Vidal vs Baradel – 24 de febrero 2017

Se viene un choque de planetas en el mundo político y sindical. La gobernadora María Eugenia Vidal está dispuesta a ponerse muy firme con los paros de los docentes y a dar la pelea en la opinión pública. Está convencida que tiene razón y que algunos sindicalistas utilizan a los alumnos como rehenes para sus propios intereses partidarios e ideológicos.

Vidal que además es la política argentina con mayor imagen positiva por lejos, sostiene que Roberto Baradel y sus muchachos tienen un solo interés: desestabilizarla tanto a ella como al presidente Mauricio Macri. La información que maneja y su análisis de la situación, la impulsaron a no ceder ante un brutal plan de lucha de los dirigentes que considera claramente extorsivo, desmesurado y que tiene como principal objetivo sembrar el mal humor entre las familias que no van a poder mandar a sus chicos al colegio. Es que la decisión de los sindicalistas docentes fue grosera, apurada e irracional. Casi sin negociar absolutamente nada se mandaron 48 horas de paro de arranque y anuncian que van a sumarse a la marcha de la CGT a la que también llamó Cristina Fernández de Kirchner, al paro de las mujeres para el 8 de marzo, asambleas para agitar a las bases y finalmente una gran marcha nacional contra la política del gobierno.

Pasaron de cero a cien en dos minutos. Ni les interesó escuchar la propuesta del gobierno. Quieren enfrentar a los gobernadores y al presidente y se prepararan para  un largo combate.

Eso es muy malo para todos, pero sobre todo, para los chicos más pobres que con el modelo Baradel ya perdieron 110 días de clases en diez años. Se llenan la boca en defensa de la educación pública y su boicot permanente al mejoramiento de la educación y la capacitación de los maestros, generó una huida masiva hacia la educación privada. Un dato duro: durante el kirchnerismo se fueron 433 mil alumnos de la escuela primaria pública y se sumaron 265 mil a las escuelas privadas.

Baradel y su gente fueron parte de este fracaso brutal educativo que condena a muchos chicos humildes a no progresar y a seguir en la marginalidad. Su cabeza está en otro lado: quiere conducir la CTA unificada y darle alegrías a sus jefes políticos, Martin Sabbatella y Cristina.

Y le aclaro que “los Baradel”, son poco representativos de los 280 mil abnegados docentes de la provincia. Para empezar, la mitad no está sindicalizados. De los 140 mil que sí, en Suteba, el gremio de Baradel, están cerca de 65 mil y encima en las elecciones difícilmente voten más de 15 mil docentes. Por eso nunca informan los números de votos, siempre dan porcentajes. Es decir que Baradel tiene 15 mil votos de un total de 280 mil docentes.

Encima viven atados a sus cargos. Y después critican a la burocracia sindical.

Baradel no se pierde una manifestación en contra de Macri ni en contra de todo. Siempre está en primera fila. Tiene asistencia perfecta a todas las marchas. Y prometieron que el conflicto va  a crecer. Claro, hay elecciones. Y votos no tienen. De hecho su líder, Sabbatella perdió hasta en su distrito histórico de Morón. Todos queremos que los maestros ganen mucho más. Por supuesto. Estoy seguro que no es posible mejorar la educación con docentes mal pagos. Pero tampoco se puede capacitar a nuestros chicos con paros a cada rato y por cualquier cosa. Un paro docente tiene que obligar a  reflexionar mucho tiempo antes de ser decretado. Porque 12 millones de alumnos en general y los más pobres en particular, son los más perjudicados. No se puede tomar a los chicos como botín de guerra. Cada vez hay más deserción y ausentismo.

Tantos paros y tantos palos en la rueda agotan la paciencia de cualquier padre. Son sindicalistas que defienden más su posición de poder y su carguito sindical que la estrategia de crecimiento educativo para producir una sociedad más igualitaria, para construir ciudadanía y generar mayor inclusión social. Estamos tocando fondo educativamente. Le doy los datos más brutales y preocupantes de la herencia kirchnernista de la cual Baradel y Hugo Yasky y varios de sus compañeros fueron partícipes necesarios.

Más del 50% de jóvenes que entran en secundario no lo logran terminar en tiempo y forma. Y de los que van a la universidad solo se reciben 20 de cada 100.

El 54% de jóvenes de 15 años no logra comprender un texto simple.

El 67% de jóvenes de 15 años no logra resolver un problema matemático simple.

Argentina es el país con mayor ausentismo de alumnos de los 65 países medidos. Y sospecho que entre los docentes pasa lo mismo.

¿Se da cuenta? Estamos consolidando un país cada vez más fracturado y desigual. Más pobreza, más exclusión social, más penetración de los narcos y menos futuro. La falta de educación es la madre de todos los problemas, pero que además, se puede convertir en la madre de todas las soluciones.

Se viene una pulseada fuerte. María Eugenia Vidal de  un lado y Roberto Baradel del otro. Cada ciudadano sabrá quién le quiere hacer más daño y quien le quiere dar las mejores soluciones al drama educativo. María Eugenia Vidal quiere que le vaya bien a la Argentina y combate contra las mafias policiales, penitenciarias y contra las calamidades de una provincia quebrada que dejó Daniel Scioli. Baradel hizo campaña electoral para la fórmula Scioli- Zannini y quiere que le vaya mal a Macri.

Ya es hora de combatir ese fracaso educativo de esta década aplazada. Ese es un agujero negro en el futuro del país y debemos resolverlo cuanto antes. No es ninguna novedad que nuestros mejores años fueron los mejores años de la educación argentina. Fuimos ejemplo en el mundo. Cuando los maestros y los profesores empezaron a perder prestigio social, o el respeto de los gobernantes, o fueron manipulados por dirigentes sin escrúpulos, la Argentina se vino a pique. Hay que volver a poner de pie a los maestros para que se conviertan en pilares del país que viene. De un país donde un joven tenga más posibilidades de estar en clases o en el trabajo que robando o en la cárcel. Ya en su época, Sarmiento decía que si no se educa a la gente por una razón de estricta justicia, por lo menos, se la debería educar por miedo. Es casi un teorema: lo que se dilapida en educación se multiplica en inseguridad. Un ex ministro dijo que mantener a un chico preso un año en un instituto es más caro que pagar los 13 años de escolaridad
No hay debate ni desafío más importante. Nuestro sueño colectivo debe ser el de iluminar tanta oscuridad. Convertirnos en predicadores de la civilización contra la barbarie. Hay mucho por hacer. Construir el mismo amor por la libertad que por la ley. Que sean dos caras de la misma moneda. La educación debe ser prioridad nacional. Todos los derechos a los más necesitados y todas las obligaciones también. Para sembrar ciudadanía y recoger una mejor democracia. Por la deserción cero. Más todavía, por la ignorancia cero. Es por nuestros hijos que es una forma diferente de nombrar a la patria que viene.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Los golpistas de Cristina – 23 de febrero 2017

Hay una agrupación que responde a las órdenes de Cristina Elisabet que podríamos definir como “Los golpistas de Cristina”. Es tragicómico, porque por un lado parece el nombre de una murga, pero por el otro, se trata de personajes nefastos que ponen en peligro la democracia y las instituciones. Por suerte son un grupo minúsculo dentro de la sociedad e incluso muy poco representativos dentro del peronismo. Se podría decir que son marginales y talibanes pero eso no quita que haya que estar atentos y con la guardia levantada. Tienen sus garras en varios sectores de la vida nacional. Por un lado está el general César Milani que en un video en una unidad básica llamó al “movimiento peronista a sacar a toda esta porquería que está en el poder”. Se refería a un gobierno elegido legal y legítimamente por la voluntad popular. Entre los derechos humanos cooptados por los K, la máxima figura de la agrupación “Los golpistas de Cristina” es Hebe de Bonafini. Todos los días tiene un insulto o una calificación de dictador o tirano o sorete al mismísimo presidente de la Nación y su investidura que todos debemos proteger. Y algunas veces, Hebe lo dice desde su programa de la Televisión Pública en un espacio que nos pertenece a todos los argentinos.

En el rubro piqueteros los que manejan la batuta son Luis D’Elía y Fernando Esteche. Los más violentos, los más agresivos, los que mayor capacidad de daño callejero tienen. D’Elía llamó a fusilar a los disidentes, algo que no hizo Perón y por eso se equivocó. También convocó a una pueblada tipo 17 de  octubre con cortes de rutas y puentes si llega el caso de que Cristina es detenida por la justicia. Ellos tampoco se han privado de utilizar una terminología que intenta estigmatizar a Macri casi como alguien que llegó al poder no con los votos si no mediante un golpe mediático.

Ayer apareció la brigada parlamentaria de estos muchachos antidemocráticos. El presidente provisional del senado, Federico Pinedo, definió a estos personajes como “un grupo marginal que quieren derrocar a Macri desde el primera día”. Y aclaró que se sirven del show y la espectacularidad que genera el impacto de reclamar un “juicio político” al presidente como hicieron. Le recuerdo que según el artículo 53 de la Constitución Nacional el instrumento del juicio político es para “destituir” a un jefe de estado por faltas gravísimas. Es el último recurso frente a alguien que haya enloquecido en el poder, o haya asesinado a una persona o viole las leyes en forma sistemática. Por eso se piden mayorías calificadas. Los que piden enjuiciar a Macri saben que no les dan el cuero de los números porque necesitan los dos tercios de los diputados para que eso pueda caminar. Pero lo hacen para ir fogoneando por todos los medios que Macri no tiene que terminar su mandato. Eso se llama golpismo puro. Subversión contra el orden institucional. Tienen la misma mentalidad que la banda de Jorge Videla y sus terroristas de estado que se atribuyeron la capacidad de decidir quién debe y quien no debe gobernar la Argentina. “Miente, miente, que algo queda”, el concepto del propagandista de Hitler todavía tiene adeptos. Van sedimentando la idea del derrocamiento. Van estigmatizando al jefe de estado. Le ponen palos en la rueda todo el tiempo con cualquier excusa y lo tratan de asimilar a la figura débil y pusilánime de Fernando de la Rúa. De hecho que la última vez que se intentó pedirle juicio político a un presidente fue de parte del ex diputado peronista Carlos Soria a Fernando de la Rúa.

El diputado entrerriano Julio Solanas dio el puntapié inicial al que luego se sumaron 14 de sus compañeros. Varios pertenecen a La Cámpora, uno al grupo de Sabbatella, otros responden a ex gobernadores resentidos por haber perdido las elecciones y que hoy no tienen prestigio político ni notoriedad. Pero fue de alto impacto que ese brulote destituyente lo firma el diputado José Luis Gioja. Ex gobernador de San Juan, vicepresidente de la Cámara de Diputados y actual presidente del Partido Justicialista hoy aparece como desencajado y sobreactuando su cristinismo pese a que según las escuchas con Parrilli, Cristina no quiso ir a su asunción y le reclamó que “se suturen el orto”.

Otros peronistas salieron rápidamente al cruce de semejante salvajada. El gobernador Juan Manuel Urtubey, dijo que esa posición de acusaciones temerarias no son representativas ni  son compartidas por la inmensa mayoría del justicialismo.

Miguel Angel Pichetto, que lidera el bloque de 41senadores del PJ-FPV marcó su rechazo a esa iniciativa ayer en este programa y desde Mar del Plata. Dijo que esos mecanismos son para “situaciones muy extremas frente a hecho de mucha gravedad”. Todos pusieron como ejemplo que el tema oscuro del acuerdo entre el gobierno de Macri y el correo de la familia Macri se va a analizar por la Auditoria General de la Nación.

Angel Rozas, jefe del interbloque de senadores de “Cambiemos fue contundente: “Es un disparate de los extremistas y los fundamentalistas que son rechazados por los argentinos”.

El proyecto de resolución de Julio Solanas y José Luis Gioja es absolutamente vago y se basa en el dictamen de la fiscal Gabriela Boquin donde se dice que prácticamente Mauricio Macri le regaló 70 mil millones de pesos de todos los argentinos a su padre. Una verdadera falsedad y un despropósito de la aritmética militante. También se denuncia al jefe de estado por los negocios que algunos de sus amigos y parientes hicieron con el estado pese a que no está probado ni en juicio ningún delito. Una locura provocativa que se puede probar haciendo el ejercicio contrario. ¿Qué hubiera pasado si un legislador opositor a Cristina hubiera intentado llevarla a juicio político? Y eso que hay razones de todo tipo. La asociación ilícita que ella lideró para saquear el estado la tiene contra las cuerdas en los tribunales. Cristina va rumbo a  su tercer procesamiento. No puede explicar su enriquecimiento colosal ni el de algunos de sus socios, testaferros, empleados o cómplices como Lázaro Báez y familia. ¿Se imaginan lo que hubieran dicho pese a que hay motivos muy valederos?

Cristina hubiese acusado como lo hizo tantas veces a la persecución mediática, judicial y política de los que sueñan con volver a la época de las dictaduras. Los hubiera acusado de oligarcas y fascistas. Cristina hubiera dicho, como dijo, que si no están de acuerdo formen un partido y ganen las elecciones.

Hoy, algunos soldados de su tropa quieren destituir a Macri mediante un juicio político y por ahora han cosechado el repudio de gran parte de la sociedad.

Por ahora no hay espacio para los aventureros autoritarios que se creen dueño de la verdad. Por ahora no hay que tener miedo. Pero hay que tener cuidado. Los golpistas y los corruptos son capaces de arruinar cualquier democracia.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

A 5 años del siniestro de Once – 22 de febrero 2017

Paolo Menghini, el padre de Lucas, lo dijo esta mañana con todas las letras: “Estamos reclamando que el Tribunal Oral Federal 4 fije, de una vez por todas, la fecha del juicio oral y público a Julio de Vido por su responsabilidad en el siniestro de la Estación Once, la mayor catástrofe ferroviaria de la historia argentina”.

Ya pasó un año y medio de la sentencia y los familiares de las víctimas todavía están esperando que se hagan efectiva la prisión para los 21 condenados. El único que está preso es Ricardo Jaime y por otras causas de corrupción.

Julio de Vido es el nombre y apellido en donde todo termina y donde todo comienza.

Fue el gerente de compra de voluntades y licenciado en sobreprecios, coimas y retornos . Es tan grosero su comportamiento y su falta de escrúpulos que la mismísima María Luján Rey  contó que quisieron comprarle su silencio en nombre de De Vido. Una semana después de que hubieran enterrado a Lucas, atrapado entre vagones en el siniestro de Once, fue uno de los Olazagasti a ofrecerle trabajo, un auto o lo que quisiera para que se sumara a la complicidad del gobierno. María Luján Rey los echó de su casa. Los ladrones creen que todos son de su condición. De Vido está procesado por la muerte de 52  personas (incluida una beba por nacer) en esos trenes corruptos.

Esta mañana, la sirena a las 8:32 nos arrancó el alma y nos dejó un agujero negro. Los ojos de los familiares del siniestro de Once ya están agotados de tanto llorar. Era conmovedor ver cómo fueron colocando una baldosa con el nombre y apellido de cada víctima. Para eternizar su recuerdo. Para no olvidar jamás. Ni  a los seres queridos ni a los seres despreciables. Hablo de los integrantes de ese triángulo mafioso de la megacorrupción seguida de muerte que conformaron los empresarios, los sindicalistas y los funcionarios de un estado kirchnerista que siempre miró para otro lado.

Por eso varios organismos de derechos humanos tradicionales y cristinistas jamás dijeron una palabra. Por eso los artistas militantes del camporismo extremo no fueron capaces de actuar nunca en forma solidaria.

Castigaron dos veces a las víctimas para ser cómplices y proteger al estado que no protegió a los muertos ni a los heridos.

Es que los Cirigliano y los Juan Pablo Schiavi, entre otros, siguen caminando por las calles pero ya fueron condenados a ir prisión de 6 a 9 años.

Recuerdo que en su momento Paolo Menghini exigió la renuncia de De Vido. Si sabía, por complicidad con la corrupción y si no sabía, por inútil.

Como diría Cristina: no fue magia. Fue un crimen de lesa corrupción cometido desde un estado encabezado por la presidenta de la Nación.

Ya falta menos para que paguen por lo que hicieron. Ya falta poco para que la democracia y la república se llenen de contenido de lo que prefiero llamar siniestro del tren de Once, siniestro en todo el sentido de la palabra.

Digo siniestro y no tragedia porque esa palabra se asocia a lo inevitable y mucho menos, quiero hablar de accidente cuando se pudo haber evitado cada muerte, cada herida. En las condiciones en las que estaba el chapa 16 del Ferrocarril Sarmiento solo un milagro podía salvar a los pasajeros de ese cementerio sobre rieles.

Siento vergüenza ajena por el silencio del gobierno que se fue. Apenas unas palabras sueltas y de compromiso frente a semejante masacre. Me cuesta comprender esa actitud negadora de ni siquiera mencionar el tema durante tanto tiempo. Fue una tozudez y una crueldad que lastimó más a los familiares. Al ningunear el tema, pretendieron ocultar el horror de un siniestro que conmovió a la Argentina. Como dijeron los familiares:” para el gobierno, la tragedia no existió”.

Siento vergüenza ajena por los funcionarios nacionales del transporte con Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi a la cabeza que estuvieron más preocupados por sus negociados y por responsabilizar a las víctimas que por la seguridad para viajar de los pasajeros.

Siento vergüenza ajena por los empresarios, empezando por los hermanos Cirigliano, que tenían que devolver como retorno coimero gran parte de los millones y millones en subsidios que les daba el gobierno y privilegiaban su rentabilidad en lugar de invertir para que los trenes funcionaran como tenían que funcionar y no se convirtieran en un cementerio que transita por las vías.

Siento vergüenza ajena por muchos para-periodistas oficiales que callaron por miedo a las sanciones del gobierno nacional. Temieron que los echaran de sus trabajos o que les quitaran el único combustible que los mantenía en pie: la pauta oficial. ¿O es producto de la casualidad que los diarios y los cronistas militantes casi no hablaron del tema durante cinco años? ¿O también en este tema siguen las enseñanzas de la presidenta? El más repugnante fue Víctor Hugo Morales que no conforme con defender a malandras de la calaña de Amado Boudou o Lázaro Báez, atacó a los familiares de las víctimas. María Lujan Rey, la madre coraje de Lucas Menghini, le respondió algo demoledor: “Cuando por obsecuencia se justifican muertes inocentes se convierte en un ser despreciable. De ese lugar no se vuelve”.

Siento vergüenza ajena por muchos dirigentes de los derechos humanos como Hebe Bonafini y Estela Carlotto que se taparon la cara con la camiseta kirchnerista para no ver lo que pasó y justificar su indiferencia. Lo mismo que le pasa a tantos artistas ladriprogresistas que se llenan la boca hablando de los sufrimientos del pueblo pero que no se solidarizaron jamás con los familiares para no ser castigados por Cristina y poder seguir cobrando fortunas que pagamos todos por participar en los recitales oficialistas.

Siento vergüenza ajena por todo lo que hace a las víctimas más víctimas y las vuelve a matar con el silencio y la insensibilidad.

Finalmente siento orgullo por los familiares.

Siento orgullo por esos padres y madres valientes, por esos esposos, por esos hijos y hermanos que tienen una entereza y una dignidad que emociona. Y por los que se animaron a acompañarlos solidariamente como Juan Carr, Fernando Bravo, Gabriela Rádice, Juan José Campanella, Nora Cortiñas o Adolfo Pérez Esquivel, entre otros.

Los muertos eran estudiantes, trabajadores, soñadores, novios, amigos, una vida por nacer en una panza floreciente, tímidos, audaces, solitarios, familieros, eran como cualquiera de nosotros, porque cualquiera de nosotros podría haber estado en su lugar. Son muertos que llevamos adentro. Que laten en nuestro corazón. Aunque el poder quiso hacerlos desaparecer del recuerdo popular.

Son “madera noble, roble su corazón”, como dice la canción de Lucas, porque siguen peleando por memoria, verdad, juicio y castigo a los culpables para que Nunca más haya crónicas de tragedias anunciadas. Para que Nunca Más, haya viajes hacia la muerte.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Maduro, Trump y Cristina – 21 de febrero 2017

A Donald Trump, Nicolás Maduro y Cristina Elisabet no los une el amor pero si el espanto hacia la libertad. Odian a los periodistas y los medios de comunicación que no pueden controlar. Los satanizan hasta decir basta. Los quieren convertir en enemigos de la humanidad. Tanto el nacional populismo que hoy gobierna Estados Unidos, como el chavismo corrupto de Venezuela y el ladri feudalismo que reinó durante más de 12 años en la Argentina, sueñan con un mundo sin piedras en sus zapatos. Porque ese es el verdadero periodismo: la piedra en el zapato de todos los poderes y de todos los poderosos. La mirada crítica, la que investiga, la que busca la verdad en todo momento y en todo lugar. Eso es bueno y muy sano para la sociedad. Que haya muchas miradas ideológicas en los diarios, en la radio y en la tele y que cada uno busque destapar ollas y contar la verdad de lo que sucede. De esa competencia por captar audiencias sale algo bastante parecido a la verdad.

Los autoritarios como Maduro, Trump y Cristina pretenden someter al periodismo y lo quieren convertir en propagandistas de sus ideas. Ellos se sienten dueños de la verdad y no soportan otra cosa que no sea “su” verdad. Son tan brutales que cada uno a su manera, con mayor o menor elegancia, intenta o intentó montar su propio monopolio mediático. Y eso tiene patas cortas, como la mentira. No se puede engañar a toda la gente todo el tiempo. Se cayeron imperios nazis y estalinistas que tenían el control férreo de los medios y las noticas. Ni con dictaduras pudieron someter para siempre al buen periodismo.

El propio Perón dijo que accedió al poder con todos los medios en contra y lo derrocaron con todos los medios a favor. La historia la construyen los pueblos, no los diarios.

Se producen cuestiones tragicómicas. La CNN, cadena de noticias mundialmente famosa y prestigiosa es atacada al mismo tiempo tanto por el presunto capitalista Trump como por el presunto socialista Maduro. No coinciden casi en nada. Son enemigos, se muestran uno como la contracara del otro: el diablo negro y el diablo rojo. Sin embargo coinciden en atacar con patoterismo a la CNN. Maduro y Trump acusan a la señal de mentir. Lo mismo que decía Néstor y Cristina básicamente de Clarín, pero también de La Nación, Perfil y algunos otros medios que no se arrodillaban frente al altar de la pauta publicitaria.

Ocurren cosas insólitas. Los diarios más prestigiosos del mundo, el New York Times y el Washington Post tan combatidos por Trump han vuelto a aumentar sus ventas de ejemplares. Se venían cayendo producto del avance tecnológico de la internet sobre el papel, pero Trump, logró el milagro de ayudarlos a levantarse. Según Alberto Amato, el diario de New York aumentó en 300 mil sus suscripciones; el de Washington, se incrementó en un porcentaje de dos dígitos y la vapuleada CNN casi duplicó su rating. Lo mismo pasó en Venezuela y en Argentina. Los medios que se pusieron las camisetas del gobierno dejaron su credibilidad hecha trizas y tampoco lograron un solo éxito ni en la radio ni en la televisión. Por el contrario los medios y los periodistas más atacados por Chávez y Maduro y por Néstor y Cristina hoy gozan de buena salud, con altos niveles de audiencia y gran prestigio profesional. Los fortalecieron. Les salió el tiro del autoritarismo y la censura por la culata.

Ni Maduro ni Trump ni Cristina se dan cuenta que el negocio de los medios se hace sustentable si dicen la verdad. Es la única manera de fidelizar al lectorado, a los auditores y a los televidentes. Si un diario se equivoca seguido o engaña a sus lectores va perdiendo credibilidad y al final, la gente lo deja de consumir. A nadie, absolutamente a nadie le gusta que le mientan en la cara. Por eso nadie lee ni cree en los diarios adictos ni en los que tienen camiseta partidaria. Cristina sacó más de 12 millones de votos en su reelección y sin embargo sus medios se fueron al descenso.

El ejemplo más terrible es el Granma de Cuba. Es como un muro de Berlín pero de papel que se cae con una computadora y la posibilidad de navegar por las redes sociales.

Por suerte para la libertad existen los medios de comunicación. Para los populismos con intenciones totalitarias son enemigos porque dicen las cosas que ellos quieren ocultar.

Aman el silencio de los cementerios. Eligen a los que les chupan las medias. Jamás valoran la mirada crítica que es el ADN del periodismo y que si se sabe aprovechar es una buena manera que tienen los gobiernos de enterarse de muchos errores que cometen para después intentar corregirlos.

Trump no quiere que se diga que es un ignorante rodeado por fascistas que adoran las ideas discriminadoras y cargadas de odio racial del Ku Klux Klan. No quiere que los medios publiquen que su investidura convocó a mucha menos gente que la de Barack Obama. No se da por enterado de la realidad ni aunque le muestren las fotos tomadas desde el airo por un dron. Quieren publicar sus relatos ahora llamados “hechos alternativos” por los caraduras trumpistas. Hasta Guillermo Moreno, otro provocador del “nacional populismo”, dijo que Trump era medio peronista.

Maduro no quiere que se diga que con la muerte de Hugo Chávez se profundizó el derrumbe económico, social y ético de una sociedad donde el disidente va a parar a la cárcel como Leopoldo López y otros tantos y donde las Fuerzas Armadas son casi el único sostén de un gobierno que no solucionó ni uno solo de los problemas de los sufridos venezolanos. Al contrario, Maduro profundizó la inseguridad, la inflación, la pobreza, la delación y la censura en todos los planos. Su altanería vacía de neuronas le hizo decir que Mauricio Macri es “un ladrón y un bandido”.

Cristina no quiere que se diga que su gobierno fue el más corrupto y autoritario de la democracia recuperada en 1983. Que instaló una maquinaria desde el estado para perseguir periodistas y opositores y una verdadera asociación ilícita para saquear el estado como nunca antes se había hecho.

Un hombre de la democracia y la república jamás debe olvidar los juicios a periodistas en la plaza pública, los escupitajos a los afiches, bien al estilo de los escraches musolinianos y la utilización del aparato del estado para hostigar y estigmatizar a periodistas profesionales y políticos opositores con mentiras e injurias fogoneadas desde los medios públicos que deberían ser de todos y no de una facción. Por eso, insisto, ni cuando Cristina sacó el 54 % de los votos, los programas y medios cristinistas consiguieron algún tipo de logros ni la posibilidad de sustentarse con ventas y publicidad y no con un gigantesco y pornográfico festival de subsidios que pagaron todos los argentinos.

Maduro, Trump y Cristina tienen algo muy profundo en común. El autoritarismo que atenta contra la libertad de expresión. Deberían escuchar de vez en cuando a Serrat. Nos deja una enseñanza poética y fundacional: nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio. Y encima dice que para la libertad, sangra, lucha y pervive.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Infeliz cumpleaños de CFK – 20 de febrero 2017

Primero una chicana. Que es como un meme pero escrito y editorializado. Ayer, los muchachos de La Cámpora instalaron el hagshtag “Cristina cumple”. Fue realmente muy creativo porque juega a tres bandas. “Cumple” por cumpleaños, por “cumplir” lo que prometió mientras fue presidenta y, además, apela a la memoria histórica de aquel recordado: “Perón, cumple, Evita dignifica”. Hoy, por obra y gracia de la dura realidad que está atravesando la ex dos veces presidenta se podría decir: “Cristina cumple. Milani dignifica”.

Es que la abogada exitosa ayer pasó uno de los cumpleaños más infelices de su vida. Cristina sopló 64 velitas en medio de un verdadero tsunami judicial contra ella, su familia y sus funcionarios más cercanos. Semejante avance de la justicia la tiene contra las cuerdas y cada vez más cerca de  ir a la cárcel por ser la jefa de una asociación ilícita que utilizó el estado para enriquecerse de una manera nunca vista en la historia democrática argentina.

El general César Milani está preso en La Rioja en un pabellón común, con otros 13 reos y con necesidades de un ventilador por lo menos. Está acusado de secuestros ilegales y torturas durante la dictadura militar y eso impacta directamente en la imagen y credibilidad de Cristina. Porque ella y nadie más que ella, fue la responsable de haberlo consagrado como la máxima autoridad militar durante su reinado. Milani todavía puede tener complicaciones judiciales más graves en Tucumán, por la desaparición del soldado Ledo y otros dos colimnas y encima está procesado por enriquecimiento ilícito.

Por eso ayer, Cristina no tenía mucho que festejar, más allá de la sobreactuación de su militancia más fiel. Porque el peronismo que gobierna no se solidarizó con Milani ni felicitó por el cumpleaños a Cristina. Hablo de los principales gobernadores e intendente.  Contra viento y marea y pese a las denuncias de los periodistas independientes y algunos políticos opositores, la ex presidenta compró a Milani como un abastecedor de información de inteligencia, materia prima para extorsionar disidentes y como líder de un ejército peronista y chavista. Y eso que estaba mencionado hasta en el Nunca Más riojano. Pero no hay peor ciega que la no quiere ver.  Todo eso imaginó Cristina. Y ya se sabe: a Cristina no se le habla, se la escucha. Por lo tanto ahora queda en evidencia su grave responsabilidad institucional. Ella le dio a un integrante del terrorismo de estado el manejo absoluto de las Fuerzas Armadas. Nilda Garré, quien fue ministra de Defensa la ayudó a cometer semejante aberración. Ella también adquirió los espejitos de colores nac and pop que vendía el farsante y criminal de Milani.

Una reflexión y una pregunta.

Nilda Garré, ex dirigente importante de Montoneros, propuso hace poco que se sancionara con prisión a “los que niegan el terrorismo de estado”. Lo hizo al salir al cruce del brulote insensato de Juan José Gómez Centurión quien negó que haya habido un plan sistemático para la desaparición de personas algo absolutamente probado y comprobado, juzgado y castigado por la justicia.

La pregunta inevitable que deja muy mal parada a Nilda Garré y Cristina es la siguiente: Si ella propone prisión para el que niegue los crímenes de lesa humanidad, ¿Qué propone como sanción a los que como ella premiaron a un criminal de lesa humanidad con el máximo cargo militar en la Argentina? ¿Es gratis para Cristina y Nilda Garré haber designado a Milani con el poder inmenso que le dieron? Y no podían decir que no sabían nada porque ambas se encapricharon en no escuchar lo que muchos denunciamos y no quisieron dar el brazo a torcer. Ahí está el resultado. Ante la historia, el general Milani quedará como el responsable de secuestros, torturas y encubrimiento de la desaparición del soldado Ledo. Pero Cristina y Nilda Garré quedarán como las responsables de haberlo endiosado a contramano hasta del sentido común.

Pero esta tormenta terrible, irreversible, sobre el relato de los derechos humanos del cristinismo no es su única amargura.

Hoy empieza el desfile de declaraciones indagatorias en la causa “Los Sauces”. Ante el juez Claudio Bonadío pasarán 20  personas vinculadas a los robos y estafas de Cristina y la propia Cristina.

Hoy tuvieron turno tres de los hijos de Lázaro Báez, testarerro, amigo, socio y empleado de los Kirchner. Después les toca a apoderados y contadores de esa empresa que según Margarita Stolbizer funcionó como pantalla para cobrar coimas y para lavar dinero de la corrupción.

El 6 de marzo, tendrán que declarar por primera vez en su vida, Florencia y Máximo, los hijos que están sumamente comprometidos. Las firmas de cheques y actas lo tienen bajo la lupa a Máximo y los 5 millones de dólares termosellados en caja fuerte la dejan en posición muy incómoda a Florencia. Encima, Cristina al día siguiente deberá responder preguntas, cara a cara, al juez que más odia.

Son todas noticias dejan a la familia Kirchner muy cerca del juicio oral y de probar que la fortuna colosal que amasaron fue producto de un plan sistemático para cometer delitos desde el estado mediante una asociación ilícita que lideró primero Néstor y luego Cristina.

A los 64 años y con tres nietos, seguramente lo que más la preocupa es la situación de sus seres queridos. De sus hijos y de la madre de dos de sus nietos. Porque Rocío García también está en serias dificultades. Para empezar ya no maneja más el plan “Argentina Sonríe”, una movida absurda e incomprensible que gastó una millonada solo para que ella tuviera trabajo en el estado y a pocas cuadras de su casa. No sea cosa que tenga dificultades para criar a sus hijos. Ella también tendrá que ir a tribunales para explicar cuestiones oscuras de su tarea.

A los presentes griegos en el cumpleaños de Cristina de ayer hay que sumarle la intimación que le hizo el juez Ariel Lijo para que designe abogado en la causa de la investigación que Alberto Nisman no pudo llevar adelante porque apareció muerto, con un balazo en la cabeza.

Siempre decimos que esta causa es la que más temor y bronca le produce a Cristina. Es la más incomprensible y la más difícil de explicar con cierta racionalidad. Está acusada de ser encubridora de los terroristas de estado que dinamitaron el edificio de la AMIA y asesinaron en un instante a 85 personas.

Nisman había involucrado al canciller de entonces, Héctor Timerman, considerado traidor a su pueblo y algunos de los más violentos defensores de Irán como Luis D’Elía y Fernando Esteche. Pero el fiscal Gerardo Pollicita, de arranque, mientras pidió 32 medidas de prueba, también imputó a 4 de los funcionarios de mayor confianza de la ex presidenta. Hablo de Zannini, de Vido, Parrilli y Abonna.

El cerco se cierra. La justicia avanza y se le viene la noche a Cristina. No tuvo tregua ni en su cumpleaños. Por más velas que haya apagado y por mas torta que haya repartido.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Milani preso – 17 de febrero 2017

El general César Milani, el preferido de Cristina, el amigo de Hebe de Bonafini y el socio de Guillermo Moreno fue detenido en La Rioja. El juez federal Daniel Herrera Piedrabuena lo mandó a la cárcel inmediatamente después de  que se negara a prestar declaración indagatoria y de haber dormido en un hotel de 5 estrellas. Hubo emoción y alegría entre los que pedían verdad, juicio, castigo y condena. Graciela, la hermana del soldado desaparecido Agapito Ledo dijo que esto era “una luz de esperanza”.

Milani está preso porque el magistrado considera que el militar formó parte de los grupos de tareas del terrorismo de estado que secuestraron a un padre y a su hijo, llamados Pedro y Ramón Olivera y además por la detención ilegal de Verónica Matta. Pero esta no es la única mala noticia para Milani. También está procesado por enriquecimiento ilícito.

El juez Daniel Rafecas, en un escrito de más de 500 páginas, precisó que el militar no puede justificar el origen del dinero que utilizó para comprar una mansión de 1.150 metros cuadrados en el barrio de La Horqueta.

Estas noticias son presentes griegos para Cristina que pasado mañana cumple 63 años. Son una granada al corazón del relato cristinista cuyas esquirlas explican la relación de quien fuera el máximo espía uniformado con la dictadura y varios personajes tenebrosos del terrorismo de estado.

El juez Rafecas también embargó a Milani por 5 millones de pesos. Se trata de un magistrado que le hizo varios favores importantes al gobierno anterior y por eso está en la mira en el Consejo de la Magistratura.

Milani hizo dibujos contables tan truchos que hacen dudar hasta de su capacidad profesional en el mundo de la inteligencia y el espionaje. Todas las mentiras que utilizó para justificar su patrimonio fueron fácilmente descubiertas.

Para empezar simuló de una manera grosera un préstamo de 200 mil dólares que le hizo su gran amigo, el capitán retirado Eduardo Enrique Barreiro.

Que Milani se enriqueció en forma ilícita no tengo dudas. Parece que la justicia tampoco. Pero yo quiero poner el foco en otro lado. Porque Milani fue elevado a la categoría de general nacional y popular, casi un libertador bolivariano y chavista por parte de Cristina. Lo defendieron como si se tratara de San Martin frente a rigurosas acusaciones tanto del periodismo independiente como de algunos organismos de derechos humanos.

Y digo algunos organismos de derechos humanos porque otros como el que encabeza Hebe de Bonafini también sobreactuaron y compraron ese buzón negro creyendo que era rojo. La presidenta de las Madres de  Plaza de Mayo se cansó de elogiarlo y le dedicó la tapa a una entrevista que le hizo para la revista de la agrupación. Así como en su momento endiosó a Sergio Schocklender pese a las advertencias de la gente que la quería, Bonafini se abrazó a Milani como si fuera un Hugo Chávez criollo. Y no quiso escuchar nada ni a nadie.

Ni siquiera a Marcela Brizuela de Ledo, la madre de plaza de mayo de la Rioja que acusaba a Milani de la desaparición de su hijo, el soldado Agapito Ledo.

Pero para Hebe, todo era una operación de Clarín. Su fanatismo la lleva una y otra vez a negar lo evidente. Que Néstor y Cristina fueron grandes corruptos, que Sergio Schocklender hizo sus negociados y que Milani fue un violador de los derechos humanos y un ladrón.

El conscripto Ledo era asistente personal de Milani en Tucumán. Un día desapareció y nunca más se  su supo nada. Milani firmó un certificado de que Ledo había desertado. Los compañeros de Ledo lo desmintieron terminantemente. Hay una investigación en Tucumán que Milani viene gambeteando y postergando con chicanas legales. Pero pronto tendrá que ir a declarar. ¿Lo llevarán esposado a Tucumán? Quien era su superior, Eduardo Sanguinetti, un sanguinario capitán está preso desde hace casi 4 años por este y otros casos.

Tiempo atrás, un ex diputado tucumano presentó pruebas  de las extrañas muerte de 3 soldados más en situaciones similares.

Como si esto fuera poco, Milani apareció en el Nunca Más riojano en operativos de secuestros a los Olivera y otros por los que ahora está entre rejas.

Lo más triste es que Bonafini dijo que todo era un invento de Lanata para ensuciar a Cristina.

Pero hay otras cosas igualmente graves.

El capitán Eduardo Enrique Barreiro también fue procesado y embargado por ser partícipe necesario de la estafa de Milani. Fue su cómplice porque jamás le prestó los 200 mil dólares que, según ellos, era para comprar la casona de La Horqueta. Fue todo una mentira. Pero eso demuestra la gran amistad de Barreiro con el general emancipador de Milani. ¿Quién es Barreiro? Está preso porque fue condenado dos veces a prisión perpetua por graves violaciones a los derechos humanos. El ex integrante del Batallón 601 de Comunicaciones de City Bell y otros integrantes de un grupo de tareas asesinaron a un matrimonio y secuestraron a sus tres hijos. La nena más grande de 12 años fue torturada durante 3 meses en el Regimiento de La Tablada y luego en el campo de concentración El Vesubio.

Este criminal de estado es uno de los mejores amigos del “progresista” Milani. ¿Raro no? Pero esto no es todo. Milani fingió que Barreiro le prestó 200 mil dólares pero además truchó un documento para hacer aparecer como que le había vendido su departamento de la calle Moldes. ¿A quién le compró esa propiedad el general libertario Milani?  A otro amigo que conoció en La Rioja, el comodoro Luis Fernando Estrella, un verdadero fascista en todo el sentido de la palabra fascista. Fue condenado por haberse levantado en armas contra la democracia en tres ocasiones. Un golpista de alma. Hecho y derecho. Hecho y ultraderecho, mejor dicho. Dos veces contra Isabel Perón, en una como jefe del estado mayor del brigadier Jesus Capellini en lo que fue el primer paso del golpe de Videla. Y otra vez acompañando a los carapintadas de Seineldín. Estrella, fanático de la Falange de Fe fue amigo del nazi criollo Ramón Camps y conoció a Milani cuando era el jefe de la base aérea de Chamical en La Rioja. A él le compró el departamento de la calle Moldes que luego dice que vendió pero no vendió a Barreiro. Todos criminales de lesa humanidad.

Y hay algo para seguir investigando: Su gran amistad con el coronel Marcelo Oscar Granitto, quien atentó contra la democracia en el levantamiento de Seineldín y se auto proclamaba como una suerte de justiciero para terminar con todo vestigio de marxismo en la Argentina. Un energúmeno que calificaba de esa manera a periodistas democráticos, a La Coordinadora del radicalismo o al peronismo renovador de entonces.

Ya son demasiados los amigos del general César Milani que en su momento hubieran matado sin problemas a Cristina y a Hebe de Bonafini.

No puedo decir lo mismo de su actual socio comercial, Guillermo Moreno. En aquellos tiempos militaba en la derecha dura del peronismo enfrentada a los Montoneros. Por lo tanto aquel Moreno y aquel Milani tenían el mismo enemigo. Hoy tienen un par de negocios para comercializar salchichas y Moreno empuja a Milani para que sea candidato del peronismo. Milani representa la máxima claudicación del kirchnerismo en el tema de los derechos humanos.

El teniente general don Cesar Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani, un comando en inteligencia, hoy es empresario en chacinados y embutidos. Tal vez haya encontrado su lugar en el mundo justo unos meses antes de que la justicia lo condene a la cárcel. Por ladrón y por golpista. A pesar de sus amigas Cristina y Hebe que no saben no contestan y miran para otro lado.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Fariña en peligro – 16 de febrero 2017

Hay que cuidar a Leonardo Fariña. Si apareciera muerto este delincuente arrepentido que funciona como testigo protegido sería casi tan grave como la muerte del fiscal Alberto Nisman.

El ministro de Justicia, Germán Garavano, de quien depende la custodia y el cuidado de Fariña, debe ser muy consciente de esto. Fariña es un ser despreciable pero la democracia argentina y la justicia lo necesitan vivo para que siga prendiendo el ventilador y denunciando los hechos de corrupción de estado que vincularon mafiosamente a las familia Báez y Kirchner. Sería un terremoto institucional si Leo Fariña fuera asesinado. Lo digo porque su auto y su custodia fueron el eje de un episodio sumamente sospechoso. Fariña estaba comienzo una pizza con un amigo en un departamento de Parque Chacabuco y de pronto se produjo una lluvia de balas. Algunos dicen que hubo 30 disparos y otras fuentes aseguran que fueron 100 detonaciones. Fue un enfrentamiento entre los agentes de seguridad especiales que deben mantener vivito y coleando a Fariña y un grupo comando que, al parecer, en principio, quiso robar el auto de Fariña. Pero todo es muy confuso. Es raro que para robar un auto al boleo haya tantos atacantes. Incluso algunos vecinos dicen que había varias motos de apoyo. Es insólito que se prendan en un toma y daca de balas pese a que los atacantes comprueban que hay fuerzas de seguridad expertas del otro lado. Y del otro lado estaba el grupo Albatros, una formación de elite de la Prefectura Naval Argentina. Tanto fue así que no de los delincuentes fue abatido en plena calle Zuviría. Uno de los prefectos fue herido levemente y por suerte ya fue dado de alta.

Va a ser muy importante conocer la identidad del atacante muerto. Porque eso nos puede dar un indicio de si fue un robo común, de los cientos que asolan esta sociedad, o fue un intento de asesinar o de intimidar a Leonardo Fariña que ya padeció otros episodios extraños. Un tiroteo sobre su auto estacionado. Un grito de alguien que pasaba que les gritó “cuida bien a Fariña”.

Hay que cuidarlo como oro. Porque para la investigación de la megacorrupcion kirchnerista vale oro. Es el primer testigo arrepentido de la democracia que declara en la causa más importante de lavado de la  historia argentina. Y hay que decir que todos los datos que aportó se fueron confirmando rigurosamente. Es decir que ahora no miente. Lo que pasa es que quiere que le bajen la pena. Ese es el objetivo de haberse arrepentido. Confiesa que participó de la banda delictiva pero aporta datos para esclarecer los hechos a cambio de una reducción de la pena.

Fariña ya estuvo preso, y la pasó muy mal. Probó dos años la amarga medicina de estar en los pabellones con todo tipo de pistoleros y malandras que lo miraban con un odio particular. Es que Fariña para los presos comunes en un nenito muy especial. Contador público, pintón con su barba rala y su colita en el pelo, un tipo lo que se dice cool. Si a esto le sumamos que estuvo casado con la voluptuosa modelo Karina Jelinek y tuvo una boda digna de un jeque árabe, son suficientes motivos para que los internos lo miren como una mezcla de envidia y sapo de otro pozo.

Podemos decir como decía Karina: “Lo dejo a tu criterio”. Pero Fariña, es un valijero de lujo, un experto en bicicletas y truchadas financieras fue junto a Federico Elaskar fue el que manejó parte de las finanzas de Cristina que estaban en manos de Lázaro. De hecho Fariña y Elaskar le cuentan a Jorge Lanata y a Nicolás Wiñazky toda la verdad de “La Rosadita” porque Báez y su banda le arrebatan la propiedad de esa financiera llamada SGI. Fue lo que en la jerga policial se llama mexicaneada, es decir cuando los ladrones se roban entre ellos parte del botín. Por eso estalla todo y deciden contarle todo a Lanata por televisión. Pero después los amenazan de tal manera que los muchachos se asustaron y recularon en chancletas. Fueron a otros programas de TV y desmintieron lo que dijeron con aquella frase histórica: “Lanata quería ficción y le dí ficción”. Después Fariña estuvo preso dos años por otra causa de evasión y ahí decidió que su única salvación era decir la verdad y pedir una reducción de la pena. La primera vez declaró durante más de 11 horas. Contó todo con lujo de detalles, con números de cuenta, con precisiones de calendarios y domicilios, y eso produjo un avance notable en la investigación conocida como “La ruta del dinero K”. La operación más burda fue transferir 55 millones de euros sucios de las coimas a las guaridas fiscales. Y la más grosera y pornográfica de las situaciones fueron las filmaciones que se vieron de la rosadita, esa cueva del poder donde contaban dinero con máquinas, fumaban habanos y tomaban whisky como los grandes ladrones de las películas. Pero todo era cierto y por eso Lázaro Báez está preso. Y varios de sus cómplices también.

Hay que cuidar al testigo en peligro. Para que otros personajes se arrepientan y colaboren con la búsqueda de la verdad y para que Cristina y su entorno tengan juicio, castigo y condena y devuelvan todo lo que se robaron por la ley de extinción de dominio que ya va a venir.

Parte de los datos que aportó Fariña fueron claves para procesar a Cristina en la causa por las coimas y sobreprecios  en las obras públicas.

Fariña es muy difícil de proteger porque es un personaje mediático que hasta generó tendencia con su look malandra ganador. Dijo una vez: “Me subí a una Ferrari y pensé que era Dios”.

Tiene otra causa por la compra en efectivo de un campo en Mendoza por cinco millones de dólares, con billetes físicos como el mismo decía. Los pagó a nombre de Lázaro.

Fariña sabe mucho y por eso hay que cuidarlo mucho. Hay que reforzar su seguridad. Fortalecer su custodia. Dotarlos de la mejor tecnología. No podemos permitir que Fariña muera porque mueren una parte de los testimonios fundamentales de la investigación. Cuando él habló comenzó la etapa Fariña del Kirchnerismo. El último eslabón de la cadena de estafas, coimas y enriquecimiento ilícito desde el estado mediante una asociación ilícita.

Leonardo Fariña fue solo la punta del ovillo. Pero tuvo las dosis de frivolidad y ansiedad por aparecer en los medios suficientes como para dejar todas sus huellas digitales en los expedientes sucios del dinero negro. Esta es la importancia de Fariña que fue detenido, igual que Al Capone, apenas por un tema de evasión impositiva.

Santa Cruz es la provincia donde nació el kirchnerismo y la tierra de los milagros económicos. Exitosos abogados que nunca ganaron un juicio se hacen rápidamente millonarios. Y modestos cajeros del banco provincial como Lázaro por arte de magia se transforman en verdaderos potentados dueños de las mayores fortunas de la Argentina. ¿Será la famosa movilidad social ascendente?

Todos se fueron  vivir a Puerto Madero. Es como una confesión de partes. Fariña es la etapa más menemista del kirchnerismo. Fariña cumple y Karina Jelinek dignifica. Y no lo dejo a tu criterio.

De la Rosadita a la Rosada. De la libertad a la cárcel. Cuiden a Fariña. Es como cuidar la verdad.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Macri debe retroceder – 15 de febrero 2017

Los problemas del presidente Mauricio Macri son por ausencia de política. Es una actividad que muchos de los que integran su gobierno no valoran o directamente desprecian. Por eso y por la consecuente falta de comunicación, el presidente Macri comete errores no forzados por los que tiene que pagar un innecesario y alto costo político. No es el único, pero el caso más claro es el del Correo que ahora mismo se está desarrollando y donde el oficialismo corre detrás de los acontecimientos porque le ganaron la iniciativa y tiene que dar explicaciones tarde y mal a Dios y María Santísima.

A esta altura los opositores de todos los palos lograron instalar que en el acuerdo del gobierno de Mauricio Macri con el Correo de Franco Macri hubo aspectos oscuros, licuación de pasivos, privilegios inadmisibles y un gran perjuicio para el estado originado en un claro conflicto de intereses.

No estoy diciendo que esto sea totalmente cierto. Digo que la torpeza, la falta de cintura y experiencia y la subestimación de la política, permitió que esto ocurriera. Ahora ya es tarde para lágrimas y todas las iniciativas que impulsan caen en saco roto y fracasan. El gobierno se metió solito en estas arenas movedizas: mientras más se mueve, más se entierra.

Ayer, Marcos Peña, el jefe de gabinete, anunció en conferencia de prensa como gran solución que el presidente le pedía a la Auditoría General de la Nación que tomara cartas en el asunto ahora mismo y no dentro de un tiempo como suele ser su costumbre. La Auditoria de inmediato rechazó ese pedido. Elemental Watson. La Auditoría no responde ni a órdenes ni a solicitudes del Poder Ejecutivo. Solo responde al Congreso. Pregunta: ¿Antes de anunciar semejante cosa, nadie habló con Oscar Lamberto para asegurarse una respuesta positiva y no dejar al presidente desairado? ¿No piensan dos o tres jugadas de ajedrez hacia adelante? ¿No analizan los  comportamientos de los distintos sectores involucrados en cada decisión que toman?

Ahora no tienen otro camino que retirar el acuerdo y dejarlo caer. Empezar de cero. Una vez más deben reconocer el error y dar marcha atrás. Es cierto que se trata de proyecto de acuerdo que todavía debe ser homologado por la justicia. Con más razón entonces. Retirar un proyecto es menos doloroso que retirar un acuerdo. Pero es la única manera de desinflar este globo que infló la oposición pero el globo lo puso el gobierno con su impericia e ingenuidad.

Porque nadie cree que se trate de un intento de corrupción de Macri. Pero esta tarde zafó de un intento de interpelación en el Congreso pedido por los opositores más duros.

Ahora dicen que Juan Pedro Zoni, el fiscal que imputó al presidente Macri y al ministro Aguad es de La Cámpora y de Justicia Legítima y que fue designado en forma ilegítima por Alejandra Gils Carbó. Tarde piaste. Insisto. Los cristinistas que defienden al gobierno más corrupto y autoritario de la historia, siempre van a hacer este tipo de operaciones o intentos de esmerilar la figura presidencial. Tratan de instalar que todos son lo mismo. Que el colosal enriquecimiento y robo de la familia Kirchner se puede equiparar a este error político. Pero, el gobierno, ¿Esperaba otra actitud del kirchenrismo? Así fueron en el gobierno y así siguen siendo en el llano. Por eso el oficialismo tiene que aprender a no darle pasto a las fieras. Insisto: los K inflaron el globo que hace una semana está con títulos negativos en los diarios. Pero el globo amarillo lo pusieron Aguad y su equipo.

Corregir y reconocer el error, tiene un mérito, pero su repetición lo está transformando en un demérito. Algunos ministros que vienen de las empresas y no de la militancia están muy acostumbrados a tomar decisiones casi sin consultar a nadie. Después serán los accionistas los que le pedirán rendición de cuentas al fin del ejercicio. En la actividad pública la cosa es distinta. Todo el tiempo los opositores, los organismos de control y los periodistas están exigiendo transparencia y analizan críticamente cada paso. Son los reaseguros de la democracia. Y en este caso, los legisladores, los organismos del control y el periodismo se enteraron por la  denuncia de una fiscal.

Por eso hay que pensar muy bien cada resolución y consultar a todos los involucrados antes y no después, con el hecho consumado.

Le doy un ejemplo bien concreto y actual. Si Marcos Peña y el ministro Oscar Aguad hubieran convocado a los jefes de todos los bloques parlamentarios para plantearles el dilema que tenían y para invitarlos a encontrar una solución consensuada, el tema del correo hubiera sido solo una anécdota. De cara a la sociedad, se podría haber expuesto esta situación tan difícil y dilemática.

1)       Si no se llegaba a un acuerdo con el Correo el estado iba a seguir perdiendo plata y se iba a seguir beneficiando a la empresa como ocurrió durante 12 años de kirchnerismo. Por algo Franco se la pasó elogiando a los Kirchner, los asesoró en su vínculo con China y hasta llegó al despropósito de decir que el próximo presidente tenía que ser de La Cámpora.

2)       Pero si se  llegaba a un acuerdo era seguro que se iba a generar el debate y el rechazo que se generó. Es de sentido común que un padre empresario no puede negociar con un gobierno de un hijo presidente. O peor aún. Dicen que Mauricio cedió sus acciones del Correo a los tres hijos del primer matrimonio. Por lo tanto el gobierno de Mauricio estaba decidiendo sobre una empresa en la que sus hijos son socios.

Hay mil excusas y explicaciones que se pueden dar desde el oficialismo. Pero lo cierto es que si le pedían opinión a los opositores y a los organismos de control antes, seguro que iban a llegar a algún consenso que cerraba toda posibilidad de crítica posterior. Pero no lo hicieron. Como no lo hicieron en demasiadas cuestiones. Y tuvieron que recular demasiadas veces.

Con el tema del feriado del 24 de marzo pasó lo mismo. ¿No le preguntaron la opinión a Graciela Fernández Meijide o a Ernesto Sanz? Se hubieran ahorrado tres días de noticias negativas en los medios. Y le podría nombrar muchas situaciones similares. Pero les doy estas dos como ejemplo. Imaginar escenarios futuros. Compartir costos y beneficios con otros actores. Estudiar a fondo los temas y pedir una auditoría de ideas a otros sectores. Generar acuerdos cediendo parte de sus necesidades como ocurrió con las 100 leyes que aprobaron en el Congreso es hacer política. Puede ser que la actividad esté desprestigiada por tanto corrupto y autoritario que nos gobernó los últimos 12 años. Pero no hay democracia sin política. Y no hay política sin diálogo y sin debate de ideas. La gestión es muy importante para resolver los problemas de la gente y por eso van a ser juzgados en octubre. Pero la política es el arte de  que todo eso sea posible.

Hay políticos buenos, malos y regulares igual que empresarios o periodistas. Una forma de gobernar de la mejor manera es buscar la excelencia también entre los dirigentes políticos. El gobierno tiene muchos políticos buenos pero les dan poca bola. De vez en cuando les tiran un pelotazo de 40 metros cuando están asfixiados y los dejen en posición adelantada.

Falta un elemento clave que inclinará la balanza. El oráculo de la ética de Cambiemos aún no se pronunció. Pronto escucharemos que dice Elisa Carrió.

No hay que olvidar jamás a Winston Churchill. Decía que el político se convierte en estadista cuando empieza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Valentín, el santo del amor – 14 de febrero 2017

Es muy bueno que haya un día del amor de pareja. Hoy, los enamorados debemos celebrar con todo el corazón, las neuronas y el cuerpo. Es cierto que todos los días hay que regar esa plantita maravillosa que es el amor, pero no es malo que un día nos dediquemos por entero al otro. Hay cientos de definiciones de amor. Y uno va cambiando con la edad y con el paso del tiempo. Yo creo que el amor es esa pasión que uno siente por el otro o la otra que hace que lo extrañe mucho y que quiera compartir muchas cosas con él o con ella. Pero eso no alcanza. La carne es fundamental pero no alcanza.  El fuego encendido de la piel y el aliento feliz y agotado de la cama debe tener otros dos componentes, según mi humilde criterio. Uno debe ser el admirar al otro. Tenerle un gran respeto por lo que es como persona o como profesional. Por su capacidad intelectual por su actitud solidaria y generosa, por su apuesta al progreso y al esfuerzo de la pareja. Y le agrego algo más. Para mantener vivo ese amor, creo que hay que hacerse el bien uno al otro. Es bueno pensar en uno, en lo que le gusta en su propia satisfacción. Nadie puede hacer feliz al otro si primero no es feliz. Pero hay que ver siempre como podemos expresarle al otro o la otra que estamos pensando en el o en ella. Que la tenemos presente y que vamos siempre a tratar de hacer algo que la haga más feliz, que le genere más placer, que la haga sentir mejor como mujer o como hombre. Esa ida y vuelta es el secreto de la duración de una pareja. Los mimos, los besos, el sexo, el compañerismo, el compartir esfuerzos, llantos y alegrías siempre fortalece la pareja.

De todos modos no hay una fórmula científica y por eso es tan apasionante e inquietante. Hay siempre un toque mágico, inexplicable. Hay algo que enamora que te hace temblar las piernas cuando la vez. Que te sacude el alma cuando te mira con ganas. Que podes pasarte horas hablando de algún tema y horas callados, mirando el futuro o un paisaje conmovedor.

Todavía recuerdo a mi primera novia. Estaba en quinto grado de la escuela Ortiz de Ocampo de la calle Salta. Hicimos un asalto. Susana tenía el pelo rubio y largo hasta  la cintura. En el Wincofon sonó la ternura de Salvatore Adamo cantando “mis manos en tu cintura” y yo cerré mis ojos y me sentí volar. Jamás me atreví a decirle nada. Yo había llevado bebidas y las chicas, comida. Era un asalto de aquella época y yo la recuerdo como el día de mi primer amor aunque ella no lo supo nunca. Baile todo el tema con las manos transpiradas y colorado como un tomate.

Después vino el tiempo del caradura que se animaba a todo. Jamás olvidaré la piel cetrina de Alicia y sus ojos de miel que parecían convertirla en siciliana. Con ella cantamos y bailamos a un Leonardo Favio que decía “ding, dong, son las  cosas del amor, yo subía y ella bajaba/ la miré y me miró”.

O Laura, la hermosura de su mirada de  cielo con la que me quise casar. Fui capaz de viajar todos los fines de semana a Buenos Aires donde se había mudado. Iba en tren barato de bolsillos flacos de estudiante y sufrí como un loco cuando ella se casó con alguien menos soñador pero con una mejor posición económica que le dio muchas seguridades y tres hijos. Nuestro tema era Mamy Blue en la penumbra de los boliches. O Sandro, hablando de penumbras.

A todas les escribí poemas. O textos cargados de sentimientos. Está claro que las palabras, siempre fueron mi forma preferida de comunicarme, de expresar lo que siento y pienso.

Me volvió loco la Mirta que cantaba a Vinicius y con su afrolook y pantalones naranjas superajustados me cantaba al oído que “tus brazos precisan los míos y los míos, precisan los tuyos”. No pudo ser.

En los 70, la universidad combativa y las marchas callejeras me empujaron a los brazos de Celina. Era una partisana de apellido italiano y orgullo cordobés. Hincha de Agustín Tosco y los camperones verdes de la militancia. La dictadura acechaba, había que tomar decisiones para sobrevivir y  huimos hacia Buenos Aires. Previamente nos casamos. Seguramente demasiado rápido. Éramos muy duros para la política pero demasiado blandos para la convivencia. Hoy miro a aquel Alfredo y lo veo con una inocencia y una falta de experiencia terrible. Pero empecé a ganarme la vida muy de abajo, en la revista Goles, mientras dormíamos con un colchón en el piso en un departamento de Floresta que casi no tenía muebles. Pero había música de Tejada Gómez y Silvio Rodríguez.

Después viví tiempos de separado más zarpado y fui picoteando por distintas flores. La calle Corrientes me deslumbraba y tuve mucho de ese amor fugaz del toco y me voy que es amor pero no tanto. Esos son amores de madrugadas y calenturas pero no un amor de todo el día. Son esos ásperos entreveros de sábanas a los que suele cantarle Joaquín Sabina.

Con Silvana, la psicoanalista de Lugano, me casé y viví durante 24 años. Entramos a la fiesta con Sting que cantaba “Si la amas, déjala ir”. Apenas la ví en un recital, supe que iba a ser mi futura segunda ex esposa. Es una gran  madre de Diego y nadie vive tanto tiempo con alguien si no lo respeta y valora.

Finalmente, todo llega. Hoy Cecilia, es la colorada que me puede. Un arroyito salvaje que me enseñó a disfrutar de muchas cosas que yo ignoraba. Todos los días nos levantamos con la alegría de estar juntos y de construir la mejor pareja que podamos. Nos avanzamos bailando con Los Amados y riendo como chicos de nuestras picardías. Ella me dijo goloso porque yo le pedí un beso demasiado pronto.

A esta altura creo que cada amor tuvo su identidad. Cada amor fue un espejo de mis momentos, mis sueños, mis fracasos y mis éxitos. Yo ya no soy el mismo que fue feliz con aquellas otras mujeres. Ni el que dejó de serlo y se fue en busca de otros susurros. Tal vez no cambié el fondo de mi mirada ni mi ADN de la vida. Pero fui modificando las formas de aproximarse a la vida y al amor. Uno cree que sabe pero no sabe bien que es el amor. Sospecha. Siente cosas en el cuerpo y aproximaciones en las ganas.

Hoy creo que lo que más se parece a lo que siento lo escribió, cuando no, Daniel Salzano para Jairo.

Se llama “Los enamorados” y dice que  se miran de frente,
caminan despacio, se besan de lado,
se tocan el pelo,
se cuentan los dedos,
se besan las manos.
Los enamorados…
Inventan proezas,
desatan pasiones,
murmuran promesas,
adoran la vida,
comparten helados.
Los enamorados…

Los enamorados,
son cuerpos sagrados,
oigamos el himno que cantan callados,
no me dejes nunca, no me dejes solo,
no me dejes, teneme apretado
decime amor mio, decilo de nuevo,
te quiero te quiero, que el mundo se acabe y empiece de nuevo.
Los enamorados, se miran de frente,
caminan despacio, se besan de lado,
ocupan el mundo, se prestan el alma,
los enamorados…
evitan las luces, dominan la noche,
abarcan estrellas, señalan planetas,
estiran las manos …. y
al final estallan, se apuntan,
se juegan, se afloran,
se abejan, se abren,
se cierran se bailan,
se juran, se viaban de lengua ,
de ojos de lado, se acunan,
se miman, se doblan, se triplan,
se llaman, se citan,
se loban, se lunan,
se celan se adoran,
los enamorados…

Brindo por todos los enamorados y les deseo que ese amor no se termine nunca. Brinde por eso hoy. Es el día del amor.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Femicidios, nunca más – 13 de febrero 2017

No me canso de repetir esta suerte de proclama y declaración de principios.

En los momentos más terribles, a la hora de descender a los infiernos, las pobres mujeres llegan a preguntarse si las culpables no son ellas. Hasta tanto llega la humillación que ella, la víctima, llega a dudar de su condición. Llegan a pensar que por su culpa él golpeador, pasaba de ser un ángel a ser un demonio.

Por eso tienen que asesorarse con un abogado y hacer la denuncia. Saber que están dando el paso más importante de su vida. Y que es para salvarse de la muerte. Nada menos. Ni una menos. Ni una más. Nunca Más.

Las crónicas de las últimas horas están repletas de muerte y sangre. Una violencia de género cargada de un odio sin límites que extermina incluso a familiares o amigos en lo que se llama técnicamente “femicidios vinculados”.

Es tan grande el horror que la información parece inventada o salida de las novelas de la crueldad.

Le hablo de Denise, Sabrina, Magalí y Némesis. La más chica tiene 15 años y la más grande 17. Se trata de nenas. Denise y su amiga Sabrina murieron en el acto acribilladas. Quedaron tiradas en plena calle en Florencio Varela, una con 9 balazos y la otra con cuatro. Magalí y Némesis están internadas graves. Una recibió 3 disparos y la otra dos. Por un milagro sobreviven, por ahora. Están dando la batalla. Estaban esperando el colectivo a las 6 de la mañana. Habían salido de bailar del boliche Santa Diabla pese a ser menores de edad las cuatro. Un vigilador privado llamado Luis Weiman apareció con su pistola 9 milímetros e hizo una masacre con 18 tiros. Por suerte está preso.

Por suerte acaban de detener al albañil de Moreno que acuchilló a Nancy, su mujer y secuestró a su hija llamada Mía. Ya recuperaron la nena y el criminal está preso.

Hace una semana apenas en Hurlingham, otro cobarde asesino llamado Diego Loscalzo primero asesinó a Romina, su pareja y después mató a su cuñada y cuñado, a su suegra y concuñado y en el grado máximo de su salvajismo sanguinario le metió un tiro a la concuñada que estaba realizando trabajo de parto para dar a luz. El proyectil mató a ese bebe que estaba punto de salir de la panza.

Le pido perdón por la crudeza de las cosas que le relato pero creo que parte de la lucha contra estos femicidas es dar a conocer todo, aún con los detalles más terribles, para que tomemos real dimensión de quienes son, como actúan y que alertas hay que levantar para proteger a las víctimas antes de que sea demasiado tarde para lágrimas.

Hay cosas tenebrosas e infrahumanas. Un padre de 16 años mató a palazos y a patadas a su bebita  de año y medio porque  le había tirado el teléfono celular al suelo. Dicen los periodistas que era conmovedor ver a los médicos que lloraban sin parar frente a ese cuerpito que era una gran hematoma.

Otro hijo de puta mató a martillazos en la cabeza a Ramona con la que había convivido 15 años. O la joven santafesina que fue quemada por su pareja. Tienen ardido el 35% de su cuerpo y lucha por su vida.

Matan a sus seres queridos. A sus esposas o novias, a sus hijos a los familiares y a los amigos. Pretenden exterminar todo vestigio de esas mujeres que no quieren ser propiedad de nadie. Saben que hace mucho se acabó la esclavitud. Todos los que rodean a una mujer amenazada tienen que hacer la denuncia y no dejarla sola. Estar cerca, acompañarla, protegerla y estar alertas, siempre con la guardia alta.

El dato más terrible es que hoy, pese a toda la lucha en las calles y en los medios hay un femicidio cada 30 horas. ¿Escuchó bien? No me entra en la cabeza que algún animal que no merece ser llamado hombre pueda cometer semejantes aberraciones.

De tantas marchas valientes y masivas que se han hecho siempre recuerdo un cartel emblemático que decía: “Vivas nos queremos”.

Claro que las queremos vivas, claro que nos queremos vivos y que juntos somos ciudadanos en movimiento que levantamos la guardia para defendernos y refundar la parte más oscura y repugnante de una sociedad que denigra a la mujer, que la somete y la reduce a la servidumbre. Por momentos siento que algunos varones han retrocedido a la vida de las cavernas, que han escupido a la civilización y que creen que pueden tener a una mujer en un puño con un puñetazo.

Hay que ser una bestia. Una mujer es una mina que amamos, nuestra vieja querida del alma, la hija que tanto miedo nos provoca cuando tarda en llegar de la facultad, la madre que nos sembró de hijos nuestra existencia, nuestra abuela de la sabiduría.

¿Que nos está pasando? ¿Cuál es el nivel de cobardía y de salvajismo de andar matando mujeres? ¿Cuántos casos por día hay de maltratos, de golpes brutales que terminan con la muerte femenina?

La Asociación Civil La Casa del Encuentro dice que pese a las marchas de ni una menos, a las campañas de concientización en los medios y a las nuevas leyes que son buenas, los femicidios siguen creciendo.

Insisto con la pregunta original que no tiene respuesta: ¿Qué nos pasa? ¿Alcanza con prohibir que el  criminal se acerque?¿ Los botones de pánico y las tobilleras electrónicas pueden ayudar? ¿La policía actúa con la rapidez que corresponde?

Parecen películas de terror pero son realidades repugnantes y horrorosas. En cada esquina de este país deberíamos colgar un cartel que diga: “Nunca más un femicidio”.

Hay 55 denuncias por día. Esta opinión intenta ser un alerta y un aporte al combate contra semejante horror y a aumentar la condena social. Todo el que sea víctima de violencia de género o conozca a alguien puede hacer la denuncia al teléfono 144 durante las 24 horas.

Son mujeres asesinadas por machos que, insisto, no merecen llamarse hombres. Son infames varones que avergüenzan al género y a la condición humana.

Estos energúmenos por lo general están cortados todos por la misma tijera. Responden al mismo patrón criminal. Primero les gritan a sus esposas, novias o amantes. Se sienten sus propietarios y no sus compañeros de afecto. Después les pegan, las humillan, las castigan con ferocidad, y les provocan un pánico que las paraliza.

Denunciar, gritar, levantar la voz, pedir ayuda lo antes posible es el paso más importante de su vida. Y que es para salvarse de la muerte. Nada menos. Ni una menos. Ni una más. Femicidios, nunca más.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados