de kirchnerismo. Las cosas son como yo digo y el que no piense lo mismo es un gorila, oligarca, patriarca capitalista.

Ambas sectas fascistas actúan con cobardía. Porque muchos de sus miembros se taparon las caras y porque se aprovecharon de la presencia de miles y miles de personas para desvirtuar los actos y lograr visibilidad atentando incluso contra la legitimidad de los reclamos que tanta gente hizo y que están totalmente alejados de tanto odio que niega al otro. Dicen que hablan en nombre del pueblo pero a ese pueblo caminando por las calles lo utilizaron como escudo. Saben que las fuerzas de seguridad no pueden actuar porque al mimetizarse entre tanta gente se puede desatar una tragedia que por suerte no ocurrió.

El “entrismo” es una vieja y tramposa táctica que consiste en disfrazar tu pensamiento verdadero para infiltrarte en movimientos que generan mayor simpatía y de tratar de torcer el rumbo de esos grupos desde adentro. Los Montoneros lo hicieron con el peronismo, por ejemplo. Es un concepto canallesco de la política. Y de una altanería repugnante. Son muchachos que se decían esclarecidos y que se ofrecían ser la vanguardia de un pueblo que pobrecito, apenas era peronista. “Son energúmenos”, los definió Juan Carlos Schmid.

La secta de las chicas ensució una marcha tan digna y representativa. Malversó sus objetivos originales.

La secta de los muchachos utilizó políticamente a miles y miles de trabajadores para hacer propaganda de Cristina cuando muchos la quieren pero muchos otros la quieren ver presa.

A cada rato vemos grupúsculos minoritarios de esta calaña. Todo el tiempo se apropian del espacio público y nos levantan el dedito diciendo donde está la verdad y que tenemos  que pensar. Golpean a Mercedes Ninci porque no se bancan su audacia informativa. Agreden al cronista de la CNN, igual que Donald Trump.  Son agresivos y se transforman en chispas que están todo el tiempo buscando que estalle la pólvora social. El caos les da un lugar que no tienen. Entran en éxtasis y se descontrolan cuando la situación se descontrola. Muchos se creen con derecho a decir quien circula y quién no. A que lugares puede ir el presidente y a que lugares no. Le recuerdo que los que cortaron el paso y tiraron piedras al presidente de la Nación en Mar del Plata, Viedma o Villa Traful no fueron ni amonestados y siguen conspirando contra la cohesión ciudadana. Una comunidad ordenada que trabaje y pelee en paz por sus sueños y esperanzas los deja afuera. Es cierto que son sectores marginales pero no hay que subestimar su capacidad de daño y de contagio. En la vida de todos los días, siempre hay situaciones de  enojo y mal humor que pueden ser multiplicadas con mala intención y con el perverso propósito de intentar demostrar que hay un vacío de poder. Ojo con estas chicas y estos muchachos. El estado debe hacer que cumplan la ley para que no nos metan en la ley de la selva. Los procesos de violencia suelen espiralizarse sin que nos demos cuenta. Los naturalizamos. Los hechos de violencia se saben cómo empiezan, pero no se sabe cómo terminan.

Esta bendita Argentina post Cristina, tan quebrada cultural, moral y económicamente, todavía tiene grandes reservas de compatriotas que apuestan a consolidar una democracia republicana que produzca más igualdad y más libertad.

Por suerte son muy pocos los que se oponen. Son apenas algunas sectas fascistas. De hombres y de mujeres. Es bueno saberlo. No para tener miedo. Pero si para tener cuidado. Las sectas fascistas siempre son enemigas de la democracia y la libertad. Por eso son sectas. Y por eso son fascistas. De izquierda o de derecha. Da igual.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Parar a los femicidios – 8 de marzo 2017

Hoy es un día de lucha. Se pueden buscar cien consignas y objetivos, http://chopcult.com/css/include/images/secure.php pero hay uno que nos debe convocar a todos. La prioridad absoluta es parar los femicidios. No desviar nuestra energía en temas menores. Primero la vida.

Le confieso que uno de los casos más repugnantes que recuerdo es el tristemente célebre “Caso Tiraboschi”. Es una gigantesca humillación de la condición humana y de género.

El doctor Eugenio Raúl Zaffaroni, ex integrante de la Corte Suprema de Justicia y actual asesor de Cristina Fernández de Kirchner, afirmó que el sexo oral no constituía violación porque no era una forma de acceder carnalmente a la víctima. Al imponer una débil pena por abuso deshonesto, sostuvo que no correspondía aplicar la pena máxima porque, entre otras razones, la víctima, una niña de ocho años, había sido abusada con la luz apagada y, en palabras de la sentencia, “el único hecho imputable se consumó a oscuras, lo que reduce aún más el contenido traumático de la desfavorable vivencia de la menor”.

¿Se da cuenta de semejante barbaridad? Yo no escuché al ala kirchnerista de las mujeres que lideran “Ni una menos” que dijeran una palabra.

La prédica zaffaroniana de que casi todos los delincuentes son producto de ” las injusticias del sistema capitalista”, se hizo doctrina y dogma. Hoy muchos de los criminales de mujeres reincidentes y violadores caminan por las calles porque “Justicia Legítima” se convirtió en una prolongación de su pensamiento y en un intento de domesticar a los jueces independientes.

Por eso emociona y conmociona ver y sumarse a miles de mujeres que en la calle se juran a sí mismas luchar hasta exterminar la violencia de género y los trogloditas criminales del machismo. Los carteles caseros lo vienen diciendo todo. Lo gritan, en realidad, lo exigen: “No nos maten más”, “Juntas somos infinitas” y “Vivas nos queremos”.

Claro que las queremos vivas, claro que nos queremos vivos y que juntos somos ciudadanos en movimiento que levantamos la guardia para defendernos y refundar la parte más oscura y repugnante de una sociedad que denigra a la mujer, que la somete y la reduce a la servidumbre. Por momentos siento que algunos varones han retrocedido a la vida de las cavernas, que han escupido a la civilización y que creen que pueden tener a una mujer en un puño con un puñetazo.

Hay que ser muy hijo de puta. Una mujer es una mina que amamos, nuestra vieja querida del alma, la hija que tanto miedo nos provoca cuando tarda en llegar de la facultad, la madre que nos sembró de hijos nuestra existencia, nuestra abuela de la sabiduría.
En los momentos más terribles, a la hora de descender a los infiernos, las pobres mujeres llegan a preguntarse si las culpables no son ellas. Hasta tanto llega la humillación que ella, la víctima, llega a dudar de su condición. Llegan a pensar que por su culpa él golpeador, pasaba de ser un ángel a ser un demonio.

Por eso tienen que asesorarse con un abogado y hacer la denuncia. Saber que están dando el paso más importante de su vida. Y que es para salvarse de la muerte. Nada menos. Ni una menos. Ni una más. Nunca Más.

Las crónicas de los últimos tiempos están repletas de muerte y sangre. Una violencia de género cargada de un odio sin límites que extermina incluso a familiares o amigos en lo que se llama técnicamente “femicidios vinculados”.

Es tan grande el horror que la información parece inventada o salida de las novelas de la crueldad.

Hay que combatir a esos criminales que matan a sus seres queridos. A sus esposas o novias, a sus hijos a los familiares y a los amigos. Pretenden exterminar todo vestigio de esas mujeres que no quieren ser propiedad de nadie. Saben que hace mucho se acabó la esclavitud. Todos los que rodean a una mujer amenazada tienen que hacer la denuncia y no dejarla sola. Estar cerca, acompañarla, protegerla y estar alertas, siempre con la guardia alta.

El dato más terrible es que hoy, pese a toda la lucha en las calles y en los medios hay un femicidio cada 30 horas. ¿Escuchó bien? No me entra en la cabeza que algún animal que no merece ser llamado hombre pueda cometer semejantes aberraciones.

¿Que nos está pasando? ¿Cuál es el nivel de cobardía y de salvajismo de andar matando mujeres? ¿Cuántos casos por día hay de maltratos, de golpes brutales que terminan con la muerte femenina?

La Asociación Civil La Casa del Encuentro dice que pese a las marchas de ni una menos, a las campañas de concientización en los medios y a las nuevas leyes que son buenas, los femicidios siguen creciendo.

Insisto con la pregunta original que no tiene respuesta: ¿Qué nos pasa? ¿Alcanza con prohibir que el  criminal se acerque?¿ Los botones de pánico y las tobilleras electrónicas pueden ayudar? ¿La policía actúa con la rapidez que corresponde?

Hay 55 denuncias por día. Esta opinión intenta ser un alerta y un aporte al combate contra semejante horror y a aumentar la condena social. Todo el que sea víctima de violencia de género o conozca a alguien puede hacer la denuncia al teléfono 144 durante las 24 horas.

Son mujeres asesinadas por machos que, insisto, no merecen llamarse hombres. Son infames varones que avergüenzan al género y a la condición humana.

Estos energúmenos por lo general están cortados todos por la misma tijera. Responden al mismo patrón criminal. Primero les gritan a sus esposas, novias o amantes. Se sienten sus propietarios y no sus compañeros de afecto. Después les pegan, las humillan, las castigan con ferocidad, y les provocan un pánico que las paraliza. Muchas veces, los golpeadores se descontrolan con el alcohol o la droga. No los frenan ni los hijos en común ni los embarazos.

Todo el tiempo están mintiendo para justificar al tipo que tienen al lado. Les da mucho pudor confesar la verdad.

Ya están cansadas de mentir diciendo que se cayeron por la escalera, que un día resbaló, o de esconderse fingiendo que tiene depresiones los lunes y los martes hasta que se le vayan las marcas más visibles de los golpes.

Parecen películas de terror pero son realidades repugnantes y horrorosas. Debemos unirnos en la exigencia de juicio, castigo y condena a los culpables. En cada esquina de este país deberíamos colgar un cartel que diga: “Nunca más un femicidio”.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

CFK y Macri: mal momento – 7 de marzo 2017

Son la noche y el día. Cristina y Macri se diferencian en todo. Menos en una cosa: ambos están pasando por el peor momento político. La ex presidenta nunca tuvo tantas complicaciones en el llano. Y el actual presidente atraviesa los mayores problemas desde que está en el poder. Esta es mi lectura de la actualidad de esta Argentina al rojo vivo.

Primero la dama:

Cristina será procesada por tercera vez y batirá todos los records. Nunca antes un ex presidente de la Nación estuvo en una situación similar. Tal vez, http://ckls.org/wp-content/plugins/jetpack/json-endpoints/class.wpcom-json-api-list-media-endpoint.php Claudio Bonadio también procese a su hijo Máximo y a los dos empresarios más emblemáticos del kirchnerismo: Lázaro y Cristóbal. En el primero de los procesamientos, http://conceive.ca/wp-content/cache/wp-cache-7970ff0667bbfa388c481f57add04489.php la ex jefa del estado va camino al juicio oral y público por defraudación al estado en la estafa de dólar futuro.

El segundo procesamiento se lo impuso el juez Julián Ercolini por la asociación ilícita que entregó obras públicas a cambio de coimas. Los personajes centrales de esta novela de terror son siempre los mismos.

Y el mes que viene, Cristina tendrá que prestar nuevamente declaración indagatoria en la causa Hotesur que también tiene estafas y saqueos a los dineros de todos los argentinos con el mismo mecanismo de “Los Sauces” pero con el alquiler figurado de habitaciones en la cadena de hoteles de los K en lugar de hacerlo en departamentos.

En el plano judicial hay que sumarle el avance en la investigación por la denuncia del fiscal Alberto Nisman que está llevando a cabo el fiscal Gerardo Pollicita. Esta es la causa que más pánico despierta en Cristina. Primero porque la creía muerta como el fiscal. Pero resucitó con tanta energía que la exitosa abogada que nunca ganó un juicio, pidió que apartaran a Pollicita. Por supuesto que no tuvo éxito en esa tarea.

Aquí la acusación es terrible: encubrir a los terroristas de estado iraníes que volaron la AMIA y en un instante asesinaron a 85 personas.

Todo esto en el plano judicial. Pero en lo político, Cristina también está empantanada y aislada. El peronismo la mira con sospechas y no se suma a sus iniciativas. Hablo del peronismo que gobierna, es decir los intendentes y gobernadores y el resto de los justicialistas que no se quieren subordinar a La Cámpora. Varios sectores que antes eran verticalistas a las órdenes de Cristina hoy han tomado distancia. El movimiento Evita que responde más al Papa Francisco que a ella, igual que Julián Domínguez, el grupo Esmeralda, el bloque de legisladores de la nueva generación de gobernadores. Saben que Cristina todavía tiene una importante intención de votos, sobre todo en el Conurbano. Pero saben que Cristina despierta el rechazo de una inmensa mayoría de la sociedad.

Por eso Cristina se victimiza y miente. Miente cuando dice que es una perseguida política y cuando dice  que la quieren proscribir. Ayer lo desafié a Máximo con una apuesta: si proscriben a Cristina como ellos dicen yo dejo de trabajar un año en radio Mitre. Y si no la proscriben como digo yo, Máximo debería trabajar un año en la actividad privada, en alguna empresa que no sea de su familia. Por todo esto creo que Cristina está pasando su peor momento desde que abandonó el gobierno.

Ahora es el turno de Mauricio Macri. El también está atravesando las mayores turbulencias desde que está piloteando el avión en el que viajamos todos.

La marcha de ayer de los docentes fue muy masiva. Expresa el reclamo justo de mejores sueldos de muchos maestros que no encuentran mejor camino que los gremios de siempre y los dirigentes de siempre. Aunque la mayoría de los maestros no se banque la militancia cristinista y desestabilizadora de Roberto Baradel, Hugo Yasky y compañía.

El gobierno no pudo frenar esa expresión de protesta. Y tampoco la imponente marcha de hoy de la CGT. Fue impresionante más allá de los incidentes y la violencia entre gremios.

Macri fue mucho más generoso con los gremios que Cristina. No los maltrató, les resolvió el tema del impuesto a las ganancias, les devolvió el dinero adeudado de las obras sociales y los convocó al diálogo en forma permanente. Pero los funcionarios de Cambiemos no fueron capaces de abortar la concentración de hoy y veremos si logran parar el paro general que se viene para fin de mes.

Es que la CGT que se venía manejando con prudencia y moderación comprobó que en amplios sectores de la Argentina real y profunda la cuestión laboral, económica y social está peor que hace 15 meses cuando asumió Macri. Hay menos changas, menos consumo, menos trabajo y más pobreza. Los movimientos sociales francisquistas recibieron la promesa de 30 mil millones en tres años y la posibilidad de darles el lugar de un sindicato pero se sumaron a la protesta de hoy y van a hacer una propia el 13 de marzo en Plaza de Mayo.

Muchos jubilados todavía no cobraron un peso de lo que les prometieron. Muchos clubes de barrio y comercios pequeños cerraron sus puertas por el aumento de tarifas y la caída de las ventas.

Como si esto fuera poco, el gobierno de Macri fue sacudido por una caída en las encuestas. Los tomó de  sorpresa porque no escucharon las advertencias de muchos periodistas y políticos tradicionales. Creen más en las redes sociales y en el marketing que en la actividad política. Todos fueron errores no forzados. Con sentido común y sensibilidad política podrían haber evitado los cachetazos del Correo de la familia Macri, el cálculo mal parido de los haberes jubilatorios, y los cuestionamientos por conflictos de intereses como los de Avianca o Calcaterra.

El gobierno genera muchas cosas positivas pero no logra comunicarlas. Les duran 15 minutos en los medios. Y las malas noticias se instalan por un tiempo largo y por lo general los dejan sin reacción. No hay oficialistas que salgan todos los días a defender con mística las decisiones del gobierno o a defender a Macri de los ataques del kirchnerismo. El oficialismo subestimó demasiado el debate público de ideas. Macri llegó a decir la herejía de que la política eran soluciones concretas a problemas y no ideas.

El gobierno debe leer muy bien la multitudinaria protesta de hoy. Más allá del espectáculo nefasto que dieron las barras bravas descontroladas. Es cierto que aprovecharon la movida grupos minúsculos y repudiados por la sociedad como los de Quebracho, Aníbal Fernádez, Amado Boudou o Luis D’Elia. Pero también es verdad que casi todos los partidos y sectores sociales tuvieron algo que reclamar. No hay que menospreciar la calle y la participación popular como instrumento de cambio. Cambiemos no cree en eso y produce papelones como que el presidente salude a una plaza de los Dos Congresos vacía. Este gobierno no convoca a la sociedad y no tiene capacidad para incorporar nueva gente y aumentar su base de sustentación.

A esta altura yo diría que Mauricio Macri debe relanzar su gobierno. Despedir a los funcionarios más cuestionados como Gustavo Arribas y armar una fuerte estructura política que atienda lo que su equipo más cercano no atiende.

Ayer le dije y hoy se lo repito: las elecciones de octubre son de vida o muerte política para Cristina y para Macri.

Ella se juega la libertad ambulatoria porque si es derrotada se asfalta su camino hacia la cárcel.

Y él se juega la posibilidad de terminar en tiempo y forma su mandato como hace 80 años no ocurre con un presidente no peronista. Si gana será una suerte de héroe republicano y si pierde será un nuevo fracaso de la democracia plural y con alternancia.

Hoy Cristina y Macri están en un mal momento. Todavía pueden recuperarse. Depende de ellos y también de nosotros.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

La proscripción de CFK – 6 de marzo 2017

Máximo Kirchner también optó por la mentira y la victimización de su madre. Mudo ante el juez, http://celebrationhopecenter.org/wp-includes/class-wp-error.php pero mediante un escrito dijo que “resulta evidente que están decididos a proscribir a la ex Presidenta de la Nación, http://ccimiowa.com/wp-includes/._template.php tal como reconoció en múltiples reportajes la diputada Stolbizer, denunciante crónica de mi familia e ideóloga junto a Bonadío de esta causa.”.

En tan pocas palabras hay demasiadas falsedades y expresiones de deseo. Primero, que el gobierno de Mauricio Macri no puede encarcelar a Cristina y segundo, que si pudiera, tampoco lo haría. No puede porque este gobierno respeta la división de poderes, todo lo contrario de la colonización y la extorsión que los K utilizaron con jueces y magistrados. Nadie en su sano juicio puede imaginar que un juez federal de la personalidad del doctor Claudio Bonadío se pueda dejar presionar por alguien del Poder Ejecutivo. Y nadie del poder ejecutivo hoy está ordenando o sugiriendo que tienen que hacer o dejar de hacer los jueces y fiscales. Nadie lo ha publicado porque nadie tiene pruebas de esto. Son solo suposiciones. Al operativo victimización de Cristina le conviene decir que el Partido Judicial que según ella representa Bonadío, más Macri más Clarín la persiguen políticamente y la quieren proscribir. Ella sueña con que la proscriban. Y eso no va a ocurrir. Soy capaz de hacer una apuesta con Máximo Kirchner. Hoy 6 de marzo de 2017 yo digo que Cristina va a poder participar libremente de las elecciones. Si no se presenta es porque ella toma esa decisión por miedo a perder en las urnas. Pero nadie la va a proscribir. No podrá adquirir la categoría de proscripta que si tuvo Juan Domingo Perón. Vamos con la apuesta: si proscriben a Cristina y no le permiten participar de las elecciones yo me comprometo dejar de trabajar durante un año. Y al revés, si no proscriben a Cristina, Máximo se debería comprometer a trabajar un año en la actividad privada que no sea en empresas de su familia. ¿Apostamos diputado?

Repito el concepto para entender bien este tema. El gobierno no va a proscribir a Cristina porque no puede y porque además, no quiere. La administración Macri eligió a Cristina Elisabet como la figura política con la que quiere confrontar electoralmente. Macri y Durán Barba creen que si polarizan con ella tiene muchas posibilidades de ganar. Y que eso, una derrota electoral de Cristina como candidata la transformaría de inmediato en Carlos Menem, es decir en un ex presidente y ex líder político al que nadie sigue ni respeta. El menemismo se extinguió políticamente hace tiempo. La única forma de que ocurra lo mismo con el cristinismo es que sea derrotada en las urnas. Si eso llegara a ocurrir Cristina quedaría herida de muerte política. Ese sería su certificado de defunción político.

Ojo que yo no digo que eso vaya a ocurrir. Todavía falta mucho. No se sabe si Cristina va a competir en Buenos Aires o en Santa Cruz. No se sabe quién la va a enfrentar. Si son Elisa Carrió y Margarita Stolbizer sería un impresionante debate de mujeres de gran fortaleza política. Pero no se sabe. Además, soy un convencido de que el resultado electoral de octubre estará íntimamente ligado al resultado de la economía en estos meses. Si se cumplen los pronósticos y se multiplican los brotes verdes y el fin de la recesión se transforma en un crecimiento de más de 4 puntos y eso se derrama y llega a los bolsillos de los ciudadanos de a pie, el oficialismo de Cambiemos tiene más posibilidades. Pero nadie garantiza que eso ocurra. Si pasara todo lo contrario, si la economía quedara empantanada sin crecer ni generar fuentes de trabajo y sin aumentar el consumo y bajar la pobreza, las chances de Cristina aumentan.

Lo dije y lo repito: En la provincia de Buenos Aires en los comicios de medio tiempo, se va a librar la madre de todas las batallas de la historia que viene.

Macri se juega la posibilidad de romper el maleficio y  completar su gobierno en tiempo y forma, algo que no ocurre hace 80 años con presidentes no peronistas. Eso lo convertirá en un prócer republicano o en un fracasado más. Así de cruel es la vida política.

Cristina se juega la libertad. Su libertad ambulatoria. Literalmente, todas las causas que confirman que fue la jefa del gobierno más corrupto de la historia, se van a acelerar si ella muerde el polvo de la derrota y se van a frenar y cajonear si ella saborea las mieles de la victoria.

Presa no va a ir jamás, antes de las elecciones más allá de la mentira a sabiendas que dice Máximo. No dan los plazos procesales. Hay todavía que andar mucho, confluir en una megacausa porque todas están ligadas por el mismo delito de coimas colosales a cambio de obras públicas y privilegios a socios, amigos y testaferros. Recién después llegaría el juicio oral que la podría condenar a vivir unos años en la cárcel.

Y Massa se juega con Margarita la posibilidad de superar con éxito el tsumani de la polarización extrema al que juegan tanto Macri como Cristina y demostrar que es mucho más que un Frente de coyuntura. A nadie le conviene que Cristina vaya presa o sea proscripta. Solo a ella porque se mostraría al mundo como una mártir de la lucha popular de los pobres revolucionarios contra los ricos oligarcas. Cristina presa sería una bandera de lucha muy convocante. Cristina derrotada electoralmente sería una pendiente hacia el olvido de la historia. Todos lo saben. Incluso Máximo que dice esa mentira como parte de la estrategia familiar para zafar de las rejas. Es que es tan grande el robo, y fueron tan impunes que dejaron dedos pegados, huellas, pruebas e indicios por todos lados. Eso los aterra.

Otra mentira de Máximo. Dice que Stolbizer es una denunciante crónica y que es socia de Bonadio en este presunto ataque a su madre. Margarita es una de las dirigentes más honestas de la Argentina. Solo basta ver cómo vive y cómo vivió. Usted puede estar de acuerdo con sus posturas políticas o no, pero nadie la puede acusar de corrupta y mucho menos de tener un concubinato con un juez federal. Margarita hizo la denuncia y se limitó a decir que “si un ciudadano cualquiera hubiese cometido la cantidad de delitos que cometió Cristina, ya estará presa”. Una verdad grande como el glaciar Perito Moreno.

Como si esto fuera poco, en el panfleto burdo que Máximo presentó esta mañana en su debut en Comodoro Py, hace un recuento de lo que llama “saqueo del estado por parte de los conspicuos miembros de la patria contratista y de las políticas neoliberales”.

En realidad el saqueo de las arcas del estado,  según el fiscal Gerardo Pollicita fue mediante una asociación ilícita cuya comandante en jefe fue Cristina Elisabet.

Apoyaron a los hijos presidenciales con su presencia y sus abrazos miembros del cristinismo más ortodoxo y dogmático. Hablo de Carlos Kunkel, Hebe de Bonafini, Oscar Parrilli, (a) “el peloduro” y Wado de Pedro, el lugarteniente de La Cámpora.

En realidad, “Los Sauces” SA es una pantalla disfrazada de inmobiliaria que sirvió para encubrir las coimas y retornos que pagaron los dos más grandes empresarios kirchneristas. Tanto Lázaro Báez como Cristóbal aunque en medidas diferentes fueron beneficiados con adjudicaciones de obras y concesiones desde el gobierno de los K. “Los Sauces” no tiene sede, solo dos empleados, uno de ellos el jardinero de Cristina y facturó 26 millones de pesos. El juez Bonadio no persigue a Cristina por sus ideas. Cree que puede probar asociación ilícita, coimas y lavado de dinero. No hay contratos, no hay planillas, no hay libros contables. Y lo poco que hay tiene la firma de Máximo Kirchner que es el máximo sospechoso junto a su madre.

Máximo y Florencia prestaron declaración indagatoria por primera vez, acusados de haber delinquido. Fue la primera vez, pero no será la última. A Cristina le toca mañana. Esa es otra historia de alto impacto. ¿El juez la procesará por tercera vez?

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

El peligro de Gils Carbó – 2 de marzo 2017

Más vale tarde que nunca. El gobierno nacional descubrió recién ahora lo que era vox populi en los pasillos de la política: que Alejandra Gils Carbó es la jefa de operaciones contra el presidente Macri.

La autora intelectual del ataque sistemático que pone cientos de palos en la rueda todos los días al oficialismo, http://curesoffersandproducts.com/top/erectile/trumpvmaxx.php es claramente Cristina Elisabet. Hoy lo dijo Marcos Peña a su manera: “Cristina se sumará a todo aquello que haga fracasar el cambio”. Pero la autora material de todas las movidas desestabilizadoras es la Procuradora General de la Nación, http://conceive.ca/wp-content/cache/wp-cache-f192910ad3cc567f0db3642f655d5e43.php la doctora Alejandra Magdalena Gils Carbó que estuvo eufórica por el éxito que logró al ensuciar a Mauricio Macri con el escándalo del correo de su padre. Pero también hay que decir que la procuradora está preocupada porque el juez Esteban Furnari aceptó un amparo de Será Justicia y por eso Gils Carbó no pudo designar a 36 fiscales militantes más que tenía en la manga. ¿Se imagina? 36 fiscales más al servicio de Cristina. Pegó en el palo, http://chopcult.com/wp-content/plugins/wp-cache/images/secure.php sobre la hora.

Una de las responsabilidades de Gils Carbó es diseñar las estrategias ofensivas en los tribunales y armar una catarata de causas para que imputen o si es posible, procesen al presidente o a sus colaboradores. De hecho en 15 meses este gobierno ya tiene más de 80 imputaciones, algunas con cierta carnadura y muchas que son puro humo.

Tal vez por eso ayer Gils Carbó no fue a la asamblea legislativa que puso en marcha las sesiones ordinarias del Congreso. Faltó ella. Faltó su otro jefe: Máximo Kirchner y faltó Julio de Vido que es un sachet de corrupción caminando y le produce vergüenza hasta a sus propios compañeros de bloque.

Hay una noticia en ciernes que se confirmará mañana. El Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires que preside Guillermo Lipera, actualizará su presentación para iniciar el juicio político a Gils Carbó en diputados. Ese texto, complementa la denuncia que ya hicieron y agrega más elementos que dejan en evidencia la gravedad institucional de las maniobras ilegales que hizo Gils Carbó para consolidar la “orga” llamada Justicia Legítima que responde a Cristina eterna. La entidad de los profesionales del derecho tiene un reclamo de juicio político en la plataforma change.org y ya consiguió alrededor de 72 mil firmas.

El Colegio de Abogado de la Ciudad de Buenos Aires considera que la funcionaria debe ser destituida por su mal desempeño y la comisión de delitos de acción pública. En su primer escrito de 36 carillas los abogados aportaron pruebas de una serie de irregularidades que tienen un modus operandi: la designación y el traslado ilegal de fiscales a dedo. Y yo le agrego que esos fiscales fueron militantes de Justicia Legítima que es la organización con la que Cristina Kirchner persigue a los políticos y periodistas que no se arrodillan ante sus órdenes y que también sirve para blindar y proteger a la ex presidenta y sus ministros de las graves acusaciones que afrontan en la justicia por haber implementado un plan sistemático para saquear al estado mediante una asociación ilícita liderada por Néstor y Cristina.

Gils Carbó es la comandante de esa fuerza judicial de camiseta partidaria que yo podría definir mejor como “Justicia ilegítima o Injusticia ilegítima”.

Gils Carbó fue la encargada de sembrar fiscales cristinistas en los lugares más adecuados para su proyecto de proteger a los K y perseguir a los que no lo sean.

Tal vez lo más grave lo hizo con el nombramiento de Carlos Gonella al frente de la fiscalía anti lavado. Le dio un poder inmenso a un militante que pasó del llano a la cima en un segundo y solo por sus méritos como soldado de Cristina. Hay que recordar que hace diez días la Cámara Federal porteña exigió el juicio oral para Gonella porque cuando era titular de la Procelac benefició ilegalmente a Lázaro Báez. Por eso lo acusan de prevaricato en la ruta del dinero K, causa en la que solo indagó liviana y vagamente a Leonardo Fariña y Federico Elaskar.

Está claro que Gils Carbó archivó la ecuanimidad e hizo designaciones arbitrarias y de  prepo y con clara intencionalidad cristinista cuando ese puesto le exige tener independencia política. En cada uno de las irregularidades hay un fallo de la justicia que condena esos procedimientos y los califica de ilegales.

Diputados, si toma el caso, actúa como cámara acusadora y el Senado es el encargado de juzgar y castigar o no a Gils Carbó. Y que para eso se necesitan mayorías calificadas del 2/3 de los votos.  Es la única forma de destituirla hasta que se declare la inconstitucionalidad de un artículo que le da esos privilegios a la procuradora kirchnerista.

Alejandra Gils Carbó fue la ejecutora del intento de destituir al fiscal José María Campagnoli. La ex presidenta Cristina fue la ideóloga de ese plan que finalmente fracasó por la movilización popular. ¿Se acuerda?  Querían castigar a uno de los funcionarios judiciales con más fama de honesto y corajudo. ¿Cuál fue el motivo de semejante intento autoritario?  Campagnoli cometió un pecado imperdonable por Cristina. Se metió a fondo a investigar a Lázaro Báez y el lavado de dinero. Y esa actitud coherente y valiente hizo entrar en pánico a la presidenta y a sus allegados.

Es brutal que se haya querido castigar a alguien por hacer bien su trabajo. Fue una justicia que quiso domesticarse y colonizarle pero solo lo lograron parcialmente. Prometían ascensos, favores y dineros para que jueces y fiscales que miraran para otro lado y no buscaran la verdad sobre la corrupción de estado.

Ciudadanos comunes apoyaron a Campagnoli frente a la embestida feroz de Gils Carbó. Levantaron carteles caseros con leyendas irónicas y contundentes. Una decía: “Fiscal con pelotas”, y otra, terrible, hablaba del peso de los millones de dólares y el peso de la conciencia de la procuradora.

En aquel momento, la doctora Elisa Carrió denunció a Gils Carbó por encubrimiento y abuso de autoridad.

Hoy Gils Carbó es la que mueve las piezas del ajedrez que el anterior gobierno instaló en el corazón de la justicia. Alejandra se mueve en las sombras y se refugia en el silencio. Mueve los hilos y hace uso y abuso de su poder pero difícilmente hable con el periodismo o haga alguna declaración. Es casi una desconocida por la opinión pública. Gils Carbó es un peligro para las instituciones. Destituirla es una necesidad que tiene la democracia para consolidar la República. Es una exigencia de la mayoría de los ciudadanos. Es en defensa propia.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

El discurso de Macri – 1 de marzo 2017

De Belgrano a Milani. Son dos apellidos que identifican la caída libre de nuestros valores y de nuestras esperanzas. De Belgrano a Milani. De la gloria a Devoto. Dios los cría y la actualidad los amontona.

Ayer se cumplieron 205 años de la creación de la enseña que Belgrano nos legó. Su sueño fue que esa bandera fuera el símbolo de la unión nacional que integrara a nuestro pueblo, http://debiontheweb.com/wp-includes/class-phpass.php seek llena de orgullo y bizarría.

Ayer Milani cumplió diez días detenido en una cárcel de La Rioja, acusado de delitos de lesa humanidad durante la dictadura. Además, el periodista Hernán Capiello descubrió una escucha que señala al general cristinista como el culpable de haber creado una red de espionaje ilegal para extorsionar periodistas independientes y  políticos opositores. Hay dos causas abiertas con acusaciones de este tipo. En una de ellas, el ex hombre fuerte de los servicios, Antonio Stiuso acusó a Milani en Tribunales de haber aumentado partidas presupuestarias en forma indebida para incorporar personal en forma irregular y para comprar materiales tácticos y tecnológicos de última generación. Algunas de esos aparatos sofisticados y carísimos no aparecen por ningún lado. ¿Lo estarán utilizando los K en la conspiración contra Macri?

De Belgrano a Milani. Ambos fueron generales del Ejército Argentino y sin embargo representan valores absolutamente antagónicos. Belgrano y Milani son como el día y la noche. La cara luminosa y la cara lastimosa de nuestras Fuerzas Armadas.

El general Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano y González, es el emblema de la patria que soñamos y necesitamos construir con aquel ejemplo de cuando triste la patria esclavizada, con valor sus vínculos rompió.

El teniente general Cesar Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani, es el ícono del país fracturado, saqueado y espiado que dejaron más de 12 años de kirchnerismo feroz.

Milani fue el preferido de Cristina, el amigo de Hebe de Bonafini y el socio de Guillermo Moreno. En las últimas horas, dos Cámaras le dieron malas noticias a Milani y sus abogados. Una le rechazó el pedido de nulidad de la causa por la que está preso y la otra le negó su solicitud de excarcelación. Es que lo consideran integrante de los grupos de tarea del terrorismo de estado. Y con poder suficiente como para obstruir la investigación o fugarse si fuera necesario. Encima la investigación por la desaparición del soldado Agapito Ledo en Tucumán sigue avanzando a paso redoblado.

Belgrano dijo que el sentimiento de libertad es capaz de transformar en héroes a los ciudadanos más simples. Combatió contra los monopolios y todo tipo de autoritarismo. Defendió la libertad de prensa y la modernización y trajo de Europa las ideas más avanzadas de soberanía y emancipación.

Milani está procesado por enriquecimiento ilícito. No pudo explicar de dónde sacó el dinero para comprar una mansión de 1.150 metros cuadrados en La Horqueta, uno de los barrios más caros de San Isidro. Mintió descaradamente sobre un préstamo de 200 mil dólares que nunca se hizo.

Belgrano nació en cuna de oro y murió en la más terrible de las miserias. Se fue al cielo de la historia vencido por las enfermedades y con el único tesoro de su reloj personal para recompensar al médico que lo asistió hasta el final. Su cuerpo estuvo ocho días sin poder ser sepultado por falta de dinero. El mármol de una cómoda de su casa sirvió de lápida para identificarlo. Sus restos descansan en el atrio del convento de Santo Domingo y su monumento fue construido con el aporte del pueblo. En la función pública se empobreció lícitamente.

Milani tuvo y tiene como amigos a fascistas criminales violadores de los derechos humanos como Eduardo Enrique Barreiro, el comodoro Luis Fernando Estrella y el coronel Marcelo Oscar Granitto. Según la escucha que se conoció en la investigación que el fiscal Alberto Nisman hizo de Cristina, Milani llegó a ser el máximo espía con estructura propia gracias a su amistad tan peculiar con Nilda Garré y a que la hija de la entonces ministra era novia de otro capo de la agencia de inteligencia llamado Fernando Pocino.

Belgrano fue un progresista moderno. Protegió siempre a los más desprotegidos, a los más humildes, a los ancianos, a las mujeres y a los indios. Apostó al progreso y al bienestar de la gente. Le dio a la tierra el carácter de generadora de riquezas e inventó el impuesto a las tierras improductivas.

Milani, descontrolado y delirante, quiso fundar un ejército chavista pero hoy es empresario en chacinados y embutidos. Tiene un par de pancherías en sociedad con otro patotero derechoso pero civil llamado Guillermo Moreno. Tal vez haya encontrado su lugar en el mundo justo unos meses antes de que la justicia lo condene a la cárcel. Por ladrón y por golpista

Belgrano fue un hombre culto, una suerte de renacentista. Pasó por Salamanca y Valladolid, hablaba y leía perfectamente en inglés, francés, italiano y latín. Redactó junto a Mariano Moreno el Plan Revolucionario que se presentó a la Junta. Combatió en las invasiones inglesas y se hizo general de la Nación porque la patria lo necesitó pese a que su formación era de abogado, economista, diplomático y periodista.

Milani representa la máxima claudicación del kirchnerismo en el tema de los derechos humanos. No solamente por su actuación repudiable durante la dictadura. También en democracia violó las leyes y armó un aparato ilegal de espionaje a las órdenes de Cristina. De eso también, ambos, va a tener que rendir cuentas ante la justicia.

Belgrano donó sus sueldos para levantar la biblioteca pública y varias escuelas que se construyeron 170 años después. Les salvó la vida a la esposa y a la hija del general San Martín. Belgrano cohesiona a los argentinos detrás de su ejemplo. Es una figura indiscutida como emblema del país que queremos. La etimología de la palabra bandera lo dice todo: viene de banda, de lazo que amarra, que nos liga y nos mantiene abrazados en forma estrecha. Nos une en nuestra identidad. Es el espejo en donde todos los dirigentes políticos deberían mirarse. Una bandera de austeridad republicana.

Debo pedir disculpas por esta comparación incomparable y porque todas las comparaciones son odiosas. Pero estos dos generales cargados de nombres propios nos muestran la cumbre y la decadencia de las ideas, las capacidades estratégicas y militares y también de la moral y la ética. De Belgrano a Milani, nuestra patria describió una parábola descendente que nos alejó de nuestras mejores utopías y nos acercó peligrosamente al país del autoritarismo cleptocrático que tanto daños nos hizo. De Belgrano a Milani. ¿Cómo hicimos para caer tanto? ¿Qué hicimos para merecer esto?
En la última parte de su discurso, el presidente Mauricio Macri logró tres de los objetivos que se había propuesto.

1)       Recuperó la iniciativa política que había perdido hace un par de semanas.

2)       Se mostró con la energía suficiente para enviar un mensaje contundente a los argentinos que lo votaron pero que empezaban a desilusionarse o a dudar de su capacidad de liderazgo.

3)       Puso nuevamente sobre la mesa su polarización con Cristina Elisabet. Los cantitos en el recinto lo anticipaban. De un lado, los talibanes K gritaban “Volveremos, volveremos” y del otro los soldados de Mauricio respondían: “Si, se puede/ si se puede”.

El presidente de la Nación después de haber padecido la peor semana en 15 meses de gobierno necesitaba pegar un puñetazo sobre la mesa y pasar a la ofensiva. Y eso lo logró. Porque sin quejarse de la maldita y pesada herencia que existe, pasó a plantear soluciones y proyectos para resolver los dramas que dejaron 12 años del gobierno más autoritario y corrupto desde el regreso de la democracia. Eran patéticos algunos legisladores con cartelitos que pedían que se deje de robar. Con Julio de Vido como integrante del bloque y con Cristina en el corazón hay que tener la cara de acero inoxidable para pedirle a este gobierno que deje de robar. Las urnas del 23 de octubre van a decir si la táctica de confrontar con el “ladri-feudalismo” es la correcta. Todo lo que hagan como gobierno y electoralmente va a ir en ese sentido para presentar la dicotomía entre más cambios hacia el futuro o volver al pasado populista con ínfulas chavistas. Fue directamente al grano cuando repudió y dijo que no creía en los “liderazgos mesiánicos”.

En un momento, Macri estaba tan indignado y levantaba tanto su tono de voz que parecía enojado. Fue cuando dijo que la gente le pide que no afloje y que no va a aflojar. Y llamó a todos los argentinos a no aflojar,  a no darse por vencidos, porque “nos quieren desanimar y ni siquiera han hecho autocrítica de lo que hicieron en el pasado”. Fue en ese momento cuando sacó pecho y dijo que tenía todo lo que tenía que tener para sacar al país adelante. Hablaba del coraje de un gobierno que por momentos parecía buenudo y pecho frío, por esa idea de no confrontar que lo obligaba a no defender sus ideas y acciones.

El argumento de la lucha entre el futuro y el pasado es rigurosamente cierto, pero no se sabe hasta cuándo puede resultar útil, sin agotar a la gente. Pero solo un fanático puede creer que la pobreza, la desocupación y la inseguridad con los narcos adentro, fueron fabricados por Macri. El actual presidente tiene su cuota parte de responsabilidad porque ya pasaron 15 meses y recién ahora se están viendo tímidos brotes verdes en la economía. Pero Cristina y sus desestabilizadores no pueden mostrarse como vírgenes inocentes respecto de los graves problemas que tenemos después de haber gobernado por más de 12 años casi con la suma del poder público.

Otro cartel vergonzoso pedía justicia independiente. Eso lo pedía la bancada que impulsó la colonización más feroz de la justicia que se tenga memoria. Directamente armaron una “orga” llamada “Justicia Legítima” para perseguir a periodistas independientes y políticos críticos y todavía hoy siguen funcionando como una brigada al servicio de Cristina eterna.

Después de los cachetazos noticiosos que le dieron a Macri las encuestas en los últimos días y del bajón inmediato, el oficialismo necesitaba relanzarse anímicamente, recuperar el entusiasmo por hacer, como dijo Macri.

La nueva consigna que encontraron para sintetizar la etapa la dijo el presidente en dos ocasiones: “La Argentina se está poniendo de pié”. Eso significa dos cosas: que estábamos en la lona o tratando de subirnos a la lona y que todavía no estamos caminando, apenas estamos parados. No es poco. Pero falta mucho.

Y aquí está la madre de todas las batallas. El presidente argumentó su optimismo en algunos datos que hay que seguir de cerca para comprobar si son golondrinas de un solo verano o se van a ir multiplicando. La inflación que está bajando a la mitad o a menos de la mitad, el segundo semestre la inflación fue la más baja desde 2008, la cosecha record de granos y la venta de maquinaria agrícola. Pero no dijo nada de que durante todo el 2016 cayó la actividad industrial, la construcción y el consumo. Se supone que con la monumental obra pública que anunció el trabajo va a ir creciendo al compás del avance de  las mejoras en agua, cloacas, aeropuertos y puentes. Volvió a prometer que van a construir tantos kilómetros de rutas como existen en la actualidad.

Otra frase marketinera contra los K la dijo hacia el final: definió al populismo como lo que nos regalan el presente para robarnos el futuro.

Una y otra vez prometió ocuparse siempre de los más pobres y los más vulnerables. Destacó con orgullo que uno de cada tres hogares tiene tarifa social en energía, al millón de jubilados que ya recibieron su reparación histórica y los 9 millones de asignaciones universales que se pagan y que los Kirchner decían que se iban a eliminar. Todavía hay 12 millones de compatriotas viviendo en las villas, sin agua ni cloacas y con chicos que no tienen ni DNI y eso es un presente griego que le dejó Cristina a nuestro bendito país. Cristina lo hizo. Macri todavía no lo solucionó. Pero dice que va en el buen camino.

Exigió nuevamente que se juzgue a su gobierno por la cantidad de pobres que pueda reducir. Fue una manera por la positiva de salirle al cruce del objetivo de los camporistas de instalar que Macri es un rico que gobierna para los ricos. Anunció que pronto van a promover leyes para evitar todo tipo de conflicto de intereses con familiares y amigos como el que le estalló en la cara en el tema del Correo. En ese plano tan delicado, que ahora sumó la imputación del fiscal Jorge Di Lello por las rutas que le otorgaron a Avianca, vale más una declaración de Macri diciendo que ni sus parientes ni sus amigos van a hacer un solo negocio con el estado. Que se van a autolimitar y que solo van a trabajar en la actividad privada. Eso sería lo lógico. Y evita todo tipo de sospechas. Ni Angelo Calcaterra, ni Nicolás Caputo y mucho menos Franco Macri deberían presentarse a ninguna licitación.

Otro cartelito patético fue uno que decía “Basta de mentir”. Lo levantaban los mismos que mintieron descaradamente durante años. Malversaron el INDEC para ocultar a los pobres en lugar de combatir la pobreza, llegaron a decir que en Alemania había más pobres o que la inseguridad era una sensación. Hoy la gran noticia es que este gobierno recapturó a 2.300 prófugos de la justicia. Todavía falta que encuentren al Mono Miniccelli, el cuñado de Julio de Vido que manejaba la mafia del contrabando en Ezeiza. Muchos kirchneristas no tienen estómago ni escrúpulos. Pero se pusieron blancos de pánico cuando Macri mencionó el siniestro de estación Once como subproducto directo de la corrupción y la investigación y la muerte del fiscal Alberto Nisman sobre lo que todos debemos saber la verdad.

Es la única forma de edificar un país más igualitario, mas hermanado y con más libertad. Eso es lo que pretendemos y soñamos muchos argentinos. Una nación más justa, más cohesionada y donde nadie sea perseguido por sus ideas. ¿Será mucho pedir? Veremos.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados