Intento de asesinar a Guaidó – 15 de enero 2020

Esta mañana, por esta radio, la diputada Delsa Solórzano confirmó que el chavismo intentó asesinar a Juan Guaidó. La legisladora de Encuentro Ciudadano de Venezuela, en medio de la conmoción, habló con Diego Leuco y aportó los detalles que ustedes acaban de escuchar.
El salvajismo de la narco dictadura de Nicolás Maduro no tiene límites. Hoy intentaron asesinar a Juan Guaidó, el presidente encargado y titular de la Asamblea Nacional. A esta altura la debilidad de la tiranía chavista es tan grande que no tienen tiempo ni de intentar disimular. Lo hacen a cara descubierta. Las patotas para militares que mantiene el régimen atacaron con palos y piedras a los autos que trasladaban a los diputados que iban a sesionar hacia el Palacio Federal Legislativo. Pero la camioneta en la que habitualmente se moviliza Guaidó recibió un balazo en la ventanilla del conductor, a la altura de la cabeza. Por suerte para la libertad y la democracia, los vidrios blindados aguantaron el disparo. Y además, Guaidó no estaba en el vehículo. Suele cambiar de auto como prevención, para mejorar su seguridad. Si viajaba parte de la conducción del parlamento, entre ellas la diputada Delsa Solórzano.
El edificio del Parlamento estaba totalmente rodeado de las fuerzas armadas y, como si esto fuera poco, los mafiosos criminales autodenominados “colectivos chavistas”, patrullaban en sus motos en forma intimidatoria toda la zona. Son grupos civiles armados y muy violentos del tipo que propuso crear Evo Morales en Bolivia. Son moto chorros y moto asesinos. Esta vez estaban cebados en su odio porque los docentes venezolanos estaban protestando en la plaza Bolívar. Los docentes, repito, no los oligarcas. En el día del maestro, todos estaban vestidos de negro como una forma de expresar su dolor por las condiciones inhumanas en las que sobreviven, igual que todos los trabajadores y la mayoría del pueblo. Estos grupos de tareas motorizados, como una suerte de Triple A de los 70 en la Argentina, tienen carta libre para darle palizas e incluso matar a los que ellos consideran disidentes u opositores. Es de una brutalidad pocas veces vista. Son hordas de fanáticos que se mueven con impunidad y protección de Maduro y Diosdado Cabello. Pese a semejante emboscada, en donde podrían haber matado a Juan Guaidó, reconocido como presidente de Venezuela por la mayoría de los países democráticos del mundo, los legisladores pudieron sesionar. Lo tuvieron que hacer en el anfiteatro El Hatillo.
A esta altura, todos los que defendemos los derechos humanos en todo el mundo, deberíamos reclamar por la aparición con vida de Gilber Caro, un diputado secuestrado por la dictadura. No creo que las entidades argentinas lo hagan porque en su mayoría han sido cooptadas por el nacional populismo cristinista, o por el chavismo K que tiene en Cristina a la que baja una línea de complicidad con las atrocidades del régimen de Maduro. Hace poco tiempo le dije que una de las ideas más nefastas de Cristina, es que lo que no se nombra, no existe. Todo el tiempo está apelando a eufemismos y a ocultamientos. Su omnipotencia es tan grande que cree que puede tapar el sol con las manos y no llamar dictadura o narco dictadura al régimen que encabeza Nicolás Maduro. Los militantes cristinistas, hacen malabarismos con el lenguaje para disfrazar lo que no se puede disfrazar. La narco dictadura ha generado una verdadera hecatombe social en Venezuela. Más de 7 mil asesinados, denunciados, no por Donald Trump ni por Jair Bolsonaro. Crímenes de lesa humanidad o terrorismo de estado revelados por Michelle Bachellet, la ex presidenta chilena del partido socialista de Salvador Allende. No la pueden acusar de pro imperialista o de derechista. Hay presos políticos en todas las cárceles, torturas, el nivel más alto del mundo en inflación y en inseguridad callejera, falta nafta (si, repito, falta nafta en la tierra del petróleo), faltan alimentos, faltan medicamentos, faltan casi 4 millones y medios de venezolanos que huyeron del totalitarismo y sobre todo, falta libertad y justicia.
Pero los ladri progesistas que todavía aman a Cuba e incluso justifican a Irán, se niegan a utilizar el término dictadura como si eso los alejara del demonio.
Cristina no los deja utilizar el término que hay que utilizar. Y la verdad es que, a esta altura, es mucho más que un capricho ideológico. Es una forma de manifestar su sociedad con la feroz tiranía chavista. Está claro que Cristina y los suyos, se sienten compañeros bolivarianos de Maduro y de Evo Morales (que produjo un fenomenal fraude electoral) o de Rafael Correa, que está prófugo de la justicia de su país porque no puede explicar las coimas que cobró en el caso Odebrecht.
En Caracas ayer hubo un golpe sobre el golpe. Quieren voltear el último pulmón que es el Congreso. Eso es totalitarismo. No tiene otro nombre. Soldados armados y antidemocráticos no les permitieron la entrada a diputados republicanos y pacíficos.
¿Se acuerda lo que pasó la semana pasada?
El presidente interino, Juan Guaidó, con su traje azul y su corbata celeste, armado solamente con su coraje, intentó saltar las rejas, pero los uniformados armados hasta los dientes, lo bajaron violentamente. Un ataque furibundo a todos los valores democráticos. Un golpe dentro del golpe. La fuerza bruta con ametralladoras contra las ideas y la razón. Maduro se sostiene solamente con las bayonetas y los fusiles de sus generales corruptos que ganan fortunas y con el apoyo de dólares y armamento de Rusia, la hinchada de Raúl Castro que aporta sus espías y comandos y con el respaldo algo más distante de China. Maduro sigue usurpando el cargo también por la complicidad de los líderes regionales chavistas como Cristina Fernández de Kirchner, por ejemplo.
La militarización del Parlamento demuestra la desesperación y la falta de apoyo popular de un fantoche con ideas podridas, pero que se cae de Maduro.
Hoy los restos de la democracia que queda, los diputados, sesionaron aunque no pudieron hacerlo en su ámbito natural.
Veremos cómo repercute esto en las Fuerzas Armadas que tienen una cúpula de comandantes magnates y una mayoría obligada a reprimir que cada tanto amaga con no aceptar más esa obediencia debida.
Según el FMI, la inflación va a trepar a 10.000.000 % en este año. Si escuchó bien. El chavismo dejó al país sin moneda y un sueldo alcanza para comprar apenas una gaseosa y un pedazo de pan. Una tiranía feroz en nombre de los pobres y de la revolución bolivariana. En lugar de combatir la pobreza, combatieron a los pobres que escapan como pueden de Venezuela.
Ya fallecieron, pero está claro históricamente, que Hugo Chávez fue el heredero de Fidel Castro.
De hecho, en los tres gobiernos K anteriores, las relaciones carnales que establecieron con Venezuela fueron muy intensas y por supuesto, sazonadas con negociados sucios y delictivos de todo tipo.
Hoy en Venezuela se instaló un modelo jurásicamente estalinista, donde está prohibido pensar distinto. O mejor dicho, está prohibido pensar.
Es bueno que los argentinos nos miremos en el espejo de Venezuela porque hacia allí nos quisieron llevar e insisto, aún nos quiere llevar Cristina y su banda de ladrones.
Luis D’Elía, en su momento, incluso, llegó a decir que Maduro, debía fusilar a los opositores. Esa es la democracia en la que creen. La de los tiros para silenciar la palabra.
Nunca vamos a olvidar lo que el chavismo y el kirchnerismo hicieron para estafar a ambos pueblos: Prestamos de dinero a tasas del 15 % que nos perjudicaron muchísimo. Bicicletas con el dólar en el mercado negro. La valija de dólares sucios de Antonini Wilson que llegó para la campaña de Cristina. Los negociados de Julio de Vido con el tema petrolero y los barcos que nadie sabe cuántos fueron ni cuanto nos costaron. Los 50 millones de dólares físicos que se repartieron Néstor y Chávez, según denunció Claudio Uberti Y las coimas que hubo que pagar con la maquinaria agrícola. Y sigue la lista.
La rebeldía pacífica siempre es sana. Nadie debería rendirse frente a un ejército opresor interno. Hay que ponerse de pié y no dejarse arrodillar por los autoritarios.
Otra vez, abogada exitosa: ¿Usted diría que Bachellet miente por orden de los yankys o está describiendo la realidad? Sin embargo usted mantiene su silencio cómplice.
Jean Paul Sartre dijo que “a todo puede renunciar el hombre, sin dejar de ser hombre. A todo, menos a la libertad”. Y está todo dicho.
Las fuerzas democráticas y republicanas deben frenar la hecatombe dictatorial y la tragedia humanitaria. Condenar al régimen en todos los foros y apoyar el regreso de las instituciones y la libertad.
Verdad y justicia debe ser la consigna de siempre. Oscar Wilde afirmó “Si uno dice la verdad, tarde o temprano será descubierto”. Ojalá la inmensa mayoría del querido y sufrido pueblo venezolano sea descubierto. Será para el bien de todos. Menos de los corruptos y de los dictadores.

Impunidad para CFK y demolición para Nisman – 14 de enero 2020

Este sábado, se van a cumplir 5 años del asesinato del fiscal Alberto Nisman, tal vez el magnicidio más grave de la historia democrática argentina. Pero más terrible aún, es que se van a cumplir 5 años de impunidad. Y como si esto fuera poca vergüenza institucional, hay que agregar que nuevamente desde el estado, del cuarto gobierno kirchnerista, se puso en marcha un operativo que podríamos denominar “Demolición”. Según el diputado Waldo Wolff, semejantes jugadas tenebrosas fueron ordenadas por Cristina Fernández para buscar despegarse de la investigación que más la inquieta y lograr la impunidad. Políticamente, está claro que en esto, el presidente Alberto Fernández se mueve como cómplice, como si estuviera cumpliendo con su parte del pacto original que acordó con ella. Alberto sería presidente y Cristina una santa que jamás cometió ningún delito.
Este operativo “Demolición” tiene como objetivo dinamitar la imagen del fiscal Nisman, es decir, lo mismo que intentaron hacer desde el primer momento en el gobierno de Cristina. Pero ahora, el otro propósito es voltear las dos causas: la de la muerte de fiscal y la de la denuncia por encubrimiento de Cristina y otros, a los terroristas que volaron la AMIA y protagonizaron el atentado más grave de la historia con 85 muertos.
Este truculento rompecabezas tiene varias piezas que se fueron uniendo con el correr de los días:
1) Sepultar la pericia de la Gendarmería.
2) Darle el micrófono a Moshen Rabbani como si fuera la Madre Teresa de Calcuta y finalmente,
3) Utilizar mano de obra barata como el diputado Leopoldo Moreau para ensuciar a todos con las mentiras más escandalosas.
Pero vamos cronológicamente.
Primero fue la ministra de (in) Seguridad, Sabina Fréderic, que responde a Cristina y que fue formada en la matriz ideológica de Horacio Verbitsky y Eugenio Zaffaroni. De golpe, dijo que iba a ordenar que se revisara la pericia de Gendarmería. Cuando le llovieron críticas por su ignorancia del tema y por su avance sobre el poder judicial que es el que puede ordenar una nueva pericia, reculó en chancletas y comenzó a hablar de una “auditoria externa”. De inmediato, apareció el mismísimo Charles De Gaulle, digo Alberto mostrando sus uñas y su verdadera cara. No solamente ratificó lo dicho por Frederic, sino que agregó palabras humillantes hacia la pericia, igual que el senador Oscar Parrillitudo que dijo que era un trabajo trucho.
Alberto dijo que esa pericia monumental y precisa “carece de todo rigor científico” y luego desbarrancó asegurado que es un trabajo “ridículo”.
Le aclaro que el trabajo realizado por la Gendarmería fue de una excelencia profesional y una independencia política notable. Hasta para los K, la gendarmería siempre fue la fuerza de seguridad más confiable y la dueña del mejor equipo de criminalística del país. Por orden del fiscal Eduardo Taiano, participaron más de 40 peritos, expertos en medicina legal, química y balística entre otras disciplinas. Ese trabajo determinó lo que muchos sospechamos desde un principio: Nisman fue asesinado por dos personas en el baño de su departamento.
Patricia Bullrich aseguró que jamás se metió ni en la realización ni en las conclusiones de la pericia. Sin embargo, el doctor Alejandro Rúa, ex abogado de Héctor Timerman y Cristina, la acusó sin aportar una sola prueba de algo gravísmo. Dijo que Bullrich le había ordenado a la Gendarmería que los resultados de la pericia confirmaran que fue un asesinato. Insólita imputación sin un papel que lo fundamente y sin que ninguno de los participantes de la pericia lo haya denunciado. Parece más una expresión de deseo de Rúa, un manotazo de abogado como dice en su tuit este profesional que tributa ideológicamente a lo más radicalizado del cristinismo, cuyo epicentro está ubicado en el otrora prestigioso CELS, hoy convertido en una unidad básica de Horacio Verbtisky. La ex ministra Bullrich, anunció que le va a iniciar una querella al doctor Rua.
En el caso del doctor Pablo Lanusse, su actuación se limitó a su carácter de abogado de Sara Garfunkel, la madre del fiscal Nisman. Hizo sendas presentaciones judiciales denunciando a la ministra Fréderic y al presidente Fernández por “intromisión”. En el caso del jefe de estado y profesor de derecho de la UBA, el doctor Lanusse recordó en su escrito que “la Carta Magna, en el artículo 109 de la Constitución Nacional, impone un claro límite a la competencia del titular del poder ejecutivo, en aras de la división de poderes y la vigencia de los principios republicanos de gobierno.
Y agrega que el “Señor Presidente de la Nación se autoerigió en juez de la causa, al afirmar que no apareció ninguna prueba seria de que a Nisman lo mataron”.
En otro de los párrafos de su denuncia, Lanusse, asegura que “ el presidente de la Nación, con sus declaraciones desconoce ese límite constitucional e incumplió su juramento y sus deberes de funcionario público”.
La segunda pieza clave del operativo “Demolición” fue el discurso que Mohsen Rabbani pronunció en una radio cristinista. Se disfrazó de entrevista, pero fue un claro ejemplo de la cercanía, empatía y trabajo en equipo que hay entre Cristina y Rabbani que le recuerdo, según la justicia, fue el cerebro del grupo terrorista que ejecutó el atentado contra la AMIA. Por eso Interpol lo está buscando por todo el mundo y permanece en el grupo de los que tienen “alerta roja” sobre su paradero.
Las perversas palabras de Rabbani tuvieron el claro objetivo de ayudar a Cristina en la búsqueda de su impunidad. Dijo que Israel le pagó a Nisman para involucrar a Irán en el atentado y que Cristina trató de arreglar las cosas en el caso de la AMIA pero no la dejaron, que a Nisman lo mataron los amigos de Israel y Estados Unidos porque no tenía ninguna prueba contra Irán y hasta se dio el gusto de enviarle una abrazo a su viejo camarada y cuasi vocero Luis D’Elía que está en la cárcel, según el dijo “por haber visitado Irán”
Rabbabi desconoce o quiere desconocer que D’Elía, un hombre que reclama fusilamientos de disidentes en Venezuela, está detenido porque tomó una comisaría en la Boca y fue juzgado y condenado con todas las garantías.
Es cierto que D’Elia estuvo en Irán con otro militante que simpatizan con Hezbollah como Fernando Esteche y que llevaron una carta de apoyo a la teocracia iraní firmada entre otros por Hebe Bonafini y el flamante cristinista y embajador ante la Unesco, Pino Solanas.
Que el cristinismo haya tratado como un socio a Rabbani provocó reacciones muy duras. ¿Patricia Bullrich lo definió como un asesino serial y autor intelectual de un genocidio?
Y lo del diputado Moreau, apodado “El Marciano” es de una sobreactuación que claramente busca agradar a Cristina desde el antisemitismo más primitivo al que no se atrevieron fachos históricos como Alejandro Biondini, por ejemplo. Un tuit de Moreau que parece escrito por un Tacuara musoliniano dice asi: “
El invento del asesinato de Nisman fue una de las operaciones de marketing mejor concebida a nivel global. La empujaron el Estado de Israel, la derecha norteamericana, los fondos buitres y los socios locales de ese club”.
El Marciano que sacó menos votos en la historia del radicalismo, siguió el camino de Aníbal Fernández que acusó de lo peor a Nisman y calificó de “rastreros” a los jueces Ercolini y Bonadio y preguntó si ya habían presentado la renuncia o van a ser llevados a juicio al Consejo de la Magistratura”. Una amenaza grosera.
Es cierto que fue deplorable todo lo que se hizo y todo lo que no se hizo alrededor de la muerte y de la gravísima denuncia de Nisman. Ahora no volvieron mejores. Volvieron con el objetivo de buscar impunidad para Cristina y sus cómplices. A 50 años, hay que decir que a esta altura Alberto Nisman, es la víctima número 86 de la AMIA y que no descansará en paz hasta que no haya verdad, juicio, castigo y condena a los culpables.
Jean-León Gerome, el artista francés y academicista, allá por el 1900, escribió algo que hoy puede ser un himno:
Cuenta la leyenda, que un día la Verdad y la Mentira se cruzaron.
-Buen día- dijo la Mentira.
-Buenos días- contestó la Verdad.
-Hermoso día- dijo la Mentira.
Entonces la Verdad se asomó para ver si era cierto. Lo era.
-Hermoso día – dijo entonces la Verdad.
-Aún más hermoso está el lago- dijo la Mentira.
Entonces la Verdad miró hacia el lago y vio que la Mentira decía la verdad y asintió. Corrió la Mentira hacia el agua y dijo:
-El agua está aún más hermosa. Nademos.
La Verdad tocó el agua con sus dedos y realmente estaba hermosa y confió en la Mentira. Ambas se quitaron la ropa y nadaron tranquilas. Un rato después salió la Mentira, se vistió con las ropas de la Verdad y se fue.
La Verdad, incapaz de vestirse con las ropas de la Mentira comenzó a caminar sin ropas y todos se horrorizaban al verla. Es así como aún hoy en día la gente prefiere aceptar la mentira disfrazada de verdad y no la verdad al desnudo.

¿Habrá impunidad para Alperovich? – 13 de enero 2020

Hace pocos días, manos anónimas, pegaron un cartel en la puerta del despacho del senador nacional por el cristinismo tucumano, José Alperovich. El pequeño afiche decía “Ni una menos”.
Al legislador le dieron una licencia de 6 meses hasta que aclare su situación pero lamentablemente, el tiempo va pasando y hasta ahora casi no hay avances en una causa tan grave como es la denuncia por violación. Estos casos hay que investigarlos con la mayor velocidad posible. Sin embargo ya pasaron casi 45 días y todavía no se sabe dónde se va a llevar adelante la investigación. No se sabe que juez la va a tener a cargo ni en que, provincia. No se sabe nada o casi nada. El juez porteño Osvaldo Rappa y el tucumano Facundo Maggio dijeron que la jurisdicción es la del otro. Es como si quisieran sacarse de encima un tema tan delicado. La verdad es que ambos jueces son competentes porque la denuncia asegura que hubo por lo menos 7 casos de abuso sexual agravado y que dos ocurrieron en el departamento de Puerto Madero de Alperovich y los 5 restantes en la sede de campaña del ex gobernador. A esta altura debería ser la Corte Suprema de Justicia la que ordene donde se unifican las causas. Porque en estos temas se trata de que la víctima no sea re victimizada dos veces.
La justicia tucumana habilitó la feria para tratar la denuncia y la Cámara de esa provincia, llamó a audiencia pública para mañana. Ni Alperovich ni su sobrina denunciante tienen la obligación de comparecer. Pueden enviar a sus abogados en representación.
Esto no se puede demorar más. Hay un silencio demasiado parecido a complicidad o a búsqueda de impunidad. Sería un verdadero escándalo que esta denuncia se tratara en Tucumán. No hay garantías de imparcialidad. Alperovich no solamente fue gobernador de Tucumán en tres ocasiones. Además es un empresario muy poderoso con una fuerte relación con la ex presidenta y actual vice, Cristina Fernández de Kirchner. Muchos jueces y fiscales de Tucumán fueron designados bajo el mandato de Alperovich y el poder político tiene mucha injerencia en los Tribunales. La balanza de la justicia no estaría equilibrada y la venda no taparía convenientemente los ojos.
El sentido común y la corajuda lucha de las mujeres contra la violencia de género y los femicidios impone que Alperovich sea juzgado lo antes posible y en esta ciudad de Buenos Aires, tal como decidió la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional.
Me asombra el silencio o la tibieza en los reclamos de los colectivos femeninos que suelen tener velocidad, contundencia y capacidad movilizadora en caso de esta magnitud.
Y hoy, el caso más escandaloso, es la gravísima denuncia penal contra José Alperovich que hizo su sobrina de 29 años. No hay antecedentes de una acusación de semejante magnitud contra uno de los políticos con mayor poder de la Argentina. Alperovich gobernó con mano de hierro Tucumán durante 12 años seguidos. No es un perejil. No es un legislador del montón. Estamos hablando de alguien que colonizó la justicia, doblegó a varios medios de comunicación y perpetró un nepotismo pocas veces visto. Sembró el estado con sus parientes. Mientras fue el jefe de Tucumán multiplicó su fortuna varias veces sin poder explicarlo con claridad. De la concesionaria de autos pasó a las empresas constructoras, inmobiliarias, financieras, campos con ganado y soja y exportación de cítricos. Usó el avión sanitario provincial para temas personales.
Por eso lo podemos ubicar dentro de la categoría del “ladri feudalismo K”. Por algo, un sector amplio de los tucumanos lo bautizó como “El Zar”. El rechazo que provoca su figura lo llevó a salir cuarto en las últimas elecciones, detrás de Ricardo Bussi, el hijo del temible genocida.
Todo esto le da una potencia inédita a las acusaciones que hizo su sobrina mediante una carta que publicó La Gaceta y con dos presentaciones ante la justicia tucumana y la porteña.
No se puede revelar la identidad de la denunciante pero Alperovich, en otra muestra de impunidad canallesca, lo hizo a través de las redes, mientras estaba de vacaciones en Miami. Nosotros la llamaremos simplemente Florencia.
Les pido a los oyentes que si hay chicos que están escuchando los alejan de la radio porque quiero relatar con toda la crudeza necesaria lo que Florencia dice que le hizo su tío segundo. Pobre Florencia, en su momento, tuvo que declarar tres horas ante la fiscal María del Carmen Reuter que fue designada por Alperovich como muchos de los integrantes del poder judicial tucumano. Florencia era asistente personal de Alperovich que contrató como abogado a Mariano Cúneo Libarona. En un fragmento de su texto, Florencia dice: “No quería que me besara. Lo hacía igual. No quería que me manoseara. Lo hacía igual. No quería que me penetrara. Lo hacía igual.”. Lo trata de monstruo y da detalles de cómo la violó en forma reiterada durante un año y medio. “El avasallamiento fue demoledor. Nunca lloré tanto en mi vida”, escribió la chica.
Alperovich declaró que todo eran mentiras y que por eso no iba a tomar licencia en la Cámara Alta aunque después la presión social y la de sus colegas lo obligo a dejar su banca por 180 días. Alperovich dijo además, que él había denunciado a Florencia por amenazas aunque no las ratificó en la justicia y que se trata de “chantajeadas”, un neologismo que seguramente junta chantada con chantaje.
Una cosa que llama mucho la atención es el silencio de su polémica esposa, la zarina Beatriz Rojkés. Ella no lo acompañó a Estados Unidos y bajó su perfil político desde que confirmó su salvajismo inhumano frente a un humilde tucumano que le reclamaba maquinaria para solucionar un tema de inundaciones en su barrio. La Zarina le dijo textualmente: “Pedazo de animal, vago de mierda, yo tengo diez mansiones”.
El abogado Gustavo Morales directamente exigió que se le quite la banca por “inhabilidad moral a Alperovich” Y acaba de impulsar una nueva denuncia contra Beatriz Mirkin, la otra senadora por Tucumán que nada casualmente, es prima de Alperovich. La acusa de “encubrimiento agravado” porque cuando la denunciante de la violación sexual se lo contó y le pidió ayuda, Mirkin le dijo “que se la aguantara hasta después de las elecciones”. Mirkin que suele hacer alarde de sus posturas feministas y en contra de la violencia de género, calló y ocultó lo que le comunicaron y lo que es más grave todavía, le comentó en un bar de un shopping que “no le extrañaba lo que le contaba porque Alperovich ya había tenido actitudes similares con una anterior secretaria de ella.
Veremos cuál actitud toma con el Machirulo el bloque que responde a Cristina. ¿Lo van a proteger o le van a exigir que explique todo ante la justicia? El diputado Leonardo Grosso impulsó la licencia de Alperovich :”Callarnos, sería volvernos cómplices”, aseguró Grosso. Y tiene razón
Alperovich tiene algunos antecedentes nefastos en su relación con las mujeres. Durante una entrevista con la periodista Carolina Servetto, se comportó agresivo, desafiante y en forma misógina. Le dijo: “Esta chica me encanta, es el perfil que a mí, me gusta. Sos una preciosura”. Eso fue en vivo, en pleno reportaje. Y ante la incomodidad y el enojo de la periodista, expresó: “No te sale ponerte en mala. No te sale, sabés. A mí, vos me haces acordar a mi señora”.
También tuvieron mucha cobertura mediática los rumores de una relación del Zar con Mariela Mirra, una joven que había ganado el reality Gran Hermano en el 2008. Le había dado un empleo pagado por el estado provincial pero cuando estalló el conflicto, intervino la Zarina y lo trató de abuelito a Alperovich y Mariela dejó de trabajar para Tucumán.
Hay que decir que el senador también tiene que ir a declarar a tribunales acusado de encubrimiento por el asesinato de la joven estudiante de periodismo Paulina Lebbos. La lucha incansable de Alberto, su padre siempre puso bajo la lupa a la familia Alperovich.
Florencia, la chica que denunció al ex gobernador tiene custodia policial porque tiene miedo que la maten. Entre las pruebas que aportó la denunciante hay intercambio de mensajitos telefónicos donde ella habla siempre de trabajo y él le responde “Yo te voy a proteger siempre, sos mi dueña”.
Según lo ONG, “La Casa del Encuentro” en estos últimos 11 años hubo 3 mil femicidios. Ada Rico, su titular, en relación a José Alperovich fue breve pero letal: “Abusador de privilegios y poder para lograr impunidad. El patriarcado, expresándose”.
Hay que combatir a todos los golpeadores y violadores sin que importe la camiseta partidaria. Un par de muchachos de La Cámpora fueron acusados y la agrupación hizo todo para ocultar el tema, Lucas Carrasco fue condenado antes de morir a 9 años de prisión por violación, un profesor universitario ex integrante de 678 también fue señalado por varias alumnas y militantes K.
Ojalá el caso de Alperovich no corra la misma suerte y no traten de esconderlo bajo un manto de silencio.
Las consignas son claras.
Ni una menos. Ni una violada más.
Ni un violador más.
A ellas, vivas las queremos.
A ellos, presos los queremos.