Eliaschev vs Alberto Fernández – 8 de agosto 2019

Usted sabe lo que pienso de Pepe Eliaschev. Que fue, largamente el mejor periodista político de la historia de la radio. Ya le conté de su talento para improvisar largas columnas con una riqueza de lenguaje, y con una valentía pocas veces escuchada. Su ética y su lucha contra todo tipo de autoritarismo, hizo escuela y hoy está en el altar de los colegas que admiré y sigo admirando.
Usted sabe lo que pienso de Alberto Fernández. Que fue el verdugo ejecutor de las órdenes de Néstor Kirchner. Que ahora la juega de moderado y prudente, pero fue el encargado de censurar en complicidad con Horacio Verbitsky, a Julio Nudler en Página 12 o de hacer echar de su trabajo en radio nacional a Pepe Eliaschev. Era el que llamaba a los dueños de los medios para que despidieran a periodistas. El que estigmatizaba a la editorial Perfil. El que en conferencia de prensa maltrató a Claudio Savoia de Clarín y luego se demostró que Claudio tenía razón y rigurosidad en todo lo que había denunciado.
Con la sola intención de buscar la verdad histórica y de hacer un aporte para desmontar las mentiras de Alberto Fernández, me permití convocar respetuosamente, desde el archivo y el recuerdo a Pepe Eliaschev. El 1ro de octubre del año 2013, Pepe pronunció una columna donde pinta de cuerpo entero a Alberto Fernández. Lo trata respetuosamente de olvidadizo pero también le dice que no se hace cargo de nada de lo que hizo y que, mucho menos, está dispuesto a pedir disculpas por lo que hizo en el ataque a los medios de comunicación. Hoy les da su palabra Pepe Eliaschev. Los hombres de bien nos tenemos que poner de pie.

Sandra coraje y ciencia – 7 de agosto 2019

Otra de las herencias malditas que dejaron más de 12 años de kirchnerato es la intimidación permanente. Un nivel de patoterismo de estado nunca visto en democracia que se apoya en el falso concepto de que ellos son la patria y que todos los demás somos la antipatria. Eso los habilita a estigmatizar, insultar, escrachar, amenazar y en algunos casos, a pasar a la acción directa y darle una paliza a algún disidente. Aplicaron metodologías musolinanas como enjuiciar en la plaza pública a periodistas e incitar a los chicos para que escupieran fotos de colegas que tenían una mirada crítica de Néstor y Cristina.
Apelaron a todas las formas del apriete. Utilizaron la AFIP, los servicios de inteligencia y los carpetazos para ensuciar y extorsionar jueces y fiscales. Hasta el propio Alberto Nisman fue degradado después del balazo en la cabeza. El fanatismo está en su ADN. Lo llevan en el alma. Por eso cometen salvajadas nunca vistas. Tanto Néstor como Cristina fueron especialistas en escrachar gente desde el atril de su inmenso poder. El ex presidente identificaba a movileros y cronistas que ganaban dos pesos con cincuenta ante la risa y aplauso de su auditorio con Alberto Fernández a su lado. Cristina castigó y puso en la mira al abuelito amarrete, al señor de la inmobiliaria que tuvo la audacia de animarse a decir algo y por eso aclaró que siempre hay que tenerle miedo a dios y también un poquito a ella.
Lo más grave fue la asimetría que existía entre los atacantes y los atacados. Los gobiernos se tienen que cuidar porque muchos de sus esclavos ideológicos pueden interpretar sus palazos verbales como una incitación a que peguen palazos reales. De hecho hubo varios casos de gente agredida. Y peor todavía fue que muchas de esas amenazas se hacían desde el aparato del estado que pagamos todos. En ese sentido 67chorro de Diego Gvirtz fue el ejemplo más claro pero hubo de todo.
Alberto Fernández conoce muy bien estos mecanismos perversos. Porque fue victimario desde el gobierno y luego fue víctima desde el llano cuando se fue enojado con Cristina. Tuvo que probar de su misma medicina. Lo acusaron de todo, de lobista de YPF y lo quisieron callar.
Lo espiaron en sus reuniones. Le hicieron la vida imposible, tal como él se la había hecho a otros cuando era jefe de gabinete tanto de Néstor como de Cristina.
Resulta que ahora Alberto volvió a colgarse de las polleras de Cristina y volvió a utilizar la misma metodología. El escrache que le hizo a la científica Sandra Pitta fue solo un ejemplo. Con nombre y apellido le dijo que no tuviera miedo que él se iba a encargar de cuidarla ante las risotadas burlonas de gente que debería defender la crítica y la disidencia como forma de enriquecimiento cultural con la mirada del otro.
¿Qué había pasado, para tomar semejante represalia pública? Sandra había tenido la osadía de firmar una solicitada de apoyo a la reelección del presidente Macri junto a otros 150 intelectuales y científicos. Nada ilegal ni de otro mundo. Una investigadora del Conicet expresa con libertad su pensamiento. Lo normal en cualquier democracia republicana del mundo. Sandra recibió muchos insultos por eso y las redes sociales se convirtieron en una cloaca irracional para censurar su valiente postura.
El director de un instituto del Conicet de La Plata se preguntó si Sandra iba a seguir trabajando en caso de ganar Cristina. Y otros le dijeron de todo menos linda. Le aclaro que Sandra Pitta Alvarez es un orgullo para los argentinos. Estudió en Uruguay, después 8 años en Estados Unidos y luego en la facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA y hasta tiene un doctorado en filosofía. Hace 17 años es investigadora del CONICET en Ciencias Agrarias, Biotecnología y Biología molecular dentro de la disciplina de Ingeniería de Procesos. Ahora busca que las microalgas se transformen en alimentos, biocombustible y medicamentos.
Sandra es un ejemplo. ¿Sabe porque? No solamente por su valentía al firmar esa solicitada. También porque no teme decir la verdad y nada más que la verdad. Ella es muy crítica de la política hacia la ciencia del gobierno de Macri. Dice que la gestión en su área fue muy mala. Y sin embargo lo vota por otros motivos. Porque ve cambios en la infraestructura, en la seguridad y porque rechaza a los militontos incapaces de pensar sin que sus jefes políticos les bajen líneas.
Esta actitud de apoyo crítico, de impulsar algo sin creerse que es la verdad absoluta, es lo que permite que la democracia respire lejos de convertirse en un régimen dictatorial de pensamiento único como la Venezuela y Cuba que apoyan muchos de los que se rieron con el apriete de Alberto en Ciencias Exactas.
La gobernadora María Eugenia Vidal decía eso en este programa. Que ella y el presidente Macri valoraban más la solicitada de apoyo porque no era un cheque en blanco ni un texto obsecuente. Era un respaldo a la reelección que además marcaba errores o asignaturas que todavía le faltan aprobar. Eso en el kirchnerismo es imposible. Está prohibida la crítica o el pensamiento propio. Eso es “darle pasto a las fieras de la derecha”, dicen mientras aplican un verticalismo jurásico típico de cierto peronismo y cierta izquierda stalinista.
Otro que se salió de la manada fue Guillermo Francella. A través de las redes sociales, me llegó un video con su apoyo a Macri y Vidal. Algo no me convencía y recurrí a la fuente. Llamé por teléfono al exitoso actor para confirmar que ese video no estaba manipulado. Me dijo que era viejo, de la elección anterior, pero que me autorizaba a utilizarlo porque seguía pensando lo mismo y creyendo en el cambio. Francella participa del colectivo de actores donde muchos se comportan agresivamente con los que no militan en el kirchnerismo como ellos. Hay riesgo de que te den vuelta la cara o que compañeros de trabajo se conviertan en tus enemigos. Sin embargo Francella, al igual que Sandra Pita y Federico Andahasi y Juan José Campanella, y Santiago Kovadloff y tantos otros, se animaron a expresar sus ideas y sus esperanzas.
Pregunta chicanera: ¿Alberto Fernández también va a cuidar a Francella como le dijo a Sandra Pitta? Reconozco que el otro día, me enojé y pregunté con un tono de voz elevado: ¿Quién carajo es Alberto para garantizarle seguridad a Sandra Pitta? ¿Es gendarme o policía?
Integra y lúcida, Sandra le contestó: “No cuente conmigo señor Fernández. No necesito que me cuiden. Necesito saber que no necesito que nadie tiene que cuidarme. Hay una Constitución que me protege, tres poderes que algún día aprenderán a ser independientes y un pueblo que no crea en los Mesías”.
Otro energúmeno le dijo loca a Sandra y ella lo liquidó de un saque: “Otra vez descalificar a las mujeres diciendo que están locas: un comentario machirulo”.
Dicen que con su cobardía agresiva, la tropa K en todos los ámbitos donde existen, son capaces de mandarte a un Gulag o de comportarse como en la Alemania Nazi con los disidentes. Se dicen progresistas y son profundamente reaccionarios. Fascistas de izquierda, como dice Juan José Sebreli.
Incluso cuando llega la hora de pelearse o reconciliarse entre ellos se dicen lo peor, y luego actúan como si nada, con la cara dura y las convicciones blandas.
Muchas personas le agradecieron a Sandra porque se sentían asfixiadas por el miedo que imponen los K. Los que votan a Macri lo comentan en voz baja por temor a ser estigmatizados y objetos de bullying. Parece mentira que a 36 años de democracia, muchos ciudadanos tengan miedo de expresar lo que sienten y piensan. Eso habla del tamaño del autoritarismo K y de la gravedad del retroceso democrático.
Muchos de los que apoyaron a Sandra y la convirtieron en una bandera de libertad contra todo tipo de censura escribieron en sus mensajes que “se va a acabar, se va a acabar / esa costumbre de patotear”.
Esa es mi idea del nuevo contrato democrático que tenemos que firmar. En el 83 dijimos Nunca Más a los golpes de estado ni al crimen como herramienta política. Ahora tenemos que decir Nunca más a los ladrones de estado y a los autoritarios y patoteros. Nunca Más.

Herme, mafia y sindicalismo K – 6 de agosto 2019

Son muchas las herencias malditas que dejaron tres gobiernos seguidos del kirchnerato. Una y solo una de ellas, es la mega corrupción de estado y la complicidad con las mafias sindicales que son las que destruyen la posibilidad de que Argentina fuera un país competitivo y vengan nuevas y mejores inversiones.
Muchas veces denunciamos, alertamos y condenamos los mecanismos por los que el matrimonio Kirchner se transformó en una asociación ilícita destinada a saquear al estado. Ellos y sus cómplices y testaferros se enriquecieron en forma colosal y nunca vista en democracia. Ya mostramos el nivel de inmoralidad de Néstor, Cristina, Máximo, Sanfelice, De Vido, Jaime, Baratta, Lázaro, Cristóbal, Daniel Muñoz y siguen las firmas. Se trata de varias bandas delictivas que confluían en una jefatura compartida primero por Néstor y luego por Cristina.
Pero hoy quiero hablarle de las mafias sindicales extorsivas que también convirtieron en mega millonarios a sus capos y que tuvieron la protección del peronismo kirchnerista por conveniencia política y de amplios sectores de la justicia y de los empresarios, básicamente por miedo a estas patotas capaces de hacer cualquier cosa por conservar su fábrica de dinero sucio y corrupto.
No digo que todos los representantes gremiales sean ladrones o estafadores. Generalizar sería discriminatorio y conozco dirigentes que son honrados y que viven en forma austera y no como la mayoría que se mueve en mansiones y autos de alta gama y yates como si fueran magnates.
Pero por primera vez en mucho tiempo, la justicia se está animando a investigar a fondo a estos nefastos personajes y en muchos casos ha logrado meterlos presos.
Casi todos utilizan los mismos mecanismos y obtienen las mismas fortunas a cambio. Juan José Zanola, El Pata Medina, Marcelo Balcedo, el Caballo Suárez fueron a parar con sus huesos a la cárcel pese al poder monumental que tenían. Le acaba de pasar lo mismo a Herme Juárez y dicen que pronto estarán en ese camino Pablo y Hugo Moyano.
Se los identifica fácilmente porque viven en castillos dignos de potentados, utilizan una flota de autos de alta gama como los empresarios más exitosos, tienen departamentos, propiedades, yates, motos de agua, joyas, dólares y euros físicos, armas de distinto calibre e incluso, en algunos casos aviones o helicópteros.
Ver el video de la casa de Herme Juárez que era estibador del puerto y ahora dispone de cuentas bancarias por más de 100 millones de dólares que la justicia le bloqueó, lo dice todo. No hay que ser muy inteligente para descubrir de dónde sacan esos millones de billetes sucios que luego tienen que lavar. Hacen todos los negociados que ustedes se puedan imaginar.
Bloquean las vías de acceso. Obligan a las empresas a tomar a los trabajadores que ellos les digan y en muchos casos tienen que tomar tres por cada trabajador que realmente necesitan. Dos se van a la casa a descansar pero cobran como si estuvieran activos y son convocados a la hora de ir a las marchas o a cortar rutas. Cobran coimas y peajes ilegales en todos los casos. Aprietan a las empresas para que adquieran los servicios que ellos brindan: ropa de trabajo, catering, seguros de salud y hasta seguridad privada ¿Escuchó bien? Eso hace que toda la cadena productiva se encarezca y casi no pueda ser rentable. Por eso muchas empresas se van a los países limítrofes, como Chile o Uruguay, donde la mayoría de los sindicalistas son combativos pero honrados. Hay cientos de ejemplos. Pymes que van a la quiebra porque no tienen espaldas para ceder a estas extorsiones.
La gran pregunta que siempre me hago es porque las grandes empresas, algunas de ellas multinacionales, que son muy poderosas no se atreven a hacer la denuncia y se quedan callados mirando para otro lado. Nadie de la actividad desconoce la forma criminal con la que actúan los Pata Medina, los Caballo Suárez o los Herme Juárez. Todos los saben y todos los padecen pero nadie se atreve a poner la firma o la cara en una denuncia. ¿Saben porque? Porque les tienen pánico a estos mafiosos y porque la justicia muchas veces tampoco actúa por el mismo tema? Ahora el estado respalda, le abre las puertas de toda la información que necesitan y protege a los que van al frente contra este tipo de gremialistas que funden al país y mantienen a sus trabajadores en la pobreza.
Ahora se puede denunciar porque no hay más complicidad política. Muchos de estos pistoleros y malandras fueron y son generosos aportantes de dinero, micros, militantes, fiscales, bombos, grupos de choque y banderas para las campañas electorales. Por lo general son del peronismo kirchnerista pero también hay de otros partidos.
Por eso hay tantos que están presos y tantos otros que van a ir presos. Salvo que gane de nuevo las elecciones el cristinismo. ¿O usted cree que Daniel Scioli no sabía cómo robaba en La Plata y zona de influencia el Pata Medina? Las empresas constructoras se retiraron y dejaron de edificar en esa región. Ahora volvieron a construir y sus costo son del 30 al 50% más baratos. Un delirio lo que ocurría antes. ¿O usted cree que Agustín Rossi y Marcos Cleri, primer candidato de La Cámpora desconocían el tipo de delitos que cometía masivamente y todos los días Herme Juárez? Aparecen en varias fotos, todos unidos triunfaremos, suelen cantar. Combaten al Capital ajeno pero multiplican el de ellos.
El juez federal de Campana, Adrián González Charvay, en un gesto de gran coraje, avanzó con más de 30 allanamientos contra la red delictiva de Juárez. Conocido como “Chiche” o “Vino caliente”, el jefe del cártel de Juárez de Santa Fe, está preso en Ezeiza igual que su hermano Iván que es 15 años más joven. Muchos de los bienes mal habidos están a nombre de su familia. O están fuera del país. Su comportamiento y su estética tienen toda la impronta de los narcos que atemorizan a la provincia. Durante más de 40 años vienen estafando a medio mundo y nadie tuvo la valentía de plantarse. El Sindicato Unidos Portuarios Argentinos y la Cooperativa eran prácticamente de su propiedad. La cooperativa monopoliza la oferta de fuentes de trabajo. Solo se puede contratar a un estibador si Herme lo autoriza. Su mansión digna de un jeque de Dubai a orillas del Paraná, tiene cámaras de seguridad por todos lados y hasta una garita. Hizo fortunas porque los puertos de San Lorenzo y San Martin son el punto clave de las mayores agro exportaciones del país. Cuando hacen alguna medida de fuerza, en pocas horas se acumulan kilómetros y kilómetros de camiones haciendo cola para descargar los granos que traen desde todo el país para enviar al exterior por medio de los barcos.
El dueño y señor de los bienes, de la vida y de la muerte de toda la zona era Herme Juárez. Hasta los más guapos temblaban ante su presencia.
Y lo del clan Moyano, no tiene desperdicio. Todas las empresas proveedoras de su gremio son propiedad de su esposa, Liliana Zulet. Sin licitación ni compulsa de precios. El mismo dice que está seguro que son las mejores proveedoras y las más baratas. Pero así no se manejan los dineros públicos de las obras sociales. Es tan grande la impunidad que en Independiente junto a la barra brava y con Pablo como jefe han hecho un verdadero zafarrancho con la plata. Incluso ahora denuncian que fondos de la empresa OCA fueron directamente a Independiente sin ningún motivo.
El caso de Los Moyano es muy especial. Muchos le tienen pánico. Es que son muchachos que juegan fuerte. Algunos son de armas llevar y armas usar. ¿Se acuerda de Madonna Quiroz tiroteando con su pistola en un acto sindical? ¿Cuántas veces resolvieron con armas de fuego controversias con el gremio de los albañiles? Culatas, guardaespaldas y una organización de vigiladores privados cuyos propietarios pertenecen a la familia Moyano. Se hace el perseguido político como Cristina pero en realidad la justicia les exige que expliquen lo inexplicable: ¿Cómo hacen para vivir como magnates? ¿ ¿Hasta cuándo van a seguir con su prepotencia e intolerancia?
Son los patrones del mal del sindicalismo
Se sienten los dueños de todo. Por eso se mueven con tanta impunidad. No son solamente sindicalistas corruptos: son los carapintadas del moyanismo. Los que unen la mafia con los gremios.