D’Elía a la cárcel – 7 de noviembre 2017

Falta muy poco para que Luis D’Elía vaya a la cárcel. Falta muy poco. Falta simplemente un trámite para que quede firme la condena a cuatro años de prisión con la que fue castigado por haber cometido cinco delitos durante la violenta toma de la comisaría 24 de La Boca.
El Tribunal Oral en lo Criminal Federal número 6 también lo inhabilitó por 8 años para ejercer cargos públicos y le prohibió salir del país sin autorización porque lo encontró culpable de atentado a la autoridad agravado, lesiones leves a un policía, incitación a cometer delitos, privación ilegal de la libertad y usurpación, todos delitos cometidos en concurso ideal.
VIDEO 0: EN EL 2004 CUANDO ENTRO A LA COMISARIA 24.
Para que D’Elía quede encerrado en una celda falta que la Cámara Federal de Casación resuelva las apelaciones que hicieron sus abogados. Uno de ellos es Juan Grabois, el amigo del Papa Francisco y asesor del Consejo Pontificio del Vaticano.
Tanto adentro de tribunales como en el módico acto que hizo en la puerta, sus argumentos defensivos fueron los mismos. El soldado defensor de Chávez y Maduro, de Cristina y de Irán, aseguró que es un perseguido político por el presidente Mauricio Macri que utiliza al poder judicial como una fuerza de choque de su gobierno.
Ya en el programa de Jorge Lanata se había comparado con Nelson Mandela. VA VIDEO 1: D’ELIA SE COMPARA CON MANDELA
Compararse con Mandela es no comprender la dimensión ni la historia de uno de los más grandes hombres de la humanidad.
D’Elía tiene muchos problemas para interpretar la realidad. Pero el más grave es que se ve a sí mismo como un líder carismático de los humildes y es un muchacho rechazado una y otra vez por sus propios compañeros.
Su imagen es tan negativa. Está tan asociada a la violencia patotera y al stalinismo jurásico que solamente consiguió 15 mil votos en las elecciones y quedó afuera de todo. Ni siquiera pudo superar la barrera de las primarias.
Pero eso no es todo. Su propia jefa Cristina lo discrimina una y otra vez. Primero, no dejó que su partido llamado MILES se sumara a Unidad Ciudadana. Cristina no autorizó que se colgara de sus polleras. Después ocurrió algo más grave y denigrante. El mismo D’Elía confesó, a través de Twitter que Oscar Parrilli le pidió que no fuera al acto en la cancha de Racing porque era “piantavotos”.
VIDEO 2. Captura del tuit donde dice que Parrilli le pidió que no fuera.
Como puede verse no fue el imperialismo yanky ni el grupo Clarín o la oligarquía de La Nación los que lo ningunearon. Es el votante bonaerense y sus propios ídolos políticos. De hecho, terminó su discurso de barricada gritando viva Néstor, Viva Cristina.
VIDEO 3 . ULTIMO PARRAFO DE SU DISCURSO. DICE QUE NADA NI NADIE NOS VA A SACAR DEL CAMINO EMPRENDIDO: VIVA NESTOR, VIVA CRISTINA.
Es tragicómico como D’Elía pone la otra mejilla. Cristina le pega un cachetazo y el agacha la cabeza y acepta. Una vez se cansó y dijo que, ante la detención de dos patriotas y héroes como Julio de Vido y Amado Boudou, Cristina no podía hacerse la pelotuda. A las pruebas me remito:
VIDEO 4. HAY UN VIDEO DONDE EL DICE ESTO. HEROES A DE VIDO Y BOUDOU Y QUE CFK NO PUEDE HACERSE LA PELOTUDA.
El fracaso más grande de alguien que aspira a ser dirigente político o social es que no lo quiera nadie. O muy poca gente. Y sobre todo que lo desprecien sus conductores. D’Elía tiene la peor condición de kirchnerista. La que quiere ser y no lo dejan. Los muchachos de La Cámpora huyen de su lado y el sigue llamando a la resistencia a este gobierno “dictatorial conducido por un mal parido como Macri”. Quiero creer que no va a pretender entrar a la Casa Rosada o al Congreso con 40 muchachos a las patadas como lo hizo en la comisaría de La Boca. Quiero creer que no va a empezar a los golpes de puño como hizo contra un manifestante, productor agropecuario, que protestaba contra la 125 durante la guerra que Cristina le declaró al campo. Quiero creer que no va a pedir que fusilen a nadie como pidió que fusilen a Leopoldo López, un dirigente opositor a Maduro al que la dictadura chavista acusa de ser el responsable de 40 muertos.
La ideologitis y el odio de clase que exhibe con orgullo no le han permitido a Luis D’Elía erigirse en un referente de nadie. Y eso que dinero no le faltó nunca. Hubo un momento en que él era diputado y tanto su esposa como sus cuatro hijos tenían cargos en el estado. Un país bancando la militancia de una familia entera. Disvalores del autoritarismo cleptocrático que nos gobernó más de 12 años. Incluso alguno de sus hijos tuvo que renunciar acusado de haber ingresado al ANSES sin los requisitos correspondientes.
Luis D’Elía está en problemas. No solo porque en cualquier momento será detenido y llevado con chaleco antibalas y casco al penal de Ezeiza o de Marcos Paz. También porque tiene que dar explicaciones por el rol que jugó, según la denuncia de Alberto Nisman, en el encubrimiento de los terroristas de estado que volaron la AMIA.
Se lo puede ver en fotos con líderes extremistas iraníes y prófugos de la Justicia como Moshen Rabbani y personajes que apuestan o apostaron a la violencia como partera de la historia como Fernando Esteche (el ex comandante de Quebracho acuchillado por sus propios ex compañeros) o Roberto Perdía (el ex integrante del estado mayor de Montoneros).
VIDEO 5. DOS FOTOS. En google imágenes están ambas.
Antisemita fanático, permite que su amigo Jorge Khalil, trate al canciller Héctor Timerman de “ruso de mierda”. En esa conversación puede escucharse cómo su amigo Yussuf Khalil le cuenta que él había presentado un texto parecido redactado por Esteche y ambos ríen como burlándose de las víctimas y los familiares de la AMIA. Ese tramo de la escucha es directamente vomitivo. Es la expresión más cruda de un régimen homofóbico que niega el holocausto y la democracia.
VIDEO 6: es una escucha donde pasa todo esto que cuento. Hablan D Elia y Khalil por teléfono.
Horacio Verbitsky, el titiritero de Timerman, dijo que D’Elía es un vende humo y que exagera su llegada a la Casa Rosada para subirse el precio y fanfarronear. En varios audios D’Elía aparece asegurando que habla con frecuencia con Oscar Parrilli, Julio de Vido y hay más información que lo vincula con el jefe de La Cámpora, Andrés “El Cuervo” Larroque´, como nexo con la presidenta de la Nación. Parrilli en ese entonces era secretario de la presidencia y mano derecha de Cristina, una suerte de mayordomo que le solucionaba todos los problemas. Después, le tiraron la brasa ardiente de los servicios de inteligencia.
Y como si esto fuera poco, sabemos que alquiló a un grupito de la barra brava de All Boys para un acto a favor de Palestina y donde la consigna principal era “basta de sionismo nazi”. Se puede escuchar con nitidez la voz llorona de D’Elía decir que le tuvo que tirar unos “manguetes” a los muchachos que se portaron bien.
Les dí 25 lucas, dice en un momento. Pregunta al paso: ¿Cuál es el gesto emancipador del hombre nuevo que paga peaje a unos salvajes para que vayan a hacer número y despelote en un acto? ¿De dónde sacó los 25 mil pesos que en ese momento eran casi diez jubilaciones?¿Era dinero de sus ahorros y se trata de una donación generosa? ¿Es plata que le dio Parrilli, De Vido, Larroque o unos riales que es la moneda de Irán? ¿A cuánto estará el Rial en el blue? Lo digo porque el propio Sergio Szpolski, el empresario que más pauta publicitaria recibió del gobierno para que vaciara sus medios K, puso en twitter que Luis D’Elía era “un ladrón que recibía cheques de Irán”.
Hoy los fantasmas se le acumulan a D’Elía. La impunidad se termina en la Argentina. Y está a un paso de la cárcel.

La mancha de Amado – 6 de noviembre 2017

Hay una banda delictiva que podríamos bautizar “La mancha de Amado”. No es un grupo musical como el que lidera Manu Quieto, su amigo y uno de sus pocos defensores. Es una asociación ilícita que con la jefatura de Amado Boudou no dejó leyes por violar. En su codicia insaciable, el primer ex vicepresidente preso por corrupción de la historia se llevó puesto a la celda a su testaferro y socio, José María Núñez Carmona.
Van a tener que explicar lo inexplicable en todas las causas: enriquecimiento ilícito, lavado de dinero sucio, coimas y rendir cuentas de las 11 empresas y sociedades en paraísos fiscales que Amado no declaró, de las cuentas en el exterior y del blanqueo de casi 2 millones de dólares que hizo Núñez Carmona y fueron a parar al bolsillo de Amado Boudou.
Hoy Boudou está preso. Ese debe ser su lugar en el mundo. Es la cosecha que merece después de su siembra de asaltos a cara descubierta. Elisa Carrió dijo apenas tres palabras que lo definen todo: “Viva la República”. Cristina, la madrina de la carrera delictiva de Boudou y Eugenio Zaffaroni, coincidieron en decir que “No hay estado de derecho en la Argentina”. Rara doctrina aquella que considera democracia solo cuando gobiernan ellos y denuncia persecución ideológica cuando se castiga a los ladrones que le robaron montañas de millones a nuestro pueblo.
La mancha de Amado salpica a medio mundo y por eso nadie quiere estar cerca.
Mientras tanto, avanza una de las causas más emblemáticas de la cleptocracia K.
Hablamos del intento de apropiación de Ciccone, la fábrica de billetes.Hay suficientes pruebas para que malandra de estado y ex ministro de Economía, sea castigado con hasta 12 años en la cárcel. La caída de Amado demostró que ya es muy poca gente la que lo ama. Esta vez en la calle no había nadie. Aturdía el silencio de la soledad. Nadie lo quiso acompañar. No había banderas de La Cámpora ni pancartas de Cristina, la que lo eligió como compañero de fórmula y dijo aquella frase histórica: “Que lindo es tener vicepresidente”. Está claro que le soltaron la mano. Hay que ser muy fanático, muy perverso o haber mojado el pancito en la sopa de la corrupción de Boudou para defenderlo públicamente como lo hacen Luis D’Elía o Víctor Hugo Morales. ¿Lo defenderá el relator del relato? Experiencia tiene: se tragó cada sapo
Hasta los kirchneristas comprendieron que este galancito descuidista, aprovechó la muerte de Néstor Kirchner para robarle el negocio sucio. Fue el ex presidente el que le encargó a Boudou el operativo. Pero una vez que falleció, Amado ni tuvo tiempo para llorar a su jefe político y aceleró los tiempos para quedarse el con el tristemente célebre apodo del “Patrón de los billetes”. En el expediente de 42 cuerpos se ve con mucha claridad como Amado le da velocidad al operativo sin esperar ni siquiera el entierro de Néstor. Tal vez pensó que la justicia iba a comprender ese dicho popular de que el que roba a un ladrón tiene 100 años de perdón.
Nuñez Carmona está hasta las manos. Atendía en el ministerio como si fuera funcionario. Pero falta que hable Alejandro Vandenbroele, testaferro que tiene unas ganas tremendas de prender el ventilador y confesar todo.
Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel y Gabriela Nuñez Iñiguez son los tres jueces integrantes del Tribunal Oral Federal número 4 que se pueden convertir en próceres. Todos los martes tienen el juicio a Boudou y todos los miércoles el de Julio de Vido. Dos de los personajes más manchados por el gobierno que más cantidad y variedad de delitos cometió con la jefatura de Néstor y Cristina. Algo muy fuerte está cambiando: los dos están presos.
El estado argentino pagó, es decir que pagamos todos, en abril del 2012, la friolera de 140 millones de pesos para comprarle billetes a Ciccone. En ese momento la empresa era de los tres atorrantes que se pasaron de vivos: Amado, Nuñez Carmona y Vandenbroele.
La jefa de la Oficina Anticorrupción pidió que Ricardo Echegaray, el ex capo de la AFIP, sea procesado en esta causa donde jugó un papel decisivo.
El cancherito de las motos Harley Davidson, es un icono del típico inmoral y chantapufi que se enriqueció en el estado.
Tiene tres procesamientos más en otras causas gravísimas como la coima de casi 8 millones de pesos que cobró del pueblo pobre de Formosa.
Finalmente todo llega. La justicia tarda pero llega. La de Ciccone es una de las causas más bizarras. Casi un record mundial. Hubo cientos de casos de corrupción de estado durante el reinado K. Pero afanarse la fábrica de los billetes, es como too much diría Cristina.
Di Lello en sus 200 páginas da por acreditado que el ex vicepresidente, siendo ministro de Economía le compró el 70% de la empresa a Nicolás y Héctor Ciccone a cambio de salvarla de la quiebra a la que la había empujado el propio gobierno de Néstor.
Fue una metodología bastante utilizada durante la era de los pingüinos buitres: hostigar a una empresa o un empresario, perseguirlo con ferocidad y obligarlo a vender a precio vil.
Y disfrazarse de revolucionario para ocultar tantas manos en la lata. Pero el de Amado Boudou sigue siendo el caso más extremo. En su sobreactuación por ocultar los delitos que cometió pasó de Alsogaray a Perón y de María Julia al Che Guevara. Un ortodoxo neoliberal se convirtió en un defensor de la patria socialista. Un amante de Estados Unidos en un tardío lector de Marx. En eso también aprendió de Néstor. Utilizar los símbolos de la izquierda y los derechos humanos como escudo para ocultar sus estafas y su enriquecimiento ilícito lleno de testaferros y truchadas.
Ahora recorre los tribunales con el pelo corto y bien afeitadito para cambiar su imagen. Pero hasta hace unas semanas, producía risa y vergüenza ajena ver a Aimé con las mechas largas y desprolijas, la barba y la estética progre, como si de verdad se creyera el heredero de Lenin y Evita. Anda con Fernando Esteche y Luis D’Elía y el cree que eso limpia todo su pasado y todo su prontuario. Su discurso clasista y combativo lo transformó en un patético personaje, una caricatura trucha de Fidel Castro.
En su momento habló por radio Rebelde, la del piquetero amigo del chavismo, el castrismo y el negacionismo del holocausto de los iraníes más fanáticos. Amado no bajó de la Sierra Maestra para liberar a Cuba del dictador Fulgencio Batista. Bajó del médano 678 que tiene como domicilio en una de las malversaciones de documento público que hizo. No se internó en la Bolivia profunda para organizar la guerrilla campesina. Se fue a vivir a Puerto Madero donde fue detenido, cerca de su comandante en jefe, Cristina Fernández de Kirchner. Sin embargo, Boudou, en la carpa de Luis D’Elía en el acampe de Plaza de Mayo exigió por la libertad de Milagro Sala, justo tres de los cristinistas que mayor imagen negativa tienen. El gobierno de Macri celebra que estos impresentables que son rechazados por las grandes mayorías sean las caras visibles de un cristinismo aislado y en franca decadencia. Como al solitario Boudou, se hace trampa a sí mismo. No dejó delito por cometer. Pero está claro que se creyó el más vivo de todos para robar. Dejó los dedos pegados en todas partes. Pero se sintió impune. ¿Se acuerda que Amado subió varias veces al escenario a tocar la guitarrita con su amigo Manu Quieto de La Mancha de Rolando? El cantante es tan obsecuente y tan agradecido por la cantidad de actuaciones que les pagó el estado, es decir nosotros y le debe tanto que dijo que Amado no es el mejor guitarrista que conoce, que le pone un 9 porque 10 son Pappo y Gustavo Ceratti? Hasta Juan Cabandié se sumó a la banda una noche de pura militancia musical. En otro recital, Amado subió con una remera que decía “Cristina Capitana”, mostrando que tiene la cara dura y la mano larga. Hoy Boudou está preso. Elisa Carrió dijo: “Viva la República”. Se vienen varios momentos complicados para el patrón de los billetes. Se viene la noche y por eso arde la ciudad.

La cárcel y Cristina – 3 de noviembre 2017

Es uno de los grandes temas. Es la primera pregunta que nos hace la gente en la calle: Leuco, ¿Cristina va a ir presa? ¿Va a devolver todo lo que se robó? Es un tema delicado. Muy delicado. Si uno hace una encuesta casera entre los oyentes de este programa, estoy seguro que la inmensa mayoría va a exigir que la ex presidenta vaya a la cárcel de Ezeiza o Marcos Paz para estar cerca de sus antiguos compañeros de ruta, ex funcionarios, amigos y testaferros que ya están en prisión.
Pero también es verdad que en la intimidad de la Casa Rosada, el presidente Mauricio Macri intenta calmar la sed de revancha que tienen algunos integrantes de Cambiemos. ¿El presidente va a tratar de frenar o acelerar la detención de Cristina? Ni una cosa ni la otra. Va a hacer honor a su respeto por la división de poderes y dejar que la justicie actúe con la mayor independencia posible. Solo que suele pedirle a sus interlocutores que no sobreactúen, que eviten victimizar a Cristina y convertirla en el mártir de la lucha por los pobres que ella quiere ser.
¿Qué significa esto en la práctica? Que el gobierno de Macri no va a impulsar que sus bloques legislativos intenten impedir que asuma Cristina. Tal vez haya alguien que haga la propuesta. Margarita Stolbizer, por ejemplo. Ella lo sugirió. O Graciela Ocaña que hizo un comentario en ese sentido. O Elisa Carrió que dijo que “si hay justicia, Cristina va a ir presa”
Pero formalmente, desde los institucional, Cambiemos va a dejar que actúe la justicia, sin presionar para acelerar ni demorar los tiempos.
Miguel Angel Pichetto, una pieza clave en la refundación del peronismo y como interlocutor del gobierno ya dijo que los ex presidentes tienen algún privilegio, por su investidura y por lo que representaron en la democracia. Por eso fue a visitar a Carlos Menem y por eso, está dispuesto a cuidar a Cristina pese a que ella lo insultó, lo trató de traidor hijo de mil puta y que va a estar en un bloque de Unidad Ciudadana y no del Partido Justicialista. ¿Qué dice Pichetto? Que para desaforar a Cristina tiene que haber un pedido de la justicia y una sentencia firme en algunas de las decenas de causas que tiene que enfrentar. El ejemplo de Carlos Menem es perfecto. Es senador y senador electo. Pero si la condena por el contrabando de armas a Ecuador queda confirmada, dejará de pertenecer al senado y, seguramente, irá a una detención domiciliaria producto de la edad.
Todos quieren ser muy prolijos y extremadamente reglamentaristas con una posible detención de Cristina. No la quieren convertir en una bandera que la habilite a hablar de ella misma como perseguida política. Y la verdad es que en el corto plazo, ninguna de las causas va a quedar firme. Falta todavía que corra mucha agua bajo los puentes. Juicios orales, testimonios, condenas, varias apelaciones.
Marcos Peña, el jefe de gabinete y cerebro del gobierno, dijo que cualquier persona a la que se le compruebe un delito puede ser encarcela y habló de la igualdad ante la ley. Es decir que nadie tiene o nadie debería tener coronita. Pero, al igual que Macri apostó a la racionalidad jurídica más rigurosa y no al revanchismo político.
Son conscientes que Cristina podría llegar al 10 de diciembre, cuando tenga que ocupar su banca en el Senado, con 5 procesamientos. Lo escribió Julio Blanck. Ya tiene tres: está procesada por la causa del dólar futuro, Los Sauces y la ruta del dinero K. Pero en las próximas semanas podría sumar esa condición en las causas por el encubrimiento de los terroristas de estado iraníes que volaron la AMIA, la conocida denuncia del fiscal muerto Alberto Nisman y por la causa Hotesur donde sobran las pruebas de coimas, lavado y enriquecimiento ilícito.
Pero la política es el arte de lo posible. Y nadie quiere echar nafta al fuego o exponerse a una turbulencia institucional y callejera.
La ex presidente sacó 3 millones y medio de votos en la provincia y más o menos 5 millones si sumamos en todo el país las agrupaciones o candidatos que la tienen como referente. Perdió 7 millones de votos desde su reelección y también su invicto electoral. Llevó al justicialismo a la peor crisis de su historia pero lo cierto es que todavía tiene mucho poder en las urnas y gran capacidad de movilización y de daño en las calles. Muchos temen que Cristina ordene una suerte de levantamiento civil, una especie de insurrección piquetera y sindical si es que ella o su hijo van presos. Y ese posible caos social cotidiano con tomas de edificios o cortes de rutas o calles podría ser un obstáculo gigantesco para la tranquilidad interna que el país necesita y para la imagen en el exterior a la hora de pedir créditos, garantizar seguridad jurídica y explicar que Cristina no vuelve más.
Será cierto. ¿Cristina no vuelve más? En política nada cae del cielo. Hay que construirlo. Si Macri y su equipo consolidan una buena gestión económica, con crecimiento, consumo, inclusión, créditos hipotecarios, trabajo en blanco, mejores sueldos, con menos pobreza, endeudamiento e inflación es posible que Cristina siga contenida por una secta llena de perdedores seriales.
Pero si por el contrario, a Macri se le desborda la economía y las soluciones de fondo para lo que menos tienen, tardan demasiado en llegar, entonces sí, crecerán las chances de Cristina de regresar al poder en el 2019 más allá del monumental rechazo que hoy produce.
Y esa es la otra variable. Para muchos que diseñan la política de Cambiemos la presencia de Cristina en el escenario garantiza que la fractura del peronismo y hace muy lenta su refundación republicana. Julio Bárbaro la responsabilizó de haber dejado en terapia intensiva al peronismo, agonizando. Dice que el virus K quiso disfrazar la codicia de revolución y confundir la defensa de los derechos humanos con la reivindicación de la guerrilla.
Es tan profunda la caída de Cristina que casi no hubo recuerdo público de su marido a 7 años de su muerte. El faraónico mausoleo donde descansan sus restos es hoy una especie de monumento a la corrupción y tierra de nadie. Fue un regalo de Lázaro Báez que se encargó de su mantenimiento y su custodia durante las 24 horas hasta que fue detenido ante el silencio de Cristina. Ese mausoleo gigante que no tienen grandes presidentes ni líderes de Argentina ni del mundo, hoy es un emblema de la decadencia del kirchnerismo que como pensamiento está herido de muerte. Todas las grandes figuras de la línea fundadora están casi fuera de juego: Néstor está muerto, Lázaro está preso, Julio de Vido también está entre rejas, Carlos Zannini está peleado y no se habla con Cristina y tanto Cristóbal López como Cristina tienen sus fortunas embargadas y su libertad muy comprometida.
Y como si esto fuera poco, la tierra que los vió nacer a todos ellos, la provincia de Santa Cruz está en una crisis interminable, con vacío de poder y gran desprestigio de la gobernadora Alicia Kirchner. Hasta Máximo tiene graves problemas en la justicia y su liderazgo en La Cámpora está cuestionado por las pésimas actuaciones electorales que tuvieron. Está claro que Cristina está pasando por el peor momento de su vida. Está cerca de su ocaso como dirigente y aislada como nunca. Intendentes y gobernadores están armando una movida que la desconoce. Está en caída libre. No reconoció la derrota ni felicitó ni le atendió el teléfono al ganador. ¿Irá presa? Debería estar presa. Hay pruebas e indicios de sobra. Pero esa es una pregunta que responderá la historia que viene. Macri dice que no van a empujar a Cristina. Pero que tampoco la van a proteger.