Ser periodista – 7 de junio 2018

Hoy es el día del periodista, el mejor oficio del mundo, según la definición de Gabriel García Márquez.
Muchas veces le dije que desde la recuperación democrática de 1983 nadie había atacado con tanta ferocidad y ensañamiento a los cronistas y a la libertad de prensa en la Argentina como el matrimonio Kirchner. En octubre del 2006, hace doce años, escribí que había una libertad de prensa de bajas calorías, de baja intensidad. Que los Kirchner siempre en su vida política quisieron controlar todo para que nadie los controle a ellos. Por eso persiguieron y siguen persiguiendo tanto a los periodistas como a los jueces y fiscales independientes. Porque no toleran que alguien denuncie los hechos de corrupción o les marque los errores políticos. No toleran. Por eso son intolerantes. Autoritarios. Han agredido a medio mundo, pero sus principales objetivos a destruir fueron y siguen siendo los fiscales, los jueces y los periodistas que no se arrodillan ante sus latigazos ni se dejan domesticar por millonarias pautas publicitarias o prebendas.
Por eso Cristina y todos los que son citados ante la justica con pruebas muy contundentes de los delitos que cometieron, responsabilizan a la justicia y el periodismo. Así lo dicen todo el tiempo. Mienten tan sistemáticamente que terminan por creerse sus propias mentiras.
Victor Hugo, por ejemplo, el gran relator del relato, ya superó la categoría de deglutidor de sapos y se convirtió en el abogado defensor de todo lo que hagan Cristina y sus muchachos. Igual que Horacio Verbitsky. Son la contracara de lo que realmente significa ser periodista. Hoy y siempre. Deberían celebrar el día del alcahuete.
Durante esos doce años de terror, muchos periodistas hicieron muy bien su trabajo. Investigaron, indagaron, buscaron fuentes, revelaron testimonios que luego se verificaron absolutamente. Ese es el periodismo que en el día del periodista hay que reivindicar. El que puede iluminar lo que el poder quiere ocultar. Y hablo de una mirada crítica hacia todos los poderes. El político y el económico. Y hacia todos los gobiernos. También hacia este gobierno de Macri, por supuesto. Esa es nuestra función. La mirada crítica que duda de lo que dicen los funcionarios está en el ADN de nuestro maravilloso oficio. Los que chupan medias y se colocan las camisetas partidarias no son periodistas. Son propagandistas, militantes en el mejor de los casos, o corruptos que cobran fortunas por mirar para otro lado.
La orden que dio Néstor Kirchner a sus empresarios socios, cómplices y amigos fue muy clara: “Compren medios”. Todos lo sabíamos, pero su secretaria más íntima lo confirmó ante la justicia. Miriam Quiroga lo escuchó y lo contó. “Compren medios” podría ser el título de la estrategia histórica que el matrimonio Kirchner desplegó respecto de la comunicación y la información. Desde sus comienzos en Santa Cruz hasta la actualidad, tanto Néstor como Cristina han tenido una obsesión muy fuerte contra el periodismo. Siempre les molestó. Y siempre trataron de domesticarlo, de amordazarlo.
Por eso “compren medios” son dos palabras que demuestran con sinceridad brutal el tipo de democracia autoritaria y con discurso único que siempre pretendieron instalar. ¿Qué significa compren medios? Varias cosas. Primero, el sentido literal. Que los empresarios que se enriquecieron súbitamente gracias a los K adquieran radios, canales de televisión, diarios, revistas y sitios de internet. El negocio es clarito.
La transa es así: Yo te doy una fortuna de pauta publicitaria todos los meses y vos con eso vos te convertís en propietario de un medio que opera para los Kirchner con el dinero de todo el pueblo.
Otra manera de comprar, es apropiarse de los medios del estado. Por definición radio Nacional, canal 7 o TELAM deberían ser de todos los argentinos y reflejar la pluralidad de voces de toda la comunidad. Así funciona la cosa en varios países del mundo. Un medio es de un estado democrático cuando apuesta a la búsqueda de la verdad y abre el juego de las opiniones a todo el espectro político. La BBC de Londres es el mejor ejemplo y el más utilizado. Acá los Kirchner transformaron esos medios estatales en voceros partidarios, facciosos, casi solo de una agrupación: La Cámpora.
Allí solo se expresaba el cristinismo en forma escandalosa. Decían y hacían lo que querían, como patrones de estancia que es su verdadera ideología. Y de paso, incorporan una novedad nunca vista en democracia. Convirtieron a sus medios en una maquinaria publicitaria gigante pero, también en un pelotón de fusilamiento de todo dirigente
o periodista que tuviera la audacia de criticar al gobierno de Cristina. Eso es autoritarismo mediático. Hegemonía partidaria. Y los medios presuntamente privados, alimentados por el dineroducto de la pauta publicitaria hicieron lo mismo. Pero como no entendieron ni quisieron entender nunca el periodismo cometieron la torpeza de hacer un oficialismo chupamedias que le quitó las ganas aún a los más fanáticos. Nadie quiere ver ni escuchar ni leer todo el día elogios y lisonjas.
El resultado fue terrible. Cristina dilapidó montañas de dinero para que se enriquezcan determinados empresarios pero no cumplieron el objetivo mínimo de tener algún éxito de audiencia. Ningún producto surgido de la factoría mediática K le dio resultado al gobierno ni logró buena cantidad de oyentes, televidentes o lectores. Es que le hablaban a los convencidos que cada vez fueron menos. Pero esto es lo que entiende Cristina por periodismo. Lo iguala con un enemigo.
Y por eso ataca con todas sus fuerzas. La docena de años K fueron los de menor libertad de prensa desde 1983. Hubo libertad, por supuesto, de lo contrario, no podría haber dicho todo lo que dije. Pero fue una libertad vigilada, de bajas calorías y que todo el tiempo persiguió al que la ejerció. Castigos de todo tipo: insultos desde los medios adictos y los grupos de tareas de la blogósfera, agresiones callejeras , juicios en plazas públicas, afiches con caras de periodistas a las que se incitaba a escupir, escraches, aprietes a los dueños de los medios para que censuren o excluyan a tal o cual periodista, presión a los empresarios para que no pongan publicidad en los medios independientes, hostilidad desde la AFIP y los servicios de inteligencia, cero apertura informativa, no hubo ni conferencia de prensa.
Estos son solamente algunos de los métodos que utilizaron. Por eso en el día del periodista vale la pena reafirmar la lucha por libertad absoluta. Para que nadie nos diga lo que tenemos que decir y para que nadie nos haga callar. El principal insumo del periodista es la libertad. Y por eso hay que defenderla aunque se paguen las consecuencias.
Hay que denunciar siempre a los que roban para la corona. No importa quien tenga puesta esa corona. “Oscar Alende no se vende”, era el lema de un gran político honesto e intransigente. Frente a la orden de Néstor de comprar medios, no es malo copiarle esa bandera a don Oscar: El periodismo no se vende. Ni se alquila. Ni la dignidad ni la libertad tiene precio. Feliz día a los verdaderos periodistas. Repudio a los alcahuetes de estado que mancillan nuestro hermoso oficio.

Messi, Hebe y Wiñazki – 6 de junio 2018

La selección argentina de fútbol cedió a la extorsión de un grupo de fanáticos y fue felicitada por los terroristas de Hamas. Los victimarios quemaron camisetas y hasta una bandera argentina. Nunca se había apretado tanto a un equipo deportivo argentino. El odio racial y el antisemitismo producen verdadera monstruosidades.
Los jugadores se rindieron ante el miedo, como dijo Marcelo Birmajer quien contó que Serrat y Sabina, también fueron amenazados, en su momento, pero ejercieron su libertad y cantaron sin problemas. Finalmente, la magia de Messi con la pelota no va a jugar en Israel. Los jugadores tampoco podrán concretar su rito de pasar por el Muro de los Lamentos para dejar un papel escrito con una esperanza. Ese es el hecho concreto. La noticia triste, pura y dura. Pero como siempre, hay por lo menos dos posturas frente a esta situación. La racional, expresada según mi humilde opinión por una columna imperdible de nuestro compañero de esta radio, Miguel Wiñazki y la irracional encarnada por Hebe de Bonafini que dijo que si jugaban en Jerusalem, iban a contribuir “a la matanza de palestinos y a cargar con esa culpa”. Es cierto que Bonafini es una militante del despropósito pero llegó a decir también, en un video que le envió a los jugadores y que viralizó, que Jerusalem pertenece a los palestinos.
Miguel Wiñazki, periodista y filósofo tituló su texto de la siguiente manera: “Ya podemos abolir el fútbol y levantar la copa mundial de la hipocresía”. Y dice asi:
Se suspendió el partido de fútbol entre Argentina e Israel en Jerusalém después de una protesta de militantes por las acciones del Estado Judío ante Palestina.
Cabe imaginar entonces que, para ser coherentes, la Selección no jugará en Rusia, porque desde el Kremlin se decidieron las incursiones militares en Siria en complicidad con el tirano Bashar Al Assad que determinaron la muerte de miles de ciudadanos de ese país.
Tampoco deberíamos jugar entonces ante Islandia, porque fuerzas de ese país conformaron las alianzas que invadieron Irak y Afganistán a sangre y fuego.
Tampoco contra Nigeria en protesta por las atrocidades perpetradas por el colectivo terrorista Boko Haram ante miles de víctimas, mujeres en su mayoría.
Por supuesto, hay que evitar Croacia, en solidaridad con los serbios quienes no convalidan la brutalidad croata en la guerra que los enfrentó y que mató a tantos: claro que los serbios tampoco fueron santos ni mucho menos.
NI hablar de las pasadas alianzas croatas con los nazis.
Hay que advertir que no jugaremos contra España, por los enclaves coloniales en Ceuta y Melilla, por las verjas electrificadas en estos sitios que matan inmigrantes.
Tampoco contra Francia por sus políticas históricamente colonialistas ni contra Arabia Saudita por la opresión en ese país contra las mujeres ni contra Brasil, que encarceló a Lula, y por su pasado esclavista que no cede del todo habida cuenta de la discriminación que sigue existiendo…
En rigor, y por supuesto según esta línea de conducta, tampoco la Selección debiera presentarse jamás a jugar en Palestina; la franja de Gaza está dominada por el grupo terrorista Hamas, y en guerra con la Autoridad Palestina que gobierna Cisjordania
No juguemos con nadie. Ni con nosotros mismos que ni siquiera podemos lidiar con nuestros casos de corrupción.
Podemos abolir el fútbol, convertirnos en faro moral, y levantar la copa mundial de la hipocresía universal.
Brillante lo de Miguel. Firmo al pié y le agrego Venezuela, Cuba e Irán. Con ellos tampoco se juega.
Por su parte Hebe de Bonafini no sorprendió a nadie con su postura extrema. Hace mucho que viene trabajando para los antidemocráticos.
Hace mucho que, en su delirio autoritario y mesiánico, Hebe de Bonafini habla en nombre del pueblo, de la patria y de Cristina.
Le recuerdo que acaban de confirmar su procesamiento por “partícipe necesaria del delito de defraudación a la administración pública por administración fraudulenta.” No creo que le preocupe. Una vez llamó a tomar el Palacio de Justicia y llamó “turros” a los integrantes de la Corte Suprema de Justicia. Un claro acto de incitación a la violencia colectiva y la sedición.
Autoritaria como siempre pero rechazada como nunca, fue Nora Cortiñas, presidenta de Madres de Plaza de Mayo- Línea Fundadora la que la puso en su lugar: “Ella le dio el pañuelo blanco al general Milani y a Aníbal Fernández”. Quien fuera el máximo jefe del Ejército de Cristina hoy está preso acusado de haber cometido delitos de lesa humanidad y ningún kirchnerista tuvo la honradez intelectual de la autocrítica.
Todas las autorizaciones para transferir los 748 millones de pesos a la Fundación sueños compartidos, llevan la firma de Julio De Vido. Y en muchos casos eran reasignación de fondos y por lo tanto tienen la firma de Cristina. Ella fue la que utilizó a Hebe, la que le colocó la camiseta partidaria y la que dio la orden para que le entregaran ese dinero negro que ensució los pañuelos blancos con la corrupción de estado.
Su procesamiento por desviar fondos es una vergüenza para todo el movimiento de derechos humanos. Porque Sergio Schoklender, a quien Hebe también definió como su hijo, confesó que es cierto que faltan cataratas de dinero. Y que se gastaron en actos para candidatos kirchneristas, en afiches para Amado Boudou y Abel Fatala y en mantener la radio o la universidad de las Madres en lugar de construir viviendas que era el destino original de esa fortuna que pagamos todos los argentinos y sobre todo los más pobres. Por eso Hebe fue procesada. Su respuesta fue bien escatológica. Le dijo al juez que la procesó que se “metiera la citación en el culo”.
Es un escupitajo a la justicia digno de alguien que no cree y nunca creyó en la democracia republicana y si apostó a los juicios musolinianos en la plaza pública y a agraviar a todo los que pensaran distinto. Es muy grave que hayan procesado a Hebe. Porque un juicio oral y público la puede llevar a la cárcel. ¿Se imagina esa foto de Hebe rodeada de gendarmes o policías y hasta esposada? Recorrería al mundo y levantaría una gran reacción adversa.
Es que Hebe todavía es considerada una valiente luchadora por la aparición con vida de sus hijos y de todos los desaparecidos. Ella y las madres fueron claves para quebrar a la dictadura. Porque lo hicieron de forma pacífica. Al estilo David y Goliat. Fue pañuelos contra fusiles. Eso le dio prestigio. Porque fue el símbolo de una mujer común que fue muy golpeada por el golpe. Pero es tanto el cambio de Hebe que de golpeada pasó a ser golpeadora de la normas y la convivencia en legalidad y golpista en tanto apuesta a derrocar al actual gobierno democrático.
Es la misma lógica patotera y jurásica de sus admirados Fidel Castro y Hugo Chávez.
Yo no creo ni digo que Hebe se haya enriquecido como Néstor, Cristina, Báez o Julio de Vido. Digo que ella y solo ella fue la responsable de darle alas de ángel a un demonio como Schoklender.
Después fue un vale todo. Hebe quemó todo su prestigio. Hebe insultó varias veces al Papa Francisco hasta que finalmente Bergoglio la recibió y puso la otra mejilla. Y se la pasó elogiando al General Milani y maltrató a la madre del soldado desparecido Agapito Ledo que era una madre de plaza de Mayo en La Rioja. Celebró el atentado de los terroristas de estado de Bin Laden contra las Torres Gemelas que asesinaron 5 mil personas en un segundo, las acciones del narcoterrorismo de las FARC, o los homicidios de la ETA, los del tiro en la nuca como dice Serrat.Y así podría seguir la larga lista de actitudes estalinistas y agresivas. Durante una discusión con Horacio Verbitsky, Bonafini cayó en un antisemitismo despreciable y lo acusó de ser “judío y además sirviente de los Estados Unidos y estar a sueldo de la Fundación Ford”. Al presidente Macri lo trató varias veces de Hitler y Mussollini.
Es triste, doloroso y repudiable todo lo que pasó con la selección argentina. Hubo de todo, menos fútbol y convivencia. Pero Hebe de Bonafini fue goleada por la sensatez y la democracia republicana.

CFK y el asesinato de Nisman – 5 de junio 2018

El fantasma de Nisman va a perseguir toda la vida a Cristina. Porque ella es responsable de su asesinato. Por acción o por omisión. Cada vez que la justicia avanza, el cerco se cierra más sobre Cristina. Mientras las investigaciones se acercan a la verdad, Cristina se acerca a la cárcel. Hay una gran demanda social de juicio, castigo y condena para los autores materiales e intelectuales del crimen de Alberto Nisman, un magnicidio al que muchos consideran, el tercer atentado después de la voladura de la AMIA y la Embajada de Israel.
Las novedades son letales para Cristina. Demoledoras.
Por un lado, la Cámara Federal, confirmó que el balazo en la cabeza de Nisman fue producto y consecuencia de la denuncia que el fiscal hizo cuatro días antes sobre Cristina y su banda. Estamos hablando del más grave de los delitos: de haber encubierto a los iraníes autores del peor atentado terrorista de la historia argentina.
Insisto: esto no es una opinión de un legislador del oficialismo o de un periodista independiente. Esto son los camaristas que confirman las conclusiones del juez Julián Ercolini y el fiscal Eduardo Taiano.
Pero como si esto fuera poco, los senadores de Cambiemos confirmaron que todavía tienen plazo hasta Noviembre para pedir el desafuero Cristina. Federico Pinedo y sus compañeros quieren que la cámara alta le quite los fueros a la ex presidenta para que pueda ir a la cárcel con una prisión preventiva, tal como lo exigió el juez Claudio Bonadio. La sesión formal se realizará seguramente más cerca de la campaña electoral. En su resolución, el magistrado asegura que Cristina “impartió órdenes para beneficiar a los iraníes que asesinaron en forma masiva a 85 personas” y por eso la procesó, la embargó en 50 millones y le pidió al Congreso que le quiten los fueros para poder aplicar la prisión preventiva.
Miguel Angel Pichetto, el senador que actúa como gerente de los gobernadores se negó argumentando que para acceder a ese pedido necesitan “una sentencia firme”. Los diputados, sin embargo no necesitaron ese requisito para desaforar a Julio de Vido en una causa por corrupción, muchos menos grave y los legisladores de Cambiemos también mostraron sus predisposición a acceder al desafuero a la Aída Ayala, ex intendenta de Resistencia y actual integrante de su bloque.
Estas son las consecuencias más brutales del tenebroso pacto que firmó Héctor Timerman con Irán por orden de Cristina. El ex canciller, traidor a su pueblo, hoy está en libertad y fue autorizado a salir del país para someterse a un tratamiento producto del estado avanzado del cáncer que lo aqueja.
Los jueces Martin Irurzun y Leopoldo Bruglia también procesaron a cuatro custodios por incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos y a dos de ellos, además por encubrimiento. Dejaron a Nisman a merced de sus asesinos, en medio de una zona liberada.
Otro cachetazo judicial para Cristina es que la Cámara avaló el informe pericial de la Gendarmería que confirma que Nisman fue asesinado en el baño por dos victimarios, uno manipuló el arma y el otro movió el cuerpo. Dicen que hasta por la morfología de las gotas de sangre es posible establecer que hubo otras personas. Lo golpearon y le fracturaron el tabique nasal y lo drogaron con Ketamina para vencer su resistencia”.
En esta pericia minuciosa y certera hicieron su aporte 24 expertos en medicina legal, balística, acústica, video, planimetría, rastros y expertos en microscopios electrónicos y cromatógrafos. Hubo sorpresivos cortes de luz y cámaras de seguridad que no funcionaron.
El balazo de la pistola Bersa explotó en el cerebro de Nisman el domingo 18 de enero de 2015 a las 2:46 hs de la madrugada. Nisman no tenía rastros de pólvora en sus manos, el tiro entró por una zona donde no se disparan los suicidas, borraron sus registros del celular y alguien ingresó a su computadora después de su muerte.
El FBI está colaborando desde la tecnología para aportar algunos datos claves.
El técnico informático Diego Lagomarsino fue una pieza clave en el plan criminal y por eso se ratificó su procesamiento. En cualquier momento decretan su prisión preventiva.
Todos recordamos aquella patética cadena nacional que Cristina ofreció toda vestida de blanco y en una silla de ruedas como apostando a victimizarse.
En este tema Cristina fue y vino, varias veces. Dijo que fue un suicidio y después un asesinato. Dijo que se enteró por uno pero después por otro. Un verdadero chiquero declarativo igual que el que Sergio Berni protagonizó en el escenario del crimen.
Cristina no fue capaz ni de darle el pésame a la familia del fiscal. Cero condolencias. Todo lo contrario, ordenó demoler su prestigio y matar nuevamente al muerto pero esta vez con mentiras, y con presunta información de su vida privada. Aníbal Fernández fue el jefe del “Operativo basura” de toda la maquinaria estatal que incluyó el pedido de que metieran presa a la madre del fiscal Nisman.
Los esbirros de Cristina utilizaron todos los insultos y descalificaciones que tuvieron a su alcance. Le dijeron de todo a Nisman: “corrupto, turro, sinvergüenza, incompetente, homosexual, loco, títere de un espía, mujeriego, agente de la CIA y el MOSSAD, lavador de dinero, golpista e idiota”.
Quisieron instalar que Nisman era imprevisible, un tiro al aire, pero fue un tiro en su cabeza.
Este es el peor escenario para Cristina. La Cámara confirmó que Nisman fue asesinado por la denuncia que hizo sobre ella. Y antes de fin de año el senado va a tratar su desafuero para cumplir con la prisión preventiva.
Los jueces aseguran que “Nisman no se suicidó ni fue inducido al suicidio. Que no estaba loco ni tenía miedo”. Al contrario, estaba eufórico y contento porque en unas horas iba a exponer toda su investigación ante el Congreso de la Nación.
Las escuchas telefónicas, sobre todo entre Jorge Yussuf Khalil, Luis D’Elia y Fernando Esteche demuestran sus reuniones en la Casa Rosada con Carlos Zannini y Oscar Parrilli.
No podemos olvidar en el análisis los personajes que jugaron un rol nefasto en la justicia. La fiscal Viviana Fein y la jueza Palmaghini, el juez Daniel Rafecas que cerró todo rapidito sin leer nada a pedir de boca de Cristina y dos jueces que por suerte ya no están y que tenían la camiseta de Cristina puesta y los bolsillos llenos de demasiado dinero inexplicable: Eduardo Freiler y Jorge Ballestero.
Por el contrario, hay que destacar a los que se comportaron de acuerdo a su prestigio y excelencia profesional: Gustavo Hornos, Mariano Borinsky, Julián Ercolini, Eduardo Taiano, varios fiscales ex compañeros de Nisman y el ex fiscal Pablo Lanusse, valiente abogado de la madre de Nisman.
Y por supuesto, la entereza de su ex esposa, la jueza Sandra Arroyo Salgado que desde el primer momento dijo que había sido un magnicidio y el temple de sus dos jóvenes hijas, Iara y Kala asistidas espiritualmente por el rabino Marcelo Polakoff.
Todas estas son muy malas noticias para Cristina y su gente en la causa que más la asusta. Cristina comete errores, entra en pánico y actúa como culpable cada vez que este tema vuelve al escenario público.
En el caso de Carlos Zannini salta a la vista que según Antonio Stiuso fue el encargado de comunicarle a Nisman la orden de Cristina: “dejá de investigar a Irán”. Orden que, dicho sea de paso, Nisman no cumplió y por eso terminó muerto con un balazo en la cabeza.
Julio de Vido tendrá que dar explicaciones sobre el posible intercambio de petróleo con Irán o la triangulación con Venezuela para abastecer el plan nuclear de quienes aún hoy niegan el holocausto. Muchos creen que esta transa repugnante de impunidad por apoyo nuclear es lo que explica el inexplicable viraje de 180% de Cristina en este tema. Pasó levantarse de las sesiones de Naciones Unidas cuando hablaba el representante de Irán a firmar un pacto tenebroso y secreto con ese gobierno.
Los K nunca entendieron que la mentira siempre despierta sospechas. La verdad siempre resucita, por más profundo que la entierren. La verdad no se suicida ni se puede sepultar.