Centro de Massa, gol de Cristina – 7 de diciembre 2016

Si me permiten, voy a utilizar una metáfora futbolera para explicar de la manera más sencilla que es lo que yo creo que pasó ayer en diputados. Se jugaba un partido clave.  Sobre el final del primer tiempo, Sergio Massa tiró un centro medido al área y Cristina metió un gol de cabeza. En el arco estaba Mauricio Macri que se quedó parado, atornillado al piso. Uno a cero. Pero la cosa no termina ahí. Falta jugar el segundo tiempo en el senado para que ese proyecto de ganancias que tuvo media sanción, pueda ser convertido o no en ley.

Massa estuvo representado en la conferencia de prensa por Graciela Camaño y Marco Lavagna. Cristina por Axel Kicillof y Héctor Recalde y desde la tribuna, Luciano Laspina vió pasar la pelota pero no pudo hacer nada para evitar el tanto que convirtió la ex presidenta.

El ingeniero Macri acusó el impacto del gol en contra, y visiblemente conmovido y semi afónico en Mendoza se despachó con todo contra Massa. Hace mucho que Macri no hace declaraciones de tanta dureza. Acusó a Sergio Massa de haber sido el jefe de gabinete de Cristina, a Kicillof de haber sido el ministro de economía, a Diego Bossio de haber sido el responsable del Anses, a Felipe Solá de haber sido gobernador de Cristina y a Graciela Camaño de haber sido ministra de trabajo. Todas verdades menos dos errores cronológicos: Solá fue gobernador bajo la presidencia de Néstor y Camaño fue ministra con Eduardo Duhalde y jamás con los Kirchner.

Macri como si fueran declaraciones de vestuario en el entretiempo aseguró que “fue una pesadilla porque la irresponsabilidad no es el camino”. Vale la pena escucharlo de su propia boca. Le pido que le preste atención a este Macri distinto, y enojado:

-     Va audio completo de MM.

Creo que serán palabras históricas y que van a marcar un antes y un después. Por un lado el comienzo de la campaña de las elecciones parlamentarias del año que viene y por el otro, una reacción bien política que se le venía reclamando al jefe de estado. También para ser lo más justos y equilibrados posibles como es mi intención, hay que decir que Macri se decidió a jugar políticamente después que le metieron el gol. Tal vez si lo hubiera hecho antes, evitaba la derrota parcial. A lo mejor comprendió que nada se construye ni se destruye por arte de magia en la política. Que el arte de la negociación, de la ampliación de consensos, de la generación de mejores escenarios, tiene que ser un trabajo permanente que hasta ahora Cambiemos venía descuidando. Se han manejado con mucha ingenuidad y falta de audacia. Y en la política no hay espacios vacíos. Siempre alguien los ocupa. Pero esta vez salieron con los tapones de punta. Macri agregó que no hay que mentirle a la gente ni hacer demagogias con medidas que traen más pobreza.

Marcos Peña llegó a decir que Sergio Massa, el que le tiró el centro a Cristina, es la persona menos confiable de sistema político. Lo dijo porque le había prometido al presidente no perjudicar el costo fiscal. Peña, hábil delantero del equipo amarillo, castigó ese proyecto “mentiroso y opositor que habla más de ellos que de nosotros”.

Todos los oficialistas empezando por Prat Gay y Rogelio Frigerio confían en que los gobernadores que no pueden llegar a fin de mes, instruyan a sus senadores para que volteen esta media sanción que les saca 5 mil millones de pesos de coparticipación. Veremos porque con el peronismo nunca se sabe. Son tiburones que merodean el poder y cuando olfatean la sangre de sus rivales, enloquecen y se juntan todos para calmar su síndrome de abstinencia de poder. Eso es lo que chicaneó Peña cuando dijo que le extrañaba ver a Margarita Stolbizer votando junto a Julio de Vido. La biblia y el calefón, agrego yo.

Me gustaría matizar estas informaciones con otras que sirven para buscar la mayor ecuanimidad posible. Es un tema delicado porque se está jugando mucho del futuro de la Argentina en estos momentos y en los comicios de medio tiempo que se van a diputar dentro de diez meses.

Axel Kicillof dijo que su tropa política era la que más cómoda se sentía con el resultado de la votación. Quiso apropiarse del lugar del padre del triunfo. Y fue uno de los mariscales de la derrota del peronismo el año pasado. El colorado no se puso ídem porque es un caradura que fue el culpable junto a Cristina del quiebre del estado y de los agujeros negros que le generaron al Titanic hasta que lo hundieron. Sin embargo, ayer el Frente Renovador le dio el centro de la cancha para que se luciera haciendo jueguito. Por eso digo que el gol  lo metió Cristina y lo padeció Mauricio. Pero para otras miradas del PRO como la del consultor Jaime Durán Barba, esa foto de todo el peronismo junto tal vez fue un regalo para el cumpleaños que celebró ayer. Esa foto para su idea de debate es la representación del pasado jurásico y el gobierno encarna lo nuevo. Dice Durán Barba que sus encuestas le dan la razón y que Macri sigue muy arriba y con gran optimismo para el año que viene. Por lo tanto para Durán Barba, el gol de Cristina tal vez haya sido en contra. Veremos en las urnas.

También debo agregar que Marco Lavagna fue muy claro cuando dijo que de ninguna manera tienen pensado compartir un espacio electoral con el kirchnerismo. Y que el responsable de haber abortado el operativo de reelección de Cristina fue Sergio Massa. Y en eso tiene razón. Jugó fuerte y oportuno cuando muchos se escondían.  Y hay otra más a favor de los actuales opositores.  Es probable que lo aprobado ayer haya sido demagógico e irresponsable, como denunció Macri. Pero él y nadie más que el, prometió en campaña eliminar el impuesto a las ganancias. ¿En ese momento, no era irresponsable ni demagógico?

La pregunta que me hago y le hago a los oyentes es quien gano y quien perdió con toda esta movida. ¿Macri, Massa y Cristina salen fortalecidos o debilitados de este durísimo primer tiempo?

Hay que decir que parte del peronismo apuesta a la reunificación lo antes posible. De hecho ya van tres proyectos que le frenan a Macri. Este de ganancias, la reforma electoral donde los señores feudales apostaron a la trampa  del robo de boletas y le metieron,  modificado, pero le metieron a fin la ley de emergencia social donde el gobierno tuvo que ceder ante una fuerte presión de piqueteros y sindicalistas.

La moneda está en el aire. Las cartas están sobre la mesa pero falta. Ahora todos tienen que preparar sus músculos y sus habilidades porque el segundo tiempo se juega la semana que viene en el Senado. Allí veremos quien canta victoria y pasa a la final. Allí podremos tener una respuesta más clara a la siguiente pregunta inquietante: ¿Se terminó la luna de miel del gobierno?

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Educar en la mentira – 6 de diciembre 2016

El gobierno de Cristina hizo con la Educación lo mismo que hizo en todos los rincones del estado: robar, mentir, dividir y degradar.

Aunque el actual ministro Esteban Bullrich diga que solamente fue “un error grave”, hoy la noticia es que el gobierno anterior también hizo trampa y malversó las estadísticas escolares para tratar de ocultar el desastre educativo que hicieron. Igual que en el INDEC donde, en lugar de bajar la fiebre rompieron el termómetro, en las prestigiosas pruebas PISA, los funcionarios K cambiaron la metodología y la cantidad de escuelas analizadas para simular que su gestión había mejorado la educación en nuestro país. Por eso Argentina fue excluida del ranking de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.  Violaron el reglamento. Rompieron las normas. Humillaron al pueblo argentino porque nos hicieron pasar vergüenza ajena en el mundo académico.

No debería sorprendernos. Porque la educación también fue utilizada como un botín partidario.

A muchas universidades nacionales las convirtieron en verdaderas unidades básicas que además sirvieron para triangular dinero negro que Julio de Vido no quería que nadie pudiera controlar. Hay infinidad de casos probados, como el de las telenovelas, y el fiscal Guillermo Marijuan está investigando a las 52 universidades nacionales. Compraban a las autoridades con fondos y en otros casos potenciaban su fiebre de ideologitis, que es la inflamación de la ideología. Hay casos que son directamente burdos. La universidad de Lanús, por ejemplo que como tantas otras, le dio el título de doctora Honoris Causa a Cristina en un acto sin contenido académico y con miles de agitadores con la bandera y los fondos de La Cámpora. O la facultad de Periodismo de la Universidad de La Plata. Es un caso para estudiar por lo grosero. Es un coto cerrado de lo más dogmático y jurásico del cristinismo. Los alumnos se quejan de que son calificados en los exámenes no por sus conocimientos y méritos como corresponde, si no por su grado de adhesión al kirchnerismo. Los exámenes no miden excelencia académica, miden fanatismo militante. Es triste que hayan bastardeado a las universidades que deben ser casas de altos estudios con el pluralismo y la diversidad como emblema. Las facultades deben preparar a los estudiantes para que tengan una cabeza abierta, para que puedan pensar libremente y en forma crítica y para que se formen en los valores y las ideas que ellos elijan. Tratar como corderitos e intentar lavarles el cerebro a los jóvenes es una violación a los derechos humanos típica de los líderes tiranosaurios que tanto admiran como Chávez, Fidel, Putin o el iraní Majmud Ammadinejad.

Por eso en esa facultad se le dio el premio a la libertad de prensa a uno de sus más grande violadores como Hugo Chávez. Por eso, allí es profesor, uno de los dirigentes más violentos como Fernando Esteche, comandante de Quebracho. Por eso, este adorador de las capuchas, los palos y las bombas molotov llevó a dar una clase magistral sobre el imperialismo al malandra de Amado Boudou que tanto conoce y ama a Estados Unidos y sus exclusivos lugares para esquiar como Aspen, según el mismo lo confesó cuando fue a ofrecerse a la embajada norteamericana como chupamedias de los yankys.

Sin dudas que la facultad de periodismo va a quedar en la historia por su discurso único y su falta de debate. Forman chicos para defender camisetas partidarias y no la verdad. Casi es una obligación ser de La Cámpora. Los desocupados que dejaron los vaciadores de Diego Gvirtz y Sergio Szpolsky en 678 y el resto del oligopolio K van a buscar un conchabo como profesores. Es una especie de aguantadero. De refugio hasta que pase la tormenta de Macri. Dictan cátedra de su pensamiento sesgado y dogmático bajo la supervisión de la consejal y decana de la facultad, Florencia Saintut. Entre las actividades académicas que hicieron en setiembre participaron los integrantes del elenco estable del para periodismo de estado que llegó a tener triple empleo.

El cierre estuvo a cargo de Hebe de Bonafini. Todo se desarrolló en el edificio “Presidente Néstor Kirchner” ubicado en Diagonal 113 de La Plata. Solo faltaron Máximo, Néstor Ivan y Jose Ottavis.

En el plano docente los kirchneristas también dinamitaron la educación.

Ya le dije hace poco que me subleva que algunos dirigentes vivan eternamente atados a sus cargos sindicales. Por ejemplo Roberto Baradel, el de Suteba. Le interesa más apoyar a Cristina y a Sabbatella que educar a los pibes. No se pierde una manifestación en contra de Macri ni en contra de todo. Siempre está en primera fila. Tiene asistencia perfecta a todas las marchas. Ya hicieron seis paros. Y prometieron que el conflicto va  a crecer el año que viene. Claro, hay elecciones. Y votos no tienen. De hecho su líder, Sabbatella perdió hasta en su distrito histórico de Morón. Todos queremos que los maestros ganen mucho más. Por supuesto. Estoy seguro que no es posible mejorar la educación con docentes mal pagos. Pero tampoco se puede capacitar a nuestros chicos con paros a cada rato y por cualquier cosa. Un paro docente tiene que obligar a  reflexionar mucho tiempo antes de ser decretado. Porque millones de alumnos en general y los más pobres en particular, son los más perjudicados. No se puede tomar a los chicos de rehenes. Se llenan la boca hablando del pueblo y la educación pública y resulta que cada vez hay más deserción y ausentismo y cada vez más familias se llevan a sus hijos a colegios privados. Tantos paros y tantos palos en la rueda agotan la paciencia de cualquier padre. Son sindicalistas que defienden más su posición de poder y su carguito sindical que la estrategia de crecimiento educativo para producir una sociedad más igualitaria, para construir ciudadanía y generar mayor inclusión social. Estamos tocando fondo educativamente. Le doy los datos más brutales y preocupantes de la herencia kirchnernista:

Más del 50% de jóvenes que entran en secundario no lo logran terminar en tiempo y forma. Y de los que van a la universidad solo se reciben 20 de cada 100.

El 54% de jóvenes de 15 años no logra comprender un texto simple.

El 67% de jóvenes de 15 años no logra resolver un problema matemático simple.

Argentina es el país con mayor ausentismo de alumnos de los 65 países medidos. Y sospecho que entre los docentes pasa lo mismo.

¿Se da cuenta? Estamos consolidando un país cada vez más fracturado y desigual. Más pobreza, más exclusión social, más penetración de los narcos y menos futuro. La falta de educación es la madre de todos los problemas, pero que además, se puede convertir en la madre de todas las soluciones. Albert Einstein dijo: “Si la educación les parece cara, prueben con la ignorancia”. Los datos del fracaso educativo de esta década aplazada dan vergüenza ajena y meten miedo sobre el tipo de sociedad que estamos construyendo o en realidad sobre la forma en que estamos destruyendo a la sociedad. Educar para la mentira es educar para el fracaso de nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos. Que es lo mismo que educar para el fracaso de la patria que viene.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Abanderados solidarios – 5 de diciembre 2016

María de los Milagros Aumada es hija de Adolfo y Zulma. Es una familia maravillosa formada en valores que vive en San Blas de los Sauces, un pueblito humilde de La Rioja. María de los Milagros, en la escuela, asistió a un taller de solidaridad y ayuda al prójimo. En ese momento y con solo 16 añitos se transformó en la líder de un proyecto cargado de humanismo al que se  sumaron varios de sus compañeros del colegio José Manuel Estrada. A puro pulmón y coraje armaron lo que bautizaron “El Roperito Misionero”. Recolectan ropa en los barrios más acomodados y luego la arreglan, zurcen algún problema, clasifican y ponen en valor esas donaciones. Y después transformado con sus propias manos y su corazón, entregan esa ropa en los barrios con más necesidades. Ahora sumaron otra idea y hacen lo mismo con las zapatillas. “Calcemos a nuestro pueblo” se llama la movida de los que se quiebran en llanto cada vez que ven un riojanito descalzo. María de los Milagros, tal vez marcada por sus nombres bíblicos hizo el milagro de la solidaridad. Sacó fuerzas de su familia y su escuela y la llevó a las poblaciones que necesitan siempre de todo. Un simple par de zapatillas que para una chica de clase media puede ser algo cotidiano, para los más pobres de los pobres es un tesoro inalcanzable. Ella dice que la principal tarea que hace con su equipo de jóvenes es contagiar. Contagiar energía positiva que produce cambios concretos. Hacer el bien sin mirar a quien. Sembrar solidaridad y cosechar mejores ciudadanos. Hacer patria en un rinconcito de La Rioja y ayudar a refundar nuestra bendita Argentina.

María de los Milagros fue elegida “Abanderada joven de la Argentina Solidaria” por canal 13. Es la primera vez que premian a chicos menores de 18 años. Pero es la séptima ocasión en la que entregan el premio a los mayores. Esta vez quedaron 8 finalistas sobre 1.000 personas o proyectos que se presentaron. Cuando María Laura Santillán, la maestra de ceremonias de la transmisión televisiva, hizo pasar al ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich,  todos prestaron atención. Primero dijo que aunque medía dos metros de altura, Milagros, Mili lo hacía sentir muy chico. Después explicó que el alma solidaria y la educación comparten algo: para mucha gente son invisibles. Pero Milagros pudo hacer visible la educación de su familia y su escuela porque allí se forjó el proyecto y pudo visibilizar su propia alma solidaria al observar el alma de los más necesitados. Mili dijo algo parecido: que dar una mano o el corazón a un semejante es mirar más allá de nuestros ojos. Ver lo que muchos gobernantes no quieren ver.

Le cuento todo esto porque creo mucho en los espejos, en los ejemplos a imitar. Porque hoy es el “Día Internacional del Voluntario” y creo que estamos utilizando varias de las palabras y conceptos más hermosos que tenemos.

Abanderado es el que lidera. El que nos muestra el camino que flamea celeste y blanco. Es un emblema de los mejor que tenemos.

Solidario, como decía la Madre Teresa es aquel que quiere dar hasta que duela. Que es capaz de entregar su corazón todos los días.

Y voluntario es el que hace lo que le dicta su libertad. Ejerce su voluntad de no pasar gratis por la vida y de gastarla en la mejor de las causas que es que todos nuestros hermanos tengan igualdad de oportunidades.

La monjita Alicia Félix fue la ganadora entre los mayores. Nos hizo llorar cien veces con su institución que se dedica a acompañar a los enfermos terminales hasta el fin de sus días. Ella vive en Esperanza y otra vez allí un símbolo y una metáfora se esconde detrás de ese pueblo santafesino. La gente que sigue a Alicia está armada con caricias, sonrisas y contención. Dice que son medicinas que no se consiguen en las farmacias. Que todos los seres humanos la llevamos muy adentro, en el lado más pájaro de los sentimientos. A la monja de la Esperanza la votaron los ciudadanos comunes a través de internet. Más de 35 mil personas se sumaron con su aporte democrático a la elección. Porque los 8 abanderados son dignos de ser premiados, iluminados para que su ejemplo sea diseminado por todos los rincones de nuestra patria. Alicia, impecable con sus hábitos celestes y su crucifijo en el pecho, se dedicó a los cuidados paliativos. Tratan de acompañar en la despedida de la vida a los enfermos hasta el último suspiro. Todo se termina para el enfermo. Y todo comienza para el voluntario que le sostuvo la mano cuando se fue de este mundo. Hay que ser muy valiente para estar de esos dos lados de la vida. Del que se va y del que se queda.

No quiero dejar de mencionar al resto de los finalistas. Uno más generoso que el otro. El actor Diego Bustamante lo tenía todo económicamente. Vivía en Recoleta y se fue el pueblito salteño de Yacuy. Quiso ser como su ídolo, san Francisco de Asis y formó Pata Pila, la organización que combate la desnutrición infantil. Más de 250 chicos se salvaron de morir de hambre o de perder capacidades cerebrales. Dijo Diego que en ese encuentro acontece la vida.

Luz Vergara tiene “Familias Abiertas”. Son hogares de tránsito para chicos con problemas que después del afecto que reciben vuelven a sus lugares de origen biológico o son entregados en adopción. Los alimentan con afecto y tratan de satisfacer los intereses del chico.

Oscar Ghillione transita sus días por un sendero parecido. Apuesta con su grupo de voluntarios a la educación de calidad. Dijo algo que me estrujó el corazón y me hizo correr frio por la espalda. Contó que tiene 4 hijos. Dijo que si su familia fuera la Argentina, dos de ellos serían pobres y dos de ellos no terminarían la escuela. Y confesó que se niega a elegir una condena semejante para el hijo de cualquier hijo de vecino. Por eso los profesores dan clases en escuela vulnerables.

La idea de la cordobesa Ana Argento Nasser fue brillante y ligada a nuestro maravilloso oficio de los medios de comunicación. Produce spots publicitarios sobre valores en la voz de los propios chicos con capacidades especiales. Les ayuda a encontrar las herramientas para que puedan comunicar sus necesidades y también sus derechos.

Pierre Herrouet, nació en Francia y se quedó a vivir en Salta. Inventó un hornito ecológico que elimina toda posibilidad de humo tóxico para que puedan producir su comida y algunos productos para vender. Es un emprendimiento desde la Puna y desde las familias que aprender a utilizar, fabricar y reparar esas cocinas mágicas que no envenenan el aire ni la gente.

Victoria Viel Temperley y sus colaboradores no se mueven de al lado de los enfermos de cáncer mientras reciben el terremoto de la quimioterapia. Se conectan con lo sano de su espíritu mientras se cura la parte enferma del cuerpo.

Eduardo “Coco” Derigo es un abogado que armó equipos de rugby en las cárceles. Y allí con el sacrificio, la disciplina y el juego en equipo de la pelota ovalada hizo que la reincidencia bajara de 60 a 5% entre los que se prenden en los scrum y el tercer tiempo. En 18 cárceles aprende que con un tackle pueden voltear a un grandote. Y aprenden que se puede cambiar. Ser honesto y trabajar. Formar una familia y reinsertarse en la sociedad.

Todos recibieron una estatuilla muy representativa. Un corazón hecho con la cinta con los colores de nuestra bandera. Por eso son abanderados. Son la vereda del sol de la Argentina. Hay millones de ciudadanos como ellos. Solo hay que saber mirar. Son los que cambian el miedo por la esperanza. Son faros. Son los que van adelante. Los que llevan la bandera solidaria. Si queremos, podemos ser sus escoltas. Es por el bien de todos.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

La solidaridad es un pan dulce – 25 de noviembre 2016

Hay momentos en que uno se intoxica con el veneno que todos los días arrojan  Cristina, Lázaro Báez y sus soldados de La Cámpora. Hay momentos en donde conviene abrir una ventana de aire fresco para confirmar que no todos los dirigentes o funcionarios son iguales. Que hay muchos que tienen sensibilidad, grandeza, buen trato y nos transmiten esperanza en lugar de diseminar bronca, corrupción y palos en la rueda.

Por eso hoy le quiero contar la historia de un grupo heroico de compatriotas que se cayó cuando la Argentina se derrumbó pero que decidió levantarse con su propio esfuerzo, militando en la cultura del trabajo cooperativo. Hoy La Juanita es un faro de luz. Muchos creen que allí se producen remeras, guardapolvos, los mejores pan dulces del mundo o que se reciclan computadoras. Y en parte, tienen razón. Solo en parte. Porque es cierto que todas las manos todas generan esos productos. Pero la edificación más grande que han levantado es la capacidad de juntarse y avanzar colectivamente. Hoy tienen hasta un call center donde trabajan 22 personas que antes eran vendedores ambulantes o empleadas domésticas. Hay que verlas, felices, con aire acondicionado y frente a sus computadoras. O los servicios digitales que prestan a distintas empresas. Un emocionante. Con problemas o peleítas como en todos lados. Pero con un objetivo de libertad absoluta que solo se consigue cuando todos se convierten en uno y uno se transforma en todos. En la Juanita nada se pierde, todo se transforma y se multiplica como los panes y los peces. Amanece que no es poco. Es el milagro de la dignidad.

Venga conmigo. Lo quiero invitar a un viaje a la esperanza. Vamos juntos al corazón pobre de La Matanza, a Gregorio de Laferrere. Allí donde se fabrica la dignidad y la solidaridad. Allí donde no hay resentimientos y se combaten los prejuicios. Donde un grupo de argentinos patriotas levantaron con sus propias manos y con el sudor de su frente la cooperativa La Juanita. Tienen una energía renovable y perfumada porque su motor funciona a Flores. A Toty Flores, la génesis del fundador y a Silvia Flores, la utopía en marcha. El padre y la hija son el eje de una comunidad que resolvió pelearle a las injusticias con las mejores armas de la integración y la educación.

En pleno terremoto del sálvese quien pueda, los piqueteros del MTD (Movimiento de Trabajadores Desocupados) de la Matanza hicieron un gesto revolucionario y pacífico: le dijeron no a los planes asistenciales y al clientelismo que los encarcela. Decidieron no rendirse jamás, no bajar los brazos pero no cambiar dignidad por votos. Cada uno se la arreglaba como podía para darle de comer a sus hijos y para subsistir. Los del MTD del Toty Flores eligieron otro camino más largo tal vez, mas sacrificado seguro, pero infinitamente más profundo y definitivo. El camino de los valores.

De la revalorización de los mejores sentimientos y comportamientos que tenemos los seres humanos. Decidieron actuar en defensa propia ayudándose ayudando a los demás. Crecer como seres humanos y dejar de depender de los humores, los caprichos y la arbitrariedad de los punteros políticos de los Kirchner. Saltaron el abismo y se pusieron a reconstruir los lazos solidarios. Desde abajo, ladrillo por ladrillo, tomados de la mano, afrontando con alegría y coraje todas las dificultades. Y no pararon nunca de crecer.

Por algo el logotipo que los identifica en su orgullo es una mano tendida que florece. La tarea cotidiana que realizaron se convirtió en un espejo donde mirarse. En un imán que incita a integrarse y a participar.

Es el milagro de la dignidad. Por eso Martín Churba se empeñó en capacitarlos en el arte del diseño. Por eso Maru Botana les reveló los secretos de sus mejores manjares y le enseño el oficio de amasar el mejor de los pan dulces, el de la solidaridad.

Por eso el maestro, Oscar Alvarado, antes de morir les dejó lo mejor que tenía. Y solo estoy nombrando a algunos pero son cientos los que se sintieron convocados por la potencia que transforma gente con necesidades básicas insatisfechas en ciudadanos plenos. Solo hay que darse una vuelta por la cooperativa para sentirse contagiado por esa experiencia. Los cimientos son los valores. Nada se regala. Todo se logra por esfuerzo propio. Las computadoras son recicladas por la gente del barrio que fue capacitada para eso y que a su vez capacita a otros. La idea es que todos los vecinos y sus hijos puedan estudiar, trabajar o divertirse con esas viejas computadoras puestas en valor. Se les cobran precios accesibles y en varias cuotas. Y si no pueden pagarlas, las pagan con su trabajo para que la rueda productiva y educativa siga girando. Y así pasa con las serigrafías y esas remeras que exportaron a Italia con la consigna que en el pecho dice “La fibra de la dignidad”. O esos guardapolvos que se vendieron a Japón con diseño made in La Juanita. O ese jardín de infantes donde nacen los arcos iris que no cobra un centavo a nadie pero obliga a que los padres y las madres participen del proceso pedagógico de sus hijos. Potencian el aprendizaje. Le dan solidez a la familia.

Se plantan con su identidad en la tierra como las mejores raíces. Como ese árbol de eucaliptus que les dio sombra desde siempre y que ahora les da aliento y les abre los pulmones. Con esas ramas eternas que mezclan sus hojas para convertirse en techo de las mejores asambleas.

Por eso la más grande de las utopías que tenían se hizo realidad y nosotros pudimos acompañarlos en esa marcha contra la dependencia y la sumisión. Y así surgió después de grandes esfuerzos y manos callosas y espaldas partidas, la escuela primaria, “Crecer en Libertad”,  que es un verdadero modelo de como la solidaridad puede transformarse en cemento. Ese edificio escolar se llenó de sol y sabiduría y un día nació el mayor de los tesoros que es la igualdad de oportunidades para todos.

Los argentinos estamos hartos del roba pero hace. Eso tiene patas cortas como la mentira. Igual que el clientelismo que te deja cautivo del que te da un plan cuando quiere. Hay otra Argentina posible. Por eso es tiempo de levantar la bandera de La Juanita. Son hombres y mujeres que luchan toda la vida y por eso son imprescindibles. Ellos no roban pero hacen. Son lo mejor de una patria que viene.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

El padre Chifri a 5 años – 24 de noviembre 2016

Parece mentira que haya pasado tanto tiempo. Pero hace 5 años que murió el padre Chifri. Es uno de los argentinos que más admiro. En algún momento será santo, como el cura Borchero. Ya tuvo el mejor de los homenajes porque se concretó uno de sus grandes sueños: se recibió la primera promoción del Colegio Albergue de Montaña que él fundó con tanto esfuerzo. Cuando Daniel, su esposa y todos los que integran la Fundación El Alfarcito que continúa su obra visitan al Papa, Francisco siempre les ruega lo mismo: “recen por mí en la tumba de Chifri”, el cura gaucho. Para felicidad del Santo Padre, suelen llevarle artesanías realizadas por los chicos del fin del mundo. Es que el padre Chifri fue enviado a misionar allí por pedido de quien fuera el cardenal Jorge Bergoglio. Por eso nunca me canso de difundir y repetir la historia maravillosa de quien fue ese protagonista de una suerte de metáfora bíblica que se convirtió en realidad.
El padre Chifri, uno de los sacerdotes que mejor tarea solidaria realizó en el norte del país cayó del cielo. Y no es algo que tenga que ver con una creencia religiosa o una cuestión de fe. El cura Sigfrido Moroder, conocido en toda la zona de Rosario de Lerma como el padre Chifri, utilizaba sus impresionantes condiciones y experiencias como deportista para moverse entre los cerros en parapente y ganar tiempo en sus visitas a los distintos pueblitos. Los habitantes de esos cerros salteños, necesitados de todo, se acostumbraron a ver llegar al cura desde el cielo, aterrizar con su parapente y persignarse en un mismo acto.
La historia del padre Chifri es un ejemplo. Desde chico mostró su fortaleza y su predisposición para el deporte. Apenas se ordenó de cura le pidió al actual Papa ir a trabajar a uno de los lugares con mayores necesidades insatisfechas de Salta. Allí el sol castiga como loco, por la noche la temperatura baja 20 puntos bajo cero y te congela los huesos y hay pequeñas comunidades de pastores de cabras que viven a 5 mil metros de altura, cerca de Dios pero lejos de la equidad social. Son pocos los que se acuerdan de sus escuelas, de sus vacunas, de sus hijos.
El padre Chifri se dispuso a llevar su mano solidaria y el mensaje cristiano a 25 parajes perdidos en el mundo y 18 escuelitas mucho más que humildes. Un día se dio cuenta que podía aprovechar sus capacidades deportivas para llegar más rápido y mejor. Lo hacía en parapente. Era imponente verlo llegar desde el cielo. Posarse como un pájaro de fe en la tierra y predicar con el ejemplo. Se convirtió en un personaje muy querido por todos los campesinos.
Lo veían llegar desde lejos al padre Chifri. Cuando había un enfermo que socorrer o alguien que necesitaba resolver un problema, un poco en broma, un poco en serio decían: “Ahora viene volando el padre Chifri”. Y al poco tiempo el cura volador aparecía recortado en el horizonte de esas montañas maravillosas con el paisaje y mezquinas con sus habitantes. Hasta que un día ocurrió la tragedia. Un maldito remolino le provocó una caída de 40 metros. Cayó pesadamente y quedó inmovilizado. Con dolores tremendos y problemas respiratorios que lo dejaron al borde de la muerte. Cuando recuperó la expectativa de vida, tozudo, peleador y con un coraje sin igual salió a desafiar el pronóstico que decía que nunca más volvería a caminar.
Había que verlo al cura Chifri, con una voluntad de acero, haciendo los ejercicios de rehabilitación para dejar esa silla de ruedas que lo encarcelaba. Nunca fue un hombre de bajar los brazos con facilidad. Hizo un esfuerzo monumental y demostró una constancia terrible. Es que tenía oculto un deseo íntimo que le daba una fuerza invencible: quería volver a la puna. Con su gente. Esa montaña lo había traicionado pero él quería regresar para no abandonar a su pueblo. Y un día milagroso, apoyado en sus bastones, el padre Chifri se apareció por su lugar en el mundo. Los campesinos emocionados no lo podían creer. El padre Chifri lo había logrado. Había vuelto a darles una mano. Esta vez no había llegado por el aire.
Esta vez había llegado caminando lentamente, con mucha dificultad pero con una energía envidiable y contagiosa. Porfiado el cura. No se resignó jamás a la silla de ruedas. Combatió con fuerza para seguir su tarea solidaria, su misión sacerdotal. Y siguió con su tarea de amar a su prójimo como a sí mismo. De hacer el bien sin mirar a quien. De ponerse a disposición de esos argentinos olvidados por todos que vivían hacinados en sus ranchitos precarios y que casi ni conocían el dinero ni la justicia. Se alimentaban como podían con las pocas verduras que cultivaban y con las cabras y ovejas que son parte indisoluble de sus vidas. El padre Chifri continuó con su tarea titánica. Poniendo el grito en el cielo contra las injusticias. Y ayudó a crear comedores escolares en las escuelas, a instalar invernaderos para conseguir más y mejores alimentos.
Les ayudó a comercializar mejor sus artesanías. Se puso al servicio de los más débiles. El objetivo fue que cada uno se ganara el pan con el sudor de su frente. Empezó a recorrer la zona con un viejo colectivo que le regalaron. Lo pintó de mil colores y lo bautizó el colectivo de los sueños. Dejó de cruzar el cielo con sus alas prestadas. Y aun así llegó a lo más alto de la solidaridad y el compromiso. Logró abrir el colegio secundario con 36 alumnos. Había que verlo encabezar las procesiones con todos los reclamos y las vestimentas típicas de la zona. Había que verlo entre los cerros con su poncho y el día que lo ayudaron a treparse a una bicicleta.
Fue una epopeya. Levántate y anda. Me hizo acordar a la bicicleta blanca de Horacio Ferrer cuando le habla a ese viejo flaco nuestro que andaba en la tierra. ¿Se acuerda? Flaco, no te pongas triste, todo no fue inútil, no pierdas la fe. En un cometa con pedales, dale que te dale yo sé que has de volver. Ahora, le pido que preste atención a esto que voy a contarle ahora:
La vida del padre Chifri fue un verdadero canto de fe y de esperanza. Y digo fue y no es porque esta vez, de verdad y en forma definitiva, el padre Chifri se fue al cielo hace 5 años por un maldito paro cardíaco. Ya pasaron 5 años. Su obra se multiplicó como los panes y los peces. Pero todavía no me resigno a su muerte. Tenía apenas 46 años. Estoy seguro que no descansa porque no descansaba nunca. Pero está en paz con su conciencia y con sus queridos hermanos pobres.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Fayt, adiós a un prócer – 23 de noviembre 2016

Murió el doctor Carlos Santiago Fayt. Durante 32 de sus 98 años fue juez de la Corte Suprema. Su paso a la eternidad lo coloca en el pedestal de los próceres republicanos. Fue un emblema de la resistencia al chavismo kirchnerista que no pudo quebrarlo. Fue tan grande su coraje que no se dejó patotear por Cristina y sus cómplices y recién se fue a su casa al día siguiente de la asunción del presidente Mauricio Macri. Seguramente habrá pensado: misión cumplida, los autoritarios no pasaron.

Durante la mayor y más cruel embestida, miles de ciudadanos levantamos carteles que decían: “Todos somos Fayt”.

¿De qué lo acusaban al doctor Fayt? ¿De ser un ejemplo de austeridad republicana, de vivir en un sobrio departamento y de tener una casita en Villa Gesell después de haberle dedicado toda una vida a la Corte y al estudio sin una sola sospecha de haber realizado ni un trámite administrativo poco transparente?

¿Quiénes lo acusaban? Los que aún no pueden explicar sus fortunas, sus mansiones y sus estancias que lograron con el plan sistemático para saquear el estado mediante una asociación ilícita liderada primero por Néstor y luego por Cristina Kirchner?

¿De qué lo acusaban al doctor Fayt? ¿De ser un defensor de los derechos humanos que tuvo el coraje de presentar junto a Raúl Alfonsín habeas corpus por varios detenidos durante la dictadura militar, cuando las balas picaban cerca y muchos abogados fueron secuestrados y desaparecidos solo por ese gesto de grandeza? ¿Se lo acusaba de no haber ocupado jamás un cargo público durante ninguna dictadura militar?

¿Quiénes lo acusaban? Los abogados exitosos que no pueden explicar su riqueza y que durante el terrorismo de estado se dedicaron a rematar casas de deudores con una actitud de usura indigna de un militante popular y que no movieron un solo dedo ni presentaron un solo habeas corpus por sus compañeros? Hebe de Bonafini lo acusó a Fayt y defiende al doctor Eugenio Zaffaroni que fue funcionario judicial de dos dictaduras y sobre todo de la de Jorge Videla para la cual, además, escribió un manual. La presidenta de las Madres se permitió, una vez más, un juicio callejero a una persona intachable como Fayt mientras manchó los pañuelos blancos con el dinero sucio de Sergio Schocklender. No lo podían confesar porque era inhumano, pero se les notaba las ganas de hacer una cadena de oración para que el doctor Fayt se muriera lo antes posible.

¿De qué lo acusaban al doctor Fayt? ¿De ser admirador de socialistas democráticos como Nicolás Repetto y don Alfredo Palacios? ¿De tener sensibilidad hacia los más humildes o de haber optado intelectualmente por el agnosticismo después de venir de una familia católica? ¿O de haber escrito 3 libros con un análisis severo de los componentes autoritarios y demagógicos del peronismo y en defensa de las más amplias libertades públicas?

¿Quiénes lo acusaban? Los adoradores de un chavismo que mete presos a dirigentes democráticos y opositores y que cierra medios de comunicación independientes y ataca a los periodistas que no se alquilan ni se venden. Los que se hicieron millonarios con los juicios laborales de muchos gremios como el doctor Héctor Recalde y que acusó a Fayt de ser antiperonista.

¿De qué lo acusaban al doctor Fayt? De ser un brillante abogado, juez, escritor, académico, profesor emérito de universidades que escribió 35 libros que abarcan la historia del pensamiento político desde la Antigua Grecia hasta el siglo XX?

¿Quiénes lo acusaban? Los pibes para la liberación como su jefe Máximo Kirchner quienes no terminaron sus estudios y nunca trabajaron en otra cosa que en administrar los múltiples bienes de sus padres?

¿De qué lo acusaban al doctor Fayt? De ser una persona de perfil bajo al que casi no se le conoce nada de su vida privada? ¿De haber llenado plazas y radios predicando la democracia a través de clases de Educación Cívica? ¿De haberse opuesto con su voto en la Corte a la privatización de Aerolíneas, de haber sentado las bases de respeto hacia la diversidad sexual con un fallo y de haber defendido la libertad de expresión aplicando la avanzada y progresista doctrina de la real malicia?

¿Quiénes lo acusaban? Los que integraron grupos guerrilleros que utilizaron el crimen y las bombas durante períodos democráticos como Horacio Verbitsky o Carlos Kunkel que le decían a Fayt admirador de Aramburu a quienes los Montoneros secuestraron y asesinaron.

¿De qué lo acusaban al doctor Fayt? ¿De ser viejo cuando se sabe que viejo es el viento y todavía sigue soplando? ¿De tener algún achaque propio de la edad que sobrellevaba con una dignidad ejemplar?

¿De qué lo acusaban a Fayt ? De andar casi en puntas de pié por la vida con dignidad, ética y excelencia académica?

¿Quiénes lo acusaban? Los ministros de los gobiernos más corruptos de la historia democrática? Los inmorales nos han igualado, dice el tango. Los Aníbal Fernández que, como si fuera un comisario de la bonaerense en pleno allanamiento, le ordenó a Fayt que saliera de su casa.

El sucesor de Stiuso llamado Horacio Verbitsky se burló de Fayt y dijo que no sabía ni el día en el que vivía y que le tenían el pulso de su mano para que firmara los expedientes. ¿Cómo lo supo? ¿Lo filmaron? ¿Utilizaron los métodos sovièticos de la KGB de cabotaje?

Defender al doctor Carlos Fayt fue como defender un monumento a la democracia y los derechos humanos, a la capacidad intelectual y profesional  y a la ética republicana frente a las mafias enquistadas en el poder que se quisieron quedar para siempre. Por eso lo quisieron matar por stress, por acoso moral y humillación, como dijo la doctora Carrió.

Los impresentables y perversos enemigos de Fayt se quisieron quedar con todo y agigantaron su figura. Miles y miles de ciudadanos lo defendieron en la calle en defensa propia.

La República Argentina está de duelo. Murió el doctor Fayt. No aceptó las órdenes ni las extorsiones de Cristina. Se fue de la Corte cuando quiso. Ayer se fue de la vida porque la muerte quiso. Pero volverá cuando la patria pueda extirpar a los corruptos y a los golpistas.

Fayt volverá y no será millones. Fayt volverá y será justicia.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Macri presidente – 22 de noviembre 2016

Hace exactamente un año yo leí esta columna que hoy quiero repetir sin cambiar ni una coma. Es una forma de probarme y de someterme al juicio de los oyentes. Ya pasó el tiempo y se puede ver con más distancia si hubo aciertos o errores. Dice asi:

“Ustedes hicieron posible lo imposible”. Esa frase le salió del fondo del alma a Mauricio Macri, el presidente electo de la Argentina. Es que ni él lo podía creer. Por primera vez en la historia llegó a la jefatura del estado el líder de un partido chico que tiene apenas diez años de vida y que no se forjó en la matriz del radicalismo ni del peronismo. Tal vez si Macri hubiera dejado hablar a su inconsciente, sus palabras hubiesen sido: “Llegué Papá, soy presidente, pude superarte”. No quiero hacer sicologismo barato pero Mauricio le dedicó su vida a demostrarle a Franco que podía llegar muy alto sin su ayuda y por sus propios méritos. Franco Macri fue un padre asfixiante, ultra exigente y más competitivo que lo aconsejable con su hijo. Varias veces lo desafió públicamente. Varias veces fue a contramano de los deseos de su hijo. Varias veces apostó en su contra y boicoteó sus proyectos. Por eso durante tanto tiempo estuvieron peleados. Un día Mauricio decidió romper amarras y construir su propio destino. Sabía que en esa pelea iba a encontrar la felicidad y la alegría. Y ayer se aferró a esa utopía que persiguió durante tanto tiempo. El hijo del tano inmigrante que edificó un imperio económico llegó a la presidencia de la Nación sin que su padre le abriera ninguna puerta. Lo hizo por derecho propio. En nombre del padre. Pero con su propio esfuerzo.

Los kirchneristas lo chicaneaban acusándolo de vago: “Nunca trabajó, siempre vivió de Franco”, pintaron en las paredes. Y esas cachetadas en lugar de intimidarlo le dieron más fuerza para la batalla final contra Daniel Scioli.

Esa relación de amor-odio con su viejo lo marcó para siempre. Y su carácter y garra también se templó en la adversidad de un secuestro extorsivo que lo tuvo muy cerca de la muerte. Estuvo 14 días bajo tierra. Lo encerraron en un ataúd y lo encarcelaron en un sótano de Garay al 2.800. Nadie sigue siendo la misma persona después de semejante experiencia. Su mirada perdida a veces expresa el sufrimiento de ese corazón en aquel momento dramático al que lo sometieron una banda de criminales que eran comisarios de la Policía Federal.

El salto que pegó Mauricio es gigantesco. Desde aquel vicepresidente del holding SOCMA al que arribó por portación de apellido y por ser el hijo del dueño hasta la presidencia de la Nación.  Como buen ingeniero se apoyó siempre en la gestión. En el hacer más que en el decir. En Boca Juniors hizo una verdadera revolución de campeonatos y 16 vueltas olímpicas, pero también marcó un camino de responsabilidad y eficiencia. Fue presidente del equipo más popular de la Argentina, superó problemas, abrió ventanas y logró la reelección.

Esos fueron los cimientos del Macri de hoy. No podría haber ganado ayer si no hubiese tenido el nivel de conocimiento y popularidad que le dio Boca. Con eso demostró y se demostró que estaba para más. Que el destino de niño cheto, de creído de Barrio Parque, no era para él.

En la ciudad de Buenos Aires hizo lo mismo. Puso ladrillo sobre ladrillo y eligió el camino más sólido y no el más rápido que le había ofrecido Eduardo Duhalde: ser candidato por el peronismo. Edificó un partido y lo fue haciendo crecer. Con ensayo y error. Con metidas de pata y correcciones. Aprendió a ser gobernante en el gobierno de la Ciudad. Su primera administración estuvo apenas por arriba de la mediocridad general, pero, en su segunda jefatura, mejoró la calidad de vida de gran parte de los porteños. Esa buena tarea en el transporte, en la derrota que le propinó a las inundaciones, en la educación y en el respeto por las disidencias y el pluralismo lo fue perfilando. Es el primer jefe de gobierno de la Ciudad reelecto y que termina su mandato dejando un sucesor de su mismo partido: Horacio Rodríguez Larreta. Encima la provincia de Buenos Aires también estará bajo la conducción de una mujer resolutiva y carismática surgida de su agrupación: María Eugenia Vidal.

Está procesado por la justicia y acusó el golpe por lo de Fernando Niembro. El gobierno nacional le hizo la vida imposible. Le tiraron anchoas en el desierto y lo intentaron estigmatizar. Está acostumbrado a buscar consensos porque siempre gobernó sin mayorías parlamentarias y eso es bueno para los tiempos que se vienen. En su vida personal se lo ve enamorado de la seductora belleza integral  de Juliana Awada y de su condición de padre de Antonia y otros tres hijos. Al frecuentar la meditación budista fue calmando sus ansiedades y aflojando sus durezas formales. Hasta se dio el lujo de emocionar y emocionarse en la quebrada de Humahuaca donde le pidió a la madre tierra ayuda para esta tierra.

En las PASO, Macri apenas sacó el 24 % de los votos. Ayer le sumó más de 27 puntos porcentuales. Más que duplicó su potencia. Logró cuatro millones de votos más que en la primera vuelta y encarnó los deseos de cambios de una gran parte de la sociedad. Eran cada vez más los argentinos que decían que este país podía ser gobernado correctamente por un no peronista. Las multitudes de los cacerolazos, las redes sociales, los actos en defensa de los fiscales atacados o el campo humillado fueron juntando masa crítica. Y Masa, Sergio, en el 2013 dinamitó los sueños eternos y monárquicos de Cristina cuando la empujó a la peor actuación electoral en 12 años.

Macri no es un conservador de la vieja derecha como cree la militancia K. Ejerció el divorcio en dos oportunidades y su cultura es más diversa que muchos K aunque menos intelectual. Macri tampoco es un neoliberal entreguista, amante fiel del mercado como quisieron instalar los medios adictos a Cristina.

Macri como político parido por la anarquía del 2001, es muy difícil de encasillar en las categorías tradicionales. Yo me atrevería a decir que no es un gerente de los grupos concentrados a los que conoce de adentro, que tiene sensibilidad social por los más pobres y que su modelo económico de sentido común y eficiencia está lejos del chavismo jurásico y cerca del desarrollismo de Arturo Frondizi.

Macri logró la presidencia de la Nación.  No es parte de la herencia que le dejó su padre. Se ganó solito el honor de ser el jefe del estado argentino. Casi 13 millones de argentinos confiaron en su épica de superación. Nadie nunca había sacado tantos votos. Ahora empieza la etapa más importante de su vida. Ahora deberá demostrar si tiene condiciones de estadista para desactivar las bombas de tiempo que deja este gobierno. Yo no podría asegurarlo pero ojalá esa esperanza de tanta gente en las urnas se convierta en realidad. Ojalá. Es por el bien de todos.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Un año de Macri – 21 de noviembre 2016

Mañana se cumple un año del triunfo de Mauricio Macri. En la segunda vuelta sacó el 51,34% de los votos contra Daniel Scioli que cosechó el 48,66%. Es un buen momento para el balance. Para establecer que es lo bueno, lo malo y lo feo de la gestión de Cambiemos.

Lo bueno.

Es un gobierno que no extorsiona ni persigue a nadie. Habla con todos, escucha y, a veces, corrige sus errores. Ya derrotó al fantasma de Fernando de la Rúa. El cristinismo extremo todavía sueña con asfixiarlo y obligarlo a huir en el helicóptero. Pero eso está descartado porque Macri lidera y conduce. Logró fracturar al Frente para la Victoria en varios pedazos y con la muñeca política de Emilio Monzó y Gabriela Michetti consiguieron 70 leyes, 5 de ellas fundamentales, pese a no tener mayorías parlamentarias.

Macri salió de la locura del cepo sin que el país entrara en un manicomio y al cancelar la deuda con los fondos buitres recuperó la tarjeta de crédito para el país. Y en poco tiempo volvimos al mundo civilizado, democrático y republicano. Mejoramos las relaciones con Estados Unidos, Alemania, Francia, España, Uruguay, Japón y nos alejamos definitivamente del autoritarismo de Venezuela e Irán.

Se recuperó el criterio de verdad. Este gobierno no miente. Las cifras reales del INDEC muestran una pobreza y una indigencia terrible pero reconocerla y no ocultarla es el primer paso para solucionarla. Entre los activos del gobierno están los fracasos y las falsedades corruptas del gobierno de Cristina. Fue un plan sistemático para saquear al estado y una mala praxis brutal en todos los ministerios. Eso, por ahora, en la comparación favorece a Macri. Son el día y la noche con Cristina. El respeto como norma vs la agresión permanente.

Lo malo.

Lo peor es que la gestión tiene una lentitud inesperada. Todo tarda demasiado. La atomización de las decisiones económicas demora las medidas y decisiones y el tiempo pasa. La tormenta de obras públicas recién es una llovizna. Hay miedo a firmar y, en muchos ministerios, el presupuesto está insólitamente sub ejecutado. Tienen plata pero no quieren o no saben en qué gastarla pese a que la urgencia de las demandas sociales. Falta planificación y audacia.

El gobierno no cree en la generación de hechos políticos para modificar las cosas. Se resigna a manejar todo desde el tablero de comando. Es un grave error: no alcanza con apretar botones. Los cambios hay que parirlos. Producir nuevos escenarios. Convencer con argumentos y aumentar la base de sustentación del gobierno sumando a figuras independientes y de otros partidos. La coalición es muy débil. Elisa Carrió funciona como la francotiradora de la conciencia crítica y el radicalismo, con Ernesto Sanz fuera de la cancha, perdió protagonismo. Hay poca militancia radical en la universidad o en los gremios de clase media.

El gobierno debería comprender que no hay que resignarse a las cosas como son y pelear por como debieran ser. ¿Se entiende? Hablo de no humanizar lo inevitable. Hay que evitar lo inhumano.

Es verdad que la gente está cansada de las discusiones y los ataques de Cristina y sus cómplices. Pero si no se les sale al cruce del debate, las ideas populistas por más dañinas que hayan sido, van permeando y se consolidan en algunos sectores de la población. Es un gobierno que comunica poco y mal porque no cree demasiado en la política. Sus aciertos duran 15 minutos en los medios y sus fracasos se mantienen mucho más.

Encima algunos gerentes muy exitosos en la actividad privada entraron en pánico a la hora de lidiar con gremialistas y burocracias. Faltan mensajes a los ciudadanos y planes concretos que vayan anunciando la ruta que quiere recorrer el macrismo. Hay que enunciar el objetivo pero explicar las etapas.

Es absolutamente insuficiente decir únicamente que son el cambio.

La inflación sigue vivita y coleando. Y con recesión. De hecho en lo económico las cosas están peores que con Cristina.

El aumento de tarifas fue una metida de pata tremenda. Se pagó los costos de un ajuste feroz sin hacer ese ajuste feroz.  Y es imprescindible que los indicadores mejoren lo antes posible porque si el oficialismo pierde las elecciones parlamentarias del año que viene está liquidado y resucita a Cristina y su candidatura.

El gobierno interviene muy poquito en la realidad. Subir o bajar tasas, es un detalle y no un plan económico. No se puede permitir que los precios aumenten en forma arbitraria sin siquiera decir una palabra de rechazo públicamente. O aplicar la ley a los abusadores. Falta mostrar firmeza y autoridad con los empresarios que especulan. Se equivoca feo el gobierno si cree que con solo arreglar las variables macroeconómicas, la vida cotidiana va a mejorar por añadidura. Este es el fracaso del segundo semestre. Prometía brotes verdes de buenas noticias. Y salieron nubarrones negros de inquietud e incertezas. El gobierno parece que todavía tiene puesto el freno de mano. ¿Cuáles son las políticas  públicas que propone para cada sector? Por momentos parece que funciona por espasmos y corre detrás de los acontecimientos. No fija la agenda. Le marcan la cancha pese a que salvo los fanáticos del Frente para la Valija, todos los sectores han mostrado una actitud responsable y prudente. La CGT, la oposición del Frente Renovador y el peronismo no kirchnerista y los medios en general, evidenciaron paciencia pero eso tiene un límite que puede ser el primer trimestre del año que viene.

Lo feo.

Macri dijo que su utopía es la pobreza cero. Pero durante los meses que gobernó aumentaron los números de desocupados y de pobres. En el país de los alimentos hay 2 millones de compatriotas argentinos que tienen problemas para comer.

Las industrias tienen un 40% de su capacidad ociosa pese a que atravesamos la mayor presión impositiva de los últimos 15 años. El consumo se cayó a pedazos. El respetadísimo Javier González Fraga dice que muchas inversiones no llegan porque temen el regreso del populismo en el 2019. Cambiar esa sensación también es una responsabilidad del gobierno. Y otra vez, esto me lleva a la mayor crítica que le hago al presidente Macri. Este es un gobierno que quiere ser más desarrollista y heterodoxo que neoliberal. Pero a la hora de la verdad se quedan más en la tribuna intentando cambiar las reglas del juego por control remoto y entran poco a la cancha a definir los partidos poniendo el pecho y pierna fuerte.

Macri salió campeón con Boca y en la ciudad de Buenos Aires. Pero este es el partido más importante de su vida. Debe terminar su mandato como corresponde, sin terremotos sociales, con más trabajo y menos pobreza y con la Argentina de pié. Si lo logra, se habrá convertido en el primer presidente no peronista en 80 años en lograr algo tan simple y tan complejo como eso. Es la única forma de madurar institucionalmente. Es la única forma de crecer de golpe pero sin golpes.

Mañana se cumple un año del triunfo de Mauricio Macri. En la segunda vuelta sacó el 51,34% de los votos contra Daniel Scioli que cosechó el 48,66%. Es un buen momento para el balance. Para establecer que es lo bueno, lo malo y lo feo de la gestión de Cambiemos.

Lo bueno.

Es un gobierno que no extorsiona ni persigue a nadie. Habla con todos, escucha y, a veces, corrige sus errores. Ya derrotó al fantasma de Fernando de la Rúa. El cristinismo extremo todavía sueña con asfixiarlo y obligarlo a huir en el helicóptero. Pero eso está descartado porque Macri lidera y conduce. Logró fracturar al Frente para la Victoria en varios pedazos y con la muñeca política de Emilio Monzó y Gabriela Michetti consiguieron 70 leyes, 5 de ellas fundamentales, pese a no tener mayorías parlamentarias.

Macri salió de la locura del cepo sin que el país entrara en un manicomio y al cancelar la deuda con los fondos buitres recuperó la tarjeta de crédito para el país. Y en poco tiempo volvimos al mundo civilizado, democrático y republicano. Mejoramos las relaciones con Estados Unidos, Alemania, Francia, España, Uruguay, Japón y nos alejamos definitivamente del autoritarismo de Venezuela e Irán.

Se recuperó el criterio de verdad. Este gobierno no miente. Las cifras reales del INDEC muestran una pobreza y una indigencia terrible pero reconocerla y no ocultarla es el primer paso para solucionarla. Entre los activos del gobierno están los fracasos y las falsedades corruptas del gobierno de Cristina. Fue un plan sistemático para saquear al estado y una mala praxis brutal en todos los ministerios. Eso, por ahora, en la comparación favorece a Macri. Son el día y la noche con Cristina. El respeto como norma vs la agresión permanente.

Lo malo.

Lo peor es que la gestión tiene una lentitud inesperada. Todo tarda demasiado. La atomización de las decisiones económicas demora las medidas y decisiones y el tiempo pasa. La tormenta de obras públicas recién es una llovizna. Hay miedo a firmar y, en muchos ministerios, el presupuesto está insólitamente sub ejecutado. Tienen plata pero no quieren o no saben en qué gastarla pese a que la urgencia de las demandas sociales. Falta planificación y audacia.

El gobierno no cree en la generación de hechos políticos para modificar las cosas. Se resigna a manejar todo desde el tablero de comando. Es un grave error: no alcanza con apretar botones. Los cambios hay que parirlos. Producir nuevos escenarios. Convencer con argumentos y aumentar la base de sustentación del gobierno sumando a figuras independientes y de otros partidos. La coalición es muy débil. Elisa Carrió funciona como la francotiradora de la conciencia crítica y el radicalismo, con Ernesto Sanz fuera de la cancha, perdió protagonismo. Hay poca militancia radical en la universidad o en los gremios de clase media.

El gobierno debería comprender que no hay que resignarse a las cosas como son y pelear por como debieran ser. ¿Se entiende? Hablo de no humanizar lo inevitable. Hay que evitar lo inhumano.

Es verdad que la gente está cansada de las discusiones y los ataques de Cristina y sus cómplices. Pero si no se les sale al cruce del debate, las ideas populistas por más dañinas que hayan sido, van permeando y se consolidan en algunos sectores de la población. Es un gobierno que comunica poco y mal porque no cree demasiado en la política. Sus aciertos duran 15 minutos en los medios y sus fracasos se mantienen mucho más.

Encima algunos gerentes muy exitosos en la actividad privada entraron en pánico a la hora de lidiar con gremialistas y burocracias. Faltan mensajes a los ciudadanos y planes concretos que vayan anunciando la ruta que quiere recorrer el macrismo. Hay que enunciar el objetivo pero explicar las etapas.

Es absolutamente insuficiente decir únicamente que son el cambio.

La inflación sigue vivita y coleando. Y con recesión. De hecho en lo económico las cosas están peores que con Cristina.

El aumento de tarifas fue una metida de pata tremenda. Se pagó los costos de un ajuste feroz sin hacer ese ajuste feroz.  Y es imprescindible que los indicadores mejoren lo antes posible porque si el oficialismo pierde las elecciones parlamentarias del año que viene está liquidado y resucita a Cristina y su candidatura.

El gobierno interviene muy poquito en la realidad. Subir o bajar tasas, es un detalle y no un plan económico. No se puede permitir que los precios aumenten en forma arbitraria sin siquiera decir una palabra de rechazo públicamente. O aplicar la ley a los abusadores. Falta mostrar firmeza y autoridad con los empresarios que especulan. Se equivoca feo el gobierno si cree que con solo arreglar las variables macroeconómicas, la vida cotidiana va a mejorar por añadidura. Este es el fracaso del segundo semestre. Prometía brotes verdes de buenas noticias. Y salieron nubarrones negros de inquietud e incertezas. El gobierno parece que todavía tiene puesto el freno de mano. ¿Cuáles son las políticas  públicas que propone para cada sector? Por momentos parece que funciona por espasmos y corre detrás de los acontecimientos. No fija la agenda. Le marcan la cancha pese a que salvo los fanáticos del Frente para la Valija, todos los sectores han mostrado una actitud responsable y prudente. La CGT, la oposición del Frente Renovador y el peronismo no kirchnerista y los medios en general, evidenciaron paciencia pero eso tiene un límite que puede ser el primer trimestre del año que viene.

Lo feo.

Macri dijo que su utopía es la pobreza cero. Pero durante los meses que gobernó aumentaron los números de desocupados y de pobres. En el país de los alimentos hay 2 millones de compatriotas argentinos que tienen problemas para comer.

Las industrias tienen un 40% de su capacidad ociosa pese a que atravesamos la mayor presión impositiva de los últimos 15 años. El consumo se cayó a pedazos. El respetadísimo Javier González Fraga dice que muchas inversiones no llegan porque temen el regreso del populismo en el 2019. Cambiar esa sensación también es una responsabilidad del gobierno. Y otra vez, esto me lleva a la mayor crítica que le hago al presidente Macri. Este es un gobierno que quiere ser más desarrollista y heterodoxo que neoliberal. Pero a la hora de la verdad se quedan más en la tribuna intentando cambiar las reglas del juego por control remoto y entran poco a la cancha a definir los partidos poniendo el pecho y pierna fuerte.

Macri salió campeón con Boca y en la ciudad de Buenos Aires. Pero este es el partido más importante de su vida. Debe terminar su mandato como corresponde, sin terremotos sociales, con más trabajo y menos pobreza y con la Argentina de pié. Si lo logra, se habrá convertido en el primer presidente no peronista en 80 años en lograr algo tan simple y tan complejo como eso. Es la única forma de madurar institucionalmente. Es la única forma de crecer de golpe pero sin golpes.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Dos años sin Pepe – 18 de noviembre 2016

Me lo recuerdan los oyentes en la calle o a través de los mails y las redes sociales. Fue tanta la potencia periodística de Pepe Eliaschev que a medida que pasa el tiempo, su figura se agiganta. Y a modo de homenaje y a pedido de tanta gente que lo admiraba, bien vale el recuerdo de aquella columna dolorosa.

Es que extrañamos tanto a Pepe. Hoy hace dos años que se nos murió el querido Pepe.

Esto que pasa es que el maldito cáncer de páncreas finalmente asesinó a Pepe Eliaschev. Esto que pasa es que me tiemblan las manos sobre las teclas y la voz cuando lo recuerdo. Esto que pasa es que esta querida radio Mitre, este periodismo independiente que amamos y este país han perdido a uno de sus mejores hombres. Conocí pocos periodistas con la formación intelectual y el rigor profesional de Pepe. Era exigente con los demás y con el mismo hasta la obsesión. No andaba con vueltas. Decía las cosas de frente y sin eufemismos. Eso le trajo algunos problemas de convivencia en los trabajos, pero se las bancaba como un señorito. Le gustaba que mi amigo el Zorro le regalara algún habano para fumar tranquilos después de la cena. Amaba profundamente a Victoria, su mujer y a sus hijos. Me agasajó un día en su casa con un asado maravilloso que compartimos con  Luis Brandoni y Sergio Renán. Era muy hincha de Racing. Se inclinaba en el altar democrático, republicano y de manos limpias de Raúl Alfonsín. Amaba la palabra “crocante” y yo lo cargaba con eso. El se reía en esos momentos y cuando le confesaba que mi vieja, Esther, lo admiraba más a él que a mi. Siempre me decía:” no te agrandes que yo te conocí en calzoncillos” y se refería al tiempo que compartimos el camarín en América TV. Tenía una variedad de lenguaje notable. Utilizaba las palabras, con alas, colores y toda la multiplicidad de contenidos. Varias veces me quedé con la boca abierta viendo como improvisaba sus profundos, picantes y coherentes editoriales radiales. Cuando descubrí que no los escribía previamente pasó a ser mi ídolo. En la tele yo improviso, pero en la radio, redacto todos los días estos textos que leo. Pepe iba tejiendo conceptos y valores en el aire al correr de su voz. Eso se llama talento. No conocí a nadie que hiciera de la columna radial un arte como lo hizo él. Siempre se sintió orgullosamente judío y jamás le gustó que lo llamaran José Ricardo. Soy Pepe, le decía a todos. Supo escribir en el semanario de Montoneros y luego hacer una profunda y sincera autocrítica de la lucha armada. Fue redactor en la revista “Todo” de Bernardo Neustadt junto a Miguel Bonasso. Hacían sus primeras armas en el oficio y tal vez esto lo diga como un fallido, en todo el sentido de la palabra. La tenebrosa Triple A lo amenazó y tuvo que exiliarse en los Estados Unidos. Allí hizo un postgrado de periodismo y de amor por la libertad trabajando en una agencia de noticias internacional. Hizo coberturas memorables como la de la Nicaragua del sandinismo, por ejemplo. El ejército también lo prohibió como corresponsal en Nueva York de Neustadt y Videoshow.

Volvió a la Argentina y el primero que le dio su lugar de estrella fue Juan Alberto Badía en la tele. Fue censurado por los retrógrados reaccionarios que no aceptaron que en canal 7 hiciera una encuesta acerca del tamaño del miembro viril y su relación con el goce sexual. Era pornografía, decían los fachos de entonces. Era de la patota cultural alfonsinista, lo estigmatizaron. Hoy esas encuestas picarescas serían bebes de pecho para las groserías y el mal gusto que circula por los medios. Durante el kirchnerismo extremo que lo odiaba y lo acusaba de derechista o agente del Mossad fue atacado en forma permanente pero hubo dos momentos culminantes. Primero cuando no le renovaron su contrato en Radio Nacional y Mona Moncalvillo le dijo en nombre de Néstor Kirchner: “C´est fini, negrito”. Se había terminado la voz crítica e insobornable de Pepe Eliaschev por orden de los Kirchner que jamás toleraron la pluralidad de voces. Después hizo un libro al que llamó “Lista Negra” y lo presentó en el colegio Nacional Buenos Aires donde orgullosamente había cursado su secundario.

Otra vez recibió la medicina amarga de una parte de su propia colectividad judía. Tuvo una primicia internacional y la publicó en la tapa del diario Perfil. Era el pacto secreto que Héctor Timerman había firmado con los iraníes en Siria. El canciller argentino, emblema de la traición, desmintió esa verdad y lo atacó igual que importantes miembros de la DAIA y la AMIA. Pepe tenía buenas fuentes y una fina intuición. El ratificó todo lo publicado y al tiempo, todo se confirmó. Todo lo que él había escrito era absolutamente cierto. Los desmentidores tuvieron que tragarse sus palabras pero fueron incapaces de pedir disculpas. En el aniversario número 20 del atentado terrorista a la AMIA, por suerte, tanto Luis Czyzewski, como quien les habla pudimos hacer un humilde desagravio de su figura y reivindicar su honestidad intelectual y su capacidad periodística.

Un día quise aumentar la calidad profesional de mi programa y convoque dos columnistas. A José Antonio Díaz en economía y a Pepe en internacionales. Fui a su oficina en la avenida Santa Fé y le confesé que me costaba ofrecerle que fuera mi columnista. “Por trayectoria y por capacidad, yo debería ser columnista tuyo, Pepe”. Eso le dije. El me contestó emocionado: “Dejate de joder, es un orgullo que me convoques y de esa manera puedo volver a la tele”. Lo habían marginado los autoritarios y el seguía peleando su oficio en radios humildes y valientes que le daban aire para que el kirchnerismo no lo asfixiara. Fue histórica su pelea en “Le doy mi palabra”, en canal 26 con Diana Conti. Ella elogió a Stalin y el le saltó a la yugular como era su costumbre. “Es un carnicero que mató a 20 millones de personas”, reaccionó. Terminó el reportaje a los gritos: Conti acusando de radical a Pepe al grito de ” Ahora votá a Cobos” y el con la velocidad de la chicana le respondió: ” Vos ya lo votaste”, porque eran tiempos de Cristina, Cobos y vos.

Lo ví especialmente cansado el día que volvimos de la Feria del Libro a estos estudios de la calle Mansilla que el tanto amaba. Me dijo que era agotamiento por tener que hacer su trabajo sin intimidad ante la vista de todos. Pero al otro día vino todo amarillo. Pronto supimos que un criminal llamado cáncer de páncreas se había apoderado de su cuerpo. La peleó con coraje y quimioterapias. Era una fiesta para los oyentes y para él cuando podía venir a hacer el programa y presentar esa música celestial que tanto disfrutaba. Esa misma música que ponemos en su homenaje para decirle hermano de oficio, Pepe querido, periodista de raza y hasta la muerte. Hace dos años que te extrañamos.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Cristina está nerviosa – 16 de noviembre 2016

¿Qué te “pasha” Cristina, estás nerviosa? ¿Qué queres inventar Cristina para zafar de la condena que te toca por ser la presidenta más corrupta de la historia argentina?

En el juego de las palabras y las preguntas tal vez yo podría ser así de irrespetuoso con la investidura de la ex jefa del estado. Pero prefiero tratarla con respeto. No hacer lo que hizo su esposo Néstor cuando en medio de la batalla por apropiarse del grupo Clarín popularizó aquel latiguillo de “que te “pasha”, estas nervioso?”. Tampoco voy a seguir el camino de Cristina que sacada y fuera de compostura, maltrata al actual presidente Mauricio Macri con una carta que dice “que querés inventar, Macri”.

Yo voy a intentar ser muy respetuoso con la ex mandataria y con la mujer pero implacablemente crítico con la culpable de haber dejado un país quebrado y saqueado, cargado de odio y con todos sus familiares y funcionarios enriquecidos en forma ilegal. Por eso la voy a tratar de Señora Cristina Elisabet o de abogada falsamente exitosa o de arquitecta egipcia.

¿Qué quiere inventar señora? ¿Usted le quiere hacer creer a los argentinos que las cataratas y montañas de dólares sucios que todos ustedes se robaron es culpa del Presidente Macri y de Clarín y hasta de Nicolás Wiñazki? No subestime a los argentinos, doctora. Las causas avanzan en la justicia y desbordan pruebas recontra suficientes como para juzgarla, castigarla y tal vez, en un futuro no muy lejano, llevarla a la cárcel.

Ningún periodista que camina tribunales registró que algún juez o fiscal sufra presiones y mucho menos que reciba órdenes del presidente Macri o de alguien de su entorno. Tal vez en forma individual algún allegado lleva y trae información pero no hay un solo juez o fiscal que haya denunciado presiones extorsivas por parte del Poder Ejecutivo que si existieron como plan sistemático durante su gobierno.

Usted doctora cree, como el ladrón, que todos son de su misma condición. Y le aseguro que no es así. Hay suficiente libertad y pluralismo en los medios como para que cualquier magistrado que se sintiera apretado lo pudiera denunciar a los cuatro vientos. Y eso no pasa. Porque no pasa. Solo en su cabecita conspirativa. Usted cree que Macri dirige a los jueces porque usted en gran medida hizo eso. A los de Justicia Legítima los verticalizó a sus órdenes, algunos por simpatías ideológicas y otros por convenientes negociados. A los que no eran del palo los tuvo atemorizados con carpetazos de los espías, los amenazó con revelar cuestiones de la vida privada y en las situaciones más graves, como el caso del fiscal Eduardo Taiano, secuestraron a su hijo el día que tenía que tomar una decisión de trascendencia.

Cumplo en comunicarle, señora que eso ahora, no existe. Por suerte. Y que si existiera, los periodistas independientes lo denunciaríamos en forma urgente.

Segundo tema que va en la misma línea. Como usted hizo arrodillar y redujo a la servidumbre a medios y para periodistas con el látigo o el dinero de la pauta publicitaria, cree que ahora, Macri hace lo mismo. No es cierto, señora. Los periodistas, por ahora, decimos lo que se nos ocurre. Lo que responsablemente creemos que hay que decir de las luces y sombras que tiene este gobierno. Nadie nos intimida. Es más, aunque usted no lo crea, doctora, en los medios públicos hay decenas de periodistas kirchneristas que pueden expresar con libertad sus críticas a Macri y sus lisonjas hacia usted. Todo lo contrario de la maquinaria de exterminio de la crítica y el pensamiento diverso que usted instaló.  Con esto le quiero decir que la denuncia contra su madre que, creo es en realidad contra usted, la hicieron dos periodistas por su propia voluntad. Y no inventaron nada. Y nada les dijeron ni Macri ni Magnetto que se enteraron por la televisión, como corresponde. Yo entiendo que a usted le cueste entender esta lógica. Pero así funciona el periodismo, salvo cuando hay gobiernos autoritarios y agresivos como el suyo.

Usted le manda la carta a Macri solo con bravuconadas y chicanas. Como bien dijo la diputada Margarita Stolbizer, usted tiene que aportar datos, papeles, argumentos y expedientes. ¿Puede explicar que hace su señora madre Ofelia Wilhelm integrando una cooperativa que recibió en forma ilegal fondos para distribuir cartas? La doctora Elisa Carrió ya la denunció  por fraude al estado. Y la tiene que tramitar el juez federal Sergio Torres y el fiscal Jorge Di Lello. Es que las pruebas son contundentes. Es que el Correo Argentino contrató durante cuatro años a la cooperativa “El Albadón”, que significa el llamador. ¿Será el llamador de riquezas? Fue absolutamente ilegal y ocurrió entre 2011 y  2015 cuando casualmente gobernaba la hija de Ofelia Whilhelm. ¿La ubica, doctora?. En ese período los inocentes viejitos recibieron la friolera de 61 millones de pesos de su gobierno. ¿Se acuerda, doctora? En agosto de 2015 a pocas horas de irse a su casa, el gobierno de Cristina quiso renovar el acuerdo irregular por donde se lo mire. Macri lo dio de baja apenas se avivó de la avivada.

Es lastimoso, contrario a la condición humana que una persona por su codicia sin límites ensucie y convierta en delincuentes a sus hijos y a su madre. Tres generaciones en el banquillo de los acusados. Toda una dinastía dedicada a robarse el dinero de todos. No se si habrá muchos antecedentes en el mundo.

Doctora, menos mal que su carta a Macri no se la mandó por la cooperativa de su madre. Lo hizo por Facebook. Más moderno y rápido, doctora.

Y para el final el colmo de la hipocresía. Cristina le dice a Macri  que “tu Papá y otros como él que estatizaron la deuda de sus empresas mientras la dictadura genocida había desaparecido a miles de argentinos” son los responsables de lo mal que está el país.

No discuto lo de Franco Macri. Es cierto. Pero es la mitad de la verdad. Y voy a tratar de completarla. Cristina y Néstor lograron su primera fortuna y las primeras más de 20 casas con la actividad usuraria que ejercieron desde su estudio de abogados. Se dedicaron a quedarse con las propiedades de la pobre gente que no podía pagar las cuotas producto de la perversa ley 1050 de Martínez de Hoz que destruyó miles de familias. Esa fue la principal actividad de Néstor y Cristina mientras como bien dice, la dictadura genocida desaparecía a miles de argentinos”. Otra aclaración, la mayoría de los desaparecidos eran de la Juventud Peronista donde los Kirchner militaron en La Plata. Sin embargo jamás presentaron ni un habeas corpus ni participaron de ningún reclamo ante la dictadura. Otros como el doctor Rafael Flores y abogados radicales si se jugaron y llevaron adelante presentaciones para denunciar desapariciones y alertar a la población de que el terrorismo de estado estaba haciendo estragos. Cristina ahora levanta el dedito pero tiene amnesia de su propia historia. No se acuerda o prefiere no acordarse de lo que no hicieron ni de lo que hicieron. En mi barrio eso se llama ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio. Tal vez por eso, Cristina está tan nerviosa.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados